Version classiqueVersion mobile

Feminismo y movimiento de mujeres socialistas en la Revolución Rusa

 | 
Cintia Frencia
, 
Daniel Gaido

1. Los orígenes del feminismo y del marxismo en Rusia hasta la revolución de 1905

Texte intégral

Las organizaciones feministas en Rusia

  • 5 Los dos principales partidos burgueses, los Demócratas Constitucionalistas (kadetes) dirigidos por (...)

1Antes de la revolución de 1905, la ausencia de derechos democráticos hizo que no existieran en Rusia organizaciones feministas en el sentido estricto de la palabra, de la misma manera que no existía su contraparte política, los partidos liberales.5 Las mujeres o bien dedicaban sus esfuerzos a exigir su admisión en la educación superior (en 1914 había 25.000 mujeres inscritas en carreras universitarias en diez ciudades, sobre todo en docencia y medicina, y tres de las cuatro organizaciones feministas en los años 1905-1917 fueron lideradas por doctoras), o bien su unían a las organizaciones revolucionarias, en las que llegaron a ocupar posiciones de liderazgo, como lo demuestra el ejemplo de Vera Figner en Narodnaia Volia y el de Vera Zasulich en el grupo Emancipación del Trabajo.

2La principal organización protofeminista (filantrópica) que sobrevivió a la revolución de 1905 y jugó un rol importante luego de ella fue la Sociedad de Ayuda Mutua de las Mujeres Rusas (Русского Женского Взаимно-Бᴧаготворитеᴧьного общества) creada en mayo de 1895 en San Petersburgo y dirigida por Anna Pavlovna Filosofova –quien más tarde se uniría al partido de la burguesía liberal, los kadetes– y Anna Nikitichna Shabanova. La Sociedad operaba dormitorios para mujeres, un centro de cuidado infantil para mujeres trabajadoras, una cafetería y un servicio de empleo, y organizaba cursos de teneduría de libros, mecanografía e idiomas extranjeros, así como series de conferencias. La Sociedad encabezó desde 1902 los esfuerzos para organizar un congreso de mujeres rusas, el cual finalmente tuvo lugar en 1908.

3En 1899 Anna Filosofova fue elegida presidenta del Consejo Internacional de Mujeres (International Council of Women), una de las principales federaciones feministas, creada en 1888 en Washington D.C. bajo el liderazgo de las norteamericanas Elizabeth Cady Stanton y Susan B. Anthony, aunque el ICW no promovía activamente el sufragio femenino para no molestar a sus miembros más conservadores. Cuando Lili Braun, una representante del ala revisionista del Partido Socialdemócrata Alemán, desafió su énfasis estrecho en el trabajo de caridad y benevolencia y planteó el problema de la protección legal del trabajo femenino, las líderes de ICW respondieron con una resolución apoyando la "completa libertad de trabajo" y decidieron no invitar a las delegadas socialistas a su próximo congreso (Stites 1978, p. 176).

4La Sociedad de Ayuda Mutua llegó a tener 1.600 miembros en 1899. Pero este resultó ser el pico de su influencia, y desde 1900 en adelante su membresía cayó bruscamente. En 1905, con sólo 716 miembros, la Sociedad había dejado de ser representativa de la opinión feminista, ya fuera en San Petersburgo o en Rusia en general. (Edmondson 1992, p. 80)

5Poco después del Domingo Sangriento del 9 de enero de 1905, que dio inicio a la revolución de 1905, fue fundada en Moscú la segunda organización feminista de la época, la Unión Panrusa para la Igualdad de Derechos de las Mujeres (Всероссийский союз равноправия женщин), o Unión de Mujeres. Entre sus líderes se encontraban Zinaida Mirovich y Anna Kalmanovich en Moscú, y Liubov Gurevich y Maria Chejova en San Petersburgo.

6El 10 de abril de 1905, la primera asamblea política de mujeres celebrada en Rusia se abrió en la sala del Instituto Educativo Tenishevsky de San Petersburgo, para lanzar oficialmente a la Unión Panrusa para la Igualdad de Derechos de las Mujeres. Asistieron más de mil personas: mujeres profesionales y filántropas de toda Rusia, así como algunas trabajadoras y socialdemócratas. Ariadna Tyrkova y Anna Miliukova (la esposa del futuro líder del partido kadete, Pavel Miliukov) las exhortaron a unirse en la lucha por el sufragio femenino y fueron calurosamente aplaudidas. Pero cuando la socialista Alexandra Kollontai se puso de pie para hablar, el decoro cesó por completo y sus palabras fueron interrumpidas por siseos y abucheos. Kollontai atacó la idea de que podía existir un movimiento de mujeres policlasista en un momento en que las huelgas se estaban extendiendo y se avecinaba una guerra de clases abierta. Según Kollontai, estaba claro por qué justamente en ese momento la Unión de Mujeres quería alejar a las trabajadoras del lugar que les correspondía, entre los socialdemócratas, que era los únicos que habían reconocido las causas económicas de la opresión de las mujeres y se habían comprometido a abolirlas. Sólo una persona apoyó el discurso de Kollontai, una trabajadora solitaria, mientras las feministas se abalanzaban sobre ella enfurecidas. Una gritó que estaba haciéndoles el juego a los antisemitas de las Centurias Negras del zar Nicolás II; otra, que estaba “despertando las pasiones bajas de las trabajadoras”; y otra, que no era más que una “provocadora”. Una escritora llamada Krandievskaya se arrojó sobre ella gritando “¡La horca es demasiado buena para ti!”. (Kollontai 1921a). Las palabras de Kollontai resultaron proféticas: el 3 de junio de 1905, veintiocho mujeres y niños en Ivanovo-Voznesensk, un centro de la industria textil cercano a Moscú y sede del primer Soviet (consejo de diputados obreros) del 15 de marzo al 18 de julio de 1905, fueron asesinados cuando unas 11.000 trabajadoras textiles se declararon en huelga. Olga Gankina, una activista bolchevique, fue despedazada cuando fue descubierta con una maleta llena de armas por un grupo de matones de las Centurias Negras, y su ejemplo inspiró a otras mujeres a unirse a los grupos de lucha bolcheviques.

7El programa de la Unión Panrusa para la Igualdad de Derechos de las Mujeres, adoptado en un congreso celebrado del 7 al 10 de mayo de 1905, afirmaba que "la lucha por los derechos de las mujeres es parte de la lucha por la liberación política de Rusia" y exigía "protección laboral para las trabajadoras y seguro obligatorio a la par con los trabajadores masculinos, apertura de todas las áreas del sector público y de servicios a las mujeres, coeducación y abolición de todas las leyes de prostitución" (es decir, del sistema de inspección médico-policial y de la "tarjeta amarilla", el pasaporte especial para las prostitutas), igualdad de derechos para las mujeres campesinas en todas las futuras reformas agrarias, igualdad jurídica entre hombres y mujeres, incluyendo las mujeres casadas, elección de una asamblea constituyente a través del sufragio universal femenino y masculino, plena vigencia de los derechos civiles, abolición de la pena capital y autonomía nacional. La membresía estaba abierta a mujeres y hombres. Las socialistas que buscaban un vínculo más explícito con una agenda revolucionaria fueron derrotadas en este congreso: una resolución que vinculaba la liberación de las mujeres con la abolición de la división de la sociedad en clases fue rechazada, así como una resolución mucho más modesta que reclamaba incluir en el programa la demanda de la jornada laboral de 8 horas (Ruthchild 2010, pp. 50-51; Edmondson 1992, p. 87).

8En julio de 1905, la Unión de Uniones, una suerte de federación de organizaciones liberales dirigida por Pyotr Struve y embrión del futuro Partido Constitucional Democrático (kadete), aceptó a la Unión de Mujeres como organización afiliada. El futuro líder de los kadetes, Pavel Miliukov, se opuso, aunque la Unión de Mujeres incluía entre sus líderes a su mujer, Anna Miliukova. Aunque la Unión de Mujeres fue finalmente aceptada, el primer congreso del Partido kadete, fundado en Moscú el 17 de octubre de 1905, incluyó el sufragio femenino en su programa por una mayoría de tan sólo 2 votos (sobre un total de 80), y esta demanda no fue hecha vinculante para sus miembros y diputados. Aun así, la feminista Ariadna Tyrkova se convirtió en miembro del Comité Central de los kadetes, y la demanda del sufragio femenino fue finalmente hecha vinculante para los miembros del partido kadete en su segundo congreso, celebrado en enero de 1906 –aunque tanto Miliukov como Peter Struve, otro prominente dirigente liberal, volvieron a oponerse a la misma (Ruthchild 2010, pp. 68-69).

9El 17 de octubre de 1905, una huelga general y la creación del Soviet de diputados obreros de San Petersburgo arrancaron al autócrata ruso una serie de libertades democráticas, incluyendo la convocatoria a elecciones a un parlamento con facultades limitadas (la Duma), en el así llamado “Manifiesto de Octubre”. Pero cuando el zar anunció sus planes para la nueva Duma, cerró la puerta a "personas del sexo femenino". No sólo eso, sino que las reglas para el personal estipulaban que "las mujeres serán empleadas en las oficinas de la Duma sólo como mecanógrafas, contables, bibliotecarias y taquígrafas" (Ruthchild 2010, p. 92).

10La Unión de Mujeres presentó peticiones a las Dumas de las ciudades y a los zemstva (organizaciones municipales) para que se otorgase el derecho a voto a las mujeres. Cuando la Unión de Mujeres inició una campaña para presentar una petición ante la Primera Duma, luego de que ésta comenzara a sesionar en abril de 1906, para la adopción del sufragio femenino, los miembros más radicales de la Unión dirigieron su propia petición a los Trudoviques (Laboristas), la fracción del Partido Socialista Revolucionario que se negó a boicotear las elecciones. A principios de 1906 la Unión de Mujeres también abrió su propio club, el Club Político de las Mujeres, para promover esta campaña, y durante un tiempo atrajeron a un número importante de mujeres trabajadoras. Para marzo de 1906, la Unión de Mujeres había abierto cuatro clubes políticos femeninos, estaba enviando mujeres a las aldeas y a las fábricas para obtener firmas para su petición a la Duma, y estaba celebrando asambleas en todo el país. Pero en julio de 1906 el zar disolvió la primera Duma, y a fines del verano de 1906, la mayoría de los clubes de mujeres, incluyendo los afiliados a la Unión de Mujeres, habían sido cerrados por la policía. En 1904, en el congreso de Berlín del International Council of Women, se formó una organización separada para federar a las asociaciones sufragistas nacionales: la Alianza Internacional para el Sufragio Femenino (International Woman Suffrage Alliance), dirigida por las cautelosas Carrie Chapman Catt en los Estados Unidos y por Millicent Fawcett en Gran Bretaña, quienes rechazaban las tácticas militantes de las sufragistas inglesas. La Unión de Mujeres fue invitada a unirse a la International Woman Suffrage Alliance en 1905, y una delegación rusa participó en su tercer congreso celebrado en Copenhague en 1906.

