Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los desequilibrios territoriales en Colombia

 | 
Óscar A. Alfonso Roa

Segunda parte. El sistema de ciudades y el polimetropolitanismo

Capítulo IV. El sistema de ciudades y el desequilibrio en la ocupación del territorio colombiano, 1985-2012

Note de l’éditeur

Melba Rubiano y Carolina Chica apoyaron de manera desinteresada la realización de este trabajo. A ellas mi gratitud y aprecio. Este artículo recoge literalmente algunos aspectos de tres trabajos previamente publicados: Polimetropolitanismo y fiscalidad, Colombia 1984-2010. Documentos de trabajo, n.º 38, y «No matarás» o la geografía de la violencia homicida en Colombia, Revista Zero, semestre ii de 2011, Universidad Externado de Colombia y El sistema de ciudades y el polimetropolitanismo en Colombia. Questiones Urbano Regionales, vol. 1, n.º 1. Instituto de la Ciudad – Distrito metropolitano de Quito, 2012.

Texte intégral

1Mientras que países de reconocida trayectoria centralista como Francia han dado un paso hacia la consolidación territorial mediante una reforma en que prevalecen las regiones metropolitanas como Establecimientos Públicos de Cooperación Intercomunal, forma moderna de federalismo que permite que las jurisdicciones del área de influencia inmediata de las metrópolis como París, Lyon o Marsella participen de los beneficios de la aglomeración y alcancen, por esta vía, niveles de vida superiores parta sus ciudadanos, Colombia sigue aferrada al arcaico legado municipalista basado en unas autonomías cuya defensa es una de las causas del empobrecimiento del territorio y de sus pobladores. La reproducción del sistema político reposa en un modelo territorial de Estado inconveniente para enfrentar eficazmente las secuelas del desequilibrio en la ocupación territorial, cuyas incoherencias se revelan en la parte conclusiva de este trabajo, no sin antes haber caracterizado el sistema colombiano de ciudades cuyos rasgos generales se presentan en la segunda parte la que, además, ha sido precedida de una discusión sobre el avance de la primacía metropolitana como momento dominante de la urbanización en el mundo.

1. ECONOMÍA METROPOLITANA O DE LAS GRANDES AGLOMERACIONES: DEL POLIMETROPOLITANISMO A LA MEGALOPOLIZACIÓN

2El futuro de la humanidad se acostumbra encuadrar en un discurso urbano según el cual “en 2008, el mundo alcanzará un hito invisible pero trascendental: por primera vez, más de la mitad de su población humana, 3.300 millones de personas, vivirá en zonas urbanas. Se prevé que para 2030, esa cantidad habrá llegado a casi 5.000 millones” (unfpa, 2008, p. 1). Pasando por alto la precisión de la previsión y la misma magnitud del fenómeno, es importante precisar que en su interior el fenómeno metropolitano es dominante y, más aún, algunas aglomeraciones humanas ya alcanzan umbrales megalopolitanos. Por tanto, el futuro de la humanidad no es meramente urbano y, por ello, buena parte de las grandes preocupaciones nacionales tienen como escenario zonas metropolitanas y megalópolis pues de su desempeño económico y social pende el futuro de un número creciente de naciones.

3La noción de metropolización acostumbra reducirse a aglomeraciones humanas que alcanzan cierto nivel que, por su parte, se acostumbra adoptar de manera arbitraria (cfr. Sivaramakrishan y Green, 1986, p. 3). Las ambigüedades de esos criterios ad hoc conllevan errores analíticos que son cuestionados por quienes intentan superar ese pragmatismo / reduccionismo intelectual indagando por dimensiones más complejas del fenómeno que, como en el caso de Piperno et ál. (2006, p. 3) sugieren el empleo del área metropolitana como “entidad territorial caracterizada por la presencia de un centro urbano sobre el cual gravitan diversos tipos de población por razones de estudio, trabajo o en general de utilización de una serie de servicios superiores presentes solo en tal centro”. Esa noción unidireccional que privilegia la gravitación sobre un núcleo urbano, avanza en la clarificación del fenómeno inercial de aglomeración de servicios superiores y, sin embargo, no esclarece el rol de las jurisdicciones que hacen parte del área de influencia inmediata de tal núcleo. De allí que la metropolización deba considerarse como “una etapa del proceso de urbanización de la población que antecede a la configuración de las megalópolis, en la que agentes económicos y unidades de decisión política localizados en dos o más unidades espaciales, susceptibles de ser distinguidas con criterios administrativos, interactúan a través de intercambios anónimos, redes de contacto u otras formas organizadas de proximidad, ampliando su umbral de interacción a una escala supra-local que gravita sobre un núcleo” (Alfonso, 2010, p. 1).

4La noción de interacción captura los movimientos en ambas direcciones y entre más de una jurisdicción concernida en el fenómeno metropolitano, esto es, núcleo metropolitano municipio metropolizado o, también, municipio metropolitazado municipio metropolizado. Su trascendencia analítica radica en que esas zonas tienden a operar como una unidad económico-espacial, siendo los cambios de lugar de residencia adentro de la zona y los movimientos pendulares cotidianos entre las jurisdicciones concernidas, las mejores medidas para determinar los umbrales metropolitanos. De resto, la localización de la actividad económica o el uso de los ecosistemas de soporte de esas aglomeraciones son fenómenos subyacentes de trascendencia, que se distinguen de otros, como la localización de las fuentes de agua dulce para consumo humano o las regiones estratégicas para la zona en materia alimentaria alrededor de las que se establecen relaciones de dependencia o de subordinación cuyo análisis es inherente al campo de la geopolítica.

5Hay sistemas que luego de echados a andar no hay quien los detenga. El sistema capitalista y las grandes aglomeraciones poblacionales son algunos ejemplos emblemáticos de esas organizaciones con crecimiento inercial. Hay otros sistemas emergentes cuya dinámica, por más impulsos externos que reciban, no les permite alcanzar cierto umbral crítico para disputar algún lugar en la cúspide de una organización jerárquica. Cuando los primeros conforman un sistema de mayor escala, el desequilibrio se trasluce como forma dominante de organización territorial. Por ejemplo, en el que se reconoce la existencia de un poder que crece y se retroalimenta sin que existan otros de la misma o de diferente naturaleza pero de magnitud suficiente como para contrarrestarlo.

6El poder que hace que las grandes aglomeraciones sean cada vez más grandes se atribuye, en la economía espacial contemporánea, al tipo y al grado de especialización económica alcanzado por cada lugar, a la acumulación de ventajas de transporte, a la diversidad en la producción y en el consumo y a las economías de escala inherentes. Cuando ese tipo de aglomeraciones asume la forma de zonas metropolitanas, esto es, de unidades espaciales con signos de interacción económica y poblacional de trascendencia, su primacía económica y poblacional sobre el conjunto del sistema urbano es virtualmente incontenible, quedando las posibilidades desconcentrativas relegadas a las mismas zonas metropolitanas, a la competencia entre ellas, y no propiamente a las potencialidades inciertas del área circundante a la zona metropolitana. Es decir que son las mismas economías metropolitanas las únicas con capacidad de contener la primacía de la que está a la cabeza de la jerarquía urbana.

7En presencia de una jerarquía urbana en la que son discernibles las fuerzas que impulsan el poli-metropolitanismo como causas y efectos del desequilibrio en la ocupación del territorio, el resto del sistema se debate en una competencia de más bajo nivel en cuya base se encuentran unidades espaciales expulsoras de población que no facilitan la producción a cierta escala de planta, una especialización diferenciadora ni economías de aglomeración de trascendencia.

8Esto se puede ilustrar con el devenir de la organización de la población de los Estados Unidos en donde el “69 por ciento de la población reside en lo que las autoridades estadísticas llaman áreas metropolitanas estadísticas (msas) en 1970, 75 por ciento en 1980 y 77 por ciento en 1990” (Mieszkowski y Mills, 1993, p. 135). Sobre lo que ocurrió en ese final de siglo se pudo precisar que “en 1990, 193 millones de personas, el 78 por ciento de la población total de los Estados Unidos, reside en áreas metropolitanas, como son definidas por el Bureau de Censos. Las veintiún áreas metropolitanas más populosas (con dos millones de personas o más) aglutinan 101 millones de personas” (Briffault, 1996, p. 1116). Pero en relación con la “fachada atlántica” de la urbanización de los Estados Unidos al comando de new York y entre Boston y Washington, Gottmann (1966, p. 161) ya advertía sobre las dimensiones de la Megalópolis: “su cinta, cuya anchura varía, serpentea sobre más de 600 km. desde el norte de Massachusetts hasta el norte de Virginia; la población que se agrupa en ella se calcula en unos 36.000.000 (cerca de un quinto de los Estados Unidos). El equipo industrial, comercial, portuario y bancario de este sistema urbano puede compararse, sin desventaja, con el de muchas grandes potencias”.

9Otras megalópolis se han consolidado o están próximas a hacerlo, como la que imbrica las zonas metropolitanas de Tokio-Yokohama-Kawasaki y Osaka-Kobe. En América Latina, la megalópolis que involucra al Gran ABC Paulista con las ciudades del Paraná y Santa Catarina en dirección a la conurbación Río de Janeiro-Niterói aparece dibujada con relativa claridad en el territorio brasileño. Gottmann, en su obra sobre la geografía de América, puso de presente que las grandes aglomeraciones humanas en el planeta tuvieron como rasgo inicial la interacción de los habitantes de los núcleos urbanos con los de su entorno inmediato y, posteriormente, esa interacción se consolidó en zonas metropolitanas en las que se integraron los mercados de trabajo y residenciales. Sin embargo, “esta inmensa zona urbana, en la cual el paisaje suburbano, más o menos industrializado, más o menos residencial, rellena los espacios entre las grandes ciudades, exige un término nuevo que supere lo que los americanos llaman región metropolitana, y los ingleses, conurbation. Y propuso entonces Megalópolis.

10Esa noción de megalópolis ha sido incorporada a los diseños de política urbana en las potencias demográficas contemporáneas como China y la India. La historia y la economía confluyen para explicar las razones por las que “increíblemente China ha sido capaz de acoger a más de 370 millones de personas en sus ciudades sin que proliferasen los barrios de chabolas ¿Cómo lo ha hecho?” (Adams, 2008, p. 8). El nivel de urbanización de la población China pasó de 12,5% en 1952 a 43,9% en 2004 (Zhuoyong, 2008, p. 8) y se estima que en 2020 alcanzará el 56,9%. La eliminación de las barreras a la migración de las zonas rurales a las urbanas (Hukou) ocurrida hace tres décadas, ha incrementado la magnitud del desafío de la urbanización de la población y, para tal fin, la conformación de las megalópolis se ha erigido como la alternativa para configurar un sistema de ciudades muy densas que ya soporta considerables deseconomías de aglomeración:

En el onceavo Plan Quinquenal iniciado en 2005 por primera vez se planteó explícitamente “hacer megalópolis para liderar, ejerciendo las funciones de ciudades centrales y formando nuevas megalópolis con menos utilización del suelo, más empleos, capacidad de concentración como elemento fuerte de la racional distribución de la población”, y una elevada prioridad a las megalópolis emergentes y potenciales. Como se muestra en la gráfica 10, China tiene tres grandes megalópolis emergentes megalopolises [Yangtze River Delta (87.6 millones), Pearl River Delta (42.9 millones) y Beijing-Tianjin (30.5 millones)] y siete menos claras o potenciales [Shangdong Península (39.8 millones), Zhongyuan (38 millones), Shenyang-Dalian (30 millones), Wuhan (26.7 millones), Southest Fujian (23 millones), Guanzhong (21.8 millones) y Chengdu (20 millones)]. (Zhuoyong, 2008, p. 29).

MAPA 1. DIEZ MEGALÓPOLIS EMERGENTES O CON POTENCIAL DE MEGALOPOLIZACIÓN EN CHINA

MAPA 1. DIEZ MEGALÓPOLIS EMERGENTES O CON POTENCIAL DE MEGALOPOLIZACIÓN EN CHINA

Fuente: Zhuoyong (2008, p. 30).

11El sistema de trenes rápidos que, como en el caso de la línea Shanghái-Pekín recientemente inaugurada que alcanza una velocidad próxima a los 500 km/h, es el soporte de tal estrategia megalopolitana que “se centra de manera intensa fundamentalmente en tres pasillos situados en el este: la región industrial de Bohai (Pekín-Tianjin-Tangshan) en el norte, la de Changjiang/delta del río Yangtsé (Shanghái-Nanjing-Hangzou) en el centro y la de Zhujiang/delta del río Pearl (Guangzhou-Shenzhen-Hong Kong) en el sur. Podríamos añadir dos pasillos secundarios: la península de Shandong y el valle del Yangtsé” (Biau, 2008, p. 14). A diferencia del Japón que optó por un sistema de trenes rápidos para movilizar gran cantidad de pasajeros, la opción china es por trenes más veloces y aerodinámicos y, por tanto, con menor capacidad de movilización de pasajeros. Esta opción tecnológica se revelará, tarde o temprano, en la estructura urbana difusa de sus megalópolis.

