Version classiqueVersion mobile

Feminismo y movimiento de mujeres socialistas en la Revolución Rusa

 | 
Cintia Frencia
, 
Daniel Gaido

2. Alexandra Kollontai y el Primer Congreso de Mujeres de Toda Rusia (1908)

Texte intégral

Los fundamentos sociales de la cuestión femenina de Alexandra Kollontai

1La revolución rusa de 1905 fue seguida por un período de reacción que comenzó en 1907 y se extendió hasta 1912. En este marco, que entre otras cosas condujo a la disolución de la principal organización feminista de la época, la Unión de Mujeres, tuvo lugar en San Petersburgo el Primer Congreso Panruso de Mujeres (Первый всероссийский женский съезд) del 10 al 16 de diciembre de 1908. El Comité Organizador del Congreso reflejaba toda la gama de grupos feministas, incluyendo a representantes de la Sociedad de Ayuda Mutua (Anna Shabanova, Anna Filosofova, Olga Shapir, Evgeniia Chebysheva-Dmitrievna y Evgeniia Avilova), activistas de la Unión de Mujeres como Liudmila von Ruttsen, Maria Chejova, Ekaterina Shchepkina y Maria Blandova, y la Dra. Maria Pokrovskaia de Partido Progresista. El Congreso se llevó a cabo bajo supervisión policial (en cada sesión hubo al menos un policía, y a veces varios) con el lema "el movimiento de mujeres no debe ser ni burgués ni proletario, sino un movimiento de todas las mujeres".

2Kollontai decidió usar este lema para alentar a las mujeres trabajadoras a desafiar, en una intervención organizada, la idea de que un solo movimiento podía unir a mujeres cuyos intereses de clase eran tan diametralmente opuestos. Fue apoyada por Lyubov Gurevich, Olga Volkenstein, y la menchevique, Margarita Margulies-Aitova, las socialistas con quienes había asistido a la primera asamblea de fundación de la Unión de Mujeres el 10 de abril de 1905, y luego de una oposición inicial, también fue apoyada por los bolcheviques, quienes enviaron como representante a Vera Slutskaya y Praskoviia Kudelli, junto con un delegado identificado como “camarada Sergei”. Entre octubre y diciembre de 1908, Kollontai trabajó para garantizar que todas las mujeres trabajadoras de la capital conocieran el congreso: habló en 52 asambleas preparatorias, disfrazadas de círculo de costura y charlas sobre la nocividad de los corsés.

  • 17 El libro fue finalmente impreso después del congreso, en 1909, y está actualmente disponible onlin (...)

3Antes del congreso, y para preparar las intervenciones de las trabajadoras, Kollontai escribió un libro de 437 páginas titulado Bases sociales de la cuestión de la mujer, que incluía una polémica detallada con las organizaciones feministas existentes entonces en Rusia (sobre todo con la Unión de Mujeres, por ser la más grande y la que más esfuerzos hacía por atraer trabajadoras a sus filas) desde un punto de vista socialista.17 El libro consta de cuatro capítulos: “La lucha por la independencia económica de las mujeres”; “El matrimonio y el problema de la familia”; “La protección de las mujeres embarazadas y parturientas”; y “La lucha de las mujeres por los derechos políticos”. En cada uno de ellos Kollontai enfatizaba el abismo de clase que separaba a las feministas del movimiento de mujeres trabajadoras, aun cuando sus demandas inmediatas, como el sufragio femenino, coincidieran, ya que apuntaban a objetivos finales diametralmente opuestos: apuntalar o destruir la sociedad capitalista.

4En la introducción Kollontai señalaba que el libro había sido escrito con vistas al congreso de diciembre de 1908, ya que el mismo había “sacudido el hormiguero feminista”: “El eslogan elegido para el próximo congreso es el grito de guerra feminista tradicional: la unión de todas las mujeres en una lucha por derechos e intereses puramente femeninos... Una tras otra, feministas como Pokrovskaia, Kalmanovich, Shchepkina, Vajtina y otras pronunciaron discursos y conferencias cuyo contenido podría resumirse en el mismo llamado al congreso de mujeres: '¡Mujeres de todas las clases de la población, uníos!' Por muy tentador que suene este eslogan ‘pacífico’, por mucho que parezca prometerle a la pobre hermana menor de la mujer burguesa-la mujer trabajadora-, es precisamente este eslogan tan querido por las feministas el que nos obliga a detenernos y examinar en mayor detalle el próximo congreso de mujeres, y a someter sus objetivos y aspiraciones fundamentales a una evaluación cuidadosa desde el punto de vista de los intereses de las mujeres de la clase trabajadora.”

5Kollontai resumía de la siguiente manera sus postulados teóricos generales (tomados de los marxistas alemanes): “Los partidarios del materialismo histórico reconocen plenamente las diferencias naturales existentes entre los sexos y exigen sólo una cosa: que, a cada individuo, hombre o mujer, se le dé la posibilidad real de lograr la autodeterminación más libre y plena, que tenga las mayores oportunidades posibles para el desarrollo y la aplicación de todos sus talentos naturales. Al mismo tiempo, los partidarios del materialismo histórico niegan la existencia de cuestiones específicamente femeninas aparte del problema social general de nuestros días. Ciertos factores económicos llevaron a la posición subordinada de la mujer, y sus características naturales jugaron un papel puramente secundario. Sólo la desaparición total de esos factores económicos, sólo la evolución de aquellas formas económicas que en el pasado causaron la esclavización de las mujeres, puede producir un cambio radical en su posición social. En otras palabras, las mujeres sólo pueden llegar a ser verdaderamente libres e iguales en un mundo transformado que se base en nuevos principios sociales y económicos.

“Esta afirmación, sin embargo, no excluye la posibilidad de una mejora parcial en la vida de las mujeres en el marco del sistema existente, aunque una solución verdaderamente radical de la cuestión del trabajo sólo es posible con la reestructuración completa de las relaciones de producción existentes. No obstante, tal visión de la situación no debe actuar como un freno al trabajo de reforma destinado a satisfacer los intereses inmediatos del proletariado. Por el contrario, cada nuevo avance de la clase trabajadora es un peldaño en la escalera que lleva a la humanidad al reino de la libertad y de la igualdad social; cada nuevo derecho obtenido por las mujeres las acerca a su objetivo: la emancipación total.”

6Citando a Clara Zetkin, Kollontai definía al feminismo como “el último eco de la lucha por la emancipación del Tercer Estado”-es decir, como una lucha por hacer extensivos a las mujeres los “derechos del hombre y del ciudadano” proclamados por la revolución burguesa en Francia en 1789. Kollontai ofrecía el siguiente resumen de la historia del feminismo en Rusia, cuyo origen databa de las transformaciones sociales operadas por la abolición de la servidumbre en 1861: “El feminismo en Rusia es indiscutiblemente un fenómeno nuevo. La primera publicación feminista, La causa de las mujeres (Женское дело) apareció en 1899. Durante muchos años el deseo de emancipación de parte de las mujeres rusas se limitó al llamado a la igualdad de oportunidades educativas. Desde la década de 1860, cuando la cuestión de las mujeres se planteó por primera vez en Rusia, hasta el presente, el movimiento de mujeres no ha sido otra cosa que la historia de la lucha por mejorar y ampliar el nivel de educación femenina, y principalmente la educación superior. En los éxitos obtenidos en esta esfera, las mujeres de las clases burguesas vieron, y no sin razón, uno de los principales métodos para extender la esfera del trabajo femenino profesional, la base de su independencia económica… Naturalmente, una vez completada su educación superior, las mujeres exigieron el libre acceso al empleo estatal y privado.”

7Dicho movimiento de la mujer tenía, según Kollontai, “una naturaleza claramente burguesa: involucraba sólo a un círculo bastante reducido de mujeres, principalmente de la nobleza, con algunos representantes de las nuevas ‘clases medias’ (разночинцы). Ningún ideal socialista encontró expresión en las demandas presentadas por las principales campeonas de la igualdad femenina en Rusia. Aunque cada año la industria rusa empleaba a miles de mujeres proletarias, parecía que un abismo insalvable separaba a las mujeres emancipadas y educadas de las obreras, y que no era posible ningún contacto entre ellas. Las mujeres de estos dos campos sociales opuestos se pusieron en contacto sólo a través de la actividad filantrópica.”

8Todo había cambiado después de la revolución desatada por el Domingo Sangriento el 9 de enero de 1905. “Las feministas, hasta hace poco tan modestas en sus demandas, se dieron cuenta de que la regeneración de Rusia y el establecimiento de un nuevo sistema estatal eran los requisitos previos esenciales de la emancipación femenina.” Esto, por supuesto, no sucedió sin fricción: mientras que el ala izquierda en las organizaciones de mujeres insistía en la necesidad de definir claramente el credo político del movimiento de mujeres y daba prioridad a la lucha por la igualdad política de las mujeres, el ala derecha se mantuvo fiel a las viejas tradiciones, no deseando incorporar a la "política" en sus aspiraciones estrechamente feministas. En abril de 1905, los elementos más izquierdistas formaron la Unión Panrusa para la Igualdad de Derechos de las Mujeres, la primera organización de mujeres en Rusia en adoptar una plataforma política clara. Mientras tanto, los derechistas continuaron concentrándose en torno a la Sociedad de Ayuda Mutua de las Mujeres Rusas y al periódico El heraldo de la mujer (Женский Вестник), defendiendo la idea de un feminismo políticamente neutral. La Unión de Mujeres estableció una amplia red de sucursales en toda Rusia, y tan solo un año después, en mayo de 1906, su oficina estimó su membresía en alrededor de 8.000. Según Kollontai, “la Unión de Mujeres esperaba congregar a mujeres de todas las clases sociales sobre la base de sus vagas consignas, y así como los kadetes, en sus primeros días, hablaron en nombre de todo el pueblo, la Unión de Mujeres declaró que estaba expresando las necesidades de todas las mujeres rusas.” Pero esta unidad ilusoria no duró, y ya en la primavera de 1906, la regional de la Unión de Mujeres en San Petersburgo se dividió en dos partes: las feministas de "izquierda" que se alinearon, como resultado de sus convicciones políticas, con los partidos revolucionarios, y las de "derecha", lideradas por Maria Pokrovskaia, fundaron el Partido Progresista de las Mujeres, el cual expresaba “las demandas y los requisitos de la gran burguesía.” La Unión de Mujeres, en tanto, representaba a la oposición liberal de tipo kadete y estaba compuesta sobre todo por mujeres de la pequeña burguesía, principalmente miembros de la intelectualidad.

9¿Por qué la Unión de Mujeres, que se había atrevido a plantear la necesidad de celebrar elecciones a una Asamblea Constituyente, no apoyaba a los tradicionales defensores del sufragio femenino, a los socialdemócratas? Porque “a pesar de todo su radicalismo político, nuestras sufragistas continúan basándose en las aspiraciones de su propia clase burguesa… Nuestras feministas, como sus hermanas en el exterior, no van más allá de la demanda de igualdad política. Los amplios horizontes abiertos por las doctrinas de la socialdemocracia son, para ellas, ajenos e incomprensibles. Las feministas luchan por la igualdad dentro del marco de la sociedad de clases existente, sin socavar de ninguna manera sus cimientos; están luchando por sus prerrogativas femeninas sin esforzarse por lograr la abolición de todas las prerrogativas y de todos los privilegios existentes...”

10Como Zetkin, Kollontai no tenía objeción alguna a que las feministas operaran “dentro del marco de la estructura existente de clases sociales”, siempre que organizaran a mujeres de su propia clase social, pero rechazaba de plano los intentos de las feministas de organizar en un marco policlasista a las mujeres trabajadoras, que debían organizarse dentro del partido socialista. Según Kollontai: “El mundo de las mujeres, como el mundo de los hombres, se ha dividido en dos bandos: uno, por sus objetivos, aspiraciones e intereses, está del lado de las clases burguesas, mientras que el otro está estrechamente vinculado al proletariado, cuya aspiración a la libertad también involucra la solución de la cuestión de la mujer en todos sus aspectos. Estos dos grupos de mujeres combatientes difieren en sus objetivos, intereses y métodos de lucha, a pesar de que ambos actúan sobre la base del lema común de ‘la emancipación de la mujer’. Cada uno de estos grupos militantes procede inconscientemente sobre la base de los intereses de su propia clase, lo que da un carácter de clase específico a sus aspiraciones y objetivos. Una mujer individual puede ser capaz de elevarse por encima de los intereses de su propia clase y de ignorarlos en nombre del triunfo de los objetivos de otra clase, pero esto es imposible para una organización de mujeres unida que refleje todas las necesidades y los intereses reales del grupo social que la fundó. Por muy radicales que puedan parecer las demandas de las feministas, no debe olvidarse que, en virtud de su posición de clase, las feministas no pueden luchar por lograr una reestructuración fundamental de la actual estructura económica de la sociedad, y que sin esto la emancipación de las mujeres no puede ser completa.

11“Mientras que en casos individuales los objetivos inmediatos de las mujeres de todas las clases coinciden, los objetivos últimos que determinan la dirección del movimiento y la táctica misma a utilizar difieren totalmente. Para las feministas, el logro de la igualdad de derechos con los hombres en el marco del mundo capitalista contemporáneo es un ‘fin en sí mismo’ concreto; para las mujeres proletarias, la igualdad de derechos es simplemente un medio para ser utilizado en la lucha continua contra la esclavización económica de la clase trabajadora. Para las feministas, el enemigo inmediato son los hombres como tales, que se han arrogado todos los derechos y privilegios y han dejado a las mujeres solo esclavitud y obligaciones. Cada victoria de las feministas significa que los hombres deben ceder parte de sus prerrogativas a favor del ‘bello sexo’. La mujer proletaria, sin embargo, tiene una actitud completamente diferente ante su posición [de opresión]: a sus ojos, el trabajador no es su enemigo y opresor, sino, por el contrario, ante todo un camarada que comparte con ella un triste destino común, y un compañero leal en la lucha por un futuro mejor. Las mismas relaciones sociales esclavizan tanto a la trabajadora como a su camarada masculino; las mismas condiciones brutales del capitalismo los oprimen y los privan de la felicidad y de los placeres de la vida. Es cierto que ciertas características específicas del sistema actual pesan doblemente sobre la mujer; también es cierto que las condiciones del trabajo asalariado a veces transforman a la mujer trabajadora en un amenazante rival del hombre. Sin embargo, la clase trabajadora sabe quién tiene la culpa de estas desafortunadas condiciones.” Kollontai concluía que “la trabajadora está atada a su camarada de sexo masculino por mil hilos invisibles, mientras que los objetivos de la mujer burguesa le parecen extraños e incomprensibles”, porque la obrera era consciente de que la igualdad política en el contexto de la retención del régimen de explotación capitalista no podía liberar a la mujer trabajadora.

12En cuanto a la necesidad de una nueva forma de familia que asegurara la igualdad entre los sexos, una demanda sobre la que parecía existir una coincidencia entre las feministas y las mujeres trabajadoras, Kollontai señalaba que “la cuestión de la maternidad plantea muchas preguntas para la mujer que lucha por la libertad. ¿Es posible el ‘amor libre’? ¿Puede realizarse como un fenómeno común, como la norma generalmente aceptada en lugar de la excepción individual, dada la estructura económica de nuestra sociedad? ¿Es posible ignorar el elemento de propiedad privada en el matrimonio contemporáneo? ¿Es posible, en un mundo individualista, ignorar el contrato formal de matrimonio sin dañar los intereses de las mujeres? Porque el contrato matrimonial es la única garantía de que no caerán sobre la mujer solamente todas las dificultades de la maternidad. ¿No le sucederá ahora a la mujer lo que una vez le sucedió al artesano? La eliminación de las normas de las guildas, sin el establecimiento de nuevas reglas que rigieran la conducta de los maestros, le dio al capital el poder absoluto sobre los trabajadores. El eslogan tentador ‘libertad de contrato para el trabajo y el capital’ se convirtió en un medio para la explotación desmedida del trabajo por parte del capital. El ‘amor libre’, introducido consistentemente en la sociedad de clases contemporánea, en lugar de liberar a la mujer de las dificultades de la vida familiar, seguramente les agregaría una nueva carga: la tarea de cuidar, sola y sin ayuda, de sus hijos... La cuestión de las relaciones matrimoniales dejaría de ser tan dolorosa para la mayoría de las mujeres si la sociedad se hiciera cargo de todos los pequeños cuidados domésticos que son inevitables hoy en día, dada la existencia de economías domésticas dispersas, si asumiera la responsabilidad por la generación más joven, protegiera a la maternidad y diera a la madre la oportunidad de cuidar de su niño por lo menos durante los primeros meses después del nacimiento.”

  • 18 “Por lo tanto, la lucha de liberación de la mujer proletaria no puede ser una lucha como la de la (...)

13La conclusión de Kollontai –una vez más, parafraseando a Zetkin en el congreso de Gotha de 1896-era que "la emancipación de la mujer proletaria no puede ser el resultado del esfuerzo de las mujeres de todas las clases. Esta tarea solo puede lograrse mediante el esfuerzo común de todo el proletariado sin distinción de sexo."18

El Primer Congreso de Mujeres de Toda Rusia (diciembre de 1908)

14De las 1.053 mujeres y hombres que se inscribieron en el Primer Congreso Panruso de Mujeres, celebrado en de San Petersburgo en diciembre de 1908, la gran mayoría provenía de la capital y eran estudiantes y profesionales, especialmente médicas y profesoras. No asistieron mujeres campesinas. El “grupo obrero” incluía a no más de 35 activistas sindicales y afiliadas al Partido Socialdemócrata elegidas en asambleas de mujeres; el grupo hizo diez presentaciones en el Congreso, de un total de 160 discursos. El proceso de selección de las delegadas del grupo obrero enfatizó la participación y el control sindical. Cada grupo de veinte trabajadoras afiliadas a un sindicato eligió una delegada; ésta delegada podía ser aprobada o rechazada por su sindicato. Veinte delegadas fueron elegidas de esta manera; diez más fueron seleccionadas por clubes de trabajadoras, y algunas vinieron de Vilna y Moscú. Kollontai jugó un papel importante en la preparación de sus charlas. Se eligieron diez temas, todos sobre economía y política, que iban desde las mujeres y el activismo político hasta las condiciones de trabajo en industrias específicas y la necesidad de una legislación protectora del trabajo. Casi todas las charlas fueron preparadas colectivamente (Ruthchild 2010, p. 110).

  • 19 Las minutas del congreso fueron publicadas como Труды Первого Всероссийского женского съезда при Р (...)

15El Primer Congreso Panruso de Mujeres fue significativo sobre todo como una arena de debate que mostró claramente las diferencias entre las organizaciones feministas y el movimiento de mujeres socialistas en Rusia.19 La noche anterior al inicio del congreso, las mujeres del grupo obrero recibieron una visita de las feministas, quienes, alarmadas ante la idea de que sus elaborados preparativos fueran saboteados por la intervención de este grupo de trabajadoras, les advirtieron que no se dejasen engañar por los socialdemócratas y por la "influencia alemana" de Alexandra Kollontai (Porter 1980, p. 145).

16Según Linda Edmondson, las trabajadoras del grupo obrero “fueron notorias desde el principio por su apariencia física: mal alimentadas y vestidas con ropas baratas, presentaban un marcado contraste con las mujeres bien vestidas de las clases altas. Acentuaron su carácter distintivo al mantenerse juntas en un rincón de la sala (en el lado izquierdo), lejos de las organizadoras del congreso. Casi todas ellas trabajaban en fábricas y talleres. Las trabajadoras domésticas, cuyos trabajos liberaban a sus señoras de las tareas diarias para que tuvieran una vida más interesante fuera del hogar, fueron notables por su ausencia. Las socialistas aprovecharon al máximo este hecho. La dependencia de las mujeres de clase media y alta de la continua inferioridad de sus sirvientes resultó ser un arma valiosa para exponer los lemas ‘burgueses’ de la igualdad de derechos como una farsa hipócrita” (Edmondson 1976, pp. 131-132).

17En la noche del 10 de diciembre de 1908, en el Salón Aleksandrovskii de la Duma de la Ciudad, Shabanova abrió el congreso reafirmando que su propósito era llamar a la unidad entre las mujeres. Barbara Ivanova Volkova respondió en nombre del grupo obrero, afirmando que las mujeres trabajadoras estaban allí para representar a su propia clase y que nunca serían separadas del proletariado organizado. El grupo obrero había venido a destruir la ilusión de que las mujeres trabajadoras eran las “hermanas menores” de las feministas y que necesitaban su protección. Estaban decididas a demostrar la imposibilidad de la cooperación a través de las barreras de clase. Sus armas fueron una exposición de la vida de las mujeres de fábrica, y un análisis de los fundamentos teóricos de la explotación que soportaban a manos de las mismas mujeres que afirmaban desear su liberación (Edmondson 1976, pp. 135-136, 139).

18Zinaida Mirovich, de la Unión de Mujeres, "derramó aceite sobre las llamas" al afirmar que, en el último congreso de la Internacional Socialista en Stuttgart, varios hombres se habían retirado cuando se sometió a votación la cuestión del sufragio femenino. Sus palabras produjeron un gran revuelo. Kollontai intentó refutar los "ataques difamatorios" de Mirovich, pero fue acallada y la sesión se detuvo temporalmente. (Edmondson 1976, p. 140).

  • 20 Karl Kautsky, «Le droit de suffrage pour les femmes: doit-on leur accorder immédiatement et sans t (...)
  • 21 Каᴧьманович А., Женское движение и отношение партий к нему // Светᴧана Г. Айвазова, Русские женщин (...)

19La intervención de Anna Kalmanovich, una de las líderes de Unión de Mujeres, titulada “El movimiento de mujeres y la relación de los partidos hacia él”, también fue un ataque en regla a los partidos políticos, tanto liberales como conservadores, pero, sobre todo, socialdemócratas, por no defender realmente los derechos de la mujer, en particular el derecho al sufragio. La autora declaraba: “ansío convencer a las mujeres de que no deben esperar la libertad de los hombres, no importa cómo ellos se llamen: liberales, conservadores o socialdemócratas. En cuanto el hombre tenga la oportunidad de oprimir y humillar a la mujer, lo hará”. Kalmanovich creía que “el movimiento feminista no es partidario” porque “los hombres de todos los grupos y de todas las clases sociales están vitalmente interesados en la esclavitud de la mujer”. Kalmanovich centró sus ataques contra los marxistas, acusándolos de hipocresía y poniendo como ejemplo los casos de Bélgica y Austria (criticados en su momento por las socialdemócratas alemanas), donde los partidos socialistas habían accedido a que el sufragio se ampliara a los obreros, pero no a las mujeres. Poniendo el acento en estas flaquezas, la autora afirmó que “en todo lugar son las mujeres las que están organizando a sus hermanas proletarias, y no los hombres”. Siguiendo este razonamiento, desestimó la significación de la celebración del Primer Congreso de la Internacional de Mujeres Socialistas en Stuttgart en 1907 y atribuyó la adopción de una resolución en favor del sufragio universal (no calificado) femenino por dicho Congreso a “la influencia del así llamado movimiento feminista burgués”. Como hemos visto, en realidad, la demanda por el sufragio universal ya estaba contenida en los programas de Gotha (1875) y de Erfurt (1891) de los socialistas alemanes. Igualmente engañosa era la referencia a la réplica de Kautsky al cuestionario sobre la defensa de la igualdad de las mujeres enviado por la Revue socialiste a una serie de líderes socialdemócratas europeos, ya que Kautsky apoyó sin cortapisas la defensa del sufragio femenino.20 La conclusión de Kalmanovich era que “las mujeres no deben depositar esperanzas en ningún partido. Deben organizarse entre ellas, como hacen las inglesas, y reclutar amigos entre todos los partidos, dondequiera que ellos se encuentren.” Su intervención fue criticada no sólo por las delegadas obreras sino también por la feminista y dirigente kadete Ariadna Tyrkova, quien acusó a Kalmanovich de intentar dividir el mundo en dos campos opuestos de hombres y mujeres21.

20Si las feministas hicieron de Austria el talón de Aquiles de las socialistas, las socialistas hicieron lo mismo con las feministas señalando el ejemplo de las sufragistas en Inglaterra. En ese momento Inglaterra era un campo de batalla clave en la lucha por los derechos de las mujeres. Las sufragistas militantes de la Women’s Social and Political Union, dirigidas principalmente por Emmeline Pankhurst y su hija Christabel, revitalizaron el movimiento inglés e hicieron que las feministas de todo el mundo reexaminaran sus tácticas. Pero incluso estas defensoras militantes del sufragio femenino habían decidido exigir primero el sufragio calificado. Las socialistas atacaron esta posición como una indicación de la naturaleza de clase del movimiento de mujeres burgués. Una vez que las mujeres propietarias obtuvieron el voto, argumentaron, los intentos de extender la franquicia serían abandonados. Kollontai afirmó que "el sufragio limitado, apoyado por las feministas burguesas, es utilizado por la burguesía como un antídoto contra las demandas democráticas de la clase trabajadora" (Ruthchild 2010, p. 131).

  • 22 Покровская М. Как женщины доᴧжны бороться с проституцией // Светᴧана Г. Айвазова, Русские женщины (...)

21La ponencia de Maria Pokrovskaia, la fundadora del Partido Progresista de las Mujeres, se titulaba “Cómo las mujeres deben luchar contra la prostitución”, cuya eliminación definía como “el tema más urgente para las mujeres que aspiran a la igualdad de derechos”. Pokrovskaia mencionó los datos del censo llevado a cabo en 1889 de las prostitutas “registradas” y sujetas a la inspección médico-policial, según el cual había en Rusia 17.603 prostitutas, de las cuales la mayoría eran de origen campesino, el 87,4% eran huérfanas de padre o madre y el 43% habían sido empleadas domésticas. Su tesis central era que la sociedad contemporánea conducía a “un desarrollo excesivo del instinto sexual masculino”, y que las mujeres que deseaban la aniquilación de la prostitución debían exigir “una moral sexual idéntica”. Esto debía ser acompañado de una lucha contra la pornografía a fin de “dominar la bestia que habita en la persona”. Para esto era necesaria “una reforma escolar radical”, a fin de “conservar en el corazón del joven esas inclinaciones nobles que la madre le inculca y, por otro lado, enseñarle a refrenar sus instintos sexuales. Pero para que tal reforma tenga lugar, las mujeres precisan tener derechos legislativos”. La autora sostenía que la prostitución regulada por el estado ejercía una “influencia corruptora” y contribuía “al aumento del número de prostitutas”. Pokrovskaia concluía reafirmando que “la falta de derechos constituye para las mujeres un obstáculo enorme en la lucha contra la prostitución. Por eso, conquistar para sí los derechos legislativos es la tarea más importante para aquellas que realmente desean la aniquilación de ese mal. Las mujeres deben dirigir sus esfuerzos a conseguir el derecho a votar en la representación popular”.22

  • 23 "Mientras exista la esclavitud asalariada, la prostitución es inevitable" (Lenin, "El capitalismo (...)

22Los límites del abolicionismo liberal en relación a la prostitución se volvieron evidentes desde el momento en que Pokrovskaia no mencionaba la división de la sociedad en clases como causa de la prostitución y pensaba que podía ser erradicada mediante medidas legislativas en el marco de la sociedad capitalista. Nada de esto satisfizo a las mujeres del grupo obrero, para las cuales la crisis en la familia y el crecimiento de la prostitución eran síntomas de la proletarización de las mujeres y de las desigualdades sociales inherentes al capitalismo –una postura compartida por Lenin.23 La prostitución estaba creciendo como resultado de la desocupación y de los salarios miserables de las trabajadoras. El grupo obrero se opuso a los "paliativos" propuestos por las mujeres burguesas. En la sociedad del futuro, las mujeres serían valoradas como trabajadoras productivas iguales a los hombres, mientras que la responsabilidad por el cuidado de los niños recaería sobre la comunidad (Edmondson 1976, p. 143).

23La bolchevique Anna Gurevich ofreció una presentación sobre “La protección de la infancia”, en la que se refirió a las condiciones de trabajo de las mujeres y de los niños en las fábricas. Gurevich propuso una resolución que abogaba por la prohibición del trabajo infantil, la educación obligatoria entre los seis y dieciséis años, la prohibición de trabajos peligrosos para los adolescentes, períodos obligatorios de descanso diario y el control permanente del saneamiento y la inspección de fábricas en todas las industrias que empleaban mano de obra infantil (Rutchchild 2010, p. 125).

  • 24 Lenin publicó el “Credo” revisionista-economicista de Kuskova en diciembre de 1899, acompañado de (...)
  • 25 Кускова Е., Женщины и равноправие, Союз женщин, 1908 г., № 12. // Светᴧана Г. Айвазова, Русские же (...)

24Una posición a medio camino entre el socialismo y el feminismo fue la de Ekaterina Kuskova, la autora del famoso “Credo” economicista denunciado publicado por primera vez por Lenin y denunciado por él en su famoso libro de 1902 ¿Qué hacer?24 En su informe sobre el congreso, publicado en la revista Unión de las Mujeres y titulado “La mujer y la igualdad”, Kuskova hizo un recuento del progreso experimentado por las mujeres bajo el capitalismo (“nos alegramos por las diputadas en el parlamento finlandés, simpatizamos con las insistentes y apasionadas sufragistas inglesas, leemos con alegría el telegrama sobre la señorita Jousselin, de Francia, que fue seleccionada para el cargo de jueza en París, siendo la primera en ocupar este puesto”) y concluyó reivindicando “el manifiesto para las mujeres escrito por Olympe de Gouges” y el sufragio femenino.25 La presencia de Kuskova en el grupo obrero fue muy desagradable para las socialdemócratas, quienes la acusaron de tratar de "seducir" a las mujeres trabajadoras para que se alejaran de la política revolucionaria, ya que en el congreso Kuskova tendió a adoptar una posición intermedia entre las revolucionarias y las burguesas (Edmondson 1976, p. 138, nota 66).

25A pesar de que la primera oradora instó a todas las "disidentes" a irse, a medida que se discutía cada tema de la agenda - el sufragio femenino, el trabajo femenino, las mujeres en los partidos políticos-, una representante del grupo obrero daba un paso al frente y con creciente audacia leía su propia declaración. Kollontai, que tenía orden de captura desde septiembre de 1908 por agitación en el sindicato de trabajadoras textiles y por propugnar un "levantamiento armado", no quiso arriesgarse a ser arrestada por hablar y asistió a las sesiones desde el fondo de un pasillo cuando se abrió el congreso. Pero el debate sobre el seguro por enfermedad causó un gran alboroto, e hizo que las feministas silbaran y patearan en la plataforma, y que las mujeres del grupo obrero gritaran: "¿Qué saben ustedes de nuestras vidas, dando vueltas en carruajes mientras a nosotras nos salpica el barro?" Cuando una feminista replicó que, precisamente porque las mujeres burguesas no tenían que soportar vidas tan miserables, estaban mejor calificadas para luchar por la igualdad de derechos, Kollontai no pudo resistirse a tomar la palabra para responderle. Su apariencia causó una gran sensación, por lo que sólo pudo asistir a la mitad del Congreso antes de huir al extranjero para evitar su arresto (cruzó la frontera a fines de diciembre de 1908 y pasó los ocho años siguientes en el exilio), y su informe fue presentado in absentia por la trabajadora Barbara Ivanova Volkova.

26En su intervención, titulada “La mujer trabajadora en la sociedad contemporánea”, Kollontai lanzó un ataque frontal contra el eslogan de “libertad de trabajo” reivindicado por las feministas y planteó un programa de defensa de la protección laboral de la mujer, en consonancia con la posición de las socialdemócratas alemanas y de la Internacional Socialista de Mujeres creada el año anterior. Afirmó que “el trabajo femenino se ha convertido en un factor importante y necesario en la vida económica”, pero esto se debía a que “el capital necesita de trabajadores baratos y por ello atrae a más y más fuerza de trabajo femenina nueva”. En el sistema capitalista moderno de producción, “el trabajo no fue un liberador para las mujeres trabajadoras, las cuales tomaron sobre sus hombros débiles una nueva carga, que se ha añadido a sus responsabilidades como esposas y madres: la carga de trabajo asalariado. Bajo el peso de esta nueva carga insoportable, cientos de miles de mujeres se inclinan y perecen. No existe un trabajo repugnante, una labor dañina en la que las trabajadoras no se encuentren en abundancia”. Kollontai se preguntaba sarcásticamente: “¿Y ésta es la libertad de trabajo para la mujer sobre la que las feministas tanto alborotan? Estas mujeres imaginan que encontraron la clave para la felicidad de las mujeres. ¿Qué les ofrecen a las proletarias? ¿Qué hicieron para proteger a la mujer de la clase trabajadora de la sobrecarga de trabajo?”

27En cuanto a la prostitución, citando el libro del líder socialista alemán August Bebel, La mujer y el socialismo, Kollontai afirmó que “el matrimonio es la cara visible de la medalla de la cuestión sexual, la otra es la prostitución”, a la cual describió como “un complemento inevitable de la familia burguesa moderna, que es un producto necesario del sistema de explotación”. Las medidas propuestas por las feministas para luchar contra la prostitución se limitaban “en el mejor de los casos, a la lucha contra la regulación”, y eran completamente incapaces de erradicarla. “En esta cuestión, como en todos los aspectos tenebrosos de su vida, la mujer sólo puede esperar su liberación del poder creciente de la clase trabajadora… Luchar contra la prostitución significa no solamente destruir su regulación, no, significa luchar contra los cimientos del sistema capitalista, significa luchar para destruir la división en clases de la sociedad”.

28Algo similar sucedía con la demanda del sufragio femenino, “esta culminación de las pasiones feministas”. Los derechos políticos de las mujeres representaban un paso adelante, y el movimiento de mujeres trabajadoras se ponía el frente de la lucha por conseguirlos, pero por sí mismos eran incapaces de “liberar a la proletaria de los abismos de sufrimiento y de los males que la agobian, no sólo como mujer, sino como vendedora de su fuerza de trabajo”.

