Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Eco Obrero

Texte intégral

El Eco Obrero, Concepción 26/noviembre/1904

LA VIDA EN COMUN I

1Para los enemigos de la felicidad humana, para los egoístas que sólo quieren un relativo y falso bienestar, para los fatuos que desean ostentar poder y para todos los indiferentes que no se conduelen de la desgracia inmensa que hacen sufrir a los pueblos, todas las ideas proclamadas por nosotros tendientes a producir la vida igualitaria, feliz, en común, son para ellos utopía y desorden. Yo considero que un pueblo sin gobierno, sin leyes, sin soldados, sin frailes, sin patrones, sin dinero, sería mucho, pero mucho más feliz que lo que hoy pueden suponer los que poseen dinero. Muchos dicen que sin leyes y sin gobierno no se puede vivir, porque habría más crímenes y más robos que hoy, o que muchos no querrían trabajar. Pero, todo esto no es sino fruto de la ignorancia y de la ninguna noción que poseen acerca del problema social de que hoy nos ocupamos.

2Yo haré esta pregunta: ¿si todos los seres humanos tienen asegurada su alimentación y apetitos a su gusto, su vestuario y el de su familia, como las comodidades de su hogar, y se encuentra rodeado de todo lo que apetecen sus sentidos, qué hombre en estas condiciones de vida robaría o jugaría y quién mataría a otro para robarle? ¿qué mujer se prostituiría por hambre o por falta de fuerzas para trabajar, como hoy?

3Aquí hay resuelto un punto que es indiscutible: teniendo el hombre todo lo que necesita, disminuirían en grande escala los vicios y males que hoy afectan a muchos seres humanos, por un lado, y por otro, disminuirían las miserias y desgracias que ocurren.

4¡Que muchos no trabajarán! Esto es un error creerlo. Si hoy algunos no trabajan es porque se odia el trabajo en las condiciones abrumadoras que se les obliga a efectuarlo, pero esto no sucederá cuando el trabajo sea sencillo y corto, por ejemplo, de 4 horas al día.

5Nadie puede gozar de buena salud en la inactividad, todos necesitan hacer algún trabajo para sentirse con más vida, con más fuerza. Trabajando todos para la producción del consumo y multiplicando la maquinaria que reemplaza las fuerzas del hombre, el trabajo quedará reducido a una simple distracción. Todos los obreros, que suman algunos millones, que hoy trabajan haciendo cañones, buques de guerra, balas, explosivos y construcciones de fortificaciones, los que hacen objetos de culto religioso; todos los empleados de oficinas fiscales, municipales, de juzgados, de almacenes, los militares y los frailes, todos los abogados y vagos de la burguesía; todos los trabajadores sin trabajo y los que hacen cosas inútiles a la producción y al consumo necesario, serían arrancados de sus faenas para dedicarse a los trabajos de las industrias, de las ciencias y de las artes necesarias a la vida y a la perfección del hombre como a sus comodidades. Cada uno según sus aptitudes. Y ocupados todos los brazos del mundo en cosas útiles, habría abundancia en todo con muy poco trabajo. Las casas serían todas ideales, rodeadas de árboles y flores, llenas de aire y luz; los hombres todos vestidos y alimentados bien.

Añadiremos algo más en el número que sigue.
Luis Emilio Recabarren S.

El Eco Obrero, Concepción, 3/diciembre/1904

LA VIDA EN COMUN II (Para El ECO Obrero)

6Nadie puede alegar de imposible el que, dedicándose los hombres todos al servicio de los trabajos útiles para la humanidad, no sería necesario emplear más de cuatro horas al día para ello. El resto del día tendría destinadas a la instrucción e ilustración libre, algunas horas para los adultos que hasta hoy no han podido recibir educación. Pensemos por un momento, qué hermosos y benéficos resultados daría para la cultura y civilización de los pueblos el establecimiento de un estado libre y feliz en donde, desapareciendo la grosería y la ignorancia, los hombres serían doblemente fuertes y soberbios para emprender las obras más colosales en beneficio de la humanidad.

7A los niños se les educaría libremente, muchas veces en los campos, dándoles a conocer la vida natural y científica. ¡Con qué fuerzas de imaginación se desarrollarían los cerebros de los niños dedicados a las artes y las ciencias, sin esa enseñanza religiosa, militar y autoritaria, llena de sofismas y cosas inútiles!

8Figurémonos la felicidad que reinará en cada hogar donde el hombre y la mujer se hubieran unido guiados sólo por los afectos del corazón, ambos cultos, educados, ilustrados; artistas, cantores, músicos o pintores; dotados de carácter armonioso por el nuevo ambiente en que vivirían, aspirando las esencias de las flores, ora en los campos admirando la naturaleza en su vida real, ora en los talleres deslumbrados por la limpieza y la grandiosidad de las maquinarias que trabajarían, ora en el hogar hermoso, sencillo, en todas partes respirando aire en abundancia, doquiera mirando luz reverberante y niños rientes y dichosos. Los cuadros de dolor que engendra el matrimonio de hoy día, serían olvidados a la barbarie del pasado.

9¿Qué hombre o qué mujer no sentirían ese amor ideal, eterno con que hoy se sueña en la niñez, exactamente realizado? Si el pobre no tiene felicidad, el rico tampoco la posee verdadera y todos llevamos en el corazón las ansias de gozar una vida ideal y libre esperando el amanecer entre los bosques para oír el saludo de los pajarillos, humedecerse su alma en el rocío de la aurora y ver dorarse las hierbas con las primeras luces del sol, y para mirar desaparecer el mismo día en un crepúsculo melancólico iluminado por una luna menguada que vele el jugueteo de los besos en la cúpula del amor satisfecho.

10¿Mas, qué es lo que nos separa hoy de esa vida feliz que soñamos? El egoísmo, sólo el egoísmo desgraciado de los ricos, de los poderosos, de los indiferentes... Pero no hemos de abatirnos por eso y cuando tenemos conciencia de que la vida se ha hecho para gozarla y ser feliz, mayores han de ser nuestros bríos y nuestros entusiasmos para luchar por la redención de la justicia. Algún día nos oirán los burgueses y se convencerán de que la vida que ofrecemos es más feliz que la presente.

Luis E. Recabarren S.

Acheter

Volume papier

amazon.fr