Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Tránsitos materiales e inmateriales entre África, Latinoamérica y El Caribe

 | 
César Ross
, 
Mbuyi Badi Kabunda

Introducción general

Mbuyi Kabunda Badi et César Ross Orellana

Texte intégral

1Como se planteó en el prólogo, este texto se originó gracias a una serie de encuentros, los cuales llevaron a la constitución de un grupo de colegas y amigos. Así, se fue desarrollando una conversación intelectual, cuyos resultados reunimos en dos libros, uno de los cuales presentamos ahora.

2Esta publicación –que reúne los trabajos de un conjunto de académicos especializados e interesados en los vínculos Sur-Sur entre América Latina y el Caribe y la región de África ubicada al sur del Sahara- tiene como objetivo discutir sobre sus relaciones, sus ideas, su pasado y sus desafíos.

3En este camino, además, nos dimos cuenta que no hay consenso para referirse a esta parte de África como subsahariana o como sudsahariana. Como bien se sabe, la primera alude al territorio que está debajo del Sahara y la segunda al que está al sur del mencionado desierto.

4La primera puede llegar a tener una connotación geográfica y política, ya que denota una posición de subordinación, algo que, en efecto, se condice con la realidad de una subregión que fue sometida y esclavizada por siglos y que también se caracterizó por sus idiosincrasias y brillantes civilizaciones silenciadas. En tal sentido, sitúa (a esta zona) en una condición de inferioridad, no solo en relación a la condición derivada de la situación que le tocó padecer, sino que respecto de su lugar en el mundo. En consecuencia, e incluso para quienes defienden a esta África Subsahariana, la denominación “sub” implica una alusión peyorativa, que, de tanto ser usada, ha perdido su significación explícita, pero ha conservado esta noción soterrada de la que hablábamos al comienzo de esta precisión conceptual detenida en los sentidos del prefijo “sub”.

5La segunda, sin embargo, tiene una connotación geográfica y cultural, en el sentido de aludir a los estudios del sur, que se sitúan, epistemológicamente, a favor de la construcción de una comunidad del sur que no solo disiente del Norte, sino que se plantea desde un paradigma con vida propia. El Sur, en este sentido, apela a cierta o a una total rebeldía libertaria, primero respecto de su par opuesto (el Norte), con quien tiene una posición asimétrica, y, luego, desde su propia identidad autonómica.

  • 1 De Sousa Santos, Boaventura. Epistemologías del Sur, Utopía y Praxis Latinoamericana, 2011, Año 16 (...)

6De esta forma, las ideas y las palabras que las denominan han ido conformando un universo de sentido para esta mirada desde el Sur, que es un lugar de enunciación que no solo apela a la geografía, sino que, y si se nos permite, a una emoción. El Sur también es un estado de ánimo y éste es el de empatizar, cooperar, converger, compartir e integrar. Los intelectuales que proponen y trabajan desde la perspectiva del Sur, también miran, desde hace mucho tiempo, más allá de sus fronteras y con vista a otros sures en la línea de las “epistemologías del Sur”, para parafrasear a Boaventura de Souza Santos1.

7Los estudios respecto de América y de África son una muestra de esta opción, es decir, mirar hacia las historias, las creaciones, el pensamiento y las realidades de nuestros cercanos y lejanos vecinos del Sur.

8La agenda intelectual de estos trabajos ha procurado develar un conjunto de cuestiones centrales en un debate ya muy antiguo, o sea, la búsqueda de nuestras identidades; las explicaciones sobre nuestras trayectorias pasadas; las claves de nuestros presentes; y las opciones para nuestros futuros.

9Por largo tiempo hemos reflexionado, sobre estas cuestiones, en relación a nuestros cercanos y lejanos vecinos del Sur y respecto del Norte hegemónico de turno. De este modo, mucho de nuestro pensamiento ha surgido al observar y criticar la asimetría en la relación Norte-Sur, frente a la cual se han levantado teorías sobre el imperialismo, la centroperiferia, el dependentismo o la extroversión, las externalidades negativas del sistema mundial moderno y, más recientemente, las nuevas y viejas teorías sobre colonialismo y colonialidad y decolonialidad.

10En este contexto, estudiar las relaciones Sur-Sur y examinar las ideas e historias de otros sures ha sido, en los últimos tiempos, una manera para que cada cual vuelva a pensar sobre su propio sur e imaginar otras opciones para nuestra reflexión intelectual, para así volver a pensar en mundos posibles y volver a soñar.

11Como puede apreciarse en la cubierta y en los créditos de nuestro libro, hemos hecho una coedición entre la Universidad de Lubumbashi (República Democrática del Congo) y la Universidad de Santiago de Chile. Esta coedición quiere representar un símbolo de nuestro esfuerzo por estudiar nuestras realidades, por reunirnos a intercambiar nuestras ideas, por trabajar juntos y por compartir, de la manera más amplia posible, los resultados de esta cooperación Sur-Sur.

12En esta publicación hemos reunido 10 trabajos, los cuales cubren un espectro muy amplio de la producción de conocimiento de un conjunto de intelectuales -residentes en África, América Latina y Europa-, cuyo foco de trabajo es el que hemos presentado anteriormente. Hemos procurado reunir textos en diversos idiomas, con el fin de apelar, de manera amplia, a públicos de todos los países involucrados, aunque no contamos con artículos en las lenguas originarias de África y América.

13En lo específico, el libro está organizado en tres partes y diez exposiciones. La primera parte, titulada “Aspectos Históricos y Culturales”, está integrada por cuatro presentaciones, mientras que la segunda sección, “Aspectos Políticos, Económicos y Estratégicos”, contiene cuatro más. La tercera y última parte, llamada “El Movimiento de los Flujos Inmateriales”, está compuesta por dos capítulos.

14Para que un esfuerzo así de inédito pudiera llegar a término con éxito, invitamos a participar, a los autores, con la flexibilidad de presentar trabajos inéditos u otros publicados anteriormente y que, en esta versión, agregaran algo nuevo, como alguna actualización o su comunicación en un idioma de mayor difusión en el público interesado por esta parte de África.

15El primer capítulo, inserto dentro de la primera parte, fue escrito por el profesor Luis Beltrán y se titula “Africanía: la evolución de las relaciones internacionales Iberoamérica-África Subsahariana a la luz de las teorías de la periferia”. En lo sustantivo, el autor se enfoca en la historia de contactos y, específicamente, de la población de pueblos negros entre África Subsahariana y Latinoamérica. Básicamente, el estudio está enfocado en el legado de los negros en Latinoamérica y el Caribe, destacando la importante cantidad de población negra en ciertos países (como Brasil) y zonas (como el Caribe). Como observación, el autor pone en el título que son relaciones entre Iberoamérica y África Subsahariana, pero queda la impresión que el contenido está más bien enfocado en la relación entre América Latina y el Caribe y África Subsahariana o el fenómeno de la “transculturación”. En este sentido, Beltrán usa la teoría de centro-periferia para ir explicando el proceso que trajo a los esclavos africanos hacia el continente americano. Por último, el profesor Beltrán se basa en un análisis cualitativo, pero también usa ciertos elementos cuantitativos (como tablas).

16El segundo capítulo, de uno de los editores de este libro, Mbuyi Kabunda Badi, se titula “Africanos y descendientes africanos en las Américas: la apuesta por la humanidad común o la revolución humanista”. Este trabajo se enfoca, principalmente, en una serie de conceptos – normalmente negativos o peyorativos-que se han ido construyendo en torno a los pueblos africanos y, particularmente, a los negros. Al respecto, el autor analiza, en la primera parte, temas conceptuales como el racismo o la colonización del pensamiento, para luego examinar una serie de mitos o, incluso, mentiras que suelen ser difundidos en Occidente. Dentro de estos últimos se pueden apreciar la “maldición de Cam”, la ausencia de historia de los africanos, el subdesarrollo como destino obligado de África, la falta de principios democráticos o la eternización de conflictos étnicos. Finalmente, el profesor Kabunda menciona las consecuencias de la esclavitud en África y América, destacando la supuesta responsabilidad que tuvieron los mismos negros en este lamentable y triste proceso. Rol en el que suele insistir, desgraciadamente, una cierta corriente de pensamiento, ejerciendo una clara coerción ideológica y silenciando la pluralidad de las aportaciones africanas en Latinoamérica.

17El tercer capítulo fue escrito por Isabela de Aranzadi y lleva por título “Africanidad e identidades afroamericanas en un doble viaje en el Atlántico”. En este texto se analiza el intercambio cultural que se produjo a partir del fenómeno de la esclavitud que tuvo lugar en América y, particularmente, en el caso de los esclavos negros africanos (negroafricanos). La autora se enfoca en el legado cultural que dejaron los esclavos en las tierras (en América) a las cuales llegaron y, específicamente, en las conexiones musicales de ciertos pueblos africanos con otros existentes en el continente americano. Así, la autora analiza las expresiones culturales nacidas por medio de las diásporas africanas que llegaron a América. De esta forma, se pueden apreciar cómo llegaron a América instrumentos provenientes de África ─desde países como Guinea Ecuatorial y Ghana─ y cómo se fueron fusionando (con las culturas locales americanas, destacando los casos de Jamaica y Cuba).

18El cuarto y último capítulo de la primera parte se llama “Conexión transatlántica de la teología africana de resistencia poscolonial”, y fue elaborado por Jean de Dieu Madangi. Aquí, el profesor Madangi expone el tema de la religión tradicional africana y cómo esta última tiene nexos con América. Para esto, el autor realiza una visión general sobre la religión tradicional africana, pasando por temas como la jerarquía espiritual africana, los representantes sagrados, los ritos sacrificiales y las posesiones y los médiums. Posteriormente, el profesor Madangi analiza cómo penetró, en África, el tema de la salvación cristiana, para luego mencionar las iglesias independientes africanas. Por último, se enfoca en comentar cómo se ha mantenido la religión tradicional africana en tierras americanas. En este punto, menciona los casos particulares del candomblé brasileño y la santería cubana.

19El capítulo quinto, y primero de la segunda parte, fue preparado por Eduardo Carreño y su título es “La diplomacia militar entre África y América Latina”. En este trabajo, el autor analiza la relación de ambos continentes respecto a un tema específico, que es la diplomacia militar. Tras una breve introducción sobre el estado de las fuerzas armadas en África, luego se analiza a los militares africanos como instrumento de política exterior durante la Guerra Fría. Aquí, Eduardo Carreño entrega algunas tendencias que se pudieron apreciar durante el mencionado período ─como la situación de las guerrillas y la cooperación militar─, para, después, examinar cómo ha sido y cómo es la diplomacia militar africana. Finalmente, se analizan los nexos entre África y América Latina (en el ámbito de la diplomacia militar) y, particularmente, los casos de Argentina, Brasil y Chile.

20El capítulo sexto, escrito por la profesora Gladys Lechini y Carla Morasso se llama “Dos décadas, dos estrategias. La política exterior argentina hacia África Subsahariana durante los gobiernos de Menem y de Néstor y Cristina Kirchner”. Aquí se analizan la forma en la que dos tipos de gobiernos (uno de Menem y otro de la familia Kirchner-Fernández) abordaron de diversa forma las relaciones con los estados africanos. A lo largo del trabajo en cuestión, se deja en claro que la política exterior argentina respecto a África siempre ha estado caracterizada por idas y vueltas, es decir, no ha habido una tendencia regular a lo largo de la historia. Luego, ponen de manifiesto esta situación al analizar la postura de Carlos Menem (“selectiva mirada neoliberal”, 1989-2002) y la de Néstor Kirchner y Cristina Fernández (“mirada autonomista”, 2003-2015). Por último, el trabajo en cuestión concluye que la política externa argentina (en relación a África) ha estado a la deriva y responde ante las coyunturas internacionales y a los cambios de gobierno en Argentina. Junto a eso, se establece que los mandatos de Kirchner y Fernández llevaron a cabo acercamientos con sus pares africanos, pero el volumen de las relaciones sigue siendo bastante bajo y poco prioritario para la política exterior de Argentina.

21El séptimo capítulo fue preparado por Juliana Martínez y se titula “Cooperación Sur-Sur de Brasil en África: seguridad alimentaria y desarrollo rural”. La autora se dedica a examinar las políticas del gobierno de Lula da Silva respecto a la lucha contra el hambre y la pobreza. Esto último, contextualizado en África y dando a conocer la importancia que le dio el expresidente brasileño a la cooperación Sur-Sur y, específicamente, en el caso africano. Así, Martínez comienza con algunos datos básicos, para luego profundizar y analizar dos iniciativas de Cooperación Sur-Sur, que son el Purchase from Africans for África (PAA) y el ProSavana. Tras esto, vienen las conclusiones, dentro de las cuales destaca que la cooperación Sur-Sur de Brasil ha sido muy positiva, pero con aspectos contradictorios que deben ser mejorados. En este punto, se pone énfasis en la política de lucha contra el hambre, pero, en paralelo, al proceso de promoción agrícola-comercial que, en algunos casos, ha ido acompañado de ciertas violaciones de los derechos humanos por parte de algunas empresas brasileñas.

22El octavo capítulo, escrito por la profesora Véronique-Solange Okomé-Beka, se denomina “Esbozo para una cooperación duradera entre Gabón y Cuba”. La autora centra el trabajo en la cooperación entre Gabón y Cuba, pero, particularmente, en preguntarse si el modelo cubano (comunista) podría ser utilizado en otros estados africanos y, específicamente, en Gabón (economía de mercado). Para esto, en el artículo se revisa el contexto histórico previo (revolución cubana, independencias africanas, etc.) y pone como un punto de inflexión la caída del muro de Berlín. Así, Cuba debió buscar nuevos aliados. Al respecto, Okomé analiza la relación entre Cuba y Gabón, poniendo mucha importancia en la experiencia cubana en la reforma agraria, el turismo, la educación e, incluso, lo intelectual. Ya en las conclusiones, se establece que el bloqueo impuesto por Estados Unidos permitió que Cuba generara un gran desarrollo cultural, algo que podría ser un ejemplo para Gabón. A esto suma las exitosas políticas cubanas en temas como la reforma agraria y el sistema educativo.

23El noveno capítulo, y primero de la tercera parte, fue preparado por Germain Ngoie Tshibambe y su título es “De la théorie de la dependencia: de l’importation à la reception locale à Lubumbashi”. En este estudio, el profesor Tshibambe analiza cómo pudieron llegar a África y, específicamente, a una universidad de la República Democrática del Congo, ideas provenientes de Latinoamérica (especialmente, la teoría de la dependencia). Para esto, expone el contexto en el cual estaba la Universidad de Lubumbashi en la época de Mobutu y cómo su accionar político buscó influir en las corrientes de pensamiento de dicha universidad. Junto a eso, explica cómo fue la recepción de la teoría de la dependencia y la influencia que tuvo en territorio congoleño. En paralelo, muestra cómo fue perdiendo apoyo (en todo sentido) la actividad académica e investigadora, proceso que empeoró con el estallido de la guerra en la década de los 90, pues, entre otras cosas, se produjo migración académico-intelectual. Finalmente, concluye que hubo un dominio del pensamiento y la producción de ideas “euroamericanas” (euroestadounidenses), pero que aquello tuvo su contrapeso a partir de la década de 1980, momento en el cual aparecieron postulados latinoamericanos, aunque sin poder variar el mapa de la circulación (de ideas) en la universidad analizada.

24Finalmente, el décimo capítulo fue elaborado por el profesor César Ross, el otro coeditor de este libro, y su nombre es “The cepalist-dependency thought in sub-Saharan África: A quantitative approach”. El propósito de este trabajo es abordar la presencia del pensamiento económico de los llamados cepalinos-dependentistas en los pensadores africanos y africanistas durante el período 1960-1980. Sin duda, hablar del pensamiento de CEPAL y la intelectualidad que giró en torno suyo implica referirse a una cierta variedad de enfoques remitidos a etapas históricas y con distintos énfasis. Del mismo modo, esta forma de pensar está representada por quienes, trabajando formalmente en CEPAL, contribuyeron a él, y por aquellos que lo hicieron desde afuera de este ámbito, pero en diálogo con lo que allí se pensaba. Evidentemente, no se trata solo de intelectuales latinoamericanos. Para tal propósito, se optó por determinar la presencia aludida mediante la estimación cuantitativa de las referencias (bibliografía, citas y notas) que se hicieron de estos “cepalino-dependentistas” en las diferentes publicaciones donde se presentaba el pensamiento de los autores aludidos. Las publicaciones de éstos son la materia sobre la que se trabaja.

25Agosto de 2018

Notes

1 De Sousa Santos, Boaventura. Epistemologías del Sur, Utopía y Praxis Latinoamericana, 2011, Año 16, No 54 (Julio-Septiembre), pp. 17-39.

Auteurs

República Democrática del Congo
Licenciado en Ciencia Política y de la Administración y Licenciado en Relaciones Internacionales de la Universidad de Lubumbashi (República Democrática del Congo), donde fue profesor ayudante y jefe del Departamento de Relaciones internacionales. Doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Profesor y miembro del Instituto Internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo (IIDH). Profesor de Relaciones Internacionales y Estudios Africanos de la Universidad Autónoma de Madrid (GEA/UAM).
Presidente de la Asociación Española de Africanistas (AEA). Ha enseñado en varias universidades africanas, latinoamericanas y europeas. Es autor de un centenar de publicaciones, entre ellas Derechos humanos en África: teorías y prácticas, Deusto, 2000 y Mitos y realidades del África Subsahariana, Catarata-Casa África, 2009.

Chile
Doctor en Estudios Americanos (Universidad de Santiago de Chile, USACH). Ha sido académico de las universidades Arturo Prat, Metropolitana de Ciencias de la Educación y de la American University. Actualmente, está adscrito al Programa de Doctorado en Estudios Americanos de la Universidad Santiago de Chile. Entre sus libros se puede citar Chile y APEC 2004: al encuentro de una oportunidad, Universidad Arturo Prat, Instituto de Estudios Internacionales, 2004.