Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Famille et éducation en Espagne et en Amérique Latine

 | 
Jean-Louis Guereña

II. École, famille, socialisation

Civilismo y urbanidad en la catequística del siglo XIX

Manuel Morales Muñoz

Texte intégral

  • 1 El Amigo de los niños, escrito en francés por el Abate Sabatier. traducido y adicionado por D. F. (...)

1Definida la urbanidad por el abate Sabatier como "la ciencia o virtud civil de agradar a las personas con quienes vivimos en sociedad, por nuestra rectitud, modestia, buen modo y prudente condescendencia"1, el siglo XIX conocerá, de la mano de la burguesía, la publicación de numerosos tratados y manuales tendentes a propagar entre la población toda una serie de reglas y normas de comportamiento para con el Prójimo, la Familia, la Patria o la Divinidad.

  • 2 Manuel Morales Muñoz, Los Catecismos en la España del siglo XIX, Secretariado de Publicaciones de (...)

2Instrumentos privilegiados en la difusión de estas reglas serán los catecismos, cuya función como intermediario cultural en la España del siglo XIX vendrá a sancionar el discurso burgués, al dar cabida en sus páginas a las más variadas exhortaciones: se refieran éstas a la higiene corporal y del alma; al aprendizaje de la docilidad y al respeto a los superiores; a los deberes y obligaciones sociales; a la sacralización del trabajo y de las virtudes^ que de él se derivan el ahorro, la previsión, la moderación en las ganancias, etc.2

3Pero, ¿qué entendían los catecismos del siglo XIX por urbanidad? De manera puntual, y siguiendo una secuencia cronológica, nos encontramos en 1813 con que el Catecismo de la moral civil, de Francisco Rodríguez de Ledesma, concibe la urbanidad como:

  • 3 Francisco Rodríguez de Ledesma, Catecismo de la moral civil o exposición elemental de las facultad (...)

"El hábito constante en mostrar a las personas con quienes vivimos los sentimientos de respeto y atención que se deben recíprocamente los hombres; el cuidado de conformarse con las reglas de la decencia y el adquirirse el agrado y afecto de todos, lo cual se consigue por medio del talento y la jovialidad (...) acompañados de conocimientos útiles"3.

4Y aquí ya nos encontramos con lo que será una idea recurrente a lo largo del siglo: el utilitarismo burgués. Una idea que, de la mano de los representantes de la economía clásica: Adam Smith, David Ricardo, John Stuart Mill... o el mismo Jean-Bautiste Say, terminará por imponerse en el siglo XIX.

  • 4 Juan de Escoiquiz, Tratado de las obligaciones del hombre, Valladolid, Imprenta de la Viuda de Rol (...)

5Remontándonos en el tiempo, casi 25 aflos después, Juan de Escoiquiz, en su Tratado de las obligaciones del hombre, incluía entre las reglas de urbanidad el respeto debido a los superiores, la afabilidad con los iguales y los inferiores, el aseo personal... y la prudencia y moderación en la conversación y en las tertulias4; lo que de nuevo nos remite al universo burgués, en particular a toda una serie de lugares de sociabilidad propios de la nueva clase dominante, como son cafés, círculos y clubs, gabinetes de lectura... Y, para no extendernos demasiado en esta introducción, ya en el último tercio de siglo, Tiberghien, en la adaptación catequística realizada de Los Mandamientos de la Humanidad de Krause, tras preguntarse cuál era el arte indispensable para la perfección moral, responderá: el arte de vivir. Y por arte de vivir, entendía el:

  • 5 G. Tiberghien, Los Mandamientos de la Humanidad o la vida moral en forma de catecismo según Krause (...)

"Desenvolvimiento regular o rítmico de la vida conforme a las leyes de la estética y la armonía, para lo que es necesario-continuaba-que cada uno elija el bien particular que mejor conviene a las circunstancias del momento y que se adapte lo más completamente posible al plan general de la vida y al conjunto de sus relaciones sociales; siendo además necesario-concluía-ejecutar y acabar las obras con talento, con amor y con justicia"5.

  • 6 Jacques Revel, "Les usages de la civilité", en Histoire de la vie privée, t. III, Paris, Editions (...)

6Como vemos, nos encontramos ante unas definiciones amplias, cuando no ambiguas, que permiten otras lecturas en las que los rituales de cortesía y galanteo, las buenas maneras cortesanas de los siglos XV y XVI, parecen superados o cuando menos no ocupan un lugar central en las nuevas relaciones sociales que impone la burguesía. Otra lectura, en fin, que es la que me propongo hacer en base al análisis del discurso cívico-moral transmitido por una serie de catecismos aparecidos a lo largo del siglo XIX. Aunque toda la publicística aparecida sobre el tema en cuestión tiene en común la misma voluntad de exponer y enseñar los modales legítimos, tal proyecto se concibe de muy diferentes maneras en irnos u otros textos, como ha subrayado Revel6: estando en función de la mayor o menor importancia que se den a las normas de conducta, del público al que vayan dirigidos, o de las normas de aprendizaje que sugieran.

El catecismo: un intermediario cultural en el siglo XIX

  • 7 J-R Armogathe, Les catéchismes et l'enseignement populaire en France au dix-huitième siècle en Ima (...)
  • 8 Paul Hazard, La pensée européenne au XVIIIème siècle. De Montesquieu à Lessing, Paris, Ed. Fayard, (...)
  • 9 A. E. Barbier, Dictionnaire des ouvrages anonymes, t. I [A-D], Paris, G. P. Maisonneuve & Larose ( (...)

7¿Qué rasgos formales presentan estos textos? ¿A qué publico se dirigen? ¿Cuál es su papel como transmisor de valores y normas sociales? Por su concisión y sencillez, y por el marcado carácter doctrinal y moralizante que le confiere el sistema de preguntas y respuestas, el catecismo fue desde el siglo XVI un recurso frecuente en la predicación religiosa7. Será, sin embargo, desde mediados del siglo XVIII a la sombra de las nuevas corrientes ilustradas, cuando estos manuales conozcan una nueva función como instrumentos pluridisciplinares abiertos a los más diversos temas y materias. De 1739 data la segunda edición de A catechism founded upon experience ad reason, de W. Dudgeon. En 1755, se publica el Essai d'un catéchisme pour les enfants, de Grimm. Entre 1764 y 1765, es Voltaire quien publica sus célebres Catéchisme du chinois, Catéchisme du japonais, Catéchisme du curé y el Catéchisme du jardinier8, en tanto que el Catéchisme agricole de A. Bexon ve la luz en 17739.

  • 10 F. de Cabarrú, Cartas sobre los obstáculos que la Naturaleza, la opinion y las leyes oponen a la F (...)

8Extraordinaria va a ser también su popularidad en España, al estar sancionados por las más diversas disposiciones. En 1792, Francisco de Cabarrus proclamaba la conveniencia de contar con un catecismo político en el que, mediante la enseñanza de los derechos y obligaciones del ciudadano, de la definición de las leyes y de la utilidad de su observancia, se inculcase a la niñez los principios sociales demostrando el interés común e individual que une a los hombres10; y apenas veinte años más tarde, en 1813, Josef Quintana reclamaba su utilización en las escuelas del reino, exigiéndoles que fuesen claros, breves y sencillos a la hora de transmitir:

  • 11 "Informe de la Junta creada por la Regencia para proponer los medios de proceder al arreglo de div (...)

"Los dogmas de la religión, las máximas de la buena moral y la buena crianza y los principales derechos y obligaciones de los ciudadanos"11.

9Como podemos observar, el papel conferido a los catecismos como instrumentos de transmisión ideológica es meridianamente perceptible en uno y otro texto, dada la función que desempeñarán en el proyecto de control e inculcación cívico-moral impuesto por la burguesía, al permitir al mismo tiempo disciplinar las almas e imponer unas mismas normas de comportamiento social.

  • 12 Jean-François Botrel, "L'aptitude à communiquer: Alphabétisation et scolarisation en Espagne, de 1 (...)

10Su utilización en nuestro país venía abonada, además, por las elevadas tasas de analfabetismo. En una sociedad como la española, en la que a finales del período estudiado apenas sabía leer y escribir el 30% de la población, la transmisión oral es esencial12. De aquí la importancia de unos textos, como los catecismos, basados en la percepción sensorial. De formato reducido (normalmente en 12°), con los capítulos dispuestos didácticamente para ser repetidos frase por frase, con los textos ordenados de tal manera que podían ser utilizados indistintamente como manuales de divulgación y libros de lectura colectiva, redactados unas veces en forma versicular y acompañados otras de láminas, viñetas, tablas o diccionarios, con el catecismo, en fin, el niño, el adulto, el "rudo", reciben nuevas fórmulas doctrinales y adquieren nuevos conocimientos, memorizados más que comprendidos, pero que, en definitiva, permiten moldear su formación, sus hábitos y sus comportamientos, como deja ver el opúsculo editado en 1859, a modo de guía "pedagógica", y en el que puede leerse lo siguiente:

"Para con los pobres que no saben leer, la tarea del Catequista consiste en leer o recitar en alta voz algún breve período del Catecismo, haciéndolo repetir, primero en coro y después individualmente, hasta que aquellos logran retenerlo. Para los que saben leer, si forman porción aparte, todo se reduce, por el pronto, a tomarles la lección señalada de memoria (...)".