11En su apogeo en 1906, la Unión de Mujeres llegó a tener 8.000 miembros y 78 sucursales en 65 ciudades, lo que la transformó en la mayor organización feminista rusa. La Unión organizó campañas de peticiones en favor del sufragio femenino ante la primera y la segunda Duma, en las que se recolectaron decenas de miles de firmas. Según Alexandra Kollontai:

La mayoría de las cuarenta mil personas que firmaron las peticiones enviadas a la primera y segunda Dumas exigiendo que el sufragio se extendiera a las mujeres eran mujeres trabajadoras. Esto es evidencia de que las mujeres trabajadoras ya no eran indiferentes a su falta de derechos civiles y políticos. Las firmas recogidas por las organizaciones de mujeres burguesas, incluida la Unión para la Igualdad de Derechos de las Mujeres, provenían de las fábricas. Sin embargo, la buena disposición de estas mujeres para firmar peticiones organizadas por mujeres de otra clase muestra que su despertar político sólo había dado algunos pasos adelante y se había detenido a mitad de camino. Las mujeres trabajadoras comenzaron a sentir su condición política inferior en términos de su sexo, pero todavía no podían relacionar esto con la lucha general de su clase. Todavía tenían que encontrar el camino que llevaría a las mujeres proletarias a la liberación; todavía se aferraban a las faldas de las feministas burguesas. Las feministas utilizaron todos los medios para establecer contacto con las mujeres trabajadoras y ganarlas a su lado. Intentaron obtener su apoyo y organizarlas en sindicatos de mujeres que supuestamente estaban "por encima de las clases", pero que en realidad eran burgueses de principio a fin. Sin embargo, un sano instinto de clase y una profunda desconfianza hacia las "señoras" salvó a las mujeres trabajadoras de ser desviadas hacia el feminismo, y de cualquier conexión larga y permanente con las feministas burguesas (Kollontai 1920, p. 44).

  • 6 Rochelle Goldberg Ruthchild, Equality and Revolution: Women’s Rights in the Russian Empire, 1905-1 (...)

12La Unión de Mujeres, o para ser más exactos algunas de sus integrantes bajo la dirección de Maria Chejova, comenzaron a publicar la revista mensual Unión de Mujeres (Союз женщин) en junio de 1907, pero su membresía se redujo rápidamente y finalmente la organización colapsó poco después del comienzo del periodo de reacción, en 1908. La revista misma la sobrevivió por casi dos años, hasta diciembre de 1909, pero sus contenidos se fueron derechizando cada vez más: mientras que uno de sus primeros números en octubre de 1907 afirmaba que la liberación total de las mujeres sería posible "sólo cuando se ponga fin a toda explotación de una persona por otra, es decir, bajo el socialismo", hacia el final de su existencia Unión de Mujeres llegó a publicar artículos en defensa de la propuesta de los Octubristas (el ala derecha de la burguesía, así llamada porque apoyaba el “Manifiesto de Octubre” del zar Nicolás II) en la tercera Duma de extender el sufragio calificado a las mujeres.6

  • 7 Una selección de artículos de la revista El heraldo de la mujer aparece en Светᴧана Г. Айвазова, Р (...)

13La exclusión de las mujeres de las elecciones a la Duma en el “Manifiesto de Octubre” fue una de las razones para la creación en San Petersburgo, el 15 de diciembre de 1905 de una tercera organización feminista, mucho más pequeña: el Partido Progresista de las Mujeres (Женской прогрессивной партии) dirigido por Maria Ivanovna Pokrovskaia, quien un año antes, en septiembre de 1904, había comenzado a editar la revista El heraldo de la mujer (Женский вестник), la publicación feminista rusa de más larga trayectoria (1904-1917).7 El Partido Progresista de las Mujeres se convirtió en la segunda organización política feminista nacida como resultado de la revolución de 1905, aunque, como creyente en la existencia de una “esencia” femenina, Pokrovskaia deploraba la violencia revolucionaria como una característica masculina. Las mujeres, escribió en diciembre de 1905, durante la insurrección de Moscú, "sabemos que no es a través de la violencia y la matanza que podemos recrear la vida, sino sólo a través de una reforma pacífica" (Ruthchild 2010, p. 61). El programa del Partido Progresista se asemejaba al programa de la Unión de Mujeres en muchos detalles, con demandas similares de libertades civiles y políticas, de derecho al sufragio femenino, de igualdad de derechos en la familia, en el acceso a la tierra, en la educación y en el empleo, de coeducación, de igualdad jurídica de la mujer, de derecho al divorcio y de igualdad ante la ley de los hijos ilegítimos. Ambas organizaciones rechazaban la regulación estatal de la prostitución, el sistema de inspección médico-policial y el pasaporte especial para las prostitutas. Una integrante de la Sociedad de Ayuda Mutua desde su formación en 1895, y luego de la Unión de Mujeres, la Dra. Pokrovskaia había practicado la medicina durante muchos años entre las trabajadoras fabriles. Por su larga experiencia en el tratamiento de prostitutas, había desarrollado un poderoso desprecio por sus clientes, que había proyectado a todo el mundo de los hombres y de la política convencional. Mientras que la Unión de Mujeres abrió su membresía a los hombres, el Partido Progresista los excluyó.

14El Partido Progresista de las Mujeres apoyaba una “monarquía constitucional democrática”. Aunque exigía reformas para las trabajadoras, incluyendo la introducción de inspectoras de fábrica, una licencia por maternidad de diez meses, guarderías en las fábricas y salario igual por igual trabajo, se oponía a las huelgas. El Partido Progresista solicitó permiso legal para operar, y el gobierno le permitió abrir un club en San Petersburgo en diciembre de 1906, que se convirtió en el centro de sus actividades, pero nunca obtuvo apoyo serio fuera de la capital. Al igual que la Unión de Mujeres, el Partido Progresista de las Mujeres intentó presionar a los diputados de la Duma para que apoyaran los derechos de la mujer, aunque Pokrovskaia tenía menos ilusiones que los miembros de la Unión de Mujeres en los liberales rusos, llegando a declarar, ante las tácticas obstruccionistas de Miliukov en la Duma en relación al sufragio femenino: "Entiendo a las mujeres socialdemócratas, ¡pero no entiendo a las mujeres kadetes!" (Ruthchild 2010, p. 78).

El movimiento de mujeres socialistas en Rusia

  • 8 Existe una biografía de Krupskaya en inglés: Robert H. McNeal, Bride of the Revolution: Krupskaya (...)
  • 9 En un artículo de 1909, titulado “¿Se deben enseñar ‘cosas de mujeres’ a los niños?”, Krupskaya af (...)

15El primer –y por una década el único– intento autóctono de las socialistas rusas de analizar la situación de las trabajadoras fue el panfleto de Nadezhda Krupskaya La mujer trabajadora, escrito en 1899, cuando solo tenía 20 años, y publicado por Iskra bajo el seudónimo “Sablina” en 1900.8 El folleto estaba destinado a demostrar que “las condiciones de la trabajadora son particularmente difíciles porque es miembro de la clase trabajadora, sus condiciones están estrechamente ligadas a las condiciones de toda la clase trabajadora, y sólo la victoria de la clase trabajadora, del proletariado, puede liberar a las mujeres”. La primera sección, titulada “La mujer como miembro de la clase trabajadora”, recordando que la ley de 2 de junio de 1897 había fijado la jornada laboral máxima en 11 horas y media diarias, describía en detalle las condiciones laborales de distintas secciones de las trabajadoras. La segunda sección, titulada “Las condiciones de las mujeres trabajadoras en la familia”, analizaba la situación de dependencia tradicional de la mujer con relación al padre y al marido, y cómo esa situación estaba siendo alterada por el crecimiento del trabajo asalariado entre las mujeres. Esto sentaba las condiciones para relaciones más igualitarias entre los sexos, pero también, en aquellas ramas de la producción en los que los salarios de las mujeres no cubrían su subsistencia, para el florecimiento de la prostitución, abiertamente fomentada por los empleadores como un “suplemento” al salario. La tercera sección, titulada “Las mujeres y la crianza de los niños”, describía las terribles condiciones en las que los niños eran criados en las aldeas y en las barriadas obreras rusas y recordaba que los socialistas defendían la educación social de los niños, lo cual significaba “que la sociedad proporcionará al niño no sólo los medios de existencia, sino que cuidará de que tenga todo lo necesario para que se desarrolle completamente y en todos los sentidos”, mediante la creación de jardines de infancia y de escuelas ligadas al trabajo productivo.9

16Como ya vimos, en el tercer congreso de la Internacional Socialista celebrado en Zúrich en 1893 había tenido lugar la ruptura oficial de las socialistas con la ideología feminista, cuando Clara Zetkin introdujo la demanda de legislación protectora para el trabajo femenino. Al final de su folleto, Krupskaya sintetizaba las demandas de legislación protectora del trabajo femenino adoptadas en el congreso de Zúrich (jornada laboral de ocho horas diarias y de 44 horas semanales, con un descanso de al menos 42 horas seguidas, licencia por maternidad de ocho semanas antes y ocho semanas después del parto, igualdad salarial para mujeres y hombres que realizaran el mismo trabajo, etc.). Dado que la agitación por tales medidas era imposible en la situación de ausencia de libertades vigente entonces en Rusia, el folleto concluía con un llamado a las trabajadoras a volverse políticamente conscientes y a tomar parte activa en todas las luchas de su clase. Los trabajadores demandaban el sufragio universal que les permitiría enviar a sus propios representantes al parlamento, así como la libertad política, y las trabajadoras debían asumir un rol activo en esta lucha por los derechos políticos: “A fin de obtener una verdadera protección laboral, los trabajadores deben conquistar la libertad política, como lo han hecho sus hermanos, los trabajadores europeos. La lucha política es la única forma en que los trabajadores pueden lograr mejorar en su condición. En la lucha por mejores condiciones de trabajo, por la libertad política y por un futuro mejor, la trabajadora irá del brazo del hombre trabajador.”

17La obra de Krupskaya, una de las principales constructoras, junto con Lenin, del Partido Bolchevique, también ofrece información reveladora sobre las causas de la prostitución en Rusia y su relación con la esclavitud asalariada de las obreras, a las cuales los patrones incitaban abiertamente a prostituirse para complementar sus salarios de hambre:

  • 10 Надежды Константиновны Крупской, Женщина-работница (1899) // Педагогические сочинения. Том I. Авто (...)

Recientemente, en mayo de 1899, hubo una gran agitación laboral en Riga Estas perturbaciones comenzaron con el hecho de que las mujeres de la fábrica de yute exigían un aumento de salarios. Fueron al gobernador para quejarse de la administración de la fábrica. En el camino, las mujeres fueron detenidas y encerradas en la prisión Alexander. Los trabajadores de la planta de Fénix y otros comenzaron a liberar a las mujeres detenidas. El gobernador ordenó que se desplegaran las tropas y, del 5 al 15 de mayo, Riga se convirtió en un campo de batalla: las tropas dispararon a los trabajadores, los trabajadores arrojaron piedras a las tropas, rompieron las ventanas y prendieron fuego a los edificios. Pero la principal furia de los trabajadores se dirigió a las casas de tolerancia; en una noche 11 prostíbulos fueron destruidos. ¿Por qué los trabajadores se apresuraron a destruir los burdeles? ¿Cuál fue la relación con la huelga y la agitación de los trabajadores? ¿Cuál era la conexión con los prostíbulos? La conexión era directa, porque cuando los trabajadores reclamaron ante la imposibilidad de que sus esposas e hijas sobrevivieran con sus salarios, las autoridades cínicamente respondieron que sus esposas e hijas podían hacer dinero extra en los burdeles. ¡Por lo tanto, la prostitución fue señalada abiertamente como la única manera que tenía una trabajadora de sobrevivir con su miserable salario! ¿Quién puede entonces culpar a una mujer forzada a venderse? ¿Quién puede culpar a una mujer forzada a elegir el único ingreso disponible ante la perspectiva de una existencia miserable de semi-inanición o directamente de hambre? Este ingreso está lejos de ser obtenido "fácilmente". Hay que escuchar cuán arrogantemente hablan los burgueses bien alimentados y sus esposas acerca de la "corrupción" de las mujeres y de las niñas de las fábricas. Estas señoras-que nunca han experimentado la necesidad-pronuncian la palabra "prostituta" son disgusto hipócrita.
¡Los profesores burgueses no se avergüenzan en declarar que las prostitutas no son esclavas, sino que, voluntariamente eligen su camino! Es la misma hipocresía repugnante que les hace declarar que nada impide a un trabajador salir de la fábrica donde no puede respirar debido al polvo, los humos tóxicos, el calor, etc. Él también permanece allí "voluntariamente" y continúa trabajando "voluntariamente" entre 16 y 18 horas por día.10

18Haciéndose eco del programa desarrollado por los socialistas alemanes, el Programa del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, adoptado en el segundo congreso celebrado en julio-agosto de 1903 —congreso en el que tuvo lugar la escisión entre bolcheviques y mencheviques por cuestiones organizativas (ambas tendencias compartieron el mismo programa hasta 1905)—, incluía la demanda del sufragio universal para ambos sexos, y estos dos puntos específicos sobre la protección de las trabajadoras:

  • 11 El Proyecto de Programa del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia redactado por Lenin en abril-m (...)

6. Prohibición del trabajo de la mujer en todas las ramas de la producción nocivas para la salud de la mujer; relevar del trabajo a las mujeres durante ocho semanas antes y ocho semanas después del parto [es decir, licencia por maternidad].
7. Instalación de guarderías para niños de pecho y de corta edad y de salas para la lactancia en todas las fábricas y otras empresas en que trabajen mujeres; las madres, durante la lactancia, estarán autorizadas a suspender el trabajo durante media hora, con intervalos no mayores de tres horas.11

  • 12 Beate Fieseler calculó que unas 2.100 mujeres fueron socialdemócratas activas antes de 1905, y que (...)
  • 13 Ver al respecto el artículo de Eric Blanc, “Finlandia 1906: Las raíces revolucionarias del sufragi (...)

