Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El particular desorden de la periferia

 | 
Mónica Zuleta Pardo
, 
Gisela Daza Navarrete

III. Los mecanismos sociales de constitución de lo colectivo y lo individual

Texte intégral

1Cada una de las direcciones capitalistas, la de la normalización, la del CMI y la de la globalización, instituye unas formas singulares de identidad, con las cuales los individuos se dotan de los instrumentos necesarios para su inserción en lo social. La familia, en tanto institución primaria de socialización, participa en la construcción de estas formas singulares de identidad y prepara a sus miembros para afrontar los cambios del entorno. De hecho, las direcciones capitalistas, al afectar lo social en general, varían los modos de interacción, lo que altera los procesos familiares de construcción de sus integrantes. Sin embargo, la variación de estos procesos no se sucede de una sola manera sino que, por el contrario, difiere en cada una de las franjas sociales, lo que genera alternativas distintas en lo concerniente a la manifestación de lo colectivo y de lo individual.

2En efecto, aunque la política asistencial desarrollada en la década de los años sesenta y parte de los setenta tuvo una influencia importante en la transformación de la acción del Estado, al igual que en la mayoría de los países del Tercer Mundo, en la franja de los más ricos presentó una forma singular de expresión, que consistió en permitirle la delimitación de un espacio propio y, a la vez, concederle la potestad para asignarle a los demás segmentos sociales el suyo, lo que instituyó prácticas sociales encaminadas a la apropiación y la expropiación. De este modo, los más ricos conformaron la zona apta para la efectuación capitalista, pues al imponer su nombre propio como lo único regente, orientaron hacia sí los movimientos del capital y del trabajo. Esto estuvo acompañado de un conjunto de acciones que le permitieron a la familia de esta franja armarle a sus integrantes la competencia requerida para ocupar dicho lugar. A su turno, las capas medias buscaron apoderarse de algún emplazamiento dentro de esta zona, a pesar de no gozar de las prerrogativas del nombre propio, y de la propiedad que siempre fueron ostentadas por los más ricos. Ello las empujó a alojarse en un espacio cedido que se localizaba en el afuera de la tensión entre trabajo y capital en el que, si bien, se implantó lo civil, las plegó a la elite pues fueron abocadas a aceptar salvaguardar la posesión de ésta, a cambio de que se les concediera como prebenda el acceso al derecho. Sus prácticas de crianza se orientaron, entonces, a instituir un sujeto cuya tarea era proteger los bienes del otro, puesto que en esta acción descansaba su existencia. Finalmente, los más pobres constituyeron el margen de reserva de la producción, al tiempo que pusieron a circular la autogestión, única vía para su inserción en lo público. Excluido y, a la vez, forjador de maniobras de inclusión, el margen inventó un modo de interacción donde entretejió redes de parientes y vecinos, por las que accedió a la propiedad, en la medida en que la familia se apoderó de las artimañas de la usurpación.

3La política occidental del CMI, que entronizó al consumidor, tuvo también su especificidad en nuestra nación durante los años setenta y ochenta. Ciertamente, se construyó un campo social que atravesó anteriores dominios en cuanto la emergencia del estatuto del consumidor necesitó de nuevos personajes. Tres formas de lo colectivo aparecieron, las cuales tuvieron en común una toma de distancia con lo familiar y, en razón de lo mismo, con las prácticas sociales habituales: la de la feminización, movilizada por una onda que atravesó todos los campos sociales e instauró una asociación de género, por la cual la mujer accedió a lo público. La de la subversión, movilizada por el hiato abierto entre la conformación de otra alianza política y el ingreso de diversos propietarios al ámbito económico. Tal alianza situó a quien se le opusiera en la exclusión, lugar donde el opositor, al mismo tiempo que era perseguido, también era admitido en tanto enemigo que sostenía el pacto. Por último, la de la ilegalidad, movilizada por la instauración de un tipo de producción donde, por primera vez, obró el anonimato, lo que generó una pugna entre los movimientos, ahora liberados, del capital y del trabajo. La acción de tales manifestaciones de lo colectivo hicieron florecer un espacio novedoso de civilidad que derrocó algunos de los anteriores signos de identidad.

4El arribo de la globalización, en los años ochenta y noventa, partícipe de un capitalismo que separa los flujos capital-trabajo, también tuvo sus peculiaridades. Efectivamente, se instauró en lo social el espíritu de la liberalización y, con él, un capitalismo especulativo orientado a incrementar inmensamente la ganancia, lo que redistribuyó otra vez a nuestra nación entre ricos y pobres. Los más ricos, a través de la regencia del nombre propio, cambiaron los signos de exclusividad y forjaron una elite en la que entronizaron a un nuevo rey. Construyeron, entonces, un individuo apto en la manipulación del otro mediante la transformación de lo extraño en información utilizable. Al compás del plegamiento del Estado a las demandas externas del libre mercado, la familia encaminó a sus integrantes a programar su vida, dirección singular. Los menos pobres, hicieron de su vida un proyecto familiar y volvieron el derecho público, que antaño les fue graciosamente concedido, una forma de derecho civil. Su proyecto, si bien todavía ligado a las anteriores pautas de redención pero ya no inscritas en la salvación del mundo sino en la salvación de sí y de los suyos, les permitió ingresar a la civilidad occidental. Por último, los más pobres, quienes siempre han inventado artimañas de existencia, hicieron de lo común un lugar privado y convirtieron a la familia en un lugar donde todos y todo cabía. En este lugar instauraron al prestigio, lugar que antes ocupara el destino, e hicieron posible la emergencia de un presente sustentado en la evaluación de la competencia, según grados de honra individuales y en la capacidad azarosa de provisión, dispensadora de la subsistencia del grupo, con independencia de quien proveyera.

5La reciente dirección capitalista ha trastornado, entonces, algunos de los modos de interacción que durante tanto tiempo han caracterizado el país. Así, poco a poco se va alzando la figura del fascista, la cual rige ahora nuestras vidas al canjear al déspota, anterior rey, por los nuevos dueños de dominios quienes le imponen al otro su ley privada. No obstante, los actuales soberanos ya no tienen nombre, tampoco están inmersos en un territorio específico, ni se conducen por la preexistencia de su mandato. Pueden ser cualquiera apto para armarse con las herramientas que nos ha arrojado el paramilitarismo, modo de interacción propiciado por el actuar del control.

6A continuación, entonces, se presenta una descripción de las maneras como las distintas generaciones consideradas, así como las distintas franjas sociales estudiadas han sido afectadas por las tres direcciones capitalistas enunciadas desde el comienzo de este texto. No obstante, a diferencia de la anterior descripción, ésta se presenta de modo transversal y considera, por separado, las franjas sociales de los más ricos, los menos pobres y los más pobres entre los años sesenta y setenta, los años setenta y ochenta y los años ochenta y noventa. Asimismo, esta descripción hace énfasis en los mecanismos de socialización que la familia pone en marcha con miras a su subsistencia y, en consecuencia, da cuenta de las maneras como se conforma lo individual y lo grupal, así como las relaciones que se establecen entre el espacio de lo privado y de lo público y de lo legal y de lo ilegal. La descripción está fundamentada, pues, en las técnicas de constitución, primero, de los sujetos y, después, de los individuos, de cada uno de los tres tipos de familia diferenciados y de los tres periodos estudiados.

LOS SUJETOS DE LA ASISTENCIA

  • 1 A este propósito anota Gaviria que “La década de los setenta encuentra una Colombia diferente, con (...)

7Entre 1965 y 1975, la extensión de la secularización en el Occidente periférico impulsa la modernización de los Estados-nación, lo que trae como resultado la subordinación de lo rural a lo urbano, junto con la imposición de la obediencia ya no a un mandato divino sino a una ley humana. Se crea así la urbe que arrastra consigo una serie de aciones en las prácticas sociales y da paso a un orden mediante el cual la mayoría busca acceder a una norma común, es decir, a la legislación capitalista.1

8En nuestra particularidad dichos cambios, si bien autorizan cierta propagación de lo normativo, prioritariamente instalan las prerrogativas en otro lugar, lo que provoca una serie de acciones de diferenciación de la que emergen individuos sometidos a un código en apariencia general, pero que sobre todo manifiesta lo específico. Tales procesos se acompañan, en el interior familiar, de un conjunto de acciones constitutivo de los cánones de la pertenencia. Las familias de los más ricos, los menos pobres y los más pobres ponen en marcha diversos procedimientos para acceder al estatuto de existencia social, dentro de este régimen de civilidad inherente a la urbanización.

El privilegio

La manipulación evaluativa

  • 2 Mayor señala: “Más que entrar en el ámbito de la tercera revolución industrial, esa carrera no hac (...)

9Durante esta década, la generación de los padres más ricos se inscribe en un modo de producción2 donde el acrecentamiento del rédito implica el aumento de la inversión y, por tanto, del riesgo y, además, despliegan una serie de técnicas tendiente a la construcción de una persona competente, en cuanto incrementa progresivamente sus grados de aptitud. Individuo diestro en el riesgo y, al mismo tiempo, en el triunfo, partícipe de un capitalismo encaminado al aumento de la competitividad mediante el aprovechamiento de sus prerrogativas.

10El derrocamiento de los signos trascendentes, forjadores de esta clase como la única con derechos, despoja a los más ricos de la certidumbre de su identidad y los obliga a apelar a otra suerte de signos asociados con marcas probatorias, a posteriori, de la adhesión grupal. Ello hace de cada hijo un sujeto apto en la ostentación de su capacidad para portar un nombre, el cual ya no es solamente una gracia ligada a la propiedad, sino que, además, requiere merecerse. Maniobra que desplaza sus ventajas del lugar central a una adyacencia, a la vez que impone la competencia como exigencia para el obrar capitalista.

  • 3 La escasez de divisas produce en Colombia un comportamiento económico tal que sólo permite a algun (...)

11A pesar de que el nuevo estatuto de civilidad compele al rico a reconocer la existencia jurídica del otro, el rico no admite despojarse de la garantía de su preeminencia y, por ello, forja acciones de diferenciación en la supuesta homogeneidad social. Algunas de éstas son: 1) Aceptación de las recientes exigencias capitalistas pero subordinadas a la ventaja de la posesión del nombre.3 2) Concesión aparente del estatuto de competidor al otro, mediante una igualación benévola donde, a través de la simulación del anonimato, se esconde la pertenencia a la elite. 3) Conformación de un método de evaluación del mérito ligado al favor, con miras a crear un lugar para el obrar subrepticio de la marca de clase.

  • 4 Señala Mayor: “A finales de los sesenta el país presenciaba la aparición de un nuevo tipo de ejecu (...)

12Estos procedimientos impulsan una expresión local del capitalismo, en la que se articulan el riesgo y la suerte con la ventaja y el acierto. Se transforma, así, la razón de sus bisabuelos, aquella que les otorgaba el atributo para gobernar a otros, en una cierta certeza del éxito con la cual obtener una ventaja para vencer en una libre competencia.4 En la nueva expresión capitalista se establece, entonces, una relación entre lo mismo y lo otro, donde aquello de lo que se es parte se liga a la posesión de un nombre y a la prueba de su merecimiento, mientras aquello respecto de lo cual se pretende diferenciarse toma la forma de la vigilancia fomentadora del favoritismo.

13La existencia de los más ricos se subordina, entonces, a la norma, más precisamente, a quien vigila su cumplimiento. Mientras sus antepasados precisaban de la subordinación del otro y ocupaban siempre el dominio, esta generación se pliega a quien ocupa la posición del dominado, en cuanto éste, al asumir la función de asignación del vencedor, es el único con la potestad de conceder la supremacía. El resultado es el ingreso del azar en reemplazo de la razón, pues esta dependencia del otro deroga la certeza del gobierno que había sido concedido a la elite por gracia divina.

14Modo de interacción donde el soborno al vigilante y el chantaje al competidor ingresan como garantías del contrato que de antemano designa vencedor a quien porta el nombre. Garantía sujeta al azar, puesto que el rango de certeza de la contienda se estipula de acuerdo con la habilidad del competidor para jugar, al impedirse el garantizar por completo el triunfo. De esta manera, la competencia aparece como la técnica empleada por los más ricos para demostrar el merecimiento de su marca, consistente en una disposición encaminada a reducir el azar y a optimizar los caminos para la obtención del éxito.

La inoculación de la competencia

15En el interior de la familia se organizan las prácticas de cuidado en torno a distintos grados de placer y displacer, cuyos umbrales están circunscritos a la habilidad de cada sujeto, ateniéndose, sin embargo, a un rango fijado por el afuera familiar e instituido como punto de partida. Dicha preferencia es resultado de la elección del niño frente a una gama de opciones ofrecidas por el consumo, de la que resulta una selección, a partir de la cual se construye su concreción. Inducido al cultivo progresivo de su disposición, al niño se le entrena para definir un grado de suficiencia a alcanzar y para superarlo continuamente. En cuanto las condiciones de la competencia están preestablecidas, las prácticas de crianza se diseñan con miras a impedir la exposición del niño a situaciones inferiores al umbral de su preeminencia. Se precisan entonces irnos estándares de consumo que demarcan lo necesario, en tanto abundancia, y lo superfluo como espacio para el despliegue de la suficiencia.

  • 5 Informante mujer, primera generación, estrato d.

Nos levantábamos para el colegio, el colegio quedaba muy cerca, como vivíamos en una casa finca y ahí cerca quedaba el colegio entonces nos llevaban en el carro, estábamos en el colegio hasta las tres de la tarde, nos recogían, nos llevaban a la casa y de ahí a cada uno a su cuento, yo tenía clases de tenis en el club, a mi hermano le gustaba la pintura y el otro se dedicaba a la equitación.5

16La transformación de lo superfluo en suficiencia demanda de la implantación de un tipo de entrenamiento sustentado en el soborno y el chantaje, donde el entrenador cumple las funciones del vigilante y el niño las de competidor aventajado. De hecho, cualquier presentación de un grado más de aptitud por parte del niño, urge la aprobación del vigilante, cuyo contrato supone de antemano dicha aprobación. En el caso de reprobación o sanción del fracaso, el entrenador incurre en un incumplimiento de los términos pactados y se hace incompetente. En esta relación, en la que se gesta una prueba de evaluación lo suficientemente flexible para demostrar siempre el incremento de la habilidad, surge el azar, al tornar manipulables, a conveniencia, los términos de la disposición y la aprobación. La norma se torna entonces un instrumento de evaluación maniobrable de la que resulta la sanción del más rico como el más apto. Simultáneamente, al delegar en el vigilante la función evaluadora, se le da reconocimiento a la existencia del otro, método para demostrar el merecimiento del nombre.

  • 6 Informante hombre, primera generación, estrato d.

Como en el colegio le habían dicho a mi mamá que yo era muy bueno para el dibujo, resulta que ella era amiguísima de X, una pintora que les daba clases a muchos niños hijos de amigos de mis papás. Entonces la contrataron. Al principio yo iba a su casa, pero después ella venía a la mía, pobre mujer, siempre les decía a mis papás que yo iba muy bien y me acuerdo que mis dibujos eran horrendos y que no hacía nada en la clase sino mamar gallo, ella era muy buena gente. Yo tendría unos diez años.6

17La competencia implica cambios en los roles familiares. En efecto, la crianza se delega a terceros que cumplen el papel del entrenador, mientras los padres tienen por funciones, además de la provisión, la supervisión de la ejecución del entrenador, en el adentro, y la selección del mejor entrenador en el afuera. Habitualmente la madre administra el ambiente con miras a lograr el consumo necesario y delimita las opciones del consumo superfluo, mientras el padre provee a la familia y ratifica la sanción del vigilante.

  • 7 Informante hombre, primera generación, estrato d.

Mi mamá nunca trabajó, pues trabajó en el trabajo más complicado que era mantener su casa, pero fue una mujer y ha sido una mujer muy cómoda, así no hubiera con qué siempre había servicio, había muchachas, nanas, enfermeras, conductores, personas que le ayudaran, pero se dedicó a tener su casa en orden.7

18Tal distribución provoca un tipo de administración de la crianza que promueve una singularidad encaminada a convertir a cada cual en responsable de sí en tanto producto, dentro de la supervisión puesta en marcha durante el proceso. Con ello se toma distancia de la administración vertical que conduce a una producción por delegaciones o de una horizontal donde lo obtenido es el resultado de un trabajo en equipo. La familia, al encaminar a cada cual a fijar sus metas y a emprender las acciones requeridas para obtenerlas, lo hace responsable de su éxito.

  • 8 Informante mujer, primera generación, estrato d.

Yo no recuerdo si mi mamá con alguno de mis hermanos haya estado pendiente de tareas o algo, porque éramos muy juiciosos, entonces ella nunca estuvo supervisándonos tareas, yo no recuerdo que se sentara al lado nuestro a corregirnos tareas. Cada uno tenía sus cosas y cada uno las hacía por su cuenta. Fuimos muy obedientes, no tuvieron problemas con nosotros.8

19Los mecanismos para responsabilizar al niño se insertan en una distribución espacio-temporal, donde el espacio pasa a ocupar una posición relevante en la determinación de la acción, y el tiempo se torna consecuencia de la misma, de suerte que el sujeto se vuelve actor de su vida —temporalidad— dentro de un campo de acción predeterminado —espacialidad—. Se da así origen al sujeto que el conglomerado del privilegio requiere, circunscrito a unos rangos de probabilidad y listo para combatir el azar a través de la intervención soterrada de las prerrogativas, mediante tácticas diversas: 1) Las necesidades del niño, punto de partida de la acción, están previstas de antemano, de manera que todo se rige según irnos rangos muy pequeños de variación (similares ambientes de crianza). 2) Los caprichos del niño, zona de efectuación de su selección, también se inscriben dentro de unos rangos muy pequeños de variación (similares entrenadores y entrenamientos). 3) Las pautas de distinción de los límites de la necesidad y el capricho provienen de las redes características de la agrupación (similares círculos de amigos).

  • 9 Informantes hombres y mujer, primera generación, estrato d.

A mí me alcanzó a tocar ir al colegio con mi hermano mayor porque estábamos en el mismo colegio, en el Gimnasio Moderno, allí también estaban todos mis primos y mis amigos, hijos de amigos de mis papás. [...] Cuando estaba en el colegio nos metíamos a Los Lagartos, no éramos socios de ese club, sino del Country y firmábamos, ya sabíamos el número de un amigo y de una vez entrábamos. [...] Mi papá siempre ha sido socio del Gun Club, él adora ese sitio, me acuerdo que cuando éramos niños a veces como gran cosa nos llevaba a almorzar con él, quedaba en el centro, era un ambiente muy familiar.9

20La gama posible de identificación, traducida en grados de capacidad, es efecto de la distancia entre la acción realizada y sus condiciones. Ello pone de manifiesto disimilitudes de grado entre hombres y mujeres —los primeros, para el despliegue de la acción espontánea, tienen un campo un poco mayor que las segundas, quienes tienen un emplazamiento más calculado de determinación—, y disimilitudes de grado entre los individuos, ñuto de las variaciones en la articulación entre lo estipulado y lo eventual. De modo que la crianza, al buscar reducir la incertidumbre, construye una zona previsora de la mayoría de las acciones de los miembros familiares.

  • 10 Informantes hombres y mujer, primera generación, estrato d.

Esa sobreprotección tan tenaz que hubo toda la vida en la casa, entonces nunca tuve acceso a correr peligros, pongámoslo de esa manera, si yo me iba a una fiesta, ella me decía: “a las doce en la casa” y si no me podía llevar, mandaba al chofer a recogerme. La cosa era de ese calibre. [...] A veces jugábamos en el parque del barrio, teníamos un equipo de fútbol y jugábamos hasta las doce de la noche. [...] A mí mis hermanos me cuidaban mucho, ellos tenían que acompañarme a las fiestas.10

21Este sujeto es, entonces, resultado de la desaparición de la incertidumbre mediante un cálculo de probabilidades que inserta en el niño una conciencia de sí, herramienta consistente en la imposición de una marca a vencer y, simultáneamente, lo conduce a adueñarse de la misma. Apropiación de una dispo sición urgida de potencialización por la realización de series de rutinas. De hecho, la crianza establece horarios estrictos, colmados con actividades previstas tendientes a reducir el despliegue de la acción espontánea, lo cual, a su vez, requiere de la moderación de su emergencia. Surge el escenario que incita la ocurrencia de determinadas acciones y obstaculiza otras, a través de la selección de interacciones específicas entre el contexto y la actividad, lo que conduce a implantar una actuación donde se representa el papel asignado. Determinados grados de nutrición, de ejercitación física e intelectual, de descanso, objetivados en secuencias de actividades a realizar en ambientes especiales, promueven este personaje blando y moldeable, en el que el esfuerzo nunca supera la suficiencia; al contrario, ésta precisa desplegarse paulatinamente para encontrar su esfuerzo.

  • 11 Informante mujer, primera generación, estrato d.

Nosotras teníamos un horario muy estricto. En el tiempo que no estábamos ocupadas era muy rico porque además vivíamos en un sitio con muchos árboles y con mucho espacio adonde salíamos, yo no lo veía como insufidente tiempo libre, pues a montar bidcleta, encaramarnos en los árboles del jardín.11

22No se hace referencia aquí al sujeto de la disciplina tendiente hacia una medida común, sino otro que rompe con el molde para él constituido. Empero, su génesis está en el orden de lo disciplinar, entre la normalización y su límite, y se conforma gracias a variaciones mínimas en la composición de sus elementos. Así, muchas de las acciones erigidas por los abuelos para encauzar las conductas de sus hijos hacia finalidades de razón y de pasión, son modificadas por los padres y reorientadas hacia otros propósitos tales como la construcción de escenarios destinados a la actuación. Ínfimo movimiento transformador de una finalidad en un medio para el desenvolvimiento de la aptitud, mediante la extracción de una cualidad anteriormente arrogada como atributo inherente al ser que se convierte en ambiente exterior.

  • 12 Informante hombre, primera generación, estrato d.

Nuestra casa era muy cómoda. Cada uno tenía su cuarto, que tenía un lugar para estudiar con su escritorio y la biblioteca y otro donde estaban los juguetes. Me acuerdo que era muy bella la casa, muy bien decorada, el comedor para los niños pequeños, después pasábamos al comedor grande, el sábado uno se iba a jugar al club o lo que fuera eso sí, siempre almorzábamos juntos, en mi casa siempre teníamos que almorzar y comer todos juntos, de resto cada uno hacía lo que quería. Yo tuve una época en que me hacían una comida especial porque yo jodia mucho para la comida, así de consentido era. En realidad en la casa no hacía falta hacer muchas cosas, de pronto mi mamá por montarla, le decía a uno: “le toca tender su cama”.12

La fabricación de lo otro

23El afuera familiar se torna mundo. Este mundo ahora incorporado en la familia es distinto del de los bisabuelos; ya no se rige por abstracciones, cuyas manifestaciones en direcciones disciplinarias tornaban al hombre en la persona adecuada para la expresión de la razón y a la mujer en la persona adecuada para la expresión de la pasión, sino por concreciones u objetos dispuestos en ordenamientos específicos según niveles de efectividad, destinados a disminuir al máximo y con la mayor diligencia las secuencias de acciones para alcanzar las metas determinadas. Así, el ambiente se vuelve escenario de ahorro para el esfuerzo corporal, en cuanto está dotado de lo necesario, y cualquier acción de sobrevuelo, por parte del niño, es signada como demostración de su competencia.

24La pasión y la razón, al objetivarse en suficiencia y en escenarios, son sustraídas al sujeto. De hecho, los fines perseguidos por la acción, medidos ahora en grados de habilidad, ya no buscan perfeccionar un estado del ser —el hombre idóneo en el gobierno de otros, la mujer en el comportamiento estético—, sino consolidar una aptitud con la cual el ser se convierte en un proceso concretizado en metas por alcanzar, marcas del éxito, a través de logros objetivos. Ello liga el éxito al consumo y dirige el deseo del niño a articular su disposición con la posibilidad de creación de los ambientes propicios. Más aún, vuelve al más rico una máquina eficaz en el consumir, en cuanto solo allí puede transformar la razón en suficiencia y la pasión en consumo.

25El proceso de exteriorización de la pasión y de la razón afecta la diferencia entre géneros y la conduce a regirse por las variaciones en los grados de capacidad. Así, la crianza vuelve más previsible el cuerpo femenino, mientras dirige al masculino a un mayor despliegue de su potencia, en la asunción del riesgo. De la misma manera, los patrones de consumo y los escenarios del niño y la niña varían: la acción del niño se delimita en la interacción con el otro, mientras que la de la niña se constituye en la interacción consigo misma, lo que le restringe el movimiento en el afuera familiar. De suerte que la determinación de la diferencia entre mujeres y hombres también cede su estatuto de esencialidad, para convertirse en el efecto de un entrenamiento explícitamente encauzado.

  • 13 Informantes hombre y mujeres, primera generación, estrato d.

Cuando me echaron del San Carlos, a mi mamá le dio tanta rabia que me puso en un colegio distrital. Ahí conocí la marihuana, las putas y todos los vicios. [...] Mi mamá me sacó de ahí pero después de un año de castigo. [...] Los sábados a mí me gustaba mucho leer, tenía mi espacio entonces me quedaba leyendo o escuchando música. [...] Toda la vida estudié en el mismo colegio, es que mi mamá había estudiado en ese colegio y le parecía terrible que nosotras no estudiáramos ahí.13

  • 14 A finales de la década de los sesenta la inversión extranjera en la industria, mayoritariamente es (...)
  • 15 Señala Gaviria: “el endeudamiento a inversionistas extranjeros exige la tecnificación de las empre (...)

26El afuera familiar del más rico fija las pautas de la aparición de la autosuficiencia. En efecto, éste, al regirse por la intensificación del riesgo, da origen a una expresión de lo otro objetivada en el vigilante de la norma quien evalúa la disposición individual. Pero, simultáneamente, emerge una segunda expresión de lo otro, la del inversionista, que transfigura al más rico en deudor y lo obliga a una mayor producción, a partir de la imposición de otras garantías indispensables para la consolidación de la idoneidad.14 Dos órdenes de garantías surgen en este proceso: el de la evaluación y el de la competitividad. Mientras el primer orden depende del vigilante que certifica la autosuficiencia, el segundo relaciona al más rico con su acreedor capitalista, al exigir la efectividad en la no-moratoria para el cumplimiento de los pagos.15 Se instalan, así, dos formas de relación con el afuera: una que se rige por la supremacía del nombre propio y es relativa a la posesión, cuya acción está gobernada según las exigencias del soborno y el chantaje y otra que se rige por la supremacía del acreedor y se liga a la efectividad, cuya acción está gobernada según los exigencias de una alta productividad.

  • 16 Informante hombre, primera generación, estrato d.

Mi papá fue un hombre que le tocó luchar muy duro. Él tecnificó la finca y la puso a producir a partir de préstamos que le hicieron. El caso es que a nuestra finca mi papá la convirtió en un emporio de riqueza. Era lechera y poco a poco se volvió una industria y se diversificó. Mi papá adecuó la finca, le puso luz eléctrica no sólo a la finca sino a todo el pueblo. Hizo la carretera y adecuó la casa con todas las comodidades. La casa tenía de todo, casi no había diferencias con la que teníamos en Bogotá, como a mi mamá no le gustaba mucho ir allá, mi papá se la fue haciendo a su gusto para que lo acompañara.16

27La superposición de esas formas de relación encauza al más rico al entrenamiento en la eficacia. Ciertamente, mientras sus prerrogativas le aseguran el consumo necesario, concretizado en objetos y en contextos, la eficacia, al guiar las opciones del consumir, le delimita la aptitud. En consecuencia, el mundo del rico se inserta dentro de la gama de opciones de consumo impuesta por su acreedor, lo que lo fuerza a consumir lo relativo a la efectividad, es decir, tecnología. El rico, entonces, resulta apresado por la tecnología, a la que sólo puede acceder por la ventaja, bajo la égida de una doble deuda: la del acreedor del capital, dirigida hacia el futuro, y la del acreedor del favoritismo, dirigida hacia el pasado.

  • 17 Informante hombre, primera generación, estrato d.

Las vacaciones íbamos a la Florida, a California. Recuerdo que a veces viajábamos juntos, toda la familia, alquilábamos un carro y hacíamos unos paseos larguísimos, a mí no me gustaban esos planes familiares tanto como cuando me mandaban a mitad de año a Gringolandia, durante el verano a un campamento. Eso sí era muy chévere, uno conocía gente de todas partes, recuerdo que yo estudiaba con los hijos de los presidentes de toda Centroamérica.17

28La crianza, entonces, se acomoda hacia el futuro, al tiempo que es gobernada por el pasado, lo que instala al niño en un presente asido por el doble juego de la riqueza y la suficiencia, cuya expresión requiere plegarse al momento, lugar de concreción de la pertenencia y del aumento de la productividad. Las formas de relación con el afuera gobiernan al ambiente y a la competencia, al dictaminar las concreciones de la suficiencia. De ahí la importancia del azar, en cuanto el sujeto está del todo subordinado a un afuera imposible de manejar puesto que la razón de sus bisabuelos, regente de la vida de los otros, se ha vuelto contra sí y dirige, ahora desde un exterior, la vida que ha mutado en azar, donde sólo es posible la reacción.

29A pesar de la cierta previsión que corresponde a la preparación de los escenarios del niño, la productividad no es predecible en cuanto el futuro se transforma concomitantemente con las variaciones del afuera, imposible de intervenir. Extraño artilugio que vincula el presente al azar y el pasado y el futuro a la predeterminación y del que resulta un sujeto apto para alcanzar provecho del afuera, cualquiera sea su rumbo, pues en tal provecho descansa la existencia. Inmediatez con la que se obtiene el mayor rédito en el menor tiempo y que subordina toda planeación al azar, a la vez que adecúa el presente según los ordenamientos del pasado, como garantía de una mayor probabilidad para obtener ventaja en el futuro.

30Ambientes, entrenamientos e interacciones similares suscitan, por otra parte, una variación graduada que cualifica por igual a todos para el desenvolvimiento en los diversos escenarios, pero que implanta en cada uno la asunción del logro de su disposición de acuerdo con la elección del contexto más adecuado. Aunque el mecanismo de instauración de la diferenciación individual es el mismo, los escenarios varían, lo que provoca, por un lado, la aparición de la identidad concretizada en destreza singular y, por otro, el establecimiento de una existencia para sí, donde el igual es requerido con miras al provecho. Tercera expresión de lo otro, esta vez objetivada en la asociación, hábil en la instalación de una competencia transformadora del par en aliado o enemigo según las exigencias que impone la ventaja personal.

  • 18 Informante hombre, primera generación, estrato d.

Con mis hermanos pues era la vida diaria, llegar del colegio y tomar onces, pero no me acuerdo más, me acuerdo de cuando eran más grandes e iban a las fiestas, pero no hubo mucho contacto, fuimos dos parejas, además. A mí me tocó vivir más con mi hermano menor cuando los dos mayores se casaron y con mi hermano menor tampoco tuve mucho contacto porque somos muy diferentes, él sí fue la ciudad, la fiesta y yo hasta bastante mayor siempre me fui los fines de semana para la finca. Nunca hemos sido ni de reunirnos todos ni de ninguna de esas cosas, no nos caracterizamos por ser muy unidos.18

31El privilegio, en síntesis, se instituye dentro de unos limites externos constituidos por la acción de un afuera local correspondiente a la pertenencia social y de un afuera mundo correspondiente al capitalismo, y unos límites internos constituidos por grados de placer y displacer. Ello separa la zona de la necesidad, circunscrita a la paridad, de una del capricho, circunscrita al aumento del rédito. A través de la presentación de una gama de opciones para la elección en el consumo resulta una selección instaurada en una preferencia personal. A partir de esta preferencia, se conforman la aptitud y la competencia. En este caso, la aptitud se refiere a las técnicas de crianza que, al conectar la preferencia con un tipo de entrenamiento, la convierten en autosuficiencia y establecen el desempeño del niño como marca a vencer según las exigencias del chantaje y el soborno. Emergencia de una conciencia de sí, por la que se instala la proclama: ¡yo soy capaz de! La competencia, por su parte, se refiere a otro conjunto de técnicas que, al unir la aptitud con varios tipos de escenarios, la convierten en previsiva en tanto selección de las acciones adecuadas para obtener un máximo de efectividad en el presente, según las exigencias de la tecnología. Emergencia de la conciencia de la eficacia que instala la proclama: ¡yo soy capaz!

Lo donado

El derecho de propiedad

32Durante esta década, al permitirse a un segmento de la urbe la apropiación de lo burgués mediante la expansión de la buena salud, se gestan otros cánones de la pertenencia y, a la vez, se pone en juego la existencia del segmento dentro de lo social. La familia de los menos pobres adecua, así, sus técnicas de crianza con miras a la construcción del sujeto de derecho, dentro de la regencia del privilegio, relativa al modo productivo.

33Mientras la generación de los bisabuelos más ricos, al sustentar lo grupal en la posesión, forzaba al extraño a una existencia social cuyos límites estaban determinados por el territorio por aquel constituido, la de los padres, con la conformación de la urbe cuya consecuencia, entre otras, es el desplazamiento del nombre propio de centro a adyacencia, desplaza también el territorio y funda una mediación entre éste y su signo. En dicha mediación se instaura el derecho.

  • 19 Se sostiene aquí la tesis según la cual la no conformación de las clases capitalistas en Colombia (...)

34La producción, al no arraigarse en la liberación del capital y del trabajo, ocasiona en nuestra particularidad una perversión de lo burgués cuyas características van a ser ahora propagadas. Se crea una brecha entre lo burgués y nuestra burguesía, de la cual emerge la legislación, lo que provoca una distancia tal entre el privilegiado y el extraño que promueve la conquista de las características de una burguesía inexistente.19 Así, los menos pobres, sin contar con un enclave propicio, arman maniobras de inclusión mediante la apropiación de una zona establecida por el nombre propio y dispuesta para ese fin, con ello convierten a lo donado en el derecho.

  • 20 Si bien la mayoría de los economistas colombianos sostienen la hipótesis de que el desarrollo del (...)
  • 21 Existe una diferencia notable entre la política de sustitución de importaciones, propia de los cin (...)
  • 22 Según Mayor, la tendencia productiva de ese tiempo: “fue la concentración de la producción industr (...)
  • 23 Dice Kalmanovitz: “para atender las necesidades del fisco, la Junta Monetaria analizaba la liquide (...)

35Similar a cualquier Estado moderno, el nuestro emana de los más ricos, pero, en contraste con otros, la riqueza proviene del derecho de propiedad sin constituir a la propiedad en un derecho.20 Esta característica sustenta a la riqueza (la cual en el capitalismo se torna en una abstracción) en concreciones bajo las formas del terrateniente, el monopolista y el usurero, específicas de una jerarquía prevaleciente. Lo anterior se manifiesta, por un lado, en el aumento del valor del bien,21 basado en una restricción externa capitalista que, al imponerle mínimos gravámenes tanto a su posesión como a su valorización, conduce a la separación de la posesión y de la productividad. Por otro lado, se manifiesta en ron desarrollo industrial concentrado,22 que obstaculiza la libre competencia, táctica para aumentar la ganancia con independencia de la productividad mediante la reducción de los impuestos directos y del aumento de los indirectos. Finalmente, se manifiesta en el incremento del costo del dinero, al reducirse su circulación, lo que propicia en sus dueños la usura, junto con la difusión de medidas de control preestablecidas que aseguran el acceso al crédito23 sólo a quien posea las garantías.

  • 24 Al respecto, Becerra afirma que “sería ingenuo pretender que en una mesa de negociaciones se haga (...)
  • 25 Señala Londoño: “El hecho de que los salarios, las condiciones de vida, la estabilidad laboral, la (...)

36La constitución de este Estado precisa de tres condiciones: 1) Garantizar el mantenimiento de las prerrogativas mediante la separación, en lo público, de dominios productivos e improductivos,24 lo que delimita la actuación legislativa. Así, en los primeros se dispone la acción para el ejercicio de la prerrogativa a la propiedad y en los segundos para el de la legislación. Ello crea una brecha entre las acciones correspondientes a la actividad política y a la económica puesto que inscribe la actividad política en lo común, en tanto objeto de pugna por su adquisición, y la actividad económica en lo personal, en tanto posesiones otorgadas con antelación. 2) Transformar también en dádiva la zona del derecho por medio de la instauración de interacciones atadas a la deuda y al favor.25 Con miras a lograrlo se determina un mínimo como regulador general, sistema jurídico-administrativo del operar del Estado y unos máximos a ser disputados en la pugna para su adquisición, lo que, al tornar lo personal en recompensa y el mínimo común en caridad, ocasiona la transformación de la reivindicación en prebenda. 3) Entrelazar las zonas del derecho y de la propiedad a través de la puesta en resonancia de una en la otra, al gozar ambas de reglas de funcionamiento que, a pesar de ostentar supuestas causas disímiles, tienen un punto macroeconómico de encuentro.

37El Estado, así forjado, se instituye en una adyacencia al proceso productivo, lo que garantiza, por una parte, la permanencia del nombre propio al enlazarlo con el capital y, por otra, la permanencia del trabajador libre, al articularlo con lo asistencial. Adyacencia que al tornar como regla general que el elegido posea la riqueza y el vigilante cuide la posesión, allana la separación entre lo económico y lo político y su mutua resonancia. Duplicidad constructora de una serie de acciones de diferenciación sustentada en la articulación entre el obrar del derecho de propiedad y el del derecho donado, que dirige al asistido a defender los bienes de quien porta el nombre, condición de su existencia. Aparece, entonces, un sujeto escindido cuya acción sobre lo civil se dirige a la búsqueda de alianzas bajo las formas derivadas de códigos regulativos y de leyes que separan lo permitido y lo prohibido y cuya acción sobre la posesión se dirige a la vigilancia (de la propiedad del otro), en donde le es permitido erigir su identidad.

La construcción de la disciplina

  • 26 Del total de la población ocupada en el país para el año 1976 (5.500.000), el empleo público emple (...)
  • 27 Respecto de la política tributaria, señala Kalmanovitz que aquella “del neoliberalismo, enterament (...)

38Inmerso en una deuda moral transformada en laica con la expansión de los cánones correspondientes a la buena salud, deuda disociadora de la moral y del deber y encaminada a la ampliación de un consumo vuelto ahora moral familiar, al empleado se le compele a alcanzar la bondad, por los requerimientos de lo asistencial y a aumentar sus ingresos, por los requerimientos de su consumo. De hecho, el favor otorgado para acceder al trabajo, condena al servicio y, en cambio, otorga una prebenda que separa la acción del empleado de la producción, puesto que si producir más no es garantía de ganar más, lo inverso también es verdad. Así, el Estado, convertido en el mayor empleador de esta franja,26 no urge de una mayor producción sino, sobre todo, demanda de la obediencia. La deuda permite entonces la realidad del Estado, al sustentarse, en parte, en el consumo de su servidor, quien necesita, a la vez, empeñarse para alcanzar la bondad. Separación del salario y el ingreso27 en cuanto la obtención del salario no se inscribe en la producción, sino en la bondad de lo público; por ello el ingreso tampoco responde al salario, sino más bien a las artimañas a las que el servidor recurre para aumentarlo y así pagar su obligación, para lo cual se forja la perspicacia.

  • 28 Informante hombre, primera generación, estrato c.

Mi papá cuando conoció a mi mamá, dejó de ser maestro y se volvió contador, contador públioo, como contador público mi papá llegó a ascender y a tener incluso puestos bastante importantes, él trabajó con la Texas y cuando estaba en el Magdalena Medio, debido a ciertos manejos burocráticos que había ahí, como suele suceder en casi todas las empresas, el contador pues es un sujeto, es una pieza clave digamos en la corrupción, y tengo entendido que mi papá, había gente que quería hacer un gran fraude y mi papá pues no se prestó para eso, entonces le hicieron la guerra y terminó perdiendo ese puesto.28

  • 29 Foucault lo especifica al precisar que “Las instituciones disciplinarias han secretado una maquina (...)

39En cuanto lo burgués en nuestra particularidad se sustenta en la gracia, no tiene molde; a pesar de ello, goza de algunas de las características específicas de lo disciplinar,29 tales como el sufrimiento, la sumisión y la temporalidad, pero bajo otras reglas constituidas según pequeñas variaciones de la obediencia. Ciertamente, las prácticas familiares ajustadas a la deuda vuelta laica, se alinean en torno a las políticas públicas traducidas en reglas de buena salud en tanto deber familiar. Al organizar las actividades familiares como imposiciones a ser cumplidas, la madre gestiona las reglas de la buena salud mediante la configuración de rutinas rígidas independientes de las contingencias externas. Se determinan, entonces, las funciones en razón de jerarquías, horarios y rituales.

  • 30 Informantes mujeres, primera generación, estrato c.

Las hijas participábamos de todo en la casa, fuimos entrenadas como amas de casa, entrenadas con un programa establecido que se traduce en que hacíamos oficios desde que nos levantábamos hasta que nos acostábamos, nos enseñaron que había un método, mi familia tiene métodos para todo el oficio doméstico, mamá nos decía cómo había que hacer cada cosa. [...] Cada uno estaba en su cuento y en su vida, a las cinco de la tarde ya nos reuníamos todos, pero cada uno estaba dedicado a lo que le tocaba, lo que estaba estudiando y a lo que estaba haciendo.30

40Las jerarquías implantan un orden según el cual se le permite al hermano mayor el ejercicio de la autoridad sobre el menor y al hombre sobre la mujer. No obstante, dicha autoridad, al introducir a la obediencia, ya no es la privativa del déspota, sino que se adecúa a los parámetros de la buena salud, de lo que resulta la inserción de la mediación de la norma en la jerarquía, separando al vigilante del vigilado al plegarse ambos a una tercería.

  • 31 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato c.

Mi hermano mayor, apenas muere mi mamá, casi asume el liderazgo de la familia y entonces se da como esa división del trabajo en mi casa, mi hermana en la casa que nos hacía la comida y se encargaba como de los más pequeños y mi hermano mayor que tenía la aureola de que era como el más brillante de todos, como el que siempre llevaba las riendas de todo, él les echaba en cara a mis otros hermanos que eran inútiles y siempre vivía como humillándolos en ese sentido y él fue durante mucho tiempo casi el protagonista de mantener la casa. [...] Nosotras lógicamente, las mujeres en la casa todas hacíamos oficio, éramos muy juiciositas, muy hacendosas.31

41Los horarios introducen una organización de todas las actividades de acuerdo con una planeación anticipada, la cual implanta la tercería que asocia la subordinación y la norma. Precisamente, los horarios le imponen una secuencia específica a la acción e impelen al niño a reiterar sólo esa sucesión. Táctica conducente a independizar el orden de su contexto, con miras a volverlo un hábito inherente a la persona.

  • 32 Informante mujer, primera generación, estrato c.

La educación que a mí me dieron en la casa me dio una flexibilidad absoluta en la vida, yo tengo mucha facilidad para adaptarme a situaciones, yo me adapto muy fácil, no importa la situación, uno como que sabe cómo arreglárselas, como todo el mundo yo le tengo miedo a la pobreza pero no es una cosa tan grave porque nosotros chiquitos vivimos muchas cosas, muchos cambios, a mí esto me dio mucha capacidad de adaptación, de cambio.32

42Los rituales, a su turno, seleccionan los tipos de relaciones permitidos entre edades, paridades y géneros. Insertos en las jerarquías y los horarios, fuerzan a la fiesta a no transgredir el código de lo normal. Al determinarse las etapas vitales según las secuencias de las laborales, los rituales hacen lineal el tiempo en concordancia con lo dispuesto por los cánones de lo saludable, de suerte que su programación anticipada le permite a cada miembro familiar cumplir, en ellos, su función esperada. En consecuencia, las funciones afianzadas como condiciones de la diferenciación individual, se vuelven las pautas que rigen los roles de los hombres, las mujeres y los niños.

  • 33 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato c.

El 31 de diciembre no era de niños sino la fiesta de los grandes y uno no iba. [...] En las fiestas en mi familia, los hombres estaban sentados en la sala tomando trago y hablando carreta, se apasionaban hablando de unos temas y las mujeres en la cocina también felices hablando de otros temas, ellas les llevaban el traguito y los atendían y los niños giraban alrededor de los chismes de las mujeres. Los hombres siempre hablaban de política, y las mujeres de secretos y cosas así.33

La conformación del espacio de lo privado

43Los menos pobres presentan equivalencias con el obrero occidental blanco y medio; sin embargo, en contraste con este último, no se ligan a lo productivo, sino que más bien se insertan en el dominio de lo improductivo, concerniente a la donación. Mientras los más ricos, con arreglo a escenarios dinámicos, gradúan las acciones de los niños con miras a volverlas predecibles a través de la relación entre la actividad y el ambiente, los menos pobres introducen un orden que, con independencia del ambiente donde éste se produce, instaura la obediencia. Para tal fin, la familia pone en marcha actividades tendientes a la cohesión común y a la diferenciación individual.

  • 34 Bergson define la acción fabuladora como el mecanismo a través del cual emerge una moral restringi (...)

44Las actividades tendientes a la cohesión común tienen como propósito introducir los códigos derivados de la buena salud. Esta intromisión desplaza al déspota del interior familiar y sitúa, en su lugar, a la supervisión de la madre. Empero, como lo hemos visto, el desplazamiento del déspota no implica que la moral desaparezca, sino que la imbrica en el derecho a través de la superposición entre la creencia y las pautas derivadas de lo normativo, en tanto se justifica y sanciona el cumplimiento de los códigos con razones morales. Lo anterior da origen a explicaciones racionales de la creencia en torno a cada acción reglamentada, a partir de las cuales surge la narrativa en el emplazamiento de la realización del deber. Advenimiento de un sujeto de la tabulación34 en la razón, de la vigilancia en lo asistencial y de la transgresión en el despotismo.

45En lo que respecta a la tabulación, el lugar de la autoridad despótica se traslada al espacio de la justificación de la acción. Al desligarse, entonces, la relación causa-efecto entre las series de las acciones, se posiciona a la explicación moral trascendente en el puesto de la causa y, a la acción, en el puesto del efecto. En tanto efecto, cualquier acción puede ser justificada, lo que conduce al niño a encontrarle explicaciones morales a sus actos, aptas para liberarlo de su responsabilidad en ellos. De manera que la autoría de la acción es atribuida a una fuerza que obra con independencia de la persona, fuerza apremiante que goza de un carácter absoluto de bondad o de maldad. Se instaura, así, un sujeto de obediencia, diestro en la justificación a posteriori de sus acciones según un código moral-trascendental y hábil para argumentar cada uno de sus actos a través de la narración.

  • 35 Informante hombre, primera generación, estrato c.

Mi papá fue una persona producto de su formación militar, fue una persona muy autoritaria, nos daba cinturón, frecuentemente nos pegaba, eso se debía a que él no podía resolver sus situaciones económicas, por eso uno entiende un poco al viejo en ese momento, imagínese, seis hijos, teniendo que levantarlos a todos, bastante tenaz, entonces supongo yo que en algunas ocasiones era porque cometíamos faltas, pero en otras, en gran medida la explosión de las pasiones internas de mi papá producto, digamos, de las injusticias que lo conducían a frustraciones y que de alguna manera explotaba con sus hijos, entonces era en gran medida un poco en el ambiente social que se vivía. Mi papá fue una víctima como lo somos todos.35

46En lo referente a lo asistencial, la mutación de la ley despótica en legislación, dota a la madre del ojo del espía. Surge, entonces, la buena salud en tanto conjunción entre deber y vigilancia. De hecho, la adquisición de los cánones de lo saludable dota a la familia de un código trascendental que equipara el derecho con la moral, lo que inserta lo normal en lo permitido y lo anormal en lo prohibido. Asimismo, el espía objetiva la supervisión por medio de la imposición de un número concreto de reglas materializadas en recetarios. Así, la familia conforma un ámbito para la observación permanente de los hábitos de sus integrantes que exige del cuidador, siempre la madre, la constante medición de las acciones tangibles, es decir, las visibles respecto de los cánones.

  • 36 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Ella decía en qué se gastaba, con quién salían los hijos, todo, todo, qué hacíamos y qué no hacíamos, qué comíamos, aunque no nos gustara la sopa de zanahoria y la de espinacas tocaba comérsela, pues mi mamá es una persona bastante estricta y con eso de lo que es bueno para uno y lo que es malo, lo que lo enferma y lo que no, ella vivía pendiente de eso.36

  • 37 Para Deleuze y Guattari. “El secreto tiene una relación privilegiada, pero muy variable, con la pe (...)

47En lo que se relaciona con la transgresión, ésta es movilizada por la buena salud. Justamente, la equiparación del deber a lo saludable propicia la creación de una zona interactiva, donde se efectúa otra concreción de lo público manifestada en reglajes interactivos de índole despótica, en el que lo prohibido y lo permitido juegan un papel relevante. Al ocupar el lugar donde es factible expresar la prohibición de los códigos normativos, esta zona, exclusivamente masculina puesto que sólo los hombres están autorizados para habitarla, adquiere una configuración clandestina. Gobernada por la transgresión a la que incita el padre despótico desplazado, quien ya no ostenta autoridad en el interior familiar, urge del secreto37 como medio de escape de la vigilancia femenina. Ello le concede al niño una clase de interacciones donde brota la espontaneidad en el afuera de la vigilancia. Tales interacciones, circunscritas a lo vecinal, licencian acciones por fuera de cualquier regulación, al tiempo que enfrentan lo imprevisto. Florece entonces una forma de diferenciación distinta de la privilegiada por la fabulación y por lo asistencial, en la que se despliega cierta potencia corporal, si bien privativa de lo masculino.

48Se configuran, así, dos expresiones del derecho. Por una parte, la femenina, característica de la buena salud, que articula la moral con la regulación y por otra parte, la masculina, específica del déspota sin autoridad, que materializa lo prohibido. Mientras la transgresión se subordina a la vigilancia, en tanto objetivación de lo prohibido, la regulación implanta a la obediencia y, simultáneamente, desliga al niño de la autoría de su acción.

  • 38 Informantes hombres y mujer, primera generación, estrato c.

En Fontibón, los niños éramos devoradores de cómics y alrededor del cómic había clubes, era también un espacio de encuentro entre los pelados, podía haber perfectamente entre cincuenta, sesenta pelados de todas las edades leyendo cuentos ahí en la cuentería. [...] Era con los amigos del barrio con los que jugábamos fútbol, con los que íbamos a un parque a competir remando, en el barrio nosotros vivimos una época que fue para mí bien tenaz, se armaron pandillas, eso eran hasta viejos locos de cuarenta años, pero también peladitos de diez-doce años. [...] Nosotras siempre en la casa haciendo algo. Mi mamá obligaba a mis hermanos a llegar a la casa a determinadas horas, con su cantaleta: “usted se va a volver un ladrón por andar callejeando, eso sólo lo hacen los delincuentes o los chinos de la calle”.38

49Estas expresiones del derecho actúan de manera equivalente en los dominios de lo político y de lo económico. En lo político se abre el espacio para la acción fabuladora, al asociarse cada acto público con una justificación moral, de donde surge la politización de la zona, convertida en narrativa, y también se abre el espacio para la actuación de la buena salud, a través de la supervisión del recetario convertido en deber, del cual se desprende la moral pública. En contraste, en lo económico se realiza lo prohibido, entendido como aquello posible de materializar bajo el secreto a la manera de lo despótico. Sus interacciones, al subordinarse a los parámetros de lo asistencial, se median a través del chantaje y del soborno. Allí lo pactado sólo puede presentarse bajo la forma de la confidencia y la complicidad, lo que evita su divulgación.

50El conjunto de actividades tendientes a la diferenciación individual, por su parte, tiene por finalidad entrelazar el espacio de lo donado y el del privilegio a través del derecho de propiedad. Así, simultáneamente, se obstaculiza la difusión de una expresión del derecho que abarca a la totalidad de la masa de empleados y se da preeminencia a pequeños feudos privatizados que se benefician de los favores otorgados por lo público.

  • 39 Romero aduce: “Los factores que ayudaron a mantener la subordinación de las dos centrales sindical (...)

51La ruptura realizada entre salario e ingreso que mantiene al empleado en el dominio improductivo, lo impele, además de obedecer, a recurrir a argucias para satisfacer las nuevas exigencias del consumo. Lo anterior hace de las luchas reivindicativas derivadas de la cohesión obrera, acciones tendientes a obtener prebendas individuales con las cuales aumentar el ingreso de los pequeños grupos. De hecho, al instituirse un mínimo común como máximo del Estado, el derecho de propiedad privatiza cualquier lucha y demarca el conglomerado en territorios en tanto tiende siempre a impedir una existencia anónima. El trabajador, así, pierde sus clasificaciones genéricas y pasa a ser identificado mediante un nombre propio.39 Esta privatización que segmenta a la colectividad al asignarle cualidades que la identifican, se convierte en el único camino por el que el empleado puede obtener un incremento en sus ingresos. Así, cada trabajador encamina sus acciones a conseguir prebendas singulares otorgadas en razón de lo privado, es decir, como beneficio y sólo logra, a través de su lucha, un provecho personal asociado con su adhesión individual. Se suscita, entonces, una deuda insalvable que tone indisolublemente al poseedor y al trabajador, en cuanto el uno requiere del otro para gozar de su ventaja en la que se originan la victima y el victimario, cada cual usufructuario del otro, en tanto utilizan las mismas artimañas de seducción y represión manifestadas mediante la conformación de pequeños grupos identificables. Tal relación permite, asimismo, a quien ocupa la posición de víctima, encontrar la ocasión de sobrevenir en victimario y viceversa. En consecuencia, el acceso al máximo de derecho se troca en una prebenda ligada con un dominio privado otorgado como favor.

  • 40 Informante hombre, primera generación, estrato c.

Mi papá como a los cinco años de haber llegado al barrio, se da cuenta que el barrio tiene un parque atrás y se da mañas para hacerse adjudicar una caseta comunal; por ejemplo, él sabía quién estaba de director, establecía buenos vínculos con los administradores de tumo, entonces fue y pidió una caseta y nos la dieron.40

52Concomitante con la privatización de lo público, los menos pobres ponen en marcha una serie de acciones de diferenciación que, en contraste con la anterior, no instaura como finalidad aumentar los ingresos mediante el favoritismo, sino conquistar una cualidad que les permita liberarse de su condición de deudores. En efecto, como ya mostramos, el cumplimiento de los parámetros de la buena salud no solamente introduce la obediencia, sino que también apoya cierto derroche en el gasto familiar que permite satisfacer las demandas de los miembros que realmente demuestran poseer una habilidad, en tanto manifestación de una aptitud atribuida como potencia redentora. El individuo que la posee tiene por misión la salvación y, en tal virtud, se somete a una serie de adiestramientos corporales ligados al sufrimiento, tales como la perseverancia y la pericia.

53La perseverancia transforma el orden de la obediencia en un medio para el adiestramiento de la potencia de redención trastocada en un don individual. De hecho, las jerarquías, los hábitos y los rituales se disponen, ya no para combatir las eventualidades del afuera sino, sobre todo, para disciplinar al niño en el perfeccionamiento de su aptitud. Alcanzar tal propósito exige que éste imbrique su deseo en el entrenamiento, de manera que la realización gradual de la habilidad instaure signos visibles de su don frente a los demás, lo que torna el reconocimiento de los otros, en autosatisfacción. Así, el entrenamiento logra atrapar al goce, de forma que se garantiza su desenvolvimiento.

  • 41 Informante hombre, primera generación, estrato c.

Como había sido tan buen estudiante me presenté a ver si por lo que yo tenía esas notas, podía conseguir una de las becas que tenían los colegios caros para gente de pocos recursos, y entonces me becaron en el Colegio Mayor de San Bartolomé. Empiezan a darse situaciones digamos que me causan desasosiego interior y es el hecho de que la diferencia social era muy fácil de notar. Por ejemplo, yo era el único de los pelados que no tenía acceso a la ruta de bus. Tenía que salir a las cinco de la mañana de mi casa, ingresaba a las siete y media y me tenía que venir en un bus de esos baratísimos que había en esa época. A las once y media salía a almorzar, tenía que ir hasta mi casa, mientras los pelados podían almorzar ahí en los restaurantes del colegio, a las cuatro y media todos salían a coger sus rutas escolares y a mí, en cambio, me tocaba bajar hasta la Caracas a coger una ruta pública. Pero todo eso me lo aguantaba, porque para mí era muy importante recibir una buena educación.41

54La pericia, mediante su expresión a través de signos específicos con los cuales cualificarla, transforma el don en singularidad que debe ser ostentada, manera como se diferencia al individuo de la masa. Esta diferenciación ya no ocurre por la vía de los dominios privados, sino por la de la posesión de la destreza que requiere de su exhibición, lo que conduce a entrelazar la aptitud con el juicio externo. Ello torna el don en un bien a exhibir y lo inscribe en las artimañas desprendidas de la diada deuda-favor, pero no por la vía de la obtención de prebendas, sino por la del sometimiento al juicio ajeno. Por su parte, los signos, al emanar del máximo provecho obtenido del mínimo excedente del consumo, movilizan las cualidades de la disciplina, sufrimiento, sumisión y temporalidad, y evidencian el esfuerzo familiar demandado con miras a que el elegido acceda a esta naciente forma de la propiedad.

  • 42 Informante hombre, primera generación, estrato c.

La Gran Aventura consistía en una serie de pruebas, una de ellas era vivir tres meses sin dotación, vida comunitaria y todo el cuento cristiano, como la ética cristiana y durante esos tres meses no podíamos hablar, era todo en silencio, solamente hablábamos en las oraciones; había otra actividad que era llevar un diario que se leía públicamente y al finalizar el día se hacía una cosa que se llamaba La Corrección Fraterna y era que cada uno se autocriticaba y criticaba cómo estaba viviendo la vida comunitaria, entonces era como una especie de terapia.42

55De la perseverancia y de la pericia surge un sujeto redentor de sí y de los suyos. Ciertamente, estas posesiones constituyen el único camino para la obtención del derecho de propiedad, distinto de aquél erigido por la acción de las diadas deudafavor y chantaje-soborno. Este camino se sitúa en un territorio equivalente al del privilegio, si bien su posesión atañe a la detentación de una cualidad. Sin embargo, dicha posesión, al estar inserta en el sometimiento, promueve la emergencia de la culpa en cuanto el redentor, al acceder a una objetivación privada del derecho, está condenado a agradecer al juez externo el reconocimiento de su bien y, a la vez, a hacer notar la carencia del don en la masa de la cual se distingue. Así, esta forma de la propiedad designa de antemano a quien, dueño de un don, es el elegido para liberarse de la donación siempre y cuando cumpla la misión de salvar a la masa no dotada de su cualidad.

56Lo donado, en síntesis, se construye en la intersección entre lo común y lo individual, cuyos límites se expresan, por un lado, en el chantaje y el soborno y, por otro, en la deuda y el favor. Las actividades tendientes a la cohesión común se encauzan a inscribir la obediencia y la perspicacia en la buena salud, entendida como aquello derivado del juego perverso de la relación entre prerrogativa y donación. De allí brotan la acción fabuladora, zona de la narrativa, la vigilancia, lugar de la disciplina y lo despótico, espacio de lo prohibido. A su turno, las actividades tendientes a la diferenciación individual configuran la identidad y la cualidad. Estos dos atributos, inscritos en la posesión de una aptitud, facilitan la emergencia de una singularidad objetivada en la instauración de una suficiencia específica, aferrada a un orden disciplinar interiorizado y adiestrado.

La autogestión

El ejército de reserva de la producción

57Entre 1965 y 1975, el Estado, en su afán de modernización, construye distintos caminos para propagarse por la diversidad de franjas sociales que lo componen. Efectivamente, mientras la expansión de lo público en la franja de los más ricos toma la forma del privilegio y en la de los menos pobres constituye la de lo donado, en la franja de los más pobres configura la autogestión. Esta última, al incitar a sus integrantes a que desde afuera inventen artimañas para formar parte, varía los mecanismos sociales de inclusión.

  • 43 Al respecto, Deleuze y Guattari observan que “en el centro de El Capital, Marx muestra el encuentr (...)
  • 44 Deleuze y Guattari lo definen así: “El célebre problema de la baja tendencial de la tasa de gananc (...)

58La expropiación en Occidente es el mecanismo circunscrito a la relación capital-trabajo, mediante el cual el capitalista roba tiempo y el obrero valor, en cuya constante tensión se origina el derecho positivo: series de principios conectivos de un emplazamiento sustentado en la liberación de los circuitos del dinero y el trabajo y que opera por sí mismo, sin alcanzar su consistencia de exterioridad alguna.43 No obstante, el principio regente de este derecho: doble movimiento “de la baja tendencial de la tasa de ganancia y del crecimiento de la masa absoluta de plusvalía,”44 crea una jerarquía gestora de la trampa de donde surge la diada “cinismo-piedad”, que le adjunta al capitalista la plusvalía y le distribuye al obrero el valor. En nuestra particularidad, tal mecanismo también es relativo a una zona anexa al capitalismo, adecuada a un ejército de reserva e inscrita en el robo de la legislación, más que del tiempo y el valor. Allí se impele al reservista a forjar maniobras de inclusión a través de sus propios recursos, lo que, al unísono, lo instituye de antemano como ladrón y lo mantiene circunscrito a unos determinados limites de acción como fuente de abastecimiento para la producción.

  • 45 Ibíd., p. 41.
  • 46 Al respecto Torrecilla afirma que: “Si bien es cierto que la ética industriosa de trabajo, su conv (...)
  • 47 Deleuze y Guattari diferencian dos usos del término margen: “Como en la novela de Arthur Miller, F (...)

59La articulación en Occidente, es el mecanismo que inserta lo social en lo productivo. La jurisdicción capitalista fabrica sus principios de acción mediante un juego que implica operaciones de abstracción y de concreción, ejecutadas por la producción misma, “al cargar a la máquina de fabricar con una plusvalía relativa y al encarnarse en ella como capital fijo.”45 Dicho juego facilita la inserción de la moral característica del sujetado y fruto de la disciplina directora de la vida según el orden de la producción, de lo que resulta la conjunción sufrimiento-trabajo.46 En nuestra particularidad, éste introduce en los más ricos y en los menos pobres la moral de la competencia y de la obediencia. Sin embargo, los más pobres, partícipes de la obrerización, aquella emanada de la perversión del modo productivo, obtienen lo asistencial de su inserción en la relación capital-trabajo bajo el modo del abastecimiento. Éste, al situarse entre lo público y lo privado, promueve una suerte de interacciones anexas a lo disciplinar y distintivas de un dominio limitado y, a la vez, incierto, regido no por la obediencia, sino por su margen.47

  • 48 Por ejemplo, para países como Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, México y Venezuela l (...)

60Los más pobres se inscriben, entonces, en la liberación de los flujos del trabajo, en tanto masa obrera dispuesta a venderse. Empero, tal liberación no encuentra su correspondencia con la del capital, circunscrita a las prerrogativas, lo que origina una masa laboral muy superior a su demanda. Esta situación al tiempo que la doblega a la espera de su captura, la mantiene independiente y abocada a la subsistencia.48

  • 49 En Colombia existen tres modos de adquirir la propiedad: la compra, la herencia o la ocupación. Es (...)

61La distancia o la cercanía de la masa de reserva con la producción determina dos direcciones extremas en lo social. En efecto, su cercanía constituye al sujeto obrero característico de la normalización e inserto en lo disciplinar, aquél que despliega las artimañas de la expropiación, propias del valor de uso y articuladas con la moral del sufrimiento. En contraste, su distancia instaura al sujeto característico de la exclusión absoluta, aquél que habita el lugar donde se procesa lo reciclable y se materializa mediante el robo al consumo. Entre las dos direcciones se sitúa el espacio de la autogestión; en éste lo que se incauta es la legislación49 mientras que la unión con la producción se genera en el espacio adjunto a lo disciplinar.

  • 50 La ley de la Reforma Agraria se convirtió, paulatinamente, en una politica de tecnologización del (...)
  • 51 A finales de los sesenta “el patrón de industrialización colombiano se caracterizó por el montaje (...)
  • 52 De Sousa Santos analiza los movimientos de ocupación de barrios en distintas ciudades del Brasil, (...)
  • 53 La red es entendida aquí a la manera de cualquier sistema de información tal como lo plantea Serre (...)

62La autogestión surge, pues, a partir de la imposición que el capitalismo-mundo ejerce sobre los distintos procesos productivos locales para que asuman sólo la dirección externa. Lo anterior, por un lado, subordina el campo a la ciudad y tecnifica la producción agraria, lo que trasmuta al campesino en obrero rural50 y, por otro, fuerza a la competencia de la producción industrial y la vuelve eficiente, lo que disminuye la demanda de mano de obra.51 Aparece, así, la masa liberada de la servidumbre en el campo y también de la producción industrial, pero inserta en el par capital-trabajo, a pesar de las bajas opciones para su absorción en la fuerza laboral. Ejército de reserva, localizado en un limbo donde predomina una maniobra emplazada entre lo público-general y lo público-personal, bajo otra manifestación de lo vecinal.52 Justamente, en contraste con la acción de lo vecinal en los menos pobres, en los más pobres se construye a partir de las redes53 extensas de parentesco y actúa bajo un sistema de información regido por la propagación del rumor.

  • 54 Aunque la ANUC surge en un momento específico, su forma de funcionar es la misma de la de los “inv (...)
  • 55 Al igual que la ANUC congrega a usuarios campesinos de servicios estatales, la mayoría de las acci (...)

63Lo vecinal facilita a la masa la usurpación del derecho. En realidad, a través de las redes de parentesco se ensambla, por azar, una serie de conexiones tendientes a la juntura paulatina de un tejido inductor de un orden espontáneo, susceptible de variados usos54 tales como la conquista del lugar de habitación y del ingreso necesario para la subsistencia. El primer uso provoca una organización encaminada a la transformación de la masa en usuaria.55 El segundo uso permite una organización orientada a tornar progresivamente a la masa, provechosa del margen resultante de la dualidad capital-trabajo, en trabajador independiente.

  • 56 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

Allá llegó por medio de un tío que le dijo a un primo que era tío mío que tenía un amigo que era su jefe, entonces le dijo que fuera y él fue y lo llamaron, y de una vez se quedó trabajando allá. [...] Mi papá se levantaba, salir al sitio de trabajo que tenía en ese momento bien fuera una obra —por lo general eran obras—, nunca trabajó en empresa; ahí se desempeñaba en lo que tenía que hacer.56

64Lo vecinal tiene varias características: en primer término, las interacciones, basadas en el rumor, supeditan el beneficio personal a la organización en red. Así, la interacción es fruto de un enlace horizontal que aumenta la potencia con el incremento de su número, en tanto se sustenta en la ecuación “a mayor número de conexiones mayor beneficio privado.” Dichas interacciones implican, igualmente, una alta velocidad de propagación del rumor y de la ocupación, de lo que resulta un máximo de densidad correlativo a un máximo de propagación. De estos indicativos se derivan los límites exteriores, junto con los cánones de la pertenencia.

  • 57 De Sousa Santos, refiriéndose al caso de Pasdárgada en el Brasil, señala: “tanto los moradores com (...)
  • 58 En ocasiones, “las prácticas sociales jurídico-políticas de las clases populares en defensa de la (...)

65La constitución de los cánones de la pertenencia erige maniobras de inclusión-exclusión que propenden por el sostenimiento del indicativo de densidad, en cuanto éste es el garante de la expropiación por parte de la masa. También erige un sistema de reglas para la organización interna, encaminado a la distribución del territorio en áreas privadas y compartidas. Para tal efecto, la red desarrolla dos mecanismos que actúan concomitante o consecutivamente. Uno de ellos somete el adentro a la influencia del afuera, lo que autoriza la intromisión de organizaciones externas que imponen a la red direcciones variadas e influyen, igualmente, en la creación de artilugios de legalización de lo ocupado.57 El otro somete al afuera a la organización interna, lo que antepone las demandas de lo colectivo a cualquier dirección externa fundando una comunidad autogobernada.58

66El procedimiento, a partir del cual se enlaza el beneficio privado con los requerimientos de lo común, facilita el ingreso de un ejercicio de la civilidad localizado en el afuera que rompe los vínculos de lo colectivo y lo familiar, y, en cambio, faculta la expresión del usufructo privado. Dado que, en nuestra especificidad, el derecho de propiedad sólo se alcanza a través del privilegio o de lo donado, resultan dos alternativas: usurpar el bien mediante una pugna directa con el poseedor o facultar la actuación de lo donado mediante la intervención de las diadas chantaje-soborno y deuda-favor. El chantaje-soborno determina la acción de lo vecinal al supeditar la concesión de su legalización al otorgamiento de un beneficio, lo que convierte al vecino en usuario de un servicio y en propietario individual. Por su parte, la deuda-favor cualifica la acción de lo vecinal al doblegar a la red a intereses externos lo que impone como condición para la obtención de beneficios la ostentación de rasgos específicos que jerarquizan los nexos tanto al interior como con otras vecindades.

Las funciones familiares

67Las actividades constitutivas de lo vecinal imponen formas de organización a 1a familia en tanto está obligada a acoger el orden de la red y, al mismo tiempo, a mantener ligado su clan y a diferenciarlo del colectivo. Dicha organización le supone su constitución en unidad nuclear junto con el establecimiento de funciones para la madre, el padre y los hijos.

  • 59 Según lo estipulado por el Código Civil hasta 1974, “se llegaba a concluir que todo matrimonio cel (...)

68Mientras la tarea de la mujer se centra en el cuidado de los hijos y, por ello, es forzada a permanecer en lo ocupado, el hombre, dada su naturaleza formal de jefe de hogar, es instaurado como propietario, método previsto por la jurisprudencia. Así, al concederle la titulación tan sólo al padre, la familia es obligada a instituirse legalmente como única vía de acceso al patrimonio conjunto del que la esposa no puede disponer.59

69La permanencia de la mujer en la vecindad la instituye en la potencia de propagación y en el límite de densidad, en cuanto se le adjudica la vigilancia del cumplimiento de los conjuntos de reglas regentes en la organización espontánea. El hombre, en contraste, domina la interacción con el afuera, al apoyar su intervención en las orientaciones favorables a la privatización. Así, mientras la mujer determina las reglas de la pertenencia, el hombre determina las de la propiedad.

  • 60 Informantes hombres y mujeres, primera generación, estrato b.

Mi mamá siempre ha sido del hogar, no ha trabajado, se levantaba muy temprano, preparaba el desayuno, servirlo y luego salir a comprar lo del almuerzo, preparar el almuerzo. Después de almorzar estar un rato ahí en la casa para volver a salir a mirar lo de la comida, esa era la rutina. Pero empezamos a vivir con mi mamá, cosas que me hayan marcado, que me hayan traumatizado, fue cuando ella intentó como tenernos juntas, entonces era como vivir en una pieza y como esperar todo el día como una agua de panelita, como un alimento, como esa hambre tan horrible, como que nos dejaba bajo llave porque a ella le parecía terrible que nos fueran a hacer daño, entonces siempre era todo el día bajo llave y como mirando por una ventana hasta que mi mamá volvía. [...] Esa casa la recuperamos con ayuda del Incora, porque eso era muy delicado uno llegar a invadir eso, papá tiene unos amigos que ya tenían unas casas de esas y esos amigos le ayudaron con el Incora, entonces que no había problema, entonces cogió una casa, claro que esa casa está a nombre de papá.60

70La madre asegura el cuidado de los hijos mediante el uso de las redes extensas de parentesco, pero bajo la primacía de la vinculación del pequeño grupo sobre cualquier otra, lo que le otorga a la permanencia de los hijos en los puntos diversos del tejido, el carácter de pasajero. Se establece, entonces, a la madre como el eje que dispersa al clan y, simultáneamente, lo congrega. De esta suerte, la crianza, no obstante contar con una variedad de rumbos al estar forzada a entremezclarse con el azar de la red bajo los ritmos de la supervivencia de cada uno, impone como dirección primordial la conservación de la red familiar nuclear. La madre es, pues, quien fija los ritmos del cuidado personal, el cuidado comunal y los rituales. Esta dirección, a pesar de la posible disgregación de los integrantes familiares, se orientan a favorecer el sostenimiento del lazo.

  • 61 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Mis hermanos estaban en casas de familias, mi mamá ante las malas situaciones siempre nos repartió donde las familias. Familiares de ella o familiares de mi papá, si en todo caso, ella siempre su protección hacia nosotros era no llevarnos a donde ella iba con mi papá lógicamente, pues es que del sitio que yo le hablo, pues es lógico que no van a estar unos jóvenes, unos niños, entonces pues ellos estaban donde las familias.61

71Los ritmos del cuidado personal, si bien garantizan la supervivencia de cada uno, tienen siempre el signo del usufructo, lo que impide el establecimiento de lazos fijos al atribuírseles carácter pasajero, a pesar de su duración indefinida. Por ello, el usufructo no se liga a la deuda y al favor, sino a la obligatoriedad conjunta desprendida de un contrato tácito entre dos términos: el anfitrión y el huésped. Mientras el primero tiene la obligación de acoger al desposeído o a sus dependientes, el segundo es compelido a cumplir las reglas del anfitrión sin juzgar su pertinencia. La regencia del acuerdo se basa en el respeto del título de la posesión (no se tolera la expropiación de dicho bien), en la acción transitoria del contrato (rige sólo durante el tiempo del alojamiento) y en la reciprocidad ligada a quien ostenta el usufructo (en cualquier momento se puede ser poseedor o desposeído). Disposiciones que generan una forma de la deuda a saldarse de manera inmediata, lo que garantiza, por un lado, la ruptura del vínculo grupal con miras a conservar el familiar y, por otro, el funcionamiento de la red circunscrita a la horizontalidad.

  • 62 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Mi mamá me dejó un tiempo viviendo donde mi abuelo, el papá de ella en Calarcá, porque la madrastra de ella no tuvo niñas, entonces el que mi mamá me dejara donde ella, era su niña consentida, yo era la niña de sus ojos, ella con mi abuelo tuvo dos hijos varones, entonces claro yo fui la hija de ella. Entonces yo viví con mi abuelo y recuerdo de Calarcá que había un triciclo viejo, yo cogía el triciclo con las ollas y para la sastrería, mi abuelo era el sastre de Calarcá, entonces yo era la que le llevaba el desayuno y el almuerzo en el triciclo, pero a mí me llamaba mucho la atención lo que en ese tiempo eran los bares en Calarcá, los bares no eran como ahora, eran cerrados, eran abiertos sí, o sea uno veía desde la puerta ese aparato, ¿cómo se llama eso?, la radiola de ellos, no me acuerdo ahora y uno veía los tipos tomando, veía las viejas y todo, entonces todas me saludaban y yo subía y a mí me fascinaba el disco de Cariño malo, entonces yo me paraba en las cantinas con el triciclo, estacionaba y con las ollas a cantar Cariño malo.62

72Los ritmos del cuidado comunal tienen un carácter de afección permanente favorecedor del vínculo familiar. Ello supone interacciones basadas en la diada deuda-favor, movilizadas por la madre, quien asegura la frecuencia de ciertos encuentros en torno a las tareas que, ligadas a lo colectivo, constituyen la usurpación, lo que la convierte en la acreedora de la supervivencia y del lazo de unión conducente a la ocupación. La presencia permanente de la madre se configura, entonces, como un requerimiento ineludible, al instaurarse en el punto de propagación de la red para, por un lado, establecer los circuitos de la supervivencia personal y, por otro, custodiarlos. Asimismo, la presencia del padre, si bien circunstancial, impone a los hijos la tarea conjunta mediante un estilo de coerción similar a la que despliega el privilegio en su defensa de la propiedad. De modo que, los hijos, siempre deudores de la madre y sometidos al padre en su presencia, sobreponen el vínculo familiar sobre cualquier otro, al regirse por una jerarquía forjada en la autoridad paterna y en la manipulación materna.

  • 63 Informantes hombres y mujeres, primera generación, estrato b.

Otra vez nos repartió mi mamá, ella en sus situaciones de crisis donde ya no podía pagar la pieza, entonces ella nos repartía, porque ella veía que era mejor que estuviéramos bajo un techo que por ahí en la calle, entonces esos techos eran donde la prima, ¿Quiere recibirla? ¿Usted la recibe? Sí, yo la tengo. Pero ella siempre estaba pendiente de nosotros, iba y nos visitaba cuando podía, o nos llevaba a su pieza y nos escondía ahí para que no se dieran cuenta, hasta que se daban cuanta y otra vez a repartimos. [...] El lote por allá en una zona que estaba todavía despoblada, estaban empezando a urbanizar toda esa vaina, mi papá nos hacía ir a nosotros los domingos, allá a ayudarle a mezclar, a pasarle la piedra, a hacer todo lo que él necesitara. Cada vecino construyó lo suyo igual. [...] Hacíamos los deberes, ayudar en lo que fuera, pues estando mi papá, ayudarle a él en el taller, a tenerle, a alcanzarle, cuando él no estaba no hacíamos específicamente ningún oficio en especial.63

73Los rituales están destinados a producir la conjunción entre lo familiar y lo comunal, además de dar lugar a la cohesión del grupo. En el primer caso, el ritmo de los encuentros del clan coincide con los de lo vecinal en cuanto la usurpación nunca es individual. Su enlace se realiza mediante expresiones de religiosidad fomentadoras de un carácter fundacional. En efecto, cada ritual conecta una serie de acciones con determinados grados de ocupación, lo cual forja a lo colectivo en la simultaneidad de los actos realizados por cada familia en la ocupación. Más que en la cooperación, esta red se teje en una sincronía, donde toda diferencia se confunde en aras de instituir una colectividad, cuya cohesión se gesta en la promesa compartida del acceso a la propiedad. Esta promesa, experimentada singularmente y ritualizada en común, transforma las actividades emprendidas por cada clan en el territorio en acciones fundacionales de la totalidad, lo que torna al mito en la afirmación de una experiencia al tiempo privada y común.

  • 64 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

Como era urgente lo de la iglesia, el barrio no se podía quedar sin iglesia y siempre las misas eran en un potrero y cuando llovia, que me acuerdo que ese año llovió todo el tiempo, las vecinas que armaron un bazar para recoger plata, y eso fue con lechona y todas las familias ahí y así eran las reuniones del barrio. [...] Nuestro lote duró vacío ahí mucho tiempo, hartísimo tiempo, del Claret nos fuimos a vivir a Britalia, que también era un barrio que estaba empezando, pero prácticamente era un pueblo, eso era apartado de Kennedy, nosotros llegamos allá en el año 1972, me acuerdo tanto, yo hice ahí la primera comunión con el cura que nos preparó a todos los muchachos de ahí, yo estaba ya en segundo de bachillerato.64

74La finalidad de cohesión de los rituales consiste en sacralizar lo puramente familiar. Para ello se seleccionan algunos eventos que implican una cierta obligatoriedad en su celebración, lo que, mediante su realización conjunta, favorece el contacto entre los miembros y privilegia su vinculación. El carácter sagrado se imprime por la conjunción entre eventos religiosos y etapas vitales, al ocasionalmente celebrarles a los distintos integrantes el ingreso a un nuevo estatuto. Es así como se instituyen en una familia.

  • 65 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

Yo estaba muy acostumbrado a que si en esta Navidad uno mató la vaca y reunió la familia, fueron de acá o de Ibagué, se fueron pa’ una sola familia, entonces allá estaban todos y en la otra Navidad hace lo mismo el otro y están en el otro lado, lo mismo en el San Pedro, celebrábamos los cumpleaños de las bodas de los abuelos. [...] Celebrábamos los cumpleaños de mi mamá, cumpleaños de mi padre, que bautizos de mis sobrinos, nos reuníamos para el 24 en la casa de alguno y pasábamos la Navidad, que natilla, que pavo. [...] Mi mamá siempre nos celebraba, siempre nos tenía en cuenta el día de la Primera Comunión, no había ninguna celebración ni ningún regalo en especial, pero de lo que siempre me acuerdo era que todos estábamos juntos y que ir a la misa, ese día era el único día que estrenaba vestido y esas eran las celebraciones para todos.65

75Los dos tipos de rituales conforman lo sagrado como el motor de articulación entre lo vecinal y lo privado, anteponiendo la creencia a la acción cívica. Se introduce, entonces, una moral que actúa como instauradora de los vínculos en red, según los criterios estipulados para la inclusión y la exclusión por ambos tipos de filiaciones. De hecho, esta moral, más que encauzarse al juicio de las acciones personales o colectivas, juzga lo propio y lo extraño de acuerdo con las conexiones donde están inmersos sus miembros y le atribuye a la disgregación la maldad y al enlace, la bondad, con independencia de las distancias desplegadas en la red.

La red vecinal

76Los integrantes familiares cumplen con tareas determinadas que se distribuyen con base en los procesos de fundación, mantenimiento y robustecimiento de la comunidad. Así, la acción femenina se dirige a la puesta en marcha de tareas que facilitan la constitución de los límites vecinales, de la determinación de usos de las áreas privadas y comunes y de la implantación de ciertos órdenes interactivos entre lo familiar y lo colectivo, lo que la orienta a la fundación y al mantenimiento. Por su parte, la acción masculina se encamina a armar tácticas de enlace entre el afuera y el adentro tendientes a la titulación, lo que la orienta, sobre todo, al fortalecimiento de lo vecinal. Los hijos, finalmente, se instauran como los operadores de la red al ser quienes ejecutan la usurpación y objetivan la posesión.

77La madre, entonces, es emplazada en el espacio doméstico, eminentemente privado si bien su manifestación se expresa en lo común, donde se habilita con un saber hacer derivado del cuidado con el cual dota de límites a la ocupación. Este saberhacer cumple dos propósitos: la propagación por las redes, mediante la atribución de cualidades a la ocupación que distinguen la zona ocupada y la preeminencia acordada a la cohesión familiar frente a cualquier otra agrupación. Así, la propagación, por medio de la imitación de acciones, hace de la repetición un mecanismo que propicia la integración de cada uno de los distintos clanes en lo vecinal, al fomentar una expresión de la identidad a partir de similares maniobras de circunscripción (cada cual requiere delimitar su área), y de similares usos de lo circunscrito (cada cual aprovecha al máximo las condiciones de lo ocupado). Igualmente, integra a las diversas personas en el clan, a través de la puesta en marcha de similares procesos de cooperación en la provisión (quien ostenta más capacidad, abastece a un mayor número de miembros) y en el cuidado (quien más tiempo permanece cuida a los dependientes menores).

  • 66 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato b.

Nosotros en el terreno que había alrededor de la casa lote, habíamos cultivado muchas cosas, la casa era muy hermosa, y estábamos muy amañados ahí, creo que es la única vez que pudimos decir que era nuestra, esto es nuestro, de ahí para acá nunca tuvimos algo. Los vecinos de las otras casas eran lo mismo, mi mamá tenía cacao y ellos tenían cerdos y gallinas, también tenían sembrados, esos eran mejoras. [...] Mi tía dejó a su hijo por allá arriba en esos tugurios, mi mamá se fue y buscó al muchachito por mar y cielo, yo tenía seis años cuando mi primo llegó a la casa, lo cuidamos como si fuera otro hermano, nunca hubo diferencia entre él y nosotros.66

78La mujer, al permitir el ingreso de lo público manifestado en servicios como salud, educación y protección, al interior del grupo familiar, favorece, también, un tipo de contacto con el afuera inmerso en el provecho que obtiene en el ejercicio de su función de cuidado. Ello la hace transmisora de la buena salud y la convierte en vigía, pero en tanto usufructuario. Al conceder la entrada de los agentes de la moralización arrastrados por lo asistencial, esta actuación vuelve a la familia blanco de la acción de jueces externos y la obliga a someterse a éstos, como condición para usufructuar un mayor número de servicios.

  • 67 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Fue cuando se inundó Patio Bonito, que fue enorme la catástrofe, pero igual Britalia también se inundó, no tanto como Patio Bonito pero el agua sí alcanzó a llegar allá, ese barrio tenía las cañerías por fuera, en ese tiempo nosotros les llamábamos chambas, las chambas o sea todo el desperdicio humano y de la casa, todo eso, iba por, a la luz y a la vista de todo el mundo, las chambas, no había alcantarillado. A todos nos tocó ponernos a trabajar para que el barrio no se volviera a inundar, con mi mamá y otras mujeres y los niños y todos hicimos más cañerías y todos juntos jodiendo y jodiendo para que nos pusieran un acueducto, lo mismo pasó con el agua y la luz, pero es que al principio no había casi nada, era una zona baldía y poco a poco se fue llenando de gente y más gente hasta que dijimos no más y le pusimos una barrera al barrio, eso fue tenaz con policía y toda la cosa.67

79El espacio del hombre es lo distintivo de lo público, en cuanto su conducta está circunscrita a alcanzar la titulación. Para ello se dota de un saber hacer subordinado a las diadas sobornochantaje y deuda-favor, el cual se dirige a lograr beneficios del afuera. Efectivamente, puesto que la función masculina prioritariamente busca capturar los elementos externos con los cuales adueñarse licitamente de lo ocupado, los comportamientos del padre, más que orientarse hacia lo vecinal, tienden a allanar los caminos de legalización de la posesión. Ello induce la entrada de lo público pero no bajo la forma de lo asistencia!, sino bajo la forma de prebendas o favores personales. De modo que, la acción masculina tiene como fin separar a cada cual dentro de lo comunal o de lo familiar, con base en los grados de influencia esgrimidos respecto del derecho de propiedad.

  • 68 Informante hombre, primera generación, estrato b.

La casa de mis papás está todavía en ese proceso de escrituración, ya pagaron la escritura y está en proceso. Tuvo la casa porque hubo un plan de vivienda, y era un político, entonces nosotros como temamos ya tres años haciéndole campaña a él, entonces él nos dio las casas-lotes pues no regaladas pero pa’ pagarlas suave.68

80Al atravesar las fases de fundación, mantenimiento y fortalecimiento de lo comunal, el dominio de los hijos materializa la conexión. Efectivamente, ellos ponen en marcha todos los mecanismos descritos y se convierten en los operadores de la red extensa de parentesco, de la jerarquía familiar y del enlace colectivo. Por su interpolación, la mujer ejerce las funciones de fundación y mantenimiento y, a su vez, el hombre ejerce las conducentes a la obtención de la propiedad. Lo anterior se realiza a través de cuatro técnicas de crianza: la flexibilidad, la conexidad, la proletarización y la asistencia.

81La flexibilidad dirige al niño a enfrentar lo eventual mediante la puesta en marcha de tácticas derivadas del usufructo que, como lo hemos descrito, es el mecanismo de sincronización de acciones específico de lo vecinal. En efecto, el niño goza de un saber-hacer con el cual acatar las reglas del anfitrión como estipulación para obtener su beneficio y, en consecuencia, para sobrevivir. Tal conocimiento lo hace apto para la observancia de cualquier sistema de reglas, siempre y cuando de éste se desprenda provecho privado. Actúa, entonces, por imitación, sin interponer juicio alguno frente a las acciones de su anfitrión.

  • 69 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Yo ahí sardino, acababa de llegar de polizón del tren de Aracataca y aproveché para irme con esas señoras, eran vecinas del barrio, ellas me quisieron como un hermano más, entonces nos turnábamos con el ánimo de que alguien cocinara y ayudara en los quehaceres mientras que otro atendía el supermercado y yo estudiaba y ayudaba a atender la tienda, y demás cosas.69

82La conexidad induce al niño a discriminar las acciones con base en los tipos de enlaces superpuestos, a saber el masculino y el femenino, y el vecinal. A través del primero, se habilita para obedecer a la coerción y para someterse a su acreedor. De hecho, en tanto el padre es quien materializa la posesión, emplea su fuerza como el instrumento para doblegar a sus hijos con miras a obtener la posesión. Asimismo, en tanto la madre es quien concretiza lo grupal, emplea su vigilancia como un medio de asociación con miras a usurpar la ocupación.

  • 70 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato b.

La casa es ahora propia, es que mi papá cogió un lote y construyó, tiene su casita de tres pisos, a propósito nosotros le construimos toda la casa, porque no tuvo que pagar constructores. [...] Mi mamá, algo me chocó, y que yo nunca lo haría con mis hijos, era el engaño de decir “quédese acá donde la prima, que yo ahora vengo por usted”, yo sabía que mi madre nunca volvía, entonces mis noches eran de llanto, sí siempre como a la espera de esa madre que nunca llegaba y los domingos iba y me decía “voy acá a la tienda y ya regreso”, pero yo me le pegaba, me le arrastraba porque yo sabia que ella no iba a volver sí, pues no me iba a abandonar, pero lógico me dejaba en esa casa donde yo sufría. Pero ella siempre volvía y cuando podía nos recogía y nos llevaba con ella.70

83El enlace vecinal, por su parte, adiestra al niño en la propagación de acciones relativas a la conformación de lo común a través de actividades de comunicación tales como el rumor y la imitación. El rumor, al volver al niño vocero de lo privado y de lo vecinal, difunde el acontecer azaroso de la organización espontánea, maniobra necesaria para la expansión de su tejido. Asimismo, la imitación induce en el niño la búsqueda de una cualidad con la cual identificar su red, al ostentar los signos de ocupación por ésta emitidos, lo que lo fuerza a portar marcas de distinción como base para la construcción de nuevos entramados.

  • 71 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

Cuando por fin nos pudimos ir a vivir todos juntos a la casa que todavía estaba en obra, nos la pasábamos ahí con los del barrio, volvíamos de estudiar y nos poníamos a jugar fútbol y a eso de las seis de la tarde bajábamos a ver qué conseguíamos, a veces a alguno le iba bien y llegaba con un radio. [...] Nos la pasábamos peleando con los otros pelaos del otro lado, es que esos eran mariguaneros y siempre estaban robando y haciendo males en el vecindario nuestro.71

84La proletarización transforma a los hijos en mano de obra disponible, siempre dispuesta a ser usada, en la jerarquía, en la ocupación y en la red extensa de parentesco. El despliegue de esta fuerza implica una venta de la que se obtiene cualquier pago con el cual alcanzar la subsistencia, puesto que la oferta del margen de reserva excede a su demanda. Dichas condiciones permiten la emergencia de la aptitud necesaria para, a la vez, poner en oferta la fuerza de trabajo a cualquier postor y realizar cualquier tipo de labor, con independencia de un oficio, lo que, principalmente, habilita al niño para su incorporación en el proceso de obrerización.

  • 72 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato b.

Como a los diez años comencé a trabajar debido a la situación de la casa, de verdad que era tan difícil que le tocaba a uno salir a buscar, entonces un amigo me dijo que me fuera a trabajar en albañilería y yo me fui, me tocaba de ayudante de un enchapador, esa gente que embaldosina, aprendí ahí de ayudante, viendo. [...] Yo trabajaba de ayudante de una señora que hacía el aseo en un edificio de oficinas en el centro, tenía ocho años.72

85La asistencia, finalmente, torna a los hijos en usuarios de servicios pero mediante el empleo del usufructo como procedimiento para alcanzar el estatuto de usuario. Ello, al tiempo que obliga a los hijos a usufructuar la legislación como el único camino para pasar de la exclusión a la inclusión, los fuerza a reconocer los códigos que se derivan de la buena salud en tanto lo privativo del derecho.

  • 73 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Como a los barrios ilegales los iban a legalizar, entonces los del barrio fueron y averiguaron todo y sí, eso fue un proceso muy largo, nosotros fuimos a todas esas entidades y preguntamos y todo y ya pagamos agua, pagamos luz y todo eso porque ya los papeles estaban en trámite desde que nos pusieron los servicios.73

  • 74 Señala León, refiriéndose a la acción estatal durante las décadas de los sesenta y setenta, lo sig (...)

86En el margen se forja la única vía de construcción de lo común en tanto red horizontal cuyas conexiones se establecen mediante el operar mismo de un orden espontáneo. Sin embargo, al estar localizado entre el capital y el trabajo, el margen no escapa a los requerimientos impuestos por dicha relación, es decir, se constituye en una despensa del capitalismo. La familia, apta para inventar la expropiación, sólo puede gozar su invento si se convierte en usuaria y conforma una unidad nuclear,74 característica de la buena salud. A través de lo asistencial esta dirección estimula la legalización de las unidades y, a la vez, mantiene una fuerza de trabajo suspendida, en espera de cualquier captura.

87La autogestión, en síntesis, se sitúa en el intersticio producido por los espacios del privilegio y de lo donado. A partir de relaciones familiares extensas, cuyas conexiones garantizan la supervivencia personal, surge lo vecinal como resultado de la ensambladura de tácticas derivadas del usufructo con otras desprendidas de lo asistencial. Así, este sujeto constituye entramados horizontales a través de los cuales se instaura lo colectivo en cuanto ocupación simultánea de un territorio. En tal horizontalidad se inscriben algunos procesos de socialización que fomentan una jerarquía basada en el sometimiento y en la coerción, conducente a legalizar mediante la unidad nuclear a la masa anónima.

LAS DIRECCIONES PROMOVIDAS POR LA EXPERIENCIA

  • 75 Kalmanovitz afirma: “la ideología neoliberal alcanzó mayor raigambre durante los años setenta cuan (...)
  • 76 De acuerdo con Kalmanovitz: “El gran cambio ocasionado durante este momento, es el de la liberació (...)
  • 77 En palabras de Ahumada: “la tendencia a liberalizar el comercio y a colmar de privilegios a los du (...)
  • 78 Mientras en 1973 el porcentaje de la población colombiana con educación superior completa era del (...)

88La década comprendida entre mediados de los setenta y de los ochenta supone en nuestra particularidad la instauración de la segunda dirección capitalista, la del CMI, donde se gestan las condiciones necesarias para la ejecución de una política conocida con el nombre de neoliberalismo.75 Mediante ella se persigue, en primer término, imponer una mayor distancia entre lo económico y lo político a través del establecimiento de límites específicos para cada ámbito, con el fin de evitar al máximo su puesta en contacto. En segundo término, orientar la producción hacia la exportación y la importación, mediante la puesta en marcha de una política estatal propulsora de mayores circuitos de distribución, con miras a optimizar los rangos de eficiencia en el acopio de las mercancías.76 En tercer término, propender por la transformación del obrar de lo público, mediante la configuración de nuevas maneras de acceso a la participación.77 Finalmente, impulsar la competitividad, mediante la instalación de la profesionalización como el medio de ingreso a las distintas manifestaciones de lo civil, en el que el mejor dotado de competencia es quien esgrime una forma especializada del saber.78

  • 79 Los análisis acerca de la política de internacionalización de la economía, en tanto proceso occide (...)

89Dichas direcciones, al entretejerse con el CMI, esbozan sus paradojas.79 En efecto, la ampliación de la brecha entre lo económico y lo político, que en Occidente favorece la irrupción de un mercado transversal con independencia del tipo de gobierno de cada nación, provoca en Colombia una pluralidad de maneras de inserción de las franjas sociales en lo estatal. Así, mientras el CMI apoya, en los países con mayores desarrollos, una forma de masificación en la cual el obrero encuentra procedimientos eficientes de injerencia en la fijación de su salario, al tiempo que aumenta sus niveles de consumo y se convierte en un gran tributario, el país se dirige a la masificación, pero no por el camino de la distribución de la plusvalía, sino por el camino del enfrentamiento entre lo económico y lo político, lo que fragmenta el ejército de reserva de la producción, la clase obrera y los capitalistas. Asimismo, el reciente encauzamiento de la producción, al abrir los circuitos de la mercancía ilegal al compás de los de la legal, tiene repercusiones que alteran los cánones de la pertenencia, en el interior y en el exterior, lo que da origen, en lo local, a nuevas prácticas sociales y, en lo global, a nuevas expresiones de las relaciones internacionales. Por otro lado, la necesidad de modificar la acción de lo público a través del uso de reglas propagadoras de la innovación capitalista crea maneras novedosas de inserción que perturban el anterior ordenamiento general. Finalmente, la expansión de la técnica de la competencia, hasta ahora privativa del privilegio, gesta otros lugares para la acción individual y aboca a las instancias institucionales a múltiples influjos.

  • 80 Las tesis de Negri y Guattari señalan que el CMI además de propender por la separación definitiva (...)
  • 81 Movimientos estudiantiles como el de Mayo del 68 se caracterizaron por su espontaneidad y, al tiem (...)

90La difusión de la política ocasiona un cúmulo de consecuencias que repercuten en las franjas sociales, algunas de ellas, al tiempo que instauran una naciente expresión de la civilidad, proporcionan elementos para la generación de una manifestación de la experiencia que acompaña las tendencias neoliberales ahora impuestas. Efectivamente, al liberarse las antiguas ataduras de algunos de los ordenamientos preestablecidos, se conforma una expresión de lo civil que atraviesa las formas tradicionales de ejercicio del derecho y acompasa la actual tendencia occidental enmarcada en una sutil variación de la constitución de la paridad. Ello favorece la configuración de una masa de consumidores y de su jurisprudencia.80 De la misma manera surge el campo propicio para la afirmación de la experiencia a la par con la nueva concreción occidental de lo juvenil, campo donde el joven, en tanto tal, se funda como agente activo para la instauración de sus prerrogativas.81

  • 82 “El esclavo liberto es el que ya no tiene sitio. El que lanza sus lamentos en todo el imperio chin (...)

91Estas expresiones conllevan especificidades configuradas en nuestras prácticas sociales. Hemos visto cómo durante la década anterior, las maneras de acceso a la participación concernían a la presión por la inclusión en el Estado de franjas sociales hasta entonces excluidas, inclusión que, en cuanto se desprendía de la política asistencial, impulsaba el desarrollo de la urbe y, a la vez, reorganizaba lo social. Ello predeterminaba al poseedor, subordinaba al vigilante e impelía al despojado a forjarse los caminos para su inclusión. Así, se apoyaban relaciones verticales regidas por el privilegio, lo donado y la autogestión, que tendían al mantenimiento de las prerrogativas emanadas de la acción del propietario, este último establecido como el jerarca mayor. Déspotas que al tiempo dominaban y seducían al dominado; súbditos y libertos82 que, simultáneamente, obedecían, sobornaban a su rey o usufructuaban con miras al predominio de esa manifestación ventajosa del derecho.

92En contraste con tal situación, la actual década impulsa un sinnúmero de maniobras de inclusión que, al favorecer el nacimiento de otros jerarcas distintos de aquellos de la sangre, amplían los límites de influencia del privilegio sin detener la acción del derecho de propiedad. Ello a través del favorecimiento de alianzas sociales que dan origen a otras maneras de participar. Al ocasionar interferencias en los sistemas de adquisición de bienes y de su titulación, las florecientes maniobras de inclusión modifican, también, otros emplazamientos. Ciertamente, se propaga la presente expresión capitalista, lo que trae consigo, en nuestra particularidad, la constitución de tres direcciones que renuevan los cánones de la pertenencia: la feminización, la subversión y la ilegalidad.

  • 83 La transversalidad manifestada, por ejemplo, en los movimientos juveniles, forma parte de una disp (...)

93La liberalización geopolítica de los flujos de capital y trabajo, con miras a erigir un conglomerado planetario de consumidores y, concomitante con éste, una transnacionalización del capitalista y el obrero, supone la liberalización de la distribución de las mercancías, lo cual rompe las barreras locales y crea redes integradas de libre mercado.83 Justamente, al anteponerle a los nexos geopolíticos enlaces globales desprendidos de la homogeneidad en la producción, surgen vínculos transversales que perturban lo nacional. De ello resultan otras materializaciones de la identidad.

  • 84 Kalmanovitz estudia algunos de los efectos que tuvo el cambio de dirección en la economía, al vari (...)
  • 85 Durante la década del setenta hubo una disminución de los salarios reales de los trabajadores del (...)
  • 86 Amin señala las disimilitudes entre lo que él denomina fase capitalista de la social democracia y (...)
  • 87 El cambio al monetarismo trajo sobre todo una inversión de la política de subvención. De tal suert (...)

94En nuestro caso, la liberalización de los flujos se traduce en modificaciones en la esfera del capital y en la del trabajo. En referencia a la esfera del capital, provoca una desregulación de la oferta y la demanda conducente a la reducción de la producción y a su mayor concentración. Igualmente produce la llegada de nuevo capital por la vía del endeudamiento público y privado y por la vía de la cesión de territorios para su explotación.84 En lo concerniente a la esfera del trabajo, esta liberalización acarrea una drástica disminución de los empleados, junto con la reducción de su ingreso real, lo que acerca los niveles salariales del de cuello blanco, del obrero capacitado y del raso.85 Ello se acompaña de una reducción estatal objetivada en la disminución de la función de asistencia,86 lo que obliga al conjunto de trabajadores a solventar el gasto público. Dado que la nueva condición occidental para el mantenimiento del Estado es acatar la demanda global por la expansión de la masa consumidora, el Estado debe fomentar el uso de herramientas que favorezcan, por un lado, el florecimiento de los consumidores, únicos facultados para aumentar el gasto y aptos para garantizar la tributación que sustenta a lo público y, por otro, la generación de varios ámbitos productivos que fortalecen los flujos de capital y trabajo.87 Así, en Colombia se da paso a una nueva franja de consumidores que, materializada en las tres direcciones anotadas, renueva los tipos de vinculaciones entre las diversas franjas sociales.

La feminización

La transformación de lo femenino

95Durante la década anterior, al instaurar el ojo femenino como guardián de lo público, lo asistencial configuraba la vigilancia. En contraste, a partir de los años setenta se pone en marcha un mecanismo que fuerza a la mujer a convertirse en víctima para acceder al derecho, denominado feminización. Justamente este mecanismo, a diferencia de la expresión de la artimaña víctima-victimario en las luchas reivindicativas obrero-patronales (donde lo reducido del ámbito de la producción, concomitante con la creación de un Estado asistencial, impedía la mutación del derecho de propiedad en propiedad en tanto derecho), trae consigo un nuevo patrón de masificación que atraviesa las tradicionales divisiones sociales. De hecho, favorece el nacimiento de otros ámbitos legitimados para la objetivación de las funciones familiares en cuanto perturba, en lo general de lo social, las relaciones entre la mujer y el hombre.

  • 88 El artículo 180 del Código Civil, Incapacidad de la mujer, fue reformado por el Decreto 2820 de 19 (...)
  • 89 El tiempo del ocio se refiere principalmente a las mujeres pertenecientes a los estratos medios pa (...)
  • 90 Foucault establece una diferencia entre la ley, cuya característica se sustenta en la prohibición (...)

96Desde mediados de la década de los años setenta, se modifica la legislación familiar y también se le concede a la mujer, en la alianza legal, el estatuto de poseedora, lo que altera el actuar masculino hasta entonces inmerso en el cuidado de la posesión y el femenino, hasta entonces inmerso en el cuidado del otro.88 Ahora, el hombre, antiguo jefe del hogar puesto que era quien ostentaba el nombre para alcanzar el título, debe cederle parte de su territorio a su cónyuge, con quien comparte la titulación. Asimismo, la mujer dispone de otra arma, tiempo de ocio,89 que hasta los abuelos era lo distintivo del hombre pues era el único que gozaba de lo prohibido a través de la fiesta, la transgresión y la perversión. También cuenta con un ojo recientemente adquirido, el de la vigilancia, acorde con el positivismo de lo normativo, en contraste con la ceguera del hombre, acorde con la negatividad de la ley.90

97La feminización irrumpe, pues, y pone en conexión dos lógicas que, aunque aparentan ser irreconciliables, son la condición neoliberal y, en consecuencia, presentan una variedad de cruces. Sin duda, lo despótico y la buena salud son los dos ejes de un mismo plano: el primero, vertical, orienta todos las interacciones hacia la búsqueda de una sola dirección, establecida como finalidad, mientras la segunda, horizontal, se despliega y articula espacios dispersos al insertarlos unos en otros por la homogeneización. La relación entre ambas lógicas es de presuposición recíproca, si bien la preeminencia de una sobre la otra cambia el maniobrar de lo social y da lugar a los índices de la calidad de vida. En nuestra particularidad, son varios sus puntos de entrecruzamiento:

98En primer término, la expansión de la política de control natal dota a la mujer con la competencia requerida para la anticoncepción y, por ello, la responsabiliza de la normalidad de su familia, mientras al hombre le asigna la función de emitir el juicio sobre la pertinencia de ese actuar. Ello empuja a la mujer a fomentar la creación de la masa diferenciada de consumidores, en tanto la insta a modelar su comportamiento según los estándares privativos de la regulación de su procreación y los de la propagación de lo normativo en la familia. Al mismo tiempo, convierte al hombre en juez de lo femenino, pero desde un tribunal emplazado en el afuera familiar.

  • 91 Las disposiciones legales contempladas en el Decreto 2820 de 1974, le otorgan a la esposa el estat (...)

99En segundo término, la articulación entre buena salud y despotismo se establece a través de la maternidad, único camino de arribo a esta civilidad forjada en la figura de la víctima.91 De hecho, el personaje de la víctima sólo emana de los límites de lo familiar, donde la dominación altera la biopolítica de población al obligar a lo masculino, dentro de la familia, a regirse según los cánones emanados de lo normal. Lo anterior no anula el despotismo, sino que lo desplaza.

  • 92 El Decreto 2820 de 1974 concedió el ejercicio de potestad parental, antes prerrogativa del padre, (...)

100La expansión de la política de población instala, pues, en la madre la responsabilidad de hacerse cargo de sí y de sus hijos, con independencia de la función de provisión del hombre. Ello desaloja al hombre del interior familiar y lo libera de la obligación de satisfacer las exigencias del consumo del grupo, puesto que la nueva legislación que lo responsabiliza en parte de la manutención de los hijos, se restringe a un porcentaje del salario, sin considerar la totalidad del ingreso,92 este último instituido en la condición del cumplimiento de las estipulaciones de la buena salud. La distancia entre obligación legal de manutención y gasto necesario para el consumo, restituye al padre despótico, en cuanto introduce en el vínculo entre él y su familia maniobras provenientes de las diadas soborno-chantaje y deuda-favor, como manera para suplir el déficit en el consumo.

101La feminización pone, entonces, en escena a la víctima, que es tal por el camino de la protección, cuyo despliegue implica un medio legítimo de inclusión, manera como la mujer es metamorfoseada en persona civil. En ello radica el poder de la masa femenina para componerse como conglomerado a pesar del despotismo que todavía merodea en lo público. Así, la conformación de la masa supone la primacía de la legislación a la que se accede sobre las anteriores maniobras de inclusión, lo que da origen a adhesiones grupales transversales que se fundan en otra presentación de lo paritario. Estas adhesiones traen consigo la apertura de un sinnúmero de mecanismos provenientes de lo familiar, pero situados en su afuera, que facilitan la inserción de la hija en la esfera de lo público. Mientras a la hija se le favorece el ejercicio de su naciente función en lo público, por la vía de la protección se la dota, a la vez, en lo privado con las herramientas para exigir su cumplimiento.

El acceso a la civilidad

  • 93 Rey hace el análisis de la distribución del empleo femenino urbano (42%) en los años ochenta: 53% (...)

102El advenimiento de las mujeres como conglomerado perturba los flujos del dinero y del trabajo e instituye simultáneamente otros signos de diferenciación dentro del conjunto obrero, lo que sutilmente desvía los circuitos de circulación del capital.93 En primer lugar, se trastorna el ejercicio de lo donado puesto que la mujer encuentra en el sector servicios su principal fuente de trabajo, al atribuírsele allí una mayor competencia, en cuanto se la supone equipada con las herramientas óptimas para vigorizar dicho sector: está habilitada tanto para ejercer la vigilancia, como para asumir su defensa por la vía de la delación. Así, se le asignan cualidades distintivas, con las cuales entra a participar en la clase asalariada. En segundo lugar, se califica a la joven como diestra en el uso de técnicas para la supervivencia hasta entonces exclusivamente masculinas, puesto que ahora comparte la posesión, lo que cambia el obrar correspondiente a la autogestión. En tercer lugar, el ejercicio del privilegio la evalúa como competente en la disputa sobre las prerrogativas del capital, con independencia de su compañero quien es obligado a transferirle parte de su patrimonio, lo que la erige como rival legítima, a la vez que la ubica al lado del hombre para la búsqueda de su derecho de propiedad.

103La feminización arrastra consigo el goce, la profesionalización y la competencia, tres técnicas auspiciadas por las jóvenes, quienes ingresan masivamente a una experiencia afirmativa, de la cual obtienen una conciencia de sí. Sin embargo, el entrecruzamiento de estas técnicas con las exigencias de la vigilancia hace que las mujeres se plieguen tanto al despotismo como a los parámetros de la buena salud, puesto que se les superpone un derrotero, el concerniente a la expresión del capitalismo en el país y, a la vez, se les imprime una determinada velocidad, la específica a su búsqueda de diferenciación en la homogeneidad.

  • 94 Si bien los análisis sobre la expansión considerable del empleo femenino señalan que su incremento (...)
  • 95 “Para 1975, el 99.6% de todas las mujeres (las actualmente unidas, las que no están en unión pero (...)

104En lo referente al goce, la joven se forja en el intersticio entre la calle y la familia otorgado por el tiempo del ocio y por las demandas estatales de ampliar el ámbito regulativo lo que extiende la gama de posibilidades de trabajo.94 Asimismo, dado que la política de población regente de lo asistencial, se propaga ahora a través de los métodos de anticoncepción, se dota a la mujer de las herramientas para que se haga cargo de su sexualidad, y, con ello, se le concede la opción de aplazar la asunción de su función materna.95 Tales condiciones provocan la salida de la joven de la familia para buscar nuevas opciones en lo público.

  • 96 Informantes mujeres, primera generación, estratos b y c.

Mi mamá me rogó mucho que no lo dejara, para ella era el hombre de situación económica buena, culto, que me llevaba a teatro, entonces su hija había conseguido el hombre adorado, mi mamá presionó mucho para que yo no lo dejara, pero yo soy rebelde, yo hago lo que me da la ganay lo dejé. [...] Yo siento que yo siempre busqué salidas de los mundos en los que yo estaba, desde muy niña me montaba a un árbol y miraba a las otras casas y decía “hay muchos mundos, muchos, yo no me voy a quedar solo en uno”, a mí me parecía muy restringido en el que yo vivía por las costumbres y todo esto. [...] Era sólo yo y no más que yo, entonces yo salía de un turno en la clínica y me iba a dormir y nadie me despertaba, o nadie pensaba ¿qué estará comiendo fulanitá? Yo regresaba otra vez a la clínica y otra vez volvía a la relación social, pero la del sitio de trabajo, cuando salía era sola y cuando regresaba era al sitio de trabajo.96

105Se autoriza, pues, la aparición de un espacio para la expresión de la irresponsabilidad, en cuanto a la joven se le permite acceder a un afuera libre de regulación, al mismo tiempo que se le mantiene atada a los vínculos familiares. Así, por una parte, al incitársele a aprehender el afuera, la vigilancia materna afianza en ella una conciencia de sí en tanto desvalida, bajo la asignación de un carácter de fragilidad mediante el cual asocia su nueva experiencia con las demandas de la familia. Por otra parte, la dependencia económica le refuerza la sumisión, al anteponerle como requisito para arribar al afuera, su plegamiento al derecho de propiedad. Surge, pues, una mujer indefensa, facultada para gozar del azar de su inmersión en los espacios que ahora se le presentan y, a la par, incapaz de hacerse cargo de sí. Mujer que reclama la salvaguardia, sea ésta privada o pública, así como la concesión de la prebenda, mediante las acciones que las diadas deuda-favor y chantaje-soborno hacen posible.

  • 97 Informantes mujeres, primera generación, estratos d y b; informante hombre, primera generación, es (...)

Aquí no tenía mucha opción de salir porque estaba sola y me daba susto. Parte de lo que me afectó de regresar a Colombia fue la inseguridad, yo siento que me cohibió mucho en mi posibilidad como mujer, yo sentí el cambio inmediatamente. Allá podía salir sola sin ser discriminada, sola como mujer a un café o a un restaurante, o a una reunión. [...] Mi mamá va y me busca cuando yo tenía siete meses de embarazo, y tenemos un altercado, mi mamá está convencida de que yo me conseguí la muchachita puteando y le duele mucho. [...] En ese momento yo venía de una relación muy difícil, conflictiva, pues la otra compañera con la que anduve antes, a pesar de que era una mujer muy inteligente, muy pendiente a ser víctima de todo, las circunstancias, no se comprometía con nada, era como muy irresponsable, muy dispersa.97

106A través de la inserción de la fragilidad y de la potestad en la protección, la técnica de la profesionalización entrega a la joven los instrumentos para vigilarse y vigilar a sus posibles agresores, materializados en un conjunto de procedimientos que la habilitan en el ejercicio de las rutinas exigidas por la buena salud. Simultáneamente, otorga a la joven otras vías de ingreso a la propiedad al dotarla con las maniobras características de la seducción. En consecuencia, mientras el saber profesional le permite manipular los métodos de estandarización con los cuales objetivar las normas, el saber de la seducción le procura tácticas de manipulación con las cuales encauzar el despotismo hacia la obtención de prebendas. Estos saberes imprimen otros matices a la vigilancia y al sometimiento, puesto que la joven usa ahora tácticas especializadas en la dilucidación de los eventos de aparición del victimario y, además, se la adiestra en develar los signos que lo encubren, saber necesario para su defensa. Igualmente, al adueñarse de los artificios de seducción, vuelve activa su sumisión y la conduce hacia la obtención del provecho.

  • 98 Informantes mujeres, primera generación, estratos c y b.

Yo trabajé en el área de comunicación, haciendo materiales audiovisuales, haciendo programas de televisión, escribiendo y haciendo fotografía independiente, siempre trabajé como fotógrafa, pertenecía a la Unión de Fotógrafos y siempre organizábamos exposiciones, ya finalmente trabajé independiente, conseguíamos fondos de ONGs internacionales, sobre todo con Inglaterra, Canadá. [...] Yo entro por una agencia de empleos temporales, las relaciones con la jefe de personal fueron difíciles, era homosexual, ella me echó a los dos meses de yo estar trabajando, pero el jefe de personal de la planta, el que manejaba producción, yo subía a despedirme, yo era jodidita, le dije: “Doctor me echaron me voy”, “no espéreme abajo, arreglo las cosas” y, él me lo pidió, así me sacó de los tintos y me metió a la planta, como supernumeraria, aprendí a manejar todas las máquinas.98

107La técnica de la competencia, finalmente, instala a la joven en la participación de género, al convertirla en integrante de un conglomerado, lo que, por primera vez, la instituye como sujeto civil. Ello le procura las herramientas con las cuales apelar al tribunal, con miras a obtener su protección y a ejercer la defensa de las congéneres cualificadas con mayores grados de vulnerabilidad. El estatuto de igualdad, entonces, al restringirse a su género, la compele a enfrentarse con lo masculino, juzgado también, en este punto, desde su pertenencia genérica. Empero, la dependencia abocada por la apelación a la protección, induce a la joven a develar los signos del protector más competente, aquel de quien sustrae su experiencia. De ello resultan dos caminos de acción: en tanto víctima, la mujer requiere situar al hombre en la posición del victimario, lugar donde esgrime su competencia para la defensa, con la que se enfrenta genéricamente. En tanto compañera, la mujer requiere de un protector masculino para esgrimir la defensa que es extraído y diferenciado del bando contrario. En consecuencia, se la habilita para reconocer los signos del mejor protector, lo que la obliga a competir con sus pares y, a la vez, se la adiestra para defenderse del victimario, lo que la obliga a incluirse como partícipe del grupo de congéneres.

  • 99 Informante mujer, primera generación, estrato c.

La idea del libro era más que todo para conseguir fondos para apoyar proyectos de estas mujeres de cooperativas: las parteras en la Costa Atlántica, una agrícola y una de artesanas, de telares; entonces el libro se vendió en EE.UU., se vendió en Inglaterra, cuando yo me separé, fue terminando el proyecto, me separé, realmente yo casi que lo calculé todo, dije bueno termino todo, yo no dejo nada tirado y me fui con la primera copia de todo el material del libro para ser editado en EE.UU., y allá salió publicado, entonces con esa experiencia yo tuve la posibilidad de ir a varias universidades, en EE.UU., a hablar sobre la mujer.99

108La feminización, bajo esta especial figura de la víctima, favorece la constitución del conglomerado de consumidores demandado por la liberalización de los flujos en el neoliberalismo. Manifiestamente, esta dirección diversifica el consumo, ligado en las décadas anteriores a las funciones familiares que satisfacían los parámetros de la buena salud, al mismo tiempo que genera las mercancías y servicios necesarios para el cumplimiento de la naciente función de protección inmersa en los índices de calidad de vida. Por primera vez, la condición de la mujer, por sí misma, ya no articulada a la tarea de procreación o de cuidado, demanda la creación de un mercado, el cual, al ampliar el ámbito de la producción, varía la composición del privilegio, lo donado y la autogestión y los obliga a darle cabida a la actual consumidora. Lo anterior apremia a nuestra sociedad a adoptar esta expresión de la civilidad, la cual atañe a todas las mujeres, independientemente de los espacios que las otras funciones femeninas las compelan a habitar.

La subversión

La nueva alianza

109La subversión es un mecanismo transversal ligado, al igual que la feminización, a cambios en los órdenes de lo donado, de la autogestión y del privilegio que modifican las relaciones de fuerza existentes en lo social. Por su intercesión, aparecen otros personajes con funciones determinadas que interfieren y varían la actividad de los anteriores. En efecto, desde mediados de los años setenta, el pacto de la elite, aquél que separó las zonas de lo político y de lo económico, llega a su término, lo que abre paso a unas series de prácticas tendientes a seleccionar otros caminos para el tránsito de prerrogativas los cuales varían las maniobras de la participación social. La primera serie se relaciona con la construcción de una nueva alianza, mediante la instalación de un enemigo común; la segunda serie se refiere a la creación, por parte del enemigo, de un lugar para habitar.

  • 100 Maullin, citado por Gilhodes, señala: “inicialmente, a raíz de la subida al poder de Rojas, el ejé (...)
  • 101 Según Pizarra, al iniciarse el periodo del Frente Nacional, el partido comunista se doblegó a la a (...)

110La construcción de la nueva alianza ya no se supedita al sometimiento del vigilante a través de la obediencia gestada por lo asistencial y favorecedora de la proclama del cuidado a la posesión del otro, sino que se encamina a erigir una tercería bajo la forma de un enemigo común como medio de cohesión de un naciente vínculo de clase propio de la elite. Este vínculo, que había hecho su ingreso en años anteriores, adquiere ahora otro cariz. En efecto, precedentemente, la acción del enemigo común era atribuida a una objetivación de los cánones de la pertenencia de esa década, lo que, al dotarla con el signo de la polarización de la elite, fomentaba el exterminio del enemigo como criterio de acceso a una alianza.100 Así, la presencia del anterior adversario era siempre asumida como el indicio de una posible división interna y, en consecuencia, el pacto de clase, aquél forjado por la imposición de una estrategia militarista, requería del aniquilamiento del opositor.101 En contraste, ahora es el enemigo quien permite la alianza, en tanto su existencia impide la oposición dentro del Estado.

  • 102 Escribe el coronel Jiménez, citado por Gilhodes, en la Revista del Ejército No. 71 del año 1973, r (...)

111Lo anterior acompasa igualmente la actual dirección internacional. De hecho, el CMI impulsa el rompimiento de las antiguas ataduras periféricas a sus centros debido a la crisis capitalista y ensambla maniobras de subordinación en torno al mercado, lo que deja de lado la intervención directa aquella promotora en los distintos países de desarrollos acotados de producción. De manera que se gesta una política que obliga a cada una de las naciones a buscar y a expulsar de su interior al opositor, por medio de conexiones facilitadoras de la difusión de la orientación militarista tendiente a la pacificación mundial, lo que incita a los países del Tercer Mundo a tomar a su cargo los costos que tal misión acarrea.102

  • 103 De acuerdo con P. Virilio, la política de la disuasión societal hace referencia a la manera de exp (...)
  • 104 El origen de las FARC se remonta al año 1966, tal cual está fechado por la Segunda Conferencia Gue (...)

112Dicha política forjadora en Latinoamérica de la Doctrina de la Seguridad Nacional,103 exhibe en Colombia una singularidad: otorgar al adversario interno un lugar específico de actuación, bajo la investidura de una concreción que condensa la amenaza en signos visibles de identificación con los cuales reconocerlo y, así, tolerarle una supervivencia al margen. Se propicia, pues, la existencia del enemigo, en cuanto garantiza a la nueva alianza atribuirle el carácter subversivo a cualquier tipo de expresión divergente, pero supeditada a la condición de ocupar una superficie de exterioridad.104 Así, lo subversivo pasa a ejercer una función específica, en cuanto se convierte en la condición para el mantenimiento de la unión fraguada a través del derecho de propiedad.

  • 105 Thoumi analiza las reformas tributarias de los años 1974-1975: “Diseñadas para aumentar la carga t (...)
  • 106 Pécaut alude: “El Procurador General puede declarar el 19 de marzo de 1975 que la corrupción admin (...)
  • 107 Dice Kalmanovitz refiriéndose al año 1977: “La sobreabundancia del dólar negro impidió ajustar la (...)

113El florecimiento del enemigo común, hecho que licencia la unión de los portadores del nombre propio, no es suficiente, empero, para conservar la riqueza de estos últimos. Ciertamente, la reciente forma transversal de vinculación social, junto con el fortalecimiento de la masa de consumidores, son los artilugios arrogados por Occidente para la preservación de las naciones en esta guerra a muerte impuesta ahora por el CMI, lo que genera fuertes resistencias en contra del mantenimiento de las antiguas ventajas.105 Surge, entonces, una táctica: ampliar la franja del privilegio. Para ello se favorece el ingreso de otros nombres propios con los cuales aunar esfuerzos en la defensa de la posesión, nombres a quienes ahora se les otorgan garantías en la usurpación de los bienes públicos, bajo la estipulación de no alterar el emplazamiento de lo privado.106 Tal autorización permuta en dueños a algunos de los anteriores vigilantes de la propiedad del otro y a algunos de los anteriores reservistas de la producción y torna sus proclamas de obediencia y de sumisión (por las cuales se introducía la cláusula de cuidar las riquezas del otro para obtener la prebenda y la titulación), en maniobras de autodefensa, puesto que ahora al preservar los bienes del antiguo rico, resguardan también los suyos.107 Así, este estatuto extendido de propietario simultáneamente estimula la cohesión internay la emergencia del adversario cuya singularidad estriba en encamar la única amenaza real ahora desafiadora de mayores franjas sociales: ¡despojar al titular de su patrimonio!

  • 108 Señala Pécaut: “Romper el frente unido sindical establecido en 1977 y que ha mostrado su peligrosa (...)
  • 109 La política represiva que tiene un auge inusitado durante el gobierno 1974-1978, en cuanto el Pres (...)

114El aumento de la franja de propietarios es concomitante con el ensanchamiento del límite que separa lo económico y lo político, lo que desliga, todavía más, la relación entre producción y posesión. De esta manera, al mismo tiempo, se impide la cohesión obrera que propende por la extensión de la distribución de la plusvalía108 y la usurpación masiva de la propiedad por parte del ejército de reserva de la producción.109 Ello da preferencia a la adscripción del conglomerado de trabajadores en las diadas deuda-favor y soborno-chantaje, por medio de la difusión de una promesa: ¡el arribo a la riqueza está al alcance de quien lo quiera, independientemente de la relación con la producción!

  • 110 Aunque podría señalarse que el Estatuto de Seguridad obedece directamente a la Doctrina de la Segu (...)
  • 111 Según Blair: “estando de acuerdo en la enorme diversidad de funciones del ejército, a diferencia d (...)

115La imposición de la cláusula de protección del estatuto de poseedor, al obligar a todos a atender la promesa de acceso a la propiedad, orienta el ejercicio de la política hacia la defensa de tal estatuto110 y, en consecuencia, autoriza la aparición de nuevos comportamientos sociales que especializan la función del vigía, en tanto la defensa, convertida en asunto de todos, precisa de su especificidad. Esta función de defensa es asumida por lo militar bajo la cláusula de la vigilancia de lo privado. Sin embargo, no se sustenta en lo normativo que continúa ligado a lo político, sino que, arraigada en lo puramente militar, se dirige a impedir el ingreso del oponente al interior del pacto para no poner en riesgo al poseedor. Tal función acarrea varias consecuencias: 1) La propagación de lo militar, bajo la forma de un servicio puesto allí para ser utilizado por el interés privado, lo que, simultáneamente, dota a su actuación del carácter politivo, al tornarlo en una actividad civil y lo despoja de su antiguo carácter ofensivo, al someterlo a la defensa de lo privado.111 2) La atribución del carácter de enemigo a cualquiera que subvierta la cláusula de defensa de la propiedad dado que amenaza la alianza defensora de lo privado. 3) La expansión del propietario, que sustituye al aliado por cualquiera apto para esgrimir tácticas de defensa de la posesión, impide la emergencia de la oposición, al forzar la alianza como la condición para la pertenencia y, al tiempo, al permitir la subversión como la condición para la exclusión.

La zona marginal

  • 112 Aunque en el país hay una desviación con respecto a la Doctrina de la Seguridad Nacional, no la ha (...)

116El acaecer de la subversión genera otro emplazamiento para la expresión de la paridad. Espacio habitado por algunos de los jóvenes menos pobres a quienes sus padres les dotaron con el tiempo del ocio entremezclado con un consumo identificador director de su potencia hacia la salvación de sí y de los suyos y, asimismo, por otros provenientes de la franja de los más pobres a quienes su condición de reservistas de la producción los dotó de tiempo libre entremezclado con la espontaneidad adecuada a la red de la cual eran parte. Mediante la ostentación de la proclama de erradicación del derecho de propiedad, estos jóvenes construyen una manera afirmativa de participación donde, por una parte, la capacidad de acción liga la acción fabuladora con el goce de la experiencia de sí, o, por otra, enlaza el usufructo privado al goce que se deriva de la composición de la red extensa y subordina las acciones individuales al usufructo general. Con ello se gesta una masa al margen de las formas de cohesión regentes al interior de nuestro Estado de derecho privado. Enemigos internos y, a la vez, externos, puesto que sobre ellos se ejerce la política de pacificación, adquieren una configuración alternativa de la identidad al concedérseles la existencia en lo marginal.112 Es ésta la razón de su empoderamiento al compás del de todas las alianzas establecidas ahora entre los dueños.

  • 113 El caso del Magdalena Medio analizado por Rementería permite mostrar esta tesis. En sus palabras: (...)

117La subversión requiere, así, desarrollar subterfugios de afianzamiento al interior y, al mismo tiempo, mantenerse como exterioridad. Efectivamente, ambas tendencias juveniles,113 aquella inserta en el ocio y en el consumo diferencial y aquella inserta en el usufructo y en la red de vecindad, ostentan la condición del trabajador libre: a los primeros, hijos de los empleados y, en menor proporción, de los obreros capacitados, se les forjó un futuro de salvación favorecedor del ingreso a la forma cualificada de la posesión, lo que les otorgó un tiempo suspendido no orientado al trabajo. Libres momentáneamente de la deuda, en cuanto su advenimiento al estatuto de poseedores les exigió, cuando niños, someterse a las técnicas de la pericia y de la perseverancia, su ingreso a la universidad es el camino de inscripción desde el interior, a la zona de exterioridad. Realmente, estos jóvenes se asignan una misión que propende por la propagación de la civilidad, heredera, desde la década anterior, de todos los movimientos juveniles occidentales, donde se construye otra concreción de la acción fabuladora que se torna en conspiración y los impele a marginarse. Los segundos, hijos de los padres cuyo oficio es lo informal y dotados con la técnica de la flexibilidad, están situados al margen de la producción. Desde las redes de los tugurios de la ciudad extienden su proclama de expropiación, del territorio singular, a la propiedad en general. Los barrios marginales sobrevienen, así, barrios populares y sus integrantes, herederos de las luchas por la tierra de los obreros rurales de los años anteriores, se instituyen como revolucionarios y optan por la clandestinidad.

  • 114 Informante hombre, primera generación, estrato c; informante mujer, primera generación, estrato b.

Las preocupaciones fundamentales seguían siendo la revolución, la militancia, la guerrilla, la conspiración, pero la universidad fue sin duda alguna un escenario fundamental, aprendí que la universidad no era los profesores, las aulas, los tableros, los taburetes, las tizas, sino que los estudiantes en la universidad éramos ante todo nosotros, y bajo esa consigna se decidió cerrar la universidad sobre la base de una toma estudiantil. [...] Cuando me fui de ahí, me fui ya con un vínculo político, con una gente que se llamaba C, yo no recuerdo exactamente lo que era, pero sé que era una organización maoísta que nacía en la Universidad, me hacían subir unas colinas enormes para leer las cinco tesis de Mao, no se me olvida.114

118Los procesos desarrollados por las dos tendencias juveniles son disímiles: la trayectoria de inclusión en lo donado no es igual a la de expropiación en la autogestión, si bien tienen elementos en común. Además, la experiencia que afirman imprime recientes matices a los movimientos juveniles precedentes inmersos en el rumbo occidental encauzado a la conformación de la masa transversal como nuevo modo de interacción.

119Los jóvenes emergentes de lo donado buscan cambiar los cánones de la circulación de las prerrogativas por medio de la alteración del derecho. Inmersos en las luchas de otras partes y, sobre todo, impregnados de su misión salvadora, esgrimen como arma la disciplina, herramienta con la cual los constituyeron como sujetos, independientemente del azar presentado por el afuera. Así, los jóvenes establecen un orden jerárquico de acción donde prima una militarización tendiente a cambiar las ventajas existentes. La honestidad y la obediencia son su emblema, el mismo de sus padres y, como ellos, se atienen a un nombre propio, el de sus jefes, único apto para dictaminar los caminos de su deambular revolucionario.

120La acción fabuladora se aúna a su experiencia y al igual que cuando niños subordinan la actuación a la palabra lo que confiere al discurso un carácter de justificación trascendente y a los actos, el de consecuencia. Ello los libera de su responsabilidad en la autoría de sus actuaciones y, al mismo tiempo, los dispone en la sucesión castrense. Lo militar, expresado como ejercicio disciplinar, requiere de obediencia, mientras lo político, expuesto como la justificación de la obediencia, es asunto de altos rangos y morada de elegidos.

  • 115 Vargas, refiriéndose a la crisis del ELN, dice: “Asociada al abuso del poder, la toma de decisione (...)

121El margen que habitan estos jóvenes, aquél proveniente de su libertad, se construye en lo improductivo en razón de su independencia con la fuerza de trabajo. En éste se esgrime, sobre todo, la subordinación al nombre propio, aquél que antaño les donó su existencia en el derecho. Justamente, aunque su obrar afirmativo tienda a borrar dicho nombre de un trazo, aunque su experiencia militante los compela a exponer la vida y aunque el futuro incierto les permita el desarraigo, trazan en lo alto una línea de mando desde donde someten al otro en razón de su devenir como salvadores. De modo que al seguir el plan trazado por sus padres, los jóvenes se inscriben en los cánones dispuestos para ellos y usan las jerarquías, los horarios y los rituales inculcados desde siempre.115

  • 116 Informante hombre, primera generación, estrato c.

Cuando era guerrillero, dos cosas distintas. En la ciudad me levantaba muy temprano, hacía mi matutino yo mismo, solo, hacía unos ejercicios para mantener vigentes los reflejos, luego leía un rato, salía a desayunar, en la ciudad el tiempo se vive muy largo porque la guerrilla urbana no vive en unidades, no existen unidades militares acantonadas, más bien hay individuos completamente fragmentados que en momentos muy determinados se recogen y se encuentran, entonces podía estar yo pensando en una inteligencia o elaborando un documento y al cabo del día podía tener dos o tres reuniones. En el campo la vida es distinta, es de un acelere impresionante, super extenuante la jornada, yo viví marchas de diez horas.116

  • 117 Es pertinente diferenciar aquí la moral anarquista propia del movimiento político, por ejemplo el (...)

122Los jóvenes provenientes de la autogestión, por su parte, germinan al lado de lo productivo y, al armarse de nuevas tácticas para el usufructuar, propenden por cambios en los cánones del sometimiento. Así, su emblema se encauza hacia la usurpación y la desobediencia, lo que los adentra en la anarquía bajo la proclama ¡la propiedad es de quien la requiera! Anarquistas pero, en contraste con los mismos movimientos de otras épocas en Occidente, su dilema no radica en la moral, puesto que no necesitan despojarse de la misma no del todo asumida.117 Al ponerse en juego su supervivencia, sus reglas, sustentadas en los intercambios de vecindad y ceñidas al contrato de la relación anfitrión-huésped, los incitan a plegarse frente a cualquier extraño de donde sea factible extraer algún provecho.

  • 118 Refiriéndose a la “crisis” de las FARC en los setenta, afirma Arenas: “Cuando realizamos la Segund (...)

123Igualmente desarraigados, estos jóvenes acompasan los brotes productivos y, en este transitar donde se ensambla el interés común con la sincronía simultánea de las demandas personales, construyen un orden espontáneo, similar al de las redes vecinales, en el que persiguen una forma de la usurpación objetivada en la posesión sin dueño, en el uso en vez del título. En tal característica radica su fuerza y su debilidad. Son fuertes para autoorganizarse bajo el requisito de constituir el margen del capitalismo, ya que mediante el mismo surge la necesidad de la acción conjunta y, al mismo tiempo, son débiles para mantenerse unidos, puesto que cualquier ventaja personal resquebraja el orden y dirige su actuar, al predominar lo privado sobre lo común. A la vez que se unen y se exponen del todo, son susceptibles de separarse, en tanto la espontaneidad esgrimida es presa fácil del sometimiento a las promesas de una usurpación personal.118

  • 119 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Nunca supe por qué no me mataron, a pesar de que lo exigí antes de retirarme y de abandonar todo, busqué muchos contactos, mucha gente, muerta de la ira por la muerte de N, por la muerte de R, médico, por la muerte de otros carneradas que yo sabía que habían caído en manos de X y yo exigía, le exigía al movimiento que si creía que yo era una infiltrada me matara Una y otra vez, por uno y otro lado, no me mataron pero me dejaron con el dolor de todos los muertos de esa guerra sucia.119

  • 120 Un ejemplo de combinaciones de ambos procesos es el caso del ELN. Uno de sus dirigentes, citado po (...)
  • 121 Arenas, refiriéndose al cambio de dirección de las FARC en la Quinta Conferencia, dice: “Había con (...)

124Ambas tendencias juveniles amplían los cánones de la pertenencia mediante la conformación de vínculos transversales. Los jóvenes salvadores, más que aunarse en una fábula, se aúnan en un deseo que, al infiltrarse y camuflarse en distintos medios, extiende sus conexiones. Allí, desde la cúspide, arman las bases y, en dicha jerarquía, se articulan con las redes populares de lo comunal.120 Los jóvenes anarquistas se deslizan en el destino y, al anteponerle direcciones a los frentes, se extienden por otros ámbitos sociales, lo que varía su organización horizontal.121 Así, los unos obtienen de los otros nuevos compuestos: los primeros, al usar las artimañas de las redes, se extienden mediante una organización horizontal. Los segundos, al emplear los sortilegios de las jerarquías, se fortifican mediante una organización vertical.

  • 122 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Bueno entonces empezó la dinámica y empecé yo, supuestamente, a tener conciencia política. Por ahí llegó un tipo de la Nacional, dirigiendo el grupo de teatro y entonces ya me llevó a la Nacional, se hizo muy amigo con mi papá y de un momento a otro me cayó en las manos un libro Organización de las masas, que era prohibido, creo que era de Camilo Torres, algo así, hablan de Camilo Torres, de esa carreta y entonces a tener vínculos con el M-19, yo no tenia vínculos con el M-19, ni sabía que era eso, pero este muchacho del teatro me llevó.122

125La subversión, entonces, resultante del fortalecimiento de la alianza privada que mantiene el derecho de propiedad, instaura una forma de paridad concretizada en la figura del enemigo común, con la que se transmuta cualquier manifestación de oposición en amenaza, lo que erige otro estilo de vida marginal. Su inserción implanta, en nuestra sociedad, el anarquismo y la utopía salvadora, en paralelo con la irrupción del neoliberalismo. Ello propulsa la expresión de la masa anónima relativa al consumo. Manifiestamente, esta dirección funda una forma del consumo basada en la guerra de baja intensidad, con la que se articula la política económica de promoción de importaciones y exportaciones, con la lógica capitalista actual. Así, se propagan las redes desprendidas de la estrategia de la disuasión societal en la especificidad de la relación entre enemigo común y alianza privada. Ello gesta una alternativa productiva, tanto para el espacio del margen como para el espacio del Estado expresado en la cohesión de los propietarios, subordinada aun mercado transnacional que la dota de la mercancía con la que ambos espacios anudan su reciprocidad.

La ilegalidad

El florecimiento del liberto

126En nuestra particularidad, desde mediados de los años setenta, la conformación de la ilegalidad, en tanto practica acompañante de los requisitos neoliberales que obligan, a la vez, a la constitución del conglomerado de consumidores y a la construcción de circuitos favorecedores del continuo tránsito de recientes mercancías, dispone herramientas útiles para la ampliación del privilegio y da origen a nuevos poseedores. En contraste con las transformaciones creadas por el acceso de nuevos nombres propios mediante la usurpación de los bienes públicos, la entrada de los actuales propietarios al privilegio acompasa el montaje de un modo de producción adyacente con los otros enclaves productivos de nuestro país, denominado narcotráfico.

  • 123 Según afirmaciones de Krauthausen y Sarmiento “en cuanto al capital depositado en el extranjero —d (...)

127El naciente modo, entretejido en las políticas de promoción de exportaciones y de importaciones, instituye un emplazamiento económico que, si bien exacerba algunas de las tácticas de las prerrogativas, amplia drásticamente la franja de empresarios, burócratas, obreros capacitados y rasos, junto con su margen de reserva y de exclusión. Es, pues, a través del narcotráfico que nuestro país se convierte al capitalismo, si bien, al mismo tiempo, éste reinventa el maniobrar del derecho de propiedad.123

  • 124 “Una primera manera de acceder a niveles importantes de capital puede ser a través de varias peque (...)
  • 125 En palabras de Molano, “La bonanza de la coca también trajo en sus redes un nuevo tipo de colono, (...)
  • 126 Según Molano: “Los campesinos colonos se habían organizado en juntas de acción comunal, en sindica (...)

128La implantación del narcotráfico se manifiesta, entonces, a través de la liberación del capital y del trabajo. La liberación del capital ocurre gracias a la aparición de empresarios, quienes no necesitan esgrimir nombre propio alguno, en contraposición con los de siempre que lo ostentan como garantía para asegurar su capital. La mayoría de estos nuevos empresarios presenta la condición del liberto en tanto reservistas de la producción emanados de la autogestión, empero, algunos pocos surgen del privilegio mismo.124 De modo que la inversión económica proviene de cualquier fuente y quien quiera participar del negocio puede hacerlo, en cuanto la información circula a la manera de la red de vecindad. Por su parte, la liberación del trabajo emana de una masa sin identidad alguna: también libertos, algunos son campesinos emigrantes en busca de la ocupación de tierras baldías y otros son desempleados urbanos, jóvenes marginales, estudiantes y profesionales, en busca de oportunidad.125 El encuentro del capital y del trabajo es fortuito y da lugar a la expresión capitalista de libre mercado, tal como se realiza en el Primer Mundo al trasmutar, por medio del precio de la mercancía, el valor de uso del salario en valor de cambio y, concomitantemente, al permitir al conglomerado de trabajadores intervenir en la fijación del monto de sus ingresos.126

  • 127 Informantes hombres, primera generación, estratos b y d.

Yo entré en el negocio de la coca, me fui para San José y allá, desmontando, claro que la primera vez eso no dio y quedé fue endeudado, después hice una sociedad con otra gente, y nos fuimos para el Patía, a desmontar selva también, ahí ya creció la coca, mejoró el negocio, las cosas empezaron a salir bien. [...] Yo trafiqué por plata. Simplemente yo fumigaba y los pilotos de fumigación siempre hemos sido unos berracos para lo que nos pusieran, porque nos metíamos en pistas muy pequeñitas y todo y un amigo que es piloto, que se había ido y que estaba haciendo el chacho, un día llegó, avión nuevo y propio, hasta el berraco, él era pobre, de gente campesina que como gran berraquera el papá le había ayudado, pero era el putas para fumigar, y nos invitó, entonces le preguntamos bueno y entonces me fui para el Llano, el primer vuelo que fui hacer y me perdí, eso fue un problema, porque eso no era fácil, y así me puse, aprendí, hasta que me di cuenta tu podrías tener mucho dinero.127

  • 128 De acuerdo con Amin y Herrera: “El mercado, por su naturaleza, se refiere a la competencia, mientr (...)

129En el CMI, en efecto, el libre mercado se sustenta en la competencia encauzada a la regulación de los precios de cada tono de os momentos de la cadena bajo el supuesto de la liberalización, es decir, de la no-intervención de fuerzas distintas de la oferta y a demanda, lo que subordina a los gobiernos nacionales. Sin embargo, tal actuación está siempre sujeta a un sinnúmero de órdenes reglamentarios, dispuestos para el provecho del capital por la vía de la creación de legislaciones externas a su lógica y provenientes de agrupaciones integradas por los países de mayor desarrollo económico. Estas legislaciones que comandan el libre mercado, al concentrar en unos pocos la mayor ganancia y difundir en los obreros una parte mínima de la misma destinada al mantenimiento de los Estados, mediante la tributación derivada del consumo.128

130Al actuar bajo estos mismos lineamientos, puesto que su existencia es posible por la liberalización (separación de las fuerzas del mercado de cualquier tipo de intervención estatal), el narcotráfico también construye un conjunto de regulaciones tendiente a la máxima concentración de plusvalía y a la mínima repartición de la ganancia. Este conjunto responde, principalmente, a tres estratagemas: 1) Implantación de la competitividad con miras a asegurar el mayor precio de la mercancía. 2) Instalación de los ordenamientos jurídicos favorecedores de la concentración-repartición de la ganancia. 3) Permeabilidad del Estado que facilita la fluidez del proceso junto con la transformación del empresario en propietario.

  • 129 Al principio del proceso del narcotráfico, la parte de la tecnología era secreta, impidiendo con e (...)
  • 130 Señala Molano: “En la medida en que el cultivo se iba generalizando, aparecieron químicos particul (...)
  • 131 “Perdidos estos dos puntos del control estratégico de la producción —el suministro de semillas y e (...)
  • 132 En relación a los estilos de administración de los empresarios del narcotráfico, por ejemplo, Beta (...)

131La primera estratagema separa la fabricación de la distribución median te la puesta en marcha de una organización de tipo horizontal y una de tipo jerárquico, que originan, cada una, distintas clases de productos: uno, artesanal, prepara la base de coca; otro, tecnificado, elabora la cocaína.129 La organización horizontal,130 articulada con el requisito del permanente flujo de materia prima, configura un conglomerado por medio del crecimiento desbordado de la oferta de trabajo bajo la certeza del empleo de cuanta mano de obra esté disponible y sea susceptible de engancharse a cualesquiera de las fases de elaboración del producto. Este conglomerado, constituido en el momento mismo de su vinculación con la fabricación, se funda en el anonimato de sus miembros quienes, independientemente de su inclusión en alguna otra clasificación social, sólo se reconocen de acuerdo con la función desempeñada que forma parte de un encadenamiento en red específico derivado de los ritmos de la producción. A su vez, la organización jerárquica131 despliega una maniobra de selección que diferencia el conglomerado mediante rangos, lo que garantiza la eficiencia demandada para la comercialización de la mercancía y la fijación de su precio. Lo anterior expresa una materialización de lo despótico y funda una forma de la identidad que imprime determinados estilos de acción.132 Así, a través de la verticalidad, se da forma al empresario que se apodera de la fase de distribución y se sirve de sus habilidades de alianza y de enfrentamiento para mantenerse en la competencia.

  • 133 “En este aspecto han existido dos etapas claramente diferenciadas en términos cualitativos y cuant (...)

132La segunda estratagema, aquella que instala los ordenamientos jurídicos, resulta también de la dinámica de la articulación de las fases de fabricación-distribución. De hecho, en lo que respecta a la fase de distribución, la tendencia monopolística de acumulación propende por la apropiación de toda la cadena productiva y, para ello, la somete a una lógica vertical que, por la fuerza, amedrenta al conglomerado. Asimismo, en lo concerniente a la fase de fabricación, el conglomerado obrero se resiste y se dota de organismos de regulación, a la vez que fortalece su acción en la fase de fabricación para intervenir en el establecimiento del valor de la materia prima. Aunque el enfrentamiento de ambas fases hace germinar formas territoriales de lucha por la posesión (en algunos prima la monopolización, en otros la intervención y, en los restantes, la continua pugna por el dominio del territorio),133 a las dos les es común la puesta en marcha de tácticas que subordinan al conjunto de sus integrantes.

  • 134 “Las actividades comerciales y de servicios registraron una expansión espectacular durante el peri (...)

133La última estratagema, aquella de la permeabilidad del Estado, responde, a su vez, a la articulación de las fases de fabricación y distribución, en cuanto las relaciones de ambas con el Estado son disímiles. En lo concerniente a la fase de fabricañon, el acceso del conglomerado al valor de cambio asegura un aumento masivo en los niveles de consumo, lo cual favorece el ncremento de la tributación al interior del Estado. Ello establece un comercio de carácter transversal y, junto con éste, el desarrollo del subsector servicios, lo que promueve la entrada a lo asistencial de algunas de las franjas sociales excluidas. Por otro lado, se forjan tácticas de inserción en lo donado, en cuanto a función de vigilancia de los bienes del otro se extiende al cuidado de la posesión ilícita de suerte que el vigilante se subordina a la ilegalidad donde, a cambio del favor, obtiene prebendas y, con ellas, la incorporación al privilegio. Se crea, así, la masa de consumidores demandada por Occidente para el obrar de su libre mercado.134

  • 135 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Entonces empecé esa noche, pues nos tomamos nuestros traguitos con la Lucero, nos dieron comidita y todo y la empleada de ella me había contado que esta gente era la reina de la coca; entonase yo no dormí, porque me imaginaba en las primeras páginas de El Bogotano. Yo pensaba en qué momento entran a allanar esta casa, no que horror, mejor dicho el aguardiente me bajó el susto y entonces me enteré de la vida de toda esta gente, incluso estuve en la finca de ellos, me acuerdo tanto que llegamos allá y me dijeron: “Éste es su caballo”, para atravesar la finca había que atravesarla a caballo, entonces esa fue una de mis odiseas por allá, cuando volví, cayó la Reina de la coca y mostraron en la televisión toda la gente con la que yo había desayunado, almorzado, comido, rumbiado y pasado rico.135

  • 136 Señalan Krauthausen y Sarmiento: “[...] una vez legalizadas las ganancias provenientes del mercado (...)
  • 137 Estos mismos autores agregan: “El secreto bancario es sólo el primer instrumento que garantiza a l (...)
  • 138 Chernik afirma: “La violencia paramilitar surgió como un producto de los quince años de inversión (...)
  • 139 A propósito del Tratado de Extradición, algunos de los empresarios de la cocaína intentaron impact (...)
  • 140 Señala Arrieta: “La insistencia en la enorme capacidad económica adquirida progresivamente por los (...)

134La última estratagema, en lo referente a la fase de distribución, da origen al propietario emergente, al tiempo que a su persecución y, con ello, al establecimiento del narcotráfico en amenaza mundial. Manifiestamente, la autorización para la circulación del capital ilegal modifica el privilegio, lo que permuta al empresario emergente en legal y amplía el área de poseedores.136 Empero, al ostentar la cualidad de lo emergente, el nombre propio del nuevo propietario actúa de otra forma, puesto que se le demanda la separación entre posesión e identidad, dado que, para otorgarle sus prerrogativas, se le impone como condición el uso de camuflajes.137 De manera que se incorpora dentro de nuestra elite una naciente agrupación sin identidad, la cual, en su manifestación legal, no busca alterar la anterior división entre política y economía sino más bien acentuarla, para lo cual se vale de las mismas artimañas usadas por la elite desde siempre, las de las diadas soborno-chantaje y deuda-favor, pero exacerbadas. Efectivamente, en lugar de hacer un uso privado del ejercicio público de la defensa a la propiedad, construye un sistema de defensa privado porque su camuflaje se lo permite y a través de él sustenta la nueva alianza, la instauradora del enemigo común. Si bien tal actuación138, al romper con la imposición del camuflaje, construye una identidad en algunos de los recientes miembros, con la cual son reconocidos y expulsados, la mayoría logra permanecer en ella encubiertamente. La agrupación, así empoderada, invade lo donado y, al igual que los anteriores propietarios, trastoca algunas reglas económicas, fomentadoras de una mayor fluidez de la oferta y la demanda, en cánones políticos, lo que transforma por la acción fabuladora,139 sus intereses personales en asuntos nacionales. En este punto, la agrupación se torna en enemigo externo, bajo las direcciones de las políticas de pacificación y nuestro país es instaurado como amenaza mundial.140 No obstante, su obrar tiene una doble resonancia: por una parte, propietarios similares a los otros pueden disponer del aparato militar del Estado para la protección de su posesión usufructuada y, por otra, enemigos camuflados se empoderan con una máquina militar.

  • 141 Informante mujer, primera generación, estrato b; informante hombre, primera generación, estrato d.

A las niñas se las secuestraron a la vieja, nadie podía decir nada, y a mí me tocó ayudar en lo de la negociación del secuestro, pues la charla de cómo fue, cómo negociaron, todo eso yo lo supe. Después vino la pelea con los guerrilleros que las habían secuestrado, por sapear terminaron matando un poco de gente de ellos. [...] Un día créame que pensé en escribir un libro, porque es que yo leo unos libros y leo unas cosas de la gente que yo conocí, la gente que yo sé y los leo y veo que esa no es la vida, políticos, personajes muy ricos de Colombia que lo muestran como gente muy buena, estaban, yo los conocí, es como la gente habla de los carteles y la gente que habla no sabe, verdaderamente no saben, yo viví eso y sé cómo es y no es como lo pinta la gente, hay gente muy buena y muy mala.141

135La ilegalidad se conforma, pues, dentro del doble procedimiento de fabricación y de distribución y porta equivalencias con la feminización y la subversión puesto que, como ellas, su actuación cambia los cánones sociales de la pertenencia. Movilizada por lo juvenil de finales de los setenta, se construye en la experiencia productiva y, al mismo tiempo, convoca a un obrar en donde, por primera vez, todas las franjas sociales pueden ser partícipes. Muy cercana a la del conglomerado de consumidores en Occidente, se funda en el anonimato y configura un estilo de vida, el emergente. Inclusivo, bajo sus reglas de actuación, no excluye a nadie con base en clasificaciones sociales, de sexos, edades u oficios y reivindica otra promesa: ¡cualquiera puede acceder al capital!

Las técnicas de coerción

136Dados sus vínculos con el ejército de reserva de la producción, la ilegalidad emana de sus técnicas de cuidado, tales como la flexibilidad y la conexidad. Sin embargo, al insertarse en un proceso productivo, ocasiona modificaciones en las mismas, puesto que, en lugar de inscribirse en la lógica del margen, se suscribe en la del mercado.

  • 142 “En la Orinoquía, Amazonia, Caquetá, Putumayo, Cauca y Nariño se generó un proceso de transformaci (...)
  • 143 “La crisis de sobreproducción, efecto en buena parte de la tolerancia calculada del gobierno, se t (...)

137En lo atinente a la flexibilidad, el contrato anfitrión-huésped, al desplegarse dentro de la tensión de la oferta y la demanda, provoca un doble juego de expansión y de contracción donde los ritmos productivos determinan las reglas de la acción. Así, éstas varían, del máximo del exceso, manifestado en un despliegue de potencia en tanto temeridad, ostentación y opulencia,142 al máximo de reserva, objetivado en un depósito de potencia en tanto prudencia, sobriedad y frugalidad.143 De ello se desprenden sistemas de reglajes, en los que se alterna una forma de actividad sustentada en el gasto ilimitado de toda fuente de energía, que sitúa a la producción al borde de su extinción, con otra inmersa en la preservación de las reservas, que sitúa a la producción en el renacer del desarrollo. Lo anterior engendra, por una parte, una masa que emanada de la repartición inagotable de la ganancia y con la obligatoriedad de renovarse, es siempre factible de sustitución y, en consecuencia, es conducida hasta su umbral de agotamiento y, por otra, un margen de reserva dispuesto a sobrevivir en las mínimas condiciones, en razón de su posible reinserción dentro del ciclo.

  • 144 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Cuando nos fuimos del Guaviare no quedó nada. Después de que el pueblito estaba lleno de gente de todo tipo, de billete, de rumbeaderos, de vida. Cuando se cayó el negocio tampoco era que tuviéramos mucho, lo poco que habíamos alcanzado a ahorrar apenas daba para devolvernos a Bogotá.144

138La técnica de conexidad, por otro lado, constituye reglas de relación verticales y horizontales desprendidas de disposiciones provenientes de las tendencias monopolísticas y redistributivas, lo que da origen a dos tipologías extremas de la obediencia. Una de ellas, circunscrita por limites de confianza y de lealtad, promueve el miedo y, la otra, determinada por la autorregulación, promueve la acción pastoral.

139El miedo, que actúa bajo la ley del secreto, hace de la observancia a la jerarquía el requisito para alcanzar la promesa de la acumulación. Realmente la organización vertical, al encaminar la fase de distribución a apoderarse de la fase de fabricación, hace actuar el secreto y erige una jerarquía al tiempo que preserva el anonimato. De modo que cada cual, según la función desempeñada en la cadena, se pliega totalmente al mandato y, a su vez, pliega al ubicado en una posición inferior. Ello distingue a los que conforman la masa, según las especializaciones requeridas por el oficio realizado y erige un gobierno sustentado en diversos grados de confianza.

  • 145 Informante hombre, primera generación, estrato d.

No, claro todo eso existe, pero yo por lo menos trabajé con gente buena que están presos hoy día, son gente buena, mejor dicho yo digo buena entre comillas, no, lo que pasa es que hay niveles en ese punto, por ejemplo Rodríguez Gacha era lo peor que había. Un amigo mío trabajaba con nosotros, para poner un solo caso y le ofrecieron veinte, treinta millones más y se fue con una persona, |pum!, lo mataron. También conocí gente que por diez centavos mataba, a un amigo lo mataron aquí en Unicentro y era un tipo muy bueno, mejor dicho él, si yo le contara todo lo bueno que él hizo, dice uno mierda, el tipo era un ángel que se metió en eso para ayudar, la verdad, y lo mataron por no pagarle, a él no lo mataron porque debiera sino porque le debía tanto la gente, había que matarlo para no pagarle.145

140La transformación del empresario ilegal en legal, por su parte, demanda de otra forma jerárquica, regida por el nombre propio y la territorialidad. Justamente, dado que tal conversión se enfoca ya sea a adquirir, ya sea a preservar la posesión, solicita de la lealtad, lo que forja una concreción del miedo orientada a imponer el sometimiento hacia quien porta el nombre, el cual, a pesar de ser por todos conocido, requiere del camuflaje en su ejercicio dentro de la legalidad. Tal regencia obliga a configurar una presentación de lo militar tendiente a preservar el dominio del poseedor, de lo que resulta una jerarquía inmersa en lo castrense y sustentada en diversos grados de fidelidad.

  • 146 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Sapeó donde quedaba la casa de nosotros, porque ahí siempre mataron a un poco de gente, el otro los convenció para que no fueran a matarnos, y ya después se supo cómo había sido eso, cuál había sido el problema: que habían matado al sapo, y cuando eso, fueron cayendo desde la terraza al patio, la policía eso fueron llegando, y el allanamiento, al parecer como que no eran ni de la policía, sino amigos del man que nos iba a bajar, buscaron por todas partes, había unas armas ahí se las llevaron y no pasó nada más.146

  • 147 Existen distintas aproximaciones a esta problemática. Para algunos autores, dicho orden horizontal (...)

141En lo relativo a las reglas de relación horizontales, se constituye una forma de obediencia que, basada en la autorregulación, se dirige a mantener las vías de acceso del conglomerado al valor de cambio, lo que le abre campo a un sistema asociativo que reglamenta el precio de la venta de la fuerza de trabajo. En dicha acción, el conglomerado anónimo adviene en una colectividad y se subordina a las leyes del valor, de donde emanan sistemas éticos forjadores de una moral obrera. La observancia de dicha moral crea un territorio demarcado por limites geográficos y salvaguardada por vínculos transversales, en el que se instaura una función militar orientada a la reglamentación de las fronteras, junto con una función pastoral encaminada al establecimiento de normas de convivencia. La moralización y la militarización, entonces, se instituyen como los medios de vinculación del conglomerado, a través de una forma de la identidad otorgada por una forma de asentamiento territorial gobernada por un aparato paraestatal con tareas ejecutivas, legislativas y judiciales.147

  • 148 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Entonces en mi exilio que me mandaron para el Llano, conocí a X. Él y su organización comandaban esa zona y tenían a los recolectores organizados porque ni por el putas se dejaban quitar el control de los otros. Había una cantidad de cooperativas y de ayudas para la gente. Todos querían a X y lo respetaban, eso era muy organizado.148

142El empleo de las técnicas de flexibilidad y conexidad da nacimiento a expresiones paralelas de la ley, inmersas, respectivamente, en el fascismo y en el totalitarismo que actúan según las reglas de la ilegalidad. Mientras el fascismo instituye el exceso como el limite mismo de la aniquilación, lo que enarbola la potestad del nihilista, aquél dispuesto a la destrucción total antes de la entrega, el totalitarismo impone una esperanza salvadora de lo grupal mediante la inoculación del miedo en cada uno, lo que moviliza un para-Estado.

143Efectivamente, el ejercicio productivo monopolístico característico de la fase de distribución de la cocaína, involucra una expresión del goce que, al movilizar un máximo de usufructo, da rienda suelta a la manifestación masiva del caos al tiempo que orienta el deseo personal hacia la búsqueda del orden objetivado en el sometimiento total del contrincante. Sin duda, el enfrentamiento continuo entre los individuos para la obtención de la ganancia, hace indispensables las coaliciones lo que da apertura a órdenes de dominios simultáneamente en alianza y en oposición, de donde se desprenden jerarquías. Del caos florece, entonces, dada la demanda individual para obtener un mayor provecho, la necesidad individual de un mandato, dada la exigencia de constituir grupos de defensa, que, al imbricarse en el conglomerado, induce a una graduación y, con ella, al nacimiento del fascista, aquél ostentador del mando. Siempre reemplazable, la permanencia del fascista está sujeta a su presencia, dado que, en contraste con el rey, no representa a Dios, sino que presenta el deseo de la multiplicidad y acaece Dios, al igual que cada uno de sus subalternos. Omnipotente, otorga el don de la vida y de la muerte y, bajo la égida del terror, acata su ley y la hace acatar al esgrimir similar poder en tanto pone en juego la vida.

144A su turno, el ejercicio productivo redistributivo característico de la fase de fabricación de la base de la coca, construye la manifestación humanista del derecho mediante una normativa, con sus limites de cinismo y piedad. El cinismo en cuanto se inserta al conglomerado dentro de las leyes de la oferta y la demanda. La piedad en razón de la unión del conglomerado con una moral aferrada a los criterios emanados de los rangos de repartición de la plusvalía mediante la tributación. Al operar por delegación, tal ejercicio construye una jerarquía sustentada en una colectividad de equivalentes, donde se aúnan el mandato y la representatividad en el goce de pertenecer. Así, cualquiera puede ocupar el lugar del mando y cualquiera debe estar dispuesto a obedecer, en razón de su conformidad respecto a las reglas emitidas por el colectivo al que se pertenece. Asimismo, se articula alrededor de un aparato militar que convierte a cada miembro del conglomerado en un soldado, dispuesto a defender el orden construido, bajo el predominio de un modo de coerción dirigido a excluir a quien no participe del pacto. Se erige, pues, al dictador, quien, al instalarse como el delegado directo de Dios, es instituido como el único representante legítimo de la totalidad. En cuanto la supervivencia del colectivo se asocia con la regencia del dictador, este último se arroga la potestad de instaurar las jerarquías acordes con los ritmos de repartición de la ganancia y de demarcación del territorio. Omnipotencia donde el absolutismo encarna lo grupal.

  • 149 Se hace mención a la distinción que hacen Deleuze y Guattari entre fascismo y totalitarismo. Refir (...)

145En síntesis, al entretejerse en un enclave productivo, esta apertura capitalista permite la creación de maniobras de inclusión distantes de las maneras excluyentes de acceso a la participación. Sin embargo, al tiempo que construye la masa de consumidores necesaria para el mantenimiento de nuestra nación dentro de la jerarquía global, su naturaleza ilegal la obliga a dotarse de una organización donde se materializa bajo las formas extremas del fascismo y del totalitarismo las cuales, a la vez que acompasan la conformación de los conglomerados, invaden los múltiples espacios sociales. Propagación irreversible en cuanto los libertos emergentes de estos conglomerados a medida que transforman los modos de interacción tradicionales, instituyen nuevos umbrales para el cambio social, dispuestos a forjar urna máquina de guerra cuyo funcionamiento es puesto en marcha.149

LOS INDIVIDUOS DE LA LIBERALIZACIÓN

  • 150 González sostiene que “la política macroeconómica que se ha aplicado en Colombia durante los noven (...)
  • 151 Garay, refiriéndose a la Ley 60 de 1993, señala: “A la Nación [...] le corresponde formular las po (...)
  • 152 De acuerdo con el economista C. Castillo, la tendencia global de especializar el Estado en función (...)
  • 153 Muñoz señala: “[...] con algunas excepciones, el indicador de pobreza es el de magnitud, es decir (...)
  • 154 Contabilizando el ingreso total nacional en 1988 en Colombia, el 20% de la población más pobre obt (...)

146La década comprendida entre 1985y 1995 configura, en nuestra particularidad, el escenario donde el orden mundial de la globalización se expresa con mayor intensidad y ocasiona cambios en la acción del Estado dirigida ahora a combinar la política de total apertura con la afluencia de un capital especulativo, cuya fluctuación provoca fuertes impactos en los índices macroeconómicos.150 Esto se acompaña de un proceso de descentralización administrativa tendiente a establecer un modo de funcionamiento horizontal del Estado, concomitante con su reciente función de especialización,151 que permite afianzar, por una parte, el ajuste de las cifras locales de satisfacción de necesidades básicas a los estándares internacionales152 con miras a ampliar el rango de usuarios de servados públicos153 y, por otra, una concentración todavía mayor de la riqueza sustentada en regímenes que fortalecen el derecho de propiedad.154

  • 155 Castillo señala: “Parece que se hubiera abandonado la idea de combatir la pobreza... ahora existen (...)

147El Estado asistencial cede paulatinamente su lugar a uno subsidiario que exige la especificación de sus actividades, manera de preservar un pequeño margen de repartición social de la ganancia.155 Lo precedente se realiza dentro del contexto de una dinámica de contracción de lo público que, al asentarse en las exigencias crediticias de los países con mayores desarrollos, fuerza a las naciones subalternas a alcanzar ciertos niveles de eficiencia estatal medibles por indicadores predeterminados. En cuanto la especificación resulta de las imposiciones del libre mercado, se conmina a nuestro Estado a una condición de subordinación expresada en el cumplimiento prioritario de tareas administrativas. Así, la globalización consolida al Estado como un ente dispuesto a proporcionarle a las direcciones económicas externas los puntos de enclave en el interior, es decir, a favorecer lo externo sobre lo interno.

  • 156 En palabras de González: “Los efectos sociales de las políticas de renegociación de la deuda exter (...)
  • 157 Señala González: “A través del Banco de la República parece haberse encontrado la clave mágica par (...)
  • 158 El Ministerio de Hacienda, el Banco de la República y el Fondo Monetario Internacional consideran (...)

148El neoconservadurismo, espíritu de la mundialización que rige los destinos de los pueblos bajo el supuesto de la no-intervención, ajusta los procesos económicos de los países del Segundo y Tercer Mundo al cumplimiento de los requisitos ineludibles del pagp de la deuda y de su servicio, a corto y mediano plazo, al igual que a la libre circulación de los flujos de dinero para su rédito.156 Los procedimientos creados en aras del cumplimiento de dichas exigencias ahondan la división entre economía y política a través de la instauración de instancias locales independientes que favorecen las pautas monetaristas características del capitalismo especulativo.157 Esta argucia deslinda la aplicación de las imposiciones macroeconómicas de su posible incidencia en asuntos nacionales al tiempo que le atribuye a fenómenos propios de los países más pobres, tales como su baja productividad, explicaciones de índole idiosincrásica.158

  • 159 Antunes define el proceso de la informalización del trabajo en los siguientes términos: “El capita (...)

149La tendencia mundial disocia, pues, el capital y el trabajo159 y da forma a un nuevo orden donde se soporta el mundo contemporáneo. Dicho orden le permite al flujo del dinero bastarse a sí mismo, sin precisar de la extracción de plusvalía del flujo del trabajo. Esta tendencia presenta varias propiedades: 1) Conversión de la fabrica en empresa, al orientar a los capitales hacia la usura cambiaría, lo que convierte al mundo en una gran bolsa de valores. 2) Mutación del trabajador en gestor de su fuerza de trabajo, lo que diferencia la clase obrera y convierte a cada uno de sus integrantes en vendedor y en competidor. 3) Desviación del deseo del obrero, antes anclado en la ecuación “a mayor producción colectiva, mayor salario individual”, hacia la autosatisfacción, lo que hace de los índices del mercado el mecanismo para la instauración de la identidad. Ello instituye el reinado del hedonismo. 4) Flexibilidad de las normas relativas a los lazos obrero-patronales, lo que separa la masa de trabajadores según sus índices de productividad y sus indicadores de consumo.

  • 160 Señala Estrada: “La Ley 38 de 1989 se inscribe en un sentido más global dentro de los procesos de (...)
  • 161 Señala Arango: “En Colombia sólo unas 200.000 personas naturales y jurídicas contribuyen con más d (...)
  • 162 Refiriéndose a la inversión extranjera en la industria petrolera colombiana, Arango hace el siguie (...)
  • 163 Según González, entre 1991 y 1998 el saldo de la deuda externa “pasó de 0.8 billones de pesos a 15 (...)

150Desde este naciente rumbo nuestro Estado, con el ánimo de alcanzar la eficacia exigida por la globalización, adquiere su especialización. Ésta consiste en la puesta en marcha de procedimientos que delimitan y agilizan las fuentes de financiación y la elaboración de agendas con las que se predetermina el destino del gasto público.160 La consecución de la primera tarea le reclama tres tipos de acciones: 1) Erigir un sistema tecnológico de tributación sustentado principalmente en la imposición de impuestos indirectos.161 2) Conceder a la inversión extranjera la explotación a largo plazo de los recursos naturales en aras de la obtención de usufructos.162 3) Incrementar paulatinamente los niveles de endeudamiento externo.163

  • 164 Aunque la privatización de los bienes estatales se hace patente a partir de la Ley 192 del 94, en (...)
  • 165 Arcos hace una reflexión acerca del incremento en el gasto en defensa y su uso. Dice: “Mientras qu (...)
  • 166 Arcos refiriéndose a las políticas de reducción fiscal durante el quinquenio 1984-1990, señala: “D (...)
  • 167 El proceso de descentralización en Colombia y la especialización de funciones que éste conlleva a (...)
  • 168 Arango presenta las siguientes estadísticas, refiriéndose al incremento de los préstamos bancarios (...)

151La elaboración de las agendas de gastos también requiere del Estado el despliegue de un número de tácticas: 1) Ceder la mayoría de sus activos al sector privado, puesto que ya no se asume eficaz en el desarrollo de actividades de generación de recursos, sino en acciones de captación y distribución de los mismos.164 2) Acrecentar el gasto militar, ardid favorable a la libre circulación del dinero, lo que, a partir de la articulación entre una actuación restringida de la democracia y la aplicación de la política de guerra de baja intensidad, impide la emergencia de posibles competencias locales.165 3) Asegurar el pago continuo del incremento moderado de su deuda externa mediante la reducción racional del gasto social, el desmonte paulatino de subsidios públicos y la creación de mecanismos para su administración.166 4) Propiciar xana política social tendiente a alcanzar ciertos niveles en los índices de la calidad de vida mediante la ampliación de la cobertura de los servicios básicos que, privatizados en aras de su eficiencia, convierten al usuario en consumidor y al Estado, ahora descentralizado, en el medio de su regulación, lo que lo instaura como una oficina de atención al cliente.167 5) Poner en marcha instrumentos para transformar el capital productivo en especulativo por medio de la expansión del sector financiero y de la reducción del industrial, lo que provoca un acrecentamiento del empleo terciario y una contracción del primario y secundario.168

152Los cambios enumerados tienen repercusiones en los cánones de la pertenencia movilizados por la institución familiar y le otorgan a los individuos las herramientas indispensables para su actuación en los recientes derroteros sociales, lo que hace que todos se sometan a las exigencias del control.

La agenda privada

La manipulación informativa

  • 169 En palabras de Guattari: “El gran capital ha vacilado en privarse de ese medio incomparable, irrem (...)

153El ingreso de nuevos poseedores, fenómeno que ocurre entre 1985 y 1995, junto con la propagación de las políticas externas, modifica la franja social del privilegio y la pone a tono con los cambios capitalistas. En efecto, se ocasionan variaciones en el cuidado familiar y se origina un conjunto de actividades tendiente a la construcción del individuo pertinente a la lógica especulativa de obtención de la ganancia. Asimismo, la entrada de otras elites exacerba el obrar del derecho de propiedad convertido, paradójicamente, en lo característico de la actual sobreproducción que concentra la riqueza en unos pocos y distribuye la pobreza en el resto del planeta. De hecho, al abolirse la presuposición recíproca entre capital y trabajo, se instituye en el mundo una manifestación privada de la legislación con la que se da paso al imperio del fascismo y de sus soberanos.169 Esta situación implanta nuevamente el mito aristocrático de la sangre y lo propaga por los trayectos de la información, exclusivos de un comportamiento tecnológico de obtención de la ganancia regido por el único orden, aquel del control de los mercados.

  • 170 Lazzaratus llama la atención sobre el hecho de que sean los mismos capitalistas los primeros en da (...)

154La puesta en circulación por el globo del derecho de propiedad supone la transformación de los instrumentos de la competitividad en tácticas de especulación. Este cambio implica: 1) Constitución de redes de información gracias a la delimitación de trayectos especializados de mediación, lo que consolida la rentabilidad del dinero. 2) Primacía de lo intelectual sobre lo corporal, lo que entroniza a la actividad cerebral como la adecuada para el acceso a las conexiones tecnológicas necesarias para el diseño de los circuitos de rentabilidad.170 3) Implantación de sistemas de seguridad idóneos para la asignación de claves de ingreso a datos especializados.

  • 171 La descentralización administrativa separa dos tipos de financiación del gasto de las localidades: (...)
  • 172 Señala Arengo: “en los últimos años se han registrado grandes avances en los mecanismos operaciona (...)

155Estas tácticas son movilizadas por el nuevo Estado subsidiario en su papel favorable al flujo del dinero. Efectivamente, por una parte, la descentralización administrativa favorece la constitución de redes y de circuitos regionales en enlace directo, sin requerirse de mediación centralizada.171 Por otra parte, la derogación de toda norma de intervención de cambio, junto con la flexibilidad en la afluencia del capital extranjero, apoya la conformación del empresario transversal, hábil para apoderarse de la totalidad de los procesos especulativos. Por último, la aplicación de códigos de seguridad permite distinguir los “buenos” y los “malos” propietarios, en razón del tráfico “legal” de la especulación.172

156En contraste con sus abuelos, quienes nacían con la prerrogativa para gobernar a otros y, con sus padres, quienes debían esgrimir una prueba de merecimiento del nombre propio dentro de un plegamiento recíproco, los nuevos propietarios compran su dominio y, mediante su conversión en facultad divina, privatizan el derecho. Dicho obrar del privilegio da lugar a la instauración de una serie de maniobras de coerción dirigidas al avasallamiento del otro: acciones de diferenciación, de inclusión y de exclusión y de articulación entre el azar y la predicción.

  • 173 Se hace referencia a las nuevas prácticas impuestas al trabajador intelectual, quien ya no diferen (...)

157Las acciones de diferenciación hacen del extraño un servidor mediante el establecimiento de modos de interacción gobernados por transacciones de compra y venta de servicios. El que domina fija el valor del servicio y, a la vez, al disponer a voluntad del tiempo del servidor lo esclaviza de modo que éste se hace mercadeable por su metamorfosis en valor de cambio. De hecho, mientras el vínculo entre capital y trabajo alejaba parcialmente al trabajador del producto, la ruptura entre ambos flujos da prelación a otro procedimiento de creación del valor que vincula al operario con lo producido y lo funde en el servicio prestado. Esta subordinación asienta otra jerarquía basada en vínculos comerciales, ya no laborales, y se encamina a la constitución de un contrato donde, paradójicamente, predomina la imposición.173

  • 174 Sarmiento afirma: “La economía colombiana es especulativa y monopólica. Su estructura favorece pri (...)
  • 175 En palabras de Arango: “Es imposible cuantificar el monto de lo que totaliza, año tras año, lo rec (...)
  • 176 Krauthausen y Sarmiento señalan: “Con frecuencia el ‘narcoparamilitarismo’ ha sido explicado con r (...)

158A su turno, el contrato varía en relación con las maneras por las que se accede a la posesión: los antiguos propietarios fundan un tipo de alianza con el gobierno consistente en el cambio de la acción pública en privada, lo que transforma sus peticiones en asuntos nacionales, ya no por la adyacencia tecnocrática desde donde conducían la política y donaban el espacio de la legislación, sino por la liberalización de los capitales que los erige en los más aptos compradores de las acciones estatales.174 Asimismo, los propietarios que emergen de lo donado, usurpadores de los bienes nacionales, emplazan tácticas de sometimiento e insertan la corrupción de lo público como la fórmula viable para la obtención de ventajas.175 Finalmente, los propietarios pertenecientes a la ilegalidad, en su proceso de legalización, someten por la fuerza al que les sirve quien pone en juego su vida a través del contrato de compraventa. Así, la total subyugación asegura un plus de ganancia, mientras la desobediencia impone la aniquilación.176 Estas características se soportan en el montaje de los sistemas de seguridad que proveen los datos necesarios para que cualquiera, mediante una compra anticipada, se convierta en un posible sirviente disponible para ser usado al albedrío del comprador. Ello propaga interacciones basadas en transacciones de compra anticipada de los futuros empleados bajo la regencia de la diada lealtadtraición.

159Por su parte, las acciones de inclusión-exclusión se soportan en una suficiencia para el ingreso a los circuitos de información con los que se procura la extracción del beneficio. Dicha suficiencia es ñuto de la prerrogativa del poseedor, único inserto en los canales del lucro y, por tanto, diestro para la indagación que requiere la compra anticipada de servicios. Prerrogativa que favorece la repartición hegemónica de los mercados, la delimitación, el mantenimiento y el fortalecimiento de las clientelas y la estructuración de las redes especulativas. Así, los sistemas de inclusión determinan como igual a aquel interesado en una transacción susceptible de aumentar la ganancia de cada uno de los miembros de la interacción, igualdad cimentada en el hecho de poseer un dominio con nombre propio, más que en la asociación para un logro común. Tal articulación entre dominio y nombre impide la creación de procedimientos compartidos de beneficio mutuo, lo que transforma al igual en un competidor al que es necesario subordinar bajo pena de ser subordinado por él. Las relaciones giran, entonces, alrededor de la diada lealtad-traición, donde el par, al ser siempre susceptible de traición, requiere convertirse en un sirviente a quien se le compra una lealtad amarrada a su faena.

160Finalmente, las acciones de articulación entre el azar y lo predecible basadas en el cálculo costo-beneficio ponen de relieve la programación, manera como los propietarios manejan ventajosamente las contingencias y fuerzan al afuera a plegarse a sus solicitudes por la vía del contrato de compraventa, procedimiento que transforma cualquier amenaza en alianza. De hecho, el cálculo, más que determinar eventualidades frente al beneficio, pondera el costo acarreado por la transformación del peligro en servicio, con el fin de afianzar la obtención de beneficios independientemente de cualquier circunstancia externa.

161Estas maniobras de coerción instituyen a los propietarios como los únicos soberanos, a la par que los dotan del equipamiento indispensable para su soberanía. Así, el montaje de los sistemas privados de protección los faculta para demarcar su dominio y para estipular los cánones de la pertenencia al mismo. El control de los mercados les permite fijar los precios de sus mercancías y someter a la masa de consumidores para darle cumplimiento a los términos de los contratos unilaterales. Finalmente, la mediación del Estado subsidiario, al asumir la tarea de vigilar el cumplimiento de los contratos, les consolida la captura del espacio del derecho a través de la promulgación de un conjunto de normas para convertir a la masa de consumidores en usuaria del ámbito privatizado de lo público. Ello obliga a la masa a obedecer unos términos contractuales estipulados sin su intervención y la somete a la normativa impuesta por el propietario.

162Asi, nuestra particularidad entroniza nuevos soberanos junto con sus súbditos. Los primeros conquistan un nuevo lugar, ya no despótico sino fascista, en donde gozan de la plena autonomía proveniente de la extracción del derecho de la masa y, los segundos, son relegados a constituir la masa de usuarios resignada al cumplimiento de un contrato no pactado, cuyo quebrantamiento tiene como resultado la exclusión del Estado.

La técnica de la privatización

163La crianza familiar de los más ricos se orienta, pues, hacia la transformación de sus integrantes en soberanos y, para ello, implanta una técnica de crianza conducente a equiparar la potencia de dominio con la capacidad individual para la ganancia. Tal técnica habilita a los individuos para determinar un ámbito de soberanía y para establecer las reglas de juego fundadas en la privatización de lo público, de lo que surge una persona preparada para reaccionar en la inmediatez, a la vez que diestra para aprovecharse del azar.

164Teniendo este propósito en su mira, la familia introduce una sutil variación en los ambientes de crianza. Estos dejan un poco de lado la planeación y se tornan hacia la programación, mediante la puesta en juego de ámbitos saturados que inducen a sus miembros a manipular un conjunto ilimitado de información para darle, a dichos ambientes, un orden especifico con el cual obtener su identidad. La selección de una preferencia dentro de una cadena determinada de opciones de consumo, manera como antes se generaba la aptitud, cede su lugar a ofertas ilimitadas de consumo acomodadas provisionalmente para su posterior estipulación en un arreglo específico. Por consiguiente, los anteriores escenarios son susceptibles de ser manipulados y el niño puede darles el formato deseado de acuerdo con sus exigencias, formato que constituye su identidad. Lo anterior hace al niño responsable de su identidad y, simultáneamente, responsable de sí, en cuanto la constitución de su programa es simultánea con el ajuste de sus rutinas, con la reconfiguración de sus hábitos y con el uso privativo de productos y servicios.

  • 177 Informantes mujeres, primera generación, estrato d.

Mi hijo se instala en el televisor, esa ya es una cosa que a mí me preocupa porque pues él está viendo los muñequitos pero igual espicha todos los botones ahí y puede ver cualquier cosa. [...] Con mi hija tuve enfermera, es una señora que yo conocía ya, la tuve un año interna y después la tuve dos años y venía durante otro año más de siete a siete, y el tercer año venía solamente por las tardes porque la niña estaba en el kinder. Cuando nació vinieron mis papás, me vio mi mamá y tenía dos empleadas, pero yo estaba pendiente. [...] La mayoría de las amigas que yo tengo, somos muy parecidas, todas tenemos niños chiquitos, estamos con matrimonios jóvenes, todas tienen sus niños con la empleada, en el jardín o con la abuelita, todos como que andamos en eso. Lo que tratamos de hacer es reunirnos en alguna casa y con los niños y que cantemos el villancico y desde ya las empecé a programar, a decirles: “ustedes tienen que venir, se trata de poder sacar el tiempo, de planear con anticipación”.177

165Similar a lo sucedido en la generación de los padres, la gama ilimitada de opciones de consumo responde a niveles específicos. No obstante, estos están inmersos en estilos de consumo, puesto que ahora la familia se provee a si misma de planes de seguros garantes de su potestad. Estos planes (de salud, de recreación, de educación, entre otros) son preparados con miras a su empleo especial, de modo que el caos resulta demarcado dentro de índices de protección y el orden espontáneo termina contenido dentro de límites de lo previsible.

166La programación enfocada a la configuración espontánea de los escenarios es fruto de una planeación familiar que dispone las acciones de cuidado en torno a la saturación, al construirle al niño un ámbito atiborrado con productos y servicios y al delegarle a éste la crianza. De hecho, desde antes del nacimiento del bebé, los padres indagan por los índices con los cuales determinan un primer arreglo provisional de las acciones y elaboran proyecciones cuyo fin es la complacencia anticipada de una escala amplísima de necesidades. Estas proyecciones que se basan en la elección de pautas distintivas de consumo con las cuales identificarse, trazan, con anterioridad, los trayectos futuros de los miembros. A partir de ello se elabora un arreglo provisional que especifica las interacciones por realizar, junto con sus cronogramas, lo que favorece una especialización temporal y funcional de la crianza con antelación a la llegada de los hijos.

  • 178 Informantes mujeres, primera generación, estrato d.

Pues mis cuidados sobre todo eran asistencia de la ginecóloga desde el comienzo, haciéndome los estudios muy puntual, todo lo que ella recomendara, la alimentación, buena asistencia a donde el médico, aceptando y haciendo las cosas que me recomendara, un poco de descanso y la comida, esos eran los cuidados.[...] Pues yo me levanto generalmente a las cinco de la mañana, voy al gimnasio los días que no tengo que sacar al niño al paradero, los otros días despierto al niño que tiene que estar a las seis de la mañana en la 109, los días que voy al gimnasio estoy acá hasta las seis y media, siete, vengo, me baño y arranco a las ocho. Y tengo que sacar tiempo en la semana para ir a mercar, tengo una niñera que viene en el día, pues como que en las otras horas es que me ayuda y la otra parte pues como los fines de semana y eso lo asumo yo, finalmente los domicilios aquí le ayudan a uno o que uno es muy organizado y todo lo tiene previsto. Pero yo me siento muy sobrecargada.178

167Sin embargo, la presencia de los hijos en ese ámbito previanente preparado bajo la premisa de la saturación tiene como efecto la no-demarcación de límites precisos entre necesidades y caprichos, lo que facilita la aparición de una expresión de la iemanda que sobrepasa la planeación y rompe con el arreglo provisional. En efecto, dada la especialización de la crianza, esta expresión de la demanda, al no encontrar satisfacción dentro de o predeterminado, induce al niño a inventar artimañas para colmar su capricho, este último imprevisible dentro de lo estipuado. Ello lo orienta a construir un orden espontáneo por el cual as rutas fijadas se hacen autónomas y, al mismo tiempo, a crear as herramientas para realizarlo. Así, se constituye un estilo singular basado en el arreglo seleccionado que denominamos agenda privada. Su construcción incita al niño a situar el placer en la estipulación de su autonomía, en tanto habilidad de organización de lo accidental, y a inducir a los adultos, por el uso de sus nismas artimañas, a seguir el cronograma por él fijado, lo que os pliega a sus exigencias. También lo incita a situar el displacer en el seguimiento de las disposiciones de otros, si bien en éstas descansa una amplia gama de productos y servicios para la saisfacción de sus deseos.

  • 179 Informantes mujer y hombre, primera generación, estrato d.

Mi hijo vive para su música totalmente, que a veces me preocupa, pero yo pienso eso es lo que le gusta a uno, él no se levanta en todo el fin de semana, toca todo el día, vídeos, si usted ve el cuarto de él, es lleno de vídeos de música, no solamente rock, también oye a Beethoven, a Bach, a Chopin, toda clase de música, pertenece al coro de la Cristancho, entonces tocan, cantan en sitios, en iglesias. Toca guitarra eléctrica, bajo, batería desde los cuatro años. [...] Ellos los domingos no se levantan, piden lo que quieren de comer, que yo les diga: “caminen conmigo a caminar, al monte”, “no qué le pasa”, para ellos es su cuento y uno nada que ver. Los domingos son mi día, yo me subo a la montaña, solo o con una amiga, la montaña que lo lleva a uno hasta La Calera, me acuesto a leer por ahí, o hago meditación.179

168Estos órdenes espontáneos determinan las rutinas del grupo que se pliegan casi por completo a los mismos. Ciertamente, no sólo los niños son autónomos, sino, más aún, la autonomía rige la interacción familiar, lo que da prelación a los mundos singulares de cada uno de los miembros, independientemente de su condición de adultos o de menores de edad. El grupo se constituye, entonces, a través de la pluralidad de dominios, lo que abre paso a una programación por la cual se transfigura a la meta en un logro personal y, a los parámetros de medida, en indicadores, a la vez que se responsabiliza a cada cual de su autonomía. La familia se estructura en torno a los variados ordenamientos de sus miembros, materializados a través de la elaboración independiente de la agenda privada, cuya característica es la creación de herramientas con las cuales satisfacer la pasión necesaria para el logro de su identidad individual.

  • 180 Informantes hombre y mujeres, primera generación, estrato d.

Los libros son para mí muy importantes mientras se pueda jugar con ellos, tengo una biblioteca increíble con todos los libros clásicos antiguos, de colección. [...] Mi pasión es la pintura, tengo muchos cuadros en mi casa, es que cuando vivía en Washington me encantaba ir a los museos, ver a Van Gogh o a Gauguin en vivo. [...] Bueno, yo he tenido mis hijos en un colegio inglés, sigue el mismo sistema de Europa entonces las vacaciones largas son julio y agosto y las corticas llegan en diciembre, uno se adapta a las vacaciones que tienen los hijos.180

169Similar a lo que sucede con el Estado subsidiario, la familia de los más ricos se convierte, pues, en un centro de administración de servicios y se vuelve eficiente en la destinación de recursos y en la elaboración de los arreglos para su distribución. Ello altera la antigua organización forjada por el establecimiento de supervisiones e instaura un nuevo conjunto de tareas basado especialmente en la provisión y el gasto. Si bien son los adultos quienes, en primera instancia, dotan al grupo de la sobreabundancia, a cada uno de los miembros, mediante el entrenamiento paulatino en la determinación de los costos de sus requerimientos, le es inoculada una conciencia que asocia valor y tiempo, la cual está basada en el cálculo del costo de los servicios que consume. Esta valoración tiene como efecto el derrocamiento de los ordenamientos de las secuencias de acciones espacio-temporales (escenarios), para implantar, en su lugar, un orden de presentación de las acciones afirmado en la inmediatez, donde el espacio pierde su tridimensionalidad habitual en favor de una bidimensionalidad, y el tiempo adquiere la intensidad relativa a la suficiencia de la información. De hecho los comportamientos, al no cuantificarse desde el punto de vista de sucesiones con miras a la obtención de un fin, sino de acuerdo con la velocidad de su ejecución, requieren de la disponibilidad inmediata y simultánea de presentaciones diversas de datos garantes del desempeño eficiente de lo utilizable.

170Si en la generación de los padres las prerrogativas tomaban materialidad en razón del entrenamiento acomodado, con los hijos la agenda privada descansa en una actitud indefinida de demanda, regida por la fuerza de sometimiento, bajo la égida de la dominación. Justamente, dado que los arreglos singulares imperan también sobresale la subyugación, lo que obliga a los demás a plegarse a las exigencias del más fuerte, al mismo tiempo que a atenerse a los niveles de potencia en la concreción de los órdenes. Ello determina un tipo de contrato basado en la manipulación, que le da cabida a toda clase de maniobras diestras en el avasallamiento, en cuanto la existencia del otro obedece a la posibilidad de su utilización con miras a colmar los propios requerimientos personales.

171De la misma manera como el Estado impulsa la preeminencia de los empresarios, la familia protege los dominios de sus integrantes, no sólo por medio de la estipulación de un consumo de exclusividad, sino también por la concesión de su primacía sobre los demás, dada la presunción de su estatuto de soberanos. Efectivamente, se instituyen redes de iguales, junto con sistemas de información y de seguridad que, al demarcar los variados dominios, equipan a los miembros con las armas para gestar su soberanía e imponer las reglas de juego. Portar el nombre propio supone actualmente el plegamiento de antemano del otro para la consecución singular de la eficacia, lo que implanta, entonces, a la manipulación.

  • 181 Informantes hombre y mujeres, primera generación, estrato d.

Mi papá estuvo en el MAC, era la dependencia del ejército, donde se prestaba el servicio militar, mi papá tenía sus abriles, era como decir, bueno, era, se llamaba Batallón Miguel Antonio Caro. [...] Yo he vivido toda mi vida en Bogotá y no la conozco. No sé qué buseta me sirve para ir a mi casa desde aquí, no tengo ni idea; no sé dónde queda nada, todo me da miedo en la ciudad no me siento segura, por eso tengo siempre un conductor que me lleva a todas partes. [...] Del edificio de la 94 conozco yo creo que a casi todos los inquilinos —o a la gran mayoría— pero todo es saludo.181

El avasallamiento del otro

172El entrenamiento con el que la generación de los padres más ricos introducía en sus hijos la competencia, es transformado por esta generación en un entrenamiento con miras a la autosuficiencia, sustentado en la exaltación de sí. Con tal fin, la familia pone en funcionamiento un conjunto de técnicas de crianza tendiente a: 1) Levantar barreras de protección, mediante la creación de signos que demarcan lo propio y lo ajeno. De hecho se determinan los trayectos de circulación familiares (lugares de vivienda, de educación, de diversión) por medio de la adjudicación, a los perímetros excluidos de sus radios, de un carácter de amenaza que obstaculiza la instauración de relaciones entre heterogéneos. 2) Implantar manifestaciones de la dominación sustentadas en la imposición del nombre propio. Así, en contraste con la tarea que se le asignaba al entrenador en la generación anterior, en ésta, al servidor no sólo se le niega algún carácter benéfico, sino que se le erige ya sea como peligro, lo que le da existencia en tanto enemigo y, por tanto, lo excluye o, como dependiente, por medio de la estipulación del contrato unilateral que compra su servicio. 3) Establecer sistemas de demarcación de los cánones de la pertenencia, a través de la construcción de redes de iguales alrededor de signos de exclusividad que se otorgan sólo por la posesión. Ello traslada la técnica de las buenas maneras a ambientes cerrados, a los que sólo se autoriza la entrada bajo estipulaciones de exclusividad, objetivadas por contraseñas. Retornan, así, los clubes secretos de los bisabuelos, pero ligados a la ostentación de la ganancia que instala la actual prerrogativa. 4) Edificar sistemas de defensa mediante la conformación de ejércitos de salvaguarda de la posesión, con lo que se propaga un nuevo servicio que expresa las prerrogativas del soberano: la defensa privada.

173Veamos cómo operan estas técnicas en el ordenamiento de las acciones familiares hacia la primada de lo individual, a pesar de tener como condición la existencia de lo grupal. En efecto, en cuanto es en el uso del otro donde descansa la saturadón, cada integrante fortalece su dominio gracias a la adquisición de la habilidad para manipular el de los demás.

174El levantamiento de barreras de protección favorece un ejercicio de la autoridad que trastoca a cada cual en dueño de su dominio y lo impulsa a esgrimir herramientas para la imposición de sus caprichos, a través de una concertación de la que se deriva el siguiente conjunto de reglas: 1) Delimitación de espacios personales donde predominan las pautas privadas, lo que hace de cualquier interferencia una intromisión que da lugar al despliegue de la autoridad individual. 2) Demarcación, por una parte, de los usos singulares de lo común a través de la determinación de horarios y, por otra, de las actividades compartidas por medio de una planeación anticipada y concertada. 3) Establecimiento de pautas favorecedoras de la ejecución de los arreglos singulares, lo que evita solicitar la acción de otro miembro familiar que no haya sido estipulada con antelación. 4) Determinación de límites para el uso de los servicios, lo que impone a quien los sobrepase el desajuste de su costo. 5) Distinción entre lo masculino y lo femenino en razón de los grados de autonomía, lo que conmina a los niños a la manipulación del entorno para el logro de niveles mayores de independencia e induce a las niñas la apelación del otro para la manipulación de su ambiente. 6) Circunscripción de las demandas de cada cual hacia la moderación, lo que pone por límites el exceso y el defecto. Del exceso se constituye la adicción al consumo, puesto que la persona pierde el dominio sobre el medio y se subyuga a la saturación. Del defecto surge una dependencia extrema hacia quien ostenta la autoridad, obstructora de la constitución de lo individual.

175Se impone, así, la autoridad del mayor proveedor frente a los dominios individuales, en tanto soberanía del dinero esgrimida por cualquier integrante capaz de asumirla y, también, se consolida en cada uno el deseo de autoproveerse, como único medio para evitar el avasallamiento del otro.

  • 182 Informantes mujer y hombre, segunda generación, estrato d; informante hombre, primera generación e (...)

Yo creo que mi papá no tiene el control sobre mí, yo me escapé para la finca y luego lo llamé, como siempre es mi mamá la que tiene el control y ella no estaba en el país, entonces yo me dije: “mi papá fresco”, pero cuando lo llamé se puso a decirme un poco de cosas y eso fue traumatizante para mí. [...] Los castigos son como de regaño, mi papá me dice: “no sea tonto, no puede tirar toda la vida por andar pendejeando”, hasta que me dio por donde era, “le cobro las horas que tenga que ir al colegio a hablar por culpa de sus estupideces”. [...] Yo los dejo chatear una hora por día, si se pasan de ahí, ellos pagan.182

176La implantación de los sistemas de dominación se encauza, por su parte, a condensar el trabajo en el servidor, mediante un cálculo que evalúa al extraño con relación a su utilidad en el cumplimiento de las exigencias personales. Ello instituye la manipulación como regla para la interacción resultado de la puesta en marcha de distintas maniobras: 1) Supeditación de la programación de la acción del grupo a la acción individual, lo que instaura a la eficiencia como finalidad. En efecto, los requisitos internos del cuidado, al tener como condición la valorización de la disposición de cada cual, especializan las actividades para el cumplimiento de tareas precisas. 2) Selección puntual de los servicios externos a solicitar para la satisfacción de las demandas de cuidado, de acuerdo con una gama de información aprovechable. 3) Compra del tiempo del servidor, lo que convierte su labor en una transacción con miras a la autosatisfacción. 4) Disposición suficiente de bases de datos de los probables subalternos a quienes asignarles los oficios desvalorizados. En efecto, la disociación entre capital y trabajo, al urgir de la habilidad tecnológica regida por la inmediatez como garantía de la eficacia, conlleva al predominio de la actividad cerebral sobre la corporal, lo que subordina la producción a la información. Tal subordinación relega el esfuerzo corporal a la máquina o al operario y, simultáneamente, expulsa de ellos el valor y lo sitúa, en cambio, en los trayectos de la circulación de la especulación. 5) Separación por géneros de las interacciones con el otro, lo que guía a los niños hacia el despliegue de un mayor grado de habilidad cerebral para la manipulación de su entorno y, a la vez, conduce a las niñas a desarrollar un mayor desgaste corporal, al convertirlas en más aptas en la prestación de las tareas que en su demanda. 6) Ubicación del límite sobre lo otro entre el orden y el caos. Del orden extremo emerge una dependencia del extraño en la conquista de la eficacia personal, que obliga a los hijos a solicitar incondicionalmente la acción del servidor. En contraste, el caos desorganiza los arreglos autónomos y torna a los hijos en consumidores no selectivos.

177Este conjunto de maniobras, al subordinar al otro por los criterios de la efectividad, transfigura al otro en un posible sirviente y lo dispone a realizar el trabajo desvalorizado durante su contratación.

  • 183 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato d; informante mujer, segunda generación, e (...)

Trato de conservar todo, en mi finca usted no encuentra una basura, educar a la gente, decirle “mire, bote la botella aquí, no queme, no sea sucio” [...] trato de ayudar a la gente, regalarles las cosas, los trabajadores se dan cuenta, con lo que yo hago yo creo que doy buen ejemplo. [...] En la casa se come muy bien porque hay una muchacha que cocina muy rico, buscamos que la comida sea muy ligera y sobretodo práctica, muy fácil de hacer, o si no, la pedimos. [...] Como mis papás todos los días se levantan a las seis para irse a trabajar, no nos desayunamos porque no alcanzamos, entre semana los oficios los hacen las empleadas, pero los fines de semana que no hay empleadas nos toca a cada uno hacernos el almuerzo.183

178El establecimiento de sistemas de delimitación de los cánones de la pertenencia encamina las acciones grupales a otorgar supremacía a la amistad, mediante la puesta en marcha de una serie de procedimientos tales como: 1) Construcción de espacios exclusivos de la elite, cerrados y especializados, caracterizados por sistemas de selección que obstaculizan el ingreso del otro, salvo bajo la condición de empleado. 2) Fusión del dominio y del nombre propio, lo que da origen a una forma de la identidad diestra para afianzar al grupo por la vía del prestigio que otorga el ostentar el nombre, con independencia de los procesos de constitución de los dominios. 3) Conformación de circuitos privativos de cada uno de los miembros, por medio de la conexión en redes que atraviesan tanto a la familia como a sus coordenadas espaciales y dan lugar a vínculos transversales regidos por los estilos de consumo de cada integrante. Estos, si bien en apariencia se rigen por el anonimato, no destituyen las interacciones habituales que se expresan por la inscripción en el mismo tipo de consumos y por la imposición de barreras de selección que sólo autorizan a los grupos de pares a circular por los trayectos. 4) Distribución por géneros de las funciones relativas al grupo, lo que orienta a los niños a ampliar las redes de iguales y a las niñas a verificar la identidad de los miembros. 5) Delimitación de la igualdad entre los límites de lo auténtico y lo falso, lo que obliga, a quien es parte, a esgrimir signos de identidad a través de pruebas codificadas. Mientras el extremo de lo auténtico está dado por una mismidad absoluta basada en el nombre propio, lo que crea la total exclusión, el extremo de lo falso provoca la amenaza de la manipulación del código, lo que convierte al nombre en vulnerable frente a lo otro.

179Los cánones de la pertenencia gestados por los más ricos son los adecuados para otorgarles su exclusividad y conformar grupos constituidos por una suma de nombres propios identificada y diferenciada. En estos grupos cada uno de sus integrantes es conminado a utilizar a su igual como único medio de preservar la existencia de su dominio.

  • 184 Informante mujer, primera generación, estrato d; informantes hombre y mujer, segunda generación, e (...)

Mis hijos no tienen mayor relación con los vecinos, sino con sus amigos del colegio. Mi hijo es muy amistoso, él a todo el mundo le dice “hola” y a todo el mundo le dice “adiós”. La niña, en cambio, no, ella sólo habla con los conocidos más o menos, con la gente que quiere pero de resto poquito. [...] En el conjunto mi hermanita tiene varios amigos y se la pasa con ellos, se la pasa en la calle, pero a mí no me gusta ser amiga de la gente del barrio. [...] Es que los vecinos son unos indios, cuando compramos la casa no lo sabíamos, no podemos hablar con él porque es agresivo y tiene un revólver, mis papás quieren vender la casa para podernos ir de acá.184

180La creación de los sistemas de defensa con miras a conservar las prerrogativas, a la vez, alza barreras protectoras que impiden el ingreso del extraño y somete a los miembros familiares a la vigilancia privada, lo que los aisla y los vuelve vulnerables. La constitución de la seguridad supone el despliegue de varios procedimientos: 1) Atribución nominal de la posesión, al insertarla en la denominación, de modo que el dominio resulte siempre personalizado. Esta personalización, al otorgar a cada uno como suyo lo que le es necesario para el cumplimiento de sus demandas, introduce la posesión como condición de la autonomía y, por tal motivo, hace de la vigilancia de ésta la principal función de la seguridad sin que importe el uso al que la posesión sea destinada. 2) Construcción de sistemas de identificación por medio del establecimiento de signos de codificación orientados a salvaguardar la posesión del dueño, lo que convierte a la información en un objeto tangible, independientemente de los procesos para los que resulte pertinente. 3) Selección de una gama de servicios de vigilancia que privatiza la defensa permanente del dominio y obliga a los otros, a través de la compra del servicio que incluye la vida del servidor, a responsabilizarse de los bienes ajenos. 4) Variación continua de las contraseñas de identificación de la posesión, mediante la asignación de diversos apelativos para encubrir el nombre propio, puesto que la garantía de la seguridad se basa en poner trabas a los terceros con miras a impedirles la obtención de la información sobre lo que constituye cada dominio. Así, mientras se identifica al poseedor, se desconoce su posesión. 5) Demarcación por géneros de las condiciones de entrada a los códigos; en efecto, dado que a las niñas se las induce a la vigilancia de la autenticidad, se les concede una mayor aptitud para la salvaguardia de lo privado; mientras que los niños exponen en mayor medida la información de su dominio, en tanto requieren develar sus posesiones para ampliar sus conexiones y, así, incrementar su efectividad. 6) Delimitación de la defensa entre el extremo paramilitar, al dotarse de las facultades divinas para constituir un ejército privado para su salvaguardia y la de su dominio y el extremo de la total vulnerabilidad frente al extraño, quien siempre reviste un riesgo.

181Los sistemas de seguridad constituyen, pues, la fisura por donde el otro adviene en una amenaza para el mantenimiento del privilegio. En efecto, a la vez que proporcionan al servidor un margen de soberanía, en cuanto su traición hace frágil el dominio, otorgan al poseedor la potestad divina, en cuanto el contrato lleva implícita la compra de la vida del otro.

  • 185 Informantes mujeres y hombre, primera generación, estrato d.

Vivimos en un apartamento muy bien situado, es un edificio de muy pocos apartamentos porque no nos gusta vivir en masa, es un conjunto cerrado muy bien ubicado y muy seguro, es un lugar muy chévere. [...] Yo disfruté mucho el tiempo en que viví por fuera de Colombia, porque yo iba a supermercados y mis hijos iban por su lado y no llevaba la angustia de que nos podían robar; en cambio aquí en Bogotá todo el tiempo estoy pendiente “no se me alejen”, si estoy pagando o haciendo un cheque estoy mirando para un lado y para el otro con una angustia constante de que se los puedan llevar, esa parte me parece terrible ¿sí?, eso es espantoso estando en la ciudad, a veces me gustaría vivir en otro lugar por tener esa tranquilidad. [...] No cambiaría Bogotá por nada del mundo, esta ciudad tiene todo el agite, el desorden y el caos que necesito para vivir en anonimato.185

182Las prácticas de crianza descritas construyen un individuo habilitado para el uso del otro como medio para la obtención de a ganancia, desde el punto de vista de la primacía del capricho personal. Esta habilidad de manipulación transforma la información en objeto consumible y hace del control de los procesos, una de las funciones privativas del capital. Tal empleo de la información provoca la cosificación de los símbolos que devienen en formas fijas y estáticas, susceptibles de gastarse en tanto provecho, o de desecharse en tanto obstáculo. Es ésta la razón por la cual el privilegio es siempre requisito del establecimiento del dominio, puesto que la constitución de este último es producto del avasallamiento. Así, mediante la construcción de la agenda privada conducente a la personalización del dominio, a los niños se les adiestra en el abuso del consumo y en el abuso del servidor para alcanzar una autosuficiencia materializada en la realización del deseo como signo de autonomía, independientemente de la manipulación del proceso, tarea a ser asumida por aquellos a quienes el libre mercado les ha encomendado la fabricación de la tecnología. La especulación tiene como exigencia, en nuestra particularidad, el acceso a un consumo impuesto por indicadores externos, los cuales al cosificarse, se convierten en logros y obligan al individuo a obtenerlos mediante vías externamente estipuladas. Ello somete al individuo a un consumo tecnológico, gracias al cual puede acceder a la información necesaria para la dominación de otros, requisito para la obtención del lucro singular.

183El asentamiento global del derecho de propiedad provoca entonces, la exacerbación del estatuto del soberano al investirlo de una potestad divina que lo faculta para imponer su soberanía frente al Estado convertido en su subsidiario. Si bien esta franja se amplía, los nacientes modos de interacción ostentan el nombre propio a la manera de los bisabuelos, pero ya no insertos en la razón piadosa de la exclusión, sino en la razón de la privatización de lo público, autoría cínica con la que hacen del otro su beneficio. No obstante, el servidor, por medio de las mismas artimañas, se dota de las armas necesarias para el desafio de la posesión y, por tanto, diestras para el derrocamiento del soberano. Tal tensión estimula una orden social diferenciado entre quienes poseen y quienes no, regulado por el libre mercado que ahora reparte la piedad y, a la vez, asegura la incautación de la ganancia, lo que salvaguarda los dominios de los propietarios.

El proyecto de vida

La emergencia de la sociedad civil

  • 186 Al respecto Bourdieu escribe: “El imperialismo de la razón neoliberal encuentra su realización int (...)
  • 187 Según Bustelo “un punto sustantivo en la construcción de la amoralidad del discurso económico-soci (...)
  • 188 Torrecilla señala: “El tránsito a una sociedad cívica o de seguridad ciudadana [...] descansa en l (...)

184La franja de los menos pobres, entre 1985 y 1995, sufre modificaciones provenientes de la alteración del Estado en subsidiario, expresadas en la separación entre el flujo del trabajo y el del capital y, en la disimilitud cada vez mayor, entre economía y política. En efecto, al país se le demanda abrirle campo a las disposiciones requeridas para el cumplimiento de la función administrativa asignada a las naciones por las estipulaciones de la globalización. Estas estipulaciones facilitan en el mundo el arribo de la experticia186 como manera de actuar de lo público, lo que transforma lo asistencial en una adjudicación técnico-científica de la distribución de la riqueza.187 Se apremia, así, a los Estados a responder a los índices de la calidad de vida y a la fluidez necesaria al capital lo que, al precisar de la conversión del usuario en cliente con opciones, origina el estatuto del consumidor.188

  • 189 Argumenta Bustelo: “La propuesta de ‘elevar la productividad de los pobres’ hoy popularizada en Am (...)
  • 190 Wallach al respecto aduce: “Si como la mayor parte de los tratados internacionales, el A.M.I. esta (...)

185La disociación entre capital y trabajo en Occidente, cuyo correlato es la liberalización, propende por la instauración de un trabajador autónomo,189 tanto más ajeno a una clase forjada en la relación de producción, en cuanto la actual manifestación capitalista se desenvuelve a través de la segmentación social. Ello, al fraccionar a la masa, le introduce la autosuficiencia, lo que prepara la aparición del vendedor, aquel portador de niveles de competitividad para actuar en los mercados. Así, la desaparición del salario en favor de un ingreso inserto en la sobreproductividad, reclama del trabajador una eficiencia informativa arraigada en las ciñas del mercado frente a las cuales compite. Los anteriores sucesos conducen al abandono paulatino de los parámetros de la normalización, concomitantes con el estatuto del trabajador, lo que permite el establecimiento de una nueva legislación forjada en el interjuego de intereses individuales.190

  • 191 Wallerstein, refiriéndose a dichos índices, enfatiza: “a nivel mundial implica, primero que todo, (...)
  • 192 Dice Virilio que “La ‘mundialización del mercado único’ exige la sobre exposición de todas las act (...)
  • 193 Bustelo señala: “como resultado de profundas transformaciones en los procesos de producción de bie (...)

186La privatización fragmenta en el planeta los cánones de la pertenencia, en cuanto instaura una expresión de lo otro y de lo propio cuya materialidad se constituye por la ostentación de los signos correspondientes a índices. Tal ostentación procede de la acción de un conjunto reciente de operaciones consistente en inocular en cada uno, ya no un parámetro de medida común, sino un dato referido al rango a ocupar dentro de cifras en continua variación.191 Se crea, entonces, una relación de presuposición recíproca entre la ostentación de los índices y la definición de formas de existencia, lo que obliga a los individuos a sustentarse en la ocupación transversal de un mismo rango general siempre variable.192 A su turno, la segmentación provoca rangos en correspondencia con el estilo de vida, lo que instituye a cada estilo en el requisito de la civilidad.193

  • 194 Dice Lazzaratus refiriéndose al nuevo modo del trabajo: “Estas transformaciones que trastornan [.. (...)
  • 195 Lazzaratus agrega: “El empleo en nuestras sociedades postindustriales no es una medida económica a (...)
  • 196 Al respecto Antunes señala: “La periferia de la fuerza de trabajo comprende dos subgrupos: el prim (...)
  • 197 Amin aduce: “Las políticas de ajuste impuestas unilateralmente a los socios del Tercer Mundo respo (...)

187La puesta en ejecución de dichos procedimientos ocasiona un mayor distanciamiento entre economía y política. Ciertamente, mientras en los países del Primer Mundo la incorporación del obrero capacitado al conglomerado de consumidores no solamente fragmenta a la masa, sino que instaura al vendedor,194 en los países de la periferia, al romperse el vínculo entre el trabajo y la producción, la clase obrera adquiere otra vez el estatuto de beneficiaria.195 Simultáneamente con la emergencia de la experticia, cuyo correlato es el obrero intelectual, se gestan los mecanismos para que el resto de los trabajadores del mundo, sin contar con las garantías de lo asistencia!, se vea abocado a pactar un contrato unilateral que paulatinamente flexibiliza al laboral y terciariza a la economía.196 Ello torna al ámbito de lo político, inherente a los gobiernos de las naciones, en una ilusión salvadora y lo sitúa en xana posición de total subordinación frente a la dirección ostentada por la macroeconomía. Allí, en ese lugar, se le solicita a la política el despliegue de fábulas que justifican la liberalización o que reivindican los perjuicios de algunos de sus procesos. Efectivamente, la naciente afirmación capitalista demanda la sumisión de los gobiernos, mas no la desaparición geopolítica de las naciones necesarias a su maniobrar.197

  • 198 Lechner dice: “El espacio de acción de las organizaciones cívicas se encuentra acotado por las tra (...)
  • 199 González señala: “En el Tercer Mundo de hoy, o en el Sur del Mundo como se le llama, la empresa tr (...)
  • 200 Al respecto Múnera aduce: “Ante el fracaso de las simples estrategias de presión y represión para (...)

188En nuestra particularidad, las objetivaciones de la globalización también dan lugar a la sociedad civil,198 lo que varía el operar de la zona de lo donado. Si bien en la generación de los padres esta zona estaba igualmente inmersa en la prerrogativa a la posesión, al hacer de los códigos relativos al vigilante una prebenda concedida por el nombre propio, su existencia dependía de la articulación entre el trabajo y el capital. Ahora, la ruptura entre los movimientos del capital y del trabajo reclama otro lugar para el ejercicio de la legislación, inscrito en la grieta abierta por la relación entre el soberano y sus servidores. En este hiato es donde la reglamentación adquiere su carácter privado y el Estado, al trocarse en arbitro entre el poseedor del dominio y su cliente, o entre el jefe y su sirviente, tiene como tarea vigilar el cumplimiento de la franquicia del dueño.199 Emerge el ciudadano quien, independientemente de su papel en la producción, accede al estatuto de usuario y pacta un contrato unilateral que le constriñe a efectuar las estipulaciones del poseedor y las sanciones de la ley. Sin embargo, al mismo tiempo, surge una expresión de la civilidad tendiente a vincular lo excluido con lo público, bajo la proclama: ¡todos tenemos derecho al servicio!200

  • 201 Amin señala: “A veces, los poderes locales han tratado de oponer resistencia a los programas de aj (...)
  • 202 Según Bustelo: “la relación de autoridad ‘caudillo-patrón’, propia de las ONGs se expresa frecuent (...)

189Al igual que los cambios ocurridos en la zona del privilegio cuando ingresaron los distintos poseedores, este momento modifica la función del vigilante y la encamina, por una parte, a legislar el derecho de propiedad convertido en dominio201 y, por otra, a proteger a los nacientes usuarios mediante la producción de una legislación destinada a su defensa.202

190El vigilante adviene, así, en agente de la privatización mediante su papel en la legislación y favorece la actuación capitalista destinada a asegurar el predominio de los dueños. En efecto, comprados sus servicios con antelación, su tarea consiste en crear los mecanismos necesarios para la legalización del contrato unilateral, lo que excluye la intervención de los posibles usuarios. Tal maniobra altera la anterior acción fabuladora y la orienta, ahora, a darle preeminencia a las direcciones macroeconómicas, lo que da forma a una nueva legislación que demarca lo legal y lo ilegal.

  • 203 En palabras de Giraldo: “la acción de tutela quedó como un mecanismo para proteger los derechos in (...)
  • 204 Cabe diferenciar los derechos fundamentales de los derechos sociales (de segunda generación) y de (...)

191Se abre paso, no obstante, a otra manera de actuar de la jurisprudencia en la que se pone en marcha una actividad estatal o supraestatal de protección al ciudadano, siempre y cuando cada cual se haga cargo de la denuncia de su condición de víctima.203 Lo anterior crea una nueva función judicial y la encarga de velar por el cumplimiento de las garantías individuales. De hecho, en lugar de favorecerse las asociaciones que propician la obtención de prebendas personales, como sucedió con la generación de los padres, ahora se privilegia una manifestación de lo privado que invoca la obtención de una norma general gracias a la puesta en juego de una táctica de defensa singular.204 Así, cada cual es enfrentado al Estado con miras a obtener sus derechos, lo que extiende la necesidad de ostentar la condición de víctima pero de manera individual. El estatuto de ciudadanía, entonces, se obtiene a través de la exhortación de una disposición individual hacia la defensa que obliga a cada cual a apelar a un arbitramento judicial que otorga la protección, medio para acceder a lo común. La legislación deja, entonces, de situarse dentro de lo colectivo y se desplaza a la actividad movilizada por el individuo en su relación con lo institucional.

  • 205 Lancon señala: “En cuanto a humanitario [...] precisan los diccionarios que es aquél que desea el (...)

192Florecen, pues, dos expresiones legislativas: la de la globalización, regente de lo contractual, que da origen al usuario y la humanitaria, regente de la subvención de las mínimas circunstancias de existencia, que da origen al ciudadano. Mientras la primera pone en uso la acción fabuladora, de acuerdo con los cánones del libre mercado y a través del discurso tecnológico, la expresión humanitaria emplea a la acción fabuladora en tanto una retórica a la par transversal y piadosa, anexa al Estado e independiente de los vaivenes de la economía. Ello da pie para la constitución de un enclave político cuyo emblema es la defensa del incompetente, puerta de entrada del nuevo operar del intervencionismo global en sus diversas concreciones.205

  • 206 Hacemos referencia a las políticas económicas globales y nacionales que tienden a imponer acciones (...)

193Lo donado incluye, así, el espacio de gestación de la reciente legislación de la globalización y la zona de materialización de la sociedad civil. Mientras lo primero ocupa lo estatal, lo segundo se dota del carácter de beneficencia, lo que transforma la agenda presupuestal del Estado destinada al gasto social en caridad y, simultáneamente, exige la transfiguración del conglomerado en usuarios de servicios públicos.206 Se erigen, al unísono, el contrato unilateral y la prerrogativa a la defensa enarbolada a través de la denuncia de la calidad del servicio. Dado que el acceso al servicio envuelve los derechos fundamentales, la intervención caritativa del Estado se vuelca a socorrer las condiciones mínimas de existencia, incluidas, a su turno, en el contrato unilateral.

El advenimiento del experto

194La especialización y la duplicación de nuestro Estado subsidiario necesitan del arribo del experto. Inscrito en su niñez en la buena salud, es capaz de obediencia y de vigilancia. Asimismo, por medio de la experiencia salvadora, manifiesta la pericia y la perseverancia. Dotado con estas herramientas, el experto se introduce en la esfera de la producción para construir procedimientos que apoyan la aplicación de la función estatal de especialización o en la esfera de la beneficencia para gestar las facultades que permiten blandir la civilidad. En tanto vendedor, es forzado a enfrentar la inmediatez mediante un conjunto de prácticas de crianza que equipan a sus hijos con las herramientas propias de la competitividad. Similar a lo realizado en la generación de sus padres, los menos pobres sustentan la vida en el presente pero, en contraste con ellos, encauzan su potencia redentora ya no a la salvación del mundo sino a la personal y edifican una existencia donde se garantiza lo saludable.

195La moral de la buena salud se privatiza y se dirige hacia la instauración de la diferenciación. A su vez, la potencia redentora cobra materialidad y autoriza la salvación de sí y de los suyos. Ambos cambios se insertan en la ampliación del consumo que ahora facilita, por un lado, el acceso a la especialización del servicio y, por otro, un cierto derroche ilimitado, común a todo el grupo. Así, la familia de los menos pobres, desde antes de la llegada de los hijos, prepara un recetario compuesto por una serie de rutinas, cuya puesta en ejecución en el presente es la garantía de una vida virtuosa. El recetario se acompaña de un catecismo (en tanto discurso que fundamenta las distintas rutinas) que justifica cada una de las acciones que se disponen para alcanzar la meta personal emancipadora. Lo anterior al tiempo que diferencia a cada individuo, lo vincula transversalmente a grupos de pertenencia más amplios. Convertidos, entonces, en los recientes apóstoles del consumo, los hijos menos pobres instauran el proyecto de vida y, por su mediación, efectúan la salvación.

196El proyecto de vida se implanta en el emplazamiento de la competitividad. En efecto, esta generación poseedora de la experticia, la transfigura en potencia redentora y subsume en ella al trabajo. A través de las técnicas de la profesionalización, que les tecnificaron la vigilancia y la salvación, junto con las prácticas provenientes de la experiencia, que los conminaron a ciertos niveles de exposición, los expertos hacen del trabajo un oficio abarcador de la convivencia familiar e introducen allí a la emancipación. Así, en contraste con la agenda privada de los más ricos, los menos pobres, ahora también consumidores y con la prerrogativa del derroche, se atienen a sí mismos para diferenciar y cohesionar a sus integrantes. Obedientes a su recetario y a su catecismo personales, desplazan los ordenamientos cotidianos del lugar determinado por la buena salud, al campo de la autonomía. Justamente, en vez de edificar un ambiente programado, tarea de la elite, crean una persona adecuada a la manipulación de la información y, en consecuencia, programable. Veamos detenidamente dicho proceso.

  • 207 A partir de la década del ochenta se transforman gradualmente las formas de contratación para prof (...)

197Liberados por sus padres de la deuda devenida en laica, conjuntan el salario con sus ingresos y circunscriben a éstos su consumo. No obstante, al ser los ingresos fruto de su intervención en la fijación del salario se asemejan al proletario transversal, puesto que están dotados de la idoneidad para valorizar su trabajo a través de la profesionalización. Empero, en contraste con tales proletarios, portan la potencia redentora y la emplean ahora para formar parte de lo público, elección que habían rechazado cuando jóvenes al optar por habitar el margen. De esta manera resucitados, en tanto se insertan del todo en lo estatal, esgrimen el juicio de la redención que, imbricado en la profesionalización, les concede la salvación del condenado. El acto de salvar, en vez de ligarse a una promesa futura, como ocurría cuando eran niños, o a una experiencia, lo que sucedía cuando jóvenes, es materializado en una serie de conductas actuales, cualificadas por el empleo de un saber y concretizadas en un sistema tecnológico, lo que lo transforma en inmediato. Ello les reclama la composición de un espacio donde rescatar al condenado ya no celeste, sino terreno, del que emerge una concreción de la civilidad localizada entre lo privado y lo público. También les demanda la conversión del trabajo, dotado de una finalidad susceptible de justificar sus ingresos, en un oficio de salvación con el cual lavan la culpa ocasionada por su integración a la mundialización, en tanto obreros intelectuales.207

198La liberación de este apóstol trae consigo otra objetivación de la deuda, ya no ligada a la moral de la buena salud, sino a la moral del soberano, único autorizado para asignarle valor al trabajo del experto, siempre y cuando este último le garantice al primero el aumento de la ganancia, a través del montaje de los sistemas técnicos solicitados para tornar al desposeído usuario de servicios. Por ello, la condición implícita en la contratación del experto es volverlo servidor y avasallarle su potencia salvadora, lo que pone en movimiento, simultáneamente, las legislaciones de la globalización y humanitaria. Y el experto, a su vez, al participar en la fijación de su salario y al seleccionar el mejor comprador de su producto, canjea su potencia redentora por rendimiento, potencia que goza en el presente de valor agregado, lo que la hace competitiva.

199La conjunción entre valor agregado y redención desplaza el don del ámbito de la posesión, espacio asignado durante la generación de los padres, al ámbito de la competitividad; sin embargo, se le asignan también los atributos antes requeridos para su reconocimiento, aquellos de la ostentación frente al inferior y de la sumisión frente al superior, lo que inserta a la vanidad en el oficio. Ello autoriza al experto, por medio del adoctrinamiento en el uso de la potestad del usuario a su defensa, a ostentar su superioridad sobre el irredento y a señalar el mejor camino de salvación, superioridad siempre sujeta al juicio del soberano quien, a su turno, dictamina los grados de efectividad de la conducta del servidor. Se gesta, entonces, otra materialización de la jerarquía sustentada en la efectividad del empleado frente a su potencia para rescatar al condenado a través de la intervención humanitaria, efectividad que lo emplaza en una posición de sometimiento respecto del poseedor.

  • 208 Informantes hombres y mujer, primera generación, estrato c.

Para mí el trabajo es parte de mi vida, tiene que ser consecuente con mi vida o en caso contrario estaría contradiciéndome. Aunque ya no practico lo artístico sino por raticos, hago propagandas de televisión, guiones, publicidad. A todo le intento meter un poco de pedagogía. [...] Yo logré entender que los medios de comunicación son un factor decisivo en la vida pública colombiana, trato de acercarme mucho a ellos, de congraciarme mucho con ellos, de estar como al tanto y como en una empatia y una relación de armonía con ellos, porque yo los necesito, trabajo con ellos, gran parte de la modernización que ha vivido la política colombiana, depende en gran medida del nuevo papel que cumplen los medios de comunicación en la construcción de ese proceso de modernización política en la sociedad colombiana. [...] Mi trabajo siempre ha sido en la línea de los derechos humanos, con ONG u organismos del Estado, es que esa es mi carreta. He ido progresando de salario poco a poco. Al principio trabajaba con unas fundaciones y recibía sueldos pues muy medios, después entro a una ONG más grande, de mayor importancia, con más impacto social y gano un poco más alto, más o menos dos millones, tampoco tanto. De ahí pasé a una organización estatal y recibía un salario un poquito más alto, más o menos; sigue una ONG internacional y ahí sí gano bien, un sueldo de consultora.208

200Apoderado de la información necesaria, tanto para circular por los caminos erigidos por los poseedores, como para reconocer el derecho del incompetente, el experto, con miras a obtener prebendas de su sometimiento, introduce una cierta flexibilidad en su actuar y aúna, mediante la salvación, su obrar en beneficio del rico con su obrar en la salvaguardia del desposeído. Siempre alerta para ordenar el cúmulo de datos en programas de acción vendibles a cualquier comprador y aprovechables en la salvación de cualquier incompetente, se habilita para transmutar al ritmo de las variaciones de su entorno, lo que lo sitúa en un presente concerniente a la velocidad de la información.

  • 209 Informantes hombres, primera generación, estrato c.

Después hice un contrato de prestación de servicios directamente con el gobierno, fundé una ONG y me caían cositas, todas en mi tema. Es que en eso he sido intransigente, o es mi carreta o no hago nada Afortunadamente durante ese periodo en el Estado entró la moda de la cultura. [...] Con nuestra fundación nos ha ido muy bien, siempre trabajando el tema cultural, intentando mostrarle a la gente que es necesario cambiar de mentalidad a través de la cultura. Ahora nos contratan empresas privadas, colegios, universidades, con decirle que pasé de artista a administrador.209

201Se provoca, entonces, un cambio en los ordenamientos cotidianos, ya no sólo ligados a los ritmos del trabajo, sino inscritos en los vaivenes de la venta de servicios. De manera que estas familias rompen con la linealidad a la que estaban abocadas y le abren camino a otra manifestación del azar que, al igual a lo ocurrido con el ocio en la generación de los padres, viene a inundar su vida privada. De hecho, si bien lo fortuito los influía cuando niños, su impacto era contextual y, en consecuencia, los afectaba en el afuera, mientras que en la actualidad al instituirse en una herramienta para desafiar las situaciones imprevistas, los obliga a cambiarse a sí mismos. No obstante, empoderados en la obtención de beneficios, dado que poseen un don materializado en un oficio, incluyen el azar en su existencia y lo transforman en pruebas ineludibles de encarar con miras a su salvación. Por ello, sus ordenamientos se asocian con hazañas privativas de vivencias emancipadoras y se convierten en purificadores.

  • 210 Informante hombre, primera generación, estrato c.

Se celebran mis triunfos políticos, mis triunfos como hombre público, la vez que me gradué por ejemplo; yo tengo una condición que para algunos podrá ser un lastre, es como mi gran definición en términos de una vida ética, es mi opción de vida finalmente, yo soy un hombre público, entonces yo soy consecuente con esa idea ética del hombre público.210

Tras la búsqueda de la salvación

202La familia de los menos pobres, así equipada, fabrica su proyecto de vida con miras a obtener ventaja de las contingencias a las que se enfrenta. El montaje del mismo implica un desplazamiento de la autoridad donde la buena salud deja de tener una presencia externa, caso de la madre vigilante, para advenir en propiedad privada a la que se le da materialidad en cuanto existencia independiente capaz de gobernar al individuo. Tal mutación resulta de una elección moral que singulariza y mediante la cual se atribuye una finalidad a la existencia, ya no desde el punto de vista de secuencias temporales y progresivas conducentes a dirigir la vida, táctica de los padres, sino en términos de vivencias que en cada momento realizan su opción dada la primacía del presente sobre el futuro.

203Una vez sometidos a esta opción, los distintos integrantes seleccionan métodos de factibilidad los que, mediante la culpabilidad, ensamblan el sistema normativo privado que legisla cada una de sus actuaciones. No obstante, a diferencia de la expresión de la culpa en la generación pasada, ligada a la desobediencia normativa, en la actualidad ésta se vincula con el incumplimiento de los cánones morales individuales. Así, al igual que sus padres, se instauran como jueces de sí y del otro pero, a diferencia de ellos, justifican el juicio por medio de su moral privada en vez de emplear la moral general imbuida en la buena salud. Dicho suceso faculta otra vez el ingreso de lo prohibido y lo permitido, expulsado en parte de la familia por la instauración de la vigilancia, lo que permite que los recetarios incluyan y excluyan los sistemas de acciones que favorecen o perjudican cada catecismo singular.

  • 211 Informantes mujer y hombre, primera generación, estrato c.

Nosotros no pertenecemos al sistema financiero, no tenemos ni tarjeta de crédito, por la sencilla razón de que tenemos como forma de pensar no comprometemos a largo plazo con platas, de decir: “vamos a pagar cuotas quince años”. Esa es toda una concepción de la vida. [...] Nunca nos ha gustado que nuestros hijos se vuelvan “gomelitos”. Les hemos enseñado y mostrado todo un camino distinto, lleno de libertad, hemos construido un proyecto de vida de otras cosas que tienen que ver básicamente con crear, con escribir, con pensar diferente. Cuidamos, tener buena salud, alimentarnos bien, ir donde el homeópata, cultivar nuestra energía, todo eso. Mi esposa, por ejemplo, tiene una carreta con la pintura, yo con el teatro y el cine. Nuestros hijos, asisten a un colegio donde les fomentan, sobre todo, la parte cultural. Los llevamos a nuestras actividades, aunque respetamos las de ellos y cada uno de nosotros tiene un espacio propio.211

204El recetario y el catecismo engloban ahora las funciones familiares ya no totalmente regidas por cánones predeterminados. Así, la interioridad de los hábitos que posibilitaba a los padres, a pesar de los vaivenes del consumo, guiarse por la moral de la buena salud, deviene en maleable, lo que altera al individuo mismo al exigirle romper con las estipulaciones morales que lo supeditaban en la relación capital-trabajo. A pesar de ello, esta variación logra reinstalar la moral pero en un ámbito privado donde es forzada a coexistir con otras, no obstante éstas últimas sean objeto de juicios condenatorios. Lo anterior afecta los procesos que instalan a las jerarquías, a la temporalidad y a los rituales.

205Las jerarquías, en efecto, se someten a la autoridad del proyecto de vida que, en un principio, determina las actividades a ser desplegadas por los hombres, las mujeres y los niños. No obstante, en la medida en que la familia modifica las aptitudes de sus hijos a través de entrenamientos específicos que las vuelven habilidades para la identificación, las actividades de los miembros varían al ritmo de la incorporación del azar. Así, aunque se instituyen las jerarquías usuales, provisión paterna, cuidado materno, adiestramiento infantil, éstas son susceptibles de cambiar al compás de las vicisitudes del ambiente, al tiempo que la familia entrena a los integrantes para suplir la labor de otro miembro en momentos de necesidad de acuerdo con las destrezas personales. Lo anterior obliga a cada cual a justificar lo imprevisto, con miras a otorgarle coherencia de sentido al acontecer según lo estipulado en el catecismo, ello en tanto los cambios demandan transformar los sistemas de comportamiento fijados en el recetario. En aras de preservar la moral del catecismo privado, la familia le atribuye a las eventualidades que obligan a una actuación distinta de la prevista, el estatuto de pruebas a ser soportadas. Tal situación obliga a que la jerarquía previamente estipulada se instaure como la ideal (la inherente a la buena salud), mientras que la que resulta de las contingencias realmente vividas es dotada del carácter de adversidad a superarse.

206La temporalidad, a su vez, sufre modificaciones. Efectivamente, aunque se establecen líneas secuenciales ordenadoras de las etapas vitales con base en los ritmos laborales, los efectos perturbadores del azar nutren el proyecto de vida al conminarlo a capturar, dentro de sus propósitos, cualquier modificación imprevista. Ello sitúa la moral en la meta y anula el juicio sobre el camino para alcanzarla, de modo que todo acto resulta un medio válido para conseguir el fin, en tanto se dota a lo imprevisto del carácter de prueba a superar. Lo anterior facilita la coexistencia temporal de diversos conjuntos de acciones cuya presentación deja de ser secuencial y cuyo designio es la persistente actualización del programa vital.

207Los rituales también son transformados por el azar. Si bien en la medida en que sus condiciones lo permiten, muchos de los rituales obedecen a las etapas productivas inscritas en la relación capital-trabajo concernientes a la buena salud, aparecen otros asociados a los índices de la calidad de vida, los cuales se desprenden de la disociación del capital y el trabajo y son los que dan forma al recetario y al catecismo privados. Estos rituales se materializan en ceremonias de iniciación, señalando una metamorfosis en el ciclo vital y, también, en ceremonias de acogimiento y exaltan los signos que dan fe de la cooperación individual con lo común, así como de la construcción personal de una opción de salvación.

  • 212 Informante mujer, primera generación, estrato c.

El papel fundamental de mi esposo en la casa ha sido hacerla, es muy masculino en este sentido, es muy lindo, a mí me gusta, para él tener bonita la casa es un proyecto, mi papel con mi hijo gira mucho alrededor de todo lo que es cuidarlo, tú sabes todo lo que eso significa, yo le dedico mucho tiempo, para mí es una opción de vida. Mi marido siente más la obligación de educarlo, de infundirle cosas. Entonces son papeles distintos, pero yo siento que equitativos, porque mi concepto de equidad no quiere decir que los dos hagamos lo mismo.212

208El recetario y el catecismo se traducen en una serie de comportamientos orientados a dotar a los miembros de una forma de autonomía tendiente a la competitividad. Tales comportamientos se estructuran alrededor de los hábitos enunciados y apremian a los individuos a establecer su identidad a través de la organización de acciones y posiciones frente a los otros, con base en una relación en donde la suficiencia actual de cada uno es evaluada en términos de presteza para responder al azar, bajo las exigencias del proyecto de vida. Ello supone la concesión de independencia para que cada integrante del grupo elabore sus rutinas y, simultáneamente, para la creación de condiciones de lo común, dado que se propende, al unísono, por la instauración de lo individual y de lo grupal.

209En contraste con los más ricos, quienes instalan a los niños en ambientes atiborrados de productos y servicios, de donde se desprenden las agendas privadas, los menos pobres preseleccionan los productos y servicios acordes con su opción y se los imponen al grupo. No obstante, la preselección les faculta para distinguir grados de aptitud en el empleo de los servicios, lo que diferencia a los miembros a través de un entrenamiento específico acorde con la habilidad esgrimida por cada uno. Dicho entrenamiento se dirige, por una parte, a la apropiación individual de una habilidad en el contexto de lo grupal y, por otra, a la habilitación grupal en el planteamiento de un programa de vida individual en el futuro.

210Si bien la familia persigue el establecimiento de rutinas para cada miembro, también incita a la cooperación del grupo en las actividades personales. De hecho, el adulto, poco a poco y placenteramente, introduce al niño en un tipo de entrenamiento que, al exhibir gozosamente la elección de una opción, induce el deseo tanto por la realización de una actividad de identificación como por la asunción de la dedicación indispensable para su realización. Una vez elegida una actividad, ésta se trastoca en un evento familiar en el que todos participan, a través de la vigilancia de su ejecución y de la sanción de sus logros o fracasos. Dicha elección se estimula mediante la conversión de la habilidad individual en una acción útil a lo común, junto con el aprovechamiento económico para quien lo ejecuta, lo que incita a los niños a desarrollar ciertas tareas en lo comunal, según sus habilidades, y a hacer de su aptitud un producto mercadeable del cual obtener una ganancia privada.

  • 213 Informante hombre, primera generación, estrato c; informante mujer, segunda generación, estrato c.

Y con mis hijos pues yo siempre he pensado que si ellos llegan espontáneamente al teatro, pero no solamente por imitar al papá sino por una necesidad interior. Mis hijos están ahí y yo me preocupo mucho por leerles cuentos, porque vean grupos de títeres, porque vean obras de teatro, porque vayan a cine, porque lean libros, me preocupo en el sentido de que ellos desarrollen cierta sensibilidad, pero en últimas no me interesa finalmente que ellos sean artistas en este momento, sino que sea tana elección madura, yo prefiero que sean ingenieros felices y no unos artistas frustrados porque el papá les dijo que tenían que seguir su camino. [...] Ahorita además del colegio yo estoy viendo orquesta, violín, y en materia teórica es entrenamiento auditivo, son dictados para afinar el oído y aprender a leer muy bien, en los otros semestres yo vi muchísimo tiempo la escuela musical —como tres años vi—, después al mismo tiempo iba viendo violín, después coro —estuve hartísimo tiempo en el coro— y después entré a las orquestas.213

211La elección individual no sólo se rige por el entrenamiento, sino que también está presente en todas las prácticas de crianza, lo que orienta a las múltiples actividades familiares a la obtención de la diferenciación individual mediante la asunción de marcas de identificación. En efecto, los padres efectúan una escogencia planeada y anticipada de los ámbitos a ser ocupados por sus hijos, que responde a espacios de socialización garantes de ciertos niveles de especialización imbuidos en lo sagrado. Tal escogencia instaura de antemano una identidad que, en contraste con la de los más ricos sustentada en la posesión del dominio, se basa en la posesión de la moral privada, favorecedora de beneficios derivados de los grados de redención de los que se es capaz. De hecho, la asociación entre una mayor ganancia y una mayor redención precisa de un individuo portador de una marca apta para atribuirle su carácter de salvador y ostentada a través de la acción fabuladora.

  • 214 Informante mujer, primera generación, estrato c.

Preparativos especiales pues obviamente la ropa, música, tuvo música especial buscada por el papá fundamentalmente; ya era toda una preparación diferente y era el recibirlo con un ritual donde entraba todo. Al jardín entró al año, medio día. Es un proyecto pedagógico que lleva como dieciocho años y es muy coherente, les trabajan lo artístico, no les interesa atiborrarlos de conocimientos ni de cosas, de entrenamientos.214

212La acción fabuladora también sufre alteraciones. En vez de dirigirse a poner en contacto la política pública de lo asistencial con la intimidad familiar, como sucedía con los padres, se encauza hacia imponer la moral individual sobre la general, treta indispensable para la privatización. En cuanto la experticia del vendedor se manifiesta en su habilidad para erigir la fábula instauradora del desposeído en blanco de la caridad, medio por el que este último es metamorfoseado en usuario, el vendedor necesita esgrimir una marca sustentada, sobre todo, en una facultad para gestar un relato justificador que dote a cualquiera de sus actos de un carácter emancipador. La crianza, entonces, tiende a adjudicarle a cada integrante familiar la marca que lo diferencia, mediante un procedimiento de adoctrinamiento que le antepone finalidades morales a las acciones individuales. Ello inocula en la aptitud la estratagema de la salvación y la instituye como una moral redentora.

213En cuanto ostentar la marca demanda, de todas formas, de su asociación con una aptitud individual, ésta paulatinamente se transforma en el don pero, a diferencia de lo que ocurría en la generación de los padres, el don es convertido en un producto con valor agregado al inoculársele el carácter de mercancía, cuyo precio resulta de la pericia con que se articula discursivamente al poseedor con el desposeído. No es suficiente, pues, con entrenar a los niños en una habilidad concreta, sino que, además, ésta requiere acompañarse de un conjunto de dogmas que actúe en tanto doctrina, lo que le exige a cada uno sustentar sus escaramuzas en una moral a tono con su opción vital. La conjunción entre el entrenamiento específico acorde con la habilidad individual y el uso singular de la acción fabuladora da como resultado el valor agregado de la aptitud.

214La autonomía, fruto de una flexibilidad de los hábitos, le facilita al niño cambiar de dirección al compás de las contingencias del azar. Justamente, en vez de manipular el ambiente adecuado al avasallamiento, como lo hace el rico, este personaje se manipula a sí mismo como mecanismo de subsistencia y obtiene con ello ventaja de su entorno, al esgrimir, para tal fin, una habilidad minuciosamente disciplinada. Empero, al no contar con la competencia inoculada al rico para rivalizar con otro, nuestro personaje se supedita a su moral dispuesta como guía de sus actos y sustenta sus variaciones en la doctrina que lo diferencia, lo que justifica sus acciones en tanto el medio para acceder a su propósito: la salvación de sí y de los suyos a través de la subyugación de la moral del otro. Apto para ordenar el azar, al instaurarlo en obstáculo para ser superado, convierte su programa en un instrumento de captura fisto para darle forma a la incertidumbre y sigue, para lograrlo, los lineamientos doctrinales de construcción de la armonía reguladora del sentido de su vida. Se habilita, entonces, para adaptarse a las diversas circunstancias, al esgrimir siempre su marca, aquella que lo erige en apóstol.

  • 215 Informantes mujeres y hombre, segunda generación, estrato c.

Ellos son vegetarianos porque esa vida es muy sana, te hace fuerte poco a poco, es que la carne es muy mala, puro cadáver. Yo a los siete años, cuando tuve uso de razón, entonces en ese mismo año mi mamá un día llevó salchichas, mortadela... de todo lo que quisiéramos y puso en la nevera y dijo: “si quieres, puedes comer, por nosotros no hay conflicto ”, pero ya el cuerpo no lo necesita ni lo asimila bien ni nada, nunca me ha hecho falta ni siquiera aquí en la universidad cuando salgo a comer con todos. [...] Yo troto casi todos los días y hago gimnasia en la universidad, o sea, cuando no puedo trotar en la universidad, hago gimnasia en la casa por las mañanas, antes de salir de la casa. Mis papás son atletas, o sea, es que ellos juegan casi todos los días algo o mi papá hace gimnasia casi todos los días. Siempre nos inculcaron lo de “cuerpo sano, mente sana”. [...] En las vacaciones siempre hemos salido, siempre a la costa al parque Tairona... sí, siempre hemos viajado en carpa.215

215La privatización del Estado, ahora movilizada por la nueva función del vendedor, vincula, entonces, al poseedor y al desposeído mediante una creencia transfigurada en un proyecto de vida. En ella, el deseo deja de orientarse a la búsqueda de la buena salud para dirigirse a la actualización de una existencia que conlleva, en sí misma, la marca de la salvación y propende por la redención del otro, siempre el inferior, a través de la conversión de este último en ciudadano de derecho que expresa la civilidad demandada por el capitalismo para la creación de aquella masa de consumidores denominada sociedad civil.

El resguardo

La emergencia del contrato unilateral

  • 216 González afirma: “los países y gobiernos del primer mundo no desconocen las amenazas de una socied (...)
  • 217 Las políticas de lucha contra la pobreza se insertan en la lógica de la descentralización administ (...)
  • 218 Las cifras sobre el empleo durante el periodo considerado dan cuenta de dicha transformación: Lópe (...)

216El arribo de la dirección capitalista de la globalización altera también a la franja de los más pobres al imponerles nacientes maniobras de supervivencia, entre 1985 y 1995. Efectivamente, el proceso de urbanización en curso cuenta con procedimientos encaminados a doblegar la acción de expropiación aquella que, ligada al usufructo, edificaba la red de vecindad del margen de reserva de la producción en la generación de los padres. Tales estratagemas forman parte de las herramientas ofrecido a los países del Tercer Mundo por las políticas globales con miras a la construcción de la masa de consumidores adecuada para intervenir el caos característico de la exclusión.216 Justamente, durante el período, una fracción del margen es transformada en usuaria217 mientras que, paralelamente, nuestra economía es guiada hacia su terciarización.218

217Durante la década anterior, en la medida en que en el país se fomentaba el consumo mediante alianzas con cualesquiera de los poseedores de dominios, poco a poco se iba constituyendo el enclave del narcotráfico, cuyo operar, aunque inmerso en la liberalización de los mercados, se situaba en la ilegalidad. Simultáneamente, la nueva alianza erigía un enemigo común como el único medio para sostener su pacto ventajoso y abría un hiato donde se insertaba otro tipo de interacciones sustentado en la exclusión. Finalmente, se daba paso a la feminización en tanto constructora de un lugar en lo público. Estos tres desplazamientos suscitaban una transversalidad en lo social en la que se instituían, en contraste con los cánones habituales de la pertenencia, maneras de acceso a la participación asociadas con el anonimato de sus integrantes.

218Durante la década actual, se instaura a los recientes soberanos y, con ellos, se sustenta la dominación en el avasallamiento, lo que amplía y, simultáneamente, restringe la acción de los soberanos. Igualmente, aparece otra expresión de privatización de lo público que consiste en el asentamiento de un apóstol que apoya la puesta en marcha del contrato unilateral dirigido a ampliar el número de usuarios de servicios públicos y la protección de los derechos humanos que tutela la construcción de lo civil. Estos dos desplazamientos conforman el espíritu de la programación, ya sea por medio de la manipulación de la información del ambiente en provecho personal o por medio de la automanipulación con el fin de alcanzar una mayor adaptabilidad que promueva el valor agregado.

  • 219 Según el estudio de Pérez y Suárez, las microempresas informales fueron incoporadas al sistema for (...)
  • 220 Considerando sólo la variable empleo y utilizando los datos arrojados por los mismos indicadores q (...)

219Dentro de los límites mencionados se alojan los más pobres. Encaminados a la venta de su fuerza de trabajo, éstos, en apariencia, se incorporan a los códigos de la buena salud propios de la dirección capitalista de la normalización y se disponen a organizarse para cumplir las estipulaciones del contrato unilateral. Deudores,219 por vez primera, requieren adaptarse a un tiempo donde el futuro rige, donde el salario cumple un papel y donde el gasto trae consigo los índices de la calidad de vida, característicos de la dirección capitalista de la globalización. Variaciones conducentes a plantear la pertinencia de la afirmación acerca de la linealidad del desarrollo, en cuanto, al parecer, sus voceros dicen la verdad cuando pregonan las virtudes del progreso y lo definen como cuestión de tiempo y, sobre todo, de un cambio de mentalidades necesario a la modernidad. No obstante, dichas variaciones acompasan otras, las cuales atraviesan las apariencias descritas en los índices cuya tecnicidad y cientificidad acusan la mayor neutralidad. Éstas, inscritas en el desorden, se crean al ritmo del engañoso progreso que, a primera vista, inunda durante la década nuestra particularidad.220

220Similar a las franjas anteriormente consideradas, la de los más pobres también le hace frente al azar. Si bien el azar siempre ha sido parte de su vida, su actuar ahora le permite construir un orden previsible dentro del cual localizar viejas y nacientes argucias de supervivencia. En efecto, mientras los más ricos ensamblan una agenda privada y los menos pobres un proyecto de vida con miras a introducirles a sus hijos la competencia, los más pobres fundan un resguardo apto para albergar, en una misma unidad, las contingencias a las que hace frente el conjunto de sus miembros y allí insertan otro matiz de la competencia cuyas propiedades son la extrema elasticidad y, al mismo tiempo, la extrema adaptación.

  • 221 Torres considera que “a diferencia de los modelos orientados a resolver problemas de vivienda soci (...)
  • 222 Según los datos presentados por el Sistema de Indicadores Sociodemográficos para Colombia, entre 1 (...)
  • 223 Señala González: “la llamada economía informal es la nueva forma de la sociedad civil y de la polí (...)

221El resguardo resulta del cambio ocasionado en la red de vecindad como consecuencia de la imposición de límites internos. De hecho, una de las características de la conformación de la red era su permeabilidad frente a derroteros del entorno con el fin de obtener la titulación. A través de esta senda ingresa ahora la subsidiariedad que obliga a la regulación del orden espontáneo mediante la puesta en marcha de dos mecanismos: la transformación del vecino en usuario y la entronización de la deuda como alternativa de acceso a la posesión y al consumo a través del subsidio. Así, se dan las condiciones para acceder al crédito que favorece la adquisición del bien en lugar de su expropiación, lo que anula la necesidad de cohesión de la masa pero, al unísono, instituye la cohesión dentro del grupo familiar al responsabilizarlo del endeudamiento por medio de la imposición de un contrato unilateral.221 Asimismo, la gradual legalización del barrio vuelve a los vecinos usuarios de los servicios públicos222 y los convierte en consumidores. De forma que el Estado subsidiario fuerza a una separación del conglomerado en pequeñas unidades garantes de los compromisos adquiridos y rompe la adhesión privativa del margen de reserva de la producción.223

  • 224 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato b.

Ahoritica también adquirí otro crédito y estoy pagando otra casa. Las cuotas son de doscientos cuarenta mil pesos mensuales, queda en Quintas de Santa Ana, en Soacha-Compartir. [...] Yo tengo un problema con la energía, unos costos altísimos en un estrato tan bajo que es el mío. X me dijo: “yo se lo compro mona y yo veré cómo arreglo el problema de la luz”, porque nadie me lo compraba, yo lo ofrecía pero me decían el recibo de la luz y todo mundo salía corriendo, ella lo compró.224

  • 225 Señala Antunes: “Debe afirmarse, sin embargo, que la constatación del crecimiento de este sector ( (...)
  • 226 Dice López: “El mayor dinamismo del empleo se presentó en la categoría de empleados. La representa (...)
  • 227 Según el Cuadro 3 del Boletín No. 7 del Sistema de indicadores sociodemográficos para Colombia, la (...)
  • 228 Tomando como ejemplo la variable préstamo para vivienda, las garantías que se solicitan para acced (...)

222Simultáneamente con la extensión del crédito, se extiende la franja de asalariados en casi todas las ramas de la actividad económica, con énfasis en la de servicios. Si bien en la globalización se acrecienta la disyunción entre capital y trabajo, tal situación demanda de la periferia una ampliación de la distribución de mercancías en cuanto el valor agregado se desplaza de su anterior localización en la producción y se sitúa en la circulación,225 lo que genera una afluencia de servicios. También precisa de un incremento moderado y puntual de mano de obra descalificada, paralelo a un cierto auge industrial transnacional y nacional orientado a la exportación y a la expansión del consumo local.226 Estas ampliaciones, a pesar de acompañar manifestaciones intensas de informalización,227 favorecen el arribo de un fragmento de la franja de los más pobres al sector crediticio mediante la posesión de varios salarios o algún título de propiedad esgrimidos como garantías de los empréstitos.228

  • 229 Informante hombre, primera generación, estrato b.

Llevamos viviendo en esta casa dos años, con los vecinos es normal, así de saludo, no más, asisto a las reuniones de acción comunal pero se abrieron hace poco, ha habido problemas entre los mismos de la junta, no se ponen de acuerdo. Había una junta, se conformó y la terminaron. Ahoritica se está volviendo a organizar porque pues hay muchas actividades y muchas necesidades del barrio que llegan a través de la unión de la comunidad como es el teléfono, el gas y todos los problemas del barrio que hacen que sea necesario que haya una junta y reúna a la comunidad y plantee las situaciones. Entonces ahoritica llegaron los contratistas del gas domiciliario y se planteó la idea de organizar una nueva junta.229

  • 230 Según los análisis de Nina y Serrudo “el 55% de la población colombiana no se encuentra individual (...)

223Los más pobres se disponen, así, a acoger los índices de la calidad de vida y, al tiempo, se transforman en deudores, como medio adecuado para el cumplimiento de las exigencias del nuevo consumo. No obstante, al ser el monto del ingreso de uno solo inferior al precisado para allegar a la nueva posición, cumplir con las exigencias de dichos cánones demanda de la cohesión grupal,230 lo que fuerza a que la mayoría de sus integrantes se inserten en el proceso de obrerización. Se instituye, así, una artimaña inductora del aumento del número de clientes (usuarios de servicios) lo que vuelve consumidora a una unidad, cuyos componentes, considerados separadamente, no reúnen las aptitudes para ello y, sin embargo, su disgregación es exigida en tanto fuerza de trabajo singular. El resguardo es, entonces, una yuxtaposición de elementos capaz de fragmentar su composición y de solidificarla simultáneamente, en cuanto requiere apiñar el valor de la venta de la fuerza de trabajo de cada uno de sus miembros. La cohesión solidificadora resulta del requisito de existencia colectiva, lo que fomenta una modalidad de acogimiento sustentada en el usufructo entre sus integrantes.

  • 231 Informantes mujeres, primera generación, estrato b.

La casa de mi mamá ha sido la casa de sus hermanos, ha sido la casa materna, entonces han pasado por ahí, se han quedado un mes, dos meses, se van, por ahí han pasado todos, todos, en épocas buenas, malas, a todos les ha tocado ayudar cuando están ahí, porque ¿cómo se hace si no es así? El apartamento era de dos habitaciones: una la ocupábamos mi madre, yo y la niña; la otra la ocupaba mi hermana con sus tres niños, que era la más amplia, era la alcoba más amplia. Mi mamá tenía su cama, y yo tenía la cuna de mi hija, que era cama-cuna y mi cama era un solo baño. [...] Teníamos sala-comedor, su cocina, su patiecito. Ahí nos ayudábamos todas, si una de mis hermanas necesitaba vivir ahí, pues nos las arreglábamos, ella daba para la luz y yo la cuota y la otra el agua y así tocaba.231

La constitución de la unidad

224El usufructo deja de anudarse en la táctica ofensiva encaminada a obtener ventaja de lo externo mediante la imbricación entre lo público y lo privado (ventaja que promovía la cooperación vecinal y familiar como estratagema conducente a la ocupación), y se cobija ahora en una táctica de defensa encaminada a transformar el colectivo en pequeñas unidades competentes por sí mismas y preparadas para responder a las disposiciones del entorno. Desplazamiento que origina en lo privado una mayor adhesión, en tanto hace de la subsistencia de cada uno el requisito de la de todos. No obstante, concomitantemen te, se impulsa otro tipo de enlaces entre el afuera y el adentro grupal. Efectivamente, el colectivo, al amparar a sus miembros, asila los diversos amarres característicos del despliegue de las artimañas individuales de la venta de la fuerza de trabajo, manera como obtiene la utilidad necesaria para la existencia de la totalidad. Circunstancias donde se entreteje la buena salud que impone los hábitos, las jerarquías y los rituales derivados de la normalización y, a la vez, la intervención desprendida de los índices de la calidad de vida en la conformación de los enlaces singulares.

  • 232 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

Actualmente mi hija el sábado normalmente trabaja, sale al medio día, llega a la casa, almuerza y se va a visitar a algún amigo o amiga; mi hijo también trabaja el sábado. Él hace quince días entró a trabajar pero venía haciéndolo de una manera informal, entonces los sábados por lo general trabaja, por la tarde va y se encuentra con sus amigos, se van a bañar, llega a media noche y al otro día se levantan, hacen a veces deporte, se arreglan y salen por la tarde a dar vueltas por ahí. (...) Somos católicos aunque en ese aspecto sí ha habido un poquito de diferencia con mi señora, o sea, ella se identifica de alguna forma con los testigos de Jehová, y ellos hablan de que el bautizo debe ser cuando adulto ¿no?, entonces en cierta forma yo no me he impuesto a decir: “no, tienen que bautizarse ahorita de pequeños” y hemos dejado la cosa así.232

225El resguardo, de esta manera, se construye en la intersección de tres procedimientos, lo que da lugar a un emplazamiento múltiple: el específico a la buena salud con sus métodos extraídos de un tiempo encaminado hacia el futuro, de la imposición de un orden jerárquico sustentado en la vigilancia de la norma y de la instauración de rituales inmersos en los ritmos laborales. El proveniente de los índices de la calidad de vida ensamblado en mecanismos de competitividad específicos de un consumo que promueve la identificación; en mecanismos de elasticidad tendientes a la primacía del ingreso sobre el salario y en mecanismos de imprevisión derivados de la paulatina separación entre el trabajo y el capital. Por último, el procedimiento de la autogestión con sus técnicas de flexibilidad da acogida las reglas del contrato anfitrión-huésped; de conexidad o establecimiento de redes de defensa y de proletarización o venta de la fuerza de trabajo al mejor postor. La combinación de los tres procedimientos erige un personaje sometido a las imposiciones foráneas y, simultáneamente, distante de las mismas, hábil para adaptarse a cualquier sistema de regulación y también para transformarse al acoplarse a las circunstancias que se le presentan. De ahí la extrema adecuación y también la extrema elasticidad de esta organización.

  • 233 Se hace referencia a los barrios en proceso de consolidación. Según Bello y Mosquera, las caracter (...)

226En lo concerniente a la buena salud, la consolidación del barrio233 junto con los servicios concomitantes, emplaza el deseo por acceder a algunas de las reglas de lo asistencia!. En efecto, se insertan al interior familiar unos cánones a alcanzar, urgidos de regulaciones encaminadas a configurar lugares de habitación, dietas, ámbitos educativos y de recreación, servicios de salud, entre otras; asimismo se propende por la delimitación de las funciones inherentes a la jerarquía, al demandarse de la madre el cuidado, del padre la provisión y de los hijos la educación. Finalmente se insta a la celebración de un sinnúmero de rituales que superponen las etapas vitales en las laborales.

  • 234 Informantes hombre y mujer, segunda generación, estrato b; informante hombre, primera generación, (...)

Pues a veces cuando hay plata, celebramos los cumpleaños, asi y las Navidades. En Navidad pues la comidita y la reunión ahí entre la familia y nada más. Mis cumpleaños creo que me los celebran, de pronto son fiestas que para mi papá, mi mamá y mis hermanos son importantes. [...] Nosotros a veces vamos a reunirnos con la familia de mi papá, así en Navidad o Año Nuevo, lo que pasa es que ahí la casa no se puede dejar sola, entonces cuando hay quién se quede, sólo los de la cuadra nos reunimos. [...] Mis papás quieren que siga estudiando, yo estoy en décimo grado y ya me quiero salir, pero ellos insisten en que no. Lo que pasa es que me queda pesado, trabajar todo el día para estudiar de noche.234

  • 235 Se hace uso de los término “puritanismo” e “higienismo” en la acepción de Virilio. En sus palabras (...)

227Los índices de la calidad de vida, por su parte, introducen el anhelo por un consumo precursor de intereses individuales. De hecho, al propenderse por la inclinación hacia la diferencia, se fomenta en los miembros familiares cierto derroche que configura espacios de acción independientes; también se impulsa la colaboración en eventos de capacitación, lo que introduce la prevención, la educación de padres y ciertas habilidades del vendedor, todas ellas cualidades desprendidas del puritanismo y manifestadas en el afán de un espíritu higiénico inserto en la vergüenza del exceso.235 Por otra parte, se promociona la búsqueda de vías de ampliación del ingreso para que el grupo cumpla con los requisitos del contrato unilateral. Por último, se insta a la familia a admitir las distintas asociaciones individuales, cada una con sus redes y circuitos determinados.

  • 236 Informantes mujeres y hombres, segunda generación, estrato b.

El barrio se está volviendo peligroso para andar por la calle, las pandillas del barrio vecino se vienen para acá y lo atacan a uno así nada más. [...] Tengo hartas amigas, siempre salgo a rumbear con ellas a minitecas cerca, así que lo dejen entrar a uno porque hay minitecas que prohiben la entrada a menores. Como yo tengo mi platica, los sábados salimos a gastárnosla. [...] Mis amigos, empezando que al principio todos éramos guaches, reguaches. Sí, o sea, en el sentido de la palabra que éramos patanes, mejor dicho bruscos, pero ahora no, a pesar de que en el Metal hay una cierta influencia del Satanismo, todo ese cuento. [...] A mí me gusta el rock y gozo haciendo rock... mi amigo es la segunda guitarra, siempre ensayamos por la tarde más o menos de dos a seis, en mi casa. Los vecinos no dicen nada y eso haciendo ruido, allá sí se hace ruido, son seis apartamentos en el edificio, pero los vecinos no dicen nada, mi mamá es la administradora de ahí, no dice nada. Tenemos batería, Caliche ya va a comprar su batería lo que pasa es que le prestó la plata al papá, tenemos dos eléctricas, una electroacústica.236

  • 237 De acuerdo con el análisis de López: “Entre 1988 y 1995, la industria manufacturera y el comercio (...)

228Emerge entonces un sinnúmero de paradojas. Ciertamente, la moderada expansión de la industria en el período es concomitante con su contracción. Si bien hay un crecimiento en el número de asalariados, éste obedece más al empuje de una economía terciaria que a un desarrollo productivo237 con excepción del enclave del narcotráfico. Precisamente, mientras en las otras franjas se da el paso de la vigilancia de la norma a la de sí mismo y, simultáneamente, se establecen vínculos transversales, en esta franja se construye un conglomerado obrero, sin enclave alguno con la producción. Así, mientras a esta zona se le inculca el deseo por alcanzar la buena salud, la regla se vuelca a los índices de la calidad de vida, lo que impulsa, al unísono, el deseo por la diferencia. Luego, en vez de allegar al estatuto de obrero, al conglomerado se le induce a adquirir el de usuario, lo que transmuta en caridad a su salario.

El enlace entre la red y la unidad

229El resguardo admite, pues, el deseo orientado hacia la inclusión característica del progreso pero le imprime otro derrotero y se acomoda para facilitar su entrada. De hecho, demanda del mayor número de remuneraciones como procedimiento para incrementar el ingreso conjunto del mayor número de integrantes, lo que favorece, al interior, la conformación de redes pequeñas de parientes y vecinos y del mayor número de interacciones individuales con el fin de aumentar las opciones de la red. Dentro de esta acomodación se renuevan las técnicas de flexibilidad, conexidad y proletarización.

230En lo referente a la flexibilidad, vuelve a actuar el contrato huésped-anfitrión. Este acoge a la red y fuerza, con ello, a los huéspedes a seguir las reglas grupales y, al tiempo, incita al anfitrión a plegarse a las estipulaciones de los proveedores sin juzgarlas. Lo anterior provoca una multiplicidad de normas frente a las cuales el grupo se doblega: 1) La provisión conjunta se atiene a las demandas del contrato unilateral y se forja a través de concesiones otorgadas según la habilidad momentánea de cada cual. 2) El huésped requiere contribuir y el anfitrión adaptarse a las contingencias de la provisión. 3) Los proveedores poseen la mayor autoridad para la imposición de normas, lo que establece jerarquías fluctuantes comandadas por el monto de los ingresos personales. 4) La restricción del gasto personal obedece únicamente a las exigencias desprendidas del contrato unilateral, lo que permite a los proveedores el derroche del excedente. Ello ocasiona disparidades entre las mujeres y los hombres: las primeras dedican un mayor presupuesto para el cuidado, en cuanto activan la vigilancia de la norma al hacerse cargo de sus hijos y los segundos destinan su dinero preferiblemente a asuntos personales.

  • 238 Informantes hombres, primera y segunda generación, estrato b.

Yo trabajo en lo que puedo, toda la vida he trabajado en fábricas pero como ya no pagan sino lo mínimo, ni horas extras, ni domingos, ni nada, con decirle que casi ni nos pagan la salud, eso del bienestar, por eso nos tocó asesorarnos para armar un sindicato, pero los dueños, don X y los otros es que es una empresa familiar, apenas se enteraron empezaron a hacer su trabajo de eso pa’ jodernos, pero estamos asesorados. (...) Yo soy vendedor ambulante como mi papá, comencé vendiendo frunas y ya tengo mi carrito. Mi mamá es empleada doméstica, trabaja en lo que puede, mi otro hermano entró en la policía y el mayor aunque hace días no sabemos de él, él siempre llega y trae plata para la casa. Ellos ayudan con lo del estudio de mi hermana y mío. Mis abuelitos viven acá en el segundo piso y también ayudan con el arriendo.238

231Dentro de tal entramado actúan los códigos emanados de la buena salud y los índices de la calidad de vida, lo que inunda de reglas el contrato huésped-anfitrión. La vigilancia, diligenciada por la mujer, dispone al grupo a desear su inclusión, es decir, a anhelar alcanzar el estatuto de usuario, mediante el despliegue la siguiente serie de reglas: 1) Incitación a los niños a trabajar y, al tiempo, demanda por su escolarización. 2) Obligación del cuidado de los menores para quien en ese momento esté presente con independencia de su función parental. 3) Observancia de algunas de las estipulaciones provenientes de las normas generales, lo que enfatiza ciertos cánones desprendidos de la moral de la vigilancia (reducción de la natalidad, custodia del incesto), junto con algunas acciones ordenadoras (horarios, dietas, tratamiento de enfermedades).

  • 239 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

Lo más importante la higiene, que mi mami es muy aseada, ella nos enseñó desde pequeñitas nos dijo cómo enjabonarnos, cómo bañarnos, la alimentación porque ella siempre hace como balanceado, siempre hay más o menos verduras y que por la noche, por la muy tarde es seco y por la noche es sopa porque es liviano para uno acostarse. (...) Cuando no trabajamos en la empresa —porque a veces uno sale cansado— pues a ver televisión, y cuando estamos en la casa pues con los niños ir a un parque o ir a comer [...] pues no todos los domingos, pero sí se les dedica a ellos salir, porque si no se les dedica a los niños tiempo para salir aún cuando sea un domingo que ellos salen de estudiar, pues se va a un parque: al Tunal o al Salitre, o al Simón Bolívar, pues no todos los domingos pero sí en un mes pongámosle dos veces.239

232En contraste, el control, regencia de lo masculino, instaura una serie de cláusulas desprendidas de las actividades individuales, como: 1) Autorización para el gasto del excedente de la ganancia, una vez se haya cumplido con los compromisos. 2) Libertad para el derroche con base en las entradas personales. 3) Inserción de actividades derivadas de la intromisión de los indicadores de la calidad de vida lo que obliga a los distintos integrantes del grupo a integrarse a su actuación, pero dependiendo de la disponibilidad de quien esté presente.

  • 240 Informantes hombres e informante mujer, primera generación, estrato b.

Yo amigos sí tengo en la fábrica, nos reunimos los viernes, tomamos muy poco, pues uno se emborracha y después para coger bus es un peligro. [...] Yo sin tener alguna preparación académica, mientras que otros estaban estudiando en la Escuela Distrital de los Sótanos, otros en la ENAC, yo estuve en algunos cursos allí, pero siempre por la inestabilidad económica o sea yo empezaba a estudiar en la Distrital que empecé y me resultaba un trabajo para dirigir un grupo en tal barrio yo me iba para allá, así no me pagaran, entonces me parecía que era más importante. [...] Me quedo en la casa y me agarra la angustia, no puedo estar en la casa, entonces me voy a una escuela hogar, allí hago los cursos de todo, hice pintura en tela, migajón, pirograbado en cuero y madera, pintura en vidrio, artesanía francesa, porcelanicrón, infinidad de cursos, todo lo que pude agarrar pero yo en la casa no me quedaba porque sí, modistería infantil, culinaria qué no hice para ayudarme, tener entradas.240

233Se erige, así, un orden de previsión dentro del caos ocasionado por el azar de la provisión. De hecho, el contrato huéspedanfitrión varia el carácter del usufructo y torna al anfitrión beneficiario del huésped, dado que el último es precisado para el cumplimiento de las estipulaciones de la deuda común. Esta inversión doblega al resguardo, quien ahora cumple el papel de anfitrión, a cualquier reglamento procedente de un proveedor convertido en huésped para satisfacer el deseo común de su inclusión en lo asistencial. La buena salud, pues, obedece a la regularidad del cumplimiento de las exigencias foráneas que dan origen a las diferencias individuales, y es independiente de una planeación que asegure la racionalidad en las funciones de provisión y de crianza, ambas siempre libradas al azar.

234La conexidad, por su parte, tiene como finalidad impedir la disgregación del grupo, lo que desliga los ámbitos de acción de la buena salud, la cual regula en el adentro y de los índices de la calidad de vida, cuya acción interviene en el afuera. Ello convierte a la casa en un espacio a ser utilizado por quien es albergado, bajo un reglamento resultante de la conexión entre el orden desprendido del actuar de la normalización en nuestra especificidad y la dominación del más fuerte, en tanto mayor proveedor. En efecto, hay horarios, especialización de espacios y de actividades, obligaciones, premios, castigos y acciones conjuntas, entre otros. No obstante, lo externo, al posibilitar una serie de asociaciones con sus respectivas reglas, atraviesa el ordenamiento común y reduce su alcance, al superponerle a los integrantes otros órdenes susceptibles de sustraerlos del familiar. Puesto que, por una parte, la casa requiere del mayor número de miembros para garantizar el estatuto de usuario y, por otra, cada uno está en sí mismo descalificado para ser usuario, se genera un equilibrio entre el interior y el exterior, lo que permite a los individuos beneficiarse, simultáneamente, de la acogida del grupo y de la creación de enlaces hacia fuera. Ello asegura la permanencia del primero, junto con las adhesiones individuales en el segundo.

  • 241 Informantes hombres e informante mujer, primera generación, estrato b.

Ella hace el mercado, compra la ropa para los niños, los estudios [...] Compra en Kennedy, es que en la actualidad vivimos en Kennedy, en Cafam. Todos aportamos lo que podemos, mi hijo mayor, mi hija, todos así con lo que pueden. [...] Ahorramos muy poco, pues como hay mucho gasto en la casa, nos queda como difícil ahorrar. Mi hija a veces ayuda con lo del mercado, cuando puede, o el otro paga algún servicio. Mi esposa trabaja en una casa, por días. Yo ahora estoy desempleado. [...] Tenemos arrendado el segundo piso de la casa. Mi hija, que tiene su hija, vive aquí con nosotros en un apartamentico no más para ellos dos. Yo le cuido la niña cuando no tengo que ir a trabajar y mi hijo, el más pequeño, me ayuda, él la recoge del jardín y la trae y se queda con ella por las tardes. De resto arrendamos todos los otros dos pisos, ellos viven en el tercero, se los arrendamos a vecinos, conocidos, en la actualidad pues los arrienditos ayudan mucho.241

235Dicha reciprocidad en el usufructo se enfoca a obtener provecho común de la adhesión individual a las organizaciones del entorno. El provecho, en este caso, cualifica la adhesión y no solamente cuantifica la ganancia y construye una dirección grupal donde se erige el prestigio. En efecto, el grupo otorga una valoración positiva al que uno o varios de sus miembros se conviertan en amigos de quienes ocupan emplazamientos de autoridad en las asociaciones externas con las que se tienen vínculos (laborales, escolares, religiosos o de pares). En lugar de juzgarse las acciones encaminadas a cumplir con las labores impuestas por tales asociaciones a sus integrantes, se juzga el talento para la aproximación de sus integrantes a las personas situadas en las posiciones altas de las jerarquías, lo que personaliza las interacciones. Aparece, entonces, el orgullo como dispositivo de cohesión capaz de obstaculizar enfrentamientos internos tendientes a destruir la fragilidad de la unidad.

236El orgullo, pues, provoca una objetivación de la paridad sustentada en la. identidad otorgada por el acompañamiento a un nombre propio, lo que trae, de nuevo, ciertas características de la anterior red horizontal. Efectivamente, los más pobres, ajenos desde siempre a cualquier forma de autoridad distinta de la coerción y el sometimiento directo, al darle valor a la confianza y al apego desplegados hacia ellos por quienes ostentan el mando en la jerarquía, sustentan la obediencia en la amistad, en tanto reconocimiento explícito del superior. Se actualiza, así, el obrar de la diada lealtad-traición, dado que las órdenes del amigo sólo se acatan por la oportunidad de extraerle los beneficios materializados en la honra que le genera a la familia su fama, junto con los grados de dominio que la honra concede.

  • 242 Informante mujer, primera generación, estrato b.

Entonces yo estando ahí, me sacó a bailar un Dr. me acuerdo, creo que era él, sí, era urólogo, estando yo bailando con él muy rico, cuando se me acerca la dueña de la casa y manda parar la música y todo. Me dijo: “su puesto no es con ellos, su puesto es al fondo con los demás empleados”. ¡Qué humillación! Le dije: “de verdad qué vergüenza, no pensé que tuviera que ubicarme en x sitio, esa parte no me la dijeron”. Dijo: “sí, es allá, además vaya y todo lo que regó allá vaya recójalo”. Yo no había hecho nada, pero qué humillación tan horrible.242

237La proletarización, por último, da cabida al azar al conformar un artificio justificador de lo imprevisto en el proceso de la venta de la fuerza de trabajo. Para la consecución de este fin, el grupo pone en marcha tres conjuntos de acciones: el primero contrapone la necesidad singular de valoración de la venta de la fuerza de trabajo, con la exigencia colectiva de someterse a la ley de la oferta y la demanda; así, el grupo se orienta a localizar el valor en la suma de los ingresos, lo que incita a sus cobijados a volverse asalariados sin contar con la opción de su injerencia en la fijación del monto de la remuneración. El segundo instala procedimientos de rotación susceptibles de procurar el mayor número de asalariados en un mismo tiempo, lo que acoge las ofertas al albur de su aparición con independencia de la edad, el género y la formalidad o informalidad de la ocupación. Finalmente, el tercero construye un sistema de administración del dinero encaminado a delegar la responsabilidad del pago de los servicios, de acuerdo con la disponibilidad azarosa de quienes se encuentren trabajando puesto que, dadas sus condiciones, la asignación de la provisión no puede obedecer a una planeación anticipada susceptible de designar previamente un responsable.

  • 243 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato b; informante mujer, segunda generación, e (...)

Pues como dicen por ahí, a mí nunca me ha pasado nada y he estado en las situaciones más tenaces. No sé, es como si tuviera un ángel guardián que siempre me salva, por eso un día después de que casi me roban en la tienda, pero no lo hicieron, entré a una iglesia, resultó ser de esas protestantes, yo salí corriendo, pero mi hermana Teresa, me dijo que volviera y he vuelto, es que hay que agradecer. [...] Yo he tenido mucha suerte pera todo, como siempre mi vida ha sido un mierdero, pero hemos salido adelante, ni idea cómo. [...] Yo no creo mucho en la Iglesia, mi familia es católica pero yo no como cuentos, en lo que creo es en la suerte, también en brujerías pero de las buenas, no de las malas, hago ritos a ver si la situación de mi casa mejora.243

  • 244 Señala Rochietti: “Los barrios pobres exhiben la ruptura más profunda porque allí se exponen las c (...)

238Circunstancias donde se introduce al destino, rector de la vida de los bisabuelos, pero transfigurado. En efecto, la impasibilidad de prever la provisión familiar, convierte a esta función en asunto del albur que, en últimas, justifica cualquier imprevisto y le da significación a lo cotidiano. Por consiguiente, el resguardo sitúa a la suerte como explicación última de las consecuencias de sus acciones, y, por ende, le delega a su autoría la responsabilidad de las mismas. La suerte, al tomar, pues, el semblante de la providencia, es a la que se le agradece o se le solicita ayuda, lo que incita a los individuos, como ocurría con los bisabuelos hombres, a la expresión de la pasión. Sin embargo, en contraste con su manifestación durante la década del treinta, la pasión adquiere ahora el carácter hedonista derivado del control, en cuanto se asocia al consumo resultante de la identidad y deja de ligarse a la transgresión festiva de lo comunal.244

  • 245 Informantes hombres e informante mujer, segunda generación, estrato b.

Yo me la paso todas las noches ahí parcheando en el parque. Somos unos chéveres, nos compramos una botella de aguardiente y así hasta el otro día, rumbeando ahí, de día no hago nada, dormir hasta por ahí las tres de la tarde que salgo a encontrarme con mis parces. [...] Sí, mi mamá es rumberísima, anda siempre de rumba en rumba con sus amigos, yo casi no la veo. [...] Mi papá se la pasa es en los billares, es un tenaz para jugar billar y no hace otra cosa en la vida, además él es mujeriego tenaz y yo me siento orgulloso de él. [...] Mi papá se la pasa borracho todo el tiempo los fines de semana, y mi mamá peleando con él, ese es el cuento de mi casa, cuando estamos nosotras es un lío tenaz por eso prefiero andar en la casa de mi novio, sus papás son más chéveres, como están en lo del cuento de Testigos ellos no toman ni rumbean.245

239El estatuto de usuario que obliga a adecuarse a los parámetros de la buena salud, origina las unidades familiares y, a su vez, el estatuto de privatización que obliga a adentrarse en las disposiciones de los índices de la calidad de vida provoca la diferenciación de los individuos. Ambos mecanismos conducen a la anulación de la fuerza de resistencia característica de la masa, en tanto acción orientada a maniobras de inclusión y sitúan, en su lugar, a la defensa. Este tipo de pertenencia, al suponer la privatización de cada cual, obliga al colectivo, en lugar de emprender acciones conjuntas compactadas por la red, a someterse a reacciones desligadas disgregadas en las unidades. La reacción, a su vez, adquiere materialidad a través del consumo, al fomentar el derroche indiscriminado del exceso como medio de distinción de los individuos, derroche siempre inserto en el azar. El camino de invocación de la pasión se hace siempre individual, al mismo tiempo que la existencia de cada cual se libra del todo al destino.

240Si bien la reciente expresión de la liberalización propende por la inclusión de las distintas unidades en lo público, mediante la conversión de la red vecinal en unidades de usuarios de servicios bajo la égida del contrato unilateral, su intervención sobre el caos deja resquicios por donde se cuela otra concreción de la masa, en tanto cohesión que restituye lo festivo bajo la figura del caos. Tal expresión, espontánea y ligada a circunstancias favorables, convierte la reacción defensiva en una objetivación de lo plebeyo, aquella que evidencia el desorden fabricado por la exclusión y encubierto por el falso progreso. Lo anterior rearma al conglomerado e instaura una posibilidad común de movilización de la pasión, lo que da lugar a una acumulación del deseo cuya potencia exige su liberación, la cual de manera anárquica acaece ante detonantes imprevistos.

241El compuesto, en efecto, obediente a la coerción y sin organización distinta de la espontaneidad en cuanto exacerbación gozosa de la pasión, está siempre preparado para reaccionar. Ello permite su dirección por quienes, usufructuando su potencia, lo conducen a participar en sus propósitos, y lo designan como movimiento popular. Esta fragilidad obedece a las propiedades intrínsecas de su constitución, dado que la masa es resultado de una yuxtaposición, donde cada uno de sus elementos al tiempo que busca su ventaja con miras a diferenciarse es ajeno a cualquier sistema normativo distinto de aquél de la supervivencia. Anarquistas, el resguardo es competente para plegarse a todo bajo la premisa de su aparente inclusión, lo que lo vuelve objeto de la intervención humanitaria, pero también es capaz de desplegarse al compás de los vaivenes que le presenta el azar bajo la forma del destino, lo que lo hace encarnar la amenaza del caos.

242La familia de los más pobres, de esta forma, al ser obligada a separarse de la masa que la acogía, es impulsada a romper sus lazos en red, lo que trae, como resultado, la germinación también en red de una unidad competente para hacerle frente a las exigencias del contrato unilateral impuestas por la política global. En esta unidad se superpone el ordenamiento general encaminado a admitir el mayor número de integrantes, mediante un reglamento flexible apto para acogerlos a todos, y los ordenamientos específicos derivados de los cánones individuales de la pertenencia. Lo anterior, además de introducir las regulaciones provenientes de la buena salud y los índices de la calidad de vida, emplaza un método de cualificación de las acciones sustentado en el prestigio y el destino. De hecho, la familia conforma un tipo de relaciones donde se crea un espacio de libertad al interior para sus miembros, en cuanto está ausente la coerción entendida como el juicio sobre la acción, coerción que está presente en los demás enlaces.

Notes

1 A este propósito anota Gaviria que “La década de los setenta encuentra una Colombia diferente, con un mercado urbano inimaginable diez años atrás, con mejoras substanciales en la calidad de vida de sus gentes [...] la situación relativa del país según el índice físico de calidad de vida se eleva de 1964 a 1971 [...], el país al final del período es un país urbano, con un mercado de clase media importante que elimina las restricciones de tamaño vigentes diez años atrás [...]”. F. Gaviria, “La economía colombiana, 1958-1970”, en A. Tirado, (comp), Nueva Historia de Colombia, Τ. IV, Bogotá, Editorial Planeta, 1989, p. 172.

2 Mayor señala: “Más que entrar en el ámbito de la tercera revolución industrial, esa carrera no hacía sino corroborar la dependencia cada vez mayor de la industria del país, respecto a las innovaciones tecnológicas de las multinacionales norteamericanas”. A. Mayor, “Historia de la industria colombiana, 1930-1968”, en Nueva Historia de Colombia, op. cit., p. 351.

3 La escasez de divisas produce en Colombia un comportamiento económico tal que sólo permite a algunos pocos acceder a ellas. Ello ocasiona un desarrollo industrial dispuesto para una alta concentración, de tal suerte que sólo los grandes industriales pueden subsistir y los pequeños o desaparecen o se les subordinan. Cf. “Historia de la industria colombiana, 1930-1968”, op. cit., p. 354.

4 Señala Mayor: “A finales de los sesenta el país presenciaba la aparición de un nuevo tipo de ejecutivo y empresario, con una visión y arrojo más rapaces que con un hábil movimiento de acciones era capaz de apoderarse no sólo de empresas competidoras, sino también de las compañías símbolo de alguna región”. Ibid., p. 355.

5 Informante mujer, primera generación, estrato d.

6 Informante hombre, primera generación, estrato d.

7 Informante hombre, primera generación, estrato d.

8 Informante mujer, primera generación, estrato d.

9 Informantes hombres y mujer, primera generación, estrato d.

10 Informantes hombres y mujer, primera generación, estrato d.

11 Informante mujer, primera generación, estrato d.

12 Informante hombre, primera generación, estrato d.

13 Informantes hombre y mujeres, primera generación, estrato d.

14 A finales de la década de los sesenta la inversión extranjera en la industria, mayoritariamente estadounidense, toma la forma del crédito, duplicándose en magnitud. Así, mientras en el cuatrienio 1962-1966 el endeudamiento privado ascendía a 116 millones de dólares, en 1967-1970 fue de 267 millones de dólares anuales. Esta industria, propia del sector manufacturero, será la dominante en las exportaciones. “Historia de la industria colombiana...” op. cit., pp. 333-356.

15 Señala Gaviria: “el endeudamiento a inversionistas extranjeros exige la tecnificación de las empresas. Todo el andamiaje institucional creado, los incentivos y la consecuente ampliación de la tasa de ganancia serán aprovechados por una inversión extranjera ávida de nuevos mercados y dispuesta a utilizarlos”. “La economía colombiana...”, op. cit., p. 184.

16 Informante hombre, primera generación, estrato d.

17 Informante hombre, primera generación, estrato d.

18 Informante hombre, primera generación, estrato d.

19 Se sostiene aquí la tesis según la cual la no conformación de las clases capitalistas en Colombia responde a una forma Estado que no se inserta en el capitalismo, obstaculizando la consolidación de lo burgués como lo propio del derecho. De acuerdo con Deleuze y Guattari, “un Estado capitalista tiene por condición la liberación de los flujos del capital y del trabajo, instaurándose una axiomática que responde al derecho como campo de fuerzas donde interactúan, por un lado, el burgués y, por otro, el obrero. De esta suerte, ambos se constituyen en su limite, convirtiendo a la posesión en derecho a ser alcanzado. De allí surge el segmento burgués, como campo de realización de la axiomática. En contraste, existen otras dos formas de Estado, la imperial, que actúa por sobrecodificación y hace que cualquier flujo de capital y de trabajo converja en un centro trascendente, en tanto siempre se encuentra por fuera de la conversión. Ello origina jerarquías rígidas de las que emerge un derecho de posesión, puesto que la propiedad privada se sustenta en la jerarquía inamovible. La segunda, actúa más bien por cualificaciones y da lugar a códigos que, aunque no se constituyen en un metacódigo único, sí se anteponen a los flujos y los orientan anticipadamente. Ello crea las ciudades-estado ”. Cf. Mil mesetas, op. cit., pp. 454-476. Esta última formaestado, es la que parece regir en Colombia.

20 Si bien la mayoría de los economistas colombianos sostienen la hipótesis de que el desarrollo del capitalismo en Colombia se gesta a principios del siglo, a través de la relación capital libre-trabajo libre y tiene su auge en la década de los cincuenta con la somera expansión de la industria nacional, no obstante, este texto sostiene la tesis de que si bien se produce dicho auge, éste jamás escapa al privilegio. Cf. J. A. Ocampo (comp.), Historia económica de Colombia, Bogotá, Siglo XXI Editores, 1987.

21 Existe una diferencia notable entre la política de sustitución de importaciones, propia de los cincuenta y los sesenta, con la política de promoción de exportaciones, que se inicia durante los setenta y adquiere su carácter neoliberal a partir de los ochenta. La primera conforma un mercado interno, junto con cierto desarrollo agrícola capaz de abastecer la industria nacional de su materia prima. En contraste, la segunda dirige toda la producción hacia afuera, sacrificando tanto el mercado interno como el agro, al volver dependiente a la producción de la tecnificación. Ello ocasiona, entre otros eventos, la ruptura entre tierra y producción, tornando más rentable la posesión de la tierra que su explotación. Así, los grandes terratenientes acumulan posesiones improductivas con muy bajos impuestos a la renta. Cf. S. Kalmanovitz. Economía y nación, una breve historia de Colombia, Bogotá CINEP-Universidad Nacional, Siglo XXI Editores, 1988, pp. 401-449.

22 Según Mayor, la tendencia productiva de ese tiempo: “fue la concentración de la producción industrial en unas pocas firmas [...] A través de estos grupos y conglomerados fue más estrecha la vinculación entre el capital financiero y el industrial, los bancos empezaron a comprar empresas industriales, pero también estas últimas entraron a dominar y a apoderarse de los bancos”. Cf. “Historia de la industria colombiana...”, op. cit., p. 354.

23 Dice Kalmanovitz: “para atender las necesidades del fisco, la Junta Monetaria analizaba la liquidez de los bancos y podía exigirles que adquirieran papeles oficiales con tasas negativas de interés, sin permitir que los rentistas se lucraran de los agobios fiscales [...] sin embargo los rentistas no se acabaron. El crédito así administrado contaba con una demanda prácticamente infinita, pues el sólo hecho de prestar con interés negativo significaba una ganancia para el privilegiado. En consecuencia, fue surgiendo un mercado extrabancario con los recursos subsidiados que obtenían aquellas personas y entidades dotadas de poder político y de singular influencia sobre los bancos privados, recurso que era más rentable represtar que invertir en la respectiva actividad”. Cf. Economía y nación, op. cit., p. 431.

24 Al respecto, Becerra afirma que “sería ingenuo pretender que en una mesa de negociaciones se haga abstracción de las presiones de los diferentes grupos sociales. El actor con mayor poder relativo impone sus condiciones. La fijación del nivel salarial es, en última instancia, un asunto político [...] En Colombia, la discusión salarial se ha realizado de manera descontextualizada. El gobierno ha considerado que el aumento de los salarios es inflacionario. Los empresarios por su parte piensan que afecta negativamente su margen de ganancia. Ni el gobierno ni los empresarios han demostrado de manera técnica la pertinencia de su argumentación”. E. Becerra y otros, “Ciclo de precios, producción, empleo y salarios”, en Controversia, No. 167, Bogotá, CINEP, octubre-noviembre, 1995, p. 66. De esta suerte, aunque fue una época de gran movilización obrera a través de los sindicatos, la movilización tuvo una mínima influencia en las políticas económicas que se gestaron, las cuales se derivaron principalmente de la tecnocracia que trajo el monetarismo de la escuela de Chicago. Así, por ejemplo, “fue el momento de mayor deterioro del salario real del trabajador medio tanto en lo público como en lo privado”. M. Urrutia, Los de arriba y los de abajo, Bogotá, Fedesarrollo-CEREC, 1984, p. 69.

25 Señala Londoño: “El hecho de que los salarios, las condiciones de vida, la estabilidad laboral, la calificación de los trabajadores, etc., sean cuestiones dependientes de procesos y decisiones de carácter macroeconómico, puso de presente a las directivas sindicales la necesidad de reelaborar su política de negociación [...] el aumento significativo de los sindicatos no confederados está relacionado no sólo con la división política y los problemas de burocratización y corrupción de algunos dirigentes, sino con la inadecuación de su estructura y sus métodos”. R. Londoño, “Crisis y recomposición del sindicalismo colombiano, 1946-1980”, en Nueva Historia de Colombia.., op. cit., p. 301.

26 Del total de la población ocupada en el país para el año 1976 (5.500.000), el empleo público empleaba a 725.000 personas, mientras que el empleo industrial ocupaba 469.000. Asimismo, la categoría empleados, que incluye la de obreros capacitados es mucho mayor en el sector público, mientras que la categoría obreros es mayoritaria en el sector manufacturero. Colombia estadística..., op. cit. p. 447 y J. I. González. La evolución del empleo en el sector público 1964-1986, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia y Servicio Civil, 1986, cuadro 3.4.

27 Respecto de la política tributaria, señala Kalmanovitz que aquella “del neoliberalismo, enteramente regresiva, de elevar los impuestos indirectos y aminorar cuantiosamente los directos, arroja en 1977 pérdidas muy cuantiosas del ingreso disponible de las capas pobres y medias de la población, que se va en pagos a la administración pública, al tiempo que las franjas más ricas ganan el 2.9% del ingreso nacional que dejan de cancelar al Estado para el sostenimiento de los aparatos de poder que en últimas controlan”. Economía y nación, op. cit., p. 488.

28 Informante hombre, primera generación, estrato c.

29 Foucault lo especifica al precisar que “Las instituciones disciplinarias han secretado una maquinaria de control que ha funcionado como un microscopio de la conducta; las divisiones tenues y analíticas que han realizado han llegado a formar, en tomo de los hombres, un aparato de observación, de registro y de encauzamiento de la conducta [...] El poder disciplinario se organiza también como un poder múltiple, automático y anónimo porque si es cierto que la vigilancia reposa sobre individuos, su funcionamiento es el de un sistema de relaciones de arriba a abajo pero también de abajo a arriba y lateralmente. Este sistema hace que resista el conjunto y lo atraviesa integramente por efectos de poder que se apoyan unos sobre otros: vigilantes perpetuamente vigilados”. M. Foucault, Vigilar y castigar, Bogotá, Siglo XXI Editores, 1986, pp. 178, 181 y 182.

30 Informantes mujeres, primera generación, estrato c.

31 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato c.

32 Informante mujer, primera generación, estrato c.

33 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato c.

34 Bergson define la acción fabuladora como el mecanismo a través del cual emerge una moral restringida que le permite a la especie adaptarse a las leyes de la vida al orientar la actividad individual en provecho de lo común y al diferenciar lo permitido de lo prohibido por los atributos otorgados a las cosas. Cf. H. Bergson. Las dos fuentes de la moral y de la religión, Buenos Aires, Porrúa, 1990.

35 Informante hombre, primera generación, estrato c.

36 Informante mujer, primera generación, estrato c.

37 Para Deleuze y Guattari. “El secreto tiene una relación privilegiada, pero muy variable, con la percepción y lo imperceptible. El secreto concierne en primer lugar a ciertos contenidos [...] pero el devenir del secreto lo lleva a no contentarse con ocultar su forma en un simple continente o a intercambiarla por un continente. Ahora es necesario que el secreto adquiera su propia forma, en tanto que secreto. [...] Cuanto más se lo convierte en una forma organizada estructurante, más insignificante y extendido por todas partes deviene secreto, más molecular deviene su contenido, al mismo tiempo que su forma se disuelve [...] No obstante el secreto no desaparece, sino que adquiere ahora un estatuto más femenino”. Mil mesetas, op. cit., pp. 287 y 289.

38 Informantes hombres y mujer, primera generación, estrato c.

39 Romero aduce: “Los factores que ayudaron a mantener la subordinación de las dos centrales sindicales fueron la dependencia respecto de los partidos tradicionales, el Estado o la Iglesia, la formación de un tipo de líder que negociaba individualmente y era fácil presa del soborno y la corrupción [...], la neta diferenciación entre dirigentes y bases quienes sólo tenían contacto con aquellos en virtud de su labor de mediación frente a los patronos y la consecuente consolidación del sindicato como parte de una realidad exterior a la vida cotidiana del trabajador [...] una mentalidad de trabajo localista, parcial y subordinada que no apelaba ni a la solidaridad de los trabajadores ni a sus acciones colectivas, generadas por la negociación particular de los pliegos con cada empresa y por la presión individual ante el Estado [...] ”. Citado por Múnera en Rupturas y continuidades, op. cit., p. 341.

40 Informante hombre, primera generación, estrato c.

41 Informante hombre, primera generación, estrato c.

42 Informante hombre, primera generación, estrato c.

43 Al respecto, Deleuze y Guattari observan que “en el centro de El Capital, Marx muestra el encuentro de dos elementos ‘principales’: Por un lado el trabajador desterritorializado, convertido en trabajador libre y desnudo que tiene que vender su fuerza de trabajo; del otro, el dinero descodificado, convertido en capital y capaz de comprarla [...] El encuentro hubiera podido no realizarse [...] Ya no es la edad del terror ni de la crueldad, sino la edad del cinismo que viene acompañada por una extraña piedad. Esta edad del cinismo es la de la acumulación del capital, es ella la que implica tiempo precisamente para la conjunción de todos los flujos descodificados y desterritorializados [...]”. G. Deleuze y F. Guattari, El Antiedipo, Barcelona, Paidós, 1985, pp. 232-233.

44 Deleuze y Guattari lo definen así: “El célebre problema de la baja tendencial de la tasa de ganancia, es decir de la plusvalía con respecto al capital total, sólo puede comprenderse en el conjunto del campo de inmanencia del capitalismo y en las condiciones bajo las que una plusvalía de código es transformada en plusvalía de flujo. En primer lugar ocurre que esta tendencia a la baja de la tasa de ganancia no tienen fin, sino que ella misma se reproduce al reproducir los factores que se oponen a ella. ¿Pero por qué no tienen fin? [...] a saber, que no es el mismo dinero el que entra en el bolsillo del asalariado y el que se inscribe en el balance de una empresa En un caso signos monetarios impotentes de valor de cambio, un flujo de medios de pago relativo a bienes de consumo y a valores de uso [...] El otro caso, signos de potencia del capital, flujos de financiamiento, un sistema de coeficientes diferenciales de producción que manifiesta una fuerza prospectiva o una evaluación a largo plazo, no realizable hic et nunc y que funciona como una axiomática de las cantidades abstractas”. Ibíd., pp. 235 y 236.

45 Ibíd., p. 41.

46 Al respecto Torrecilla afirma que: “Si bien es cierto que la ética industriosa de trabajo, su convocatoria edificante ciudadana condensa el sentido y el destino abnegado de todo sujeto en el seno del imaginario de lo nacional, la vocación laborista era uno entre otros de los grandes relatos de la Ilustración que predicaban la promesa de la maduración del hombre a guisa de su ritual prolongado de sacrificio”. A. Torrecilla, “Apostillas acerca del postrabajo”, en Nómadas, No. 12, Bogotá, Universidad Central-DIUC, abril de 2000, p. 22.

47 Deleuze y Guattari diferencian dos usos del término margen: “Como en la novela de Arthur Miller, Focus, o en la película de Losey, M. Klein, es el no judío el que deviene judio, el que es atrapado, arrastrado por ese devenir, cuando es arrancado de su patrón fijo [...] El devenir judio, el devenir mujer, etc. implican pues, la simultaneidad de un doble movimiento, uno por el que un término (el sujeto) se sustrae a la mayoría, y otro por el que un término (el medio o el agente) sale de la minoría”. Mil mesetas, op. cit., pp. 291-292.

48 Por ejemplo, para países como Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, México y Venezuela las cifras de crecimiento del sector informal a finales de los setenta alcanzan el 70%, mientras que el crecimiento formal crece al 29%. “Estado, sociedad y democracia en América Latina …”, op. cit., p. 356.

49 En Colombia existen tres modos de adquirir la propiedad: la compra, la herencia o la ocupación. Esta última sólo accede a la titulación por sentencia, previa prueba de permanencia durante veinte años en la que el ocupante se comporta pacificamente como señor y dueño. La invasión, por el contrario, es siempre ilegal y para el restablecimiento del dominio existen medidas de policía a las que el propietario puede legítimamente apelar. Sin embargo, el Estado frente a su obligación de prestar el servicio puede dotar a la comunidad de servicios públicos, independientemente de la legalidad de la propiedad individual. La legalización de un predio ocupado de esta manera supone siempre una venta; tratándose de un terreno público las autoridades locales pueden adscribirlo a un programa de vivienda social de modo que el ocupante pueda adquirirlo. Cf. Código civil colombiano, Bogotá, Temis, 1998.

50 La ley de la Reforma Agraria se convirtió, paulatinamente, en una politica de tecnologización del campo, a partir del gobierno de Pastrana (1970-1974). Ello fomentó “el desarrollo de una agricultura capitalista de buen nivel de productividad y sobre la base de explotaciones medias o grandes”. P. Gilhodes, “La cuestión agraria en Colombia 1958-1985”, en Nueva Historia de Colombia..., op. cit., p. 361.

51 A finales de los sesenta “el patrón de industrialización colombiano se caracterizó por el montaje de plantas altamente tecnificadas y por la incorporación de técnicas elevadamente ahorradoras de mano de obra determinando una baja absorción de trabajadores. Efectivamente durante este período la industria fabril colombiana sólo creó 66.000 empleos [...] el desempleo empezaba a constituirse en uno de los grandes problemas nacionales”. “Historia de la industria colombiana...”, op. cit., p. 355.

52 De Sousa Santos analiza los movimientos de ocupación de barrios en distintas ciudades del Brasil, y distingue tres momentos de lo que denomina “estrategia jurídico política de apropiación”. El primero da origen al acto mismo de ocupación que se constituye en el elemento para la negociación. El segundo le otorga un carácter de acción política a la confrontación entre ocupantes y propietarios, lo que incita la participación civil y hace de la ocupación un acto inmerso en la lucha de clases o en lo delincuencial, según se esgrima mayor fuerza por parte de unos o de otros. El último momento convoca a lo institucional a través de sus agentes jurídicos y con ellos, ingresan todas las artimañas burocráticas. También implica una lucha de fuerzas que en el caso de la colectividad está sujeta a su potencia de cohesión y en el caso del propietario a su potencia como clase. Cf. B. de Sousa Santos, Estado, derecho y luchas sociales, Bogotá, ILSA, 1991, pp. 110-113.

53 La red es entendida aquí a la manera de cualquier sistema de información tal como lo plantea Serres: “observemos que el modelo en red traduce un nuevo elemento de situación que escapa al argumento dialéctico. En efecto, la diferenciación pluralista y la irregularidad de la distribución espacial de las cimas y los caminos permiten concebir (y experimentar) asociaciones locales y momentáneas de puntos y contactos particulares que forman una familia muy definida de poder determinante original [...]”. M. Serres, La comunicación Hermes I, Barcelona, Anthropos, p. 14.

54 Aunque la ANUC surge en un momento específico, su forma de funcionar es la misma de la de los “invasores” que construyen los barrios marginales en los grandes centros urbanos de los países periféricos. En el caso de la ANUC sus propósitos específicos iban dirigidos a la toma campesina de tierras para poner en marcha un modo de producción paralelo al capitalista, requiriendo para ello de ciertos servicios estatales, lo que paulatinamente los convirtió en usuarios, de ahí su denominación. Cf. “La cuestión agraria en Colombia...”, op. cit., p. 351.

55 Al igual que la ANUC congrega a usuarios campesinos de servicios estatales, la mayoría de las acciones de invasión se orientan, en última instancia, a su legitimación y, con ella, a gozar de servicios públicos tales como acueducto, alcantarillado, salud y educación. Cf. E. May (coord.), La pobreza en Colombia, Bogotá, Tercer Mundo Editores y Banco Mundial, 1996.

56 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

57 De Sousa Santos, refiriéndose al caso de Pasdárgada en el Brasil, señala: “tanto los moradores como los propietarios utilizan estrategias semejantes [...] se trata de estrategias jurídico-políticas en las cuales los recursos legales se articulan con ilegales y que en el caso de los propietarios consisten básicamente en movilizar a su favor las instancias político-administrativas del gobierno departamental y hasta nacional a través de mecanismos informales, propios de un sistema de poder político clientelista y de patronazgo con profundas raíces en la región”. Estado, derecho y luchas sociales..., op. cit., p. 114.

58 En ocasiones, “las prácticas sociales jurídico-políticas de las clases populares en defensa de la habitación someten las estructuras normativas e institucionales de la legalidad patrimonialista a una fuerte presión [...] son prácticas complejas que involucran articulaciones políticas y jurídicas, legales e ilegales y que por eso presuponen una gran capacidad organizativa y una gran competencia institucional”. Ibid., p. 113.

59 Según lo estipulado por el Código Civil hasta 1974, “se llegaba a concluir que todo matrimonio celebrado en Colombia daba origen a un régimen económico matrimonial que descansaba sobre tres supuestos fundamentales: la incapacidad de la mujer casada, división de los bienes sociales en tres categorías para efectos de determinar los alcances de su administración y disposición y la administración de los bienes radicada en cabeza del marido con amplias facultades, pero también con responsabilidades en lo relativo al pasivo”. Derecho de familia, Τ. 1., op. cit., p. 256.

60 Informantes hombres y mujeres, primera generación, estrato b.

61 Informante mujer, primera generación, estrato b.

62 Informante mujer, primera generación, estrato b.

63 Informantes hombres y mujeres, primera generación, estrato b.

64 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

65 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

66 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato b.

67 Informante hombre, primera generación, estrato b.

68 Informante hombre, primera generación, estrato b.

69 Informante hombre, primera generación, estrato b.

70 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato b.

71 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

72 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato b.

73 Informante mujer, primera generación, estrato b.

74 Señala León, refiriéndose a la acción estatal durante las décadas de los sesenta y setenta, lo siguiente: “En ambos momentos el desarrollo se entendió como un proceso lineal hacia la modernización capitalista que implicó la filtración hacia abajo en los grupos y actores sociales [...] En este modelo las mujeres no se consideraron como grupo objetivo de los programas de desarrollo macroeconómico, bajo el falso supuesto de que éstas se beneficiarían del efecto de goteo una vez que la política bajara a los actores sociales y favoreciera a todos ellos por igual, bajo su condición de esposas”. M. León, “Familia nuclear y jefatura de hogar: acceso de la mujer a la tierra en las reformas agrarias”, en Nómadas, No. 11, Bogotá, Universidad Central-DIUC, noviembre de 1999, p. 77.

75 Kalmanovitz afirma: “la ideología neoliberal alcanzó mayor raigambre durante los años setenta cuando estudiantes colombianos de las universidades de Chicago, ΜIΓ, Rice, Stanford y California, encontraron acogida en la fundación privada Fedesarrollo, la Universidad de los Andes, la Asociación Bancaria y el Banco de la República [...] La idea de una mayor apertura externa ya había sido aceptada por la mayoría de los sectores dominantes del país [...] pues la política de promoción de exportaciones había sido juzgada por todos como beneficiosa. Lo que aún muchos no aceptaban era el desarrollo de un nuevo sistema crediticio, fundado más en el mercado de dinero y en la intermediación privada que en la emisión, para financiar el crédito público y privado”. Economía y nación, op. cit., p. 464.

76 De acuerdo con Kalmanovitz: “El gran cambio ocasionado durante este momento, es el de la liberación del comercio de las importaciones, el cual, a pesar de la política de promoción de exportaciones de finales de los sesenta, seguía siendo restringido. A partir de 1976 éste se abre, aunque no tan drásticamente como en la década de los noventa”. Economía y nación, op. cit., p. 467. Por otra parte, Thoumi y Arrieta, entre muchos otros, en sus análisis sobre el narcotráfico, muestran la coincidencia entre la apertura económica y el incremento del comercio del narcotráfico en Colombia y en el mundo. Cf. F. Thoumi, Economía política y narcotráfico, Bogotá, Tercer Mundo Editores, 1994, pp. 3-58 y C. Arrieta y otros, Narcotráfico en Colombia: dimensiones políticas, económicas, jurídicas e internacionales, Bogotá, Ediciones Uniandes y Tercer Mundo Editores, 1990, pp. 17-21.

77 En palabras de Ahumada: “la tendencia a liberalizar el comercio y a colmar de privilegios a los dueños de las finanzas llegó a su punto máximo durante el gobierno de Turbay Ayala (1978-1982) [...] Algunas de sus principales políticas en materia comercial fueron la ampliación de los permisos de importación de bienes, el descenso de los aranceles y la autorización para una revaluación monetaria”. El modelo neoliberal, op. cit., p. 99.

78 Mientras en 1973 el porcentaje de la población colombiana con educación superior completa era del 0.9%, en 1978 alcanza el 1.4% y en 1985 el 2.6%. Departamento de Planeación Nacional, “Educación”, en Sistema de indicadores sociodemográficos para Colombia, Bogotá, D.C. 1995.

79 Los análisis acerca de la política de internacionalización de la economía, en tanto proceso occidental, van un poco más allá de los análisis puntuales de los economistas colombianos de la época. De hecho, aunque Ocampo y Kalmanovitz, por ejemplo, identifican este momento del cambio, lo atribuyen a causas locales, comandadas por direcciones de gobernantes específicos. Por su parte, pensadores como Negri y Guattari, por un lado y Amin, por otro, dan cuenta de la dimensión del fenómeno como cambio de dirección del capitalismo, inserto dentro de una fase de contracción-expansión. Cf. Las verdades nómadas..., op. cit., pp. 81-98; Los fantasmas del capitalismo, op. cit. pp. 15-32.

80 Las tesis de Negri y Guattari señalan que el CMI además de propender por la separación definitiva entre la economía y lo política, lo que pone a los Estados-nación al servicio de tal economía con independencia de sus formas de gobierno, desarrollan una estrategia, para bien y para mal, de transversalización donde la pertenencia se modifica por completo, instituyendo una división distinta en el mundo, ya no regida por la dicotomía Este-Oeste, sino Norte-Sur. Ello provoca un nuevo tipo de alianzas entre el sector obrero y la burguesía tendientes a la erradicación de la clase obrera. Cf. Las verdades nómadas..., op. cit., pp. 81-87.

81 Movimientos estudiantiles como el de Mayo del 68 se caracterizaron por su espontaneidad y, al tiempo, por su potencia de aglomeración con independencia de pertenencias políticas y sociales específicas. Movimientos que expresaban una resistencia frente a la dirección global de lo social, sin requerir, por ello, de organizaciones precedentes o de planificaciones conducentes a la búsqueda de soluciones especificas de problemáticas particulares. Más que todo son generativos en lo que pueden propiciar, y arman otros campos sociales de manifestación de lo subversivo. Similares características tuvieron los movimientos en contra de la guerra del Vietnam en EE.UU. y muchos otros en América Latina y en Oriente. Cf. J. P. Sartre, Alrededor del 68, Buenos Aires, Editorial Losada, 1973.

82 “El esclavo liberto es el que ya no tiene sitio. El que lanza sus lamentos en todo el imperio chino: la queja (elegía) siempre ha sido un factor político”. Mil mesetas, op. cit., p. 455.

83 La transversalidad manifestada, por ejemplo, en los movimientos juveniles, forma parte de una disposición capitalista donde se propicia otro estilo de producción que pone en órbita a la fábrica, al trasladarla a cualquier lugar donde le sea posible la obtención de mayor plusvalía y mayor financiación del capital, es decir expande y homogeneiza los términos de las transacciones monetarias. Cf. Las verdades nómadas..., op. cit., pp. 99-109.

84 Kalmanovitz estudia algunos de los efectos que tuvo el cambio de dirección en la economía, al variar de la promoción de la industrialización a la promoción de la monetarización. Según su análisis, ello creó una concentración de capital que pasó a las manos de los financistas y banqueros junto con el acrecentamiento del endeudamiento externo privado y público. Por ejemplo, a finales de 1978, la deuda externa pública fue de 2.800 millones de dólares y alcanzó en el año 1982 la suma de 6.000 millones, creciendo el 110% en cuatro años. Cf. Economía y nación..., op. cit., pp. 515-539.

85 Durante la década del setenta hubo una disminución de los salarios reales de los trabajadores del 10%, siendo los más afectados los obreros capacitados (caída del 6%) y los empleados (caída del 14.9%). Kalmanovitz propone la hipótesis de una tendencia hacia la homogeneización salarial, basada en un alza del salario mínimo por encima de la inflación, mientras se daba un descenso del salario de los estratos medios, imponiéndose una política “que abarató los costos laborales de las grandes empresas y elevó los de las pequeñas”. Cf. Ibíd., pp. 496-497.

86 Amin señala las disimilitudes entre lo que él denomina fase capitalista de la social democracia y las fases de crisis. En la primera, la relación entre centros y periferias propiciaba la subvención de estas últimas por parte de los primeros para encauzarlas hacia el aumento de la producción y, en consecuencia, a la ampliación del Estado. La siguiente fase, iniciada a finales de los setenta, se acompaña por una recesión que restringe las subvenciones dejando a cada nación a su propia suerte y, al tiempo, forzando al conjunto de las naciones a participar en el CMI. Cf. Los fantasmas del capitalismo..., op. cit., pp. 15-32.

87 El cambio al monetarismo trajo sobre todo una inversión de la política de subvención. De tal suerte, mientras en los años anteriores, ésta se impulsaba por mediación del salario del obrero, junto con los programas de ayuda externa, ahora ésta pasa a ser movilizada por el consumo, por medio del impuesto a las ventas o por el cobro directo a los usuarios del costo de la expansión de la operación de los servicios públicos. Así, por ejemplo, en 1979 el recaudo tributario aumentó con base en el impuesto a las ventas en un 46%, año en que también disminuyeron drásticamente los subsidios para los usuarios de los servicios. Cf. Economía y nación..., op. cit., p. 490.

88 El artículo 180 del Código Civil, Incapacidad de la mujer, fue reformado por el Decreto 2820 de 1974, otorgándole a los miembros de la pareja iguales derechos y obligaciones civiles “excluyendo a la mujer casada de la lista de los incapaces”. Asimismo la Ley 1 de 1976 establece el divorcio en el matrimonio civil y regula las separaciones de cuerpos y de bienes, entre otros. Cf. Derecho de familia, Τ. I, op. cit., pp. 256, 300-322.

89 El tiempo del ocio se refiere principalmente a las mujeres pertenecientes a los estratos medios para quienes estas décadas traen consigo una mayor vinculación a la fuerza laboral, atribuida, en parte, al incremento en su nivel de educación (por ejemplo, en 1979 del 100% de los matriculados en la educación superior, el 58% son hombres y el 42% mujeres, mientras que en 1966, el 75% eran hombres y el 25% mujeres) y al descenso de la fecundidad. Asimismo, los estratos más pobres también son afectados, en cuanto reducen su tasa de natalidad y aumentan su escolaridad (los niveles de analfabetismo se reducen del 23.3% en 1964 al 13.8% en 1981 en el sector urbano). Colombia estadística 1986, op. cit., pp. 224,257 y 241. No obstante, el ingreso masivo de lo femenino a la fuerza de trabajo (42% en 1980), también obedece a una drástica disminución general del salario, lo que da preferencia a la contratación de la mujer y a la necesidad individual de incrementar el consumo. Cf. N. Rey, “La unidad reproducción-producción en las mujeres del sector urbano en Colombia”, en M. León (ed), La realidad colombiana, Bogotá, ACEP, 1982, pp. 55-70.

90 Foucault establece una diferencia entre la ley, cuya característica se sustenta en la prohibición de la que emana la negatividad y la norma, cuya característica está dada por la regulación, de la que emana la positividad. Refiriéndose a la norma, afirma: “Ahora bien, el estudio de esta microfisica supone que el poder que en ella se ejerce no se conciba como una propiedad, sino como una estrategia, que sus efectos de dominación no sean atribuidos a una ‘apropiación’, sino a unas disposiciones, a unas maniobras, a unas tácticas, a unas técnicas, a unos funcionamientos; que se descifre de él una red de relaciones siempre tensas, siempre en actividad más que un privilegio que se podría detentar, que se le dé como modelo la batalla perpetua más que el contrato que opera una cesión o la conquista que se apodera de un territorio”. Vigilar y castigar, op. cit., p. 33.

91 Las disposiciones legales contempladas en el Decreto 2820 de 1974, le otorgan a la esposa el estatuto de sujeto civil de pleno derecho. Sin embargo, es sólo hasta 1980, con el Decreto 100, que el código penal tipifica los delitos contra la familia, la libertad individual, la libertad sexual, la vida y la integridad personal, ampliando la protección a la mujer, independientemente de su condición de cónyuge”. Mujer, sexualidad y ley, op. cit., p. 248.

92 El Decreto 2820 de 1974 concedió el ejercicio de potestad parental, antes prerrogativa del padre, conjuntamente a éste y a la madre. Con ello, no sólo otorgó a la madre la responsabilidad civil frente a sus hijos, sino también la responsabilidad económica. Señala Arias: “la importancia de la mujer como sujeto económico es aún mayor cuando se considera que de un 40% a un 50% de los hogares están encabezados permanentemente por madres, donde es jefa única por abandono del cónyuge, separación, irresponsabilidad masculina, de asumir la provisión o por madresolterismo [...]”. Mujer, sexualidad y ley, op. cit., pp. 430-431.

93 Rey hace el análisis de la distribución del empleo femenino urbano (42%) en los años ochenta: 53% pertenece al estrato bajo, 25% al estrato medio y el 22% al alto. La mayor cantidad de la mano de obra femenina en la industria está distribuida en la pequeña y mediana industria y sólo el 8% en la gran industria. En lo que respecta al comercio, el 40% de las mujeres son asalariadas y el 34% son independientes. El 41% trabaja en su casa y el 60% en establecimientos que emplean menos de cinco personas. Finalmente en el subsector de la administración pública, financiera, servicios comunales y sociales, el 91% de ellas son asalariadas y sólo el 11% trabaja en empresas con menos de cinco trabajadores. En el subsector de servicios, doméstico, hoteles y restaurantes, el 30% de las trabajadoras es independiente, el 55% son amas de casa y el 56% trabaja en una casa de familia. Cf. “La unidad reproducción-producción en las mujeres del...,” op. cit., pp. 55-70.

94 Si bien los análisis sobre la expansión considerable del empleo femenino señalan que su incremento obedece principalmente a factores de índole regresiva, de todas maneras la ampliación de la urbanización provoca nuevas formas del empleo femenino, específicamente en el subsector servicios concernientes a administración, financiero y servicios comunales y sociales donde laboran mujeres de todos los estratos, causando variaciones en los modos del trabajo. Cf. M. Schmink, “La mujer en la economía urbana en América Latina”, en Sociedad, subordinación..., op. cit., pp. 121-140.

95 “Para 1975, el 99.6% de todas las mujeres (las actualmente unidas, las que no están en unión pero son sexualmente activas y las que no tienen experiencia sexual) conocen por lo menos un método anticonceptivo especifico. El uso de métodos anticonceptivos es de 38.8% entre 20 y 24 años, del 57% para el rango 25-29 años, del 64.7% para el rango 30-34, del 68.5% para el rango 35-39 y del 66.2 para el de 40-44”. “Prevalencia y fecundidad”, en Sistemas de indicadores sociodemográficos..., op. cit., p. 9.

96 Informantes mujeres, primera generación, estratos b y c.

97 Informantes mujeres, primera generación, estratos d y b; informante hombre, primera generación, estrato c.

98 Informantes mujeres, primera generación, estratos c y b.

99 Informante mujer, primera generación, estrato c.

100 Maullin, citado por Gilhodes, señala: “inicialmente, a raíz de la subida al poder de Rojas, el ejército tendía a ver en las guerrillas participantes de una lucha partidaria violenta en la cual las Fuerzas Armadas no eran ni antagonistas ni protagonistas, sino uno de los principales árbitros. Más tarde, después de la caída de Rojas en 1957, las Fuerzas Armadas, de árbitros, pasaron a ser el sostén y el aguijón de la coalición del Frente Nacional”. P. Gilhodes, “El Ejército colombiano analiza la violencia”, en G. Sánchez y R. Peñaranda (comp.), Pasado y presente de la violencia en Colombia, Bogotá CEREC, 1995, p. 351. En esta misma línea están las investigaciones de Blair quien apunta: “el gobierno que va a iniciarse después del pacto del Frente Nacional, a partir de agosto de 1958, en cabeza de Alberto Lleras Camargo, va a delimitar el escenario donde se va a desarrollar la política colombiana hasta la década de los ochenta: los partidos políticos tradicionales al mando, los demás sectores políticos excluidos, y los militares “reprimiendo” toda manifestación que intente romper los canales bipartidistas”. E. Blair. Las Fuerzas Armadas, Bogotá, CINEP, 1993, p. 83.

101 Según Pizarra, al iniciarse el periodo del Frente Nacional, el partido comunista se doblegó a la alianza conservadora-liberal, al primar sobre su acción el supuesto bajo el cual se hacia imprescindible mantener la unidad nacional para “salvar a la patria”. Dicha “salvación” obligaba a una coalición de los partidos tradicionales, incluyendo al comunista. Gilberto Vieira, citado por Pizarra, en el informe del VIII Congreso del Partido Comunista, proclama “al respaldar la candidatura de Lleras Camargo, en las circunstancias precisas de aquellos días, nuestro partido dio su voto por la restauración de la legalidad republicana y el funcionamiento normal de las instituciones democrático-burguesas ”. Asimismo en palabras de Gilhodes y citado por Pizarra: “No es exagerado concluir que en Colombia, desde el punto de vista estrictamente militar, se inventó el enemigo en nombre de una respuesta continental [...] La inspiración vino del exterior en esta ofensiva ideológica-militar de comienzos de los sesenta. Se presionó a un presidente débil para tener en la cúspide militar a un oficial de nuevo corte, apto para aplicar una teoría gemela y complemento de la Alianza para el Progreso”. E. Pizarra, “Los orígenes del movimiento armado comunista en Colombia”, en Análisis Político, No. 7, Bogotá, IEPRI, 1989, pp. 22 y 25. De igual manera, el General Pinzón, citado por Gilhodes, escribe en el año 1967: “Esa guerra demanda pues la cooperación de militares y civiles para ayudar al gobierno a encontrar solución a las necesidades vitales mínimas en ciertas áreas del territorio nacional en donde el hambre, la falta de salubridad, trabajo, vivienda y educación constituyen un indescriptible y gratuito aliado potencial de la subversión foránea”. “El Ejército colombiano analiza la violencia”, op. cit., p. 360. De esta forma, la política anticomunista internacional, congruente con la colombiana, se enmarca dentro de una concepción nacionalista que, en nuestro país, recae sobre el bipartidismo, emblema de la unidad nacional.

102 Escribe el coronel Jiménez, citado por Gilhodes, en la Revista del Ejército No. 71 del año 1973, refiriéndose a la “disuasión popular”, lo siguiente: “Se trata de la expresión de la voluntad de defensa de una nación a través de una serie de hechos y realizaciones de carácter civil y militar, que producen en el enemigo potencial la certeza de que cualquier agresión, del tipo que ella sea, cualquier invasión limitada o total, será rechazada, que el país se empleará a fondo”. “El Ejército colombiano analiza la violencia...”, op. cit., p. 363. A este respecto aduce Blair: “pese a la coincidencia conceptual y a sus esquemas y flujogramas similares con la Doctrina de Seguridad Nacional, difundida por la Junta Interamericana de Defensa, la situación en Colombia fue distinta, no sólo porque no llegó a producirse un golpe de Estado que permitiera el acceso de los militares al poder y con él la aplicación institucional de la doctrina, sino también porque ella nunca alcanzó los niveles de desarrollo que en otros países.” Igualmente, criticando los estudios que tienden a sustentar que nuestro Estado se organiza en tomo a dicha doctrina, añade lo siguiente: “análisis de este tipo dejan de lado aspectos nacionales que tienen un peso determinante en la acción militar, tales como la omnipresencia de los partidos políticos, que han mantenido un sistema político excluyente que sólo pueden defender con la fuerza ante la falta de legitimidad y de consenso, o la existencia de un movimiento guerrillero que los ha enfrentado durante décadas y que si bien ha llevado a los militares a ampliar la confrontación hacia todo movimiento social persiguiendo el fantasma del comunismo, no hace menos real su presencia como cuerpo armado que cuestiona el poder del Estado”. Las Fuerzas Armadas, op. cit., pp. 110-118.

103 De acuerdo con P. Virilio, la política de la disuasión societal hace referencia a la manera de expresión de la guerra una vez terminado el período de la guerra fría, a finales de la década de los años setenta. En palabras de Virilio: “Hoy la disuasión por la bomba atómica es tomada a contrapelo por el final de la política de los bloques. Por el contrario, la bomba informática y la potencia de la información toman proporciones considerables. El problema se plantea entonces de una disuasión por la informática, el saber y el conocimiento [...] el poder de la información puede convertirse en un poder total. Habría, gracias a la informática, que construir un poder lo suficientemente potente capaz de disuadir a aquellos que quieren provocar desastres en esta ciudad-mundo y que pretenden cuestionar la paz social. Después de la disuasión nuclear, se necesitará inventar una disuasión societal por la información. Si la informática puede saberlo todo gracias a sus drones, sus satélites, representará un tal poder de disuasión que impedirá el movimiento de los pueblos”. Cybermonde lapolitique..., op. cit., pp. 99-100.

104 El origen de las FARC se remonta al año 1966, tal cual está fechado por la Segunda Conferencia Guerrillera, sin que sea el origen de los movimientos guerrilleros, los cuales se entretejen entre las autodefensas y las guerrillas. En palabras de Pizarro “a partir de la agresión a Marquetalia, la autodefensa se transformó en movimiento guerrillero”. “Los orígenes del movimiento armado comunista en Colombia...”, op. cit., p. 28. Sin embargo, una de las hipótesis de este texto descansa en la diferenciación entre autodefensas y guerrillas. Medina, por ejemplo, analiza: “El destacamento más importante de los grupos que se conformaron entre 1949 y 1950 fue el grupo de Chicalá integrado por diecisiete jóvenes en su mayoría menores de veinte años, hijos de colonos, jornaleros algunos de ellos. Este grupo tenía más características de formación guerrillera que de grupo de autodefensa. Sus integrantes presentaban ciertas características de desarraigo que debilitaban los rasgos campesinos de la agrupación... valdría la pena tantear un análisis comparativo entre dos casos de movimiento armado campesino, en Sumapaz donde la autodefensa fue la política que se mantuvo y, en Chaparral, donde los rasgos guerrilleros de la acción campesina se hicieron notorios desde el comienzo mismo [...] En Sumapaz la propiedad de la parcela de los antiguos colonos no estaba en cuestión, en Chaparral los terratenientes, aún en oposición al gobierno central, no habían aceptado la situación creada por las colonizaciones en materia de tenencia de la tierra. El hecho de que continuara la lucha por la consolidación jurídica de la propiedad de los colonos, le confirió a la resistencia campesina una radicalización mayor y, a su vez, una cierta propensión al desarraigo o hacia una relativa autonomía operativa y social de los grupos armados con el conjunto de la población”. M. Medina. “La resistencia campesina en el sur del Tolima ”, en Pasado y presente de la violencia en Colombia..., op. cit., pp. 330, 331 y 332.

105 Thoumi analiza las reformas tributarias de los años 1974-1975: “Diseñadas para aumentar la carga tributaria sobre la renta, para eliminar muchos resquicios y para hacer más progresista, el sistema tributario [...], incluyendo una renta presuntiva mínima del 8% del valor del patrimonio declarado, con el objeto de minimizar la subdeclaración de ingresos, particularmente entre los terratenientes[...]”. Economía política y narcotráfico, op. cit., p. 31. Kalmanovitz agrega: “las cifras de 1981 delatan la tolerancia oficial para que las capas dominantes evadieran todos los impuestos a la renta que desearan [...] Según las Cuentas Nacionales del Banco de la República, los impuestos directos desembolsados por las sociedades de capital pasaron del 3.1% del PIB en 1970 al 1.9% del PIB en 1979”. Economía y nación, op. cit., p. 488.

106 Pécaut alude: “El Procurador General puede declarar el 19 de marzo de 1975 que la corrupción administrativa está generalizada sin que nadie se sorprenda’. Ninguna administración está al abrigo del escándalo. Ni la Contraloría: el contralor saliente es acusado en octubre de 1975 de desviación de fondos y el Procurador dirá en 1978 que 2.000 empleados han sido destituidos por indelicadezas. Tampoco la policía.... Ni el ejército... Ni los ministros... La inmoralidad se manifiesta en las costumbres políticas. Los auxilios distribuidos a las comunidades locales se pierden con frecuencia en los laberintos de las clientelas [...] La familia presidencial es objeto de estos rumores y en 1977 no puede descartarse una crisis seria del régimen”. Crónica de dos décadas de política colombiana..., op. cit., pp. 293-295.

107 Dice Kalmanovitz refiriéndose al año 1977: “La sobreabundancia del dólar negro impidió ajustar la devaluación con la inflación interna, al tiempo que ésta se disparaba por el superávit de divisas. En tales circunstancias se fueron soltando las amarras de la férrea disciplina proteccionista aprendida en los años sesenta y se impuso en su lugar la nueva filosofía del consumo de lujo importado, la economía ilegal, la vista gorda, la corrupción, la búsqueda de eficiencia por medio de la competencia externa [...]”. Economía y nación, op. cit., p. 459.

108 Señala Pécaut: “Romper el frente unido sindical establecido en 1977 y que ha mostrado su peligrosa fuerza cuando la huelga general, es una tarea cuyo carácter prioritario fue anunciado por el mismo Julio César Turbay en su discurso de posesión; al sugerir que las ‘centrales democráticas’ deben recuperar su pasado dinamismo, el Presidente muestra su intención de romper el Consejo Nacional Sindical. Lo confirma poco después invitando únicamente a la UTC y a la CTC a participar en el Consejo Nacional de Salarios [...] Aceptando asistir, sin la CSTC ni la CGT, las dos centrales tradicionales se prestan a la maniobra presidencial”. Crónica de dos décadas de política colombiana..., op. cit., p. 319.

109 La política represiva que tiene un auge inusitado durante el gobierno 1974-1978, en cuanto el Presidente que se posesiona tiene como bandera lo que denomina “cerrar la brecha entre las dos Colombias”, es del todo ejemplarizada durante el gobierno subsecuente a través de una política denominada “El estatuto de seguridad”. En efecto, el 6 de septiembre de 1978 se promulga por decreto este estatuto, cuyas disposiciones resume Pécaut asi: “1. Aumento de las penas previstas para los delitos de secuestro, extorsión, incendio voluntario, ataque armado [...] 2. Extensión imprecisa de la noción de subversión que permite castigar con un año de prisión a los que distribuyan propaganda subversiva, exhiban en lugares públicos textos o dibujos ultrajantes o subversivos o que inciten a los ciudadanos a la revuelta o a desobedecer a las autoridades. 3. Atribución a las autoridades subalternas, militares, policiales o civiles, de la capacidad de fijar sin apelación las penas relativas a esta segunda categoría [...]”. Ibíd., pp. 320-322.

110 Aunque podría señalarse que el Estatuto de Seguridad obedece directamente a la Doctrina de la Seguridad Nacional, como lo hacen varios autores, se resalta la tesis de Blair cuando alude, refiriéndose a los discursos militares de la época, lo siguiente: “Es un hecho que este respeto a las normas constitucionales, expresado también en su discurso, diferencia a los militares colombianos de sus congéneres del Cono Sur, pese a la similitud de algunos conceptos y a los flujogramas de los manuales”. Las Fuerzas Armadas, op. cit., p. 114.

111 Según Blair: “estando de acuerdo en la enorme diversidad de funciones del ejército, a diferencia de otros autores, no vemos en ella una ‘manifiesta voluntad de poder’, ni una injerencia buscada en esferas que no son de su competencia. Por el contrario, creemos que es una respuesta institucional frente a la gran debilidad del Estado para asumir las funciones que le corresponden [...] Además pensamos que este fenómeno afectó al cuerpo militar: su profesionalización se quiebra cuando están en contacto con demasiadas esferas [...]”. Ibid., p. 117.

112 Aunque en el país hay una desviación con respecto a la Doctrina de la Seguridad Nacional, no la hay con respecto a la Doctrina de la Disuasión Societal, la cual ingresa del modo como se instituyó en los países desarrollados y se instaura en Colombia a la manera del Estado Suicida del que habla Virilio. Ello, por un lado, auspicia la perpetuación de los grupos revolucionarios que tienden poco a poco a su desintegración, o también a su consolidación pero en cuanto grandes enemigos de lo civil y, por otro, auspicia todas las formas defensivas en lo civil. Cf. P. Virilio, L’insécurité du territoire, París, Editions Galilée, 1993. Tal exclusión se erige en modo de vida; por ello guerrilleros como Jacobo Arenas, hablan “desde las montañas de Colombia”, lugar que habitan desde 1949. J. Arenas, Cese al fuego, Bogotá, La Oveja Negra, 1985, p. 12.

113 El caso del Magdalena Medio analizado por Rementería permite mostrar esta tesis. En sus palabras: “El carácter eminentemente político y su bajo nivel de localización en las contradicciones socioeconómicas regionales se hace manifiesto en la negativa del ELN a repartir tierras entre los campesinos, argumentando que eso sería resuelto una vez se tomara el poder. Aquí el ELN no entendió la consigna movilizadora de los campesinos ‘La tierra para el que la trabaja’ de Lenin; pensaron, seguramente, de acuerdo a la ortodoxia, que ya en el poder la tierra debería ser ‘socializada’, es decir, estatizada [...] En estas condiciones aparece en la región el IV frente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) [...] es una guerrilla que en lo subjetivo responde a los intereses campesinos en el conflicto de éstos con los terratenientes y que además está dirigida y conformada por campesinos, campesinos sin tierras, asalariados agrícolas, desocupados que aspiran a la tierra, o simplemente por la población marginal de la región, que toma esa actividad como una manera de sobrevivir [...] en tanto que las FARC representan los intereses del movimiento campesino y reciben su respaldo de masas, su acción militar guerrillera toma la iniciativa táctica y logra la máxima movilidad operativa”. I. Rementería, “Hipótesis sobre la violencia reciente en el Magdalena Medio”, en Pasado y presente..., op. cit., p. 418.

114 Informante hombre, primera generación, estrato c; informante mujer, primera generación, estrato b.

115 Vargas, refiriéndose a la crisis del ELN, dice: “Asociada al abuso del poder, la toma de decisiones centralizada y personalizada, y al caudillismo, no solamente exclusivos del comportamiento de Fabio Vásquez Castaño, sino algo que se reproducía en todas las estructuras de mando de dicha organización. Esta estructura de toma de decisiones había sido la causante de múltiples situaciones en las cuales las diferencias políticas internas se solucionaron por la vía de los fusilamientos y que dentro de un proceso acumulativo produjeron la crisis de mediados de los setenta en la cual el ELN estuvo virtualmente cercano a la autodestrucción”. A. Vargas, “Una mirada analítica sobre el ELN”, en Controversia, No. 173, Bogotá, CINEP, diciembre de 1998, p. 107.

116 Informante hombre, primera generación, estrato c.

117 Es pertinente diferenciar aquí la moral anarquista propia del movimiento político, por ejemplo el español, de la praxis anarquista y espontánea a la que obedecen estos jóvenes. Si bien responden a una organización con finalidades especificas, para muchos de ellos es su propia práctica la que los conmina a la acción, con independencia de cualquier reflexión acerca de la misma. Refiriéndose a lo anterior, Álvarez señala: “Si bien aparentemente el conjunto de la ‘moral anarquista’ aunque confuso, puede considerarse unitario, hoy podemos distinguir con claridad dos corrientes: la solidaria y puritana —de clara inspiración cristiana— y la que, a partir de los presupuestos individualistas del anarquismo, y concretamente del nietzscheísmo, intenta fundamentar una ética nueva y autónoma sobre la idea del placer”. J. Alvarez, La ideología política del anarquismo español, Madrid, Siglo XXI Editores, 1976, p. 124. A pesar de la similitud con la segunda corriente, de todas maneras tal movimiento no busca una legitimidad intelectual, ni moral especifica distinta de la pura acción.

118 Refiriéndose a la “crisis” de las FARC en los setenta, afirma Arenas: “Cuando realizamos la Segunda Conferencia todavía no teníamos idea clara de lo que es propiamente un Frente de guerrillas, [...] conforme a un plan salimos a operar en diversas áreas y por destacamentos, uno al mando de Trujillo, otro de Lozada, otro de López, otro de Díaz, otro de ‘Cartagena’ y otro de Marulanda y Arenas [...] De camino, el Segundo al mando de las FARC [...] convocó a todos los destacamentos con excepción de los de Lozada y Marulanda y se concentró en el Quindío no se sabe por qué ni para qué. Pronto la fuerza concentrada fue detectada por el Ejército [...] y como no había plan militar para una fuerza concentrada sino planes para operar como destacamentos [...] nuestra fuerza se replegó desorganizadamente y cada comandante salió con sus hombres en busca de protección de masas [...] Perdimos muchos hombres y el 70% de las armas. Se recuerda que hasta la Quinta Conferencia pudo decir Manuel Marulanda: ‘por fin nos hemos repuesto del mal que casi nos liquida’”. Cese al fuego..., op. cit., pp. 89-90.

119 Informante mujer, primera generación, estrato c.

120 Un ejemplo de combinaciones de ambos procesos es el caso del ELN. Uno de sus dirigentes, citado por Vargas, dice: “Esta dirección nacional se plantea preparar las condiciones para la realización de una reunión de carácter nacional, para elegir democráticamente una dirección colectiva [...] Empezamos a adoptar un plan de trabajo, buscamos que esa dirección tuviera un desenvolvimiento más colectivo y que funcionara en el campo”. Vargas agrega: “así el ELN estableció una estructura organizativa [...] que comprende el Congreso Nacional como la máxima instancia de toma de decisiones estratégicas y el Comando Central, como el órgano de dirección de mayor nivel, acompañado en estas tareas por una Dirección Nacional. Dentro de una estructura interna altamente federalizada, poliárquica y regionalizada, en la medida en que el poder real reside en los distintos frentes”. “Una mirada analítica...”, op. cit., p. 108.

121 Arenas, refiriéndose al cambio de dirección de las FARC en la Quinta Conferencia, dice: “Había condiciones nuevas y gracias a la experiencia acumulada, nuevas concepciones sobre el modo de operar; una nueva concepción relacionada con la necesidad de contribuir politicamente para que el movimiento de masas de apoyo a la guerrilla se elevara políticamente, esto es, que allí también se produjera un salto de calidad. Brotaron en esta conferencia nuevas concepciones de orden financiero, y seguramente lo más importante, ya un criterio sobre la organización de frentes guerrilleros en diversas áreas del país aunque todavía no existía en nuestra mente la idea clara de una estructura de mandos de frentes ni de una estructura de mando nacional”. Cese al fuego..., op. cit., p. 93.

122 Informante hombre, primera generación, estrato b.

123 Según afirmaciones de Krauthausen y Sarmiento “en cuanto al capital depositado en el extranjero —de la empresa de Rodríguez Gacha—, un informe confidencial de un organismo de seguridad habla de cuentas bancarias en Londres por encima de los 500 millones de dólares, monto que representa casi la mitad de las ventas netas de ECOPETROL [...] Con razón un investigador del IEPRI señaló [...] que los empresarios narcotraficantes habían accedido a una dimensión de la economía mundial a la cual la tradicional clase empresarial colombiana nunca había tenido acceso”. C. Krauthausen y L. F. Sarmiento, Cocaína & Co., Bogotá, Tercer Mundo Editores, U.N., IEPRI, 1991, p. 81.

124 “Una primera manera de acceder a niveles importantes de capital puede ser a través de varias pequeñas operaciones de exportación de cocaína. Si el transporte es asumido por cuenta propia, la compra de tan sólo un kilo de cocaína en Colombia y su venta al por mayor en los Estados Unidos puede ofrecer una ganancia de los 10.000 dólares. Es factible pensar que la realización sucesiva de varias operaciones de este tipo puede llevar a una acumulación suficiente para aumentar el volumen de la cocaína exportada e intentar una expansión vertical de la cadena de intermediarios; es decir, lograr el ingreso al sector oligopólico. De hecho, muchos de los conocidos empresarios narcotraficantes de los años ochenta quienes, antes de su ingreso al mercado de la cocaína, contaban con poco o ningún capital, recorrieron este camino de la lenta acumulación en los años setenta”. Ibíd., pp. 71-72.

125 En palabras de Molano, “La bonanza de la coca también trajo en sus redes un nuevo tipo de colono, regularmente de origen o con una gran experiencia urbana y, por lo tanto, de alguna manera desempleado o afín. A su lado llegaron, asimismo, campesinos acosados por el minifundio y campesinos derrotados. Se trataba de una corriente migratoria espontánea e individual en busca de fortuna”. A. Molano, Selva adentro. Una historia oral de la colonización del Guaviare, Bogotá, El Ancora Editores, 1996, p. 66. Thoumi, por su parte, diferencia esta ola migratoria de la de los colonos: “Los nuevos inmigrantes no estaban buscando tierra para colonizar, sino ganancias rápidas. Su origen era más urbano, algunos tenían antecedentes de criminalidad común, diferentes de las actividades guerrilleras y algunos tenían educación avanzada. Algunos inmigrantes eran químicos que venían a trabajar en los laboratorios y otros eran jóvenes urbanos educados y desempleados que venían a buscar fortuna”. Economía, política y narcotráfico, op. cit., p. 142.

126 Según Molano: “Los campesinos colonos se habían organizado en juntas de acción comunal, en sindicatos de pequeños agricultores, en sindicatos de pequeños comerciantes, en cooperativas. Los traficantes y los grandes cultivadores habían perdido no sólo el control sobre la producción sino sobre los productores [...] Ahora las condiciones del negocio las imponían los colonos”. Selva adentro..., op. cit., p. 73. En lo referente al Caguán, Jaramillo, Moray Cubides afirman: “De 1972 datan las primeras (juntas) y ya hacia 1975 hay dos con personería jurídica y funcionamiento regular. La penetración y asentamiento relativo a la guerrilla no logra desvirtuarlas como formas legales de organización, así su contacto con las dependencias gubernamentales respectivas se haya interrumpido por razones obvias. [...] Las Juntas de Acción Comunal, creadas antes de la llegada de la guerrilla, coexisten con su presencia e incluso se crean otras nuevas. Durante todo este tiempo y sin ningún tipo de auxilio o aporte central, van creando además un equipamiento social mínimo: construcción de escuelas, de pequeños puertos sobre el río en los sitios de confluencia y participan en la fundación de nuevos poblados”. J. Jaramillo, L. Mora y F. Cubides, Colonización, coca y guerrilla, Bogotá, Alianza Editorial Colombiana, 1989, p. 257.

127 Informantes hombres, primera generación, estratos b y d.

128 De acuerdo con Amin y Herrera: “El mercado, por su naturaleza, se refiere a la competencia, mientras que el capitalismo se define por el límite que impone a la competencia el monopolio de la propiedad privada [...] La liberalización es un término engañoso porque todos los mercados están regulados y sólo funcionan bajo esta condición, así que el término encierra algo ‘inconfesable’, a saber, la regulación unilateral de los mercados por el capital mundialmente dominante”. S. Amin y R. Herrera, “El Sur en el sistema mundial en transformación”, en Nómadas, No. 12, Bogotá, Universidad Central-DIUC, abril de 2000, pp. 11 y 12.

129 Al principio del proceso del narcotráfico, la parte de la tecnología era secreta, impidiendo con ello que el campesino accediera a las tres fases de transformación de la coca (pasta, base y cristal), poco a poco éste fue accediendo a la tecnología produciendo la base de la coca (fases 1 y 2) y dejando la tercera fase y la comercialización del producto en manos del empresario. Cf. D. Betancourt y M. García, Contrabandistas, marimberos y mafiosos, Bogotá, Tercer Mundo Editores, 1994, pp. 80-101.

130 Señala Molano: “En la medida en que el cultivo se iba generalizando, aparecieron químicos particulares que pretendieron trabajar con base en secreto. Ellos cobraban al cultivador por el ‘salto’, es decir, por la transformación de la hoja en ‘mercancía’. Sin embargo, el fundamento del secreto era endeble. Primero porque la popularización del cultivo entró en contradicción con el control de una operación tan elemental y, segundo, porque en el mundo del tráfico ilegal todo tiene un precio y al final los químicos cedieron y vendieron el secreto, que en manos del campesino dejó de serlo [...] el cultivador más temprano que tarde se convirtió en químico y pudo procesar la hoja en su propia chagra al lado de su mujer y sus hijos”. Selva adentro..., op. cit., p. 68.

131 “Perdidos estos dos puntos del control estratégico de la producción —el suministro de semillas y el proceso químico—, los capos se atrincheraron en dos barricadas, más difíciles de romper: por una parte, el control de las materias primas para el procesamiento, lo que implicaba una base de capital muy amplia [...]; por otra parte, el control de la red de comercialización de la merca, bien para venderla como base o para obtener el cristal de cocaína, lo que también implicaba un gran capital y asimismo la manipulación del soborno”. Ibíd., p. 68.

132 En relación a los estilos de administración de los empresarios del narcotráfico, por ejemplo, Betancourt y García diferencian tres, según ellos, resultado de la combinación de factores ancestrales con elementos modernos. En primer lugar, la organización paramilitar de Rodríguez Gacha, más despótica y feudal. La moderna de sicarios de Pablo Escobar y la valluna inserta dentro de la organización política municipal. Cada una con distintos grados de eficacia y con sus propias técnicas de gobernabilidad. Cf. Contrabandistas, marimberos y mafiosos, op. cit., pp. 134-202.

133 “En este aspecto han existido dos etapas claramente diferenciadas en términos cualitativos y cuantitativos: la etapa en que los capos iniciaron el negocio controlando la producción y la comercialización, y la etapa en que, habiendo perdido el manejo de la primera, aunque sin renunciar a su participación, se concentran en la segunda. Dicho cambio significó no sólo la pérdida del control sobre la producción sino, lo que es más grave, la pérdida del control sobre los productores”. Selva adentro..., op. cit., p. 69.

134 “Las actividades comerciales y de servicios registraron una expansión espectacular durante el periodo de bonanza y lograron captar, por el mecanismo de precios, una buena parte de los ingresos extraordinarios que generó la coca [...] El tipo de establecimientos que predominan en los tres poblados mayores son los almacenes misceláneos, de manufacturas de consumo e insumos agropecuarios, ganaderos, droguerías y cacharrerías. En el campo de los servicios, la variedad de establecimientos también es amplia: residencias, discotecas, restaurantes y bares. [...] La venta de diez productos básicos ascendió a 20.5 millones de pesos que representan cerca del 20% de las ventas en todo el Departamento”. Colonización, coca y guerrilla..., op. cit., pp. 160-162.

135 Informante mujer, primera generación, estrato b.

136 Señalan Krauthausen y Sarmiento: “[...] una vez legalizadas las ganancias provenientes del mercado ilegal de la cocaína, el capital de cada una de las grandes empresas oligopólicas es de una dimensión tan sólo comparable al de las más grandes empresas legales colombianas. Así, solamente el valor de los dólares, el oro y las joyas encontrados, según relatos de prensa, en las propiedades del difunto Gonzalo Rodríguez Gacha lo ubicaría entre las sesenta empresas colombianas con mayores activos. El patrimonio representado en las 140 fincas de las cuales Rodríguez Gacha, según los organismos de seguridad, fuera dueño sin contar vehículos, ni títulos inmobiliarios, ni las treinta empresas o más, lo ubicarían en el puesto número doce de las empresas con mayor patrimonio”. Cocaína & Co, op. cit., p. 81.

137 Estos mismos autores agregan: “El secreto bancario es sólo el primer instrumento que garantiza a los empresarios narcotraficantes el que su capital no vaya a ser interceptado. Se ha producido toda una estructura que permite borrar los orígenes del capital: en primer lugar, a los abogados les es garantizado el secreto profesional, de manera que pueden abrir cuentas en forma fiduciaria pidiendo además una clave para el manejo de dicha cuenta, sin que se vean obligados a revelar la identidad de sus clientes. Además, es usual que las cuentas no se abran directamente en los bancos [...] ‘las sociedades financieras’ que se encargan de administrar el capital de sus clientes. Los capitales del mercado ilegal pueden acceder entonces a las sociedades financieras o fiduciarias, o a administradores de fortunas titulados, escapando de esta manera a los controles legales y garantizando un nuevo filtro para ocultar sus orígenes [...]”. Ibíd., p. 80.

138 Chernik afirma: “La violencia paramilitar surgió como un producto de los quince años de inversión en tierras agrícolas tradicionales, generada por la clase emergente narcotraficante que buscaba lavar dinero, acumular bienes y adquirir prestigio social [...] Un estudio patrocinado por el PNUD, calculó que entre cinco y seis millones de hectáreas cambiaron de manos de élites rurales a narcotraficantes en los años ochenta”. M. Chernick, “La negociación de una paz entre múltiples formas de violencia”, en F. Buitrago, Los laboratorios de la guerra. Bogotá, Tercer Mundo Editores-Universidad de los Andes, 1999, pp. 26 y 27.

139 A propósito del Tratado de Extradición, algunos de los empresarios de la cocaína intentaron impactar el ámbito de la política nacional, bien fuera a través de alianzas con políticos regionales o bien formando sus propios partidos. Por ejemplo, el Movimiento Latino Nacional (MLN) dirigido por Carlos Lehder, el Movimiento Civismo en Marcha (MCM) fundado y dirigido por Pablo Escobar, “gracias al cual se postuló como suplente del entonces aspirante a la Cámara por el Nuevo Liberalismo, Jairo Ortega. Ortega y Escobar resultaron electos de manera independiente, osadía que llevó a que el Nuevo Liberalismo emprendiera una lucha a muerte contra el narcotráfico [...]”. Contrabandistas, marimberos y mafiosos..., op. cit., pp. 157-161.

140 Señala Arrieta: “La insistencia en la enorme capacidad económica adquirida progresivamente por los traficantes de drogas ilícitas les permite concluir [a la Junta de Fiscalización de Estupefacientes de las Naciones Unidas] que ‘hay una nueva fuerza en el hemisferio. El poder de los narcodólares está comprando países y alterando la geopolítica’ [...]”. Narcotráfico en Colombia, op. cit., pp. 20-21.

141 Informante mujer, primera generación, estrato b; informante hombre, primera generación, estrato d.

142 “En la Orinoquía, Amazonia, Caquetá, Putumayo, Cauca y Nariño se generó un proceso de transformación rápida de las tradicionales zonas de autoconsumo de las comunidades indígenas en áreas de producción comercial. Todas las actividades comenzaron a girar en tomo de la coca y la diversificación productiva de dichas regiones que impulsaba cierto equilibrio en la economía campesina fue reemplazada bruscamente por el cultivo de la coca [...]”. Contrabandistas, marimberos y mafiosos..., op. cit., p. 81.

143 “La crisis de sobreproducción, efecto en buena parte de la tolerancia calculada del gobierno, se tradujo en emigración. Los colonos nuevos [...], sobre todo aquellos que no pertenecían a las clientelas de los capos y que se desempeñaban como cultivadores independientes fueron los primeros en abandonar el Guaviare y regresar a su punto de partida social y geográfico. Con la profundización de la bancarrota los grandes capos se retiraron del negocio y sus fieles, los que aún quedaban vivos tuvieron que hacer lo mismo. Por su parte, el comercio lícito o semilícito también sufrió las consecuencias y San José entró tan rápidamente en decadencia como rápida había sido su prosperidad”. Selva adentro..., op. cit., p. 72.

144 Informante hombre, primera generación, estrato b.

145 Informante hombre, primera generación, estrato d.

146 Informante hombre, primera generación, estrato b.

147 Existen distintas aproximaciones a esta problemática. Para algunos autores, dicho orden horizontal es comandado por las FARC. Cf. Selva adentro..., op. cit. Para otros es más propio de la colectividad misma aunque apoyado por las FARC. Cf. Colonización, coca y guerrilla..., op. cit. En ambos casos se crea un sistema organizativo con amplios poderes legislativos, ejecutivos y judiciales, el cual tiende a imponerle limites geopoliticos a la comunidad de colonos y a facilitarle mecanismos de regulación de su actividad.

148 Informante mujer, primera generación, estrato b.

149 Se hace mención a la distinción que hacen Deleuze y Guattari entre fascismo y totalitarismo. Refiriéndose al Zaratustra de F. Nietzsche o al Don Juan de C. Castañeda, se enuncian los cuatro peligros en la construcción del superhombre, a saber: el miedo, la claridad, el poder y el hastío. Mientras el totalitarismo es el peligro del poder, el fascismo es el del hastío. En sus palabras: “El totalitarismo es un asunto de Estado: concierne esencialmente a la relación del Estado como agenciamiento localizado con la máquina abstracta de sobrecodificación que él efectúa [...] En el fascismo, por el contrario, estamos claramente ante una máquina de guerra”. Mil mesetas, op. cit., p. 231.

150 González sostiene que “la política macroeconómica que se ha aplicado en Colombia durante los noventa ha estado muy marcada por dos hechos que se presentaron a comienzos de la década: la autonomía del Banco de la República y la apertura de la cuenta de capitales [...] Mientras que otros países como Chile mantuvieron los controles, la administración Gaviria tomó la decisión radical de eliminar el Decreto 444 de 1967 [...] La abundante afluencia de dólares hacia Colombia que se presentó entre 1990 y 1997 [...] presionó la cantidad de dinero, contribuyó al aumento de la tasa de interés y revaluó el peso [...] en Colombia, a mediados de los noventa, la tasa de interés anual real era del 20%, mientras que la internacional estaba alrededor del 7%”. J. I. González, “Ajuste macro, política monetaria y empleo”, en Nómadas No. 12, Bogotá, Universidad Central-DIUC, abril de 2000, pp. 71-74. Por su parte, Arango señala: “Varias resoluciones del Emisor han liberalizado el régimen cambiario. Entre ellas se citan la 57 de 1991 y la 21 de 1993. Mediante ellas, por ejemplo, se han facilitado tanto las inversiones extranjeras en el país como las de colombianos en el exterior. Se ha autorizado la libre contratación de créditos en dólares, el ingreso y egreso de moneda colombiana y la tenencia de cuentas bancarias en el exterior”. G. Arango, Estructura económica colombiana, Bogotá, Mc Graw Hill, 1999, p. 243.

151 Garay, refiriéndose a la Ley 60 de 1993, señala: “A la Nación [...] le corresponde formular las políticas y objetivos de desarrollo de los sectores sociales, asignar los recursos de transferencias y evaluar los resultados para adecuar la distribución a las necesidades y capacidades de absorción de cada ente territorial [...]; a los Departamentos les compete ejercer funciones de planeación y administración de los sectores educativo, de la salud y la asistencia a las poblaciones de menores recursos; a los Municipios, siempre que satisfagan un cierto grado de desarrollo relativo, les recaerá la asunción de responsabilidades en los sectores de la educación, salud, agua potable, saneamiento ambiental y vivienda, en la atención a poblaciones de menores recursos y en el desarrollo agropecuario, fomentando la participación de empresas particulares en las actividades que convenga y para las que le sea permitido por la legislación”. L. J. Garay, Descentralización, bonanza petrolera y estabilización. Bogotá, CEREC-FESCOL, 1994, p. 74.

152 De acuerdo con el economista C. Castillo, la tendencia global de especializar el Estado en función de un reajuste en el desarrollo, a través de la reducción del gasto público, el aumento de precios y los cambios en los patrones de empleo, supone un impacto negativo sobre los pobres, especialmente los urbanos. Los datos correspondientes a esta tendencia global muestran cómo, a partir de la década del ochenta, se transforman paulatinamente los índices de pobreza en las áreas marginales urbanas, volviéndose más agudos que en las rurales. Cf. C. Castillo, “La pobreza de las ciudades y la política sobre la pobreza”, en Procesos urbanos contemporáneos..., op. cit., pp. 225-245.

153 Muñoz señala: “[...] con algunas excepciones, el indicador de pobreza es el de magnitud, es decir la proporción de personas pobres en relación con la población total. [...] La magnitud de la pobreza es insensible entonces a la ‘brecha’ entre pobres y no pobres y a la distribución de recursos entre los pobres. Se puede decir, entonces, que los indicadores en Colombia se han utilizado para contar pobres en el sentido de escoger un criterio de pobreza y verificar quiénes satisfacen ese criterio”. M. Muñoz, “Los indicadores de pobreza utilizados en Colombia: una crítica”, en C. Corredor (ed.), Pobreza y desigualdades, Bogotá, CINEP, 1999. p. 141. Tales modos de medida han permitido el desarrollo de una política de asignación financiera que demuestra el aumento del gasto social en términos de decrecimiento de índices del tipo Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) y Línea de Pobreza (LP) “articulando a los pobres a las lógicas segmentadas del mercado, en tanto su consumo sólo puede ser satisfecho por la vía mercantil, así como por el acceso a recursos asistenciales mediante la focalización y los subsidios a la demanda”. C. Corredor, “El problema de la pobreza, una reflexión conceptual”, en Pobreza y desigualdades..., op. cit., p. 53. Así, según el indicador LP mientras en 1972 el 60% de la población en Colombia era pobre, en 1990 lo era el 48.9%. De igual manera, según el indicador NBI mientras en 1972 el 72,5% de la población no contaba con la satisfacción de las necesidades básicas, en 1990 sólo el 36,3% no contaba con dicha satisfacción. Cf. L. Sarmiento, “Informalidad, pobreza y procesos urbanos contemporáneos”, en Procesos urbanos..., op. cit., p. 274.

154 Contabilizando el ingreso total nacional en 1988 en Colombia, el 20% de la población más pobre obtiene el 4% del mismo, el 60% de la población obtiene el 43% y el 20% más rico obtiene el 53%. Asimismo, para los noventa, los beneficios del crecimiento económico se concentraron en el 3% más rico de la población. Grupo “Los de abajo”, “Frente a una economía deshumanizada”, en Nómadas, No. 12, Bogotá, Universidad Central-DIUC, abril de 2000, p. 183.

155 Castillo señala: “Parece que se hubiera abandonado la idea de combatir la pobreza... ahora existen estudios de la pobreza cuyo objetivo es el de planificar el subsidio. Focalizar el subsidio y tratar de focalizar la enfermedad pero no para curarla. De este modo, se puede llegar a saber cuánta población está por debajo de un nivel de ingreso determinado y dónde se encuentra esta población. Pero no sabremos mucho sobre su tipo de empleo y sus vínculos con la sociedad no pobre. Como no se conocen o no se quieren conocer las razones que producen la pobreza, se tiende a culpar a los indicadores más que a los procesos. Siempre existe la tentación de cambiar los indicadores a falta de cambiar la pobreza”. “La pobreza en las ciudades”, op. cit., pp. 235-236.

156 En palabras de González: “Los efectos sociales de las políticas de renegociación de la deuda externa son conocidos: aumento del desempleo, disminución del poder de compra de los estratos medios y bajos, aumento de las distintas formas de injusticia social y de marginación o exclusión [...]”. “El colonialismo global y la democracia”, op. cit., pp. 30 y 31. En Colombia, la deuda externa, expresada en porcentaje del PIB, pasó de un 20.8% en 1980 a un 42.8% en 1990. Descentralización, bonanza petrolera.. op. cit., p. 225.

157 Señala González: “A través del Banco de la República parece haberse encontrado la clave mágica para controlar la inflación [...] Al respecto Asobancaria afirma: ‘la evidencia internacional demuestra de manera fehaciente que la creación de una magistratura autónoma para la regulación monetaria tiene una correlación directa con la estabilidad de los precios’; no obstante, Barro, con una muestra de 67 países analiza la correlación que existe entre las variables grado de independencia del banco central y el nivel de precios y concluye Ta correlación entre las dos variables es esencialmente cero”. “Ajuste macro...”, op. cit., p. 73.

158 El Ministerio de Hacienda, el Banco de la República y el Fondo Monetario Internacional consideran que “el deterioro del desempeño de la economía colombiana ha sido resultado de choques externos, de la incertidumbre política, de la intensificación del conflicto armado y de los crecientes desequilibrios fiscales que han impuesto una pesada carga a las políticas monetarias y cambiarías”. Citado por González, “Ajuste macro...”, op. cit., p. 72. Al respecto, González aduce: “Es cierto que los choques externos, especialmente los financieros, han tenido repercusiones negativas en la actividad económica interna, pero en el examen que hacen esas entidades se olvida que el impacto de los golpes externos se intensificó porque el país renunció al control de cambios”. Ibíd., p. 71.

159 Antunes define el proceso de la informalización del trabajo en los siguientes términos: “El capital mismo es la contradicción del proceso por el hecho de que tiende a reducir a un mínimo el tiempo de trabajo, mientras que por otra parte pone al tiempo de trabajo como única medida y fuente de riqueza [...] Por un lado despierta a la vida todos los poderes de la ciencia y de la naturaleza, así como de la cooperación y del intercambio sociales, para hacer que la creación de la riqueza sea independiente del tiempo de trabajo empleado en ella. Por otro lado, se propone medir con el tiempo de trabajo esas gigantescas fuerzas sociales creadas y reducirles a los limites requeridos para que el valor ya creado se conserve como valor. Así, las fuerzas productivas y las relaciones sociales se le aparecen al capital únicamente como medios y no son para él más que medios para producir. Entre el 35% y el 50% de la población francesa, británica, alemana y norteamericana, en 1990 se encontraba desempleada o desarrollando trabajos precarios, lo que Gorz denomina el ‘proletariado post industrial’”. R. Antunes, “La metamorfosis en el mundo del trabajo”, en Nómadas, No. 12, Bogotá, Universidad Central-DIUC, mayo de 2000, p. 30.

160 Señala Estrada: “La Ley 38 de 1989 se inscribe en un sentido más global dentro de los procesos de reforma del Estado que apuntan a su adecuación a las exigencias sectoriales, espaciales, territoriales y regionales del proceso de acumulación capitalista en su nueva fase. Ello obedece a la intención de construir un Estado neoliberal más eficiente y permeable a los requerimientos del proceso de reproducción en su conjunto. [...] Con la expedición de los Decretos 2167, 2168 y 2132, quedó más definida la concepción neoliberal que se le ha impreso al proceso [...] tales decretos se inscriben dentro de las tendencias eficientistas que pretenden una racionalización de la gestión estatal y, en consecuencia, del gasto público”. J. Estrada, “Planeación y acumulación de capital en Colombia”, en Hojas Económicas, Bogotá, Universidad Central, pp. 71 y 87.

161 Señala Arango: “En Colombia sólo unas 200.000 personas naturales y jurídicas contribuyen con más del 80% de los gravámenes directos, sobre más de 2.000.000 de declaraciones de renta. La inmensa mayoría de éstas contiene rentas no gravables, gracias a las deducciones y exenciones previstas en la Ley. Y el sector o grupo más gravado... recurre a ingeniarse múltiples formas de evasión de impuestos [...], esto se demostró con la elevada suma que fue incorporada al patrimonio, proveniente de los contribuyentes que se acogieron al ‘saneamiento fiscal’. Más de 900.000 millones de pesos en 1991 [...] En 1997 el ingreso del gobierno percibido por impuestos directos fue de 5 billones mientras que el de los impuestos indirectos fue de casi 8 billones [...] Mientras el impuesto de renta y complementarios ha dejado de ocupar el primer lugar, el IVA empieza a superar al de renta como fuente de recursos del Estado”. Estructura económica..., op. cit., pp. 358-359.

162 Refiriéndose a la inversión extranjera en la industria petrolera colombiana, Arango hace el siguiente análisis: “En 1974 era de 308 millones de dólares y se estimaba en 500 millones al finalizar el 82. A partir de ese año la inversión en la concesión de Caño Limón y en la construcción del oleoducto Arauca-Coveñas incrementó sustancialmente esa cantidad. Entre 1985 y 1990 éstas sumaron 608 millones de dólares y entre el 90 y el 95, 3.000 millones de dólares [...] En términos generales, la ganancia sobre lo producido se distribuye de la siguiente manera: 20% constituye las regalías, 40% para Ecopetrol y el restante 40% para el asociado. En otros términos, luego de deducidas las regalías, la producción se distribuye en partes iguales entre el ente estatal y el asociado [...]”. Ibíd., pp. 283 y 146. Aunque esta forma de distribución pareciera incentivar la descentralización estatal a través de las regalías, éstas no llegan directamente a los municipios sino requieren pasar a través del Fondo Nacional de Regalías quien orienta el gasto mediante una unidad administrativa (Comisión Nacional de Regalías) adscrita al Ministerio de Minas y Energía que controla y vigila la utilización de los recursos. Así, la unidad recentraliza los recursos de acuerdo con prioridades burocráticas. En palabras de funcionarios del Banco Mundial: “Bajo el régimen fiscal vigente en Colombia [...], las fuentes más sustanciales y dinámicas de ingresos permanecen bajo la jurisdicción del gobierno central, sin que ningún gobierno local o regional con significativas responsabilidades pueda ser independiente financieramente”. Descentralización, bonanza..., op. cit., p. 114.

163 Según González, entre 1991 y 1998 el saldo de la deuda externa “pasó de 0.8 billones de pesos a 15.5 billones. A medida que el saldo de la deuda aumentó, también crecieron los intereses y las nuevas emisiones se destinaron a pagar los intereses de las antiguas, así en 1996 cerca del 94% del valor de las nuevas emisiones de TES se destinó al pago de los servicios de la deuda”. “Ajuste macro...”. op. cit., p. 76.

164 Aunque la privatización de los bienes estatales se hace patente a partir de la Ley 192 del 94, en 1985 la política para “salvar” la banca ya pone en marcha una reciente operación que más adelante será complejizada: nacionalizar, hacer funcionar y vender una vez el proceso genere ganancia. En palabras de Arango: “El gobierno por medio del Fondo de Garantía de Instituciones Financieras, Fogafin, creado en 1985, adquirió la totalidad de las acciones de las entidades intervenidas por un valor simbólico, un centavo por acción, y aumentó su capital con el llamado capital de garantía. Después de haber arrojado pérdidas en algunos ejercicios, todos tomaron a dar resultados operacionales positivos y se ha realizado paulatinamente su reprivatización, vendiendo su capital accionario en cabeza del Fogafin a inversionistas privados”. Estructura económica..., op. cit., p. 339. A finales de la década del ochenta se complejiza el anterior proceso pero a través de la privatización de empresas de servicios públicos domiciliarios, como fue el caso de la privatización de las empresas de recolección de las basuras en ciudades como Barranquilla y Bogotá. A este respecto señala Cuervo: “Los errores cometidos en ambos casos son semejantes: el benéfico papel de la competencia es muy discutible debido al carácter restrictivo y acelerado de las licitaciones realizadas; la posibilidad de atraer recursos frescos que aliviaran la situación fiscal de las ciudades se desaprovechó al otorgarles innecesarios adelantos de capital a las empresas ganadoras; la oportunidad de sanear o liquidar las empresas existentes se perdió al conservar los aparatos ya montados y al sobreponerles los nuevos, es decir, los de las empresas contratistas”. “Prestación de servicios públicos domiciliarios...”, op. cit., p. 43.

165 Arcos hace una reflexión acerca del incremento en el gasto en defensa y su uso. Dice: “Mientras que el PIB registra un índice de crecimiento de 24.3% entre 1984-1990, el del gasto en defensa es del 69.8% en el mismo período [...] El crecimiento del gasto militar es una ironía: por un lado se observan aumentos considerables en apropiaciones presupuestales orientadas a elevar los salarios del personal activo y retirado y, al incremento de la planta de personal, de un total de 165.000 personas en 1985 pasó en 1995 a algo más de 303.000. Por otro lado se evidencia una ineficiencia bastante sospechosa en el cumplimiento de las funciones básicas del Estado como el de garantizar la soberanía, la seguridad ciudadana y los derechos de propiedad [...] De un promedio anual de 9.8% del gasto en defensa y seguridad en el período 1980-1984, se elevó al 10.6% en el período 1991-1995 [...]”. O. Arcos, “El gasto social en Colombia. 10 años de deterioro”, en Controversia, No. 169, Bogotá, CINEP, febrero-marzo de 1996, pp. 47 y 48.

166 Arcos refiriéndose a las políticas de reducción fiscal durante el quinquenio 1984-1990, señala: “Desde los inicios del proceso de saneamiento de la economía en 1984, el equilibrio fiscal se convirtió en el caballito de batalla en el que los distintos gobiernos se han acaballado para resolver los problemas más urgentes de la economía colombiana. Los resultados obtenidos en la reducción del déficit en el período 1984-1990 no guardan relación alguna con la tal pregonada austeridad [...] señalando ritmos de crecimiento nunca vistos: de promedios del 20% anual como proporción del PIB durante la primera mitad de los ochenta, el presupuesto se ha elevado a promedios del 25% en el último quinquenio [...] Es evidente que el equilibrio fiscal se ha buscado a través de las disminuciones del gasto social [...] El gasto en educación pasó de representar un promedio del 13% anual de los recursos del presupuesto durante los años 1980-1984 al 11.2% entre 1984-1990; el gasto en salud disminuyó del 4.1% al 3.9% y el de vivienda del 4.8% al 1.9% para los mismos períodos. Estos resultados contrastan con el comportamiento del gasto de sectores como el de seguridad social, justicia, defensa y seguridad e incluso con el gasto del servicio de la deuda”. Ibíd., pp. 43 y 44.

167 El proceso de descentralización en Colombia y la especialización de funciones que éste conlleva a nivel local y central se ha desplegado con una serie de obstáculos relativos al logro de la autonomía de las regiones debido a criterios que aseguran un control tecnocrático basado fundamentalmente en la noción de eficiencia. Así, afirma Maldonado: “Este concepto de eficiencia, aunque no es definido con claridad, se consagra como fin último de la actuación del Estado y se constituye en la base de la justificación del recurso al sector privado [...] El nuevo régimen legal de servicios públicos, apuesta a una alternativa extrema y problemática de privatización [...] esta alternativa consiste en el estímulo a la operación, en condiciones de mercado, de empresas de servicios públicos organizadas como sociedades por acciones, pueden ser oficiales, mixtas o privadas, sujetas a regulación de un ente nacional del más alto nivel que opera por delegación de una función presidencial [...] Como la alternativa asumida para promover la privatización es la de garantizar el libre ingreso al mercado de todos los agentes económicos, sin que medien procesos de adjudicación a los particulares para la celebración de contratos de concesión, arrendamiento o delegación de gestión, el papel del municipio frente a los particulares es extremadamente débil, así como las posibilidades de control a las empresas que operan en su territorio”. Μ. M. Maldonado, “La descentralización de los servicios de agua potable y saneamiento básico”, en H. Cubides y otros (eds.), Procesos y tendencias de la descentralización en Colombia, Bogotá, Universidad Central-DIUC, 1997, pp. 174 y 175.

168 Arango presenta las siguientes estadísticas, refiriéndose al incremento de los préstamos bancarios en Colombia durante el período 1990-1995. Mientras en 1990 el total de la cartera sumaba 6,043 miles de millones de pesos, en 1995 sumaba 29,399 miles de millones de pesos. Asimismo, en este quinquenio las tasas de interés en DTF efectiva a 90 días fueron en promedio de 31,3%. Por otra parte, muestran las tendencias latinoamericanas de transformación de los sectores primario, secundario y terciario. En relación con el sector primario, en 1970 éste alcanza una participación del 19.5% del PIB; en 1980 desciende al 13% y, aunque se eleva en 1990 al 13.9%, en 1994 desciende nuevamente al 13.4%. En relación con el sector secundario, para 1970 alcanza el 31.2% del PIB; en 1980 se eleva al 34% y en 1991 desciende al 31.3%. En contraste, el sector terciario aumenta progresivamente su participación en el PIB hasta alcanzar el 55.3% en 1994. Estructura económica colombiana..., op. cit., pp. 14 y 382.

169 En palabras de Guattari: “El gran capital ha vacilado en privarse de ese medio incomparable, irremplazable, de penetrar en todas las células de la sociedad que son las organizaciones de masa fascistas. Una dictadura militar, en efecto, no llegaría a cuadricular a las masas con la misma efectividad que un partido organizado bajo un modelo policiaco. ¿Por qué Hitler más bien que el General Von Schleicher? Un cierto estilo plebeyo que lo ponía en condiciones de apoyarse sobre gente más o menos marcada por las máquinas socialdemócratas y bolcheviques; un cierto estilo antiguo combatiente, simbolizado por su cruz de hierro de la guerra de 1914 que lo ponía en condiciones de neutralizar a los elementos del Estado Mayor militar; un oportunismo de tendero, una flexibilidad de equino, una pusilanimidad que lo ponía en condiciones de negociar con los magnates de la industria y las finanzas, dejándoles creer que podrían fácilmente controlarlo y manipularlo; en fin y es quizás lo esencial un delirio racista, una loca energía paranoica que lo ponía en el diapasón de la pulsión de muerte colectiva que se había desprendido de los osarios de la Primera Guerra Mundial”. F. Guattari, La revolución molecular, Cali, Ediciones Universidad del Valle, 1994, pp. 53 y 54.

170 Lazzaratus llama la atención sobre el hecho de que sean los mismos capitalistas los primeros en dar cuenta de las transformaciones del trabajo. Dice: “Quienes deciden en Norte América (el equipo Clinton, los militares y los industriales) han dado pasos muy importantes en la reconquista de la hegemonía económica americana sobre el planeta [...] planteando dos opciones muy simples: 1. Controlar la integración de las tecnologías electrónicas y numéricas como eje estratégico de la organización de la ‘producción’ en la reestructuración de la economía-mundo y 2. Explorar una nueva ‘fuerza de trabajo’ que produce y administra los flujos de saberes, informaciones e imágenes que las máquinas numéricas organizan y trasmiten. El ministro del Trabajo de la administración Clinton, en un libro programático sobre la organización y dirección, de nueva naturaleza, de la actividad productiva, define esta fuerza de trabajo por su ‘capacidad de manipular símbolos’”. M. lazzaratus, “Intermitentes, peticionarios e indocumentados. Los nuevos personajes de la economía-mundo”, en Nómadas, No. 12, Bogotá, DIUC, abril de 2000, p. 65.

171 La descentralización administrativa separa dos tipos de financiación del gasto de las localidades: la primera es la financiación por vía tributaria y la segunda por vía crediticia. Mientras la primera tiene entes centralizados de control, la segunda es directa e independiente, obedeciendo a la tendencia de endeudamiento público y privado en general. Así, “a raíz de la apertura cambiaría la política fiscal ha quedado a merced del vaivén de los capitales internacionales; por su parte, la política monetaria ha empezado a ejercer una influencia notable en las decisiones fiscales”. J. I. González, “El endeudamiento de la nación frente a los departamentos y municipios”, en Procesos y tendencias de la descentralización en Colombia, op. cit., p. 42. Por otro lado, la derogación del Decreto 444 del 67, por la Ley 9 de 1991 permitió “que con excepción de aquellos asuntos referentes a la transferencia de recursos al exterior, la inversión extranjera en Colombia será tratada para todos los efectos de igual manera que la inversión de nacionales colombianos”. Estructura económica..., op. cit., p. 283.

172 Señala Arengo: “en los últimos años se han registrado grandes avances en los mecanismos operacionales de la Bolsa, los cuales han sido sistematizados. De los corros tradicionales se ha pasado a la negociación electrónica, dando mayor transparencia al mercado de capitales, ya que las pantallas de negociación eliminan la presencia física de los corredores en las instalaciones bursátiles y permiten que una mayor cantidad de comisionistas participe en un negocio inscrito en uno de los sistemas”. Ibíd., p. 340.

173 Se hace referencia a las nuevas prácticas impuestas al trabajador intelectual, quien ya no diferencia su tiempo reproductivo, del tiempo productivo. En Colombia acaece el mismo tipo de contrato entre el propietario y su servidor quien no se ajusta el apelativo de obrero, sino de siervo. En palabras de Deleuze: “Las sociedades de control actúan mediante máquinas de un tercer tipo, máquinas informáticas y ordenadores cuyo riesgo pasivo son las interferencias y cuyo riesgo activo son la piratería y la inoculación de virus. No sólo es una evolución tecnológica sino una profunda mutación del capitalismo [...] El departamento de ventas se ha convertido en el ‘centro’ en el alma, lo que supone una de las noticias más terribles del mundo”. Conversaciones, op. cit. pp. 282-283.

174 Sarmiento afirma: “La economía colombiana es especulativa y monopólica. Su estructura favorece principalmente al sector financiero y a las actividades productoras de bienes no transables. Como bien se sabe, dentro de la teoría económica moderna existe una relación directa entre la capacidad de competencia económica y la inserción de los países en los mercados internacionales en sectores productivos y el bienestar social a su interior. Al contrario, en Colombia el modelo de apertura ha favorecido ampliamente las importaciones: en 1994 el déficit cambiario en cuenta corriente excedió los $2.500 millones de dólares. A su vez, las oportunidades de ganancias especulativas y las propensiones consumistas de los ricos terminaron erosionando el ahorro nacional al pasar de una tasa media de ahorro privado de 14% durante 1986-1990 a 6% en 1994. Por lo demás, la concentración de los beneficios de la economía en la cúpula ha profundizado los desequilibrios y la fragmentación social”. L. Sarmiento, “Globalización, autonomía local y Estado social de derecho”, en Procesos y tendencias de la descentralización, op. cit., p. 113.

175 En palabras de Arango: “Es imposible cuantificar el monto de lo que totaliza, año tras año, lo recibido por burócratas corrompidos. En febrero de 1984, el Contralor General de la República afirmó que sólo por ‘coimas’ (pagos a funcionarios que en una u otra forma deciden adjudicación de contratos por el Estado) se habían entregado 65.000 millones de pesos (más de un billón de pesos de 1996) [...] En 1992 el Contralor volvió a publicar que sumaban miles de millones de pesos los sobrecostos en contratos de obras públicas que fueron a los bolsillos de funcionarios sin escrúpulos. Las cifras que en lo corrido de los años noventa se publicaron sobre peculados, sustracciones y robos a entidades públicas llevan a estimar que el deprimente fenómeno del enriquecimiento ilícito de miles de funcionarios públicos del orden nacional, departamental y municipal sigue creciendo”. Estructura económica..., op. cit., p. 392.

176 Krauthausen y Sarmiento señalan: “Con frecuencia el ‘narcoparamilitarismo’ ha sido explicado con razones ideológicas: en su condición de nuevos terratenientes legales, los empresarios narcotraficantes decidieron combatir a los movimientos insurgentes cuyas acciones precisamente se nutren del fracaso social del modelo latifundista. Es posible constatar empíricamente que gran parte de las inmensas compras de tierra por los narcotraficantes fue realizada en regiones con fuerte presencia guerrillera. [...] si masivas compras de tierra le garantizaron a los empresarios narcotraficantes un amplio dominio territorial en muchas regiones, la manipulación de los hasta 1980 legales grupos paramilitares hizo también posible el control tanto de la población como el de las autoridades que igualmente hacían parte del proyecto paramilitar ”. Cocaína & Co., op. cit., pp. 95-97.

177 Informantes mujeres, primera generación, estrato d.

178 Informantes mujeres, primera generación, estrato d.

179 Informantes mujer y hombre, primera generación, estrato d.

180 Informantes hombre y mujeres, primera generación, estrato d.

181 Informantes hombre y mujeres, primera generación, estrato d.

182 Informantes mujer y hombre, segunda generación, estrato d; informante hombre, primera generación estrato d.

183 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato d; informante mujer, segunda generación, estrato d.

184 Informante mujer, primera generación, estrato d; informantes hombre y mujer, segunda generación, estrato d.

185 Informantes mujeres y hombre, primera generación, estrato d.

186 Al respecto Bourdieu escribe: “El imperialismo de la razón neoliberal encuentra su realización intelectual en dos nuevas figuras ejemplares del productor cultural. Primero el experto que prepara, entre bambalinas ministeriales o patronales, o en el secreto del think tank, documentos de un tenor muy técnico escritos, tanto como sea posible, en lenguaje económico y matemático. Luego el consejero en comunicación con el príncipe, escapa del mundo universitario y se pone al servicio de quienes dominan, asumiendo su reciente misión: darle forma académica a los proyectos políticos derivados de la nueva nobleza del Estado y de la empresa”. P. Bourdieu y L. Wacquant, “La nouvelle vulgate planetaire”, en Le Monde Diplomatique, mayo de 2000.

187 Según Bustelo “un punto sustantivo en la construcción de la amoralidad del discurso económico-social dominante es la pretensión de su ‘cientificidad’, supuestamente avalada por demostraciones derivadas de información empírica, de sofisticadas técnicas estadísticas y de una erudición sustentada en innumerables citas bibliográficas. Así por ejemplo, para diseñar programas para ‘superar’ la pobreza hay que primero analizarla y sobre todo medirla. Pero lo más característico de este enfoque es quizá la separación entre valores y conocimiento como base para despolitizar el discurso y disolver la política, presentando asi las cosas como científicamente probadas y como derivadas de la naturaleza de las cosas. [...] El asistencialismo es una política social que ignora la idea de derechos sociales y evade la construcción de ciudadanía [...] En el presente, la mayoría de las acciones sociales implementadas en América Latina para contener la pobreza parecen ser masivos programas de caridad administrados desde el Estado”. E. Bustelo, “Pobreza moral. Reflexiones sobre la política social amoral y la utopía posible”, en Pobreza y desigualdad, op. cit., pp. 76-77.

188 Torrecilla señala: “El tránsito a una sociedad cívica o de seguridad ciudadana [...] descansa en la propia fractura existente entre el circuito económico y el Estado [...] La producción industrial en masa, o mejor aún el fordismo, hizo de la sociedad civil una sociedad de consumidores reconocidos como sujetos igualitarios en un fetichismo unitario de la mercancía”. A. Torrecilla, El espectro postmoderno, San Juan, Publicaciones Puertorriqueñas, 1995, p. 142.

189 Argumenta Bustelo: “La propuesta de ‘elevar la productividad de los pobres’ hoy popularizada en América Latina, combina el hecho de precisar casi nulos niveles de ahorro con la escala micro de las iniciativas asi como la demanda de roles empresariales como parámetro de la acción social: es como si ahora todos tuvieran que ser empresarios, microempresarios, microcomerciantes, microproductores, etc”. E. Bustelo, “El Abrazo: reflexiones sobre las relaciones entre el Estado y los organismos no-gubernamentales”, en Controversia, No. 173, Bogotá, CINEP, diciembre de 1998, p. 67.

190 Wallach al respecto aduce: “Si como la mayor parte de los tratados internacionales, el A.M.I. establece una serie de derechos y obligaciones, éste se diferencia fundamentalmente de otros acuerdos por cuanto los derechos están reservados para las empresas y los inversionistas, mientras que son los gobiernos quienes asumen todas las obligaciones. El capítulo fundamental del Tratado se intitula: “Derechos de los inversionistas”, donde figura el derecho absoluto de invertir —comprar tierras, recursos naturales, servicios de telecomunicaciones y otros, divisas—, en las condiciones de desregulación previstas por éste, es decir sin restricción alguna. Los gobiernos están forzados a garantizar el “pleno goce” de las inversiones. Numerosas cláusulas prevén la indemnización a los inversionistas y a las empresas en los casos en que las intervenciones gubernamentales sean susceptibles de restringir su capacidad para extraer provecho de la inversión. Particularmente cuando éstas tuviesen un efecto equivalente a una “expropiación, aún si ésta es indirecta”. Así, en términos del acuerdo “la pérdida de una oportunidad de provecho sobre la inversión seria un tipo de daño suficiente para que de lugar a una indemnización para el inversionista [...] Algunas de las reglas allí consideradas, dan a cada empresa o inversionista extranjero, el derecho de someter a juicio más o menos cualquier política o acción gubernamental —desde las medidas fiscales hasta las disposiciones en materia de medio ambiente, desde la legislación del trabajo a las reglas de protección del consumidor—, en tanto posibles amenazas potenciales a la ganancia”. L. M. Wallach, “Le nouveau manifeste du capitalisme mondial”, en Le Monde Diplomalique, febrero de 1998.

191 Wallerstein, refiriéndose a dichos índices, enfatiza: “a nivel mundial implica, primero que todo, hablar del numerador y no del denominador y, hacer caso omiso de la dispersión de la curva [...] Analizamos la calidad de vida basados en algunas tendencias lineales, pero dejando de lado otras. De esta manera, medimos la edad de mortalidad, o la velocidad de viaje, pero no el número promedio de horas de trabajo en una vida [...] pero la verdadera prestidigitación está en ocuparse de las medidas nacionales, más que de las mundiales, lo cual implica un engaño doble [...] De ahí que sea perfectamente posible que el ingreso real, medido en términos del PIB per cápita por ejemplo, pueda elevarse en algunos países mientras que baja en otros y en el sistema en su conjunto [...] De ahí que durante los últimos cincuenta años se haya erigido y propagado un esquema de ‘desarrollismo’ que legitima la polarización [...] Primero que todo está el tema universalista. Todos los Estados pueden desarrollarse, todos los Estados se desarrollarán. Luego vienen los temas racistas: si unos Estados se han desarrollado de manera más temprana o más rápida que otros, es porque han hecho algo diferente. Han sido más individualistas, o han contado con una mentalidad empresarial, o son más racionales, o de alguna forma son más ‘modernos’”. “La cultura como campo de batalla...”, op. cit., pp. 181-182.

192 Dice Virilio que “La ‘mundialización del mercado único’ exige la sobre exposición de todas las actividades, la puesta en competencia simultánea entre las empresas, las sociedades, así como a los consumidores y, por tanto, a los individuos mismos, y ya no a algunas categorías de ‘poblaciones’. De ahí la aparición intempestiva de una publicidad comparativa y universal que ya no tiene casi nada que ver con el anuncio de una ‘marca de fábrica’ o un producto de consumo cualquiera, porque de lo que se trata ahora es de inaugurar, gracias al comercio de lo visible, un verdadero mercado de la mirada [...] De hecho, la globalización exige observarse y compararse, sin cesar, los unos con los otros. Cada sistema económico y político [...] entra en la intimidad de los demás, impidiéndole, a cada uno, emanciparse durablemente de este proceso de competencia general”. P. Virilio, “S’observer et se comparer sans cesse”, en Le Monde Diplomatique, agosto de 1998.

193 Bustelo señala: “como resultado de profundas transformaciones en los procesos de producción de bienes y servicios y de la debilidad de las formas de acción colectiva sindical-obrera, podemos contemplar —como fenómeno correlativo a la ‘retirada del Estado’— una pérdida de centralidad de los ideales colectivos acompañado por una enorme proliferación de organismos y formas asociativas cuyo eje de agrupación pasa por el interés particular, específico y realizable en lo más inmediato posible (la discapacidad, el SIDA, la drogadicción, el transplante de óiganos, la mujer golpeada...). La socióloga Boccacin en una investigación empírica sobre los organismos no-gubernamentales realizada en Italia, los ha llamado ‘movimientos egoísticos’ para enfatizar el carácter de solidaridad restringida a un grupo y acotada a un problema especifico [...]”. “El abrazo...”, op. cit., p. 67.

194 Dice Lazzaratus refiriéndose al nuevo modo del trabajo: “Estas transformaciones que trastornan [...] a los periodistas, fotógrafos, estilistas de la moda, informáticos, arquitectos, trabajadores de la publicidad, del marketing y de la comunicación [...], esas profesiones viven un verdadero boom, alcanzando importantes inversiones y un aflujo masivo de mano de obra, este aflujo ha agravado los fenómenos de precarización, de intermitencia, de imposición, de nuevas jerarquías en la organización del trabajo, de nuevas presiones sobre los ritmos del trabajo [...] Las categorías de intelectual comprometido y especifico han sido reproducidas simplemente como forma de dominación por los nuevos grandes mediadores (estrellas del periodismo, intelectuales mediáticos y artistas de la industria cultural) [...] que han conducido a la polución de los cerebros y a la reducción de nuestra subjetividad a la del consumidor-comunicador”. “Intermitentes, peticionarios e indocumentados...”, op. cit., pp. 65 y 68.

195 Lazzaratus agrega: “El empleo en nuestras sociedades postindustriales no es una medida económica adecuada a la productividad y a la creatividad social, como en la época en que la industria creaba la cooperación productiva, los saber hacer, las subjetividades y los modos nuevos de organización. Ha devenido un simple dispositivo de control de esta creatividad, con los fines estrechos de la empresa, una medida miserable de la productividad de la sociedad”. Ibíd., p. 68.

196 Al respecto Antunes señala: “La periferia de la fuerza de trabajo comprende dos subgrupos: el primero lo forman empleados de jornada completa [...] con el personal del sector financiero, secretarias, personal de áreas de trabajo rutinario y de trabajo manual no especializado; el segundo grupo ofrece una flexibilidad numérica todavía mayor e incluye empleados de jornada parcial, ocasionales, personal con contrato por tiempo determinado, temporarios, subcontratados y pasantes. Éstos tienen menos seguridad en el empleo que el grupo periférico anterior, sector que ha crecido significativamente en los últimos años según la clasificación del Institute of Personnal Management (Harvey, 1992)”. “La metamorfosis en el mundo del...”, op. cit., p. 36.

197 Amin aduce: “Las políticas de ajuste impuestas unilateralmente a los socios del Tercer Mundo responden a las exigencias del manejo de la crisis [...] La lógica del ajuste desea que prevalezca la libertad de los movimientos de capitales, al precio de la contracción de la demanda por la reducción de los salarios y los gastos sociales, la flexibilización de los precios y la supresión de las subvenciones, las devaluaciones, etc. [...] por ende un retroceso en las perspectivas del desarrollo [...] Es evidente que la gestión económica de la crisis es, ante todo, tarea de los gobiernos que actúan en el plano interno, propio a su Estado, de manera que apunta sistemáticamente a liberalizar, pues la liberación ‘liberalizaría’ un potencial de iniciativa humillado por el intervencionismo (estatal) y volvería a poner la máquina económica en la vía del crecimiento y quienes liberalizarían más pronto y en su totalidad, obtendrían con ello una mayor competitividad en los mercados mundiales abiertos”. “El Sur en el sistema mundial en...”, op. cit., pp. 3 y 15.

198 Lechner dice: “El espacio de acción de las organizaciones cívicas se encuentra acotado por las transformaciones que sufre tanto lo público como lo privado. Las reformas económicas en curso no sólo restringen el campo de acción del Estado, a la vez fomentan un vasto movimiento de privatización de las conductas sociales. A la par con el ámbito público también cambia la esfera privada y esta transformación de lo privado altera, a su vez, a lo público [...] En el nuevo contexto de la sociedad de mercados, el fortalecimiento de la sociedad civil obliga a replantear la integración del orden social. En caso contrario, fácilmente desemboca en una apología ingenua del mercado [...] la invocación de la sociedad civil no actualiza la tensión entre sociedad civil y Estado en el nuevo contexto. Ni siquiera aborda la pregunta acerca de la integración del orden social. Por el contrario, tiende a poner en escena un antiestatismo en el momento preciso en que el retraimiento del Estado agudiza la cuestión por la articulación social”. N. Lechner, “La problemática invocación de la sociedad civil”, en Perfiles Latinoamericanos, No. 5, México, FLACSO, 1994, p. 138.

199 González señala: “En el Tercer Mundo de hoy, o en el Sur del Mundo como se le llama, la empresa transnacional es mucho más poderosa que el Estado-nación al que penetra y con el que se asocia. Si hay sectores sociales o zonas y polos que se desarrollan lo hacen predominantemente en función de las empresas transnacionales. Las fuerzas que antes equilibraban o frenaban el poder transnacional han sido debilitadas o anuladas. El Estado asociado al proyecto transnacional lucha contra una sociedad en que la mayoría de la nación ha sido discriminada, estratificada, desarticulada y se halla estructuralmente incapacitada para actuar como una sola categoría social [...] la estratificación y la movilidad social dividen a la clase obrera y al resto del pueblo trabajador en variadísimos niveles en que los individuos se mueven y en que tienen la esperanza de ascender de las regiones más depauperadas a aquellas que les ofrecen mejorías de salarios y vida, o de las capas más miserables a las capas medias. El proceso [...] incluso permite pasar de formas de sobreexplotación o de exclusión a grupos o núcleos de trabajadores estratégicamente seleccionados y bien remunerados”. “El colonialismo global y la democracia...”, op. cit., pp. 78-79.

200 Al respecto Múnera aduce: “Ante el fracaso de las simples estrategias de presión y represión para controlar a los movimientos cívicos, las propuestas gubernamentales de paz irían recogiendo a los movimientos cívicos y neutralizando muchas de sus reivindicaciones. La elección popular de Alcaldes y Gobernadores, la consagración constitucional de la democracia participativa o la descentralización fiscal y administrativa fueron incorporadas al lenguaje y a las normas estatales, despojándolas en buena parte de su potencial renovador. Asediada por la represión y el orden plural de la violencia, la praxis cívica se estancó ante la imposibilidad de construir un discurso político general para la sociedad colombiana, que permitiera el paso de lo local y lo regional a lo nacional. Las identidades practicas del movimiento cívico no contenían los elementos suficientes para enfrentar unas políticas neoliberales, cuyo proyecto global conllevaba, como uno de sus fundamentos para revitalizar la acumulación de capital, la transferencia de responsabilidades colectivas a las organizaciones de la sociedad civil”. Rupturas y continuidades, op. cit., p. 454.

201 Amin señala: “A veces, los poderes locales han tratado de oponer resistencia a los programas de ajuste estructural que, al poner término a la expansión de su base social (incluso al imponerles brutalmente su contracción) les hacía perder toda legitimidad. El peso de la deuda externa y la corrupción en la gestión pública debían encargarse de reducir a la nada el margen de maniobra, privándolos de la posibilidad de poder realizar un ajuste por sí mismos y obligándolos a someterse a los requerimientos cotidianos de las instituciones internacionales encargadas del manejo directo de la crisis”. “El Sur en el sistema mundial en transformación [...]” op. cit., p. 15. Asimismo, González afirma: “La globalización ha golpeado severamente la estructura de los sindicatos y sus acciones son cada vez menos eficaces ante los cambios profundos que se han evidenciado en las relaciones obrero-patronales, con el cambio del esquema del Estado intervencionista al del Estado desregulado y el predominio del mercado sobre la regulación”. L. González, “El sindicalismo y la globalización ¿demasiados viejos para los nuevos tiempos?”, en Nómadas, No. 12, Bogotá, Universidad Central-DIUC, abril de 2000, p. 174.

202 Según Bustelo: “la relación de autoridad ‘caudillo-patrón’, propia de las ONGs se expresa frecuentemente en su sentido patrimonial y vertical en los organismos de la sociedad civil. Ésta es mi fundación, ésta es mi ONG, éste es mi tema [...] Asimismo, puede observarse en muchas ONGs la dependencia uniparental en un líder interno o ‘tutor’ externo, la escasa o casi nula capacidad para renovar sus autoridades que parecen quedar dueñas a perpetuidad de espacios de actuación [...] Frecuentemente es también observable la implementación de formas de intervención autoritarias de proyectos sin la promoción de la ciudadanía, en donde los ‘propietarios-sujetos’ de una propuesta definen sobre los ‘objetos de intervención’, el tratamiento ‘social’ ‘adecuado’ [...] Tampoco interesa de dónde provienen los recursos que financian ‘su’ proyecto. Se presenta un compromiso conmovedor —y ciertamente respetable— que convoca [...] a un amplio espectro [...] porque una de las ventajas de muchos proyectos sociales es que ‘garantizan’ la separación entre lo social y la política, concebida esta última como el ámbito de lo que divide, lo que separa y lo que denigra las formas purificadas del compromiso no-gubernamental. No están exentos de muchas de estas observaciones y hasta las expresan con mayor magnitud, los organismos internacionales de cooperación técnica y financiera y las agencias de cooperación externa de los países donantes de fondos para el desarrollo”. “El abrazo...,” op. cit., pp. 68 y 69.

203 En palabras de Giraldo: “la acción de tutela quedó como un mecanismo para proteger los derechos individuales, que son los que constituyen el contenido de los llamados por la Constitución derechos fundamentales, lo que es un anacronismo histórico. Sólo quedó protegido como fundamental un derecho social, el trabajo, pero la salud, la educación, la familia, el medio ambiente y todos los demás derechos sociales y colectivos quedaron por fuera de dicha protección [...] ”. J. Giraldo, “La reforma constitucional de la justicia”, en J. Dugas. (comp), La Constitución de 1991: ¿un pacto político viable?, Bogotá, CEREC, 1993, p. 99.

204 Cabe diferenciar los derechos fundamentales de los derechos sociales (de segunda generación) y de los colectivos (de tercera generación). En el primer grupo surge una serie de garantías particular de las “libertades” como el derecho a la vida, a la intimidad y a la honra, a la libertad y a la participación. En el segundo, disposiciones relativas a la familia, las mujeres, los jóvenes, los ancianos, los disminuidos, entre otros. En el tercero, el derecho a la paz, medio ambiente, servicios públicos, entre otros. Dicha acción de tutela, en palabras de Valencia: “debe emplearse siempre ante los jueces, como que se trata de acciones públicas a través de las cuales se procura la intervención puntual de los tribunales en el microcosmos de la libertad ciudadana [...] Facilita la expresión y la actuación autónomas de los individuos y de la sociedad civil frente al Estado e incluso contra el Estado, que es la finalidad instrumental o pragmática de cualquier regulación sobre derechos subjetivos o grupales; y fijar una utopia normativa que no sólo opere como polo de atracción de las relaciones sociales, sino que también dramatice la distancia entre la norma y la realidad, al subrayar la mediocre o mala situación de derechos humanos en que se vive, y tal es la finalidad simbólica o ritual de aquella legislación”. H. Valencia, “Los derechos humanos en la Constitución de 1991”, en La Constitución de 1991..., op. cit., pp. 216 y 217. Giraldo, en contraste, argumenta: “El decreto extraordinario que reglamentó el ejercicio de la acción de tutela quiso enmendar esta concepción política individualista, disponiendo que además de los derechos denominados por la Constitución como fundamentales, los jueces podrían determinar otros. Sin embargo, esta solución no sólo es inconstitucional por violar el texto mismo de la Carta, sino que crea un caos jurisprudencial, porque seguramente para muchos el derecho a la salud, a la educación..., son más fundamentales que muchas de las libertades individuales”. “La reforma constitucional de la...,” op. cit., p. 99.

205 Lancon señala: “En cuanto a humanitario [...] precisan los diccionarios que es aquél que desea el bien de la humanidad. Una catástrofe humanitaria (refiriéndose a las migraciones masivas de refugiados) seria entonces una catástrofe que quiere el bien de la humanidad. Los hombres del ‘socorro’ y los profesionales del sentimiento dirán, por supuesto, que esto es jugar con las palabras, que había que comprender la catástrofe humana y que todos lo han comprendido así. Quizás. Pero confundir humano y humanitario, tomar lo uno por lo otro, señala cuál es la percepción que se tiene de la humanidad: un gran cuerpo sufriente del que Occidente sería el Mesías. La formidable metonimia que define a la victima por su salvador indica hasta qué punto éste importa más que aquella. Metonimia narcisista, la catástrofe humanitaria no hace el bien a la humanidad sino que quiere el bien del humanitario. Una palabra basta para hacer dudar de los mejores sentimientos”. P. Lancon, “Humanitaires humains”, en Liberation, París, Rebonds, abril 7 de 1999.

206 Hacemos referencia a las políticas económicas globales y nacionales que tienden a imponer acciones orientadas básicamente a incrementar el número de usuarios de servicios públicos, asemejando tales condiciones a la reducción de los índices de pobreza y, por tal motivo, dirigiendo la intervención social a alcanzar dichos índices. Por ello, actualmente la diferencia entre los índices de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), y los de Línea de Pobreza (LP) da como resultado drásticas disminuciones en los primeros y drásticos aumentos en los segundos. Cf. “Los indicadores de pobreza...,” op. cit., p. 141.

207 A partir de la década del ochenta se transforman gradualmente las formas de contratación para profesionales. El gobierno, que era su mayor empleador, reduce drásticamente su acción y la empresa privada aumenta su participación en este sector. Así, mientras en 1991, 2.442.112 de los trabajadores (obreros y empleados) estaban contratados por la empresa privada y 504.672 por el gobierno, en 1995 2.977.318 estaban contratados por el sector privado y 435.571 por el sector gubernamental. Cf. DANE, Encuesta nacional de hogares, 1993. No obstante, las nuevas formas de contratación introducen variables “basadas en normas de administración de los recursos laborales a través de los círculos de calidad, los grupos de mejoramiento continuo y otros sistemas, con los cuales se ha logrado incrementar la productividad del trabajo, reduciendo al mismo tiempo el costo laboral para los empresarios”. “El sindicalismo y la globalización...”, op. cit., p. 177. Por ello, la curva de crecimiento del sector oficial hasta 1976 era del 4.82%, decreciendo hasta llegar al 0.21% en 1986. Encuesta nacional de hogares, op. cit. En 1990, mientras en países como Argentina el 19.3% de los empleados pertenecen al sector oficial, en Colombia este sector está constituido por el 9.6%. ΟIT Panorama laboral 1999, Anexo estadístico, cuadro 5. Sin embargo, a medida en que disminuye la contratación formal, aumentan los contratos de prestación de servicios. “A partir de la Ley 50 de 1990 se impuso la autorización para contratar a término fijo por menos de un año, a pagar salario integral y a eliminar la retroactividad de las cesantías”. “El sindicalismo y la...”, op. cit., p. 176. La Ley 50 de 1990 se justificaba de la siguiente manera: “la modernización de la economía hace necesario que se tome más flexible el régimen laboral para darle mayor competitividad a nuestros productos, promover la inversión e incrementar la generación de empleo”. “Frente a una economía deshumanizada...”, op. cit., p. 184.

208 Informantes hombres y mujer, primera generación, estrato c.

209 Informantes hombres, primera generación, estrato c.

210 Informante hombre, primera generación, estrato c.

211 Informantes mujer y hombre, primera generación, estrato c.

212 Informante mujer, primera generación, estrato c.

213 Informante hombre, primera generación, estrato c; informante mujer, segunda generación, estrato c.

214 Informante mujer, primera generación, estrato c.

215 Informantes mujeres y hombre, segunda generación, estrato c.

216 González afirma: “los países y gobiernos del primer mundo no desconocen las amenazas de una sociedad insostenible y de un mundo ingobernable; pero su voluntad de conocer se reduce a la búsqueda de una ‘sociedad sustentable’ y de una ‘gobernabilidad mejorada’ que no afecte ninguno de sus intereses inmediatos y particulares [...] El neoliberalismo y la reconversión de la economía tienden a alejar todavía más a las instituciones del Estado de aquellas medidas que servían para resolver los problemas sociales de por lo menos un sector de la mayoría, o un segmento del pueblo. Pero eso no quiere decir que con el cambio ya sólo aparezca el papel de clase y el papel represivo del Estado [...] El proceso de reestructuración no sólo tiende a aumentar la extrema pobreza, también prepara al Estado para enfrentarse a ella en el orden de la represión, y trata de fortalecerlo en la negociación social y política de una sociedad reestructurada”. “La nueva organización capitalista mundial...,” op. cit., pp. 13 y 81.

217 Las políticas de lucha contra la pobreza se insertan en la lógica de la descentralización administrativa del Estado, presentando como prioridad la expansión de los servicios públicos, bajo los siguientes cánones: “El uso de la empresa pública descentralizada (fórmula organizacional de la descentralización) supone un costo: aceptar que estas empresas sean autocosteables y no dependan de los presupuestos municipales para su mantenimiento y expansión [...] para dotarlas de capacidad de respuesta se les dieron recursos propios provenientes de las tarifas y se generaron condiciones para acceder a créditos externos. Sin embargo, no todos los servicios son igualmente aptos para utilizar el mecanismo de las tarifas como fuente de financiación. Mientras que los medidores residenciales han sido desarrollados para los casos de la electricidad y el agua potable, el alcantarillado y basuras presentan dificultades para medir el consumo individual. Estas diferencias en la aptitud para medir los consumos y cobrar tarifas proporcionales a los mismos repercuten en la desigualdad de condiciones de acceso al crédito externo. La principal exigencia de los acreedores es la de garantizar la recuperabilidad de los préstamos a través de mecanismos tarifarios”. “Prestación de servicios públioos domiciliarios...”, op. cit., pp. 37 y 39.

218 Las cifras sobre el empleo durante el periodo considerado dan cuenta de dicha transformación: López, refiriéndose al periodo 1988-1995, señala lo siguiente: “La actividad más dinámica en materia de generación de plazas de trabajo fue la construcción (11.4%); seguida de los servicios, las finanzas y el transporte (con tasas entre el 8 y el 10%) [...] Debe notarse que la terciarización tendencial del empleo nacional ha favorecido la vinculación laboral de las mujeres desde que la importancia de las ramas terciarias es mayor para ellas que para los hombres, caso del comercio, las finanzas y los servicios”. H. López, “Comentarios a las series de empleo y desempleo”, en Sistema de indicadores sociodemográficos..., op. cit., pp. 3 y 4.

219 Según el estudio de Pérez y Suárez, las microempresas informales fueron incoporadas al sistema formal de financiación. Así, del total de microempresas que respondieron la encuesta (1549), el 92.2% recibieron algún tipo de financiación. Asimismo, los bancos, corporaciones y cooperativas otorgaron el 64.4% del total de créditos. Por otra parte, las restantes fuentes de financiación se distribuyen así: 14.8% parientes, 9.8% fundaciones, 4.7% prestamistas y 0.8% fondos gubernamentales. Cf. V. Pérez y A. Suárez, “El sector informal en Santafé de Bogotá: aproximación a una realidad”, en Revista Cámara de Comercio de Bogotá, No. 98, Bogotá, 1996, pp. 27-38.

220 Considerando sólo la variable empleo y utilizando los datos arrojados por los mismos indicadores que propone la tendencia neoliberal, puede notarse lo que denominamos aparente progreso. López señala: “En promedio el empleo fue muy dinámico en este periodo, pero la gran expansión fue 1988-1992, después perdió dinamismo. El empleo urbano es el responsable de casi todos los nuevos empleos creados en el periodo. Se duplicó, pasando de 4.2 millones de ocupados en 1988 a 7.5 millones para 1992 y 8.2 millones en 1995. En los siete años acumula cuatro miñones de nuevas plazas, mientras en el sector rural, más estable, sólo pasó de 4.9 a 5.5 miñones de ocupaciones, esto es, 600.000 nuevas ocupaciones entre el año 1988-1994. “Comentarios a las series de empleo...”, op. cit., p. 1. Sin embargo, al discernir estos datos, el mismo autor aclara: “El grado de informalidad del empleo urbano colombiano ha sido tradicionalmente muy elevado, entre el 54 y el 57% [...] De hecho, la mayor parte del empleo urbano del periodo 1984-1988 había sido creado por el sector informal (61.8% en las cuatro ciudades principales y 65.6% en las 6 intermedias) [...] Durante los años 1988-1994 el sector formal aportó el 68.3% de los nuevos empleos en las cuatro ciudades principales y ganó importancia en el empleo marginal de las seis intermedias (44% vs 34.4% en el periodo anterior) [...] en 1994, el sector informal ocupa el 53.6% mientras el formal el 46.4% [...] El empleo generado por las pequeñas unidades, se sitúa en un alto grado por fuera de las reglamentaciones laborales en materia de seguridad social, de salario mínimo, de jomada laboral y de estabilidad”. H. López, “Empleos formales e informales, asalariados e independientes: balance de los cambios acaecidos entre las décadas del ochenta y del noventa”, en Revista Cámara de Comercio de Bogotá, No. 98, Bogotá, 1996, pp. 8,10 y 15. De lo anterior se concluye que el 53.6% de los asalariados colombianos durante el quinquenio de mayor auge del empleo, se encontraron en situación de extrema marginalidad.

221 Torres considera que “a diferencia de los modelos orientados a resolver problemas de vivienda social desde la oferta, la expedición de la Ley Tercera de 1991 inaugura el modelo de subsidio a la demanda. Este último surge como parte del desmonte de las formas de intervención del Estado en la realización directa de la vivienda y en la asignación de subsidios directos a la oferta, y está basado en dos supuestos fundamentales: A. El subsidio que otorga el Estado lo recibe en forma directa la familia beneficiaría, incrementando de esta manera su poder adquisitivo, lo que le permite ingresar a la demanda efectiva de vivienda y le otorga la libertad en la selección de la misma. B. El incremento de la demanda jalona la oferta y la libertad de selección genera la competencia y con ella una mejor calidad del producto ofrecido [...] Los hogares que accedieron a créditos del sector financiero requerían ganar más de 1.5 salarios mínimos. Así, las familias que ganaban entre 1,5 y 3 salarios mínimos, recibieron un subsidio de $2.800.000 y un crédito de ocho millones de pesos, estando obligados a una cuota inicial de $1.200.000 y una capacidad de endeudamiento mensual de $120.000. De la misma manera, entre 1991 y 1997 el total otorgado por subsidios para cuota inicial o mejoramiento de vivienda fue de $1.058.196 millones y el total del crédito otorgados a estos mismos usuarios para la financiación de su solución de vivienda fue de $2.040.275 millones”. P. Torres, “La vivienda social en Colombia”, en Desarrollo urbano en cifras, No. 4, Bogotá, Ministerio de Desarrollo Económico y CENAP, 1998 pp. 156,162 y 163.

222 Según los datos presentados por el Sistema de Indicadores Sociodemográficos para Colombia, entre 1986 y 1991 el número de hogares con NBI disminuyó en las cuatro principales ciudades del país del 20.3% al 13.8%. Mientras en 1986, el número de hogares con viviendas inadecuadas era del 3.8%, en 1991 era del 2.2%. El porcentaje de viviendas sin servicios básicos disminuyó del 3.6% al 1%. Aquellos con hacinamiento critico pasaron del 11.5 al 8.3. Los hogares de alta dependencia económica disminuyeron del 6.1 al 3.9 y el ausentismo escolar pasó del 3.1 al 2.4. Cf. “Pobreza por ciudades” en Sistema de indicadores…, op. cit., Boletín No. 8, 1995. En contraste con estos resultados, Ninay Serrudo emplean el mismo tipo de indicadores pero para analizar la evolución del perfil de la pobreza y la desigualdad y encuentran que entre 1991 y 1995 la medida de incidencia de la pobreza fue del 55% para Colombia. En sus palabras “El porcentaje de población pobre disminuyó de 59.1% en 1978 a 57.7% en 1991 hasta llegar a 55.5% en 1995. En 1993 se empeora la situación de pobreza como consecuencia de las políticas económicas que agravaron más la caída del nivel de los ingresos de los hogares pobres. Se observa que el nivel de ingresos no ha mejorado en estos últimos años, consecuentemente el nivel de vida no ha mejorado como se esperaba sino que se ha mantenido dentro de una banda estable de pobreza crónica. En 1994 se inicia una significativa mejora de la situación de los pobres, se reduce la población pobre. En 1995 la incidencia empeora llegando al 55.05% que indica un incremento respecto de 1994 (54.4%)”. E. Nina y M. Serrudo, “Perfil de la pobreza y desigualdad en Colombia”, en Sistema de indicadores..., op. cit., Boletín No. 16, 1998, p. 12.

223 Señala González: “la llamada economía informal es la nueva forma de la sociedad civil y de la política social en lo que se refiere a los marginados y super explotados que de otro modo tenderían a formar frentes colectivos [...] es una política de desestructuración de la clase trabajadora, es la otra cara de la política de ajuste y privatización: busca la sustitución de la solución social por la solución privada y familiar de los problemas”. “El colonialismo global y la democracia...”, op. cit., p. 82.

224 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato b.

225 Señala Antunes: “Debe afirmarse, sin embargo, que la constatación del crecimiento de este sector (servicios) no nos debe llevar a la aceptación de la tesis de las sociedades postindustriales, poscapitalistas, una vez que se mantiene ‘por lo menos indirectamente, el carácter improductivo en el sentido de la producción global capitalista, de la mayoría de los servicios. Pues no se trata de sectores con acumulación de capital autónomos; al contrario, el sector de servicios permanece dependiente de la acumulación industrial propiamente dicha, y así, de la capacidad de las industrias correspondientes de realizar plusvalía en los mercados mundiales’”. “La metamorfosis en el mundo del...”, op. cit., p. 32.

226 Dice López: “El mayor dinamismo del empleo se presentó en la categoría de empleados. La representación del empleo asalariado, obreros y empleados pasó del 36% al 43%, lo que explica el 57% del incremento neto. La categoría empleados ganó 4.5 puntos porcentuales en el periodo”. “Comentarios a las series de empleo y...”, op. cit., p. 4.

227 Según el Cuadro 3 del Boletín No. 7 del Sistema de indicadores sociodemográficos para Colombia, la cobertura de la seguridad social en población ocupada en 1993, era la siguiente: del total de trabajadores del gobierno, el 72.7% contaba con seguridad social; de trabajadores particulares, el 37.5%; de empleados domésticos, el 7.1%; de patrón empleador, el 13.7%; de trabajador por cuenta propia, el 6.2% y de trabajador familiar sin remuneración, el 2.1%. Cf. “Salud, saneamiento básico y seguridad social”, en Sistema de indicadores..., op. cit., p. 5.

228 Tomando como ejemplo la variable préstamo para vivienda, las garantías que se solicitan para acceder a estos empréstitos están dadas en número de salarios mínimos por hogares. Así “en las condiciones que otorga el crédito hipotecario Conavi, los hogares con ingresos superiores a 2.5 salarios mínimos mensuales legales no tendrían necesidad de subsidio familiar de vivienda para acceder a viviendas de precio inferior a 85 salarios mínimos. En las condiciones bajo las cuales otorga crédito hipotecario Colmena, los hogares con ingresos superiores a tres salarios mínimos no tendrían necesidad de subsidio familiar de vivienda para acceder a viviendas de precio inferior a 90 salarios mínimos. Las familias de ingreso menor a 1.5 salarios mínimos requerirían de un subsidio equivalente a la totalidad de la solución de vivienda”. “La vivienda social en Colombia...”, op. cit., p. 156.

229 Informante hombre, primera generación, estrato b.

230 Según los análisis de Nina y Serrudo “el 55% de la población colombiana no se encuentra individualmente en capacidad de cubrir los costos de la canasta familiar [...] esta situación es preocupante en la medida en que afecta aproximadamente a 18.9 millones de personas en Colombia”. “Perfil de la pobreza y la desigualdad...”, op. cit., p. 12.

231 Informantes mujeres, primera generación, estrato b.

232 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

233 Se hace referencia a los barrios en proceso de consolidación. Según Bello y Mosquera, las características principales de estos barrios son: “Su poblamiento supera los diez años, cuentan con una infraestructura de servicios públicos domiciliarios, aunque deficiente y, en algunos casos, ilegal, poseen organizaciones legalmente constituidas y socialmente reconocidas, han logrado cierta estabilidad en la población, han construido redes comunitarias formales e informales, legales e ilegales que permite identificar quién es quién en el barrio [...] Estos barrios son expresión de la dinámica de invasión y crecimiento ilegal de la década de los ochenta Μ. N. Bello y C. Mosquera, “Desplazados, migrantes y excluidos: actores de las dinámicas urbanas”, en F. Cubides y C. Domínguez, (eds). Migraciones internas y reestructuraciones territoriales, Bogotá, CES, 1999, pp. 461-462.

234 Informantes hombre y mujer, segunda generación, estrato b; informante hombre, primera generación, estrato b.

235 Se hace uso de los término “puritanismo” e “higienismo” en la acepción de Virilio. En sus palabras: “La producción final de la sociedad de consumo es el desecho [...] Y en ese decorado residual fue que se desarrolló el higienismo al punto de representar hoy una verdadera ideología sanitaria [...] Nacido de los excesos de la explotación industrial, el higienismo desarrolla el tema de la culpabilidad del hombre en tanto que estado de la materia. Retomando para sí la simbólica religiosa, parodiando los ritos del agua, reintroduce el mito de lo intocable, de lo impuro [...] La ideología sanitaria evacúa al hombre físico de una sociedad esencialmente urbana donde el problema de la promiscuidad en la concentración jamás se ha resuelto de una manera distinta a la evacuación a la periferia o a la puesta en gueto de los ‘desechos’ sociales o raciales tratados globalmente”. L’insécurité du territoire, op. cit., pp. 185-186.

236 Informantes mujeres y hombres, segunda generación, estrato b.

237 De acuerdo con el análisis de López: “Entre 1988 y 1995, la industria manufacturera y el comercio ocuparon un lugar intermedio en el aporte de nuevos empleos, pero el empleo industrial ha venido perdiendo dinamismo y desde 1993 ha despedido trabajadores”. “Comentarios a la serie de empleo...”, op. cit., p. 4.

238 Informantes hombres, primera y segunda generación, estrato b.

239 Informantes hombres, primera generación, estrato b.

240 Informantes hombres e informante mujer, primera generación, estrato b.

241 Informantes hombres e informante mujer, primera generación, estrato b.

242 Informante mujer, primera generación, estrato b.

243 Informantes hombre y mujer, primera generación, estrato b; informante mujer, segunda generación, estrato b.

244 Señala Rochietti: “Los barrios pobres exhiben la ruptura más profunda porque allí se exponen las consecuencias más dramáticas de la expropiación social. En este medio se amasa la resignación, el autoritarismo, la envidia, la desesperanza, la religiosidad, la superstición [...] La marginalidad es la rabia de la pobreza y cuando es extrema lleva a la guerra del pobre contra el pobre”. A. M. Rocchietti, “La cultura como verdad: pobreza latinoamericana”, en Nómadas, No. 12, Bogotá, Universidad Central-DIUC, abril de 2000, p. 46.

245 Informantes hombres e informante mujer, segunda generación, estrato b.

© Siglo del Hombre Editores, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter