Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. II

 | 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

III. L'université entre conservatisme et ouverture. Débats, projets, enjeux (XIXe-XXe siècles)

Continuismo y transición en las Universidades chilenas (1990-1991)

Pablo Berchenko

Texte intégral

1Durante la larga noche del sábado 10 de marzo de 1990, la Junta de Gobierno -encabezada por el general Pinochet- lleva a cabo el último acto legislativo de la dictadura: promulga la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza n° 18.962. Esta norma fija -entre otros aspectos- las reglas del reconocimiento oficial y de desarrollo de los establecimentos educacionales y, en particular, el de las universidades. Al día siguiente, en la mañana del domingo, asume el gobierno, encabezado por Patricio Aylwin, abriendo así otra etapa de la transición hacia la democracia. La nueva administración enfrenta, pues, dentro del marco legislativo que hereda, el conjunto de los problemas que le significan los 17 años de intervención castrense en las universidades. Entre éstos se encuentra el de reparar algunos de los actos represivos cometidos por los militares, replanteándose, al mismo tiempo, las cuestiones de la gratuidad, extensión, estructura y calidad del sistema de enseñanza universitario.

  • 1 Algunos son detenidos desaparecidos -un total de 127- o ejecutados, o están exiliados, ver "Hacia (...)
  • 2 (ASDEHU) CIR. ORD. n° 217, circular recibida en la Embajada de Chile en Francia con el n° 278, el (...)
  • 3 El plazo vencía el 31-X-1990.

2Dos meses después de asumido el mando, el gobierno se plantea la cuestión de la reincorporación de los docentes y administrativos exonerados. Agrupados desde 1983, en la Unión de Exonerados de las Universidades, en la que se encuentran representados sólo a una pequeña parte de entre ellos, un buen número de estos profesionales está disperso e inubicable1. La nueva administración -que sólo puede operar dentro del cuadro de las universidades que están directamente bajo su potestad- dispone que en la Universidad de Chile se examine la situación de los académicos que fueron exonerados por razones políticas, y que deseen reincorporarse. A través del Ministerio de Relaciones Exteriores se envía, pues, al extranjero, una circular en la que se fija2 un plazo de dos meses para que los exonerados presenten solicitudes de reintegración3. La medida es limitada en sus efectos, porque sólo se trata de una sola universidad, el plazo es demasiado corto y la circular no llegó a ser conocida por la totalidad de los académicos que vivían en el exilio.

  • 4 "Treinta mil estudiantes echó la dictadura de las universidades", Fortín Mapocho, Santiago, 13-V-1 (...)
  • 5 "Universidades dispondrán de billete extra para los jóvenes sancionados", Fortín Mapocho, Santiago (...)
  • 6 "Reincorporados 124 estudiantes exonerados a UMCE", El Mercurio, Santiago, 19-IV-1991.
  • 7 De ellas, 151 en la Universidad de Chile de Santiago, 232 en las universidades derivadas de ésta y (...)

3Por otro lado, más de 25.000 estudiantes fueron expulsados de las universidades, según declaran aquellos que están agrupados -desde 1981- en la Asociación Nacional de Estudiantes Universitarios Sancionados (ANEUS). Veinte mil fueron expulsados entre 1973 y 1982, por el proceso de "depuración", cinco mil más, entre 1982 y 1985, en el momento en que se produce la movilización de los estudiantes para obtener la posibilidad de elegir a sus propios dirigentes4. En enero de 1991, el nuevo Ministro de Educación, Ricardo Lagos, anuncia la asignación de recursos para financiar la reintegración de estudiantes expulsados. Pero, la cifra de los beneficiados por esta medida, y mencionada por el ministerio, alcanza sólo a 1.300 marginados5. Finalmente, se presentan en torno a mil solicitudes de reincorporación. En la Universidad Metropolitana, en abril de 1991, son reincorporados 124 estudiantes exonerados, entre 1973 y 19886. En junio de 1991, otras 400 solicitudes son aceptadas en la Universidad de Chile7. A esa fecha había todavía 600 solicitudes no satisfechas, que estaban todavía en proceso de estudio.

  • 8 "Sólo los muertos no pagan", Pluma y pincel, Santiago, 7 al 13-VII-1989, p. 14.
  • 9 "Vuelve sistema de pago diferenciado en educ. superior", El Mercurio, Santiago, 25-III-1991.

4El replanteamiento de la cuestión de la gratuidad del sistema de enseñanza universitario se hace sobre un fondo de conflicto judicial. La política de autofinanciamiento de las universidades, a través del cobro del "costo real de la docencia a los propios beneficiados", fue impuesta por los Rectores Delegados de la Junta militar. Ella hace que, en diciembre de 1988, se dicten 19 000 órdenes de embargo contra los egresados de las universidades que no pueden pagar los créditos que han recibido para financiar sus carreras. En julio de 1989, la cifra de los que sufren acoso judicial alcanza a treinta mil deudores morosos de un total de 100.0008. Frente a esta situación se crea la Asociación de Deudores de Crédito Fiscal (ADECREFI). Finalmente, el gobierno envía un proyecto de ley al Parlamento para acordar la condonación de los intereses y la reprogramación de la deuda contraída. Paralelamente, el gobierno anuncia la creación de cinco mil becas en 19919. Todo ello pone de manifiesto que el sistema de crédito fiscal no es viable porque conlleva un alto grado de morosidad.

  • 10 "Sólo los muertos no pagan" (op. cit).
  • 11 "Lagos pide una universidad gratuita", La época, Santiago, 1-IX-I989.
  • 12 "J.J. Brunner rechazó idea de universidad gratuita", La época, Santiago, 29-VI-1991.
  • 13 "Vuelve sistema de pago diferenciado en educ. superior", El Mercurio, op. cit.

5Ya en julio de 1989, Patricio Aylwin, en su calidad de candidato a la Presidencia de la República declara que "en Chile no hay posibilidad de que la educación universitaria vuelva a ser gratuita"10. En el curso de ese mismo año, Ricardo Lagos -que todavía no sabía que ocuparía el cargo de ministro de educación- pide que en Chile haya "una universidad abierta a todos y gratuita [la que] debe tener un financiamiento público"11. Dos años después, cuando Ricardo Lagos está a cargo de la cartera de educación, un alto funcionario de dicho ministerio, J.J. Brunner -presidente de la Comisión Nacional de Educación Superior- declara que el concepto de universidad gratuita atenta absolutamente contra la justicia, porque "lo que es realmente contrario a la equidad es que todos los chilenos paguen la educación de un sector que en cualquier caso viene de los hogares de más altos ingresos"12. Esta afirmación es perfectamente concordante con la realidad del financiamiento de la educación superior y su composición. Pero esto no impide que, históricamente, la función de la universidad haya sido -y siga siendo- la de renovar los cuadros dirigentes civiles, extrayéndolos de la clase que tradicionalmente ha ejercido el poder en Chile. La enseñanza superior ha permitido, no obstante, que a ellos se agreguen algunos jóvenes de los grupos medios. Con el objeto de disminuir este efecto selectivo el nuevo gobierno propone la creación progresiva de 20 mil becas entre 1991 y 199413.

  • 14 Universidad de Chile, Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad Técnica del Estado, Un (...)
  • 15 "60 universidades se encuentran funcionando en todo el país", El Mercurio, Santiago, 21-IV-1991.
  • 16 "Nuevas carreras: gremios rechazan su proliferación", La tercera, Santiago, 25-I-1991
  • 17 "Agronomía callampa", El fortín, Santiago, 9-V-1991.
  • 18 "Plantean fin de ayuda estatal a las carreras "saturadas", El Mercurio, Santiago, 17-IV-1991.

6El nuevo gobierno hereda, también, el complejo problema de la estructura de la enseñanza superior. La política de los militares consistió en reducir la importancia y el volumen de las universidades estatales, en beneficio de las privadas. Esta política genera una proliferación de universidades lo que, al mismo tiempo, trae consigo la desarticulación de los dos centros de estudios superiores más importantes del país, la Universidad de Chile y la Técnica del Estado. En septiembre de 1973 había, en total, ocho universidades en Chile14. En cambio, en abril de 1991, hay 60 universidades reconocidas por el Estado, más una lista de otras que están esperando ser reconocidas como tales15. Ante esta situación, los Colegios Profesionales manifiestan su inquietud. Ellos temen una evidente degradación de las condiciones de negociación de sus servicios con el grupo social; deterioración que sería provocada por la plétora de profesionales en el campo ocupacional. Así el colegio de Arquitectos denuncia el aumento de escuelas de arquitectura que aumentó de 7 a 26 -entre 1987 y 1991-, mientras que el número de cupos creció en un 300%. Por otro lado, según declara -inquieto- el vicepresidente del Colegio de Periodistas, hay en el país entre 16 y 17 escuelas de periodismo que lanzarán entre 400 o 500 egresados al año, estos egresados, obviamente, no tendrán cabida en un campo profesional particularmente restringido. El presidente del Colegio Médico, por su parte, manifiesta su aprehensión al Ministro de Educación, frente a la creación de una escuela de medicina, en la Universidad de los Andes, cuya enseñanza se apoya en un hospital parroquial de una pequeña localidad16. Finalmente, el Colegio de Ingenieros Agrónomos expresa su preocupación por la calidad profesional de las nuevas escuelas de agronomía17. Frente a esta situación el Presidente de la Comisión de Estudio de la Educación Superior, J.J. Brunner, plantea la posibilidad de desincentivar ciertas carreras saturadas, a través de la suspensión -durante un cierto tiempo- de los créditos y becas del Estado18.

  • 19 "J.J. Brunner, "Problemas de la educación superior", La época, Santiago, 4-VII-1991.
  • 20 "El financiamiento de las universidades privadas, "torta de la discordia", La época, 19-V-l 991.

7La cuestión de la estructura de la universidad se plantea, también, a través de un sistema de enseñanza superior hipersegmentado, que comprende un total de 300 instituciones. Dentro de este conjunto -en julio de 1991- hay 156 centros de formación técnica, 82 institutos profesionales y 60 universidades reconocidas oficialmente por el Estado19. Pero, el campo de la universidades tampoco es homogéneo. Porque hay tres tipos de ellas. Las más prestigiosas son las que se encuentran entre la veintena de universidades llamadas "tradicionales", instituciones que surgen del desmembramiento de las ocho existentes en septiembre de 1973. Ellas pre-existen, por lo tanto, a las creadas en la época de los militares y forman parte del Consejo de Rectores, recibiendo aporte fiscal y ejerciendo la función de examinadoras sobre otras universidades. La segunda categoría -que en 1991 contaba con dieciocho establecimientos- corresponde a las "acreditadas", que gozan de una cierta autonomía y que, por lo tanto, no tienen a otras universidades como entidades de control. Pero, en cambio están sometidas a un procedimiento de verificación del desarrollo del proyecto institucional que han presentado al Consejo Superior de Educación. Por último, están las otras 21 universidades privadas "sujetas a exanimación" cuyos estudiantes son controlados por una de las universidades "tradicionales"20.

  • 21 J.J. Brunner, "Problemas de la educación superior", La época, op. cit.
  • 22 Universidades del Consejo de Rectores ofrecen este año un total de 33.140 cupos", La época, Santia (...)

8No obstante, esta hipersegmentación no se refleja en lo concerniente a los efectivos. Ella es más bien de carácter institucional, puesto que hay una relativa concentración en las universidades "tradicionales". El 85% de los estudiantes están matriculados en ellas. El 15% restante, se distribuye entre los 40 establecimientos privados, de creación relativamente reciente21. En cifras brutas esto significa que, en enero de 1991, las universidades "tradicionales" ofrecen, un total de 33.140 vacantes para los 74.995 postulantes a la enseñanza superior22. En consecuencia, los 41.855 postulantes que no tendrán cabida en las universidades "tradicionales" se distribuirán entre las 40 universidades que no reciben aporte fiscal, los 156 institutos de formación técnica y los 82 institutos profesionales. De manera general, la primera opción de los postulantes concierne las universidades "tradicionales". Ello se debe al hecho de que, a pesar de la acción de los militares, las universidades que existían antes del golpe de Estado siguen siendo las más prestigiosas. Ellas están incluidas en el marco del Consejo de Rectores, operan como "examinadores" de otras universidades y captan el grueso de las ayudas del Estado.

  • 23 "Acordada creación de consorcio universitario", El Mercurio, Santiago, 27-VI-1991.

9Por otro lado, surgen algunos intentos para reconstruir las grandes universidades de antaño. Este es el caso de la Universidad de Chile. Los rectores de la totalidad de las universidades regionales y de Santiago (Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación e Instituto Profesional de Santiago), que tuvieron su origen en el desmembramiento de la Universidad de Chile, tratan -a mediados de 1991- de formar un consorcio que sirva de marco institucional permanente para coordinar sus actividades23.

10También, es un problema de tipo estructural el que la política de crecimiento de las universidades privadas se ha hecho, pricipalmente, a través de la proliferación de carreras "blandas", que se llaman también "de tiza y pizarrón". Se consideran como tales a aquellas que reunen dos condiciones: gozar de un cierto prestigio y tener un bajo costo operacional para los establecimientos que las ofrecen. Este es el caso, por ejemplo, de carreras como ingeniería comercial, cuya formación se da en 43 universidades diferentes; derecho que se imparte ya en 21 universidades; sicología, que se enseña en 24 establecimientos de educación superior. La situación es similar en periodismo, arquitectura, administración de empresas, contador público, contador auditor, sociología, etc. De este modo, la oferta universitaria se ha desarrollado inorgánicamente, sin corresponder a la estructura del empleo ni a su posible evolución.

11El retiro de los militares del espacio universitario luego de que el nuevo gobierno asume es, por otra parte, más aparente que real. Las Fuerzas Armadas continúan, en efecto, -en virtud de la legislación que ellos mismos crearon- interviniendo directamente en el control de la enseñanza. Algunos de sus miembros forman parte del Consejo Superior de Educación. Dicho organismo tiene tuición sobre la enseñanza universitaria, en lo concerniente a su creación, desarrollo, acreditación y autonomía. Esa misma legislación determina que también forman parte de este Consejo algunos miembros de la Corte Suprema. Ahora bien, este poder del Estado estuvo completamente sometido a la dictadura militar y su composición fue determinada totalmente por ella.

  • 24 "Mi experiencia con los clásicos", El Mercurio, suplemento "Revista Libros", Santiago, n° 146, 16- (...)

12Pero el continuismo es aún más claro si se examina la composición de los cuerpos directivos de las universidades creadas después de 1981. Los rectores de algunas de ellas son personalidades claramente comprometidas con el régimen militar. Este es el caso de Ménica Madariaga, rectora de la Universidad Nacional Andrés Bello, prima del general Pinochet y ex-ministro de Justicia y de Educación; Ornar Mendoza, vice-rector administrativo de la Universidad Central, hermano del general Mendoza y ex-alcalde de la prisión de Santiago; Pablo Barahona, rector de la Universidad Finis Terrae, ex-ministro de Economía; René Salame, Rector subrogante de la Universidad Mayor y ex-fúncionario del ministerio de Educación24, Mario Correa, rector de la Universidad Bernardo O'Higgins, exagregado cultural de la junta militar de la embajada de Chile en Madrid; Víctor Larenas, rector de la Universidad Marítima, contralmirante en retiro; Alicia Cantero, rectora de la Universidad Bolivariana, representante de la junta militar ante la OEA, funcionaría en el Ministerio de Educación, en el de Justicia y en la Contraloría General; Hugo Gálvez, rector de la Universidad Central, ex-ministro del Trabajo; Alicia Romo, rectora de la Universidad Gabriela Mistral, ex directora de la Dirección de Industria y Comercio.

  • 25 "La U. Bernardo O'higgins, para transmitir valores militares", La época, Santiago, 25-VII-1990.
  • 26 "Títulos a plazo", Punto final, Santiago, 1a quincena de marzo 1992.

13Pero, la presencia castrense es aún más flagrante en la creación de universidades ligadas directamente a un arma de las Fuerzas Armadas. Este es el caso de la Universidad Bernardo O'Higgins que fue concebida por el propio general Pinochet. Su junta directiva está constituida por 6 generales, y un policía. Los primeros acuerdos que firma esta universidad se establecen con la Escuela Militar y con la Academia Politécnica Militar25. Por otra parte, la Universidad Marítima, que, por cierto, está ligada a la marina, tiene como rector a un contralmirante en retiro. Por último, se crea la Universidad Las Condes relacionada con la policía, ésta es propiedad del general Mendoza y es él quien preside su junta directiva26. Curiosamente, los tres planteles para-militares forman ingenieros comerciales. Sólo la última entrega además las carreras de periodismo, derecho, psicología e ingienería en computación. Los militares tratan así de controlar -por lo menos- una parte de la universidad para mantener un sistema de relación entre el poder que ellos ejercen y el intelectual que crea, transmite y consagra un saber en el cuadro de valores que ellos creen representar.

  • 27 "Juan Music: No podríamos seguir con una designación vertical de las autoridades en la universidad (...)
  • 28 "Obispos entregaron a Lagos estatutos de nuevas universidades católicas", Las últimas noticias, Sa (...)
  • 29 Estas son la de Chile en Santiago, la de Valparaíso, la del Norte en Antofagasta, la del Maule en (...)
  • 30 "Títulos a plazo", Punto final, op. cit.

14Pero, si el período dictatorial ha traído consigo la destrucción de las grandes universidades estatales, ha permitido, también, el desarrollo de las universidades con una definición confesional. Desde febrero de 1990, la Iglesia católica recupera, poco a poco, el control de sus propias universidades. Hasta ese momento dichos planteles estaban intervenidos por los militares. Es así que el nuevo rector de la Universidad Católica del Norte es designado por el arzobispo Carlos Oviedo27. Un año más tarde, por decisión de la Iglesia, las sedes regionales de la Universidad Católica de Talca, Concepción y Temuco son transformadas en universidades autónomas y quedan bajo la dirección de sus respectivos obispos28. Con esta medida hay seis universidades católicas en el país que surgen del desmembramiento de la que existía en 197329. Pero, junto a ellas, en 1988, aparecen la Universidad de Humanismo Cristiano, la Universidad Santo Tomás, la Universidad Mayor de Santiago y la Universidad de Los Andes. Mientras que la primera se plantea como una universidad que cuestiona el "modelo" implantado por los militares, las tres últimas estarían más bien ligadas al Opus Dei.30. Por último, en 1989, a través de la creación de la Universidad Adventista de Chile, en la ciudad de Chillán, se abre el primer establecimiento universitario que se define como protestante.

15En otro registro, aparecen, en 1988, paradójicamente, algunas universidades privadas ligadas al Partido Radical o, de manera más general, a la masonería. Históricamente, esto no se explica sino por la fuerza de las circunstancias, dado que esos grupos lucharon por la creación y el desarrollo de las grandes universidades laicas que estaban estrechamente relacionades con el Estado. Estos serían los casos de la Universidad Mariscal Sucre, o de la Universidad de la República. Por otro lado, algunos de los fundadores de la Universidad Central -por ejemplo, Carlos Francisco Blin o Enrique Martín- son, también, identificados como connotados masones.

16La caída de la calidad académica de la educación superior es un fenómeno que concierne a la totalidad de las universidades del país. No obstante, la baja excelencia académica es particularmente grave en el caso de los establecimientos privados que no exigen puntajes mínimos para aceptar a sus estudiantes. Más grave es aún el caso de aquellas otras que ni siquiera exigen la Prueba de Aptitud Académica. Estas seleccionan a sus educandos a través del cobro de matrículas de un precio extremadamente elevado. Paradójicamente se crea así una suerte de subsistema de establecimientos de educación superior, que siendo ultra elitistas, tienen una calidad académica cuestionable.

  • 31 "Mercado persa de universidades", Punto final, Santiago, marzo 1990.
  • 32 "Educación superior y crecimiento económico: Post grado", El diario, Santiago, 2-VII-1991.

17En lo que concierne a los recursos pedagógicos el pluriempleo de los docentes se ha convertido en una práctica generalizada. Esta situación afecta, tanto a las nuevas universidades como a las llamadas "tradicionales". En las universidades privadas el trabajo con dedicaciones exclusivas es extraordinariamente escaso31 Gran parte de las cátedras existentes en ellas son desempeñadas por académicos que ya ejercen una jornada completa en las universidades "tradicionales". Estos docentes para tratar de "redondearse un salario aceptable", dictan algunos cursos en las privadas. Ello trae consigo el abandono de actividades de investigación, de docencia a nivel de post-grado y de consultoría32. En consecuencia, las universidades privadas no sólo no realizan actividades de investigación científica, sino que, tampoco, financian la de los docentes que vienen de otros establecimientos. Esto explica que en ellas no se preparen publicaciones científicas especializadas o que recursos tales como bibliotecas, laboratorios, etc. sufran de carencias graves.

18En verdad, muchas de estas universidades son, realmente, por la naturaleza de sus actividades, una especie de "College" de tipo estadounidense, antes que universidades, en el sentido europeo del término. La falta de seriedad del sistema de examinación dejado por los militares se pone de manifiesto a través de este simple ejemplo: la Universidad de Temuco, que forma a estudiantes en la carrera de Derecho, tiene como entidad examinadora a la Universidad de Talca, la cual carece totalmente de formación especializada en esta disciplina. Casos similares se repiten de manera alarmante.

19La compleja problemática que en la actualidad enfrenta el gobierno en lo que concierne a la situación de las universidades refleja, exactamente, la disyuntiva que en el presente plantea a los chilenos la definición de la naturaleza del Estado nacional. Dicho Estado debe responder a las necesidades de un país pequeño y periférico en el que pese a su historia reciente, habrá que articular equilibradamente, la democracia, el pluralismo, la justicia social y la modernidad. Ese equilibrio deberá encontrarse, sin embargo, en un contexto que es determinado por dos imperativos inevitables: por un lado, por la necesidad de reparar las injusticias cometidas, y, por otro, por la obligación de acomodarse a una base institucional marcada por una privatización "triunfante". Privatización que se sostiene en la autonomía total de las Fuerzas Armadas en el mismo seno del Estado.

Notes

1 Algunos son detenidos desaparecidos -un total de 127- o ejecutados, o están exiliados, ver "Hacia una universidad verdadera" in Pluma y pincel, Santiago, 12-IV-1990.

2 (ASDEHU) CIR. ORD. n° 217, circular recibida en la Embajada de Chile en Francia con el n° 278, el 29-VIII-1990.

3 El plazo vencía el 31-X-1990.

4 "Treinta mil estudiantes echó la dictadura de las universidades", Fortín Mapocho, Santiago, 13-V-1990.

5 "Universidades dispondrán de billete extra para los jóvenes sancionados", Fortín Mapocho, Santiago. 25-I-1991.

6 "Reincorporados 124 estudiantes exonerados a UMCE", El Mercurio, Santiago, 19-IV-1991.

7 De ellas, 151 en la Universidad de Chile de Santiago, 232 en las universidades derivadas de ésta y 8 reconocimientos de títulos o grados, "Ues han acogido 40% de alumnos exonerados", El Mercurio, Santiago, 26-VI-1991.

8 "Sólo los muertos no pagan", Pluma y pincel, Santiago, 7 al 13-VII-1989, p. 14.

9 "Vuelve sistema de pago diferenciado en educ. superior", El Mercurio, Santiago, 25-III-1991.

10 "Sólo los muertos no pagan" (op. cit).

11 "Lagos pide una universidad gratuita", La época, Santiago, 1-IX-I989.

12 "J.J. Brunner rechazó idea de universidad gratuita", La época, Santiago, 29-VI-1991.

13 "Vuelve sistema de pago diferenciado en educ. superior", El Mercurio, op. cit.

14 Universidad de Chile, Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad Técnica del Estado, Universidad de Concepción, Universidad de Valdivia, Universidad Federico Santa María, Universidad del Norte, Universidad Católica de Valparaíso.

15 "60 universidades se encuentran funcionando en todo el país", El Mercurio, Santiago, 21-IV-1991.

16 "Nuevas carreras: gremios rechazan su proliferación", La tercera, Santiago, 25-I-1991

17 "Agronomía callampa", El fortín, Santiago, 9-V-1991.

18 "Plantean fin de ayuda estatal a las carreras "saturadas", El Mercurio, Santiago, 17-IV-1991.

19 "J.J. Brunner, "Problemas de la educación superior", La época, Santiago, 4-VII-1991.

20 "El financiamiento de las universidades privadas, "torta de la discordia", La época, 19-V-l 991.

21 J.J. Brunner, "Problemas de la educación superior", La época, op. cit.

22 Universidades del Consejo de Rectores ofrecen este año un total de 33.140 cupos", La época, Santiago, 17-I-1991.

23 "Acordada creación de consorcio universitario", El Mercurio, Santiago, 27-VI-1991.

24 "Mi experiencia con los clásicos", El Mercurio, suplemento "Revista Libros", Santiago, n° 146, 16-II-1992.

25 "La U. Bernardo O'higgins, para transmitir valores militares", La época, Santiago, 25-VII-1990.

26 "Títulos a plazo", Punto final, Santiago, 1a quincena de marzo 1992.

27 "Juan Music: No podríamos seguir con una designación vertical de las autoridades en la universidad", La segunda, Santiago, 27-II-1990.

28 "Obispos entregaron a Lagos estatutos de nuevas universidades católicas", Las últimas noticias, Santiago, 1 l-VII-1991.

29 Estas son la de Chile en Santiago, la de Valparaíso, la del Norte en Antofagasta, la del Maule en Talca y las de Curicó, Temuco y Concepción.

30 "Títulos a plazo", Punto final, op. cit.

31 "Mercado persa de universidades", Punto final, Santiago, marzo 1990.

32 "Educación superior y crecimiento económico: Post grado", El diario, Santiago, 2-VII-1991.

Auteur

Université de Provence

© Presses universitaires François-Rabelais, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540