Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Tránsitos materiales e inmateriales entre África, Latinoamérica y El Caribe

 | 
César Ross
, 
Mbuyi Badi Kabunda

Segunda Parte. Aspectos políticos, económicos y estratégicos

La diplomacia militar entre África y América Latina

Eduardo Carreño Lara

Texte intégral

1Los requerimientos de los cuerpos armados siempre han influido en la política exterior de los estados. Una demostración de fuerza, realización de ejercicios militares, un incidente fronterizo o la invasión directa de un territorio son manifestaciones del interés permanente en influir en el comportamiento internacional de los demás países. Aunque menos espectaculares, un pacto de defensa mutua, la aceptación o la imposición de asesores o equipamiento militar extranjeros e, inclusive, las conferencias de desarme son ejemplos de cómo las consideraciones militares influyen sobre los objetivos diplomáticos.

2Debido a su naturaleza, las fuerzas armadas pueden influir en ciertos aspectos de la política exterior. Una debilidad militar puede, incluso, limitar, dramáticamente, la credibilidad de otros instrumentos internacionales. Así, pueden transformarse en un poderoso grupo de presión ante determinados objetivos políticos o económicos y, también, pueden buscar el enfrentamiento con estados vecinos. Además, tienen la posibilidad de imponer alianzas estratégicas, las cuales no siempre son deseables en materia de adquisición de material bélico.

3Todos los países tratan de utilizar sus fuerzas armadas para promover sus objetivos de política exterior. Éstas permiten reforzar o aumentar el prestigio de una nación en la escena mundial, pudiendo ofrecer diversas formas de asistencia militar a naciones menos dotadas como medio de influencia o recompensa por sus acciones. Asimismo, cuando todo lo demás falla, un estado puede utilizar su ejército para tratar de coaccionar a un enemigo.

  • 1 Carreño, Eduardo «¿Quién manda a quién?: Los militares en la política de Nigeria», en Cadernos de E (...)

4En el caso de África, tras la descolonización, se sostuvo, reiteradamente, que los militares eran la institución ideal para la iniciación y ejecución de los programas de desarrollo político, social y económico. Esto, por su presumible mayor disciplina, sus habilidades técnicas e incorruptibilidad, lo cual los llevarían a concretar, rápidamente, profundas transformaciones en la sociedad1. Sin embargo, un verdadero estado democrático se constituye en una dirección diametralmente opuesta, requiriéndose, para ello, una profesionalización de la actividad castrense que asegure un control civil objetivo, neutralidad política, subordinación voluntaria y desarrollo de una ética militar en consonancia con los valores civiles y sus instituciones.

  • 2 Carreño, Eduardo. ¡Soldados, a sus cuarteles! Consolidando una gobernanza política en Nigeria, Madr (...)

5En este sentido, la profesionalización de las fuerzas africanas ha supuesto, entre otras áreas de perfeccionamiento, la implantación de una doctrina propia de un régimen democrático, es decir, el componente militar de la seguridad nacional se limita solo a frenar las agresiones externas. Estas medidas están destinadas, generalmente, a fortalecer las capacidades disuasivas del estado ante potenciales enemigos, por una parte, y a evitar la derrota en un conflicto bélico si éste se suscita, por otra2. Asimismo, la política de defensa debe proporcionar una sólida base para la promoción de los intereses del país en el sistema internacional y del escudo protector tras el cual la nación impulsa su desarrollo.

6Los líderes africanos han aceptado asumir compromisos de largo alcance en el continente, por lo cual su política de defensa no ha tendido solo a desarrollar una línea disuasiva de enemigos potenciales, sino que, también, a fortalecer la capacidad de apoyo a los demás países de la región en situaciones de crisis. En este contexto, la diplomacia militar entre África y América Latina supone una oportunidad para las fuerzas armadas africanas, ya que ésta permite, bajo un esquema de cooperación Sur-Sur, compartir experiencias exitosas en la gestión de asuntos estratégicos, como mantenimiento de la paz y seguridad regionales, defensa de la integridad territorial del estado, construcción de la institucionalidad de la defensa nacional, diseño de fuerza, entrenamiento militar y acceso a sistemas de armas.

Los militares africanos como instrumento de política exterior durante la Guerra Fría

7Tras la descolonización, los militares fueron considerados, en África, como un símbolo de la destreza y fuerza del estado. Una guardia de honor, el sonar de una marcha militar durante la visita de algún dignatario extranjero, el alarde de ciertas unidades militares o la incorporación de oficiales de alto rango en algunas delegaciones, fueron practicas recurrentes que solían impresionar a lo largo del ceremonial diplomático. Si bien éstas pueden considerarse un espectáculo o ritual, lo cierto es que revelaban una aceptación cada vez mayor, en África, del importante papel de los militares en la inserción internacional de los países.

  • 3 Carreño, Eduardo. La Cultura Estratégica de Nigeria. Consideraciones a partir de su Política Exteri (...)
  • 4 Buzan, Barry. Introducción a los Estudios Estratégicos. Tecnología Militar y Relaciones Internacion (...)

8Las naciones africanas adquieren consciencia sobre el tamaño y la composición de las fuerzas armadas de sus vecinos, razón por la cual no descartaron el impulso de limitadas, pero no menos importantes, carreras armamentistas. En efecto, Francia y Gran Bretaña trataron de suministrar a sus excolonias un equipamiento militar que no rompiera el equilibrio estratégico en determinadas regiones, pero este control de la composición de fuerza disminuyó de manera constante3. En el caso de África Occidental, por ejemplo, se presenció una sutil, pero real, competencia entre Ghana y Nigeria en el fortalecimiento de las áreas claves del poder militar, es decir, potencia de fuego, protección, movilidad, comunicaciones e inteligencia4.

  • 5 Para algunos autores, el envío de tropas al Congo fue el precio de entrada que debieron pagar las n (...)

9La crisis de la República Democrática del Congo (1960) fue la primera ocasión en la cual los militares africanos jugaron un papel relevante a nivel global. De hecho, por una solicitud de la Organización de la Unidad Africana (OUA), los estados del continente enviaron tropas a misiones multinacionales de mantenimiento de la paz, lo cual fue, claramente, una importante fuente de prestigio internacional para estos países. Si este prestigio pudo traducirse en ganancias diplomáticas concretas, eso es una discusión que, hasta la fecha, no está cerrada. Ghana, por ejemplo, ni siquiera teniendo tropas en terreno pudo controlar la crisis regional, emergiendo, así, voces críticas en el ámbito interno, las cuales exigían claridad en los objetivos perseguidos en dicha misión5.

  • 6 Imobighe, T.A. Nigeria’s Defence and National Security Linkages. A Framework of Analysis, Ibadan: H (...)

10Asimismo, durante la Guerra Fría se consideró que la asistencia militar era una fuente de rentabilidad política. Sin embargo, la historia diplomática africana no entrega suficientes antecedentes como para zanjar el debate en torno a los resultados de esta práctica. Así, por ejemplo, el envío, por parte de Nigeria, de un batallón a Tanzania -para mantener el orden, tras el motín de 1964- no supuso, en lo inmediato, el alcance de ningún objetivo político en África Oriental, aun cuando no se puede descartar que Nigeria visualizara un beneficio diplomático, mayor prestigio internacional y satisfacción por mantener a Ghana alejada del tratamiento de esta cuestión tras la gratitud de Julius Nyerere6.

  • 7 Gebe, Boni Y. «Ghana’s Foreign Policy at Independence and Implications for the 1966 Coup D’état», i (...)

11La asistencia militar contempló, también, la cooperación en la formación de oficiales. Egipto y Etiopía destacaron en el desarrollo de esta práctica, pero será Ghana quien irá más lejos en sus intenciones. Tanto así, que Kwame Nkrumah planteó la idea de crear una universidad destinada al perfeccionamiento y a la profesionalización de las fuerzas armadas de toda África, lo cual permitiría, a su país, ajustar los procedimientos militares de otras naciones africanas a los propios. Sin embargo, esta iniciativa no fructificó y aquello se debió a dos razones. Primero, por el alto costo del entrenamiento y, segundo, pues no existía un cuerpo de oficiales africanos con las capacidades necesarias para participar en tareas formativas7.

  • 8 Foltz, William J. «Military Influences» In: McKay, Vernon (editor) African Diplomacy. Studies in th (...)

12Tras el inicio del proceso de descolonización, la modalidad más económica de asistencia militar, entre los países africanos, fue el apoyo a las guerrillas u otras fuerzas irregulares que fuesen parte de un movimiento rebelde. Argelia y, en menor medida, Ghana entrenaron a combatientes en África Austral (además, les proveyeron armas), mientras que Guinea asistió a los rebeldes de la vecina Guinea Portuguesa8.

13La asistencia a las milicias guerrilleras era más económica, ya que éstas no utilizaban equipamiento pesado. Tal ayuda generaba réditos diplomáticos, por lo cual, si la rebelión era exitosa, la nación donante estaba en condiciones de hacer gala del alcance de un objetivo de política exterior. Aún más, dentro de los estados donantes, gran parte de la planificación y de la puesta en marcha del apoyo a los guerrilleros fue asumida por organismos políticos y no por los militares.

  • 9 Jaster, Robert S. «South African Defense Strategy and the Growing Influence of the Military» In: Fo (...)

14Finalmente, tras la descolonización, algunos sectores pensaron en llevar a cabo una ofensiva sobre aquellos estados que aún se encontraban bajo el dominio blanco o no-africano, ya que se estimaba que la población local, al menos al inicio, celebraría la entrada del ejército invasor. Tampoco se esperaba que algún organismo internacional o una gran potencia interviniesen para mantener el status quo. De todas formas, una invasión a estos países de África Austral era un suicidio, pues ninguna nación o coalición africana contaba con la fuerza militar suficiente para influir en los principales reductos blancos, es decir, Sudáfrica y Rodesia (actual Zimbabwe)9.

Diplomacia militar en África

15Tradicionalmente, el papel de las fuerzas armadas ha sido definido -en términos del uso o amenaza de la fuerza- en fines defensivos, disuasivos o intervencionistas. La diplomacia militar, por el contrario, implica el uso, en tiempos de paz, de las fuerzas armadas y sus instituciones relacionadas (Ejemplo: Ministerio de Defensa) como una herramienta de política exterior, cooperación internacional y asistencia a otros países en la reforma de sus ejércitos.

  • 10 Cottey, Andrew and Forster, Anthony Reshaping Defence Diplomacy: New Roles for Military Cooperation (...)

16Desde una perspectiva histórica, la cooperación y ayuda militar han sido parte de la realpolitik internacional, la política del equilibrio de poder y la obtención de intereses nacionales. Los países comprometidos con la asistencia, en el ámbito de la defensa, han proporcionado ayuda militar a otros estados con el fin de contrarrestar o detener enemigos, mantener esferas de influencia, apoyar regímenes amigos en la represión de opositores internos o promover los intereses comerciales (Ejemplo: venta de armas). Sin embargo, tras la Guerra Fría, el posicionamiento internacional de las fuerzas armadas no solo está dándose en consideración de estos términos, sino que también en virtud de tres nuevos desafíos. Primero, construir relaciones de cooperación con antiguos o potenciales rivales. Segundo, promover, en democracias poco institucionalizadas, el control civil de las fuerzas armadas. Y, tercero, apoyar a las naciones socias en el desarrollo de sus capacidades para que puedan contribuir en operaciones de paz10. En paralelo, y como un instrumento al servicio de la construcción, de la cooperación y de la prevención de los conflictos, entre antiguos y/o potenciales adversarios, la diplomacia castrense opera en distintos niveles. De hecho, busca, entre otros objetivos, impulsar una colaboración más amplia, desarrollar la confianza mutua, reforzar la percepción de intereses comunes y apoyar las reformas en el sector de defensa del estado socio.

  • 11 Cheyre, Juan Emilio «Defense Diplomacy» In: Cooper, Andrew F.; Heine, Jorge and Thakur, Ramesh (edi (...)

17Así, actualmente, esta práctica implica el desarrollo de actividades como contactos entre miembros de las fuerzas armadas y autoridades civiles de alto rango del sector defensa; nombramiento de agregados militares en ciertas embajadas; suscripción de acuerdos de cooperación; formación de militares extranjeros; asesoramiento en el control democrático de las fuerzas armadas, gestión de la defensa y otras áreas técnicas propias del ámbito castrense; visitas de buques foráneos; colocación de personal militar o civil en los ministerios de defensa de los países socios o en sus fuerzas armadas; despliegue de equipos de formación; suministro de material militar; y ejercicios militares combinados, entre otras11.

  • 12 Holbraad, Carsten Las potencias medias en la política internacional, México DF: Fondo de Cultura Ec (...)
  • 13 Cox, Robert W. and Sinclair, Timothy J. Approaches to World Order. New York: Cambridge University P (...)

18En el caso de los países africanos, el desarrollo de la diplomacia castrense ha estado, principalmente, vinculado al posicionamiento internacional de dos potencias regionales, que son Sudáfrica y Nigeria. Ambos países -en virtud de su tamaño, recursos naturales, disposición y capacidad para aceptar responsabilidades, influencia y estabilidad-, han logrado, en los últimos años, posicionarse como representantes de África en la discusión de los temas más importantes de la agenda global12. Igualmente, poseen capacidades militares y económicas de rango medio, lo que les permite desempeñar roles de intermediación en el sistema internacional13. Tras el fin del Apartheid, en 1994, la política exterior de Sudáfrica transitó desde la defensa de un régimen cuestionable (y políticamente inviable en el mundo de la post Guerra Fría) a la definición de una estrategia de inserción internacional que buscó, por un lado, proyectar el trascendental trabajo hecho en materia de reconciliación nacional y, por el otro, el posicionamiento en un mundo globalizado en el ámbito político, económico y comercial. Desafío, este último, que enfrentaba en mejores condiciones que otras naciones africanas.

  • 14 Du Plessis, Anton «Defence Diplomacy: Conceptual and Practical Dimensions with Specific Reference t (...)

19En cuanto a la diplomacia militar, destaca la destinación de un número mayor de agregados castrenses en distintas embajadas de Sudáfrica. Este incremento se debe al establecimiento de relaciones diplomáticas con la mayoría de los estados africanos y al fortalecimiento de alianzas estratégicas en el marco de la cooperación Sur-Sur. Estos agregados han debido cumplir tareas como defender los intereses de Sudáfrica en materia de seguridad, representar a sus autoridades militares en el país de acogida, actuar como consejero de su embajador en temas estratégicos y promover su industria militar, entre otras actividades14.

20Igualmente, se ha fortalecido la presencia de militares sudafricanos en instancias multilaterales –Nuevo Partenariado para el desarrollo de África (NEPAD), Foro India Brasil Sudáfrica (IBSA), Unión Africana, el Órgano para la Defensa y Seguridad de la Comunidad de Desarrollo de África Austral y la Fuerza Africana de Reserva- y, también, se ha incrementado la transferencia de distintos sistemas de armas a otras naciones del continente (Ejemplos: Namibia, República Democrática del Congo y República Centroafricana).

  • 15 Aminu, Jibril «The Impact of Domestic Environment on Foreign Policy» In: Presidential Advisory Coun (...)

21Nigeria, por su parte, se percibe a sí misma como un actor relevante en la política africana, pero los largos gobiernos militares (1966-1979 y 1983-1999) dejaron una profunda cicatriz. En este contexto, el triunfo del general Olusegun Obasanjo, en la elección presidencial de 1999, sentó las bases de una reinserción internacional que tuvo como norte la promoción de la democracia15. Además, la política de nigeriana de defensa ha puesto énfasis en la necesidad de fortalecer la capacidad de apoyo a los países africanos en situaciones de crisis. De hecho, la configuración geográfica de Nigeria ha llevado, indiscutiblemente, a vincular su seguridad a la estabilidad subregional. Además, esta premisa se ve reforzada por el temor a que su seguridad se vea alterada por poderes extraregionales que actúan en cooperación con otros estados de África.

La diplomacia militar como espacio de encuentro entre África y América Latina

  • 16 Foltz, William J. «Africa in Great-Power Strategy» In: Foltz, William J. and Bienen, Henry S. (edit (...)

22Durante la Guerra Fría, y en la mayoría de los casos, la interacción entre las fuerzas armadas latinoamericanas y africanas estuvo determinada, en gran medida, por las relaciones de poder entre las potencias del Norte16. En efecto, tras la descolonización de África, los nuevos países fueron utilizados para satisfacer o complementar las necesidades militares de las antiguas metrópolis europeas y para actuar como extensiones e instrumentos de su política exterior.

  • 17 Caro, Isaac. Relaciones Militares Interlatinoamericanas-Caribeñas y Vínculos con África Subsaharian (...)

23En aquellos años, la presencia de Cuba, en Angola y Mozambique, respondió a una solidaridad entre naciones del Tercer Mundo, la cual implicó un apoyo diplomático y asistencia militar a los movimientos que luchaban por una real descolonización. Asimismo, el despliegue de Brasil en África Subsahariana tuvo como principales objetivos expandir su mercado de armamento y consolidar un complejo industrial-militar17.

24Actualmente, en un escenario de normalización democrática en América Latina, la diplomacia militar hacia los países africanos ha tendido a contribuir al fomento de la confianza y cooperación birregional y a la promoción de la profesionalización y la modernización de las fuerzas armadas.

Los vínculos militares entre Brasil y África

  • 18 Véase: Anthony, Ian. «The ‘Third Tier’ Countries: Production of Major Weapons» In: Wulf, Herbert (e (...)

25Desde una perspectiva histórica, la relación entre Brasil y Sudáfrica es la más fructífera, en materia de diplomacia castrense, entre ambas regiones. Al respecto, su posicionamiento internacional, como potencias medias en desarrollo, ha permitido, a ambos países, alcanzar mayor autonomía en la definición de sus prioridades estratégicas y de sus políticas de defensa. Esta realidad ha acrecentado las opciones de cooperación bilateral y ha impulsado el desarrollo de vínculos a ambos lados del Atlántico. Particularmente, en lo referido a la transferencia de tecnología militar y armamento18.

  • 19 Las fuerzas armadas brasileñas y sudafricanas lucharon juntas en la Segunda Guerra Mundial. Por eso (...)

26Durante los años de la Guerra Fría, Sudáfrica intentó mantener nexos cordiales con Brasil, para así buscar su apoyo en distintos foros internacionales, especialmente en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Sin embargo, los acontecimientos históricos demuestran que esta estrategia no siempre dio frutos, pues Brasilia revisó, con regularidad, su postura diplomática hacia Pretoria, sobre todo tras su democratización durante la primera mitad de la década de 198019.

27La imposición de sanciones, por parte de Naciones Unidas, llevó a Sudáfrica a diseñar diferentes estrategias diplomáticas tendientes a atraer el apoyo de los países sudamericanos en los foros internacionales. Así, se impulsó, por ejemplo, la llamada "relación especial" entre los agregados militares sudafricanos y las autoridades de alto nivel en los países de la región.

  • 20 Khanyile, Moses Bongani. South Africa’s Security Relations with the MERCOSUR Countries, Thesis (Ph. (...)

28Pretoria, a través de la Comisión de Defensa, diseñó un plan de acción psicológica (Project Birch), el cual tenía como objetivo crear un clima propicio para el apoyo a su régimen político. Para este efecto, se le pidió, a todos los agregados militares en Sudamérica, informar, detalladamente, sobre la realidad de las naciones en donde se encontraban acreditados. Las áreas prioritarias que debían analizar eran agricultura, ganadería, silvicultura, vivienda o cualquier otro sector civil en el cual la fuerza de defensas sudafricanas pudiese contribuir20. Además, debían recopilar información sobre el alcance y la naturaleza de la cooperación formal e informal entre las fuerzas armadas de la región en relación a la formación, ejercicios conjuntos e interacción social y cultural.

  • 21 Ibíd.

29No está claro cuál fue el real impacto del plan en las relaciones militares entre Brasil y Sudáfrica, pero lo cierto es que es la implementación de éste coincidió con la decisión de la administración brasileña de minimizar los vínculos con Pretoria. Así, por ejemplo, el gobierno impidió a la Empresa Brasileira de Aeronáutica S.A. (EMBRAER), competir para suministrar aviones de entrenamiento a la Fuerza Aérea de Sudáfrica21.

30Otro factor considerado por Sudáfrica fue la percepción de que Brasil era predominantemente antiizquierda y anticomunista en su visión del mundo. La elite brasileña compartió las preocupaciones de Sudáfrica sobre la posible infiltración de elementos comunistas en la región del Atlántico Sur. Empero, el hecho de tener la misma percepción no se tradujo en una interacción más estrecha entre los dos países. De hecho, fue solo tras el cambio de gobierno en Sudáfrica, en 1994, que los vínculos militares se reanudaron plenamente, pudiendo destacarse los siguientes hitos en la relación bilateral y, específicamente, durante la administración de Nelson Mandela.

31Tras la adopción, en 2005, de la Política de Defensa Nacional, Brasil incorporó, entre sus líneas estratégicas, impulsar un mayor intercambio con las fuerzas armadas de naciones amigas y, en particular, con países africanos y sudamericanos ribereños del océano Atlántico. Tomando en cuenta el interés nacional, se declaró, también, que los militares brasileños participarían en el mantenimiento de la paz y en acciones humanitarias. Se reafirmó, así, una práctica materializada, anteriormente, con el envío de tropas -a mediados de la década de 1990 y bajo el mandato de Naciones Unidas- a Angola y Mozambique. En estos casos, la lusofonía y la historia común de antiguas colonias portuguesas pesaron en la decisión de Brasil de impulsar una mayor participación en la tarea del mantenimiento de la paz.

Cuadro No 1. Encuentros militares entre Brasil y Sudáfrica, 1995-2000

Año

Actividad

1995

Visita oficial del buque hidrográfico brasileño SIRIUS a Ciudad del Cabo.

1996

Dos miembros de la Fuerza Aérea de Sudáfrica asisten a Brasil a un simposio de pilotos de aviones caza.

1997

Las Fuerzas Especiales sudafricanas realizaron un viaje oficial a Brasil.

1997

Jefe de la Armada brasileña fue a Sudáfrica.

1998

Miembros de la Armada sudafricana visitan Brasil con el fin de asistir a la reunión de la Organización Zona Marítima del Atlántico Sur.

1998

Contraalmirante MJG Soderlund y Comandante Jamieson visitaron Brasil para ultimar los preparativos de "ATLASUR 1999"

1999

Jefe del Ejército de Sudáfrica visita Brasil.

2000

Armada de Sudáfrica participa en las actividades conmemorativas del 500º Aniversario del Descubrimiento de Brasil.

2000

Visita a Sudáfrica del jefe del Estado Mayor de la Armada brasileña

(Fuente: Elaboración propia sobre la base de los datos obtenidos de Khanyile, ob.cit.)

  • 22 Cruz Aguilar, Sérgio Luiz «South Atlantic: Brazil-Africa Relations in the Field of Security and Def (...)
  • 23 Ibíd.

32Una de las mayores preocupaciones de Brasil es la situación estratégica de la región del Atlántico Sur y, en especial, la inestabilidad que viven los países de África Occidental (Ejemplos: Malí y Guinea-Bissau), el narcoterrorismo y la piratería. Para enfrentar estos delicados temas, el gobierno brasileño ha suscrito acuerdos de cooperación, en materia de defensa, con Cabo Verde (1977), Sudáfrica (1994), Guinea-Bissau (2003), Mozambique (2006), Namibia (2006), Nigeria (2009), Senegal (2009), Angola (2009) y Guinea Ecuatorial (2010)22. Estos acuerdos bilaterales han tenido cuatro objetivos. Primero, promover la cooperación en Investigación + Desarrollo (I+D). Segundo, suministrar equipamiento militar. Tercero, compartir conocimientos y experiencias en operaciones de paz. Y, cuarto, fomentar una formación militar conjunta23. La colaboración se ha llevado a cabo a través de visitas de delegaciones de alto nivel; reuniones entre instituciones de la defensa nacional; intercambio de profesores y estudiantes de institutos militares; la participación en cursos teóricos y prácticos, pasantías, seminarios y conferencias; visitas de buques de guerra y aeronaves militares; eventos culturales y deportivos; iniciativas de facilitación del comercio de materiales y servicios relacionados con la defensa nacional; y el desarrollo e implementación de programas y proyectos que pueden aplicarse en la tecnología militar.

Cuadro No 2. Transferencia de sistemas de armas de Brasil a los países africanos (1990-2014)

Cuadro No 2. Transferencia de sistemas de armas de Brasil a los países africanos (1990-2014)
  • 24 Ibíd.

33En 2004, en consideración con lo establecido en el Acuerdo General de Cooperación de 1981, Brasil y Mozambique suscribieron un protocolo complementario en materia de seguridad pública. Se estableció una coordinación de estrategias e intercambio de información sobre programas nacionales de prevención y lucha contra la delincuencia; cooperación técnica y análisis de la experiencia brasileña en la implementación del Sistema Único de Seguridad Pública; formación y capacitación del personal; aplicación de sistemas de gestión, estadísticas e investigación aplicada en materia de justicia penal; y estudios dirigidos a la modernización de las instituciones de seguridad pública24.

  • 25 Soares de Moura, Julio. La Importancia del Mar para Brasil, Conferencia dictada por el Comandante d (...)

34Los vínculos con Angola se reafirmaron con un acuerdo firmado en 2010, contemplándose, en ese instrumento legal, un estímulo a la colaboración entre los ministerios de Defensa y Seguridad Pública, al igual que el mantenimiento de consultas periódicas en temas como el impulso de iniciativas en el marco de la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur, la resolución de conflictos en África y otras regiones y la reconstrucción posbélica25. En el ámbito de la asistencia técnica, científica y tecnológica, el acuerdo incluye la formación y capacitación de personal y la investigación conjunta en el ámbito de la construcción naval.

  • 26 Seabra, Pedro «A harder edge: reframing Brazil’s power relation with Africa», en Revista Brasileira (...)

35Namibia se ha consolidado como el mayor receptor de cooperación brasileña en el sector de la defensa. En 1994, se firmó un acuerdo entre ambos países, cuyo objetivo fue crear y fortalecer la capacidad naval del estado africano. Se dio cupo a oficiales y soldados namibios en las escuelas navales brasileñas y se ofreció una pasantía a 145 marineros, en Río de Janeiro, en el Comando do Grupamento de Patrulha Naval do Sudeste26.

  • 27 Ibíd.

36En 2001, el presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, firmó un nuevo acuerdo de cooperación naval con Namibia, con el fin de contribuir a la organización del Servicio de Patrulla Marítima de la nación africana. Éste tendría como finalidad proteger sus intereses en sus aguas interiores, en el mar territorial y en la zona económica exclusiva. También, planificar y desarrollar una adecuada infraestructura para el atraque y apoyo logístico para distintos buques27.

  • 28 Soares de Moura, ob.cit.

37El acuerdo dio lugar a una serie de acciones posteriores. En 2004, la corveta Purus fue cedida a Namibia, siendo bautizada, en ese país, como NS Lt. Dimo Hamaambo. Asimismo, en Brasil fueron construidas dos lanchas patrulleras (HP-20 Terrace Bay y HP-21 Mowe Bay) y un buque patrullero (Brendan Simbwaye)28. Se incluyó, además, dentro de los programas de asistencia entre ambas partes, una asistencia técnica para la creación del Batallón de Infantería de Marina; la promoción de actividades conjuntas de instrucción y entrenamiento militar; y el intercambio de información y colaboración en temas relacionados con sistemas, software y equipamiento.

  • 29 Abdenurand, Adriana E. and Marcondes de Souza, Danilo «Brazil’s Maritime Strategy in the South Atla (...)
  • 30 Caiafa, Roberto [en línea] «El misil A-Darter brasileño derriba a su objetivo en las primeras prueb (...)

38En el marco de las reuniones de IBSA, en 2005, se realizaron una serie de operaciones conjuntas llamadas India-Brazil-South Africa Maritime (IBSAMAR), las cuales congregaron, en la costa de Sudáfrica, a miembros de las armadas de ese país, Brasil e India29. Un año más tarde, como resultado del acuerdo de cooperación de 2003, las fuerzas aéreas de Brasil y Sudáfrica iniciaron el desarrollo del misil aire-aire A-Darter, el cual ya ha sido testeado con éxito desde el caza sudafricano Gripen C30.

  • 31 Cruz Aguilar, ob. cit.
  • 32 Ibíd.

39En materia de formación, los institutos castrenses han recibido muchos estudiantes africanos, especialmente de aquellos provenientes de países de habla portuguesa. Por ejemplo, en 2011, la Academia Militar das Agulhas Negras acogió a 27 alumnos que venían de estados miembros de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP). Se trata de Angola (diez), Mozambique (diez), Santo Tomé y Príncipe (cuatro), Cabo Verde (dos) y Guinea Bissau (uno)31. Además, la Escola de Comando e Estado-Maior do Exército do Brasil cuenta con un programa de formación de militares extranjeros (Comando e Estado-Maior para Oficiais de Nações Amigas), el cual también ha recibido a oficiales de Angola y Nigeria32.

  • 33 Amorin, Celso «Defesa Nacional e Pensamento Estratégico Brasileiro», en Revista Política Hoje, Volu (...)

40En 2013, el buque Apa, en su viaje a Brasil, desde el puerto de Portsmouth, Reino Unido, participó en operaciones navales en Mauritania, Senegal, Angola y Namibia. Lo mismo había sucedido, antes, en el periplo inaugural del buque Amazonas, el cual llevó a cabo ejercicios conjuntos y estrechó lazos con las marinas de Cabo Verde, Benín, Nigeria y Santo Tomé y Príncipe33.

  • 34 Cruz Aguilar, ob. cit.

41La Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) se ha convertido en un espacio de concertación de políticas y programas en materia de seguridad y defensa. En efecto, ésta propició la creación, en 2000, de la Operación Felino, la cual cuenta con militares de cada uno de los países de la CPLP y con un Estado Mayor Conjunto Combinado34. Su objetivo es contribuir en misiones de mantenimiento de la paz y la ayuda humanitaria.

  • 35 Seabra, ob. cit.

42Junto al establecimiento de embajadas, Brasil instaló misiones militares permanentes en Sudáfrica, Nigeria, Angola y Santo Tomé y Príncipe. Igualmente, la Agencia Brasileña de Cooperación ha entregado becas para la capacitación de funcionarios del sector de defensa35. La agencia ha implementado los memorandos de entendimiento firmados con los países africanos para llevar a cabo estos cursos en las tres ramas de las fuerzas armadas y, también, ha evaluado el establecimiento de una academia de policía en Guinea-Bissau.

Los vínculos castrenses entre Argentina y Sudáfrica

  • 36 Lechini, Gladys «Argentina y Sudáfrica en el África Austral», X Congreso Internacional de ALADAA Cu (...)

43Durante los gobiernos militares argentinos se planteó la idea de generar un pacto de seguridad para el Atlántico Sur, el cual contemplaba la inclusión de Sudáfrica y tenía como objetivo enfrentar a la amenaza comunista. Aun cuando este proyecto no prosperó, debido a la negativa de Brasil, sí permitió cimentar las bases para una relación fructífera entre Pretoria y la dictadura latinoamericana36.

  • 37 Es probable que estas acusaciones se basaran en el hecho que personas de habla afrikaans participar (...)
  • 38 Pfister, Roger. Apartheid South Africa and African States: From Pariah to Middle Power, 1961-1994, (...)

44En este sentido, al momento de estallar la guerra de las Malvinas, la vinculación castrense entre Argentina y Sudáfrica se encontraba en una etapa avanzada. Es más, durante muchos años se ha especulado sobre la ayuda encubierta proporcionada por el régimen del Apartheid a la dictadura de Leopoldo Galtieri37, denunciándose, incluso, el suministro sudafricano de misiles y repuestos para sus aviones. A pesar que no existen pruebas fidedignas de esto, se especula que esta asistencia militar respondió a lo establecido en un antiguo tratado entre Sudáfrica y Argentina, instrumento internacional que también incluyó a Brasil, Paraguay, Israel y Taiwán38.

  • 39 Khanyile, ob. cit.

45El 9 de diciembre de 1983, Sudáfrica dictó, formalmente, una política de apoyo militar hacia algunos estados latinoamericanos, siendo el principal objetivo asegurar el intercambio de experiencias y contribuir al mejoramiento de determinadas habilidades. Argentina buscó la experiencia de Sudáfrica en la gestión y conducción de operaciones a nivel táctico y operativo, razón por la cual Buenos Aires, a fines de 1983, impulsó la participación de algunos de sus oficiales en cursos de especialización, destacando entre ellos, SA Army Command and Staff, SA Air Force Staff, SA Naval Staff y Junior Joint Warfare, entre otros39.

46Tras cimentarse el camino a la transición democrática en Sudáfrica, fue necesario reactivar las consultas entre las fuerzas armadas de ambos países, reabriéndose, para ello y en febrero de 1993, la oficina militar de Argentina en Pretoria. Desde entonces, se han facilitado visitas recíprocas entre altos personeros políticos y oficiales militares. Resaltan, entre estos encuentros, el viaje, el 19 de marzo de 1996, de Juan Carlos Melián -asesor de la Comisión de Defensa del Congreso argentino- al Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Sudáfrica. Esta última tuvo como objetivo fortalecer la cooperación en la región del Atlántico Sur.

  • 40 Campbell, Keith «Argentina at Africa Aerospace and Defence 2000 and SAAF 80», UNISA Latin American (...)

47Igualmente, el jefe de la Armada sudafricana visitó dos veces Argentina (1996 y 1997). A esto se suman la gira a Sudáfrica, en 1996, del entonces jefe del Estado Mayor del Ejército de Argentina, General Martín Balza; la visita, en 2000, de oficiales argentinos a la exposición Africa Aerospace and Defence 2000; y la participación, esos mismos días, de una delegación trasandina en la celebración del octogésimo aniversario de la Fuerza Aérea sudafricana. En esta última instancia, Argentina fue la única nación sudamericana que estuvo presente en el espectáculo y lo hizo enviando dos aviones. Uno de ellos era de transporte táctico Hércules (C-130) y el otro era de entrenamiento (IA-63 Pampa)40.

  • 41 Khanyile, ob. cit.
  • 42 «South Africa, Argentina Sign Defence Pact», Times Live, November 21, 2010.

48En materia de instrucción militar, desde la democratización de Sudáfrica, en 1994, las fuerzas armadas argentinas no han enviado muchos estudiantes a los cursos organizados por los militares sudafricanos. Sin embargo, algunos de estos últimos sí han participado en los programas de formación de las fuerzas armadas argentinas, destacando, por ejemplo, la asistencia de oficiales de la Armada sudafricana en el curso del Control Naval de Tráfico Marítimo y en el Curso Internacional de Navegación Antártica41. En paralelo, dentro de los lineamientos de cooperación entre las fuerzas navales de ambos países, es pertinente destacar la suscripción, el 30 de agosto de 1991, del Acuerdo sobre Intercambio de Información con respecto al Tráfico Marítimo y la firma, el 6 de octubre de 1997, del Acuerdo sobre Cooperación en Tiempo de Paz. Del mismo modo, el instrumento firmado en 2010 fortalece la relación bilateral en ámbitos como desarrollo de tecnología militar, innovación, campañas antárticas, operaciones de mantenimiento de la paz, búsqueda y rescate en el Atlántico Sur e intercambio de alumnos42.

La diplomacia militar de Chile en África

  • 43 Anónimo «Las relaciones de Sudáfrica con Pinochet», en Chile-América Latina, No 56-57, 1979, pp. 28 (...)

49Históricamente, los estados africanos han ocupado un lugar secundario en la agenda diplomática de Chile. Los vínculos entre dichos países se han concretado solo en esporádicas reuniones de alto nivel, en un bajo intercambio comercial y en coyunturales declaraciones de apoyo recíproco frente a distintas causas o proyectos. Sin embargo, los ojos de Chile se volcaron hacia África durante los años del gobierno militar (1973-1990), con el fin de buscar nuevos aliados en un escenario internacional que propiciaba el aislamiento de Santiago43.

  • 44 Muñoz, Heraldo «Chile y Sudáfrica. La conexión sudafricana del gobierno militar chileno», en Mensaj (...)

50Así, a lo largo de la dictadura de Augusto Pinochet, las relaciones entre Chile y Sudáfrica fueron muy fructíferas. Para la administración castrense chilena era crucial superar el embargo de armas impuesto por Estados Unidos, ya que, a mediados de 1978, la guerra con Argentina parecía estar cerca. En este contexto, los nexos con Sudáfrica estuvieron marcados por el interés de Chile en la producción de armas de la nación africana y por el establecimiento de planes de entrenamiento militar44.

  • 45 Khanyile, ob. cit.

51Tal cual ocurrió en otros casos, las vínculos políticos y castrenses entre Santiago y Pretoria contaron con la asistencia de la División de Inteligencia Militar de Sudáfrica, la cual participó en una serie de conferencias bilaterales destinadas a, primero, estimar las amenazas que enfrentaban ambos países y, segundo, analizar los requerimientos particulares en materia de capacitación y transferencias de armas45.

  • 46 Ibid.
  • 47 Ibid.

52Hacia 1983, el programa de intercambio de estudiantes se encontraba en una etapa avanzada, contabilizándose, entonces, la participación de 16 oficiales de las Fuerzas de Defensa de Sudáfrica en los planes de formación militar dictados en Chile46. Los militares chilenos, por su parte, buscaron aprender de la experiencia de Sudáfrica en todos los ámbitos de la guerra. Así, entre 1983 y 1985 se concretó la presencia de oficiales de las Fuerzas Armadas de Chile en cursos dados por las Fuerzas de Defensa sudafricana en materias como comando y estado mayor; mantenimiento; entrenamiento operativo en aviones Mirage III; artillería; infantería; entrenamiento naval; interrogatorios; e inteligencia avanzada47.

Cuadro No 3. Encuentros militares entre Chile y Sudáfrica (1997-2000)

Año

Actividad

1997

Dos integrantes de la Armada de Sudáfrica fueron invitados a Chile para ayudar en el desarrollo de un curso relativo al funcionamiento del cañón naval OTO MELARA 76/62 mm.

1997

Dos miembros de la Fuerza Aérea de Sudáfrica visitaron las instalaciones de la Armada de Chile y, más tarde, asistieron a un simposio sobre guerra informática.

1998

Visita a Chile del jefe de la Fuerza Aérea de Sudáfrica.

1999

Representantes de la División de Planificación Política de la Secretaría de Defensa de Sudáfrica fueron a un seminario de especialización en Chile.

2000

El jefe de la Fuerza Aérea de Sudáfrica y algunos funcionarios de la Corporación de Armamentos de Sudáfrica (ARMSCOR) y del conglomerado DENEL visitaron la FIDAE 2000

2000

Viaje a Chile del jefe de Operaciones Conjuntas de Sudáfrica.

2000

Participación de personal de la Armada de Sudáfrica en la reunión del Comité sobre Requerimientos Hidrográficos de los Sistemas de Información (CHRIS).

2000

Visita del jefe de la Armada de Sudáfrica a EXPONAVAL.

Fuente: elaboración propia sobre la base de los datos obtenidos de Khanyile, ob.cit.

  • 48 Véase: Barber, James and Barratt, John. South Africa's Foreign Policy: The Search for Status and Se (...)

53Tras la llegada al poder de Frederik de Klerk, el panorama político de Sudáfrica cambió irremediablemente. Durante muchos años, las fuerzas armadas sudafricanas tuvieron mucha influencia en el proceso de toma de decisiones, pero de Klerk confinó a los miliares a sus tareas y procedió a realizar una reforma de la administración que impactó, también, en la política exterior del país48. A partir de eso, Pretoria inició su reinserción en el sistema internacional, lo cual llevó a un desvanecimiento de los vínculos con la dictadura chilena. Una vez que los dos estados lograron consolidar sus procesos de transición a la democracia, se retomaron las relaciones castrenses. Sin embargo, se redujo la intensidad de las mismas en comparación a lo vivido una década antes. A modo de ejemplo, aun cuando la agregaduría militar de Sudáfrica cerró sus puertas en diciembre de 2000, durante el mandato de Nelson Mandela se materializó la visita (a Chile) de una serie de oficiales sudafricanos de alto nivel.

  • 49 «Ministro Foxley se reunió con Canciller de Sudáfrica, Nkosazana Dlamini-Zuma». Ministerio de Relac (...)

54En materia de cooperación en formación militar, a mediados de 2001 un grupo de estudiantes chilenos asistió a los programas de instrucción de la Fuerza Aérea de Sudáfrica y, particularmente, al entrenamiento en el simulador de vuelo del cazabombardero Atlas Cheetah D. A lo largo de la misma década, la Armada de Chile impulsó planes de cooperación naval, entre los cuales se incluyó la visita recíproca de los buques escuela de ambos países49.

  • 50 «Visita del Colegio Nacional de la Defensa de Nigeria». Academia Nacional de Estudios Políticos y E (...)
  • 51 Participaron los Coroneles Farouq Yahaya (Ejército de Nigeria) y HU Mohammed (Fuerza Aérea de Niger (...)
  • 52 «Graduación Diplomado en Dirección Político Estratégica y Defensa». Academia Nacional de Estudios P (...)

55Finalmente, en los últimos años, la diplomacia militar de Chile en África ha considerado el fortalecimiento de los vínculos con Nigeria, otra potencia regional. De hecho, en 2011, la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE) recibió la visita oficial de una delegación del Colegio Nacional de la Defensa de Nigeria, la cual tuvo como objetivo conocer el trabajo de Chile en materia de políticas de defensa y en lo referido a la aplicación de medidas de seguridad en casos de catástrofes50. En virtud de este acercamiento institucional, en 2012 se recibe, oficialmente y a través de la Embajada de Nigeria en Brasil, una solicitud de vacantes en los programas de formación de la ANEPE. Particularmente, en el “Diplomado en Dirección Político Estratégica y Defensa”. El gobierno nigeriano envió dos coroneles51, los cuales –además de participar en actividades lectivas- visitaron la Academia de Guerra del Ejército de Chile, la Academia Politécnica, la Escuela Militar, la Escuela de Infantería, la Escuela de Caballería Blindada (Iquique) y el Centro de Entrenamiento de Combate Acorazado (Iquique)52.

Conclusiones

56La diplomacia militar juega un importante papel en el fortalecimiento de los vínculos diplomáticos y estratégicos entre América Latina y África, ya que el involucramiento de las fuerzas armadas en la política exterior implica una contribución a la promoción de un entorno internacional más cooperativo y estable a ambos lados del Atlántico.

57En este sentido, destaca la actuación de Brasil, que ha consolidado, en los últimos años, una sólida relación, en materia de defensa, con los países africanos. Esto último, en virtud de su prestigio internacional, el control de importantes recursos económicos y su destacable capacidad de despliegue de tropas en una amplia variedad de misiones.

58Finalmente, las capacidades militares y el profesionalismo de las fuerzas armadas de Argentina y Chile permiten a éstos ampliar sus nexos con África. De hecho, ambos estados, en virtud de su experiencia en el fortalecimiento de la institucionalidad política y en el marco de la cooperación Sur-Sur, están en condiciones de entregar un importante apoyo a las naciones africanas en los procesos de democratización y consolidación de la paz y, específicamente, en aquello relacionado a reformas del sector defensa (Ejemplos: relaciones cívico-militares, diseño y gestión de sistemas de adquisición de armas).

Bibliographie

Bibliografía

Abdenurand, Adriana E. & Marcondes de Souza, Danilo (2013). Brazil’s Maritime Strategy in the South Atlantic: The Nexus between Security and Resources. Occasional Paper, no 161. Global Powers and Africa Programme, SAIIA.

Aminu, Jibril (2005). The Impact of Domestic Environment on Foreign Policy. En Presidential Advisory Council on International Relations, Foreign Policy in Nigeria’s Democratic Transition (pp. 52-66). Abuja: PAC.

Amorin, Celso (2012). Defesa Nacional e Pensamento Estratégico Brasileiro. Revista Política Hoje, 21 (2), pp. 330-349.

Anónimo (1979). Las relaciones de Sudáfrica con Pinochet. Chile-América Latina, no 56-57, pp. 28-29.

Anthony, Ian (1993). The ‘Third Tier’ Countries: Production of Major Weapons. En Herbert Wulf (Ed.), Arms Industry Limited (p. 362-363). Nueva York: Oxford University Press.

Barber, James & Barratt, John (1990). South Africa's Foreign Policy: The Search for Status and Security, 1945-1988. Cambridge: Cambridge University Press.

Buzan, Barry (1991). Introducción a los Estudios Estratégicos. Tecnología Militar y Relaciones Internacionales. Madrid: Ediciones Ejército.

Caiafa, Roberto (2015). El misil A-Darter brasileño derriba a su objetivo en las primeras pruebas aéreas. Infodefensa.com. Recuperado de: http://www.infodefensa.com/latam/2015/02/13/noticia-misil-adarter-brasileno-alcanza-objetivo-pruebas-aereas.html

Calkins, Derreck T. (2011). A Military Force on a Political Mission: The Brazilian Expeditionary Force in World War II. Electronic Theses & Dissertations, paper No 600, Jack N. Averitt College of Graduate Studies, Georgia Southern University.

Campbell, Keith (2000). Argentina at Africa Aerospace and Defence 2000 and SAAF 80. UNISA Latin American Report, 16 (2), p. 79.

Caro, Isaac (1986). Relaciones Militares Interlatinoamericanas-Caribeñas y Vínculos con África Subsahariana, Documento de Trabajo No 308. Santiago de Chile: FLACSO.

Carreño, Eduardo (2014). ¿Quién manda a quién?: Los militares en la política de Nigeria. Cadernos de Estudos Africanos, Vol. 28, pp. 37-55.

Carreño, Eduardo (2015). ¡Soldados, a sus cuarteles! Consolidando una gobernanza política en Nigeria. Madrid: UAM Ediciones.

Carreño, Eduardo (2012). La Cultura Estratégica de Nigeria. Consideraciones a partir de su Política Exterior y de Defensa. Tesis (Máster en Relaciones Internacionales y Estudios Africanos), Universidad Autónoma de Madrid.

Cheyre, Juan Emilio (2013). Defense Diplomacy. En Cooper, Andrew F., Heine, Jorge & Thakur, Ramesh (Eds.), The Oxford Handbook of Modern Diplomacy, p. 369-382. Oxford: Oxford University Press.

Cottey, Andrew & Forster, Anthony (2004). Reshaping Defence Diplomacy: New Roles for Military Cooperation and Assistance. London: The International Institute for Strategic Studies.

Cox, Robert W. & Sinclair, Timothy J. (1996). Approaches to World Order. New York: Cambridge University Press.

Cruz Aguilar, Sérgio Luiz (2013). South Atlantic: Brazil-Africa Relations in the Field of Security and Defense. Austral: Brazilian Journal of Strategy & International Relations, 2 (4) (July-December), pp. 47-68.

Du Plessis, Anton (2008). Defence Diplomacy: Conceptual and Practical Dimensions with Specific Reference to South Africa. Strategic Review for Southern Africa, 30 (2), pp. 87-114.

Foltz, William J. (1985). Africa in Great-Power Strategy. En William J. Foltz & Henry S. Bienen (Eds.), Arms and the African. Military Influences on Africa’s International Relations (p. 1-27). New Heaven: Yale University Press.

Foltz, William J. (1966). Military Influences. En Vernon McKay (Ed.), African Diplomacy. Studies in the Determinants of Foreign Policy (p. 69-89). London: Pall Mall Press.

Gebe, Boni Y. (2008). Ghana’s Foreign Policy at Independence and Implications for the 1966 Coup D’état. The Journal of Pan African Studies, 2 (3), pp. 160-186.

Holbraad, Carsten (1989). Las potencias medias en la política internacional. México DF: Fondo de Cultura Económica.

Imobighe, T.A. (2003). Nigeria’s Defence and National Security Linkages. A Framework of Analysis. Ibadan: Heinemann Educational Books.

Jaster, Robert S. (1985). South African Defense Strategy and the Growing Influence of the Military. En William J. Foltz & Henry S. Bienen (Eds.), Arms and the African. Military Influences on Africa’s International Relations, pp. 121-152. New Heaven: Yale University Press.

Khanyile, Moses Bongani. (2003). South Africa’s Security Relations with the MERCOSUR Countries. Thesis (Ph.D.), Pretoria, University of Pretoria.

Lechini, Gladys (2000). Argentina y Sudáfrica en el África Austral. X Congreso Internacional de ALADAA, Cultura, Poder y Tecnología: Asia y África frente a la Globalización. Río de Janeiro.

Muñoz, Heraldo (1986). Chile y Sudáfrica. La conexión sudafricana del gobierno militar chileno. Mensaje, No 349, pp. 208-211.

Namikas, Lise (2013). Battleground Africa: Cold War in the Congo, 1960–1965. Redwood City, CA: Stanford University Press.

Pfister, Roger (2005). Apartheid South Africa and African States: From Pariah to Middle Power, 1961-1994. London: I. B. Tauris.

Pineau, Marisa (1996). Los sudafricanos miraron al Atlántico. La migración boer a Argentina. Actas de la II Reunión Internacional de Historia de África (pp. 273-277). San Pablo: CEA-USP/SDG-Marinha/CAPES.

Recuperado de: https://goo.gl/zjn2zw

Seabra, Pedro (2014). A harder edge: reframing Brazil’s power relation with Africa. Revista Brasileira de Política Internacional, 57 (1), pp. 77-97.

Soares de Moura, Julio (2014). La Importancia del Mar para Brasil. Conferencia dictada por el Comandante de la Marina de Brasil, Ministerio de Defensa Nacional de Uruguay. Montevideo.

Notas de Prensa

“Graduación Diplomado en Dirección Político Estratégica y Defensa”. Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos de Chile. [20 de julio de 2012]. Recuperado de: <http://www.anepe.cl/2012/07/graduacion-diplomado-en-direccion-politico-estrategica-y-defensa/>

“Ministro Foxley se reunió con Canciller de Sudáfrica, Nkosazana Dlamini-Zuma”. Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile [25 de marzo de 2008]. Recuperado de: <http://www.minrel.gob.cl/minrel/site/artic/20080727/pags/20080727202351.html>

“Visita del Colegio Nacional de la Defensa de Nigeria”. Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos de Chile [06 de mayo de 2011]. Recuperado de: <http://www.anepe.cl/2011/05/visita-del colegio-nacional-de-la-defensa-de-nigeria/>

“South Africa, Argentina Sign Defence Pact”. Times Live, November 21, 2010.

Notes

1 Carreño, Eduardo «¿Quién manda a quién?: Los militares en la política de Nigeria», en Cadernos de Estudos Africanos, Volumen 28, 2014, pp. 37-55.

2 Carreño, Eduardo. ¡Soldados, a sus cuarteles! Consolidando una gobernanza política en Nigeria, Madrid: UAM Ediciones, 2015.

3 Carreño, Eduardo. La Cultura Estratégica de Nigeria. Consideraciones a partir de su Política Exterior y de Defensa, Tesis (Máster en Relaciones Internacionales y Estudios Africanos), Universidad Autónoma de Madrid, 2012.

4 Buzan, Barry. Introducción a los Estudios Estratégicos. Tecnología Militar y Relaciones Internacionales, Madrid: Ediciones Ejército, 1991.

5 Para algunos autores, el envío de tropas al Congo fue el precio de entrada que debieron pagar las naciones africanas en su ambición de influir en las decisiones internacionales. Véase: Namikas, Lise. Battleground Africa: Cold War in the Congo, 1960–1965, Redwood City, CA: Stanford University Press, 2013.

6 Imobighe, T.A. Nigeria’s Defence and National Security Linkages. A Framework of Analysis, Ibadan: Heinemann Educational Books, 2003.

7 Gebe, Boni Y. «Ghana’s Foreign Policy at Independence and Implications for the 1966 Coup D’état», in The Journal of Pan African Studies, Volume. 2, No 3, 2008, pp. 160-186.

8 Foltz, William J. «Military Influences» In: McKay, Vernon (editor) African Diplomacy. Studies in the Determinants of Foreign Policy, London: Pall Mall Press, 1966, pp. 69-89.

9 Jaster, Robert S. «South African Defense Strategy and the Growing Influence of the Military» In: Foltz, William J. and Bienen, Henry S. (editors) Arms and the African. Military Influences on Africa’s International Relations, New Heaven: Yale University Press, 1985, pp. 121-152.

10 Cottey, Andrew and Forster, Anthony Reshaping Defence Diplomacy: New Roles for Military Cooperation and Assistance, London: The International Institute for Strategic Studies, 2004.

11 Cheyre, Juan Emilio «Defense Diplomacy» In: Cooper, Andrew F.; Heine, Jorge and Thakur, Ramesh (editors) The Oxford Handbook of Modern Diplomacy, Oxford: Oxford University Press, 2013, pp. 369-382.

12 Holbraad, Carsten Las potencias medias en la política internacional, México DF: Fondo de Cultura Económica, 1989.

13 Cox, Robert W. and Sinclair, Timothy J. Approaches to World Order. New York: Cambridge University Press, 1996.

14 Du Plessis, Anton «Defence Diplomacy: Conceptual and Practical Dimensions with Specific Reference to South Africa», in Strategic Review for Southern Africa, Volume 30, No 2, 2008, pp. 87-114.

15 Aminu, Jibril «The Impact of Domestic Environment on Foreign Policy» In: Presidential Advisory Council on International Relations. Foreign Policy in Nigeria’s Democratic Transition, Abuja: PAC, 2005, pp. 52-66.

16 Foltz, William J. «Africa in Great-Power Strategy» In: Foltz, William J. and Bienen, Henry S. (editors) Arms and the African. Military Influences on Africa’s International Relations, New Heaven: Yale University Press, 1985, pp. 1-27.

17 Caro, Isaac. Relaciones Militares Interlatinoamericanas-Caribeñas y Vínculos con África Subsahariana, Documento de Trabajo No 308, Santiago de Chile, FLACSO, 1986.

18 Véase: Anthony, Ian. «The ‘Third Tier’ Countries: Production of Major Weapons» In: Wulf, Herbert (editor) Arms Industry Limited, New York: Oxford University Press, 1993, pp. 362–363.

19 Las fuerzas armadas brasileñas y sudafricanas lucharon juntas en la Segunda Guerra Mundial. Por esos días, la Sexta División sudafricana suministró uniformes de invierno a los soldados brasileños desplegados en Italia (Forςa Expedicionaria Brasileña). Esto podría explicar, en parte, las relaciones entre los dos estamentos, particularmente a la luz del embargo de armas impuesto a Sudáfrica, el cual Brasil apoyó, pero no aplicó plenamente. Véase: Calkins, Derreck T. «A Military Force on a Political Mission: The Brazilian Expeditionary Force in World War II», in Electronic Theses & Dissertations, Paper No 600, Jack N. Averitt College of Graduate Studies, Georgia Southern University, 2011.

20 Khanyile, Moses Bongani. South Africa’s Security Relations with the MERCOSUR Countries, Thesis (Ph. D.), Pretoria, University of Pretoria, 2003.

21 Ibíd.

22 Cruz Aguilar, Sérgio Luiz «South Atlantic: Brazil-Africa Relations in the Field of Security and Defense», in Austral: Brazilian Journal of Strategy & International Relations, Volume 2, No 4 (July-December), 2013, pp. 47-68.

23 Ibíd.

24 Ibíd.

25 Soares de Moura, Julio. La Importancia del Mar para Brasil, Conferencia dictada por el Comandante de la Marina de Brasil, Ministerio de Defensa Nacional de Uruguay. Montevideo, 8 de agosto de 2014.

26 Seabra, Pedro «A harder edge: reframing Brazil’s power relation with Africa», en Revista Brasileira de Política Internacional, Volumen 57, No 1, 2014, pp. 77-97.

27 Ibíd.

28 Soares de Moura, ob.cit.

29 Abdenurand, Adriana E. and Marcondes de Souza, Danilo «Brazil’s Maritime Strategy in the South Atlantic: The Nexus between Security and Resources», Occasional Paper, No 161, Global Powers and Africa Programme, SAIIA, 2013.

30 Caiafa, Roberto [en línea] «El misil A-Darter brasileño derriba a su objetivo en las primeras pruebas aéreas», en Infodefensa.com, 13 de febrero de 2015. Disponible en http://n9.cl/zsf3

31 Cruz Aguilar, ob. cit.

32 Ibíd.

33 Amorin, Celso «Defesa Nacional e Pensamento Estratégico Brasileiro», en Revista Política Hoje, Volumen 21, No 2, 2012, pp. 330-349.

34 Cruz Aguilar, ob. cit.

35 Seabra, ob. cit.

36 Lechini, Gladys «Argentina y Sudáfrica en el África Austral», X Congreso Internacional de ALADAA Cultura, Poder y Tecnología: Asia y África frente a la Globalización. Río de Janeiro, 26 - 29 de octubre de 2000.

37 Es probable que estas acusaciones se basaran en el hecho que personas de habla afrikaans participaron en el lado argentino durante la guerra de las Malvinas. Se trató de descendientes de refugiados de habla afrikaans que se habían establecido en Argentina entre 1902 y 1905, justo después de la Guerra Anglo-Boer (1899-1902). Véase: Pineau, Marisa «Los sudafricanos miraron al Atlántico. La migración boer a Argentina», en Actas de la II Reunión Internacional de Historia de África, San Pablo: CEA-USP/SDG-Marinha/CAPES, 1996, pp. 273-277. Disponible en http://n9.cl/3gl

38 Pfister, Roger. Apartheid South Africa and African States: From Pariah to Middle Power, 1961-1994, London: I. B. Tauris, 2005.

39 Khanyile, ob. cit.

40 Campbell, Keith «Argentina at Africa Aerospace and Defence 2000 and SAAF 80», UNISA Latin American Report, Volume 16, No 2, 2000, p. 79.

41 Khanyile, ob. cit.

42 «South Africa, Argentina Sign Defence Pact», Times Live, November 21, 2010.

43 Anónimo «Las relaciones de Sudáfrica con Pinochet», en Chile-América Latina, No 56-57, 1979, pp. 28-29.

44 Muñoz, Heraldo «Chile y Sudáfrica. La conexión sudafricana del gobierno militar chileno», en Mensaje, N ° 349, 1986, pp. 208-211.

45 Khanyile, ob. cit.

46 Ibid.

47 Ibid.

48 Véase: Barber, James and Barratt, John. South Africa's Foreign Policy: The Search for Status and Security, 1945-1988, Cambridge: Cambridge University Press, 1990.

49 «Ministro Foxley se reunió con Canciller de Sudáfrica, Nkosazana Dlamini-Zuma». Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. [25 de marzo de 2008] Disponible en: <http://www.minrel.gob.cl/minrel/site/artic/20080727/pags/20080727202351.html>

50 «Visita del Colegio Nacional de la Defensa de Nigeria». Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos de Chile [06 de mayo de 2011] Disponible en <http://www.anepe.cl/ 2011/05/visita-del-colegio-nacional-de-la-defensa-de nigeria/>

51 Participaron los Coroneles Farouq Yahaya (Ejército de Nigeria) y HU Mohammed (Fuerza Aérea de Nigeria). Memorandum DSBZ/108/G [October 6, 2011] Office of the Defence Attaché, Embassy of Nigeria in Brazil

52 «Graduación Diplomado en Dirección Político Estratégica y Defensa». Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos de Chile. [20 de julio de 2012] Disponible en <http://www.anepe.cl/2012/07/graduacion-diplomado-endireccion-politico-estrategica-y-defensa/>

Table des illustrations

Titre Cuadro No 2. Transferencia de sistemas de armas de Brasil a los países africanos (1990-2014)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1515/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 160k

Auteur

Es Licenciado en Gobierno y Gestión Pública (Universidad de Chile), Magíster en Estudios Internacionales (Universidad de Chile), Máster en Relaciones Internacionales y Estudios Africanos (Universidad Autónoma de Madrid) y Doctorando en Ciencia Política (Universidad Autónoma de Madrid). Es investigador del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile y profesor de la Academia Diplomática “Andrés Bello”. Ha sido becario de la Fundación Carolina, UNCTAD y la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile (CONICYT). Entre sus últimas publicaciones destacan ¡Soldados, a sus Cuarteles!: Hacia un Gobernanza Política en Nigeria (Madrid: UAM Ediciones, 2015), ¿Quién manda a quién?: Los militares en la política de Nigeria, Cadernos de Estudos Africanos 28 (2014) y África y la cooperación para el desarrollo: una reflexión desde la ética global, Acta Bioethica19: 2 (2013).

Acheter

Volume papier

amazon.fr