Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Comunicación - Educación

 | 
Carlos Eduardo Valderrama H.

I. Coordenadas

La comunicación/Educación como nuevo campo del conocimiento y el perfil de su profesional

Ismar de Oliveira Soares

Texte intégral

La simple introducción de los medios de comunicación y de las tecnologías en la escuela puede ser la forma más engañosa de ocultar sus problemas de fondo sobre la égida de la modernización tecnológica. El desafío es cómo implantar en la escuela un ecosistema comunicativo que contemple al mismo tiempo: experiencias culturales heterogéneas, el entorno de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, además de configurar el espacio educacional como un lugar donde el proceso de aprendizaje conserve su encanto.
Jesús Martín-Barbero

  • 1 Datos obtenidos durante la 15th Annual Conference on Distance Teaching & Learning, promovida por U (...)

1Año 2000. Todavía no han pasado seis años desde la explosión comercial de Internet, y el 90% de las universidades americanas ya estarán ofreciendo algún tipo de educación a distancia a través del uso de las modernas tecnologías de la información. Se prevé que para mediados de la primera década del nuevo milenio, el 50% de toda la educación de los Estados Unidos se desarrollará fuera de los lugares tradicionales, o sea completamente a través del ciberespacio. Cambios tan espectaculares han llevado el sistema de educación de los Estados Unidos a discutir la adaptación de las escuelas tradicionales a las nuevas tecnologías y la interacción entre educadores y educandos en el espacio de las nuevas comunidades virtuales.1 Los especialistas se preguntan sobre la naturaleza del cambio: ¿una nueva realidad pedagógica o nuevos aparatos para una vieja perspectiva educacional?

  • 2 Rena Palloff y Keith Pratt, Building Learning Communities in Cyberspace, San Francisco, Jossey-Bas (...)

2Autores como Rena Palloff y Keith Pratt acreditan que las nuevas tecnologías pueden enriquecer el acto pedagógico favoreciendo una efectiva “interactividad” entre los agentes del proceso educativo: Concluimos a través de nuestro trabajo con el nuevo medio (Internet) que la construcción de la comunidad educativacon los profesores participando en igualdad de condiciones con sus alumnos, es la clave del éxito de todo el proceso.2 En este sentido, no es exactamente la tecnología lo que importa, pero la filosofía educativa presta sentido a su uso. Nos parece que para estos autores, así como para muchos otros estudiosos en el continente, el momento es efectivamente propicio y suficientemente adecuado para una profunda revisión del sentido de la acción comunicativa presente en el acto educativo —sea presencial o a distancia—.

3En este estudio proponemos justamente examinar en qué dirección camina esta reflexión en América Latina. No nos preocupa exactamente saber cómo inciden las tecnologías sobre las prácticas educativas (la “razón técnica”, dictada por la posmodernidad, como veremos), mas ¿cómo pueden interrelacionarse epistemológicamente los conceptos de “educación” y de “comunicación” frente a los cambios propiciados por estas tecnologías (razón pedagógica)? Nos preguntamos, al final: ¿Sería posible sustentar, hoy día, el nacimiento de un nuevo campo del conocimiento que reúna en un mismo espacio teórico las prácticas de la comunicación y las prácticas de la educación?

  • 3 Ver sobre el tema el texto “Comunicação e Educação um ponto de mutação”, bajo la autoría de Yara M (...)

4Reconocemos que encontrar respuesta a esta pregunta no es nada fácil, pues no es evidente, a primera vista —especialmente en la bibliografía corriente—, que la comunicación y la educación puedan, en algún momento, integrarse en el campo específico y autónomo de la intervención social. La historia nos enseña que tanto la educación como la comunicación, al ser originadas por la racionalidad moderna3 tuvieron sus campos de acción demarcados en el contexto del imaginario social, como espacios independientes, aparentemente “neutros”, con funciones específicas: la educación administrando la transmisión del saber necesario al desarrollo social y la comunicación responsabilizándose por la difusión de las informaciones, la recreación popular y la manutención del sistema productivo a través de la publicidad.

LA RAZÓN TÉCNICA: ENTRE LA MODERNIDAD Y LA POSMODERNIDAD

  • 4 Jorge Huergo afirma que las tradiciones que constituyen la interrelación Comunicación/ Educación a (...)
  • 5 En ese sentido Foucault —en El orden del discurso—, dice que el poder se ejerce en red y define la (...)

5Es bien sabido que la Modernidad nació como una institución que creía en las posibilidades de la razón, capaz de transformar la sociedad gracias a la dominación de la naturaleza por el hombre. Al mismo tiempo, impuso la uniformidad de las representaciones sociales colectivas y la “masificación” de las aspiraciones y de las mentalidades como una forma de control de la opinión pública.4 Partiendo de tal perspectiva, la sociedad industrial conformó la educación como un instrumento destinado a sedimentar y legitimar el orden social que quería ver establecido. Por otra parte, se apropió del discurso mediático, usándolo como su más poderoso instrumento para disciplinar la colectividad.5

  • 6 José Antonio Dacal Alonso, “Las grandes líneas-fuerza que configuran el horizonte moderno”, en: Um (...)

6Debido a sus incongruencias —que resultó en tragedias como la destrucción del ecosistema o las guerras que eliminaron vidas humanas en nombre de causas que la historia reveló como irrelevantes—, la iluminadora razón acabó perdiendo legitimidad frente a los ojos de millones de personas. En ese sentido, la propia sociedad se obligó a buscar en la dinámica de la denominada cultura de la posmodernidad referentes que expliquen los cambios por los que están pasando la sociedad en general y las personas en particular.6

7La posmodernidad efectivamente no substituyó, sino que apenas reaccionó a la cosmovisión propia de la modernidad. En ese sentido continúa reforzando la creencia en el orden mundial, ahora comandado por una nueva razón, la razón técnica, y por el predominio de la información. Por otro lado, apuntó a la liberalización de las conciencias a través del reconocimiento de la autonomía individual y de la valorización de la subjetividad.

8En términos psicosociales, debido a la razón técnica, lo virtual se convierte en real, lo cual significa que se concretan los deseos y las aspiraciones humanas de manera analógica, a través de los simula cros presentes en la cotidianidad de la producción simbólica del sis tema de comunicación.

LA “ERA DE LA INFORMACIÓN” CONFRONTA EDUCACIÓN Y COMUNICACIÓN

9La perplejidad aumenta a partir del punto en que la información pasa a representar el factor clave de los procesos productivos de bienes y servicios. Efectivamente, las tecnologías de la información se constituyen, hoy día, en uno de los grupos más dinámicos de la moderna economía mundial. Comienzan a expandirse con la rapidez de las aguas de un diluvio, penetrando e inundándolo todo, interfiriendo en la cotidianidad de millones de personas, ejerciendo un gran impacto en la organización del trabajo (se habla ya del fin del empleo, tal como es concebido hasta hoy) y en el manejo del poder mundial. De hecho, con la consolidación de la Era de la Información todo cambia muy rápidamente, en especial la forma en que los hombres se relacionan con sus semejantes. Frente a la nueva realidad, la educación se resiente y manifiesta su perplejidad: ¿Cómo trabajar con niños y jóvenes en un mundo que cambia tan rápida e impresionantemente?— se preguntan muchos profesores.

10Para muchos analistas, no obstante, el impacto mayor del modo como se mueve la economía de la información está representado por el significativo crecimiento de las incertidumbres lo que, en muchos casos, lleva a actitudes de defensa frente a lo nuevo e inesperado.