12La híper-concentración de actividades tiene límites según el discurso neo-conservador posterior a la Síntesis Espacial Neoclásica que, en el caso del denominado The Tokio Problem es sintomático de una situación en la que las pérdidas de ingreso a varios niveles obedecen a una concentración excesiva de población y de actividades que se manifiesta, por ejemplo, en la persistente congestión de los trenes de cercanías; “sin embargo, también es cierto que Tokio es muy conveniente para las interacciones de negocios, porque todas las personas de negocios que necesitan comunicarse están localizados en el centro de Tokio. Con el fin de comprobar si Tokio es demasiado grande o no tenemos que comparar las economías de aglomeración con una variedad de economías de desaglomeración tales como el tiempo de viaje y las externalidades de la congestión” (Fujita et ál., 2004).

13Esas deseconomías resultantes de ciertos excesos de aglomeración de actividades en el medio urbano y que desencadenan iniciativas de promoción de la suburbanización regional de la actividad residencial, enfrentan dificultades para movilizar otro tipo de actividades humanas por fuera de los núcleos metropolitanos, manifestándose las deseconomías de desaglomeración en mayores costos ambientales, laborales y urbanísticos cuyo nivel alcanzado ha dado lugar, como en caso de la Smart Growth Network en los Estados Unidos, a la movilización ciudadana que intenta contrarrestar en el espacio de la política la persistencia del modelo suburbano impulsado por las free ways y el modelo de vida que promueve la motorización privada, pues “la gente está cuestionando la necesidad de pasar cada vez más tiempo atrapada en el trancón, y de recorrer varias millas en automóvil para llegar a la tienda más cercana. Está cuestionando la práctica de dejar brownfields (propiedades comerciales e industriales abandonadas, desocupadas y/o de poca utilización y aprovechamiento porque presentan riesgos o posibles riesgos de contaminación ambiental) en las comunidades más antiguas mientras se continúa construyendo en espacios abiertos y en terrenos agrícolas fértiles, destruyendo así nuestro medio ambiente en la periferia suburbana (International City/County Management & Smart Growth Network, 2003, p. 1).

2. EL SISTEMA COLOMBIANO DE CIUDADES

14Muchos esfuerzos se han realizado en Colombia, al calor de varias iniciativas políticas, para alcanzar un sistema urbano equilibrado en el que se soporte una organización regional menos desigual en términos sociales y económicos. La persistencia del conflicto interno y la corrupción administrativa han agravado la desigualdad. Los resultados redistributivos de las regiones de los Consejos Regionales de Planificación (Corpes) no fueron los esperados y llevaron a su liquidación. Desde entonces se han lanzado ideas voluntariosas para enfrentar un sistema urbano desequilibrado y sus implicaciones socio-políticas, pero la incoherencia de quienes persisten en demostrar equilibrios y convergencias han tomado cuerpo en monólogos para llenar auditorios mientras que una porción considerable del país se vacía. La cuestión metropolitana es pasada por alto y en ocasiones –como ocurre en Bogotá– enfrenta hasta el veto y la censura surgidos de la enemistad insidiosa de algún consultor con algún político con pretensiones tecnocráticas. Mientras tanto, el monólogo “desconcentracionista” regional ha adquirido adeptos en las administraciones públicas que muchas veces toman decisiones de manera irreflexiva que tornan más onerosa la intervención estatal. Como preámbulo al análisis de la fiscalidad metropolitana se pretende mostrar los rasgos poblacionales y económicos más relevantes a partir de los cuales es posible advertir que las zonas metropolitanas son el resultado de un poder económico territorial sin fuerza contrarrestante a la vista.

  • 1 “El verdadero descubridor de la ley de rango-tamaño fue Auerbach (1913), quien la entendió como una (...)

15Con los resultados de las estimaciones Rango-Tamaño1 que se presentan en el cuadro 1 se busca entender las continuidades y las novedades de la distribución poblacional colombiana en las últimas dos décadas y, con tal propósito, se realizaron las estimaciones sin y con metropolización a fin de captar ciertos aspectos que la estadística descriptiva no permite lograr. En el ejercicio con metropolización se agregó la población de cada una de las nueve zonas metropolitanas como si se tratase de una sola unidad espacial; es decir, suponiendo una situación de integración completa. Esas nueve zonas no son un punto de partida ad hoc pues en la identificación de los entes territoriales concernidos se empleó el criterio de interacción coyuntural y estructural sugerido en el primer ensayo, de donde se deriva la jerarquía poblacional sobre la que se realizarán los análisis y caracterizaciones posteriores.

16Los resultados del ejercicio sin metropolización muestran, en primer lugar, el influjo tenuemente decreciente de Bogotá sobre el conjunto del país. En efecto, el parámetro A es positivo y sus incrementos se contraen en cerca de tres puntos centesimales cada diez años, como se deduce de las variaciones intercensales de dicho parámetro. El signo y la magnitud marginal de los cambios en la pendiente, el parámetro q, sugieren que el país continúa su fase concentrativa de población localizada en las zonas metropolitanas.

17Al realizar las estimaciones con las agregaciones poblacionales metropolitanas aludidas, se infiere que el influjo poblacional de la zona metropolitana de Bogotá es sistemáticamente inferior al decir de las variaciones en los parámetros con metropolización, de manera que la pérdida marginal de la primacía poblacional bogotana se debe, en especial, al avance del crecimiento poblacional metropolitano en las restantes ocho zonas, lo que se corrobora con las variaciones crecientes en el parámetro q con metropolización. Más que nada, ese cambio obedece al crecimiento notable de Soledad, en la zona metropolitana de barranquilla, y de bello, en la de Medellín.

18En los dos tramos de la gráfica 1 se pone de presente que ese parámetro q, si bien asume un valor próximo a la unidad, no se distribuye de manera uniforme a lo largo de la función pues, de ser así, podría aducirse una situación próxima a la de un sistema urbano equilibrado. El desequilibrio del sistema urbano colombiano se manifiesta, de un lado, en la persistente concentración de la población en ese conjunto reducido de ciudades con un logaritmo superior a 5 y, del otro, en la persistente disfuncionalidad de otro conjunto de municipios con un logaritmo de su población inferior a 3,2. De hecho, ese tramo de la derecha de ambas gráficas pone de presente que en Colombia aparecen cada diez años entre 35 y 40 municipios nuevos y, salvo en contadas excepciones, son pequeños y están desarticulados del sistema urbano colombiano.

CUADRO 1. ESTIMACIONES RANGO-TAMAÑO COLOMBIA, 1985-2005

CUADRO 1. ESTIMACIONES RANGO-TAMAÑO COLOMBIA, 1985-2005

Fuente: cálculos del autor con base en estadísticas censales del dane.

19La distribución rango-tamaño estimada por Gabaix y Ioannides (2004, p. 6) para los Estados Unidos arrojó un “resultado muy cercano a una línea recta” al que consideran como sorprendente en tanto no obedece a una tautología causada por las estadísticas. Eso implica que el parámetro q se distribuye de manera uniforme a lo largo de la función en el caso de los Estados Unidos, mientras que en el caso colombiano no es así.

GRÁFICA 1. ESTIMACIONES RANGO – TAMAÑO PARA EL SISTEMA URBANO COLOMBIANO, 1985-2005

GRÁFICA 1. ESTIMACIONES RANGO – TAMAÑO PARA EL SISTEMA URBANO COLOMBIANO, 1985-2005

a) Sin Metropolización

(b) Con Metropolización
Fuente: cálculos del autor con base en estadísticas censales del dane.

  • 2 Los Índices de Primacía, Cuatro y once se calculan como S2=P1/P2, S4=P1/(P2+P3+P4+P5) y S11=2P1/(P2(...)

20Para verificar la hipótesis de concentración se calcularon los Índices de Primacía (S2), Cuatro (S4) y once (S11).2 Los de Bogotá se presentan en el cuadro 2. Nótese que la condición de concentración se cumple simultáneamente para los tres años analizados y, además, que los valores tienden a aumentar indicando ello el avance sostenido del fenómeno de metropolización de la población. Por su parte, las relaciones de metropolización entre Santa Marta y Ciénaga, que hasta 1985 las perfilaban como la segunda zona metropolitana del Caribe colombiano, se han rezagado considerablemente, así como la de Cartagena. Conviene dar una mirada a lo que ocurre con las capitales departamentales, en tanto su influencia poblacional en su jurisdicción departamental medida con los mismos indicadores primaciales anteriormente sugeridos.

CUADRO 2. ÍNDICES DE PRIMACÍA DE BOGOTÁ METROPOLITANA, COLOMBIA, 1985-2005

1985

1995

2005

S2

2,04

2,25

2,31

S4

0,90

0,98

1,02

S11

1,08

1,16

1,22

Fuente: cálculos del autor con base en estadísticas censales del dane.

  • 3 La hibridación en un mismo espacio de los movimientos de compactación y difusión llevó a Abramo (20 (...)

21En el cuadro 3 se sugiere una taxonomía elaborada con base en esos indicadores, que capta cinco tipos de dinámicas poblaciones departamentales: la hiperconcentración en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, inherente a las limitaciones ecológicas de los cayos como soporte de aglomeraciones humanas; la concentración en ocho capitales departamentales cuyos indicadores primaciales se ajustan a la regla rango-tamaño; dinámicas confusas3 en nueve zonas en las que se combina la concentración en la primera ciudad con rasgos de difusión/dispersión poblacional en municipios de tercera jerarquía departamental; dinámicas de dispersión/difusión del crecimiento poblacional en tres departamentos y dinámicas de relevo en dos departamentos (Putumayo y Vichada) en donde la capital dejó de ser la ciudad más populosa y, como en caso de Cumaribo, ya presenta rasgos primaciales de alguna trascendencia. En el caso de Riohacha, su primacía poblacional en La Guajira le fue disputada por Maicao que en 1995 la relevó, sin embargo, a partir de 2005, la capital recobró tal primacía.

CUADRO 3. INDICADORES DE LA PRIMACÍA POBLACIONAL DE LAS CAPITALES DEPARTAMENTALES, COLOMBIA, 1985-2005

Fuente: cálculos del autor con base en proyecciones poblacionales del dane.

22Un análisis de los resultados del último período intercensal revela que nueve zonas metropolitanas con sus núcleos y 56 municipios metropolizados aportan sistemáticamente el 57,4% del crecimiento poblacional, mientras que las 23 capitales departamentales restantes en las que no se distingue alguna interacción metropolitana de trascendencia aportan un 15,5% de tal crecimiento, 21 de las cuales presentan rasgos primaciales en sus jurisdicciones mientras que dos (Mocoa y Puerto Carreño) no son las ciudades más pobladas de sus departamentos. Esa concentración del crecimiento poblacional se acompaña de tres movimientos bastante diferenciados en el resto del país que dan lugar a otros tantos conglomerados poblacionales: 278 municipios con crecimiento poblacional estable que aportan el 37,0%, 321 con crecimiento poblacional moderado que aportan el 4,5% y 433 con decrecimiento poblacional persistente responsable de esa pérdida de participación del 15,1% (ver cuadro 4).

CUADRO 4. EL SISTEMA COLOMBIANO DE CIUDADES Y LA JERARQUÍA DE LAS AGLOMERACIONES POBLACIONALES EN LA COLOMBIA RECIENTE

Aglomeraciones poblacionales

Zonas Metropolitanas

Bogotá

Bojacá, Cajicá, Cota, Chía, El Rosal, Facatativá, Funza, Fusaga-sugá, Gachancipá, La Calera, Madrid, Mosquera, Sibaté, Soacha, Sopó, Subachoque, Tabio, Tenjo, Tocancipá y Zipaquirá

Medellín

Barbosa, Bello, Caldas, Copacabana, Envigado, Girardota, Itagüí, La Ceja, La Estrella, marinilla, Rionegro y Sabaneta

Barranquilla

Galapa,Malambo, Puerto Colombia y Soledad

Cali

Candelaria, Jamundí, Palmira y Yumbo

Bucaramanga

Floridablanca, Girón y Piedecuesta

Cúcuta

El Zulia, Los Patios, San Cayetano y villa del Rosario

Pereira

Dosquebradas, La Virginia, Santa Rosa de Cabal y Cartago

Manizales

Chinchiná, Neira y Villamaría

Armenia

Calarcá y La Tebaida

Otras capitales

Leticia, Arauca, Cartagena, Tunja, Florencia, Yopal, Popayán, Valledupar, Quibdó, Montería, Inírida, San José del Guaviare, Neiva, Riohacha, Santa marta, Villavicencio, Pasto, San Andrés, Sincelejo, Ibagué y Mitú.

Mocoa y Puerto Carreño.

Resto del país

278 con crecimiento poblacional estable

321 con crecimiento moderado

433 con decrecimiento persistente

Fuente: Alfonso (2010; 2011).

23Esa geografía de la dinámica poblacional que se presenta en el mapa 2 cobra trascendencia política cuando de ella se puede inferir una pérdida notable de control territorial del Estado, siempre y cuando se la entienda como correlativa a la desocupación persistente del 40% de los municipios del país (en gris oscuro) y a la potencial entrada en ese estado de declive poblacional de los otros 321 municipios (en gris medio).

MAPA 2. JERARQUÍA DE LAS AGLOMERACIONES POBLACIONALES EN LA COLOMBIA RECIENTE

MAPA 2. JERARQUÍA DE LAS AGLOMERACIONES POBLACIONALES EN LA COLOMBIA RECIENTE

Fuente: elaborado con base en proyecciones poblacionales del dane 1985-2020 y cartografía del Instituto Colombiano Agustín Codazzi.

24La fase concentrativa metropolitana del crecimiento poblacional, a la que el país ingresó desde hace algo más de 20 años, está correlacionada positivamente con la de las actividades económicas en tanto el tamaño de los establecimientos económicos y su grado de especialización, fenómenos que se analizan en el siguiente acápite en el que, además, se presentan otras caracterizaciones de trascendencia para la comprensión de la manera en que diversos fenómenos socio-territoriales se representan en el sistema colombiano de ciudades.

3. LA JERARQUÍA DE LAS AGLOMERACIONES POBLACIONALES Y ALGUNAS CARACTERIZACIONES

25La geografía poblacional y sus jerarquías tienen sentido si los fenómenos sociales, económicos y ambientales tienen una representación coherente con ella o, en términos de una geografía del desarrollo, si las potencialidades acumuladas, las riquezas generadas y las vulnerabilidades y afectaciones guardan relación con la dinámica espacial de esas aglomeraciones. Los ejercicios de caracterización que se presentan a continuación pretenden ilustrar la asociación existente entre tal geografía y algunos de esos fenómenos socio-económicos y ambientales de evidente trascendencia.

3.1 Dinámica poblacional y urbanización

26La urbanización de la población no se puede reducir a una cifra global como que el 74,4% de la población colombiana reside en núcleos urbanos pues, como se muestra en el cuadro 4, ese promedio nacional es resultado de una jerarquía de aglomeraciones en la que la población residente en las jurisdicciones a su cabeza está próxima a alcanzar el umbral de la urbanización completa y, seguidamente, las de menor jerarquía tienen menores tasas de población que se reducen sistemáticamente hasta llegar a ese conglomerado de municipios con decrecimiento poblacional persistente que, a la luz de una tasa de urbanización del 41,7%, se puede inferir que son municipios cuya vida rural es dominante pero, debido a las limitaciones que hoy por hoy ofrece ese medio para alcanzar ciertos estándares mínimos de vida, tienen alicientes para buscar otro municipio de residencia.

CUADRO 4. ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN RESIDENTE POR ZONAS, COLOMBIA, 1993-2005

Zona

N.° de municipios

2005

1993-2005

Población residente

%

Tasa de urbanización de la población (%)

Crecimiento de la población

%

I. Zonas Metropolitanas

65

19.546.757

45,6

95,1

3.835.303

57,4

Núcleos Metropolitanos

9

14.529.095

33,9

98,4

2.515.756

37,7

Municipios Metropolizados

56

5.017.662

11,7

85,6

1.319.547

19,7

II. Capitales departamentales no metropolizadas

23

4.973.957

11,6

90,9

1.037.544

15,5

III. Resto del País

1.032

18.213.812

42,5

48,2

1.762.709

26,4

Municipios con crecimiento estable

278

9.134.376

21,3

55,1

2.471.037

37,0

Municipios con crecimiento moderado

321

4.057.541

9,5

41,7

299.764

4,5

Municipios con decrecimiento persistente

433

5.021.895

11,7

40,9

-1.008.092

(15,1)

Total

1.120

42.888.592

100,0

74,4

6.681.484

100,0

Fuente: cálculos con base en estadísticas censales y proyecciones poblacionales del dane.

27El sub-sistema polimetropolitano colombiano, integrado por esos nueve núcleos y los 56 municipios metropolizados, acogen 57 de cada 100 nuevos residentes en Colombia, estadística que denota una dinámica poblacional concentrativa que no tiene a la vista otra fuerza capaz de contrarrestarla. Por el contrario, hay fuerzas como la violencia homicida y otras como la manera en que opera el modelo territorial de Estado en Colombia basado en las autonomías locales, la amañada distribución territorial de una riqueza coyuntural derivada de la explotación minera y unos tratados comerciales que introducen más competencia internacional al mercado local que solamente ciertas unidades económicas metropolitanas podrán enfrentar con algún éxito, que terminan consolidando aún más esa geografía de la aglomeración. El resultado es, como ya se adujo, un sistema de ciudades en el que el desequilibrio es la regla con que se organiza.

3.2 La ocupación del suelo urbano

28Uno de los mitos más triviales acerca de la urbanización de la población es su desmedido impacto sobre la biósfera derivado, en especial, de su estrategia depredadora de los mantos verdes y cuerpos de agua que componen la estructura ecológica principal. Lo cierto es que los 3.365 km2 que ocupan las cabeceras municipales y las áreas urbanas propiamente dichas, representan el 0,29% de la extensión territorial de Colombia, país que ha propiciado escasos frentes de urbanización de la población si se le compara con el mismo fenómeno en Norteamérica.

29Los orígenes de este fenómeno deben buscarse en el ordenamiento territorial hispánico, que se orientó a unos cuantos lugares en donde los conquistadores creían que podían saciar las necesidades de metales preciosos de la Corona española. Pero la génesis del mito se encuentra en un discurso anti-urbano emitido por cierto grupo de ambientalistas de raigambre prohibicionista, para quienes el uso de la tierra debería estar vedado para la humanidad. Como no existe un medio ambiente que no se use para alguna actividad humana, el uso urbano produce en principio un balance ecológico positivo derivado de la elevada densidad poblacional con la que se ocupa. Cosa diferente es que la inadecuada gestión de la vida urbana redunde en el deterioro de la biósfera, sea por el inadecuado tratamiento de las aguas residuales y los desechos sólidos y peligrosos, o sea por la sustitución de los usos agrarios de la tierra para fines suburbanos y/o contemplativos.

CUADRO 5. OCUPACIÓN DEL SUELO URBANO POR ZONAS DE AGLOMERACIÓN, COLOMBIA, 2005

Zonas de Aglomeración

Población total

Área urbana (km2)

Densidad poblacional (hab/km2)

Expansión urbana anual (km2)

Zonas Metropolitanas

19.546.757

1.376

14.209,6

8,0

Núcleos Metropolitanos

14.529.095

952

15.260,2

3,2

Municipios Metropolizados

5.017.662

424

11.847,8

4,8

Otras capitales departamentales

4.973.957

546

9.105,7

7,0

Municipios del resto del país

18.213.812

1.443

12.624,8

9,3

Con crecimiento estable

9.134.376

751

12.158,6

3,2

Crecimiento moderado

4.057.541

322

12.610,3

2,1

Decrecimiento persistente

5.021.895

370

13.584,8

4,0

Total

42.888.592

3.365

12.747,2

24,3

Fuente: cálculos del autor con base en estadísticas poblacionales del dane y catastrales del igac.

30A escala nacional hay una disyuntiva en la forma de ocupación del territorio pues, de un lado, las mayores densidades de ocupación que favorecerían las demandas de conservación, exigen sistemas urbanos de soporte de la edificación en altura, mientras que la tendencia hacia la megalopolización inexorablemente va a ocasionar la extensión de las zonas duras, de los sistemas de transporte y de los servicios públicos y colectivos, a mayores costos unitarios que los incurridos en el presente. Ante la ausencia relativa de capital público para afrontar estos requerimientos y, además, en presencia de un modelo territorial de Estado basado en el municipalismo que privilegia la autonomía local en detrimento de los intereses regionales, es esperable que la ocupación informal persevere con sus secuelas de inequidad y desigualdad.

31La trivialidad del mito es aún mayor tratándose de las grandes aglomeraciones pues, como se deduce del análisis de la expansión urbana anual captada en el último período intercensal del cuadro 5, en esas zonas donde más se necesita suelo habitable, la expansión absoluta es inferior a la del resto del país que es en donde menos se necesita que se expandan las cabeceras municipales. Otro rasgo es que las zonas urbanas de los municipios metropolizados se incrementan más que las de las metrópolis, una tercera parte, signo infalible del avance de la metropolización hacia la megalopolización.

3.3 La actividad económica y la des-salarización

32La distribución de la actividad económica en el territorio y la configuración de espacios económicos guarda relación con las áreas de mercado de las unidades económicas localizadas en ciertos lugares, el alcance de las mismas en tanto escasez del bien o servicio que ofrecen, la escala a la que producen y las ventajas que obtienen de su elección de localización. Esas ventajas pueden resultar de la aglomeración con otras actividades eslabonadas y de otras economías externas al proceso productivo que ejecutan.

33La diferenciación espacial de los mercados es un resultado obvio que facilita la obtención de diferentes tasas de ganancia que no tienen por qué converger. ¿Cómo es posible que unidades económicas en donde se ofrece un bien o servicio comparable no detenten la misma tasa de ganancia en diferentes espacios? Y mejor aún, ¿cómo es posible que todas no pretendan localizarse en el que ofrece las mayores tasas? La respuesta es que el espacio económico está dotado de factores idiosincráticos, de determinismos geográficos y de proximidades institucionales que no están al alcance de todos los capitales.

34La concentración de las unidades económicas en las zonas metropolitanas está correlacionada positivamente con su participación en el mercado de trabajo a escala nacional. Como se deduce de la gráfica 2, a medida que se desciende en la escala jerárquica, esa correlación no es tan diáfana debido a la imbricación en el espacio económico de dos fenómenos económicos fundamentales: la escala de producción y el tamaño de las unidades económicas.

35El tamaño promedio de las unidades económicas localizadas en las zonas metropolitanas es, en la mayoría de las ramas de actividad en que operan, superior al del resto de espacios económicos que componen el mercado interno y al promedio nacional, según se verifica en el cuadro 6. La evidente gradación del tamaño de las unidades económicas asociada a la jerarquía de las aglomeraciones poblacionales es subvertida en el caso de los servicios de mantenimiento y reparación cuyos oferentes en municipios de decrecimiento persistente son los de mayor tamaño, fenómeno que también ocurre en la prestación de los servicios de educación en los municipios de crecimiento moderado, lo que indica que en ellos opera una especialización hacia servicios inferiores de influencia local que no amplía significativamente el potencial de crecimiento económico de los territorios que abastecen.

36Si, en general, el tamaño de los mercados metropolitanos y la influencia supra-metropolitana de algunos de ellos incentivan el aprovechamiento de economías de escala en la producción, ese fenómeno explica en buena medida por qué el desempleo tiene un límite que es difícil de superar, más aun cuando en ciertas ramas de la actividad económica metropolitana es común que los capitalistas operen con excesos de capacidad de planta que activan en coyunturas favorables para sus negocios.

GRÁFICA 2. DISTRIBUCIÓN DE LAS UNIDADES ECONÓMICAS Y EL EMPLEO POR JERARQUÍA DE LAS AGLOMERACIONES POBLACIONALES, COLOMBIA, 2005

GRÁFICA 2. DISTRIBUCIÓN DE LAS UNIDADES ECONÓMICAS Y EL EMPLEO POR JERARQUÍA DE LAS AGLOMERACIONES POBLACIONALES, COLOMBIA, 2005

(a) Unidades económicas.

(b) Empleo
Fuente: cálculos del autor con base en estadísticas censales del dane.

37Hay ciertas ramas de la actividad en las que no existen diferencias sensibles entre espacios económicos en el tamaño promedio de las unidades económicas, por tratarse de servicios poco cualificados para cuya provisión no se movilizan grandes capitales, mientras que en otras actividades el tamaño del emprendimiento –como en la construcción– o la competencia tecnológica –como en la manufactura– requieren cierto tamaño de planta que es mayor cuanto mayor es el área de mercado que abastecen. En los municipios metropolizados el tamaño promedio del establecimiento industrial es levemente superior al de los núcleos metropolitanos, lo que obedece tanto a las políticas tributarias que discriminan contra la manufactura en pequeña escala como resultado de las disputas tributarias intra-metropolitanas, como a la especialización de los municipios metropolizados en actividades fabriles intensivas en trabajo.

38Como resultado de esa competencia por nuevos emplazamientos industriales, es cada vez más frecuente encontrar emblemas como “el emporio industrial de Colombia” o “la fábrica más moderna de América Latina” a la entrada de los municipios metropolizados, a través de los que se difunde el supuesto auge y la prosperidad económica alcanzados a costa de beneficios tributarios locales. Pero la dinámica industrial está mediada también por la estrechez del mercado interno que, como resultado de las políticas ultra-conservadoras de competitividad, se ha pretendido favorecer con la contracción del fondo salarial y, por tanto, con el deterioro en la calidad del empleo fabril, según se aprecia en la gráfica 3, resultado que ha acarreado fuertes restricciones al consumo obrero. Siguiendo a Lavoie (2005) es posible revelar la contradicción de las prácticas salariales metropolitanas en curso, pues el régimen de bajos salarios constriñe el tamaño del mercado interno y contribuye al desempleo persistente y, con ello, se deteriora la demanda efectiva con lo que se deterioran las posibilidades de valorización del capital industrial.

GRÁFICA 3. PARTICIPACIÓN DEL FONDO SALARIAL EN EL VALOR AGREGADO INDUSTRIAL EN LA ZONA METROPOLITANA DE BOGOTÁ Y EN EL RESTO DE COLOMBIA, 1985-2009 (Precios constantes de 1994)

GRÁFICA 3. PARTICIPACIÓN DEL FONDO SALARIAL EN EL VALOR AGREGADO INDUSTRIAL EN LA ZONA METROPOLITANA DE BOGOTÁ Y EN EL RESTO DE COLOMBIA, 1985-2009 (Precios constantes de 1994)

Fuente: cálculos del autor con base en la Encuesta Anual manufacturera del dane.

