Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Secretos de Mutantes

 | 
Martha Marín
, 
Germán Muñoz

Presentación

Texte intégral

  • 1 No consideramos que cualquier grupo de jóvenes constituya una cultura juvenil, ni que éstas se def (...)

1Comprender las opciones de algunas culturas juveniles1 —skin, punk, metal, hardcore, grunge, hip hop—, desde el ángulo de la transformación de sí mismo, de la construcción de subjetividades colectivas, de la co-creación de sus culturas y de la creación artística, es la tarea que, con base en un trabajo emprendido desde 1993, asumimos en esta renovada exploración del tema.

2Nos interesa particularmente acercarnos a dichas culturas tras la relectura cuidadosa de fuentes originales en el trabajo investigativo. Esto nos permite conectar nuestra exploración con el debate que se inició en las escuelas europeas desde los años sesenta. Por otro lado, nos interesan también las fuentes contemporáneas, las páginas web de los miembros de las culturas, en las cuales se perfilan posiciones auténticas expresadas desde la cotidianidad de sus vivencias, sin pasar por el filtro de las interpretaciones teóricas.

3Volver a los orígenes, e incorporar en este trabajo la información que circula a diario a través de la red de internet, muestra perspectivas inéditas que recomponen la escena, que permiten ver diversos matices y superar las imposiciones conceptuales desde reconocidas miradas disciplinarias. Las múltiples versiones arman una polifonía en la que también intervienen los medios de comunicación. Cada una de ellas incide en las demás: no se puede decir que hay una única verdadera y que las otras deban ser descalificadas.

4Por ello consideramos necesario apartarnos de algunas versiones que hasta ahora han producido los estudios sobre culturas juveniles y sus enfoques en las siguientes direcciones:

  1. como desviaciones sociales;
  2. como tribus urbanas;
  3. como nuevos movimientos políticos.

5Al radicalizar nuestra posición, que tiene claros referentes en la filosofía, en los estudios culturales, en las ciencias sociales y en diversas formas artísticas contemporáneas, encontramos que ninguno de estos enfoques han entendido a las culturas juveniles como formas de creación, aunque aparezcan algunos atisbos en esa dirección. Apuntamos a nuevas metodologías que se ubican, por medio de una nueva transdisciplinariedad de ciencias nómadas, en los espacios estratégicos que se abren entre la sociología de la cultura, los estudios de la comunicación, la nueva antropología, una nueva epistemología política de la cultura y unos estudios que han dejado de concebir la cultura desde los cánones de la literatura misma.

  • 2 La sociedad de control (Cfr. Michael Hardt y Toni Negri, Empire, s. l. Harvard University Press, 2 (...)

6Nuestro aporte, que parte de algunos enfoques conceptuales contemporáneos tales como las propuestas sobre la sociedad de control, la sociedad informacional y la sociedad del conocimiento,2 buscará enriquecer la línea en la que la capacidad de resistir y autoproducirse de las culturas juveniles adquiere sentido. Éste será el núcleo de nuestro análisis. En consecuencia, las posiciones previamente enunciadas serán sometidas a la crítica. De éstas haremos acotaciones sintéticas para luego proponer nuestra apuesta.

a. Como desviaciones sociales

  • 3 Cfr. Gary Clarke, “Crítica a las teorías sobre subculturas juveniles”, en On Record. Rock, Pop and (...)

7Los orígenes se remontan a las investigaciones sobre las subculturas juveniles en Gran Bretaña durante los años setenta. Éstas eran leídas como “desviaciones”:3 los teds, los rockers y los mods eran situados en el mismo rango de los homosexuales, los hooligans y los drogadictos. Sin embargo, en ese momento se producía una ruptura con la sociología tradicional desde la teoría cultural: los estudios acerca de la música pop abordaban como objeto de análisis el estilo —moda, cabello, formas de vida— y no sólo los sonidos, como era de esperar.

8Por otro lado, las investigaciones del Centro de Estudios Culturales Contemporáneos de la Universidad de Birmingham, con un enfoque marxista, establecían una relación entre identidad subcultural y culturas de clase y, utilizando modelos semiolingüísticos, proponían fusionar los enfoques marxista y feminista en los análisis textuales de la significación. Los esfuerzos por entender las subculturas juveniles condujeron a un grupo de autores a producir la obra titulada Resistencia a través de los rituales y, más tarde, a que Dick Hebdige, en el libro Subcultura: el significado del estilo, estableciera las claves para el análisis de identidades subculturales entendidas como respuestas a las tradicionales culturas parentales. El trabajo retoma a Levi Strauss, Althuser, Barthes y Kristeva, entre otros, para abordar en profundidad el análisis teórico del pop en su momento. La comprensión del popy del rock representa el primer intento de trabajo sobre significación ligado al consumo de música; se convierte así en una alternativa de los métodos cuantitativos de investigación de audiencias, y pone de relieve el papel activo de los jóvenes en la construcción de su propio sentido. La cultura pop/rock comienza a ser definida tanto por su carácter visual como auditivo, y lleva el análisis de estilo a un compromiso central con su iconografía.

9Hebdige apunta, por ejemplo, que el papel de la música punk, como ruido, corresponde a ideales de anarquía y caos, y a la caracterización de esta subcultura como vanguardia estilística que tipifica el ala más definida del análisis cultural. Su punto de vista más interesante propone, como en los estudios acerca del cine y la televisión de la misma época, que el estilo subcultural no es sólo asunto de contenidos sino de formas (prácticas significantes diversas).

10El estudio académico del pop y del rock comenzó en los departamentos de sociología en los años cincuenta, continuó con el desarrollo de la teoría de subculturas en los años setenta, y se convirtió en los ochenta en los llamados estudios culturales de donde derivará la comunicología. En Norteamérica, efectivamente, nace en departamentos de comunicación que en la práctica involucran una combinación de estudios sociológicos a las instituciones y audiencias de la cultura popular, junto con teorías de la interpretación elaboradas con aportes de la semiótica, el psicoanálisis y la critica literaria.

11En los últimos cincuenta años, la academia ha dejado de pensar en los jóvenes en términos abstractos y universales, para hacer una lectura de las culturas juveniles y su expresión musical. El rock se ha puesto en la base de una teoría general del empoderamiento cultural, y las grabaciones de música juvenil se han convertido así en un medio de diferenciación social. El mayor énfasis del Centro de Estudios Culturales Contemporáneos consistió en explicar la emergencia de ciertos estilos juveniles y su capacidad para resolver problemas. Es así como Phil Cohen, en su trabajo “Conflicto subcultural y comunidad obrera”, fija una posición en la que interactúan la economía, la ideología y los factores culturales para generar subculturas, entendidas éstas como “una solución común para dos necesidades contradictorias: la necesidad de crear y expresar autonomía y diferencia con los padres [...] y la necesidad de mantener identificaciones parentales”. Aquí cabría una crítica: la definición proviene de un enfoque de clase relacionado con lo parental, que no explica cómo cristalizan nuevas subculturas, de dónde nacen otros estilos de vida.

12Weber, el padre de los sociólogos mencionados, entiende las subculturas como una “desviación”: la motivación principal de su surgimiento es la magnitud de los problemas. Las culturas juveniles, creemos nosotros, no se pueden entender así: no son estáticas ni rígidas; no se confinan a su génesis; son creación de sus miembros, se transforman, son apropiadas, desfiguradas o reconstruidas, y los jóvenes pasan de una a otra, no de un modo funcional —para resolver sus problemas—, sino más bien en términos de “comunidades emocionales”. Los teóricos de la juventud las han visto, con frecuencia, congeladas en un momento histórico, como una imagen esencialista, pura y no contradictoria. Sin embargo, el análisis empírico de estas culturas las revela como difusas, cambiantes e informes. Y las culturas juveniles, además de hacer resistencia simbólica, lucha contrahegemónica y defensa de espacios culturales con autonomía relativa, son capaces de hacer presencia desde la diferencia, de vivir como outsiders en las fronteras mismas de la delincuencia, la bohemia y la negación de la norma, en coherencia con la creatividad radical de sus vidas.

13La contraposición entre lo normal —ligado al buen sentido común y a la cultura obrera— y los estilos subculturales parecen tener fundamento en la comprensión de estos últimos como móviles y confusos. Su significación se relaciona con la otredad y la subversión de un supuesto orden natural. En consecuencia, para los miembros de cualquier subcultura resulta extremadamente difícil reconocerse a sí mismos en esas concepciones que hacen énfasis moralista en su anormalidad o en su poder simbólico, visto como un rasgo genealógico que amenaza a la sociedad.

  • 4 Cfr. “La ciudad invisible”, en Viviendo a toda. Jóvenes, territorios culturales y nuevas sensibili (...)

14Trascender el foco único del estilo, entendido como moda, ir más allá de la categoría de clase social —reducida a fuerzas de producción—, no limitar a las subculturas a puras operaciones en la esfera del ocio, separándolas de sus formas de resistencia y de espacios hegemónicos como escuela, hogar, trabajo, son los desafíos a encarar. En este sentido, C. Feixa4 se refiere en los siguientes términos:

(...) un análisis global de la juventud ha de ser capaz de explicar no sólo la desviación y el rechazo, sino también la convención y el consentimiento. Estas críticas han dado pie a una nueva generación de trabajos, ubicados normalmente en el campo de la antropología interpretativa, que intentan superar el lastre de paradigmas criminalistas y funcionalistas a través de etnografías experimentales en que retratan la emergencia de “microculturas” juveniles en un sinfín de contextos sociales, adoptando formas no necesariamente contestatarias. El énfasis se traslada desde las instancias de socialización a los propios actores, de las actividades marginales a la vida cotidiana, de los discursos hegemónicos a las polifonías juveniles (...)

15Obviamente, en este trabajo nos referiremos a las culturas juveniles enumeradas anteriormente y asociadas a la música: no las entendemos como subculturas ni como formas anormales o desviadas de vida, sin desconocer que algunas de sus prácticas lindan con la infracción. En esa misma medida, nos apartamos de las miradas elaboradas desde otras concepciones o lecturas interpretativas de algunos autores.

b. Como tribus urbanas

  • 5 Cfr. “El ansia de identidad juvenil y la educación”, en Viviendo a toda. Jóvenes, territorios cult (...)

16La hipótesis central de este segundo enfoque parece apuntar a la idea de que los jóvenes tienen problemas de identidad y que su tratamiento requiere un espacio seguro y protector. J.M. Pérez Tornero,5 con base en la inspiradora obra El tiempo de las tribus, de M. Mafessoli, se refiere así a las tribus juveniles de Barcelona.

Una de las más recientes manifestaciones del conflicto identitario que afecta a los jóvenes en nuestro universo mediático tiene que ver con lo que algunos han denominado tribalización. Las “tribus juveniles urbanas” —algunos prefieren hablar de subculturas juveniles— son agrupaciones provisionales, efímeras e inestables que proporcionan a los jóvenes que se integran en ellas un sistema simbólico y práctico que les permite soportar la presión que el sistema ejerce sobre su identidad. Las tribus tienen las siguientes características: 1. Tienden a potenciar las pulsiones gregarias y asociativas del sujeto que, de este modo, se siente inserto en una unidad de orden superior; 2. Defienden presuntos intereses comunes —del grupo, queremos decir— y estrechan vínculos gregarios basados en valores específicos; 3. Son un ámbito propicio para compartir experiencias y rituales, a menudo secretos, que generan y consolidan el sentido de pertenencia al grupo.

17Nos apartamos de esta concepción: las culturas juveniles a las que nos referimos no obedecen a condiciones “provisionales, efímeras e inestables”, tampoco se conforman como refugios o guaridas. Y continúa Pérez Tornero:

  • 6 Ibid.

Los adolescentes y jóvenes que se enrolan en ellas encuentran un cierto amparo a los asedios del ansia de identidad que viven subjetiva y objetivamente. Encuentran una máscara con que protegerse, un apoyo del grupo, un sentido gregario, y unos signos externos de identidad que les facilitan su deambular por la anónima ciudad. Hacen del estilo y la imagen sus referencias básicas para la negociación identitaria con el entorno social y practican una apropiación simbólica del territorio que parece confortar su real pérdida de espacio bajo los pies. Hay que situar esta tribalización en un contexto reactivo al individualismo utilitario de las sociedades modernas [...] Esta tribalización a la que recurren los jóvenes puede, a su vez, articularse según diversos estilos que se corresponden con programas estéticos, comportamentales e ideológicos muy diferentes [,..]6

  • 7 Cfr. Juventud, población y desarrollo en América Latina y el Caribe, México, CEPAL, 2000.

18Reflexiones como éstas pueden dejar la sensación de que se está hablando de párvulos indefensos, de los famosos “sujetos en riesgo” —típicos de los proyectos de cooperación internacional— que flotan en el vacío, incapaces de actuar por sí mismos. Estas reflexiones han sido asumidas y compartidas por documentos institucionales, como los de CEPAL,7 en los cuales no se discute su base conceptual; simplemente se constata su existencia, como se lee a continuación:

En estudios recientes se ha ido más lejos incorporando criterios provenientes de la antropología y otras disciplinas afines, con el fin de mostrar la existencia de verdaderas culturas juveniles (que en algunas etapas y contextos específicos asumieron la forma de subculturas que no cuestionaron las culturas dominantes y, en otros casos, fueron auténticas contraculturas que sí concretaron esos cuestionamientos), y haciendo especial hincapié en los problemas de identidad juvenil como eje de la caracterización de los jóvenes en cuanto grupo social (Feixa, 1998; Arias, 1998; Marafioti, 1996; Margulis, 1996). Desde esta visión, se ha tratado de mostrar la existencia de grupos juveniles con características comunes, más allá de las diferencias que sus miembros puedan tener en términos de pertenencia a diferentes estratos sociales, crecientemente influidos por la denominada cultura de masas y unificados en torno a fenómenos culturales como la música rock y otras manifestaciones similares (Gándara, Mangone y Warley, 1997; Levis, 1997; Rodríguez, 1995; Urteaga, 1998).

19En la medida en que no vemos la identidad como problema, ni como eje único para caracterizar a las culturas juveniles, guardamos distancia. Preferimos asumir el enfoque de la construcción de subjetividades individuales y colectivas, en medio de condiciones difíciles, e incluso adversas, las cuales, siendo determinantes, no inhiben su capacidad creativa. El texto citado reitera la posición que hace énfasis en la beligerancia de las tribus;

  • 8 Ibíd.

En los últimos tiempos han proliferado notoriamente las denominadas “tribus” juveniles, como espacios donde los jóvenes se sienten más cómodos y confortables —entre pares— en medio de una dinámica societal percibida por ellos como sumamente hostil (Mafessoli, 1990). Aunque la reflexión sobre las “tribus” denota una muy marcada impronta europea —o, más genéricamente, típica de las sociedades altamente industrializadas—, resulta útil para analizar algunos fenómenos que también se dan, aunque por razones diferentes, en América Latina y el Caribe —como el renovado auge de los grupos de esquina, el desarrollo de las denominadas barras bravas en el fútbol, y otros— en el marco de una acentuada segregación residencial y del alarmante deterioro de la seguridad ciudadana. Desde esta óptica, las tribus son —ante todo— “el resultado de innumerables tensiones, contradicciones y ansiedades que embargan a la juventud contemporánea” (Costa, Pérez y Tropea, 1996).8

20Si volvemos a las categorías acuñadas por M. Mafessoli, surgen muchos interrogantes acerca del contexto gregario que ordena estas supuestas grupalidades, su potencia subterránea, la nueva socialidad que expresan, el policulturalismo que manifiestan y su proxemia o carácter eminentemente táctil. Recogiendo la metáfora fractal de lo social, las tribus juveniles puntuarían el espacio a partir del sentimiento de pertenencia a las mismas, en función de una ética específica y en el cuadro de una red de comunicación. Muchos estudiosos de los jóvenes han sido entusiastas seguidores de esta corriente de pensamiento aunque, al derivar el símil de lo tribal al ámbito de las políticas sociales, se generan grandes malentendidos. Consideramos importante intentar la superación del enfoque, saliendo de la victimización y comprensión epidemiológica del asunto.

c. Como nuevos movimientos políticos

21Por último, queremos llamar la atención respecto a la doble generalización que se plantea cuando se incluye a todos los jóvenes en las culturas juveniles y se trata de politizar el estudio de todas sus formas de expresión o de organización. Desde nuestro punto de vista, en dichas formas se destacan sus propias creaciones —en particular la música—, que sin tener siempre una intencionalidad política específica, chocan muchas veces con el sistema. Esto no excluye la posibilidad de leerlas desde el ángulo político.

  • 9 Cfr. Emergencia de culturas juveniles. Estrategias del desencanto, Bogotá, Editorial Norma, 2000.

22El ilustrativo texto de R. Reguillo9 nos sirve para aclarar nuestra posición:

La anarquía, los graffiti urbanos, los ritmos tribales, los consumos culturales, la búsqueda de alternativas y los compromisos itinerantes, deben ser leídos como formas de actuación política no institucionalizada y no como las prácticas más o menos inofensivas de un montón de desadaptados.

23En esa perspectiva, todas las prácticas de los jóvenes se entienden en términos políticos y su inscripción en modelos organizativos, con alguna intencionalidad de intervención en lo público, va más allá de las actividades que tendrían un simple carácter lúdico, funcional o marginal. Quedan en la agenda temas por dirimir, como el concepto de sociedad requerido para comprender las actuaciones de las culturas juveniles. Tal vez un modelo que permita superar la visión dicotómica de centro-periferia, dentro de la cual cobra sentido pensar a las culturas juveniles como grupos de desadaptados, sin proyectos. Siguiendo con el argumento en el mismo texto:

  • 10 Ibíd.

Sin implicar que sea un fenómeno nuevo, puede decirse que a partir de la década de los 80 (que puede ubicarse de manera laxa como el inicio de la crisis estructural de la llamada modernidad tardía), los jóvenes han ido buscando y encontrando formas de organización que, sin negar la vigencia —y poder de convocatoria— de las organizaciones tradicionales (partidos, sindicatos, grupos de iglesia, clubes deportivos), se separan de “lo tradicional” en dos cuestiones básicas: de un lado, se trata de expresiones autogestivas, donde la responsabilidad recae sobre el propio colectivo sin la intermediación o dirección de adultos o instituciones formales (por ejemplo, grupos de bandas, de taggers, de góticos, de anarcopunks, etc.); y de otro lado, la concepción social de una forma de poder a través de la cual buscan alejar el autoritarismo.10

24Los dos énfasis —autogestión y antiautoritarismo— que definen las supuestas organizaciones juveniles, a nuestro parecer, son específicas de los punks. Además, consideramos que ni las bandas ni los taggers son culturas juveniles. Por otro lado, hay que debatir si, hipotéticamente, todas las culturas juveniles reproducen o depuran tales prácticas adultas. Nosotros pensamos que cada cultura tiene concepciones diferentes. La autora Rossana Reguillo entiende que explícita o implícitamente sus prácticas tienen sentido político:

  • 11 Ibíd.

El que muchos de los jóvenes no opten por prácticas y formas de agrupación partidistas o institucionales y el hecho de que no parezcan ser portadores de proyectos políticos explícitos, desde una perspectiva tradicional, puede ocultar los nuevos sentidos de lo político que configuran redes de comunicación desde donde se procesa y se difunde el mundo social [...]11

25Los “nuevos sentidos de lo político” pueden ser reales; de hecho, quedan planteados en la llamada “sociedad de control”. No quisiéramos, eso sí, mitificar la automática inscripción de los jóvenes en proyectos y redes que parecen estar creando nuevos mundos.

  • 12 Ibíd.

[...] Las culturas juveniles han dotado a “la calle”, al concierto o “la tocada” —como nombran los espacios musicales los jóvenes mexicanos— de una función política que desborda los espacios formales y legítimamente constituidos por la práctica de la política. Al dotar a “la esquina” del barrio de funciones múltiples como escuchar música, discutir cuestiones públicas, estar juntos, leer poemas y realizar algunas ceremonias colectivas de consumo de drogas, los colectivos juveniles que existen en los ámbitos locales transforman el territorio en un signo cultural y político que vuelve evidente, sin la explicitación de la protesta, las exclusiones derivadas de un orden social que al globalizarse opera un vaciamiento de sentido en el espacio.12

26Nosotros optaríamos por no imponer desde fuera un signo político a tan amplia gama de manifestaciones. Nos preguntamos cómo lo entienden cada uno de esos colectivos juveniles. La autora termina señalando:

  • 13 Ibíd.

Es urgente una investigación que penetre hermenéuticamente los mundos y los modos de vida de las culturas juveniles, como condición para el impulso de ese proyecto político sin el cual la diferencia y la diversidad son meros instrumentos retóricos de la dominación y caldo de cultivo para la(s) violencia(s).13

27Sin negar el valor de las búsquedas de los académicos, queremos reconocer también que las culturas juveniles han venido haciendo sus propias búsquedas desde hace mucho tiempo, en forma discreta. En su trabajo creativo han producido saberes, formas de vida, cosmovisiones en las cuales hay indudables aportes a renovadas valoraciones de la vida social. Pero éstas coexisten con microfascismos, radicalismos y muchos otros ismos que se incuban en sus propias experiencias. Por otra parte, este reconocimiento de las organizaciones juveniles puede ser un arma de doble filo en la medida que se trata de argumentar en contra de su apatía, al tiempo que cooptamos e instrumentalizamos sus formas de expresión. Las culturas juveniles no coinciden estrictamente con instituciones políticas; son mucho más que eso, a veces algo indeterminado, difuso y ambivalente, sin norte ni orden institucional.

28Obviamente, cada una de las culturas juveniles, con base en tradiciones y enfoques heredados históricamente, han hecho aportes importantes a la redefinición contemporánea de la política. No olvidemos que sus miembros sufren a diario un brutal contacto con el medio en que se mueven, al que se enfrentan para sobrevivir. Pero en su experiencia, todas las opciones, todas las coordenadas pueden ser válidas, no sólo las que los reducen a marcos de acción acotados y previsibles.

29Finalmente, como marco para la reflexión que proponemos, nos parece importante acercarnos al tema de las nuevas identidades que, sin los marcados sesgos de los tres enfoques anteriores, centra la atención de nuevo en un tópico con marcados ribetes disciplinarios.

30Un signo innegable de la sociedad contemporánea es la irrupción en el ámbito público (nacional e internacional) de múltiples y diversas grupalidades que plantean nuevas reivindicaciones, que poseen otras lógicas, saberes y formas de conocer el mundo, de pensarlo y de actuar sobre él. Éste no es sólo el caso de las culturas juveniles.

  • 14 Caries Feixa, De jóvenes, bandas y tribus. Antropología de la juventud, Barcelona, Ariel, 1998, p. (...)

31En ese sentido, estas últimas han sido descritas como la manera en que “las experiencias sociales de los jóvenes son expresadas colectivamente mediante la construcción de estilos de vida distintivos, localizados fundamentalmente en el tiempo libre o en espacios intersticiales de la vida institucional”,14 o en flujos de sentido que, como diría Deleuze, son líneas de fuga en medio de segmentos duros. Además, producen imaginarios propios y se inscriben en procesos de organización espontánea.

32Las dimensiones estética y cultural han sido vistas peyorativamente, como esteticismo y culturalismo, bien porque deforman la lectura de los jóvenes o bien porque la simplifican en exceso. Incluso parecen ser elementos opuestos a una lectura correcta —la sociopolítica—, esencial en la conformación de las identidades. Nos interesa hablar de “nuevos mapas de sujeto” en los cuales emerge con fuerza el componente de la subjetividad en construcción. Obviamente, ese sujeto puede ser visto de muchas formas:

No se trata, por supuesto, del mismo sujeto “receptor” y depósito de discursos establecidos y sancionados; se trata de un sujeto autónomo, o con la aspiración de serlo, a quien es preciso mirar en la multiplicidad de planos que median su relación con el mundo, desde la más fina sensibilidad a la más sutil racionalidad.

No se trata de la simple desconexión del país y del mundo como resultado del privilegio de la descripción vivencial. Allí anida un riesgo más grande, el de quedar presos de la exaltación sensualista toda vez que la subjetividad viva en los jóvenes camina los senderos de la estética y sus lenguajes del cuerpo, la vivencia y lo emocional. El desafío es harto complejo: ¿cómo encontrar y descifrar el sujeto de la era del símbolo y la comunicación sin olvidar que su ensamble subjetivo pasa, no únicamente por su individualización y autonomización, sino a la vez por su necesidad de pertenencia y raíz?

  • 15 Carlos Mario Perea, “De la identidad al conflicto, Los estudios de juventud en Bogotá”, en Cultura (...)

Si se ha practicado el camino de la política a la cultura, ahora es necesario desplazarse de la cultura a las relaciones sociales: la articulación cultural no es sólo devaneo simbólico, es al mismo tiempo empeño por la conquista de un lugar en la lucha social. Por último, si se ha operado el tránsito de la institución al sujeto, ahora resulta imperativo el salto del sujeto a la sociedad: el sujeto no es mera conmoción emocional, sino lazo social urgido por la presencia del otro, de la intimidad y de la universalidad social.15

33Desplazamientos y saltos que parecen retornos a posiciones correctas. Nuestra apuesta va en la línea de llevar a sus más profundas consecuencias la línea de creación.

34Resulta crucial entender que las formas de comunicación instauradas por las llamadas sociedades de control, informacional y del conocimiento, participan en la constitución de determinadas subjetividades singulares y colectivas contemporáneas. Lo mismo sucede con las minorías y las nuevas grupalidades, como las culturas juveniles. Su existencia y supervivencia en el mundo globalizado dependerá de su capacidad para expresar, fortalecer, legitimar, posicionar, re-construir y crear discursos y culturas propias o nuevas formas de comunidad.

35Al sujeto contemporáneo no sólo le cabe liberarse, sino también crearse, y en ese proceso definir prácticas de libertad, es decir, formas aceptables de existencia.

  • 16 M. Foucault, “Ethics: Subjectivity and Truth”, en The Essential Works of Foucault 1954-1984, vol. (...)

[...] éste es el punto de articulación entre la preocupación ética y la lucha política para el respeto de los derechos, de la reflexión critica contra las técnicas abusivas de gobierno y de una ética que permita fundamentar la libertad individual.16

36No se trataría solamente de ejercer unos derechos determinados sino de definir nuevas formas de ser y existir. Es lo que se espera que ocurra en la febril producción de subjetividad que se está realizando entre las minorías, nuevas grupalidades y movimientos sociales.

37Esta presentación del libro, en tono muy académico, deberá confrontarla el lector con las voces de los miembros de las culturas juveniles, de los creadores y artistas, que se recogen a continuación. Sólo así podrá hacer su propio juicio, armando las piezas y recorriendo el territorio, usando múltiples lentes, dispuesto a la escucha de la polifonía.

38Es posible que para el lector resulte un tanto extraño encontrar juntos textos y voces de investigadores reconocidos, de jóvenes que ofrecieron su testimonio en algún momento de la investigación (hoy aún vigente) y de anónimos chateadores o participantes de las páginas web consultadas. A nuestro parecer, hay que privilegiar en este libro las voces y textos de los nativos, es decir, aquellos que expresan la experiencia vivida al interior de las culturas juveniles y la construyen día a día en el ejercicio creativo que ilustramos. Nuestro aporte consiste en rescatarlos, ponerlos a dialogar y darles visibilidad desde una nueva perspectiva.

Notes

1 No consideramos que cualquier grupo de jóvenes constituya una cultura juvenil, ni que éstas se definan exclusivamente en relación con la identidad. Consideramos, más bien, desde la dimensión de la creación (entiéndase así la estética), que se trata de múltiples y diversos “agenciamientos colectivos de nuestra época”, de alta complejidad y dinámica, atravesados por una permanente búsqueda en los dominios de lo ético, lo político, lo artístico, y la producción de conocimiento desde la experiencia.

2 La sociedad de control (Cfr. Michael Hardt y Toni Negri, Empire, s. l. Harvard University Press, 2000) se caracteriza por una intensificación de los aparatos disciplinadores y porque el control trasciende los sitios de encierro (escuelas, fábricas, hospitales) y anima las prácticas comunes y cotidianas. La forma de poder propia de este orden en formación es el biopoder, que circula por las profundidades de las conciencias y cuerpos de la población y también a través de la totalidad de las relaciones sociales. En palabras de M. Foucault: “la vida se ha vuelto ahora... un objeto de poder”.
La sociedad informacional es, según M. Castells, una nueva estructura social de carácter global que sucede en su aparición al industrialismo y cuyas principales fuentes de productividad son la generación del conocimiento, el procesamiento de información y la transmisión de símbolos. Algunos rasgos propios de la sociedad informacional, nacida de la interacción entre revoluciones tecnológicas y reestructuraciones del capitalismo son:

  • Su ubicación en una dimensión temporal e histórica que empieza a conocerse como Era de la información.
  • El carácter global de la economía informacional.
  • La lógica de interconexión de donde deriva un concepto de extrema importancia para entender los procesos de comunicación en el mundo contemporáneo: la sociedad red.
  • La heterogeneidad, diversidad cultural e institucional de las formas sociales que coexisten en la sociedad informacional.

La sociedad del conocimiento tiene como base la producción y reproducción del saber. Se caracteriza por un vertiginoso ritmo de desarrollo del conocimiento científico tecnológico, la incidencia de la ciencia en la cotidianidad cada vez más inmediata, haciendo del conocimiento un factor prioritario en los procesos productivos.

3 Cfr. Gary Clarke, “Crítica a las teorías sobre subculturas juveniles”, en On Record. Rock, Pop and the Written Word, Londres, Routledge, 1990.

4 Cfr. “La ciudad invisible”, en Viviendo a toda. Jóvenes, territorios culturales y nuevas sensibilidades, Bogotá, DIUC, Siglo del Hombre Editores, 1998.

5 Cfr. “El ansia de identidad juvenil y la educación”, en Viviendo a toda. Jóvenes, territorios culturales y nuevas sensibilidades, op.cit.

6 Ibid.

7 Cfr. Juventud, población y desarrollo en América Latina y el Caribe, México, CEPAL, 2000.

8 Ibíd.

9 Cfr. Emergencia de culturas juveniles. Estrategias del desencanto, Bogotá, Editorial Norma, 2000.

10 Ibíd.

11 Ibíd.

12 Ibíd.

13 Ibíd.

14 Caries Feixa, De jóvenes, bandas y tribus. Antropología de la juventud, Barcelona, Ariel, 1998, p. 84.

15 Carlos Mario Perea, “De la identidad al conflicto, Los estudios de juventud en Bogotá”, en Cultura y región, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia-CES, 2000.

16 M. Foucault, “Ethics: Subjectivity and Truth”, en The Essential Works of Foucault 1954-1984, vol. I, New York, The New Press, 1997.

© Siglo del Hombre Editores, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter