Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mapas nocturnos

 | 
María Cristina Laverde Toscano
, 
Rossana Reguillo

III. Diásporas

Ciudad letrada y aldea global. Recorridos por la literatura latinoamericana en compañía de la obra de Jesús Martín-Barbero

Erna vοn der Walde

Texte intégral

1La relación de la literatura con los medios masivos de comunicación se encuentra inscrita en la clásica dicotomía de la modernidad entre cultura de élites y cultura de masas. Hasta comienzos del siglo XX, el medio masivo por excelencia era la prensa escrita y era en términos de diferenciaciones en el interior del espacio letrado que los escritores de literatura disputaban territorios. Es decir, para un escritor de finales del siglo XIX en América Latina, lo fundamental no era señalar la diferencia entre su actividad y, por ejemplo, el teatro de vodevil o el canto de coplas. Necesitaba diferenciarse de nuevas formas de escritura que fueron cobrando fuerza con la masificación de la prensa. Los límites entre el ensayo político, la crónica periodística y el reportaje no estaban nada claros. Más aún, la falta de trazados precisos que diferenciaran géneros y formas de escritura se sumaba al hecho de que muchas veces un autor practicaba diversas formas genéricas, como es el caso de Martí y Darío. Tal vez de ahí también las posturas artepuristas en relación con la poesía: su especificidad de género no la situaba en ese lugar oscilante de los escritos en prosa.

2La necesidad de diferenciación se inscribe en la fuerte paradoja de la escasez de públicos para la literatura “culta” en momentos en que van surgiendo públicos para otras formas de escritura. En últimas, la letra entra en pugna con la democratización de la letra misma.

3A medida que el campo de lo masivo se va ampliando, con la entrada de nuevos medios, y la cultura de masas “amenaza” con abarcarlo todo, los letrados latinoamericanos mantienen “con ella una relación ambivalente, que a veces supone el rechazo violento o la ignorancia casi perfecta” señala Juan José Saer (1972,303). La ambivalencia radica, como sigue anotando Saer, en que por un lado los escritores están vinculados a esa cultura, provienen de ella por su origen y educación; por otro, que muchas veces incluso viven del trabajo que hacen para esos mismos medios, prolongando así la situación del poeta modernista que marca una diferencia casi esquizofrénica entre su actividad como poeta y la otra, la de la supervivencia, como periodista.

4Esta situación no se circunscribe al ámbito de los escritores. Los públicos mismos operan con esta bifurcación. ¿No nos obliga acaso esta forma dicotómica a usar un registro de valores y criterios para la literatura y otro para lo masivo? ¿A ver las manifestaciones de uno y otro lado como si pertenecieran a mundos distintos? Dicotomía que puede llevarnos fácilmente a decidir, como propone Héctor Abad Faciolince (1996, 64), que si queremos leer es mejor apagar el televisor. Propuesta que invita, sin que sea la intención de Abad, a que se le responda que sería igualmente posible cerrar los libros. ¿Cómo salir de ésta —que Jesús Martín-Barbero llamaría “razón dualista”—?

5Además de escritores y públicos, considero que los estudiosos de las letras son notables reproductores de esta forma de pensar sobre los medios y su relación con la literatura. Se refuerza en la escuela, en donde libros y cultura son sinónimos, así como televisión e incultura. Se refuerza en el hecho de que no se incorpora a la escuela el mundo de mensajes que se reciben a través de los medios. Se refuerza en la universidad en los programas curriculares del estudio de las letras, en la forma de negar o silenciar los cruces y relaciones. Quiero pensar aquí algunos elementos que puedan abrir la mirada de los estudios literarios hacia la cultura de los medios masivos a partir de la obra de Jesús Martín-Barbero y relacionarla con la de Ángel Rama.

6Hay un pasaje en la introducción a Procesos de comunicación y matrices de cultura en donde Jesús Martín-Barbero narra lo que él llama un “escalofrío epistemológico” (1987α, 12). Ese “escalofrío” que se produce en una sala de cine en Cali al comprender que el público encuentra en La ley del monte, una cursi película mexicana, espacios de identificación, reconocimientos, de los que no se había dado razón ni desde las ciencias sociales ni desde los estudios de comunicación. Identidad desde la identificación, el espectáculo como espacio de reconocimiento, de reencantamiento, de mediación, la revelación de todo un proceso.

7Para mí, este pasaje produjo lo que sigue siendo poco más que una intuición, revelaba algo, todavía intangible, que hoy enunciaría así: los estudios literarios habían pasado del análisis de los autores al de las obras para llegar al estudio de los lectores. Del romanticismo pasando por el formalismo y el estructuralismo, habíamos llegado a la teoría de la recepción. Pero, ¿de qué lectores estábamos hablando?, ¿de los lectores que se creaban a partir de la literatura misma?, ¿de los lectores que conformaba el texto literario? Si la literatura es una producción simbólica de una cultura, ¿cuáles eran las mediaciones culturales de la lectura? Los mismos estudiosos de la literatura ¿no estábamos prescindiendo de tantas otras mediaciones culturales?

8Ángel Rama es tal vez el crítico literario que ha buscado articular de manera más fecunda las relaciones de la literatura con otros espacios de escritura y de cultura. En su estudio del modernismo hispanoamericano señala el papel fundamental de la prensa como espacio de escritura, difusión y conformación de públicos; y en La ciudad letrada (1984), construye un monumental relato del lugar de la letra en la cultura hispanoamericana, sus procesos de exclusión, de conformación de una ciudad de letrados; una obra que es ante todo el ajuste de cuentas de Rama con los intelectuales en América Latina desde los inicios de la colonia hasta nuestros días. Pero al cruzar la obra de Rama con De los medios a las mediaciones sale a la luz todo lo que queda por fuera de la ciudad letrada, tanto de la que conformaban los letrados de los que habla Rama, como de su versión misma.

9Lo que se hace visible es que la ciudad letrada era cada vez más un recinto cerrado, que de tanto excluir había quedado excluido de los otros procesos de la cultura. Pero también este cruce de lecturas arroja una luz sobre la obra misma de Rama. En 1970 había escrito su trabajo sobre Rubén Darío y el modernismo y había logrado, como bien señalara Julio Ramos, cuestionar las dos lecturas canónicas del modernismo: “por un lado, cancela la noción de ‘pureza’ que han postulado desde Henríquez Ureña, muchos herederos del modernismo; y por otro, critica las diatribas de cierta sociología que, curiosamente, también leyendo el modernismo (Darío, sobre todo) le ha negado importancia a raíz de su falta de ‘compromiso’ político” (Ramos, 1989: 69). Rama hace pasar el modernismo por el primer medio masivo, la prensa, y señala la interrelación entre el medio y la producción literaria misma. Es él quien pone de presente la importancia de la crónica periodística de los modernistas como lugar de elaboración del lenguaje, el aspecto fundamental de su poesía. Pero también cuestiona el concepto de pureza y señala la relativa autonomía de las letras en América Latina. Los trabajos en cierta forma recientes de Susana Rotker y de Julio Ramos sobre la crónica de José Martí son, en parte, una continuación de esta apertura en los estudios literarios.

10En La ciudad letrada, Rama retoma su relato sobre la prensa cuando va a dar razón de la letra en la ciudad modernizada. Sin embargo, no entrará a conceptualizar los vínculos de la literatura con los nuevos medios masivos. El momento más débil de esta obra, que quedó inconclusa por la muerte repentina de su autor en un accidente aéreo en 1983, es justamente su relación de la ciudad letrada a partir de los años treinta de este siglo, que viene a ser el momento de irrupción de la radio. Es posible leer La ciudad letrada como un texto que se articula desde lo que los letrados dejaron por fuera durante siglos: las culturas populares. Rama no hace aquí un estudio de las culturas populares. Sin embargo, su recorrido por el mundo de la letra, por los espacios que ésta configura en la cultura, arma también el espacio para lo excluido. Pero, De los medios a las mediaciones nos enseña que en América Latina lo popular hoy en día, y desde hace tiempo, pasa por lo masivo. Rama no fue ajeno al prejuicio generalizado entre los intelectuales de su momento ante los medios masivos. Su relación con ellos se entiende desde esa operación intelectual que nos permite comprender la obra de Jesús Martín-Barbero; aquella que posibilita la ambición de hablar en nombre del pueblo pero rechazar a la masa. Comprender esto arroja luces no sólo sobre esta actitud de los intelectuales, sino sobre múltiples aspectos de la literatura en América Latina, así como sobre la forma en que hemos venido estudiándola.

11Aquí sería necesario adoptar una doble mirada, sobre el discurso y sobre sus productores. La primera parte de De los medios a las mediaciones brinda una importante contribución para adoptar esa doble mirada: allí nos advierte sobre el proceso de construcción de los conceptos de pueblo y masa, y sobre las operaciones intelectuales que recaen sobre ellos. Una mirada desde este ángulo podría revelarnos cómo se han construido, históricamente, desde la literatura estos conceptos, y a la vez cuestionarnos la forma como hemos venido pensando en América Latina lo que significan estas construcciones culturales. El costumbrismo y el regionalismo, el criollismo delimitan espacios, hacen construcciones de lo popular, de identidad, de autenticidad. Pero también hablan desde ahí los intelectuales, que marcan la diferencia y contribuyen a la hegemonización de concepciones culturales que los legitiman como educadores y conductores (Pagni y von der Walde).

12He hablado sobre la literatura desde la obra de Rama porque es, quizás, el intelectual latinoamericano más singular de las décadas que van de los cincuenta hasta entrados los ochenta a la vez que representativo, en la medida en que en su obra confluyen gran cantidad de debates sobre literatura, política y cultura de ese período. En Rama sé encuentran elementos significativos de lo que es y ha de ser la disciplina incipiente y nunca muy canónica de los estudios literarios en América Latina. La incorporación de la sociología y la antropología al estudio de la literatura le permitieron además la elaboración de debates ampliados hacia la cultura, así como sacudir la tendencia a la especificidad de las disciplinas. Rama fue heterodoxo, heterogéneo y transculturador. Recorrer su obra en compañía de la de Martín-Barbero penmite radicalizar las propuestas. Pues no sólo en De los medios a las mediaciones, sino a lo largo de todos los escritos, su autor ha sabido cuestionar las disciplinas que se constituyen desde las metodologías y no desde los objetos que van a abordar. Así, vemos cómo el estudio de los medios masivos en sus manos se convierte en un debate de cultura, algo que tal vez hoy nos parezca más que natural, pues al fin y al cabo esta obra ya tiene diez años y un importante recorrido.

13El punto de encuentro de los estudios literarios con los estudios de la comunicación desde la perspectiva que adopta y marca la obra del profesor Martín-Barbero es, a mi manera de ver, la discusión más general de la cultura, pero muy centralmente los debates que se han ocupado de la identidad. Haré un breve recuento histórico.

14En el siglo XIX, las naciones latinoamericanas vivieron el complejo proceso de conformación como unidades territoriales y culturales. Bajo la voluntad de una clase, la población de un territorio habría de constituirse en nación al ser poseedora de una cultura común que la diferenciaría de las otras. Como parte del proceso de constitución se escribieron las historias nacionales y las historias de las literaturas nacionales. Derivando del pasado español y colonial, cada una de las naciones habría de construir una identidad propia a partir de su legado letrado y de su supuesta forma particular de romper con esa tradición o de continuarla.

15Desde Andrés Bello, pasando por Domingo Faustino Sarmiento y José María de Hostos hasta José Martí, los letrados del siglo XIX se ocuparon de pensar el proyecto de nación junto con el de la literatura. Visto desde los estudios literarios, fue apenas con Rubén Darío que la literatura se constituyó como esfera autónoma de la política en América Latina. Una autonomía que fue de todas maneras relativa (Rama, Ramos), y que no cuestionó el lugar de la literatura como espacio por donde pasaba la reflexión sobre la identidad.

16A pesar de inscribirse en medio de poblaciones ampliamente analfabetas, la literatura operó hasta hace poco como el espacio central de los debates sobre identidad. Identidades fluctuantes, que funcionaron camaleónicamente como identidades nacionales y latinoamericanas. Desde el nuestroamericanismo de Martí hasta el reciclaje macondista a partir de la obra de García Márquez, la literatura brindó relatos que operaron como discursos de identidad. Aun cuando el fenómeno mismo del boom pueda ser entendido más como un fenómeno editorial y de mercado que un movimiento literario (Rama, 1982), no cabe duda de que su misma proyección internacional y la popularidad de los autores que lo conformaron contribuyó a preservar el lugar central de la literatura en la construcción discursiva de las identidades.

17Más aún, fue desde las obras que se vieron agrupadas como precursoras (las de Rulfo, Arguedas, Asturias, Carpentier, Lezama Lima) así como las de los miembros mismos de lo que se ha llamado el club más exclusivo de la literatura (García Márquez, Roa Bastos, Vargas Llosa, Fuentes, Cortázar), que se discutieron conceptos que fueron siempre más culturales que literarios: indigenismo, real maravilloso, transculturación, heterogeneidad, mestizaje. Los autores del pre-boom y del boom lograron prolongar, paradójicamente, el privilegio de la literatura. Llegaron a un mayor público, tuvieron una repercusión internacional nunca antes vista y recuperaron el sesgo político que parecía haberse perdido desde la declarada autonomía de los modernistas. Junto con los autores y las obras proliferó un espacio de crítica. De hecho, se vivió el inusitado fenómeno de que los críticos literarios llegaran a ser tan conocidos como los autores mismos. Figuras como Henríquez Ureña, Anderson Imbert, Ángel Rama, Antonio Cornejo Polar, Roberto Fernández Retamar fueron leídos junto con los autores del boom. Los escritores mismos practicaron la crítica literaria y cultural. El más notable fue seguramente Arguedas, pero los textos críticos de Carpentier, de Vargas Llosa, de Fuentes, formaron parte de lo que se consideraba una lectura no sólo con implicaciones literarias, sino políticas, y en la que se llevaba la reflexión sobre la identidad. La literatura y la crítica literaria latinoamericana vivieron su gran momento justo cuando se había iniciado lo que Jesús Martín-Barbero ha señalado como el desplazamiento del libro como ordenador de la cultura (1996).

18Los estudios literarios han entrado en crisis de legitimación. Los debates de identidad se hacen hoy en día sobre todo desde la reflexión sobre lo popular y lo masivo y sobre la cartografía cambiante de la cultura en medio de los procesos de globalización y transnacionalización. La literatura ciertamente no ocupa ya un lugar central, pero no por eso ha dejado de producirse y consumirse, de escribirse y leerse. Se nos plantea el desafío de comprender cuál es el lugar que ocupa. Y de repensar los marcos en los que la situamos. Pues el debate cultural que viene desde los estudios de los medios masivos nos pone de presente la construcción geohistórica de los estudios literarios, la forma como se han visto inscritos en linajes nacionales y latinoamericanistas. El cuestionamiento de la nación, de nuestras construcciones geopolíticas, obliga a repensar las cartografías y las genealogías.

19Los medios masivos se han convertido en el referente inevitable de la cultura, ocupando en muchos sentidos, aunque desplazados y complejizados por factores de mercado y consumo, el lugar que ocupaba la literatura. Éste es tal vez el desafío más grande que se haya presentado a los estudios literarios. ¿Cómo abordarlo? Porque existe el peligro de que se quiera arrojar al niño junto con el agua sucia; que al cuestionar el lugar que ocupaba la cultura letrada en el ámbito general de la cultura, al desenmascarar los ordenamientos que ésta hacía y sus complicidades con formas de poder, concluyamos que más vale deshacerse del todo de su estudio. Existe el peligro de que identifiquemos demasiado rápidamente la producción literaria con las élites desconociendo el esfuerzo de la literatura en América Latina por comprender, representar, dar razón de fenómenos culturales complejos, que no corresponden necesariamente con la voluntad de las élites (García Canclini). La cultura letrada ha sido resituada, pero, parafraseando a Martín-Barbero en su ajuste de cuentas con la crítica adorniana de los medios, no debemos confundir la literatura con los usos que se han hecho de ella. La literatura ocupa un lugar reducido en términos de circulación y mercado, si se le compara con los mensajes de los medios masivos, pero no ha perdido toda su fuerza articuladora. Por ella pasan aún las memorias e historias, representaciones e imaginarios, que no son sólo de élite.

20De los medios a las mediaciones lejos de cuestionar la importancia de los estudios de la literatura, abre una multiplicidad de posibilidades para el campo. Esta obra nos pone de presente el papel de los medios de comunicación en el proceso de modernización de América Latina. Será a través de la radio y el cine que el pueblo-masa accede a una cultura modernizada y no a través de la letra. Los imaginarios de nación cobrarán fuerza a través de su difusión por los medios, de los discursos de identidad que pasan por ellos. Pero éste no es un proceso enteramente aislado del proyecto letrado. Está aún por estudiarse la relación entre la letra y los medios, y cómo se alimentan mutuamente, Rama ya lo señaló para el modernismo en relación con la prensa, que es el medio masivo letrado.

21Comprender los procesos de los imaginarios masivos nos permite abordar obras como las de Manuel Puig, construida alrededor del cine, el radioteatro, el tango y el bolero. También nos permite ver la representación literaria de lo masivo, en muchas dimensiones, desde las obras de Roberto Arlt hasta La tía Julia y el escribidor de Vargas Llosa con su representación caricaturesca y paródica de la telenovela. Para mencionar tan sólo unos pocos ejemplos en donde lo masivo se hace explícito. Implícito está en la obra de Borges, en su temor por las masas, en su anarquismo individualista. ¿Cómo construyen, enmascaran o exorcizan García Márquez o Fuentes, Carpentier o Rulfo estos imaginarios?

22Hasta aquí he propuesto posibilidades para incorporar los estudios de los medios al estudio de la literatura, pero de alguna manera queda intocado el canon de lo literario. Sin embargo, desde otro lado, los estudios literarios han comenzado ya a ocuparse de las literaturas orales, ampliando el concepto de literatura y sacándolo del ámbito puramente letrado. En la segunda parte de De los medios a las mediaciones encontramos un recorrido por formas literarias menores, las que sirvieron de base para el radioteatro y luego la telenovela. Dos opciones se abren aquí para los estudios literarios. Por un lado, el trabajo sobre formas menores y populares. De ellas, la literatura detectivesca ha encontrado un lugar de importancia gracias a la reconversión borgiana de sus tópicos y a la sucesiva recepción de Borges que produce obras como El nombre de la rosa de Umberto Eco. El trabajo de Beatriz Sarlo sobre la novela sentimental, así como un buen número de los polivalentes e híbridos ensayos de Carlos Monsiváis son ejemplos de las posibilidades que se abren en este campo. Por otro lado, estaría el reto que los géneros masivos mismos nos presentan. Con las herramientas que nos brindan los estudios literarios, su corpus teórico y sus formas de abordar las narraciones, de articular sentidos y hacer conexiones, desde aquí es posible abordar una reflexión sobre la forma de construcción de mensajes en los medios masivos. De nuevo surge el nombre de Beatriz Sarlo.

23Pero más que establecer una agenda para los estudios literarios a partir de la obra de Martín-Barbero, me interesa señalar la importancia global de su obra. Para comprender la literatura, lo mismo que cualquier otro proceso de producción simbólica, es fundamental la reflexión sobre la compleja modernidad latinoamericana. Es innegable la valiosa contribución que significa De los medios a las mediaciones para su comprensión, para cuestionar “la idea de atraso constitutivo, esto es, del atraso convertido en clave explicatoria de la diferencia cultural” (165). Desde ahí, pensar lo que significa el desarrollo, las distintas temporalidades históricas que los procesos de modernización han querido negar. Desde ahí pensar la mezcla, la hibridación y el mestizaje, renunciar al artificio de la pureza cultural, una pureza que se revela cada vez más como ideología, en el mismo sentido que le da Marx.

24Los debates y reflexiones sobre la cultura en América Latina han sido situados dentro del panorama general de los debates posmodemos. Sin duda, la obra de Martín-Barbero, como la de García Canclini, José Joaquín Brunner, Renato Ortiz, Nelly Richard y tantos más, se puede inscribir en el espacio crítico que genera la crisis de los paradigmas discursivos de la modernidad. Dentro de esta visión amplia y a la vez profunda de la posmodernidad, entendida como una lectura cuestionadora y si se quiere deconstructiva de las formas discursivas con las que la modernidad se ha venido narrando a sí misma, los debates sobre la cultura en América Latina son posmodernos, de una posmodernidad que hace una crítica de la del relato mismo de la modernidad, un posmodernismo crítico.

25Esta categorización, o clasificación, los coloca en un cruce conflictivo; por un lado, los postulados teóricos cuestionan las visiones fundamentalistas de la identidad y postulan la hibridez y la mezcla. Esto obliga a que se deslinden de las visiones no críticas de lo posmoderno que celebran el “todo va”, una posmodernidad entendida como renuncia a sentidos históricos, una posmodemidad del pastiche y la parodia deshistorizados. Por otro lado, es necesario también deslindarlos del gesto eurocéntrico que quiere ver los debates latinoamericanos dentro del paradigma de la imitación y el préstamo, dejando de lado las coyunturas sociales, políticas e históricas que llevan a repensar la modernidad en América Latina como espacio de conflictos a la vez que obligan a reformular las preocupaciones de las ciencias sociales, sus postulados teóricos y sus prácticas discursivas.

