Version classiqueVersion mobile

Pilar Miró, vingt ans de cinéma espagnol (1976-1996)

 | 
Françoise Heitz

Annexes Entretiens

Entrevista a mercedes sampietro 23.02.96

Texte intégral

1 – ¿De qué película conservas el mejor recuerdo y cuáles son tus mejores recuerdos de tu trabajo con Pilar?

– Gary Cooper..., sin lugar a dudas. A mi personalmente, es la película que más me ha gustado de Pilar, y la que creo que es la mejor. La película más Personal, más sincera, más sin artifïcios, en la que cuenta algo que es muy interesante... Claro, es una opinión puramente personal, porque hay mucha gente a la cual le ha gustado más por ejemplo Beltenebros, una película rodada con muchos medios y muchísimo más dinero.
Y ami además, como recuerdo más personal, Gary Cooper... es la película que me posibilita la entrada en el mundo del cine.

2 – ¿Antes habías trabajado en teatro?

– En teatro si, en papelitos cortos, y en Televisión. Yo me acuerdo que estaba absolutamente feliz porque hacía este rodaje. Claro es una película en la que eres tù, todo el tiempo, es una verdadera simbiosis entre actriz y protagonista.
Era para mi un cúmulo de sentimientos muy fuertes, al principio de desconcierto, de inseguridad, de no conocer el medio, una enorme responsabilidad. Pilar, se lo tengo que agradecer, luchó contra la mínima produccíon de esa película, porque era de cooperativa, y Pilar confió, en mi porque le parecía que era la persona adecuada para hacer aquello. Pero al mismo tiempo, tampoco sabía, porque no lo había podido ver, si yo podía con la película. Era un riesgo, por su parte, naturalmente. Y yo recuerdo los dos primeras días de rodaje hasta que se dio la primera proyección, que estaban todos muy inquietas y muy nerviosos. Había gente partidaria de que la hiciese yo y otra que decía que había que ampararse detrás de alguien conocido, con nombre. Aún recuerdo con horror aquellos dos primeras días, porque lo pasé muy mal. Y cuando vino la primera proyección, a los dos días, los vi a todos muy contentas, y dijeron que no había ningún problema.

3 – En su libro, Pérez Millán recuerda que Pilar decía que apenas si había que dirigirte. ¿Cómo era aquella compénétración?

– Efectivamente, la comprensión era tan evidente que no había nada que preguntar por mi parte, y a ella le pasaba lo mismo. Lo que se producía, se producía espontánea y naturalmente. Fue muy feliz, ¿sabes? y realmente es la película que más me gusta de Pilar.

4 – Y en El pájaro de la felicidad, el hecho de que la protagonista fuera catalana y viviera en Madrid, como tú, te hizo sentirte identificada con ella, con Carmen?

– No realmente. Lo que pasa es que a mí me gustaba mucho el guión original, y después Pilar fue añadiendo cosas y quitando otras, por ejemplo añadió lo de una película bilingue, y eso está bien, la identificación conmigo misma, porque yo lo soy. Pero por otra parte, empezó a eliminar cosas del guión, y a poner otras con las que no estaba de acuerdo. Intenté hablar de ello con ella y no hubo forma.

5 – ¿Puedes ponerme algunos ejemplos?

– Sí. Cambió todo el aspecto social, que para mí es fondamental. Este guión estaba escrito desde hacia unos diez años, por Mario Camus. Y en la película, yo creo que la relación con el hijo no ha quedado demasiado clara. Hay muchas cosas que no se entienden. Cuando ella se marcha al Sur, y la nuera va a buscarla con el nieto, aquello, dado el entomo social de los personajes y la presentación, yo no lo entendí en la película, y espectadora, yo creo que no lo hubiese entendido.

6 – Quieres decir que es un poco extraño que busque así a Carmen, porque no la conoce para nada.

– Lo que pasa es que no eran así los personajes. Los hijos eran unos hippies, los últimos hippies, que tocan la guitarra, colgados y perdidos, y que tienen una total ruptura con la madre. La madre, con un estatus muy superior, tiene un mal rollo con su hijo, que vive en un cochambre, tocando la guitarra y fumando. Y la niña es igual. No se entera de nada, tiene un hijo, y como no sabe qué hacer, busca a aquella señora que un dia conoció, y que a lo mejor, la ayuda. Y cuando pasa un chico que le gusta, deja el niño. Ere mucho más auténtico. Y se creo un artificio, porque viven en un piso super lujoso. Además, una mujer como Aitana, con la rotundidad, tal como se presenta al personaje, segura de si misma, guapísima, muy bien vestida, y después va a buscar a esa mujer, yo no lo veía así. Creía que era otro mundo mucho más complejo, y había cosas que a mi me interesaban contar desde el principio, y creo que no se cuentan. Es una actitud superfïcial, y era al principio una historia muy honda. Eso si, es muy bonita, el trabajo de Alcaine es algo fenomenal, pero es otra cosa.

7 – Y Pilar, ¿es distinta cuando trabaja en teatro?

– Si. Domina muchísimo más el cine que el teatro. El cine, ella lo controla perfectamente, lo conoce profundamente, y se equivocará o no, pero se equivoca conscientemente. Claro, es su película, la directora es ella, pero ella es consciente de lo que hace, cosa que en el teatro, creo que todavía no.

8– Sólo trabajaste una vez con ella en teatro, ¿verdad? para Las amistades peligrosas.

– Pues sí. Me parece que no sabe lo sufïciente, y en cambio actuaba como si supiera lo sufïciente, y eso no puede ser. Crea muchos conflictos ese tipo de cosas.

9 – A ver, en las películas más personales de Pilar, hay así unos detalles que contribuyen a crear una especie de complicidad con el espectador, y que seguramente son también pequeños juegos entre vosotras. Como el soldadito que éstá en la mesa en Gary Cooper y en El pájaro...

– Claro, como un homenaje.

10 – También la abundancia de primeros planos en las dos películas hace que se te ve con la misma expresión.

– Pero con Pilar, realmente es dificil tener expresiones distintas. Por lo menos, es mi experiencia personal. Supongo que Carmelo Gómez te podría decir otra cosa, con El perro del hortelano. Como son muy parecidos los personajes que ha querido que haga, y como es una mujer que no te deja en absoluto libre, entonces si tú conectas y estás de acuerdo, bien. Pero te permite pocas cosas, en lo fïsico, quiero decir. Entonces tú quieres hacer no sé qué y ella: « No, no, quieta, nada, nada ». Y entonces, es muy dificil que tengas una discusión. Y ha coincidido que la mayoría de las cosas que he hecho, ella ha querido que sean muy iguales.

11 – Estoy pensando en un momento determinado, en Gary Cooper, cuando ella se va a ir al hospital, alisa la colcha, y Carmen en El pájaro, también alisa la colcha cuando está preparando la cama para dormir con Eduardo.

– Yo creo que ella lo hizo a propósito. Es interesante este paralelismo entre los personajes. No importa que una sea restauradora de cuadros y la otra realizadora, es el mismo personaje, y por eso yo creía que ibamos a hablar de las mismas cosas, muy profundas. Y eso, yo creo que quiso hacer un homenaje al recordar aquellas cosas, nos reímos mucho, claro.

12 – En El crimen de Cuenca, no sé si te acuerdas, apenas si se te veía, porque estabas siempre en la sombra.

– La verdad, no recuerdo porque no he vuelto a ver la película. Hay cosas que no me gustan que se pongan en una película. Es muy fácil impresionar a la gente colgando a un tipo de los cojones. No me gusta que se utilicen recursos tan fáciles. No hay necesidad de que se vean unas torturas en la imagen, creo.

13 – Y en Werther, no se nota la relación entre los protagonistas tan estrecha como podría serlo.

– A mi, lo que me gusta mucho es la novela, y este sentimiento totalmente unilateral, inventado por el protagonista, que está al- margen de la realidad. El se lo fabrica todo, en un arrebato de romanticismo maravilloso, y esa parte del libro la echaba de menos. En la película, no entendemos la desesperación de ese hombre, el por qué de ese sentimiento hasta llegar al suicidio.

14 – En cambio, hay otros aspectos que realmente, quedaron muy bien, como por ejemplo la adecuación de la imagen y de la música.

– Si, es verdad. Siempre, las películas de Pilar tienen un lado muy bonito, y es cómo trabaja la imagen. Pero como yo siempre he confiado en ella y la he querido mucho, siempre estoy esperando más. Y cuando ha caído en errores que han debilitado su trabajo, me enrabieta mucho. No tiene que caer en determinadas cosas, porque lo puede hacer muy bien.
 Una de las cosas que no entendí fue la relación que se añadió a la película, con Pepe Sacristán. Me acuerdo que decía Pilar: « Aquí le falta una relación amorosa ». Yo creo que aquello estaba metido un poco con calzador, artificialmente, no era una cosa elaborada y con una évolución lógica. En el guión original encuentra a un hombre, pero era muy distinta la relación.

15 – Es decir que me parece que en toda la película, se da más importancia a las referencias culturales, con la generación del 98, los poemas de Angel González, la música de Jordi Savall...

– Totalmente de acuerdo contigo.

16– ¿Puedes precisarme cómo terminaba la historia en el guión original?

– Aquello terminaba de otra manera, más natural, por su propio peso. El era mucho mayor, un señor del campo, que corresponde al medio, era un perito agrícola, que llevaba muchos años allí, ya compenetrado con el entomo.
Me gustaba mucho la evolución del personaje, tal como yo entendia que tenía que ser aquello, porque estamos tan cuadriculados por el tipo de vida que llevamos... Esta mujer se empieza a desprender de pronto de las cosas habituales y le pasan cosas distintas y ella las va entendiendo: es como un recién nacido y puede entender la felicidad, aceptando las cosas como le están viniendo. Las cosas son así y ella aprende a encontrar el lado bueno de algo con el que ni remotamente hubiera haber podido soñar. De pronto, ve el mundo con ojos diferentes, y de ahí que esa chica jovencita, viendo el mundo que representa esa mujer, se queda embelesada, y se nutre un mundo del otro. Y así se queda Carmen con el chico y el perro, que siempre representaron cosas que no quería. Y eso realmente era un logro.

17– A mí me parece que el final, tal como ha quedado, es muy bonito.

– Si, es muy bonito, pero el final del original específicamente me gustaba mucho. Bueno, reconozco que soy muy neorrealista, porque ya sé yo que una playa es una cosa muy bonita, pero el final del primer guión era así: ella recibe un recado y va a la oficina de Correos, en el pueblín, le dan la caja con el perro, se queda perpleja con él, y va con el niño, y termina con una grúa maravillosa, que va para arriba, ella que sale de Correos, y va andando por la calle, con el perro que la sigue. Es igual, básicamente no cambia nada, pero estaba más acorde con ese primer guión, con el tono que tenía que tener la película, menos poético, menos estético.

18 – Con un ambiente más rural, más social, como hizo Mario Camus cuando hizo Los santos inocentes...

– Si, con otro tipo de estética. Todas estas referencias culturales de las que hablabas tú, a mi me alejan de la realidad. Porque me gustan en algunas películas, no sé, en Barry Lyndon, por ejemplo, pero no en una como ésta. Dirigir es contar, y yo veía esta película mucho más dura, menos redonda. Pero la gente es muy poco crítica y si es hermoso estéticamente, se queda en eso. Y creo que Pilar no me perdonó que mostrara que no me gustaba. En fin, me da mucha pena.
Pero si no lo solucionamos nosotras, es un síntoma de nuestra casi inteligencia, ¿no?

© Artois Presses Université, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search