Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Debates intelectuales

 | 
Javier Pinedo

VI. Disidentes en el poder. Cultura y cambio social en Chile durante los años 60 y 70

Texte intégral

Introducción

1La pregunta fundamental que estructura este artículo es saber el rol que juegan las disidencias cuando toman el poder político y deben poner en práctica sus proyectos, pasando de la “protesta a la propuesta”.

2Vamos a entender por disidentes, especialmente a intelectuales y creadores culturales en “oposición”, o en “desacuerdo de opinión” respecto a un poder político más o menos absoluto. También a los que se separan de la doctrina, creencia o conducta común, y son catalogados de ese modo por un sistema totalitario. Aunque, un intelectual o creador cultural puede él mismo, considerarse como tal.

3La relación “disidencia”, “poder político”, “censura” se cruza en muchos sentidos con la práctica cultural constituyéndose en una dialéctica permanente. Nuestro corazón está con los heterodoxos y los disidentes, y pensamos que son ellos los que promueven el progreso de la historia y la cultura, pero resulta interesante saber qué sucede con esos críticos cuando alcanzan la administración institucional.

4La década de los 60 da inicio a una sensibilidad política y cultural marcada por la protesta y un modelo alternativo de sociedad, en la que influyeron situaciones internas: en 1957 se funda el partido Democratacristiano, y se crea el FRAP (Frente Revolucionario de Acción Popular), que llevó como candidato a la presidencia a Salvador Allende, en 1958,1964 y 1970. En el plano internacional, el 1 de enero de 1959 triunfa la Revolución Cubana; ese mes se rea-liza el Concilio Vaticano II; y en mayo de 1968, los estudiantes universitarios salen a las calles pidiendo cambios radicales. Chile vivió dos grandes proyectos políticos: la «Revolución en Libertad» de la Democracia cristiana (1964-1970), y la «Vía chilena al socialismo» (1970-1973), de Salvador Allende.

5La Democracia cristiana, propuso una «Revolución en Libertad», y pensaba que no se podía avanzar en las medidas económicas y sociales, sin considerar un cambio cultural. El presidente Eduardo Frei Montalva (1911-1982), un lector ilustrado, había expuesto en sus libros la necesidad de reformas profundas, entre las cuales, la educacional y cultural resultaban fundamentales para la formación de un nuevo ciudadano consciente y comprometido con el país.

  • 138 Programa básico de gobierno de la Unidad Popular. Candidatura de Salvador Allende, Santiago, Impre (...)

6La Unidad Popular, pondrá en evidencia que la cultura no escapaba a una sociedad dividida en clases sociales, que no reconoce las manifestaciones del pueblo. El conglomerado de partidos denominados «Unidad Popular» (socialistas, comunistas, radicales y católicos de izquierda), en su «Programa político» establecía la creación de un Instituto Nacional del Arte y la Cultura y escuelas de formación artística138.

Debates culturales

7El contexto señalado fue propicio para el surgimiento de debates en torno a la función de la cultura para obtener tres cuestiones básicas: desarrollar la conciencia política; alcanzar la transformación social; lograr la mayor extensión de la cultura en las capas populares. Pero, protegiendo la libertad individual. Los intelectuales chilenos apoyaron al gobierno popular, ya sea porque ellos mismos provenían de ese sector, o porque tenían un origen burgués y esto les producía mala conciencia; por una sincera preocupación social, o aún, por la influencia internacional que señalaba que los intelectuales debían estar en posiciones cercanas al pueblo.

8Entre los principales artistas e intelectuales podemos mencionar a Violeta Parra, Quilapayún, Inti Illimani, Roberto Matta, Pablo Neruda, Jorge Teillier, Jorge Edwards, Carlos Droguet, Poli Délano, Nicanor Parra, Gonzalo Rojas, Armando Cassigoli, Claudio Giaconi, Hernán Valdés, Antonio Skármeta, Armand Mattelart, Ariel Dorfman, Volodia Teitelboim, y tantos más. Los años 60, representan la gloria de un intelectual que, como un vidente, cree saber lo que sucede en el presente, y ofrecer pautas de lo que se debe hacer, en cuestiones culturales y políticas.

