Version classiqueVersion mobile

La ilusión de la Libertad

 | 
Manuel Chust
, 
Juan Marchena Fernandez
, 
Mariano Schlez

El Bicentenario de Rafael de Riego en Las Cabezas de San Juan

Fernando Martínez López

Texte intégral

1Este año 2020 no podía pasar sin conmemorar el bicentenario de lo que se inició aquí en Las Cabezas de San Juan el primer día de enero de 1820, cuando el entonces teniente coronel Rafael del Riego lanzó el pronunciamiento en favor de la constitución de 1812, para acabar con el régimen despótico y absolutista de Fernando VII. Y ha sido una buena idea arrancar este congreso aquí en Las Cabezas, una población situada a medio camino de Sevilla y Cádiz y a la que Riego con su valiente gesto metió de lleno en la historia contemporánea de España. Así lo ratificaron también las cortes del Trienio, cuando a través de un decreto, fechado el 21 de junio de 1822, no sólo decidieron concederle “gratuitamente” el título de ciudad a la que hasta entonces había sido villa de Las Cabezas de San Juan, sino también ser -junto con San Fernando- los lugares en los que debían erigirse sendos monumentos “a la memoria del ejército que primero se manifestó por la constitución”, precisamente en el mismo sitio en el que el segundo batallón de Asturias la proclamó solemnemente.

2La realización de este tipo de congresos y el esfuerzo que conllevan es una magnífica oportunidad para analizar críticamente nuestro pasado y encontrar en él, por un lado, las raíces de nuestro presente, y por otro, las ideas y propuestas de un tiempo muy rico en innovaciones. Me refiero, especialmente, a definir fórmulas imaginarias de articulación política, que, aunque no triunfaron completamente en su momento, apuntaban contenidos de futuro, que se proyectaron hacia delante en el tiempo al ser recogidas por otras familias políticas (progresistas, demócratas, republicanos), por lo que dichas fórmulas pueden resultar inspiradoras para ensanchar las bases de la convivencia social y la imaginación política democrática en nuestro presente.

3Pese a su corta duración, el Trienio Liberal que fue, como ha escrito Raquel Sánchez, un momento de especial importancia en el proceso de evolución del liberalismo español por cuanto puso a prueba la aplicabilidad de la constitución de Cádiz, con lo que esto podría llevar aparejado: el planteamiento de su reforma o la defensa a ultranza de sus principios. El proceso constituyó un interesantísimo laboratorio político en el cual los liberales se vieron obligados a definir con claridad sus posiciones y de aquí saldrán las líneas directrices que conducirán la acción y el pensamiento político español del todo el siglo XIX español: la línea moderada, la progresista y los primeros atisbos de la tendencia democrática.

4Entre los valores positivos que presentó el primer liberalismo me atrevo a señalar:

5Primero, la ambición de transformar la sociedad de su tiempo: un atrevimiento proyectivo que muchos calificaron, me atrevería a decir descalificaron, como ingenuo o utópico, pero que está en la base de la modernidad española. Me refiero a cuestiones como el fin de los privilegios estamentales, la creación de un aparato administrativo estatal que unificara los derechos y deberes de los ciudadanos españoles con iniciativas como creación de nuevos códigos legales o la organización de la hacienda pública, la promulgación de un reglamento de educación pública que aspiraba a regular este espacio y un largo etcétera que está en el haber y en las iniciativas del Trienio Liberal (1820-1823).

6Considero importante señalar, en segundo lugar, tal como se pondrá de relieve en este congreso, que los políticos españoles aún miraban a América como parte de la “España de los dos hemisferios”: una fórmula política que nació con la constitución de 1812, que presentaba ciertamente muchos problemas de articulación, pero que también era resultado de un atrevimiento proyectivo en positivo. No se trata de proyectar hacia el futuro las limitaciones de cosmovisiones coloniales muy naturalizadas en aquel tiempo, pero sí de señalar que el mundo de los españoles de entonces no era la pequeña España de “la península e islas adyacentes” sino que aún se beneficiaba de un intercambio muy fluido de ideas y personas entre ambas fachadas del Atlántico. No deja de ser significativo que en 1836 se pusiera fin a esta posibilidad expulsando a los diputados electos de los territorios de ultramar del parlamento español, un hecho poco conocido de nuestra historia, pero determinante.

7Y esta “revolución española” también tuvo importantes repercusiones internacionales porque su eco favoreció la movilización de los liberales portugueses, que abrieron un proceso revolucionario que terminaría con la aprobación de una Constitución largamente inspirada en la de Cádiz, llegó también a Nápoles, en julio de 1820, transformando su reino en una monarquía constitucional y su influencia fue asimismo perceptible en los decembristas rusos de 1825. Por tanto, estamos ante una etapa crucial de la Historia Contemporánea de España sobre la que la historiografía española ha realizado importantes avances en las dos últimas décadas

8En tercer lugar, es preciso enfatizar que durante el Trienio Liberal se produjo la primera politización extensa de la sociedad española, que alcanzó a sectores sociales de todo tipo y muy en particular a lo que en el lenguaje de la época se llamó el “pueblo”. Y en esa actitud política participativa dentro del contexto de un gran debate nacional, conviene señalar que lo público era asunto de interés y opinión, aunque eso generara conflicto pues de hecho hay un pueblo liberal y un pueblo reaccionario. No cabe la menor duda de que el fenómeno “juntista” es una clara expresión de la manifestación de esta asunción del protagonismo político por parte de la sociedad civil. Del mismo modo que la aportación a la creación de una cultura política participativa fue el resultado de la actividad en muy diversos foros de opinión como las “sociedades de hablar”, las tertulias, los cafés, las “sociedades patrióticas”, espacios que quedan perfectamente reflejados e ilustrados en La Fontana de Oro, de Benito Pérez Galdós. Una sociabilidad política que estaba sustentada en la aportación de los escritos políticos que procedían de todos los ángulos ideológicos, en un clima de la mayor libertad de expresión hasta entonces conocida en España en el que la prensa constituyó el principal vehículo de difusión de las ideas (680 títulos en el trienio, señalaba Alberto Gil Novales), junto a la publicación de múltiples ensayos políticos y textos breves con ambición divulgativa, como los llamados “catecismos políticos”, que procuraban explicar de forma pedagógica las ideas políticas o la proliferación de los poemas satíricos, canciones... que reflejan mejor la política desde la calle.

9Cuando acaban de celebrarse las grandes manifestaciones con motivo del 8 de marzo conviene también poner de relieve que las mujeres aún podían pelear un espacio en esta esfera pública en crecimiento, un impulso que el liberalismo posrevolucionario posterior procuró cortar: no es que el primer liberalismo concibiera a la mujer como sujeto de derechos en un plano de igualdad respecto al varón, pero sí se puede constatar que durante el primer tercio del siglo XIX hay mujeres que están reclamando un espacio y un nombre propio en tribunas como la prensa. Un caso expresivo es el de Carmen Silva, lisboeta de nacimiento, pero “española por elección”, según se presenta a sí misma, quien escribió en el periódico Robespierre español defendiendo la libertad de expresión. Resulta paradójico, pero las posibilidades de las mujeres fueron más discutidas y cercenadas según avanzaba el siglo XIX.

10El liberalismo más moderado y conservador fue cerrando líneas de cambio abiertas por el primer liberalismo, no solo en cuestiones como los roles de género y la organización de las esferas pública y privada, sino también en cuanto al sistema electoral, los conceptos de representación política, la consideración de quienes resultan “elegibles” para representar a los españoles, la lucha contra los privilegios, etc.

11Pero el impulso de libertad y racionalización social que supuso el primer liberalismo alimentó programas políticos que con posteridad procuraron ensanchar el espacio de lo público y de la participación política. Es productivo recuperar esa inquietud por la libertad; es cierto que visto desde hoy en día el primer liberalismo español presenta limitaciones y contradicciones. Pero es aún más cierto que la tiranía de los privilegios aristocráticos y eclesiales en la que se había vivido durante siglos se resquebrajó y comenzó a derrumbarse con el atrevimiento político de liberales como Riego.

12De todo esto estoy seguro de que se hablará en el congreso. Por último, permítanme unas pinceladas sobre la atractiva figura de Rafael del Riego, una personalidad a medio camino entre la historia y el mito. Un personaje que, como bien ha escrito Gil Novales, representa lo mejor de este tiempo histórico por su lealtad a la constitución, cuya vigencia recuperó. Riego, después de su acción en Las Cabezas “pasó súbitamente a la fama y a una inmensa popularidad, como no la ha tenido en España ninguna otra figura de nuestra Historia Contemporánea”. No tenía el grado más alto de los militares implicados en la conspiración, ni estaba previsto que fuera su líder, pero tuvo el valor de ser el primero y de obrar con éxito aquí, en Las Cabezas, mientras que otros cautamente esperaban a ver el resultado de los acontecimientos. Por este motivo, su figura, después de su triste final en 1823, pasó a convertirse en un auténtico mito popular y en los momentos de mayor libertad política de la España contemporánea, fue objeto de todo tipo de panegíricos y homenajes. Así ocurrió en los años del Sexenio Democrático y especialmente en los de la Segunda República, cuando mi paisana Carmen de Burgos, Colombine, por ejemplo, le dedicó su popular biografía “Gloriosa vida y desdichada muerte de don Rafael de Riego”, con una notable acogida popular y reeditada hace pocos años. Por esta razón, es procedente hacer hoy, aquí en Las Cabezas, un homenaje a su memoria, porque “Riego, en su vida y en su muerte, fue el símbolo de la libertad y de la independencia de su patria” y porque honrarlo “significa honrar a lo mejor de nosotros mismos como país y como españoles”.

13Muchas gracias.

Auteur

SE. Memoria Democrática

© Ariadna Ediciones, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search