29Kollontai refutó las acusaciones de las feministas contra los socialistas, según las cuales se éstos se limitaban a adoptar una actitud pasiva ante la opresión de la mujer en espera de la revolución social, y propuso el siguiente programa de reformas para la protección y movilización de las mujeres trabajadoras:

Obviamente, eso no significa que los partidarios del socialismo científico "aplazan" la solución del tema de la igualdad de derechos de las mujeres hasta el advenimiento del socialismo, como los acusan de hacerlo las feministas; no significa que ellos no quieren luchar por la emancipación de la mujer, en la medida en que eso es posible, en el marco del mundo burgués contemporáneo. Por el contrario, no hay un solo partido en el mundo que haya dedicado más atención a los intereses de las mujeres y que haya hecho tanto para su liberación en todos los aspectos como el partido de los trabajadores, basado en el punto de vista del socialismo científico Profundamente convencido de que la emancipación total de las mujeres sólo será posible en una sociedad fundamentalmente reformada, este partido, sin embargo, para satisfacer las necesidades inmediatas de las mujeres, demanda:

  1. La derogación de todas las leyes que subordinan a la mujer al hombre;
  2. El derecho a elegir y ser elegida en todas las instituciones legislativas y órganos de autogobierno local, sobre la base del sufragio universal, igualitario, secreto y directo;
  3. Protección legislativa del trabajo:
    1. Extensión de la legislación protectora del trabajo a todas las ramas de la industria, así como al trabajo agrícola, al trabajo a domicilio y al servicio doméstico;
    2. Establecimiento de una jornada laboral máxima de 8 horas en la industria y el comercio y de 10 horas para el trabajo agrícola en el verano;
    3. Descanso semanal completo (de al menos 42 horas);
    4. Descanso de medio día los sábados;
    5. Abolición del trabajo nocturno y de las horas extras;
    6. Prohibición del trabajo femenino en actividades particularmente dañinas para el cuerpo femenino: en industrias donde se usa mercurio, fósforo, plomo y otras sustancias venenosas;
    7. Mejora de las condiciones higiénicas y sanitarias y de las técnicas de trabajo en los talleres;
    8. Prohibición de métodos de trabajo que sean perjudiciales o peligrosos para la madre y la descendencia (levantar objetos pesados, operar máquinas a pedal, etc.);
    9. Expansión de la inspección de fábricas a todas las ramas del trabajo, incluyendo al trabajo a domicilio y al trabajo doméstico. Nombramiento de mujeres como inspectoras de fábrica. Participación en la inspección de representantes electos de trabajadoras y trabajadores;
  4. Protección de la maternidad:
    1. Establecimiento del descanso obligatorio [licencia por maternidad] para las mujeres embarazadas, 8 semanas antes y 8 semanas después del parto, percibiendo el salario normal de las cajas de seguro estatal;
    2. Atención médica y obstétrica gratuita durante el período de gestación y durante el parto;
    3. Licencia [para amamantar] para las trabajadoras con niños de pecho por un período de media hora, cada dos horas;
    4. Asignación de un espacio en las grandes empresas para la alimentación de los niños lactantes y para guarderías; las empresas pequeñas deben proporcionar conjuntamente dichos locales en cada distrito;
    5. Administración de las guarderías por las madres;
    6. Organización de cursos para enseñar a las madres a cuidar de los niños;
    7. Creación de locales para mujeres embarazadas y para mujeres que dieron a luz, donde se distribuya gratuitamente leche saludable para las madres que no puedan amamantar a sus hijos.
  5. En el ámbito de las relaciones familiares y de la lucha contra la prostitución, exigimos:
    1. Abolición de la regulación de la prostitución y lucha contra ésta mediante la mejora de la condición económica de la clase trabajadora y de la amplia participación de las mujeres en el movimiento de clase del proletariado;
    2. Otorgamiento de un permiso de residencia separado para la esposa, hasta que se revoque el sistema de pasaporte [regia entonces en Rusia un sistema de pasaporte único para las parejas casadas, expedido por el estado al esposo];
    3. Asignación a las administraciones locales rurales y urbanas de la responsabilidad por la construcción de hogares baratos y saludables para las familias de los trabajadores y para los trabajadores y trabajadoras solteros [planes de viviendas];
    4. Desarrollo de un movimiento cooperativo que facilite el trabajo de las obreras.
      Un requisito previo para la implementación de todas las demandas presentadas es la total libertad de asociación, de asamblea, de prensa, de expresión y de huelga.
  • 26 Коᴧᴧонтай А. Женщина-работница в современном обществе // Светᴧана Г. Айвазова, Русские женщины в ᴧ (...)

30Kollontai concluyó afirmando que “el mundo femenino, así como el masculino, está dividido en dos bandos: uno de ellos, por sus objetivos, aspiraciones e intereses, está ligado a las clases burguesas; el otro está estrechamente relacionado con el proletariado, cuyas aspiraciones de liberación abarcan también la solución de la cuestión de la mujer en su totalidad. Y los objetivos, intereses y medios de lucha son diferentes para ambas categorías de mujeres que luchan por su emancipación”.26

31El informe de Kollontai fue recibido con aplausos por el grupo obrero y con gritos de “¡No queremos escuchar! ¡Váyanse!” por la mayoría feminista. El grupo obrero propuso entonces una resolución en la que se afirmaba que un único movimiento de mujeres que abarcara a todas las clases sociales no tenía sentido. Sorprendentemente, la mayoría del comité político estuvo de acuerdo y apoyó la moción, pero el comité organizador, insistiendo en su prerrogativa de redactar la resolución política del congreso, envió a la kadete Ariadna Tyrkova de vuelta al comité político con una resolución alternativa, que terminó imponiéndose. De manera similar, durante el debate sobre la posición económica de las mujeres, el congreso aprobó una resolución propuesta por el grupo obrero que establecía que el requisito previo para mejorar las condiciones de las trabajadoras era el reconocimiento de los derechos de asociación y de expresión y de la libertad de prensa, lo cual sólo era posible "con la democratización total del sistema estatal". Esto, sin embargo, fue eliminado por la comisión de edición y no apareció en las resoluciones del Congreso.

32Pero no fue hasta la última sesión, el 16 de diciembre de 1908, que el grupo obrero se retiró del congreso. El conflicto sobre el sufragio precipitó el choque final entre las feministas y el grupo obrero en el Congreso de Mujeres. En la tercera sesión de la sección política, el 13 de diciembre, se presentaron dos resoluciones que representaban los puntos de vista socialista y feminista sobre el sufragio. La comisión de edición, dominada por feministas con vínculos con los kadetes, propuso una resolución que abogaba por la igualdad de derechos y el sufragio limitado. Zinaida Mirovich introdujo la propuesta feminista, que exigía "la reforma de las leyes injustas relativas a las mujeres, equiparando a ambos sexos en lo referente a la tierra, la herencia y los derechos familiares" y "otorgando inmediatamente a las mujeres rusas la misma participación que los hombres poseen en los gobiernos locales, estatales y municipales, y también el mismo derecho al sufragio activo y pasivo que los hombres para la elección de la Duma del Estado" (es decir, manteniendo el sufragio calificado por “curias” vigente desde las elecciones a la tercera Duma). El grupo obrero, por el contrario, presentó una resolución que apoyaba el sufragio universal, argumentando que "el sufragio universal femenino es una de las principales armas en la lucha de las mujeres por la liberación completa". (Ruthchild 2010, p. 132)

33Ambas propuestas de resolución fueron presentadas ante la comisión de edición, que decidió proponer su propia resolución "política general", la cual supuestamente "expresaba los sentimientos de la mayoría del Congreso". Naturalmente, la delegación obrera se negó a votar la nueva propuesta de resolución debido a la ausencia de una referencia al sufragio universal no calificado, pero el Congreso finalmente la aprobó. Ante esto, el grupo obrero decidió retirarse del congreso, no sin antes leer una declaración en la que afirmaba la imposibilidad de la cooperación entre clases hostiles. (Edmondson 1976, pp. 140, 147-148). Pero el triunfo de las organizadoras contra las socialistas fue una victoria pírrica, porque el congreso fue incapaz de lograr la unidad de las mujeres o, aunque más no fuera de las feministas rusas.

Balances mencheviques y bolcheviques del Primer Congreso de Mujeres

34Dado que la intervención del grupo obrero en el Primer Congreso de Mujeres de Toda Rusia fue una iniciativa de frente único, en la que participaron tanto bolcheviques como mencheviques y delegadas sindicales, sus resultados dieron lugar a evaluaciones contradictorias. La apreciación de Kollontai, publicada bajo el seudónimo "Mijailova", apareció en un artículo titulado “La mujer trabajadora en el primer congreso feminista de Rusia”, publicado en el periódico menchevique Golos sotsial-demokrata de marzo de 1909. Para Kollontai, el Congreso fue significativo porque, "en un contexto de reacción triunfante", había mostrado que, aunque "en la superficie todo está tranquilo, en las profundidades de la sociedad un trabajo incansable y fructífero, consciente y determinado, está teniendo lugar". Kollontai cuestionó el momento de la retirada del grupo obrero, argumentando que una protesta contra el intento de las feministas de crear una organización unificada de mujeres rusas independientemente de la clase y del partido hubiera sido más efectiva. Sin embargo, para Kollontai las trabajadoras habían logrado sus objetivos: habían utilizado al Congreso como un foro de agitación y habían puesto de manifiesto "ese antagonismo de clase... que divide el mundo de las mujeres, como lo hace con el de los hombres, en dos campos hostiles", estableciendo una clara distinción entre el movimiento de mujeres burguesas y el movimiento de mujeres proletarias.

35Un segundo artículo, publicado con el pseudónimo de "W" en el mismo periódico menchevique, fue mucho más crítico con la intervención del grupo obrero. El autor o la autora criticaba el fuerte énfasis del grupo obrero en las cuestiones económicas y su insistencia en la estricta "demarcación de límites de clase", lo cual había hecho imposible concertar "incluso alianzas temporarias y momentáneas con todo el congreso o con su mayoría". El autor culpaba de esta rigidez a los bolcheviques, citando la gran cantidad de bolcheviques entre las líderes del grupo obrero—aunque como vimos la dirigente más importante del grupo obrero fue Kollontai, quien por entonces militaba en las filas del menchevismo. Pero "W" también culpó a la inexperiencia de las propias trabajadoras. Lo que le preocupaba era que la intervención del grupo obrero había alejado de las filas de la socialdemocracia a mujeres burguesas o de clase media alienadas por las tendencias "octubristas" de las líderes del Congreso. Dichas mujeres eran, en opinión del autor, aliadas potenciales; habían expresado su simpatía con las trabajadoras a través de sus aplausos, conversaciones privadas y promesas de votar con el grupo obrero, pero estos acercamientos no prosperaron debido al carácter militante de la intervención de las trabajadoras. El grupo obrero había hecho imposible que se desarrollara una coalición de elementos socialdemócratas y liberales, que era el eje de la política menchevique.

36Los editores del periódico menchevique Golos sotsialdemokrata agregaron sus propios comentarios después de los dos artículos antes mencionados, acordando con "W" y criticando a Kollontai / Mijailova. En el futuro, escribieron, las activistas socialdemócratas en el movimiento de mujeres trabajadoras debían ir más allá de la "oposición elemental entre ‘las saciada y las hambrientas’ y hacer que la trabajadora promedio participe activa e independiente en la lucha democrática general, todavía inconclusa" ("Ot redaktsii," p. 9).

  • 27 Kollontai explicó esta situación anómala por Kollontai en su autobiografía de la siguiente manera: (...)

37En la edición del 3 de abril de 1909 del periódico bolchevique Sotsial-Democrat, dos artículos evaluaron el Congreso de Mujeres. El primero, escrito por un miembro del Comité de Petersburgo del POSDR ("Chlen P. K."), analizó los conflictos dentro del grupo obrero y la "ruptura demostrativa" final del grupo con la mayoría del Congreso. El segundo artículo, sin firma, evaluó el significado del Congreso y la crítica menchevique a la intervención del grupo obrero, señalando que el grupo definió con éxito la situación especial, los objetivos y las tácticas de las mujeres proletarias, y que la táctica de Kollontai no había recibido el apoyo de sus compañeros mencheviques.27 En general, concluyó el corresponsal de Sotsial-Democrat, los bolcheviques podrían estar satisfechos, porque esto mostraba "el abismo entre la tendencia real del desarrollo proletario y la prédica de los elementos oportunistas" dentro de la Socialdemocracia.

38Aunque el grupo obrero no duró mucho más allá del Congreso de Mujeres, disolviéndose poco después, su intervención en el Congreso había puesto en claro la necesidad de hacer de la organización de las trabajadoras una prioridad y de prestar especial atención a las necesidades del proletariado femenino. El grupo obrero ayudó a establecer un Comité de Mujeres dentro de la Oficina Central de Sindicatos y sugirió que cada organización de trabajadores estableciera un comité especial para el trabajo entre las mujeres. Varios miembros del partido querían organizar un "grupo dentro del partido para el trabajo entre las mujeres", similar al existente en Alemania (Ruthchild 2010, pp. 140-142).

39En su informe a la segunda conferencia de la Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Copenhague en 1910, Kollontai señaló que las socialistas habían desarrollado una activa propaganda con motivo del Congreso panruso de mujeres de 1908. En opinión de Kollontai, “al desacuerdo interno entre el feminismo burgués (bürgerlichen Frauenrechtelei) y el incipiente movimiento de mujeres proletarias salió claramente a la luz. Tuvo lugar una polémica, que proporcionó estímulo y esclarecimiento a las proletarias. Luego de la conclusión del congreso, la cuestión de la mujer fue discutida en asambleas de trabajadoras en Petersburgo y en las provincias. Algunos sindicatos, como la federación de trabajadores textiles y gráficos de Petersburgo, las trabajadoras textiles y costureras en Bakú y las costureras en Moscú decidieron crear comisiones especiales de agitación entre las mujeres, a fin de impulsar el desarrollo ulterior del movimiento de mujeres proletario y de ganar a las trabajadoras para el partido y para los sindicatos” (Kollontai 1910, pp. 74-75).

Feministas y socialistas durante el período de reacción (1907-1912)

40La brutal represión de la insurrección de Moscú en diciembre de 1905, que arrojó más de mil muertos, dio comienzo a un período de reacción, el cual, dada la abundancia de revueltas de campesinos y de motines de soldados y marineros en 1906, es generalmente datado desde la disolución de la Segunda Duma el 7 de junio de 1907. Durante el periodo de reacción fue creada la cuarta y última organización feminista existente en Rusia antes de la revolución bolchevique: la Liga Panrusa por la Igualdad de Derechos de las Mujeres (Всероссийская ᴧига равноправия женщин). El estatuto de la Liga fue aprobado por el gobernador de la ciudad de San Petersburgo el 6 de marzo de 1907. Sus fundadoras provenían de la clase dominante, siendo generalmente esposas, viudas o hijas de funcionarios. Como lo indicaba su estatuto, el propósito de la Liga era "el logro por parte de todas las mujeres de derechos políticos y civiles idénticos a los derechos de los ciudadanos varones rusos, con el objetivo de mejorar la situación legal y económica de las mujeres".

41Aunque los miembros de la Liga recogieron en 1907 firmas para peticiones que exigían el sufragio femenino a la Segunda Duma, no fue hasta después del Congreso de Mujeres de diciembre de 1908 que la Liga dio señales reales de vida. En ese momento, muchas ex activistas en la Unión Panrusa para la Igualdad de Derechos de la Mujer se unieron a la Liga y alcanzaron prominencia en ella, incluyendo a Ekaterina Shchepkina, que se convirtió en directora de la oficina de oradores de la organización, Anna Kalmanovich, Zinaida Mirovich, Liudmila Ruttsen, Ariadna Tyrkova y Olga Volkenshtein. Maria Chejova, fundadora de la Unión de Mujeres y editora de su revista, se unió a la Liga y se convirtió en presidenta de la sección de San Petersburgo en enero de 1909. Chejova se mudó a Moscú en 1910, donde fue creada una sección de la Liga bajo su presidencia ese mismo año. La nueva presidente de la Liga, Polixena Shishkina-Iavein, una médica, dirigió la sección de San Petersburgo hasta su desaparición después de la Revolución de Octubre.

42La Liga era una organización pequeña, de entre 1.500 y 2.000 miembros (es decir, la cuarta parte de la Unión de Mujeres), centrada principalmente en las secciones de Moscú y San Petersburgo, con secciones más pequeñas en Jarkov y Tomsk. En 1911 se produjo una escisión en la Liga cuando Maria Raij, de la sucursal de Moscú, acusó a Zinaida Mirovich de antisemitismo, lo que hizo que Mirovich y sus aliadas, respaldadas por la sección de San Petersburgo, abandonaran la Liga de Moscú. Esto coincidió con una escisión en el partido kadete en 1912 que condujo a la formación del Partido Progresista, centrado en la burguesía de Moscú: dicha escisión estuvo acompañada de rumores acerca de una supuesta influencia judía dentro de los kadetes (los derechistas atacaban al periódico kadete Rech como un “diario judío”) y los disidentes lanzaron un nuevo periódico, editado por Tyrkova y Peter Struve, que sin embargo duró sólo un año (Ruthchild 2010, pp. 190-192). La Liga luego desempeñó un rol destacado en la política liberal en 1917, como veremos más adelante.

  • 28 Ver la reseña del debate, desde un punto de vista feminista hostil al socialismo, en Laurie Bernst (...)

43Durante el punto álgido del período de reacción, una de las principales arenas de debate entre las feministas y las socialistas fue el “Primer congreso de toda Rusia para combatir la trata de mujeres y sus causas” celebrado en San Petersburgo del 21 al 25 de abril de 1910 y presidido por Anna Filosofova, la dirigente de la Sociedad de Ayuda Mutua, quien para entonces se había unido al partido de la burguesía liberal, los kadetes.28 El congreso comenzó con un “Discurso de Su Alteza la Princesa Elena Georgievna Saxena-Altenburgskaya” (la presidenta de la “Sociedad Rusa para la Defensa de las Mujeres”, la sociedad filantrópica que organizó el congreso) y contó con las figuras más destacadas del feminismo ruso de entonces, incluyendo a Anna Shabanova de la Sociedad de Ayuda Mutua, Polixena Shishkina-Iavein de la Liga Panrusa por la Igualdad de Derechos de las Mujeres, Ariadna Tyrkova-Williams, también dirigente de la Liga y del Comité Central de los kadetes pero presentada como miembro del “Club de Mujeres de San Petersburgo”, Zinaida Mirovich, dirigente de la difunta Unión de Mujeres y ahora de la Liga, presentada como miembro del “Primer Club de Mujeres de Moscú”, Maria Pokrovskaia del Partido Progresista de las Mujeres, presentada como miembro del “Consejo Editorial de EL Heraldo de la Mujer”, etc.

44Las invitaciones oficiales al congreso al principio incluyeron solamente a representantes de organizaciones filantrópicas y médicas, universidades, sociedades de templanza, consejos municipales y de distrito, así como a propietarios de fábricas y talleres, ya que éstos tenían la "posibilidad de mejorar el saneamiento de las trabajadoras a través de medidas juiciosas". El comité organizador se reservó el derecho de invitar a otras personas, pero las categorías aprobadas no dejaron lugar para trabajadoras o sindicalistas, quienes recibieron permiso para asistir sólo dos semanas antes de la apertura del congreso. Kollontai exhortó a las organizaciones sindicales a protestar por su exclusión inicial, señalando cáusticamente que los organizadores del congreso parecían decididos a arreglar las cosas de manera tal "que la inquietante voz de la vida no viole la imparcialidad de su erudición burocrática". La policía y los obstáculos burocráticos finalmente permitieron que participaran en el congreso solamente cinco delegados de la clase trabajadora: Zinaida M. Ivanova y Georgii M. Bek, del sindicato de sastres, costureras y peleteros de Moscú; Zinaida A. Golovacheva, una representante sindical de Moscú; Petr G. Goncharov, del sindicato de empacadores de té; y Pavel S. Pavlov, secretario del sindicato de los trabajadores gráficos de Moscú, en medio de casi 290 miembros de orígenes aristocráticos, burgueses y pequeñoburgueses.

  • 29 Como resultado de la revolución de 1905, el gobierno zarista se vio obligado a autorizar legalment (...)

45Los representantes sindicales de Moscú, a pesar de su pequeño número, libraron una feroz batalla ideológica, argumentando que, dado que la prostitución era un componente integral del capitalismo, no podía eliminarse mediante ninguna medida filantrópica sino sólo mediante la eliminación de todo el sistema social, político y económico que le daba origen. Pero los trabajadores necesitaban la libertad de organizarse en defensa de sus intereses para lograr esto, y por lo tanto tenían que protestar contra las políticas represivas del estado autocrático de Rusia. En consecuencia, los delegados de Moscú utilizaron el Congreso como una plataforma para denunciar las restricciones a la libertad de expresión, de asociación y de prensa, y para exigir el derecho de los trabajadores a formar una federación nacional de sindicatos con lazos internacionales.29 Presentaron una resolución, rechazada por los organizadores del congreso, para eliminar el trabajo infantil para los menores de 15 años, instituir la educación obligatoria, elegir a los inspectores de fábrica en el seno de la clase trabajadora e instituir una jornada laboral de ocho horas. Los representantes de los trabajadores rechazaron el concepto mismo de una organización obrera compuesta exclusivamente por mujeres, denunciándola como una "invención de señoras burguesas".

46Por su parte, la feminista Ariadna Tyrkova enajenó a los trabajadores cuando se pronunció a favor del sufragio calificado, siempre y cuando incluyera a las mujeres. Pero Tyrkova apoyó la propuesta de los trabajadores de prohibir el empleo de mujeres en trabajos peligrosos para su salud, mientras que feministas como Mirovich y Mariia Pokrovskaia afirmaron que tal práctica restringiría aún más las opciones laborales de las mujeres. La prohibición del trabajo nocturno de las mujeres, por otro lado, sólo encontró una sola objeción: la de Pokrovskaia. Su deseo de ver una única legislación laboral para hombres y mujeres la colocó junto con los miembros más conservadores del Congreso. La negativa de la presidencia del congreso de someter a votación sus resoluciones (la resolución demandado libertad de sindicalización fue rechazada por ser “política”) hizo que los cinco representantes del grupo obrero finalmente abandonaran el congreso en el tercer día de sus sesiones, el 23 de abril de 1910.

47En su informe a la segunda conferencia de la Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Copenhague en 1910, Kollontai señaló que, igual que el movimiento obrero y la izquierda en su conjunto, el movimiento de mujeres proletarias había sufrido los golpes de la reacción que siguió a la revolución de 1905. “Pero el Congreso para la lucha contra la prostitución que tuvo lugar en abril de 1910 en San Petersburgo reavivó la actividad de los círculos de trabajadoras en Petersburgo y Moscú. Asambleas públicas y secretas tuvieron lugar, e incluso fue enviada como delegada al congreso una representación de las trabajadoras de Moscú”. Kollontai concluía presentando estadísticas parciales que mostraban que “el número de trabajadoras organizadas en una forma u otra en Rusia es muy pequeño, tanto en términos absolutos como en proporción al número de trabajadores varones organizados, aunque todas las organizaciones proletarias tienen miembros femeninos y las mujeres están incorporadas al Partido Socialdemócrata clandestino, a los sindicatos legales y semi-legales, a las asociaciones de educación de los trabajadores, etc.” (Kollontai 1910, pp. 74-75).

48Durante el período de reacción, la Liga Panrusa por la Igualdad de Derechos de las Mujeres centró sus esfuerzos en hacer lobby en la Tercera Duma para mejorar la situación jurídica de las mujeres. Las mujeres casadas rusas tenían mayores derechos de propiedad que las mujeres en la mayoría de los otros países, pero aun así la ley clave sobre la herencia, el artículo 1.130 del Código Civil, estipulaba que las hijas debían recibir solo una fracción de la parte correspondiente a los hijos varones de los bienes inmuebles (una decimocuarta parte) y muebles (una octava parte). Además, existían dos excepciones al control de su propiedad: las mujeres casadas no podían obtener créditos o contratar trabajadores asalariados sin el consentimiento de sus maridos. Por la ley del 3 de junio de 1912, la proporción de la herencia correspondiente a las hijas fue elevada de la decimocuarta a la séptima parte de los bienes inmuebles. Este cambio carecía en gran medida de significado para las mujeres de la clase trabajadora.

49En términos de derechos personales, la esposa rusa no tenía derecho a obtener su propio pasaporte o a vivir separada de su esposo sin su consentimiento; él tenía el derecho de elegir su lugar de residencia, y ella estaba legalmente obligada a vivir allí. Las mujeres fueron finalmente autorizadas a obtener sus propios pasaportes el 12 de marzo de 1914. Las mujeres casadas que vivían separadas ya no necesitaban el permiso de su esposo para obtener un trabajo, ingresar al servicio público o trabajar en instituciones educativas. Esta ley, de mayor alcance que la anterior, era más significativa para las trabajadoras, pero no modificaba significativamente su situación, entre otras cosas por la mayor prevalencia de parejas de hecho entre el proletariado.

  • 30 Rochelle Goldberg Ruthchild, Equality and Revolution: Women’s Rights in the Russian Empire, 1905-1 (...)

50En todos los otros planos los esfuerzos de las feministas fracasaron, incluyendo dos proyectos de ley para extender el voto calificado a las mujeres. Las mujeres sólo obtuvieron el derecho al sufragio universal y a ejercer la abogacía (otro proyecto de ley presentado por las feministas que fue originalmente rechazado), así como igualdad de condiciones con los hombres en los puestos educativos estatales, después de la Revolución de Febrero, como veremos más adelante.30

51La Liga utilizó también otras oportunidades legales para reunir apoyo, organizando asambleas y congresos. El más importante de ellos fue el Primer Congreso de toda Rusia sobre la educación de las mujeres (Первый Всероссийский съезд по образованию женщин), celebrado en San Petersburgo del 26 de diciembre de 1912 al 4 de enero de 1913, cuatro años después del Primer Congreso de Mujeres de toda Rusia. Pero esta vez no hubo debates entre las feministas y las representantes del movimiento de mujeres socialistas: a fin de evitar polémicas como las que tuvieron lugar en el congreso de 1908, el comité organizador prohibió la participación de una delegación de trabajadoras y censuró él mismo todos los debates. Las resoluciones aprobadas en el Congreso incluyeron llamados a la coeducación, a la autonomía de las instituciones educativas y a la eliminación de las restricciones por nacionalidad (Ruthchild 2010, pp. 172-193).

Notes

17 El libro fue finalmente impreso después del congreso, en 1909, y está actualmente disponible online. Аᴧександра Коᴧᴧонтай, Социальные основы женского вопроса. СПб.: Изд. т-ва "Знание", 1909. – 437. [Alexandra Kollontai, Fundamentos sociales de la cuestión de la mujer, San Petersburgo: Editorial "Conocimiento", 1909. 437 pp.] http://books.e-heritage.ru/book/10072576

18 “Por lo tanto, la lucha de liberación de la mujer proletaria no puede ser una lucha como la de la mujer burguesa contra el hombre de su clase; por el contrario, es la lucha con el hombre de su clase contra la clase capitalista… La mujer proletaria lucha contra la sociedad capitalista de la mano con el hombre de su clase (Hand in Hand mit dem Manne ihrer Klasse kämpft die proletarische Frau gegen die kapitalistische Gesellschaft).” (Zetkin 1896, p. 163).

19 Las minutas del congreso fueron publicadas como Труды Первого Всероссийского женского съезда при Русском женском обществе в Санкт-Петербурге, 10-16 декабря 1908 г. СПб., 1909. [Actas del Primer Congreso de Mujeres de toda Rusia en la Sociedad de Mujeres Rusas en San Petersburgo, del 10 al 16 de diciembre de 1908. San Petersburgo, 1909].

20 Karl Kautsky, «Le droit de suffrage pour les femmes: doit-on leur accorder immédiatement et sans transition?», La revue socialiste, tome XLIV, No 260, Août 1906, pp. 145-166. Disponible online en Gallica.

21 Каᴧьманович А., Женское движение и отношение партий к нему // Светᴧана Г. Айвазова, Русские женщины в ᴧабиринте равноправия: очерки поᴧитической теории и истории: документаᴧьные материаᴧы, М.: РИК Русанова, 1998. [Anna Kalmanovich, “El movimiento de las mujeres y la actitud de los partidos hacia él”, reproducido en Svetlana G. Aivazova, Las mujeres rusas en el laberinto de la igualdad: Ensayos sobre teoría política e historia: Materiales documentales, Moscú: RIK Rusanova, 1998.] Disponible online: http://www.owl.ru/win/books/rw/t2_3.htm
Versión portuguesa en Schneider 2017, pp. 21-38.

22 Покровская М. Как женщины доᴧжны бороться с проституцией // Светᴧана Г. Айвазова, Русские женщины в ᴧабиринте равноправия: очерки поᴧитической теории и истории: документаᴧьные материаᴧы, М.: РИК Русанова, 1998. [Maria Pokrovskaia, “Cómo deberían las mujeres luchar contra la prostitución”, reproducido en Svetlana G. Aivazova, Las mujeres rusas en el laberinto de la igualdad: Ensayos sobre teoría política e historia: Materiales documentales, Moscú: RIK Rusanova, 1998.] Disponible online: http://www.owl.ru/win/books/rw/t5_1.htm
Versión portuguesa en Schneider 2017, pp. 52-60.

23 "Mientras exista la esclavitud asalariada, la prostitución es inevitable" (Lenin, "El capitalismo y el trabajo de la mujer”, Pravda, No. 102, 5 de mayo de 1913, en Obras completas, Madrid: Akal, 1971, tomo 19, p. 277).

24 Lenin publicó el “Credo” revisionista-economicista de Kuskova en diciembre de 1899, acompañado de una “Protesta de los socialdemócratas de Rusia”, en una separata de la revista Rabocheye Dyelo, No. 4 – 5, en Lenin, Obras completas, Madrid: Akal Editor, 1976, Tomo IV: 1899-abril de 1901, pp. 169-184. Alexandra Kollontai indicó posteriormente que “E. D. Kuskova, con dos o tres seguidoras más, intentó hacer las paces entre las feministas de tipo cadete y el grupo de mujeres trabajadoras” (Kollontai 1920, p. 57).

25 Кускова Е., Женщины и равноправие, Союз женщин, 1908 г., № 12. // Светᴧана Г. Айвазова, Русские женщины в ᴧабиринте равноправия: очерки поᴧитической теории и истории: документаᴧьные материаᴧы, М.: РИК Русанова, 1998. [Ekaterina Kuskova, “La mujer y la igualdad”, Unión de mujeres, 1908, № 12, reproducido en Svetlana G. Aivazova, Las mujeres rusas en el laberinto de la igualdad: Ensayos sobre teoría política e historia: Materiales documentales, Moscú: RIK Rusanova, 1998.] Disponible online: http://www.owl.ru/win/books/rw/s1_14.htm
Versión portuguesa en Schneider 2017, pp. 134-137.

26 Коᴧᴧонтай А. Женщина-работница в современном обществе // Светᴧана Г. Айвазова, Русские женщины в ᴧабиринте равноправия: очерки поᴧитической теории и истории: документаᴧьные материаᴧы, М.: РИК Русанова, 1998. [Alexandra Kollontai, “La mujer trabajadora en la sociedad contemporánea”, reproducido en Svetlana G. Aivazova, Las mujeres rusas en el laberinto de la igualdad: Ensayos sobre teoría política e historia: Materiales documentales, Moscú: RIK Rusanova, 1998.] Disponible online: http://www.owl.ru/win/books/rw/t4_2.htm
Versión portuguesa en Schneider 2017, pp. 150-159.

27 Kollontai explicó esta situación anómala por Kollontai en su autobiografía de la siguiente manera: “En el año 1908 pertenecía yo a los mencheviques, porque la postura de los bolcheviques frente a la Duma, un seudoparlamento convocado por el zar para calmar los espíritus insurrectos de la época, me obligaba a ello. Con los mencheviques defendí la tesis de que incluso un seudoparlamento debía ser utilizado como tribuna para nuestro partido y de que las elecciones de la Duma deberían emplearse como instrumento de unificación de la clase trabajadora. Sin embargo, difería de los mencheviques en lo tocante a la coordinación de las fuerzas trabajadoras con las liberales para acelerar el derrocamiento del absolutismo. En este punto pertenecía yo realmente a la izquierda radical y hasta fui calificada de «sindicalista» por mis camaradas de partido” (Kollontai 1976, p. 82).

28 Ver la reseña del debate, desde un punto de vista feminista hostil al socialismo, en Laurie Bernstein, Sonia's Daughters: Prostitutes and Their Regulation in Imperial Russia, Berkeley: University of California Press, 1995, Chapter 6: Saving Fallen Women: Salvationists and Socialists. Las minutas del congreso están disponibles online como Труды первого всероссийского съезда по борьбе с торгом женщинами и его причинами, происходившего в С.-Петербурге с 21 по 25 Апреля 1910 года. С.-Петербург: Типо-Ʌитография С.-Петербургской Одиночной Тюрьмы, 1911. [Actas del Primer Congreso de toda Rusia sobre la lucha contra la trata de mujeres y sus causas, que tuvo lugar en San Petersburgo del 21 al 25 de abril de 1910. San Petersburgo: Typo-litografía de la prisión única de San Petersburgo, 1911.] http://istmat.info/node/37476

29 Como resultado de la revolución de 1905, el gobierno zarista se vio obligado a autorizar legalmente a los sindicatos, intentando al mismo tiempo encorsetarlos con disposiciones extremadamente restrictivas, mediante la promulgación, el 4 de marzo de 1906, de un decreto titulado “Reglas provisorias sobre las sociedades y las uniones”, el cual “limitaba las posibilidades de unión de los sindicatos a nivel de la ciudad, de la provincia y del país” (Носах 2001, p. 49).

30 Rochelle Goldberg Ruthchild, Equality and Revolution: Women’s Rights in the Russian Empire, 1905-1917, Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, 2010, pp. 160-162 para los cambios en las leyes sobre la herencia y el pasaporte, pp. 167-171 sobre los proyectos para extender el sufragio a las mujeres presentados ante la tercera y la cuarta Duma.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search