11En cuanto a las costumbres, el volumen precisaba los siguientes "consejos":

"1°- Aprovecha todas las ocasiones que el continuo trato con sus pobres le ofrece, para presentarles la virtud con todos sus atractivos, y la relajación y el vicio con toda su ignominia y deformidad.

2°- Procura con la mayor suavidad y cordura modificar los hábitos libres y pecaminosos de sus discípulos, ya consistentes en palabras o en acciones, y todos los demás defectos que son hijos de una educación descuidada.

  • 13 Prácticas para facilitar a los señores curas la enseñanza de la doctrina y piedad cristianas a los (...)

3°- Amonesta y corrige en secreto a los viciosos, esforzándose con el mayor celo en arrancar de los lazos de la culpa a los infelices que tienen la desgracia de vivir mal"13.

12Y es que, se trate de las enseñanzas de la fe, de las ventajas derivadas de uno u otro régimen político, del conocimiento de las nuevas técnicas agrícolas o de las reglas cívicas, el contenido y presentación de estos textos están dominados por un mismo fin: esto es, adoptar el método y el mensaje al gran público.

  • 14 Domingo de las Heras, Catecismo natural del hombre libre, en donde se instruye a toda clase de per (...)
  • 15 El uso de este tipo de literatura en los medios obreros en Clara E. Lida, "Literatura anarquista y (...)

13Con ello y todo, los catecismos no siempre constituyen una "buena lectura", pues no todos los textos participan de la doble dimensión positivista e ideológica que la burguesía confiere a la enseñanza de la virtud, como se desprende de las prohibiciones que pesaron sobre algunos de estos manuales o de su utilización, por parte de los medios republicanos y obreros, con fines claramente revolucionarios. Si entre los primeros podemos citar el Catecismo natural del hombre libre, de Domingo de las Heras, censurado por decreto de 22 de julio de 1815, o el Catecismo político sentencioso, prohibido por decreto del 1 de marzo de 181714, entre los últimos se encuentran textos como el Catecismo democrático para instrucción del pueblo español, impreso en 1857 en Bruselas, posiblemente con pie de imprenta falso, el Catecismo del Internacional, aparecido en las páginas del diario madrileño La Emancipación en 1872, o el llamado Catecismo de la doctrina socialista, de F. Carretero15.

  • 16 Hugo Blair, Catecismo civil de las madres, el cual contiene las cosas mas comunes que deben sabers (...)
  • 17 Catecismo civil penal, o sea, ordenanza popular que comprende los deberes que afectan a todos los (...)
  • 18 Aprobado como texto escolar por R. O. del 27 de agosto y del 30 de octubre de 1863, en la Gaceta d (...)
  • 19 El Faro Infantil opúsculo de Religión y Moral, Historia Sagrada y Catecismo explicado, con un apén (...)

14El carácter popular de su público lo podemos deducir igualmente por otra serie de indicios como son su bajo precio, su utilización como manuales obligatorios en las escuelas primarias y su función como instrumentos de adoctrinamiento. Tomando como base el 20% de los catecismos, para los que disponemos de los precios de venta en un periodo bastante homogéneo como son los años cincuenta, sesenta y setenta, podemos establecer una amplia escala que oscila entre los dos y los seis reales. Por lo que se refiere a su circuito de difusión, comprende una serie de lugares como las escuelas de instrucción primaria, las bibliotecas públicas, los gabinetes de lectura, la prensa, etc. De las 377 obras aprobadas entre 1852 y 1856, treinta y cinco son catecismos, entre los que podemos mencionar el Catecismo civil de las madres, de Hugo Blair16; el Catecismo civil, de Francisco Pérez Berrocal17, a los que vendrán a unirse, en los años siguientes, el Catecismo higiénico para los niños, de Vicente Díaz Canseco18, o el titulado El Faro Infantil, opúsculo de Buenaventura Guillén y Crespo que contenía un apéndice de higiene y urbanidad19.

  • 20 Catecismo de urbanidad civil y cristiana para uso de las escuelas y seminarios del reino, con las (...)
  • 21 Catecismo compendiado de moral, virtud y urbanidad, extractado de las Lecciones sobre estas materi (...)
  • 22 Joaquín Lorenzo Villanueva, Catecismo de moral, Londres, R. Ackermann, 1825 y 1829. Otra edición e (...)

15Cabe pensar, sin embargo, que la influencia de la institución escolar no quedaría reducida al sólo ámbito de la alfabetización, sino que, de la misma manera, contribuiría a familiarizar a los medios populares con el texto escrito. Así, a través de la escuela entrarían en el hogar los primeros libros y, con ellos, los catecismos, considerados objetos de consumo, como parece ser el caso del Catecismo de urbanidad civil y cristiana de Santiago Delgado, que en apenas quince afios conoció dos ediciones20, el del Catecismo compendiado de moral, virtud y urbanidad, de José de Urcullú, editados en distintas ocasiones, dos de ellas en París21, o de aquellos otros que, como el Catecismo de moral de Joaquín Lorenzo Villanueva, formaban parte del vasto proyecto comercial emprendido por el librero alemán afincado en Londres, R. Ackermann, con destino al mercado de habla hispana22.

  • 23 J. Muñoz Pérez, "Los catecismos políticos: de la Ilustración al primer liberalismo español, 1808-1 (...)
  • 24 J. F. Vaudin, "Pequeño catecismo para el uso de los orfeones y sociedades musicales", El Metrónomo (...)
  • 25 "Catecismo del internacional. Rudimentos de Ciencia Social", La Emancipación, Madrid, 6, 13 y 20 d (...)
  • 26 J. Guesde, "Essai de Catéchisme Socialiste", La Solidarité Révolutionnaire, Barcelona, n° 4, 1 de (...)
  • 27 Aparecido originariamente <n las páginas El Socialista, Madrid, nos 97-104 y 107, 1888. Posteri (...)
  • 28 M. C„ "Catecismo del Soldado", La Idea Libre, Madrid, 9 dejunio de 1894.

16Eminentemente popular es el último medio donde los catecismos hallan eco. Nos referimos a la prensa, en pleno auge a lo largo de estos cien años. En todo caso se trata de textos breves: de una, dos o, a lo sumo, tres entregas, y, casi siempre, de contenido político-social. Entre 1813 y 1814, dos periódicos gaditanos, (La Abeja española y el Duende de los Cafés) daban cabida en sus páginas a sendos catecismos políticos23. En 1864 es el periódico barcelonés El Metrónomo el que hace lo propio con el llamado Pequeño catecismo para el uso de los orfeones y sociedades musicales24, al que siguen, siempre en la prensa obrera, el llamado Catecismo del internacional25, el catecismo de Jules Guesde26, el de J. L. Joynes27, y el titulado Catecismo del soldado28.

  • 29 Catálogo de la Biblioteca Gratis de Francisco de Moya, Málaga, s.a., Imp. de Gil de Montes, pp. 7- (...)

17Menor y más selectiva será, en cambio, su presencia en Gabinetes y centros de lectura, si tomamos como referencia el de la Librería Universal, de Francisco de Moya (Málaga), entre cuyos fondos el número de catecismos es mínimo si se le compara con las más de 1.400 obras disponibles: tan sólo seis, aunque, ciertamente, muy representativos del amplio espectro lectoral que se pretende cubrir. Nos encontramos, así, con el Compendio de moral o Catecismo de los deberes del hombre, de R. Cortés, con el Catecismo de Agricultura Universal, de Pedro Martín de López, y con el anónimo Catecismo político para uso de la juventud, etc.29.

Las enseñanzas de la virtud

  • 30 Cf. Miguel Artola, Textos fundamentales para la historia, Madrid, Alianza Editorial, 1979, ρ.su.

18¿Qué discursos transmiten estos catecismos? ¿Qué reglas cívico-morales? A pesar de las diferencias que puedan separar a unos y otros catecismos, a pesar del mayor o menor acento puesto sobre una u otra cuestión, toda esta publicística mantiene similares esquemas interpretativos, al estar guiada por principios y valores comunes: la moral, la resignación, la paciencia, el sentido del deber, ya sea para con Dios, la familia, la patria o la humanidad, el valor del talento, la religión del trabajo personal y las virtudes de él derivadas, la imagen del éxito individual y el armonismo social. Como presente va a estar también un concepto clave en el vocabulario liberal-burgués: el de la felicidad30, a la que el hombre tiende necesariamente y a la que puede acceder por encontrarse inserta en el orden de la naturaleza; siempre y cuando cumpla con los preceptos enseñados. En definitiva, como vemos, toda una serie de valores y principios de los que se reclama defensora la clase dominante: esto es, la burguesía.

19Temprano ejemplo de este discurso es el Catecismo de la moral civil, publicado por Francisco Rodríguez de Ledesma en 1813, el mismo año en que Quintana elevaba su Informe proponiendo la utilización de los catecismos en las escuelas de Instrucción pública. Un catecismo en el que su autor, después de discurrir acerca de lo que entendía por moral civil-y por moral civil entendía aquella ciencia cuyos elementos sirven de base para formar "una buena legislación y ciudadanos honrados, industriosos y libres" (p. XI)-, se interrogaba sobre principios y actitudes como la pasión por el juego, la disolución de las costumbres, la intemperancia, el tedio, la ociosidad o la pereza, de la que dirá que es:

"Una inacción o desidia habitual, tan peijudicial al hombre, como que debilita sus fuerzas, le entorpece y embrutece a veces, perjudicando por lo común su sistema físico y moral" (p. 46).

  • 31 María del Carmen Simón Palmer, "Notas sobre higiene escolar española en el siglo XIX", Jano, n° 29 (...)
  • 32 "Reglamento de las Escuelas Públicas de Instrucción primaria elemental, de 26 de noviembre de 1838 (...)
  • 33 Alejandro Mayordomo, "Bases para el estudio de la formación moral y de la civilidad a través de lo (...)

20La iniciación al mundo del trabajo, el aprendizaje de la docilidad forma parte de una vasta empresa de moralización de las clases populares. El mismo sentido tienen los discursos y exhortaciones en materia de aseo e higiene, reglas de urbanidad, economía doméstica31, etc.; y es que en el espíritu de la burguesía, la higiene, las normas de conducta, privilegiadas por el Reglamento de las Escuelas Públicas de Instrucción Primaria de 183832 y por los textos escolares33, son también medios de proporcionar al infante esa salubridad, esas virtudes que le permitan ocupar con decoro y resignación el lugar que el destino le tiene reservado en la sociedad.

  • 34 "Reglamento orgánico para las Escuelas Normales de Instrucción Primaria del Reino, decretado por e (...)

21A medida que avanza el siglo, crece el temor a los desórdenes sociales y el deseo de controlar la situación mediante la enseñanza, tal como denota el Plan de formación de Maestros de 1843. Como expresamente se subraya, se trata de poner el acento sobre las virtudes que deben configurar el retrato ideal del buen ciudadano: obediente, laborioso, buen padre de familia, amante del orden y respetuoso de la propiedad privada34. Y aquí nos encontramos con otro principio recurrente a lo largo del siglo: la defensa de la propiedad privada.

22Buen ejemplo de respuesta doctrinal a los primeros descontentos sociales nos lo proporciona el Catecismo civil de las Madres, de Hugo Blair, y traducido del inglés en 1849, el mismo año en que las revoluciones románticas europeas tocaban a su fin. Aprobado como texto escolar obligatorio, con él, su traductor, el Marqués de San Felices, a la sazón miembro de la Sociedad para la mejora del pueblo, perseguía dar a conocer a los niños de la primera edad el lugar y la función desempeñada por los distintos grupos sociales: propietarios, rentistas, banqueros, fabricantes, jornaleros, obreros, criados; así como la debida aceptación de esta diferenciación jerárquica.

  • 35 Catecismo de los adultos, o sea, escuela religioso-filosófica, Madrid, Imp. de la V. de Jordán e h (...)
  • 36 Compendio de moral o Catecismo de los deberes del hombre, Madrid 1808, 384 p.

23Si instruir a los niños en los hábitos del trabajo, del ahorro y de la economía doméstica, son los fines perseguidos por la escuela y por catecismos como el de Blair, transformar las malas costumbres adquiridas por los adultos, inculcándoles los sanos principios de que se reclama la burguesía, son los objetivos que guían-y que no siempre se conseguirán-a catecismos como el de Antonio Alvarez Chocano35, o al de R. Cortés36.

  • 37 Catecismo de moral y economía, dedicado a las clases obreras, por el Cura, Madrid, Imp. de J. C. d (...)

24No podía ser ajena a esta empresa de conservación social la Iglesia, que, concebida como fuerza moral capaz de mantener al pueblo en la obediencia y la resignación, dará temprana constancia de su inequívoca posición con el Catecismo de moral y economía dedicado a las clases obreras37. Será, sin embargo, a finales de siglo, después de la publicación de la Rerum Novarum (1891) cuando la Iglesia española desarrolle una nueva estrategia frente a la llamada cuestión social. Se trata de combatir al socialismo y al anarquismo en su propio terreno y con sus propias armas: esto es, entre las filas de los trabajadores y con la propaganda doctrinal; y para ello nada mejor que una nueva tipología catequística en la que la teoría del armonismo social es la línea directriz. La sacralización del trabajo y de las virtudes que de él se derivan: el ahorro, la previsión, la moderación en las ganancias y la autoridad, se presentan como valores expresamente queridos por Dios y necesarios, por tanto, para evitar el caos y el desorden.

  • 38 Enrique de Ossó y Cervelló, Catecismo de los obreros y de los ricos, sacado de la Encíclica "De op (...)
  • 39 Evelino Doria y Bonaplata, Pa y Catecisme (Breus consideracions sobre'l problema social), Barcelon (...)
  • 40 J de Posse y Villelga, Catecismo social, Santiago, Tipografía Galaica, 59 p.

25Claros exponentes de esta nueva postura son el Catecismo de los obreros y de los ricos, de Enrique de Ossó38; el titulado Pa y Catecisme. Breus consideracions sobre'l problema social, de Doria Bonaplata39; o el Catecismo social de J. Posse y Villelga, quien, tras definir las buenas costumbres como "aquellos actos del hombre que se acomodan a las normas de la moral cristiana, atribuirá al Estado, entre otros deberes, la vigilancia del descanso dominical, la prohibición del trabajo infantil, la reglamentación del trabajo fememno, el respeto y defensa de las asociaciones católicas y la prohibición de aquellas otras asociaciones defensoras de las ideas revolucionarias, la defensa de la propiedad privada o la represión enérgica de toda agitación social40.

  • 41 Catecismo democrático-republicano, Madrid, Manuel Galiano, 1868, 32 p., y Catecismo de la federaci (...)
  • 42 Melitón Muñoz y Espelde, Catecismo patriótico republicano, Madrid, 1888, 90 p.
  • 43 Antonio Torres y Tirado, Catecismo Republicano Federal, Sevilla, El Cronista Editorial, 1895.

26Este discurso imperante no obsta para que, aunque minoritariamente, nos encontremos con otros textos en los que las reglas cívicas están impregnadas de un fuerte espíritu laico, predominando en ellos los principios democráticos y sociales, como es el caso de los numerosos catecismos republicanos publicados desde mediados de la centuria, y entre los que caben mencionar el ya citado Catecismo democrático impreso en 1857 en Bruselas; los de Ceferino Tresserra y Ventosa41; el de Muñoz y Espelde42, o el de Antonio Torres y Tirado43.

27A la vista de lo expuesto, podemos concluir que los catecismos forman un material heteróclito en el que difícilmente se puede separar la enseñanza de los rudimentos de la fé de la enseñanza de las reglas cívico-morales. De hecho, estos manuales reúnen en unas decenas de páginas observaciones y consejos sobre las principales circunstancias de la vida en sociedad, de los usos y comportamientos sociales: en la iglesia, en la mesa, en el ámbito de trabajo, etc., lo que sin duda alguna les convierte en eficaces intermediarios culturales, al transmitir a sus potenciales destinatarios, las clases populares, las reglas, las normas y los valores cívicos y morales producidas por los grupos sociales dominantes; aunque eso sí, normalmente desde una óptica eclesiástica de la civilidad.

Notes

1 El Amigo de los niños, escrito en francés por el Abate Sabatier. traducido y adicionado por D. F. José de Toro Valencia, Librería de Juan Mariana, 1842, p. 205. Existen numerosas traducciones anteriores.

2 Manuel Morales Muñoz, Los Catecismos en la España del siglo XIX, Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Málaga, 1990,140 p.

3 Francisco Rodríguez de Ledesma, Catecismo de la moral civil o exposición elemental de las facultades físicas y morales del hombre, de sus necesidades, de sus derechos y deberes en el estado natural y social, y de las naciones entre sí, escrito para instrucción de la juventud por el ciudadano, Madrid, Imprenta de Espinosa, 1813, p. 35.

4 Juan de Escoiquiz, Tratado de las obligaciones del hombre, Valladolid, Imprenta de la Viuda de Roldán, 1837, pp. 75-80.

5 G. Tiberghien, Los Mandamientos de la Humanidad o la vida moral en forma de catecismo según Krause, Madrid, Imprenta de M. Minuesa, 1875, pp. 210-211.

6 Jacques Revel, "Les usages de la civilité", en Histoire de la vie privée, t. III, Paris, Editions du Seuil, 1986, p. 170.

7 J-R Armogathe, Les catéchismes et l'enseignement populaire en France au dix-huitième siècle en Images du Peuple au dix-huitième siècle, Paris, Armand Colin, 1972 y Quintín Aldea Vaquero (Eds.), Diccionario de Historia Eclesiástica, Madrid, Instituto Enrique Flórez-C.S.I.C 1972.

8 Paul Hazard, La pensée européenne au XVIIIème siècle. De Montesquieu à Lessing, Paris, Ed. Fayard, 1963, pp. 170-173.

9 A. E. Barbier, Dictionnaire des ouvrages anonymes, t. I [A-D], Paris, G. P. Maisonneuve & Larose (Eds.), 1872, pp. 528-535.

10 F. de Cabarrú, Cartas sobre los obstáculos que la Naturaleza, la opinion y las leyes oponen a la Felicidad Pública", en Historia de la Educación en España I. Del Despotismo Ilustrado a las Cortes de Cádiz, Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1985, p. 337.

11 "Informe de la Junta creada por la Regencia para proponer los medios de proceder al arreglo de diversos ramos de Instrucción Pública", en Historia de la Educación en España I, op. cit., pp. 377-417.

12 Jean-François Botrel, "L'aptitude à communiquer: Alphabétisation et scolarisation en Espagne, de 1860 à 1920", en De l'alphabétisation aux circuits du livre en Espagne XVIème-XXème siècles, Paris, C.N.R.S., 1987, pp. 105-140.

13 Prácticas para facilitar a los señores curas la enseñanza de la doctrina y piedad cristianas a los pobres de sus respectivas parroquias, Sevilla, 1859, pp. 29 y 31.

14 Domingo de las Heras, Catecismo natural del hombre libre, en donde se instruye a toda clase de personas acerca de su verdadero interés, derechos y deberes, Madrid, Imp. que fue de Fuentenebro, 1814,24 p.; Catecismo político sentencioso o doctrina del buen cristiano, amante de su religión, de su patria y de su rey por D. A. V. y D., Madrid, Imp. de López, García y hermano, 1814,30 p. La censura de ambos textos ai Apéndice al índice General de los Libros Prohibidos, que comprende los edictos de la Inquisición posteriores al 25 de agosto de 1805, hasta 29 de mayo de 1819 (último que se publicó) y los decretos de S. Santidad y de la Sagrada Congregación del Indice hasta 3 de mano de 1846, Madrid, 1848, Imp. de D. José Félix Palacios (Ed.), pp. 6-7.

15 El uso de este tipo de literatura en los medios obreros en Clara E. Lida, "Literatura anarquista y anarquismo literario", Nueva Revista de Filología Hispánica, México, 1970, t. XIX, vol. 2, pp. 360-381; Manuel Morales Muftoz, Los catecismos en la España del siglo XIX, op. cit., pp. 82-85; Francisco de Luis Martín, Cincuenta años de cultura obrera en España (1890-1940), Madrid, Ed. Pablo Iglesias, 1994, pp. 222-243.

16 Hugo Blair, Catecismo civil de las madres, el cual contiene las cosas mas comunes que deben saberse en la primera edad. Traducido del inglés y de la 82 ed. por el Marqués de San Felices, Madrid, Imp. del Colegio de Sordomudos, 1849 (su aprobación como texto escolar obligatorio en la Gaceta de Madrid, 8 de julio de 1852).

17 Catecismo civil penal, o sea, ordenanza popular que comprende los deberes que afectan a todos los españoles, así como los castigos que se imponen por el Código penal a los delitos más comunes, Madrid, Imp. de la Viuda de Yenes, 1855,124 p., y una tabla al final. Una segunda edición en Madrid, 1856 (la aprobación de ambas ediciones como texto escolar en la Gaceta de Madrid, 3 de agosto de 1855 y 10 de febrero de 1856).

18 Aprobado como texto escolar por R. O. del 27 de agosto y del 30 de octubre de 1863, en la Gaceta de Madrid, 18 de noviembre de 1863.

19 El Faro Infantil opúsculo de Religión y Moral, Historia Sagrada y Catecismo explicado, con un apéndice de Higiene y Urbanidad cristiana. Valencia, 1877 (su aprobación como texto escolar en la Gaceta de Madrid, 21 de mayo de 1879).

20 Catecismo de urbanidad civil y cristiana para uso de las escuelas y seminarios del reino, con las reglas de discreción, de palabras y ceremonias en todos los casos que pueden ocurrir en el trato. Va añadido el arte de conducirse en la mesa y trinchar con el desembarazo todo género de viandas, 2a ed., corregida y aumentada, Madrid, Imp. de J. del Collado, 1824 (la primera edición en Madrid, 1807).

21 Catecismo compendiado de moral, virtud y urbanidad, extractado de las Lecciones sobre estas materias... y unas breves nociones de ortografía y caligrafía, París, Dejardin, 1883, 32 p. La segunda ed. en París, Gamier Hermanos, 1888,225 p., y la tercera en Barcelona, F. Paluzié, 1897,1 h.+246 p. con grabados.

22 Joaquín Lorenzo Villanueva, Catecismo de moral, Londres, R. Ackermann, 1825 y 1829. Otra edición en París, Garnier Hermanos, 1896.

23 J. Muñoz Pérez, "Los catecismos políticos: de la Ilustración al primer liberalismo español, 1808-1822", Gades, Cádiz, n° 16, 1987, pp. 191-217.

24 J. F. Vaudin, "Pequeño catecismo para el uso de los orfeones y sociedades musicales", El Metrónomo, Año II, n° 64, 10 de abril de 1864, pp. 6-8.

25 "Catecismo del internacional. Rudimentos de Ciencia Social", La Emancipación, Madrid, 6, 13 y 20 de julio de 1872.

26 J. Guesde, "Essai de Catéchisme Socialiste", La Solidarité Révolutionnaire, Barcelona, n° 4, 1 de julio de 1873.

27 Aparecido originariamente <n las páginas El Socialista, Madrid, nos 97-104 y 107, 1888. Posteriormente verá la luz como folleto: Catecismo socialista, Madrid, Juan Iglesias Sánchez, impresor, 1895, 48 p.

28 M. C„ "Catecismo del Soldado", La Idea Libre, Madrid, 9 dejunio de 1894.

29 Catálogo de la Biblioteca Gratis de Francisco de Moya, Málaga, s.a., Imp. de Gil de Montes, pp. 7-15. Algunas notas sobre este Gabinete de lecturas en Manuel Morales Muñoz, "La sociabilidad popular en Málaga, (1840-1874). De la tutela burguesa a la afirmación de una identidad diferenciada, Estudios de Historia Social, Madrid, n° 50-51, 1989, pp. 243-271.

30 Cf. Miguel Artola, Textos fundamentales para la historia, Madrid, Alianza Editorial, 1979, ρ.su.

31 María del Carmen Simón Palmer, "Notas sobre higiene escolar española en el siglo XIX", Jano, n° 29, 1985 pp. 1077-1087 y Josette Borderies Guereña, "Education chrétienne A hygiène domestique (1860-1915)", en J.-R. Aymes, E.-M. Fell y J.-L. Guereña (Eds.), École et Église en Espagne et en Amérique Latine. Aspects idéologiques et institutionnels, Tours, Publications de l'Université de Tours (Série Etudes Hispaniques" VIII-IX), 1988, pp. 361-373. , Λ

32 "Reglamento de las Escuelas Públicas de Instrucción primaria elemental, de 26 de noviembre de 1838", Colección Legislativa de Instrucción primaria, Madrid, 1856, pp. 12-36.

33 Alejandro Mayordomo, "Bases para el estudio de la formación moral y de la civilidad a través de los textos escolares en la primera mitad del siglo XIX", Historia de la Educación, n° 2, 1983, pp. 55-65.

34 "Reglamento orgánico para las Escuelas Normales de Instrucción Primaria del Reino, decretado por el Gobierno provisional de 15 de octubre de 1843", Colección Legislativa de Instrucción Primaria, Madrid, Imprenta Nacional, 1856, pp. 60-65.

35 Catecismo de los adultos, o sea, escuela religioso-filosófica, Madrid, Imp. de la V. de Jordán e hijos, 1845 tres tomos (los tomos II y III están impresos en Sevilla).

36 Compendio de moral o Catecismo de los deberes del hombre, Madrid 1808, 384 p.

37 Catecismo de moral y economía, dedicado a las clases obreras, por el Cura, Madrid, Imp. de J. C. de la Peña, 1844, VIII-152 p.

38 Enrique de Ossó y Cervelló, Catecismo de los obreros y de los ricos, sacado de la Encíclica "De opificum conditione" de la S.S. León XIII, Barcelona, Librería y Tipografía Católica s.a.

39 Evelino Doria y Bonaplata, Pa y Catecisme (Breus consideracions sobre'l problema social), Barcelona, Estampa "La Catalana", de J. Puigventós, 1901, 54 p.

40 J de Posse y Villelga, Catecismo social, Santiago, Tipografía Galaica, 59 p.

41 Catecismo democrático-republicano, Madrid, Manuel Galiano, 1868, 32 p., y Catecismo de la federación republicano-demócrata, Madrid, C. Molino y Compañía, 1870, VIII-54 p.

42 Melitón Muñoz y Espelde, Catecismo patriótico republicano, Madrid, 1888, 90 p.

43 Antonio Torres y Tirado, Catecismo Republicano Federal, Sevilla, El Cronista Editorial, 1895.

Auteur

Universidad de Málaga

© Presses universitaires François-Rabelais, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540