Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

La Democracia

Texte intégral

La Democracia. Santiago, 14/octubre/l900

CARTA PARA HONORINDO VASQUEZ

1Con satisfacción he leído una carta que Ud. ha dirigido a nuestro amigo Vivaceta, en la cual emite conceptos sobre mi persona y diversas apreciaciones sobre este periódico que nace a la vida del periodismo obrero con el propósito de realizar sus mismas tendencias y aspiraciones, sus mismos ideales, que son los de todos los hombres que como Ud., trabajan con denuedo por la emancipación de las clases oprimidas.

2No trataré, desde estas columnas, de convencerle que no ha sabido apreciar el objeto que perseguimos que, por cierto, dista mucho del verdadero fin que nos hemos propuesto alcanzar. Ruégole sí, no tome en cuenta lo dicho por la prensa del país acerca de la misión que cumpliremos desde estas columnas, porque no ha habido un solo diario que haya dicho la verdad, que haya sabido interpretar nuestros propósitos con altura de miras.

  • 1 No nos fue posible encontrar el número aludido

3Lea con detención nuestro periódico y “por su obra lo conocerá”, y, como lo hemos dicho en el número del 30 del mes pasado1, necesitamos aquí del consejo de todos, porque no somos infalibles. Queremos que todos contribuyan, en las diversas esferas de acción de cada cual, a dar cima con los propósitos que nos son comunes.

4Nuestro periódico será como Ud. dice, como se lo dije a Ud. cuando estuvo aquí en agosto, será única y exclusivamente demócrata, porque no es posible que en nuestros corazones puedan abrigarse otros ideales…

5Ud., correligionario, que tantos años ha consagrado al servicio de la causa, dígame, ¿podría servir por inspiraciones ajenas, cuando el ideal demócrata es innato en nuestro ser? Juzgue Ud. mismo a los demás y mida con la misma vara con que Ud. se mide a los otros y si siempre piensa lo mismo, será de todos modos un motivo más para alegrarme de haberle conocido.

6Quiero también decirle que son muchos los demócratas que están al lado de este periódico y que si hoy no están todos, es porque todavía no han podido apreciar su verdadero espíritu, pero no lo dude Ud., los albores del nuevo siglo han de iluminar el hermoso espectáculo de la confraternidad de los oprimidos y Ud., desde la cima de esas fronteras, contemplará sonriente la realidad de esto que me atrevo a pronosticarle, porque tengo la pretensión de creer que este periódico cumplirá la honrosa misión de enlazar las manos encallecidas de los obreros, al clarear el alba del Siglo XX.

7Muchos también son los buenos demócratas que escriben desde estas columnas, mi pluma quizás es la más desteñida, quizás la que menos produce, la que menos pensamiento esparce a la humanidad. Por estas circunstancias será que LA DEMOCRACIA sabrá abrirse paso entre los hijos del trabajo, sabrá vencer los obstáculos, sabrá separar los escollos del camino y sabrá, por fin, atraer a su alrededor todas las voluntades, para que todos por iguales partes contribuyan a la realización de tan sublimes ideales y todos también disfruten del regocijo que brinda la satisfacción del deber cumplido.

8No importa que hoy algunos de nuestros amigos miren con desdén, tal vez, esta pequeña publicación, mañana cuando vean lo sano de nuestros propósitos le batirán palmas y le ensalzarán llenos de júbilo. Ud. lo ha dicho, los demócratas de Cautín sabrán apreciar la obra de este periódico y yo le agregaré que, a más de eso, el tiempo se encargará de confirmarlo.

Luis Emilio Recabarren S.

La Democracia. Santiago 3/febrero/1901

A MIS AMIGOS y CORRELIGIONARIOS

9Designado como segundo Secretario de la Junta Escrutadora del departamento que debía practicar el escrutinio general de la elección del 20 de enero último, por el voto de mis amigos que formaban parte del Colegio Electoral, asumí la actitud que explicaré y que ha merecido la más amplia aprobación de mis correligionarios, pero que los enemigos de nuestra causa, perjudicados por esto, se encargan de formar mala atmósfera alrededor de estos hechos.

10Es conocido de todos que el presidente señor Moraga se negó, por sí y ante sí, a escrutar las actas de tres mesas, que yo ignoro si funcionaron correctamente; esas actas yo no las he visto ni el registro electoral de esas mesas, ni pude ver si ellas eran en verdad falsificadas o no, ni tengo ningún antecedente que lo justifique.

11Como lo he dicho, el Señor Moraga se negó a escrutarlas porque dijo que a él le constaba el hecho de la falsificación y sin tener siquiera la cortesía de permitir ver las actas o el registro en que se hallaban estampadas, para convencerme de su afirmación, las hizo a un lado pasando por sobre la ley que le ordena terminantemente ajustarse a ella y por consiguiente si esas actas eran tales y estaban en forma correcta, debieron escrutarse.

