Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Culture et éducation dans les mondes hispaniques

 | 
Jean-Louis Guereña
, 
Monica Zapata

II. Modèles et constructions pédagogiques

Influencia del positivismo en la formación de maestros en Colombia y Argentina entre 1870 y 1880

Miryam Báez Osorio

Texte intégral

1El estudio sobre la formación de maestros en Colombia y Argentina entre 1870 y 1880 es importante para poder comprender los diferentes aspectos y fenómenos que influyeron en esta trascendental obra educativa en cada una de las repúblicas mencionadas. Además, permite conocer los propósitos, observar las carencias, ver influencias, anhelos y el ambiente de la época que tuvieron que afrontar los gobiernos y las naciones para llevar adelante sus programas de formación y preparación de los maestros.

2El decreto orgánico de Instrucción Pública de 1° de noviembre de 1870, expedido en Colombia dentro de la administración del presidente Eustorgio Salgar, permitió la apertura de Escuelas Normales que se encargaron de la formación de los maestros, comenzando por la Escuela Normal Central de Bogotá, responsable de formar los maestros que dirigirían más tarde las Escuelas Normales (creadas también en cada una de las capitales de los Estados soberanos de la República en atención a la misma disposición).

3Antes de la promulgación de la citada norma, las administraciones liberales mostraron especial interés por el desarrollo económico del país, coincidiendo con breves exportaciones de tabaco, quina, índigo y algodón, lo mismo que dieron inicio a un proceso de industrialización y atendieron refinerías, harineras, cervecerías, fábricas de vidrio y jabón. Así mismo, durante toda la década del setenta, los gobiernos lograron destinar presupuestos significativos para obras públicas, especialmente en la construcción de los ferrocarriles.

4El interés de los gobiernos por impulsar el desarrollo y progreso de la República de Colombia exigió atención a la educación, por eso fue considerada ésta como una función del Estado y también como una obligación de los padres de familia para con sus hijos y la patria. En desarrollo de la tarea educativa, el gobierno colombiano contrató una misión pedagógica alemana que se puso al frente de las Escuelas Normales en el año 1872, lo cual abrió el campo para que al finalizar la década ya hubiera un número significativo de instituciones formadoras de maestros y de maestras.

5Igualmente, en Argentina, Domingo Faustino Sarmiento fundó la Escuela Normal Nacional de Paraná en el año 1870 que, además de encargarse de la formación de maestros y de convertirse en modelo de expansión institucional-porque motivó que cinco años más tarde se promulgase la ley que facultaba al poder ejecutivo para establecer Escuelas Normales en las capitales de Provincia-, se constituyó en el centro de estudio y adaptación de las ideas del filósofo francés Augusto Comte.

6La formación de maestros en Colombia y Argentina entre los años 1870 y 1880 se puede mirar desde una perspectiva de progreso que en ambos lugares fue influida por el positivismo Europeo, aunque en Colombia con menor fuerza, y en esta república sobre todo por el de Herbert Spencer.

7Por tanto, las Escuelas Normales de aquella época se constituyeron en Centros educativos superiores dedicados a la formación de los maestros que debían avizorar los sueños de progreso que fueron alentados en Colombia por los Radicales y en Argentina por los partidos Porteños, que buscaron en la educación el mejor soporte para la solución a muchos de sus problemas y el principal elemento jalonador del desarrollo social, cultural, político y económico de sus repúblicas.

8Dentro de este trabajo, se analiza especialmente lo referente a planes de estudio, la influencia del positivismo en la enseñanza de las escuelas normales y el papel de las mismas al constituirse en símbolo de progreso de las repúblicas mencionadas.

Planes de estudio en las Ecuelas Normales de Colombia y Argentina

9Tanto en Colombia como en Argentina se establecieron planes de estudio para las Escuelas Normales con asignaturas básicas que aseguraran herramientas esenciales a los alumnos, maestros y materias que les abrieran caminos relacionados con la industria y nuevas formas de pensamiento. En ambas repúblicas se observa, además de la lectura, la escritura, la gramática castellana, la aritmética, el dibujo, la gimnasia y el canto, los idiomas extranjeros, la historia, la geografía y la pedagogía que se debían distribuir y profundizar en cuatro cursos. Además, se promovieron otras asignaturas como la física, la química y la mecánica industriales que impulsaran ideales, sociales, culturales y el más vivo interés por el desarrollo de aquellos países. Igualmente, en ambas regiones se habló del desarrollo de las materias con métodos racionales en donde el estudiante clarificara y entendiera lo que aprendía y no lo hiciera de memoria por simple repetición.

10En Argentina, se impulsó la enseñanza de la Filosofía de Comte, lo que significó que la Escuela Normal de Paraná se convirtiera no sólo en el centro irradiador del positivismo para toda la República Argentina sino también en el centro generador de una intelectualidad amante de las letras y orientadora de un nuevo destino cultural para el país austral.

11En cuanto a métodos de enseñanza aplicados en los distintos niveles educativos, en el caso colombiano, aunque se consideraron varios, se adoptó principalmente el pestalozziano, en donde el niño podía descubrir por sí mismo, reglas, móviles y principios de aquello en que se orientaba su aprendizaje; de aquí se desprende el raciocinio como algo muy ligado al aprendizaje.

12En el caso de las Escuelas Normales de Argentina, con la idea de que al alumno se le debía enseñar, antes que cualquier cosa, a pensar, se fomentó también el raciocinio. El alumno comprendía todo aquello que se le enseñaba y no lo que simplemente repetía (porque seguramente lo aprendía utilizando la memoria sin haberlo comprendido), por eso se adoptó el método comtiano que abría el campo a la reflexión.

  • 1 Leopoldo Zea, El pensamiento Latinoamericano, México D. F., Editorial Pormaca, s. a., Tomo II, pp. (...)
  • 2 Gobierno Argentino, Leyes y Decretos tendientes a promover la Educación General en el pueblo de la (...)

13De todas maneras, en ambos casos, el método condujo a formar el pensamiento del alumno mediante la utilización del análisis y la investigación1. Los planes de estudio de las Escuelas Normales se basaron en materias experimentales, positivas y de actualidad en aquel momento histórico que respondieran a las necesidades y posibilitaran la proyección de nuevos modelos sociales de tales repúblicas hacia el futuro. Argentina y Colombia contemplaron con mucha claridad en sus planes de estudio la enseñanza de la moral, lo cual significó la formación de principios y valores que respondieran a los propósitos y objetivos del tipo de educación planteado por los estados en políticas de gobierno2.

14En ambos países, con los planes de estudio de las Escuelas Normales, se luchó por el perfeccionamiento físico, intelectual y moral de los alumnos, así como por unos maestros que fueran capaces de asumir un trabajo personal espontáneo y creativo. En general, buscaron formar en aquéllos una mentalidad amante de la libertad, forjadora de nuevos ideales y que respondiera positivamente al desarrollo requerido por las naciones.

Influencia del positivismo en la formación de maestros

15La influencia del positivismo en la formación de los maestros de Colombia y Argentina en la década de los años setenta del siglo XIX fue evidente, no sólo porque se asimilaron sus ideas sino también porque las adaptaron a sus necesidades y requerimientos. Fueron sobre todo las Escuelas Normales las que se convirtieron en centros de propagación de tales ideas.

  • 3 Leopoldo Zea, op. cit., pp. 89-90.

16Sin embargo, en el caso del país austral se notó la penetración del positivismo con mayor fuerza. En efecto, la Escuela Normal de Paraná que, como ya se dijo, se fundó en 1870, se convirtió en el foco del positivismo argentino. En aquel momento, la República necesitaba de un orden social que sólo se conseguía mediante la educación, basada precisamente en las ideas de Comte3. La Escuela Normal de Paraná, creada con este propósito, se encargó de formar la nueva generación de educadores argentinos que proyectó para toda Hispanoamérica anhelos de nuevas formas de vida y contribuyó a la idea de desechar aquellas fuerzas del pasado que se consideraban negativas para los pueblos.

