Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Texte et Image dans les Mondes hispaniques et hispano-américains

 | 
Jean-Pierre Castellani
, 
Monica Zapata

I. Rapports texte/image dans les médias

El héroe sumiso. El arquetipo masculino conformado por el franquismo desde las publicaciones juveniles al diario local1

Roberto German Fandiño

Texte intégral

  • 1 Este trabajo ha sido realizado como parte intégrante de un proyecto de investigation y desarrollo f (...)

Para mi padre quien tantas veces me contó lo
pronto que tuvo que cambiar su infancia por el
trabajo y que, pese a todo, siempre supo
conservar joven su espíritu alimentándolo con
grandes dosis de sentido del humor y fantasia.

De la escuela a casa. El tiempo del tebeo

  • 1 En el caso español esta presencia fue señalada por intelectuales y escritores que relataron su expe (...)
  • 2 Para una excelente visión de la España autárquica basada en la idea de regeneración por el sacrific (...)
  • 3 Un buen ejemplo de esta quedó plasmado en la Ley Suñer de prensa del 22 de abril de 1938, que supon (...)

1La guerra civil española, antesala de las tensiones y fracturas que ensangrentarían poco después el continente europeo, había venido a confirmar que si bien aviones, bombas y carros de combate eran decisivos en el desarrollo de los conflictos bélicos, no era menos importante legitimar su impronta de barbarie y sin razón mediante una activa labor propagandistica1. Sin duda alguna, esta fue una de las grandes lecciones que el Nuevo Estado, surgido tras el aplastamiento de la joven democracia española, aprendió de sus aliados e inspiradores del eje aplicándolo con aprovechamiento en la construcción de la trágica y gris España de posguerra basada en el proyecto ideológico de la autarquía2. A la represión física de los encarcelamientos y fusilamientos se unió un férreo control ideológico y cultural3 en el que la Iglesia católica, que se había destacado por el apoyo prestado a la sublevación desde el primer momenta, jugó un papel de gran relevancia al quedar sometidos a su control el dictado de las normas regidoras de la conducta social difundidas desde los púlpitos y los centras escolares, pues la educación se convirtió en el gran botín de guerra que la Iglesia obtuvo por su incondicional apoyo a los militares rebeldes (CASANOVA, 2001; RAGUER, 2001).

  • 4 Para la educación durante las primeras décadas del franquismo existe una abundante bibliografía que (...)

2La educación quedaba así convertida en un excelente campo para la socialización de los valores franquistas, un ejercicio de adoctrinamiento politico maniqueo y descaradamente partidista en el que la disciplina Histórica jugaría un papel fundamental a la hora de presentar el conflicto civil como un irremediable y necesario mal destinado a librar a la nación española del caos revolucionario, la anarquía, el parlamentarismo estéril y el separatismo califïcados como cabezas de la hidra marxista. Los manuales escolares quedaban convertidos en recitativos de las obsesiones del régimen presentadas con un lenguaje estereotipado que se encargaba de identifïcar la esencia de España con el catolicismo, cargar las tintas con un nacionalismo exacerbado que prestaba especial atención a lo que entonces se denominaba como destino imperial de España y acometer una de las mayores empresas de adulación que se hayan llevado a cabo centrada en la persona del Caudillo providential, Francisco Franco. Además se insistía en la presentación del cuerpo social como un organismo militarizado en el que destacaban valores como la disciplina, la jerarquía y una sumisión que se presentaba como la principal virtud a tener en cuenta para el buen funcionamiento de la sociedad4. Asi se mostraba en discursos y exordios como el que sigue a continuación:

Para que haya orden en la sociedad se necesita uno que mande, otros ue obedezcan y una relación entre el que manda y los que obedecen: a esa relación se le llama disciplina [...] LA DISCIPLINA REQUIERE QUE LOS JEFES MANDEN BIEN Y QUE LOS INDIVIDUOS OBEDEZCAN SIN VACILACIÓN [...] En la España de hoy no hay que discutir: hay que obedecer [...] Para que España sea grande y prospéra hemos de procurar todos los españoles someternos gustosamente, alegremente, a los mandatas de nuestros superiores y jefes [...] (Hijos de Santiago Rodríguez, Así quiero ser; CÁMARA VILLAR, 1984: 335).

  • 5 Personajes de cómic que encamaron este arquetipo podemos encontrarlos en El Jabato, ibero en lucha (...)

3Este modelo de obediencia sumisa se aplicaba no solo a los buenos españoles de a pie, sino también al modelo de héroe, que los muchachos españoles podían encontrar a la salida de la escuela en las lecturas infantiles y los tebeos, en las emisiones radiofónicas buscadas con paciencia y tino en los pequenos receptores de piedra galena. Un héroe rebosante de testosterona, abnegación y sacrificio que se identificaba siempre con las virtudes del guerrero español, el militar que pertenecía a una raza especial cuyo origen se remontaba al principio de los tiempos y que se había encarnado en el íbero resistente, el almogávar y el moderno agente secreto ο militar español5.

  • 6 Todos estos aspectos pueden verse de una forma matizada, que permite ver la doble dinámica de cambi (...)
  • 7 Para el diseño del modelo de mujer acuñado por el franquismo basado en la supeditación al hombre, l (...)

4Así pues, para los niños españoles de posguerra resultaba tremendamente difícil escapar al sometimiento de un ininterrumpido adoctrinamiento que si bien tenia su arranque en la escuela no cesaba con el final del horario lectivo, sino que de éste saltaba a las paginas de los tebeos y las publicaciones infantiles. De hecho el franquismo, muy al contrario que las autoridades republicanas que en su mayor parte defendieron el derecho de los niños a una revista puramente recreativa, había utilizado los espacios éditoriales dedicados a los jóvenes como vehículo de propaganda desde el inicio de la contienda civil (MARTIN, 1978: 210). La función que se atribuía a estas historietas fue la del encuadramiento por medio de la propaganda política, pero también la difusión de un arquetipo de héroe español, mitad monje, mitad soldado, en el que primaban la exaltación de la violencia y la fuerza bruta encarnado en un dibujo de los personajes caracterizados por su complexión atlética, y una cierta recreación en aspectos cercanos a un sadismo que permitía deshumanizar al enemigo para destruirlo a placer. Por otro lado, este tipo de publicaciones se distinguieron por reproducir los papeles de género construidos culturalmente por el franquismo y que suponían un retroceso importante con respecta a los avances legislativos y sociales producidos en la Segunda República6. Así en la retórica del tebeo franquista se incidía constantemente en la idea del peligro que suponía la confusión de los papeles y se ofrecía como una visión del caos identificado con la república el desorden moral que había permitido la existencia de hombres afeminados y mujeres masculinizadas7.

5Los tebeos y publicaciones infantiles proponían entonces a sus lectores modelos ideales a seguir que recogían todas las virtudes de los que en los manuales escolares eran considerados como buenos españoles, ejemplos de comportamiento que a menudo se encarnaban en personajes de carne y hueso a los que se confería un carácter ideal. De esta forma si el modelo a seguir por todas las niñas españolas era Carmencita Franco, el arquetipo que respondía al canon de heroicidad masculina franquista era Luisito Moscardó, figura que amalgamaba en si misma una asombrosa combinación de mitología política del régimen y de las construcciones de género por él acunadas. Ambos fueron protagonistas de más de una de las famosas emisiones de radio del periodista Fernando Fernández de Córdoba, más conocido por el sobrenombre del tío Fernando, que en 1940, antes de retirarse de la vida activa, decidió dedicar a los niños un libro con algunas de sus más famosas narraciones (FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA, 1940). Entre ellas, como no, la del Alcázar de Toledo, en la que si el personaje del General Moscardó es equiparado con Guzmán el bueno, su hijo Luisito aparece descrito como el héroe español por excelencia, patriota incontestable y ferviente católico formado en las más sobresalientes dotes de la disciplina militar, dispuesto a morir con abnegación por la patria y elevado al parangón de ejemplo a seguir, pues representaba el

¡Maravilloso temple de español de raza y de cristiano de corazón! Que su figura sea para vosotros espejo y norte de vuestras acciones y de vuestra conducta; que aprendáis de su comportamiento y abnegación. Que su fe cristiana y su fervor patriótico perduren para siempre en vuestro recuerdo. Que el sentido del deber que él tuvo en aquellos trágicos instantes se grabe en vuestro corazón permaneciendo en él por siempre.

Amad a Dios por encima de todas las cosas, dice el catecismo. Amad a la patria y a nuestro Caudillo Franco, os digo yo también, y que la figura ilustre de Luisito Moscardó, español, patriota, hijo ejemplar, encauce y sea lucero que guíe vuestros pasos en la vida, porque en él se reunían todas las VIRTUDES (FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA, 1940: 44. En cursivas y mayúsculas en el original).

6Gracias a la impresionante descripción brindada en el párrafo anterior, ya podemos sintetizar cuáles eran los rasgos primordiales del nuevo héroe preferido por el régimen como modelo para los futuros prohombres de la patria. Este arquetipo basado en la disciplina, la aceptación irracional de la jerarquía, un nacionalismo exacerbado y una piedad sin limites fue presentado en un sin fin de publicaciones (LARA, 1996: 61-128). Lo cierto es que este modelo de héroe destacaba sobre todo por una interpretación castrense de la vida en la que sobresalía, por encima de todas, una concepción de la sumisión como virtud fundamental.

7Dicho esto se debe señalar que la influencia de estos héroes de papel no quedó constreñida al publico infantil, sino que, en una España semianalfabeta y de una gran miseria cultural, tuvieron gran predicamento entre los adultos, tanto que algunos periódicos locales incluyeron, ya superadas las penurias más agudas de los cuarenta, seriales de aventuras protagonizadas por estos personajes y publicadas diariamente en tiras, como fue el caso del diario Nueva Rioja, surgido en 1938 bajo el yugo de la Ley Suñer (FANDIÑO, 2001: 78-80; RIVERO, 2001).

El Capitán Durán. Modelo de héroe sumiso en Nueva Rioja

8El Capitán Durán comenzará a publicarse en Nueva Rioja el 19 de noviembre de 1953, justo cuando comenzaba a romperse la fase más dura del aislamiento internacional al que había sido sometido el régimen franquista y cuando éste resultaba claramente benefïciado por el nuevo contexto internacional de la guerra fría. Con guión de Gonzalez Casquel y dibujos de Luis Vigil, aparecieron en el diario local dos series de este personaje. La primera, titulada «El clan del cocodrilo verde» constaba de 32 episodios (19 de noviembre de 1953 – 5 de enero de 1954). La segunda «La mujer de dos caras» no llegó a terminarse y desapareció del periódico en el episodio número 45, el 17 de julio de 1954, tras haberse iniciado el 12 de enero del mismo año.

9Si formalmente esta serie de viñetas carece de todo interés, al ser su realización de muy baja calidad, sus contenidos, por el contrario resultan un ejemplo palmario del modelo de héroe anteriormente descrito. Para comenzar, el personaje es un militar español destinado en la Guinea española, una de las últimas posesiones coloniales del añorado imperio y pertenece a la Legión de Frontera, cuerpo que se equipara a la legión fundada en África de donde surgieron y crecieron como militares quienes se rebelaron contra la legalidad republicana. De esta forma se asigna a las tropas coloniales la función de convertirse en depositarias de las más elevadas virtudes castrenses hispánicas.

  • 8 Este tipo de tebeos muestran cómo se relacionan y se ponen de manifiesto en diferentes productos cu (...)

10Junto al héroe, le acompañan en sus aventuras, el Sargento Sánchez, inseparable camarada de correrias dotado del impulsivo y visceral coraje atribuido tópicamente a la raza española y un muchacho de origen oriental llamado Jo-Jo, que hace las veces de cocinero y sirviente, al tiempo que sirve a los creadores de la serie, para introducir diferentes episodios humorísticos en la misma. Su presencia remarca además la omniprésente guerra fría al recordarnos las maldades comunistas en países como Corea ο China, de los que a buen seguro ha sido rescatado el muchacho. Este personaje retratado como detentador de una candidez rayana en la simpleza que se combina con otras cualidades como la vagancia, la cobardía y la superstición, serie de rasgos negativos que constituyen también el acervo de cualidades identificadas con los nativos guineanos, que resultan ser el contrapunto del héroe obligado casi siempre a velar por ellos a fin de que no caigan como víctimas de las insidias de los malvados y se pongan a su servicio8.

  • 9 El propio Franco reconoció que sin África no podría explicarse a sí mismo. Cf. PRESTON, 1994: 35. E (...)

11Por otro lado, pueden comprobarse en el desarrollo de los episodios la exaltación de los valores asociados al militarismo y más concretamente a los cuerpos de elite como la legión de la que se destaca el valor frío, virtud que era muy encomiada por el propio Caudillo cuando se refería a su formación en África9. En cuanto a la sobrevaloración de la sumisión obediente queda muy clara cuando se presentan todas las situaciones de riesgo como resultado de una mal entendida pasión que lleva al Sargento Sánchez a obviar una orden ο de una curiosidad malsana que arrastra a Jo-Jo a desoír los mandatas y consejos del Capitán.

12Por último, es necesario destacar otro de los rasgos de estas tiras que se reproducían en las publicaciones juveniles como el recurso a un lenguaje estereotipado y de una irreal rigidez que ponía en boca de un rudo militar español interjecciones como caspita ο insultas como el de petulante ο el todavía más impresionante monicaco ictérico siempre dirigidos a Jo-Jo.

13Así pues, el Capitán Durán, supuso la encarnación en un diario de provincias del modélico adalid propuesto por el régimen como espejo a los españoles de la época, un héroe a la medida del sistema que lo promovía, recio militar de camisa remangada como el Alfredo Mayo de Raza cuya máxima virtud no debía ser otra que una sumisión plegada al autoritarismo representado por la cúspide de una sociedad militarizada y jerárquica.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ALBERICH, Ferrán (1997), «Raza. Cine y propaganda en la inmediata posguerra», Archives de la Filmoteca, n° 27, Valencia.

ALVAREZ OSÉS, José Antonio, CAL FREIRE, Ignacio y GONZALEZ MUNOZ, M a. Carmen (2000), La guerra que aprendieron los españoles. Republica y guerra civil en los textos de bachillerato (1938-1983), Madrid, Los libros de la catarata.

AZAÑA, Manuel (1986), Causas de la guerra de España, Barcelona.

BAREA, Arturo (2000), La forja de un rebelde, Madrid, Debate.

BERTHIER, Nancy (1998), Le franquisme et son image. Cinema et propagande, Toulouse, Presses Universitaires du Mirail.

CÂMARA VILLAR, Gregorio (1984), Nacional-Catolicismo y escuela. La socialización politico del franquisme (1936-1951), Jaén, Hesperia.

CASANOVA, Julián (2001), La Iglesia de Franco, Madrid, Temas de Hoy.

CHAVES NOGALES, Manuel, A sangre y fuego, Madrid, Espasa-Calpe, 2001.

DELGADO IDARRETA, José Miguel (2000), «Alguna prensa riojana durante el primer franquismo. Las repercusiones de la Ley Suñer en provincias» in DELGADO IDARRETA, José Miguel (Coord.), Franquismo y democracia. Introducción a la Historia Actual de La Rioja, Logroño, I. E. R.: 117-165.

FANDIÑO PÉREZ, Roberto German (2000), «Los anos cuarenta bajo el franquismo: Instrucciones de uso. La consigna de prensa en Nueva Rioja» en DELGADO IDARRETA, José Miguel (Coord.),Franquismo y democracia. Introducción a la Historia Actual de La Rioja, Logroño, I. E. R.: 75-115.

— (2001), «La conformación del modelo de mujer en el primer franquismo desde los medios de comunicación y su plasmación en una ciudad de provincias» en Carlos Navajas (Ed.), Ensayos sobre el papel de la mujer en la Historia contemporánea de la ciudad de Logroño, Logroño, I. E. R.: 67-127.

FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA (1940), Fernando, Cuentos del tío Fernando, Madrid, Saturnino Calleja.

GALLEGO, María Teresa (1983), Mujer, Falange y franquismo, Madrid, Taurus.

GIBSON, Iam (1986), Queipo de Llano. Sevilla, 1936 con las charlas radiofónicas complétas, Grijalbo, Barcelona.

GUBERN, Román (1981), La censura. Función política y ordenamiento jurídico bajo el franquismo (1936-1975), Barcelona, Península.

LABANYI, Jo (1999), «Raza, género y denegación en el cine español del primer franquismo. El cine de misioneros y las películas folclóricas», Valencia, Archives de la Filmoteca, n° 32: 22-42.

LARA, Agustín, (Coord.) (1996), Tebeos: los primeros cien anos. Catálogo de la Exposición de la Biblioteca Nacional, Madrid, Anaya.

MARTÍN, Antonio (1978), Historia del cómic español: 1875-1939, Barcelona, Gustavo Gili.

MOLINERO, Carme (1999), «Silencio e invisibilidad: la mujer durante el primer franquismo», Revista de Occidente, n° 223, Madrid: 63-83.

MORADIELLOS, Enrique (2001), El reñidero de Europa. Las dimensiones internacionales de la guerra civil española, Barcelona, Península.

NASH, Mary (1999), Las mujeres republicanas en la guerra civil, Madrid, Taurus.

PÉREZ GARZÓN, Juan Sisinio (2000), La gestión de la memoria. La Historia de España al servicio del poder, Barcelona, Crítica.

PRESTON, Paul (1994), Franco. Caudillo de España, Barcelona.

RAGUER, Hilari (2001), La pólvora y el incienso. La Iglesia y la guerra civil española, Barcelona, Península.

RICHARDS, Michael (1999), Un tiempo de silencio. La guerra civil y la cultura de la represión en la España de Franco, 1936-1945, Barcelona, Critica.

RIVERO, Cristina (2001), Política y sociedad en La Rioja durante el primer franquismo, Logroño, I. E. R.: 148-156.

RUIZ ZAPATERO, Gonzalo (1997), «La distorsión totalitaria: Las raíces prehistóricas de la España franquista» in HUERTAS, Rafael y ORTIZ, Carmen, Ciencia y fascismo, Madrid, Doce Calles.

SINOVA, Justino (1989), La censura de prensa durante el franquismo (1936-1951), Madrid, Espasa-Calpe.

SOPEÑA MONSALVE, Andrés (1995), El florido pensil, Barcelona, Critica.

VALLS, Rafael (2000), «Ideología franquista y enseñanza de la Historia en España 1938-1953» in FONTANA, Josep (Ed.), España bajo el franquismo, Barcelona, Critica.

VINCENT, Mary (1999), «The martyrs and the saints: Masculinity and the construction of the Francoist crusade», History Workshop Journal, n° 47, Oxford.

Annexes

Un ejemplo de cómo hay que proceder con los villanos ofrecido por los protagonistas de la historieta Roberto Alcázar y Pedrín.
Fuente: El puente maldito, reedición del 12 de diciembre de 1977. Colección personal del autor.

Ilustración de la contraportada del libro Los cuentos del tio Fernando
Fuente: Fernando Fernández de Cordoba, Cuentos del tío Fernando, Madrid, Saturnino Calleja, 1940.

Notes

1 En el caso español esta presencia fue señalada por intelectuales y escritores que relataron su experiencia en la guerra. La importancia de la propaganda en el conflicto quedaba subrayada al ser comparada su efectividad a la de las más mortíferas armas. Los ejemplos son tan numerosos que sobrepasarían con mucho la naturaleza de este texto, aunque pueden señalarse los de Manuel Chaves Nogales, escritor y periodista, que afirmaba en uno de sus relatos que pocas frases habían costado más vidas que la del General Mola refiriéndose a una quinta columna en Manuel CHAVES NOGALES, 2001: 32. El propio Manuel Azaña equiparó la capacidad mortífera de la propaganda con la de los gases tóxicos en Manuel AZAÑA, 1986: 21. Por ultimo, puede traerse aquí a colación el protagonismo de las charlas radiofónicas en los dos bandos, tanto para infundir ánimo, como para sembrar el terror entre los ciudadanos de la retaguardia, como puede verse en la última entrega de la trilogía de Arturo BAREA, 2000: 783-804. El ejemplo más sobresaliente de la utilización de la radio como arma paralizadora por medio del pánico siguen siendo las emisiones del General Queipo de Llano recogidas en Iam GIBSON, 1986. Para la repercusión internacional de la conflagración española puede verse Enrique MORADIELLOS, 2001: 20, 47.

2 Para una excelente visión de la España autárquica basada en la idea de regeneración por el sacrificio que defiende la propuesta de que las medidas económicas aplicadas constituyeron un elemento represivo más al servicio de este entramado ideológico cf. RICHARDS, 1999.

3 Un buen ejemplo de esta quedó plasmado en la Ley Suñer de prensa del 22 de abril de 1938, que suponía el retraso más importante en la libertad de expresión española desde el siglo XIX, convirtiendo al periodista en un funcionario más al dictado del Estado. Cf. SINOVA, 1989 y GUBERN, 1981. Para los efectos de la Ley Suñer en un diario de provincias cf. FANDIÑO, 2000 y DELGADO ID ARRETA, 2000.

4 Para la educación durante las primeras décadas del franquismo existe una abundante bibliografía que resulta imposible destacar aquí. Cf. ALVÁREZ OSÉS, CAL FREIRE Y GONZÁLEZ MUÑOZ, 2000. Para la ideología y la Historia cf. VALLS, 2000: 230-245. Recientemente hemos asistido además a todo un fenómeno editorial que ha descubierto en la recreación de la escuela nacional-católica desde un punto de vista a caballo entre la Historia y la parodia un verdadero filón comercial. Cf. SOPEÑA MONSALVE 1995.

5 Personajes de cómic que encamaron este arquetipo podemos encontrarlos en El Jabato, ibero en lucha contra cartagineses y romanos, El Capitán Trueno y, sobre todo, El guerrero del antifaz y Roberto Alcázar y Pedrín, publicaciones que llegaron a las cotas más altas de exaltación patriótica. La referencia a los almogávares como personificación de una casta ejemplar de guerreros españoles nos la brinda el propio Franco en Raza (1942), película cuyo guión firmó bajo el seudónimo de Jaime de Andrade y que constituye el ejemplo más claro de la lectura de la guerra civil hecha por los vencedores. Cf. BERTHIER, 1998: 105-133 y ALBERICH, 1997: 50-62. Para la falsificación de la Historia llevada a cabo por el nacionalismo españolista recuperado por el franquismo en su versión más rancia, antiliberal y reaccionaria cf. ZAPATERO, 1997: 147-159. Para las raíces de este nacionalismo en el siglo XIX y para el papel fundamental de la Historia en su edificación cf. PÉREZ GARZÓN y otros, 2000: 63-110.

6 Todos estos aspectos pueden verse de una forma matizada, que permite ver la doble dinámica de cambio y continuidad de las mujeres españolas durante la República en NASH, 1999: 85-104. Para un excelente trabajo que muestra hasta qué punto la creación de este arquetipo viril fue decisivo a la hora de convertir al soldado del bando nacional en un cruzado, encamación de una serie de ideas acuñadas por el catolicismo sobre la masculinidad cf. VINCENT, 1999: 69-98.

7 Para el diseño del modelo de mujer acuñado por el franquismo basado en la supeditación al hombre, la invisibilidad y el silencio existe una abundante bibliografía. Cf. GALLEGO, 1983 y MOLINERO, 1999. Para la plasmación de este modelo a través de la prensa y los medios de comunicación en una ciudad de provincias cf. FANDIÑO, 2001.

8 Este tipo de tebeos muestran cómo se relacionan y se ponen de manifiesto en diferentes productos culturales de la época factores como los de género y raza. LABANY, 1999.

9 El propio Franco reconoció que sin África no podría explicarse a sí mismo. Cf. PRESTON, 1994: 35. En páginas sucesivas se dan numerosos testimonios de la insensibilidad del dictador que él definiría como valor frío.

Notes de fin

1 Este trabajo ha sido realizado como parte intégrante de un proyecto de investigation y desarrollo financiado por el Gobierno de la Rioja que tiene como objeto de estudio la prensa y propaganda del franquismo en las primeras décadas del mismo.

Table des illustrations

Légende Un ejemplo de cómo hay que proceder con los villanos ofrecido por los protagonistas de la historieta Roberto Alcázar y Pedrín.Fuente: El puente maldito, reedición del 12 de diciembre de 1977. Colección personal del autor.
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/6291/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 608k
Légende Ilustración de la contraportada del libro Los cuentos del tio Fernando Fuente: Fernando Fernández de Cordoba, Cuentos del tío Fernando, Madrid, Saturnino Calleja, 1940.
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/6291/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 524k

Auteur

Universidad de La Rioja

© Presses universitaires François-Rabelais, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540