  • 7 Las referencias a Pierre Furter en este capítulo fueron extractadas de su conferencia “Comunicação (...)

11El pensador francés Pierre Furter,7 al explicar esta perplejidad de los educadores, asegura que lo que experimentamos no es otra cosa que un verdadero cambio de paradigmas: el discurso sobre la Educación que la definía como base de la construcción de la democracia moderna y del progreso de los pueblos se está sustituyendo por el discurso de la excelencia y de la irreversibilidad de la Información. En otras palabras, la racionalidad moderna no necesitaría de la educación, a menos que se convierta en sucedánea de la Era de la Información. Resultado evidente: hay una valorización social del mundo de la comunicación (extraordinariamente favorecido por los avances de las tecnologías de la información) y una depreciación del mundo de la educación tradicional (hasta el momento insegura e impotente frente a los cambios tecnológicos).

12En síntesis, la educación que representa el tiempo del pensamien to lógico, seriado, geométrico, básicamente libresco (identificada con la Era Fordista) está, pues, en crisis. En tanto que la institución denominada Comunicación de Masas que consolida un pensamiento fragmentado y una cultura aleatoria, esencialmente audiovisual, se encuentra en auge en el imaginario social. La Comunicación de Masas representa el eje que atraviesa las nuevas maneras de pensar y organizar de la sociedad.

13La hegemonía de la construcción y legitimación de las representaciones sociales pasó, así, indudablemente a la Comunicación de Masas, cuyo referente cognitivo es justamente el surgimiento de una “realidad virtual”, accesible a las inmensas audiencias (ciberespacio), bajo la creencia de la existencia de una comunidad (también virtual) entre productores y receptores. Esta realidad es “virtual” justamente porque simula el mundo, representa el mundo. Aunque no se confunde con el mundo una vez que es auto-referencial. Se produce y crea por la imaginación humana y es administrada y operada por las sofisticadas tecnologías de la información.

14En la posmodernidad, con el triunfo de la razón técnica, estaríamos entonces viviendo el desgaste de la civilización del libro y de los contenidos seriados y sistematizados, e ingresando en el mundo veloz, contingente, fluido y mutable de la civilización audiovisual, cuya marca es la incertidumbre y la expectativa de lo nuevo a cada minuto.

EDUCACIÓN/COMUNICACIÓN: INTERDISCURSIVIDAD

15Comprender y actuar en la realidad cultural, favoreciendo el crecimiento y la autonomía de los educandos, permitiéndoles que se expresen y utilicen los recursos de la información de una manera democrática, crítica y responsable, es hoy día considerado como parte de los programas oficiales de educación en distintos países del continente, así como servir a la comunidad creando espacios para intercambios de las manifestaciones culturales, representó y aún representa una utopía defendida por muchos comunicadores en nuestro continente.

16La pregunta es ¿cómo aproximar los dos campos? En nuestros contactos y entrevistas con especialistas latinoamericanos nos confrontamos con dos teorías distintas: La tesis de la “interfaz”, que defiende el punto de vista según el cual tanto la comunicación como la educación son campos históricamente constituidos, definidos, visibles y fuertes. Según esta teoría podemos aproximarlos, pero nunca integrarlos; La tesis de la “conformación de un nuevo campo”, defendida por quienes entienden que estamos frente a la emergencia de un nuevo espacio de intervención cultural y social autónomo, denominado Interrelación Comunicación/Educación.

17La tesis de la “interfaz” sostiene la posibilidad de una cierta aproxi mación entre los dos campos, para fines estratégicos (el uso de las tecnologías para tornar eficiente la enseñanza o la distribución de programas educativos a través de los medios masivos), desde que consideremos siempre cada uno de los campos como autónomos. Se argumenta que aún antes de la modernidad, el hombre se educó y educó a su semejante haciendo esto de distintos modos y que desde siempre, el hombre estableció procesos de comunicación entre sí, usando para ello recursos diferentes. La educación, para los defensores de la teoría, está legitimada en la esfera “oficial”, del “bien común”, de la mínima necesidad de construcción de ciudadanía, mientras que la comunicación está legitimada por el mercado y se mantiene en función de los intereses de la iniciativa privada.

  • 8 Ver sobre el tema, el texto de Edson Gabriel García en el site del NCE: www.eca.usp.br/nucleos/nce

18Educación y comunicación se distancian, también —según la misma teoría— por el tejido de sus discursos. El discurso educacional es más cerrado y encasillado, oficial, más autorizado, validado por autoridades, no se cuestiona. En este sentido es autoritario, porque es seleccionado e impuesto en forma de “currículo” a los alumnos y profesores. El discurso comunicacional, al contrario, es “desautorizado”, irrespetuoso y abierto, en el sentido de que está siempre en búsqueda de lo nuevo, lo diferente, lo inusitado. Mientras la educación está presa en el Estado —frágil, sin poder y pobre—, en lo peor del Estado que es la burocracia, la comunicación se vincula al mercado, se renueva constantemente, tiene libertad para construir su “currículo” y su forma de actuar.8

  • 9 El análisis de la interdiscursividad como fundamento del nuevo campo fue elaborado, a lo largo de (...)
  • 10 El concepto discurso-transversal que aquí se emplea se refiere a la conexión entre elementos discu (...)

19La tesis de la “conformación de un nuevo campo” defiende la posibilidad del reconocimiento de un “campo integrador”. Se afirma además que el más importante y decisivo eje constructor del nuevo campo es su interdiscursividad9 o la búsqueda constante del discurso transversal, en la expresión de Pêcheux.10

  • 11 Paulo Freire, Extensão ou Comunicação? R. J, Paz e Terra, 1976. Cf. también: Antônio Cerveira de M (...)

20Para mejor entender la naturaleza del nuevo campo necesitamos retornar a uno de los pioneros en la interrelación Comunicación/Educación en el escenario latinoamericano —Paulo Freire—,11 que en el clásico texto Extensão ou Comunicação, llamó la atención para los procesos comunicacionales que se introducen en el actuar pedagógico libertador, afirmando que el hombre es un ser de relación y no sólo de contactos como el animal; no está simplemente en el mundo, sino con el mundo.

  • 12 La expresión se refiere al presupuesto de la filosofía analítica inglesa según el cual todo decir (...)

21En este contexto, la comunicación se ve como un componente del proceso educativo y no a través del recorte del “mesianismo tecnológico.” En esa dirección, Freire alerta que ni todo desarrollo es modernización, ni toda modernización es desarrollo. Así el modo latino “modus” se refiere a una forma de relación estratégica performativa12 que se establece entre comunicación y educación, a través del actuar. Se trata de un modo de interacción que rebasa la óptica puramente instrumental de la tecnología comunicativa e informativa.

  • 13 Paulo Freire, op. cit, p.43.

22Sobre esta perspectiva, la comunicación pasa a entenderse como relación, como un modo dialógico de interacción del actuar educomunicativo: Ser dialógico es vivenciar el diálogo, es no invadir, es no manipular, es no “esloganizar”. El diálogo es el encuentro amoroso de los hombres que, mediatizados por el mundo, lo pronuncian, esto es, lo transforman y, transformándolo, lo humanizan.13 Para el nostálgico educador no es posible comprender el pensamiento fuera de su doble función: la cognoscitiva y la comunicativa.

  • 14 Entrevista concedida por el autor en 1998, en la ECA-USP, para el proyecto “Perfil do Especialista (...)
  • 15 En esta dirección, una llave operacional para entender la naturaleza del nuevo campo puede ser el (...)

23En esta dirección es igualmente oportuno retornar a Mario Kaplún,14 para quien la Comunicación Educativa existe para brindarle a la educación métodos y procedimientos para crear la competencia comunicativa del educando. No se trata de educar usando el instrumento de la comunicación, sino que ésta se convierta en la columna vertebral de los procesos educativos: educar por la comunicación y no para la comunicación. Dentro de esta perspectiva de la comunicación educativa como relación y no como objeto, los medios son reubicados a partir de un proyecto pedagógico más amplio. En este sentido, tanto Freire como Kaplún entienden conceptos como “contexto sociocultural”, “Comunicación” y “Educación” como una relación y no como áreas que deban tener su objeto de estudio disputado.15

  • 16 Jesús Martín-Barbero, “Heredando el futuro. Pensar la educación desde la comunicación”, en: Nómada (...)

24Martín-Barbero16 contribuye a esta discusión analizando la cuestión de la temporalidad en la relación Comunicación/Educación. Considera, por ejemplo, la tecnicidad mediática como una dimensión estratégica de la cultura vista, muchas veces, con desconfianza por la escuela porque funciona como elemento desestabilizador de los ambientes de aprendizaje heredados de la tradición. Los medios rompen las fronteras entre la razón y la imaginación, el saber y la información, el arte y las ciencias y permiten el desarrollo de un tiempo virtual que libera el aquí y el ahora, inaugurando nuevos espacios y velocidades.

  • 17 Margaret Mead, Cultura y Compromiso. Estudio sobre la ruptura generacional, Barcelona, Gedisa, 2º (...)

25Para demostrar los conflictos entre las diferentes temporalidades en la relación Comunicación/Educación, Martín-Barbero recurre al concepto de destiempo, propuesto por la antropóloga estadounidense Margaret Mead17 que hace una distinción entre tres tipos diferentes de cultura: la posfigurativa en la que los jóvenes aprenden primordialmente a través de los adultos; la cofigurativa en la que los jóvenes tienen como modelo la conducta de sus contemporáneos (donde tanto jóvenes como adultos aprenden con sus pares); y la prefigurativa en la que los adultos también aprenden con los jóvenes (donde los pares substituyen a los padres, promoviendo una ruptura de generaciones sin precedentes).

  • 18 Ibíd, p.121.

26Explica la autora que las sociedades primitivas y los reductos ideológicos y religiosos son principalmente posfigurativos y extraen la autoridad del pasado. Las grandes civilizaciones, que necesariamente desarrollaron técnicas para la incorporación de los cambios, recorren típicamente alguna forma de aprendizaje cofigurativa a partir de los pares, de los “compañeros aprendices”. Desde los años sesenta emerge una cultura prefigurativa en la que los pares substituyen a los padres, sin provocar una ruptura entre las generaciones. En este sentido, según la antropóloga, cuando se empiezan a entender mejor los “procesos circulares” mediante los cuales se desenvuelve y se transmite la cultura, es preciso atacar la parte más flexible y compleja del sistema: el comportamiento de los adultos.18 Es preciso crear nuevos modelos de relación pedagógica y comunicativa para que los adultos enseñen no lo que los jóvenes deben aprender, sino cómo deben hacerlo y no a lo que deben comprometerse, sino cuál es el valor del compromiso.

27A partir de esta referencia, Martín-Barbero analiza los destiempos de la educación, mostrando que la “comunicación pedagógica” apoyada en el texto impreso encarna y prolonga la temporalidad de este tipo de saber. Ésta se apoya en la transmisión de contenidos reciclados y se vale de un modelo mecánico de lectura unívoca y pasiva que distancia el diálogo. Proclama, así, el imperio de las letras en detrimento de la imagen que hoy dinamiza los procesos de comunicación. Lo que queda claro es que el “tiempo pedagógico” hace de este “modus comunicandi” una forma de ejercicio del poder, ya que la autonomía del lector y la posibilidad de un ecosistema comunicativo marcado por el diálogo implicaría la descentralización de la palabra autorizada y la transformación de las relaciones sociales internas del espacio escolar.

28Como se puede inferir, la discusión sobre el “tiempo pedagógico” tiene que ver con cuestiones fundamentales como la acomodación y/o ruptura de generaciones, conflictos, alienación, resistencias, insurgencias, que polifónicamente insisten en aparecer entre líneas. Pero este tipo de análisis solamente tiene sentido y puede ser entendido en el espacio de un nuevo campo epistemológico que alcance a integrar el “tiempo pedagógico” y el “tiempo comunicativo”.

29Estamos así, como analizan los investigadores del NCE, frente a la inauguración de un modus operandi capaz de establecer posturas teóricas que vayan más allá de los límites paradigmáticos, reconceptualizando la relación entre educación y comunicación y orientándola hacia una educación ciudadana emancipadora, que se basa en la concepción de un nuevo sujeto, de una nueva temporalidad y de una nueva praxis.

LA COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN: ALGUNAS PAUTAS PARA LA DISCUSIÓN

30En el nuevo campo de la inter-relación Comunicación/Educación se presentan algunas pautas de trabajo, marcadas por filósofos, educadores y sociólogos.

31Fernando Font y Leonardo Méndez Sánchez nos llaman la atención, por ejemplo, sobre la necesidad de que superemos el universalismo de la racionalidad educativa tradicional; Francisco Gutiérrez nos apunta para los desafíos de la comunicación a la pedagogía y Néstor García Canclini nos facilita una nueva lectura de la presencia de los medios en la sociedad de consumo.

32Según el jesuita Fernando Font, la modernidad cometió un grave error al adoptar una visión universalista en las normas sociales y morales pues dividió al hombre en “razón” y “sensibilidad”, obligando a la educación formal a optar por la hegemonía de la “razón”. Advierte, por otro lado, sobre el peligro igualmente mutilador de dejarse tentar por un nuevo proyecto pedagógico que recupere la sensibilidad a costa de la pura y simple castración de la razón:

  • 19 Fernando Fernández Font, S. J. “Una propuesta alternativa. ¿Más allá de la Modernidad?”, en: Umbra (...)

No es posible seguir creyendo en una razón dictatorial y dejarse llevar por ella. Es necesario recuperar la sensibilidad, caminar en dirección de una nueva razón capaz de pensar la parcialidad, la individualidad, el pluralismo y que no aprisione la riqueza de la vida en los estrechos moldes de una conceptualización universalista.19

33Por tanto, Font propone que se considere la adopción del concepto de inteligencia sentiente, que explica:

Dada la unidad del ser humano, la facultad de aprehensión de la realidad es operada conjuntamente por la materialidad de los sentidos y por la capacidad de racionamiento abstracto del hombre. Por este mismo principio de unidad, el propio acto de sentir (la ‘impresión de la realidad’) se convierte en acto de aprender sin necesidad de conceptos o de racionalizaciones. La razón posteriormente reactualizará lo real para descubrir sus estructuras más profundas que no están dilucidadas en ese acto radical de inteligencia que la ‘impresión de la realidad.

34Para el filósofo, de ninguna manera la razón (responsable por el descubrimiento y aprehensión de estructuras de lo real mediante el pensamiento y los conceptos), es lo fundamental del ser humano:

  • 20 Ibíd, p.24.

Ella —la razón— no nos pone en la realidad... Lo que nos hace personas, seres humanos, es estar en la realidad, dominando el uso de los conceptos y de las teorías. Antropológicamente, por consiguiente, deberíamos cambiar la tradicional definición de hombre dada por Aristóteles (‘El hombre es un animal racional’). Ahora, deberíamos referirnos al hombre como el “animal de realidades”. No es, pues, la misma cosa ‘vivir en la realidad’ que ‘vivir en las ideas, en la razón’.20

  • 21 Leonardo Méndez Sánchez, “Reflexiones en torno a la postmodernidad y la práctica educativa”, en: U (...)

35Font reconoce, así, ciertos méritos en el pensamiento posmoderno, entre los cuales está el de hacer repensar la naturaleza de la racionalidad humana. En esta misma línea propositiva, el Profesor Leonardo Méndez Sánchez, de la Universidad Iberoamericana de México, recuerda que la educación necesita volver a verse a partir de algunas metas básicamente enfocadas en la valorización del sujeto y la sensibilidad del proceso educativo, como por ejemplo: a) el establecimiento de un nuevo concepto de razón generadora de una racionalidad plural que rompa la estrechez hasta ahora criticada; b) el desarrollo de una visión a partir de la cual la riqueza y la diversidad de la vida puedan ser entendidas y exploradas cabalmente. Habría que señalar, según Sánchez, que la vida del hombre es irreductible a cualquier universalismo.21

  • 22 Francisco Gutiérrez, La mediación pedagógica y la tecnología educativa” en: Tecnología Educaciona (...)

36En esta misma línea de pensamiento, al buscar respuesta a la pregunta “¿Para qué educar, en la Era de la Información?”, Francisco Gutiérrez propone que la Escuela contemporánea se oriente más hacia la sensibilidad humana que hacia una racionalidad abstracta y distante. Y para que tal sentido aflore con mayor naturalidad y la comunicación se efectúe, el autor recuerda la necesidad de que la Escuela eduque para la “incertidumbre”, para “disfrutar la vida”, para la “significación”, para la “convivencia entre los diferentes” y, finalmente, para la “apropiación de la historia y de la cultura”.22

  • 23 Néstor García Canclini, Consumidores e Cidadãos, conflitos multiculturais da globalização, Rio de (...)

37Por otro lado, la apropiación de la cultura por parte de los usuarios de los medios de información puede constituirse en plataforma para una acción educativa coherente con las necesidades actuales. Siguiendo esta línea, Néstor García Canclini pone en meridiana evidencia la urgencia que tiene el sistema educativo de introducir en su agenda —en su confrontación con la moderna producción de la cultura— el mercado, el consumo y el propio sistema de medios. García Canclini entiende que una verdadera revancha cultural está pasando por las manos de los usuarios y receptores de los medios. Para el autor, el consumo sirve, sobre todo, para distinguir a las personas, las familias, los centros educativos, las clases sociales: “La lógica que rige la apropiación de los bienes en cuanto objetos de distinción no es la de la satisfacción de necesidades, sino la de la escasez de bienes y de la imposibilidad de que otros los posean”.23 Según García Canclini, el consumo es un proceso planificado en el cual los deseos se transforman en demandas y actos socialmente regulados. Por tanto, no es nada que se parezca a la espontaneidad de consumidores autónomos e irreverentes.

  • 24 Ibíd, p.20.
  • 25 Ibíd, p.68.

38Para García Canclini, la reacción esbozada, aquí y allá, principalmente en el campo educacional, debe transformarse en un acto político. El consumo debe ser asumido como ejercicio de la ciudadanía: “Es necesario dirigirse al núcleo de aquello que en la política es relación social: el ejercicio de la ciudadanía”.24 La propuesta lleva naturalmente, a una “lectura crítica del consumo”, seguida de un retorno del interés por lo público, por lo colectivo: “Vincular el consumo con la ciudadanía requiere ensayar un reposicionamiento del mercado en la sociedad, intentar la reconquista imaginativa de los espacios públicos”.25

39No hay duda que la nueva racionalidad, sugerida por Furter, Font, Sánchez, Gutiérrez y García Canclini, ya propuesta anteriormente por Freire, representa un sólido presupuesto político-pedagógico para pensar la interrelación comunicación y educación.

LA CONSTRUCCIÓN EPISTEMOLÓGICA EN EL NUEVO CAMPO

  • 26 El presente artículo toma como fundamento el resultado de la investigación realizada or el Núcleo (...)
  • 27 La búsqueda de identidad del nuevo campo viene siendo explorada por la Revista Comunicação & Educa (...)

40La investigación realizada por la NCE/ECA/USP26 en torno a la “Interrelación Comunicación/ Educación” trabajó con la hipótesis central de que efectivamente un nuevo campo de conocimiento27 ya se formó, conquistó autonomía y se encuentra en franco proceso de consolidación. Sin embargo, tal interrelación o simplemente la Educomunicación, no fue asumida tan solo como una nueva disciplina para ser añadida en los currículos escolares. Al contrario, se reconoce que se está inaugurando un nuevo paradigma.

41Ésta fue justamente la segunda hipótesis: el nuevo campo, por su naturaleza relacional, se estructura como un proceso, mediático, transdisciplinario e interdiscursivo y se vivencia en la práctica de los actores sociales a través de áreas concretas de intervención social.

42La interdiscursividad, vale decir, el diálogo con otros discursos, es la garantía de la sobrevivencia del nuevo campo y de cada una de las áreas de intervención, al mismo tiempo que va posibilitando la construcción de su especificidad. Este interdiscurso es multivocal y su elemento estructural es la polifonía. La alteridad es la dimensión constitutiva de este palco de voces que polemizan entre sí, dialogan o se omplementan.

43Como tercera hipótesis, el NCE reconoció que el campo de la interrelación Comunicación/Educación se materializa en algunas áreas de intervención social. Se trata de áreas tomadas como autónomas por sus respectivos actores sociales y que en la práctica se desarrollan a partir de distintos puntos de vista teóricos. Pero al reconocérselas y al interrelacionarlas pueden los educomunicadores avanzar en la construcción del nuevo campo. Son ellas:

  • 28 El más reciente y completo estudio sobre las referencias teóricas y las metodologías de educación (...)
  • 29 Jesús Martín-Barbero, De los Medios a las Mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía, Barcelon (...)
  • 30 Guillermo Orozco, “Recepción Televisiva y Mediaciones”, en: Televidencia, perspectivas para el aná (...)

441. El área de la educación para la comunicación, constituida por las reflexiones en torno a la relación entre los polos vivos del proceso de comunicación (relación entre los productores, el proceso productivo y la recepción de los mensajes), así como en el campo pedagógico, por los programas de formación de receptores autónomos y críticos frente a los medios.28 Existen distintas vertientes en el área de la educación para la comunicación, que comprenden desde posturas defensivas, de tipo moralista, hasta proyectos que se caracterizan por implementar procedimientos dirigidos a la apropiación de los medios y de los lenguajes de la comunicación por parte de los niños y jóvenes. En el mundo iberoamericano, la formulación de la teoría de las mediaciones, especialmente por Martín-Barbero29 y Orozco,30 permitió una visión más lúcida de los procesos de recepción, promoviendo una importante transformación en la pedagogía de la educación para los medios.

45En la perspectiva de la Educomunicación, el área de la educación para la comunicación posibilita tomar la Comunicación Social como ecosistema. Su principal objetivo será el examen de los procesos de comunicación en que la propia comunidad está inserta; ello permite que desde la realidad local se realice una lectura de la relación de los individuos con el sistema de medios, y lleva finalmente a los miembros de la comunidad a intervenir en las políticas y en los procesos de comunicación masivos.

462. El área de la mediación tecnológica en la educación, comprende el uso de las tecnologías de la información en los procesos educativos. Se trata de un área en expansión debido a la rápida evolución de los descubrimientos tecnológicos y de su aplicación en la enseñanza, tanto presencial como a distancia. Sabemos que los recursos tecnológicos clásicos como la radio y la televisión, fueron difíciles de asimilar en el campo de la educación, especialmente por su carácter lúdico y mercantil. Este hecho fue el principal responsable de la resistencia de los educadores para dialogar con las tecnologías. El computador vino a romper esa dicotomía, pues en sí mismo posee los medios de producción que el pequeño productor cultural —el alumno y el profesor— necesitan para su trabajo diario. Debemos recordar que la gran mayoría de sites hoy existentes son producidos y dirigidos por centros de investigaciones científicas.

47En la perspectiva de la Educomunicación, el área de la mediación tecnológica debe ser concebida a partir de una perspectiva interdisciplinaria del quehacer pedagógico y estar subordinada a un proyecto educativo que tenga como objetivo prioritario capacitar para el uso de las tecnologías y discutir su uso social y político.

  • 31 El concepto de ecosistema comunicacional designa la organización del ambiente, la disponibilidad d (...)

483. El área de gestión de comunicación en el espacio educativo, enfocada en la planeación, ejecución y realización de los procesos y procedimientos que se articulan en el ámbito de la Comunicación/ Cultura/Educación, creando ecosistemas comunicativos.31

  • 32 Ismar de Oliveira Soares, “Gestión de la comunicación en el espacio educativo (o los desafíos de l (...)

49Si es verdad que en el ideario de los que promueven actividades en el nuevo campo todavía no se encuentra bien definido el significado del concepto “Gestor de procesos comunicacionales”, se reconoce la existencia y la necesidad de trabajos en esta área de intervención social. En cuanto al campo de acción del Gestor de los procesos comunicacionales, aparte del educativo, se confirmó la expectativa ya descrita en estudios anteriores,32 de que el especialista tenga habilidades para:

50Elaborar diagnósticos en el campo de la interrelación Comunicación/Cultura/Educación en todos los ámbitos posibles, así como planear, ejecutar y evaluar procesos comunicacionales;

51Asesorar a los educadores en el uso adecuado de los recursos de la comunicación o promover, él mismo, el empleo cada vez más intenso de las tecnologías, no sólo como recursos didácticos, sino como instrumentos de expresión de los ciudadanos integrados al proceso educativo.

52Implementar programas de “educación por los y para los medios”, poniendo en consideración los estudios de recepción y las prácticas que desarrollan los distintos países que mantienen experiencias en este sentido.

53Coordinar acciones, gestiones de procesos, traduciéndolas a políticas públicas. En el ámbito de esta actividad el especialista se convierte en un asesor de organismos que deciden las políticas públicas de comunicación o colabora para definir las políticas de introducción y tratamiento de la comunicación en el sistema educacional.

544. El área de la reflexión epistemológica sobre la interrelación Comunicación /Educación como fenómeno cultural emergente comprende la reflexión académica, metodológicamente conducida, en condiciones de garantizar unidad teórica en las prácticas de la Educomunicación, permitiendo así que el campo sea reconocido, evolucione y se legitime. La propia investigación que estamos realizando se sitúa en esta área, como también buena parte de las reflexiones generadas por los pensadores de quienes nos servimos para la elaboración del cuerpo teórico del trabajo.

55Las cuatro áreas no son excluyentes, tampoco son las únicas. Apenas representan un esfuerzo de síntesis, ya que parecen agrupar varias acciones posibles en el espacio de la interrelación en estudio.

  • 33 Un cuestionario exploratorio destinado a recolectar datos relacionados con el vínculo del muestreo (...)
  • 34 Se entrevistaron 25 investigadores en Comunicación y Educación: de México, Guillermo Orozco, Marth (...)
  • 35 Fueron realizados, en el espacio de la ECA/USP, 2 workshops, el primero con Jesús Martín-Barbero, (...)
  • 36 El NCE realizó, en el período de la investigación, dos seminarios nacionales y dos internacionales (...)

56Para comprobar las hipótesis formuladas con relación a la presumible emergencia del campo de la interrelación Comunicación/Educación, el equipo del NCE se aproximó al tema a través del uso de instrumentos clásicos de investigación como la aplicación de un cuestionario exploratorio junto a un muestreo significativo,33 la promoción de entre vistas junto a especialistas latinoamericanos de renombre,34 además de la promoción de varios workshops,35 seminarios y congresos.36

57A través de los cuestionarios fue posible diseñar el perfil profesional del Educomunicador y sus expectativas con relación al avance teórico del campo. Mediante las entrevistas se recogió un enriquecido conjunto de historias de vida relacionadas con el tema, con las opiniones de los especialistas, la descripción sus acciones e investigaciones, la sugerencia de bibliografías y el análisis de sus proyectos y trabajos en una o en varias de las áreas del nuevo campo. En los workshops se profundizó especialmente en dos temas: la relación Comunicación/Educación y el concepto de gestión de la comunicación en los espacios educativos. Finalmente, los seminarios y congresos sirvieron para implementar un diálogo entre especialistas.

58A través del conjunto de datos levantados se pudo vislumbrar, no sólo un creciente interés por el tema en cuestión, sino sobre todo la existencia de un proceso de sistematización teórica en curso que apunta a la interdiscursividad y la interdisciplinaridad como elementos esenciales de la epistemología del campo.

EL PERFIL DEL PROFESIONAL DE LA COMUNICACIÓN/EDUCACIÓN37

  • 37 La definición del perfil del Comunicador/Educador ha sido objeto de reflexión del Departamento de (...)

59Inicialmente se constató que es posible pensar el nuevo campo a partir de las cuatros áreas complementarias de intervención social descritas anteriormente. Así, se observó que:

  1. El 50% de los 178 especialistas de doce países que respondieron el cuestionario exploratorio afirmaron que se dedican prioritariamente a la investigación y al análisis de la interrelación Comunicación/ Educación (o al área de los estudios epistemológicos sobre el tema); estos mismos especialistas se ocupan también en otras actividades del campo, especialmente en la “educación para la comunicación” o en “uso de las tecnologías de la información en la educación”.
  2. 47,16% realizan alguna actividad relacionada con la educación para la comunicación, bien sea a través de algún proyecto específico o a través de la práctica curricular normal.
  3. 30% se preocupan por el uso de las tecnologías en la educación. En este porcentaje se incluyen los que trabajan con la informática, el video, el periódico, la radio y el teatro, tanto en la educación presencial como en la educación a distancia.
  4. 19% de los especialistas efectúan actividades entendidas como gestión de la comunicación en el espacio educativo. Los especialistas trabajan tanto en establecimientos de enseñanza como en productoras, organizaciones no gubernamentales o inclusive en medios de comunicación dedicados a la educación.
  5. Una porción menor de 7% se dedica a actividades relacionadas con el área de la comunicación cultural así como con el uso de la comunicación en acciones vinculadas a la defensa de la ciudadanía, el mejoramiento de la calidad de vida y la diversidad humana.

60Es importante tener en cuenta que:

  1. El mismo especialista, en numerosos casos, desarrolla actividades en diferentes áreas, mostrando la existencia de un fácil tránsito entre las diferentes subáreas del nuevo campo.
  2. Los especialistas entrevistados no encontraron contradicciones en tre los trabajos que se realizan en cada una de las áreas. Entienden éstas como complementarias unas de las otras, siempre que sean abordadas a partir de determinada perspectiva teórica.
  3. Muchos especialistas encontraron motivaciones y referencias teóricas semejantes sustentando dos o más de estas áreas como pertenecientes al nuevo campo.
  4. La perspectiva de la identificación y descripción de la interrelación Comunicación/Educación como “nuevo campo” les pareció inédita a los entrevistados (para muchos era la primera vez que se encontraban con esta hipótesis teórica de forma explícita). Apenas uno de los entrevistados negó la posibilidad de otorgarle autonomía al nuevo campo.

61En cuanto a los trabajadores del campo, predominan los especialistas del sexo femenino, a razón de 59% de mujeres para 41% de hombres. Por las entrevistas realizadas después del análisis de los cuestionarios se presentó la tendencia a vincularse de forma intensa a las habilidades exigidas por las funciones operacionales atribuidas a los “Educomunicadores”. También debe tenerse en cuenta la mayor presencia de la mujer en el mercado de trabajo en la última década.

62Entre los entrevistados, predominan los especialistas con edades entre 42 y 52 años. El dato tiene importancia relativa pues el cuestionario fue dirigido a coordinadores de proyectos y a profesores y orientadores de cursos de postgrado (ver parágrafo siguiente). La experiencia demuestra que un gran contingente de jóvenes profesionales que actúan en las televisiones educativas, radios comunitarias e inclusive en el magisterio quedaron fuera del muestreo. De todas formas, el resultado apunta a la necesidad de prever mecanismos de capacitación que faciliten a las nuevas generaciones el acceso a las actividades ya consagradas en el mercado.

63Los datos relativos a la predominancia de determinada franja de edad coinciden con los relativos a la formación académica de los entrevistados. Hay una predominancia absoluta de especialistas con formación académica especializada en una de las subáreas del campo: (con posdoctorado: 2,6%; con doctorado: 25,1%; con maestría: 37,4; con especialización: 29,7% y sólo con graduación 4,9%). Existe entonces una élite-pensante en el nuevo campo, con un alto grado de especialización, acompañada en los trabajos de campo por un grupo de profesionales igualmente preparado. Inclusive los especialistas vinculados a organizaciones de la sociedad civil (el denominado tercer sector) tuvieron el cuidado de desarrollar una carrera académica paralela.

64Es posible describir el nuevo profesional como agente cultural, facilitador de la acción de otras personas, preocupado porque éstas pue dan elaborar materiales a partir de sus necesidades e intereses, con virtiéndose ellos mismos en productores del conocimiento. Es notoria la preocupación por la democratización del acceso a la información, lo que lleva al nuevo profesional a interesarse por la integración de valores solidarios y la transformación del ambiente en el que viven sus grupos de actuación.

  • 38 Extraído de la conferencia intitulada “Qu’est-ce qu’un éducommunicateur? La place de la communicat (...)

65Cuando se preguntó a algunos de los entrevistados sobre cómo definirían el trabajo del profesional en la interrelación Comunicación/ Educación, se vieron como un “profesor” en el aula, o elaborando trabajos de “análisis crítico de los medios”, o preparando “proyectos tecnológicos en educación”. En ese sentido, hay una confluencia entre lo que piensan los entrevistados y lo que afirma Géneviève Jacquinot, para quien, L’éducommunicateur n’est pas un enseignant spécialisé chargé du cours d’éducations aux médias, c’est un enseignant du 21ème siècle, qui intègre les différents médias dans ses pratiques pédagogiques.38

66Entre los valores atribuidos al nuevo profesional se destacan el de la “solidaridad en el aprendizaje” (aprender a trabajar en equipo, respeto a las diferencias; valorización del error como aprendizaje), y de la “apertura para el cambio” (que necesariamente llevaría a la transformación de la realidad social). En tal caso, el trabajo con los medios de comunicación sirve de “pretexto” o de espacio para el quehacer pedagógico de la formación de ciudadanos críticos, participativos e insertos en su medio social. Lo que falta es identificar y analizar la visión del mundo que orienta la actividad de estos profesionales, pues se presentan como idealistas, con proyectos de trabajo vinculados a determinadas utopías sociales, como la “democracia”, la “justicia”, “el bienestar social”. Creen y trabajan por la construcción de relaciones sociales más “humanizadas”, todos preocupados por la transformación, sea del individuo, sea de la sociedad.

CONCLUSIÓN

67Una revisión del texto hasta este punto nos permite articular los diferentes modos en que se relacionan el mundo de la educación y el mundo de la comunicación. Procuramos demostrar que la propia educación es abordada como un espacio de comunicación en la cultura que emerge de la Era de la Información. La educación está llamada — a partir de esta nueva perspectiva— a revisar sus paradigmas y a posicionarse en el nuevo ecosistema cultural en gestación.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ASSMANN, Hugo, Metáforas novas para reencantar a educação, Piracicaba, Editora Unimep, 1996.

_____, Reencantar a educação. Rumo à sociedade aprendente, Rio de Janeiro, Vozes, 1998.

AUSTIN, J. L., Quand dire c’est faire, Paris, Seuil, 1970.

BACCEGA, María Aparecida, Comunicação e Linguagem. Discursos e Ciência, São Paulo, Moderna, 1998.

CAMARGO, Nelly, “Um Comunicador/Educador sob Media: o profisional da cultura”, en: Contato, Revista Brasileira de Comunicação, Arte e Educação, Brasilia, año 1, No. 1, oct/dic. de 1998.

CERVEIRA DE MOURA, Antônio, “A Comunicação segundo Paulo Freire”, en: Comunicação e Sociedade No. 1, São Paulo, Cortez, 1979, pp.31-38.

DACAL ALONSO, José Antonio, “Las grandes líneas-fuerza que configuran el horizonte moderno”, Umbral XXI, México, número especial 3, 1996.

DE OLIVEIRA SOARES, Ismar, “A nova LDB e a formação de profissionais para a inter-relação Comunicação/Educação”, en: Comunicação & Educação No. 2, Revista do curso de gestão de processos comunicacionais, São Paulo, Moderna, 1995.

_____, “Gestión de la comunicación en el espacio educativo (o los desafíos de la Era de la Información para el sistema educativo)”, en: Gutiérrez, Alfonso, La Formación del Profesorado en la Sociedad de la Información, Valladolid, Universidad de Segovia, 1998.

FERNÁNDEZ FONT, Fernando, S. J. “Una propuesta alternativa. ¿Más allá de la modernidad?”, en: Umbral XXI, Número especial 3, Ciudad de México, 1996.

FOUCAULT, Michel, O que é um Autor, Lisboa, Passagens, 1997.

_____, A Ordem do Discurso., São Paulo, Loyola, 1995.

_____, Microfísica do Poder, Rio de Janeiro, Graal, 1995.

FREIRE, Paulo, Extensão ou Comunicação?, Río de Janeiro, Paz e Terra, 1976.

FURTER, Pierre, “Comunicação e Educação, repensando os paradigmas”, Rio de Janeiro, UCBC/ABT, 1995 (Mimeo).

GARCÍA CANCLINI, Néstor, Consumidores e Cidadãos, conflitos multiculturais da globalização, Rio de Janeiro, UERJ, 1995.

_____, Culturas Híbridas, São Paulo, Edusp, 1997.

GUTIÉRREZ, Francisco, “La mediación pedagógica y la tecnología educativa”, en: Tecnología Educacional, Vol. 25 (132/ 133), Río de Janeiro, sept/dic. 1996, pp.11-19.

HUERGO, Jorge, Comunicación/Educación, ámbitos, prácticas y perspectivas, Universidad Nacional de la Plata, 1996.

JACQUINOT, Géneviève, “Qu’est-ce qu’un éducommunicateur? La place de la communication dans la formation des enseignants”, paper presentado durante el I International Congress on Communication and Education, São Paulo, 22 de mayo de 1998.

MARTÍN-BARBERO, Jesús, De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y Hegemonía, Barcelona, Gustavo Gili, 1987.

_____, “Heredando el futuro. Pensar la educación desde la comunicación”, en: Nómadas No. 5, Santafé de Bogotá, DIUC, septiembre 1996febrero 1997, pp10-22.

MARTÍNEZ-DE-TODA, José, “Metodología Evaluativa de la Educación para los Medios: su aplicación como un instrumento multidimensional”, tesis doctoral defendida en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, Italia, 1998.

MEAD, Margaret, Cultura y compromiso. Estudio sobre la ruptura generacional, Barcelona, Gedisa, 2ª ed., 1980.

MÉNDEZ SÁNCHEZ, Leonardo, “Reflexiones en torno a la postmodernidad y la práctica educativa”, en Umbral XXI, Número especial 3, Ciudad de México, 1996, pp.59-65.

OROZCO GÓMEZ, Guillermo, “Recepción televisiva y mediaciones”, en: Orozco, Guillermo (Coord.), Televidencia, perspectivas para el análisis de los procesos de recepción televisiva, México, Universidad Iberoamericana, Cuadernos de Comunicación y Prácticas Sociales, 1994.

PALLOFF, Rena y PRATT, Keith, Building Learning Communities in Cyberspace, San Francisco, Jossey-Bass Publishers, 1999.

PÉCHEUX, Michel, Sinântica e Discurso. Uma crítica à afirmação do óbvio, Campinas, Unicamp, 1988.

Notes

1 Datos obtenidos durante la 15th Annual Conference on Distance Teaching & Learning, promovida por University of Wisconsin-Madison, entre el 4 y el 7 de agosto de 1999. En esta conferencia, el tema de la interactividad fue objeto de por lo menos 30% de los más de 90 actos programados.

2 Rena Palloff y Keith Pratt, Building Learning Communities in Cyberspace, San Francisco, Jossey-Bass Publishers, 1999, p.XVI.

3 Ver sobre el tema el texto “Comunicação e Educação um ponto de mutação”, bajo la autoría de Yara Maria Martins Nicolau Milan, disponible en el site del NCE: www.eca.usp.br/nucleos/nce.

4 Jorge Huergo afirma que las tradiciones que constituyen la interrelación Comunicación/ Educación al contrario de estar congeladas en el pasado, en discursos de consagrados pensadores y filósofos, están, en verdad, operando de manera residual en la acción de un gran número de especialistas y trabajadores del área. (Jorge Huergo, Comunicación/ Educación, ámbitos, prácticas y perspectivas, Universidad Nacional de La Plata, 1996, p.26).

5 En ese sentido Foucault —en El orden del discurso—, dice que el poder se ejerce en red y define la dominación no como una dominación global de los unos sobre los otros, ni de un grupo sobre los demás, sino como una forma de sujeción, sumisión de los sujetos entre sí, impuesta recíprocamente, en un orden considerado justo y deseable.

6 José Antonio Dacal Alonso, “Las grandes líneas-fuerza que configuran el horizonte moderno”, en: Umbral XXI, México, número especial 3, 1996, pp.18-19.

7 Las referencias a Pierre Furter en este capítulo fueron extractadas de su conferencia “Comunicação e Educação, repensando os paradigmas” (Mimeo), presentada durante el XIX Congreso Brasileño de Comunicación Social, organizado por la ABT —Associação Brasileira de Tecnología Educacional y UCBC— União Cristã Brasileira de Comunicação Social, en Río de Janeiro, noviembre de 1995.

8 Ver sobre el tema, el texto de Edson Gabriel García en el site del NCE: www.eca.usp.br/nucleos/nce

9 El análisis de la interdiscursividad como fundamento del nuevo campo fue elaborado, a lo largo de los debates del equipo del NCE, por Nádia C. Lauriti, cuyo texto “Comunicação e Educação: Território de Interdiscursividade” se encuentra disponible en el mismo site del NCE (www.eca.usp.br/nucleos/nce). Ver también Maria Aparecida Baccega, Comunicação e Linguagem. Discursos e Ciência, São Paulo, Moderna, 1998, p.103.

10 El concepto discurso-transversal que aquí se emplea se refiere a la conexión entre elementos discursivos diferentes que establecen una relación clásicamente designada por metonimia, en cuanto a la relación de la parte con el todo, de la causa con el efecto, del síntoma con lo que él designa, etc. Michel Pécheux, Sinântica e Discurso Uma crítica à afirmação do óbvio, Campinas, Unicamp, 1988.

11 Paulo Freire, Extensão ou Comunicação? R. J, Paz e Terra, 1976. Cf. también: Antônio Cerveira de Moura, A Comunicação segundo Paulo Freire, en: Comunicação e Sociedade (1), São Paulo, Editora Cortez, 1979, pp.31-38.

12 La expresión se refiere al presupuesto de la filosofía analítica inglesa según el cual todo decir es un hacer, enfatizando la función comunicativa del lenguaje (Cf: J. L. Austin, Quand dire c’est faire, Paris, Seuil, 1970).

13 Paulo Freire, op. cit, p.43.

14 Entrevista concedida por el autor en 1998, en la ECA-USP, para el proyecto “Perfil do Especialista em Comunicação e Educação”.

15 En esta dirección, una llave operacional para entender la naturaleza del nuevo campo puede ser el concepto metafórico de “rizoma” desarrollado por Gilles Deleuze y Félix Guattari, en Mil Platôs: Capitalismo e Esquizofrenia, 1995, así explicado por Hugo Assmann: Indistintamente de los árboles o de sus raíces, el rizoma enlaza un punto cualquiera con otro punto cualquiera. (...) El rizoma no se deja conducir ni a uno, ni al múltiple (...) No está hecho de unidades, sino de dimensiones, o mejor, de direcciones movedizas. No tiene ni comienzo ni fin, pero siempre tiene un medio por el cual crece y se transborda. Apud Assmann, p.80.

16 Jesús Martín-Barbero, “Heredando el futuro. Pensar la educación desde la comunicación”, en: Nómadas No. 5, Santafé de Bogotá, DIUC, septiembre 1996 febrero 1997, pp.10-22.

17 Margaret Mead, Cultura y Compromiso. Estudio sobre la ruptura generacional, Barcelona, Gedisa, 2º ed., 1980.

18 Ibíd, p.121.

19 Fernando Fernández Font, S. J. “Una propuesta alternativa. ¿Más allá de la Modernidad?”, en: Umbral XXI, Número especial 3, Ciudad de México, 1996, p.22.

20 Ibíd, p.24.

21 Leonardo Méndez Sánchez, “Reflexiones en torno a la postmodernidad y la práctica educativa”, en: Umbral XXI, Número especial 3, Ciudad de México, 1996, pp.59-65.

22 Francisco Gutiérrez, La mediación pedagógica y la tecnología educativa” en: Tecnología Educacional, Vol. 25 (132/ 133), Río de Janeiro, sept/dic. 1996, pp.11-19.

23 Néstor García Canclini, Consumidores e Cidadãos, conflitos multiculturais da globalização, Rio de Janeiro, Editora UERJ, 1995, p.54.

24 Ibíd, p.20.

25 Ibíd, p.68.

26 El presente artículo toma como fundamento el resultado de la investigación realizada or el Núcleo de Comunicación y Educación de la Universidad de São Paulo, Brasil, entre 1997 y 1999 sobre el campo de la Comunicación/Educación y sobre el perfil de los profesionales que a él se dedican. El equipo de investigadores fue conformado por Patricia Horta Alves, Fernando Peixoto Vieira, Eliany Salvatierra y Angela Schaun. Colaboraron también, en el análisis y discusiones de los datos, los investigadores: María Cristina Costa, Yara María Martins Nicolau Milan, Pedro Gilberto Gomes, Nádia Lauriti, Hiliana Reis, Edson Gabriel Garcia, Manoela Lopes Lourenço, Aparecida Bari, Andréa Monteiro Uglar y Mauricio Fiore

27 La búsqueda de identidad del nuevo campo viene siendo explorada por la Revista Comunicação & Educação, del Departamento de Comunicación y Artes de la ECA/ USP. Ver, especialmente, el editorial de la edición No. 14, de enero de 1999.

28 El más reciente y completo estudio sobre las referencias teóricas y las metodologías de educación para la comunicación acaba de ser realizado por José Martínea-Detoda, en tesis doctoral defendida en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, Italia, 1998.

29 Jesús Martín-Barbero, De los Medios a las Mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía, Barcelona, Gustavo Gili, 1987.

30 Guillermo Orozco, “Recepción Televisiva y Mediaciones”, en: Televidencia, perspectivas para el análisis de los procesos de recepción televisiva, México, Universidad Iberoamericana, Cuadernos de Comunicación y Prácticas Sociales, pp. 69-106.

31 El concepto de ecosistema comunicacional designa la organización del ambiente, la disponibilidad de los recursos, el modus faciendi de los sujetos involucrados y el conjunto de las acciones que caracterizan determinado tipo de acción comunicacional. En este caso, la familia, la comunidad educativa o una emisora de radio crean, respectivamente, ecosistemas comunicacionales. Los individuos y las instituciones pueden pertenecer y actuar, simultáneamente, en distintos ecosistemas comunicacionales, unos ejerciendo influencias sobre los otros.

32 Ismar de Oliveira Soares, “Gestión de la comunicación en el espacio educativo (o los desafíos de la era de la información para el sistema educativo)”, en: Alfonso Gutiérrez, La formación del profesorado en la sociedad de la información, Valladolid, Universidad de Segovia, 1998, pp.33-45.

33 Un cuestionario exploratorio destinado a recolectar datos relacionados con el vínculo del muestreo con la Comunicación Educativa y la Educación para los Medios, así como con su relación con las distintas subáreas del hipotético campo de la interrelación Comunicación/Educación, fue respondido por los 178 especialistas de 12 países.

34 Se entrevistaron 25 investigadores en Comunicación y Educación: de México, Guillermo Orozco, Martha Collignon y Frank Viveros; de Venezuela, José Martínez de Toda y Terrero; de Colombia, Carlos Cortez y Sara Farnky; de Ecuador, Roland Calle; de Chile, José Luis Olivari; de Uruguay, Mario Kaplún y Cristina Balestra; de Argentina, Daniel Prieto y Daniel Sotero; de Bolivia, Ronaldo Greve; de Brasil, los docentes e investigadores de la Universidad de São Paulo: Heloisa Dupas Penteado, María Teresa Fraga Roco, Angelo Piovesan, José Manoel Morán Costas, María Felisminda de Rezende e Fusari, Elza Dias Pacheco y Marília Franco, así como los especialistas bahianos: Miguel Ángel Bordas, Coordinador del Programa de Postgrados de la Facultad de Educación de la Universidad Federal de Bahía, Cesare Fiori de la Rocca, Presidente del Proyecto Axé, Paolo Marconi, Director General del Instituto de Radiodifusión Educativa de Bahía, Nelson de Luca Pretto, Coordinador del Núcleo de Comunicación y Educación de la UFBA, Nelson Issa, Superintendente del Liceu de Artes e Ofícios, de Salvador y Marcos Palacios, Director de la Facultad de Comunicación de la UFBA. En las entrevistas se optó por la técnica de la historia de vida (o por el relato de la relación del entrevistado con el tema propuesto).

35 Fueron realizados, en el espacio de la ECA/USP, 2 workshops, el primero con Jesús Martín-Barbero, español residente en Colombia y el segundo con Dov Shinar, brasileño residente en Israel. En los workshops se optó por la técnica de abordaje temático.

36 El NCE realizó, en el período de la investigación, dos seminarios nacionales y dos internacionales para tratar el tema de la interrelación Comunicación/Educación, recogiendo un rico material, utilizado especialmente para la complementariedad, contextualización y análisis de los datos recogidos a través de los instrumentos tradicionales (del cuestionario y de las entrevistas). Es importante resaltar que el II World Meeting on Media Education (São Paulo, 18 a 20 de mayo de 1998) y el International Congress on Communication and Education (São Paulo, 20 a 24 de mayo de 1998), promovidos en compañía con el World Council for Media Education, al reunir especialistas de treinta países de los cinco continentes, ampliaron el ámbito de la investigación, fortaleciendo informaciones complementarias sobre el desarrollo del nuevo campo en los cinco continentes. Ver más informaciones en el site: www.eca.usp.br/nucleos/nce.

37 La definición del perfil del Comunicador/Educador ha sido objeto de reflexión del Departamento de Comunicaciones y Artes de la ECA/USP, especialmente en artículos de Nelly de Camargo. Ver sobre el tema “Um Comunicador/Educador sob Media: o profisional da cultura”, en: Contato, año 1, No.1, oct/dic. de 1998, pp.63-79. Para Camargo, lo que los profesionales de la cultura tienen en común no es ciertamente su currículo básico, sino más bien una motivación interior, un deseo de mejorar el estilo de vida de las poblaciones a través de la difusión del conocimiento, de la acción solidaria, del compañerismo, con miras a alcanzar un mundo mejor, a través de la organización de los grupos para el desarrollo y manutención de sus conquistas, inclusive culturales. Ibíd, p.64.

38 Extraído de la conferencia intitulada “Qu’est-ce qu’un éducommunicateur? La place de la communication dans la fomation des enseignants”, presentada durante el I International Congress on Communication and Education, São Paulo, 22 de mayo de 1998.

Auteur

Doctor en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de São Paulo, con postgrado en Educación para los Medios en la Marquette University, Wisconsin, USA. Coordinador del Núcleo de Comunicación y Educación de la Escuela de Comunicación y Artes de la Universidad de São Paulo, Vice-Presidente del World Council for Media Education, con sede en Madrid. Organizador del I International Congress on Comunication and Education (São Paulo, mayo de 1998). Autor de las investigaciones El Campo de la Comunicación/ Educación y el Perfil del Educomunicador (São Paulo, 1999) y “El Campo de la Comunicación y Educación en Estados Unidos”, (Milwauukee, 1999-2000). Creador y coordinador del proyecto internacional Comunication Across the Americas Program, que promueve atividades de “educación para la comunicación” entre niños y jóvenes de los países de las tres Américas (http://www.geocities.com/media_education_caap). Autor de múltiples artículos en revistas especializadas en comunicación y educación y autor y/o coordinador de 15 libros, entre los cuales podemos citar: Do Santo Ofício à Libertação, o Discurso da Igreja sobre a Comunicação Social (São Paulo, Paulinas, 1980), Para uma Leitura Crítica da Publicidade (São Paulo, Paulinas, 1990), Sociedade da Informação ou da Comunicação? (São Paulo, Cidade Nova, 1996)

© Siglo del Hombre Editores, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter