Version classiqueVersion mobile

Feminismo y movimiento de mujeres socialistas en la Revolución Rusa

 | 
Cintia Frencia
, 
Daniel Gaido

3. Los orígenes socialistas del Día Internacional de la Mujer y el periódico Rabotnitsa

Texte intégral

Los orígenes socialistas del Día Internacional de la Mujer

  • 31 "Zweite Internationale Sozialistische Frauenkonferenz: Kopenhagen, 26. August 1910; (vorläufger te (...)

1El Día Internacional de la Mujer fue proclamado por la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Copenhague en 1910. La invitación a la misma dejaba en claro su carácter de clase: "Invitamos a las mujeres socialistas organizadas de todos los países-sin distinción del grupo o del partido al que pertenezcan-a enviar representantes a la conferencia, así como a todas las organizaciones de trabajadoras que reconozcan el principio de la lucha de clases".31

  • 32 "The Suffragists and Socialists Demand Votes for Women", New York Call, 1 March 1909, p. 1.
  • 33 "A.B.C. A Day of Anticipation," New York Call, 27 February 1910, Magazine, p. 13. Tanto esta cita (...)

2El informe de las delegadas estadounidenses mencionaba que el 28 de febrero de 1909 “tuvo lugar por primera vez el ‘Día de la Mujer’, un evento que ha despertado la atención de nuestros enemigos.” En 1908, el Partido Socialista de los Estados Unidos había nombrado un Comité Nacional de Mujeres para la Campaña por el Sufragio y les había pedido que organizaran manifestaciones. Ansiosa por comenzar, la Seccional Número 3 de la Sociedad de Mujeres Socialdemócratas de la Ciudad de Nueva York celebró una asamblea masiva a favor del sufragio femenino el 8 de marzo de 1908. Las socialistas norteamericanas declararon al último domingo de febrero como el Día Nacional de la Mujer. Al año siguiente, el 23 de febrero de 1909, la asamblea principal en Nueva York tuvo lugar en el Murray Hill Lyceum en la Trigésima cuarta y Tercera Avenida. Dos mil personas escucharon a Leonora O'Reilly y otras explicar los principios de la igualdad de derechos y exigir el voto para las mujeres.32 La manifestación de Nueva York el año siguiente tuvo lugar el 27 de febrero de 1910, y se inauguró con una asamblea en el Carnegie Hall. La audiencia cantó la Marsellesa y luego Rose Schneiderman, Charlotte Perkins Gilman y Metta I. Stern explicaron cómo las mujeres socialistas alemanas abrieron el camino en Stuttgart en 1907 exigiendo la igualdad económica de las mujeres y el sufragio universal femenino.33

  • 34 Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la emancipación de la mujer trabajadora: De la Intern (...)

3En la Conferencia de Copenhague, la delegada alemana Luise Zietz, siguiendo el ejemplo de las socialistas norteamericanas, propuso la proclamación de un "Día Internacional de la Mujer", a celebrarse anualmente. Su propuesta fue secundada por su compañera Clara Zetkin, la presidente de la Internacional de Mujeres Socialistas, y por las 100 delegadas procedentes de 17 países. La resolución adoptada sobre este punto rezaba: “De acuerdo con las organizaciones políticas y sindicales con conciencia de clase del proletariado de sus respectivos países, las mujeres socialistas de todas las nacionalidades tienen que organizar un Día de las Mujeres (Frauentag) especial, el cual, ante todo, tiene que promover la propaganda del sufragio femenino. Esta demanda debe ser discutida en relación con toda la cuestión de la mujer, según la concepción socialista.”34

4La "introducción del sufragio femenino" fue colocada por las mujeres socialistas en la resolución de Copenhague en el contexto de la legislación protectora de las trabajadoras, de la asistencia social para madres e hijos, de la igualdad de trato para las madres solteras, de la provisión de guarderías y jardines de infancia, de la provisión de comidas gratuitas y medios de enseñanza gratuitos en las escuelas y de la solidaridad internacional. En otras palabras, en sus orígenes el Día Internacional de la Mujer fue concebido como un día de la mujer trabajadora que tenía como objetivo inmediato el sufragio universal femenino, pero sólo como medio para un fin: el triunfo del socialismo.

5El primer Día Internacional de la Mujer no fue celebrado en Alemania el 8 de marzo sino el 19 de marzo 1911. La fecha fue elegida para conmemorar la Revolución de 1848 en Berlín: el día anterior, el 18 de marzo, estaba dedicado todos los años a "los caídos de marzo". Al grito de batalla "Adelante con el sufragio femenino", más de un millón de mujeres salieron a la calle en Alemania pidiendo la igualdad social y política. "Nuestro día de marzo", rezaba el llamado publicado en la revista Die Gleichheit: "¡Compañeras! ¡Mujeres y muchachas trabajadoras! El 19 de marzo es vuestro día. Es vuestro derecho. Detrás de vuestras demandas está la Socialdemocracia, los trabajadores organizados sindicalmente. Las mujeres socialistas de todos los países se sienten solidarias con ustedes. El 19 de marzo debe ser vuestro día de gloria." El volante para participar en los actos del Día de la Mujer, encabezado con la demanda: "Adelante con el sufragio femenino", fue impreso y distribuido en una edición de dos millones y medio de copias. Ante la inminente guerra mundial, el Día Internacional de la Mujer fue puesto por las socialistas desde el principio bajo el signo de la lucha contra el militarismo imperialista y por la preservación de la paz.

