Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Au carrefour des routes d’Europe : la chanson de geste. Tome I

El orden de la palabra y la idea de linaje en Girart de Vienne

Victoria Cirlot

Texte intégral

  • 1 G. Duby, Remarques sur la littérature généalogique en France aux xie et xiie siècles, en Hommes et (...)

1A lo largo del siglo xii la conciencia genealógica cristalizó no sólo en aquella literatura que encargaba la nobleza para legitimar su poder frente a la monarquía, sino también en el género épico. Georges Duby sugirió la necesidad de relacionar los testimonios proporcionados por aquel tipo de literatura con los que ofrecían los cantares de gesta y los romans compuestos en la misma época y en la misma región1. Un amplio proyecto que excede los límites que aquí nos hemos propuesto. El punto de partida se encuentra en la simple advertencia de que el linaje es uno de los temas fundamentales de los cantares de gesta. Así lo pone de manifiesto el propio concepto geste en su doble acepción de historia y linaje. La cuestión reside en tratar de determinar cuáles fueron las normas y principios que permitieron la configuración de esos linajes fictivos, situados entre la tradición legendaria y la pura invención.

  • 2 R. H. Bloch, Etymologies and Genealogies. A literary Anthropologie of the french Middle Age, Chica (...)

2El reciente estudio de R. Howard Bloch, Etymologies and Genealogies, ha abierto nuevas vías de análisis de este complejo problema al relacionar ámbitos de la cultura diferentes y, en principio, alejados entre sí. En concreto, Bloch ha observado sorprendentes coincidencias entre los principios que rigen la teoría del lenguaje, el género literario y el modo de representar la familia. Una forma poética se encuentra en relación homóloga con un modo de conocimiento, una episteme, y con aquel elemento que según la antropología cultural, constituye la base de toda organización social, esto es, el sistema de parentesco y su forma de representación. Durante el siglo xii coexistieron dos modelos de concebir el lenguaje: uno tradicional y etimológico al que correspondió la representación de la familia como linaje: otro convencional, el que abogaba por la arbitrariedad del signo y que encontró adecuación en la representación de la familia como unidad conyugal. El género épico asumió el primer modelo, mientras el segundo fue acogido por el roman. Las técnicas narrativas de uno y otro género responden a los principios regitivos del campo lingüístico y familiar. La gramática etimológica, el género épico y el linaje estén dominados por unas normas tales como la linealidad, temporalidad, verticalidad, fijeza, continuidad y la noción de valor inherente. Etimologia y genealogía configuran una categoría mental que incide en la forma poética de un cantar de gesta y en la representación de la familia como linaje2.

  • 3 Girart de Vienne, par Bertrand de Bar-sur-Aube, publié par Wolfgang van Emden, Paris, S.A.T.F., 19 (...)
  • 4 Acerca de la figura histórica y legendaria de Girart, cf. R. Louis, Girart comte de Vienne dans le (...)
  • 5 Cf. W. van Emden, intr. op. cit.

3La sugerente teoría de Bloch me ha incitado a comprobar las relaciones y correspondencias entre el orden de la palabra y la idea de linaje en un texto concreto: Girart de Vienne. Se trata de un cantar un tanto especial, pues es obra de un autor cuyas primeras cuarenta laisses, al menos, se consideran originales3. Un extenso prólogo abre esta obra. En él se encuentran indicios suficientes acerca de las intenciones del autor entre las que destacan clasificación y orden. Comienza con una definición general de la materia épica en la que distingue la existencia de tres gestas diferentes. El concepto está utilizado en su significado univoco de linaje. La primera gesta corresponde a la de los reyes de Francia, la segunda a la de Doon y la tercera a Garin de Monglanne. En la tercera laisse el autor se detiene para fijar la familia de Garin de Monglanne y lo hace a través de la mención de sus cuatro hijos, citados según el estricto orden de edad: el primogénito Hernaut, el segundo, Mille, el tercero, Renier y el cuarto, Girart, elegido como protagonista del cantar. Con todo, Girart no aparece solo. En la laisse siguiente, Bertrand de Bar-sur-Aube sitúa a Aymeri junto a Girart señalando que si mucho se había oído hablar de ellos, nada se sabía acerca de la començaille, esto es, de los inicios, de la emergencia o forma de aparición del linaje. En efecto, Garin de Monglanne era un personaje desconocido entre el publico, mientras que en cambio ya existían cantares sobre Girart. El ciclo de Guillermo se iba construyendo según ese orden que J. Frappier definió como "el de los hijos engendradores de padres"4, es decir, en un orden vertical de abajo a arriba, en la búsqueda del antepasado. La conciencia genealógica se apodera del autor al considerar que la historia de una persona está ligada a su ascendencia, del mismo modo que el significado de la palabra se encuentra en los eslabones etimológicos. Al mismo tiempo, asegura la continuidad del cantar y la descendencia familiar al referirse a Aymeri. La noción cíclica manifestada en estos primeros versos permitirá la creación de ese segundo cantar que fue Aymeri de Narbona y que algunos críticos suponen también obra de Bertrand de Bar5. Pero la referencia a Aymeri no revela simplemente la apertura a la continuidad. En estos versos iniciales el personaje todavía no está situado en el linaje, a diferencia de Girart. Como sabremos más adelante, Aymeri es hijo del primogénito Hernaut, y por tanto Girart es su tío paterno. Bertrand de Bar no sólo trataré de relatar la historia de Girart, sino también la de Aymeri a partir justamente de la relación Girart/Aymeri. El vinculo entre tío paterno y sobrino se ofrece así como una relación nuclear dentro del linaje, seleccionada de entre otras muchas posibilidades. Ese vinculo junto al principio filiativo de padre-hijo darán forma a la idea del linaje que se desarrolla a lo largo de todo el cantar. Contrasta esta idea con la percepción de las relaciones familiares que se vislumbran en el roman. En este género se concede una clara predominancia a la relación entre tío materno y sobrino. Los personajes más famosos de la colectividad artúrica se definen en muchas ocasiones por los vínculos con los hermanos de la madre. Bertrand de Bar, en cambio, construye una historia cuya intención fundamental consiste en presentar como verídico y natural el núcleo de parentesco establecido entre Girart y Aymeri. El autor busca provocar la impresión de que ese núcleo responde al orden natural, fijo, inalterable y único de las cosas, y lo logra en la identidad entre los principios narrativos y la representación de las relaciones familiares, entre el orden de la palabra y la idea del linaje.

4Une pregunta y una respuesta formuladas siempre con las mismas palabras y colocadas en el mismo lugar del decasílabo se repiten a lo largo del cantar. La pregunta es Dont estes vos, cuatro sílabas que forman el primer hemistiquio del verso y que suele completarse en el siguiente con otro primer hemistiquio De quel lingnaje. La respuesta es también una expresión fija: Fiz sui o bien Ja sui ge fiz. El estilo formulario sirve a una voluntad repetitiva que incide en el hecho de que el individuo se identifica por su procedencia. La pregunta "de dónde sois" sustituye a la que se suele encontrar en el roman: "quién sois vos", y hace referencia tanto a la tierra como a la ascendencia. La identidad del individuo se desvela en su referencia al bien patrimonial, la tierra, tan fijo y estable como la propia palabra, y al linaje que se concreta en la relación padre-hijo. Fiz sui Garin de Monglanne, el nombre del padre descubre a la persona.

  • 6 Las expresiones se encuentran en: XII, vv. 365-372, XVIII, vv 667-671, XLV, vv. 1639-1641, XLVI, v (...)

5A partir de la laisse XLIII, la respuesta se amplia. No sólo se introduce la expresión fiz sui, sino que ésta se encuentra inmediatamente completada en el verso siguiente en la expresión nies sui, situada también en el primer hemistiquio. El individuo se identifica a través de la referencia al padre y al tio paterno. Ello no significa que haya un cambio en el modo de revelar la identidad, sino que esta ampliación se justifica dentro del propio sistema al que se somete el autor. En la configuración del linaje Bertrand de Bar estableció en primer lugar el tronco común, Garin de Monglanne, y desechó la posibilidad de que éste tuviera hermanos y, menos aún, hermanas. Los hijos, la segunda generación, sólo pueden hacer referencia a ese tronco común. En el crecimiento progresivo y natural del linaje, en la tercera generación, sus miembros deberán actuar según lo ya construido y por tanto identificarse según una relación doble: aludiendo al padre y al tío paterno6.

  • 7 Cf. G.M. Spiegel, Genealogy: form and function in medieval historical narrative, en "History and T (...)

6A la fijeza de la palabra se corresponde el principio patrilineal que sustenta la idea del linaje y proporciona certidumbre acerca del vinculo tío paterno-sobrino. Por encima del padre se cita al gran antepasado, el ancestre, en este caso, Bueves li barbez, que es presentado como el fundador del linaje y como veremos más adelante, el que justifique el derecho sobre la tierra en conflicto dentro de la trama del cantar. Del mismo modo que la gramática etimológica parte de la existencia de una Ursprache, en la que la palabra era idéntica a la cosa, y trata de remontarse a ese estado puro del lenguaje, la conciencia genealógica busca al antepasado común. Una concepción sagrada de las cosas domina tanto la gramática etimológica como la conciencia genealógica pues ambas reproducen el modelo original bíblico de Dios Padre-Dios Hijo7.

  • 8 Cf. X, vv. 318-29 ("Vait s'en Hernaut a Biaulande el païs /.../ il prist moillier qui fu franche e (...)
  • 9 Tan solo aparece citada al principio del cantar Ermenjart, la esposa de Aymeri de Narbona (IV, v. (...)

7El principio de fijeza no se comprueba sólo en esta expresión, sino también en la construcción de un motivo que trata de la adquisición de la tierra. Se trata de un motivo formulario porque se repite en varias ocasiones a lo largo de las primeras cuarenta laisses, porque se desarrolla según un esquema estructural idéntico y porque en él se emplean las mismas expresiones. El motivo se utiliza de modo sistemático para aludir al destino de cada uno de los miembros de la segunda generación, los cuatro hijos de Garin de Monglanne. Se construye a partir de tres elementos: 1. llegar o estar en la tierra, 2. el matrimonio del personaje una vez instala-do en sus posesiones, y 3. la descendencia. Las expresiones para aludir a cada uno de esos elementos son muy semejantes. El motivo comienza con un primer hemistiquio que nos sitúa al individuo en su nueva tierra (Or fu Girart). El segundo elemento se introduce mediante la expresión prendre moillier, y el tercero alude a la procreación (De cele dame fu), finalizando el motivo con el nombre del hijo8. Este tercer elemento parece dar entrada a la técnica juglaresca de la anticipación. Sin embargo, su función no consiste en eliminar la intriga y situar al auditorio ante el destino inexorable, sino en describir el justo funcionamiento del linaje. La procreación se ofrece como el único fin del matrimonio, un tema resuelto en un par de versos, una aventura que no merece su relato en el juicio del autor del cantar. La mujer se suele esconder en el anonimato y en cualquier caso su único fin reside en asegurar la descendencia. De este modo, la continuidad comienza a emerger como principio normativo de la idea de linaje9.

  • 10 Cf. IX, vv. 304-312, XXIII, vv. 909-919. Para la formación de equipos justificada por la emergenci (...)

8El motivo posee una extensión similar en cada uno de los casos en los que aparece: de unos diez a doce versos. Marca asimismo un ritmo y una cadencia, pues se encuentra colocado en un lugar preciso y a una distancia equivalente. Aparece completo por vez primera en la laisse X y se refiere a Hernaut, el primogénito. La laisse XXXIII está dedicada a Renier y la XLIII a Girart. Se trata de un orden ternario, pues Mille, el segundo de los hijos de Garin parece formar equipo con Hernaut. Es el unico personaje para el cual el autor no desarrolla integro el motivo: ya en la laisse IX se anticipa que conquistará Puille y en la laisse XXIII su destino aparece narrado en boca de un mensajero10. El linaje se encuentra ya plenamente configurado en la laisse XLIII: en su ascendencia y descendencia, a partir por consiguiente de los principios de linealidad y continuidad. Hernaut, Renier y Girart remiten a la figura paterna, anticipándose los hijos que nacerán de sus matrimonios: Aymeri, hijo de Hernaut, Olivier, hijo de Renier, Bueves y Savary, hijos de Girart. ¿Cómo rigen los principios de linealidad y continuidad en la técnica narrativa y en la estructura del relato?

  • 11 Lo utiliza en dos ocasiones: LXXXIX, v. 2978 ("Mes or lerons ci atant d'Olivier /.../ si vos diron (...)

9Es justamente la repetición del motivo formulario la que configura el orden del relato del mismo modo que progresivamente ha ido ampliando el linaje a una tercera generacion. En la laisse XLIII fijo el final de la primera parte del cantar. Su coherencia reside en que en ella se concluye el objeto por el que los cuatro hijos abandonaron la casa paterna: la conquista de la tierra funciona en el cantar como desencadenante de la acción. Esta primera parte encuentra similitudes con las primeras partes de las novelas artúricas, al menos con el modelo clásico construido por Chrétien de Troyes para Le chevalier au lion: el abandono del espacio cortesano en el caso del roman, para realizar la aventura caballeresca y conseguir así esposa y tierras. Si el esquema estructural es semejante, no ocurre lo mismo ni con los niveles de construcción de la realidad ni con la técnica narrativa. Fijémonos en este último aspecto: al autor del cantar no le interesa el individuo, sino un conjunto de individuos cuya relación estriba en ser hijos del mismo padre. Cuatro personajes, o mejor, tres, son los protagonistas de la primera parte del poema épico. El relato de su historia no exige en ningún momento la utilización de la técnica de entrelazamiento, el método propio del roman para cambiar de personaje en el transcurso de la acción, y no porque el autor desconozca este método11, sino porque no lo necesita pues sigue un orden establecido y ya aceptado por el público: el orden de edad, el primogénito y los hermanos menores. De este modo, no necesita señalizar, como por ejemplo Chrétien en su Perceval o los autores de la novela en prosa, que "deja de hablar de un personaje para seguir con otro". Se configuran así tres hilos narrativos que corresponden respectivamento a Hernaut, Renier y Girart. El de Hernaut es el más breve, concluyendo en la laisse X, el de Renier finaliza en la laisse XXXIII y el de Girart en la XLIII. Es el motivo formulario el que da fin a cada uno de estos hilos narrativos que van creciendo en longitud hasta llegar a Girart de Vienne. La supresión de la técnica de entrelazamiento permite borrar la sensación de interrupción, provocando la impresión de continuidad. Este principio se manifiesta positivamente en la destrucción de la laisse como unidad estructural en determinados momentos del relato. Detengámonos de nuevo en la laisse XLIII.

  • 12 Por ejemplo, en las laisses IX, XLVI, LII

10Se nos sitúa a Girart en Vienne, se narra brevemente su matrimonio con Guiborc y se adelanta el nacimiento de su dos hijos. Ahí debería concluir la laisse como ocurre en los otros dos casos en los que se ha introducido el motivo (X y XXXIII); con mayor razón aún que en los otros dos casos, pues aquí se concluye la acción iniciada al principio del cantar (laisse IX). Sin embargo, la laisse continúa para introducir la llegada de un nuevo miembro del linaje, suficientemente conocido por el público a través de las anticipaciones, Aymeri, el hijo de Hernaut de Biaulande. No es éste el único ejemplo en que el autor elimina la sensación de ruptura incluyendo en una misma laisse dos temas argumentales diferentes12. La laisse como unidad cerrada en si misma, relacionada por parataxis con la siguiente, se reserva para los motivos tradicionales de la épica: el consejo de barones, la batalla. En cambio, precisamente en aquellos momentos que en los romans se oye el silencio y hay detención en el relato, aquí se observa voluntad de suprimir la ruptura.

11La verticalidad se logra plasmar al poner en relación al hermano menor del primogénito con el hijo del primogénito. No hay aquí lugar para tiempos intermedios. Dicho de otro modo, "no se puede esperar a que el hijo crezca". El linaje se presenta como un flujo temporal sin discontinuidades y el tiempo del relato se debe ajustar a esa idea. La laisse XLIII es a un mismo tiempo final de la primera parte e inicio de una segunda, punto de encuentro de Girart y Aymeri, el núcleo del linaje del cual Bertrand de Bar tenía intencion de explicar la començaille.

12La segunda parte del cantar no se construye ya para dar forma a la idea de linaje, sino que plantea el conflicto por la tierra. También ahora es posible encontrar similitudes estructurales con el roman: la posibilidad de perder la tierra conquistada podría corresponder a la noción de crisis que constituye la segunda parte de las novelas clásicas. Frente a la rapidez de resolución de la crisis, destaca aquí el amplio tratamiento del conflicto que se extiende a lo largo de más de cien laisses (desde la XLIII hasta la CLXX). La corte de Vienne sustituye a la corte de Garin y en lugar de motivar la salida de los miembros del linaje y su dispersión, originará su concentración. El ultraje descubierto por Aymeri provoca el antagonismo del linaje con la figura monárquica. El autor presenta la llegada del linaje a Vienne siguiendo el orden establecido: en una laisse reúne la llegada de los tres hermanos, Hernaut, Mille, Renier, y reserva la siguiente para el padre, Garin de Monglanne. Una vez resueltas las primeras hostilidades con el emperador que concluyen con la investidura de Aymeri por parte de su tío Girart (LXVIII), el linaje se vuelve a dispersar. Cuando Carlos decide asediar Vienne (LXXIX) vuelve a acudir el linaje, esta vez citado según un orden distinto, eliminando al padre y añadiendo a otro miembro de la tercera generación. Primero llegan los hombres de Mille (quien ya en la primera parte había intercambiado su puesto con el de Hernaut), después el propio Hernaut, luego Renier y su hijo Olivier. De este modo, el linaje siempre aparece formado por seis personajes: en la primera ocasión, Girart, Aymeri, Hernaut, Mille, Renier, Garin; en la segunda por Girart, Aymeri, Mille, Hernaut, Renier y Olivier. La estructura tripartita rige en todo el cantar revelándose en las relaciones que mantienen entre si los miembros del linaje, en los hilos narrativos que se desarrollan en la primera parte, en la concepción global de la obra compuesta asimismo en tres partes. La última se reserva a la reconciliación entre el linaje de Girart y el de Carlos. La ternariedad aparece así como principio del orden, reminiscencia de estructuras latentes, principio de clasificación a finales del siglo xii. Bertrand de Bar comenzó el cantar clasificando la materia épica en tres gestas su cantar trata de tres generaciones, introduce a cuatro hermanos que funcionan como tres y finalmente organiza la obra en tres partes. El principio ternario sirve aquí también a la exigencia de representar una realidad total y omniincluyente.

13Si bien se ha observado en la primera parte del cantar una perfecta adecuación entre principios narrativos y configuración del linaje, se suscitan una serie de cuestiones que exigen respuestas. Son puntos oscuros que socavan la aspirada coherencia. Pero Bertrand tiene respuestas para todo, las sitúa fuera de la estructura orgánica de la primera parte para incluirlas como aclaraciones teóricas en la segunda y tercera parte del cantar. Esas cuestiones problemáticas son las siguientes:

  • 13 Cf. Cl, vv. 5381: "Einz nostre encestre, de verité le savon/ li bons dus Bueves o le fiori grenon" (...)

14En primer lugar, ¿qué valor puede tener un feudo como Vienne que ha sido recibido por servicio y que no ha sido heredado? El principio de fijeza comprobado en el orden de la palabra debe reflejarse en la idea de linaje a través de la tierra como bien patrimonial estable y permanente. Con enorme sutileza se soluciona este problema hacia el final de la segunda parte del cantar. El autor necesita un discurso para despejar dudas. Es el discurso de Olivier (CXI), hijo de Renier, miembro de la tercera generación, dirigido al emperador, el que termina de asentar la idea de linaje. Olivier justifica la posesión de Vienne por parte de su tio Girart introduciendo un nuevo dato: el antepasado del linaje, Bueves li barbez ya había poseido el feudo de Vienne. Este hecho vuelve a ser recordado por Hernaut versos más adelante13. Así, a Girart no sólo le pertenece Vienne como recompensa a los servicios prestados a Carlos, sino también por una razón de mayor peso dentro de la conciencia genealógica: porque así le correspondía por sus antepasados.

  • 14 Cf. J. Frappier, Réflexions sur les rapports des chansons de geste et de l'histoire, en "Z.R. Ph." (...)

15En segundo lugar, ¿cómo conciliar el hecho de que Vienne pertenezca al menor de los hermanos en lugar de ser propiedad del primogénito? Hábilmente se soluciona esta cuestión en la tercera parte del cantar. Girart ruega al emperador que reconozca a su hermano mayor Hernaut por encima de todo el linaje. Una acción concreta demuestra que efectivamente Hernaut ocupará el puesto de jefe de linaje: es él quien entrega a su sobrina Alda a Carlos para que éste a su vez se la ceda a su sobrino Roldán. Una vez más la pacificación entre dos linajes se logra mediante la entrega de una mujer para el matrimonio. Sorprende, no obstante, que sea el linaje interior, el de Hernaut, el que ceda mujer al linaje superior, el del emperador, puesto que lo habitual es que el grupo donador sea el de mayor rango. Es posible que Bertrand se sintiera tentado a invertir el orden habitual por la presión de las circunstancias, obligado quizás a enaltecer al conde Girart de Champaña en aquellos años conflictivos para la nobleza cada vez más oprimida por la renaciente figura monárquica en la persona de Felipe Augusto14. ¿Era ésta la única presión a la que se sometió Bertrand en la configuración del linaje que se ofrece en el cantar?

16Para concluir, me gustaría volver a la pregunta inicial. En el análisis del texto se ha podido comprobar que el orden de la palabra y la idea de linaje responden a idénticos principios: 1. fijeza, en el estilo formulario de una expresión y de un motivo referidos a las relaciones patrilineales y a la adquisición de la tierra; 2. linealidad, en los hilos narrativos y en la referencia a los antepasados; 3. continuidad, en la técnica narrativa que suprime la ruptura y en la mención a la descendencia del linaje; 4. verticalidad y temporalidad, un tiempo diácrónico en el relato se ajusta a la presentación del linaje como cadena ininterrumpida. La identidad de principios proporciona la impresión de que todo está construido según un orden natural y verídico, excluyente de cualquier otro. Un orden inmutable, fuera de cualquier equívoco, que sugiere el valor inherente de las cosas: el de la palabra de significado unívoco, el del linaje forjado en el principio patrilineal, reproducción del modelo original.

17La identidad de principios en la técnica narrativa y en la configuración del linaje no puede ser producto del azar. Surge de una categoría mental, de una estructura del pensamiento. La conciencia etimológica y genealógica constituyen los supuestos téoricos en los que se basa el cantar. Por ello, en vano se buscará en las costumbres de parentesco de finales del siglo xii un linaje como el de Garin de Monglanne. La idea del linaje que aparece en el cantar no busca ser reflejo de una realidad existente, sino que es más bien una imagen específica de las relaciones familiares. Y por cierto, no la única que existió en lo imaginario orienta-do a formalizar las relaciones del individuo en el entramado del sistema de parentesco. El roman ofrece una imagen distinta. Si comparamos Girart de Vienne con un roman coetáneo, el Perceval de Chrétien de Troyes, se podra comprobar la coexistencia de dos concepciones distintas del parentesco: frente a la certeza del nombre del padre se erige en este roman su total desconocimiento por parte del protagonista, frente a la voluntad de destacar el vinculo entre tío paterno y sobrino, el héroe del roman tan solo se encuentra con los miembros del linaje de su madre. Una sistemática comparación de las formas de concebir las relaciones familiares en los cantares que configuran el ciclo de Guillermo, los romans y las crónicas genealógicas permitirían extraer mayores consecuencias acerca de lo imaginario del parentesco en el norte de Francia durante la segunda mitad del siglo xii. La relación entre las distintas imágenes del parentesco con las técnicas narrativas posiblemente nos llevarían a una reconsideración de la teoría de los géneros. Naturalmente, esto sería el tema de una investigación mucho más extensa. Por último, tan sólo quiero apuntar que detrás de la idea de linaje presentada en Girart de Vienne existe una intencionalidad. La presión ideológica distorsiona la realidad. ¿Hasta qué punto? ¿Cuál era el desorden imperante en las relaciones familiares para que un clérigo como Bertrand de Bar decidiera adecuar el orden de la palabra y la idea de linaje?

Notes

1 G. Duby, Remarques sur la littérature généalogique en France aux xie et xiie siècles, en Hommes et structures du Moyen Age, Paris, Mouton 1973, pp. 287-298.

2 R. H. Bloch, Etymologies and Genealogies. A literary Anthropologie of the french Middle Age, Chicago, the Univ. Chicago Pres, 1983; cf. mi recensión en "Medievalia 5", 1984, pp. 103-109.

3 Girart de Vienne, par Bertrand de Bar-sur-Aube, publié par Wolfgang van Emden, Paris, S.A.T.F., 1977, cf. intr. pp. ix-cx

4 Acerca de la figura histórica y legendaria de Girart, cf. R. Louis, Girart comte de Vienne dans les chansons de geste: Girart de Vienne, Girart de Fraite, Girart de Roussillon, Auxerre 1947. Sobre el ciclo de Guillermo, cf. J. Frappier, Les chansons de geste du cycle de Guillaume d'Orange, Paris, S.E.D.E.S 1955.

5 Cf. W. van Emden, intr. op. cit.

6 Las expresiones se encuentran en: XII, vv. 365-372, XVIII, vv 667-671, XLV, vv. 1639-1641, XLVI, vv. 1776-1780, XLVII, vv. 1786-1789, LXXXII, vv. 2772-6, XCV, vv. 3234-6, CXLI, vv. 5107-12. Una genealogía construida en tres generaciones aparece también en la crónica de Lambert de Wattrelos (1152), cf. J. E. Ruiz Domenec, Los recuerdos familiares de Lambert de Wattrelos; tres generaciones de nombres en una genealogia feudal, "Medievalia 5", 1984, pp. 51-69.

7 Cf. G.M. Spiegel, Genealogy: form and function in medieval historical narrative, en "History and Theory", vol. XXII, n°1, 1983, pp. 43-53.

8 Cf. X, vv. 318-29 ("Vait s'en Hernaut a Biaulande el païs /.../ il prist moillier qui fu franche et gentis, /.../ De ceste fu li frans cuens Aimeris/qui del lingnaje ot desor toz le pris;/ ci comence la geste); XXXIII, vv. 1173-1186 ("Va s'en Renier sanz plus d'arestoison, /.../ tant ont erré a force et a bandon/ C'a Genvres vindrent li nobile baron./ La prist la dame Renier li gentis hom,/et espoussa sanz plus d'arestoison; /.../ De ceste dame que nos ici dison/ fu Olivier a la clere façon;/...); XLIII, vv. 1536-1545 (Or fu Girart a Vienne el donçon;/.../prist li dus fame qui fu de grant renon; /.../ De cele dame que nos ici dison/ furent puis né Sauvari et Beuvon /.../).

9 Tan solo aparece citada al principio del cantar Ermenjart, la esposa de Aymeri de Narbona (IV, v. 83) y Guiborc, la esposa de Girart (XLIII, v. 1550). El principio de continuidad que se advierte en el motivo se adecúa también al modo de relacionar las laisses. Por ejemplo, el encadenamiento une las laisses XXXIII y XXXIV; "De ceste dame que nos ici dison/ fu Olivier a la clere façon;/ il et Rollant furent puis conpangon, / que puis traï le felon Ganelon/ en la terre d'Espangne" (XXXIII) y en la siguiente: "De ceste dame que vos m'oez conter/fu Olivier, ...

10 Cf. IX, vv. 304-312, XXIII, vv. 909-919. Para la formación de equipos justificada por la emergencia de la estructura trifuncional, cf. J. Grisward, Aymonides et Pandava: l'idéologie des trois fonctions dans les quatre fils Aymon et le Mahabharata, en Essor et fortune de la chanson de geste dans l'Europe et l'Orient latin, en "Actes du IXe Congrès International de la Société Rencesvals, Padoue-Venise 1982", Modena, Mucchi, 1984, pp. 77-86.

11 Lo utiliza en dos ocasiones: LXXXIX, v. 2978 ("Mes or lerons ci atant d'Olivier /.../ si vos dirons de Rollant le guerrier"), CXLVIII, v. 5295 ("D'Audein lerons, qui le cuer ot irié, si redirons de Rollant le proisié"). La idea del entrelazamiento como principio estético del roman, cf. E. Vinaver, The Rise of Romance, Oxford 1971, pp. 68-98; el entrelazamiento como técnica narrativa que trata de incidir en la ruptura del linaje, cf. R.H. Bloch, op. cit., p. 212 Y ss.

12 Por ejemplo, en las laisses IX, XLVI, LII

13 Cf. Cl, vv. 5381: "Einz nostre encestre, de verité le savon/ li bons dus Bueves o le fiori grenon"; en cambio Olivier utiliza el concepto aieus para referirse a él: "Vienne fu mon aiel, ce savez,/et mon tresaive, c'est fine veritez./ Mes aieus fu dus Bueves li barbez" (vv. 4041-3). Este es el único concepto referido al parentesco que he encontrado en el cantar con significado equívoco. En una ocasión hace clara alusión al abuelo: "Aimerïet ot son aiol parler" (v. 2119), refiriéndose a Garin de Monglanne.

14 Cf. J. Frappier, Réflexions sur les rapports des chansons de geste et de l'histoire, en "Z.R. Ph." LXXIII, 1957, pp. 1-19
Una reflexión sobre el matrimonio de Felipe Augusto con una mujer de origen social inferior y sus repercu-siones en, B. Guenée, Les généalogies entre l'histoire et la politique: la fierté d'être capétien en France au Moyen Age, en "Annales" vol. 33, 1978, pp. 450-477, en especial, p. 462 y ss.

Auteur

(Universidad de Barcelona)

© Presses universitaires de Provence, 1987

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540