Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El siglo de los comunistas chilenos 1912 - 2012

 | 
Olga Ulianova
, 
Manuel Loyola Tapia
, 
Rolando Álvarez Vallejos

¿Mujeres comunistas o Comunistas mujeres? (segunda mitad siglo XX)

Claudia Fedora Rojas Mira

Texte intégral

1. Introducción

1La participación política de las mujeres en una instancia formal como los partidos políticos, ha sido minoritaria a lo largo de la historia de Chile. Como ejemplo, está el Partido Comunista (PC), en donde las mujeres estuvieron apenas representadas y en donde desarrollaron una precaria identidad y conciencia de género.

2Para este texto, género será tomado como una categoría académica que implica una suma de ideas, creencias, representaciones y atribuciones sociales, construidas en cada cultura con base en la diferencia sexual. Al usar esta categoría, de lo que se trata es de hacer evidente y visible su pertenencia –de las mujeres– a su sexo.

3Más bien, al interior del PC, predominó una identidad partidaria, que desatendió las especificidades de las demandas de género. Tal situación se mantuvo durante el siglo XX y sólo recientemente, en términos del tiempo histórico, se han cuestionado los papeles de género al interior de la sociedad y, evidentemente, del Partido.

  • 1 Rubin, Gayle, “El tráfico de mujeres: notas sobre la ‘economía política’ del sexo”, Nueva Antropol (...)

… En el mapa del mundo social de Marx, los seres humanos son trabajadores, campesinos o capitalistas; el hecho de que también son hombres o mujeres no es visto como muy significativo. En contraste, en los mapas de la realidad social trazados por Freud y Lévi-Strauss hay un profundo reconocimiento del lugar de la sexualidad en la sociedad, y de las profundas diferencias entre la experiencia social de los hombres y la de las mujeres.1

4Esta fue la postura que sostuvo el Partido Comunista durante el siglo XX, postulando que la liberación de los pueblos, tras la lucha de clases y el triunfo del proletariado, traería consigo la liberación de las mujeres y el cambio en su condición de género, determinada por la sociedad y la cultura patriarcal. Por tanto, los movimientos feministas y las feministas fueron percibidos como desviaciones pequeño-burguesas que quitaban energía a las luchas sociales de las masas oprimidas.

  • 2 Líder del movimiento obrero chileno y fundador, en 1912, del Partido Obrero Socialista que posteri (...)
  • 3 El Despertar de los Trabajadores, Iquique, 1913.
  • 4 El Despertar de los Trabajadores, Iquique, 30 de abril de 1912.

5No obstante, hay que recordar el excepcional, constante y tesonero trabajo político de Luis Emilio Recabarren2, Teresa Flores, Adela de Lafferte y Rosario de Barnes, entre otras; que hicieron del norte la cuna del feminismo en Chile.3 Varios factores, interrelacionados, facilitaron dicho acontecimiento: en primer término, el desarrollo económico que alcanzó esta zona gracias a la explotación del salitre y a una gran concentración de población que dejó aflorar los problemas compartidos, contribuyendo a la organización de las mujeres. Aquello provocó una mayor permeabilidad frente a las influencias externas, acentuando la debilidad de los lazos tradicionales en la sociedad que se desarrollaba en la pampa. Hay que contar además, con el surgimiento del Partido Obrero Socialista y su constante labor periodística y revolucionaria a través de El Despertar de los Trabajadores, para dar a las mujeres un lugar en la sociedad.4

6La movilización de las mujeres en Iquique y la pampa, fue de carácter reivindicativo: contra la carestía de la vida, por el derecho al descanso dominical de los obreros, contra el alcoholismo, pero también divulgaron las ideas de la emancipación de las mujeres a través de charlas y veladas-conferencias. De tal forma, estos centros feministas presentaron una clara unión con las corrientes políticas socialistas y anarquistas de la región, como también con el movimiento obrero que se desarrolló en la zona. Esto provocó, con el correr del tiempo, una migración de mujeres hacia el Partido Obrero Socialista y a los sindicatos, con la consiguiente pérdida de vigencia del movimiento feminista propiamente tal.

  • 5 Véase p. 12, de este texto.

7Repasaremos, a continuación, el contexto general de las mujeres en los Partidos Políticos, pero nos referiremos con mayor detalle a las condiciones de las militantes comunistas que tuvieron representación popular entre los años sesenta y setenta, periodo en el que hubo un no despreciable número de mujeres diputadas y senadoras, considerando que las mujeres chilenas habían conseguido el derecho a voto en 1949 y habían votado por primera vez para elecciones presidenciales en 1952.5

2. LA INCLUSIÓN DE LAS MUJERES EN LOS PARTIDOS POLÍTICOS

  • 6 Urzúa Valenzuela, Germán, Diccionario político-institucional de Chile, Santiago de Chile: Edit. Ju (...)
  • 7 Las fuentes no aportan índices cuantitativos, seguramente porque no existen, por lo cual es imposi (...)

8Una mirada al sistema político del país nos permite ver una organización temprana del marco jurídico-institucional y de los partidos. Éstos se organizaron en el siglo XIX y comienzos del XX. Han sido corrientes de ideas y canales de expresión ciudadana y han servido de vía de comunicación entre el individuo, la comunidad y el gobierno, asegurando un sistema político democrático, pluripartidista y competitivo.6 Desde su formación, las mujeres estuvieron incorporadas a éstos. Es conocido que su participación fue menor en relación a la de los hombres; presentándose el mayor número, proporcionalmente, a nivel de base, y alcanzando el carácter de excepcional en las instancias superiores.7

  • 8 Chaney, Elsa, Supermadre, México D.F.: Fondo de Cultura Económica, 1983, p. 157.
  • 9 Chaney, Elsa. Op. cit., pp. 157-158.

