Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Trabajo

Texte intégral

El Trabajo, Tocopilla 18/octubre/1903

NOTA

  • 1 Gregorio Trincado, a la sazón Presidente de la Mancomunal de Tocopilla

1“Señor Presidente General de la Sociedad Combinación Mancomunal de Obreros”1

2Me permito acusar recibo de su nota N° 32, fecha 4 del pte., por la cual me comunica el acuerdo de la Sociedad que me nombra administrador del taller de tipografía que ha adquirido esta institución, y redactor del periódico EL TRABAJO que se editará por él, para representar y defender los intereses de la Mancomunal y de la clase trabajadora a que pertenecemos. Acepto con entusiasmo el cargo que se me confía y agradeciendo la confianza que en mí se deposita, prometo a la sociedad mi más absoluta fidelidad para servirla y para respetar las resoluciones que por mayoría adopte con respecto al cargo discernido en mi persona y al periódico en particular, y a los intereses sociales en general.

3Mis ideas, conocidas muy bien por gran parte de mis compañeros, seguirán diciéndose progresivamente dentro de la esfera de acción que se me ha designado, guardando el respeto que la educación aconseja a los que discrepen de mi modo de pensar.

4Firme en mis convicciones e invariable en el método que observo para la propaganda, sabré también no ser intransigente en extremo cuando considere necesario a los fines que nos hemos propuesto conseguir. Reiterando mis votos de adhesión a la causa de la sociabilidad, tenga a bien señor presidente general, de expresar a mis consocios los más delicados sentimientos de gratitud y respeto. Salud y progreso.

Luis E. Recabarren S.
Tocopilla, octubre 10 de 1903

E1 Trabajo, Tocopilla, 25/octubre/1903

5Señora Presidenta de la Sociedad Católica de señoras:

6La redacción de EL TRABAJO se permite asociarse al justo duelo que hoy invade el hogar de esa honorable sociedad que deplora la desaparición de su consocia fundadora, la distinguida señora Agustina V. de Farías.

7Con sentimiento de verdadera fraternidad, se ofrece a sus órdenes.

Luis E. Recabarren S.
A la señora Ludovina S. de Mundaca, presente

El Trabajo, Tocopilla 8/noviembre/1903

EL AHORRO FORZOSO

8Tal vez de los últimos llegamos a tomar parte de las opiniones que se han vertido con respecto al proyecto de ahorro forzoso. Vamos a dar nuestra opinión después de un meditado estudio.

9Primeramente, haremos saber a nuestros lectores, que el intendente de Tarapacá pretende implantar el ahorro forzoso para los trabajadores del salitre, obligándolos ahorrar el uno y medio por ciento de su sueldo mensual. Debido a este orden de ideas, se constituirá en Tarapacá una caja de ahorros cuyo sostenimiento -se dice- sería costeado con dinero fiscal. Con esto se crean nuevos empleos fiscales o, lo que es lo mismo, se abre una nueva puerta para arrojar el dinero que tanto nos cuesta producir, y así vemos progresar rápidamente el vicio pernicioso de la empleomanía fiscal. Esta es una razón fundada porque combatimos el citado proyecto. No lo combatimos porque si. En la provincia de Tarapacá hay treinta mil trabajadores. Estos producirían cerca de cincuenta mil pesos mensuales con el ahorro forzoso, o sea, seiscientos mil pesos por año ¿Este dinero permanecería guardado o dándole giro provechoso para los mismos imponentes? No. No se podría dar un giro reglamentado por cuanto el dinero debería estar a disposición del erogante una vez vencidos los plazos del ahorro forzoso. Entonces ese dinero acumulado sería una tentación para los ricos; se harían empréstitos entre ellos y lo harían girar en su beneficio. No está, pues, garantido ese dinero en manos de los ricos. Esta es otra razón fundada y poderosa para combatir el proyecto del ahorro forzoso. No lo combatimos porque sí no más. Las prácticas viciosas y las leyes inadecuadas y tiránicas, no sientan precedentes en el recto criterio de la justicia.

10Si existe una ley forzosa, es la del servicio militar, ley odiosa y despótica, que es un sarcasmo en la república y que por desgracia, el pueblo ha soportado; no es esto, por cierto, un aliciente que sirva de guía para imponer una nueva ley forzosa.

11Hoy el pueblo no está dispuesto a dejarse imponer otra obligación. Todo lo que significa fuerza sobre el débil es indigno y despreciable. Pero en este país, han estado acostumbrados los gobernantes a abusar de la ignorancia en que, intencionalmente, han tenido al trabajador, para explotarlo a cada instante y para embrutecerlo, pero jamás han pensado educarlo. La fuerza bruta, la imposición atrevida que se quiere obligar al trabajador a dejar ahorros en manos de los ricos, es pues, otra razón poderosa para que nosotros nos encontremos dispuestos a combatir ese proyecto inicuo. No lo combatimos porque sí no más.

12El proyecto de ahorro forzoso ha sido combatido por toda la prensa obrera porque vemos en él una nueva amenaza. Los trabajadores de todo Chile deben resistirse a obedecer esa ley en germen y deben prepararse para derramar, si es necesario, torrentes de sangre, antes que permitir que se abuse una vez más de nuestra paciencia ¿Hasta cuándo soportamos tiranías odiosas y desmedidas? El trabajador que pertenece a una “Mancomunada” no necesita hacer ahorros, porque con las cuotas que paga, tiene ahorros de sobra para atenderse en sus horas de desgracia y vamos a probarlo evidentemente en nuestro próximo número, por cuanto las columnas de nuestro pequeño periódico no nos permiten decir todo lo que es necesario en un sólo artículo.

13Antes de poner punto final a este artículo, diremos que el dinero que se ahorrase, no queda garantido en manos de los ricos, porque casi todos son una gavilla de ladrones de guante y levita.

14Ladrones de guante y levita han sido una multitud de cajeros de Bancos y casas comerciales, de tesoreros fiscales y municipales; los de los arsenales de Marina, los vendedores del fierro viejo y muchos otros que sería largo recordar. Algunos de estos ladrones expían en las cárceles sus robos. Pero todavía no hemos oído decir que un miserable obrero, que siendo tesorero de una sociedad obrera, haya sido acusado por defraudación de fondos, ni mucho menos que haya ido a la cárcel por ladrón. Ningún tesorero de sociedad obrera ha salido de la escuela de los Jorge Walker, Callorda, Rosales, Muga, Alliende, Necochea y tantos otros. Los calumniadores del periódico El Orden de Iquique, tengan cuidado, porque nos veremos obligados a desenterrar viejas crónicas que han colocado muchos nombres con campanillas en el escándalo indecente y público.

15Mientras tanto, la clase trabajadora consciente que marcha a la vanguardia de las masas obreras que piden justicia, puede levantar su frente limpia en todo terreno.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 15/noviembre/1903

EL AHORRO FORZOSO

16En nuestra edición anterior hemos dado las poderosas y lógicas razones que tiene la clase trabajadora de todo Chile, para combatir y resistir la tentativa de dictar una ley que imponga el ahorro forzoso. Estas razones expuestas, clara sencillamente, pueden resumirse así: la clase trabajadora no aceptará la ley de ahorro forzoso, cueste lo que cueste, por las causas razonables siguientes:

17Por el hecho de ser una obligación forzosa, acto indigno en un país libre. Por no haber honradez en las clases dirigentes para administrar los dineros del pueblo, pues, diariamente, miembros de esta clase son acusados por desfalco. Porque con esto se crearían nuevos empleos, donde irán a ocuparse ricos tunantes que necesitan de esos empleos para satisfacer sus vicios. Porque la mayor parte de los trabajadores tiene obligaciones sociales que satisfacer que valen más que todo el ahorro, y no podrían soportar la cruel expoliación que se pretende implantar. Porque vamos contra toda ley obligatoria forzosa, porque todo lo forzoso es contrario a la libertad que proclama la Constitución de este país. Y porque en las sociedades mancomunales los trabajadores recibimos beneficios, que valen cien veces más, que el pretendido ahorro forzoso, como pasamos a demostrarlo.

18En nuestras sociedades mancomunales los trabajadores recibimos beneficios en los siguientes casos: Cuando nos enfermamos, ya sea por accidente en el trabajo u otra circunstancia, somos atendidos hasta el total alivio. Si llega la muerte, se nos costean los funerales y la familia recibe una cuota en dinero igual a 50 centavos por cada socio activo. Nuestras sociedades no bajan de 500 socios las más nuevas.

19En cualquier accidente, como incendio, derrumbe, naufragio, etc., el socio tiene derecho a recibir de la sociedad una cuota en dinero igual a 50 centavos por cada socio activo. Si un obrero necesita acudir pidiendo justicia, porque algún patrón se niega a pagarle o comete atropellos, la sociedad costea los gastos de la demanda, cosa que un trabajador aisladamente no puede hacer por falta de tiempo y conocimiento en materia de procedimientos judiciales.

20Estos son los beneficios materiales, inmediatos y efectivamente ciertos que estas sociedades proporcionan a cada uno de sus socios que esté al corriente en el pago de sus cuotas. Los beneficios morales también están a la vista de todos los trabajadores que, teniendo vicios antes de entrar a estas sociedades, una vez en su seno, los abandonamos y aprendemos a vestirnos con limpieza, nos acostumbramos a la sociabilidad culta, y las horas dedicadas al servicio social son horas sustraídas a la embriaguez, al juego o a otros vicios.

21Las sociedades obreras son para nosotros verdaderas escuelas de cultura y moralidad, donde olvidamos los vicios, para beber las sanas ideas libertarias en cuyo ambiente han de nacer nuestros hijos. Veamos ahora qué beneficios reportaría el hablado ahorro forzoso: ¡Ninguno!

22Supongamos que un trabajador ganase hasta 200 pesos al mes, llevaría a la caja de ahorro 36 pesos en un año, y si llegase a ser efectivo el depósito de los capitalistas, tendría 72, tal vez 80 pesos con intereses ¡En un año! ¿Qué haría con ese dinero en una enfermedad de dos meses? ¿Qué haría en un incendio o en un naufragio? Con esa cantidad ¿recuperaría las pérdidas que recibiere por un accidente así? En nuestra sociedad, un trabajador no alcanza a pagar en un año 30 pesos, y en una enfermedad de 15 días se lleva un socio los 30 pesos, suponiendo que sólo perciba los dos pesos diarios que le acuerda la sociedad.

23Un socio fallecido ya, don José Dolores González, había pagado diez pesos a la sociedad cuando se enfermó, en enero del presente año. Y desde esa fecha hasta el mes de agosto que falleció, la sociedad le proporcionó más de 250 pesos. Es decir, los diez pesos de cuotas, que son el mejor ahorro, le reportaron en cuatro meses que perteneció a la sociedad, doscientos cincuenta pesos de intereses. Sin tomar en cuenta la cuota entregada a la viuda.

24Casos iguales, en nuestra sociedad, que tiene un año y medio de vida, hay ya largo, más de cincuenta. En las demás mancomunales hay otros tantos. ¿Qué responden a esto los autores del ahorro forzoso? Hipócritas, falsarios, que lleváis en el rostro una careta de ciervo, reconoced la verdad: ¡que las mancomunales son y serán de cada uno de los trabajadores que se incorporen en ellas!

25¡Atrás el ahorro forzoso!, es el grito de los trabajadores de todo Chile, aún cuando se necesite para aplicarlo centenares de cadáveres y ¡ríos de sangre!

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 29/noviembre/1903

NUESTRO PEOR ENEMIGO

26Nosotros decimos casi siempre que sólo los ricos son nuestros enemigos y nuestros explotadores, pero, ¡ay!, por desgracia, somos nosotros los mismos enemigos de nuestro progreso. Veamos de qué manera.

27Cuando nosotros hacemos alguna reclamación ejerciendo nuestro derecho protestamos de algún abuso, ¿quiénes son los que nos llevan a la cárcel? ¿Quiénes son los que nos sablean o disparan sus fusiles sobre nosotros? Los soldados, responderemos. ¿Y los soldados, quiénes han sido antes de vestir el horrible uniforme militar? ¿Qué serán después que abandonen el servicio militar?

28Trabajadores como nosotros, explotados como nosotros y nada más. Entonces, somos nosotros mismos, los que, vestidos de soldados, asesinamos a nuestros compañeros o los perseguimos, por orden de los tiranos que maltratan, lo mismo a un trabajador que a un soldado.

29Así, pues, nuestra propaganda debe encaminarse a que ningún trabajador sea soldado, porque los jefes lo obligarán a convertirse en un verdugo de sus mismos compañeros. Tengamos muy presente que mientras haya soldados, los patrones cometerán abuso con nosotros. Cuando no haya soldados, los patrones y gobierno atenderán nuestros justos reclamos. Trabajemos incansablemente porque se acaben los soldados, y a los que quedan, aconsejémosles, ya que son ellos de nuestra misma clase, que no disparen sus armes, ni descarguen sus sables contra nosotros. Roguémosles que no obedezcan cuando les manden a descargar contra nosotros, porque ellos han sido y serán trabajadores como nosotros. Tengamos presente que cuando consigamos todo esto, se acabará nuestra miseria y nuestra desgracia. Olvidarlo es abandonarnos nosotros mismos. Así pues, seamos amigos de los soldados, para rogarles que abandonen ese infame servicio.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 6/diciembre/1903

LA MENTIRA POR SISTEMA

30Además del desprestigio natural que pesa sobre las autoridades, por la multitud de actos torpes y estúpidos, y sus disposiciones déspotas e inicuas que siempre gravitan sobre las espaldas del pueblo, tenemos que agregar ahora otra virtud, una de las más hermosas cualidades con que están adornando su conducta funcionaria esos pobres hombres –iguales a nosotros- que se hacen llamar autoridades.

31Esa nueva virtud es la mentira grosera, la calumnia infame. La zona salitrera se encuentra en poder de esos agentes inescrupulosos; con escasa excepción, vemos que las autoridades recurren a la calumnia para quedar impunes de las fechorías y vejámenes que cometen con las clases trabajadoras. Los intendentes de Tarapacá y Antofagasta han dado la nota. Han erigido en las páginas de su vida pública un monumento a la calumnia y han adoptado la mentira por sistema. Si las primeras autoridades de estas dos provincias dan un ejemplo así, ¿qué quedará para los agentes menudos? ¿Qué harán los infelices pacos?

32La desgracia nos ha llamado a contemplar el cinismo descarado con que han mentido y han calumniado a las clases trabajadoras, los citados intendentes y los gobernadores de Taltal y Chañaral. Nada nos importaría a nosotros este villano proceder, si con él no nos viniesen graves perjuicios. Además, con nuestro silencio abriríamos una ancha brecha por donde seguirían mintiendo y calumniando. No pediremos castigo para ellos porque el Gobierno, jefe superior de estos empleados, pertenece a la misma escuela. Cansados estamos ya de oír promesas de justicia; más de cincuenta años ha que nuestros oídos escuchan promesas de mejoramiento, de progreso, de alivio a nuestra situación. Y lo que ven nuestros ojos es grandeza deslumbradora e inmensos progresos en las grandes industrias en donde se enriquecen unos cuantos, mientras nosotros vamos quedando atrás, muy abajo, sumergidos en la más horrible miseria.

