Version classiqueVersion mobile

Ciudadanías en Conflicto

 | 
Camila Berríos
, 
Carolina García

Sección III. Actores y ciudadanías emergentes

Capítulo 8. ¿Empoderamiento ciudadano? Evolución y determinantes de la participación y la politización en Chile, 1990-2016

Consuelo Núñez, Rodrigo Osorio et Matías Petit

Texte intégral

Introducción

1En las últimas décadas hemos visto como han caído drásticamente los niveles de participación electoral. Si en 1989, la primera elección presidencial tras el retorno a la democracia votó, casi un 87% de la población en edad de votar, en la elección presidencial de 2014 votó solo el 45,7%. Esta caída en la participación electoral ha ido de la mano de una importante disminución en la identificación con partidos y bajos niveles de confianza en las instituciones. Se ha señalado que este fenómeno ha ido acompañado de un aumento de manifestaciones políticas asociadas a la participación no convencional (Garretón, 2016; Mayol, 2012a). Esta supuesta mayor politización de la sociedad chilena se ha visto reflejada en un aumento de las protestas sociales que –bajo distintas consignas– ha generado la idea de una ciudadanía más empoderada y politizada. Así, el ejercicio de la ciudadanía en los últimos años en Chile podría estar entregando nuevos matices de politización y participación dentro del país.

2Este capítulo tiene como objetivo analizar la evolución de las formas de participación y politización en Chile en las últimas décadas. Para ello, elaboramos un breve marco teórico que da cuenta de las formas de politización, distinguiendo entre convencional y no convencional. También abordamos las distintas formas de participación política y sus determinantes. Luego, entregamos algunos antecedentes paraentender el sistema político chileno, dando cuenta de la posible tesis de ser una sociedad desencantada y movilizada. A través de datos recuperados de las principales encuestas que se realizan en el país analizamos la evolución y los determinantes de las distintas formas en como la ciudadanía se vincula con el espacio público y el proceso de deliberación política.

1. Ciudadanía y participación política

3En el marco de las relaciones de la sociedad con el Estado, el concepto de ciudadanía ha tenido una amplia discusión teórica desde las ciencias sociales en general. Aquí podemos encontrar distintas concepciones asociadas a la ciudadanía. Una primera forma puede estar asociada a una ciudadanía civil relacionada con la pertenencia a una comunidad o Estado que, dentro del plano jurídico, otorga libertad de expresión y de creencias. Una segunda forma se relaciona con una ciudadanía política, que se centra en el derecho a elegir y ser elegido dentro de los espacios de competencia por cargos públicos. Una tercera, puede estar relacionado con una forma amplia de entender el concepto, puede estar relacionada a una ciudadanía social, que se referiría a la prerrogativa de los ciudadanos de gozar de un estándar mínimo de bienestar económico y social. A partir de esta tercera forma de entender la ciudadanía podemos encontrar el derecho a la seguridad social, a salarios, a beneficios sociales, entre otros. De esta forma, el concepto moderno de ciudadanía ha sido tradicionalmente entendido como un estado de plena pertenencia de los individuos a una sociedad de disfrutar de sus derechos civiles, políticos y sociales (Marshall, 1951).

  • 106 Para profundizar en el recorrido teórico del concepto de ciudadanía sugerimos revisar el Capítulo 2 (...)

4Otra forma de entender la ciudadanía está relacionada con la necesidad que tienen los individuos de ser conscientes –y en cierta medida responsables– del funcionamiento de las instituciones; las que, a su vez, deben velar por respetar los derechos de los ciudadanos (Touraine, 1992). Esta forma de entender la ciudadanía, perfectamente complementaria con las formas anteriormente descritas, requiere de un mayor involucramiento de los ciudadanos en los asuntos públicos de la comunidad. Desde este punto de vista, una parte importante de la definición de ciudadanía estaría constituida por la forma en cómo los ciudadanos se vinculan con los asuntos públicos de la comunidad a la que pertenecen. Desde un punto de vista normativo se espera que los ciudadanos se vinculen y participen en el proceso de deliberación de su comunidad y ejerzan cierto control sobre las autoridades e instituciones. Así, analizar y entender cambios en las dinámicas de participación ciudadana –entendidas como la variación en las formas de movilización social y formatos de participación– ayuda a explicar las distintas variaciones que ha tenido el mismo concepto de ciudadanía106 (Gattoni, 2010).

5Este involucramiento político por parte de los ciudadanos corresponde a todas aquellas acciones concretas, a través de las que los individuos se relacionan con el espacio en donde se discute lo político. Dentro de estas podemos encontrar formas de participación convencionales como el informarse sobre política de manera regular, hablar de política con los pares, convencer a otros de que voten igual que uno, trabajar para resolver problemas de la comunidad y asistir a reuniones políticas, entre otras.

6Para Norris (2002) la participación política corresponde a toda actividad que busque influir en el gobierno o el proceso político o que busque alterar patrones sistemáticos de comportamiento social. La participación política correspondería a un fenómeno instrumental, por tanto, intencional, que contempla fines políticos. Dentro de los actos que contemplamos como acciones políticas se encuentran votar en elecciones, donar dinero para partidos políticos y candidatos, colaborar en campañas políticas, contactar a funcionarios para expresar opiniones o pedir que tomen acción frente a un problema, tomar parte en actividades de una organización dirigida a cambiar una decisión pública, manifestarse, protestar y persuadir a otros para hacer ciertas acciones políticas.

7La mayoría de las formas de participación política se pueden inscribir dentro de la lógica de la acción colectiva. Esto implica que los individuos participan dependiendo de los incentivos –egoístas o altruistas— a los que se vean expuestos (Olson, 1971). De esta forma, podemos encontrar individuos que optan por participar por la convicción de modificar el sistema político y otros que deciden no participar, pues no les incentiva determinada causa o porque prefieren actuar como free riders. Es decir, no participan porque saben que de todas formas se verán beneficiados de la acción colectiva (Olson, 1971; Elster, 1996).

8Los estudios sobre participación política tienden a realizar una distinción entre formas de participación política convencional y no convencional (Delfino y Zubieta, 2010; Dalton & Kiwglemann, 2007; Milbrath, 1981; Sabucedo, 1988; Verba y Nie, 1972). Las formas de participación convencional estarían relacionadas y fomentadas desde la visión de la democracia moderna y liberal. Estas formas servirían de mecanismo legitimador del proceso de deliberación en democracia. Por otro lado, las formas no convencionales de participación se caracterizarían por actuar por fuera de los mecanismos de representación tradicionales, por lo que muchas veces supone un enfrentamiento con las formas de participación convencional.

9Desde el punto de vista de la democracia liberal, la forma que tienen los ciudadanos de vincularse con el proceso de deliberación es a través de elecciones libres, periódicas e informadas que eligen agentes de un partido político que representan intereses políticos o una ideología determinada (Dahl, 1971; Przeworski, 2010). Estos representantes tendrían la legitimidad y soberanía para tomar decisiones sobre distintos aspectos relevantes a nombre de sus representados (Bobbio, 1989). De este modo, las formas primarias de participación política estarían constituidas por acciones que, de una u otra forma, conducen al voto y que suponen una filiación o inclinación política. Estas acciones serían votar, vincularse con algún partido, presentarse como candidato a alguna elección popular y, por cierto, actuar como representante en algún cargo de elección popular (Dalton y Klingemann, 2007). Estas formas de participación también pueden ser extendidas a informarse sobre política a través de distintos medios de comunicación, discutir de política con otras personas, tener contacto con políticos y funcionarios y trabajar por un partido o por un candidato en particular. Para Verba y Nie (1972) y Milbrath (1981) la participación política convencional se compondría de cuatrofactores: Participarde campañas políticas, participar en actividades comunitarias, buscar contactos con la administración política y la participación electoral.

10A pesar de las múltiples formas que puede tomar la participación ciudadana desde un punto de vista convencional, las asociadas a las elecciones presentan características especiales que la diferencian de otras. Estas se dan de manera regular y dentro de los marcos establecidos por los sistemas políticos. En democracia, las elecciones son la instancia que tienen los ciudadanos para dar a conocer sus opiniones políticas y elegir a sus representantes. Es a través del voto que los ciudadanos pueden participar en las decisiones sobre qué políticas públicas son las que debe adoptar una comunidad. Es, además, una instancia de control de las autoridades y de rendición de cuentas de su gestión, pues pueden castigar a los candidatos o partidos que buscan la reelección si consideran que su gestión no ha cumplido con sus expectativas de representación. Al final, el voto igualitario y secreto permite a los ciudadanos participar en el proceso de deliberación pública, sin otra condicionante que su estatus de ciudadano.

11No obstante, la disminución de la participación en procesos electorales y partidistas en las últimas décadas se ha visto acompañada por un aumento de otras formas de participación menos estructuradas, denominadas formas de participación no convencional (Dalton & Kiwglemann, 2007). En general, los métodos de acción dentro de la participación política no convencional buscan el cambio por fuera de los mecanismos instituidos por las democracias representativas y, en algunos casos, suponen un enfrentamiento con la legalidad (Sabucedo, 1988).

12Por estas razones es que las distintas formas de participación política pueden ser clasificadas como legales e ilegales. Incluso en estas últimas pueden incluir el uso de violencia explícita. Dentro de las formas legales se encuentran las manifestaciones autorizadas, huelgas, boicots, firma de peticiones y pintar consignas en paredes. En tanto, dentro las no legales se destacan la violencia contra personas públicas o policías, cortes de tráfico, daños a la propiedad privada y el uso de violencia armada (Muller, 1982; Sabucedo y Arce, 1991).

13Si bien se ha destacado la división entre formas de participación política en convencional y no convencional, existen distintos elementos que esta clasificación no considera. Según el Informe de Desarrollo Humano del PNUD (2015), el involucramiento con lo político se dividiría en tres formas principales; las que corresponden a interés en temas públicos, adhesión a causas y acciones colectivas y participación electoral. Por cierto, esta clasificación no considera la participación como el interés individual de los ciudadanos por temas de actualidad relacionadas con el país, la región o el mundo. Esta forma de participación se vería reflejada en la frecuencia con que las personas conversan sobre estos temas con amigos, familiares o compañeros de trabajo y en el uso de medios de comunicación para mantenerse informados.

14Fernández (2004) explica cómo estas nuevas formas de participación buscan una integración hacia una acción de carácter colectivo. Al respecto, son los jóvenes y adultos jóvenes los que parecieran verse menos satisfechos con las formas tradicionales de participación política, y quienes finalmente han optado por el uso de mecanismos no tradicionales y el empleo de redes sociales para manifestarse y generar acción colectiva organizada (Pardo, 2015).

15En los últimos años las nuevas tecnologías de la información y la comunicación e internet se han legitimado como nuevas herramientas para encauzar demandas ciudadanas de la población. De este modo, redes sociales como Facebook, YouTube y Twitter resultan ser nuevos canales de comunicación y participación política que se caracterizan por su dinamismo, por la instantaneidad, espontaneidad y por la capacidad de gestionar e integrar demandas que se traducen muchas veces en convocatorias multitudinarias donde se busca, por medio de la participación colectiva, que los intereses de determinados grupos sean considerados en la agenda política del gobierno de turno (Pardo, 2015; Valenzuela, Arriagada y Scherman, 2012).

2. Chile: ¿desencantado y movilizado?

16Tras el retorno a la democracia en 1990, y como consecuencia de la forma en que se ha administrado el desarrollo político y económico del país durante los primeros gobiernos de la Concertación —la coalición de centro-izquierda que gobernó entre 1990 y 2010— académicos e intelectuales han dado cuenta de cierto malestar de los ciudadanos con el sistema político, lo que, en cierta medida, mermaría la calidad de la ciudadanía, deprimiría las formas de participación tradicionales e incentivaría las formas de participación menos tradicionales.

17Ya en 1994, Nortbert Lechner argumentaba laexistencia de un descontento de la ciudadanía como consecuencia de la falta de alternativas y poca competencia política. Esta situación se expresaría en la pérdida de identidad y compromiso con la política (Lechner, 1994). Este fenómeno se habría evidenciado, entre otras cosas, con el aumento de la cantidad de votos nulos y blancos en la elección legislativa de 1997 y acentuada en una serie de columnas y editoriales de medios de prensa escritos que criticaban el modelo político económico (Brunner, 1998).

18Tras la publicación de El Chile actual. Anatomía de un mito, donde el sociólogo Tomás Moulian critica el desarrollo social y económico de la transición, planteando una transformación de la ciudadanía (Moulian, 1997), una serie de trabajos han dado cuenta del supuesto descontento de los chilenos que los incentivaría a estar más politizados y empoderados (Atria, Larraín, Benavente, Couso y Joignant, 2013; Garretón, 2016; Mayol, 2012a, 2012b; Tironi, 1999; Jocelyn-Holt, 1998). Para algunos, este supuesto malestar se vería reflejado en la caída en la participación electoral, la baja confianza en las instituciones y el aumento en las movilizaciones sociales (Castiglioni y Rovira, 2016; Garretón, 2016, Mayol; 2012a; PNUD, 2015; Somma, 2017). Para otros, los problemas asociados a la representación política que generaría el supuesto malestar ciudadano estaría basado en evidencia empírica poco concluyente y altamente influenciada por la ideología (Navia, 2017). Como sea, el supuesto desencanto con el sistema político probablemente sea consecuencia de la poca inclusión en el proceso de deliberación, los altos niveles de desigualdad social y económica, la poca transparencia en los partidos políticos y la baja tasa de renovación de las elites (Barozet y Espinoza, 2016; Luna, 2016; Siavelis, 2016).

19Este hecho se vería reflejado, por ejemplo, en los niveles de participación electoral que han ido a la baja en los últimos años, tal como se muestra en la figura 1 que muestra el porcentaje de personas en edad de votar que sufragaron entre 1989 y 1996. Se observa que para la elección de 1989 —la primera tras los 17 años de dictadura de Augusto Pinochet, 1973-1990— votó casi el 87% de la población en edad de votar, experimentado una caída de un 10% para la elección presidencial de 1999. En la elección presidencial de 2009 concurrieron a las urnas el 59,6% de la población en edad de votar.

20Para tratar de revertir la tendencia a la baja, se planteó la idea de pasar de un régimen de inscripción voluntaria y voto obligatorio a uno de inscripción automática y voto voluntario. A pesar que gran parte de la evidencia internacional señalaba que países con voto voluntario tienen, en promedio, menor participación que países con voto obligatorio (Blais, 2003, 2008; Franklin, 2004; Lijphart, 1997; Powell Jr, 1986), la reforma se implementó para la elección municipal de 2012. En esta elección votó solo el 41% de los ciudadanos habilitados.

21Esta cifra cayó aún más en la elección municipal de 2016, donde solo votó el 35,8% de los chilenos en edad de votar. Tras la importante caída en los niveles de participación electoral, una serie de estudios han intentado dar cuenta de la explicación de este fenómeno. En general, hay un cierto acuerdo en que los jóvenes y la población con menos educación e ingresos tienden a votar menos (Contreras, Morales y Joignant, 2016; Contreras y Navia, 2013; Corvalán y Cox, 2013).

Figura 1: Participación electoral en Chile, 1989-2016

Figura 1: Participación electoral en Chile, 1989-2016

*Cálculos en función de la población en edad de votar.
Fuente: Elaboración propia en base a datos oficiales del Servicio Electoral

22Otro de los argumentos para señalar el desarraigo de la ciudadanía con el sistema político es la importante caída en la identificación con partidos observada tras el retorno a la democracia. Los datos de las encuestas del Centro de Estudios Públicos (CEP) muestra que en 1990 casi el 80% de los chilenos se identificaba con algún partido. No obstante, ya en 2000 esta cifra había descendido al 50%. En diciembre de 2016 solo el 20% de los chilenos de identificaba con algún partido. Hoy Chile es uno de los países con menos identificación partidaria de América Latina según datos de Latinobarómetro o el Latin American Public Opinion Project (LAPOP).

23A pesar de esta importante caída en la identificación con los partidos políticos desde 1990, si comparamos el total de identificación con el periodo anterior al golpe militar de 1973, observamos que la variación no es tan significativa si descontamos la identificación con el Partido Demócrata Cristiano (PDC). Tal como se observa en la Figura 2, que muestra el porcentaje de personas de declaró identificarse con algún partido, gran parte de la pérdida de la identificación con partidos se debe a la disminución de las personas que se sienten cercanas al PDC. Además, a partir de la Figura 2, podemos inferir que la polarización y politización de los chilenos –medida como porcentaje de personas que se identifica con algún partido– ha estado asociada a periodos de mayor conflicto político o a una mayor polarización de las elites. De esta forma se observa una mayor polarización y politización en el periodo anterior al golpe militar del 1973 y tras la transición a la democracia en 1990. En tiempos de baja polarización la identificación con partidos se ha mantenido relativamente estable (Navia & Osorio, 2016).

24Una serie de estudios –críticos del modelo político, económico y social– han argumentado que, conforme al supuesto descontento, la sociedad chilena ha canalizado nuevos espacios de conflicto con los cuales busca empoderar diversas temáticas sociales, politizándolas para que tengan un espacio prioritario en la agenda gubernamental. Uno de los mayores ejemplos de esto, son las movilizaciones de estudiantes que, a partir de mayo de 2006, obligaron a los distintos gobiernos a incluir en sus agendas una serie de reformas para mejorar el sistema educacional chileno.

25Otras formas de participación no convencional se han dado en protestas a favor de mejores condiciones sociales, económicas y laborales en zonas aisladas del país, como la serie de manifestaciones en Magallanes en 2011, Aysén durante febrero y marzo de 2012 o en Chiloé durante mayo de 2016. Los ciudadanos chilenos también han utilizado formas de participación no convencional para protestar en contra de temas particulares. Por ejemplo, en mayo de 2011 surgió un movimiento social originado por la aprobación del proyecto HidroAysén, plan que pretendía construir 5 hidroeléctricas en la región de Aysén. Tras su aprobación, movimientos ecologistas organizaron masivas marchas que estaban en contra de los efectos medioambientales que podrían generar las hidroeléctricas y cuestionaban la validez de la evaluación medioambiental.

26Si bien esta evidencia nos da cuenta de una ciudadanía desencantada políticamente y socialmente movilizada, no sabemos si este constituye un fenómeno nuevo de las últimas décadas. Tampoco sabemos si este supuesto malestar que estaría afectando a la sociedad chilena incentiva o deprime las formas de participación. De este modo, para poder analizar la evolución y determinantes de la participación en Chile revisamos las principales encuestas de opinión que se realizan en Chile y sistematizamos sus resultados. Para seleccionar las preguntas analizadas, utilizamos una definición amplia de participación, que va desde interés e involucramiento político de la ciudadanía hasta la participación electoral tradicional.

Figura 2: Identificación con partidos, con y sin el PDC, 1957-2016

Figura 2: Identificación con partidos, con y sin el PDC, 1957-2016

Fuente: Encuestas de Eduardo Hamuy y Centro de Estudios Públicos, basado en Navia y Osorio (2016)

3. El informe del PNUD y los tiempos de la politización en Chile

27En 2015, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publicó su tradicional informe titulado Desarrollo Humano en Chile. Los tiempos de la politización. Entendiendo lo político como aquello que puede ser objeto de deliberación social, el organismo argumenta que en Chile se ha observado en los últimos años un aumento en los niveles de politización y polarización. En este proceso de transformación se disputa la delimitación de lo político, definiendo la construcción de los límites que pueden ampliar o restringir el campo de autodeterminación de la sociedad. Visto de otra forma, para el PNUD la politización es una discusión sobre la estructura y las relaciones de poder al interior de la sociedad y un cuestionamiento de los criterios de distinción y exclusión sobre los que se fundan. En este sentido, la politización deseable —desde la perspectiva del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo Humano— es aquella que permite, reconociendo la pluralidad y las disputas, construir los acuerdos que sirvan de orientación y fuente de legitimidad para llevar a cabo los debates que cada sociedad se plantee asumir (PNUD, 2015). El informe se nutre de una serie de datos para argumentar que en Chile “las señales de la politización son diversas y es relevante enfatizar este hecho: no se limita a un único espacio de la sociedad, sino que se expresa en diversos planos de lo social: como ampliación de la discusión pública, como aumento de la conflictividad y la movilización social, como involucramiento ciudadano” (PNUD, 2015: 15).

28Uno de los principales insumos para argumentar el aumento del conflicto, la polarización y la politización de los chilenos en 2015 es una encuesta que —tal como se señala explícitamente en la ficha metodológica del estudio— su trabajo de campo fue realizado entre el 17 de agosto y el 9 de octubre de 2013 (PNUD, 2015: 223). Es decir, un periodo inmediatamente anterior a la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Más allá de los resultados de la elección, la evidente contaminación por las campañas electorales podría haber influido los resultados del informe.

29Y si bien los resultados son interesantes para comprender cambios y continuidades en la forma en que los chilenos ejercemos nuestra ciudadanía y nos relacionamos con el espacio público, sus conclusiones no necesariamente se condicen con la evidencia empírica. Los datos muestrean que los métodos de participación política tienden a ser justificados cuando se trata de marchas o manifestaciones autorizadas (57,7%). Contrariamente, cuando este tipo de acción se encuentra fuera de lo legalmente permitido, los encuestados mayoritariamente no justifican marchas noautorizadas (55,7%), bloqueos decalles o carreteras (64,6%), tomas de lugares de trabajo (71,3%) o establecimientos educacionales (55,2%), huelgas de hambre (62,9%) y rayados consignas en paredes (75,8). Es así como se observa una tendencia generalizada al rechazo de las actividades políticas que se realicen fuera del marco legal establecido.

30Una de los resultados interesantes de la encuesta que realizó el PNUD deriva de la pregunta que intenta dar cuenta de los elementos que se necesitarían para ser un buen ciudadano. En esta pregunta, la gran mayoría de los encuestados —casi un 63%— consideraron que para ser un buen ciudadano es necesario siempre votar en las elecciones.

31Esta cifra se reduce a un 41,9% cuando se les preguntó a los chilenos si es necesario participar activamente en organizaciones o movimientos sociales. Cuando se les planteó el requisito de participar activamente en partidos o colectivos políticos solo el 22,4% consideró que este era un requisito para ser un buen ciudadano. Esto da cuenta que uno de los elementos fundamentales del concepto de ciudadanía —a pesar del supuesto malestar con las instituciones y la democracia— sigue siendo la participación electoral, pero alejados de movimientos sociales y partidos políticos.

32Este hecho también queda demostrado al preguntar a los chilenos sobre las formas de participación política que utilizaban. Aquí, solo un grupo minoritario declaró participar en organizaciones, tanto en los grupos institucionales tradicionales — como partidos políticos (1,8%) y sindicatos (4,6%)— como en grupos menos formales como colectivos (1,5%), grupos ecológicos (1,6%) o de defensa de derechos (0,9%). Pero la falta de participación del año 2013 tiene su correlato en los años anteriores. Al preguntarles a los chilenos si en los últimos 3 años participaron de alguna actividad política — asistencia a marchas autorizadas y no autorizadas, firma de peticiones, participación en huelgas, tomas o boicots— solo el 10% declaró haber participado. No obstante, cuando se les consultó por el uso de nuevas tecnologías para expresar opinión o apoyar causas con fines políticos, la participación en estas actividades aumenta a un 13,9%.

33Cuando el PNUD preguntó a chilenos y chilenas sobre su interés en política los resultados muestran que solo el 20% declaró tener interés por la política, contra el 80% que respondió estar poco o nada interesado. Dentro de aquellos que declararon tener interés en política, el 41,1% declara que su preocupación por temas políticos se debe a que les gusta estar informados y el 24,6% porque cree que las decisiones políticas afectan su vida. Adicionalmente, este estudio preguntó por la frecuencia con la que los chilenos hablan de política con familiares, en el trabajo o en sus lugares de estudio. Los resultados no superan el 20%, siendo el contexto familiar el más ocupado para hablar sobre temas políticos.

4. Evolución del interés en política de los chilenos

34Una de las formas que tenemos para medir el interés de las personas con la política es la frecuencia con que se informan sobre distintos asuntos públicos. El CEP desde la década de los noventas incluye en sus cuestionarios preguntas que dan cuenta del nivel de involucramiento político de los chilenos. Tal como se observa en la Figura 3, aquellas personas que han declarado mirar programas políticos de televisión frecuentemente se han mantenido prácticamente constantes en las últimas dos décadas, mostrando leves aumentos entre 2005 y 2010. A partir de 2010 la cantidad de personas que declaró mirar siempre programas políticos ha comenzado a dismimuir. Con respecto a los ciudadanos que declararon mirar a veces este tipo de programas, no se observan grandes variaciones entre 1994 y 2012, año en que se comienza a observar una disminución en estas cifras.

Figura 3: Frecuencia que los chilenos miran programas políticos en televisión, 1992-2016 (%)

Figura 3: Frecuencia que los chilenos miran programas políticos en televisión, 1992-2016 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las encuestas del CEP

35Tal como se observa en la Figura 4, la mayoría de los ciudadanos ha declarado nunca leer noticias sobre política. Es más, en los últimos años se observa un menor consumo de este tipo de noticias en comparación a los años de la década de los noventas. Si a comienzos de la década de los noventas casi el 25% de los chilenos declaraba mirar programas políticos por televisión o leer noticias sobre política, a mediados del decenio esta cifra cae cerca de un 10%, y se mantuvo relativamente constante hasta 2016, salvo en los años de elecciones presidenciales, donde el consumo de programas y noticias políticas aumenta un poco. Aquí, llama particularmente la atención que las personas que han declarado leer frecuentemente o a ver noticias sobre política se han mantenido relativamente constantes a lo largo de los años. Es más, esta cifra ha caído casi 15 puntos porcentuales desde 2010.

Figura 4: Frecuencia con que los chilenos leen noticias sobre política en diarios o periódicos, 1992-2016 (%)

Figura 4: Frecuencia con que los chilenos leen noticias sobre política en diarios o periódicos, 1992-2016 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las encuestas del CEP

36Pero los chilenos no solo se informan poco sobre política. También hablan poco sobre temas políticos, tal como se observa en las Figuras 5 y 6. A comienzos de la década de los noventas, alrededor del 20% de los chilenos declaraba hablar frecuentemente sobre política con su familia o amigos. Esta cifra ha caído a casi un 10% desde mediados de la misma década, manteniendose relativamente constante hasta 2016. Aquí también se observa un pequeño aumento en años electorales. No obstante, las personas que declaran nunca conversar sobre política siempre han sido más que los declaran hacerlo siempre o a veces. Desde 2000 se observa que tampoco hay una mayor variación en la cantidad de personas que no conversan nunca sobre política. Asimismo, se observa que la cantidad de chilenos que ha declarado realizar esta actividad a veces o frecuentemente, se ha mantenido prácticamente constante en las últimas dos décadas.

Figura 5: Frecuencia con que los chilenos hablan de política con su familia, 1992-2016 (%)

Figura 5: Frecuencia con que los chilenos hablan de política con su familia, 1992-2016 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las encuestas del CEP

Figura 6: Frecuencia con que los chilenos hablan de política con sus amigos, 1992-2016 (%)

Figura 6: Frecuencia con que los chilenos hablan de política con sus amigos, 1992-2016 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las encuestas del CEP

37A partir de los datos de la Encuesta Mundial de Valores podemos observar que la poca importancia y el poco interés que le asignan los chilenos a la política ha sido más bien una constante tras la polarización y politización de los chilenos con la transición a la democracia. Los datos muestran que en 1990 casi un 30% de los chilenos consideraba muy importante o algo importante la política en sus vidas, tal como se observa en la Figura 7. Ya en 1996 esta cifra había bajado a casi un 20%. Entre 2000 y 2011 esta cifra se mantuvo relativamente constante. La Figura 8 muestra la evolución del interés de los chilenos en política. Mostramos que en 1990 un poco más del 35% de los chilenos se declaraba muy interesado o algo interesado en la política. Ya en 1996 esta cifra había descendido más de la mitad, manteniéndose constante hasta 2011, la última ola disponible de este estudio.

Figura 7: Importancia de la política en la vida de los chilenos, 1990-2011 (%)

Figura 7: Importancia de la política en la vida de los chilenos, 1990-2011 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores

Figura 8: Interés de los chilenos en la política, 1990-2011 (%)

Figura 8: Interés de los chilenos en la política, 1990-2011 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores

38La Encuesta Mundial de Valorestambién ha preguntado porla participación de los chilenos en alguna organización política. El gráfico 9 muestra la participación de chilenos en sindicatos. Se observa que entre 1990 y 2011 alrededor del 5% de los chilenos participó como miembro activo de algún sindicato y casi el 10% como miembro inactivo. La Figura 10 muestra la participación de chilenos en partidos políticos. Se observa que a lo largo de los 21 años analizados la cantidad de miembros activos no ha superado el 5% y que los miembros inactivos han estado en torno al 15%.

Figura 9: Chilenos miembros de sindicatos, 1990-2011 (%)

Figura 9: Chilenos miembros de sindicatos, 1990-2011 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores

Figura 10: Chilenos miembros de partidos políticos, 1990-2011 (%)

Figura 10: Chilenos miembros de partidos políticos, 1990-2011 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores

39La Figura 11 muestra la evolución de la participación de chilenos en organizaciones medioambientales. Aquí tampoco se observa una mayor variación en las tasas de participación como miembro activo. Entre 1990 y 2011 esta cifra nunca ha superado el 5% de la población. La cantidad de personas que han declarado ser miembro inactivo tampoco ha variado mucho, manteniéndose en torno al 10%. La Figura 12 muestra cómo ha evolucionado la participación de chilenos en alguna organización humanitaria o de caridad. Se observa que entre 1990 y 2000 la cantidad de miembros activos se mantuvo constante en torno al 1,5%. No obstante, en 2006 se observa un aumento a casi un 10% y una leve caída en 2011.

Figura 11: Chilenos miembros de organizaciones medioambientales, 1990-2011 (%)

Figura 11: Chilenos miembros de organizaciones medioambientales, 1990-2011 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores

Figura 12: Chilenos miembros de alguna organización humanitaria o de caridad, 1990-2011 (%)

Figura 12: Chilenos miembros de alguna organización humanitaria o de caridad, 1990-2011 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores

40La Encuesta Mundial de Valores también ha preguntado por el involucramiento de los chilenos en distintas formas de participación política no tradicional. La Figura 13 muestra que alrededor del 20% de los chilenos ha firmado alguna petición entre 1990 y 2011. Llama la atención que entre 1996 y 2011 la cantidad de chilenos que estaría dispuesto a firmar una petición ha disminuido de casi un 40% a un 26%. También que la cantidad de chilenos que han declarado que nunca firmarían una petición aumentó de un 43,5% en 1990 a casi un 52% en 2011, alcanzando su punto más alto en 2006 con casi un 60%.

41En la Figura 14 mostramos la evolución de los chilenos que han participado de un boicot. Se observa que son muy pocos —en torno al 3%— los que han declarado haberlo hecho. La cantidad de personas que declararon que podrían participar se mantuvo prácticamente constantes en torno al 12%, salvo en 2011 que se observa un leve aumento de un 4%. Las personas que han declarado que nunca participarían de un boicot también se han mantenido relativamente constantes en torno al 83% en promedio.

Figura 13: Chilenos que han firmado una petición, 1990-2011

Figura 13: Chilenos que han firmado una petición, 1990-2011

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores

Figura 14: Chilenos que han participado en un boicot, 1990-2011 (%)

Figura 14: Chilenos que han participado en un boicot, 1990-2011 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores

42La figura 15 muestra la evolución de la cantidad de personas que han participado en actos considerados pacíficos. Se observa que en 1990 el 30,1% de los ciudadanos participaron en alguno de estos actos, cifra que descendió a un 14,8% en 1996 para luego aumentar hasta un 23,5% en 2011. La cantidad de chilenos que ha declarado que podría participar de actos pacíficos ha fluctuado entre 20 y 30% entre 1990 y 2011. En tanto, se observa un aumento desde un 46,2% en 1990 hasta un 61,5% en 2000, descendiendo a 54,1% en 2011.

43En la Figura 16 se muestra cómo ha variado la participación en huelgas. En 1990 el 8,2% de los chilenos declaró que había participado de alguna huelga. Para 2006 esta cifra había aumentado a casi 17%, manteniéndose constante hasta 2011. Por otro lado, la gente que declaró que podría participar de alguna huelga correspondía al 16,3% en 1990. En 2000 esta cantidad había aumentado a casi un 22%, manteniéndose igual hasta 2011. De este modo, a partir de estas dos formas de participación política —firma de peticiones, participación de actos pacíficos y participación en huelgas— se puede observar un leve aumento de las formas de participación. No obstante, este aumento no es tan significativo para hablar de un proceso de politización y polarización de los chilenos.

Figura 15: Chilenos que han participado en actos pacíficos, 1990-2011 (%)

Figura 15: Chilenos que han participado en actos pacíficos, 1990-2011 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores

Figura 16: Acción política: chilenos que han participado en huelgas, 1990-2011 (%)

Figura 16: Acción política: chilenos que han participado en huelgas, 1990-2011 (%)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores

5. Determinantes de las formas de participación en Chile

44Además de analizar la evolución de las formas de participación política en Chile es relevante analizar los determinantes de las distintas formas de participación tradicional y no tradicional. Para medir una forma de participación tradicional, analizamos los determinantes de la participación electoral declarada en la última elección.

45Además, analizamos los determinantes de la participación en manifestaciones, protestas o marchas y del uso de redes sociales para realizar algún tipo de reclamo. Si existen diferencias en los determinantes de las distintas formas de participación podríamos tener una aproximación a la forma en que distintos grupos ejercen su ciudadanía. A partir de los datos de la encuesta Latinobarómetro de 2015, analizamos en qué medida distintas variables que los estudios sobre participación política han considerado como relevante aplican para el caso chileno.

46Según la encuesta Latinobarómetro de 2015, el 75,2% declaró haber votado en la elección anterior, el 10,9% declaró haber participado de alguna manifestación, protestas o marchas y el 7,4% declaró haber utilizado las redes sociales para realizar algún tipo de reclamo. Para analizar si existe algún tipo de relación entre las tres variables analizadas y las variables independientes propuestas hacemos un análisis descriptivo, calculamos para cada caso el estadístico chí-cuadrado. Los resultados se muestran en la tabla 1.

47El análisis muestra que no hay diferencias estadísticamente significativas en las formas de participación según género. Al mismo tiempo, la edad no parece ser influyente para entender la asistencia a manifestaciones. No así respecto a la participación electoral en la que los grupos con mayor edad votaron mucho más que los grupos etarios menores. Lo contrario sucede con el uso de redes sociales, en donde a menor edad mayor el uso de este medio como forma de protesta.

48Con respecto a la educación, se observa que no pareciera ser un factor significativo para entender los determinantes de la participación electoral. No obstante, con respecto a la relación con participación en marchas y redes sociales sí existe una relación significativa. Aquí, a mayor nivel educacional hay una mayor tendencia a participar de estas actividades.

49Para tener una aproximación a la idea de malestar de los ciudadanos se incluyeron dos variables que dan cuenta de las percepciones sobre el estado de la economía. La primera da cuenta del estado de la economía a nivel personal (percepción egotrópica) y la segunda da cuenta de la percepción sobre el estado de la economía del país (percepción sociotrópica). También se incluyeron variables que miden el grado de satisfacción con la democracia y la confianza en las instituciones que representan los tres poderes del Estado, ejecutivo, legislativo y judicial. La percepción sociotrópica de los encuestados resulta significativa para las tres variables analizadas. Se puede apreciar que los encuestados más optimistas sobre el estado la economía del nivel país tienen una tendencia más alta a votar, en comparación a los que tienen una percepción mala o muy mala. Sin embargo, con la asistencia a manifestaciones y al uso de redes sociales la tendencia no es muy clara. En tanto, la percepción egotrópica no muestra una relación significativa con la participación electoral. Y si bien los datos muestran que sí existe una relación estadísticamente significativa entre esta variable y la participación mediante marchas y redes sociales, tampoco se puede identificar una tendencia clara.

50Por otro lado, el nivel de satisfacción con la democracia solo resulta significativa en relación a la declaración de participación en la última elección presidencial. Se puede apreciar que, a mayor nivel de satisfacción del encuestado, la tendencia es a una mayor participación. Finalmente, con respecto a la confianza en los poderes del Estado se observa que solo hay una relación estadísticamente significativa con la concurrencia a las urnas. En el análisis de observa claramente que aquellas personas que confían más en las instituciones que representan los tres poderes del Estados –representados por el ejecutivo, el legislativo y el judicial– tienden a votar más que aquellos que confían menos en estas instituciones.

Tabla 1. Asociación entre participación electoral, participación en marchas y participación en redes sociales con algunas variables relevantes

Votó en la última elección presidencial

Asistió a manifestaciones, protestas o marchas

Ha realizado un reclamo a través de las redes sociales

Género

Mujer

65,6

9,6

8,1

Hombre

62,6

13,9

8,8

Edad

16 – 39

45,4*

14,4

11,8*

40 – 64

75 *

10,3

7,3 *

65+

82,7 *

6,9

3 *

Educación

Sin educación

77,48

5,6*

0 *

Educación básica

71,4

3,6*

1 *

Educación

62

12,6 *

8,8 *

secundaria

Educación superior

64,5

15,3*

15,3*

Percepción sociotrópica

Muy buena

66,7*

14,3*

10,5*

Buena

69*

14,2*

14,6*

Regular

66,8*

9,9*

5,8*

Mala

50,8*

11,8*

9,1*

Muy mala

43,8*

18,8*

0*

Percepción egotrópica

Muy buena

63,2

5,3*

10,1*

Buena

67

17,2 *

9,4*

Regular

64,5

9,3*

6,4*

Mala

56,6

11,9*

6,7*

Muy mala

58,3

0*

5,2*

Satisfacción con la democracia

Muy satisfecho

74,7*

21,3

16

Más bien

73,2*

10,2

8,2

satisfecho No muy satisfecho

60,1*

11

7,3

Nada satisfecho

48,8*

15,4

12,2

Confianza en el Congreso

Mucha

68,8*

15,6

3,1

Algo

70,7*

8,1

5,7

Poca

67,7*

12,7

10,1

Ninguna

52,4*

11,7

9,1

Confianza en el gobierno

Mucha

81,1*

20

10,7

Algo

75,6*

8,9

7,7

Poc7a

58,1*

12,8

7,9

Ninguna

44,9*

11,9

11,4

Confianza en el poder judicial

Mucha

71,2*

11,9

5,1

Algo

66,4*

10,7

6,3

Poca

68,3*

11,1

10,7

Ninguna

56,9*

12,7

7,5

*Se estableció que existía una relación estadísticamente significativa cuando en la prueba de Chi-cuadrado el p-value era igual o menor a un 0,05.
Fuente: Cálculos y elaboración de los autores en base a encuesta Latinobarómetro

51Para controlar el efecto de todas las variables en su conjunto sobre la participación en elecciones, marchas y redes sociales estimamos tres modelos de regresión probabilístico, uno para cada forma de participación política. Para cada modelo se recodificó la variable dependiente 1 cuando las personas declararon haber participado de alguna de estas formas y en 0 las demás opciones.

52Como variables independientes del modelo incluimos el género de los encuestados, recodificado en 1 para el género femenino y 0 para las demás opciones. Adicionalmente, se incluyó la educación de las personas, la edad y la identificación en la escala política de 0 a 10, donde 0 es izquierda y 10 es derecha. Se agregaron las variables que miden el grado de satisfacción con la democracia, la confianza por los tres poderes del Estado. Adicionalmente, las percepciones sobre el estado de la economía a nivel egotrópica y sociotrópica. Tras estimar los tres modelos probabilísticos se calcularon los efectos marginales de cada variable sobre la probabilidad de participar en elecciones, marchas o redes sociales. Los resultados se muestran en la tabla 2.

53Los resultados muestran que la edad y el grado de satisfacción con la democracia son los principales predictores de participación política a través de elecciones. Mientras más edad tienen los encuestados, mayor es la probabilidad de participar de las elecciones.

54En tanto, la satisfacción con la democracia, las personas que declararon estar no muy satisfecho con la democracia tienen menos probabilidades de ir a votar en comparación a quienes están satisfechos. Del mismo modo, aquellos que se declararon insatisfechos con la democracia tienen menos probabilidades de votar que aquellos que están satisfechos con la democracia. No obstante, el efecto inhibidor sobre la participación en elecciones es mayor entre quienes declaran estar no muy insatisfechos, en comparación a los que están completamente insatisfechos.

55La confianza en el gobierno también es importante al momento de explicar la concurrencia a las urnas. Las personas que declararon no confiar nada en el gobierno tenían menos probabilidades de votar que aquellas que confiaban en el gobierno. De hecho, las personas que declararon no confiar nada en el gobierno tenían menos probabilidades de votar que aquellos que declararon tener algo de confianza. La percepción sobre el estado de la economía también es significativa para explicar la concurrencia a las urnas. Aquellos que consideraron que la economía del país era regular o mala tenían más probabilidades de ir a votar que aquellos que consideraban que era buena.

56En concordancia con estudios previos que han intentado dar cuenta de los determinantes de la participación electoral en Chile —y en otros lugares— aquellas personas con un mayor nivel educacional tienen más probabilidades de ir a votar, en comparación a aquellos que solo aprobaron la educación primaria. De igual modo, a mayor edad mayor es la probabilidad de asistir a votar. Adicionalmente, los resultados muestran que mientras más a la derecha se identificaban políticamente los ciudadanos, más probabilidades tenían de asistir a votar.

57Con respecto a los determinantes de la asistencia a marchas, los resultados muestran que, en general, las mujeres tienden a participar menos que los hombres en estas manifestaciones callejeras, al igual que aquellas personas con un mayor nivel de educación. Las personas con educación secundaria y educación terciaria tienen mayores probabilidades de asistir a marchas que aquellos que solo cursaron educación primaria, pero el efecto es mayor entre quienes tienen solo educación secundaria.

58Contrario a lo que pasaba con la asistencia a votar, la edad tiene un efecto negativo sobre la probabilidad de participar en marchas. Es decir, los más jóvenes son los que participan más de las marchas. Lo mismo con la identificación política, donde los que se identificaban más a la izquierda tenían más probabilidades de participar de estas manifestaciones públicas. El nivel de confianza en el congreso y el gobierno pareciera tener una incidencia negativa sobre la participación en marchas. Se observa que las personas que declararon tener algo de confianza en el Congreso tienen menos probabilidad de participar de marchas que las que tienen mucha confianza. Del mismo modo, mientras menos confianza se tiene el congreso la probabilidad de participar de alguna marcha es mayor. No obstante, el efecto de la confianza en el poder judicial tiene un efecto inverso. Aquellos que declararon tener algo, poco o nada de confianza en el poder judicial tenían más probabilidad de participar en marchas que aquellos que declararon confiar mucho en el poder judicial.

59Con respecto a hacer un reclamo a través de redes sociales, el análisis solo mostró significancia estadística para educación y edad. Se observa que, a mayor nivel educacional, mayor es la probabilidad de participar a través de redes sociales. Si bien las personas con educación secundaria y terciaria tienen más probabilidades de realizar algún tipo de reclamo a través de redes sociales, en comparación a quienes solo tienen educación primaria, el efecto es mayor entre quienes tienen educación terciaria. Adicionalmente, a medida que aumenta la edad de las personas, menor es la probabilidad de hacer un reclamo a través de redes sociales.

Tabla 2: Determinantes de la participación en elecciones, marchas y redes sociales como forma de expresión política en Chile

Elecciones

Marchas

Redes sociales

Género: Femenino

0,0426
(0,0335)

-0,0428*
(0,0241)

-0,00163
(0,0190)

Educación: Secundaria

0,0258
(0,0472)

0,123***
(0,0342)

0,0894***
(0,0297)

Educación: Terciaria

0,0850*
(0,0508)

0,165**
(0,0665)

0,153**
(0,0665)

Edad

0,00934***
(0,00119)

-0,00188**
(0,000812)

-0,00200***
(0,000657)

Escala política: 0 izquierda, 10 derecha

0,0230***
(0,00827)

-0,0138**
(0,00556)

-0,00413
(0,00442)

Satisfacción democraciab: No muy satisfecho

-0,0844**
(0,0396)

0,00366
(0,0276)

-0,0144
(0,0206)

Satisfacción democracia: Insatisfecho

-0,189**
(0,0767)

0,0450
(0,0527)

-0,0127
(0,0325)

Confianza Congreso: Algo

-0,102
(0,125)

-0,115**
(0,0520)

0,0227
(0,0833)

Confianza Congreso: Poco

-0,0237
(0,120)

-0,0363
(0,0795)

0,0851
(0,0845)

Confianza Congreso: Nada

-0,0505
(0,135)

-0,0317
(0,0780)

0,120
(0,130)

Confianza gobiernoc: Algo

-0,129
(0,0869)

-0,135***
(0,0425)

-0,0366
(0,0370)

Confianza gobierno: Poco

-0,312***
(0,0985)

-0,124***
(0,0417)

-0,0526
(0,0364)

Confianza gobierno: Nada

-0,406***
(0,123)

-0,119***
(0,0275)

-0,0131
(0,0458)

Confianza poder judicialc: Algo

0,0221
(0,0875)

0,225*
(0,120)

0,0956
(0,0842)

Confianza poder judicial: Poco

0,114
(0,0914)

0,177*
(0,0926)

0,0937
(0,0672)

Confianza poder judicial: Nada

0,133
(0,0844)

0,213*
(0,125)

0,0118
(0,0662)

Percepción sociotrópicad: Regular

0,158***
(0,0532)

-0,0613
(0,0386)

0,0141
(0,0323)

Percepción sociotrópica: Mala

0,130
** (0,0554)

-0,0646
(0,0389)

-0,0187
(0,0359)

Percepción egotrópicad: Regular

-0,0245
(0,0594)

-0,101
(0,0459)

-0,0979
(0,0411)

Percepción egotrópica: Mala

-0,0288
(0,0692)

-0,0269
(0,0433)

-0,0270
(0,0329)

Observaciones

749

749

749

La categoría de referencia es educación primaria (b) La categoría de referencia es ‘satisfecho con la democracia’ (c) La categoría de referencia es ‘confía mucho’ (d) La categoría de referencia es ‘buena. Errores estandarizados entre paréntesis *** p <0,01; ** p <0,05; * p <0,1.
Fuente: Cálculo de los autores en base a encuesta Latinobarómetro 2015

Palabras finales

60En los últimos años ha sido común el argumento que la sociedad chilena ha tendido a politizarse comenzando a utilizar formas no tradicionales de participación para expresar cierto descontento con la manera en que se ha manejado el proceso político, social y económico. Si bien los datos analizados muestran que efectivamente los niveles de participación electoral y las vinculadas a los partidos políticos ha descendido bastante en la última década, no se observa un aumento significativo en las formas de participación no tradicional, manifestadas a través de marchas, protestas, boicots o participación activa en grupos de interés. Tampoco se observa en los últimos años un aumento del interés de los ciudadanos en los asuntos públicos.

61Al analizar los determinantes de tres formas de participación –participación en elecciones, en marchas y en reclamos a través de redes sociales– se observan algunas diferencias en la forma en como distintos grupos se vinculan políticamente con el proceso de deliberación. Se puede apreciar que, en general, las personas con más educación tienden a participar más. Además, se observa una tendencia en términos de edad. Los jóvenes tienden a votar menos que los más adultos. No obstante, los jóvenes tienen a participar más de marchas y a expresar más sus opiniones a través de redes sociales. Adicionalmente, se observa que, en general la confianza en las instituciones –y particularmente con el gobierno– tiende a deprimir la participación política de los ciudadanos.

62Y si bien se observa que las formas de participación política convencionales —particularmente la participación en elecciones— ha disminuido drásticamente desde 1989, las formas no convencionales no han tenido un aumento importante a lo largo de las últimas décadas en Chile. En este contexto, es importante reconocer que la participación electoral puede ser una de las principales formas de participación tradicional, entender que esta es la única forma de vinculación con los procesos de deliberación nos entrega solo una visión parcial del fenómeno de las formas de ciudadanía. La emergencia de las nuevas tecnologías otorga a los ciudadanos una nueva forma de visibilizar sus opiniones e inquietudes. Así, los desafíos de la formación ciudadana consisten en reconocer e incentivar las múltiples formas de participación política. No obstante, también la formación ciudadana debe incentivar que la participación ciudadana se canalice a través de los canales formales. Solo de esta forma podremos lograr una mejor calidad de la democracia.

Bibliographie

Referencias

Atria, F., Larraín, G., Benavente, J. M., Couso, J. y Joignant, A. (2013). El otro modelo. Del orden neoliberal al régimende lo público. Santiago: Debate.

Barozet, E. & Espinoza, V. (2016). Current Issues on the Political Representation of Middle Classes in Chile. Journal of Politics in Latin America, 8 (3), 95-123.

Blais, A. (2003). Why is Turnout Higher in Some Countries than in Others? Annual Review of Political Science, 9,111-125.

Blais, A. (2008). Turnout in Elections. En R. J. Dalton y H.-D. Klingemann (Eds.), Oxford Handbook of Political Behavior. New York: Oxford University Press.

Bobbio, N. (1989). Democracy and Dictatorship. Minneapolis: University of Minnesota Press.

Brunner, J. J. (1998). Malestar en la sociedad chilena. ¿De qué, exactamente, estamos hablando? Estudios Públicos, 72 173-198.

Castiglioni, R. & Rovira, C. (2016). Challenges to Political Representation in Contemporary Chile. Journal of Politics in Latin America, 8 (3), 3-24.

Contreras, G. y Navia, P. (2013). Diferencias generacionales en la participación electoral en Chile, 1988-2010. Revista de ciencia polítca, 33 (2), 419-441. Contreras, G., Morales, M. & Joignant, A. (2016). The Return of Censitary Suffrage? The Effects of Automatic Voter Registration and Voluntary Voting in Chile. Democratization, 23 (3), 520-544.

Corvalán, A. & Cox, P. (2013). Class-biased Electoral Participation. The Youth Vote in Chile. Latin American Politics and Society, 55 (3), 47-68.

Dahl, R. A. (1971). Polyarchy. Participation and Opposition. New Haven: Yale University Press.

Dalton, R. J. & Klingemann, H.-D. (2007). Citizens and Political Behavior. En R. J. Dalton y H.-D. Klingemann (Eds.), The Oxford Handbook of Political Behavior (pp. 3-26). New York: Oxford University Press.

Delfino G. y Zubieta E. (2010). Participación política: conceptos y modalidades. Anuario de investigaciones, 17,211-220.

Elster, J. (1996). Tuercas y tornillos. Buenos Aires: GEDISA.

Fernández, J. y Rojas, A. (2003). Escala de acción política no convencional. Análisis de fiabilidad y validez. Psicología Política, 26, 41-55.

Franklin, M. N. (2004). Voter Turnout and the Dynamics of Electoral Competition in Established Democracies Since 1945. New York: Cambridge University Press.

Garretón, M. A. (2016). La gran ruptura. Institucionalidad política y actores sociales en el Chile del siglo XXI. Santiago: Lom Ediciones.

Gattoni, M. (2010). Dispositivos participativos en el municipio bonaerense de Morón: reflexiones en torno al Estado local, la ciudadanía y la legitimidad democrática. Revista Opera, (10), 83-102.

Jocelyn-Holt, A. (1998). El Chile perplejo. Del Avanzar sin Transar al Transar sin Parar. Santiago: Planeta.

Lechner, N. (1994). Chile 2000: Las sombras delmañana. Estudios Internacionales, 27(105), 3-11.

Lijphart, A. (1997). Unequal Participation: Democracy’s Unresolved Dilemma. Presidential Address. American Political Science Review, 91(1), 1-14.

Luna, J. P. (2016). Chile’s Crisis of Representation. Journal of Democracy 27 (3), 129-138.

Marshall, T. (1951). Citizenship and social class: And other essays. The Economic Journal 61, (242), 420-422.

Mayol, A. (2012a). El derrumbe del modelo. La crisis de la economía de mercado en el Chile contemporáneo. Santiago: Lom Editores.

Mayol, A. (2012b). No al lucro. De la crisis del modelo a la nueva era política. Santiago: Random House Mondadori.

Milbrath, L. (1981). Political participation. En Long S (Ed.), The Handbook of Political Behavior, 197-240. New York: Springer.

Moulian, T. (1997). El Chile actual. Anatomía de un mito. Santiago: Lom-Arcis.

Muller, E. (1982). An explanatory model of differing types of participation. European Journal of Political Research, 10, 1-16.

Navia, P. (2017). Malaise in Representation in Chile: An 18-Year-Old Debate in Search of Evidence. En A. Joignant, M. M. Morales y C. Fuentes (Eds.), Malaisein Representation in Latin American Countries. Chile, Argentina and Uruguay, 119-136. New York: Palgrave Macmillan.

Navia, P. & Osorio, R. (2016). It’s the Christian Democrats’ Fault: Declining Political Identification in Chile, 1957-2012. Canadian Journal of Political Science, 48 (4), 815-838. doi: 10.1017/S0008423915001067

Norris, P. (2002). Democratic Phoenix: Reinventing Political Activism. New York: Cambridge University Press.

Olson, M. (1971). The Logic of Collective Action: Public Goods and the Theory of Groups. Cambridge: Hardvard University Press.

Pardo M. (2015). Nuevas formas de participación ciudadana en Chile: Hacia una democracia del siglo XXI. Revista de estudios políticos y estratégicos, 3, 14-41.

PNUD. (2015). Desarrollo humano en Chile. Los tiempos de la politización. Santiago: PNUD.

Powell Jr., G. B. (1986). American Voter Turnout in Comparative Perspective. American Political Science Review, 80 (1), 17-43.

Przeworski, A. (2010). Democracy and the Limits of Self-Government. New York: Cambridge University Press.

Sabucedo, J. & Arce, C. (1991). Types of Political Participation: A Multidimensional Analysis. European Journal of Political Research, 20, 93-102.

Sabucedo, J. (1988). Participación política. En Seoane J, Rodríguez A. (Ed.), Psicología política, 165-194. Madrid: Pirámide.

Siavelis, P. (2016). Crisis of Representation in Chile? The Institutional Connection. Journal of Politics in Latin America, 8 (3), 61-93.

Somma, N. (2017). Discontent, Collective Protest, and Social Movements in Chile. En A. Joignant, M. M. Morales y C. Fuentes (Eds.), Malaise in Representation in Latin American Countries. Chile, Argentina and Uruguay, 47-68. New York: Palgrave Macmillan.

Tironi, E. (1999). La irrupción de las masas y el malestar de las elites. Santiago: Grijalbo.

Touraine, A. (1992). ¿Qué es la democracia? Santiago, Fondo de Cultura Económica.

Valenzuela, S, Arriagada, A. & Scherman, A. (2012). The Social Media Basis of Youth Protest Behavior: The Case of Chile. Journal of Communication, 62 (2), 299-314.

Verba S. & Nie H. (1972). Participation in America: Political Democracy and Social Equality. New York: Harper and Row.

Notes

106 Para profundizar en el recorrido teórico del concepto de ciudadanía sugerimos revisar el Capítulo 2 del presente volumen.

Table des illustrations

Titre Figura 1: Participación electoral en Chile, 1989-2016
Légende *Cálculos en función de la población en edad de votar.Fuente: Elaboración propia en base a datos oficiales del Servicio Electoral
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Titre Figura 2: Identificación con partidos, con y sin el PDC, 1957-2016
Légende Fuente: Encuestas de Eduardo Hamuy y Centro de Estudios Públicos, basado en Navia y Osorio (2016)
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Titre Figura 3: Frecuencia que los chilenos miran programas políticos en televisión, 1992-2016 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las encuestas del CEP
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Titre Figura 4: Frecuencia con que los chilenos leen noticias sobre política en diarios o periódicos, 1992-2016 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las encuestas del CEP
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Figura 5: Frecuencia con que los chilenos hablan de política con su familia, 1992-2016 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las encuestas del CEP
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Figura 6: Frecuencia con que los chilenos hablan de política con sus amigos, 1992-2016 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de las encuestas del CEP
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Figura 7: Importancia de la política en la vida de los chilenos, 1990-2011 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Titre Figura 8: Interés de los chilenos en la política, 1990-2011 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 84k
Titre Figura 9: Chilenos miembros de sindicatos, 1990-2011 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Titre Figura 10: Chilenos miembros de partidos políticos, 1990-2011 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Figura 11: Chilenos miembros de organizaciones medioambientales, 1990-2011 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
Titre Figura 12: Chilenos miembros de alguna organización humanitaria o de caridad, 1990-2011 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
Titre Figura 13: Chilenos que han firmado una petición, 1990-2011
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Titre Figura 14: Chilenos que han participado en un boicot, 1990-2011 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Titre Figura 15: Chilenos que han participado en actos pacíficos, 1990-2011 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 84k
Titre Figura 16: Acción política: chilenos que han participado en huelgas, 1990-2011 (%)
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/1214/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 104k

Auteurs

Bachiller en Ciencias Sociales y Analista en Políticas y Asuntos Internacionales de la Universidad de Santiago de Chile. Actual estudiante de Licenciatura en Seguridad y Defensa en la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE). Presenta interés por temáticas de participación ciudadana, políticas públicas y seguridad. (consuenunezsoto@gmail.com)

Cientista político, Magíster en políticas públicas e Investigador Asociado del Observatorio Político-Electoral de la Universidad Diego Portales. Actualmente se desempeña como profesor en la Universidad de Santiago de Chile y en la Universidad Diego Portales. Sus áreas de interés incluyen: partidos políticos, elecciones, instituciones políticas y análisis de opinión pública. Sus investigaciones han sido publicadas en distintos libros y en las revistas Latin American Research Review, Bulletin of Latin American Research, Revista Política, Canadian Journal of Political Science y Journal of Latin American Studies. (rosoriof@gmail.com)

Bachiller en Ciencias Sociales y Analista en Políticas y Asuntos Internacionales de la Universidad de Santiago de Chile. Dentro de sus áreas de interés se encuentran: análisis de procesos electorales, organismos internacionales y desarrollo sustentable. (mati.petit@gmail.com)

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search