Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Tránsitos materiales e inmateriales entre África, Latinoamérica y El Caribe

 | 
César Ross
, 
Mbuyi Badi Kabunda

Prólogo

Eduardo Devés-Valdés

Texte intégral

11- Los intentos por generar diálogos entre las intelectualidades de África y las de Suramérica han sido múltiples y antiguos. El esfuerzo en el cual estamos empeñados es uno más y recoge iniciativas como los de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Foro Tercer Mundo, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), los Congresos Panafricanos, la Asociación Ecuménica de Teólogos del Tercer Mundo (EATWOT) y la Asociación Latinoamericana de Estudios de Asia y África (ALADAA) entre otras iniciativas.

2Una característica de estos encuentros es que no han logrado generar suficiente sinergia para que una dinámica traiga la reproducción de propuestas, tal cual ha ocurrido en Suramérica y en África, por separado, donde las intelectualidades se encuentran cada vez más. Mi hipótesis es que existe una causa fundamental para este fracaso y varias otras suplementarias. La más importante es que, de un lado y del otro, no nos consideramos relevantes. Incluso, casi no nos vemos como existentes. Pareciéramos no reconocer que los otros tengan algo que decir y esto último se muestra con el hecho que no nos citamos recíprocamente y que leerse es tanto más fácil que encontrarse. Esto trae la segunda causa: realizar los encuentros es tan costoso, económica e institucionalmente, que son excepcionales. Además, por qué se haría un gran esfuerzo si los otros tienen (supuestamente) tan poco que decir.

32- Existen hoy, sin embargo, condiciones que antes no se daban y que favorecen, relativamente, los intercambios. Dentro de ellas se cuentan, en primer lugar, la buena cantidad de estudiantes de una región en la otra, especialmente gente de África en Brasil, pero también en Chile y en muchas otras partes. Luego, hay nuevas embajadas y se han registrado avances democráticos en muchas zonas. Tercero, hay diásporas intelectuales africana y suramericana. Especialmente en naciones del primer mundo, donde se encuentran con mayor facilidad. Cuarto, se ha producido un relativo abaratamiento del transporte, especialmente para quienes viven fuera de sus países. Quinto, hay un mayor manejo de lenguas, lo que facilita, igualmente, el diálogo. Por último, también se han generado mayores financiamientos institucionales para viajes académicos.

43- En 1973, Léopold Senghor, entonces presidente de Senegal, y el maestro Leopoldo Zea, representante del estado mexicano a través de la Universidad Nacional Autónoma, intentaron uno más. En 1976, Zea escribía lo siguiente: “El poeta Aimé Cesaire y el filósofo Frantz Fanon, latinoamericanos por formar parte de América la Martinica colonizada por una nación latina, Francia, expresarán, ejemplarmente, el pensamiento de estos hombres. Ambos, también, ligarán su forma de pensar y actuar al de otros explotados, como los africanos. Aimé Césaire, intelectual martiniqueño, con el poeta senegalés Leopoldo Sedar Senghor, el concepto de “negritud” tomado como instrumento reivindicativo del hombre negro y sus expresiones culturales. Frantz Fanon, por su lado, ligaría su suerte como combatiente, ya no a una nación negra, sino que, a un pueblo de África, al de Argelia, explotado y dominado por el imperialismo europeo. Ambos se enfrentan, en lo cultural y lo político, al mismo dominador de sus pueblos en América, el colonialismo occidental, aquí el francés. Conscientes de que la lucha en América, al igual que en África, Asia y Oceanía, es la misma batalla para reivindicar y salvar al hombre. Al hombre concreto, con una determinada piel, cabello, ojos y cultura. Hombres concretos que se han de salvar con su concreción”.

54- Son palabras de hace décadas. No lo diría, hoy, de esta manera, pero recibo una fuerte inspiración de lo que dice Leopoldo Zea. Me tomo de allí, más para decir un futuro común que un pasado, sin desconocerlo.

6El futuro común pasa, en primer lugar, por el conocimiento y el reconocimiento; por la capacidad de capitalizar los saberes y de asumir reflexiones y soluciones sobre problemas comunes; y por compartir y enfrentar una inserción mundial. Es esta dirección uno de los sentidos que subyace a este libro y al proyecto del cual es parte. Internacionalizar nuestros saberes. Nuestras experiencias. Compartirlas.

Auteur

Doctor en Filosofía de la Universidad de Lovaina (Bélgica). Doctor en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Paris III. Investigador y encargado del Programa de Estudios Postdoctorales del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile (IDEA-USACH) y profesor del Doctorado en Estudios Americanos de la misma Universidad. Ha publicado más de 190 trabajos, entre los cual destaca El pensamiento africano sud-sahariano en sus conexiones y paralelos con el latinoamericano y el asiático. Ha enseñado en universidades y otras instituciones académicas de América Latina y de la Unión Europea y Estados Unidos. Ha realizado estadías de investigación en diversas ciudades de América Latina, Asia, África y Europa.

Acheter

Volume papier

amazon.fr