39Puesto que la contracción del fondo salarial industrial es más notable en el Resto de Colombia que en la Zona Metropolitana de Bogotá, conviene analizar cómo opera ahí ese régimen de acumulación capitalista colombiano que se caracteriza por las bajas remuneraciones al trabajo. En la gráfica 4 se describen tres movimientos inherentes a tal régimen: el primero es la convergencia de la remuneración media al trabajo a un bajísimo nivel, el segundo es el aumento de la brecha entre productividad y salarios debido al crecimiento persistente de la productividad media del trabajo manufacturero y, por último, el predominio de la productividad del trabajo en los municipios metropolizados sobre la de los trabajadores manufactureros de Bogotá.

40La divergencia en la productividad media del trabajo industrial entre los establecimientos industriales de Bogotá y de la Sabana es más o menos notoria dependiendo de la rama de actividad y el grado de calificación y las capacidades exigidas al obrero y, en general, es impulsada por el tamaño alcanzado por el desempleo metropolitano y por las considerables diferenciales en tiempo de desplazamiento del lugar de residencia del trabajador al sitio de trabajo. Adviértase entonces que, por fuerza de la divergencia de la productividad media del trabajo, la localización industrial en la Sabana ocurrirá tarde o temprano y, por tanto, las exoneraciones tributarias constituyen una renta institucional metropolitana, es decir, una ganancia extraordinaria para las firmas industriales cuyos socios, además, no la gastan necesariamente en la Sabana ni en Bogotá, sino en otros lugares como Cartagena, Miami o París. No es extraño entonces que el 70,2% de los industriales entrevistados en 2010 en los tres ejes de expansión industrial sabanera tengan una percepción muy favorable de las ventajas del tratamiento tributario que se les brinda en la Sabana en relación con el de Bogotá (Rubiano, 2008, p. 115).

3.4 La pobreza

41Si la superación de las carencias materiales e inmateriales que torna más difícil la existencia de las personas requiere de mucha paciencia pues el rendimiento de los esfuerzos en la dotación de capital humano así lo exige, una decisión de relocalización residencial dentro de un sistema urbano desequilibrado puede acelerar la eliminación de esas barreras. Es ahí en donde se configura una estructura de incentivos para las migraciones hacia las zonas metropolitanas como la que se puede inferir del cuadro 6 pero que, según se analizará en el siguiente acápite, exige mayores esfuerzos en tributación que respalde una política de inversión social expansiva. En dicho cuadro se sugiere una taxonomía que recoge las variables de las carencias materiales e inmateriales en tres grupos que aluden, en especial, al capital humano –los hijos– de las personas cuando se trata de la educación y la infancia, al capital social de los miembros del hogar cuando se trata de las cuestiones laborales y el acceso a la seguridad social en salud, y al patrimonio del hogar cuando se trata de la cuestión residencial. La incidencia de esas carencias así agrupadas se establece de acuerdo con la jerarquía poblacional del cuadro 3.

GRÁFICA 4. PRODUCTIVIDAD Y SALARIOS PROMEDIO INDUSTRIALES EN LA ZONA METROPOLITANA DE BOGOTÁ, 1985-2009 (Precios constantes de 1994)

GRÁFICA 4. PRODUCTIVIDAD Y SALARIOS PROMEDIO INDUSTRIALES EN LA ZONA METROPOLITANA DE BOGOTÁ, 1985-2009 (Precios constantes de 1994)

Fuente: cálculos del autor con base en la Encuesta Anual manufacturera del dane.

CUADRO 6. TAMAÑO PROMEDIO DE LAS UNIDADES ECONÓMICAS POR RAMA DE ACTIVIDAD, COLOMBIA, 2005 (número de trabajadores)

CUADRO 6. TAMAÑO PROMEDIO DE LAS UNIDADES ECONÓMICAS POR RAMA DE ACTIVIDAD, COLOMBIA, 2005 (número de trabajadores)

Fuente: cálculos del autor con base en estadísticas del dane.

42Luce evidente que existe una asociación entre jerarquía poblacional y pobreza multidimensional: a mayor jerarquía, menor incidencia, y viceversa. Pero también lo es que con una decisión de cambio de residencia hacia un lugar de mayor jerarquía, la probabilidad de que los miembros de un hogar superen simultáneamente las carencias del capital humano, del capital social y del patrimonio es más elevada que si adopta una estrategia sedentaria. La cuestión es ¿por qué no migra más gente hacia las zonas metropolitanas? Una pregunta semejante se formuló Paul Singer (1998) cuando se ocupó del análisis de las relaciones campo-ciudad al elaborar su crítica a la emergente teoría de la urbanización capitalista de Manuel Castells, siendo la respuesta de la crítica singeriana que el relativo inmovilismo de la masa rural “está ligado a su pobreza, a su limitado horizonte cultural y al carácter reciente de los flujos migratorios, que requieren un cierto lapso de tiempo para ensancharse” (Singer, 1998, pp. 80-81).

43Reconocida esa estructura geográfica de incentivos que propulsa los cambios de lugar de residencia entre la población afectada por las múltiples carencias, hay un factor poco estudiado que realimenta positivamente la concentración poblacional metropolitana: las migraciones inter-metropolitanas. En medio de ese poli-metropolitanismo que en la actualidad acapara casi el 60% del crecimiento poblacional del país, también hay incentivos para que periódicamente ocurran cambios de lugar de residencia de hogares ya residentes en ese tramo superior de la jerarquía poblacional colombiana. A manera de hipótesis, se esperaría que las personas involucradas en los cambios de residencia inter-metropolitanos enfrenten menos carencias que las que migran de otros lugares del país a su llegada a la nueva zona metropolitana que los acogerá.

44Hay carencias cuya superación recae en la órbita social del Estado, en especial las de educación e infancia y los servicios públicos domiciliarios de soporte a la producción residencial, mientras que las laborales y de la seguridad social en salud están asociadas al devenir de los mercados de bienes y servicios. Las considerables diferencias estadísticas en las medidas de incidencia poblacional de esas carencias obedecen, por tanto, a la desigual forma de operación de esas dos instituciones, de manera que el rompecabezas del desarrollo encuentra una pieza más en la asociación existente entre la jerarquía poblacional, las formas de intervención del aparato de Estado y la variedad de economías que diferencia la operación de los mercados en las escalas espaciales concernidas.

45El esfuerzo personal para la cualificación laboral y la acumulación de capacidades con las que el trabajador pueda mejorar su desempeño y, consecuentemente, su nivel de ingreso con el que podría superar algunas de esas carencias, enfrenta en el régimen de acumulación con bajos salarios uno de los principales desafíos que, en no pocas ocasiones, se torna virtualmente insalvable. Es ahí en donde, con esas mismas dotaciones, las personas identifican regímenes externos basados en remuneraciones superiores que impulsan los mercados internos y, por tanto, es en esas brechas en donde se han de explorar las causas de las diásporas que día a día se acrecientan. En el intertanto, la superación de tales carencias gravita en buena medida sobre la intervención activa del Estado a través de la inversión pública local que, por su parte, se soporta en buena medida en el recaudo de los tributos locales.

CUADRO 7. VARIABLES DE INCIDENCIA DE LA POBREZA MULTIDIMENSIONAL

Componentes de la pobreza multidimensional

Zonas Metropolitanas

Núcleos metropolitanos

Municipios Metropolizados

Subtotal

Población privada

%

Población Privada

%

Población privada

%

Población total

14.529.521

5.018.174

19.547.695

Educación e Infancia

Logro educativo

7.189.063

49,5

3.029.878

60,4

10.218.942

52,3

Analfabetismo

1.621.819

11,2

644.509

12,8

2.266.328

11,6

Asistencia escolar

1.121.710

7,7

452.983

9,0

1.574.693

8,1

Rezago escolar

4.305.131

29,6

1.753.384

34,9

6.058.515

31,0

Servicios a la primera infancia

2.174.517

15,0

862.751

17,2

3.037.268

15,5

Laborales y Seguridad Social en Salud

Trabajo infantil

745.582

5,1

300.554

6,0

1.046.136

5,4

Dependencia económica

5.141.605

35,4

2.070.861

41,3

7.212.466

36,9

Afiliación a la seguridad social

4.162.347

28,6

1.295.853

25,8

5.458.200

27,9

Atención a necesidad manifiesta de atención médica

756.215

5,2

230.988

4,6

987.203

5,1

Residenciales

Acueducto

325.653

2,2

462.773

9,2

788.426

4,0

Alcantarillado

418.970

2,9

306.592

6,1

725.562

3,7

Pisos

197.289

1,4

105.913

2,1

303.203

1,6

Paredes

282.662

1,9

91.003

1,8

373.665

1,9

Hacinamiento

1.673.574

11,5

726.532

14,5

2.400.105

12,3

Fuente: cálculos del autor con base en estadísticas del dane

POR JERARQUÍA POBLACIONAL, COLOMBIA, 2005

Capitales departamentales

Resto del País

Total

Crecimiento estable

Crecimiento moderado

Decrecimiento persistente

Población privada

%

Población privada

%

Población privada

%

Población privada

%

Población privada

%

5.127.479

9.134.726

4.045.873

5.007.426

42.863.199

2.894.406

56,4

7.289.484

79,8

3.473.997

85,9

4.313.801

86,1

28.190.629

65,8

937.927

18,3

2.990.373

32,7

1.330.113

32,9

1.666.641

33,3

9.191.382

21,4

549.994

10,7

1.701.042

18,6

775.312

19,2

951.978

19,0

5.553.020

13,0

1.831.784

35,7

4.158.580

45,5

1.879.935

46,5

2.274.213

45,4

16.203.028

37,8

1.152.970

22,5

2.812.809

30,8

1.177.846

29,1

1.413.043

28,2

9.593.936

22,4

365.162

7,1

983.199

10,8

545.010

13,5

696.399

13,9

3.635.906

8,5

2.558.696

49,9

5.584.191

61,1

2.484.977

61,4

2.985.185

59,6

20.825.516

48,6

1.789.177

34,9

3.695.734

40,5

1.411.380

34,9

1.642.863

32,8

13.997.354

32,7

322.207

6,3

928.594

10,2

426.707

10,5

540.672

10,8

3.205.383

7,5

837.419

16,3

3.217.357

35,2

1.505.448

37,2

1.949.613

38,9

8.298.264

19,4

1.036.911

20,2

3.327.542

36,4

1.474.707

36,4

1.794.657

35,8

8.359.378

19,5

530.147

10,3

2.082.417

22,8

938.641

23,2

1.132.037

22,6

4.986.444

11,6

387.958

7,6

1.019.906

11,2

273.814

6,8

355.941

7,1

2.411.284

5,6

1.265.565

24,7

3.328.470

36,4

1.543.492

38,1

1.830.760

36,6

10.368.392

24,2

3.5 Las muertes por causas no biológicas

46Desde un punto de vista territorial, el 4,8% de los municipios colombianos no han conocido un homicidio en la última década; en el 11,6% no ha habido muertos en accidentes de tránsito; en el 6,1% no han ocurrido otro tipo de muertes accidentales y en el 16,3% no se han reportado suicidios. El conjunto intersección es una proporción aún más pequeña –el 1,7% de los municipios colombianos–, en donde no se han conocido muertes violentas en la última década. La distribución de las muertes violentas, infligidas o auto-infligidas, o por causas no biológicas como las enfermedades, presenta una jerarquía persistente que, en términos agregados para el período de estudio, se detecta en la gráfica 5, en la que el homicidio supera de lejos a las tres restantes modalidades.

GRÁFICA 5. DISTRIBUCIÓN DE LAS MUERTES VIOLENTAS POR MODALIDAD, COLOMBIA, 2004-2012

GRÁFICA 5. DISTRIBUCIÓN DE LAS MUERTES VIOLENTAS POR MODALIDAD, COLOMBIA, 2004-2012

Fuente: elaborada con base en estadísticas de necropsias del Instituto Colombiano de medicina Legal y Ciencias Forenses (Forensis, 2000).

47Gaitán (2006, pp. 246-257) advirtió que los colombianos no somos culturalmente violentos y, para ello, verificó la existencia de períodos de paz con la consecuente caída sustancial en el número de homicidios. No es esta la tendencia de las últimas décadas, pues la reducción gradual y ralentizada de la tasa de homicidios a escala nacional que se evidencia en el cuadro 9, contrasta con la aparición del fenómeno en lugares tradicionalmente pacíficos, fenómeno que ya había sido detectado por el Centro de Referencia Nacional sobre Violencia a finales del siglo pasado (Forensis, 2000, p. 23). Al escalamiento espacial del homicidio tendiente a la omnipresencia en el territorio colombiano, se suman ciertas regularidades para ofrecer un cuadro complejo en el que se imbrica la masculinidad de las víctimas – nunca menos del 92% de los casos – con una fuerte incidencia entre los hombres entre 18 y 45 años de edad, con el empleo de las armas de fuego como instrumento letal preferido por los ejecutores del acto de asesinar y la prevalencia del espacio público urbano como escenario predilecto para realizarlo. Pero cualquier epidemiología del homicidio es insustancial si no se conocen los determinantes y los móviles de las conductas de los homicidas, y los rasgos territoriales que los diferencian. La violencia política mediada por la intolerancia ideológica, la promovida por los diferentes segmentos del narcotráfico, la dirigida a minifundistas y pequeños propietarios de la tierra y a grupos étnicos que ven en ella valores ancestrales, la presencia de escuadrones de la muerte realizando “limpieza social” en los espacios públicos metropolitanos, la violencia biopolítica dirigida a los jóvenes creadores de imágenes como los grafitis y de cantores de frases contundentes en el rap, son determinantes que junto con la venganza y la defensa del honor explican la mayor cantidad de los homicidios. En cualquier caso, los ejecutores del acto de matar son personas que desconocen el valor ético de la vida o, en caso de conocerlo, es fácilmente quebrantable con estímulos monetarios o por la sensación de reconocimiento social, entre otros y, por tanto, esa ausencia debe ser superada tanto al interior de la familia como en las aulas de clase, preferentemente con una reforma al sistema educativo dirigida explícitamente a tal propósito.

48Las dificultades originadas en el mal estado de las vías de circulación de los automotores, entre las que se incluyen su inadecuada señalización, los hundimientos de bancada, los derrumbes, los desniveles abruptos de las vías y su intransitabilidad abrupta por causa de la variabilidad del clima, sumadas al mal estado técnico y mecánico de los vehículos y al desconocimiento e incumplimiento de las normas de tránsito, al inmanente abuso de la velocidad de locomoción de los conductores y a sus insuficiencias psicomotrices asociadas al consumo de licores, ingesta de drogas alucinógenas y otras que entorpecen los sentidos y la velocidad de reacción, conforman un haz de determinantes de las muertes en accidentes de tránsito caracterizadas por su imprevisibilidad y de los homicidios culposos asociados a la irresponsabilidad. Los más expuestos han sido los peatones y, seguidamente, los motociclistas y, de nuevo, la masculinidad de las víctimas es un rasgo dominante en al menos el 80% de los casos. Los pasajeros y los conductos de vehículos de transporte colectivo y particular conforman el tercer grupo de afectados en orden de importancia, mientras que los grupos etáreos más vulnerables son los de mayor edad. El riesgo asociado a la mayor velocidad de las interacciones que promueve la economía global, al empleo de la motocicleta como instrumento de trabajo en la era de la flexibilización laboral, al incremento en la duración de los recorridos y, finalmente, a los rasgos territoriales en donde ocurren, son cuatro aspectos inéditos hasta el momento en la epidemiología de las muertes en accidentes de tránsito.

49Los decesos originados en accidentes ocurren principalmente por causa del descuido y de los eventos imprevisibles asociados al medio ambiente y a la variabilidad del clima. La letalidad de estos accidentes, en promedio, gira en torno al 20% de los casos. La incidencia por grupos etáreos aumenta con la edad, lo que denota la efectividad de las medidas para el cuidado de los infantes, pero también el descuido con las personas de la tercera edad. Alrededor del 80% de los accidentes letales son masculinos y una porción significativa ocurre por lesiones involuntarias auto-infligidas y otra en los ambientes de trabajo, afectando especialmente a campesinos y a obreros. Las caídas desde altura son el principal mecanismo, seguidas por el ahogamiento, la electrocución, la sofocación y el envenenamiento. En la epidemiología de los accidentes letales tampoco se han considerado las diferencias originadas en los determinismos territoriales.

50El suicidio se tiende a asociar con la salud mental de sus practicantes o con alteraciones químicas en el organismo humano. Sin embargo, el principal detonante del suicidio es la crisis económica que, según el juicio del suicida, le impide solventar satisfactoriamente las necesidades propias y las de sus dependientes. Esto fue advertido por Durkheim (1965, p. 195) quien disentía de esos diagnósticos convencionales cuando afirmó que “un ser vivo no puede ser feliz, y ni siquiera puede vivir, salvo cuando sus necesidades son suficientemente proporcionadas a sus medios”. Si esto es así, la casi invariabilidad de la tasa de suicidios indica que en Colombia hay una capa de residentes expuestos de manera persistente a una situación de crisis de medios de supervivencia, es decir, unas carencias de carácter estructural que no son captadas por los altibajos del crecimiento económico. Esas carencias se encuentran a la base de otros detonantes del fenómeno tales como la venganza de un enamorado con la pareja que no le retribuye su afecto, o el desencanto con la vida a la manera de Andrés Caicedo. En el caso de los jóvenes, es común encontrar como detonante del suicidio la sin salida en que se tornan sus vidas cuando las familias se aferran a viejas creencias o códigos absurdos como el matrimonio concertado que llevó a Jinju al suicidio con su primogénito en el vientre, no obstante que tales prácticas están prohibidas en la China moderna de Mo Yan. Las tasas de suicidio se explican en mayor medida por la masculinidad del suicida y es más elevada en los grupos de 18 a 30 años y de más de 70. Como la crisis de medios es generalizada, su intensidad no presenta diferencias sustanciales entre regímenes espaciales.

51Los cálculos que se emplean en adelante difieren, aunque de manera poco significativa, con los publicados regularmente por Forensis por cuanto se consideran únicamente los casos atribuibles a algún municipio y, además, porque se emplean las proyecciones poblacionales ajustadas del dane. La tendencia de la tasa de homicidios en la última década es a su contracción paulatina, mientras que la de las otras modalidades de muertes violentas presenta muy pocas alteraciones, son casi invariables en el tiempo. Por tanto, todas las oscilaciones en la tasa total se deben casi exclusivamente a lo ocurrido con la tasa de homicidios que continúa triplicando a la de los muertos en accidentes de tránsito, que es la segunda causa en importancia.

CUADRO 8. INCIDENCIA DE LAS MUERTES VIOLENTAS, COLOMBIA, 2004-2012 (Tasa por 100.000 habitantes)

Causas

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

Homicidio

41,3

40,2

37,4

37,0

34,3

39,4

38,3

35,9

34,0

Muertos en accidentes de tránsito

12,2

12,6

12,6

11,6

12,8

12,9

12,5

12,6

12,9

Muertos en otro tipo de accidentes

6,6

7,3

7,1

7,3

7,2

6,4

7,5

7,3

6,4

Suicidio

4,1

4,2

4,0

4,2

4,1

4,1

4,0

4,1

4,1

Total

64,2

64,3

61,1

60,1

58,4

62,8

62,3

59,8

57,4

Fuente: cálculos con base en estadísticas de necropsias del Instituto Colombiano de medicina Legal y Ciencias Forenses publicadas en Forensis, y estadísticas censales y de proyecciones poblacionales municipales del dane.

52A escala municipal, la incidencia captada por la tasa por cien mil habitantes presenta algunos rasgos relevantes, como el hecho de que los municipios con la incidencia más elevada son algunos del oriente colombiano y del piedemonte llanero, escenarios recurrentes del conflicto interno armado tales como Vistahermosa (300,4), San miguel (248,3), Pajarito (206,3) y La Macarena (175,3), así como en El Dovio (183,5) en el occidente del país. Los accidentes de tránsito ocurridos en la vía a los Llanos Orientales en el tramo entre Guayabetal (143,0), Granada (110,9) y Barranca de Upía (121,0), así como en las vías de Yotoco (103,7), han sido los de mayor incidencia en la última década. Por su parte, en Corrales (76,5) y California (66,2), municipios muy pequeños de Boyacá y Santander, respectivamente, la incidencia de los accidentes fatales ha sido la más elevada. Finalmente, en Villa de Leyva (41,3) la incidencia de muertes violentas está en el tope debido a un incremento inusitado de los suicidios en 2004.

53¿Existen diferencias sustanciales en las tasas de muertes violentas en los regímenes espaciales de Colombia? Si la respuesta a esta cuestión es afirmativa, la utilidad de los resultados radica en que esta dimensión del fenómeno debería hacer parte de una epidemiología que, basada en patrones espaciales, procure su prevención de manera eficaz. La hipótesis de la polarización epidemiológica que se encuentra a la base de la cuestión formulada se verificará a través de estadísticas descriptivas y ejercicios paramétricos que, sin lugar a la menor duda, son ejercicios que tienen limitaciones frente a los abordajes etnográficos que propone la antropología social, pero la visión de conjunto que se pretende aquí justifica los métodos empleados.

54Es muy probable que el devenir de los fenómenos territoriales con posterioridad a 2005, especialmente los asociados a la variabilidad del clima y al recrudecimiento del conflicto interno armado, hayan consolidado estos regímenes, de manera que las zonas metropolitanas deben haber continuado acogiendo la mayor proporción del crecimiento poblacional, mientras que una porción significativa de municipios con crecimiento moderado deben haber emigrado hacia el régimen de los municipios con decrecimiento persistente, pero estos fenómenos solo podrán demostrarse con los resultados del próximo censo de población –que el país ya está en mora de realizar–.

3.5.1 El homicidio

55El homicidio, expresión despótica de la carencia del valor ético de la vida, tiene regularidades geográficas entre las que sobresale su concentración metropolitana que, por lo ocurrido en la última década, pone de presente la reafirmación de un modo territorial de operar de sus ejecutores, heredado de la degradación de la seguridad democrática. Las estadísticas del homicidio que se emplean muestran tanto lo que ocurre pero ocultan lo que nos está vedado. En el primer caso, el número de homicidios registrados por Forensis es superior al que reporta la Policía Nacional ¿Por qué razón? ¿Quién es competente para realizar las necropsias? Más allá de esas cuestiones y en relación con lo que no revelan las estadísticas, se sabe que abundan las fosas comunes en las que los homicidas entierran los rastros de sus crímenes, de manera que si esos cadáveres fueran contabilizados adecuadamente se elevaría la incidencia poblacional del homicidio y se agravaría la dimensión del ya muy grave estado de indefensión de millares de víctimas.

56Los orígenes de la violencia homicida en Colombia están asociados al desarrollo anti-democrático del agro. Sin haber logrado solucionar el problema, la violencia se recrudeció por causa de la rigidez del Estado en su postura para adelantar la Reforma Agraria. Vinculado con esos detonantes, el principal responsable del auge de la violencia homicida por nuestros días ha sido el narcotráfico, fenómeno que no conoce de derechas ni de izquierdas ni de centros y cuyo poder corruptor se ha difuminado tanto al interior del aparato de Estado como entre algunas huestes de la sociedad civil. Si la huella homicida del narcotráfico durante su auge quedó grabada de manera indeleble en el territorio colombiano, ella se ha profundizado en los períodos de contracción del área cosechada de la hoja de coca y del precio interno de la pasta básica. Es decir, que tal profundización obedece en buena medida a la disputa de una bolsa de renta ilícita más pequeña por parte de un contingente de ávidos promotores y distribuidores que no se contrae sino que, por el contrario, tiende a ensancharse, siendo los “batallones criminales” su expresión más conspicua. Por tanto, la renta de la extorsión y del cohecho ha emergido como complemento de la contraída renta del narcotráfico.

57En actividades conexas como el sicariato es común encontrar a sus ejecutores santiguándose antes de dar inicio al operativo macabro que acabará con la vida de su víctima, a sabiendas de que está violando el mandamiento de “no matarás”. Esa rutina ilustra, entre otras cosas, esa pertinaz inclinación de los colombianos al desacato de las reglas, no obstante que, como en el caso aludido, se trate de reglas de origen divino. Imagino que la Iglesia tiene alguna explicación al respecto que, por ahora, desconozco. Tal desacato, en lo que concierne al homicidio, obedece en lo fundamental a la ausencia del valor ético de la vida dentro de los códigos que orientan la conducta de los homicidas. El contenido de tal valor se debería impartir en la educación básica, pero se ha desdeñado en favor de ciertas materias dirigidas a incrementar la competitividad, política que ha arrojado dudosos resultados. Por tanto, el homicida no puede ser tratado como un loco ni la violencia homicida como una pandemia sino que, siguiendo la lógica einsteniana, lo que es una locura es que el Estado persiga obtener resultados diferentes aplicando las mismas pautas que nos han llevado a democratizar la inseguridad y el estado de indefensión, tales como la rebaja de penas y la excarcelación.

58La confluencia de los batallones de criminales en las zonas metropolitanas es un fenómeno que se traslapa con la emergencia de nuevos detonantes de la violencia homicida imbricados, principalmente, en la recomposición cruenta por la que atraviesa el mundo del trabajo. Sin que el fordismo haya alcanzado la promesa de la universalización de la seguridad social en salud o en pensiones, aunque si la del incremento denodado de la productividad del trabajo, una multitud de productores de ideas, de conocimientos y de imágenes se han lanzado al ciberespacio, a las aulas y a las calles de las grandes aglomeraciones humanas a proponer nuevas relaciones sociales en lo que Hardt (2011) ha llamado la biopolítica. Tales propuestas de producción inmaterial entran en conflicto con el legado fordista y se toman el espacio público metropolitano en donde las ideas de la paz se transforman en estrofas de rap y pinturas de grafitis, pero sus autores son baleados sea en las calles de la Comuna nororiental en Medellín o en un puente de la prestigiosa Avenida Pepe Sierra de Bogotá, como tampoco logró eludir la muerte aquel adolescente patinador caleño que ultrapasó inadvertidamente una “frontera invisible” en alguna esquina de Siloé.

59Otro determinante de la violencia homicida que día a día cobra más víctimas es cierta modalidad de violencia política, detonada no por causa de diferencias ideológicas sino por la disputa violenta del botín de la descentralización fiscal y de las regalías que engrosan los erarios municipales. La descentralización se implantó en los municipios de Colombia en medio de un contingente de políticos locales acostumbrados a dirimir sus diferencias a sangre y fuego. Con el incremento en el situado fiscal, la participación de los municipios en los ingresos corrientes de la Nación y en las regalías de la explotación del subsuelo, se consolidó la corrupción y la violencia homicida como comadrona de la distribución de los presupuestos locales. En medio de esos arcaísmos se han formado los “empresarios de la contratación municipal”, carentes de perfil académico o de visión empresarial pero dotados de conexiones en el submundo político que, como en el caso de los Tapias, Gómez y Nules, sobornan a los funcionarios de tercera categoría –Inocencios– a los que la descentralización les ha confiado el botín de la inversión pública local. En otros casos tanto o más aberrantes, los ordenadores del gasto público local son los para-políticos.

60La incidencia metropolitana del homicidio es notablemente superior que en el resto del país: 40,4 frente a 37,5 del país (ver cuadro 9). Salvo en 2006 y 2007 cuando la tasa metropolitana y la nacional fueron prácticamente iguales, en el resto de la década el homicidio metropolitano ha superado la tasa nacional. Las zonas metropolitanas, a la cabeza de la jerarquía de las aglomeraciones del país, son los lugares en los que se concentra el homicidio y se reproducen con mayor dinamismo las estructuras de sus ejecutores. Voceros de la Policía Nacional han sostenido ante la opinión pública que en las ciudades no hay bandas criminales. Tienen razón si se refieren a que sus dirigencias probablemente se mimeticen en otros lugares, pero no la tienen si se considera que lo que enfrentamos son contingentes de batallones de criminales que operan en toda la geografía del país y que, como he sostenido, su lógica criminal los conduce a disputarse el mercado de los chantajeables y extorsionables que residen en las metrópolis colombianas. El anuncio reciente de la Conferencia Episcopal de que cuatro de esos “batallones” están dispuestos a negociar la reinserción de sus “5.000 efectivos” ratifica la idea de que no se trata meramente de unas cuantas “bandas” de delincuentes. Seguramente que muchas etnografías refinadas de la violencia homicida en Colombia se están adelantando en la actualidad, pero la visión de conjunto que acá se presenta de manera sucinta sugiere que hay manifestaciones y determinismos geográficos que deben ser considerados para enfrentar a los homicidas con eficacia pero además, que las próximas generaciones nos cobrarán el precario estado societal del valor ético de la vida, aunque contemos con más bachilleres bilingües con grandes destrezas en matemáticas.

CUADRO 9. TASA DE HOMICIDIOS POR 100.000 HABITANTES Y ZONAS DE AGLOMERACIÓN, COLOMBIA, 2004-2012

Zonas de aglomeración

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

Zonas metropolitanas

47,2

41,4

37,0

37,1

36,7

45,0

44,4

40,1

35,3

Núcleos metropolitanos

47,3

39,8

36,2

36,2

37,1

46,8

45,2

41,1

35,5

Municipios metropolizados

46,8

46,0

39,4

39,4

35,7

39,8

42,2

37,4

34,8

Otras capitales departamentales

40,8

33,9

33,2

34,8

32,1

33,7

32,7

30,4

32,1

Municipios del resto del país

35,2

40,8

39,0

37,7

32,3

34,9

33,3

33,0

33,1

Crecimiento estable

37,5

41,5

42,2

41,8

36,0

41,3

40,0

37,4

40,6

Crecimiento moderado

30,6

37,6

37,2

35,7

26,8

28,4

26,4

27,0

24,4

Decrecimiento persistente

34,8

42,0

34,6

31,5

29,9

27,8

25,9

29,1

25,5

Total

41,3

40,2

37,4

37,0

34,3

39,4

38,3

35,9

34,0

Fuente: cálculos con base en estadísticas de necropsias del Instituto Colombiano de medicina Legal y Ciencias Forenses publicadas en Forensis y estadísticas censales y de proyecciones poblacionales municipales del dane.

61El contraste del fenómeno entre regímenes espaciales es relativamente claro: allí donde se produce más riqueza la incidencia del homicidio es más elevada; o, en el mismo sentido, la tasa de homicidios decrece sistemáticamente entre los municipios cuyo caudal de población se contrae de manera moderada o persistente. Adicionalmente, tal incidencia es levemente más elevada en las metrópolis que en los municipios de su área de influencia inmediata, de manera que el homicidio es una deseconomía de aglomeración que incrementa el miedo a la victimización de los residentes en este régimen espacial en relación con los demás.

3.5.2 Accidentes fatales de tránsito

62En los últimos años las metrópolis colombianas han conocido un inusitado brote de muertos en accidentes de tránsito que han causado el repudio general y, de manera consuetudinaria, el endurecimiento de las sanciones a los conductores que en estado de ebriedad incurren en el homicidio culposo. La regla de oro de la conducción que es la sobriedad al volante, viene siendo transgredida de tiempo atrás hasta alcanzar las connotaciones de una pandemia. El vehículo de uso particular en manos de borrachos ha cercenado muchas vidas, pero también personas ebrias de narcisismo y arrogancia que intentar imponer su criterio de “quítate tú pa’ ponerme yo” sobre las reglas del tránsito, ocasionan a diario innumerables accidentes fatales. Varias razones alientan este fenómeno. De una parte, se ha puesto de presente en los últimos años que el exosomatismo hace parte de un modo de vida ligado tanto a la ostentación como a la satisfacción de necesidades universales. En las metrópolis colombianas se producen residencias dotadas de al menos diez espacios para el parqueo privado, mientras que las motocicletas se han convertido en un modo de vida en una sociedad que valora poco la estabilidad laboral pero si la velocidad de las interacciones mercantiles. La incompetencia de los conductores de vehículos de transporte colectivo y un sistema que premia absurdamente su esfuerzo físico hasta el agotamiento, son causa de otra porción trascendente de esas vidas perdidas. De conjunto, la persistencia y casi invariabilidad de esa tasa de muertos en accidentes de tránsito a un nivel tan elevado como el que se presenta en el cuadro 10, trasluce la hostilidad que se experimenta en las vías urbanas, metropolitanas y nacionales y que, en el futuro cercano, debería traducirse en un replanteamiento de los sistemas y regulaciones en que se soporta la movilidad terrestre de pasajeros pues, según se ha visto, el mal ejemplo de los congresistas y de funcionarios de alto rango de los gobiernos intentan sobreponer sus cargos para contener las sanciones y, cuando lo logran, incitan a otros ciudadanos a seguir su conducta.

CUADRO 10. TASA DE MUERTOS EN ACCIDENTES DE TRÁNSITO POR 100.000 HABITANTES Y ZONAS DE AGLOMERACIÓN, COLOMBIA, 2004-2012

Zonas de aglomeración

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

Zonas metropolitanas

13,2

12,0

12,8

10,2

12,2

12,3

11,3

10,7

11,2

Núcleos metropolitanos

12,6

11,0

11,7

8,2

11,1

11,2

10,2

9,7

10,0

Municipios Metropolizados

14,8

15,0

16,1

16,1

15,4

15,6

14,3

13,4

14,7

Otras capitales departamentales

14,7

14,3

14,9

15,2

13,8

14,6

14,2

14,3

15,5

Municipios del resto del país

10,4

12,7

11,6

12,0

13,1

13,0

13,4

14,1

13,9

Crecimiento estable

13,0

13,9

13,2

13,1

13,7

13,9

13,8

14,8

14,7

Crecimiento moderado

9,5

12,4

11,9

13,5

13,6

14,6

15,3

15,4

14,8

Decrecimiento persistente

6,5

10,7

8,6

8,8

11,4

9,9

11,0

11,8

11,5

Total

12,2

12,6

12,6

11,6

12,8

12,9

12,5

12,6

12,9

Fuente: cálculos con base en estadísticas de necropsias del Instituto Colombiano de medicina Legal y Ciencias Forenses publicadas en Forensis y estadísticas censales y de proyecciones poblacionales municipales del dane.

63Los municipios metropolizados que hacen parte del primer régimen espacial han experimentado la tasa más elevada. En buena medida esto obedece a la ausencia de una política metropolitana de movilidad y a la escasa complementariedad de las regulaciones. Cuando en un núcleo metropolitano se adoptan regulaciones como la “hora zanahoria”, por ejemplo, la actividad regulada se relocaliza en los municipios de su área de influencia inmediata, prolongándose los tramos recorridos y, con ello, sus riesgos inmanentes. Los municipios de crecimiento estable y moderado localizados en la Vía al Mar hacia el norte del país, en la sabana cesarense principalmente, y los ya mencionados de la Vía al Llano próximos al Piedemonte Llanero, en la última década han experimento un crecimiento más significativo en la incidencia de las muertes en accidentes de tránsito sobre su población.

3.5.3 Otros accidentes fatales

64El convencimiento de la aleatoriedad del descuido convencional o del azar como causantes de la letalidad de los accidentes fatales entorpece cualquier aproximación a una epidemiología eficaz. La formulación de nuevas hipótesis es condición irrenunciable para la superación de ese estado de ignorancia. Cuando las metrópolis se verticalizan por cuenta del auge de la construcción en altura, el riesgo de desprendimiento desde lo alto también aumenta, tanto para los trabajadores de la construcción como para los residentes en edificios. En el mismo sentido, las innovaciones introducidas a diario en el modo de vida consumista y la aceleración de las interacciones cotidianas, le demandan al ser humano mayores esfuerzos para que sus sentidos capten oportunamente las amenazas que se ciernen sobre sí. El estrés sobreviene a causa de la sucesión de todo tipo de exaltaciones acaecidas en un medio ambiente que nunca es el mismo, pues alguna de esas innovaciones lo habrá alterado, sobreviniendo entonces el exceso de confianza como resultado de un juicio errado de inmutabilidad del medio ambiente. Esta regla es aplicable a todos los casos, desde la caída en altura hasta el atragantamiento en la ingesta de alimentos o de bebidas.

CUADRO 11. TASA DE MUERTES ACCIDENTALES POR 100.000 HABITANTES Y ZONAS DE AGLOMERACIÓN, COLOMBIA, 2004-2012

Zonas de aglomeración

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

Zonas metropolitanas

6,4

6,3

5,6

6,0

6,1

5,1

5,7

6,2

4,6

Núcleos metropolitanos

6,1

5,5

5,1

5,6

5,8

4,9

5,1

5,7

4,5

Municipios metropolizados

7,3

8,9

6,8

7,0

7,0

5,6

7,5

7,6

5,1

Otras capitales departamentales

9,3

8,1

8,1

9,1

8,6

7,5

8,1

7,1

7,5

Municipios del resto del país

6,1

8,1

8,5

8,3

8,1

7,5

9,2

8,6

8,0

Crecimiento estable

7,0

7,7

8,4

7,5

7,5

7,6

8,8

7,7

8,0

Crecimiento moderado

4,8

9,2

9,3

8,4

8,6

8,0

10,5

10,2

7,6

Decrecimiento persistente

5,3

7,9

8,0

9,8

8,7

7,0

8,8

9,1

8,3

Total

6,6

7,3

7,1

7,3

7,2

6,4

7,5

7,3

6,4

Fuente: cálculos con base en estadísticas de necropsias del Instituto Colombiano de medicina Legal y Ciencias Forenses publicadas en Forensis y estadísticas censales y de proyecciones poblacionales municipales del dane.

65En el cuadro 11 se lee una regularidad estadística: a medida que se desciende en la jerarquía de los regímenes espaciales, la incidencia de las muertes por este tipo de accidentes fatales se incrementa significativamente. Asociada tal regularidad a la hipótesis de las innovaciones, indica que los sentidos de los residentes en las zonas con mayores aglomeraciones están más aguzados para percibir y adaptarse a las mutaciones medio-ambientales que ellas ocasionan.

3.5.4 El suicidio

66La multicausalidad es un argumento recurrente en los diferentes estudios epidemiológicos que circulan sobre el suicidio. Cuando el suicida toma la decisión de auto-infligirse la muerte es porque, según su juicio, su personalidad es doblegada cotidianamente por los herméticos regímenes familiares, académicos o laborales que frecuenta, porque juzga que es incapaz de solventar las necesidades presentes y futuras de sí mismo y de sus dependientes, o porque se siente agobiado por una vida futura que desconoce pero que advierte problemática en extremo.

CUADRO 12. TASA DE SUICIDIOS POR 100.000 HABITANTES Y ZONAS DE AGLOMERACIÓN, COLOMBIA, 2004-2012

Zonas de Aglomeración

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

Zonas Metropolitanas

4,5

4,3

4,1

4,1

4,5

4,3

4,1

4,2

4,0

Núcleos metropolitanos

4,5

4,3

4,1

4,1

4,4

4,3

4,2

4,0

4,0

Municipios metropolizados

4,5

4,4

4,2

3,9

4,5

4,3

4,0

4,5

4,1

Otras capitales departamentales

5,0

4,3

5,1

5,3

4,6

4,3

4,2

4,7

4,8

Municipios del resto del país

3,5

3,9

3,6

3,9

3,7

3,8

3,9

3,8

4,0

Crecimiento estable

4,4

3,9

3,7

4,0

3,4

3,5

3,7

3,7

4,1

Crecimiento moderado

2,6

4,3

3,7

4,0

4,0

5,1

4,2

4,2

4,0

Decrecimiento persistente

2,5

3,8

3,5

3,6

3,9

3,5

4,1

3,8

4,0

Total

4,1

4,2

4,0

4,2

4,1

4,1

4,0

4,1

4,1

Fuente: cálculos con base en estadísticas de necropsias del Instituto Colombiano de medicina Legal y Ciencias Forenses publicadas en Forensis y estadísticas censales y de proyecciones poblacionales municipales del dane.

67Los detonantes del suicidio no conocen de regímenes espaciales, al decir de los resultados que se presentan en el cuadro 12. En otras palabras, la crisis puede aparecer en cualquier lugar y en cualquier momento; de la misma manera que la incompatibilidad entre la libertad requerida para el desarrollo de la personalidad y rígidos regímenes familiares, académicos o laborales es a-espacial.

3.6 Cosmopolitismo

68La apertura o el cierre de las fronteras nacionales a los extranjeros es una decisión que se ha tomado en diferentes coyunturas históricas por los Estados, cuyas dirigencias difundían su visión del futuro del mundo que contribuía a formar la opinión de los nacionales sobre su conveniencia o inconveniencia. El interés de los nacionales de formar sociedades o matrimonios con extranjeros no coincide siempre con el interés nacional que detecta en su arribo algún tipo de competencia indeseada. Mientras que en los países centrales, otrora la llegada de inmigrantes era considera indispensable para el desarrollo como en los Estados Unidos antes de 1910, pues sus capacidades intelectuales y su disposición para el trabajo así lo acreditaban, ahora son un problema suscitado en la saturación de los mercados de trabajo y, por tanto, en las mayores exigencias que ello representa para los programas de bienestar y seguridad sociales. Mientras que las primeras generaciones de inmigrantes permitieron la construcción o reconstrucción de las urbes occidentales, las que les sucedieron en muchos casos no tienen nacionalidad en el país receptor.

69Es reconocida la tradición portuguesa en Europa, mientras que en Brasil lo es especialmente en Río de Janeiro por haber sido la casa de la realeza lusitana en épocas del expansionismo napoleónico. En el Brasil, la apertura de las fronteras a los extranjeros ocurrió como consecuencia de la declaratoria de la abolición de la esclavitud que desencadenaría, según las figuras dominantes de la escena política, una escasez de brazos para el trabajo. Sumado al propósito de la complementación del mercado de trabajo con la mano de obra extranjera, las elites brasileñas hicieron explícito un segundo objetivo, el blanqueamiento de la raza, dando como resultado la consolidación de un enclave italiano en el estado de São Paulo. Esas migraciones ya tenían una tradición en el Río de la Plata, en donde ocurrieron de manera coetánea con el proceso de industrialización de la Argentina. Ulteriormente se consolidaron otras colonias en el Paraná y en Rio Grande do Sul, especialmente, con la preeminencia de los oriundos de Alemania y de Inglaterra.

70La precarización social del tercer mundo y, en alguna medida, del arcaico segundo mundo, el recrudecimiento de la xenofobia y las crisis recurrentes en el capitalismo, detonan en la actualidad una serie de flujos que hacen que el signo de los saldos migratorios aún no se consolide. La diáspora latinoamericana hacia la península ibérica ha iniciado su retorno acompañada de una porción de nacionales españoles. Mientras que en Venezuela el 4,2% de los residentes son extranjeros, el censo de población de 2010 en el Brasil detectó 433.428 extranjeros, el 0,22% de los residentes en su territorio, con una considerable tendencia a la baja, mientras que en ese mismo año cerca del 13% de los residentes en los Estados Unidos eran extranjeros, cerca de 40 millones de los que alrededor de 21 son latinoamericanos, residiendo la mayor parte de ellos en California, New York, Texas y la Florida. En Japón se censaron 1.648.037 extranjeros, el 1,29% de los residentes, también con una tendencia a la baja. La contradicción del sistema es evidente pues en la etapa global de la valorización del capital se esperaría una mayor incidencia de los flujos migratorios pero, por el contrario, lo que se evidencia es su fuerte retracción.

71En Colombia las corrientes migratorias del exterior no han tenido una incidencia muy grande, ni a escala nacional como tampoco en los ámbitos regionales. Se tiene noticia de que en el valle del Cauca se instaló una pléyade de japoneses así como de una de alemanes que prefirió a los santanderes pero, probablemente la de mayor influencia, es la colonia sirio-libanesa en la Costa Atlántica. Sin considerar las segundas generaciones, la tasa de cosmopolitismo es muy baja, pues en 2005 solo el 0,26% de los residentes eran oriundos de otro país. La tendencia también es a la baja en razón de que hay un fenómeno de violencia dirigida por la guerrilla, las bandas criminales y la delincuencia común hacia los extranjeros adinerados que se evidencia, por ejemplo, en el abandono de los clubes promovidos por ciertas colonias. De manera complementaria, las autoridades consulares de los países de origen acostumbran difundir los mensajes precautelativos a sus nacionales que se intentan enfrentar con lemas del tipo “el riesgo es que te quieras quedar”.

72Las preferencias por los lugares de residencia de los extranjeros y su expresión en la tasa de cosmopolitismo, están correlacionados positivamente con la jerarquía del sistema de ciudades (ver cuadro 13). El 56,8% de los extranjeros residen en alguna de las nueve metrópolis, siendo la metrópoli fronteriza –Cúcuta– la que tiene la tasa más elevada de ellas pues, además, es común que en un ambiente de tal naturaleza los hogares binacionales también abunden.

CUADRO 13. TASA DE COSMOPOLITISMO POR ZONAS DE AGLOMERACIÓN, COLOMBIA, 2005

Zonas de aglomeración

Población total

Población extranjera

Tasa de cosmopolitismo (por 1.000 habitantes)

Zonas Metropolitanas

19.546.757

75.039

3,8

Núcleos Metropolitanos

14.529.095

62.311

4,3

Municipios Metropolizados

5.017.662

12.728

2,5

Otras capitales departamentales

4.973.957

12.732

2,6

Municipios del resto del país

18.213.812

21.837

1,2

Con crecimiento estable

9.134.376

12.513

1,4

Crecimiento moderado

4.057.541

4.087

1,0

Decrecimiento persistente

5.021.895

5.237

1,0

Total

42.888.592

109.608

2,6

Fuente: cálculos del autor con base en estadísticas poblacionales del dane.

73En el segundo nivel de la jerarquía conformado por las otras capitales departamentales, en las que no se detectan evidencias de un fenómeno de metropolización relativamente avanzado como en las nueve que le preceden, la tasa de cosmopolitismo es inferior al de las zonas metropolitanas, pero el fenómeno del trinacionalismo de ciudades fronterizas como Leticia y San Andrés, y del binacionalismo en Puerto Carreño, provoca que estas capitales tengan una elevada tasa de cosmopolitismo. En los municipios con crecimiento estable, esa tasa es 40% más elevada que los de crecimiento moderado y con decrecimiento persistente, que se encuentran a la zaga de las jerarquías del sistema de ciudades. Esta correlación y el nivel de la tasa revelan, de un lado, la escasa incidencia del cosmopolitismo en el crecimiento poblacional colombiano y, del otro, que esa contribución marginal sigue, no obstante, las tendencias de la ocupación desequilibrada del territorio colombiano retratada en esta taxonomía de la jerarquía del sistema colombiano de ciudades.

3.7 La proximidad y la lejanía

74Los regímenes espaciales que he caracterizado lo son además porque a ellos les concierne una proximidad o lejanía que, originalmente, es un legado del ordenamiento ibérico codicioso de metales preciosos y de cierta regla de vecindad con las fuentes de agua dulce y de relieves que permitiesen el resguardo militar ante el ataque de los enemigos. Algunos de los fundadores incumplieron esas reglas, al decir de los problemas estructurales de dotación de agua de ciertas aglomeraciones. Posteriormente, ese ordenamiento fue intervenido con el desarrollo vial que priorizó la interconexión del país con Bogotá y le restó mucho de la poca competitividad heredada al producir una red vial con un elevado índice de sinuosidad. Las explicaciones sobre las fracturas del territorio colombiano no resisten la comparación internacional. Los elevados costos de transporte de carga y pasajeros por el modo carretera someten al país a un estado estructural de incompetencia económica que, como se deduce del cuadro 15, tan solo se escapan las zonas metropolitanas en donde las distancias acumuladas son menores y la sinuosidad, aunque elevada, es la menor del sistema vial colombiano. Por tanto, hay efectos gravitacionales que favorecen la concentración de las actividades humanas en ese régimen espacial.

CUADRO 14. DISTANCIAS ACUMULADAS A BOGOTÁ E ÍNDICE DE SINUOSIDAD POR REGÍMENES ESPACIALES, COLOMBIA, 2014

Regímenes espaciales

Distancia en kilómetros

Índice de sinuosidad

En línea recta

En ruta

Zonas Metropolitanas

13.978,8

21.589,3

1,54

Núcleos metropolitanos

2.497,5

3.754,0

1,50

Municipios metropolizados

11.481,3

17.835,3

1,55

Otras Capitales Departamentales

10.528,7

17.147,0

1,63

Resto del País

321.805,3

513.212,0

1,59

Municipios con crecimiento estable

106.780,3

169.958,1

1,59

Municipios con crecimiento moderado

97.431,9

154.822,8

1,59

Municipios con decrecimiento persistente

117.593,1

188.431,1

1,60

Total País

346.312,7

551.948,3

1,59

Fuente: estadísticas de Las distancias (http://co.lasdistancias.com/​); DB City. com (http://es.db-city.com/​Colombia) e Himmera (http://es.distancias.himmera.com/​).

75La proximidad entre jurisdicciones es inmanente a la capacidad de los diferentes entes subnacionales de participar en las economías de aglomeración que se realimentan positivamente en los regímenes de mayor jerarquía y, por tanto, variables como la incidencia de la pobreza están asociadas positivamente con ella. En la gráfica 6 se muestra esta asociación y su tendencia que – como se ve – indica que la pobreza multidimensional se incrementa con la distancia a la capital.

GRÁFICA 6. INCIDENCIA DE LA POBREZA MULTIDIMENSIONAL Y DISTANCIA EN RUTA DE LOS MUNICIPIOS COLOMBIANOS A BOGOTÁ, COLOMBIA, 2005

GRÁFICA 6. INCIDENCIA DE LA POBREZA MULTIDIMENSIONAL Y DISTANCIA EN RUTA DE LOS MUNICIPIOS COLOMBIANOS A BOGOTÁ, COLOMBIA, 2005

Fuente: cálculos con base en estadísticas del Departamento nacional de Planeación y de Las distancias (http://co.lasdistancias.com/​), db City.com (http://es.db-city.com/​Colombia) e Himmera (http://es.distancias.himmera.com/​).

76La identificación de los regímenes espaciales y las caracterizaciones que le suceden expresan, como sugiere Sábato ([1963] 1991, 69) para el caso argentino una “fractura espacial de esa civilización… Estamos en el fin de una civilización, y en uno de sus confines. Sometidos a una doble quiebra en el tiempo y en el espacio, estamos destinados a una experiencia doblemente dramática”. En este confín colombiano, tal experiencia resulta tanto o más dramática al decir de los regímenes espaciales que se han edificado al calor del devenir de un modelo territorial de Estado interesado en su reproducción mas no en el desarrollo territorial en condiciones de equidad.

CONSIDERACIONES FINALES

77La interacción de los residentes en municipios de una zona, en la que una metrópoli ejerce considerable influencia en el plano poblacional y económico, posee una dimensión coyuntural mediada por los movimientos cotidianos entre esas jurisdicciones y una estructural asociada a los cambios de residencia que, de conjunto, definen una situación de metropolización. Esa noción le resta solvencia explicativa a las teorías de los bienes públicos locales que se basan en las preferencias de unos residentes estables que, en última instancia, definen tanto el tipo como el umbral de la intervención de sus gobiernos. Y hablando de tales gobiernos, esas modalidades de interacción también son incómodas para las teorías clásicas del gobierno local puesto que en el territorio sobre el que se gobierna irrumpen de manera consuetudinaria no electores que participan activamente en la vida económica y política del municipio que hace parte de la zona metropolitana.

78En Colombia, la emergencia de zonas con esas características de interacción es un fenómeno con escaso reconocimiento en el plano académico y político, debido a que la idea de una nueva organización territorial del Estado se ha sesgado hacia la construcción regional pasando por alto los efectos de concentración del crecimiento poblacional y económico del país que entraña la metropolización. Las caracterizaciones presentadas sugieren que este sistema persistirá y se reafirmará en las décadas venideras.

79En los términos descritos, se han identificado nueve zonas metropolitanas que hacen del polimetropolitanismo el fenómeno más desequilibrante del sistema urbano colombiano. La superación de las carencias materiales e inmateriales que hacen más difícil la existencia de las personas es una preocupación societal que embarga la acción del Estado en sus diferentes niveles. El que nos ocupa, el territorial, es indisociable de esa geografía humana que se ha analizado y que se aleja por mucho de los criterios del equilibrio espacial dando lugar, por el contrario, a un sistema urbano cuyo desequilibrio se reproduce de manera paulatina y persistente. Sin contar con ese hecho trascendente, las intervenciones del Estado en materia de ordenamiento territorial son inocuas y, por tanto, de un elevado costo social. Por su parte, la política de reordenamiento territorial para enfrentar ese desequilibrio requiere de diagnósticos diferentes que develen las potencialidades redistributivas que, en el marco del principio de la solidaridad territorial, sean aprovechables en aras del desarrollo.

80Colombia ha ingresado en esa etapa del polimetropolitanismo de manera un tanto tardía, pues en América Latina, como en otros lugares del mundo, el fenómeno ya alcanza umbrales megalopolitanos. Mientras en Asia la construcción de megalópolis es un propósito deliberado de la política urbana, en los Estados Unidos la discusión se centra en la actualidad en las desventajas de ese tipo de estrategias. En ese último país se denominó como “Gargantua” a esa invención de un gobierno metropolitano que supliese a las jurisdicciones locales, mientras que en la Italia de hoy se sugiere la “institución de la Ciudad Metropolitana o de otra forma más “ligera” de cooperación formal, debe estar basada en un código tributario” (Piperno et ál., 2006, p. 34).

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Abramo, P. “La producción de las ciudades latinoamericanas: mercado inmobiliario y estructura urbana”. Serie Textos Urbanos, 9, Quito: olacchi, 2011.

Adams, J. “Cómo la urbanización puede ser el motor del crecimiento”. Urban World, 1, Nairobi, un-Habitat, 2008.

Alfonso R., Ó. “El sistema de ciudades y el polimetropolitanismo en Colombia”. Questiones Urbano Regionales, 1, 1, 2012.

Alfonso R., Ó. La geografía del desplazamiento forzado reciente en Colombia. Documentos de trabajo, n.° 33. Bogotá: Universidad Externado de Colombia, 2011a.

Alfonso R., Ó. Inserción forzada y hábitat informal en Bogotá. Ponencia presentada en la ii Reunión del Grupo de Trabajo Hábitat Popular e Inclusión Social y ii Congreso Latinoamericano y Caribeño de Hábitat Popular e Inclusión Social Hacedores de Ciudades. Caracas, 2011b.

Alfonso R., Ó. “Impactos socioeconómicos y demográficos de la metropolización de la población colombiana y de los mercados de trabajo y residenciales”. Borradores de Economía, 31, bogotá: Universidad Externado de Colombia, 2010.

Alfonso R., Ó. “Pautas de localización industrial en la Sabana”. Ciudad y región en Colombia: nueve ensayos de análisis socioeconómico y espacial. Bogotá: Universidad Externado de Colombia, 2001.

Alfonso R., Ó. “Metropolización del homicidio en Colombia”. e-metropolis, Revista eletrônica de estudos urbanos e regionais, n.° 3. Rio de Janeiro: Observatório das Metrópoles, 2010.

Biau, D. “El auge de las ciudades en China y la India”. Urban World, 1, Nairobi: un-Habitat, 2008.

Blair, J. P. y R. Premus. “Major factors in industrial location: A review”. Economic Development Quarterly, i, 1, 1987.

Briffault, R. “The local government boundary problem in metropolitan areas”. Stanford Law Review, 48, 5, 1996.

Brueckner, J. K. y L. A. Saavedra. Do local governments engage. Strategic Property-Tax Competition?, 1998.

Crihfield, J. B. y M. P. Panggabean. “Is public infrastructure productive? A metropolitan perspective using new capital estimates”. Regional Science and Urban Economics, 25, 1995.

Cuervo, L. M. “Desarrollo económico y primacía urbana en América Latina: una visión histórica comparativa”, en A. C. Torres (comp.) El rostro urbano de América Latina. Buenos Aires: clacso, 2004.

Duffy-Deno, K. T. y R. W. Eberts. Public infraestructure and regional economic development: A simultaneous equations approach. Disponible en [http://clevelandfed.org/research/workpaper/index.cfm], 1989.

Durkheim, E. El suicidio. Buenos Aires: Editorial Schapire S. R. L., 1965.

Forensis, Centro de referencia nacional sobre violencia. Revista Forensis, datos para la vida. Bogotá: Instituto nacional de medicina legal y ciencias forenses, 2000.

Fujita, M. J., V. Henderson, Y. Kanemoto y T. Mori. “Spatial distribution of economic activities in Japan and China”. Handboork of Regional and Urban Economics, 4, 2004.

Gabaix, X., Ioannides y M Yannis. “The evolution of city size distributions”. Handbook of regional and urban economics, 4, 2004.

Gaitán D., F. “El crimen organizado en Colombia: una breve revisión”. Violencia y crimen: ensayos en memoria de Fernando Gaitán Daza. Bogotá: Universidad Externado de Colombia, 2006.

Glaeser, E. L. “Are cities dying?”. The Journal of Economics Perspective, 12, 2, 1998.

Gottmann, J. América. Barcelona: Editorial Labor, 1966.

Gyporku, J. y J. Tracy. “The structure of local public finance and the quality of life”. The Journal of Political Economy, 99, 4, 1991.

Hardt, M. “Lo común en el comunismo”, en A. Hounie. Sobre la idea del comunismo. Buenos Aires: Paidós, 2011.

International City/County management Association & Smart Growth network. Getting to Smart Growth: 100 Policies for Implementation. Traducción al español por Centro de Estudios para el Desarrollo Sustentable - Escuela de Asuntos Ambientales. Puerto Rico: Universidad metropolitana San Juan, 2003.

Lavoie, M. La economía postkeynesiana: un antídoto al pensamiento único. Barcelona, Icaria Editorial Antrazyt, 2005.

Mieszkowski, P. y E. S. Mills. “The causes of metropolitan suburbanization”. Journal of Economic Perspectives, 7, 3, 1993.

Mo, Yan. 2013. Las baladas del ajo. Madrid: Kalias Editorial.

Oates, W. E. Fiscal Federalism. New York: Harcourt brace Jovanovich, 1972.

Ostrom, V., Ch. M. Tiebout y R. Warren. “The organization of government in metropolitan areas: A theoretical inquiry”. The American Political Science Review, 1958.

Piperno, S., S. Piazza y G. Pola. “Sviluppo urbano e interdependenze fiscal nelle aree metropolitane: um’esplorazione preliminare com referimento all’area metropolitana di torino”. Contributi di Recerca, 203, 2006.

Rubiano B., M. Análisis de los determinantes de la localización de las unidades económicas en el área de influencia de Bogotá. Informe final de consultoría. Bogotá: Secretaría Distrital de Planeación, 2008.

Sábato, E. El escritor y sus fantasmas. Barcelona: Seix barral, [1963], 1991.

Santos Discépolo, J. ¿Y vos me la vas a contar? Diálogos con Mordisquito. Buenos Aires: Terramar Ediciones, 2010.

Singer, P. Economia política da urbanização. São Paulo: Editora Contexto, 1998.

Sivaramakrishan, K. C. y L. Green. Metropolitan Management, the Asian experience. Nueva York: oxford University Press, 1986.

Streeck, W. y Ph. C. Schmitter. “Comunidad, mercado, Estado ¿y asociaciones? La contribución posible del gobierno del interés al orden social”, en Del Águila, R., F. Vallespín y otros, La democracia en sus textos. Madrid: Alianza Editorial, 1998.

Tiebout Ch., m. “A pure theory of local expenditures”. The Journal of Political Economy, 64, 5, 1956.

unfpa. Estado de la población mundial 2007: liberar el potencial del crecimiento urbano. New York: unfpa, 2008.

Wasylenko, M. J. “Evidence of fiscal differentials and intra - metropolitan firm relocation”. Land Economics, 56, 3, 1980.

Wilson, J. D. “theories of tax competition”. National Tax Journal, 52, 2, 1999.

Zhuoyong, Ch. “Urbanization and spatial structure evolution of urban system in China”, ide, 439, Tokyo, Institute of Developing Economies – retro, 2008.

Zodrow, G. R. y P. Mieszkowski. “Pigou, Tiebout, Property Taxation, and the Underprovision of Local Public Goods”. Journal of Urban Economics, 19, 1986.

Notes

1 “El verdadero descubridor de la ley de rango-tamaño fue Auerbach (1913), quien la entendió como una función logarítmica inversa entre el tamaño de la ciudad y su rango, Log P = A - q Log R. Donde P es el tamaño demográfico de la ciudad, R es su rango, q la pendiente de la función cuyo valor es negativo y A es el valor del intercepto de la función en el eje vertical. Este intercepto es el tamaño teórico (estimado) de la ciudad mayor” (Cuervo, 2004, p. 78).

2 Los Índices de Primacía, Cuatro y once se calculan como S2=P1/P2, S4=P1/(P2+P3+P4+P5) y S11=2P1/(P2+P3+…+P11), donde Pi es la población de la primera ciudad. Cuando S2=2, la llamada regla S4=1, S11=1, la distribución por tamaño es consistente con rango-tamaño. Cuando S2>2 (S2<2), S4>1 (S4<1), S11>1 (S11<1), el sistema urbano presenta una tendencia a la concentración dispersión) lo que significa que hay más ciudades de gran tamaño (pequeño tamaño) de las que prevé la regla rango-tamaño (Zhuoyong, 2008, p. 17).

3 La hibridación en un mismo espacio de los movimientos de compactación y difusión llevó a Abramo (2011, pp. 338-339) a acuñar la metáfora de la confusión que aquí acogemos por su pertinencia para describir ambos movimientos: concentración y dispersión, que asimilamos a los originalmente sugeridos por su autor.

Table des illustrations

Titre MAPA 1. DIEZ MEGALÓPOLIS EMERGENTES O CON POTENCIAL DE MEGALOPOLIZACIÓN EN CHINA
Légende Fuente: Zhuoyong (2008, p. 30).
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Titre CUADRO 1. ESTIMACIONES RANGO-TAMAÑO COLOMBIA, 1985-2005
Légende Fuente: cálculos del autor con base en estadísticas censales del dane.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-2.png
Fichier image/png, 92k
Titre GRÁFICA 1. ESTIMACIONES RANGO – TAMAÑO PARA EL SISTEMA URBANO COLOMBIANO, 1985-2005
Légende a) Sin Metropolización
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende (b) Con MetropolizaciónFuente: cálculos del autor con base en estadísticas censales del dane.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-5.png
Fichier image/png, 96k
Titre MAPA 2. JERARQUÍA DE LAS AGLOMERACIONES POBLACIONALES EN LA COLOMBIA RECIENTE
Légende Fuente: elaborado con base en proyecciones poblacionales del dane 1985-2020 y cartografía del Instituto Colombiano Agustín Codazzi.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Titre GRÁFICA 2. DISTRIBUCIÓN DE LAS UNIDADES ECONÓMICAS Y EL EMPLEO POR JERARQUÍA DE LAS AGLOMERACIONES POBLACIONALES, COLOMBIA, 2005
Légende (a) Unidades económicas.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Légende (b) EmpleoFuente: cálculos del autor con base en estadísticas censales del dane.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Titre GRÁFICA 3. PARTICIPACIÓN DEL FONDO SALARIAL EN EL VALOR AGREGADO INDUSTRIAL EN LA ZONA METROPOLITANA DE BOGOTÁ Y EN EL RESTO DE COLOMBIA, 1985-2009 (Precios constantes de 1994)
Légende Fuente: cálculos del autor con base en la Encuesta Anual manufacturera del dane.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Titre GRÁFICA 4. PRODUCTIVIDAD Y SALARIOS PROMEDIO INDUSTRIALES EN LA ZONA METROPOLITANA DE BOGOTÁ, 1985-2009 (Precios constantes de 1994)
Légende Fuente: cálculos del autor con base en la Encuesta Anual manufacturera del dane.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 256k
Titre CUADRO 6. TAMAÑO PROMEDIO DE LAS UNIDADES ECONÓMICAS POR RAMA DE ACTIVIDAD, COLOMBIA, 2005 (número de trabajadores)
Légende Fuente: cálculos del autor con base en estadísticas del dane.
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-11.png
Fichier image/png, 77k
Titre GRÁFICA 5. DISTRIBUCIÓN DE LAS MUERTES VIOLENTAS POR MODALIDAD, COLOMBIA, 2004-2012
Légende Fuente: elaborada con base en estadísticas de necropsias del Instituto Colombiano de medicina Legal y Ciencias Forenses (Forensis, 2000).
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Titre GRÁFICA 6. INCIDENCIA DE LA POBREZA MULTIDIMENSIONAL Y DISTANCIA EN RUTA DE LOS MUNICIPIOS COLOMBIANOS A BOGOTÁ, COLOMBIA, 2005
Légende Fuente: cálculos con base en estadísticas del Departamento nacional de Planeación y de Las distancias (http://co.lasdistancias.com/​), db City.com (http://es.db-city.com/​Colombia) e Himmera (http://es.distancias.himmera.com/​).
URL http://books.openedition.org/uec/docannexe/image/979/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 321k

© Universidad externado de Colombia, 2014

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable