Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Famille et éducation en Espagne et en Amérique Latine

 | 
Jean-Louis Guereña

III. Modèles et contre-modèles

Cultura y Estado en las Memorias literarias de París de Ignacio de Luzán

Ma Dolores Albiac Blanco

Texte intégral

  • 1 Memorias literarias de París: actual estado y método de sus estudios, Madno, Imprenta de D. Gabrie (...)

1De entre los testimonios literarios que pueden aportar datos sobre el conocimiento de las ideas literarias de nuestros ilustrados del siglo XVIII cabe destacar estas Memorias Literarias de París de don Ignacio de Luzán1. Los tres pilares fundamentales que ofrece la obra son, uno de índole literaria -en el sentido que este término tiene en el siglo XVIII-, otro señala a la política y un tercero, en tangencia muy clara con lo político, apunta a la organización social de la cultura.

  • 2 Vid sobre la biografía del escritor Ignacio de Luzán, La poética, Ed. Rusell P. Sebold, Barcelona, (...)

2Esta es una obra tan poco conocida que ni siquiera ha conocido reediciones pero es tan significativa que permite al dieciochista entender la evolución de las ideas literarias de Luzán desde la primera edición de La Poética, la zaragozana de Revilla de 1737, hasta la controvertida segunda edición que realizó en Madrid Sancha en 1789, muerto ya el autor, y que fue editada por Llaguno y Amírola2.

  • 3 Acerca de esta cuestión es muy útil el estudio de Inmaculada Urzainqui, "El concepto de historia l (...)

3El título, Memorias, alude a su condición de relación, de apuntes personales, de divagación autobiográfica y miscelánea que es, en puridad, ese repaso que hace el autor a propósito de cuanto ha visto y conocido durante el tiempo de su estancia en París como Secretario de la Embajada de España. A la capital francesa llegó el 12 de abril de 1747, y de ella salió en mayo de 1750. Pero si esta primera parte del título tiene una explicación evidente, lo de literarias ya pertenece a otra categoría susceptible de lucubración, pese a que a estas alturas son bastantes y notables los historiadores de la literatura que han dedicado parte de su trabajo a desentrañar y divulgar el sentido específico que tiene lo literario en la pluma de un intelectual español del siglo XVIII. Repetiré, una vez más, que el término "literario", como su sustantivo "literatura", no significaba en la España de 1750 lo mismo que hoy y sobre el concepto "literatura" y su correlato "literario algo-por superficial que sea-sí habré de decir para recordar con el título la materia que engloba3.

Bachillería y erudición. Lo docente inmediato

  • 4 Memorias, loc. cit.

4El Dictamen que escribe el P. Juan de Aravaca S. J y encabeza el texto resulta una peculiar reseña ya que el escrito se convierte en un verdadero Prólogo relogioso y en una guía de lectura, en la que se pueden leer curiosas reflexiones aplicadas4.

5Se fija Aravaca en lo que tiene de ejemplar para el lector esa "noticia del estado, que tienen actualmente en Francia los estudios" -el subrayado, mío, marca el entendimiento de "lo literario" que tiene el censor. De entrada da por entendido que la manera correcta de leer, es la de hacerlo para aprender y obtener aprovechamiento, y, por eso mismo, lo primero que le interesa de las Memorias es que aprendamos, para la propia, del ejemplo de otra nación.

6Como es patente Aravaca insiste mucho en lo que de didácticas tienen las Memorias, en las enseñanzas que de ellas deben extraer los lectores y, esto quiero señalarlo con cierto énfasis, en la importancia que la correcta organización de las instutuciones culturales y docentes tienen para el progreso y los adelantamientos de las naciones. La idea apunta a que la cultura y la educación deben ser protegidas, patrocinadas, encauzadas y normadas por el Estado, tanto para garantizar unos parámetros de calidad cuanto para que no se desdeñen actividades especialmente costosas o minoritarias, cosa que, indefectiblemente sucede cuando se dejan al arbitrio e industria de los particulares, o de lo que ahora denominaríamos los ritmos del "mercado".

7En punto a metodología el censor coincide con Luzán en el rechazo del aprendizaje memorístico que no vaya acompañado y precedido de reglas lógicas y del entendimiento de las materias, extremos éstos que -según afirma Luzán- se cuidan mucho en las escuelas de París, y critica -ahora ya por su cuenta y riesgo- a los falsos estudiosos que trufan su conversación de citas aprendidas de ciencias varias de las que nada comprenden; a la técnica de estos pseudo doctos, que luego llamará Cadalso eruditos a la violeta, la llama el Secretario de la Embajada de París "Bachillería", oponiéndola a la noble acepción de "Erudición".

  • 5 Ibid.

8Pero en contra de quienes, a lo largo de los tiempos, han pretendido innovar en materias pedagógicas y normar y calcular, con más miedo que experiencia, la cantidad y grado de lo que debe ser enseñado (como si se temieran graves daños físicos y mentales del hecho de elevar el nivel de conocimientos y exigencia), el censor de las Memorias observa que el saber no concluye nunca poraue el "proprio sér les excita [a los hombres] à hacer continuados esfuerzos para adelantarse en la inteligencia de las cosas"5. Pero, para que ese animal que aspira a saber que es el ser humano, pueda, de verdad, fascinarse con el conocimiento, es necesario atender a los principios y cuidar mucho la base del aprendizaje, cuyo punto de arranque es la lectura. Pues bien, Aravaca observa con Luzan que sin método en la enseñanza de la lectura no se toma amor al conocimiento, pues no se aprende a leer correctamente; y si la lectura es una fílente de sabiduría y conocimiento ésta resulta insuficiente cuando no va acompañada de un correlato que es casi obligatorio en la edad de las Luces: el viaje instructivo, lo que se llamaba "correr Cortes".

  • 6 Ibid.

9La lista de "Hombres grandes, que gozó nuestra España"6 que ofrece en las páginas de las Memorias Luzán son los de humanistas erasmistas inequívocos, y los de críticos y progresistas nada sospechosos de simpatizar con el"penpato. Luis Vives Antonio Agustín, Arias Montano, Melchor Cano, Pedro y Domingo de Soto, Gaspar Sánchez, Juan de Mariana, Gregorio de Valencia, Juan de Maldonado... buena parte de ellos son nombres ilustres del XVI español y la razón de la estima y preferencia que les concede la justifica recordando que superaron los limites de la propia patria, con el argumento de que ellos saltaron las fronteras de la propia nación para discutir en instancias internacionales. Este sentido del cosmopolitismo universal de cuño ilustrado, lleva a admirar como un mérito que honra a la patria de Origen el que ellos llegaran: "a regentar las Chátedras en los países extrangeros".

10Otra observación que hace el censor es la de que aprender con aprovechamiento exige discernimiento, y buen gusto. Este modo de pensar lo emparenta con la idea de la indisolubilidad que preside la dual coherencia de sentimiento estético y conocimiento, muy propia del pensamiento ilustrado, sea el de Feijoo cuando define en "Razón del gusto" a éste como "primor misterioso que cuanto halaga el gusto atormenta el entendimiento", sea con la teoría defendida sobre este mismo particular por Jovellanos en la Oración sobre la necesidad de unir el estudio de la las ciencias con el de la literatura, en la que dice lo mismo pero apuntado que el buen gusto es el "tacto de la razón". Para Aravaca el buen gusto es innato:

"Pero se aumenta, y perfecciona el gusto en materias de Literatura con la continua lectura de buenos Libros",

  • 7 Ibid.
  • 8 Ibid.

11su meditación, diálogo con sabios, cotejo de opiniones...7. Y cita como autores que ejemplifican tal opinión a Tito Livio, Cicerón, Homero. En punto a canon literario opta por las conclusiones de la Querella. Asimismo, piensa que la capacidad de mostrar inventiva y personalidad en un mérito, por eso admira al que: "tenga fuerza en sí mismo para añadir alguna cosa de su propria invención, yá sea en los pensamientos, yà en la manera de exponerlos"8.

12Como se ve el censor era hombre abierto, un neojansenista heredero de la tradición esrasmista española, crítico y cosmopolita, convencido de la función de la enseñanza y de la precisión de que los maestros dominaran las técnicas que facilitan y mejor consolidan el aprendizaje. Es la preocupación por la docencia en un país de alarmante analfabetismo y de mentalidad globalmente recelosa ante las ideas de cambio, modernización o la simple mención del peligroso e inmoral extranjero.

La culta y brillante Corte

  • 9 Ibid., p. 1.

13Lo más llamativo que le ha pasado a Luzán en muchos años es, sin duda, su estancia en París durante ese "viage, y una larga mansion en una de las Cortes mas cultas, y brillantes de Europa"9. Son tres años cumplidos que pasa en una atalaya de excepción como era la Embajada de España.

14Es más que presumible que la francofilia de Luzán se cimente en la voluntad de halagar a la reinante dinastía y hacer olvidar su pasado austracista y los 27 años de exilio en Italia. Una francofilia que no abundaba-contra lo que algunos aún repiten-entre los ilustrados: Mayans era ffancófobo decidido, Cadalso y Jovellanos eran fundamentalmente anglofilos, etc.

  • 10 Loc. cit., p. 48.

15En la envidia con la que cuenta a unos españoles, que mayoritanamente no han salido de las fronteras de su patria, y aun de su región o comarca, que En Paris hay Maestros, y Libros para todo"10 ya señala lo que tras esos dos términos trasparece: maestros, es decir, escuela en diálogo y libros para todo. La añoranza de una enseñanza amplia y plural y de una cultura del libro en Luzán se torna, casi, queja, porque este aserto, aparentemente inocente, apunta a una reforma de la política educativa, de la política editorial y censora y a la necesidad de importar libros del extranjero. Quienes se han asomado a los legajos donde se amontonan nuestras licencias de edición o las preceptivas instrucciones y aprobaciones del Santo Oficio saben que los libros (los que se promocionan, los que se prohiben), a mediados del siglo que llaman Ilustrado, formaban parte estructural del sistema político de la España del Antiguo Régimen.

16Es una obviedad decir que no hay posible reforma de cuanto se relaciona con la modernización de la enseñanza (censura, libertad crítica, protección, etc.) sin una profunda reforma institucional, pero importa señalar que esa reflexion supone, junto a otras muchas de la obra que analizó, que la presencia de un entendimiento ilustrado del sentimiento patriótico,-hecho de aprecio por las cosas buenas del extranjero y de voluntad de sana emulación-, lleva a Luzán a propugnar, sin hacer un casus belli (pues hubiera resultado sospechoso), una política basada en la libertad y en el criticismo. Para lograrlo sería necesario que los poderes civiles y los eclesiásticos, conjuntadamente, perdieran sus preocupaciones desconfiadas hacia el extranjero, y se decidieran a abrir los ojos y oídos a lo que en él se ofrece... pero, no nos engañemos, cuando Luzán elogia los adelantos de fuera ataca en la misma línea que Feijoo las ideas del ridículo oscurantista Dr. Theopompo, a quien hizo exclamar el benedictino la maldición contra esos aires mefíticos que nos llegan de Europa. La receta es el cosmopolitismo, la imparcialidad y la utilidad, en la línea ilustrada que volvemos a encontrar en los mejores escritores durante todo el siglo.

17Otra de las columnas de las Memorias es la convicción de que urge una política de reformas institucionales, legislativas, en torno a la enseñanza y la escuela, ésta se debe simultanear con un cambio de usos y costumbres sociales que lleve a los aristócratas, burgueses, togados, militares y, fundamentalmente clérigos seculares de la sociedad española, a interesarse por las ciencias, las artes y las ideas económicas. Porque a Luzán le encandila ver que los intelectuales franceses discuten en muchos salones de química, de anatomía y física y que disponen en sus propios domicilios de pequeños laboratorios, donde lo que menos importa es que de ellos salgan descubrimientos relevantes; lo definitivo es lo que tal hecho supone como actitud vital y social y lo que supone en la línea de creer que es preciso apoyar a los sabios y fomentar una investigación regulada y protegida, una producción cultural apoyada (léase subvencionada) desde el poder.

  • 11 Ibid., p. 3.
  • 12 Ibid., pp. 4-5.
  • 13 Ibid., p. 6.

18Para Luzán la cultura y la erudición de una nación se cimentan en la institucionalización de los "principios de la cultura, y [de ...] las causas de la erudición"11 Pero el estudio o la erudición no debe quedar encerrada en si misma hay que extenderlas "en beneficio de la sociedad humana", porque así se "contribuye á la felicidad de los demás hombres"12, y esta labor compete a gobernantes y gobernados, porque "las Ciencias y las Artes están oy tocando, casi a su perfección [y ...] el Templo de la Sabiduría es yá accesible á todos"13.

  • 14 Ibid., pp. 13-14.

19Es su obsesión didáctica la que le lleva a búsquedas metodológicas y a conceder al método el valor de un objetivo previo a la adquisición de los conocimientos. De esta relevancia concedida a los aspectos metodológicos, derivan la mayor parte de las consideraciones que hace Luzán acerca del estado moral francés, pues le parece que la adopción de uno u otro método tiene que ver con un sistema de convicciones, con objetivos concretos, con una ideología y una predisposición a la modernización y la apertura; pero también tiene que ver con la importancia de no malgastar esfuerzos y trabajar de modo consolidado desde el inicio "el mhétodo con que se enseñan en París"14.

Las escuelas

20Que los maestros conozcan la técnica de enseñar y dominen un método le parece fundamental para que los niños aprendan a leer, escribir, pronunciar o cualquier materia de forma sólida y duradera, pero, a cambio, Luzán tiene por.

  • 15 Ibid.,p. 45.

"Qüestion, todavía indecisa, si se debe preferir la educación publica, y en comunidad, ó la privada [..] Quintiliano [...] se declaró por la publica. El sabio Inglés Juan Locke [...] está por la educación privada"15.

21El aragonés debía pensar que los padres y tutores ya se encargan de que el preceptor privado cumpla con su deber, pero la enseñanza pública, en este sentido más desprotegida, debe quedar bajo la tutela de unos poderes públicos que garanticen el mantenimiento de los niveles de exigencia y eviten el rigor excesivo de los maestros, un rigor que marca de por vida y provoca odio al estudio.

  • 16 Ibid., pp. 20-21.

22Saluda que existe una inspección para evitar abusos y garantizar el constante perfeccionamiento metodológico. En ciertas escuelas que dependen del 1er Chantre de la Catedral éste las aprueba, controla, suspende o mantiene según sean sus métodos y resultados, y, de paso, evita un riesgo: el "rigor brutal, que puede ser causa de la aversión de muchos Niños al Estudio"16.

23Lo "rústico" es mentado como algo impropio del ser educado y urbano, educado en la urbanidad, lo cual es muy coherente con los fundamentos de la filosofía ilustrada, basados en el rechazo de lo "rúdito", lo rudo, lo basto e inmediato, lo no eleborado, en beneficio de lo "e-rudiro".

  • 17 Ibid, pp. 15-16. De esta observación se deduce que un artesano de Paris, a la mitad del siglo, no (...)
  • 18 Ibid., p. 16.
  • 19 Ibid., p. 20.

24Analiza las ventajas que para aprender lenguas -incluida la propia- tiene en el aprendizaje de la lectura aprender por deletreo o silabeo, y los métodos al uso de cada sistema. Las escuelas parisinas están separadas por sexos, y mientras unas son gratuitas, para los pobres, otras son de pago para hijos de "Vecinos y Artesanos"17 -luego añade, ciudadanos y artistas-. En todas se enseña "Religión, Doctrina Christiana, leer, escribir y contar"18. Explica que a las ñiflas les enseñan maestras seglares o "Beatas", y a los niños eclesiásticos. Pero existen Niños, y Niñas, que no salen de sus casas"19: son, obviamente los de familias abastadas, y a ellas acuden "por un cierto salario" los maestros y las maestras de las escuelas.

25Relaciona las escuelas de París (parroquiales, públicas de religiosas o religiosos, las casas de Preceptores, en las que los niños están en pension, etc.) y señala la importancia social y moral de la fiindación de las Escuelas Christianas en 1736 por M. de La Salle, para recoger y ayudar a los ninos que trabajaban en labores fatigosas y miserables desamparados en la calle.

26Llama la atención el conocimiento que posee Luzán en punto a libros y autores de pedagogía, didáctica aplicada, o sobre legislaciones y normativas. Conoce los métodos de enseñanza al uso en España y en París y establece cotejos, siempre favorables a este último. Reflexiona sobre el modo en que las normas de a Academia Española facilitan o no el aprendizaje de la ortografía y aprecia que en la Cartilla de 1746 aparezcan los diptongos y todas las sílabas que empiezan por consonante y terminan por vocal, muchas de las cuales se omiten en las cartillas españolas (excepto en las de las Escuelas Pías y en una cartilla zaragozana de 1619 de Miguel Sebastián). A Luzán este hecho le importa porque, lo que le preocupa es que se dejen conocimientos al azar, y que, de este modo el mno tenga que improvisar cuando se halle ante "gua, gue... gna, gne... pha, phe... spe, spa... (cita palabras a modo de ejemplo)... Por eso mismo le parece mal que nunca esten en las cartillas las silabas que empiezan por vocal, o que falten las que empiezan y acaban en consonante. Pero también le preocupa por otra razón: los niños por causa de no conocer los diptongos cometen el error de separar indebidamente las vocales -en la lectura y en la escritura-. Es decir, insiste Luzán, que la enseñanza de los fundamentos debe ser minuciosa y total porque el niño no debe improvisar como el burro flautista; por eso cree que el mejor método para leer no es el de la lectura -fonética- de letras cuyos sonidos se unen... sino un método menos sincopado y mas global por silabeo, mediante unidades de pronunciación, lo que lleva a los aprendices a leer con más corrección y facilidad, y les avanza conocimientos para la escritura.

  • 20 Ibid., p. 30.

27En su afán normador piensa en una cartilla ideal que resultaría de unir las ventajas y logros de las buenas cartillas españolas y los de las francesas, asi se podría formar una perfecta Cartilla"20.

  • 21 Ibid.. p. 31.
  • 22 Ibid., p. 32.

28Pero lo que de verdad le entusiasma es el sistema de "la Mesa Typographica, (Bureau Typographique) inventada de unos treinta años a esta parte nor M Dumas"21; se compone de una arqueta con casillas y naipes que llevan una letra o sílaba impresa, y de los diferentes sonidos de las sílabas de la pronunciación francesa. Otra caja contiene más letras para que pueda componer sílabas y palabras. Sirve para cualquier lengua. Este le parece el sistema más eficaz porque aprenden "por medio de una diversión, y de un juego"22. También sirve para enseñar a escribir porque "copian las letras o dibujan la letra metálica abierta. Un avance del sistema montesoriano, adaptado".

  • 23 Ibid., p. 35.

29No obstante toda la preocupación que manifiesta porque se aprenda en la infancia a pronunciar bien los sonidos (b, v, l, ll, s, ss, etc.) y por lograr que el maestro enseñe bien, acepta, no obstante, que la lengua evoluciona, que cambian y se modifican los sonidos por parte de los hablantes y en modo alguno niega "que el uso no sea el arbitro de las lenguas, y de su pronunciación"23.

30Es curioso, para nosotros, comprobar que los maestros de escritura forman gremio aparte y tienen en su casa escuela pública: enseñan a escribir, contar, los cambios de los dineros extranjeros, y el valor de estas monedas. También enseñan en los Colegios, Pensiones, y casas particulares, pero no en las escuelas de caridad que son gratuitas. Luzán relaciona los tipos de escritura y avisa para qué tipos de documentos y ocasiones se emplea cada uno: la escritura redonda se una en la Administración del Estado y para los escritos de los procesos; la coulée, es la más corriente, en ella se escriben cartas, libros de cuentas, memoriales; la bastarda es la propia de las escribanías y escrituras hechas con más ciudado... Observa que en Francia usan lápiz rojo y negro que resulta más limpio que la tinto empleada en España Conoce bien los manuales de Mabillón sobre escritos antiguos, el De re diplomática), los trabajos de Monfaucon sobre paleografía griega y habla con conocimiento de causa del Alfabeto Tyroniano, útil para las abreviaturas, editado ca. 1748 por un erudito benedictino.

  • 24 Ibid., pp. 41-42.

31Envidia este mundo de escuelas controladas, métodos e inventos, sabios que escriben, la abundancia de publicaciones, la pública preocupación por la calidad de la cultura y la convicción de que la grandeza política de una nación depende de lo que esa nación-no los particulares-invierto en educar a sus niños, por eso habla con elogio de una obra publicada en 1728, y reimpresa en 1736: el Livre del Enfants. A Luzán, como a todos los regeneracionistos con fe en el futuro, le interesa mucho el niño y coincide con el libro en que el pequeño no es irracional lo que le falta es poseer el uso de la razón, pero ese uso no sólo lo adquiere con el tiempo, sino, y fundamentalmente, ejercitándolo en las ideas que adquiere por lo que ve, oye, lee. Del mismo modo que el niño habla con propiedad del trompo o del columpio, hablaría de geografía, de historia, o de plantos si se le suministran estos ideas con claridad24.

  • 25 Ibid., p. 45.
  • 26 Arte de hablar, o sea, retórica de las conversaciones. Se añaden los avisos de Isócrates a Demónic (...)

32Las observaciones del libro, que da definiciones, con claridad, tiento y discreción, y las glosas de Luzán son todo un mentís ilustrado a esas teorías pedagógicas -aún hoy, mientras escribo estos líneas, lamentablemente en uso entre bastantes legisladores y docentes- que pretenden limitar y rebajar la cantidad, calidad y "dificultad" (¡pocas dificultades hay, si las explica un buen maestro!) de las enseñanzas que debe recibir el niño, pretextando sus limites de comprensión, cuando lo que se logra -en círculo vicioso- es reducirlo por causa del escaso uso que de ellos tiene que hacer, y del poco material que los profesores le suministran. En las escuelas de París se contesta con agrado a las preguntas infantiles lo que les alienta para que hablen"25 -dice el autor de una Retórica de las conversaciones26, escrita veintidós años antes. Pero lo importante es que existan libros sobre pedagogía, afirma Luzán, porque de su lectura se benefician maestros y estudiantes y redunda en beneficio del nivel general. Preocupación pedagógica que preludia la que se manifestará en las filas de los regeneracionistas españoles del siglo XIX.

33Como elemento educativo y de sociabilidad celebra lo expandido que está el uso del vous, un tratamiento que le parece igualitario (se usa con el rey, con el siervo o el vecino) y, a la par, es respetuoso: los padres y los hijos no se tutean y el mismo hecho de que en las escuelas se trate de vous a los niños les da idea de "elevación", y, así aprenden a respetar porque son respetados.

  • 27 Memorias, p. 68.

34Los colegios -no las escuelas- de París, también le sorprenden los de "lleno exercicio", son públicos, en ellos se estudia lengua latina, griego, artes y ciencias; otros son instituciones privadas, pensiones y repeticiones: donde el maestro da clase y los estudiantes están internos. Existen otras fórmulas como las de ciertas escuelas públicas a las que acude el maestro y sólo les toma la lección. Una parte importante de sus reflexiones sobre los colegios esta dedicada a los jesuítas que dan clase en el Colegio de Luis el Grande, y a los demás religiosos de la Compañía de Jesús, tanto en su faceta de docentes como en la de escritores y eruditos, como "la Santé, Geoffroy, Duparc, Griffet, etc."27

35Alaba los textos de los colegios como la gramática de Codret traducida al francés del latín y reformada, y la de Port-Royal, en vulgar, que él había estudiado en Italia; cita las reglas gramaticales en verso del abate Vallet y razona que si pusieran en verso los textos de la de Emanuel Alvarez no haría falta en España suspirar por la gramática de Port-Royal. De entre las gramáticas que destaca cita las de Regnier Desmarets, P. Bufiíer, Restaut, Vaugelas y el P. Bouhours, entre las del XVII; y también la prosodia d'Olivet. El libro de los sinónimos del abate Girard le provoca verdadera enviadia y él, tan preocupado por la precisión del lenguaje, por los matices, suspira con un:

  • 28 Memorias, p. 63.

"Yo quisiera, que en España, algún erudito, bien versado en los buenos Autores [...] se dedicasse seriamente á enseñarnos con precision la diferencia, que hay entre las voces, que se tienen por Synonimos"28.

  • 29 Ibid., p. 61.

36Elogia los diccionarios de Furetiere y el de Trévoux "del quai se hace actualmente una nueva edición muy correcta"29.

  • 30 Ibid., p. 58.

37Capítulo aparte le merece el interés por el estudio del latín, para cuyo aprendizaje se dispone de muchos excelentes métodos en París. El que le parece más idóneo es el más usual: durante media hora los estudiantes dan la lección, otra media hora se dedica a la explicación de un autor por parte del maestro, luego se corrige la composición, se hace el dictado de la del día siguiente, explicándola a la vez para facilitar su comprensión, y termina la clase con debates y explicaciones sobre los autores del curso. Nunca hay menos de cinco clases de latín, además de la de retórica y a tan completa preparación achaca el que los franceses entiendan mejor a los clásicos, hablen con estilo más puro y tengan una "mediana tintura de la Rethorica, y de la Eloqüencia"30; observa que"en París el común de las gentes habla con muchísima propiedad". Una vez más Luzán agradece a la política cultural diseñada o protegida por el Estado tal régimen de excelencia y considera como una de las causas decisivas la influencia de la Real Academia Francesa, los muchos libros editados, y al trato y conversación con tantos literatos como ha tenido París. La abundancia de ideas, entendimiento, memoria e imaginación de los franceses se deben, pues, según Luzán, a estos principios y a la existencia de un buen método porque:

  • 31 Ibid., p. 59.

"Si un Niño no se detiene mas que dos, ó tres años en estos primeros principios, y de ellos pasa al bárbaro latin de la Philosophia Peripatética; no es possible, que se pueda librar de la corrupción, y de la barbarie"31.

  • 32 Luzán no ingresó en la Real Academia como académico de número hasta 1751 ocupando el sillon "E".

38La importancia que la existencia de estas instituciones nacionales tiene para elevar el nivel de Francia le parece innegable, y no creo pecar de "imaginativa" si interpreto la intencionalidad con que debía escribir estas líneas un académico de honor de la Real Academia de la Lengua32, cuyas limitaciones conocía de sobra.

Mujeres despejadas

  • 33 Memorias, p. 50.

"Quan bien instruidas están en Francia, y especialmente en París las mugeres. Y no dudo, que igual instrucción, produciría iguales efectos en otras partes de Europa"33.

  • 34 Ibid., pp 48-49.

39A Luzán le conmueve que las mujeres-habla siempre de la clase alta por supuesto-estén tan instruidas como los varones y, sobre todo que exista una oferta cultural a su disposición34.

  • 35 Ibid., pp. 51-52.

40Se organizan cursos de física para damas dados anualmente por el Abée Nollet y Luzán advierte que las mujeres parisinas se comportan con una desenvoltura mayor que las españolas, pero en modo alguno susceptible de confundirse con inmodestia; es, dice, fruto de otras costumbres35.

  • 36 Ibid., p. 50.

41Pero, de nuevo, a esta situación de buena preparación de las mujeres que, por término medio -insiste-, es infinitamente superior a la de las españolas, se llega por sus pasos y desde el principio, comenzando por los fundamentos que se ponen en la infancia, puesto que "No es inferior el cuidado" que se pone en educarlas, afirma al que se tiene con la educación de los varones, enseñándoles a ambos con "blandura y los mismos medios del pundonor, y de sentimientos elevados"36. Las niñas aprenden a leer, escribir y contar y es difícil encontrarlas sin estos rudimentos. A partir de esas enseñanzas, previas y muy difundidas, las que no pueden tener buenos maestros, los pueden compensar con la lectura de buenos libros.

  • 37 Ibid., p. 47.
  • 38 Ibid., p. 49.
  • 39 Ibid., p. 49.

42Las mujeres francesas son muy dadas a la lectura y al estudio y no es difícil encontrar a las parisinas consultando y leyendo libros de geografía, de historia, de mitología "y aun"37, pondera, de filosofía y matemáticas... La consecuencia de esta preocupación social e institucional por educar también a las mujeres, es que estas no están totalmente al margen de la vida intelectual y literaria, por eso da una lista de francesas sabias como la marquesa du Chatelet, muerta recientemente de sobreparto que polemizó con Mr. Mairan defendiendo a Newton38; Mme de Boccage que "dió el año passade al Theatro su Tragedia de las Amazonas, y antes había publicado un poema dell paraíso Perdido, que es como un epilogo del de Miltón"39. Mme Graffigny es autora de Les lettres péruviennes, y acaba de terminar una comedia muy bien escrita... Las noticias son todas recientes, de actualidad, y esta actividad creadora de las damas francesas, lejos de llevarle a pronunciar condenas tildándolas, despectivamente, de bachilleras, lo que le lleva es a admirarse y elogiar la preocupación por la educación del país galo: "y salen cada dia nuevas obras, que manifiestan quan bien instruidas están en Francia, y especialmente en París las mugeres". Parte de esa buena instrucción trasparece en la relación cotidiana y familiar, como sucede con las correspondencias de Mme de Lafayette y Mme. de Sevigné, a las que admira.

43La idea de que la mujer tiene el futuro en sus manos porque son las educadoras privilegiadas de los hijos, las guías del hogar, y consejeras de sus maridos, hace que Luzán dé gran importancia a su faceta de madres y a que se les debe enseñar a comportarse en ese ámbito tan importante para el día de mañana, pues no en vano la mujer hará aquello que le hicieron a ella y le enseñaron. Es un hecho que todos los ilustrados se preocuparon por el problema de la educación de la mujer: Moratín dedica su teatro, en gran medida, a la corrección moral de las mujeres, Iriarte plantea el mismo asunto en más de una obrita teatral, y un sabio como Luis Vives, recuerda Luzán, lo sabía muy bien por eso escribió un tratado de educación de mujeres, pero en latín, Rollín, en cambio, mucho más próximo, lo ha escrito en francés.

44Quizá a la vista de tanta intromisión paternalista alguna lectora, y algún lector, por supuesto, en la actualidad sienta la incomodidad de comprobar, una vez más, que a ningún ilustrado, por abierto que éste fuera, se le pasaba por las mientes la remota idea de un trato igualitario para el hombre y la mujer. La realidad es que nadie puede superar ese máximo de conciencia real que cada tiempo y grupo social son capaces de tener sobre sí mismos y la falta de perspectiva histórica es uno de los errores más fáciles, pero menos deseables, en que puede caer un historiador (de la historia, la literatura, el pensamiento...). En 1750 pensar acerca de las mujeres, de su inteligencia, sus posibilidades, capacidades y función social, lo que Luzán demuestra pensar al tratar de las mujeres (de calidad, repitámoslo una vez más) parisinas, es llegar tan lejos como el propio Voltaire cuando se ocupa del mismo asunto. Todos los ilustrados, hasta los más progresistas, tienen su tope impuesto por su propio tiempo y las realidades cotidianas que vivían.

Un a modo de "Regalismo Literario"

45Este ilustrado, Secretario de la Embajada de España en París, al que -como era habitual- el sueldo no le llegaba para atender los gastos que el cargo le generaba, motivo por el que andaba lleno de preocupaciones económicas, se admiraba viendo ese modelo de Estado protector de las Luces y del progreso. Las Memorias ofrecen, entre las anotaciones para el recuerdo y las observaciones y análisis, un balance de la política cultural francesa. Los lectores, al concluir sus 311 páginas, deducen que los logros literarios de Francia no son fruto del azar ni de la coincidencia sobre el suelo de una patria de seres excepcionales en lo intelectual y en lo moral; por el contrario, los lectores perciben el mensaje de que los admirables adelantos de la capital francesa son el resultado de una decisión política en orden a la organización de las ciencias, las humanidades, y la convivencia. El texto que inicia este apartado final es explícito y anda lejos de suponer un cortesano elogio de receta a la figura del monarca absoluto al que se refiere hasta el temple poético de su nación, toda vez que implica, sin atisbo de adulación, a los ministros, o, lo que es lo mismo, a la gestión de despacho. El pensamiento desarrollado por Luzán es de índole política y afirma, sencillamente, que sin el amparo conjunto de una Dlanificación emanada desde los ministerios que rigen el Estado ni hay progreso ni avanzan aquellas artes que necesitan amparo ideológico frente a los guardianes del inmovilismo, y la protección económica que requieren por su importancia y calidad y por lo minoritario de su consumo.

46De paso nuestro aragonés demuestra su amplísima formación intelectual, recordando las obras de humanistas y de pensadores y escritores clásicos -tanto antiguos como contemporáneos-. El español está al día y dispone de una excelente información sobre la vida científica, intelectual, artística y cultural en general y se ha preocupado por conocer y tratar a los grandes hombres de su época, los que han heredado una tradición admirable y la han hecho fructificar con las mejoras e invenciones ilustradas. Las causas de la grandeza intelectual, científica y artística de Francia hay que buscarla, como se desprende de la lectura del texto luzanesco, en là existencia de una política proteccionista inteligente, que ha sabido premiar e mérito de los regnícolas, abrir las fronteras y no recelar ante las novedades del extranjero.

  • 40 Ibid., pp. 155-173.

47Una política que se apoya en unas instituciones culturales, académicas o universitarias, en las que interviene, a las que patrocina y cuya correcta marcha inspecciona y controla. Esa es la razón de la importancia que concede a los Colegios profesionales, a la estructura de las Facultades y Escuelas de la Universidad y al hecho de que los poderes públicos se ocupen de regular y proteger la vida cultural e intelectual; por los motivos aludidos Luzán pondera la existencia de premios y el modo mediante el cual se accede a los concursos, la manera por la que se selecciona a los académicos, el sistema de elegir a los docentes de Escuelas superiores y universitarias, o los métodos de dar las clases... Su voluntad moralizadora y didáctica y su sistematicidad le llevan, por ejemplo, a reseñar también las clases particulares que sobre materias superiores se dan en Pans y asi llega hasta a traducir el "Plan de un curso de Chimica, y Pharmacia, según los principios de Becher, de Boerhave y de Sthal"40, que era el que el boticario Mr. de la Planche distrubuía al iniciar las clases entre los alumnos de su escuela privada.

48La pormenorizada reseña que hace de la historia de la Academia Francesa, el hecho de que dé la lista de académicos que la componen y el que haga lo propio con el resto de Academias, definen el énfasis que concede a estos organismos para lograr la modernización intelectual. Su respeto por la historiografía crítica queda de manifiesto en el trabajo que se toma para copiar íntegro el Reglamento de la Academia Real de Inscripciones y Medallas, cuyo simple enunciado ya retrotrae a famoso título del humanista aragonés Antonio Agustín. Al mismo orden de convicciones responde la puntualidad con que enumera y valora las bibliotecas principales que hay en París, y al especial hincapié que pone en hablar de la importantísima Biblioteca Real, de sus Secciones y Bibliotecarios.

49No le ciega la pasión y procura huir de cualquier afirmación que pueda hacerlo demasiado sospechoso ante los ojos españoles a los que destina sus impresiones parisinas, por lo tanto trufa entre los elogios y protestas de admiración por lo francés algunas críticas, incluso de tono religioso, como, por ejemplo, que le parezca insufrible, por razones religiosas, el deísmo de algunas obras-de Voltaire, por ejemplo-. Entre sus apreciaciones sociales destaca que existe una cierta propensión en los franceses a la hipérbole y a afectar saber de todo, aún de aquello que ignoran, por ejemplo, de Aristóteles, de cuyas obras se burlan a pesar de que no las conocen; pero, a cambio, la crítica envuelve una no disimulada envidia porque los parisinos no estudian ni lógica ni metafísica pero dominan las ciencias modernas como la física experimental, la matemática, en medicina se siguen las teorías de Boerhave y practican habitualmente disecciones anatómicas. A propósito de esto último relata, como curiosidad, que los restos que de esta práctica quedan induce, en ocasiones, a creer que ha tenido lugar un asesinato.

  • 41 Ibid., p. 306.

50Cuando Luzán, llegando al final de su escrito, justifica en vuelta de captatio benevolentiae el método y estructura de sos Memorias defiende su derecho a no sujetarse rigurosamente en lo que cuenta a un criterio rígido de priorizaciones o de método: "Las Memorias no precisan á el rigor de un método exacto; y las especies se van apuntando assi como ellas mismas se presentan"41. Pero en este deambular por la vida cultural de la capital de un Estado fuertemente centralizado por la administración borbónica hay una intencionalidad clara y el mensaje no deja lugar a dudas: sólo un Estado organizado y fuerte, liberal con sus artistas, pensadores y científicos, es capaz de proveer al progreso material y moral de la Nación. Toda una reflexión que a pesar de las convicciones absolutistas que incluye, (son marcas del tiempo), aún no ha perdido actualidad.

Notes

1 Memorias literarias de París: actual estado y método de sus estudios, Madno, Imprenta de D. Gabriel Ramirez, 1751. Las páginas del Dictamen, la Licencia del Ordinario, la Aprobación de Montiano, la Licencia del Consejo, la "Fee de erratas" [sic] y Suma de la tasa de la única edición que ha habido no lleva numeración de páginas, por este motivo resultaría ocioso que yo propusiera una numeración, si quien lea de este trabajo no puede disponer de un ejemplar en las mismas condiciones. Me limitare, en adelante, a citar que el apartado a que me refiero, o del que extraigo la cita.

2 Vid sobre la biografía del escritor Ignacio de Luzán, La poética, Ed. Rusell P. Sebold, Barcelona, Labor 1977; también María Dolores Albiac, "Moral civil y literatura en Ignacio de Luzán, III Curso sobre lengua y Literatura en Aragón (Siglos XVIII-XX), Zaragoza, Institución Femando el Católico, 1994.

3 Acerca de esta cuestión es muy útil el estudio de Inmaculada Urzainqui, "El concepto de historia literaria en el siglo XVIII", en Homenaje a Álvaro Galmés de Fuentes, III, Madrid, Gredos-U. de Oviedo, 1987, pp. 565-589. Para mayores análisis cf. Joaquín Álvarez Barrientos, François López e Inmaculada Urzainqui, La República de las Letras en la España del siglo XVIII, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1995. Actualmente José Carlos Mainer ha planteado con rigor y criterio historicista la cuestión de la Institución de la literatura en "La invención de la literatura española", Literaturas regionales en España, Zaragoza, José Ma Enguita y José-Carlos Mainer (Eds.), Institución Fernando el Católico, 1994, pp. 23-45.

4 Memorias, loc. cit.

5 Ibid.

6 Ibid.

7 Ibid.

8 Ibid.

9 Ibid., p. 1.

10 Loc. cit., p. 48.

11 Ibid., p. 3.

12 Ibid., pp. 4-5.

13 Ibid., p. 6.

14 Ibid., pp. 13-14.

15 Ibid.,p. 45.

16 Ibid., pp. 20-21.

17 Ibid, pp. 15-16. De esta observación se deduce que un artesano de Paris, a la mitad del siglo, no es un pobre, es un trabajador con posibilidades económicas, lo que hoy consideraríamos un miembro de la clase media, que puede dar educación a los hijos en escuelas "de pago".

18 Ibid., p. 16.

19 Ibid., p. 20.

20 Ibid., p. 30.

21 Ibid.. p. 31.

22 Ibid., p. 32.

23 Ibid., p. 35.

24 Ibid., pp. 41-42.

25 Ibid., p. 45.

26 Arte de hablar, o sea, retórica de las conversaciones. Se añaden los avisos de Isócrates a Demónico, traducidos del griego. Ed. Manuel Béjar, M. Gredos, 1991. (Fecha ms. 1729).

27 Memorias, p. 68.

28 Memorias, p. 63.

29 Ibid., p. 61.

30 Ibid., p. 58.

31 Ibid., p. 59.

32 Luzán no ingresó en la Real Academia como académico de número hasta 1751 ocupando el sillon "E".

33 Memorias, p. 50.

34 Ibid., pp 48-49.

35 Ibid., pp. 51-52.

36 Ibid., p. 50.

37 Ibid., p. 47.

38 Ibid., p. 49.

39 Ibid., p. 49.

40 Ibid., pp. 155-173.

41 Ibid., p. 306.

Auteur

Universidad de Zaragoza

© Presses universitaires François-Rabelais, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable