Vous l’avez sans doute déjà repéré : sur la plateforme OpenEdition Books, une nouvelle interface vient d’être mise en ligne.
En cas d’anomalies au cours de votre navigation, vous pouvez nous les signaler par mail à l’adresse feedback[at]openedition[point]org.

Précédent Suivant

Empujar a la liberación en la educación superior, nunca es tarde para dejar de ser oprimido

p. 290-292


Texte intégral

1A finales del 1800 Antonio Machado nos decía, “Es propio de hombres de cabezas medianas embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza.” hombres y mujeres convivían en un mundo en el cuál la liberación del pensar escaseaba y más bien primaba el pensar único, por cierto, dentro de los límites establecidos por las elites, porque, siendo honestos, siempre han sido las que han determinado lo bueno, lo malo, lo aceptable y lo prohibido.

2Desde esta opresión constante a la que han estado sometidos los más vulnerables, los que a nadie les importan, les hicieron creer que eran importantes, que podían cumplir sus sueños y que sus metas estaban en el poseer. Así subsumidos en este engaño, el saber siguió siendo postergado y el privilegio se mantuvo con la complicidad de unos pocos. Décadas después las aulas de educación superior están más llenas y diversas que antes. ¿Cantamos victoria entonces y decimos que la liberación del conocimiento llegó?, lamentablemente no, la tarea no ha terminado y probablemente seguimos atrapados, como si tuviésemos un peso gigante en nuestros pies que nos impide avanzar en esta gran tarea de cambiar el mundo y su dualidad de oprimidos y opresores como tu Paulo nos decías hace tantos años atrás.

3Hoy 2021 las extrañas aulas de clases, impuestas por la naturaleza pandémica, se llenan de pantallas negras, en las cuales los nombres y pseudónimos de esas estudiantes incógnitas nos hacen creer que están y que les importa el construir sus saberes, que les importa dejar de ser oprimidas, que comprenden el valor que tendrán en su futuro profesional, y que comprenden el determinante rol que tendrán en liberar tantas mentes que pasarán por sus futuras aulas.

4El diálogo y la reflexión escasean, los silencios abundan y el entusiasmo de los y las esperanzadas como yo se ven sometidos constantemente a la batalla entre los oprimidos y opresores. Mi consuelo está en que sé que por ahora lo importante no es quien de estos gana la batalla diaria en estas aulas, sino en quién ganará la guerra y el trabajo diario esta dado por que los oprimidos comprendan el valor que tiene su liberación.

5 El desafío de estas nuevas e impuestas aulas aumenta, después de más de 12 meses en estas condiciones el cansancio se apodera de educadores y estudiantes, y la democracia, enemiga del silencio, intenta mantenerse en pie, estable y no diluirse entre medio de estas situaciones incómodas de falsa paz y bocas silentes.

6Preguntas sin respuestas, más preguntas, pero aún sin respuestas, hasta que ahí entre medio de estos cuadrados oscuros surge una voz tímida que me devuelve la esperanza. La voz comenta, reflexiona, se atrevió, avanzo del lugar cómodo y paso a formar parte del grupo de los que molestan, aquellos que incomodan y que los opresores tanto detestan. Lo mejor de esto es que se propaga como una plaga y comprendemos que no siempre son malas. Al día siguiente las voces se duplican, triplican y cuadruplican y entendí yo y ellas que nos faltaba confiar, nos faltaba conocernos y que estas condiciones virtuales nos habían hecho olvidar que las relaciones entre profesores y alumnas debían estar trazadas por el afecto.

7Desde esta confianza creada a través de una pantalla nos escuchamos, construimos conocimiento y fue posible instalar que lo social es político y que el rol de los educadores es esencial para aportar en la liberación de las sociedades completas. Que las diversidades hacen que nuestros entornos sean infinitamente más ricos, que podemos aprender de todos y todas y que aún nos falta mucho. Que los opresores siguen existiendo, pero que ya estamos comprendiendo que sus acciones son el reflejo del miedo, del miedo a democratizar el saber, al compartir y a convivir en sociedades inclusivas en las que nadie tenga el poder ni social ni político de oprimir a otro u otra.

8Sabes Paulo, este nuevo mundo me reformo y remezo como educadora, me flexibilizó y me llevó a compartir aunque fuere de manera virtual muchos más saberes que los meramente teóricos, conversamos del saber, pero también de la vida y comprendimos que esta mixtura hizo gratas las horas sin vernos y que incluso esos silencios que eran incómodos dejaran de serlos porque intuíamos mutuamente que significaban pensar y reflexionar y claramente no siempre llegamos a conclusiones que queramos compartir, pero que sé que las usaremos para mejorar y avanzar.

9Cada vez somos más las y los que queremos ser libres, y casi 100 años después de lo que tú nos intentabas mostrar seguimos en la senda de la liberación. Los optimistas o los ingenuos creerán que todo ha cambiado y que el mundo ahora es más justo y que por fin las sociedades acordaron poner en el centro lo importante, las y los esperanzados como yo, seguimos confiando y trabajando porque ese momento llegue, y que por fin podamos mirar al cielo y contarle a Paulo que lo logramos, que liberamos nuestras mentes, que el saber ganó y se convirtió en el valor real del ser humano. Que los opresores dejaron de dominarnos y que por fin entendimos que el conocimiento es infinito y que nunca, en ningún lugar en el que estemos dejaremos de aprender.

10Llegará ese día, me niego a aceptar que el mundo siga igual y seguiré desde las aulas garantizando dejar una huella que impulse el cambio en cada una y uno de los que por estas pasen.

Précédent Suivant

Le texte seul est utilisable sous licence Creative Commons - Attribution 4.0 International - CC BY 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.