Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Tiempo e historia en el teatro del Siglo de Oro

 | 
Isabelle Rouane Soupault
, 
Philippe Meunier

Declinación teatral de la historia sagrada

La extensión del tiempo agustiniano en La vida es sueño

Isidoro Arén Janeiro

Texte intégral

1Segismundo vive sin percepción temporal: carece de pasado, de memoria, o de cualquier expectativa futura. Su existencia, en principio, está limitada al espacio de la torre, donde su único conocimiento del exterior es a través de Clotaldo, quien controla la información que recibe. Su mundo es forjado mediante las imágenes creadas en su mente y filtradas por su carcelero. Él vive en un constante presente, estado que le limita a hallarse sin pleno conocimiento de las dimensiones temporales aceptadas que, según San Agustín, definen la existencia del hombre. La extensión del tiempo se puede resumir con las observaciones sobre el pensamiento agustiniano que recoge Hannah Arendt: « La existencia del hombre está determinada por las tres dimensiones del tiempo, y, sobre ello, por el hecho mismo de haber venido al mundo […] y sin embargo, el hombre sólo puede reunir la extensión del tiempo por medio de la memoria y la expectativa » (83). Teniendo esa afirmación en cuenta, al entrar en una lectura del personaje central de La vida es sueño, este artículo analiza la cuestión del tiempo y memoria, e introduce un planteamiento que se acerca a las ideas agustinianas, además presenta cómo Segismundo recupera su lugar, memoria y expectativa de futuro como ser en el tiempo y la historia. Asimismo, se consideran las afirmaciones de Paul Ricœur:

la memoria es del pasado, y este pasado es el de mis impresiones; en este sentido, este pasado es mi pasado. Por este rasgo precisamente, la memoria garantiza la continuidad temporal de la persona […] Esta continuidad me permite remontarme sin ruptura del presente vivido hasta los acontecimientos más lejanos de mi infancia […] La memoria sigue siendo la capacidad de recorrer, de remontar el tiempo, sin que nada prohiba, en principio, proseguir, sin solución de continuidad, este movimiento. (128-129)

2Antes de entrar en el estudio, se pondrán en contexto los planteamientos teóricos del artículo que se fijan principalmente en las conclusiones que expone San Agustín. Por lo general, se entiende que lo pretérito, lo presente y lo futuro componen las tres unidades temporales que miden el pasar del tiempo: ese ya fue, ese es, ese aún no es. Estas medidas arbitrarias establecen el cómo el sujeto se define y se proyecta desde su presente hacia su pasado y su futuro. No obstante, al intentar analizar o definir exactamente lo que se entiende y comprende por tiempo, nos enfrentamos a una ardua tarea.

3«¿Qué es el tiempo?» se preguntó Agustín, «¿Quién lo podrá explicar de modo fácil y breve?¿Quién lo comprenderá con su pensamiento para explicarlo en palabras?» (XI, 11,13 451). He aquí la inherente dificultad al tratar una definición sobre un concepto que es crucial para la comprensión del devenir de la identidad del ser. Para San Agustín, resume Arendt, «el tiempo no empieza en el pasado para, a través del presente, progresar hacia el futuro, sino que proviene del futuro y, por así decir, corre hacia atrás a través del presente para acabar en el pasado» (47). Sin embargo, la fijación o compresión del sujeto presupone la indagación sobre su estado en el presente, que conlleva el tener que ir desde y hacia el pasado y futuro. Paradójica existencia de Segismundo quien queda relegado a tener que aceptar la ambigua relación como ser que vive en el tiempo, pero que no puede concretizar o definirse dentro de él.

4Para San Agustín, el movimiento desde y hacia el futuro es lo que define el tiempo. Por lo que corresponde al entendimiento de la temporalidad, establece que no hay tres tiempos, como es aceptado generalmente:

Lo que ahora es obvio y claro es que ni los futuros son ni los pretéritos, ni se dice con propiedad: los tiempos son tres pretérito, presente y futuro, sino que tal vez con más propiedad se diría: los tiempos son tres, presente de las cosas pretéritas, presente de las cosas presentes y presente de las cosas futuras. Pues éstas son tres cosas diversas en el alma y fuera de ella no las veo: la memoria, presente de lo pretérito, la mirada o atención, presente de lo presente, la expectación, presente de lo futuro. (XI, 2, 26 457)

5La fijación de tres etapas temporales «presente de lo pretérito, presente de lo presente, presente de lo futuro» (memoria, mirada o atención, expectación), en principio parecen ser lógicas para la compresión del movimiento temporal. Pero, la discusión se reduce a un planteamiento filosófico en donde se expone la inherente imposibilidad de establecer en un momento en concreto lo que supone el contestar tal simple pregunta. La propuesta conclusiva que se hace San Agustín es que todo movimiento temporal lleva al asunto de la (a)futuridad.

6Puesto así, el anhelo de querer demarcar el tiempo produce el efecto opuesto, ya que en el momento que empezamos a explicarlo, nos damos cuenta de que es imposible debido a su mutante naturaleza. Este anhelo se debe a que el hombre al pararse a examinar su existencia, se proyecta a un pasado en un presente que se mueve desde un futuro, así construyendo una narrativa personal. Estas propiedades arbitrarias ponen en relieve la frágil existencia temporal. Lo que implica que para que haya un movimiento de un sido o existido a un todavía no es, tiene que haber una manera de medir el paso del tiempo. La conclusión que se hace a lo largo del undécimo capítulo de las Confesiones es que todo movimiento temporal lleva a una cuestión sobre la (a)futuridad, y de acuerdo a él, no hay manera de concretizarlo, ya que no se puede medir lo que no existe en el presente, ni lo que fue, ni lo que será.

7La respuesta recae en la concienciación del pasar del tiempo que se produce en el momento que reconocemos las imágenes que no existen en el tiempo y su consecuente inscripción en la continuidad temporal. Unas que se proyectan desde los vastos espacios de la memoria y se encuentran en estado latente afuera del tiempo, y cuyo consecuente reconocimiento produce el efecto de ruptura y distanciamiento, denotando así la toma de conciencia de su incesante movimiento. No obstante, la sensación de la temporalidad empieza cuando la percepción de la imagen impresa en la memoria es constituyente de una experiencia vivida y formativa. La imagen al resurgir, es reconocida como habiendo tenido lugar, reafirmando así la experiencia vivida. Es decir, el ser se define mediante sus experiencias que constituyen la narrativa, una que es dependiente de la percepción del paso del tiempo, donde se mira hacia lo que fue, lo que es, desde un será, que cesa de existir.

8El tiempo, en sí, es el elemento influyente en la constatación de Segismundo dentro de una narrativa personal, que se limita por la imposibilidad de la palabra de captar la mutación de ese yo como sujeto de análisis. La permutación de infinitas variables provoca la inestabilidad e imposibilidad de formular una narrativa individual concisa. El instante efímero produce que el hombre, sujeto de autoanálisis, se encuentre en un flujo temporal que no le consiente concretizar su propia esencia, ya que en el mismo momento que se percata de su yo, su propia percepción de sí mismo se ha mutado en el vaivén del flujo temporal. Lo único que permite mantener o crear una constancia de sí mismo es la construcción de una identidad mediante los eventos fijados en la memoria, además de su relación e identificación con otras entidades.

9Segismundo toma conciencia de que no solamente es su propio reflejo una entidad extraña y desconocida, es forzado a asimilarse como sujeto que se ve incapaz de confirmar su misma existencia en el flujo del tiempo. La extrañeza de ese reflejo, imagen que surge desde la memoria y el olvido, que desconoce y tiene que reconstituir para (re)conocerse y (re)examinar como haberla experimentado, provoca el auto-análisis que vemos en el primer soliloquio. Él tiene que constatar que la imagen proyectada desde el olvido no es una quimera sino real, que ha tenido lugar y es parte de su propia experiencia. Este proceso es lo que produce la tensión y la ruptura consigo mismo. El no (re)conocer su propio reflejo, el eco de su propia voz que se proyecta desde los vastos espacios del olvido, es lo que causa el sentido de extrañamiento que es originado al no ser capaz de aprehenderse en el tiempo. Segismundo es forzado a tener que remontarse a un lugar y momento en el tiempo, que lo delimita, para definirse, para (re)conocerse en ese espacio y esa imagen transitoria donde se origina el eco de sí mismo. Mediante su auto análisis, que se recoge en los monólogos interiores, pretende (re)establecer su identidad a través de la impresión fijada en la memoria, la cual facilita que se remonte a un evento, fuera de su control, su nacimiento, que fecha su permutable condición existencial:

¡Ay mísero de mí, y ay, infelice!
Apurar, cielos, pretendo
ya que me tratáis así,
qué delito cometí
contra vosotros naciendo;
aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido.
Bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor,
pues el delito mayor
del hombre es haber nacido.
Sólo quisiera saber
para apurar mis desvelos
(dejando a una parte, cielos,
el delito de nacer),
qué más os pude ofender,
para castigarme más.
¿No nacieron los demás?
Pues si los demás nacieron,
¿qué privilegios tuvieron
que yo no gocé jamás? (v. 102-122, 79-81)

10Segismundo, en sí, no se percibe a sí mismo en el futuro y comienza una conversación interna. Acto que le permite trazar una narrativa personal según su relación consigo mismo y su realidad inmediata.

11La constatación de su identidad personal se produce a través de la fijación del evento en un marco o espacio temporal. Es decir, su verificación se somete al devenir del tiempo y sus inconstancias o quimeras. Por estas razones, su identidad personal se relega a la relación entre memoria y tiempo. Es la memoria lo que le permite poseer o construir una identidad dentro de la continuidad temporal personal y colectiva Esto no se constituye mediante los eventos que tomaron lugar en el pasado, sino su proyección desde y hacia el futuro en el presente permutable. Sin embargo, se tiene que tener en cuenta la imagen como forjadora de la ruptura temporal, que ocurre en el momento que se percata de la presencia del otro ente, de Rosaura que irrumpe en la torre:

Tu voz pudo enternecerme,
tu presencia suspenderme,
y tu respeto turbarme.
¿Quién eres? Que aunque yo aquí
tan poco del mundo sé,
que cuna y sepulcro fue
esta torre para mí;
y aunque desde que nací
(si esto es nacer) sólo advierto
este rústico desierto
donde miserable vivo,
siendo un esqueleto vivo,
siendo un animado muerto;
y aunque nunca vi ni hablé
sino a un hombre solamente
que aquí mis desdichas siente,
por quien las noticias sé
de cielo y tierra; y aunque aquí,
porque más te asombres
y monstruo humano me nombres,
entre asombros y quimeras,
soy un hombre de las fieras,
y una fiera de los hombres.
Y aunque en desdichas ta[n] graves
la política he estudiado,
de los brutos enseñado,
advertido de las aves,
y de los astros süaves
los círculos he medido,
tú sólo, tú, has suspendido
la pasión a mis enojos,
la suspensión a mis ojos,
la admiración al oído.
Con cada vez que te veo
nueva admiración me das,
y cuando te miro más
aun más mirarte deseo.
Ojos hidrópicos creo
que mis ojos deben ser;
pues cuando es muerte el beber,
beben más, y desta suerte,
viendo que el ver me da muerte,
estoy muriendo por ver.
Pero véate yo y muera;
que no sé, rendido ya,
si el verte muerte me da,
el no verte qué me diera.
Fuera, más que muerte fiera,
ira, rabia y dolor fuerte;
fuera muerte; desta suerte
su rigor he ponderado,
pues dar vida a un desdichado
es dar a un dichoso muerte. (v.190-242, 82-83)

12En las primeras escenas de la obra se marca un momento pretérito en la existencia atemporal de Segismundo, quien se encuentra solo, hablando consigo mismo y es interrumpido por la presencia de Rosaura y Clarín. En su primer soliloquio encontramos a un ser que no es consciente de una existencia más allá de los confines de su cárcel. Sin embargo, su discurso no es de un ser incapaz de entrar en una larga disquisición sobre su propia existencia. La identificación con su propia imagen inicia el proceso de (re)conocimiento, consecuente despertar como ser en el tiempo. Es cuando se encuentra y se enfrenta consigo mismo como objeto de estudio y de contemplación, que se produce el acto de (re)conocimiento y a la vez, de extrañamiento, que se acentúa al descubrir al otro, es decir, a Rosaura.

13Por esta razón, hay que tener en cuenta que el espacio y la imagen impresionada en la memoria le brinda la posibilidad de constatarse dentro de una trayectoria, así, forjar una narrativa que le da coherencia a su vida. Lo que reafirma su presencia en el presente es su toma de conciencia futura, que asimismo confirma su pasado cuando se percata de su condición temporal a través de Clotaldo:

Si sabes que tus desdichas,
Segismundo, son tan grandes,
que antes de nacer moriste
por ley del cielo; si sabes
que aquestas prisiones son
de tus furias arrogantes
un freno que las detenga,
y una rienda que las pare,
¿por qué blasonas? La puerta
cerrad desa estrecha cárcel;
escondelde en ella. (v. 319-329, 87)

14La ruptura temporal que produce la irrupción en el espacio del tiempo que habita Segismundo, es el instante que cuña el antes y el después de la formación del devenir de su identidad temporal y marca el movimiento desde y hacia el pasado y el futuro en el presente. La ruptura es la palabra que sella mediante la imagen la experiencia vivida en la memoria. El reconocerse en el tiempo se define por el instante en el que se posiciona a sí mismo como objeto de estudio. La anticipación de sí mismo, que se revela desde y hacia el pasado en el presente es constituyente de su identidad temporal.

15Sin embargo, el movimiento de Segismundo no es desde el pasado, sino desde el futuro, hecho que define su presente y, viceversa, su pasado. Lo que se establece mediante la narrativa personal es, pues, cómo se proyecta y se manifiesta su identidad temporal en el presente. La ruptura temporal se marca mediante la voz que rasga y establece su condición transitoria, que define ese constante movimiento condicionante y constituyente de la permutable naturaleza del hombre. Es así, pues, cómo la identidad de Segismundo queda subordinada a la percepción suya en el espacio temporal: a su (re)conocimiento en un lugar dentro del tiempo. Es, en sí, su auto-reflexión, su (re)conocimiento de sí mismo como objeto de estudio, lo que produce ese darse cuenta de su existencia dentro de la temporalidad, de reconocerse a sí mismo dentro de la torre y el palacio. Reconocimiento que inicia el acto de auto-análisis que parte de la toma de conciencia, que lo enfrenta a un yo que ha cesado de ser, marca la narrativa de su propia identidad, y causa la toma de conciencia como ser en el tiempo.

16No obstante, no es el hecho de haber nacido lo que ha sometido a una existencia atemporal, sino que es su condición de (a)futuridad la que determina su estado presente, y es lo que ha definido su pasado. La ruptura temporal se origina en el instante en que se produce una colisión entre los eventos pasados y futuros que reemergen en el presente. Es el instante del despertar de la toma de conciencia de sí mismo como objeto que provoca el darse cuenta del paso del tiempo. Es precisamente este choque lo que la marca y establece, y es lo que fija y fecha la evolución de la identidad personal de Segismundo, quien se encuentra en constante movimiento y transformación. La identificación con el evento futuro le permite producir una narrativa personal, cuya coherencia es dependiente de cómo se relaciona con el objeto que lo identifica. En este caso, el ente con el que se relaciona es consigo mismo, es el mismo yo lo que marca la diferencia o el movimiento desde o hacia algo.

17Segismundo al despertarse en el palacio se enfrenta a un gran reto, ya que no tiene una relación personal establecida con los personajes presentes en la habitación:

¡Válgame el cielo! ¿qué veo?

¡Válgame el cielo! ¿qué miro?

Con poco espanto lo admiro,

con mucha duda lo creo.

¿Yo en palacios suntuosos?

¿Yo entre telas y brocados?

¿Yo cercado de criados

tan lucidos y briosos?

¿Yo despertar de dormir

en lecho tan excelente?

¿Yo en medio de tanta gente

que me sirva de vestir?

Decir que sueño es engaño;

bien sé que despierto estoy.

¿Yo Segismundo no soy?

Dadme, cielos, desengaño.

Decidme: ¿qué pudo ser

esto que a mi fantasía

sucedió mientras dormía,

que aquí me he llegado a ver?

Pero sea lo que fuere,

¿quién me mete en discurrir?

Dejarme quiero servir,

y venga lo que viniere. (v. 1224-1247, 116-117)

18La falta de una memoria causa que no pueda examinar su condición presente en relación con una futuridad, que conoce mediante Clotaldo:

Con la grande confusión

que el nuevo estado te da,

mil dudas padecerá

el discurso y la razón;

pero ya librarte quiero

de todas (si puede ser)

porque has, señor, de saber

que eres príncipe heredero

de Polonia. Si has estado

retirado y escondido,

por obedecer ha sido

a la inclemencia del hado,

que mil tragedias consiente

a este imperio, cuando en él

el soberano laurel

corone tu augusta frente.

Mas fiando a tu atención

que vencerás las estrellas,

porque es posible vencellas

a un magnánimo varón,

a palacio te han traído

de la torre en que vivías,

mientras al sueño tenías

el espíritu rendido.

Tu padre, el Rey mi señor,

vendrá a verte, y dél sabrás,

Segismundo, lo demás.

SEGISMUNDO

Pues vil, infame y traidor,

¿qué tengo más que saber,

después de saber quién soy,

para mostrar desde hoy

mi soberbia y mi poder?

¿Cómo a tu patria le has hecho

tal traición, que me ocultaste

a mí, pues que me negaste,

contra razón y derecho,

este estado?

(v.1268-1303, 117-118)

19No se percata de que su actos y actitud revalidan la futuridad que le había achacado Basilio, su padre, quien lo encarcelará nuevamente por miedo a que se cumpla su predicción. El comportamiento suyo, que toma lugar en su breve estancia en el palacio, desencadenará una secuencia de eventos que definen su (a)futuridad. Es decir, él queda a la merced del rey, quien se ve reafirmado en su propia proyección de futuridad. Segismundo quien en estos momentos no acepta tener un futuro, para quien todo es una quimera, actúa según las expectativas predispuestas:

¿Que quizá soñando estoy,

aunque despierto me veo?

No sueño, pues toco y creo

lo que he sido y lo que soy.

Y aunque agora te arrepientas,

poco remedio tendrás;

sé quién soy, y no podrás,

aunque suspires y sientas,

quitarme el haber nacido

desta corona heredero;

y si me viste primero

a las prisiones rendido,

fue porque ignoré quién era.

Pero ya informado estoy

de quién soy; y sé que soy

un compuesto de hombre y fiera. (v.1533-1547, 126-127)

20No solamente se encuentra encerrado por el pronóstico inicial que le lleva a su encarcelamiento, sino por su futura naturaleza que según Basilio causará la muerte de la reina-madre en el parto. Estos fueron los sucesos que llevan a Basilio a concluir que éste no va a ser un buen gobernante, sino un tirano. Será un monstruo que ha dejado constancia de su naturaleza desde el mismo momento que irrumpe en la vida, causando dolor y muerte. En consecuencia, las acciones cometidas durante la prueba que impone Basilio refuerzan esa (a)futuridad, que le llevan a su encarcelamiento.

21Al reexaminarse, Segismundo empieza a tomar conciencia de que se encuentra fuera de esta extensión del tiempo, sin una narrativa propia, ya que no posee memoria del pasado, ni expectativa de un futuro. Esto es problemático, ya que es un elemento que define al hombre, como concluye Arendt, «la existencia del hombre está determinada por las tres dimensiones del tiempo, y, sobre ello, por el hecho mismo de haber recibido a la existencia […] y sin embargo, el hombre sólo puede reunir la extensión del tiempo por medio de la memoria y la expectativa» (83). Él es un ser atemporal hasta el momento en que Rosaura irrumpe en la torre, y su consecuente reconocimiento en palacio:

SEGISMUNDO

Yo he visto esta belleza

otra vez.

ROSAURA

Yo, esta pompa, esta grandeza

he visto reducida

a una estrecha prisión

SEGISMUNDO

Ya hallé mi vida;

mujer, que aqueste nombre

es el mejor requiebro para el hombre:

¿quién eres? Que sin verte

adoración me debes; y de suerte

por la fe te conquisto,

que me persuado a que otra vez te he visto.

¿Quién eres, mujer bella?

(v.1580-1617, 127)

22Su futuro es un constante presente que define su pasado, es decir, justificando su encarcelamiento. En efecto, no conoce nada acerca de su pasado, no tiene memoria, ya que ésta le ha sido negada. La única realidad que conoce es la inmediata; en sí, no tiene referencia alguna a un pasado, ni un posible futuro.

23En la tercera jornada, se despierta una vez más encadenado a la pared, pero ya posee una experiencia vivida que despierta la duda sobre su estado, ya tiene memoria de su pasado y contacto con otros individuos, posee conocimiento:

SEGISMUNDO (En sueños.)

Piadoso príncipe es

el que castiga tiranos:

muera Clotaldo a mis manos,

bese mi padre mis pies.

CLOTALDO

Con la muerte me amenaza.

A mí con rigor y afrenta.

CLOTALDO

Quitarme la vida intenta.

BASILIO

Rendirme a sus plantas traza.

SEGISMUNDO (En sueños.)

Salga a la anchurosa plaza

del gran teatro del mundo

este valor sin segundo,

porque mi venganza cuadre.

Vean triunfar de su padre

al príncipe Segismundo.

(Despierta.)

Mas ¡ay de mí!, ¿dónde estoy?

BASILIO

Pues a mí no me ha de ver.

Ya sabes lo que has de hacer,

Desde allí a escucharte voy. (Retírase.)

SEGISMUNDO

¿Soy yo por ventura? ¿Soy

el que preso y aherrojado

llego a verme en tal estado?

¿No sois mi sepulcro vos,

torre? Sí. ¡Válgame Dios,

qué de cosas he soñado!

CLOTALDO (Aparte.)

A mí me toca llegar

a hacer la deshecha ahora.

¿Es ya de despertar hora?

SEGISMUNDO

Sí, hora es ya de despertar.

CLOTALDO

¿Todo el día te has de estar

durmiendo? ¿Desde que yo

al águila que voló

con tarda vista seguí,

y te quedaste tú aquí,

nunca has despertado?

SEGISMUNDO

No,

ni aun agora he despertado;

que según, Clotaldo, entiendo,

todavía estoy durmiendo.

Y no estoy muy engañado;

porque si ha sido soñado,

lo que vi palpable y cierto,

lo que veo será incierto;

y no es mucho que rendido,

pues veo estando dormido

que sueñe estando despierto.

CLOTALDO

Lo que soñaste me di.

SEGISMUNDO

Supuesto que sueño fue,

no diré lo que soñé;

lo que vi, Clotaldo, sí.

Yo desperté, y yo me vi

(¡qué crueldad tan lisonjera!)

en un lecho que pudiera,

con matices y colores,

ser el catre de las flores

que tejió la Primavera.

Aquí mil nobles rendidos

a mis pies nombre me dieron

de su príncipe, y sirvieron

galas, joyas y vestidos.

La calma de mis sentidos

tú trocaste en alegría,

diciendo la dicha mía;

que, aunque estoy desta manera,

príncipe en Polonia era.

CLOTALDO

Buenas albricias tendría.

SEGISMUNDO

No muy buenas; por traidor,

con pecho atrevido y fuerte,

dos veces te daba muerte.

CLOTALDO

¿Para mí tanto rigor?

SEGISMUNDO

De todos era señor,

y de todos me vengaba;

sólo a una mujer amaba

que fue verdad, creo yo,

en que todo se acabó,

y esto solo no se acaba.

(v. 2056-2137, 145-147)

24Ahora se plantea si su experiencia es un sueño y partiendo de ésta da un paso atrás y analiza la situación:

Cielos, si es verdad que sueño,

suspendedme la memoria,

que no es posible que quepan

en un sueño tantas cosas.

¡Válgame Dios! ¡Quién supiera

o saber salir de todas,

o no pensar en ninguna!

¿Quién vio penas tan dudosas?

Si soñé aquella grandeza

en que me vi, ¿cómo agora

esta mujer me refiere

unas señas tan notorias?

Luego fue verdad, no sueño;

y si fue verdad, que es otra

confusión y no menor,

¿cómo mi vida le nombra

sueño? Pues ¿tan parecidas

a los sueños son las glorias

que las verdaderas son

tenidas por mentirosas,

y las fingidas por ciertas?

¿Tan poco hay de unas a otras

que hay cuestión sobre saber

si lo que se ve y se goza

es mentira o es verdad?

¿Tan semejante es la copia

al original que hay duda

en saber si es ella propia?

Pues si es así, y ha de verse

desvanecida entre sombras

la grandeza y el poder,

la majestad y la pompa,

sepamos aprovechar

este rato que nos toca,

pues sólo se goza en ella

lo que entre sueños se goza.

Rosaura está en mi poder,

su hermosura el alma adora.

Gocemos, pues, la ocasión;

el amor las leyes rompa

del valor y confianza

con que a mis plantas se postra.

Esto es sueño; y pues lo es,

soñemos dichas agora,

que después serán pesares.

Mas con mis razones propias

vuelvo a convencerme a mí.

Si es sueño, si es vanagloria,

¿quién por vanagloria humana

pierde una divina gloria?

¿Qué pasado bien no es sueño?

¿Quién tuvo dichas heroicas

que entre sí no diga, cuando

las revuelve en su memoria:

sin duda que fue soñado

cuanto vi? Pues si esto toca

mi desengaño, si sé

que es el gusto llama hermosa

que le convierte en cenizas

cualquiera viento que sopla,

acudamos a lo eterno;

que es la fama vividora,

donde ni duermen las dichas,

ni las grandezas reposan.

Rosaura está sin honor;

más a un príncipe le toca

el dar honor que quitarle.

¡Vive Dios! que de su honra

he de ser conquistador

antes que de mi corona.

Huyamos de la ocasión,

que es muy fuerte.- ¡Al arma toca,

que hoy he de dar la batalla,

antes que las negras sombras

sepulten los rayos de oro

entre verdinegras ondas! (v.2921-2997, 175-177)

25Al final de la obra actúa o reacciona racionalmente como ser en el tiempo y en la historia, como tal, evalúa sus acciones según su pasada experiencia vivida ante una futura:

Corte ilustre de Polonia,

que de admiraciones tantas

sois testigos, atended,

que vuestro príncipe os habla.

Lo que está determinado

del cielo, y en azul tabla

Dios con el dedo escribió,

de quien son cifras y estampas

tantos papeles azules

que adornan letras doradas,

nunca miente, nunca engaña,

porque quien miente y engaña

es quien, para usar mal dellas,

las penetra y las alcanza.

Mi padre, que está presente,

por excusarse a la saña

de mi condición, me hizo

un bruto, una fiera humana;

de suerte que, cuando yo

por mi nobleza gallarda,

por mi sangre generosa,

por mi condición bizarra,

hubiera nacido dócil

y humilde, sólo bastara

tal género de vivir,

tal linaje de crianza,

a hacer fieras mis costumbres.

¡Qué buen modo de estorbarlas!

Si a cualquier hombre dijesen:

«Alguna fiera inhumana

te dará muerte», ¿escogiera

buen remedio en despertalla

cuando estuviese durmiendo?

Si dijeran: «Esta espada

que traes ceñida ha de ser

quien te dé la muerte», vana

diligencia de evitarlo

fuera entonces desnudarla

y ponérsela a los pechos.

Si dijesen: «Golfos de agua

han de ser tu sepultura

en monumentos de plata»,

mal hiciera en darse al mar,

cuando soberbio levanta

rizados montes de nieve,

de cristal crespas montañas.

Lo mismo le ha sucedido

que a quien, porque le amenaza

una fiera, la despierta;

que a quien, temiendo una espada

la desnuda; y que a quien mueve

las ondas de una borrasca;

y cuando fuera (escuchadme)

dormida fiera mi saña,

templada espada mi furia,

mi rigor quieta bonanza,

la fortuna no se vence

con injusticia y venganza,

porque antes se incita más.

Y así, quien vencer aguarda

a su fortuna, ha de ser

con prudencia y con templanza.

No antes de venir el daño

se reserva ni se guarda

quien le previene; que aunque

puede humilde (cosa es clara)

reservarse dél, no es

sino después que se halla

en la ocasión, porque aquesta

no hay camino de estorbarla.

Sirva de ejemplo este raro

espectáculo, esta extraña

admiración, este horror,

este prodigio; pues nada

es más que llegar a ver,

con prevenciones tan varias,

rendido a mis pies a un padre,

y atropellado a un monarca.

Sentencia del cielo fue;

por más que quiso estorbarla

él no pudo, ¿y podré yo

que soy menor en las canas,

en el valor y en la ciencia

vencerla? Señor, levanta,

dame tu mano; que ya

que el cielo te desengaña

de que has errado en el modo

de vencerle, humilde aguarda

mi cuello a que tú te vengues;

rendido estoy a tus plantas. (v. 3158-3247, 183-186)

26La toma de conciencia del devenir de tiempo no surge solamente mediante la actualización de la imagen latente, sino de cómo el individuo se relaciona con ésta, como afirma Maurice Merleau-Ponty: «el tiempo no es, pues, un proceso real, ni una sucesión actual que yo me complazco en reportar. Acontece según mi relación con objetos» (421) [Traducción mía]. La percepción temporal ocurre cuando nos percatamos de nuestra relación con otros sujetos, y con los espacios e imágenes que se encuentran sujetas al devenir del tiempo. El darse cuenta del cambio, de la transformación de Segismundo es consecuente con su identificación con éstas que conforman su continuidad temporal:

¿Qué os admira? ¿Qué os espanta,

si fue mi maestro un sueño,

y estoy temiendo en mis ansias

que he de despertar y hallarme

otra vez en mi cerrada

prisión? Y cuando no sea,

el soñarlo sólo basta;

pues así llegué a saber

que toda la dicha humana,

en fin, pasa como sueño

Y quiero hoy aprovecharla

el tiempo que me durare,

pidiendo de nuestras faltas

perdón, pues de pechos nobles

es tan propio el perdonarlas. (v. 3305-3319, 187-189)

27Segismundo vive en un constante presente, como ser atemporal, sin memoria, ni con una experiencia vivida ni compartida. La falta de futuridad es crucial para comprender las acciones en la segunda jornada, donde al despertarse, éste actúa irracionalmente sin pensar en las consecuencias de sus acciones, debido a que no posee comprensión de una dimensión temporal, que de una manera u otra rige las acciones humanas, como tal, las del comportamiento racional. Al no poseer las mismas experiencias compartidas de los presentes en la habitación del palacio, él actúa como un ser a quien las consecuencias de sus acciones le son irrelevantes. Al fin y al cabo, su inmediata experiencia individual, la única que él conoce, es la de su encarcelamiento en la torre.

28Segismundo adquiere los tres elementos que son cruciales para constituir su sentido de identidad y pasa de vivir atemporalmente a entrar en el flujo temporal histórico: presente del pasado, memoria; presente del presente, mirada; y presente del futuro, expectativa. Al poseer memoria, constancia de su temporalidad y continuidad en el tiempo, obtiene un sentido de seguridad, de saber quién fue, quién es y su posible será. Como afirma David Gross: «[la] memoria tiene un papel fundamental a la hora de darle a la gente un sentido de consistencia en su identidad. Al recordarse de la continuidad de uno en el tiempo, uno alcanza cierto grado de seguridad ontológica, un sentido de que uno ha existido en el pasado y todavía fue en el presente» (2) [Traducción mía]. Son elementos que le permiten reaccionar de forma razonable en contra de las predicciones de su padre Basilio, quien impone una posible futuridad a su hijo. La posibilidad de decidir cómo actuar o decidir, sin embargo, depende de la facultad de la memoria, el entendimiento y la voluntad, aspectos que definen la continuidad temporal de Segismundo.

Bibliographie

ARENDT Hannah. El concepto de amor en san Agustín. Trad., Agustín Serrano de Haro, Encuentro, Madrid, 2001.

CALDERÓN DE LA BARCA Pedro. La vida es sueño. Ed. Ciriaco Morón, Madrid, Cátedra, 1985.

GROSS David. Lost Time: On Remembering and Forgetting in Late Modern Culture. Amherst, U. Massachusetts P., 2000.

MERLEAU-PONTY Maurice. Phenomenology of Perception. Routledge, New York, 1962.

RICOEUR Paul. La memoria, la historia, el olvido. Trad. Agustín Neira, Madrid, Trotta, 2003.

SAN AGUSTÍN, Las confesiones. Ed. y Trad. Agustín Uña Juárez, Madrid, Tecnos, 2006.

Auteur

State University of New York – New Paltz, USA

© Presses universitaires de Provence, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540