  • 35 Cintia Frencia and Daniel Gaido, "The Socialist Origins of International Women's Day", Jacobin Mag (...)

6En Alemania tomaron parte en los eventos y manifestaciones cerca de un millón de mujeres organizadas en el SPD y en los sindicatos, pero también muchas mujeres no organizadas. No menos importante que el carácter masivo e internacional de las manifestaciones que tuvieron lugar durante el Día Internacional de la Mujer es que este evento estuvo acompañado por la celebración de “asambleas populares políticas públicas” de trabajadoras (se contabilizaron 42 asambleas solamente en Berlín), en las cuales tenía lugar una “libre discusión” de los temas que afectaban a las trabajadoras. Además de Alemania, el Día Internacional de la Mujer se celebró en 1911 —en días diferentes— en EE.UU., Suiza, Dinamarca y Austria. Hasta la Primera Guerra Mundial se añadieron Francia, Holanda, Suecia, Rusia y Bohemia. El Segundo Día Internacional de la Mujer fue celebrado en Alemania el 12 de mayo de 1912.35

El primer Día Internacional de la Mujer en Rusia (23 de febrero de 1913)

7Los años que precedieron al estallido de la Revolución de 1917 estuvieron signados por un gran crecimiento en el número de mujeres que trabajan en las fábricas rusas. Entre 1901 y 1914, la fuerza laboral industrial rusa creció en un 37%. La mayoría de estos nuevos trabajadores (64,1%) eran mujeres. Las mujeres, que constituían el 24% de los trabajadores de las fábricas en 1887, ahora representaban el 31%, y en algunas industrias, como los textiles, más de la mitad —pero al mismo tiempo las mujeres constituían sólo el 6% de los miembros en los sindicatos rusos en 1912. Esta falta de organización se reflejaba en su tasa de explotación: las mujeres debían trabajar por la mitad o los dos tercios del salario de un hombre. En San Petersburgo, por ejemplo, el salario diario promedio de un hombre en la industria pesada en la víspera de la guerra era de 1 rublo 41 kopeks, mientras que para una mujer era de 72 kopeks (Elwood 1992, pp. 102-103).

8La masacre de los mineros del oro a orillas del río Lena el 17 de abril de 1912 dio comienzo a una ola de huelgas de solidaridad y a nuevo período de alza del movimiento obrero, que continuó hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914. A partir de 1912, como resultado de un aumento general del activismo laboral en Rusia, que incluyó una ola de huelgas de trabajadoras, la atención socialista a las mujeres como grupo diferenciado se hizo más pronunciada. Esto tomó un número de formas, incluida la apertura de más clubes (como el Tercer Club de Mujeres de Moscú, que llegó a agrupar a 900 miembros durante los 13 meses de su existencia, hasta que fue clausurado por la policía en noviembre de 1913), las celebraciones del Día Internacional de la Mujer en 1913 y 1914 y la publicación del periódico bolchevique Rabotnitsa (La trabajadora) en 1914.

9En mayo de 1912 fue publicada una serie de artículos en Pravda que trataban extensamente sobre la explotación del trabajo de las mujeres, pero los bolcheviques entraron en una nueva etapa en su relación con las mujeres trabajadoras recién a principios de 1913. Hasta entonces, la cuestión de la mujer había sido debatida casi únicamente por miembros del Comité de San Petersburgo y no había sido objeto de ninguna forma institucional permanente. En enero de 1913 los bolcheviques, incluido Lenin, comenzaron a incluir una sección de mujeres en el periódico Pravda, en honor a la primera celebración en Rusia del Día Internacional de la Mujer, el 23 de febrero de 1913. A pesar de que aún militaba en las filas del bolchevismo, el artículo de Alexandra Kollontai “El día de la mujer” («женский день») fue publicado en Pravda, No. 40 (244), el 17 de febrero de 1913, una semana antes de la primera celebración en Rusia del Día Internacional de la Mujer, que tuvo lugar el 23 de febrero (8 de marzo) de 1913, debido a la divergencia existente entre el calendario juliano de la iglesia ortodoxa rusa, entonces vigente en Rusia, y el calendario gregoriano.

10Kollontai describía cómo los partidos socialistas habían llegado a comprender la necesidad de crear “comités especiales, secretarías y oficinas de mujeres” y de levantar un programa de reivindicaciones específicas para las mujeres trabajadoras, tales como “la protección y la provisión para mujeres embarazadas y madres lactantes, la regulación legislativa del trabajo femenino, campañas contra la prostitución y contra la mortalidad infantil, la demanda de derechos políticos para las mujeres, la mejora de la vivienda, la campaña contra el aumento del costo de la vida, etc.” A la objeción de que la existencia de un “‘Día de la Mujer’ especial, de folletos especiales para mujeres trabajadoras, de asambleas y conferencias especiales de mujeres de la clase trabajadora” constituían “una concesión a las sufragistas y feministas burguesas”, Kollontai respondía:

  • 36 A.М. Коʌʌонтай, “Женский день”, Правда, № 40 (244), 17 февраʌя 1913 г. // Избранные статьи и речи,(...)

Solo aquellos que no entienden la diferencia radical entre el movimiento de las mujeres socialistas y las sufragistas burguesas pueden pensar de esta manera.
¿Cuál es el objetivo de las feministas? Conseguir los mismos privilegios, el mismo poder, los mismos derechos en la sociedad capitalista que poseen ahora sus maridos, padres y hermanos. ¿Cuál es el objetivo de las trabajadoras? Abolir todos los privilegios que deriven del nacimiento o de la riqueza. A la obrera le resulta indiferente si su patrón es hombre o mujer.
Las feministas demandan la igualdad de derechos siempre y en cualquier lugar. Las trabajadoras responden: demandamos derechos para todos los ciudadanos, hombres y mujeres, pero nosotras no sólo somos mujeres y trabajadoras, sino también madres. Y como madres, como mujeres que tendremos hijos, portadores del futuro, demandamos un cuidado especial del gobierno para nosotras y para nuestros hijos, una protección especial del estado y de la sociedad.
Las feministas se esfuerzan por adquirir derechos políticos. Sin embargo, aquí también nuestros caminos se separan. Para las mujeres burguesas, los derechos políticos son simplemente un medio que les permite abrirse camino de manera más conveniente y segura en un mundo basado en la explotación de los trabajadores. Para las trabajadoras, los derechos políticos son un paso en el difícil y arduo camino que conduce al deseado reino del trabajo.
Los caminos seguidos por las mujeres trabajadoras y las sufragistas burguesas se han separado hace mucho tiempo. Existe una gran diferencia entre los objetivos que la vida les ha puesto. Existe una contradicción demasiado grande entre los intereses de la mujer trabajadora y la mujer propietaria, entre la sirviente y su señora... No hay ni puede haber ningún punto de contacto, conciliación o convergencia entre ellas. Por lo tanto, los trabajadores no deben temer a un Día de la Mujer especial, ni a las conferencias especiales de mujeres trabajadoras, ni a su prensa especial.
Cada forma especial y distinta de trabajo entre las mujeres de la clase obrera es simplemente un medio para despertar la conciencia de la trabajadora y llevarla a las filas de quienes luchan por un futuro mejor... El Día de la Mujer y el trabajo lento y meticuloso emprendido para despertar la conciencia de la mujer trabajadora están sirviendo a la causa, no de la división, sino de la unificación de la clase trabajadora.
Que la alegre sensación de servir a la clase común y de luchar simultáneamente por su propia emancipación femenina inspire a las mujeres trabajadoras a unirse a la celebración del Día de la Mujer.36

11En la asamblea celebrada en el primer Día Internacional de la Mujer en San Petersbugo, el 23 de febrero de 1913, las oradoras obreras fueron Shura Alekseeva, una trabajadora textil, y Kartacheva, una oficinista. Alekseeva buscó ayuda para preparar su discurso de Anna Ulianova (la hermana de Lenin) y Konkordiia Samoilova, pero, intimidada por tener que hablar en el Gran Salón Kalashnikov y por la presencia de policías montados en la entrada y de policías en la primera fila, terminó dando un discurso improvisado sobre sus propias experiencias como trabajadora textil. A pesar de que la ley estipulaba una jornada laboral máxima de once horas, afirmó, muchas mujeres trabajaban dieciocho horas por día por salarios miserables. Como resultado, las mujeres no tenían tiempo para su propio desarrollo intelectual ni para atender las necesidades de su familia. Alekseeva también habló sobre la prostitución y acusó a las "mujeres burguesas" de considerar que las mujeres trabajadoras se sentían atraídas a la prostitución por tonterías. Por el contrario, afirmó, era la necesidad extrema la que conducía a las mujeres a ese comercio vergonzoso, no la frivolidad. Se quejó de que dentro de las fábricas los capataces oprimían a las mujeres y las obligaban a acostarse con ellas. Apeló a los sindicatos para que protegieran a las mujeres trabajadoras y las defendieran contra los administradores. Alekseeva continuó su discurso afirmando que, si las huelgas de mujeres no habían tenido éxito hasta entonces, eso se debía a su desorganización. Llamó a todas las mujeres a unirse a la familia proletaria y a marchar juntos de la mano por un futuro mejor. Fue arrestada por su discurso esa misma noche. La bolchevique Praskovia Kudelli también habló en la misma asamblea, pero la intervención de los gendarmes le impidió analizar las consecuencias de la revolución de 1905, como tenía pensado hacer en sus discursos (Chatterjee 2002, pp. 24-26).

12Sorprendentemente, en Moscú la policía no censuró ni controló el encuentro del Día Internacional de la Mujer organizado por los miembros del Tercer Club de Mujeres. Al igual que en San Petersburgo, los bolcheviques lograron con gran dificultad persuadir a una joven trabajadora nerviosa, Masha Platonova, para que hablara en público. El Día Internacional de la Mujer también se celebró en 1913 en Samara, Tiflis, Kiev y otros centros industriales de Rusia. La sede editorial de Pravda recibió saludos con motivo de la conmemoración de numerosas instituciones y organizaciones, como la fracción socialdemócrata en la Duma, grupos de presos políticos, mujeres en el exilio, trabajadores de la fábrica de Putilov, un grupo de modistas de Ekaterinoslav, y mujeres trabajadoras de Krasnoiarsk (ver los números de Pravda del 17 y 19 de febrero de 1913). Los socialistas estaban satisfechos con los resultados de la primera celebración del Día Internacional de la Mujer en Rusia. Según la activista bolchevique Anna Elizarova, desde el primer Día Internacional de la Mujer la afiliación de las mujeres a los sindicatos, clubes y organizaciones ilegales creció enormemente (Chatterjee 2002, pp. 28-29).

El Día Internacional de la Mujer de 1914 y el periódico bolchevique Rabotnitsa

13Las trabajadoras escribían a Pravda en número cada vez mayor para quejarse sobre las condiciones laborales. Konkordiia Samoilova quedó impresionada por el tono y el volumen de esta correspondencia, pero no pudo publicar gran parte de ella. Una solución, que propuso al comité editorial, fue publicar una revista separada dirigida específicamente a las trabajadoras, que serviría de foro para estos reclamos. También discutió esta solución con Inessa Armand. Pero no fue hasta la reunión del Comité Central de septiembre de 1913 en Poronin, Galicia, que el Partido Bolchevique intentó sistematizar su trabajo entre las obreras. Cuando llegó a Poronin en septiembre de 1913, Armand inmediatamente buscó el respaldo de Krupskaya y de la esposa de Zinoviev, Zinaida Lilina, para el plan. Una revista de este tipo no sólo satisfaría las necesidades inmediatas de San Petersburgo, sino que podía utilizarse para desarrollar la conciencia de clase de las mujeres trabajadoras, superar su resistencia a afiliarse a sindicatos y ganarse su lealtad para el Partido Bolchevique.

14El éxito de la celebración del Día Internacional de la Mujer en Rusia en 1913 dio impulso al proyecto, como lo hizo la introducción por el gobierno de un plan de seguro para los trabajadores. De acuerdo con la ley promulgada el 23 de junio de 1912, los representantes electos de los trabajadores, en consulta con la administración, debían elaborar normas de seguro precisas y administrar los fondos de enfermedad y los consejos de seguros a nivel de fábrica. El partido bolchevique era muy consciente del valor agitacional de la "campaña de seguros" y de la ventaja organizacional que se obtendría al elegir candidatos bolcheviques para estos organismos de seguros. Para tener éxito en esta empresa, sin embargo, había que buscar la manera de atraer a las trabajadoras, que tenían el mismo derecho a voto que los hombres en las elecciones.

  • 37 “Al comienzo pensábamos que Inessa permanecería en Cracovia [pero finalmente Armand se trasladó a (...)

15El 12 de diciembre de 1913, seis días antes de que Armand abandonara Cracovia para trasladarse a París37, ella y Krupskaya enviaron una carta a Samoilova que decía:

  • 38 Citado en Ralph Carter Elwood, Inessa Armand: Revolutionary and Feminist, Cambridge and New York: (...)

Últimamente hemos estado hablando mucho aquí [en Cracovia] sobre la necesidad de comenzar a publicar un pequeño periódico especialmente para mujeres... Hemos delineado el siguiente plan aproximado para nuestro pequeño diario, que sería bueno llamar Rabotnitsa: 1) un artículo editorial sobre un tema político general; 2) el movimiento obrero y la participación de la mujer trabajadora en sus diversos aspectos (lucha política, movimiento sindical, campaña de seguros, cooperativas); 3) las condiciones de trabajo de las mujeres en las fábricas, en los talleres, como vendedoras, en las industrias domésticas, las condiciones de las empleadas domésticas; 4) protección del trabajo femenino; 5) sección extranjera; 6) reseña general de eventos actuales; 7) crónica; 8) la mujer trabajadora y la familia.38

  • 39 Los mencheviques también editaron en 1914 un periódico para trabajadoras, llamado Golos rabotnitsi(...)

16El consejo de redacción de la revista Rabotnitsa (Работница: La trabajadora) consistiría en tres grupos de mujeres: en San Petersburgo, la hermana de Lenin, Anna Elizarova, y sus asociadas, Konkordiia Samoilova, Praskoviia Kudelli, Elena Rozmirovich y Liudmila Menshinskaya; en Cracovia, Krupskaya y "Lilina" Zinoveva; y en París, Liudmila Stal e Inessa Armand. El primer número se programó para el Día Internacional de la Mujer de 1914, y finalmente apareció como estaba previsto, a pesar de las grandes dificultades causadas por la separación de los consejos editoriales y el arresto de casi todo el personal de San Petersburgo justo antes del Día Internacional de la Mujer. La policía dio permiso para celebrar asambleas, pero en vísperas del Día Internacional de la Mujer organizó una redada del comité editorial que se había reunido en el departamento de Kudelli. Unas treinta militantes fueron detenidas y eventualmente deportadas, incluyendo a todas las integrantes del comité editorial de Rabotnitsa en San Petersburgo a excepción de Elizarova, quien había llegado tarde a la reunión y finalmente logró, trabajando en la clandestinidad, que Rabotnitsa se publicara a pesar de todos los obstáculos. Con la ayuda del diario Problemas del seguro, que el Partido Bolchevique pasó a controlar, Elizarova pudo imprimir doce mil copias del primer número de Rabotnitsa. Si bien esto representaba menos de una décima parte de la tirada de Die Gleichheit y no era suficiente para que la revista circulara fuera de la capital, representó el primer intento por parte de los socialdemócratas rusos de apelar específicamente a las mujeres trabajadoras.39

17El artículo editorial del primer número de Rabotnitsa, escrito por Krupskaya, distinguía claramente entre las posiciones del feminismo y las del movimiento de mujeres socialistas. Sobre la "así llamada ‘cuestión de la mujer’", Krupskaya escribió:

  • 40 La cita proviene de Бессонова А.Ф., К истории издания журнаʌа «Работница»: Документы Института Мар (...)

Las mujeres burguesas defienden sus "derechos de la mujer" especiales, siempre se oponen a los hombres y demandan sus derechos de los hombres. Para ellas, la sociedad contemporánea se divide en dos categorías principales, hombres y mujeres. Los hombres poseen todo, tienen todos los derechos. La cuestión es lograr la igualdad de derechos.
Para la mujer trabajadora, la cuestión de la mujer es muy diferente. Las mujeres políticamente conscientes ven que la sociedad contemporánea está dividida en clases. La burguesía es una clase, la clase trabajadora es la otra. Sus intereses son contrapuestos. La división en hombres y mujeres a sus ojos no tiene gran significado. Lo que une a la mujer trabajadora con el hombre trabajador es mucho más fuerte que lo que los divide. Están unidos por su falta común de derechos, sus necesidades comunes, su condición común, que es la explotación de su trabajo, su lucha común y sus objetivos comunes. "Todos para uno y uno para todos". Este "todos" significa todos los miembros de la clase trabajadora, hombres y mujeres por igual.
La "cuestión de la mujer", para los trabajadores y las trabajadoras, consiste en cómo involucrar a las masas atrasadas de las mujeres trabajadoras en la organización, cómo dejarles en claro sus intereses, cómo hacer que se transformen rápidamente en compañeras en la lucha común. La solidaridad entre hombres y mujeres trabajadoras, la causa común, el objetivo común y el camino común hacia esos objetivos: tal es la solución para la "cuestión de la mujer" entre los trabajadores. Rabotnitsa repetirá incansablemente [a las trabajadoras] la necesidad de organizarse, ingresando a las organizaciones de trabajadores... En una palabra, nuestra revista se esfuerza por ayudar a las mujeres trabajadoras a volverse conscientes y organizadas.40

18Desafiando la prohibición policial, las trabajadoras de San Petersbugo se reunieron en grupos dispersos por toda la ciudad para celebrar el Día Internacional de la Mujer el 23 de febrero (8 de marzo) de 1914. Dondequiera que el periódico Rabotnitsa era vendido, las multitudes se apiñaban para leerlo en voz alta en las calles. En las fábricas donde predominaban las mujeres, las trabajadoras se ausentaron y advirtieron a sus jefes de antemano que iban a tomarse el domingo libre para celebrar el Día de la Mujer. A las siete de la tarde, unas 450 trabajadoras llegaron al Salón Fedorov en Malaia Grebetskaia, el único lugar donde la policía había dado originalmente permiso a los bolcheviques para celebrar una asamblea. Pero como la mayoría de las oradoras bolcheviques estaban en la cárcel, solo habló V. P. Menzhinskaia, haciendo un llamamiento a profundizar la lucha por el derecho al sufragio, la jornada laboral de ocho horas y la protección del trabajo femenino e infantil. Panova, una empleada de comercio, habló de las condiciones de las empleadas. Como la policía no permitió que las demás oradoras hablaran, la asamblea se cerró temprano, a las nueve en punto. Pero la multitud enojada e inquieta quería escuchar más y abucheó a la policía. Varios miles de personas se dirigieron esa noche a la Avenida de la isla Kamennyi ondeando banderas rojas y cantando la Marsellesa. A diferencia del año anterior, cuando se trató principalmente de un asunto de mujeres, en 1914 se cumplieron las esperanzas de los bolcheviques de convertir el Día Internacional de la Mujer en una fiesta de todo el proletariado, y los hombres de la clase trabajadora acudieron en gran número para conmemorar el Día de la Mujer. Detuvieron tranvías y autobuses, y pronto llegó una gran cantidad de policías para poner fin a la manifestación. Bajo los golpes de los látigos, el grupo se dispersó y algunos trabajadores fueron arrestados. Pero más tarde esa noche, un grupo de trescientos trabajadores se dirigió al Puente Troitskii gritando "¡Viva el Día de la Mujer!" y "¡Abajo el despotismo!". La policía dispersó a los manifestantes y arrestó a un par de trabajadores.

19La celebración del Día Internacional de la Mujer en Moscú en 1914 fue más moderada debido a las medidas represivas adoptadas por la policía. Hubo algunas pequeñas asambleas de mujeres en fábricas y una asamblea organizada por trabajadoras domésticas. La asamblea más grande en Moscú fue organizada por un grupo de trabajadoras textiles en los bosques en las afueras de la ciudad, protestando por la prohibición de la celebración del Día de la Mujer. Como Pravda afirmó correctamente, la discriminación de clase de la sociedad zarista era muy evidente. Aunque a las trabajadoras se les prohibió celebrar el Día de la Mujer, el gobierno e permitió a la rama de Moscú de la Liga por la Igualdad de Derechos de las Mujeres que se reuniera. Más tarde, las feministas afirmaron que fueron objeto de un hostigamiento policial; sin embargo, no se sintieron obligadas a invitar a mujeres trabajadoras, a pesar de que todas sus asambleas habían sido prohibidas. Y cuando un grupo de trabajadoras textiles se presentó en la asamblea de la Liga sin ser invitadas, no se les permitió participar en el debate.

20Las celebraciones del Día Internacional de la Mujer en 1914 en otras partes del imperio fueron estrictamente supervisadas, y en consecuencia el día transcurrió sin incidentes en la mayoría de las ciudades rusas. En Samara, donde los socialdemócratas habían organizado una conferencia pública sobre el tema de las "mujeres proletarias y su participación en las cooperativas", la policía clausuró la asamblea cuando estalló una animada discusión. En Kiev, donde todas las asambleas fueron prohibidas, los socialdemócratas distribuyeron proclamas en toda la ciudad en la noche del 23 de febrero. En Rostov del Don, la policía observó un gran entusiasmo por la celebración en los círculos proletarios e intelectuales, y proclamas conmemorando el Día Internacional de la Mujer fueron distribuidas en Kronstadt (Chatterjee 2002, pp. 31-35).

Las condiciones de las trabajadoras rusas según Rabotnitsa

21Se publicaron siete números del periódico Rabotnitsa entre el 23 de febrero y el 26 de junio de 1914, con intervalos de dos semanas entre cada número, hasta que la publicación debió suspenderse poco antes del estallido de la Primera Guerra Mundial. De los siete números, dos fueron confiscados por la policía. Aun así, Rabotnitsa consiguió abordar varios de los puntos centrales del programa socialista para las trabajadoras, incluyendo el seguro de maternidad, la protección del trabajo femenino, las guarderías, información sobre las condiciones de trabajo en las fábricas, el Día Internacional de la Mujer, el sufragio universal femenino, etc.

  • 41 El censo sindical de 1918 indicó que la tasa de alfabetización de los trabajadores de Petrogrado e (...)

22Las mujeres eran casi invariablemente empleadas en trabajos no calificados y semicalificados. En la industria textil, alimenticia, química y del calzado, las mujeres solían desempeñar los trabajos no calificados, mientras que los hombres realizaban el trabajo especializado de mantenimiento de las máquinas y de supervisión. Incluso en las industrias más especializadas, como la metalurgia y la industria gráfica, las mujeres casi siempre realizaban tareas no calificadas. Las mujeres eran los trabajadores peor pagados: el salario promedio en el sector textil era menos de la mitad que el de la metalurgia en 1916. La tasa de alfabetización entre las trabajadoras textiles era más baja que entre los trabajadores masculinos, aunque la brecha entre la alfabetización masculina y femenina se reducía considerablemente en los grupos de edad más bajos. Por ello, las militantes de las fábricas textiles eran generalmente reclutadas entre las trabajadoras jóvenes.41

23No es sorprendente entonces que Rabotnitsa reportara una tendencia a la pasividad entre las trabajadoras, una ausencia de iniciativa y perseverancia en la lucha, una indiferencia general hacia la vida pública, junto con un sentido débilmente desarrollado de la solidaridad de clase y una escasa conciencia política. Un artículo de Rabotnitsa del 16 de marzo de 1914 se preguntaba: "¿Cuántas veces hemos oído que una huelga en ésta o aquella empresa falló porque ‘entre los trabajadores había muchas mujeres’, que varias fábricas no apoyaron a sus camaradas en huelga ‘porque’ entre los trabajadores había muchas mujeres, que una huelga terminó prematuramente y en consecuencia se perdió ‘porque’ entre los trabajadores había muchas mujeres?... Las mujeres son el grupo menos consciente. Se afilian menos a los sindicatos que los hombres, van con menos frecuencia a los clubes y a las conferencias." Dado que las obreras temían "no sólo por ellas mismas, sino por sus hijos", era "más difícil organizar una huelga de trabajadoras, convencerlas de la necesidad de llevarla a su conclusión." Incluso las mujeres jóvenes a menudo temían el activismo. Cuando se celebraron elecciones legales al consejo del fondo del seguro de salud en la fábrica de cigarrillos Laferme en 1914, "las mujeres mayores dijeron: ‘¿Para qué necesitamos un seguro de salud? De todos modos, somos demasiado viejas para dar a luz’. Pero incluso entre las trabajadoras jóvenes, muchas estaban asustadas por las elecciones. Algunas lloraron cuando fueron elegidas, diciendo: ‘¿Y si nos metemos en problemas por esto? ¿Qué pasará si nos arrestan?’ Una joven trabajadora incluso dijo: ‘¡Gracias a Dios!’ cuando supo que era demasiado joven para ser electa." Una nota publicada en Rabotnitsa el 19 de abril de 1914 sobre las condiciones laborales de las trabajadoras afirmaba:

Trabajando al lado de un hombre en la fábrica durante 11-12 horas, y recibiendo por su trabajo un salario significativamente más bajo, unos centavos miserables, ¿no está la mujer, cuyo organismo es más débil, también agobiada por las tareas domésticas necesarias y pesadas? ¿Es fácil para ella, después del interminable trabajo en la fábrica, cuando el hombre puede relajarse, participar en la vida pública, leer y conversar con los camaradas sobre lo que ha leído, cuando, en lugar de todo esto, ella tiene que olvidarse de sí misma y dedicar cada minuto libre al cuidado de los niños? Tienen que lavar y reparar la ropa y alimentarlos. ¿Y con qué los alimentará si los precios suben continuamente y lo salario son tan bajos?... En este tipo de consideraciones, en estos cuidados y preocupaciones sobre el hogar, pasa todo el tiempo libre de la trabajadora con una familia, y apenas tiene tiempo para descansar, para su vida personal. Exhausta, enferma por el trabajo malsano e interminable de la fábrica, sin conocer la paz en el hogar, desde la mañana hasta la noche, día tras día, mes tras mes, la madre trabajadora trabaja como una esclava y sólo conoce necesidades, sólo preocupación y dolor. Su vida transcurre en la penumbra, sin luz. Envejece rápidamente. Está rota, ha sufrido hasta el cansancio en los años en que una persona debería disfrutar del florecimiento completo de sus fuerzas. Y muere sin haber conocido la felicidad en la vida; perece como un joven árbol roto.

24Las mujeres a menudo ejercían una influencia restrictiva sobre las tendencias activistas de sus maridos. Según el testimonio de Rabotnitsa del 19 de abril de 1914, una trabajadora, recordando su relación con su difunto esposo, señalaba: "En esos días, a menudo me enojaba con mi esposo cuando se iba a una asamblea o porque se sentaba a leer un periódico. ‘¿Es asunto nuestro leer los periódicos? Está bien que los caballeros se dediquen a eso, pero ¿qué podemos sacar nosotros de leerlos?’"

  • 42 Todos estos testimonios de Rabotnitsa están tomados del libro de David Mandel, The Petrograd Worke (...)

25Otro artículo de Rabotnitsa, del 4 de mayo de 1914, ofrecía el siguiente testimonio de una obrera de la fábrica textil Kenig: "Nunca nos hemos adherido a las acciones colectivas del proletariado. Y si las trabajadoras en algunos establecimientos declaran una huelga, las trabajadoras en los otros establecimientos no acuden en su ayuda. A esto, compañeras de la fábrica Kenig, es a lo que nuestro aislamiento y falta de organización nos han llevado: explotan nuestra ignorancia. Y así será hasta que dejemos de considerar a nuestro jefe como un benefactor y a nosotras mismas como esclavas... La mayoría de las trabajadoras, incluida nuestra fábrica, se arrastran a la cola del movimiento obrero. No existe la militancia, la energía requerida en la lucha contra el capital."42 Todo esto cambiaría drásticamente tres años después, cuando las trabajadoras pasaron de ser la retaguardia del movimiento obrero a transformarse en su vanguardia en la Revolución de Febrero de 1917.

26En términos del número de trabajadoras atraídas por el movimiento de mujeres bolchevique, los resultados del periódico Rabotnitsa no fueron significativos. Pero los bolcheviques habían tomado la idea de un periódico para las trabajadoras en Rusia y habían ideado los comienzos de una técnica. Las editoras de Rabotnitsa mantuvieron contactos con grupos de mujeres trabajadoras en la capital desde su lugar de exilio en Novgorod y el periódico reaparecería con su antiguo nombre en mayo de 1917.

Notes

31 "Zweite Internationale Sozialistische Frauenkonferenz: Kopenhagen, 26. August 1910; (vorläufger telegraphischer Bericht)", Vorwärts, Berlin, 1910, Jg. 27, Nr. 200, Beil. 2, Sonnabend, 27. August, citado en Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la emancipación de la mujer trabajadora: De la Internacional de Mujeres Socialistas a la Revolución Rusa, Universidad de Santiago de Chile: Editorial Ariadna, 2016, p. 79.

32 "The Suffragists and Socialists Demand Votes for Women", New York Call, 1 March 1909, p. 1.

33 "A.B.C. A Day of Anticipation," New York Call, 27 February 1910, Magazine, p. 13. Tanto esta cita como la anterior fueron tomadas de Kaplan 1985, pp. 165-166.

34 Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la emancipación de la mujer trabajadora: De la Internacional de Mujeres Socialistas a la Revolución Rusa, Universidad de Santiago de Chile: Editorial Ariadna, 2016, p. 87.

35 Cintia Frencia and Daniel Gaido, "The Socialist Origins of International Women's Day", Jacobin Magazine: A Magazine of Culture and Polemic (Bronx, N.Y.: Jacobin Press), March 8, 2017. Disponible online. Ver también Siegfried Scholze, Der Internationale Frauentag einst und heute. Geschichtlicher Abriss und weltweite Tradition vom Entstehen bis zur Gegenwart, Berlin: Trafo, 2001.

36 A.М. Коʌʌонтай, “Женский день”, Правда, № 40 (244), 17 февраʌя 1913 г. // Избранные статьи и речи, Москва: Издатеʌьство поʌитической ʌитературы, 1972, pp. 109-110. [A.M. Kollontai, "El Día de la Mujer", Pravda, No. 40 (244), 17 de febrero de 1913, en Kollontai, Artículos y discursos seleccionados, Moscú: Editorial de Literatura Política, 1972, pp. 109-110.].

37 “Al comienzo pensábamos que Inessa permanecería en Cracovia [pero finalmente Armand se trasladó a París]. Antes de su partida tuvimos una larga conversación sobre el trabajo de las mujeres. Ella insistió enérgicamente en la necesidad de efectuar el trabajo de propaganda entre las obreras y publicar una revista especial para las trabajadoras en San Petersburgo. Ilich escribió a Anna Ilyinishna [Ulianova] sobre la organización de una revista que se publicó un poco después. Más tarde Inessa se preocupó en gran medida por el desarrollo de la actividad entre las obreras y dedicó mucho esfuerzo a este aspecto.” Nadiezhda Krupskaya, Lenin, su vida, su doctrina, Buenos Aires: Editorial Rescate, 1984, pp. 240-241. El título de este libro es Recuerdos de Lenin, Moscú: Partizdat, 1933 (Воспоминания о Ʌенине, Москва: Партиздат, 1933).

38 Citado en Ralph Carter Elwood, Inessa Armand: Revolutionary and Feminist, Cambridge and New York: Cambridge University Press, 1992, p. 118. La afirmación de que Inessa Armand era “feminista” es absurda. El 2 de enero de 1920 Armand envió una carta escrita en francés a todos los partidos de la Internacional Comunista, instándolos a que llevaran adelante un trabajo de agitación y organización entre las obreras, en la cual señaló explícitamente: “Desde hace un año estamos realizando un trabajo propagandístico bastante importante entre las mujeres obreras. Naturalmente, la finalidad de esta propaganda no es de ninguna manera feminista (Le but de cette propagande n’est naturellement aucunement féministe -subrayado por Inessa Armand). Nuestro único objetivo es atraer a la masa de las obreras a la lucha del proletariado contra el imperialismo.” Citado en Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la emancipación de la mujer trabajadora: De la Internacional de Mujeres Socialistas a la Revolución Rusa, Universidad de Santiago de Chile: Editorial Ariadna, 2016, p. 140.

39 Los mencheviques también editaron en 1914 un periódico para trabajadoras, llamado Golos rabotnitsi (Voz de la trabajadora), del cual aparecieron sólo dos números (Ruthchild 2010, p. 189). En 1917 dicho periódico fue resucitado al igual que Rabotnitsa, pero también desempeñó un rol marginal (Donald 1982, p. 151).

40 La cita proviene de Бессонова А.Ф., К истории издания журнаʌа «Работница»: Документы Института Маркса-Энгеʌьса-Ʌенина-Стаʌина при ЦК КПСС. 1913-1914 // Исторический архив. 1955 год, № 4, С. 37-39. [A.F. Bessonova, “Sobre la historia de la publicación de la revista Rabotnitsa: Documentos del Instituto Marx-Engels-Lenin-Stalin adscritos al Comité Central del PCUS”, Archivo histórico (Moscú), 1955, no 4, pp. 37-39.] Los estalinistas editaron un volumen con motivo de la celebración del 50 aniversario de la publicación de Rabotnitsa: Аʌександра Артюхина, В. Гоʌубева, С. Ʌюбимова, Всегда с вами. Сборник, посвященный 50-летию журнаʌа «Работница» (1914 – 1964), Москва: Правда, 1964. [Aleksandra Artiujina, V. Golubeva, S. Lyubimov, Siempre contigo: Una colección dedicada al 50 aniversario de la revista ‘Rabotnitsa’ (1914-1964), Moscú: Pravda, 1964. 542 pp.] Existe también una tesis de maestría canadiense: Janet Hyer, Pre-Revolutionary Rabotnitsa: A Study of Bolshevik Policy towards Working Women, unpublished M.A. thesis, Carleton University, Ottawa, 1985,116 pp.

41 El censo sindical de 1918 indicó que la tasa de alfabetización de los trabajadores de Petrogrado era del 88,9% para los hombres y del 64,9% para las mujeres, en comparación con el promedio nacional del 79,2% para los hombres y el 44,2% para las mujeres. Era más alta entre los trabajadores metalúrgicos de Petrogrado, cuya tasa de alfabetización alcanzaba el 92% para los hombres y el 70% para las mujeres (Hasegawa 2017, p. 81).

42 Todos estos testimonios de Rabotnitsa están tomados del libro de David Mandel, The Petrograd Workers and the Soviet Seizure of Power: From July Days 1917 to July 1918, London: Macmillan, 1984, pp. 38-39.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search