19Hasta el año de la primera revolución rusa, en 1905, el movimiento de mujeres trabajadoras rusas fue principalmente de carácter económico: las trabajadoras participaron en numerosas huelgas desde finales del siglo XIX, pero hesitaban ante la idea en sumarse al Partido Socialdemócrata en grandes cantidades (Kollontai 1920, pp. 39-41).12 La revolución de 1905 permitió por primera vez el surgimiento tanto de organizaciones feministas como de organizaciones especiales de obreras en Rusia —además de conducir a la adopción del sufragio femenino en Finlandia (el primer país del mundo en hacerlo) en julio de 1906.13 En abril de 1907 comenzaron a celebrarse asambleas de trabajadoras bajo los auspicios del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, pero éstas fueron prohibidas poco después por la policía en el marco de la represión general: el 3 de junio de 1907 fue disuelta la Segunda Duma, que se había reunido en febrero, y los 56 diputados socialdemócratas fueron arrestados y en su mayoría condenados a largos periodos de prisión y trabajos forzados. Ante esta situación, el comité del Partido Socialdemócrata de San Petersburgo decidió apoyar la celebración de asambleas legales de mujeres en los clubes de trabajadoras.

20El primer club patrocinado por las socialistas para el proletariado femenino fue abierto en San Petersburgo en 1907, cerca de la sede del Sindicato de Trabajadores Textiles. Utilizando un nombre filantrópico inofensivo que encajaba dentro de la rúbrica de las actividades centradas en las mujeres aprobadas por el gobierno, la Sociedad de Ayuda Mutua de las Trabajadoras (общество Взаимопомощь работниц) obtuvo la aprobación de su estatuto con bastante rapidez, en un mes y medio. Sus organizadoras incluyeron tanto a Kollontai (quien militó en las filas del bolchevismo en 1904 y 1905, pasó al menchevismo de 1906 a 1914 y retornó finalmente al Partido Bolchevique en 1915), como a un grupo de mujeres trabajadoras. Sus actividades incluyeron conferencias y una biblioteca; estaba abierto todas las noches y tenía entre doscientos y trescientos miembros. La Sociedad de Ayuda Mutua de las Trabajadoras deliberadamente no se identificó con ninguna de las facciones socialdemócratas. Tanto los bolcheviques como los mencheviques la frecuentaron; Vera Zasulich asistió a su primera asamblea. No todo no fue sencillo: el club era una iniciativa de “frente único” entre las distintas facciones del Partido Socialdemócrata, lo cual causó fricciones, y algunos de sus miembros fundadores, como Kollontai, tuvieron que pasar a la clandestinidad y luego al exilio. Sin embargo, el club continuó sus actividades hasta 1913, cuando fue cerrado por la policía. Muchos de sus miembros fueron obligados a abandonar San Petersburgo.

  • 14 Sobre la historia de la Internacional de Mujeres Socialistas ver Cintia Frencia y Daniel Gaido, El (...)
  • 15 Alexandra Kollontai, Women Workers Struggle for Their Rights (1919), 1. The Socialist Movement of (...)

21Hemos visto que las marxistas rusas seguían los lineamientos de las socialistas alemanas, cuya política se vio plasmada en el plano internacional en la resolución a favor del sufragio universal femenino adoptada por la Primera Conferencia de la Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Stuttgart en agosto de 1907, conferencia a la cual Alexandra Kollontai asistió como la delegada por Rusia.14 Antes de participar en la Conferencia de Stuttgart, Alexandra Kollontai asistió a la Conferencia de Mujeres (Frauenkonferenz) del Partido Socialdemócrata alemán celebrada en Mannheim en septiembre de 1906, que sirvió para prepararla. Allí conoció a las principales líderes del movimiento de mujeres socialistas alemán: Clara Zetkin, Luise Zietz y Ottilie Baader. Kollontai confiaba en que sus camaradas rusos podían ser persuadidos de aceptar el modelo alemán, basado en "la fusión de las mitades masculinas y femeninas de la clase trabajadora en la organización del Partido, conservando la autonomía de la agitación entre las mujeres de la clase trabajadora".15

22Alexandra Kollontai estuvo presente en la Primera Conferencia de la Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Stuttgart en agosto de 1907. Kollontai fue la única delegada rusa en esta asamblea de 58 delegadas de los partidos socialistas de catorce países. La principal organizadora la Conferencia de Stuttgart fue Clara Zetkin, quien invitó a Kollontai y a Rosa Luxemburg a hospedarse en su casa. Las delegadas tuvieron sólo dos días, del 17 al 19 de agosto de 1907, para elaborar las resoluciones sobre el sufragio universal femenino y sobre la creación de un Buró internacional de mujeres socialistas para presentar ante el Congreso de la Segunda Internacional celebrado en Stuttgart inmediatamente después de la Conferencia. Kollontai apoyó las mociones de Zetkin en la Conferencia de Stuttgart y en su intervención dijo lo siguiente sobre las características del movimiento de mujeres socialistas en Rusia:

No hemos tenido hasta ahora en Rusia un movimiento específico de trabajadoras o de mujeres. Las trabajadoras con conciencia de clase han tomado parte en el movimiento de liberación al lado de los varones, en el mismo marco [organizativo]. La Socialdemocracia rusa también ha representado siempre los intereses de las trabajadoras, y las mujeres rusas con conciencia de clase se han unido en gran número al Partido Socialdemócrata y a los sindicatos —sobre todo a los sindicatos, que han crecido muy rápidamente. Ahora, sin embargo, tenemos que pasar por un momento difícil en Rusia. El movimiento de mujeres proletarias ha encontrado un nuevo enemigo en el movimiento de mujeres burgués, del cual no existían trazos hace tan solo tres años atrás [es decir, antes del estallido de la revolución de 1905]. Ahora ha brotado como un hongo después de la lluvia. Hay mujeres kadetes-radicales que son políticamente muy decididas, pero totalmente atrasadas en lo que concierne a la legislación social. También hay mujeres progresistas, y finalmente una “Unión de Mujeres auténticamente rusas” [patrocinada por la emperatriz] que están ávidas de beber la sangre de nuestros abnegados luchadores revolucionarios. ¡Una bella organización del bello sexo! Ahora debemos luchar contra todas estas mujeres burguesas, y así proseguimos la lucha contra el absolutismo, hombres y mujeres juntos. ¡Las vamos a derrotar, y esta derrota será una victoria para todo el mundo! (fuertes aplausos) (Erste Internationale Konferenz Sozialistischer Frauen, Stuttgart 1907, pp. 131-132).

  • 16 Alexandra Kollontai, "Aus meinem Leben und aus meiner Arbeit", Proletarskaja Rewoluzija, Nr. 3,192 (...)

23Alexandra Kollontai fue la figura dominante del movimiento de mujeres socialistas en Rusia desde la revolución de 1905 hasta la publicación de Rabotnisa en 1914. Pero Kollontai no actuaba sola en este sentido en Rusia, sino que estaba acompañada por un círculo de mujeres socialistas que incluía a trabajadoras como Marusya Burko, Anna Semenova y Maria Antonova, a quienes se sumaron, a principios de 1907, Anna Osipova, una trabajadora textil bolchevique; una enfermera bolchevique llamada Efremova; Klavdia Nikolaeva, un tipógrafa que se había unido a los bolcheviques a la edad de catorce años en 1905, y las también bolcheviques Konkordia Samoilova y Praskovia Kudelli.16

Notes

5 Los dos principales partidos burgueses, los Demócratas Constitucionalistas (kadetes) dirigidos por Pavel Miliukov y la Unión del 17 de octubre (“Octobristas”) dirigidos por Alexander Guchkov, fueron creados en 1905. En inglés hay dos historias del feminismo en Rusia en el período en consideración: Linda Edmondson, Feminism in Russia: 1900-1917, Stanford University Press, 1984, y Rochelle Goldberg Ruthchild, Equality and Revolution: Women’s Rights in the Russian Empire, 1905-1917, University of Pittsburgh Press, 2010.

6 Rochelle Goldberg Ruthchild, Equality and Revolution: Women’s Rights in the Russian Empire, 1905-1917, Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, 2010, pp. 93-100. Una selección de artículos de la revista Unión de Mujeres aparece en Светᴧана Г. Айвазова, Русские женщины в ᴧабиринте равноправия: очерки поᴧитической теории и истории: документаᴧьные материаᴧы, М.: РИК Русанова, 1998. [Svetlana G. Aivazova, Las mujeres rusas en el laberinto de la igualdad: Ensayos sobre teoría política e historia: Materiales documentales, Moscú: RIK Rusanova, 1998.] Disponible online:
http://www.owl.ru/win/books/rw/index.htm

7 Una selección de artículos de la revista El heraldo de la mujer aparece en Светᴧана Г. Айвазова, Русские женщины в ᴧабиринте равноправия: очерки поᴧитической теории и истории: документаᴧьные материаᴧы, М.: РИК Русанова, 1998. [Svetlana G. Aivazova, Las mujeres rusas en el laberinto de la igualdad: Ensayos sobre teoría política e historia: Materiales documentales, Moscú: RIK Rusanova, 1998.] Disponible online:
http://www.owl.ru/win/books/rw/index.htm

8 Existe una biografía de Krupskaya en inglés: Robert H. McNeal, Bride of the Revolution: Krupskaya and Lenin, Ann Arbor, Michigan: The University of Michigan Press, 1972.

9 En un artículo de 1909, titulado “¿Se deben enseñar ‘cosas de mujeres’ a los niños?”, Krupskaya afirmaba que “La escuela libre lucha contra todos los prejuicios que dañan la vida de las personas. El prejuicio de que las tareas domésticas son sólo dignas de seres con necesidades inferiores socava las relaciones entre hombres y mujeres, introduciendo en ellas un principio de desigualdad… La escuela libre, al enseñar trabajos manuales, no debe diferenciar entre niños de distintos sexos. Es preciso que los niños y las niñas aprendan de la misma forma a hacer todo lo necesario en el trabajo doméstico, y que no consideren indigno realizarlo”. Krupskaya concluía afirmando: “Es claro que sería ridículo esperar grandes consecuencias de enseñar ‘cosas de mujeres’ a los niños, pero se trata de uno de esos detalles que corresponden al espíritu general de la escuela libre a los cuales es preciso prestar atención” (Schneider 2017, pp. 90-91).

10 Надежды Константиновны Крупской, Женщина-работница (1899) // Педагогические сочинения. Том I. Автобиографические статьи. Дореволюционные работы, Москва: Издатеᴧьство Академии педагогических наук, 1957, C. 88-89. [Nadezhda Konstantinovna Krupskaya, La mujer trabajadora (1899), reproducido en Krupskaya, Obras pedagógicas, Vol. I: Artículos autobiográficos. Obras prerrevolucionarias, Moscú: Editorial de la Academia de Ciencias Pedagógicas, 1957, pp. 88-89.]

11 El Proyecto de Programa del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia redactado por Lenin en abril-mayo de 1917 hacía los siguientes agregados (en cursiva) a las demandas de protección laboral de las mujeres incluidas en el programa adoptado por los marxistas rusos en 1903: “6. Prohibición del trabajo de la mujer en todas las ramas de la producción nocivas para la salud de la mujer; prohibición del trabajo nocturno; relevar del trabajo a las mujeres durante ocho semanas antes y ocho semanas después del parto, sin pérdida del salario y con asistencia médica y medicinas gratuitas.” A la demanda siguiente, se agregaba al final: “concesión de subsidio por lactancia a estas madres y reducción de su jornada de trabajo a seis horas”. (Lenin, “Materiales sobre la revisión del programa del partido”, abril-mayo de 1917, en Obras completas, Madrid: Akal, 1977, tomo 25, p. 459.)

12 Beate Fieseler calculó que unas 2.100 mujeres fueron socialdemócratas activas antes de 1905, y que las militantes del POSDR constituían entre el 11% y el 15% de la membresía total del partido antes de 1917 (Fieseler 1989, pp. 195-196). Ver las biografías de 545 mujeres que se unieron al Partido Bolchevique hasta fines de la guerra civil en 1921 en Barbara Evans Clements, Bolshevik Women, Cambridge University Press, 1997. Sin embargo, la autora atribuye, arbitrariamente y contra toda evidencia, el mote de feministas a las militantes bolcheviques, un procedimiento que ya había utilizado en su biografía de Kollontai: Barbara Evans Clements, Bolshevik Feminist: The Life of Aleksandra Kollontai, Bloomington: Indiana University Press, 1979.

13 Ver al respecto el artículo de Eric Blanc, “Finlandia 1906: Las raíces revolucionarias del sufragio femenino”, Sin Permiso, 08/03/2015. old.sinpermiso.info/artículos/ficheros/femhis.pdf

14 Sobre la historia de la Internacional de Mujeres Socialistas ver Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la emancipación de la mujer trabajadora: De la Internacional de Mujeres Socialistas a la Revolución Rusa, Universidad de Santiago de Chile: Editorial Ariadna, 2016, pp. 68-101, y la tesis no publicada de Jürgen Kirchner, Herausbildung und Geschichte der Sozialistischen Fraueninternationale und zu den Anfängen des Internationalen Frauentages. Ein Beitrag zur Geschichte der II. Internationale, Dresden, Pädagogische Hochschule, Diss. B, 1983.

15 Alexandra Kollontai, Women Workers Struggle for Their Rights (1919), 1. The Socialist Movement of Women Workers in Different Countries, London: Falling Wall Press, 1971. La Resolución de la cuarta conferencia de mujeres socialistas alemanas celebrada en Mannheim sobre el sufragio femenino (23 de septiembre de 1906) aparece como apéndice a Cintia Frencia y Daniel Gaido, El marxismo y la liberación de las mujeres trabajadoras: de la Internacional de Mujeres Socialistas a la Revolución Rusa, Santiago de Chile: Editorial Ariadna, 2016, pp. 163-166. http://oapen.org/search?identifier=619630

16 Alexandra Kollontai, "Aus meinem Leben und aus meiner Arbeit", Proletarskaja Rewoluzija, Nr. 3,1921 (mit dem Titel „Autobiographischer Abriss“), in Kollontai, „ Ich habe viele Leben gelebt“: Autobiographische Aufzeichnungen, Berlin: Dietz Verlag, 1980, S. 115-163. [Alexandra Kollontai, "De mi vida y de mi trabajo", Revolución proletaria, N ° 3,1921 (publicado originalmente con el título "Esbozo autobiográfico"), en Kollontai, "He vivido muchas vidas": Apuntes autobiográficos, Berlin: Dietz Verlag, 1980, pp. 115-163.] Este esbozo autobiográfico de Kollontai contiene la mejor descripción de su trabajo entre las mujeres socialistas, en particular en torno al Congreso de diciembre de 1908. Sólo fue traducido al alemán y no debe ser confundido con su “Autobiografía” de julio de 1926, traducida al castellano en Kollontai 1976, pp. 67-117. Después de la revolución bolchevique Kudelli editó un folleto sobre el rol de la trabajadoras de la capital en la revolución de 1905: Прасковья Ф. Кудеᴧᴧи,, Работница в 1905 г. в С.-Петербурге. Сборник статей и воспоминаний. Сост. П. Ф. Кудеᴧᴧи. Λенинград: Рабочее издатеᴧьство "Прибой", Сектор "Работница и крестьянка", 1926. -88 с. [Praskovia F. Kudelli, La mujer trabajadora en 1905 en San Petersburgo: Colección de artículos y memorias. Comp. P. F. Kudelli. Leningrado: Editorial de trabajo Priboy, Sector "Trabajadora y mujer campesina", 1926. 88 p.]

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search