  • 4 José Rosario Pbro. Vaeearo, Apuntes de la Historia de la Filosofia, Mosquera, Talleres Salesianos, (...)

17En Argentina es visible en el plan de estudios de las Escuelas Normales la influencia de Augusto Comte, teórico que atribuyó a la filosofía el papel de clasificadora de las ciencias y a la ciencia el de única forma de explicar la vida. Consideró que la filosofía y la religión propias de las etapas teológica y metafísica en la evolución de la humanidad debían desaparecer. Comte ensayó una clasificación de las Ciencias con base en la experiencia; partía de la matemática, cuyo objeto y extensión era el más sencillo y, a través de la física, la biología y la psicología, llegaba a la Sociología4.

18Argentina adaptó la doctrina de Comte a sus propios intereses y necesidades educativas; por ejemplo, rechazó lo relativo a la religión. En el caso de la Escuela de Paraná, es de destacar la influencia de los ideales de Faustino Sarmiento. Leopoldo Zea dice al respecto:

  • 5 Leopoldo Zea, op. cit., pp. 92-93.

"Este se ha empeñado en una labor civilizadora. Lo principal para el mejor logro de esta civilización en Argentina es el estímulo al individuo. Los pueblos sajones-el modelo-son grandes porque cada uno de sus individuos es responsable de su propia y personal grandeza. La política del individualismo civilizado se oponía a la política de masas "bárbaras" de Rosas. El positivismo "individualista" de la Argentina era la mejor doctrina conforme a la cual fue menester educar al nuevo americano. Al rosismo, apoyado en las masas "bárbaras" unificadas por la suprema voluntad del dictador, se oponía el individualismo creador. La Escuela de Paraná se encargó de estimular este individualismo, sirviéndose para ello de la doctrina de Augusto Comte, pero sólo en aquellas tesis que coincidían con este ideal"5.

19Se debe destacar el hecho de que el positivismo francés contribuyó de manera notable a la formación de los maestros. Le correspondió a J. Alfredo Ferreira impulsar la escuela positiva Argentina surgida en la Escuela Normal de Paraná mezclándola con la influencia de pedagogos norteamericanos. Un ejemplo son las propuestas de la escuela popular, que se constituyó en la base de las escuelas de democracia para gobernantes y gobernados cuyo fin era estimular la libertad creadora del individuo. Ferreira consideró que la base del plan de estudios de las instituciones de nivel primario necesitaba concordar con el hecho de que el alumno de la escuela común debía estudiar directamente las cosas, los seres y los hechos naturales y sociales de su entorno. La adquisición de conocimientos teóricos de cualquier texto o de las explicaciones del maestro no parten de la observación directa y de la propia inducción, dificultando de esta manera la educación del alumno que no hace sino acumular conocimientos inútiles. La observación directa la toma Ferreira del positivismo, que es un método que permite ir de lo conocido a lo desconocido. El alumno debía realizar sus investigaciones en su propio espacio geográfico.

20Suponía Ferreira que la observación directa fomentaba la originalidad, lo cual era muy importante para el desarrollo de la personalidad. Según Leopoldo Zea, Ferreira:

  • 6 Ibid., p. 94.

"Aspiraba a que cada Argentino llegase a pensar en forma original, ya que con este pensamiento se afianzaría su amor a la libertad. Nada de un fondo común de verdades. No, la realidad, la verdadera realidad, es rica en matices y, dentro de ella, cabe la originalidad que es el punto de partida de la libertad"6.

21Por tales circunstancias, Ferreira aceptó parcialmente la doctrina de Comte, pues como hablaba de la libertad de interpretación en la educación y de la originalidad era natural que combinara algunos aspectos de aquella doctrina con sus tendencias y la realidad de su país. Destacó de Comte las ideas de orden y libertad. Ferreira proclamó la libertad de enseñanza y de culto y el orden para servir al progreso como orientación del Estado en algunos niveles educativos, pero siempre sin ejercer un control que monopolizara la pedagogía. Así, los distintos pedagogos que surgieron en las Escuelas Normales fueron extendiendo su actividad educativa desde una perspectiva positivista que buscó el desarrollo intelectual, social y cultural de Argentina.

22Por su parte, en Colombia no se puede hablar de la influencia directa de la doctrina de Comte, aunque las ideas de libertad y de orden estuvieran presentes en su legislación educativa y entraron seguramente con el liberalismo. La filosofía que sirvió a la política educativa estuvo relacionada con la concepción de que el ser humano es libre cuando tiene capacidad para controvertir las ideas porque puede defenderse de las que considere regresivas y alienantes.

23Las Escuelas Normales colombianas iniciaron sus tareas en 1872 con el propósito de formar a los maestros que requería el país. No obstante, la controversia religiosa por la enseñanza de la doctrina católica en las instituciones educativas se convirtió en un problema social e impidió mayor apertura en los métodos de enseñanza.

  • 7 Ramón Zapata, Dámaso Zapata o la Reforma Educacionista en Colombia, Bogotá, El Gráfico Editores Lt (...)

24Como el decreto reglamentario de Instrucción estableció la educación obligatoria para el Estado, muchos consideraron que se coartaban las libertades de los ciudadanos para educarse, lo cual retrasó el desarrollo normal de la República en este campo. Sin embargo, a fines de aquel año Dámaso Zapata informó sobre el adelanto educativo, no sólo con la apertura de escuelas Primarias y Normales sino también con el adelanto de la formación de maestros por el sistema pestalozziano7.

25Algunos líderes colombianos conocieron en Inglaterra las ideas de Herbert Spencer y de otros teóricos de Europa y de Estados Unidos y, como en ese momento la República deseaba modernizarse y necesitaba un orden político y libertad económica, fue lógico que asimilaran rápidamente aquellas ideas para lograr estos objetivos. El ideal positivista basado en los términos "orden, libertad y progreso" formó parte de los anhelos de los intelectuales y políticos, por eso éstos términos aparecen en la legislación educativa.

26De todas maneras, y como dice la escritora Marta de la Vega en su libro Evolucionismo Vs. Positivismo'.

  • 8 Marta De la Vega, Evolucionismo Versus Positivismo. Estudio teórico sobre el Positivismo y su sign (...)

"La más temprana presencia del positivismo que hayamos encontrado en América Latina tuvo lugar en el contexto colombiano, con José Eusebio Caro, a través de uno de sus últimos trabajos, comenzado antes de partir hacia los Estados Unidos en 1850 y el cual dejó inconcluso a su muerte en 1853. El titulo-La Ciencia Social-era una directa referencia a la teoría de Comte"8.

27José Eusebio Caro era un Poeta Colombiano que le cantó a la Mujer y a la Patria con lírica dulzura, amor y responsabilidad. Como político estuvo sumergido en el alma nacional. Su pensamiento imbuido del verdadero sentido de libertad lo llevó a no transigir con políticos sin sensibilidad social.

28Así, dicho personaje estudió al filósofo francés y consideró importantes sus planteamientos especialmente en lo relativo al "orden social" necesario para un ambiente y una época de crisis como era la de una joven república como la nuestra, pero sin ir en contra de la religión católica.

  • 9 La Escuela Normal, Periódico Oficial de Instrucción Pública, Bogotá, Imprenta de Gaitán, n° 22, 18 (...)

29De otro lado, la filosofía spenceriana la conoció Rafael Núñez en Inglaterra. Fue Presidente de la República de Colombia (1880-1886). En 1886 redactó una Constitución de corte centralista, fue elegido Presidente para otros períodos presidenciales. Dado que mantenía comunicación con muchos dirigentes de Colombia, aprovechaba para comentarles libros e ideas de este autor. Por ejemplo, cuando Núñez estuvo de cónsul en Liverpool mantuvo correspondencia con el Secretario de Instrucción Pública. Además de darle a conocer lo referente a las instituciones escolares de Gran Bretaña, dejaba entrever en sus comunicaciones las ideas de algunos teóricos ingleses, como es el caso de Herbert Spencer. Los intelectuales de la época que estaban en el exterior tenían el compromiso con la República de dar a conocer las tendencias de la educación de otros países; por ello podemos considerar que fue Núñez quien seguramente presentó la obra de Spencer a los dirigentes colombianos9.

  • 10 La Escuela Normal, n° 56, 27 de enero de 1872, p. 26.

30La introducción de algunos elementos de la filosofía positivista en los países mencionados permitió unlversalizar aún más los planteamientos educativos porque ya habían penetrado allí otras corrientes. Para el caso colombiano se trajeron pedagogos alemanes para que organizaran y dirigieran las Escuelas Normales, encargadas de la formación de maestros de la República. Se escogió a los alemanes porque los dirigentes del Estado estaban convencidos de que el país que lideraba la pedagogía en el mundo era precisamente Alemania y que, por el contrario, países como Francia, Inglaterra y Estados Unidos tomaban como modelo muchos de sus sistemas10.

Las Escuelas Normales fueron símbolo de progreso en Colombia y Argentina

31La organización de las Escuelas Normales en Colombia y Argentina en la época que nos ocupa constituyó un símbolo de progreso por múltiples razones que se desprenden de las políticas gubernamentales, de la situación social y económica de los países y de la penetración de ideas ilustradas y métodos modernos en la enseñanza.

32El funcionamiento de las Escuelas Normales, tanto en Colombia como en Argentina, abrió innumerables posibilidades en el campo intelectual, cultural, social y económico. Entre ellas, por ejemplo: publicaciones de periódicos, revistas y textos escolares, propagación de ideas del positivismo, fomento de la educación popular pública, cambio en los métodos de enseñanza, multiplicación de las escuelas primarias y formación de educadores con nuevos ideales, creencias y tendencias hacia un desarrollo intelectual y cultural.

33En el caso colombiano, las ideas de evolución y progreso del inglés Herbert Spencer, parece que penetraron en Colombia gracias a intelectuales del país que estuvieron en Inglaterra y estudiaron su filosofía. Como ya comentamos, éste fue el caso de Rafael Núñez, que dio a conocer a sus amigos liberales las ideas spencerianas. Estos las vieron apropiadas para el cambio que impulsaban, especialmente en el caso de la educación, que permitía asegurar pronto una transformación social y política. Las tesis de Spencer sobre la existencia de algo que estaba más allá de nuestras experiencias abrió las puertas al sentimiento religioso que había empujado luchas o enffentamientos de dos corrientes ideológicas opuestas en Colombia.

34Sin duda, el decreto orgánico de Instrucción Pública del 1o de noviembre de 1870 constituyó un avance significativo en el campo de la educación en Colombia. Fue la expresión del pensamiento liberal que buscaba una reforma en la educación para cambiar muchas situaciones de la vida republicana. En el decreto, se estableció un sistema nacional educativo en el cual se tuvo en cuenta los diferentes campos organizativos que le dieron soporte a los propósitos concebidos; por eso se habla de cargos administrativos, de enseñanza, de inspección, junto con todo lo que implicaba la actividad educativa (planes de estudio, textos escolares, bibliotecas, etc.).

  • 11 La Escuela Normal, n° s 1, 2 y 3, 1871.

35Sin embargo, se pueden concretar en cinco puntos las innovaciones del Decreto: la introducción del método de las ciencias experimentales, la introducción de la pedagogía del pensamiento ilustrado, la obligatoriedad de la enseñanza elemental, la neutralidad religiosa en las escuelas y las publicaciones como base para el trabajo educativo. Un ejemplo de esto último fue el caso del periódico llamado La Escuela Normal, que tuvo como columna vertebral la creación y organización de las Escuelas Normales que asumieron el compromiso de la formación de maestros11.

36Con respecto a Argentina, la creación de las Escuelas Normales en la década del setenta del siglo XIX permitió institucionalizar la formación docente, con lo cual se logró un significativo avance y progreso educativo puesto que se introdujeron nuevos modelos pedagógicos y se definió una política educativa de educación pública popular, lo cual sirvió para establecer y orientar la misión del maestro. Esto permitió que la educación se convirtiera en uno de los principales mecanismos de consolidación del Estado y una de las formas para buscar un nuevo orden social, político y cultural.

  • 12 Gabriela Diker y Flavia Terigi, La Formación de maestros y profesores. Hoja de ruta, Editorial Pai (...)

37La expansión de las Escuelas Normales para la formación de maestros tuvo como propósito general la integración nacional, el conocimiento de nuevos modelos sociales y filosóficos y la aplicación de nuevos tipos pedagógicos12. Cabe señalar igualmente que la expansión del sistema normalista en Argentina permitió la apertura de una diversificación en la enseñanza y en la formación de maestros que condujo a reorientar los propósitos del Estado, a formar una sociedad con nuevos ideales y asegurar un campo ilustrado para la nación.

38Por su parte, la formación de maestras se convirtió en un adelanto cultural y social de las naciones porque no sólo enriqueció la cultura sino que también mejoró en las sociedades el concepto con respecto al papel que debía cumplir la mujer. En el caso colombiano encontramos que donde primero se crea una escuela normal de institutrices fue en Bogotá en 1872, año en el cual despegó la creación y organización de las instituciones formadoras de maestros en los diferentes estados de la República. De igual manera, en Argentina, a medida que se constituyeron las Escuelas Normales de varones, también se fueron creando las de mujeres.

  • 13 Dámaso Zapata, Reglamento para la Escuela Normal de Institutoras del Estado de Cundinamarca, Bogot (...)

39Tal vez una de las expresiones más representativas de la modernidad que los gobiernos hispanoamericanos pudieron presentar fue el relacionado con la educación popular y de la mujer que en épocas anteriores había sido escasa o mal atendida. Considerar que la mujer podía asumir el papel de educadora significaba un cambio de mentalidad y proyectaba una dinámica distinta en la construcción de una nueva sociedad que fuera coherente con las tendencias de la época. En 1874, Dámaso Zapata promulgó en Bogotá un reglamento que contemplaba los distintos aspectos educativos para las escuelas normales femeninas del estado de Cundinamarca, el cual se constituyó en modelo para las instituciones de éste género que surgieron en el país. Cabe resaltar el artículo 62, que considera los diferentes grados otorgados: escuela elemental, escuela superior y escuela normal13.

40El último de los grados nos permite pensar que las Escuelas Normales asumieron también la función de las universidades en la formación y preparación profesional de las maestras para nivel secundario, dado que con dicho título se podían constituir en catedráticas, subdirectoras o directoras de una Escuela Normal, al igual que ocurría con las Normales de institutores. De esa forma, las Escuelas Normales como formadoras de maestros y maestras cumplieron un papel social y cultural muy importante en nuestras naciones, asegurando la profesionalización docente para el resto de décadas del siglo XIX e influyó igualmente en las primeras del siglo XX.

41Fruto del análisis y la reflexión, nos parece importante resaltar algunos aspectos sobre lo tratado y expuesto anteriormente. La formación de maestros fue una necesidad prioritaria de los Estados colombiano y argentino en la segunda mitad del siglo XIX. Por ello, se atendieron reformas educativas en los años setenta donde se tuvo en cuenta la creación y organización de las Escuelas Normales, encargadas de dicha labor.

42La filosofía liberal sirvió de base para fijar una política educativa en Colombia y Argentina, pues se buscó desarrollar la instrucción pública con un sentido humanístico de libertad para que el individuo tuviese el escenario y la capacidad de debatir las ideas. La preparación de maestros en ambas repúblicas, además de su formación científica y pedagógica, constituyó una gran riqueza cívica porque buscó infundir un espíritu patriota en sus educandos, conjugando las virtudes del arte, la industria, el amor y la paz.

43El positivismo ayudó especialmente en Argentina a alcanzar la emancipación mental y a crear un nuevo orden social y político. En ambos países se puede decir que las ideas de libertad, orden y progreso fundamentadas en el positivismo estuvieron presentes en sus reformas educativas. Por ejemplo, en Colombia, el artículo 31 del decreto orgánico de Instrucción Pública hablaba entre otras cosas de que los directores de escuela debían realizar los mayores esfuerzos por elevar el sentimiento moral de sus alumnos para que ellos grabaran en su corazón todas las virtudes que son el adorno de la especie humana y la base en donde reposa una sociedad libre. Ahí observamos las ideas positivistas que llegaron de manera oportuna para orientar nuevas reflexiones y ayudar en la educación de la juventud, sobre todo en los anhelos de libertad, símbolo y fundamento de todo progreso.

44En Colombia fue notoria la inclusión de la mujer en el sector productivo, al crear un buen número de Escuelas Normales femeninas para su formación y preparación profesional. Allí se abrió el espacio para que la mujer se convirtiera en educadora de futuras generaciones, forjadoras de nuevos ideales e impulsoras de otras corrientes de pensamiento que marcaron, sin duda, cambios significativos en la cultura del país.

45Las Escuelas Normales se constituyeron en las Universidades de la época para la formación de los maestros. En el caso colombiano se estipuló expresamente que la Escuela Normal central que funcionaba en Bogotá era la institución superior encargada de formar los directores y catedráticos de las Escuelas Normales de la República. De la misma forma, la Escuela Normal de Institutrices de Cundinamarca cumplió el papel de formadora de maestras, como se confirma con los diplomas expedidos por estas instituciones: en ellos aparece claramente el grado en "Escuela Normal", lo cual significaba que se podía ejercer la profesión docente en una Escuela Normal. Asimismo, en la Escuela Normal de Paraná también se formaron la mayoría de los maestros y directores de las escuelas normales de las provincias argentinas, encargadas de orientar no sólo la educación primaria sino también la secundaria de finales del siglo XIX y buena parte del Siglo XX.

Notes

1 Leopoldo Zea, El pensamiento Latinoamericano, México D. F., Editorial Pormaca, s. a., Tomo II, pp. 90-99.

2 Gobierno Argentino, Leyes y Decretos tendientes a promover la Educación General en el pueblo de la Nación, Buenos Aires, 1870, p. 171.

3 Leopoldo Zea, op. cit., pp. 89-90.

4 José Rosario Pbro. Vaeearo, Apuntes de la Historia de la Filosofia, Mosquera, Talleres Salesianos, 1965, 2" edición.

5 Leopoldo Zea, op. cit., pp. 92-93.

6 Ibid., p. 94.

7 Ramón Zapata, Dámaso Zapata o la Reforma Educacionista en Colombia, Bogotá, El Gráfico Editores Ltda., I960, pp. 137-214.

8 Marta De la Vega, Evolucionismo Versus Positivismo. Estudio teórico sobre el Positivismo y su significación en América Latina, Caracas, Monte Avila Editores Latinoamericana, 1998.

9 La Escuela Normal, Periódico Oficial de Instrucción Pública, Bogotá, Imprenta de Gaitán, n° 22, 1871.

10 La Escuela Normal, n° 56, 27 de enero de 1872, p. 26.

11 La Escuela Normal, n° s 1, 2 y 3, 1871.

12 Gabriela Diker y Flavia Terigi, La Formación de maestros y profesores. Hoja de ruta, Editorial Paidós, 1997, pp. 30-35.

13 Dámaso Zapata, Reglamento para la Escuela Normal de Institutoras del Estado de Cundinamarca, Bogotá, 1874, p. 127.

Auteur

Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Tunja

© Presses universitaires François-Rabelais, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable