Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

La Razón, Ovalle

Texte intégral

La Razón, Ovalle 23/abril/1906

¡TRABAJADORES!

1Leed este trozo literario, que por escribir estas ideas su autor estuvo en la cárcel como socio de la Mancomunal y redactor de El Trabajo, de Tocopilla.

2“Aquellas pampas donde resonaba el estruendo de la dinamita que descubría los ricos mantos del caliche, esa maquinaria de movimiento perpetuo que elaboraba el salitre, las maestranzas, el carguío y los ferrocarriles, todo eso que llenaba el espacio con los ecos del trabajo, quedó en un silencio de muerte, en un silencio de tumba.

3No ardía un carbón, no se movía una máquina, no funcionaba un brazo. ¿Cómo es que, siendo tan poderosos los millonarios, no vuelven la vida a sus faenas? ¡Ah, los trabajadores tienen allí el ejemplo a la vista, nada se mueve sin su concurso! Si ellos son el motor y el brazo de la vida del trabajo, a ellos les corresponde entonces nivelar el reparto de esa fortuna permanente que elaboran.

4¡Pobres parias azotados durante más de veinte siglos por la maldad burguesa, al fin levantáis esa frente tan hermosa como la de Lucas Froment que, en los pronósticos de Zola, realizará la felicidad humana!”

Luis E. Recabarren S.

Acheter

Volume papier

amazon.fr