12Con el objeto de facilitar el trabajo, permití que ellas se dejasen para el final del acto reservándome el derecho de hacer las observaciones que estos hechos me sugerían. Llegamos al final del acto, y el presidente Moraga había eliminado las referidas tres actas que, según el decir de los dos secretarios coalicionistas, daban el triunfo al señor Herquíñigo y, sin tomarlas en cuenta, quedaba triunfante el señor Aldunate por la mayoría de 28 votos.

13Es de advertir que en cada una de estas actas sacaba el Señor Herquíñigo más o menos 66 votos —Según los Secretarios coalicionistas— cantidad suficiente para sobrepasar a Aldunate.

14Hecho el escrutinio a1 antojo del presidente, se pidió por uno de los secretarios de coalición que, con la misma razón expuesta por el señor Moraga, no se escrutara el acta de la mesa en que fue presidente este mismo caballero, y que daba 62 votos para el señor Aldunate, y que ellos estimaban que era adulterada. Eliminada esta otra acta, quedaba nuevamente triunfante el señor Herquíñigo, pero el presidente alegó que la elección era correcta y que no podía objetarse.

15Se llegó a la confección del acta y... ningún secretario vio el libro, hasta que éste fue traído con el acta hecha al capricho de Moraga. Otra ilegalidad más que, naturalmente, motivó mi protesta.

16A pesar de todo esto, estaba dispuesto a firmar dicha acta, pero el presidente Moraga se opuso a ello. ¿Cómo? No queriendo firmarla él en primer lugar como se acostumbra en todo el mundo. ¿Quién ignora que en todo cuerpo colegiado el primero que firma el acta de los procedimientos que se llevan a cabo es el presidente?

17— Nadie.

18Y sin embargo este caballero —al revés de lo usual- quería que yo firmara en primer lugar y que él firmara al último, alegando como única razón el legendario porque sí. En esta situación hube de optar por no firmar acta alguna puesto que se me impedía hacerlo conforme a la ley.

19El presidente alegaba que yo no podía estampar, después de su firma, declaración alguna y por eso que el mismo se resistía a firmarla, temeroso de que yo estampara esas observaciones que la ley no me prohíbe.

20Efectivamente, yo tenía que hacer observaciones pero después de la firma del presidente, porque en el mismo cuerpo del acta no era posible hacerlo, por haberse estampado en ella esta declaración: “No se escrutaron tres actas porque eran falsificadas, a juicio del presidente”.

21¿Creen mis amigos que yo habría hecho bien al autorizar con mi firma semejante ilegalidad? ¿Qué derecho tiene el presidente de un colegio electoral para deliberar y decir: estas actas no las escruto porque son falsificadas?

22Con esto se sienta el precedente funesto de que un presidente puede, a su capricho, eliminar las actas que, por el número de votos que ellas contienen, perjudican al candidato de sus aficiones y en esta forma no es ya la voluntad popular la que hace diputados, sino la actitud dictatorial del Presidente de un Colegio Electoral.

23Yo no podía, en consecuencia, autorizar las ilegalidades de Moraga con mi firma, que en este caso representaba la opinión de un partido que aspira a la moralidad pública. Por otra parte, firmada el acta por un secretario, quedaba autorizado legalmente todo el procedimiento del escrutinio y con una copia de esa acta, aunque fuese firmada en minoría, se presentaría el candidato Aldunate a reclamar su asiento en la Cámara y yo no podía autorizar con mi firma un poder en minoría y contra lo establecido por la ley; ésa es otra causa porque no firmé el acta.

24La elección verificada el 20, quedó incompleta por cuanto no funcionaron 26 mesas urbanas, en las cuales el Partido Democrático tiene un apreciable contingente que indisputablemente tiene, al completarse la elección, que dar el triunfo a nuestro candidato. Estando pues incompleta la elección, no podía con mi firma autorizar poder ilegal a un individuo que no ha obtenido la representación popular.

  • 2 Candidato del Partido Demócrata

25Y todos estos hechos ilegales cometidos por ambos partidos que impidieron el correcto V funcionamiento del Colegio Electoral, hubieron de influir en mi ánimo para que no autorizara con mi firma las inmoralidades electorales y, con ésta, mi actitud, he impedido obtengan poderes duales los dos candidatos que se dicen triunfantes, por cuanto, a mi juicio, el único candidato triunfante es el señor Landa2, una vez que se complete la elección en las 26 mesas urbanas que no funcionaron.

26Esto es lo que motivó mi actitud, y por lo cual los corrompidos radicales, haciendo comentarios propios de su conducta, tratan de salpicar con el lodo que los cubre, la reputación honrada de todo un partido.

27A mí no me importa la grita destemplada de mis opresores que gimen impotentes al ver que destrozamos las cadenas con que ellos nos ataron a la esclavitud servil. Me entusiasma y me alienta a la lucha la satisfacción de mi deber cumplido, haciendo honor al programa que he abrazado, y la aprobación amplia de mi proceder, manifestada por el Directorio General y el aplauso espontaneo de mis amigos, es el mejor estimulo que he recibido por el cumplimiento de mi deber. En un memorial que elevaré a la Cámara de Diputados haré una exposición más sucinta de estos hechos y lo publicaré dentro de poco en estas mismas columnas para el conocimiento de mis amigos y correligionarios.