9Algunos de estos intelectuales habían sido críticos a la Democracia Cristiana, aunque por no ser un gobierno totalitario, no se puede hablar propiamente de disidentes, pues no hubo persecuciones ni cárcel en su contra; aunque muchos actuaban como si las hubiera habido, o en representación de los perseguidos del mundo. En este sentido hablamos de disidentes en el poder.

  • 139 Ariel Dorfman, publicó entre otros: Imaginación y violencia en América, Santiago, Universitaria, 1 (...)

10Ariel Dorfman, por ejemplo, fue un crítico de la D. C., así como de la literatura que se publicaba en Chile, para transformarse en un fiel adherente de la U. P., aunque no deja de lamentarse por la lentitud de los cambios políticos, pidiendo mayor poder a las bases sociales, y sobre todo por la ausencia de un Ministerio de Cultura que organizara las propuestas de ese ámbito139.

  • 140 IDEM, El Estado chileno actual y los intelectuales, en «Araucaria», n. 10, 1980, p. 35.

11Dorfman, mantuvo una perspectiva heroica y de manifiesto: «Durante el gobierno de Salvador Allende, los artistas e intelectuales chilenos tuvimos ocasión, por primera vez en nuestra historia independiente, de enfrentar en nuestra práctica, y de ir revelando con ella, los grandes problemas culturales que el país había venido acumulando en el curso de su existencia»140. Define a los intelectuales como «trabajadores de la cultura», una manera de sumirlos en el mundo obrero y disminuir su aura de superioridad que tenían en la sociedad burguesa. La propia Unidad Popular los invitaba a integrarse al gobierno: «Si ya hoy la mayoría de las intelectuales y artistas luchan contra las deformaciones culturales propias de la sociedad capitalista y tratan de llevar los frutos de su creación a los trabajadores y vincularse a su destino histórico, en la nueva sociedad tendrán un lugar de vanguardia para continuar con su acción» Programa básico de gobierno de la Unidad Popular, cit., p. 28. Ibidem, p. 27.

Cultura y socialismo

12La «Vía chilena al socialismo», consideró a la cultura como un instrumento fundamental para avanzar en la construcción de la nueva sociedad, marcada por la solidaridad, la equidad y la modificación de los valores burgueses, con un mayor protagonismo de obreros y campesinos. Lo que denominó: «Poder popular».

  • 141 Salvador Allende, Diario «La Nación», 13 de febrero de 1971

13En relación a la nueva cultura el «Programa de la Unidad Popular», establecía una definición práctica de ésta: «(…) una nueva cultura orientada a considerar el trabajo humano como el más alto valor, a expresar la voluntad de afirmación e independencia nacional y a conformar una visión crítica de la realidad»141.

14Se pensaba que, en algún momento, al lograr la «Segunda independencia» (la económica), se alcanzaría la utopía del socialismo anunciada por Marx: una sociedad en la que cada individuo, ahora completamente emancipado, fuera al mismo tiempo creador y crítico de su propia obra, sujeto de pensamiento y objeto de creación, intelectual y hacedor, ingeniero e intérprete de labores espirituales y materiales. Un sujeto social poseedor de una identidad nacional propia y universal.

  • 142 Ibíd.

15Una manera de extender la cultura fue el proyecto de la «Editora Nacional Quimantú». En la inauguración, Salvador Allende señaló: «La nueva editorial del Estado contribuirá eficazmente a la tarea de proveer a los estudiantes chilenos de sus textos de estudio, de promover la literatura nuestra y de permitir que el libro sea un bien que esté al alcance de todos los cileno»142.

  • 143 Ariel Dorfman, Ensayos quemados…, cit., p. 104.

16Quimantú, publicó un número de libros con ediciones de más de cien mil ejemplares y con un total de 5 millones de libros entre febrero de 1971 y febrero de 1973. La casi totalidad de los intelectuales progresistas estuvieron de acuerdo en defender las acciones prácticas del gobierno, como resume Ariel Dorfman: «[…] vamos a examinar uno de los triunfos más notables del gobierno de la UP: las ediciones masivas de Quimantú. Educación política, literatura, conocimiento de la realidad chilena y del mundo subdesarrollado, libros infantiles, etc., en tiradas portentosas (30 mil, 50 mil, 130 mil ejemplares). Nunca antes en nuestro país - ni en cualquiera del capitalismo dependiente - se había producido tal cantidad de libros. Vendidos. Comprados. Incluso dicen las buenas lenguas que pronto vendrá un equipo de expertos de la UNESCO para estudiar ese “milagro chileno”»143.

  • 144 Volodia Teitelboim, 5.000.000 de libros, en «La Quinta Rueda», 2, enero-febrero 1973.

17Volodia Teitelboim, celebra con el mismo entusiasmo la masiva distribución de libros a obreros y campesinos, lo que sería la prueba irrefutable que Chile vivía una revolución. La ecuación era a más cultura, más conciencia y más reformas sociales. El arte y la cultura cumplían la función brechtiana de desarrollar la conciencia social144.

Cultura e identidad nacional

18La Unidad popular junto con la entrega de libros, recuperó la cultura popular como la verdadera imagen del país. Un gigantesco esfuerzo que cruzó todas sus acciones, pero que se manifestó en la creación de la colección “Nosotros los Chilenos” (1971), desarrollada por Quimantú con títulos como ¿Quién es Chile?, Pintura social en Chile, Así trabajo yo, Los araucanos, La lucha por la tierra, etc.

19En 1972, Hernán San Martín, publicó Geografía humana de Chile, en el que se pregunta sobre el «carácter del chileno» estableciendo una relación entre los diversos países que constituyen Chile (por la variedad de su geografía) con la gran variedad de individualidades que lo pueblan.

20Sin embargo, este esfuerzo produjo una serie de interrogantes sobre el quehacer cultural: ¿Cómo hacer para que los obreros y campesinos conozcan los modos burgueses a través del arte y la literatura recibiendo sólo lo positivo de esas representaciones sin contaminarse con sus aspectos negativos? ¿Cómo lograr que los analfabetos se cultiven, sin perder la bondad del iletrado? ¿Cómo seleccionar las obras filosóficas y políticas de la humanidad que sólo promovieron un espíritu democrático y justo, sin caer en acciones de censura?

Cultura y neocolonialismo

21El tema cultural se asoció en los años 60 a cuestiones como definir el rol de los intelectuales en una sociedad en transición al socialismo, a la decadencia espiritual de la burguesía y su reemplazo por el proletariado, a pasar de lo nacional a lo latinoamericano. Pero, además, siguiendo los trabajos de Franz Fanon, al papel que juega la cultura en una sociedad neocolonial, y a los medios de comunicación de masas y su impacto en la construcción de conciencias públicas.

  • 145 Ariel Dorfman, Armand Mattelart, Para leer al Pato Donald, Valparaíso, Ediciones Universitarias de (...)

22Para desmantelar la enajenación colonial, un grupo de intelectuales se dedicó al estudio de los medios de comunicación. Armad Mattelart, su mujer Michèle y Ariel Dorfman, harán contribuciones destacadas. Mattelart y Dorfman publicaron en 1971, Para leer al Pato Donald145, como un intento de descolonización, al denunciar la penetración de los valores de la sociedad norteamericana, vista como un ejemplo palmario de la enajenación capitalista.

  • 146 Ariel Dorfman, Ensayos quemados, cit., p. 20.
  • 147 Franz Fanon, Los condenados de la tierra, México, FCE, 1963.

23Ariel Dorfman, plantea que la «inocencia» de los lectores pro-duce y mantiene el «neocolonialismo», y para romperla se debe enseñar a leer los mensajes ocultos: «Ese niño que usted tiene a su la-do […] es en potencia el revolucionario del mañana. Como también puede ser el más resuelto de los defensores del orden establecido. El proceso de la socialización de ese pequeño ser humano constituye uno de los puntos neurálgicos de toda sociedad»146. Sigue a Franz Fanon147, quien postulaba que las grandes mayorías habían comenzado a despertar del colonialismo, y si no lo habían logrado antes era por la influencia de una gigantesca empresa cultural que los obligó a no rebelarse.

24Para Dorfman, el neocolonialismo produce conciencias robóticas con símbolos como Europa, libertad, progreso, infancia, que deben ser desactivados para construir una cultura propia del sujeto neocolonial, con la que puede analizar la conquista de América latina, desde el Padre Las Casas, o la conquista del Oeste norteamericano, desde «El llanero solitario», pues en ambos casos, se trata de la extensión de la civilización occidental al mundo periférico, o del centro a la marginalidad.

Del intelectual crítico al autocrítico

  • 148 Carlos Maldonado, La revolución chilena y los problemas de la cultura. Documentos de la Asamblea N (...)

25A pesar de lo mucho realizado, algunos intelectuales, incluidos los más cercanos al gobierno (Carlos Maldonado, Armand Mattelart, Hernán Valdés, Ariel Dorfman, Antonio Skármeta) manifestaran cierto inconformismo, pues a los antiguos disidentes no les bastó con denunciar los gobiernos anteriores, ni que hubiera un considerable aumento de las actividades culturales, reclamaron más acciones, y sobre todo una mayor institucionalidad cultural. Incluso des-de los propios partidos del gobierno se realizaron críticas. Carlos Maldonado, resumiendo los reclamos reprocha la ausencia de una «política» cultural, aunque celebra lo mucho que se ha hecho en acciones concretas, como al integrar a nuevos sectores sociales: jóvenes rebeldes, artistas aficionados, e incluso a descontentos burgueses148.

  • 149 Luis Oyarzún, Diario íntimo, edición y prólogo de Leonidas Morales, Santiago, Departamento de Estu (...)

26Tal vez, el Partido Comunista no quiso perder la vanguardia que da el ser crítico y permitió cierta distancia de las políticas del gobierno. Volodia Teitelboim, senador comunista y muy cercano a Neruda, mantiene la misma doble perspectiva: critica la falta de una política cultural: «Pero, diciendo francamente un secreto a voces […] hasta ahora no ha existido aún de parte de la Unidad Popular, como movimiento, ningún planteamiento sistemático, completo, teórico y práctico sobre la naturaleza, características, premisas y elementos substanciales a la revolución cultural en Chile»149.

27La Unidad Popular no impidió las críticas externas ni las in-ternas, lo que permitió el surgimiento de debates de académicos, con lo cual se contribuye a la aparición de un intelectual cada vez más cercano a la contingencia marcada por una crisis anunciada desde el comienzo del siglo XX, pero que ahora se presenta ante los ojos de todos.

28El ensayista Luis Oyarzún, por su parte, se fue alejando de la Unidad Popular, por temor a que se levantara una dictadura ideológica como había ocurrido en la Unión Soviética o en Cuba, como formas de dominación instauradas en nombre de la libertad.

  • 150 Enrique Lihn, Política y cultura en una etapa de transición al socialismo, en IDEM, La cultura en (...)

29Un caso específico lo constituye el poeta Enrique Lihn, que vivió entre 1967 y 1968 en La Habana, y que en 1966 recibió el Premio Casa de las Américas por su obra Poesía de paso. Lihn, mantuvo una actitud crítica pero comprometida, y puede ser visto como un hombre de izquierda que mantuvo vivos sus temores al totalitarismo. En su artículo, «Política y cultura en una etapa de transición al socialismo», advierte sobre el peligro de limitar la libertad del creador, haciéndose cargo del sonado caso Padilla150.

  • 151 Revista «Marcha», Montevideo, n. 1541,30 de abril de 1971
  • 152 Enrique Lihn, La cultura en la vía…, cit., p. 40.
  • 153 Enrique Lihn junto a Alfonso Calderón, Ariel Dorfman, Germán Marín, Cristián Huneeus, Hernán Loyol (...)

30Lihn, rechaza las directrices de los partidos políticos (que en términos culturales nunca existieron de manera explícita), tratando de evitar que se repitiera la situación de Cuba, y convencido que no había que esconder el asunto, publicó una Carta abierta en la Revista «Marcha», de Montevideo151 en la que señala que es lamentable «[…] que no exista hasta ahora en Chile una publicación que recoja y haga público el debate de la izquierda para la izquierda, en el suben-tendido de que la verdad es revolucionaria, como lo es también la búsqueda de la misma»152. Lihn se opuso a «una política cultural errónea, paternalista, inspirada en la noción general de que bastaría culturizar al desposeído», es decir, concebida sólo como difusión masiva, y la situación del país no cambiaría sólo con la entrega masiva de libros que percibía como «una actitud paternalista», y como la suposición de que había «una cultura lista para ser envasada, etiquetada, y distribuida, y que sólo faltaría ponerla al alcance de las masas». Des-de este punto de vista fue uno de los que con mayor insistencia denuncia la intromisión estatal de la cultura, pues en su opinión en la sociedad burguesa capitalista se habían desarrollado espacios de libertad, a los que no había que renunciar153.

  • 154 Enrique Lihn junto a Alfonso Calderón, Ariel Dorfman, Germán Marín, Cristián Huneeus, Hernán Loyol (...)

31Además, niega el rol de las clases sociales asociando la clase popular a la liberación y la burguesía a la dominación. Para él en la burguesia -incluso en la alta-, se producen sujetos dispuestos a ir en contra de su propio sector social, y que «no participan en la elaboración de ideas de la clase dominante», e incluso que «en el nivel de producción cultural reniegan de ella (la clase dominante), desenmascarándola»154.

  • 155 Ibidem, p. 30. Ver, Ernesto Guevara, El socialismo y el hombre nuevo, Santiago, Aleph, 1968. En Ch (...)

32En verdad, Lihn critica casi todo: rechaza, el «economicismo» de las medidas del gobierno, señalando que ha sido «superado, según creo, por el marxismo». Y, la más dura de sus críticas, al rechazar la idea misma del hombre nuevo, que era el ideal más importante del socialismo latinoamericano en ese momento: «Este tipo de hombre nuevo en el campo cultural, ha surgido del papel que, como se sabe, lo soporta todo […]»155.

Intelectuales que se opusieron al socialismo chileno

33Se trata de un heterogéneo grupo constituido por el poeta Enrique Lihn, el profesor de filosofía Juan Rivano, el escritor Mauricio Wacquez, el novelista Germán Marín, quienes se marginaron del gobierno. Todos ellos habían sido fustigadores del gobierno de la Democracia cristiana y lo siguieron siendo durante la Unidad Popular, manteniendo una actitud de trinchera.

34Para ellos, la culturización popular era la mitad del problema, pues la otra mitad consistía en averiguar en qué consistía la cultura y los modos de vida populares; este complejo tema fue visto desde la idealización (Hernán San Martín), hasta la degradación (Mauricio Wacquez, Luis Oyarzún, Germán Marín); al señalar que los defectos y el atraso cultural de la clase popular no se resolvían sólo con la distribución de libros.

35Juan Rivano y Mauricio Wacquez dan por superado al marxismo y no ven en él la posibilidad de justicia social, ni de creación de nuevas formas de cultura, las cuales finalmente son ahogadas por nuevas formas de dominación.

  • 156 Ver, Castor Narvarte et al., «En el límite», publicación seriada durante los años 1970,1971 y 1972 (...)
  • 157 Edison Otero, La Filosofía en el tercer mundo: marginalidad y parasitismo, en «Revista de Filosofí (...)
  • 158 Juan Rivano, Desde la religión al humanismo, Santiago, Universitaria, 1965, pp. 189-190.

36Para Juan Rivano, más anarquista y más cercano a la desesperanza, las revoluciones terminan por destruir a quienes las producen. En torno a Rivano se formó un grupo de jóvenes de la Escuela de filosofía de la Universidad de Chile, marcados por un ultra izquierdismo durante el gobierno de Frei, que al asumir la Unidad Popular adoptaron un escepticismo radical. Allí se editó la «Revista de Filosofía» y una serie de libros denominados «En el límite», publicados entre 1970 y 1972. En estas publicaciones reprodujeron sus amargas críticas a una sociedad sometida a las contradicciones de la «transición al socialismo»156. Edison Otero, uno de los líderes estudiantiles, sintetiza en una frase el estado de ánimo general del movimiento: «Meditar con ira»157. La misma ira la encontramos en su mentor, Juan Rivano, una especie de intelectual iracundo que no sólo denuncia al statu quo, sino a los partidos de izquierda, a sus colegas académicos, a la prensa: «Yo pongo ejemplos de ideas que responden inmediata y verdaderamente a mi situación: no quiero que se prostituyan las mujeres; no quiero que los ancianos mueran abandonados en la miseria; no quiero que los hombres sean explotados; quiero que los hombres vivan con gozo su vida; no quiero la guerra; no quiero que existan discriminaciones raciales; quiero la libertad universal (...)»158. Opiniones en las que muchas veces pesaba más el efectismo que la novedad de lo expresado, y que parecen encarnar a un Unamuno añejo y lejano a la realidad que vivía el país.

  • 159 Mauricio Wacquez, Colonialismo y dependencia cultural, en Enrique Lihn, La cultura en la vía…, cit (...)
  • 160 Mauricio Wacquez, Colonialismo y dependencia cultural, cit., p. 123.

37Mauricio Wacquez159, por su lado, había leído a Herbert Marcuse y conocía sus críticas tanto a la Unión Soviética, como a los EE.UU., y consideraba que el cambio político resultaba infructuoso y que nada se lograba llevando a los pobres al poder, porque no había tantas diferencias entre éstos y los ricos, culturalmente hablando. Formó parte de lo que se llamó la «izquierda freudiana» (Freudian left), que intentaba una “liberación” no sólo de los sectores populares, postulando libertades producidas por sujetos sociales no comprometidos con el sistema vigente, como estudiantes y marginales. Por eso no observa en Chile una identidad nacional dispuesta a la liberación, sino por el contrario, un neocolonialismo voluntaria-mente asumido: «Nuestra cultura es cultura de otros, es cultura colonial, y con ella debemos liberarnos»160. Tampoco cree en algo que pueda definirse como cultura chilena más allá de una imitación que concluye en la mala versión a través de la anticultura de masas: «La mera mención en Chile de una cultura chilena, otra que la administración y la economía han creado alrededor nuestro y que la educación ha llevado a fronteras delirantes, mueve más a piedad que a rebelión. Sí, somos dependientes, explotados, imitadores, un conjunto de parecidos a, mezclas de lagarto con mono, un oficioso resultado del Geist alemán, la modorra andina y el Esprit francés; a lo que se agrega, claro está, la Coca-Cola y los boutons de manchette».

  • 161 Ver, Javier Pinedo, El pensamiento de los ensayistas y cientistas sociales en los largos años 60 e (...)

38Para Wacquez, Chile es un «malentendido», y su cultura es sinónimo de conflicto, ideas con las que se acerca a los ensayistas que plantearan una anti identidad nacional, como Luis Oyarzún, Benjamín Subercaseaux, Hernán Díaz Arrieta y Horacio Serrano161.

Conclusiones

39La Unidad Popular de Salvador Allende, realizó un esfuerzo considerable para difundir la cultura entre la ciudadanía: un total de 5 millones de ejemplares editados en pocos meses, en un país de poco menos de 9 millones de habitantes, así como la organización de múltiples festivales de cine, pintura, literatura; dan prueba no tan-to de una política cultural teórica, sino de un gran esfuerzo de difusión. Y si la Unidad Popular cometió errores en cuestiones económicas y políticas, en el plano cultural es donde ha dejado su mejor imagen de libertad y tolerancia, permitiendo, que los antiguos disidentes ahora en el poder, aceptaran la existencia de críticos en todo plano, incluido el cultural, pagando incluso con su propia derrota, el exceso de críticas a su gestión.

40La Unidad Popular intentó construir un proyecto de cultura crítica, pero también propositiva que le permitiera crear conciencia social, recuperar la identidad popular y expandir la cultura. Sin embargo, estos esfuerzos no siempre fueron reconocidos y ya sea por razones externas: la negativa influencia de la Revolución Cubana; o internas: la imposibilidad de explicitar una teoría de la cultura, algo que por lo demás no estuvo considerado en el programa presidencial; muchos intelectuales se alejaron del gobierno.

41Estos esfuerzos de modernización cultural, desde el poder como desde intelectuales independientes, tuvieron su fin con el golpe militar de 1973. Más tarde, con la recuperación de la democracia en 1991, se volvió a las preguntas de los 70, en torno a saber qué hacer con la cultura cuando se está en el poder, aunque ambos conceptos, “disidencia” y “poder” al final sean la historia de su fracaso, pues hasta ahora ambas prácticas han concluido superadas por la propia realidad cultural y política.

Notes

138 Programa básico de gobierno de la Unidad Popular. Candidatura de Salvador Allende, Santiago, Imprenta Horizonte, 1970. Fue dado a conocer el 22 de diciembre de 1969 y en él se plantearon 40 medidas para avanzar al socialismo.

139 Ariel Dorfman, publicó entre otros: Imaginación y violencia en América, Santiago, Universitaria, 1970; Ensayos quemados en Chile. Inocencia y neocolonialismo, Buenos Aires, Ediciones de la Flor, 1974

140 IDEM, El Estado chileno actual y los intelectuales, en «Araucaria», n. 10, 1980, p. 35.

141 Salvador Allende, Diario «La Nación», 13 de febrero de 1971

142 Ibíd.

143 Ariel Dorfman, Ensayos quemados…, cit., p. 104.

144 Volodia Teitelboim, 5.000.000 de libros, en «La Quinta Rueda», 2, enero-febrero 1973.

145 Ariel Dorfman, Armand Mattelart, Para leer al Pato Donald, Valparaíso, Ediciones Universitarias de Valparaíso, 1973.

146 Ariel Dorfman, Ensayos quemados, cit., p. 20.

147 Franz Fanon, Los condenados de la tierra, México, FCE, 1963.

148 Carlos Maldonado, La revolución chilena y los problemas de la cultura. Documentos de la Asamblea Nacional de Trabajadores de la Cultura del PC, realizada los días 11-12 de septiembre, Santiago, 1971. p. 8. Citado por César Albornoz, Cultura en la Unidad Popular: porque esta vez no se trata de cambiar un presidente, en Julio Pinto Vallejos (coordinador), Cuando hicimos historia: la experiencia de la Unidad Popular, Santiago, LOM, 2005, p. 164.

149 Luis Oyarzún, Diario íntimo, edición y prólogo de Leonidas Morales, Santiago, Departamento de Estudios Humanísticos, Universidad de Chile, 1995: «Pero hay un hecho que vale irremediablemente contra el Gobierno de la UP, a pesar de todos sus planes y proyectos dignos de aplauso: la voz que han alcanzado en su favor la ineptitud, el fanatismo y la ignorancia. Los mayúsculos problemas del país son abordados por oportunistas o sectarios ignorantes, que creen que la sociedad se gobierna con “ideas”, a golpe de TV y radio. Es la República de los locutores», p. 599

150 Enrique Lihn, Política y cultura en una etapa de transición al socialismo, en IDEM, La cultura en la vía chilena al socialismo, Santiago, Universitaria, 1971. El poeta cubano Heberto Padilla fue encarcelado el 20 de marzo de 1971, por «alusiones antirrevolucionarias», en su poemario Fuera del juego (1968), siendo forzado a retractarse públicamente. Más tarde salió al exilio donde murió en el 2000. Jorge Edwards, criticó a la revolución cubana en Persona non grata (1973). El libro fue contrapuesto a la imagen positiva que dio el poeta Ernesto Cardenal en su libro, En Cuba, Bs. Aires, Carlos Lohlé, 1972.

151 Revista «Marcha», Montevideo, n. 1541,30 de abril de 1971

152 Enrique Lihn, La cultura en la vía…, cit., p. 40.

153 Enrique Lihn junto a Alfonso Calderón, Ariel Dorfman, Germán Marín, Cristián Huneeus, Hernán Loyola, escritores de orígenes ideológicos diversos, publican en «Revista Cormorán», n. 8, diciembre 1970, el texto: Por la creación de una cultura popular nacional, en el que reflexionan con algún nivel de criticidad sobre las políticas culturales de la Unidad Popular.

154 Enrique Lihn junto a Alfonso Calderón, Ariel Dorfman, Germán Marín, Cristián Huneeus, Hernán Loyola, escritores de orígenes ideológicos diversos, publican en «Revista Cormorán», n. 8, diciembre 1970, el texto: Por la creación de una cultura popular nacional, en el que reflexionan con algún nivel de criticidad sobre las políticas culturales de la Unidad Popular.

155 Ibidem, p. 30. Ver, Ernesto Guevara, El socialismo y el hombre nuevo, Santiago, Aleph, 1968. En Chile, el Programa de la Unidad Popular, señala como uno de sus objetivos que los «(…) medios de comunicación (radio, editoriales, televisión, prensa, cine) son fundamentales para ayudar a la formación de una nueva cultura y un hombre nuevo». Programa básico de gobierno de la Unidad Popular, cit., p. 31.

156 Ver, Castor Narvarte et al., «En el límite», publicación seriada durante los años 1970,1971 y 1972. Rodolfo Malverde, Crisis del imperialismo: ideología de un siglo, Santiago, Universidad de Chile, Departamento de Filosofía, 1972. Iván Jaksic, Eugenio Ponisio, Ay! Toda esa gente estúpida que pasa y me mira, Santiago, s/f. Iván Jaksic, Academic Rebels in Chile: The Role of Philosophy in Higher Education and Politics, Suny Series in Latin American and Iberian Thought and Culture, 1989.

157 Edison Otero, La Filosofía en el tercer mundo: marginalidad y parasitismo, en «Revista de Filosofía», 1969.

158 Juan Rivano, Desde la religión al humanismo, Santiago, Universitaria, 1965, pp. 189-190.

159 Mauricio Wacquez, Colonialismo y dependencia cultural, en Enrique Lihn, La cultura en la vía…, cit. Otras obras de Mauricio Wacquez: Toda la luz del mediodía, Santiago, Zig-Zag, 1965. Cultura como seguridad, Santiago, Departamento de Filosofía, Universidad de Chile, 1971. Excesos, Santiago, Universitaria, 1971.

160 Mauricio Wacquez, Colonialismo y dependencia cultural, cit., p. 123.

161 Ver, Javier Pinedo, El pensamiento de los ensayistas y cientistas sociales en los largos años 60 en Chile (1958-1973). Los herederos de Francisco A. Encina, en «Revista Atenea», Universidad de Concepción, Chile, n. 492, II semestre 2005, p. 101.

Acheter

Volume papier

amazon.fr