33Tan abajo vamos quedando, que no alcanzan a vernos nuestros verdugos, pero es aquí, en el fondo de este abismo de miserias, donde el rescoldo social, entre escorias y desperdicios de vida humana, hará fermentar las materias a tanta presión que no habrá válvulas que detengan su estallido.

34Nosotros, en nuestra ignorancia, sabemos también lo que les pasó a los tiranos de la Francia del siglo 18. Seguid, pues, comparsas de autoridades, por el camino que vais; seguid mintiendo y calumniando a los honrados trabajadores que labran la riqueza pública y privada a costa de su miseria y de su vida. Seguid por el atajo de vuestra corrupción depravada, sordos a nuestros clamores. Esa dicha no será eterna para vosotros, porque nada es eterno en esta vida: ni la dicha ni la miseria. Nuestra miseria tendrá fin. Los palacios y castillos donde hoy ocultan sus orgías nuestros tiranos, serán convertidos en patíbulos y, después, en cementerios, para crear encima la nueva ciudad del amor y de la vida, donde nuestros hijos encontrarán la felicidad por el grato sacrificio de sus padres. Pero, que mientras tanto, siga impune la mentira por sistema, porque ella nos llevará más pronto a gozar la nueva vida que soñamos.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 13/diciembre/1903

NUESTRA SITUACIÓN

35Luchamos como se dice, aguas arriba, contra toda una corriente poderosa que pretende detener la marcha que hemos emprendido en busca de la felicidad humana, pero eso no nos da miedo. Tenemos en contra nuestra: los millones del capital, con los cuales mantienen una infinidad de periódicos y diarios que sólo se ocupan de escribir artículos destinados a embrutecer y fanatizar a las clases trabajadoras y, además, tenemos como enemiga la ignorancia de muchos de nuestros propios amigos y compañeros de faenas. El gobierno del país, el Congreso y los municipios, las autoridades judiciales y toda la mazorca que constituye la llamada administración del país, es formada, directa e indirectamente por las mismas personas que, dueñas del capital, son los patrones que como epidemia mortífera causan la eterna ruina de los trabajadores.

36Ciertos diarios les dicen a los trabajadores que no escuchen nuestra prédica. Al mismo tiempo aconsejan paciencia y dicen que todo se conseguirá por medios tranquilos. Nosotros, convencidos de que los ricos no se ocuparán jamás de nosotros, puesto que sólo piensan en sus placeres y en guardar todo el dinero posible, vamos a probar de la manera más fácil y sencilla, cómo es verdad que nuestra propaganda marcha por buen camino e inclinada a instruirnos mutuamente para ir conociendo del derecho que tenemos en la vida.

37Veamos un momento a los hombres que forman el gobierno. Recuerde el pueblo que en cada época de elecciones, los candidatos que pertenecen a los partidos políticos, llámense conservadores, radicales o balmacedistas, etc., todos san excepción, han prometido un mundo de comodidades. Luego, todo el actual Congreso y los pasados, y los gobiernos que han hecho sus promesas, han faltado groseramente a la palabra empeñada ante el pueblo. Si estos caballeros han mentido durante los 90 años que lleva este país de vida independiente, piense el trabajador si será posible que sigamos creyendo las mentiras que nos cuentan. –

38Si ya nos hemos convencido que todo lo dicho por los caballeros ha sido mentira, tenemos fundadas razones para no creer nada más de lo que ellos digan. Entonces, el bienestar que buscamos tenemos que conseguirlo nosotros mismos uniéndonos estrechamente bajo la bandera de la “Combinación Mancomunal”, que es la sociedad donde encontraremos la futura felicidad.

39Recuerden con pena, nuestros compañeros de trabajo, que los ricos (patrones y gobierno) son los únicos causantes y culpables de nuestras desgracias y miserias. Mire ahora a su lado, ven a sus compañeros de trabajo –todos pobres y miserables- pero con buen corazón.

40Cuando un trabajador está enfermo ¿quiénes están a su lado? ¿Quiénes le llevan protección o algún alivio? Únicamente sus compañeros de trabajo, nunca el patrón. En cualquiera desgracia que le ocurra al trabajador ¿quiénes están a su lado para ayudarle o consolarle? Siempre sus mismos compañeros de trabajo, nunca el patrón, nunca el rico, nunca el gobierno. Entonces, hay razón fundada para que el trabajador esté siempre unido y compacto. El trabajador que se aleja de sus compañeros, no es un buen hombre.

41Las Sociedades de trabajadores, como la “Combinación Mancomunal de Obreros”, han prometido proteger a los compañeros que se incorporen a ella en las diversas circunstancias de la vida y estas promesas se están cumpliendo todas al pie de la letra. Testigos de que es verdad lo que decimos, son millares de trabajadores que ya han recibido esos beneficios o los han visto recibir. Escoja, entonces, el trabajador, entre venirse a nuestro lado, a unirse como hermanos, como miembros de esta gran familia que tantos años arrastra las pesadas cadenas de la miseria o, quedarse al lado de los patrones que lo explotan, robándole su trabajo y lo insultan sospechando de él.

42El trabajador, hoy día, no tiene sino dos partidos que escoger. Primero, pertenecer a la “Mancomunal” para dar pruebas de unión y estar encubierto de las desgracias y tener derecho a ser protegido; y segundo, quedarse al lado de los patrones, convertido en enemigo de sus propios hermanos, remachando los grillos de la opresión y del servilismo. Aquí no caben neutrales. Los neutrales estarán siempre al lado del patrón.

Luis É. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 20/diciembre/l903

EN DESCUBIERTO

43Como nadie puede prohibirnos emitir nuestros juicios y presunciones, vamos a manifestar lo que pensamos nosotros con respecto al inesperado refuerzo de la guarnición de este puerto y de la llegada de un buque de guerra, tan anunciado por los suches de oficinas.

44Nuestros compañeros de trabajo se habrán impuesto de la multitud de quejas que hemos publicado sobre abusos que se cometen en todas las oficinas. Todavía quedan en reserva, denuncias muy graves que la prudencia nos aconseja postergar. Para economizar palabras y apreciaciones diremos que, a nuestro juicio, HAY UN PLAN GENERAL de maldades que están poniendo en ejecución, con el objeto de provocarnos a un movimiento revolucionario donde ellos tuvieran ocasión de asesinar o desterrar a los que llaman cabecillas. Pero seamos, aún, prudentes. Así vemos que en todas las oficinas se adoptan medidas conducentes a aburrir a los compañeros: se rebajan los sueldos, se aumentan las horas de trabajo, se impone multas, se despiden trabajadores sin causa justificada, se paga gente para que introduzca la discordia, se recarga el valor de la mercadería, etc., etc.

45Esto lo ve cada uno de los compañeros de trabajo, y es testigo ocular de lo que aseguramos. Esta es la causa porque traen más soldados; porque los patrones sin conciencia quieren obligar por la fuerza al trabajador a aceptar todas sus gabelas. Han quedado en descubierto. Pero soldados y blindados no impedirán que el pueblo castigue a los bribones cuando quiera y esté en situación de hacerlo.

46Millones de soldados y blindados han protegido la vida de los Carnot, Cánovas del Castillo, Humberto I, Mac Kinley; sin embargo, cayeron castigados en la mitad del día y a la luz del mundo. Aquí no hay autoridades que repriman los abusos. Aquí sólo impera la libra esterlina ante cuyo brillo todos se agachan.

47Bien. Seguid adelante canallas. Nada hay eterno en la vida. La hora del castigo llegará. Entonces seremos inexorables. La bastilla de oro que hoy les protege, caerá, lo mismo que cayó la Bastilla francesa y con el mismo cortejo

48¡Trabajadores! No hagamos caso a las provocaciones, que es una trampa que nos tienden, sigamos, con paciencia activando nuestra organización y procurando la completa unificación. Después veremos.

Luis. E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 27/diciembre/1903

HABLEMOS SERIO

49Hemos leído en EL FERROCARRIL de Santiago, el siguiente párrafo: “Para dejar incólume el buen nombre y honor de Chile como nación civilizada, el gobierno tiene que aniquilar en la raíz esta propaganda anarquista con mano de fierro, como otros países se han visto obligados de hacerlo, suspendiendo eventualmente las leyes a la sombra de las cuales se está abusando de la libertad”.

50Este párrafo forma parte de un artículo que combate abiertamente a las mancomunales del país. A nosotros muy poco nos importa que se suspendan las leyes y garantías por los gobernantes, pues diariamente vemos cometer los más infames atropellos, por los caballeros que se han dado en llamar autoridades. Frescos están los hechos de Taltal y presentes los de Chañaral. Pero queremos detenernos un instante a considerar la tendencia, muy generalizada ya, de declaramos a los trabajadores, fuera de las leyes que ellos han hecho. Esos escritores que nunca firman, muchos son diputados o senadores, que en épocas electorales alaban al pueblo y le ofrecen mundos de oro, pero para insultarlo por la prensa, se esconden cobardes detrás del anónimo. Tengamos presente este detalle. Esos que así escriben y que piden al gobierno que nos aniquile y que nos pulverice cuanto antes, son unos ignorantes que creen que con blindados y soldados pueden desbaratar o aplastar la obra gigantesca de las mancomunales que ya cuenta con 50.000 hombres en sus filas y que formarán una cadena desde Magallanes a Tarapacá, en donde no podrán penetrar ni balas ni bayonetas. Tengan presente, las llamadas clases dirigentes, que con medidas infames e inhumanas, sólo se exponen a caer bajo la llamada ley del Talión. Consideran y califican de exigencias absurdas nuestras peticiones, como trabajadores. Nosotros también consideramos exigencias inhumanas y brutales las del capital que pide un interés excesivo. El trabajo pide justicia. Pide aire, alimento sano, higiene por medio de la decencia para poder vivir. Pide ilustración, pide luz. El capital exige lujo, vanidades. Vive en la orgía y pernocta en el tapete, derrochando el sudor de oro del trabajador. Y cuando pretendemos cortar esos vicios que nos perjudican, hablando verdades, nos llaman anarquistas y piden la mordaza para el pueblo. Con y sin libertades, nuestra obra irá avante. Impondremos con el orden. Haremos presión por el número para obtener la justicia que buscamos, porque para nosotros la razón es ciega. Vamos a realizar una revolución en el orden social. Si las clases burguesas nos ayudan a encontrar expedito el camino limpiándolo mutuamente de las dificultades, no habrá lucha, ni sangre. Esa revolución triunfará de mutuo acuerdo sin dejar rencores, ni odios, ni vencidos ni vencedores. Sólo triunfará la justicia. Pero, si al contrario, nos colocan mayores obstáculos y emplean medidas coercitivas, haremos lo del minero: porfiar para encontrar el metal, cuando hay seguridad que existe, apartando las piedras o quijos, con los materiales que se necesitan para ello. Pueden, pues caballeros de la burguesía, suspenderlas leyes eventualmente, negándose a estudiar razonablemente estos problemas, propuestos por nosotros ¡Después, no lloréis! Si eventualmente han aparecido justicieros en Francia, Italia, España, Rusia, Estados Unidos, pueden aparecer aquí también.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla 3/enero/1904

¡TRABAJADORES HONRADOS ABRID LOS OJOS!

51Según las noticias que hasta aquí ha publicado la prensa, la aduana de Tocopilla ha dado al Fisco una cantidad que se puede apreciar en más de seis millones de pesos durante el año l903. Como las oficinas que funcionan son también seis, vemos que cada una da más o menos un producto de un millón anual. Partiendo de esta base, supongamos que la utilidad que el capitalista percibe sea igual al derecho que paga, cosa imposible, pues el capital siempre busca un interés mayor a todo derecho, tendremos entonces que cada oficina produce otro millón, formando un total de doce millones anuales, o sea, un millón mensual.

52¡Trabajadores honrados abrid los ojos! y preguntad quiénes son los que hacen producir ese dinero que, con el nombre de utilidad, se reparten entre unas cuatro personas ¡Trabajadores honrados abrid los ojos! y preguntad cuál trabajo vale más, si el vuestro que exponéis la vida en toda la manifestación del trabajo o el del dueño de oficina y empleados superiores, que sólo se pasean contemplando cómo trabajan los demás. ¡Trabajadores honrados abrid los ojos! y contestad si es justo y equitativo que el producto de la venta del salitre se reparta de esa manera tan desigual.

53¡Trabajadores honrados abrid los ojos! y pensad que si entre gobernantes y capitalistas se reparten el fruto de vuestro trabajo, no podéis acudir a ellos en demanda de justicia porque el oro los tiene sordos y soberbios ¡Trabajadores honrados abrid los ojos! y ved que el gobierno y capital trabajan por dividirnos para que nosotros no podamos, una vez unidos, exigir lo que vale nuestro trabajo ¡Trabajadores honrados abrid los ojos! y ved que es necesario y urgente que nosotros estemos todos unidos para impedir que nuestro trabajo se explote tan escandalosamente ¡Trabajadores honrados abrid los ojos! y ved que en el hogar de la “Sociedad Combinación Mancomunal de Obreros”, encontraréis vuestra salvación.

54Los disgustos personales, atrás. El odio entre compañeros, atrás. La envidia entre nosotros mismos, atrás. Dejemos atrás todo lo que nos divida y démonos un abrazo fraternal bajo la roja bandera de la Mancomunal que dará la libertad a los oprimidos.

55¡Trabajadores honrados abrid, los ojos! y pensad, después de dicho lo anterior, ¿quiénes son culpables de todas nuestras desgracias? ¿Ellos, que tan sin conciencia nos explotan a nosotros, que nos dejamos explotar? Cada trabajador piense y contéstese a si mismo lo que debe hacer.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 3/enero/1904

Solidaridad. A LAS SOCIEDADES OBRERAS DEL PAÍS

56La redacción de EL TRABAJO se permite dirigirse a las Sociedades invocando los sentimientos de humanidad y actividad, para pedir la ayuda pecuniaria y moral en favor de las pobres víctimas de Chañaral. Perseguidos hasta hoy, con una crueldad implacable, los trabajadores de Chañaral, se encuentran, unos en la cárcel y otros ocultos prófugos, para librarse de la saña criminal de los lacayos de Arturo Besa, ocasionando con esto desgracias irreparables a las familias que carecen de los recursos indispensables para el sustento diario. Ha llegado el intento criminal de esas infames autoridades de Chañaral hasta prohibir y suspender la función que un circo daba a beneficio de los presos y se ha obligado a los encarcelados a pasar el número durante la noche como un centinela, prohibiéndoles dormir.