9En 1888 el Partido Radical (PR) acogió a las mujeres y en 1934 tuvieron su propia organización. Cerca de un diez por ciento de mujeres formaron la militancia del PR.8 Posteriormente, se fueron integrando al resto de los partidos tradicionales y a los otros que se fundaron en el transcurso del siglo XX. El Partido Liberal estableció, en 1939, su “sección femenina”, permitiendo que participaran tan sólo en los quehaceres municipales. El Partido Conservador hizo lo suyo, en 1941, con el fin de que las mujeres asumieran las acciones sociales con los sectores pobres del país. En la década del sesenta, con la fundación del Partido Nacional –unión de liberales y conservadores–, las mujeres se incorporaron y participaron con más o menos dificultades. Los partidos de izquierda también les abrieron sus puertas. El Partido Socialista creó su “sección femenina” en 1933, bautizada con el nombre de “Acción de Mujeres Socialistas”; el Partido Comunista las incluyó al lado de los hombres; fue el único que, al parecer, no creó una “sección femenina” separada. La Falange Nacional, antecesora del Partido Demócrata Cristiano, admitió a las mujeres en sus filas desde su creación en 1938.9

  • 10 “... La militancia en los partidos es un fenómeno bastante reciente en América Latina... a fines d (...)
  • 11 Vidal, Virginia, La emancipación de la mujer, colección “Nosotros los chilenos” núm. 30, Santiago (...)

10Si bien, el número de mujeres en edad de votar, inscritas en los registros electorales, fue creciendo hasta llegar a constituir el 50% del electorado, su importancia no se ha reflejado al interior de los partidos políticos. No hay exactitud respecto de la cantidad de mujeres militantes, pero se ha calculado que para 1972, alrededor de un 20% de las mujeres con derecho a voto, participaban en alguna actividad política y sólo el 15% pertenecía a los partidos.10 Es destacable que mucho antes de esta fecha, en 1958, cerca de un 40% de los hombres con derecho a voto tenían actividades políticas;11 según Elsa Chaney:

  • 12 Chaney, Elsa. Op. cit., 1983, p. 158.

... probablemente representaron alrededor del 20 al 30 por ciento de los miembros de estos tres partidos – Partido Socialista, Partido Comunista y Partido Demócrata Cristiano – antes de la intervención militar de 1973.12

11La tendencia conservadora atribuida a las mujeres por diversos sectores políticos se originó por la influencia beata y reaccionaria ejercida por la Iglesia Católica sobre sus conciencias y, además, se evidenció en su comportamiento electoral durante la primera elección municipal (1935). En la medida en que las mujeres de izquierda fueron modificando con su propio esfuerzo esa creencia, los partidos a los que pertenecían fueron mostrando una disposición más favorable a su participación política, lo que se hizo especialmente manifiesto tras el triunfo de Julieta Campusano, en 1947, como Regidora por Santiago.

12Tal presencia fue en aumento paulatino, con la obtención de su calidad de ciudadanas a partir de 1949, gracias al esfuerzo desplegado por el movimiento sufragista, del cual formaron parte significativa mujeres militantes de las distintas organizaciones políticas, incluidas las militantes comunistas que incluso alcanzaron a ser dirigentes de dicho movimiento, como Julieta Campusano, secretaria de publicaciones de la Federación Chilena de Instituciones Femeninas (FECHIF).

13A continuación, se resumirán las principales tendencias del movimiento feminista en Chile, porque de su presencia y solidez dependerán, en gran medida, la irrupción de una conciencia de género y la instalación de demandas de género al interior de la sociedad chilena y de las agendas de los partidos políticos.

3. EL MOVIMIENTO FEMINISTA EN CHILE

14Una primera etapa sufragista va desde los primeros años del siglo XX hasta la consecución del derecho a voto, en 1949. Se trató de un movimiento liderado fundamentalmente, pero no exclusivamente, por mujeres educadas y profesionales de la clase media y sectores de la clase alta ilustrada, que reivindicó la igualdad de las mujeres al interior de la sociedad y cuyo principal objetivo fue la obtención de los derechos políticos plenos.

15Una vez que se obtuvo el derecho a voto y las mujeres participaron en las primeras elecciones presidenciales (1952), siguió una segunda etapa, caracterizada por la desintegración del movimiento. Este proceso se debió a la imposibilidad de conseguir una unidad perdurable entre mujeres de diversas clases sociales, con distintas necesidades y aspiraciones; y a la plena vigencia de una ideología sexista que, si bien no pudo impedir a las mujeres la obtención de ciertos derechos, no les permitió ejercerlos en forma igualitaria con los hombres. Por último, la conciencia de las propias organizaciones femeniles subordinó al problema político otros aspectos de la opresión de las mujeres, tan importantes como el anterior.

16A la desintegración del movimiento siguió la organización de las mujeres en instituciones, incorporándose a partidos políticos, sindicatos y a movimientos sociales, desde donde participaron en calidad de miembros de una clase social y en los cuales fueron escasas las demandas de género. En este lapso, si bien, no hubo un movimiento feminista organizado de carácter masivo, se produjo la inserción de las mujeres en la política tanto en los partidos como en el aparato estatal, a través de cargos de representación. Las mujeres que obtuvieron cargos públicos y otras militantes de partidos políticos tendieron a una corriente del feminismo llamada “liberal” que planteó reformas a nivel de la legislación y del marco jurídico, reivindicando la igualdad social, política, económica y educacional.

17Respecto de la entrada de las mujeres en la política institucional, es pertinente recordar que en los años cincuenta, del siglo recién pasado, las mujeres chilenas ocuparon ministerios, la cámara de diputados y el senado, participaron en las campañas electorales, en la Central Única de Trabajadores (CUT) y en las distintas organizaciones que manifestaron su rechazo al orden establecido a través de su práctica cotidiana.