Salud y Fraternidad

Santiago, enero 29 de 1901

Luis Emilio Recabarren S.

28Doy a continuación el acta que con motivo de estos hechos levanté y protocolicé ante el notario señor Eduardo Reyes L.

29Dice así:

30PROTOCOLIZACION

31“El infrascrito se reserva el derecho de elevar a la consideración de la Honorable Cámara de Diputados un memorial haciendo presente las irregularidades que, a su juicio, se han cometido en la elección verificada el 20 del corriente, y en el acto verificado por la Junta Escrutadora del departamento de Santiago. De consiguiente, no autorizo poder alguno para ningún candidato de los que pretenden haber obtenido el triunfo en esta elección. Esta declaración debió insertarse en el libro de Actas de la Municipalidad de Santiago, en conformidad a la ley; pero habiéndose negado el señor Presidente del Colegio Electoral, señor Carlos Moraga, a aceptarla, después de su firma, como lo exigí, he recurrido a hacerla ante el notario para que quede constancia que me he negado a firmar el acta del escrutinio porque el presidente me exigía que lo hiciera antes que él, siendo que, como secretario del Colegio Electoral, me correspondía hacerlo después, para refrendar y autorizar su firma. Santiago de Chile, enero, veinticinco de mil novecientos uno.

Luis Emilio Recabarren S.

La Democracia. Santiago, 7/abril/1901

EL DEBER DE LA PRENSA OBRERA

32La prensa obrera tiene por misión sagrada, contribuir a la ilustración y difundir la cultura en las costumbres de los pueblos. Un periódico que llegue a las manos de un hijo del trabajo, debe ser un libro en el cual encuentre la savia vivificante para fortalecer el espíritu, cuando abatido por las luchas de la vida, se siente adormecer. Debe llevar en sus caracteres, palabras de enseñanza y de ejemplo, en estilo claro y correcto, que revele la buena intención de la pluma que los traza. Debe rebatir las ideas del adversario o del amigo, cuando no las crea buenas, con cultura, moderación y altura de miras; procurando convencer al que se crea que marcha extraviado con buenas razones y con argumentos que se basen en la lógica y en un criterio sano y despejado.

33Si se combaten las ideas del amigo, por creerlas no muy buenas, es necesario procurar convencerlo que va por camino malo y señalar la recta por donde debe seguir. Pero si ideas lanzadas con buenos propósitos y con la conciencia de su bondad son atacadas con insultos que denotan poca cultura, y con prejuicios de suyo ligeros e injuriosos que arrastran y rebajan a la pluma que los produce para herir a personas que no usan el lenguaje mordaz y atrevido para atacar o combatir, no se conseguirá convencer los errores, porque no es esa la forma que se debe emplear por hombres que con buenos propósitos trabajan por ilustrar a los que saben menos.

34Podemos errar en nuestras apreciaciones doctrinarias, porque no tenemos la pretensión de ser infalibles, cuando estudiamos cual será el mejor medio para llegar más luego a la realización de ideales que hemos abrazado con fe y entusiasmo, y estamos dispuestos a aceptar en nuestras propias columnas las polémicas y el que se señale que nuestras ideas no son las mejores, cuando estas sean tratadas dentro del terreno en que es natural que lo hagan los demócratas que aman generosamente a su causa: con elevación de criterios sin herir susceptibilidades, sin hacer suposiciones mal intencionadas que recuerden aquel adagio que dice: “el ladrón cree que todos son de su condición”, y que inspiran a contestar, cuando estos no quedan muy abajo de la moralidad, al nivel de la bajeza.

35Los periódicos obreros que se estilen en esa forma merecerán siempre el honor de las atenciones, la consideración de los adversarios, las simpatías de los lectores e ilustrarán a los que necesiten de la enseñanza y contribuirán a hacer desaparecer los malos hábitos. Pero aquellos que se aparten de este terreno, ni ilustran ni convencen. Más bien distancian en vez de aproximar.

36Estas líneas han sido trazadas por la indignación que me ha producido la lectura de una correspondencia en un periódico obrero, destinado a ilustrar, no a ofender, con la intención de llamarlo al buen juicio.

Luis Emilio Recabarren S.

La Democracia, Santiago, 21/abril/1901

DESAFIO

37José Antonio Lira Infante

38Ha denunciado ante la Junta Escrutadora de la reciente elección, la existencia de un fraude electoral en la sección 9 y 10 de la 6 subdelegación de la cual fui presidente, si no lo comprueba le digo que ES UN MISERABLE Y UN GRAN CALUMNIADOR.

Luis Emilio Recabarren S.

Notes

1 No nos fue posible encontrar el número aludido

2 Candidato del Partido Demócrata

Acheter

Volume papier

amazon.fr