Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Texte et Image dans les Mondes hispaniques et hispano-américains

 | 
Jean-Pierre Castellani
, 
Monica Zapata

IV. Texte et image dans la fiction littéraire

Imagen, placeres y diferencia: la versión de Laura Esquivel

Mónica Zapata

Texte intégral

1La recopilación de textos publicada en 1998 por Laura Esquivel, bajo el título de Íntimas suculencias. Tratado filosófico de cocina, puede servir de muestra a la hora de hablar de género, entendido éste como género del discurso: producción simbólica por la que una voz enunciadora se inscribe en la cadena signifïcante según ciertas convenciones que la hacen identifïcable (esto es, le confieren una identidad), y efïcaz (es decir, garantizan su alcance pragmático), ο como marca social impuesta sobre la sexualidad (AMÍCOLA, 2000: 30; BUTLER, 1990: 6), «violencia simbólica» (BOURDIEU, 1998: 7; AMÍCOLA, 2000: 32) que se ejerce a través de la transmisión del conocimiento y de los sentimientos y que tiende a la identificación clara de «posiciones sexuadas» (BUTLER, 1993: 111; AMÍCOLA, 2000: 32) opuestas: hombre/mujer.

2Se trata de cinco artículos anteriormente aparecidos en la revista Vogue, que retoman la formula experimentada con gran éxito en la novela Como agua para chocolate (ESQUIVEL, 1989), consistente en conjugar ficción y receta de cocina ; cuatro prólogos de libros de autores diversos – a los cuales cabe anadir el propio texto justificative de la présente edición – ; un discurso, una ponencia, más el texto de una «plática» ofrecida ante un grupo de psicoanalistas, en México. El libro, como se ve, es de por sí un producto híbrido, de título provocativo y subtítulo paródico, en el cual, además, se incluyen imágenes, que «decoran» cada una de las páginas.

3El recurso a la ilustración no es nuevo en la obra de Laura Esquivel: la combinación de texto, imagen y música en lo que fue dado llamar «novela multimedia», había provocado ciertas controversias entre la crítica cuando, en 1995 apareció su segunda novela, La ley del amor (con ilustraciones de Miguelanxo Prado y un C. D. de canciones populares, arias y duetos de Puccini). En el momento de la publicación de Íntimas suculencias pocos parecen haber sido los cronistas que se detuvieron a comentar las imágenes que acompañan el texto, y en cambio muchos saludaron, una vez más, la pasión de la autora por la cocina y sus arengas infatigables en contra de la globalización deshumanizante y competitiva y por una vuelta a lo primigenio.

4Se podría considerar, sin embargo, que las imágenes son el plato fuerte de este libro o, por lo menos, el «mole»: el aderezo indispensable que evita que el resto sea tan sólo un refrito, si se quiere insistir en el aspecto culinario de la empresa. Lo cierto es que las ilustraciones y el prólogo son los únicos ingredientes verdaderamente nuevos de la obra, aunque no su única novedad. De hecho, la estructura, determinada por la reunion en un solo volumen de textos que anteriormente habían sido hecho públicos de manera aislada (o, en el caso de las recetas de Vogue, formaban parte de otra serie, con objetivos y alcance propios), desempeña en materia de género un papel de suma importancia.

5El prólogo, que sirve a Esquivel para justificar la recopilación está constituido, si nos atenemos al juicio de Beatriz Parolo, por «una serie de argumentaciones un poco endebles (aunque bien hilvanadas) [que] concluyen en que la reedición de estas textos tiene como sentido final delinear el perfil del hombre nuevo tal como lo vislumbra la escritora a través de su propio deseo» (PAROLO, 1998). Escapa a este comentario el hecho de que, al margen del contenido mismo de los textos, que desgranan temas y Utopias familiares a los seguidores de la escritora mexicana, la puesta en perspectiva gracias a la recopilación, confiere al conjunto una dimension polifónica antes ausente, y a la cual la imagen vendrá a sumar su propia voz original.

6Sin poder detenernos ahora en el estudio de su cuidada alternancia, digamos tan solo que en la sucesión misma de los textos se hace obvia una de la tesis mayores del pensamiento posmodernista: «la muerte del sujeto» o, mejor aún, su versión feminista, «la descentralización de la voz discursiva» (BENHABIB, 1995 ; FLAX, 1990). Quien detenta el discurso en Intimas suculencias no es el sujeto bianco, occidental y cristiano de la Razón. La pluralidad de puntos de vista hace que la voz se preste tanto al juego de la autobiografía («En torno al fuego», «Íntimas suculencias») (imágenes 2 y 3), como que se ponga al servicio de la supliciada por el Santo Oficio («¡Arriba Dios! jAbajo el Diablo!», imagen 4), o incluso del de la humilde cucaracha que tiene el placer de degustar el delicioso Manchamanteles antes que los invitados a la cena en una «elegante casa en las Lomas de Chapultepec» (ESQUIVEL, 1998: 93).

7Así, si bien es cierto que, como lo señala Cecilia Novella, de esta «reunión de familia» que constituye Íntimas suculencias, los viejos textos vuelven de la mano «como un solo cuerpo, rejuvenecidos, reequipados, fortalecidos y hermoseados» (NOVELLA, 1999), lo que a mi modo de ver funda su nuevo alcance no es la temática, ni lo que la propia Esquivel llama «la otra voz» (ESQUIVEL, 1998: 8), «la voz de la vida que va y viene» (ESQUIVEL, 1998: 10), sino mucho más la plurivocalidad.

8Una vez la voz descentrada, se diluyen las fronteras entre los antiguos cotas de caza socioculturales y así como la ponencia culta se codea con el recetario de cocina, la imagen viene a jugar con el texto.

  • 1 En España la distribución fue garantizada por la conocida Plaza & Janés, mientras que en América la (...)

9Ahora bien, resulta imposible referirnos a la imagen en Íntimas suculencias sin al menos aludir al aspecto físico del libro: la encuadernación, el formato, la textura del papel, por ejemplo, forman parte de una creación editorial total en la que Ollero & Ramos merecerían ser considerados como coautores (imagen 1). Un capítulo cabría también al tipógrafo, Alfonso Meléndez, a cuyo trabajo volveremos brevemente más adelante. Y no nos olvidemos tampoco de que la idea misma de la recopilación partió de Julio Ollero y que, según lo dice L. Esquivel en el prólogo, corrió por cuenta de Mercedes Casanovas, su agente literaria, hacerse eco de la propuesta del editor (ESQUIVEL, 1998: 7). Importa pues recalcar que aquí se oyen también otras voces, que no vienen precisamente de los márgenes sino del centra mismo de la industria librera y de las leyes del mercado y la distribución, y que no deberiamos dejar de lado si pudiéramos ahora contemplar otro de los múltiples aspectos del généro1.

10Pasaremos sin más a las imágenes propiamente dichas: a su relación con el contenido del texto, primera, a su autonomía e incluso soberanía con respecta al mismo.

11Presentadas como «Adornos», en la página de cobertura, tras el subtítulo, las ilustraciones son atribuidas a Francisco Meléndez y acompañan cada uno de los apartados del libro. No sabemos nada de la técnica original ; en cuanto a los colores, son ocres y grises en diversos grados de saturación.

12Hay capítulos en los que la página inicial de la izquierda está ocupada completamente por la ilustración, que responde al título anunciado en la anterior, número par, y junto con éste, crea una expectativa de lectura que puede según se profundice su análisis, ser más ο menos inocente: la transmision del saber y del placer por via femenina que anticipa la imagen de « En torno al fuego» preparará para la otra transmisión de placeres, la de Eva a Adán, en « Intimas suculencias», a la vez que contrastará con la ilustración del último texto del libro, la de la «Madré bruja» evocadora de la ruptura de toda transmisión (imagen 5). «Íntimas suculencias», por su parte, texto central del Tratado, va encabezado por una imagen que propone como éste la transgresión de las fronteras. De una página a otra vuela el fruto prohibido, cultivado y preservado por la mujer, aunque sea en una maceta, entre pararrayos y antenas de televisión. Y claro está que no se trata tampoco de cualquier mujer, sino nada menos que de la mítica Eva, entre todas la gran feminista. En otros casos, por fin, antes de leer el texto, la imagen ya ha identificado irónicamente a quienes se désigna en el título: «¡Arriba Dios! ¡Abajo el Diablo!» (imagen 4) será sin ambiguedades para el lector un texto que narre la historia oficial de la conquista.

13En el interior de los apartados, las ilustraciones enmarcan el texto y siguen de cerca el contenido. Como éste, se leen de arriba a abajo y de izquierda a derecha y pocas veces, tímidamente, sobrepasan los márgenes de lo que, como lo veremos a continuación, figura las páginas de un manuscrito. Observemos antes la mezcla de estilos en el dibujo, más ο menos realista, caricatural, respetuoso ο no de las leyes de la perspectiva.

14Pero lo que llama de entrada la atención en esta obra es que se présenta, ni más ni menos, como la imagen de un libro. Trompe-l'œil ο mise en abyme, es como ambos una trampa, un engaño ; y como ambos suscita el vértigo y la inquiétante extrañeza que van ligados a todo fenómeno de doble.

15Ahora bien, al referirme a los efectos pragmáticos de la recopilación hice hincapié en la pluralidad discursiva que se instaura paralelamente a las redes semánticas que se tejen. Basta ahora volver a considerar la imagen a la luz de la reduplicación ο del eco, no del texto por cierto, sino de sí misma, para comprobar que, por la imagen, íntimas suculencias no es sólo un libro sino varios dentro del mismo volumen Dentro del mismo volumen advertimos, por ejemplo, la irregularidad de ciertos mârgenes que sugieren la presencia de libros diferentes (ESQUIVEL, 1998: 79) y «jSea por Dios y venga más!» (ESQUIVEL, 1998: 138-139). Dichos libros, eso sí, gracias a la elección del tipógrafo, evocan todos el manuscrito, con sus letrinas y sus aparentes caprichos.

16Surgen entonces nuevas voces en el concierto que vienen a unirse al texto, lo desplazan y hasta pueden prescindir de él: me refiero, por supuesto, por un lado a la tradición medieval europea de la iluminación del manuscrito, y por otro a las ilustraciones terroríficas de los cuentos folklóricos e infantiles. En efecto, la posición ο la forma inhabituai de los cuerpos, su aspecto monstruoso y las criaturas que los acompañan parecen destinadas a dar no sólo lecciones de gimnasia para adelgazar («Mayonesa adelgazante», ESQUIVEL, 1998: 121-130) sino también a hacer huir a cualquier hija ante el aspecto amenazante de la «Madre bruja», antes de que ésta intente transmitirle su hipócrita moral. Y si bien es cierto que la primera imagen parece hacer una concesión al imperativo de belleza que dicta el género, gracias a la última, más grotesca que caricatural, todo peligro es descartado: el horror visual enseña mâs que cualquier texto al concluir este «filosófico» tratado.

17Entre la primera imagen de Íntimas suculencias, la de aquella reunión en torno al fuego donde placer y saber se comparten, y la última, con su incitación a la fuga, se van ritmando, en suma, los placeres y las penas cotidianas, que encuentran su cabida junto a las páginas de la Historia. Éstas, ya pertenezcan a los tiempos de la conquista de América ο a las más contemporáneas versiones de la corrupción política («Sopa de manzana», ESQUIVEL, 1998: 39-46), son percibidas a través del prisma del sujeto marginal – la supliciada, la pariente del traficante de drogas – y al ser transmitidas por su voz, están muy lejos de ser un gran canto épico.

18Pero, aunque desconfia de las revoluciones, su intima filosofía impide a Laura Esquivel abandonar la militancia. Por eso, la mentada tesis posmodernista de la «muerte de la Metafísica», que suscita en numerosas feministas el escepticismo frente a todo postulado procedente de la Razón trascendente, encuentra, con la mexicana, otra salida que trata de recuperar los opuestos y superar la diferencia. Por eso seguramente la imagen central del libro es la de Eva que, antes que volver la página, lanza su manzana hacia el campo de Adán, para que entre ambos construyan la «nueva civilización, el nuevo hombre, la nueva literatura...»

Laura Esquivel, Intimas suculencias, Madrid, Ollero & Ramos/Plaza & Janés, 1998. Tapa

Laura Esquivel, Intimas suculencias, Madrid, Ollero & Ramos/Plaza & Janés, 1998. «En torno al fuego»

Laura Esquivel, Intimas suculencias, Madrid, Ollero & Ramos/Plaza & Janés, 1998. «Intimas suculencias»

Laura Esquivel, Intimas suculencias, Madrid, Ollero & Ramos/Plaza & Janés, 1998. «¡Arriba Dios! ¡Abajo el Diablo!»

Laura Esquivel, Intimas suculencias, Madrid, Ollero & Ramos/Plaza & Janés, 1998. «Madre bruja»

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

AMICOLA, José (2000), Camp y posvanguardia. Manifestaciones culturales de un siglo fenecido, Buenos Aires, Paidós.

BENHABIB, Seyla (1995), «Feminism and Postmodernism: An Uneasy Alliance», in BUTLER, J., CORNELL, D., FRASER, N., Feminist Contentions. A Philosophical Exchange, New York & London, Routledge.

BOURDIEU, Pierre (1998), La domination masculine, Paris, Seuil.

BUTLER, Judith (1990), Gender Trouble, New-York & Londres, Routledge.

— (1993) Bodies that Matter, New York & London, Routledge.

ESQUIVEL, Laura (1989), Como agua para chocolate, Barcelona, Mondadori.

— (1995), La ley del amor, Barcelona, Plaza & Janés.

— (1998), Íntimas suculencias. Tratado fîlosôfico de cocina, Barcelona, Ollero & Ramos/Plaza & Janés.

FLAX, Jane (1990), Thinking Fragments: Psychoanalysis, Feminism and Postmodernism in the Contemporary West, Berkeley, University of California Press.

NOVELLA, Cecilia (1999), «Intimas suculencias», Gac-Artigas, Priscilla, Reflexiones: ensayos sobre escritoras hispanoamericanas contemporáneas www.accessmvlibrarv.com/coms2/summarv0286-509724ITM

PAROLO, Beatriz (1998), La Gaceta, Tucumán (Argentina).

Notes

1 En España la distribución fue garantizada por la conocida Plaza & Janés, mientras que en América latina la publicación estuvo a cargo de la Editorial Sudamericana (1998). Consideramos, entre las facetas del condicionamiento socio-sexual, el hecho de que una escritora latinoamericana se vea obligada a buscar su consagración internacional publicando no en su tierra sino en España donde, por su lado, todo coctáneo de sexo masculino será acogido con menos reservas, al menos en los ambientes académicos.

Table des illustrations

Légende Laura Esquivel, Intimas suculencias, Madrid, Ollero & Ramos/Plaza & Janés, 1998. Tapa
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/6327/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 532k
Légende Laura Esquivel, Intimas suculencias, Madrid, Ollero & Ramos/Plaza & Janés, 1998. «En torno al fuego»
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/6327/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 492k
Légende Laura Esquivel, Intimas suculencias, Madrid, Ollero & Ramos/Plaza & Janés, 1998. «Intimas suculencias»
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/6327/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 888k
Légende Laura Esquivel, Intimas suculencias, Madrid, Ollero & Ramos/Plaza & Janés, 1998. «¡Arriba Dios! ¡Abajo el Diablo!»
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/6327/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 740k
Légende Laura Esquivel, Intimas suculencias, Madrid, Ollero & Ramos/Plaza & Janés, 1998. «Madre bruja»
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/6327/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 897k

Auteur

Université François-Rabelais, Tours, CIREMIA

© Presses universitaires François-Rabelais, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540