18Entre las décadas del cincuenta y del sesenta es posible hablar de un periodo de “silencio feminista” como lo propuso Julieta Kirkwood, pues si bien en este lapso se desarrollaron prácticas de resistencia, manifestadas en el creciente interés de las mujeres por su educación, el uso masivo de los anticonceptivos artificiales y la participación de ellas en cargos públicos, en los partidos políticos, en organizaciones sociales de base, laborales, en diversas movilizaciones que significaron negociaciones al interior de la familia y que estuvieron legitimadas por los compromisos ideológicos de sus compañeros; las mujeres no irrumpieron en el ámbito público con demandas de género que cuestionaran los postulados tradicionales sobre el origen de la subordinación de las mujeres y establecieran una nueva visión de la organización social, económica y política.

19Como hemos leído, la presencia del movimiento feminista en Chile ha sido débil, debido, entre otras razones, a que en Chile las mujeres han contado con ayuda doméstica para la reproducción de la vida cotidiana, de parte de otras mujeres tales como hermanas, madres, tías, hijas, vecinas, entre otras; y han podido contratar trabajo doméstico asalariado realizado, también, por otras mujeres.

4. FORMAS QUE ADQUIRIÓ LA ORGANIZACIÓN DE LAS MUJERES AL INTERIOR DE LOS PARTIDOS

20La organización de las mujeres de acuerdo al partido político de que se tratara, adoptó formas diversas. Se constituyeron “secciones femeninas” o “departamentos” en la mayoría de los partidos políticos. Dichas instancias sirvieron a las militantes en su trabajo con las organizaciones femeniles de masas. Realizaron actividades que se veían como propias de su género: bienestar familiar y solidaridad.

  • 13 En el sentido que cumplían con canalizar la participación partidaria femenil, pero sin incorporarl (...)

21Cualquiera que fuera la forma, todas tuvieron limitaciones. Las secciones debilitaron el poder potencial que las mujeres podrían haber tenido en la política del partido, entorpecieron la promoción y el trabajo colectivo entre hombres y mujeres, porque fueron concebidas con un enfoque tradicional, y en esa medida les asignaron un carácter de militantes de segunda categoría. Esto, sumado a la falta de preparación política, hizo que las mujeres no destacaran al interior de los partidos, sino en forma excepcional. Un rasgo positivo de las “secciones femeninas” fue que prepararon y capacitaron a sus integrantes en la política, es decir, fueron un medio de socialización. Las comisiones pudieron ser las organizaciones más efectivas, a condición de que fueran órganos importantes dentro de los partidos y no meras formalidades.13 De tal manera, la problemática femenil sería asumida por la organización en su conjunto y no sólo por las mujeres.

22En varias organizaciones políticas, los departamentos fueron subvalorados, y muchas mujeres se negaron a trabajar en ellos; algunas lo hacían, pero no convencidas de su importancia. Otras pensaron, simplemente, que las mujeres eran ciudadanas de segunda clase. Por lo general, se consideró que su situación sólo podría cambiar una vez producidos los cambios estructurales que la sociedad requería y, por tanto, se trataba de una pérdida de tiempo invertir en dicho frente.

  • 14 Como ejemplo, en 1971, la Comisión Nacional Femenina de las Juventudes Comunistas realizó su 2ª Es (...)

23No obstante lo anterior, los “departamentos femeninos” desarrollaron una intensa labor y plantearon, en numerosos congresos, sus puntos de vista. Algunas de sus propuestas fueron asumidas por los partidos, que las incorporaron a sus respectivos programas. Muchas de las ideas, proyectos e iniciativas de los gobiernos, tuvieron sus orígenes en los encuentros de las mujeres militantes. Fue frecuente la realización de grandes asambleas públicas, concentraciones, foros y escuelas.14 Por ejemplo, en 1965 se efectuó la Asamblea Interprovincial de Mujeres Comunistas, bajo el lema “Por la felicidad de nuestros hogares y mejores días para nuestros hijos”. Las más de 200 delegadas de Aconcagua, Valparaíso, La Calera, Santiago, O`Higgins, Colchagua, Curicó y Talca, plantearon, por intermedio de Lucía Chacón, integrante de la “Comisión Nacional Femenina”:

... Fortalecer nuestra labor hacia las dueñas de casa, hacia las trabajadoras, hacia las profesionales y campesinas, es decir hacia todos los lugares donde estén agrupadas las mujeres, ya sea por razones de trabajo o de vivienda. Expresó que este trabajo ha marcado notables avances, pero que es necesario fortalecer la lucha contra las alzas, contra los lanzamientos, contra la política represiva y anti obrera del gobierno, ya que ésta redunda principalmente en los hogares de la clase trabajadora...

  • 15 El Siglo, 25 de julio 1965, p. 4 y 26 de julio 1965, p. 3.

24Algunas de las resoluciones aprobadas fueron:... organizar a las mujeres trabajadoras que aún están inorganizadas, dado que de acuerdo a las estadísticas el 70% de las mujeres trabajadoras están sin organizarse...15

25Aunque, como hemos visto, los “departamentos femeninos” de los partidos fueron subvalorados, a través de ellos las militantes realizaron diversas acciones y obtuvieron cierto poder.

  • 16 Chaney, Elsa. Op. cit., p. 159.

26En síntesis, las mujeres militantes se reunieron mayoritariamente en estos departamentos o secciones. Éstas mantuvieron su papel tradicional a través de la realización o promoción de actividades que se veían como propiamente “femeninas”. Sin embargo, no se puede desconocer que fueron espacios de aprendizaje y desenvolvimiento político. Se han formulado algunas explicaciones para entender la creación de “secciones femeninas” en la mayoría de los partidos, y la militancia conjunta en otros. Para las primeras, los argumentos se refieren a que las mujeres debían ser educadas políticamente y equipararse con los hombres antes de una militancia conjunta, y que debido a sus papeles tradicionales de madre, esposa y ama de casa, tenían otra disponibilidad de horarios y les era más difícil salir de noche.16 En el caso de la militancia conjunta, cuyo ejemplo fue el del Partido Comunista, es probable que el argumento de peso fuera que las mujeres estaban incorporadas a la lucha de la clase oprimida y que una vez que ésta lograra liberarse, las mujeres también lo harían.

5. UNA MIRADA A LA SITUACIÓN DE LAS MUJERES COMUNISTAS

27En el presente apartado se analiza a las mujeres que militaron en el Partido Comunista, ya que fueron las que rompieron, en varios aspectos, con su papel tradicional. El análisis fue hecho con base en las biografías que se logró construir y las entrevistas, por lo tanto presenta limitaciones, pues las militantes caracterizadas corresponden a mujeres que ocuparon puestos de alto nivel en el servicio público o en el Partido. Las militantes de base no aparecen ni cualitativa ni cuantitativamente, por la insuficiencia de las fuentes, por una parte, y porque se habría tenido que recurrir a entrevistas que hubieran extendido los propósitos de este trabajo.

28Los principales partidos de la izquierda chilena –el PC y el PS– han considerado el feminismo como una desviación pequeño– burguesa, que va en contra de la lucha de clases que llevará a todos los oprimidos a su liberación:

  • 17 Julieta Campusano, “Tribuna del XIII Congreso. La mujer debe exigir cambios revolucionarios” en El (...)

... Tendrán que ponerse en primer plano de la discusión los métodos de trabajo tendientes a darle al movimiento femenino perspectivas reales de masas, rechazando y eliminando todo lo que le reste amplitud o sectarice la unidad de acción de las mujeres (...) El primer peldaño de la lucha de clases que es la lucha económica, es y debe ser común a la gran mayoría de las mujeres al margen de las posiciones políticas que sustenten (...) Julieta Campusano.17

  • 18 El Siglo, 13 de enero 1969, p. 6.

... La senadora Julieta Campusano Chávez proclamó en nombre del Comité Central del Partido Comunista, ante el Teatro Caupolicán desbordante, a las candidatas comunistas a diputadas por la provincia de Santiago (...): “(...) las mujeres comunistas reafirmamos una vez más que el presente y el futuro de la mujer está unido a los destinos de los trabajadores, única clase que al liberarse, liberará a toda la sociedad (...) ¿Qué otro partido puede demostrarle a las mujeres que allí donde han llegado al poder los trabajadores se ha puesto fin a la desigualdad social de la mujer? (...)”18...

  • 19 “Carlos Altamirano: “la revolución, como los hijos, necesitan del cuidado y la decisión de la muje (...)

En Chile, dijo Altamirano, la mujer ha sido doblemente discriminada. El capitalismo la explota como mujer y como trabajadora. Sólo el socialismo, donde no existe la prostitución, donde los niños no mueren de hambre, donde todos tienen las mismas posibilidades, las puede liberar. Carlos Altamirano (Senador y Secretario General del Partido Socialista).19

29Por su parte, las militantes comunistas que llegaron a cargos de representación popular, también, adhirieron al discurso oficial del Partido respecto de las demandas de género. Aunque al incorporarse al Partido, las mujeres provocaron una ruptura relativa con su papel histórico, pues no sólo salieron del hogar y de su función de cuidar a los hijos y atender al marido, al padre o al hermano, sino que se introdujeron en el escenario con mayor presencia e influencia masculina: el mundo del poder público. Rompieron con ese mundo tradicional en el mismo momento en que dedicaron parte de su tiempo a cumplir esa otra actividad, aunque no existió un reconocimiento consciente y explícito de ello. Lejos de esto, ellas tendieron a opinar que por sobre todas las cosas eran “madres” y por ningún motivo “feministas”. Sin embargo, en la práctica, las mujeres que se incorporaron al Partido se rebelaron contra la imposición cultural que las confinaba al hogar. Desde este nuevo papel, ellas eligieron ser agentes activos, con posibilidades de opinar, de decidir en un ámbito distinto, aunque muchas veces con contenidos que tendieron tan sólo a mejorar ese mismo papel histórico que su práctica contradecía.

  • 20 Institución de educación pública, que imparte la educación secundaria. En esa época, eran escasos (...)

30Las condiciones políticas que se vivieron en el país, la estabilidad y la permanencia de un sistema democrático en expansión, hicieron posible la participación de vastos sectores sociales en todos los ámbitos de la vida pública. En este proceso, las mujeres se integraron paulatinamente a los partidos políticos, motivadas por distintos factores: el desarrollo de la educación y su incorporación masiva al Liceo,20 que se convirtió en un espacio de socialización en donde muchas mujeres pudieron ejercitarse en política, ocupando cargos de representación a nivel estudiantil, como por ejemplo, Gladys Marín. Lo mismo ocurrió con las que pudieron acceder a la Universidad, que fue otro lugar de participación política, a través del gobierno universitario. Muchas mujeres participaron en los centros de alumnos de sus carreras y en las federaciones estudiantiles.

31Además, estuvo su identificación de clase, es decir, a partir de su realidad inmediata, tomaron conciencia de la situación subordinada del sector social en el cual estaban insertas, asumiendo una posición política comprometida; ejemplo de ello son Amanda Altamirano, Mireya Baltra y Julieta Campusano.

  • 21 La Nación, 27 de junio 1972, p. 5.

... Soy hija de la clase trabajadora muy aporreada-golpeadapor la vida y la casa de adobes en que vivo la levanté con mis propias manos, junto a mis hijos. Amanda Altamirano21.

  • 22 Entrevista a Julieta Campusano, noviembre de 1987.

... Yo no tengo ningún otro mérito ni título que ser comunista, soy hija de una madre lavandera y de un padre obrero de una empresa yankee en el norte, que empecé a trabajar a los 16 años y que el partido fue para mí lo más importante en mi vida. Allí comprendí que no había posibilidades personales de triunfar, sino cuando triunfara todo el pueblo. Julieta Campusano22.

  • 23 Paloma N° 13, 2 de mayo 1973, p. 8

... Los actos políticos y la vida revolucionaria me han dado lo que jamás soñé. Cuando era niña, cuando joven, el régimen capitalista mató mis sueños. Ahora, todos estos honores que el pueblo me ha dado, le pertenecen a él. Por él lucho y lucharé siempre. Julieta Campusano23.

32En otras influyó, tal vez, la socialización política que lograron tras la experiencia acumulada, a su paso por algún gremio o sindicato, u otro tipo de organización o movimiento social. Mireya Baltra fue, antes que todo y por tradición familiar, suplementera y dirigenta de la Federación Nacional de Suplementeros, y Julieta Campusano, entre otras, participaron en el movimiento sufragista de comienzos de siglo XX.

33Así también, un ambiente familiar propicio en el cual se desenvolvieron, posibilitó su vinculación con la política. La “familia política” fue un espacio tradicional de aprendizaje y llegada directa, por la vía de las relaciones sociales y personales, al campo político. No fue casualidad que de padres, hermanos u otro parentesco, surgieran mujeres militantes. En el caso de Julieta Campusano, que aunque su padre no ocupó cargos de relevancia pública, fue primero anarquista y luego militante del Partido Comunista. Así mismo, el padre de Mireya Baltra fue suplementero y militante del Partido Radical.

34Otro estímulo pudo ser la vivencia de las mujeres en algún periodo de crisis, en el cual peligró la estabilidad de la familia. En otras influyó el espíritu de servicio hacia los demás, fomentado culturalmente de acuerdo a su papel histórico; fue la circunstancia de aquellas que se postularon para ocupar algún cargo dentro de las municipalidades. Algunas, antes de actuar en los partidos, fueron parte, impulsaron o dirigieron múltiples asociaciones e instituciones de bien común.

35Se ha observado que hay una relación entre el hecho de ser solteras y su disposición para contribuir en variadas obras de bien social, y participar en los partidos políticos, un espacio que requirió mucho tiempo y esfuerzo de las militantes.

36Además de los factores mencionados, las campañas electorales realizadas por los partidos políticos en busca del apoyo electoral del sector femenil, constituyeron un primer paso para acercarlas al partido en forma más comprometida.

37Las razones que las impulsaron a colaborar en un partido fueron variadas, según hemos visto, llevándolas, en todos los casos, a elegir una opción distinta de vida. Sin embargo, esta opción no fue fácil, ni en sus inicios y menos aún en su desarrollo; debió enfrentarse a innumerables obstáculos de diverso carácter, pero con un mismo origen: la ideología de género. Estos impedimentos fueron, entre otros, conciliar sus labores de hogar con su papel político, de tal modo que su falta no significara sólo reproches en su familia, en un sistema que no les ofreció ninguna posibilidad real para desarrollarse. Las mujeres debieron enfrentar la sanción social por abandonar lo que les era propio en la sociedad: la familia; luchar contra la discriminación al interior del partido y, por último, convivir con su sentimiento de culpa al tener que dedicarse a labores ajenas al hogar.

Guillermo (esposo de Julieta Campusano):... Vivíamos en una pensión en Santiago, en condiciones difíciles. De repente el caldo se helaba, las niñitas lloraban y (...) Julieta estaba en reuniones.

Julieta: Muchas veces me fui llorando a esas reuniones. Las cosas no quedaban muy bien en el hogar, pero si me hubiera quedado un día de esos, por debilidad, me habría quedado siempre.

  • 24 Paloma N° 13,2 de mayo 1973, pág. 6.

Guillermo: (...) finalmente me acostumbré a la idea de que el año tiene 365 días, y que con los 65 podía contar con Julieta en el hogar. Y que a veces la compañera se me iba a veranear (...) no a provincias, sino a Vietnam o a Moscú (...) –dice riéndose–.24

  • 25 Entrevista a Julieta Campusano, noviembre de 1987.

38Tales barreras propiciaron que las mujeres optaran entre los distintos papeles, que en la mayoría de los casos fueron excluyentes, hasta hacerlas abandonar la política. Todo ello quedó en evidencia, cuando lograron asumir papeles dirigentes al interior de la estructura partidaria. Necesariamente se vieron enfrentadas a la disyuntiva de solucionar esta contradicción. Algunas militantes sólo pudieron dedicarse a la política, siempre que tuvieran servicio doméstico o bien, y en menor medida, la ayuda de un compañero que logró adquirir conciencia de que en la familia era necesario compartir las tareas, con el propósito de no limitar el desarrollo de uno de sus miembros, como fue quizá la situación de Julieta Campusano.25

39Las dificultades fueron distintas en número y calidad, según la clase social. Las mujeres de sectores altos y medios profesionales, superaron fácilmente los obstáculos objetivos, como el trabajo doméstico y el cuidado de los niños; elementos que limitaron en mayor medida a las de sectores populares, sobre todo cuando no contaron con la ayuda de un compañero. Las vallas de tipo cultural y subjetivo se presentaron, con algunos matices, en todas las clases sociales.

40Al interior del partido, las mujeres debieron librar otras batallas por ocupar un lugar sin discriminación. En general, fueron consideradas militantes secundarias, que asumieron cargos de responsabilidad intermedia y en la base, con pocas posibilidades de acceder a la máxima instancia. Esto último ocurrió cuando se sumó una personalidad fuerte y persistente, con un interés del partido por promocionar a las mujeres destacadas, a fin de que pudieran representar a la fuerza electoral femenil con un discurso específico hacia ella. Como ejemplo, se puede mencionar a las entrevistadas.

41El carácter secundario de la militancia femenil se manifestó en la práctica, ya que todos los partidos declaraban como principio la participación activa de las mujeres en la sociedad, y en ningún momento se usó el sexo como requisito para su ingreso. Lo que fue claro es que las mujeres realizaban una doble e incluso triple jornada: laboral, hogareña y, también, partidaria. Frente a los hombres, su desgaste resultaba mayor, y con el tiempo se pudo transformar en una importante traba para poder seguir desarrollando su vida militante.

42Aparte de las limitaciones propias del cumplimiento de su papel, existían otras de carácter cultural y psicológico, relacionadas indirectamente con el desempeño de éste. Al salir de su mundo privado y tener que relacionarse con un grupo, opinando, decidiendo, expresándose, iba quedando en evidencia la falta de experiencia y preparación, herencia de una formación que, aún siendo resistida, mantuvo su presencia. Estos elementos contribuyeron a inhibir su participación en los distintos niveles de decisión política, transformándose en trabas que sólo fueron superadas con la fuerza de la conciencia de la militante, sumada a la ayuda y preparación que el partido le brindó.

43Por último, cuando las mujeres lograron superar muchos de estos obstáculos, se convirtieron en militantes con igual posibilidad que los hombres de decidir y aportar al interior de su organización. Ejemplo de esto, lo constituyen las mujeres entrevistadas. Por otra parte, parece que es en el cumplimiento de su papel como mujeres políticas comprometidas, donde se manifiesta una ruptura más evidente con su mundo privado; una ruptura que, sin embargo no se asume conscientemente, pero que constituye una fuerte resistencia a la imposición de papeles culturales.

6. CONCLUSIONES

44La fundación de los partidos políticos, de arraigo en las clases media y popular, fue fundamental, pues se constituyeron en un mecanismo de ascenso social para estos grupos, y en ellos estuvieron inscritas, también, algunas mujeres. Los partidos políticos encauzaron personalidades especiales que no tuvieron cabida en otros espacios; fueron un lugar de socialización y aprendizaje para muchas personas con cualidades innatas de líder.

45Sin embargo, estos casos fueron la excepción. Por las cifras que se deducen de la participación de las mujeres en los partidos políticos, es posible concluir que estos fueron, por excelencia, un espacio masculino. Además de ser un ámbito de los varones, fue un lugar que las segregó, pues las agrupó en las llamadas “secciones femeninas”.

46Da la impresión de que para acceder a un puesto en el partido, las mujeres debieron asumir ciertas características masculinas en su acción, ya que en ese ámbito no fueron reconocidos sus papeles de madre, esposa y ama de casa. Las militantes tuvieron que arreglárselas como fuera, recurriendo al servicio doméstico, a otras mujeres de la familia –madre, hermanas, hijas u otras– y en menor grado al apoyo de los maridos, los partidos políticos y el Estado.

47Existió una separación entre el papel político de las mujeres y su condición de madre, esposa y ama de casa. No hubo, por parte de las militantes, un planteamiento crítico al respecto y menos aún feminista.

48Tuvieron que pasar muchas décadas, en las que se vivenciaron e hicieron conscientes las experiencias de los socialismos reales respecto de la condición de las mujeres, así como de su condición al interior de partidos políticos, de movimientos políticos y sociales de izquierda, para comprender la real dimensión de la discriminación de género y aceptar la irrupción de identidades múltiples y cambiantes, más allá de una visión restringida del ámbito político que no incluía el mundo de lo privado. Gracias a los movimientos feministas se logró introducir en las agendas políticas de partidos, organizaciones y gobiernos, la consigna “lo personal es político” y de esta manera incorporar las demandas específicas de las mujeres.

  • 26 Camila Vallejo, presidenta de la FECH y militante de las Juventudes Comunistas, en Observatorio Gé (...)

Si bien han ocurrido en Chile, gracias a los diversos movimientos de mujeres durante el siglo XX, importantes avances en la lucha contra las desigualdades entre hombres y mujeres y las discriminaciones basadas en el género, la institucionalidad en general ha sido el reflejo de una sociedad basada en un modelo fuertemente patriarcal. Hoy quedan importantes temas que tratar y dar solución en la perspectiva de consagrar los derechos de las mujeres en el proceso de desarrollo social, político, económico y cultural en nuestro país. La violencia de género en términos físicos, psicológicos, culturales, políticos, (...) es algo que necesariamente debe ser abordado a nivel político, ya que las transformaciones no se dan por generación espontánea y menos cuando se trata de cambios culturales tan potentes.26

MUJERES EN EL CONGRESO NACIONAL POR PARTIDO POLÍTICO (1949-1973) Periodos Legislativos

MUJERES EN EL CONGRESO NACIONAL POR PARTIDO POLÍTICO (1949-1973) Periodos Legislativos

Fuente: Las Mujeres en el Congreso Nacional, Cámara de Diputados, Chile, Oficina de Informaciones, agosto 1992.

MUJERES COMUNISTAS QUE LLEGARON A PUESTOS DE REPRESENTACIÓN POPULAR

49ALTAMIRANO GUERRERO, Amanda

50Nació en Coquimbo en 1927. Cinco hijos, Amanda, Manuel, José, Iván y Rosita.

51Presidenta de los Centros de Madres “Arturo Godoy” y “Anita Lizana”.

52Militante del Partido Comunista: secretaria política del Comité Local de Coquimbo. Condecorada por el PC con la medalla Luis Emilio Recabarren.

53Gobernadora del Departamento de Coquimbo.

54Diputada de la Unidad Popular por la Cuarta Agrupación Departamental de “La Serena, Coquimbo, Elqui, Ovalle, Combarbalá e Illapel” 1972-1973 –elección complementaria de diputados para llenar la vacante dejada por el parlamentario comunista Cipriano Pontigo Urrutia–. Diputada por la Cuarta Agrupación Departamental de “La Serena, Coquimbo, Elqui, Ovalle, Combarbalá e Illapel” 1973-1977.

55ARANIBAR FIGUEROA, Eliana

56Diputada por la Séptima Agrupación Departamental de “Talagante”, Segundo Distrito 1973-1977.

57BALTRA MORENO Mireya

58Nació en Yumbel el 25 de febrero de 1932. Hija de José Baltra Baltra, suplementero y militante del Partido Radical, y de María Moreno Cabezas, empleada doméstica. Fue la mayor de cinco hermanos. Casada con Reinaldo Morales Peterson –22 años de matrimonio en 1972–; cuatro hijos, María Odette (20), Roberto (19), Rodrigo (16) y Romanina (4) en 1972. Estudió en la Escuela de Monjas San Gabriel, en la Escuela N° 24, en el Liceo N° 5, en el Liceo Manuel de Salas y en el Liceo Manuel Bulnes. Al término de sus humanidades entró a trabajar a la Revista VEA (1959), también escribió en la Revista Rosita y en El Siglo.

59Trabajadora suplementera; dirigente de la Federación Nacional de Suplementeros. Encargada del Departamento Femenino de la CUT. Presidenta del Comando Nacional por Jardines Infantiles (1966). Secretaria General del Comando Nacional Femenino de la Unidad Popular para las elecciones de 1970. Secretaria de Organización del Frente Nacional de Mujeres de la Unidad Popular (1971).

60Militante del Partido Comunista desde 1958; miembro de la Comisión Política del PC.

61Regidora de la I. Municipalidad de Santiago.

62Candidata a Diputada por la Decimosexta Agrupación Departamental (Chillán, Bulnes, Yungay) en las elecciones parlamentarias de 1965.

63Diputada por la Séptima Agrupación Departamental de “Santiago”, Primer Distrito 1969-1973. Dejó el cargo de Diputada por haber sido designada Ministra del Trabajo y Previsión Social por el lapso comprendido entre el 17 de junio de 1972 al 2 de noviembre de 1972, fecha que no dio lugar a elección complementaria. Diputada por la Octava Agrupación Departamental de “Melipilla, San Antonio, San Bernardo y Maipo” 1973-1977.

64CAMPUSANO CHÁVEZ, Julieta

65Nació en Guayacán, Provincia de Coquimbo el 31 de mayo de 1918 y falleció el 11 de junio de 1991. Hija del carpintero Eleodoro Campusano –obrero de una empresa yankee en el norte–. Su padre fue anarquista y sufrió la cárcel durante la dictadura de Carlos Ibáñez; posteriormente entró a las filas del Partido Comunista. Su madre, Jesús Chávez (lavandera).

66Casada con el dibujante y periodista Guillermo Carvajal durante 21 años (en 1965); dos hijas, María Victoria de 19 años, egresada de la Escuela Normal, y Dolores Amparo de 17 años, estudiante secundaria (en 1965).

67Julieta estudió hasta sexto año de enseñanza básica. Desde la primaria participó en la Cruz Roja, en la brigada de girls-guides y en el equipo de básquetbol. A los 17 años fue dos veces candidata a reina (de belleza) en Potrerillos y Guayacán.

68Trabajó como cajera en una panadería, luego en una agencia de artículos empeñados y en un laboratorio de fotografía. Fue empleada en la pulpería –tiendas que vendían pan, carne, verduras y abarrotes–, del mineral de Potrerillos.

69Participó en el movimiento sufragista, fue secretaria de publicaciones de la Federación Chilena de Instituciones Femeninas (FECHIF). Militante del Partido Comunista a partir de 1936: como miembro del PC, participó en la organización del Departamento Femenino del Frente Popular; integrante del Comité Central del PC (1944 y 1973) y de su secretariado; encargada de la Comisión de la Mujer de su partido; encargada nacional de Relaciones Internacionales de su partido (1973).

70En 1959 participó en el Congreso de los Pueblos por la Paz en Vietnam; en 1963 viajó a la URSS y presidió la delegación de mujeres que viajó a Cuba; en 1966 viajó a Vietnam y a Uruguay para participar en el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista; en 1970 viajó a París para asistir como delegada de su partido ante el XIX Congreso del Partido Comunista de Francia; en 1971 viajó a Varsovia al VI Congreso del Partido Obrero Unificado de Polonia y en 1972 participó en el Congreso de Mujeres de Asia y África.

71En 1971 fue galardonada por el Comité de Mujeres de la URSS con la medalla conmemorativa del nacimiento de Vladimir Ilich Lenin.

72Regidora por Santiago en 1947; diputada por la Séptima Agrupación Departamental de “Santiago”, Segundo Distrito 1961-1965. Senadora por la Segunda Agrupación Provincial de “Atacama y Coquimbo” 1965-1973 –segunda mujer que ocupó el cargo de Senadora de la República–, reelecta Senadora por la Segunda Agrupación Provincial de “Atacama y Coquimbo” 1973-1981. Integrante del Frente Nacional de Mujeres de la Unidad Popular (1971). Presentó y apoyó diversos proyectos en el Congreso Nacional, que favorecían a las mujeres trabajadoras –la jubilación a los 25 años de trabajo y a los 55 años de edad; y el fuero maternal–.

73COSTA ESPINOZA, Silvia

74Diputada por la Décima Agrupación Departamental de “San Fernando y Santa Cruz” 1973-1977.

75MALUENDA CAMPOS, María

76Nació en Santiago, en el barrio de Recoleta. Hija de Juan Agustín Maluenda y María Campos. Realizó sus estudios secundarios en el Liceo N° 4 y cursó estudios superiores de Derecho (1 año) y Pedagogía en Castellano (1 año) en la Universidad de Chile. Casada con el actor Roberto Parada y madre de dos hijos, María Soledad y José Manuel. Actriz y recitadora.

77En 1938 realizó una gira de divulgación de poetas chilenos por los países sudamericanos del Pacífico; fundadora, junto a Roberto Parada y otros, del Teatro Experimental, en 1941; en 1945 fue a Londres contratada por la BBC, por un año.

78Militante del Partido Comunista (ingresó en 1958): miembro del Comité Central del PC, encargada femenil del partido (1965); en 1966 viajó como delegada del Partido Comunista de Chile al Congreso del Partido Comunista de EEUU.

79Secretaria del Comité Chileno de Solidaridad con Vietnam. Encargada de Negocios de Chile en la República Democrática de Vietnam (1973).

80Diputada por la Séptima Agrupación Departamental de “Santiago” Primer Distrito 1965-1969. Diputada del Partido por la Democracia (PPD) por el Distrito N° 17 “Conchalí, Renca y Huechuraba” 1990-1994.

81MARÍN MILLIE, Gladys

82Nació en Curepto en 1941. Hija de un trabajador agrícola y de una profesora primaria. Casada con el Ingeniero Jorge Muñoz (militante del PC), dos hijos, Rodrigo y Álvaro de cuatro y dos años, respectivamente (1965). Realizó sus estudios primarios en la Escuela Pública de Talagante, prosiguió estudios secundarios en el Liceo N° 5 de Santiago. Se inició como dirigente estudiantil en la Escuela Normal N° 2, donde se recibió de maestra primaria. Presidenta Nacional de la Federación de Estudiantes Normalistas.

83Militante del Partido Comunista; ingresó a los 15 años (1956) a la Juventud Comunista. A los 26 años fue elegida Secretaria General de las JJCC de Chile, constituyéndose en la primera mujer que ocupó este cargo. En 1962 fue nombrada miembro de la Comisión Política del Comité Central del PC.

84Asistió, a nombre de la Central Única de Trabajadores (CUT), a un encuentro de mujeres en Buenos Aires; visitó Cuba, Helsinki y Praga, donde participó en el Seminario Femenino de Juventudes Democráticas.

85Es elegida Diputada, en reemplazo de Julieta Campusano, por la Séptima Agrupación Departamental de “Santiago”, Segundo Distrito y Talagante 1965-1969, y reelegida para el lapso 1969-1973. Diputada por la Séptima Agrupación Departamental de “Santiago”, Primer Distrito 1973-1977.

86ROJAS ALFARO, Vilma

87Diputada por la Segunda Agrupación Departamental de “Antofagasta, Tocopilla, El Loa y Taltal” 1973-1977.

Notes

1 Rubin, Gayle, “El tráfico de mujeres: notas sobre la ‘economía política’ del sexo”, Nueva Antropología, Vol. VIII, núm. 30, México, 1986, pp. 97-98.

2 Líder del movimiento obrero chileno y fundador, en 1912, del Partido Obrero Socialista que posteriormente se llamó Partido Comunista.

3 El Despertar de los Trabajadores, Iquique, 1913.

4 El Despertar de los Trabajadores, Iquique, 30 de abril de 1912.

5 Véase p. 12, de este texto.

6 Urzúa Valenzuela, Germán, Diccionario político-institucional de Chile, Santiago de Chile: Edit. Jurídica de Chile, 1984, pp. 112,113 y 123.

7 Las fuentes no aportan índices cuantitativos, seguramente porque no existen, por lo cual es imposible precisar la cantidad efectiva de mujeres militantes. Los comentarios sobre este punto, se basan en los testimonios y apreciaciones de las entrevistas realizadas, y las biografías que se construyeron a partir de las fuentes escritas y, por ende, deben ser asumidos con sus limitaciones.

8 Chaney, Elsa, Supermadre, México D.F.: Fondo de Cultura Económica, 1983, p. 157.

9 Chaney, Elsa. Op. cit., pp. 157-158.

10 “... La militancia en los partidos es un fenómeno bastante reciente en América Latina... a fines de la década de 1960,... en Chile, las mujeres de los diversos partidos sumaban alrededor del 20 por ciento... No se cuenta con estadísticas exactas sobre la militancia total o los porcentajes de mujeres en los partidos...” Chaney, Elsa. Op. cit., p. 154.

11 Vidal, Virginia, La emancipación de la mujer, colección “Nosotros los chilenos” núm. 30, Santiago de Chile: Edit. Quimantú, 1972, p. 82 y Mattelart Armand y Michèle, La mujer chilena en una nueva sociedad, Santiago de Chile: Editorial del Pacífico, 1968, p. 227.

12 Chaney, Elsa. Op. cit., 1983, p. 158.

13 En el sentido que cumplían con canalizar la participación partidaria femenil, pero sin incorporarla efectivamente a las grandes decisiones políticas.

14 Como ejemplo, en 1971, la Comisión Nacional Femenina de las Juventudes Comunistas realizó su 2ª Escuela Nacional Femenina “Alicia Ramírez”. El Siglo, 14 de febrero 1971, p. 15.

15 El Siglo, 25 de julio 1965, p. 4 y 26 de julio 1965, p. 3.

16 Chaney, Elsa. Op. cit., p. 159.

17 Julieta Campusano, “Tribuna del XIII Congreso. La mujer debe exigir cambios revolucionarios” en El Siglo, 7 de octubre 1965, p. 2.

18 El Siglo, 13 de enero 1969, p. 6.

19 “Carlos Altamirano: “la revolución, como los hijos, necesitan del cuidado y la decisión de la mujer”. Funcionarias de la administración pública, proclamaron en el Teatro Bandera al candidato a senador a la reelección”, en La Nación, 1° de febrero 1973.

20 Institución de educación pública, que imparte la educación secundaria. En esa época, eran escasos los liceos mixtos (hombres y mujeres), por lo tanto, los liceos de niñas fueron espacios importantes de desenvolvimiento social y político, pues las niñas debieron asumir las responsabilidades del gobierno estudiantil.

21 La Nación, 27 de junio 1972, p. 5.

22 Entrevista a Julieta Campusano, noviembre de 1987.

23 Paloma N° 13, 2 de mayo 1973, p. 8

24 Paloma N° 13,2 de mayo 1973, pág. 6.

25 Entrevista a Julieta Campusano, noviembre de 1987.

26 Camila Vallejo, presidenta de la FECH y militante de las Juventudes Comunistas, en Observatorio Género y Equidad, Boletín Mensual, “Políticas para la igualdad: ¿20 años no es nada?, Reportajes, jueves 13 de enero de 2011.

Table des illustrations

Titre MUJERES EN EL CONGRESO NACIONAL POR PARTIDO POLÍTICO (1949-1973) Periodos Legislativos
Légende Fuente: Las Mujeres en el Congreso Nacional, Cámara de Diputados, Chile, Oficina de Informaciones, agosto 1992.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/143/img-1.jpg
Fichier image/, 284k

Auteur

Doctora © en Estudios Americanos, IDEA, Universidad de Santiago de Chile.

Acheter

Volume papier

amazon.fr