Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Culture et éducation dans les mondes hispaniques

 | 
Jean-Louis Guereña
, 
Monica Zapata

II. Modèles et constructions pédagogiques

Escuelas Normales en Cuba (1890-1898): un profesorado de ida y vuelta

Ángel Huerta Martínez

Texte intégral

1Tres Escuelas Normales fundó el Gobierno español en Cuba, en la segunda mitad del siglo XIX: la primera en Guanabacoa, cerca de la capital de la Isla, en 1857; las dos restantes en La Habana en 1890, una para la formación de maestros y la otra para la de maestras.

  • 1 Para más información sobre la Escuela Normal de Guanabacoa, ver Modesto Galofre de San José, Notas (...)

2La Escuela Normal de Guanabacoa fue el primer centro que se creó en Cuba con esa específica misión de preparar a los docentes de primeras letras. Dada la situación política de la isla y la manifestación continua de brotes independentistas, las autoridades de Madrid, asesoradas por el gobernador de La Habana, no quisieron dejar en manos cubanas ni en personal laico de la metrópoli la responsabilidad de la formación de los maestros y la depositaron en los Padres Escolapios. No es nuestra intención hablar ahora acerca del profesorado de este Centro educativo1.

  • 2 Archivo Histórico Nacional (A. H.N.), Madrid, Ultramar, leg. n° 273-23.

3En este trabajo, prestamos fundamentalmente atención a las dos Escuelas Normales que se crearon en La Habana por Real Decreto de 19 de junio de 1890. El decreto consta de 26 artículos. Tanto este Real Decreto como el Reglamento de régimen interior (80 artículos) se imprimieron en Madrid en 1890, en la imprenta de Manuel Minuesa de los Ríos. Idénticos centros educativos ordenaba crear, este documento, en la isla de Puerto Rico2. Con respecto al persona! docente que debía tener la Escuela Normal de Maestros, el artículo 3o del mencionado Decreto fijaba en diez el número de profesores, cinco numerarios e igual número de auxiliares; en cuanto a estos últimos, dos de ellos-uno de Letras y otro de Ciencias-serían los encargados de sustituir a los numerarios en las bajas por enfermedad u otras ausencias justificadas. Los tres restantes se harían cargo de Religión, "Gimnástica" y Música respectivamente.

4Para proveer las plazas vacantes de Numerarios existentes en las nuevas Normales creadas, la Gaceta de Madrid de 23 de junio de 1890 convocó el correspondiente concurso público de méritos. En la concesión de las plazas tenían preferencia los profesores numerarios de Escuela Normal; a falta de ellos se les concedería a interinos con más de ocho afios de docencia en Escuela de Magisterio o, como mínimo, que acreditasen ocho años de servicio en la enseñanza pública.

  • 3 Ley Moyano, 9-IX-1857, art. 200.

5Para ser Maestro de Escuela Normal de provincia se requería haber aprobado los estudios necesarios para obtener el título de Maestro Elemental (dos cursos), de Maestro Superior (un curso más), y estudiado posteriormente en la Escuela Normal Central (Madrid) el curso propio de los Maestros Normales. De este último requisito se dispensaba a los que, con buena nota, llevasen consagrados ocho o más años a la enseñanza en Escuela Superior3.

6El concurso tuvo una considerable aceptación, se presentaron 24 aspirantes para la Escuela Normal de varones: cinco castellano-leoneses, tres gallegos, dos canarios, dos andaluces, dos cubanos y uno de las regiones de Cataluña, Aragón, Asturias, Navarra, Cantabria y La Rioja. De cuatro no figura procedencia.

7Dos gallegos, Joaquín Bermúdez-de Santiago de Compostela-y Vicente Fraiz-de Pontevedra-; dos castellanos, Agapito Gómez-de Soria-y Justo Uñón-de Segovia-; y el aragonés Antonio Gil Aragües compusieron el primer quinteto de profesores numerarios de la Escuela Normal de Maestros de La Habana. Los profesores numerarios eran, al menos en teoría, especialistas en todas las materias. Podían impartir cualquier asignatura de la carrera de Magisterio. El oscense Gil Aragües fue nombrado el 7 de marzo de 1891 para cubrir la vacante que dejaba Dionisio Ibarlucen, maestro de la Escuela Normal de Pamplona, que había renunciado al cargo de profesor numerario de La Habana sin llegar a tomar posesión del mismo. El cargo de director recayó sobre Joaquín Bermúdez hasta enero de 1893, en que, por abandono de destino, fue cesado. Le sustituyó en la Dirección Agapito Gómez. La plaza vacante de numerario no se cubrió hasta 1895, año en que fue elegido Manuel Ibarz y Borrás. El 15 de febrero de 1895 se anunció el correspondiente concurso. Se presentaron 15 aspirantes. La elección recayó en Manuel Ibarz por reunir los mayores méritos con sus trece años de servicio como maestro interino en la Escuela Normal de Huesca.

  • 4 A. H.N., Ultramar, leg. n° 248-36. Instancia fechada en La Habana, 30-XII-1893.
  • 5 A. H.N., Ultramar, leg. n° 248-40. Expediente del concurso para proveer una plaza de Escuela Norma (...)

8En cuanto a los profesores auxiliares, según el artículo 17 del Reglamento por el que se regían las Escuelas Normales de Cuba y Puerto Rico, eran nombrados por el Gobernador de la isla respectiva, previo concurso de méritos. Los dos primeros docentes de esta categoría con los que contó la Escuela de Magisterio masculina de La Habana fueron José Esteban Liras, auxiliar de Letras, y Miguel Abad Feliz, auxiliar de Ciencias. Sabemos de Esteban Liras que fue quien sustituyó a Dionisio Ibarlucen, tras su renuncia a tomar posesión de la plaza de numerario, hasta la llegada de Gil Aragües. En cuanto a Miguel Abad Feliz, natural de San Miguel del Valle (Zamora), las primeras referencias que tenemos de él son de 1893, cuando, tras el cese por abandono de servicio del director Bermúdez Rodríguez, solicitó la plaza de profesor numerario que dejaba vacante, alegando como mérito ser profesor auxiliar en propiedad de la Sección de Ciencias de la Normal Superior de Maestros de La Habana4. En el curso 1894-1895, la plaza de Esteban Liras fue cubierta por Isidro Pérez Ponte5.

  • 6 A. H.N. Ultramar, leg. n° 248-35.

9Las asignaturas de "Gimnástica", Música y Canto fueron impartidas por los profesores auxiliares Agüera y Amezua respectivamente. Encargado de la enseñanza de la Religión y la Moral estaba Francisco Donadieu y Arenzano. Por baja de salud del señor Donadieu impartieron clases de Religión interinamente el canónigo de la catedral de La Habana Francisco Claros en 1895, y el presbítero Pascual Navarro en 18966.

10El profesorado con el que se dotaba a la Escuela Normal femenina también lo expresaba el articulo 3o del Decreto de creación y era el siguiente: una directora, una profesora de Labores, cuatro profesores auxiliares (los numerarios de la Escuela Normal de varones, excepto el director) y tres auxiliares más para impartir clases de Religión, "Gimnástica" y Música (los mismos de la Escuela Normal de maestros). Convocado el correspondiente concurso para la provisión de vacantes fueron nombradas como Directora Juana Fano Acebal y como Profesora de Labores María del Buen Suceso Luengo.

  • 7 A. H.N. Ultramar, leg. n° 248-39.

11Una vez seleccionado el profesorado numerario, se autorizó al gobernador general de Cuba para que abriera el plazo de matrícula durante el mes de diciembre y que inaugurara un curso extraordinario, de seis meses de duración, a partir del 1° de enero de 18917. Se destinaron 3. 000 pesos para alquiler de edificios, adquisición de material y gastos de escritorio.

  • 8 A. H.N. Ultramar, leg. n° 248-30. Expediente personal de doña Mercedes Alcalde Toni.

12El 27 de enero de 1891, el gobernador de Cuba informó al Ministro de Ultramar del comienzo de curso escolar en ambas Escuelas Normales, así como de que habían tomado posesión de sus destinos los profesores nombrados, a excepción de la directora de la de Maestras y de Dionisio Ibarlucen. Las funciones de directora fueron asumidas por María del Buen Suceso Luengo. Para la plaza vacante de profesora de Labores fue nombrada Mercedes Alcalde Toni, natural de Pamplona, por ofrecer mayores méritos que el resto de las aspirantes. Mercedes Alcalde Toni había obtenido los títulos de Maestra Elemental y Superior en la Escuela Normal de Vitoria (Alava) y de Normalista en la Central de Madrid. Tenía 9 años, 6 meses y 28 días de servicios en la escuela de Guetaria (Guipuzcoa). También habían optado a esa plaza de profesora numeraria de Labores: Purificación Serrano, procedente de la Escuela Normal de Granada y María del Pilar Horro, de la Escuela de Magisterio de La Coruña. Pero en noviembre de 1894, la señorita Alcalde renunció a la plaza y fue nombrada provisionalmente Purificación Serrano8.

  • 9 A. H.N., Ultramar, leg. n° 274-3 y 5.

13Nuestra hipótesis de trabajo, al comenzar a indagar en este tema, fue pensar que cuando España pierde la soberanía sobre la isla de Cuba en 1898, la mayoría de los profesores de aquellas Escuelas Normales se reintegrarían en centros docentes de la Península del mismo nivel educativo. No estábamos equivocados en el planteamiento inicial: todos los profesores numerarios solicitaron, en 1899, que se les concediera plaza en las Normales peninsulares9. Veamos a continuación la labor de cada uno de ellos a su regreso a la Península.

Profesores numerarios

  • 10 A. H.N., Ultramar, leg. n° 248-3. y Archivo General de la Administración (A. G.A.), Educación, caj (...)

14Comenzamos por el director10. Agapito Gómez Gómez era natural de Villaciervos (Soria), había nacido el 24 de marzo de 1850. Desde Valencia, el 1° de abril de 1899, solicitó se le nombrase profesor numerario de una Escuela Normal Superior, con el siguiente orden de preferencia de vacantes: Valencia, Alicante, Córdoba o Badajoz. No tuvieron muy en cuenta su deseo y le encomendaron, en comisión de servicios, la Dirección de la Escuela Normal de Maestros de Lérida (permaneció en este destino desde el 5 de agosto de 1899 al 15 de noviembre de 1900) para pasar, al año siguiente, a Barcelona como profesor numerario y director de su Escuela de Magisterio masculina. El 24 de marzo de 1920, mediante escrito reglamentario, ponía en conocimiento del director general de Enseñanza Primaria cesar en ese día por cumplir la edad de 70 años. El cargo de director pasaba, provisionalmente, a don Alejandro Tudela y Pérez, profesor numerario más antiguo.

15No conforme con el único título de Maestro Normal que, junto a sus años de servicio, le facultó para la concesión de destino en Cuba, siguió estudiando en el Instituto de Enseñanza Media de La Habana, centro en el que obtuvo, el 24 de mayo de 1893, el título de Bachiller. El título de Bachiller era considerado superior al de Maestro, por tener que aprobar cinco cursos de enseñanza media, en el primer caso, y sólo tres de enseñanza profesional, en el segundo.

16Compañeros de Agapito Gómez y autoridades siempre lo consideraron idóneo para depositar en él cargos de responsabilidad: secretario en la Normal de Soria (antes de partir para Cuba); director en La Habana, en Lérida, en Barcelona. Tareas que cumplió con dedicación, sumo placer y efectivos resultados.

17En octubre de 1896 publicó la "obrita" Eduardo y Adela (diálogos patrióticos), declarada de utilidad como texto de lectura por el Ministerio de Fomento y por el Gobierno General de la isla de Cuba. Consta igualmente en su expediente una interesante "Memoria Técnica", escrita en 1908, en la que aboga por la colaboración entre Escuelas Normales y maestros, los cuales-afirma-, deben formar un cuerpo (la cabeza en la Escuela Normal) en constantes relaciones, "como los hijos con los padres". En una 2a parte, nos habla de los medios para conseguir el fin más apetecido en la educación, de las interinidades, régimen de propiedad, etc. Una de sus opiniones más categóricas es la de que en los centros se debe tener en cuenta siempre la opinión de los Claustros.

  • 11 A. G.A., Educación, n° 18. 422. El rector de la Universidad de Barcelona al secretario de Instrucc (...)

18El Rector de la Universidad de Barcelona, quince días después de jubilarse Agapito Gómez, solicitó al secretario de Instrucción Pública se le concediera el título de Director honorario de la Escuela Normal de Maestros de Barcelona y el ingreso en la orden civil de Alfonso XII, en premio a sus dilatados y eminentes servicios prestados a la enseñanza. Adjuntaba instancia de los profesores de dicho centro, con la mencionada solicitud y la apoyaba el Rectorado por estimarla de "estricta justicia"11.

  • 12 A. G.A., Educación, caja n° 18. 382.

19Antonio Gil Aragües, natural de Jaca (Huesca), tras permanecer cerca de siete meses excedente después de su regreso de Cuba, también fue destinado como profesor numerario en comisión de servicios a la Escuela Normal de Lérida12. Su estancia en la capital leridana fue fugaz-1 mes y 17 días-. Desde agosto de 1899 hasta marzo de 1920 fue numerario de la Normal de Huesca. En esta última fecha mencionada pasó a desempeñar la plaza de profesor numerario de Matemáticas de la Normal de Cádiz, por permuta. En la capital gaditana impartió sus enseñanzas hasta agosto de 1924 en que se jubiló por cumplir la edad reglamentaria de 70 años.

20Disponemos de una extensa relación de méritos y servicios que facilitó el propio interesado cuando, en 1918, solicitó la permuta con el profesor gaditano. A la enseñanza se dedicó más de 48 años. Otros servicios fueron: Secretario en la Escuela Normal de Maestros, "sin retribución" (3 años 3 meses) y en la de Maestras (3 años 20 días), Profesor Auxiliar en la Escuela Normal de Maestras de Cuba (7 años 9 meses), Bibliotecario Normal de Maestras de La Habana y de la de Huesca, Director interino de la Escuela Normal de Lérida y de la de Huesca y accidental en muchos casos, Vocal de la Comisión Técnica de la Junta Provincial de Huesca.

21Maestro de primera enseñanza, Bachiller en Artes, Certificado de aptitud para la enseñanza de sordomudos y ciegos, fue varias veces miembro de tribunales a oposición para escuelas públicas, durante 6 años impartió clases gratuitas en escuelas de adultos. Participó en Conferencias Pedagógicas de Huesca (en 1887, 1888 y 1889) y es autor del Tratado de Geografìa Universal y particular de España, para texto en la Normal de Cuba, Director de la Revista El Boletín, de la Asociación de Profesores de Cuba. Diploma de Constancia y Medalla de Plata de la Asociación de Profesores.

22También figura en su expediente la Memoria Técnica, escrita en 1909, donde desarrolla el tema "Sistemas de pesas, medidas y monedas empleados donde el maestro ejerce la profesión y relación que mantienen con el Métrico Decimal. Medidas que se consideran más provechosas y radicales para borrar los primeros e implantar como exclusivo este último".

  • 13 A. H.N., Ultramar, leg. n° 248-44 y A. G.A., Educación, leg. n° 4. 486.

23Justo Uñón Nieva era el profesor de mayor edad de todos los que pasaron a las Normales de La Habana, pues había nacido el 28 de mayo de 184213. Llevó a Cuba la experiencia de 18 años de servicios interinos en la Escuela de Magisterio de su Segovia natal. Tras la obligada excedencia por supresión de las Normales de La Habana, le concedieron plaza, en comisión de servicios, en la Normal de Albacete, donde permaneció un año (desde el 24 de mayo de 1899 hasta el 29 del mismo mes de 1900), para pasar a su posterior destino definitivo en la Escuela Normal Superior de Granada, centro en el que impartirá las asignaturas de Matemáticas y Ciencias Físicas y Naturales.

24Justo Uñón nos aparece como el profesional de la enseñanza que no sabe vivir sin el contacto diario de sus alumnos. El siguiente hecho nos avala, por si solo, la categoría docente de este profesor. La edad reglamentaria de jubilación la cumplió en 1912 pero, en tres ocasiones, solicitó al Ministerio de Instrucción Pública continuar en activo; en las dos primeras, se lo concedieron, después de certificar los tres médicos que le habían reconocido su capacidad intelectual y aptitud física suficiente para desempeñar su cátedra. En la tercera ocasión, no pudo ver su deseo satisfecho por fallecer, el 20 de diciembre de 1916, antes de que el Tribunal Médico facilitase su dictamen.

25En 1909, redactó su correspondiente Memoria técnica sobre el tema "Espíritu de la educación en la antigüedad - La educación en Atenas - Idem. En España - Idem, en Roma".

  • 14 Miguel A. López, La Escuela Normal de Granada (1846-1970), Granada, Universidad de Granada, 1979, (...)
  • 15 Ibid., pp. 68-70.

26Mayor mérito tiene la actitud de Justo Uñón en los últimos años de su docencia, si tenemos en cuenta la situación estudiantil de Granada, en la que había un espíritu general de insubordinación y con frecuencia se repetían algaradas de los estudiantes14. Sobre todo a partir de 1914, se hizo más patente el mal ambiente educativo que reinaba en esa Escuela Normal. El mismo director llegó a expresar su disgusto y malestar porque veía en algunos escolares "ausencia de seriedad, corrección y orden y buena educación de que los aspirantes al Magisterio deben dar excelente prueba". En algunas ocasiones, se llegó a faltar a la honra y respeto debido al profesorado e incluso a intimidar en un examen, al profesor de Religión, con un revólver. No consta que Justo Uñón tuviera problemas de disciplina con sus alumnos. El profesor intimidado con el revólver era Blas Ayllón15.

  • 16 A. H.N., Ultramar, leg. 248-45; A. G.A., Educación, caja n° 18. 164.

27Vicente Fraiz Andón nació en Silleda (Pontevedra) en 186016. Estudió Magisterio en la Escuela Normal de Santiago y, posteriormente, obtuvo el título de Maestro Normal en la Central de Madrid (junio de 1861), centro en el cual también participó en un curso sobre Pedagogía especial de párvulos por el sistema Froebel. Por sus servicios docentes en la Península le concedieron la plaza de numerario en La Habana. En 1890, Vicente Fraiz había cumplido los siguientes servicios: 7 años, 8 meses y 4 días de Maestro auxiliar en la escuela de Silleda y 3 años de profesor interino en la Escuela Normal de Lugo.

28No perdió el tiempo en la isla de Cuba. Su labor docente procuró hacerla compatible, en todo momento, con tareas de aprendizaje. Se matriculó en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana donde obtuvo el grado de Bachiller con calificación de Sobresaliente (idéntica nota ya había obtenido en la Reválida de Magisterio en la Normal de Santiago) y pasó a la Universidad, a la Facultad de Filosofía y Letras, donde consiguió tras la correspondiente licenciatura el título de Doctor. Todavía le quedó tiempo y voluntad para cursar y aprobar un año en la Facultad de Derecho, así como las asignaturas sueltas de Economía Política y Estadística.

29Después de seis meses de excedencia obligada, por la pérdida de la soberanía de España en Cuba, el 22 de junio de 1899, fue nombrado profesor numerario de la Escuela Normal de Santiago de Compostela. Sus estudios superiores le impulsaron a solicitar mejores destinos durante la primera década del siglo XX; en octubre de 1903 solicitó se le admitiese a oposiciones a cátedra de Lengua y Literatura, vacante en la Universidad de Santiago. En mayo de 1909 aspiró a la cátedra de Metafísica de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central. En abril de 1910 solicitó la plaza de profesor numerario de la Sección de Letras de la Escuela Normal de Madrid, pero a partir de 1910 se va a integrar plenamente en ese centro, lo va a dirigir y va a gozar de la admiración y respeto de compañeros y alumnos.

30De uno de los documentos de su expediente extraemos los siguientes "servicios y méritos patrióticos": Presidente de la Sección de Instrucción de la Sociedad Centro Gallego de La Habana. Como tal dirigió la enseñanza de Comercio aplicada a las artes. Solicitó y obtuvo fuesen incorporados al Instituto de Segunda Enseñanza los estudios de Comercio del Centro Gallego, por lo que muchos españoles de condición modesta obtuvieron títulos de Perito y Profesor Mercantiles. Con motivo de "las guerras separatista y Norteamericana" organizó en "aquel plantel" una suscripción patriótica para aumento de la Marina de Guerra Nacional, llegando a recaudar entre los alumnos mensualmente más de 500 pts. Fue secretario fundador, de la misma suscripción en el Centro Gallego, recaudando y entregando más de 25. 000 pts. Distribuyó obsequios y prestó socorros a las tropas de la Nación en la Isla. Fue elegido secretario de la Junta de Propaganda y para arbitrar recursos en el Comité Patriótico de la Isla. Fue vocal de las secciones de Instrucción y Recreo del Casino Español de La Habana.

31Como "Méritos y servicios especiales", apuntemos el haber sido Juez en Tribunales de Oposición a Escuelas en Lugo y La Habana, Presidente en Tribunal de Oposiciones a escuelas elementales y superiores, celebradas en Santiago en 1902, Secretario en las Escuelas Normales de Maestros y Maestras de La Habana, Bibliotecario en la Escuela Normal de La Habana, Redactor Jefe del Semanario de Instrucción Pública "El Profesorado", dedicado a la defensa de la enseñanza y del Magisterio, Director del "Criterio Escolar", órgano del Centro del Magisterio de Cuba, vocal del Tribunal de Oposiciones para plazas de escribientes en la Sección del Registro de la Propiedad, de la Secretaría de Gracia y Justicia y Gobernación. En el Centro Gallego de La Habana fue vocal, vicedirector y director de la sección de Instrucción.

32Publicó varias obras: El arte como factor civilizador (Discurso literario), Teorías más notables sobre la composición de los cuerpos (Discurso), Mapa estadístico de la Instrucción popular en la isla de Cuba (Declarado de utilidad y recomendado en los centros oficiales por R. O. de 5-1-1895), Memoria de la función patriótica, dada en La Habana para aumento de la Marina de Guerra, Compendio de Psicología (Con destino a los alumnos de Escuelas Normales), Las enseñanzas preferentes en las escuelas rurales e incompletas. Trabajo premiado en el Concurso Regional Pedagógico de Orense, en 1903.

33No se le puede negar a Vicente Fraiz su intensa labor, tanto en el campo de la docencia como del compromiso político, en La Habana o en su Galicia natal. Sería largo enumerar todos sus servicios, sacrificios personales y pecuniarios, el caso es que transformó por completo la Normal que dirigió, dándole un carácter moderno; asistía a todos los Congresos y a cuantas manifestaciones culturales se celebrasen en Santiago u otras ciudades de Galicia.

34Dejamos para el final de la relación de profesores numerarios de la Normal de varones de La Habana a Manuel Ibarz y a Joaquín Bermúdez porque ninguno de los dos ocuparon la plaza en el período completo de 1890 a 1898; es más, los dos se complementaron. Joaquín Bermúdez cesó en sus actividades docentes en aquella Normal en 1893, aunque la vacante de numerario no la cubrió el Sr. Ibarz hasta 1895.

  • 17 A. G.Α., Educación, caja n° 18. 668.

35Oscense, como Antonio Gil, Manuel Ibarz había nacido en Benabarre en 1861. Manuel Ibarz y Borrás17 fue el profesor numerario más joven de los que pasaron a la Normal de Cuba, pero ya llevaba una experiencia docente de 13 años en escuelas públicas y más de dos cursos en la Normal de Huesca.

36Tres años y doce días fueron sus servicios docentes en la Escuela de Magisterio de La Habana. A su regreso a España cambió las aulas por los despachos. El 2 de noviembre de 1898, fue nombrado inspector de enseñanza primaria en Gerona, con anterioridad le habían designado inspector de Canarias, pero no me consta que llegara a tomar posesión de ese cargo, ciudad en la que desarrolló la mayor parte de su labor profesional y en la que llegó a alcanzar la Jefatura de la Inspección Provincial. En tres ocasiones Manuel Ibarz deseó salir de Gerona y ocupar otros destinos. En abril de 1910 solicitó la plaza de Profesor Numerario, Sección de Letras, vacante en la Escuela Normal Superior de Maestros de Madrid. En febrero de 1913 solicitó la plaza vacante de inspector que había en Oviedo. En junio de 1920, con 59 años de edad ya, solicitaba se le concediese la nueva plaza de inspector creada en la provincia de Barcelona.

  • 18 Manuel Ibarz, Hojas literarias para niños, Gerona, Dalmáu Caries & Cía. Editores, 1913, 257 p.

37Debemos de añadir la publicación de su libro Hojas literarias para niños18.

  • 19 A. G.A., Educación, leg. n° 1891-1.

38Comenzamos con un director y terminamos con otro. Joaquín Bermúdez Rodríguez, efectivamente, fue el primer director de la Normal de Varones de La Habana, pero lo hemos dejado al final por ser el que menos tiempo permaneció en Cuba, de todos los profesores numerarios19.

39Natural de Santiago de Compostela, fue nombrado director por presentar los mejores méritos, en estudios y servicios: Maestro de la Escuela Pública de Muros: 3 años (desde mayo de 1866 a mayo de 1869), Profesor Auxiliar de la Escuela Normal de Santiago: 2 años, 2 meses y 3 días (8-X-75 al 11-XII-77), Profesor Interino Escuela Normal de Santiago: 13 años (1877 a 1890).

40En el inicio de 1892, solicitó, desde La Habana, asistir en Comisión a los Congresos Científicos y Exposiciones Internacionales que se iban a celebrar en la Península con motivo del IVo Centenario del Descubrimiento de América. La petición le fue denegada, a pesar del informe favorable del Rectorado de la Universidad habanera, por ser partidario el Gobierno de aquella Isla de no autorizar a ningún profesor viajar a la Península con el pretexto de asistir a Congresos Científicos. Fuera pretexto o no, Bermúdez se desplazó a su tierra al finalizar el curso 1891-1892 y no regresó jamás. El 9 de enero de 1893, el Gobernador General de Cuba le declaraba cesante y le formaba un expediente por abandono de destino. En marzo de ese año Joaquín Bermúdez solicitó quedase sin efecto dicho expediente, alegando que era la enfermedad la que le había imposibilitado para embarcarse y para sufrir los rigores de aquel clima tropical. Tuvo éxito en su petición y, después de un largo proceso, se le cambió el abandono de destino por la excedencia.

41Después de una larga etapa de excedencia obligatoria, en octubre de 1898, solicitó la plaza en propiedad de Profesor de la Escuela Normal de Maestros de Santiago de Compostela, empleo que se le concedió en marzo del siguiente año, con sueldo anual de 3. 000 pesetas. Además de todos los servicios anteriores presentaba como mérito científico el haber obtenido Medalla de Cobre, en la Exposición Regional de Galicia, por una colección de formas cristalográficas, con aplicación evidente a la enseñanza en Universidades e Institutos.

42El primer año de servicio, en esta su segunda etapa en la Normal de Santiago, ya lo nombraron director provisional, por haberse trasladado el que desempeñaba el cargo a la Normal de Valladolid; desconocemos si se le confirmó en el cargo y el tiempo que lo ocupó. Sabemos, eso sí, que no gozaba de muy buena salud y en 1908, antes de alcanzar la edad de jubilación, fallecía en la ciudad que le había visto nacer.

Profesores auxiliares

  • 20 A. G.A., Educación, caja n° 16. 969.

43Miguel Abad Feliz nació en San Miguel del Valle (Zamora), el 25 de marzo de 185920. Después de una corta experiencia como Maestro en la Península (Maestro interino en Vega de Villalobos, Zamora, desde 1887 hasta 1889), pasó a la isla de Cuba donde ejerció la misma profesión en diferentes municipios: Maestro en propiedad en Güiro Marrero, en Quivican (La Habana), desde mayo de 1889 hasta abril de 1890, Maestro auxiliar, en propiedad, en escuela de término de Guanabacoa: 1 año y 3 meses, Maestro auxiliar en propiedad en Tapaste (La Habana): 2 años y 4 meses (hasta 1 diciembre 1893) hasta ser designado por el Gobernador de La Habana Profesor Auxiliar de Ciencias en aquella Escuela Superior de Maestros, cargo que desempeñó hasta la pérdida de Soberanía de la Isla por España, durante 5 años y 1 mes.

44De vuelta a la Península y tras la excedencia obligatoria, le fue concedida la plaza de Supernumerario en la Normal de Valladolid, hasta 1902 en que, "en virtud de reforma", pasaba a ser Profesor Auxiliar del mismo Centro, cargo que todavía desempeñaba en 1916, fecha del último documento que disponemos de él.

45Además del Título de Maestro de enseñanza Normal, Miguel Abad obtuvo el de Bachiller, en el Instituto de La Habana, y había realizado estudios de los "métodos y procedimientos para la enseñanza de sordomudos y ciegos (1893)".

46En su relación de méritos figura: haber desempeñado el cargo de secretario en la Normal de La Habana y en la de Valladolid, haber sido miembro del Comité Patriótico "Centro de Magisterio" (en 1898 en La Habana), contribuir con una cuota semanal para el aumento de la marina de guerra. También consta en su expediente la Memoria escrita para dar cumplimiento al R. D. de 18-XI-1907, la cual titula: "Formas de provisión de las plazas del profesorado de Escuelas Normales, sin acudir al medio de la Oposición".

  • 21 A. G.A., Educación, caja n° 17. 991.

47José Esteban Liras era natural de Nava de Roa (Burgos)21. Estudia en la Escuela Normal de Vizcaya e inicia su carrera profesional, en 1883, en la escuela de Güines (Cuba), como maestro de entrada. Fue el primer Auxiliar de Letras de la Normal de La Habana, cargo para el que fue designado el 16-IX-l 890. En febrero de 1892 fue nombrado Secretario de la Junta de Instrucción Pública.

48De vuelta a la Península, desde su pueblo natal, en agosto de 1899, solicitaba se le nombrase secretario de la Junta Provincial de Instrucción Pública de Zaragoza, en propiedad, alegando haber desempeñado dicho cargo en La Habana.

  • 22 A. G.A., Educación, caja n° 19. 743.

49Isidro Pérez Ponte, nacido en Novellana (Oviedo)22, también pasó pronto a Cuba para desempeñar sus servicios al Magisterio. Designado Profesor Auxiliar de la Normal de La Habana, en enero de 1894, desempeñó su docencia hasta diciembre de 1898 en que por las causas conocidas obtuvo la excedencia obligatoria.

50De regreso en la Península, Isidro Ponte va a correr la misma suerte que Miguel Abad y le van a nombrar Profesor Supernumerario de la Normal Superior de Maestros de Valladolid, hasta enero de 1902 que, en virtud de reforma lo destinaron al Instituto General y Técnico de la misma localidad castellana, en funciones de Profesor Auxiliar.

51Los méritos que destaca Isidro Pérez en su Hoja de Servicios son ocupar varias veces el cargo de Vocal en Tribunales de exámenes a maestros y maestras, explicar las asignaturas correspondientes a su Sección, en sustitución del Profesor Numerario Antonio Gil, en ambas Escuelas Normales, por más de tres cursos, ser el director "gratuito", durante tres años, del periódico profesional El criterio escolar, poseer, además del Título de Maestro Primera Enseñanza Normal, el Certificado de aptitud para la enseñanza a sordomudos y ciegos.

Profesoras de la Escuela Normal de maestras

  • 23 A. G.A., Educación, leg. n° 18. 015.

52La primera directora elegida para la Escuela de Magisterio femenina de La Habana, fue Juana Fano y Acebal23. No llegó a tomar posesión de este cargo por "asuntos de familia que se lo impidieron".

  • 24 A. G.A., Educación, leg. n° 18. 935.

53María del Buen Suceso Luengo y de La Figuera fue la primera directora de la Escuela Normal femenina de La Habana. Había nacido en Bóveda de Toro (Zamora) en 1857"24. Maestra de Primera Enseñanza Superior, con calificación de sobresaliente, fue designada por la Diputación Provincial de Soria directora interina de la Escuela Normal de aquella provincia, cargo que desempeñó durante tres años, hasta 1890 en que fue nombrada profesora de Labores, en propiedad, de la Normal femenina de La Habana para, tres meses después, pasar a ocupar la Dirección del Centro, por renuncia de Juana Fano y Acebal.

54Después de seis meses de excedencia tras la pérdida de soberanía de España en Cuba, María del Buen Suceso fue destinada a la Escuela Normal de Málaga, centro educativo y ciudad en los que permanecerá hasta su muerte, acaecida el 10 de marzo de 1931. En su larga y fructífera etapa educativa en Málaga, desempeñó el cargo de directora desde diciembre de 1899 hasta abril de 1914 y de Profesora Numeraria de Historia, desde esta fecha hasta su final, después de una corta etapa de seis meses como profesora de la Sección de Ciencias.

55En su dilatada carrera profesional (llegó a acumular más de 43 años de servicios docentes) impartió clases de todas las materias: Labores, Geometría, Dibujo, Higiene, Economía doméstica, Pedagogía, Industria y Comercio, Derecho y Legislación, Caligrafía, Pedagogía, Fisiología, Agricultura, Ciencias Físicas y Naturales..., todas las asignaturas de la carrera prácticamente fueron enseñadas por María Suceso Luengo. Desde su primera etapa en Soria, pasando por Cuba y después también en Málaga, siempre María del Buen Suceso demostró un espíritu inquieto, ansias de superación, deseos de colaboración. Su soltería permanente y su también permanente amor al trabajo le permitieron realizar múltiples actividades por las que le concedieron títulos, premios en certámenes, condecoraciones, votos de gracias y cargos honoríficos.

  • 25 En noviembre de 1991, la Asociación de Amigos del Libro Antiguo reeditó el libro dirigido por Suce (...)

56Además de sus servicios docentes, otras actividades de Suceso Luengo dignas de mención son haber dirigido los trabajos presentados por las alumnas de la Normal de Málaga a la Exposición Regional de 1903, premiados con medalla de oro. Publicó dos volúmenes relacionados con las excursiones a Granada, Sevilla y Antequera, con los trabajos de las alumnas25. Publicó un libro de versos titulado Pasajeras y tiene múltiples colaboraciones en los siguientes periódicos: El Fígaro, El Hogar, La Unión Constitucional, El Diario de la Marina y el Comercio de Cuba; La Época, de Méjico; La Escuela Moderna, La educación contemporánea, La Unión mercantil, Revista Critica, Gaceta de Instrucción Pública, El cronista y otros, de Málaga y en El Anunciador de Gibraltar.

57En Málaga, presentó un anteproyecto de reforma de la enseñanza, en colaboración con su compañera, Azpiazu.

58Es indudable que María del Buen Suceso dejó una huella profunda a su paso. Persona inteligente, ilustrada, laboriosa, pedagoga incansable. Participó en conferencias públicas, conferencias pedagógicas, exposiciones, excursiones, libros de versos, artículos de periódicos..., no nos debe extrañar, por tanto, que cuando la directora de la Normal de Málaga - Ma Victoria Montiel-, en 1931, comunica al Ministerio su fallecimiento (ocupaba entonces Suceso Luengo el número 1 del escalafón general de Profesores Numerarios), lamentase la "pérdida de tan excelente profesora".

  • 26 A. H.N., Ultramar, leg. n° 248-3 y A. G.A., Educación, leg. n° 17. 028.

59María Mercedes Alcalde Toni era natural de Pamplona (Navarra)26. Como ya vimos anteriormente, había obtenido los títulos de Maestra Elemental y Superior en la Escuela Normal de Vitoria (Alava) y de Normalista en la Central de Madrid. Le concedieron la plaza de Profesora de Labores de la Normal femenina de La Habana, en 1891, por presentar el mejor expediente y cerca de 10 años de servicios docentes en la escuela de Guetaria (Guipuzcoa). Soltera y con 30 años pasó a Cuba. En noviembre de 1894, María Mercedes renunció a la plaza y regresó a la Península.

60Contradictorias noticias de esta profesora tenemos a partir de la fecha mencionada. En junio de 1904, viuda y desde la ciudad Condal, solicitó mediante instancia al Ministerio de Instrucción Pública "cesar en su excedencia para ingresar de nuevo en activo [...] a ser posible destino en Barcelona". Dos meses antes, había llegado al Ministerio una comunicación del Gobierno Provincial de Segovia en la que solicitaba averiguar el paradero de Mercedes Alcalde, "maestra que fue de Fuentes de Santa Cruz de esta provincia" con el fin de que rindiera cuentas de material que tenía en descubierto de los tres primeros trimestres de 1903, de la escuela diurna del expresado pueblo. El gobernador expresaba no haber conseguido nada desde que como tal maestra renunció a la citada escuela. Lamentamos no saber el paradero final de Mercedes Alcalde, ninguno de los dos expedientes manejados arroja luz a este tema.

61Acerca de Purificación Serrano, sabemos que procedía de la Escuela Normal de Granada y que sustituyó a Mercedes Alcalde tras su renuncia a la plaza de Profesora de Labores, en la Normal femenina de La Habana, en noviembre de 1894. No hemos podido obtener datos de ella después de los acontecimientos de 1898.

62Queremos recordar, finalmente, que además de la directora y de la profesora de Labores impartían clase en la Normal femenina todos los profesores numerarios de la Normal de varones, excepto el director. Igualmente compartían el profesorado de Religión, Música y Gimnástica ambas Escuelas de Magisterio. De estos últimos no mencionamos nada por ser designados en el Gobierno de Cuba y no nos consta que fueran procedentes de la Península ni de que a ella regresaran.

63En la elaboración de este trabajo hemos indagado sólo en la frialdad de los documentos, expedientes, comunicados, hojas de servicio, etc. Nos hubiera gustado disponer de más tiempo y más páginas para haber conseguido un producto más "humano". Con mucho placer recorreríamos las ciudades por donde pasaron y dejaron su huella ese grupo de profesores que en la última década del siglo XIX coincidieron en las Escuelas Normales de La Habana. Nietos y bisnietos de algunos de ellos viven todavía, e igualmente vivos habrá maestros ancianos herederos de sus enseñanzas que nos podrían ampliar el nivel de conocimientos acerca de los mismos.

64No ha sido nuestro objetivo a la hora de acometer este tema la defensa de la labor de España en Cuba; pero, puesto que determinados cubanos se empeñan en descalificar por completo la obra educativa de la Metrópoli en aquellas tierras, sirvan estas líneas para reivindicar la veracidad de los hechos históricos. España no mandó a Cuba "lo peor", o "a cualquiera" -como dicen algunos-. En 1890, se convocó un concurso de méritos para proveer las vacantes de las Escuelas Normales creadas. A Cuba fueron los mejores de entre los que solicitaron participar en el concurso. El hecho de exigir como mérito llevar varios años de servicio en centros educativos hizo posible que pasara a Cuba un profesorado ya maduro, con experiencia. El más joven de los docentes contaba con 30 años de edad.

65Durante los años que pasaron en Cuba, demostraron su enorme valía personal, tanto en las aulas como fuera de ellas: ampliando estudios, participando en política, impartiendo múltiples disciplinas... Su amplia relación de méritos los avala. ¿Podía ser valorado su trabajo allí? Sospechamos que no. Aunque hubiesen hecho milagros. La separación entre la sociedad cubana y la peninsular era tal en la última década del siglo XIX que era imposible la comprensión entre ellas.

66Cuando van "hacen Patria", ayudando a la Marina de Guerra, fundando o participando como socios en Centros Regionales, colaborando con las autoridades, etc. Al regresar, van a volcar sobre sus alumnos, en las distintas ciudades de la Metrópoli, la experiencia acumulada en aquellos nueve largos y difíciles años transcurridos en la capital de la isla de Cuba.

Notes

1 Para más información sobre la Escuela Normal de Guanabacoa, ver Modesto Galofre de San José, Notas históricas de lafundación de la Escuela Normal, Elemental y Superior y del Colegio de Guanabacoa, La Habana, 1951, y Ángel Huerta Martínez, La enseñanza primaria en Cuba en el siglo XIX (1812-1868), Sevilla, Public. Excma. Diputación Provincial de Sevilla, 1992, pp. 254-264.

2 Archivo Histórico Nacional (A. H.N.), Madrid, Ultramar, leg. n° 273-23.

3 Ley Moyano, 9-IX-1857, art. 200.

4 A. H.N., Ultramar, leg. n° 248-36. Instancia fechada en La Habana, 30-XII-1893.

5 A. H.N., Ultramar, leg. n° 248-40. Expediente del concurso para proveer una plaza de Escuela Normal de Maestros de La Habana. Instancia de Isidro Pérez, 23-III-1895.

6 A. H.N. Ultramar, leg. n° 248-35.

7 A. H.N. Ultramar, leg. n° 248-39.

8 A. H.N. Ultramar, leg. n° 248-30. Expediente personal de doña Mercedes Alcalde Toni.

9 A. H.N., Ultramar, leg. n° 274-3 y 5.

10 A. H.N., Ultramar, leg. n° 248-3. y Archivo General de la Administración (A. G.A.), Educación, caja n° 18. 422. Expedientes de don Agapito Gómez.

11 A. G.A., Educación, n° 18. 422. El rector de la Universidad de Barcelona al secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes (Barcelona, 12-IV-1920).

12 A. G.A., Educación, caja n° 18. 382.

13 A. H.N., Ultramar, leg. n° 248-44 y A. G.A., Educación, leg. n° 4. 486.

14 Miguel A. López, La Escuela Normal de Granada (1846-1970), Granada, Universidad de Granada, 1979, pp. 54-57.

15 Ibid., pp. 68-70.

16 A. H.N., Ultramar, leg. 248-45; A. G.A., Educación, caja n° 18. 164.

17 A. G.Α., Educación, caja n° 18. 668.

18 Manuel Ibarz, Hojas literarias para niños, Gerona, Dalmáu Caries & Cía. Editores, 1913, 257 p.

19 A. G.A., Educación, leg. n° 1891-1.

20 A. G.A., Educación, caja n° 16. 969.

21 A. G.A., Educación, caja n° 17. 991.

22 A. G.A., Educación, caja n° 19. 743.

23 A. G.A., Educación, leg. n° 18. 015.

24 A. G.A., Educación, leg. n° 18. 935.

25 En noviembre de 1991, la Asociación de Amigos del Libro Antiguo reeditó el libro dirigido por Suceso Luengo sobre la excursión a Sevilla. Lleva por título La Escuela Normal en acción. Impresiones de un viaje a Sevilla, Málaga, Imprenta La Española, 158 p.

26 A. H.N., Ultramar, leg. n° 248-3 y A. G.A., Educación, leg. n° 17. 028.

Auteur

Universidad de Sevilla

© Presses universitaires François-Rabelais, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540