57En presencia de estos actos inhumanos, golpeamos al corazón de las sociedades de trabajadores del país, invitándoles a elevar su protesta de indignación y a contribuir con su óbolo en dinero para llevarlo al hogar desolado de las víctimas de Chañaral a fin de que siquiera se sequen las lágrimas derramadas por madres, esposas e hijos que lloran en la indigencia y en la orfandad, y de que sirva para exigir ante la justicia el castigo que merecen los discípulos de Loyola y Torquemada, que a las órdenes de Besa, profanan el hogar de los trabajadores. Ante la opresión tiránica del gobierno actual, respondamos, trabajadores del país, con el sentimiento de un verdadero y fraternal compañerismo. A las sociedades que cooperen a esta obra, les enviaremos por correo los datos para la remisión del dinero. La prensa obrera del país se servirá reproducir el presente anuncio. El actual presidente de la Mancomunal de Chañaral es don Juan Olmos.

  • 2 Recabarren era el redactor del periódico

La Redacción2

El Trabajo, Tocopilla, 10/enero/1904

¡TRABAJADORES HONRADOS ABRID LOS OJOS!

58A medida que nuestra Sociedad, la Combinación Mancomunal de Obreros, va tomando mayor desarrollo engrosando sus filas con centenares de trabajadores que diariamente acuden a cobijarse a la sombra de esta humanitaria Sociedad; a medida que su prestigio se hace más sólido, con mayor maldad los enemigos nuestros, mejor diremos, los verdugos nuestros, nos calumnian, y con ello calumnian e insultan a toda la clase trabajadora ¡Trabajadores, abrid los ojos! Nuestros verdugos afirman: “que las autoridades a nadie atropellan; que el trabajo sobra y que no puede decirse que los jornales sean bajos ni que los patrones exploten al trabajador”.

59Nuestros verdugos afirman: que estamos en el mejor de los mundos, que ganamos una fortuna, que somos ricos, que nada nos falta, que vivimos en la abundancia y ¡con lujo! Nuestros verdugos afirman: que nadie nos explota, que nadie nos atropella. ¡Trabajadores abrid los ojos! Ved con qué cinismo mienten los que escriben, arrastrándose a los pies del Becerro de Oro. ¡Ved con qué descaro se escarnece nuestra situación! Ved cómo se burlan de nuestras miserias y desgracias! ¡Trabajadores abrid los ojos! Dicen que las autoridades a nadie atropellan: que respondan nuestros hermanos de Chañaral, de Taltal, de Valparaíso, de Concepción, de Coronel, de Iquique, de Santiago, de Valdivia, etc. Que respondan las familias de nuestros hermanos atropellados que han llorado en la miseria más inicua. Donde quiera que se haya levantado la voz del trabajador pidiendo justicia a secas, allí se ha descargado el sable de la autoridad para ahogar en sangre el gemido de la víctima.

60¡Trabajador abrid los ojos! Dicen que los patrones a nadie explotan y que los jornales son demasiado para nosotros. Respondan los seis mil trabajadores de este departamento para no ir más allá. ¿No es explotación arrojarles el caliche por carretada a pretexto de que es malo y después recogerlo por cuenta de quién sabe quién? ¿No es explotación multar a los carreteros cuando no hacen los viajes convenidos por culpa de los boleteros? ¿No es explotación pagar un jornal miserable a los barreteros y demás trabajadores al día? ¿No es explotación cobrar un precio exorbitante por los artículos de consumo en las pulperías? ¿N0 es explotación pagar en fichas, mientras el dinero gira y se da vuelta en otros negocios? ¿No es explotación pagar menos precio que el convenido por la carreta de caliche, cuando se les antoja? ¿No es explotación poner dificultades para cambiar unas cuantas fichas o para dar algunos alcances en billetes? ¿No es explotación el peso mensual que se le sustrae al trabajador para el médico a quien le dan sólo una parte del peso, y el resto, quién lo recibe? ¿No es explotación la que se hace a los trabajadores de las faenas de mar de la casa salitrera alemana, que se les obliga a hacer trabajos brutales y mal pagados? ¿No es explotación la que sufren los mineros de las casas Yubero, Lacalle, Casacuberta y otros, que han tenido que concurrir a la justicia amparados por nuestra Sociedad, en demanda de sus jornales usurpados? ¿No es explotación lo que sucede hoy mismo con los operarios de Huanillos que no saben a quién cobrar sus salarios, si a Lacalle o Yubero, quienes se disculpan mutuamente? Y… dónde está esa justicia o autoridades que no se levantan a amparar esas expoliaciones.

61¡Trabajadores abrid los ojos! Cuando así piensan patrones y autoridades, juzgad si tendréis esperanza de justicia, juzgad si tendréis esperanza de mejorar vuestra situación, juzgad si tendréis esperanza de felicidad, juzgad si tendréis esperanza de ver vuestra vejez o invalidez aliviada, juzgad si podréis educar a vuestros hijos para evitarles la miseria en el porvenir.

62¡Trabajadores abrid los ojos! Cuando con ese criterio aprecian nuestra situación autoridades y patrones, no pensemos encontrar justicia en nuestras peticiones. La justicia debemos imponerla nosotros uniéndonos estrechamente, como hermanos huérfanos, abandonados al oleaje de vida.

63Cuando autoridades y patrones dicen que nada más necesitamos, más grande y poderoso es el peligro que se nos presenta. Entonces, cada trabajador que sufra vejámenes y explotación, trabaje porque sea más numerosa todavía nuestra institución, que los enemigos hoy trabajan con ahínco por destruirla. Autoridades y patrones después de asegurar que el trabajador nada necesita, porque vive en la abundancia, dicen que nuestra Sociedad no debe existir y que sus directores son ladrones de mala fe. Si se califica de mala fe a los cinco directores generales elegidos para esos puestos por la totalidad de los socios, quieren decir entonces que todos los socios son lo mismo.

64Ya veis, compañeros de trabajo, como nos insultan a todos por parejo ¿Permitiréis que se continúe calumniando a nuestra Sociedad y sus socios? No. No debéis permitirlo. Y para poner atajo a los calumniadores pagados, trabajad con más ardor y entusiasmo por el engrandecimiento de nuestra Sociedad. Necesitamos unión y más unión ante el peligro y ante las amenazas de autoridades y patrones. ¡A la unión, pues, compañeros de trabajo!

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 14/febrero/1904

LA MORDAZA AL PERIODISTA

65Después de veinte días de prisión arbitraria e ilegal, donde me tuvieron los criminales que no respetan leyes ni libertades, no conocen el decoro ni la vergüenza, vuelvo otra vez a mi puesto a cumplir con la santa misión me he trazado desde que tengo conciencia de lo que es y debe ser el trabajador. Vuelvo de la cárcel arrepentido de no haber gastado anteriormente mayor energía todavía para desenmascarar a los infames que se atreven a poner manos sacrílegas sobre la gente honrada. Si hasta antes de mi prisión he guardado contemplaciones para las autoridades inescrupulosas y que dilapidan el tesoro público, desde hoy cumpliré con mi deber más estrictamente a fin de que comprendan que los hombres que tenemos conciencia, no sabemos vacilar ni doblegarnos ante la persecución tirana y brutal de los que transitoriamente se hacen llamar autoridades.

66Vuelvo, pues, a mi puesto, y mientras la ley me otorgue el derecho de expresar mis opiniones por la imprenta, mi pluma continuará destilando hiel porque soy un revolucionario que anhelo ver pronto una sociedad nueva, más humana, más justiciera que la actual.

67Es verdad que un juez radical, sin escrúpulo alguno, puso mano atentadora sobre la constitución y las leyes, pero esto no puede causarnos extrañeza porque ya nos hemos acostumbrado a ver que todos los días atropellan las leyes los mismos que están encargados de dar ejemplo de respeto.

68Así también el pueblo empezará poco a poco a imitar ese ejemplo, y las leyes que hoy coartan sus libertades, tendrán que ser inutilizadas en homenaje al progreso y la civilización. Prosigo, pues, mi misión, sin tomar en cuenta que pueda caer nuevamente víctima de los que se prosternan ante el oro.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 21/febrero/1904

EN FAVOR DE UN AMIGO

69El anciano luchador proletario, don Juan Rafael Allende, que durante más de veinticinco años ha consagrado su vida a propagar la moral pública y defender los derechos atropellados del trabajador, entra en estos momentos al ocaso de su vida contemplando por doquiera la miseria en su hogar

70En estas condiciones considero justo que nos interesemos por su suerte y me permito invocar los nobles sentimientos de mis amigos y consocios para reunir una colecta que sirva para llevar al anciano maestro la corona de siemprevivas que adorne los últimos días de su vida.

71Dejamos iniciada la suscripción por nuestra parte.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 21/febrero/1904

UNA PALABRA A MIS AMIGOS DEL SUR

72La Sociedad Combinación Mancomunal de Obreros de Tocopilla, ha sido durante los últimos 6 meses y hasta el día de hoy, el blanco obligado para los ataques de los que siempre han gozado a costa de las miserias proletarias. Los diarios burgueses EL MERCURIO, EL FERROCARRIL, y otros de Santiago y Valparaíso, han publicado una serie de artículos calumniosos y destinados exclusivamente a presentar a esta Sociedad, como una Sociedad ilícita y por lo tanto, fuera de la ley, atribuyéndosele fines perversos e inmorales, con el objeto, bien claro por cierto, de obtener su disolución y de conseguir que la clase trabajadora de1resto del país le niegue el concurso de la justa solidaridad que nos debemos los que soportamos hace veinte siglos los rigores de la antigua y moderna esclavitud.

73La prensa burguesa de la capital, con una propaganda cansada y cómica, ha tratado de presentar al obrero del norte como el más regalón, y como el que gana los más altos salarios del mundo, tratando de probar con estas dos cosas que no necesita acogerse a los beneficios de la sociabilidad y que es inmotivada la queja que hace sobre su mala condición económica. El mayor motivo de enojo de esos caballeros es que esta Mancomunal cuenta con imprenta y periódico propios desde donde sólo se dice la verdad exacta, pues, que no tenemos motivos para faltar a ella.

74En vista del giro perverso que la prensa burguesa ha dado a su propaganda, presentándonos como individuos y como Sociedad peligrosa, ha estimado el infrascrito, de su deber, dirigir la presente circular a sus amigos y compañeros que han departido unidos las tareas sociales durante la última década en Santiago y Valparaíso y pueblos inmediatos. Así, pues, mis amigos del Sur, entro a explicar la situación del trabajador del norte, lo más brevemente posible y dividiéndola en dos capítulos: Situación del Trabajador y fines de la Sociedad.

SITUACION DEL TRABAJADOR EN TOCOPILLA

75El Departamento de Tocopilla se puede dividir en tres comarcas, a saber: el puerto, las minas y la pampa. La pampa está separada del puerto por seis o siete horas de ferrocarril, las minas, por diversos caminos carreteras. El valor de la vida en el puerto es un 40% más cara que en Santiago o Valparaíso. El valor de la vida en la pampa es el doble más cara que en Santiago o Valparaíso. Una familia que en la capital vive con 100 pesos al mes, en la pampa necesita 200 pesos. Sin exagerar.

76En la pampa es donde está el mayor número de trabajadores: la vida allí es sofocante, con un calor como en ninguna parte, las casas son todas de latas y las piezas de habitación parecen hornos. El 95% de los trabajadores gana menos de mil quinientos pesos al año, o sea como 120 pesos al mes, cantidad insuficiente para vivir. Normalmente los trabajadores suelen ganar mayores sueldos, pero al estilo del sur, se les quitan con una multitud de multas y otros abusos que rayan en la infamia. El trabajador tiene que comprar todo lo que consume en su casa, en la pulpería o almacén de la misma casa, que le vende artículos de la calidad y precios que ellos quieren, sin lugar a reclamo. La libertad de comercio no existe. El trabajador de la pampa es un verdadero esclavo. No puede salir de su faena para venir al puerto si no le dan permiso, porque en el tren no lo admiten sin boleto y los boletos los venden los patrones personalmente. A pie es imposible el viaje. Digan nuestros hermanos si son o no esclavos los hombres de Tocopilla. Y así viven todos los de la región del norte del país, donde el obrero chileno que con su sangre regó estas pampas, vive bajo el dominio extranjero sin contar en ningún caso con el amparo de las llamadas leyes chilenas.

77El Sastre, zapatero, carpintero, mecánico y otros artesanos, ganan aquí lo mismo o menos que en el sur. Generalmente ganan tres pesos diarios, los tipógrafos de 30 a 60 pesos al mes. El trabajador que es despedido de una faena, no encuentra trabajo en otra faena, porque existe compromiso entre los patrones que, dicho sea de paso, tienen un excelente corazón. Desde luego, un trabajador tiene que tomar el primer vapor, de lo contrario, queda aislado en la miseria. He ahí, mis amigos del sur, la situación expuesta a la ligera, de los que hoy son mis compañeros aquí.

78Ahora paso a exponer los FINES DE LA SOCIEDAD MANCOMUNAL DE OBREROS. Dada la situación angustiosa del trabajador, se echaron las bases de esta asociación que encontró amplia aceptación entre la mayoría de los hombres de trabajo. Y no podía ser de otra manera desde el momento en que la Sociedad otorga al socio los siguientes beneficios: Dos pesos diarios en toda enfermedad, ya sea natural o heridas por accidentes del trabajo, cosa que sucede muy a menudo, y los primeros auxilios de médico y botica.

79Cuota mortuoria y sepultación decente.

80Traslado de los enfermos con enfermeros por cuenta de la Sociedad, a donde lo solicite el enfermo.

81La Sociedad cuenta con un espacioso edificio, donde tiene una excelente y bien ventilada sala con tres camas para heridos, convalecientes o enfermos de poca gravedad.

82A los socios que sean damnificados por incendio, naufragio, derrumbe u otra circunstancia, se lo protege con una cuota de 50 centavos por cada socio activo. Los socios activos no bajan de mil. Sucede, aquí, especialmente entre los mineros, que los patrones no les pagan sus sueldos a los operarios. La Sociedad toma por cuenta la demanda del patrón y corre con todos los gastos judiciales hasta obtener el pago del salario. Con esta medida no habrá ningún patrón que trampee a sus operarios. Además, la Sociedad cuenta con un taller de imprenta que vale más de tres mil pesos, donde tiene una escuela de tipografía y un centro de publicaciones. También tiene una escuela elemental para adultos y niños que trabajan.

83Todo este completo y hermoso programa de beneficios inmediatos y prácticos para el trabajador, que siempre vive en la miseria, llevado a la exacta realización, ha tenido que dar los espléndidos resultados que hoy, con asombro, ven como un fantasma amenazante los malos patrones y las malas autoridades pues, los buenos patrones y buenas autoridades, no ven en nosotros un peligro. En pueblos donde apenas hay una población de 6.000 trabajadores, se considera como un espléndido éxito el que más de 3.000 se hayan cobijado en torno de una Sociedad que ha cumplido exactamente con lo establecido en sus estatutos. Debo decir que a cada trabajador, sin que uno se me escape, los patrones le quitan un peso mensual para médico y los trabajadores no se atreven a ocupar los servicios de ese médico porque no tienen confianza en sus aciertos. Calculamos que con ese peso de médico, perciben de cinco a seis mil pesos mensuales, y ¿gastarán mil pesos entre médico y botica al mes? Hay, pues, aquí otra explotación. Tras esto se cometen una serie de abusos, imposibles de detallar, lo mismo que en el sur, y se pretende que el trabajador sufra en silencio.

84La Sociedad Mancomunal cuenta con periódico que está bajo mi redacción y responsabilidad donde sólo hemos dicho la verdad. Cierto que muchas veces habrá habido exaltaciones, pero ellas han sido y son el fruto de la indignación que se sufre en presencia de los tremendos abusos que se cometen. Se ha dicho por la prensa que los directores viven con grandes sueldos que salen de la caja social. Esta es la más audaz y grosera mentira, propia de los caballeros. El presidente y tesorero son estibadores, que trabajan descalzos y semidesnudos en las bodegas de los buques salitreros; el vicepresidente es lanchero; el secretario hojalatero; el pro-secretario, sastre, todos hombres antiguos y conocidos en este pequeño pueblo y que las autoridades y patrones ven que se ganan la vida honradamente y que atienden la Sociedad en sus horas de descanso.

85La imprenta tiene tres tipógrafos que trabajamos día y noche; el suscrito, con 250 pesos mensuales; Amador Echagüe, con 80 pesos, ambos con numerosos amigos en el sur y conocidos como constantes trabajadores y un joven, Carlos Madrid, con 45 pesos mensuales. Todos estos sueldos salen de las entradas de la misma imprenta, y son el fruto de nuestro trabajo. Entre los tres hacemos todos los trabajos sin fijarnos en tiempo, y la Sociedad no gasta un centavo en nuestra atención. Desde luego, toda la algazara de mala inversión de fondos ha sido sólo con el objeto de crear desconfianzas. Pero erraron el tiro. Los socios saben que su dinero está bien seguro, porque entre nosotros no ha habido Jorge Waliser, Robinet, Allende, Rosales y tantos otros ladrones aristocráticos que, como cajeros o tesoreros municipales o fiscales, se han alzado con los fondos.

86La acusación de que se nos ha hecho víctima es el fruto del despecho de las autoridades que se ven impotentes para continuar en su obra de atropellos. En realidad, de verdad, aquí es más tenaz la lucha u odiosidad entre operarios y autoridad, porque ésta es la que nos tiraniza y la que empuja a los patrones a abusar, buscando con ello situaciones de adulo… Prueba de ello es que hace más de un año que no se presenta a los patrones un sólo reclamo, ni ha habido una sola huelga, ni se ha pensado ni se piensa en ello. Buscamos hoy el mejoramiento económico en el establecimiento de cooperativas por acciones y todos los empeños están hoy dedicados a su pronta implantación porque creemos que esta fórmula nos va a dar mayores garantías que la misma huelga, por muy bien dirigida y organizada que sea.

87Con esto pongo término a esta exposición, dejando ocasión para completarla una vez que se dé fallo definitivo a la acusación pendiente. Saludo a mis compañeros y amigos de todo el país, confiando que mis palabras serán bien recibidas.

88Salud y unión.

Luis E. Recabarren S.

89Ruego a la prensa proletaria se sirva reproducir el presente artículo, a fin de que se conozca ampliamente los fines y situaciones de esta Sociedad.

El Trabajo, Tocopilla, 28/febrero/1904

LA OBRA DE LA INFAMIA

90Ya no sabemos cómo calificar el torpe proceder de las autoridades de este departamento que, lejos de ocuparse de lo que les concierne, sólo se ocupan en armar zancadillas o colocar obstáculos para impedirnos nuestra marcha cada día más rápida y progresiva.

91Tomando en consideración que nuestros compañeros de la pampa se les ha prohibido reunirse en sesión y que no se les permite de ninguna manera ejercitar sus derechos sociales y se les persigue de todos modos y, además, el robo escandaloso que se les hace en las pulperías, debido a que no existe competencia comercial, se ha tomado en arriendo un terreno en un sitio muy adecuado para nuestro objeto, celebrándose, al efecto, un contrato que llena todos los requisitos exigidos por la ley.

92En el terreno tomado en arriendo, la Sociedad Mancomunal va a edificar una casa que sirva para salón de reuniones de los socios y para establecer un almacén donde todos los trabajadores puedan encontrar los artículos de consumo al precio justo y equitativo, o sea, a la mitad del valor que lo pagan en las pulperías. Con el objeto de poner a salvo todos nuestros procedimientos de posibles atropellos, el señor Trincado, arrendador del terreno citado, solicitó al juzgado el nombramiento de un Ministro de Fe para tomar posesión judicial del terreno, siendo que podemos hacerlo extrajudicialmente. El juez nombró al Ministro de Fe y todo estaba arreglado para subir a recibir el terreno, cuando se presenta el flamante gobernador de este departamento con un escrito ante el juzgado diciendo más o menos: que como representante de los intereses del fisco se OPONE a que el señor Trincado tome posesión del terreno que, según el gobernador, se dice ser de propiedad del señor Renzi, siendo que las escrituras debidamente legalizadas afirman y reconocen el derecho de propiedad del terreno aludido. El juez accedió a las órdenes del gobernador y todo se conjuró para impedir la realización de nuestros deseos.

93Impóngase todo el país de la obra infame que están realizando gobierno y capital, unidos en este pueblo, y de los actos indecorosos que cometen en contra de los trabajadores que, por medio de actos lícitos, se ocupan en buscar su mejoramiento. Mañana, cuando vayamos a tomar posesión del terreno sin pedirle permiso a nadie, ya que la ley también nos ampara en este caso, nos llamarán sublevados y nos arrastrarán de nuevo a la cárcel y así se continuarán consumando las tiranías sin nombre que comete un hombre sin decoro que se ha hecho imposible en este puerto y que ocupa el puesto de gobernador.

94Para que todos juzguen con conocimiento exacto, transcribimos la escritura del contrato de arriendo que dice: “Foja 6, Año 1904.- Arrendamiento. Renzi Cayetano a Gregorio Trincado. En Tocopilla, República de Chile, a cinco de enero mil novecientos cuatro, ante mí, Luis Astorga Pradel, notario público y conservador de bienes raíces, y los testigos idóneos cuyos nombres al final se expresan, compareció don Cayetano Renzi y don Gregorio Trincado, ambos mayores de edad, de este domicilio, a quienes conozco y expusieron que han convenido en el siguiente contrato de arrendamiento: Primero. Don Cayetano Renzi da en arriendo a don Gregorio Trincado un terreno de su propiedad ubicado en la subdelegación del Toco de este departamento, que mide cincuenta metros de frente hacia la oficina Buena Esperanza y sesenta metros con dirección hacia el río, limita por el norte, Naciente y Poniente, terrenos de la sucesión de don Abdón S. Ondarza,. y por el sur, propiedad de don Fortunato Cerbone; Segundo. El tiempo de este contrato es de cinco años y durante el cual el señor Renzi no podrá enajenar en forma alguna el terreno que da en arriendo ni menos venderlo; Tercero. El canon mensual es la suma de cuarenta pesos que se pagarán por meses vencidos. Cuarto. El señor Trincado no podrá transferir este contrato a otra persona y sociedades que no sea la Sociedad Mancomunal de Obreros de este puerto. El señor Renzi faculta ampliamente al señor Trincado para que transfiera a la Sociedad Mancomunal de Obreros de este puerto, cuando lo estime conveniente, el presente contrato en las mismas bases y condiciones que en el citado contrato se estipulan. Quinto.- Queda obligado el señor Renzi a vender el terreno materia de este contrato al señor Trincado o a la Sociedad Mancomunal de Obreros de este puerto o a quien la represente dentro del término de los cinco años que se estipulan; pero si dentro de los seis últimos meses no se hubieren decidido el Señor Trincado o la Sociedad a comprarlo, queda libre de toda obligación al señor Renzi para con ellos. La venta del terreno a las personas nombradas pone fin a este contrato. Se deja constancia que el terreno el arrendador lo hubo por compra que de él hizo a don Abdón S. Ondarza, según la escritura otorgada ante el notario de este departamento, señor Salomón A. Márquez, con fecha 10 de junio de l893, la que se encuentra debidamente inscrita. Se faculta a la persona que presente copia autorizada de esta escritura para requerir y firmar la inscripción de la misma en el conservador que corresponda. Así lo dijeron, otorgaron y firmaron, previa lectura ante mí y los testigos don José M. López H. y don Maximiliano Segundo Pérez R.- Se da copia en papel competente.- Doy fe. Cayetano Renzi - Gregorio Trincado - José M. López H.-Maximiliano Segundo Pérez R.- Luis Astorga Pradel, notario público y conservador. Pasó ante mí, sello y firmo, Luis Astorga Pradel, notario público y conservador” Se hizo inscripción respectiva en el conservador de Bienes Raíces.

95Ya ven los compañeros que el terreno no puede ser vendido por el dueño durante los cinco años, sino al señor Trincado. Después de todo esto, sólo nos resta hacer presente a nuestros compañeros que no nos dejaremos atropellar ni burlar y que en el ejercicio de nuestros derechos, sabremos hacernos respetar. Por parte del señor Trincado se hacen las gestiones del caso para salvar las dificultades de este nuevo atropello.

96A los compañeros de la pampa les pedimos un poco de paciencia a la vez que energía. Esta campaña de persecuciones y tiranías emprendida por los déspotas infames, soberbios por el oro que nos usurpan tiene, ineludiblemente, que tener su término y término fatal más luego de lo que se imaginan en sus sueños de poderosos.

97¡Trabajadores, en el ejercicio de los derechos que las leyes nos otorgan, no debemos permitir que se nos atropelle!

98¡Adelante en la obra con la frente altiva!

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 6/marzo/1904

SIEMPRE SOBRE LA RUEDA

99Con mucho desplante aparece el pasquín de la localidad sosteniendo que el gobernador y el juez del departamento han hecho muy bien en impedir judicialmente, que don Gregorio Trincado tome posesión de un terreno que le pertenece, por cinco años o más si lo quiere, según una escritura perfectamente legalizada. Sostiene que el gobernador ha procedido muy bien porque lo ha hecho en defensa de los intereses del Fisco, porque la Sociedad Mancomunal iba a apoderarse de una inmensa lonja de terreno salitral que vale mucha plata. Muy justo será que un representante del Fisco cuide con honradez de los intereses que se le confían, cosa que casi nunca sucede, pero hoy es un caso sui generis que non possumos dejar en silencio. Pues resulta que ese terreno estuvo, poco tiempo atrás, arrendado a las casas salitreras y a nadie se le ocurrió inmiscuirse, intrusamente, en un contrato que se celebra entre dos personas solventes sin perjudicar a terceros. Pero como hoy se trata de la Mancomunal, es claro que el caballero gobernador, compadre con el caballero gerente general de las salitreras alemanas, se oponga a que se haga uso de ese terreno que nos pertenece.

100Aquí no hay defensa de intereses fiscales. Ello es una farsa. Los mandones de aquí no quieren que se tome ese terreno porque allí la Mancomunal va a establecer un gran mercado surtido de todo lo que necesita consumir el trabajador. Un edificio donde tener teatro, salas de lectura, de diversión, diversas escuelas, salas de hospital, secretarías gremiales, y todo lo que constituya medios de progreso y de cultura para el trabajador alcanzados por el mismo trabajador. Pero todo esto es un crimen, todo esto es subversivo, incendiario, anarquista y el gobernador, en defensa de los derechos fiscales, no puede permitir que el trabajador busque medios lícitos de progreso y de civilización.

101El trabajador debe ser siempre la bestia de carga muda y ciega. Sin embargo, ese gobernador no se ha ocupado de dar cuenta al Gobierno de los inmensos robos de caliche que han hecho en terrenos fiscales, y que las excavaciones están a la vista, denunciando ese robo. Pero como lo han hecho los caballeros no se denuncia…

102Esta es la situación en que estamos colocados, no podemos tomar posesión de una cosa que nos pertenece, porque los caballeros no quieren, y como al fin y al cabo tendremos que ir allá, resulta que sólo buscan ganar tiempo. Pero vamos a ver si es posible que tomemos posesión sin pedir permiso, ya que estamos en nuestro derecho. Veremos si el gobernador también nos lo prohíbe.

Luis E. Recabarren

El Trabajo, Tocopilla, 20/octubre/1904

SIN ARRIAR BANDERA

103Tres veces en Tocopilla he sido llevado a la cárcel por expresar ideas que bullen en mi cerebro, que transcritas al papel se esparcen por los pueblos ¿Acaso tengo yo la culpa de pensar como pienso? Sin embargo se ha pretendido prohibirme pensar. Me arrastraron a la cárcel, me secuestraron ¡necios! para infundir terror, para impedir que escribiera, como si hubiera hierros suficientemente poderosos para encadenar el pensamiento que vuela salvando las distancias y abriendo las puertas más seguras.

104¡Y esto es un país republicano y libertario! ¡Qué hermosas libertades! Deben sentirse grandes, orgullosos, los que fraguaron la persecución a mi persona por el gran delito de escribir ideas sanas cuya finalidad es tan hermosa y sublime, como enanos y miopes son los egoístas que sólo quieren la comodidad para ellos.

105¡Y bien! Fui encerrado, preso durante siete meses en una mazmorra de donde he salido como entré, con las mismas ideas y, si se quiere, más convencido de la pequeñez de los burgueses que persiguen y hostilizan a la clase trabajadora. Ayer pensaba en que la humanidad puede ser feliz realmente regida tan sólo por leyes naturales y las costumbres sanas de los pueblos, hoy continúo pensando en lo mismo ¿Es esto subversión? Si así fuera, soy subversivo. Ayer pensaba que la paz universal y el amor que debe reinar en la familia humana es una virtud necesaria para la vida de los pueblos que hoy altera y detiene el militarismo ensangrentado que quieren santificar los malos, hoy pienso que la única barrera que se opone a toda virtud, a toda idea buena es el militarismo mangoneado por los satisfechos para ahogar la voz de los que sufren.

106¿A esto llaman anarquismo violento? Si así fuera, no estaría lejos de esa doctrina filosófica. Ayer pensaba que el único medio de llegar a la felicidad consiste en la educación y la unión de los elementos que sufren en las diversas esferas del trabajo, y que una mayoría inmensa de pobres se ve explotada y gobernada por una minoría insignificante, bajo todo punto de vista, inferior a todas luces, y hoy pienso lo mismo y considero, como ayer, que este estado social debe ser transformado, como se transforma todo bajo la acción de la naturaleza, para que progrese en la sucesión eterna de las causas que empujan al mundo a su perfección. En una palabra, hemos querido y queremos la perfección de la especie ¿Esto es subversivo o sedicioso? Si así fuere no puedo mentir o negar las ideas que se asimilan a mi cerebro. Por eso, al volver al campo de la actividad, debo decir que no abrigo odio para mis verdugos, pero que si obstruyen la marcha regeneradora, los hemos de separar de la vía, para que no se detengan el progreso. Entonces, vuelvo sin arriar bandera. Prosigo, pues, como antes, sin pensar ni en un nuevo sacrificio, ni en un nuevo obstáculo.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 20/Octubre/l904

HERMANO, ABRE TUS OJOS I3

  • 3 Sólo el último artículo de esta serie, viene expresamente firmado por Recabarren

107El actual sistema de gobierno llamado unitario es, sin duda, el más agradable cómodo y, sobre todo, el más productivo para los caballeros que mangonean la dirección del país, a quienes nada les importa la dirección del país, si ellos están llenos, satisfechos, y hay tontos que les dan carretadas de dinero para sus eternos derroches. Vamos a demostrar aquí una pequeñez, comparada con la de otros pueblos, en cuanto a lo que el departamento de Tocopilla produce para los zánganos y parásitos sociales.

108La aduana de Tocopilla, solamente, le produce al Fisco la suma de 7 u 8 millones de pesos por año. Este producto equivale todo al trabajo manual y muscular de los trabajadores de esta región. Aquí no se toma en cuenta la venta de terrenos salitreros, borateros u otros, ni las patentes que cobra el Fisco y que, quizás, lleguen a una cifra igual de millones que se los devoran los sanguijuelas incansables de la burguesía santiaguina. Pues bien, de esta enorme producción que sale toda del brazo del trabajador, a quien se veja y se maltrata, apenas si queda una centésima parte aquí, que se dispone toda para pagar a empleados inútiles y que sólo constituyen una plaga que extermina las energías del pueblo. El dinero que el Fisco ha destinado para Tocopilla en el presente año apenas si alcanza a 200 mil pesos, de un producto superior a l0 millones. De esos 200 mil pesos, apenas si se destinan 20 mil para una escasa y deficiente educación que se da en las escuelas; el resto se destina todo a pagar pacos, agentes y demás empleados que el Fisco manda aquí para cuidar que sus entradas se aseguren. Todo el dinero empleado en los pacos y jueces se convierte, como el pueblo lo ve, en un azote permanente sobre sus espaldas y en una persecución demasiado irritante que concluirá por sublevarnos. Con todo ese dinero que el pueblo produce no tiene ninguna mejora, ningún adelanto de origen fiscal que venga a beneficiar a todos los habitantes.

109El comercio y las industrias se ven condenadas a una esfera reducida de acción, a consecuencia de este estado de abandono en que se vive, a causa de la inacción general en que hemos vivido en el pasado. Mas, ya es tiempo de pensar que ese estado debe terminar. Lo que produce el departamento de Tocopilla debe invertirse en el progreso y embellecimiento del pueblo que lo produce, y no contribuir ese dinero para que los caballeros de Santiago habiten palacios y paseen con todo rango por Europa, a costas del sudor de estos pobres pampinos que dejan la vida trabajando para lacayos, para ingratos y para sus propios verdugos.

El Trabajo, Tocopilla, 27/octubre/1904

HERMANO, ABRE TUS OJOS II

110Mucho es el enojo de los caballeros cuando nosotros cometemos el atrevimiento de estudiar para discutir las maldades y los vicios que ellos satisfacen con el dinero que produce únicamente el pueblo. Pero cualquiera que sea el grado de sus cóleras, nosotros estimamos un deber de conciencia y honradez constituir de las columnas de la prensa, una tribuna y una escuela, un libro y una palabra que se encamine a exterminar la ignorancia, para dar luz, para dar conocimientos, para despegar las inteligencias y llamarlas aquí a amar todas las nuevas energías, para perfeccionar las costumbres, hasta hoy bastante bárbaras aún.

111En el artículo anterior hemos dejado expuesto que de una cantidad superior a 10 millones que el Fisco recibe del departamento de Tocopilla, ese mismo Fisco no invierte aquí ni 200 mil pesos y, como hemos dicho, todo queda entregado a sueldos de empleados; pero dinero para mejorar los medios de comunicación entre los diversos pueblos y centros mineros, para prolongar los ferrocarriles, para dotar de muelles fiscales y mejorar los medios de embarque en condiciones menos expuestas y más aliviadas para los trabajadores, dinero para eso no se puede invertir en un pueblo que produce un millón mensual, porque ese millón es poco para la hambruna de los burgueses de Santiago.

112Tontos y muy tontos seremos los trabajadores si no apuramos la unificación para constituir una fuerza potente, capaz, en un porvenir cercano, de destetar a esos niños mamones que se han pegado como sanguijuelas a este pecho exuberante y rico que se llama Tocopilla, lleno de leche sana y vigorosa que maman, los de allá, los de Santiago, mientras sus hijos, los trabajadores de aquí, llevan la vida del ternero embozalado, que mira entristecido sacarle a la madre la mejor leche, mientras él tiene hambre o un mal pasto.

113Con ese mismo dinero que producimos en abundancia se han pagado: el gobernador, el fiscal, el juez, los pacos, los carceleros, los espías y demás caimanes que nos han perseguido durante un año ¡Oh, ironías de la vida! la víctima pagando la mano de sus verdugos que lo azotan. El pueblo que paga, el pueblo que produce, el pueblo que trabaja para otros dirá si es honroso que esta situación se prolongue por más tiempo con perjuicio para sus intereses. El remedio para darle fin a esta sangrienta explotación, es muy sencillo: debemos unirnos todos los explotados. Una vez unidos Seremos capaces de poner fin a todas las corrupciones. Hagamos la prueba, hermanos.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla 27/octubre/1904

MIS AGRADECIMIENTOS

114A mis compañeros de toda la República que me han enviado cartas y telegramas de felicitación por haber recuperado mi libertad, les envío mis agradecimientos sinceramente. Salud y triunfos.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla. 3/noviembre/1904

HERMANO, ABRE TUS OJOS III

115Quién lo creyera. Es un abismo el que se abre ante nuestros ojos cuando nos atrevemos a constatar la verdad de los hechos. Tocopilla, que produce un millón de pesos mensual por obra del esfuerzo de los trabajadores, no tiene escuelas en condiciones de satisfacer los anhelos del pueblo, ni se puede exigir más de las que hay. Veamos las cosas por lo real. El presupuesto de este año consulta para las escuelas, los sueldos y profesores v ayudantes que siguen:

116Profesor de la Escuela Superior de Hombres, con 110 pesos mensuales. Dos ayudantes para la misma, con 80 pesos cada uno. Preceptor de la Escuela de Hombres, uno con 70 pesos. Dos ayudantes con 55 pesos. Dos preceptoras de Escuela de Niñas, con 70 pesos mensuales cada una. Tres ayudantes para las mismas, con 55 pesos cada una. Preceptora de la pampa, con 70 pesos mensuales. Y algunas miserias más que se dan por arriendo de casas a los preceptores.

117Es una irrisión que en una población como Tocopilla, que produce al Fisco un millón de pesos mensual, se pague un personal de educación con sueldos que ni el más infeliz trabajador los quiere ganar en este pueblo. Esos sueldos por lo menos debieran elevarse al doble a fin de que el cuerpo de educacionistas tuviera así estímulos y voluntad para proporcionar a los niños educación esmerada; y, en vez de 15 horas semanales, se ocuparan 30 en la sublime obra de la enseñanza.

118Estos ejemplos que presentamos, debieran servir de luz a aquellos mismos profesores que, elevándose un poco más hacia las modernas ideas, dieran a los niños una educación más libre, sin las teorías rancias del pasado. Es indudable que las futuras generaciones irían dispuestas a consagrar gran y principal parte de las energías en proporcionar al personal que se dedica a la enseñanza, horizontes más claros, y una vida presente llena de felicidades y atractivos.

119Pero, desgraciadamente, y por ley de atavismo, el mismo profesorado desparrama la semilla destructora de su propio porvenir, inculcando en los niños ideas que los alejan de la perfección y de la civilización. Ojalá que nuestra suerte quiera que ellos vean, en días cercanos, su error de inculcar al niño hábitos conservadores del actual estado, que a ellos los encadenan a una vida miserable; cuando si, por el contrario, propagasen ideales reformadores, crecerían los niños con tendencias protectoras a la educación.

120¡Abrid los ojos para ver!

El Trabajo, Tocopilla, 17/noviembre/1904

HERMANO, ABRE TUS OJOS V4

  • 4 En la colección de la Biblioteca Nacional, no se encuentra el artículo IV

121Es verdaderamente vergonzoso tener que constatar, en estos artículos, dos cosas: el cinismo de los llamados gobernantes para disponer miserables cantidades para los servicios públicos, y la mansedumbre del pueblo que tolera esto, cuando produce dinero en exceso para ser bien atendido.

122Si la población trabajadora produce un millón de pesos mensuales, lo natural sería (aceptando el actual sistema) que en primer lugar se atendieran en debidas condiciones los servicios ligados a la vida de los pobladores. Los habitantes del Toco, que son los que generan la producción, no tienen ninguna garantía para los servicios de correos, giros, encomiendas, telegramas, ferrocarriles y, en cuanto al servicio del consumo, son, ya lo sabemos, explotados desvergonzadamente por el monopolio privilegiado que hacen los extranjeros amparados por el gobierno, que mama la savia de los obreros del norte.

123Pero mientras por ese lado el pueblo recibe una burla sangrienta, en cambio, los elementos de expoliación y persecución son admirablemente bien rentados. Veámoslo: el Juez gana 4.500 pesos anuales, una gratificación anual de 1.000 pesos y 1.000 pesos más para casa. Total que recibe: 6.500 pesos anuales o sea, 541 pesos 50 centavos por mes, libre de otros gajes. El promotor fiscal gana 1.200 pesos al año, y fíjese el pueblo en este anacronismo tiene una gratificación de 2.400 pesos al año, total 300 pesos mensuales libres de otros gajes. Para la policía se destinan 26.360 pesos, fuera extras. El presupuesto paga 20 guardianes que no se ven. El pueblo sabe por experiencia lo que significan juzgados y policías para sus bolsillos, su salud, su vida, su libertad, por eso no agregamos aquí comentarios. Cada uno de los lectores sacará deducciones naturales de estas relaciones que hacemos para ilustrar a la población sobre estas materias. Ahora, para los que creen que los frailes se sacrifican para cumplir lo que ellos creen una santa misión, y que sólo es para el pueblo un azote más, veamos lo que el presupuesto consulta: al cura de Tocopilla, 2.250 pesos anuales. Al cura de Cobija, 2.250 pesos anuales o sea, 187,50 pesos al mes, (para un hombre solo), aparte de las limosnas y donaciones extras que entre los fanáticos se proporciona. ¿Y para qué sirve esto? Para aumentar el fanatismo. Ya ve el pueblo, la plata se destina a manos llenas para sus cadenas, pero para sus comodidades se mezquina.

124Si el pueblo es quien produce más de un millón de pesos mensuales, ¿a título de qué los toma el gobierno y nos deja a nosotros en el abandono? A título de la ignorancia popular que se deja arrastrar y dominar por · los audaces. Todos los pueblos de Chile son un pozo de oro pero nunca serán suficientes para calmar el derroche de los caballeros de Santiago. Pueblo trabajador, ya es tiempo de comprender la situación y los deberes.

El Trabajo, Tocopilla, 17/noviembre/1904

NUESTRA INDIFERENCIA

125No hay día en la vida en que el obrero contemple la triste desnudez de sus miserias, ni vea que igual cosa sucede en los hogares de sus compañeros ¡Cuántas veces el salario de una semana sólo alcanza para sufragar la mitad de las necesidades de la vida! ¡Cuántas veces no hay dinero para comprarse una prenda indispensable! Si una enfermedad le sorprende, además de los achaques inherentes, tendrá que sufrir moralmente mirando a cada instante, en torno de su lecho desmantelado, el cuadro tétrico del hambre y del abandono. En estos momentos sentimos las angustias de la desesperación y maldecimos la era de injusticia que invade el universo todo.

126Tampoco se escapa a la vista del desheredado, que cerca de su miseria y sus andrajos, se eleva majestuoso e insolente el palacio del burgués en donde todo es abundancia y alegría, riqueza y satisfacción en exceso. Compara estos dos cuadros y lógicamente deduce que, mientras los más trabajan dejando la vida en las faenas para hacer producir a la tierra todo lo que es necesario para la humanidad, no tienen derecho a tomar parte de esos productos, mientras los menos, sin otros títulos que la audacia, toman posesión indebida del fruto del trabajo ajeno, del trabajo de los operarios y llevan vida regalada sin aportar nada útil al fondo común.

127Convencido de que esta situación es una injusticia, se contenta con saberlo y enterrándose en la tumba de la indiferencia, deja correr el mundo en la dirección que los burgueses lo han encaminado para su única conveniencia. Esto que sucede, en nuestro concepto merece el epíteto de criminal; porque el obrero que está convencido de que la organización social de los presentes y pasados días está basada en el absurdo y en la injusticia, debe dedicar algunos a trabajar para introducir en la línea recta el carro de la humanidad, que corre desviado.

128Si somos los obreros los únicos que hacemos producir la tierra, y que es al impulso de nuestro brazo que se mueve todo el universo y se anima todo, empleemos nuestra fuerza en transformarlo y hacer que en él reine la justicia, la razón, la virtud y la felicidad para todos.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla 24/noviembre/1904

HERMANO, ABRE TUS OJOS VI

129Por muy abajo que nos miren algunos que se quieren colocar muy arriba, nosotros estaremos en el mismo sitio. No hacemos ataque personal ni particular, señalamos sólo los vicios generales que determinan la gran corrupción en que navega la actual sociedad caduca, oscilante y débil que tiende a desaparecer para felicidad de todos. El actual régimen social, que establece los privilegios que proporciona a los audaces todas las comodidades ficticias, placeres falsos e innobles con perjuicio del gran número de seres que sufren, debe desaparecer, debe ser reformado, reemplazado por otro sistema nuevo en que todos se nivelen dentro del estado económico y de comodidades, cosa que es realizable y fácil si todos ponen buena voluntad para despojarse de las vanidades que hoy sustentan.

130No son imposibles los que buscamos, no son utopías las que soñamos. Todos, ricos y pobres, actualmente se sienten descontentos, faltos de felicidad verdadera, viven en el sobresalto, en la intranquilidad que nace de la justa lucha que provocamos los que hoy somos víctimas escogidas para soportar las desgracias que no deben existir.

131Si la situación se desarrolla así como queda dicho, y es verdad que todos quisieran una real felicidad, libre la vida de amarguras y sinsabores, el remedio, el camino, ya lo hemos indicado. Será suficiente oír nuestros reclamos, atender nuestras insinuaciones, acceder a lo que pedimos y entregarnos todos juntos a disfrutar los beneficios morales y materiales que producirá la nueva sociedad que anhelamos.

132¡El comunismo! Vivir en comunidad de intereses iguales, sin opresores y oprimidos, sin ricos ni pobres, sin señores ni sirvientes, todo bajo un techo de fraternidad sirviendo a la obra común de embellecer a la humanidad para recoger cada uno, individualmente, el estímulo de la satisfacción de haber contribuido a un bien común, a una parte más de vida feliz y libre.

133Los que creen imposible la realización de estos hermosos ideales no se engolfen en imprecaciones inútiles, en miradas despreciativas para quienes las propagamos, o en considerarse satisfechos con declararlos imposibles. Acudan a la polémica, o la libre discusión, al claro estudio, a la conferencia práctica; acudan al libro, al periódico, a donde crean que se pueda debatir este problema. Estamos tan seguros que quien con voluntad se dedique a estudiar nuestras aspiraciones y llegue a convencerse, por la lógica, de lo bueno y realizable que es, que tendrá que colocarse de nuestro lado, a servir esta causa altruista que busca la felicidad universal.

El Trabajo, Tocopilla, 1/diciembre/1904

HERMANO, ABRE TUS OJOS VII

134Al imponernos la misión de criticar los defectos de la actual organización social, de descubrir las llagas putrefactas que van destruyendo la vida de los pueblos, llevamos por mira interesar a todos los seres humanos en comprender a fondo la gravedad del peligro que tenemos encima para que cada cual aporte su acción individual en la obra del mejoramiento y regeneración que nos hemos propuesto realizar.

135El pueblo, la masa trabajadora, a quien se le desconoce toda clase de aspiraciones, a quien se le niega el derecho de pensar, y que es el brazo productor, el único factor indispensable para la vida de las sociedades, debe abrir los ojos, debe interesarse bien en comprender su situación y reconocer todo el valor de su importancia personal como agente irremplazable que mantiene la vida nacional. Nosotros somos todo, por nosotros se hace todo. Sin nosotros no habría nada, sin nosotros nada tiene valor. Nosotros que lo producimos todo, no poseemos nada.

136Este estado de cosas que ya lleva una vida quizás de tres mil años o más, debe ya tener término, no es humano, ni culto, ni civilizado permitir que siga el curso indeterminado de siglos y siglos. Esta era de monstruosa explotación que se hace al hombre por el hombre. A1 localizar la condición de los trabajadores de esta región, al señalar los vicios, las imperfecciones que originan la corrupción en este puerto, es para reducirla a sus síntomas más pequeños, más inmediatos, al conocimiento de todos. Mas, lo mismo que aquí sucede, ocurre en todas partes, en donde quiera que vayamos, en donde llevemos la vista.

137Para mejorar nuestra situación, plagada hoy de desgracias, no debemos esperar que de manos tendidas vengan a hacerlo, no debemos confiar en nadie. “Al ojo del amo engorda el caballo”, dice un viejo proverbio. El mejoramiento de nuestra condición debemos adquirirlo nosotros, por nuestras manos, por nuestra unión, por nuestra fraternidad, aquí, en este pueblo, sin esperar tampoco el apoyo de otros trabajadores o de otros amigos que quieran nuestro bien. Para conseguir el logro de esta grandiosa aspiración sólo es suficiente unirnos al amparo de la Mancomunal; seamos todos socios activos, todos trabajamos con entusiasmo y confianza, y todo lo que aspiramos se realizará como por encanto.Bastará hacer la prueba.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 8/diciembre/1904

PUEBLO ¡AGITATE!

“Es menester que una serie de atentados horrendos despierte al pueblo y espante a los poderosos”. (Germinal) E. Zola”

138Nunca las masas trabajadoras han dado un paso hacia el progreso, sino por medio de grandes agitaciones que las hayan hecho despertar del marasmo en que duermen. Si la pasividad domina en todas las esferas de los obreros, es natural que esa inacción le ofrezca mejor campo a los burgueses para su insaciable explotación, siendo nosotros las únicas víctimas. Siempre estamos diciendo que es necesario despertar al pueblo de su letargo miserable, pero no avanzamos gran cosa por miedo a la represión violenta de los sayones del capital. Pero fijamente es allí a donde debemos ir, a sacudir el sueño proletario en medio de la vorágine violenta para que haya víctimas que clamen venganza y que produzcan la indignación general de los oprimidos, que de aquí es donde nace el espíritu de solidaridad y el momento propicio para robustecer las filas sociales del pueblo.

139Agitemos, sacudamos con terrible violencia, con la fuerza impetuosa del huracán, este viejo castillo social donde se anida el enemigo del pobre y veremos entonces cómo se multiplicarán los atletas, como resurgirán por todas partes campeones que vienen al campo de la lucha a ayudar al derrumbe de la corrupción para dejar limpio el camino por donde llegaremos a la felicidad humana. Gritemos agitación en forma incesante. Todas las horas que el trabajo deje libres, dediquémosla a trabajar en bien de la causa obrera. Interesemos a todos nuestros hermanos en la lucha por el mejoramiento de nuestra condición de vivir. La tierra nos pertenece a todos, nadie tiene derecho a reclamarla como propia, y los que estamos desposeídos vamos a tomar la parte que necesitamos para vivir. ¡Pueblo Agítate! Sacude la pereza y únete con todos tus hermanos.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla 26/enero/1905

Gira por las Salitreras. IMPRESIONES DE UN VIAJE

140Mientras el tren se desliza por la árida llanura de estos desiertos, y salva la distancia que hay de Toco a Tocopilla, quiero emplear estas horas en algo útil que agrade a mis queridos lectores. No es que pretenda seguir una costumbre rutinaria, con la descripción de mi viaje a la pampa, sino, lo que merece ir a las columnas de nuestros periódicos: la impresión penosa que el alma de un socialista recibe al apreciar de cerca lo que ocurre en las pampas, verdaderas fuentes de oro donde el esfuerzo único del operario eleva fortunas inmensas que aprovechan los malagradecidos patrones y autoridades.

141Al exponer la realidad de lo que he visto, sólo deseo que ello sirva de condenación al mal proceder de los oficineros y para que llegue a conocimiento de todo el país y del extranjero. Al llegar a Toco no nos fue posible irnos inmediatamente a las Oficinas para evitar la odiosa persecución que ponen en práctica los que se enriquecen a costa del trabajador. Hubimos de esperar la noche para llegar a visitar a los amigos y consocios, escurriéndonos a la sordina, como aves malhechoras, para evitar un tropezón con los serenos que tanto celo gastan en adular a sus mismos explotadores, con perjuicio sólo para el trabajador.

142La noche era hermosísima. El astro nocturno era la única luz que en la inmensidad de esas pampas nos servía de compañero y de guía. Marchábamos en dirección a la oficina Empresa. Por el camino pensaba en las riquezas incalculables, que esta región guarda en su seno, esperando únicamente que la energía del músculo del obrero venza los obstáculos naturales para transformar las piedras de caliche en relucientes libras esterlinas que reciben solamente los patrones y las autoridades venales que se dejan seducir, dejando para el trabajador como pago de su valor y de su esfuerzo, una miserable ficha que no se recibe sino en la misma casa emisora, perdiendo todo su valor fuera de aquellos recintos. Mas, como nuestra misión es batallar sin tregua, tenemos esperanzas de que alguna vez seremos escuchados y se nos hará justicia.

143En Empresa vimos que el agua que se vende a los trabajadores es de color amarilloso y su sabor salobre, pésimo. La tarde de aquel jueves que pernoctamos en esta oficina salitrera, anduvieron recorriendo la pampa el administrador de ella y el general “Calleboca”. En una de las calicheras, uno de los trabajadores se atrevió a servirle un jarro de agua que allá se bebe rogándole apreciara su pésima calidad, pues, no puede ser peor, y el magnánimo Calleboca le respondió que era mejor que la que ellos bebían. Cinismo propio de verdugos, que como estos… alemanes de irónica conducta, no tienen una sola consideración para con los operarios que los enriquecen. Los compañeros de Empresa nos dicen que son muchos los que sufren del estómago a causa del agua que se les obliga a beber. El agua de las oficinas alemanas es toda mala y además escasa. Nos dicen que ello proviene de la mala calidad de los condensadores y del ningún cuidado que a su preparación se dedica.

144El sábado, último el gremio de carreteros salió al trabajo, como de costumbre, a las dos de la mañana, y al suspender sus tareas, a las 4 y media de la tarde -después de 14 horas de trabajo- fueron notificados de seguir trabajando. Pero como esto no era justo, los compañeros unidos todos por un buen espíritu, a la vez que todos rendidos a la fatiga, por tan penosa y larga jornada de trabajo, se negaron a obedecer y se fueron todos al campamento. Les felicitamos. En presencia de esta conducta tan digna y elevada, el corrector -agringado como muchos- obligó a los particulares a suplir a los carreteros para hacer el trabajo que restaba y los obligó, bajo la amenaza de despedirlos a todos inmediatamente. Estos compañeros olvidando el reciente ejemplo de unión dado por los carreteros, se sometieron a hacer ese trabajo que se prolongó hasta cerca de las 8 de la noche. Unos cuantos particulares que se ocultaron para no hacer el trabajo, fueron despedidos. El corrector les quitó el pan -que a nadie debe quitarse- por sólo no querer hacer un trabajo que no les correspondía, ni era de su profesión. Seguiremos en el próximo número relatando lo que vimos en las demás oficinas.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo. Tocopilla, 2/febrero/1905

Gira por las Salitreras. IMPRESIONES DE UN VIAJE

145En el número anterior hemos relatado el principio de esta gira a las oficinas. Ahora continuamos. Después pasamos a Rica Aventura y queriendo saludar al amigo Beltrán, lo hicimos con toda amabilidad pero a prudente distancia. Aquí el despotismo es el pan de cada día. Mas los trabajadores nos dicen que están de plácemes porque han oído decir que el comegente, digo, el Calleboca, se nos va, abandonando para siempre esta región que le ha dado una fortuna a fuerza de sustraer el trabajo a los pobres y hacerlos vivir en la miseria y la opresión.

146Nos hemos cerciorado de que el hospital es lo que hemos dicho: un proyecto de hospital donde no hay las comodidades, ni las atenciones que necesitan los trabajadores. En esta oficina está la madre de Sixto Morales, compañero que se quemó en los cachuchos de Iberia, y supimos que a ella se le obligó a firmar falsedades. Asimismo ocurrió con Sixto Morales, a quien el mismo médico le tomó la mano y le hizo firmar un desmentido a nuestras verdades, en un estado tan grave que no ha sabido lo que con él hicieron. Así es como proceden los caballeros: lo negro lo hacen aparecer siempre blanco.

147En Grutas, oficina que no veíamos hacía tiempo, hemos encontrado algunas novedades. Se ha hecho una plazoleta, como para darle algún adorno a aquella fertilidad. Quizás para hacer olvidar a los trabajadores los sufrimientos producidos por la mala vida que allí se pasa, por las tiranías que se ejercen y por la presencia de don Pedro Alzamora que, cual otro Pedro Silva, odia a los pobres, y se complace en aumentar sus miserias y sus dolores. En esta oficina había una guarnición compuesta de los conscriptos del Regimiento Lanceros, jóvenes todos de San Felipe, Los Andes y pueblos vecinos. Estos conscriptos habían cumplido ya el tiempo de su servicio y, sin embargo, se les mantenía sin esperanzas de obtener su libertad, de volver a sus hogares, de arrojar de sí la asquerosa librea de la esclavitud militar, que ya les cansa, les aburre. A estos compañeros, que dicho sea de paso, les pintaron el norte como una gloria y les dijeron que aquí lo pasarían muy bien, tratados regalonamente, se les ha engañado, como de costumbre entre los burgueses. No ha sido suficiente esto. Se les ha hecho trabajar como barreteros y gañanes, en la formación de la plazoleta sin darles remuneración alguna. Esto no es correcto. Los trabajadores vejados como son, no dan señales de vida, se dejan atropellar. Parece que estuvieran ya connaturalizados con las amarguras de esa vida recluida, que no es vida. Los pocos mancomunales que quedan en esta oficina, se mantienen con amor a la causa, pero sufren ante una tiranía que les priva de manifestar libremente sus ideas y pensamiento que a nadie perjudican. Seguiremos en el próximo número relatando lo que vimos en las demás oficinas.

Luis E. Recabarren

El Trabajo, Tocopilla 9/febrero/1905

Gira por las Salitreras. IMPRESIONES DE UN VIAJE

148En el número anterior hemos relatado el curso de esta gira a las oficinas. Ahora continuamos. Al amanecer del día sábado nos dejamos caer por la oficina Iberia, establecimiento que en otras épocas fue una verdadera colonia española, con sus restos de la herencia de Loyola. Hoy está transformada. Sabemos decir la verdad. Aquí notamos mucha alegría, mucho contento; al recorrer la pampa escuchamos el festivo cantar del calichero que se unía a la franca sinfonía de los tiros de dinamita que estallaban volando los mantos de costra para desnudar el caliche que busca el particular para ganarse el pan diario ¿Ustedes cantan de alegría?, les dijimos a varios amigos que se sorprendieron al vernos llegar por allí, inconocibles para los patrones, pero difícil de escapar al ojo del compañero. Razón tenemos, nos dijo uno de ellos, aquí vivimos tranquilos, nadie nos molesta ¿De modo, replicamos, que el precio del trabajo y la pulpería ha mejorado? No del todo, se nos respondió, pero al menos no se nos trata tan mal y los precios del trabajo y la pulpería, si no están buenos, tampoco están malos. Peores son las oficinas alemanas.

149Seguimos visitando otras secciones de esa oficina, llegando a la máquina. Aquí experimentamos un gran placer. Por primera vez en Tocopilla, se ve un rasgo de humanidad, de conmiseración para el pobre que arranca millones a la tierra y esto le cabe el honor a la oficina más pobre. ¡Los cachuchos se están tapando! Ya no habrá más víctimas del caldo, del caldo de caliche y Sixto Morales habrá sido el último desgraciado que vio deshacerse sus carnes a una presión de 110 grados de calor. Los señores Lacalle y Cía., dueños de la oficina Iberia, dan un hermoso ejemplo de amor a la vida del operario, y así como en otras horas hemos sido duros para condenar actos que hemos considerado malos, hoy tributamos un justo homenaje de gratitud en nuestro nombre y en el nombre de sus operarios que ven arrancar un peligro de muerte que siempre veían a sus pies. Ojalá que este ejemplo fuera imitado por las demás oficinas que son más millonarias. El administrador que se retira de allí, ha querido dejar buenos recuerdos de sus últimos tiempos y los trabajadores están todos contentos de su conducta. Los trabajadores esperan que el nuevo administrador busque el aprecio de ellos y no sus odios. Los demás empleados también son buenos. Nuestra misión es ser siempre justicieros. Seguiremos en el próximo número relatando lo que vimos en las demás oficinas.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 16/febrero/1905

CARTA

150Tocopilla, enero l5 de 1905

151Compañero Tesorero General de la Combinación Mancomunal de Obreros Ciudad

152Apreciado compañero:

153Con la presente adjunto a Ud. la suma de seis pesos ($ 6.00), dinero que me ha entregado en dos parcialidades una anciana señora cuyo nombre mantiene en la incógnita pero que me ha significado sus deseos de contribuir con esa suma para la atención de los enfermos. He agradecido en nombre de la Sociedad esta acción tan generosa que eleva y enaltece los sentimientos de la clase proletaria, en los momentos en que el desenfreno burgués pretende destruir nuestra nave social. Saluda al compañero.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 16/febrero/1905

CARTA

154Tocopilla, 15 febrero de 1905

155Cp. Malaquías Concha.

156Distinguido compañero:

157Esta Sociedad, en junta general celebrada con fecha 10 del actual, acordó por unanimidad enviar a Ud. un voto de felicitación y aplauso por la oportuna intervención suya que burló los propósitos de la Cámara que pretendía otorgar una gratificación al Promotor Fiscal de Antofagasta, Joaquín Elizalde. Es indudable que sin su presencia en la Cámara, Elizalde gozaría hoy de la gratificación que se había acordado antemano a ese verdugo del pueblo de Tocopilla que, en su carácter de juez de este departamento, no dejó tropelía por cometer contra la clase trabajadora, sirviendo como vil mercenario a los salitreros y demás capitalistas de este puerto. Y se hace preciso que el pueblo, por medio de sus representantes, pueda también infligir un castigo a esos zánganos que explotan al pueblo, vejándolo con medidas que, si no deshonran al individuo, lo sacrifican en aras del capital. La actitud de Ud., al mismo tiempo que realiza este significativo fin, merece los aplausos de todo el pueblo, que ve al fin cautelados sus intereses aunque sea todavía tan escasamente por el número de la representación en el Congreso.

158Pero no dudamos que esa representación irá en aumento, llegando a tocar con mano segura, todos los tópicos que afectan al proletariado, y llegando también a imponer todas las decisiones que contribuyan a la moralidad, a la ilustración, al saber y al engrandecimiento de nuestra clase, apartando el fanatismo de las religiones, del capital y del sable.

159Quiera unir a los espontáneos votos de la Mancomunal, los de sus afectísimos compañeros:

Luis E. Recabarren S., Presidente

Carlos Morales, Secretario

José María Velásquez, Pro-Secretario

El Trabajo, Tocopilla, 16/febrero/1905

Gira por las Salitreras. IMPRESIONES DE UN VIAJE

160En el número anterior hemos relatado el curso de esta gira a las oficinas. Ahora continuamos. El mismo sábado nos vinimos a Peregrina, en donde se sufre muchos abusos de patrones y autoridades. No hay quién no se queje aquí. Sólo los que explotan a los operarios gozan. Del juez, señor Sarmiento, se quejan en todo el cantón. Ven en su conducta un agente cruel que abusa con el pobre. El jueves 19 había llamado a un trabajador para preguntarle si era socio de la Mancomunal y otros datos. Como obtuviera una respuesta infructuosa a su objeto, lo dejó citado para comparecer al juzgado al siguiente día. Cualquiera que haya sido la causa que tenía para esta citación, estimo que el juez no debe averiguar a los trabajadores si son o no mancomunales porque ello reviste un espíritu odioso, impropio del cargo que ocupa. Quisiéramos ver alguna vez cesar estas odiosidades hacia nosotros que no deseamos otra cosa que justicia para que haya paz y alegría.

161Oí decir entre los trabajadores que de las inmediaciones de la oficina Santa Isabel se habían extraído algunos restos humanos y llevados al cementerio. De las deducciones que se hacían, suponen que estos restos humanos han pertenecido a trabajadores que fueron asesinados miserablemente por los esbirros de los oficineros en una huelga ocurrida hace diez o doce años. ¿Es quizás que a través de los años esa sangre vertida por la obra bárbara del despotismo burgués, clama todavía una venganza reparadora?

162Por fin, terminamos nuestra gira por Santa Isabel. Esta oficina y Peregrina, de la Empresa Anglo Chilean, son las más pobres, las más miserables para los operarios. Hastiados por la tiranía y por el hambre, huyen en su mayor parte en busca de otros horizontes, para olvidar tanto vejamen y tanta explotación. Pedro Silva es aquí el Czar. En todos sus actos se denota el odio al obrero y no deja recurso por tocar para sumirlos más en la miseria. El administrador de esta oficina es patrón y autoridad. Es el subdelegado que nombró Víctor Gutiérrez para azotar más al pueblo. Esto bastará para comprender cuánto sufren nuestros hermanos de esas oficinas.

163De aquí pasamos a conocer la Boratera Santa Rosa donde está instalado el compañero Trincado. Allí descansamos algunos momentos siendo bien atendidos por nuestro amigo. Seguiremos en el próximo número relatando lo que vimos en las demás oficinas.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 23/febrero/1905

CARTA

164Tocopilla, febrero de 1905

165Estimado compañero:

166Acaba de aparecer el folleto titulado “Proceso oficial contra la Sociedad Mancomunal de Tocopilla”, en el cual se contesta al Promotor Fiscal la acusación hecha a nombre del gobierno, a esta Institución, al directorio y al director del periódico EL TRABAJO, por subversión al orden público, amenazas, asalto a la fuerza pública y tendencias al anarquismo violento. Esta obrita, por su mismo carácter, es a la vez una relación de los hechos principales del suceso, y un tema de propaganda en pro de nuestra causa, porque en ella se sostiene tanto el derecho de asociación, como la libertad de pensamiento expresado por la prensa, cosas que se atropellaron esta vez por la llamada justicia, incluso las ilustrísimas cortes y el gobierno mismo.

167De esta obrita se han hecho diez mil ejemplares para venderlos a cuarenta centavos cada uno, destinándose el 25 por ciento a beneficio de la Mancomunal de Valdivia para que adquiera una imprenta y el resto, para editar otras obras de propaganda obrera. Desearía que Ud. u otro amigo de confianza nos sirviera de agente de esa localidad para la venta, y espero se digne contestarme a vuelta de correo indicando cuántos folletos le puedo remitir.

Salud y agitación.

Luis E. Recabarren S. Casilla 32, Tocopilla

EL PROCESO CONTRA LA MANCOMUNAL

168Con motivo de haber aparecido ya este interesante folleto, se ha enviado a los amigos la siguiente circular: (ver arriba).

El Trabajo, Tocopilla 23/febrero/1905

Gira por las Salitreras. IMPRESIONES DE UN VIAJE

169En los números anteriores hemos relatado el curso de esta gira a las oficinas. Ahora concluimos. Satisfechos nuestros anhelos de recorrer el cantón salitrero, nos dirigimos, a las 12 de la noche del sábado, al salón de la Mancomunal. Una noche de hermosa luna que nos dejará magníficos recuerdos. Nos dirigimos a caballo tomando la línea del ferrocarril. A pocos pasos del Toco, nos detuvimos ante una cruz plantada a la orilla de la línea. Era la señal donde la autoridad asesinó al compañero Juan Tapia, en la huelga de septiembre pasado. Nos han referido también que esta cruz es víctima de la persecución, pues ha sido derribada varias veces por los que no quieren que ella acuse diariamente la conducta burguesa.

170Seguimos nuestra marcha atravesando esa inmensa llanura. Una hora después llegamos al salón de la Mancomunal, donde alojamos para amanecer el domingo, día en que los trabajadores más entusiastas y más amantes para mantener el progreso de nuestra institución, se reunían para tomar acuerdos conducentes al prestigio y progreso general. El resultado de esta sesión será materia de artículo separado. Llenada nuestra misión, regresamos a Tocopilla haciendo votos porque los patrones y las autoridades abandonen la ingrata misión de expoliar y explotar tanto a los que les aumentan sus riquezas. Para los amigos que con tanto cariño nos recibieran, vuele de nuestro pecho una nota de delicado recuerdo.

Luis Emilio Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla 9/marzo/1905

EL 7 DE MARZO

171Sombrío y feo, como un día de tempestad, se ostentó el martes último, esta fecha memorable para los obreros de Tocopilla, en que se recuerda la jornada brillantísima del año pasado. La clase trabajadora, en defensa de sus fueros atropellados, derramó su sangre generosa para dejar establecido que no impunemente se nos atropella.

172Un año hace que un juez radical y prevaricador, y un gobernador balmacedista, verdugo del pueblo y violador de las garantías sociales, se lanzaban al asalto, a mano armada, para asesinar a la clase obrera y despojarla de sus escasos bienes, para satisfacer los deseos de los que se adueñan del oro, ante quienes se humillan. Un año hace que un juez radical decretó el secuestro de la imprenta de la Mancomunal, violando todo; y un gobernador balmacedista lanzaba a los sayones sobre el pueblo indefenso. Un año hace que los enseres secuestrados, están en manos de los que usufructúan a costa del pobre, sin que haya sido posible obtener su devolución. Esa es la justicia actual. El 7 de marzo de 1904, la Mancomunal era despojada de su imprenta a fin de que el clamor de los que sufren no fuera escuchado por nadie. Hoy, un año después, la prensa obrera de Tocopilla es cinco veces superior a la de aquella época, y hará saber al mundo entero las tiranías y canalladas que ejecutan patrones y autoridades, en agradecimiento a los sacrificios del trabajador que, con su trabajo, acumula millones sobre millones para que los gocen los ociosos.

173Sin embargo, nuestro triunfo moral y material hasta hoy es indiscutible y la frente altiva de los mancomunales se levanta en todas partes señalando la derrota, la debacle, de la sociedad burguesa, pigmea y enclenque. Quede constancia que hasta hoy no se nos devuelve la imprenta robada bajo el nombre de secuestro. Pero quede también constancia que el pueblo ha decretado la caída irremediable de la burguesía.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 16/marzo/1905

LA CALUMNIA EN ACCIÓN

174El sábado pasado publicó el periódico La Correspondencia un suelto, malicioso y mal intencionado, indicando casi indirectamente que la Sociedad Combinación Mancomunal de Obreros ha dejado abandonado a un socio enfermo, bajado de la pampa, negándole los auxilios. Lo asegurado por el referido periódico es falso, como todo lo que siempre publica en contra de la clase obrera. Pero la prueba más segura de la calumnia es que no se atreve a nombrar esta Sociedad. Los miserables y los rastreros han sido siempre cobardes. Esta Combinación presta hoy con toda prontitud los auxilios a sus enfermos, pero a la vez su directorio y sus comisionados enfermeros velan estrictamente porque la caja social no sea defraudada. Convénzase la clase obrera que La Correspondencia sólo se ocupa de nosotros para calumniarnos y mentir. Pues para eso le pagan los salitreros.

175Este periódico pregunta también que adónde va a parar el dinero que erogan los socios. Los balances publicados en febrero y marzo dicen claramente la correcta inversión del dinero Social. Pero el periódico mercenario no los ha querido ver y sólo sirve a los que le pagan por la calumnia. Esta es la verdad.

Luis E. Recabarren S.
Presidente de la Sociedad Mancomunal

El Trabajo, Tocopilla 2/abril/1905

DE AMOR y LIBERTAD

¿De dónde ha de salir el grito de amor sino del altar del sacrificio?, Víctor Hugo

176¡Amor y libertad! Esto es lo que queremos y lo que buscamos y lo que encontramos. ¡Queremos que el amor reine en el mundo! ¿Es esto malo? ¡Respondan los sabios! Si ello no es malo, vamos allá a conseguir que el amor reine. ¿Qué es imposible? Lo que es bueno no puede ser imposible, ni se le debe poner obstáculos. Sólo los egoístas y los perversos lo consideran imposible. Para que haya amor deben desaparecer todas las instituciones que engendran odio. El gobierno, con sus tiranías, hace producir odios ¡abajo! El militarismo con sus armas, es la expresión viva del odio al amor, la muerte de la vida, ¡abajo! ¡destruyámoslo!

177El dinero es el objeto de todas las ambiciones, que engendra justos odios de los pobres contra los ricos, y de los ricos, que entre ellos ambicionan tener unos más que otros, y de los pobres, que se corrompen ¡abajo con él, que se acabe! Y así, todos los organismos de esta sociedad presente, ya podrida por su existencia superior a dos mil años y que impide el amor de los hombres, deben derrumbarse, quemarse, para dar paso al torrente sano y joven de la nueva vida.

178¡Queremos libertad!, libertad absoluta, pura. ¿Es esto malo? No puede ser malo desarrollarse en un ambiente de igualdad económica, donde todos disfruten de las comodidades apetecibles de la vida, donde nadie tendría motivos para mirar con envidia a otros.

179Siendo el amor puro la sana moral de todos los hombres, la libertad tiene que ser su corolario. Esto es lo que debemos conquistar, y por este sólo motivo únicamente se puede sacrificar la vida para librar a las futuras generaciones de seguir viviendo bajo un ambiente tan podrido como el que hoy nos obligan a respirar los restos del antiguo barbarismo llamados hoy burgueses. Amor y libertad, eso es lo que queremos establecer, aun al precio de la vida de una generación entera.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla 9/abril/1905

PARA EL MES DE MAYO

180Ya se acerca para el proletariado universal la fecha revolucionaria: ¡El primero de mayo! Fecha que no es para nosotros un día de fiesta, sino un día de protesta, un día de conjuración para reiterar nuestros propósitos de marchar a la conquista de la redención del trabajo. Es la fecha en que nació la primera huelga general revolucionaria de Chicago, que llevó a la horca a Engel, Fisher, Linggs, Parsons y Spies, cinco obreros que se distinguieron por la defensa de los derechos del pueblo. Y si el nacimiento de esta conmemoración está teñido de sangre obrera, no puede ser para nosotros un día de fiesta sino un día de protesta. Fue el primero de mayo de 1886.

181Ahora que se acerca el 19° aniversario del bautizo de sangre de la huelga general revolucionaria que impuso la jornada de ocho horas en Estados Unidos, día en que todos los trabajadores paran el trabajo en señal de protesta, justo es que nosotros, los más atrasados de los obreros, entremos al concierto de la protesta universal para manifestarle a la burguesía que la clase obrera esta unida en todo el mundo para marchar a la conquista de sus ideales. Pero nuestra protesta debe consistir en unirnos para no trabajar en ese día, como un homenaje a la sangre vertida por los proletarios y como una amenaza a los verdugos del pueblo. Yo espero que todos los trabajadores de Chile han de preparar para ese día veladas, mítines y conferencias que ilustren a los trabajadores sobre lo que significa para nosotros el primero de mayo. Que no se diga que somos desunidos, que somos tímidos o indiferentes a nuestras miserias. Preparémonos, pues, para recordar dignamente el primero de mayo, no trabajando en señal de protesta y de amenaza a los últimos días del reinado de los déspotas y tiranos.

182Particularmente para los trabajadores de Chile, hay otra fecha más, en este mes, el 12 de mayo. ¡El día sangriento de Valparaíso!

183¡La matanza hecha por los propietarios de EL MERCURIO!, al final de la huelga de los trabajadores de mar impuesta por la fuerza, marcada también por la acción generosa y humana de la marinería que se negó a masacrar al pueblo. Recordemos esta fecha, siquiera con una velada en homenaje a las víctimas y como una protesta a la canalla gobernante y enriquecida con el sudor del pueblo.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla, 9/abril/1905

Sociedad Combinación Mancomunal de Obreros de Tocopilla. SEGURO SOBRE LA VIDA. A TODOS LOS TRABAJADORES

184Compañeros y amigos. Leed con atención estas líneas:

185La vida del trabajador se desarrolla siempre bajo el ambiente de la miseria y de la desgracia. La familia del trabajador es la víctima escogida para todos los sufrimientos imaginables. Muchos siglos van transcurridos y durante su transcurso hemos visto siempre al trabajador encorvado bajo el peso del trabajo rudo y fatigoso y sumergido en el charco de la más degradante miseria. El trabajador ha sido siempre esclavo y si hoy se le da el nombre de libre, es sólo como una irrisión y un sarcasmo.

186Los gobernantes siempre han sido tiranos con los pueblos y si algunas veces hacen promesas, es sólo para engañarlos y hacer vivir a los pueblos de esperanzas. Los capitalistas han sido siempre explotadores y sólo piensan en obtener del operario el mayor producto posible en dinero. Las iglesias, asociadas de gobernantes y capitalistas, procuran consolar de sus dolores a los pueblos con mil fantásticos engaños y promesas para después de la muerte, a fin de conseguir arraigar la mansedumbre y la resignación entre los operarios, para que así puedan ser más fácilmente explotados y tiranizados.

187Vemos, pues, que el trabajador vive entregado por completo a su suerte. Ni gobierno, ni patrón, ni fraile, alivian su situación, al contrario, esas instituciones viven rumbosamente con el fruto del trabajo del obrero. Vemos a las ciudades ostentar grandes riquezas y adelantos, obra toda del brazo y del esfuerzo del pobre pueblo que, a cambio de producir tanta riqueza, vive condenado a una miseria eterna. Pero de esta situación tiene la culpa el mismo trabajador porque vive en constante desunión y se abandona a sí mismo. Los ricos forman grandes compañías por acciones y se unen uniendo sus capitales para explotar en las industrias que les producen millones de millones. Así, uniéndose, los ricos han llegado a apoderarse por completo de toda la tierra y sus productos, hasta el extremo de que empresas con pequeños capitales no pueden surgir.

188Los gobiernos también se unen para garantizar la estabilidad de sus poderes. Las iglesias forman también vastísimas y numerosas congregaciones: son ricos que se unen para hacer producir mayores intereses a sus capitales. En una palabra, todos los ricos se unen y sacan grandes provechos de esa unión. Solamente nosotros vivimos desunidos y no queremos unirnos: unas veces por cobardías, otras veces por odios personales a los hermanos, que no debiera suceder, otras veces por dejación o por infundada desconfianza, muchas veces por darle preferencias a los vicios, que son también aliados del rico, y así sucesivamente, ponemos mil pequeños inconvenientes para unirnos, sin querer mirar, sin querer conocer que mientras así procedamos, los ricos harán su obra de explotación y nos tendrán siempre esclavizados con las cadenas del salario fijado por ellos y una jornada abrumadora de trabajo que contribuye a embrutecernos, mientras a ellos les enriquece más y más. El trabajador conoce ya que es explotado y tiranizado. Ve diariamente por sus ojos como el rico abusa de su trabajo y, sin embargo, no se une.

189¿Por qué no se une el trabajador? Porque el rico le cuenta mentiras para impedir que se una, o hace uso de la tiranía. Pero, ya es tiempo trabajadores, de abandonar ese carácter indiferente que os mantiene esclavos del capital. Ya es tiempo trabajador de abandonar ese carácter tímido y flojo que os mantiene esclavos del patrón. Ya es tiempo trabajador de unirnos estrechamente para buscar nuestro mejoramiento y el de nuestras familias y de nuestros hijos. ¿Qué costará unirnos? Solamente un poco de buena voluntad y un poco más de amor por nosotros mismos. Mirad a los ricos como gozan con elegantes casas y buena y excelente mesa. Ellos pasean, descansan y tienen distracciones sin trabajar. Miremos nuestros hogares y veremos ranchos asquerosos e inmundos, vestimos andrajos y el alimento no basta para reparar las fuerzas que gastamos en el trabajo diario que enriquece a los flojos. Si todos los pobres trabajadores nos unimos y hacemos propósitos de vivir unidos siempre, tiene que llegar un día en que seremos menos pobres que hoy y mejor tratados. Nada cuesta unirse. Será suficiente incorporarse a la gran Combinación Mancomunal de Obreros. Será suficiente ser socio de esta Sociedad, que es hoy día la más grande de Chile. Será suficiente tener buena voluntad, decir: quiero la unión de los obreros, y congregarse en la Mancomunal. Será suficiente esta pequeña acción de hacerse socio para que la unión empiece a ser una realidad.

190¡Trabajadores! La gran Combinación Mancomunal de Obreros está hoy día organizada en Tarapacá, Tocopilla, Antofagasta, Taltal, Chañaral, Copiapó, Tongoy, Valparaíso, Viña del Mar, Quillota, Santiago, Coronel, Lota, Lebu y Valdivia; total: dieciséis secciones que forman este gran ejército, invencible hoy día, y que ningún abuso será capaz de desorganizar. Cuentan estas secciones con once periódicos a su servicio y para su propaganda. Nada ha habido más brutal que la persecución del año pasado y, sin embargo, esta sociedad se mantiene firme y sólida, batallando por convencer a todos los trabajadores que es necesario ser socio activo de la Mancomunal. En Tocopilla y Toco hay siete mil trabajadores y hoy día apenas si hay 300 socios en la Mancomunal ¿Por qué ocurre esto? ¿Es posible que los obreros abandonen una Sociedad que es la llamada a hacer respetar el derecho del pobre en todo terreno? Si hoy día, que se hace una administración pública para que todos conozcan el movimiento social, la clase obrera permanece indiferente, querría decir que prefiere vivir tiranizada antes que buscar la libertad para el porvenir.

191Como a la par que transcurren los días aumentan los peligros de opresión, es necesario poner fin a la indiferencia que nos domina. Por eso, ahora, nos permitimos hacer un llamado a nuestros hermanos de trabajo, a los que sufren como nosotros, para que vengan a nuestro lado, a vivir unidos en este hogar común que se llama Mancomunal.

192No esperemos, compañeros, que suenen horas de mayor desgracia para nosotros, no esperemos el último momento para pensar en nuestro mejoramiento social y económico; corramos ya a aumentar las filas de esta Sociedad, para hacer algo por nuestra unificación.

193¡Trabajadores! Es vuestra voluntad y vuestra opinión la que debe dirigir la marcha social, es vuestra voluntad la que debe prevalecer en la sociedad, y si hoy no va el rumbo social como queréis, sois libres de ir al seno social a manifestar vuestros deseos. Aquí no hay tiranos que impongan sus caprichos a voluntad, aquí sólo impera la voluntad de todos.

194Compañeros de trabajo: Venid, pues, venid pronto a daros el abrazo fraternal con vuestros hermanos mancomunados. No dejemos para mañana lo que se puede hacer hoy. Hay cosas que no pueden dejarse para otro día. Ser socio de la Mancomunal es la primera acción que debe ejercitar el obrero, el proletario. La Mancomunal nos salvará de la pobreza y de los abusos de patrones y autoridades. Cuando en la Mancomunal estén todos los trabajadores, nadie se atreverá a abusar con nosotros. Oídlo bien. Cuando en la Mancomunal estemos todos unidos, emperezaremos a ser felices y viviremos contentos.

195La Mancomunal no hace daño a nadie y quiere el bien de todos, quiere la paz universal. ¡Obreros, proletarios! Acudid, pues, os lo repetimos, a ser socios de esta gran Sociedad. Es la única Sociedad en Chile que busca el bienestar de los trabajadores por todos los medios imaginables. El salón de la Sociedad Mancomunal está situado en la Plaza Condell, calle Sucre 126, esquina con Aníbal Pinto; la Secretaría está abierta al pueblo trabajador desde las 7 de la mañana hasta las 10 de la noche. Podéis, pues, concurrir a cualquiera hora y en cualquier día a pedir vuestra incorporación. No lo olvidéis. La Sociedad Combinación Mancomunal de Obreros, es una verdadera Sociedad de Seguros sobre la vida del trabajador. La esposa, la madre, la hermana o la hija del obrero, son las que más sufren cuando el hombre está enfermo o se muere, ellas son las que sufren mayores miserias y las que quedan en mayor abandono; ellas entonces debieran también tomar mucho mayor interés y trabajar porque todos los operarios sean socios de la Mancomunal; pero esto ha de ser pronto, para no dejarlo al tiempo.

196Trabajadores, de una vez por todas, sacudamos la flojera, abandonemos un poco los vicios, y corramos con entusiasmo a ser socios de la Mancomunal. Espera el directorio general que este llamado que hace, ha de ser oído y ha de ser atendido por los compañeros de trabajo. La unión hace la fuerza, y la fuerza hace el respeto. Seamos fuertes para que nos respeten, principiando por unirnos.

197A la obra compañeros. Obras son amores

198Tocopilla, abril de 1905

Luis E. Recabarren S. Presidente

Carlos Morales G., Secretario

El Trabajo, Tocopilla, 14/abril/1905

DOCE DE MAYO

199Dos años han pasado y la sangre vertida por el pueblo de Valparaíso a las puertas de EL MERCURIO aún está fresca como una amenaza y como un recuerdo del crimen de la canalla enguantada que ésta impone. ¡Ah!, es que los ricos pueden asesinar a los pobres sin temor a castigo alguno. Los muertos están en el cementerio, los asesinos se pasean tranquilos: esa es su misión.

200Era el 14 de abril de 1903 cuando el gremio de estibadores de Valparaíso declaró la huelga pidiendo aumento de tarifas, y sin tener un centavo en sus cajas para sostener la huelga. Los patrones, como siempre, negaron no sólo la justicia que al gremio asistía, sino que declararon que no había huelga y que eran cuatro bullangueros que no querían trabajar. Los días transcurrían: los trabajadores firmes en su derecho, los patrones empedernidos en su ambición. A medida que pasaban los días, nuevos gremios, por acto de solidaridad, se iban plegando al movimiento huelguista con tanta justicia iniciado. A los estibadores, siguieron los lancheros, los cargadores, los jornaleros, finalmente, los fleteros, eran como diez mil hombres que luchaban por la causa de la emancipación obrera.

201Los huelguistas se tomaron la calle y los mítines y las conferencias nocturnas se repitieron, seguidas con éxito. Todo el pueblo obrero de Valparaíso simpatizaba con la causa de los oprimidos. La noche del 11 de mayo fue el último mitin grandioso, soberbio, imponente, augurio del triunfo. El alba del 12 de mayo de 1903 saludó al pueblo huelguista reunido ya en las plazas y calles vecinas al muelle. Nadie trabajaba. Pero así como en la plaza de Haymarket, de Chicago, en la Plaza Echaurren de Valparaíso, la policía, los especiales asesinos del pueblo, se lanzó a balazos sobre los trabajadores reunidos tranquilamente. El paco Salvo fue el primero en dar la muerte ¡Qué gloria! El pueblo, provocado, caliente y furioso, paseó el cadáver de la primera víctima, en medio de una lluvia de balas, sablazos y caballazos, víctimas de las cuales cayeron mujeres y niños. Enseguida el pueblo paseó la tea del incendio sobre los robos acaparados por sus verdugos, quizás como su única venganza. Pero aún la sangre de las víctimas asesinadas por el diputado Agustín Edwards, propietario de EL MERCURIO, está fresca pidiendo castigo.

202Un recuerdo cariñoso a las víctimas.

Luis E. Recabarren S.

El Trabajo, Tocopilla 16/abril/1905

Movimiento Social. Sociedad Combinación Mancomunal de Obreros. AL GREMIO DE ARTESANOS

203Saben los compañeros que la Mancomunal está constituida por gremios, y que éstos deben tener una representación propia dentro del directorio general. En el presente año ha quedado sin constituirse el gremio de artesanos, a pesar de contar con número mayor del que se necesita para la elección de directorio. Como la representación de cada gremio se hace indispensable a la buena marcha de la institución, se cita a los compañeros del gremio a una sesión para constituirse nuevamente y elegir directorio, que se celebrará el domingo 16 del presente a las 2 de la tarde. ES necesario que los compañeros se reúnan, que compartan la labor y la responsabilidad general en la marcha de la Sociedad. Necesario es aportar a esta obra no sólo el concurso pecuniario, sino muy especialmente, el concurso personal, que contribuye a la mayor armonía, a la mejor dirección y a la estabilidad social. La inacción es la muerte. La actividad consolida la vida de todo organismo. No olvidéis compañeros, la sesión tendrá lugar a las 2 de la tarde el domingo 16. Os rogamos la puntual asistencia.

José María Velásquez
Pro secretario

Luis E. Recabarren S.
Presidente

El Trabajo, Tocopilla, 30/abril/1905

PRIMERO DE MAYO

204Álzate, moderno Josafat, y dilata tus llanuras para que quepan en ellas los millones de víctimas sacrificadas en aras de la ambición y del despotismo y de la tiranía burguesa. Álzate majestuosa, y llama a tu seno a los testigos de cargo que ha dejado el día del juicio final.

205El primero de mayo. Salud, gran día, noche fatídica y final para el reinado del terror y del pasado. Pasad aurora roja, hermosísima, del porvenir que inicia la libertad de los pueblos ¡Salud! Pasa adelante dios-pueblo, rodeado de todo tu esplendor de soberano, llevando a tu lado a las víctimas que aún sobreviven al hambre y al frío, único patrimonio y derecho que hasta hoy habéis tenido. Llega, inaugura el reinado de la justicia, ¡inicia la vida del verdadero amor! El ¡hurra! de los pueblos oprimidos llenará el espacio aceptando la justicia que hagas. Hasta aquí llegó el pasado, desde hoy empieza el porvenir con su nueva vida. La sangre de los mártires lavará la ofrenda inferida a la cultura; nuestra protesta engendrará la justicia y, el castigo para sus opresores, será vivir en el reinado de la igualdad, condenado hasta ayer por ellos.

206El primero de mayo es hoy un día de protesta, nacido en la primera huelga general triunfante sobre pantanos de sangre proletaria, en 1886, en Chicago. Es la primera etapa reivindicadora del trabajo que inicia la jornada de las ocho horas, impuesta por la fuerza a los capitalistas de la llamada “libre” República del norte. El primero de mayo será el juicio final para el ajuste de cuentas que en bien exigirán los proletarios a los burgueses, en una grandiosa, en una imponente huelga general universal revolucionaria. El primero de mayo, después de estos sucesos, será entonces un día festivo, el primer día de la era libre, el primer día de la vida y del amor libre, el primer día feliz, día eterno en nuevo calendario para los hombres las mujeres redimidas.

207¡Viva el primero de mayo! y álzate moderno Josafat, y dilata tus llanuras para que quepan en ella los millones de víctimas sacrificadas en aras de la ambición burguesa, porque ha sonado la hora final del reinado de la tiranía y del desorden. El dios-pueblo ocupa el trono de la justicia y su fallo proclama la igualdad, Sin coronas, sin cruces, y sin cañones. Es la vida feliz. Viva el primero de mayo.

Luis E. Recabarren S.

Notes

1 Gregorio Trincado, a la sazón Presidente de la Mancomunal de Tocopilla

2 Recabarren era el redactor del periódico

3 Sólo el último artículo de esta serie, viene expresamente firmado por Recabarren

4 En la colección de la Biblioteca Nacional, no se encuentra el artículo IV

Acheter

Volume papier

amazon.fr