Vous l’avez sans doute déjà repéré : sur la plateforme OpenEdition Books, une nouvelle interface vient d’être mise en ligne.
En cas d’anomalies au cours de votre navigation, vous pouvez nous les signaler par mail à l’adresse feedback[at]openedition[point]org.

Précédent Suivant

Pedagogía y disidencia. ¿Acaso lo lograremos alguna vez?

p. 285-286


Texte intégral

1Me ha costado escribir desde la objetividad. Le he dado hartas vueltas. Soy profesora y mamá. Soy disidente. Me mueve lo que muchas veces es absurdo para los ojos del otre. Desde que salí de la universidad no he logrado encajar en el estándar de la profesora como académica. Me mueve el sentimiento. No concibo ver la pedagogía desde otra mirada que no sea la cercanía, la escucha, el abrazo, la integración, la amplitud.

2Una vez en mi enseñanza media escuché a mi profesora de lenguaje diciendo que ella no podría hacer otra cosa en la vida, que las salas de clases y el vínculo con sus estudiantes eran lo que siempre soñó. En ese momento supe que sus palabras me tocaban el alma y que yo lograba percibir ese sentimiento y ese mensaje más allá de las oraciones bonitas. Creo que fue ese día cuando decidí ser profesora.

3Las mujeres de mi edad (tengo 37 años), recibimos educación machista, nuestras salas de clases estaban cargadas de patriarcado, ese imperante, ese que te aplasta y no te deja respirar. Ese que te da cabida en la sociedad solo si encajas en ella. Tenías que seguir la hetero- norma y lograrías el éxito. Pero a mí me crió mi mamá y mi abuela y crecí con mis primas. Entonces, en mi círculo más cercano, la imagen de la mujer fue siempre la imperante y no estaba marcada la fotografía de la familia hétero- cis. No se hablaba mucho de sororidad en esos años y el concepto de feminismo era desconocido. Yo solo tenía la figura de una abuela que nunca se casó, que fue madre soltera, que acogía en nuestra casa a otras mujeres y siempre repetía: entre las mujeres tenemos que apoyarnos- ¡cuánto feminismo había ahí!-. Y, ¿díganme si eso no es también educación?

4En el área de la academia se valoran mucho los títulos y los postgrados y sí, tengo algunos. Sin embargo, creo que lo más significativo que hay en mi formación humana y profesional es la enseñanza de mi madre y de mi abuela – ninguna de las dos profesionales-. Pero quienes me mostraron que en este mundo cabíamos todos, todas y todes.

5Y ¿por qué hablo de este tema en esta carta? Porque cuando me invitan a escribir desde la pedagogía crítica, entendida como un acto político, de transformación y justicia social, solo pienso en una pedagogía feministano sexista e inclusiva. Esos conceptos llenos de significado, que nacieron desde la enseñanza de las mujeres de mi familia.

6En la universidad me educaron mucho en gramática y lingüística. Paralelo, también me dijeron que debía ser muy inclusiva y me hablaron del DUA y de las necesidades educativas especiales. Por supuesto que hay una realidad ahí y estamos muy al debe en cuanto a educación e integración se refiere. Pero, cuando hablamos de inclusión en el aula, ¿solo hablamos de una necesidad educativa? Varias veces me han apuntado con el dedo por ser “profesora de lenguaje” y utilizar la letra “e” para referirme a les demás.

7Y tú, profesora de lenguaje, ¿acaso no sabes que la palabra todes no está en la RAE? Sí, lo sé, respondo siempre, agregando que el lenguaje no es y nunca ha sido rígido, pues se transforma a través de las personas y de las generaciones, por lo que el uso de un lenguaje inclusivo y no sexista busca- por sobre cualquier otra cosa- visibilizar otras existencias humanas, que van mucho más allá de lo binario predominante, que busca reconocer en el otre un individuo real, que existe, que está ahí. ¿Cuántas escuelas les han cerrado sus puertas a las personas trans? ¿Podemos afirmar que en las aulas de este país existe una educación no sexista? Son preguntas que me hago a diario, son preguntas invisibilizadas. Son también preguntas sin respuestas.

8¿Con qué sueño?, desde la pedagogía; sueño con que todas las personas tengamos cabida en la sociedad. Sueño con que ese joven disidente no sea apuntado con el dedo por no encajar, sueño con trabajos dignos para todos, todas y todes. Sueño con que la escuela sea un espacio abierto para la educación de una sociedad feminista, humana y genuina. Sueño con que el amor impere por sobre todas las cosas y el respeto sea el pilar de la educación. Sueño con escuelas diversas y coloridas, donde la orientación e identidad de un ser humano nunca más sea un tema de menosprecio y discriminación. Sueño con la justicia social en cuanto a derechos humanos se refiere, para que nadie más muera en manos de la ignorancia.

9Y, por sobre todo, deseo que la escuela sea un espacio de diálogo y educación que vaya mucho más allá de la enseñanza de una disciplina. ¿acaso lo lograremos alguna vez?

10Soy mamá, soy profesora, soy disidente.

Précédent Suivant

Le texte seul est utilisable sous licence Creative Commons - Attribution 4.0 International - CC BY 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.