Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Culture et éducation dans les mondes hispaniques

 | 
Jean-Louis Guereña
, 
Monica Zapata

II. Modèles et constructions pédagogiques

Dos proyectos educativos paralelos en la Nueva España

Pilar Gonzalbo Aizpuru

Texte intégral

1A fines del siglo XVIII, cuando la monarquía española afinaba los mecanismos de extracción de recursos de sus posesiones ultramarinas y los ¡lustrados europeos buscaban argumentos con que demostrar la inferioridad de la población americana, unos cuantos novohispanos expresaron su inconformidad con la visión europea y decidieron exponer la realidad novohispana tal como ellos la veían.

2Desde su retiro de Italia, los jesuítas expulsos mostraron que en nada eran inferiores a los presuntuosos intelectuales europeos. Entre ellos, Francisco Javier Clavigero, quien dedicó su obra a elogiar las antigüedades mexicanas y a exaltar la cultura de los pueblos prehispánicos de Mesoamérica. Sus estudios clásicos y su formación humanística en los claustros de Tepotzotlán le habían sensibilizado para comprender la grandeza de las culturas indígenas. Mientras sus maestros pensaban convertirlo en un perfecto latino, el resultado fue que formaron a un cabal novohispano.

3Por las mismas fechas, en el año 1771, los miembros del Cabildo de la ciudad de México escribían una "Representación humilde" en la que lamentaban el recelo con que trataban a los criollos los funcionarios reales, sin tener en cuenta que no había diferencia alguna en el origen étnico de los españoles peninsulares y americanos. Rechazaban la acusación de que en todas las familias había signos de mestizaje y resaltaban la diferencia de los criollos con los aborígenes: aquéllos eran propiamente españoles, instruidos y educados, mientras que los indios eran pobres, sucios, ignorantes y miserables.

4Se diría que la diferencia entre ambos discursos era insalvable, si no fuera porque mientras Clavigero hablaba de los indios del pasado, que construyeron Teotihuacán, esculpieron la Coatlicue, labraron primores en oro y tejieron con esmero finos lienzos, los regidores de la ciudad miraban a los indios de carne y hueso que trabajaban en los campos o deambulaban por las calles, efectivamente hundidos en la pobreza y la humillación. Parecería que unos y otros habían perdido la perspectiva de su propia historia y buscaban su identidad en la meseta castellana o en la reivindicacón de señoríos indígenas desaparecidos. En todo caso, parecían ignorar que España había conquistado un continente y que el precio de la colonización era el mestizaje.

5Funcionarios reales, frailes y criollos, como muchos de nosotros, pretendieron creer que la educación era un proceso de un solo sentido, que los conquistadores "civilizados" tenían el derecho y el deber de instruir a los "bárbaros" conquistados y que el resultado debía de ser la reproducción reiterada de ciertas creencias y patrones de conducta. Ignoraron que nadie aprende más que lo que realmente quiere aprender, que el educador siempre es a su vez educado y que la cultura nunca se construye como un rompecabezas en el que cada pieza tiene un contenido propio y diferenciable. La cultura colonial, a partir de elementos de diverso origen, generó formas nuevas, siempre propias y originales. El esfuerzo por reconocer elementos procedentes de diferentes tradiciones no pasa de ser un juego erudito y estéril.

6La educación de indios y criollos fue decisiva en la creación de la idiosincrasia del novohispano. Desde su origen antillano, el proyecto evangelizador de la corona española consideraba la necesidad de inculcar en los indios nuevos hábitos de comportamiento al mismo tiempo que los textos de la doctrina. Así fue como evangelización y educación siguieron caminos paralelos, puesto que una y otra entrañaban la modificación de las costumbres, algo mucho más profundo que la simple instrucción. Pronto fue común entre los pueblos mesoamericanos el uso de instrumentos materiales aportados por los conquistadores y se logró una fecunda y original síntesis de elementos espirituales; y fue en el terreno de la vida cotidiana en el que se produjo la respuesta indígena y la reeducación del criollo. Poco podían cambiar las epístolas de Cicerón o las elegías de Ovidio cuando se leía a uno u otro lado del Atlántico, pero eran diferentes los gestos y la entonación, el vestido y el porte, el color de la piel y la experiencia vital de los lectores. El programa educativo completó así, mediante la educación informal, su camino circular: del conquistador al indio y de éste al primero. Para el momento en que el criollo acomodado ingresaba al colegio o a la Universidad, cuando el modesto artesano mestizo iniciaba su aprendizaje o el indio adolescente era capaz de manejar las herramientas de cultivo, todos habían recibido su formación básica y habían interiorizado el conocimiento de que había novohispanos de diferentes categorías, cuyo destino había sido previsto por una sociedad que ya les tenía asignados sus respectivos lugares.

7El mismo empeño que ponían los españoles en proporcionar a sus hijos una educación muy diferente de la que se daría a los indios, era ya una prueba de la peculiaridad del orden colonial.

Dos proyectos de la Compañía de Jesús

  • 1 Pilar Gonzalbo Aizpuru, "Paideia cristiana educación elitista: un dilema en la Nueva España del si (...)

8En el nuevo mundo se definieron bien pronto los diferentes métodos y contenidos educativos adecuados para los distintos grupos de la población. Los primeros años, de fervor misionero y admirado descubrimiento de las culturas prehispánicas, dieron lugar a experimentos pedagógicos originales y a intentos de aplicación de una auténtica paideia cristiana, que fundamentaría una nueva sociedad, justa, evangélica e integradora. La ruda realidad se impuso, los estudios superiores para indios se convirtieron en un recuerdo del pasado y los criollos pretendieron consolidar la posición de sus hijos mediante el prestigio de títulos académicos y el ejercicio de actividades literarias1. Años más tarde, las contradicciones de estos dos proyectos se harían patentes en el colegio de Tepotzotlán de la Compañía de Jesús.

  • 2 "Carta del Santo Oficio de México al consejo de la General Inquisición, en Sevilla", 22 de marzo d (...)

9La llegada de los jesuítas a la Nueva España se produjo cuando las órdenes regulares que iniciaron la conquista espiritual habían dejado extinguir sus más ambiciosos proyectos, cuando se había prohibido el acceso de los naturales al orden sacerdotal y aún se les regateaba el derecho a instruirse por sí mismos en libros manuscritos o impresos. En 1570 se discutió la conveniencia de prohibir a los indios la lectura y se recomendó que les fuesen retirados todos los libros impresos y "de mano"2.

10Los afanes materiales absorbieron gran parte de las energías de los primeros jesuítas, quienes optaron por asegurar su posición en la sociedad criolla antes de ocuparse de las misiones de infieles, que parecían ya atendidas por los mendicantes. En este sentido, es muy aclaradora la carta que envió el primer provincial, P. Pedro Sánchez, al prepósito general Everardo Mercuriano, como justificación por el descuido en que había quedado la misión evangelizadora. Advertía:

  • 3 Félix Zubillaga, Monumenta Mexicana Societatis Jesu, 1956-1976, vol. I, p. 514.

"Había que atender primero a los ministerios educativos de españoles y criollos, en cuanto ellos propician con sus donaciones estas fundaciones. Además de que deben encontrarse bien preparados para educar y gobernar a estos indios, cuya formación les está encomendada, por lo cual deben estar también agradecidos los indios"3.

11En consecuencia, pasó bastante tiempo antes de que los jesuítas se aplicasen a las tareas misioneras, mientras consolidaban su posición como educadores en los colegios de las ciudades; no les faltaban argumentos para defender su estrategia, y así alegaron que los frailes llegados en las primeras décadas se habían dedicado exclusivamente a los indios, dejando en lamentable abandono a la población española:

"Todos estos padres, tan dotados como santos, con sus prudente celo, emplearon sus trabajos en la parte más flaca y necesitada del reyno, que fue la conversión de los yndios y catecismo de los ya convertidos y en aprender tantas y tan bárbaras lenguas. Y esta fue la ocasión de no cuidar tanto a los españoles.

  • 4 Juan Sánchez Baquero, Fundación de la Compañía de Jesús en Nueva España (1571-1580), México, Ed. P (...)

De este celo tan cuerdo nació estar esta parte menos cultivada de lo que convenía, en especial la nueva juventud, nacida en esta tierra, que son los nacidos en ella de ingenios delicados y muy hábiles, acompañados con una grande facilidad y propensión para el bien o para el mal"4.

12Pero estas explicaciones sonaban a excusas y la congregación romana veía con desagrado que la provincia mexicana prestase escasa atención a la población más necesitada. Las quejas de los superiores generales no podían ser desoídas e inclusive dentro del grupo novohispano se levantaron voces de quienes reclamaban mayor atención hacia los indígenas. En las congregaciones provinciales se discutió el asunto y se llegó a la conclusión de que ambas actividades-evangelización y educación de los criollos-debían de realizarse simultáneamente. Como solución de emergencia, se ocuparon algunos jesuítas de la predicación en lengua náhuatl y de las confesiones de indígenas en la parte exterior del templo de San Pedro y San Pablo, del colegio máximo.

13Un intento de penetración en comunidades rurales se produjo en Huitzquiluca, donde varios padres comenzaron a aprender la lengua otomí, que se hablaba en la región y a prestar asistencia espiritual a los indios superficialmente cristianizados. En 1580, el arzobispo ofreció a la Compañía la parroquia vacante de Tepotzotlán, para que allí ejerciesen su ministerio y estableciesen seminario de lenguas indígenas; el lugar estaba bastante retirado de las misiones franciscanas, de modo que mientras no se proveyera el curato secular gozarían de completa independencia.

  • 5 Ibid., p 161..,..
  • 6 Francisco Xavier Alegre, Historia de la provincia de la Compañía de Jesús de Nueva Espana, Edición (...)

14La experiencia de Huitzquiluca duró poco tiempo, porque los jesuítas se retiraron en cuanto llegó el beneficiado. En Tepotzotlán, lograron el afecto de la comunidad, pero no dejaron de advertir a los fieles que ellos no estaban autorizados para desempeñar curatos, por lo que su estancia terminaría a la llegada del nuevo párroco5. Para evitar su partida, el cacique de la comarca, don Martín Tapia Maldonado, cedió a la Compañía unas huertas, molinos y fincas que completarían rentas suficientes para el sostenimiento de los padres y la fundación de una escuela seminario para niños indios6. De ella nacería la primera experiencia educativa de los jesuítas con los indígenas.

15El internado se dedicó a San Martín, como homenaje al cacique que lo dotó; a él llegó el padre Juan de Tovar, eminente nahuatlato que se encargó de la dirección. En forma similar a lo que habían proyectado los franciscanos en las escuelas establecidas entre 1530 y 1536, en San Martín se pretendió llegar a proporcionar estudios superiores a los jóvenes de la región. El primer gran esfuerzo evangelizador, el de los mendicantes de Tlatelolco y de San José de los Naturales se había extinguido por el progresivo descuido de los frailes, el desinterés de las autoridades civiles y la hostilidad declarada de encomenderos y propietarios españoles. Este nuevo intento, ya en los últimos años del siglo XVI, tendría que tropezar con similares contradicciones. Por una parte, el prepósito general de la Compañía, desde Roma, alentaba la empresa, considerando que la actividad docente de la orden encontraba su cauce indóneo en la educación de los indios, a la vez que el virrey don Luis de Velasco recomendaba el proyecto. En el campo contrario, vecinos de la capital y funcionarios reales lo criticaban duramente. Entre los mismos jesuítas hubo división de opiniones. La solución, diplomática y jesuítica, tuvo la pretensión de complacer a todos sin dar la razón a ninguno: se mantuvo el internado de Tepotzotlán, pero ya no como preparación para estudios superiores, sino destinado a proporcionar instrucción catequística, lectura y escritura a alumnos seleccionados y canto litúrgico a la mayoría, para que así solemnizasen las ceremonias religiosas.

16En algún momento existió el proyecto de enseñar oficios a los macehuales, para lo cual el padre Antonio de Mendoza, provincial en 1585, solicitó que se enviasen de España pintores, escultores y artesanos de varios oficios, que actuarían como maestros:

  • 7 Carta del padre provincial Antonio de Mendoza al padre general Claudio Acquaviva, 30 de noviembre (...)

"Lo primero que aquí se ha de enseñar es la doctrina cristiana y luego a leer y escribir, luego cantar, para que haya quien sirva en las iglesias, que es oficio en esta tierra de la gente principal. A otros se enseñarán oficios en el mismo colegio, como pintores, escultores, torneros, plumajeros, etc.; los que fueren notablemente hábiles, se pondrán a estudiar"7.

  • 8 "Relación anónima del colegio de Tepotzotlán", en Francisco González de Cossío, Tres colegios mexi (...)

17El proyecto de establecer escuela de oficios mecánicos no prosperó; nunca llegó a haber maestros artesanos en el colegio y se generalizó la costumbre de que los niños, una vez instruidos en la doctrina, salieran a instalarse como aprendices junto a los maestros y oficiales de la ciudad8.

18En el internado de San Martín se recibían exclusivamente niños indios mayores de siete años, hijos de los caciques o principales de la comarca. Junto al internado funcionaba una escuela pública a la que acudían otros pequeños, hijos de macehuales, para instruirse en conocimientos elementales de doctrina y letras. Según el reglamento del colegio los niños se distribuían en tres clases: la primera, de doctrina cristiana, para todos; la segunda, en la que los más hábiles, en especial si eran hijos de principales, aprendían a leer; y la tercera, en la que se enseñaba a tocar instrumentos musicales y cantar, que estaba destinada a unos pocos alumnos, seleccionados de acuerdo con la categoría de la familia, sus propios méritos en el estudio y su comportamiento virtuoso.

19Como una novedad respecto de los primitivos internados conventuales fundados por los mendicantes, en Tepotzotlán se estableció un orden en los estudios, incluso en el nivel de doctrina y primeras letras, como reflejo de lo que estaba prescrito en la Ratio para la enseñanza de humanidades en las escuelas de la orden.

20Como se sabe, la obra Ratio atque Institutio Studiorum, fue el texto pedagógico de la Compañía de Jesús, promulgado en 1599 y con vigencia en todas las provincias hasta bien entrado el siglo XIX. En él se señalaban los métodos adecuados para la enseñanza de la gramática, la filosofía y la teología, la disciplina escolar y las obligaciones de maestros y discípulos.

  • 9 Carta annua de 1583, fechada en 22 de abril de 1584, en Monumenta Mexicana, vol. II, p. 347; y Ale (...)

21Se ordenaron clases separadas según los distintos niveles de aprendizaje de los niños; se organizaron estos en grupos de diez y sólo se promovían de una decuria a la inmediata más avanzada cuando demostraban saber perfectamente todo lo anterior. Como complemento formativo se organizaron representaciones dramáticas de piezas compuestas en las lenguas castellana, otomí y náhuatl. La práctica del español formaba parte de la enseñanza, al contrario de lo que habí sucedido en las escuelas de los mendicantes, que siempre estuvieron renuentes a enseñarlo9.

22Aunque el reglamento interno del colegio indicaba la posibilidad de que se enseñase la gramática latina, no hay el menor testimonio de que llegase a ponerse en práctica. La reducción del programa de instrucción literaria estuvo relacionada con el cambio de orientación del colegio a partir de 1586, cuando se recibió un importante legado, pero ya no para el internado de San Martín, sino para la fundación de un noviciado, que se consagraría a San Francisco Xavier. Cuando los juniores de la orden se trasladaron a Tepotzotlán, el modesto internado quedó prácticamente anulado por el opulento y prestigiado centro de perfeccionamiento de los estudios de Humanidades.

  • 10 "Relación de la residencia de Tepotzotlán hacia 1585", en Monumenta Mexicana, vol. Ill, pp. 37-38.

23En todo caso, el entusiasmo dedicado a la instrucción indígena en los primeros momentos no duró mucho; el número máximo de internos se registró en el año 1585, cuando eran ochenta, aparte de los numerosos externos o "aventureros", según expresa la "Relación de Tepotzotlán"10. Poco más tarde se impuso un criterio restrictivo para toda la provincia mexicanas: en cuanto al número de internados, que se redujesen en lo posible y no se fundasen más, en cuanto al cupo de alumnos, que se limitase en todo caso, y en cuanto al nivel de estudios, que se conformasen con lo estrictamente necesario:

  • 11 "Ordenaciones del Padre Avellaneda, junio de 1592", en Monumenta Mexicana, vol. IV, pp. 497-498.

"No pasen de treinta los dichos indios, y éstos sean hijos de principales de ordinario; y, en sabiendo la doctrina cristiana, los que no tuvieren capacidad para más y los que la tuvieren, en sabiendo leer y escribir, se envíen a sus casas"11.

24A diez años de su fundación podía considerarse fracasado el nuevo proyecto de educación indígena. Quedaba para los indios el adoctrinamiento, el aprendizaje de primeras letras en casos especiales, el paso a oficios mecánicos "útiles a la república" y la música religiosa para los pocos escogidos. En casos excepcionales, algunos niños llegarían a cursar gramática latina en el colegio de San Pedro y San Pablo de la ciudad de México. En el año de 1592, como última muestra de lo que pudo haber sido la instrucción indígena, cursaban gramática cuatro niños indios junto a varios cientos de criollos. A principios de julio escribía el visitador padre Avellaneda:

  • 12 Monumenta Mexicana, vol. IV, p. 560.

"Ahora estudian en nuestro colegio de México cuatro/indios/de buena expectación, para hacer experiencia si se puede salir con esto que tanto se ha deseado y de tanta importancia parece para el bien de los indios"12.

25En sentido inverso corrió la suerte del noviciado de San Xavier. Sus inicios fueron modestos, vacilantes e inseguros, con escasas rentas y opiniones diversas, pero al paso de los años se consolidó su posición y fue generalmente apreciado por la importancia de su función dentro de la orden y por la abundancia de sus recursos. La primera estancia de los novicios en Tepotzotlán duró de 1586 a 1591; pasaron sucesivamente por Valladolid, Pátzcuaro, Puebla y la ciudad de México, sin encontrar acomodo definitivo, hasta que en 1636 se instalaron definitivamente en Tepotzotlán.

26Los estudios en el noviciado tuvieron el nivel superior que correspondía a quienes ya habían acreditado los cursos regulares y se disponían a ser instructores de latinidad; los profesores del juniorado de Tepotzotlán habían demostrado su capacidad en otros colegios y permanecían pocos años en este desempeño, como si se temiera agotar sus energías o se pretendiera aprovechar la oportunidad de que otros maestros revitalizaran la enseñanza. Esto motivó alguna queja, puesto que había quien defendía la posición contraria, es decir la permanencia de los profesores por largo tiempo, para que la excesiva movilidad no átese causa de que se perdiese la continuidad en los estudios y el interés en los maestros. Como los cambios de destino eran responsabilidad del Provincial, a él se dirigió el rector de Tepotzotlán para pedirle mayor estabilidad:

  • 13 Carta del padre José de Urbiola al provincial Salvador de la Gándara, en Tepotzotlán, 30 de junio (...)

"Un maestro aplicado a una clase, a la que in dies mira como ocupación suya propia, está más apto para adquirir luces más metódicas y encontrar medios más exquisitos en orden a comunicárselas a sus discípulos, proponiéndoselas de modo que sean percibidas con breve solidez y utilidad de sus oyentes"13.

27Ya se aplicase uno u otro criterio, el hecho es que los nombres de los maestros y de los alumnos que pasaron por las aulas de Tepotzotlán nos muestran hasta qué punto cuidó la provincia mexicana la buena preparación de los que habían de ser maestros y predicadores en sus colegios. El número de juniores a lo largo del siglo XVII fue bastante constante, alrededor de once o doce, y algo más numerosos en el XVIII, ya en vísperas de la expulsión. Las obras arquitectónicas y el ornato del templo, capillas, sacristía e instalaciones interiores son prueba de la importancia que se le concedió.

  • 14 Manuel Ignacio Pérez Alonso, S. J. "Tepotzotlán, centro de irradiación cultural", en Historiae var (...)

28Lo que hoy se conserva, como testimonio de riqueza arquitectónica y de esfuerzos dedicados al estudio es la antigua casa de probación, la que fue centro cultural y foco de irradiación humanista. Por Tepotzotlán pasaron los más distinguidos jesuítas de la provincia mexicana; en sus salas y bibliotecas completaron su formación Maneiro, Alegre, Clavigero, Landívar, Abad y tantos otros religiosos que brillaron por su cultura clásica, por su inspiración literaria o por su patriotismo criollo14. El oro deslumbrante de los retablos combinó bien con la riqueza de los colegios y la prosperidad de las haciendas; aquella magnificencia sería fatal para el modesto colegio dedicado a los niños indios.

Un ideal educativo único

29No fue Tepotzotlán el único lugar en el que los jesuítas atendieron simultáneamente a la salud espiritual y formación intelectual de españoles e indios. En la capital del virreinato dispusieron de colegios para unos y otros, en Pátzcuaro se aceptaron niños indios en la escuela de primeras letras y en San Luis de la Paz los escolares eran indios y excepcionalmente podían contar con la presencia de algún criollo. Cualquiera de estos colegios pudo servir como modelo de la diversidad de actividades de la "vieja provincia" mexicana de la Compañía de Jesús; en unos y otros lugares, la orden se aplicó a la formación de los jóvenes y al rescate de los adultos descarriados, al aprendizaje de las lenguas indígenas y al perfeccionamiento del latín, a las obras de beneficencia y al esplendor del culto. Lo que se conjuga precisamente en Tepotzotlán es el ejercicio del más esmerado humanismo en la formación de futuros maestros y la modesta instrucción considerada suficiente para los indios.

30Estos menesteres no agotaron la capacidad docente de la Compañía de Jesús, que nunca consideró que sus tareas tuvieran límites espaciales impuestos por aulas y muros. Ciertamente sus escuelas estuvieron siempre muy concurridas, sus maestros tuvieron fama de excelentes educadores y su método dio el resultado apetecido en cuanto a la uniformidad de estilo, la disciplina en el comportamiento y la fidelidad a la ortodoxia. Simultáneamente, los jesuítas se ejercitaban en las actividades propiamente apostólicas: la predicación, la administración de los sacramentos, el fomento de devociones piadosas, las visitas a hospitales, cárceles y obrajes, el acompañamiento de los condenados a la pena máxima, las misiones en territorios remotos, con población exclusivamente indígena y las misiones circulares o locales, en lugares cercanos a los colegios. En todas estas actividades se proyectaba el empeño por educar a los fieles en un modelo de vida cristiana; alentándolas y modelándolas se encontraban los ejercicios espirituales, la llave mágica para ablandar corazones empedernidos y lograr conversiones sorprendentes, el recurso infalible para enardecer vocaciones decaídas y atraer a cristianos descarriados.

31En el colegio de Tepotzotlán no se organizaron misiones temporales, como las que ocasionalmente recorrían los pueblos, haciendas y barrios de las ciudades en dramático llamamiento a la penitencia, pero sí se celebraron solemnes actos litúrgicos en la iglesia abierta al pueblo, se recitaron sermones y se administraron los sacramentos; todo ello formaba parte de las actividades de apostolado de la Compañía. La pedagogía jesuítica integraba así los proyectos de educación superior y elemental con la formación cristiana y las actividades de la vida cotidiana: lo que sus pedagogos llamaron agibilia y que consistía en la capacidad de actuar en cada momento como lo exigieran las circunstancias y de acuerdo con la posición personal y familiar de cada uno.

32Criollos eruditos e indios ignorantes compartieron en Tepotzotlán algo más que el suntuoso edificio. Disfrutaron aromas, colores y sabores desconocidos para los españoles peninsulares; veneraron imágenes locales, confiaron en la predilección divina hacia su tierra y se sintieron orgullosos del ascetismo de sus religiosos y de la opulencia de los señores. El exilio para algunos y la guerra para otros propiciaría el reconocimiento con la propia identidad.

Notes

1 Pilar Gonzalbo Aizpuru, "Paideia cristiana educación elitista: un dilema en la Nueva España del siglo XVI", Historia Mexicana, n° 131, vol. XXXIII, enero-marzo 1984, pp. 185-213.

2 "Carta del Santo Oficio de México al consejo de la General Inquisición, en Sevilla", 22 de marzo de 1576, en Fernández del Castillo, Libros y libreros del siglo XVI, México, F. C.E., 1982, pp. 35-37.

3 Félix Zubillaga, Monumenta Mexicana Societatis Jesu, 1956-1976, vol. I, p. 514.

4 Juan Sánchez Baquero, Fundación de la Compañía de Jesús en Nueva España (1571-1580), México, Ed. Patria, 1945, pp. 41-42.

5 Ibid., p 161..,..

6 Francisco Xavier Alegre, Historia de la provincia de la Compañía de Jesús de Nueva Espana, Edición de Ernest J. Burrus y Félix Zubillaga, Roma, Institutum Historicum Societatis Jesu, 1956-1960, vol. I, p. 129.

7 Carta del padre provincial Antonio de Mendoza al padre general Claudio Acquaviva, 30 de noviembre de 1585, en Monumenta Mexicana, vol. II, p. 721.

8 "Relación anónima del colegio de Tepotzotlán", en Francisco González de Cossío, Tres colegios mexicanos: Tepotzotlán, San Gregorio y San Ildefonso, Versión paleográfica y notas de González de Cossío, México, A. G.N., 1949, p. 212.

9 Carta annua de 1583, fechada en 22 de abril de 1584, en Monumenta Mexicana, vol. II, p. 347; y Alegre, vol. I, apéndice IX, pp. 541-542.

10 "Relación de la residencia de Tepotzotlán hacia 1585", en Monumenta Mexicana, vol. Ill, pp. 37-38.

11 "Ordenaciones del Padre Avellaneda, junio de 1592", en Monumenta Mexicana, vol. IV, pp. 497-498.

12 Monumenta Mexicana, vol. IV, p. 560.

13 Carta del padre José de Urbiola al provincial Salvador de la Gándara, en Tepotzotlán, 30 de junio de 1766, citada por Ignacio Osorio Romero, Colegios y profesores jesuítas que enseñaron latín en Nueva España (1572-1767), México, UNAM, 1979, p. 282.

14 Manuel Ignacio Pérez Alonso, S. J. "Tepotzotlán, centro de irradiación cultural", en Historiae variae, México, Universidad Iberoamericana, 1985, pp. 89-104.

Auteur

Centro de Estudios Históricos El Colegio de Mexico

© Presses universitaires François-Rabelais, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540