26Los debates posmodemos en el centro han conducido a una crisis de las disciplinas. En el caso de los estudios literarios, sobre todo en los Estados Unidos, los análisis culturales han irrumpido como respuesta a la crisis de las metanarrativas y a los cuestionamientos del canon que derivan de ella. Los desafíos desde los márgenes, desde el feminismo, los estudios étnicos, han resquebrajado la construcción de los discursos hegemónicos. Sin embargo, los estudios culturales en Estados Unidos se han situado ahora en una pinza: reconocen por un lado las minorías y lo marginal en el interior, pero reproducen el gesto colonizador hacia afuera. En Estados Unidos, el impulso globalizador es parte de las necesidades de su industria, de su desarrollo tecnológico y de su propia economía, y por lo tanto tienden a fundirse lo global y lo nacional: llevan la misma marca. Se sustituye fácilmente lo que era lo nacional por lo global, desconociendo que esa globalización no será igual para todos. De manera análoga, lo marginal se sitúa en relación con un centro que no opera de igual forma para todos. Si los principios democráticos de la nación exigen una actitud atenta hacia los llamados desde los márgenes, la mirada colonizadora deja de lado otros relatos de marginalidad.

27De este gesto no se liberan siquiera quienes trabajan desde los márgenes del centro. Así, los estudios culturales norteamericanos, haciendo caso omiso de su propia historia y coyuntura, tienden a verse como el espacio necesario y muchas veces suficiente para pensar los problemas de identidad. Si bien es cierto que no hay un canon de los estudios culturales, ni existe un solo corpus teórico, mucho menos una sola tendencia, la fuerte institucionalización en la que se inscriben actualmente en la academia norteamericana plantea, más allá de la paradoja misma de que el margen se institucionalice, la necesidad de la sospecha. La capacidad del centro para absorber los cuestionamientos que le vienen desde los márgenes debería servirnos de alerta.

28América Latina será incorporada a los debates desde sus productos culturales (Brunner), deshistorizados y desprendidos de su contexto. Pasarán por el "proceso Nescafé” de la cultura: América Latina brinda la materia prima en forma de narrativas, que serán luego procesadas por el aparato teórico del centro, donde perderán gran parte de su fuerza contestataria y des-veladora (en los sentidos posibles de la palabra), para ser entonces reincorporadas con la marca de prestigio que les deja su paso por el centro. El realismo mágico será elevado a estilo literario de lo latinoamericano, convertido en clave interpretativa del Tercer Mundo, lo que permite la operación de situarnos en otra racionalidad, que ha de ser traducida desde el centro (Richard). Es fuerte la tendencia a vernos como productores de cultura pero no de teoría. Y aun cuando se produce teoría, ésta se considera tan sólo pertinente para América Latina, no se incorpora a debates más amplios.

29Sigue pendiente la cuestión de cómo habremos de contestar a estas tendencias desde América Latina, si debemos aceptar el reto y cómo hemos de abordarlo. Me parece que los trabajos sobre cultura en América Latina, los diversos estudios sobre nuestra modernidad y nuestras identidades plantean de manera fundamental las preguntas desde donde hemos de partir. De manera más radical, tendríamos que entrar a pensar en la relocalización del pensamiento. Más allá de lo que nos interpelen diversos discursos y de las clasificaciones del pensamiento latinoamericano dentro de órdenes discursivos que no dan razón clara de las preguntas que motivan los debates, éstas se encuentran localizadas. La globalización misma nos toca de maneras distintas, además de ser incorporada en forma diversa a las matrices culturales en las que se inserta.

30Uno de los puntos fundamentales de De los medios a las mediaciones es su impresionante articulación de las resistencias culturales, su cuestionamiento a la idea de que los medios manipulan a un espectador que se creía pasivo. Las mediaciones culturales, los procesos históricos, la conformación de agencias sociales configuran un complejo cultural que no es reducible a esquemas y simplificaciones. Me atrevo a decir que esta obra es una contribución a la resistencia. Desde aquí podemos pensar y combatir las versiones reduccionistas y allanadoras de nuestra difícil y conflictiva realidad. Podemos resistir las lecturas de lo latinoamericano desde los paradigmas de la imitación, que hacen de nuestra producción cultural versiones degradadas de un original presuntamente auténtico. Podemos resistir las lecturas que nos postulan como el Otro de un sujeto racional, que sería la cultura occidental. Martín-Barbero no sólo muestra una cultura latinoamericana enriquecida en su profundidad y complejidad histórica. Su contribución la ha hecho ya aún más rica.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ABAD FACIOLINCE, Héctor, “La telenovela o el bienestar en la incultura”, en: Revista Número (Bogotá), No. 9 (marzo-mayo 1996), pp. 63-67.

BRUNNER, José Joaquín, América Latina: cultura y modernidad, México, Grijalbo, 1992.

—,“Tradicionalismo y modernidad en la cultura latinoamericana”, en: Hermann Herlinghaus y Monika Walter (eds.), Posmodernidad en la periferia. Enfoques latinoamericanos de la nueva teoría cultural, Berlín, Astrid, Langer Verlag, 1994, pp. 48-82.

GARCÍA CANCLINI, Néstor, Culturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad, México, Grijalbo, 1989.

HUYSSEN, Andreas, After the Great Divide. Modemism, Mass Culture, Postmodernism, Bloomington, Indiana University Press, 1986.

MARTÍN-BARBERO, Jesús, “La televisión o el mal de ojo de los intelectuales”, en: Revista Número (Bogotá), No. 10 (junio-agosto 1996), pp. 37-42.

—, “Heredando el futuro. Pensar la educación desde la comunicación”, en: Revista Nómadas (Bogotá), No. 5 (sept. 1996-feb. 1997), pp. 10-22.

—, Procesos de comunicación y matrices de cultura. Itinerario para salir de la razón dualista, México, Gustavo Gilí, 1987.

—, De los medios a las mediaciones. Comunicación, cultura y hegemonía, Barcelona, Gustavo Gilí, 1987.

PAGNI, Andrea y Erna VON DER WALDE, “Qué intelectuales en tiempos posmodernos o de ‘cómo ser radical sin ser fundamentalista’. Aportes para una discusión con Beatriz Sarlo”, en: Roland Spiller (ed.), Culturas del Río de la Plata (1973-1995). Transgresión e intercambio, Frankfurt, Vervuert Verlag, 1996.

RICHARD, Nelly, La estratificación de los márgenes, Santiago de Chile, Francisco Zegers (ed.), 1989.

—, “Periferias culturales y descentramientos postmodernos (marginalidad latinoamericana y recompaginación de los márgenes)”, en: Punto de vista, XIV, No. 40 (1991), pp. 5-6.

—, La insubordinación de los signos. Cambio político, transformaciones culturales y poéticas de la crisis, Santiago de Chile, Cuarto Propio, 1994.

RAMA, Ángel [1970], Rubén Darío y el modernismo, Caracas, Alfadil, 1985.

— [1982], “El boom en perspectiva”, en: La crítica de la cultura en América Latina, Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1985.

—, La ciudad letrada, I Hannover, N.H., Ediciones del Norte, 1984.

—, Las máscaras democráticas del modernismo, Montevideo, Fundación Ángel Rama, 1985.

RAMOS, Julio, Desencuentros de la modernidad en América Latina. Literatura y política en el siglo XIX, México, Fondo de Cultura Económica, 1989.

ROMERO, José Luis, Latinoamérica: las ciudades y las ideas, México, Buenos Aires, Siglo XXI, 1976.

ROTKER, Susana, La invención de la crónica, Buenos Aires, Ediciones Letra Buena, 1992.

SAER, Juan José, “La literatura y los nuevos lenguajes”, en: César Fernández Moreno (coord.), América Latina en su literatura, México, Siglo XXI, Unesco, 1992, pp. 301-316.

SARLO, Beatriz, El imperio de los sentimientos. Narraciones de circulación periódica en la Argentina (1917-1927), Buenos Aires, Catálogos, 1985.

—, Una modernidad periférica: Buenos Aires 1920 y 1930, Buenos Aires, Nueva Visión, 1988.

—, Escenas de la vida posmoderna. Intelectuales, arte y videocultura en la Argentina, Buenos Aires, Ariel, 1994.

Auteur

Egresada de Filosofía y Letras de la Universidad de los Andes en Colombia. Master en Literatura Inglesa en la Universidad de Warwick, Inglaterra. Doctorada en la Universidad de Frankfurt a.M., Alemania. Investigadora en Literatura y Cultura en América Latina

© Siglo del Hombre Editores, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter