Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. II

 | 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

II. Approche disciplinaire

La enseñanza de la economía teórica y práctica en España. De la enseñanza profesional a la Universidad (1925-1953)

Jorge Infante

Texte intégral

1La enseñanza de la Economía llega a la Universidad española muy tardíamente. Sin embargo, Economía, teórica y práctica, se enseña desde mucho antes, aunque no en las aulas universitarias: baste recordar las Cátedras de Economía Civil y Comercio sostenidas por las Sociedades Económicas de Amigos del País como enseñanza no oficial y, por supuesto, en los Centros oficiales, como las Escuelas de Comercio y las Cátedras de Economía Política de las Facultades de Derecho, sin olvidarnos de las enseñanzas económicas de las Escuelas de Ingenieros, no integradas en la Universiadad aunque consideradas administrativa y socialmente como enseñanza superior.

2Pero la institucionalización de la enseñanza de la Economía en Centros universitarios específicos, lo que podríamos denominar Facultades de Economía, se produce en 1943 y su creación no va a estar exenta de criterios ideológicos. El debate entre sectores enfrentados supondrá que tarden las "Facultades de Economía" en aparecer en España, y también en la proliferación de este tipo de Centros, tanto públicos como privados, con una diversidad funcional en la orientación social de a quienes estan dirigidas sus enseñanzas y en la cualificación profesional de sus titulados. Esta proliferación impedirá, incluso en nuestros días, buscar una homologación de las enseñanzas económico-empresariales oficiales con las no oficiales. Una reflexión sencilla sobre los centros donde se imparte la ciencia económico-empresarial permite comprender lo expuesto más arriba: en 1992 existen en España Facultades de Ciencias Económicas y Empresariales, Escuela Universitarias de Estudios Empresariales, ICADE con sus M.B.A. y T.A.D.E., ESADE, DEUSTO, Masters especializados impartidos por Centros de Formación Empresarial de las Cámaras de Comercio, Federaciones de Empresarios, Instituciones Financieras, etc., llegando incluso algunas de estas Instituciones económicas a convenir con Universidades extranjeras, fundamentalmente estadounidenses, la homologación de sus títulos, lo que ha contribuido a asentar Universidades extranjeras en España utilizando esta vía extraoficial.

3Quizás, y es el fundamento de este trabajo, el desajuste en las enseñanzas económico-empresariales, y su retraso en incorporarse a la Universidad española, se encuentre en una época muy concreta, 1925-1943, momentos de avatares ideológicos y de configuración económica. Es posible que este argumento sea pretencioso, pero es en este período cuando confluyen Centros docentes (Escuelas de Comercio, Universidades privadas, Deusto) e Institutos de investigación económica (Instituto Sancho de Moncada, etc.), con el debate Falanje -Iglesia, Liberalismo (Institución Libre de Enseñanza)- Nuevo Estado (Ley de 1943 sobre la Universidad)

La enseñanza ecónomico-empresarial

4La instrucción se ha convertido en el elemento básico del desarrollo económico. La correlación existente en una misma zona geográfica entre analfabetismo y máquinas de vapor en el siglo XIX es significativa, puesto que a mas máquinas mayor número de personas que saben leer y escribir. Sin embargo, todo el esfuerzo que se hace en instrucción se realiza para desarrollar un sistema de formación que se adecúe a las necesidades del sistema fabril, es decir a la utilización de la tecnología en la producción. Así la tecnología podrá ser mas o menos compleja y ello supondrá un mayor o menor nivel de formación: de las Escuelas para obreros -formación gremial al margen de la enseñanza reglada- a las Escuelas de Ingenieros -consideradas como Superiores con la misma categoría que las facultades universitarias- que surgen a finales del siglo XVIII en los países europeos y que en España no se crearan hasta mediados de la centuria siguiente.

5Pero, como apunta Ives Lequin, la situación creada tras la instauración de un sistema educativo -de formación- a través de Grandes Escuelas, por ejemplo en Francia, es que:

  • 1 Ives Lequin, "El trabajo en la economía francesa desde la Revolución", en Historia Económica de Eu (...)

"Mientras los oficiales del ejercito industrial se iban formando, el grueso de la tropa se veía completamente ignorado"1.

  • 2 Sobre este tema, ver los trabajos de Jean-Louis Guereña, por ejemplo "La formación técnica en la p (...)

6Evidentemente, la ignorancia no sólo se va a manifestar en las enseñanzas tecnológicas, donde las Escuelas de Artes y Oficios presenta unas características especiales que las hacen ser escasas y poco nutridas, en una sociedad que abandona la educación tradicional basada en los gremios2. También ocurre en otras ramas de la ciencia, como en el caso de la Economía o de la Gestión de Empresas, cuestión que tratamos aquí. La razón de que en los albores de la industrialización la enseñanza de la economía estaba marginada, ignorada, en el sistema educativo, se debe, a mi juicio, a la falta de necesidad de ellas, siendo necesaria la confluencia de dos factores para que se incorpore a finales del siglo XIX al sistema educativo reglado, bien a través de las escuelas de Comercio, bien a través de alguna asignatura específica en las Universidades. Estos factores que contribuyen a su incorporación al sistema educativo son el desarrollo económico y la legislación.

  • 3 A. Shumpeter, Teoría del desenvolvimiento económico, México, 1944.

7La teoría de Shumpeter sobre el desarrollo económico y el empresario es esclarecedora en cuanto a que establece la diferenciación entre "Entrepreneur" -empresario que se financia con capital ajeno, innovador, que de acuerdo con los "derechos de propiedad" consigue poner en marcha una empresa que rompa con el equilibrio estacionario de la economía; esta innovación no es sólo tecnológica, sino también es organizativa-, y "Businessman" -administrador del negocio, hombre de negocios, que administra la empresa con una orientación técnica para garantizar el máximo beneficio en una situación de competencia perfecta3. Es decir, que el Entrepreneur es intuitivo, y el "Businessman" necesita una preparación profesional.

  • 4 El Código de Comercio español de 1885 establece la obligación para el comerciante de llevar regist (...)

8La legislación económica cumple dos funciones, intervención del Estado en la economía (aranceles, etc.), y ordenación de la actividad económica evitando los desajustes (precios, etc.). Es la complejidad de la actividad económica, en su evolución, lo que hace necesaria una nueva y mas compleja legislación que defienda los intereses del Estado y los ciudadanos. Por tanto, la actividad económica requiere profesionales formados para dar cumplimiento a lo estipulado por la legislación, por ejemplo "llevar la contabilidad"4. La combinación de ambas situaciones, el desarrollo económico y la legislación, dará lugar en España al desarrollo de los estudios oficiales económico-mercantiles, en cuanto que es entonces cuando surge la necesidad de formar trabajadores de la economía práctica. Así, a mediados del siglo XIX aparecen en España las Escuelas de Comercio, con la finalidad de:

  • 5 Real Decreto de 8 de Septiembre de 1850, Exposición de motivos.

"ilustrar a aquellos que se dediquen al comercio, como formar subalternos y dependientes entendidos que a la vez puedan servir de grande auxilio a las compañías y empresas mercantiles"5.

  • 6 Es curioso contemplar como se unen ambos tipos de enseñanza, la economía teórica, con la economía (...)

9Sin embargo, su función inicial irá evolucionando, y, en mi opinión, esta se debe a la evolución, por separado, de cada una de las dos situaciones antes descritas, el desarrollo económico-empresarial y el desarrollo del marco legislativo, a la que se une la transformación del sistema educativo nacional y algún acontecimiento exógeno, llegándose a crear una Facultad específica de Economía, en la que se enseña, no solo la economía teórica y aplicada al sector público (Teoría económica, hacienda Pública, Econometría, etc.) sino también la economía aplicada al mundo de la empresa (normas contables, legislación mercantil, dirección de empresas, etc.)6. En las líneas siguientes, me voy a referir a los aspectos académicos y formativos, junto con las causas exógenas, más que a la combinación de los aspectos relacionados con la actividad económica, que evidentemente existen, conocidas por todos, para la creación de las facultades de Ciencias Económicas en España.

El estatuto de la enseñanza mercantil de 1925

  • 7 Real Decreto sobre el Estatuto de la enseñanza mercantil, Gaceta de Madrid, 10-XII-1925.
  • 8 Justo García Sánchez, "Creación de la Cátedra de Economía Política de las Universidades españolas (...)

10El primer intento de integración de las enseñanza de la economía en la Universidad se va a producir en 19257. Anteriormente había Cátedras universitarias de Economía Política y Hacienda Publica en las Facultades de Derecho; en 1842 se incluía como complemento del Derecho Político la Economía Política, que llegaba a ser asignatura independiente, con el consiguiente Catedrático a cargo de la misma, en el Plan Pidal (1845), que hizo que desaparecieran definitivamente las Cátedras de Economía de las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País al incorporarse los contenidos de las enseñanzas que allí se impartían a la Universidad en las Facultades de Leyes8.

  • 9 En el Plan de estudios de 1922 para las Escuelas de Comercio, el que más tiempo estuvo en vigor, s (...)

11Por otra parte, la economía mercantil se enseñaba en las Escuelas de Comercio desde 1850, si bien habían evolucionado y ya en los años veinte tenían consolidado tres niveles de estudio con los consiguientes títulos académicos complementario uno de otro, siendo necesario obtener el anterior para acceder al siguiente: Perito Mercantil, Profesor Mercantil e Intendente Mercantil o Actuario de Seguros. Evidentemente no estaban integrados en la Universidad española, aunque desde 1915 Profesorado e Intendencia o Actuariado los cursaba el alumno a la misma edad en que se cursaban las carreras universitarias9.

  • 10 Sobre esta época, además de las obras clásicas, cf. Ramón Tamames y Fernando Becker, La formación (...)
  • 11 La dependencia de los Centros docentes ubicados en el País Vasco de Valladolid hasta los años sese (...)
  • 12 Citado por Juan Velarde Fuertes, Introducción a la Historia del pensamiento económico del siglo XX (...)
  • 13 Luis Chalbaud, S. J., Discurso solemne de apertura de la Universidad Comercial de Deusto el 2 de O (...)
  • 14 A partir de 1957 ya hay Ministros de la obra, Navarro Rubio, por ejemplo, no cumpliéndose aquella (...)

12Además de las circunstancias económicas de 1925, las desarrolladas por la Dictadura de Primo de Rivera, de claro corte corporativista, como apuntan los profesores Fontana y Nadal, apoyada en el desarrollo de las grandes empresas nacionales, existen otras que hay que tener presentes para interpretar el por qué entonces se quiere equiparar los estudios mercantiles a los universitarios10. En mi opinión, el Decreto de modificación de los estudios mercantiles está estrechamente relacionado con el papel que desempeña la Iglesia Católica en la formación de las élites económicas en España. La Universidad de Deusto es el ejemplo más claro de la entrada de la Iglesia católica en la educación superior en España. Conocida es la labor formativa de la Compañía de Jesús en todos los niveles del sistema educativo. Esta labor llega a a la enseñanza económica superior en 1916 cuando se crea la Universidad Comercial de Deusto, en la localidad de este nombre en la ría bilbaína, con la finalidad de impartir las enseñanzas conducentes a la obtención del título de "Licenciado en Economía", título, por otra parte no existente en las Universidades españolas oficiales, públicas, en aquel momento. El resultado de esta iniciativa, desde la perspectiva académica fue que, junto a estos estudios, se impartieran los de Derecho que sí existían en el sistema educativo español, y que contribuían a que el titulado de Deusto tuviera un título oficial, aunque por la Universidad de Valladolid, donde debían examinarse los alumnos bilbaínos, ya que era la cabecera del Distrito Universitario al que pertenecían las provincias Vascas11. La idea de Luis de Chalbaud S. J., fundador de la Universidad de Deusto, era crear "un centro para la preparación de los hombres de empresa"12. Esta idea partía de la necesidad de la burguesía vasca de contar con centros específico, propios, y así lo recogían Aguirre, Icaza, y el propio Partido Nacionalista Vasco. El objetivo fundamental de la institución docente era la "formación del economista empresario con objeto de facilitar la continuación de las tareas de los empresarios (fundamentalmente vascos) por sus hijos", es decir, crear un cuerpo dirigente para la empresa compuesto por la segunda generación de empresarios, ya los "businessman"13. Este criterio se ajusta, creo yo, a los dos principios que caracterizan a los jesuítas, de una parte formar la élite socioeconómica que dirija los destinos económicos del país, en este caso los de la tierra de Iñigo de Loyola, y de otra la introducción de la filosofía nacionalista que legitima el poder económico del País Vasco, como antaño Calvino justificó el de la burguesía comercial. Es decir, atender a la educación de determinados grupos sociales a los que ya había llegado en los escalones inferiores de su educación; luego se introdujo a través de otros centros como el Instituto Católico de Artes e Industria (I.C.A.I.) en Madrid (1906), que imparte enseñanzas económicas desde 1960, cuando se crea la sección de Estudios en Dirección de Empresas (I.C.A.D.E.). Obviamente lo que podría subyacer en este segundo centro (I.C.A.D.E.) era llevar la experiencia del País Vasco a otros lugares, mas aún, cuando ya se perfilaba una política económica desarrollista apoyada en el el sector industrial español -I.C.A.I. impartía desde mucho tiempo antes enseñanzas de ingeniería- además del poder real en la esfera política que en aquellos momentos detentaba otra organización religiosa, el Opus Dei, que quitaba el monopolio de ministros educados en Deusto a la Compañía de Jesús14.

  • 15 La Ley Moyano establecía seis Facultades Universitarias: Ciencias, Derecho, Filosofía y Letras, Me (...)
  • 16 Se pospuso su aplicación hasta el 1 de Octubre de 1928, derogándose definitivamente con anteriorid (...)

13Ante la situación creada por Deusto cabe pensar que el Ministerio deseara controlar la formación económica superior, por lo que quisiera crear estudios oficiales similares a los de Bilbao, algo que era inviable sin una reforma radical de la estructura universitaria española, puesto que había que crear una nueva Facultad Universitaria rompiendo lo establecido por la Ley Moyano15. Este mismo argumento se puede aplicar a los que pensaban en una Universidad Comercial como las existentes en Italia o Suiza y de la que aparecen ya noticias en 1912. La solución para hacer frente a la situación creada era transformar lo ya existente, en este caso las Escuelas de Comercio, no en su ubicación ni en su organigrama dentro del Sistema educativo español, sino adecuarlas a las nuevas necesidades. El Estatuto de la Enseñanza mercantil de 1925, que fue inviable que entrara en vigor16, elevaba la edad de entrada de los alumnos a las Escuelas de Comercio a los 18 años puesto que se exigía poseer el grado de Bachiller superior, por tanto reunir los mismos requisitos que para acceder a la Universidad. También reducía los estudios a dos niveles, Profesional y Superior, el profesional (cuatro cursos) conduce al título de "Profesor Mercantil" en una de las especialidades de Contabilidad, Mercancías o Economía, equiparados académicamente al de Licenciado de Facultad, y el Superior al título de Intendente Mercantil (dos cursos) en las especialidades Consular, Actuarial o Comercial, equiparándose en este caso al título de Doctor. Es decir se pretende alentar a los estudiantes de economía a acudir a las aulas de las Escuelas de Comercio mediante la homologación de sus títulos con los universitarios de más alto rango.

  • 17 Real Decreto sobre el Estatuto de la Enseñanza Mercantil, Gaceta de Madrid, 10-XII-1925.

14El legislador también perfila las competencias profesionales de los nuevos Profesores e Intendentes Mercantiles. Los Profesores estarán formados para ser Administradores, Contabilizadores, Comisionistas, Viajantes, Corredores, Agentes e Interventores similares, mientras que los Intendentes tendrán formación para dedicase a ser Jefes de Empresas, Gerentes y Asesores técnicos17. No obstante, existe en la sociedad española el ambiente propicio a finales de los años veinte y primeros treinta para que se cree una Facultad de Economía en España. La reforma de 1925 no da resultado, puesto que no hace que entren los estudios económicos en la Universidad; se rompe el carácter integrista que tienen las Escuelas de Comercio, perdiendo control sobre los propios alumnos, y desde la Universidad se plantea una oposición a que estudios que son prácticos, los de las Escuelas de Comercio, lleguen a tener el mismo nivel que las licenciaturas tradicionales. Parece mas adecuado que se creen Facultades nuevas, en pie de igualdad, y que las Escuelas de Comercio sigan donde están.

La enseñanza de la economía durante la IIa República: ¿hacia una Facultad de Ciencias Comerciales?

15La II República desde sus albores planteará la reforma de la Universidad y ese parece ser el momento para crear las facultades de Economía. El estado de animo sobre este tema puede analizarse desde el caso concreto de la Escuela de Comercio de Zaragoza, en estos momentos considero que representativa en el contexto nacional, dada la personalidad de quien en aquellos momentos la dirige, Antonio Mompeón Motos, Subsecretario de Educación en el Gabinete de Aznar y respetado por todas las fuerzas políticas incluso después del 14 de Abril. Además de catedrático en la Escuela de Comercio de Zaragoza era Director del periódico Heraldo de Aragón.

  • 18 Manuel de Puelles Benítez, Educación e ideología en la España contemporánea, Barcelona, Labor, 198 (...)
  • 19 Boletín del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, Madrid, Segundo Semestre de 1931, Vo (...)

16La derogación de los Planes de Estudio de las cinco Facultades Universitarias, el 13 de Mayo, implicó que se quedara para el Curso 1931-32 la renovación de la Enseñanza Superior, más acorde con los nuevos planteamientos institucionales que surgen de las clases dirigentes del nuevo Gobierno, dando lugar a pensar en la posible creación de una Facultad de Economía. Posteriormente, se elabora un Proyecto de Ley de Bases de la Enseñanza Universitaria18. Las enseñanzas propuestas en el Proyecto de Ley de Bases no debieron prosperar, ya que durante el mes de Septiembre aparecieron exclusivamente los Planes de Estudio de las Facultades clásicas (Derecho, Medicina, Filosofía y Letras, Ciencias y Farmacia19). A pesar de esto, las posibilidades que se vislumbraban de que existiera una nueva carrera universitaria fueron recogidas por la Diputación Provincial de Zaragoza, que remitió un escrito, el 22 de Septiembre de 1931, solicitando estos nuevos estudios de Economía para la Universidad de Zaragoza. Se creó una Comisión Gestora en la Diputación, con el fin de estudiar la propuesta antes de ser aprobada por el Pleno. En este sentido, se acordó tanto en la Comisión como en el Pleno la propuesta del Diputado Orensanz, padre de la idea, hecha en términos propios de la época.

  • 20 Archivo de la Diputación Provincial de Zaragoza.
  • 21 Luis Orensanz, médico odontólogo, fue elegido Concejal en 1931 y se le designó Gestor de la Diputa (...)

17Los argumentos que se esgrimen para justificar la petición son exclusivamente históricos. Zaragoza alberga a la "Primera CATEDRA DE ECONOMIA EN ESPAÑA, creada al crearse la Escuela de Economía en el año 1784". Su último Catedrático, Mariano Nogues, fue a dar clases en la Universidad en 1842, lo cual "confirmó la importancia de la Escuela, creada por la Sociedad Económica"20. Evidentemente solo son argumentos historicístas los que se emplean, más aun si se consideran los párrafos siguientes que aluden, muy someramente, a los economistas aragoneses, sin citar ninguno, y a Zaragoza como sede de la Asamblea de Cámaras de Comercio Españolas. No se atiende en la solicitud ni a la demanda que tendrían los nuevos estudios ni a la ampliación de los ya existentes, ni siquiera se alude a la Cátedra de Economía y Hacienda de la Facultad de Derecho, posiblemente la primera afectada por la creación de una Facultad de Economía. En definitiva, consideramos que es un intento personal de un Diputado, Orensanz, que enterado de la existencia de un Proyecto de Ley sobre la creación de Facultades de Economía, se apresuró a solicitar una para Zaragoza21. En definitiva esta demanda de una nueva Facultad para la Universidad de Zaragoza viene a demostrar el interés que existía en el país para crear una Facultad de Economía.

  • 22 En Octubre de 1933 se celebró en Zaragoza la Ia Conferencia Económica Aragonesa organizada por la (...)

18Sin embargo, más consistente es la propuesta de la ampliación de categoría de la Escuela de Comercio de Zaragoza, que va acompañada de otros acontecimientos colaterales que no se escapan ni a las propuestas de la Conferencia Económica Aragonesa22, ni a la situación de los Titulares Mercantiles, ni, por supuesto, a la futura Facultad de Economía. El posible origen de este debate y acontecimientos posteriores se encuentran, en mi opinión, en que la Ley sobre Congregaciones Religiosas de junio de 1933, consecuencia de la propia Constitución, pudiera incidir, entre otros muchos factores, en la propuesta por parte del Ministro de Instrucción ante el IV Congreso de Titulares Mercantiles, celebrado en 1932, de crear una Facultad de Economía, pidiendo asesoramiento para ello a las Facultades de Derecho y a las Escuelas de Comercio. Esto se tradujo en la solicitud de Informes a las Escuelas de Comercio sobre la posible creación de un Centro de Estudios Económicos, se entiende que de "Investigación". En general, las Escuelas de Comercio mayoritariamente no veían necesario la creación de esta Institución en cuanto que la idea de impartir cursos de alta especialización científica y doctrinal, así como la labor investigadora en esta materia podían ellas impartirlas dignamente.

  • 23 Libro de Actas de la Escuela de Comercio de Zaragoza.
  • 24 El Catedrático Ricardo Bartolomé Más puede ser un ejemplo de ello.

19La reacción de Zaragoza se inicia a partir del 11 de Enero de 1933 cuando Monpeón transmitió a la Junta de la Escuela la iniciativa de algunas entidades ciudadanas, el Colegio Pericial Mercantil, para la elevación a la categoría de "Altos Estudios Mercantiles" de la Escuela de Comercio y que es acogida favorablemente23. Sin embargo, destaca la sensatez de los Claustrales al considerar, primero, que solo debería de ser Escuela de Altos Estudios en la especialidad de Intendencia. Obviamente, la que mayor demanda tiene y a la que, en la lógica secuencial, corresponde al Profesorado Mercantil. ¿Por qué este interés por elevar a la categoría de Escuela de Altos estudios Mercantiles la existente en Zaragoza? Existía el temor a que se crearan nuevos centros de enseñanza, los de Economía, que desplazaran a los de Comercio. Por ello, era preferible tener previamente estudios Superiores que forzarían a su transformación en Facultad de Economía. Por otra parte, los Titulados Mercantiles tenían temor a la competencia de a unos nuevos profesionales, los economistas, lo que condujo a lo largo del Curso 1932-33 a una conflictividad estudiantil, inusual en las Escuelas de Comercio, con una fuerte repercusión en la prensa, alentada por algunos miembros de la Carrera asentados en Madrid24. No obstante, Monpeón planteó a los padres de los alumnos, alumnos y Titulares Mercantiles que se creara una Facultad de Ciencias Comerciales, junto a la de Economía, es decir, que se diera rango universitario a las enseñanzas de Comercio. Ahora bien, el proyecto gubernamental consistía en crear una Facultad de Economía y Administración, pero lo que la Escuela de Comercio de Zaragoza, Monpeón, proponía era que se creara también la de Ciencias Comerciales, es decir de "gestión de empresas", diferenciando claramente, de esta forma, las funciones del licenciado en Economía del licenciado en Ciencias Comerciales.

20Es posible que los agentes económicos, sociales, políticos y académicos consideraran que solo la transformación de las Escuelas de Comercio en Centros universitarios, con plenitud de derechos, podría salvar la situación académica -el fracaso del Plan de estudios de 1922- y profesional -cada vez hay menos alumnos en las Escuelas y ningún Titular Mercantil pertenece a las élites de la II República- por la que atravesaba la carrera mercantil. La actitud de Monpeón define su personalidad y su conceptualización de las Escuelas de Comercio en el panorama educativo español, cuando apoyó en todo momento la creación de la Facultad de Economía y siempre quiso dejar constancia de que las Escuelas de Comercio estaban integradas en la Universidad, aunque solo orgánicamente, ya que dependían del Rector y llegaron a formar parte sus Directores de los Consejos Universitarios y Junta de Gobierno, auténtica innovación en la integración de la Escuela en la Universidad de Zaragoza. Pero los Estudios, y por ello los Títulos, no se integraron ni se integraran nunca como tales en la Universidad.

  • 25 Gaceta de Madrid, 13-II-1936.
  • 26 Libro de Actas de la Escuela de Comercio de Zaragoza, Junta de la Escuela del 29 de Febrero de 193 (...)
  • 27 Juan Velarde Fuertes, "Historia de los precursores de los estudios de Ciencias Económicas en Españ (...)
  • 28 Jesús Prados Arrate, "Los primeros pasos de la Facultad de Ciencias Económicas", Economistas, Madr (...)

21En 1936, el 13 de Febrero, concluyó el episodio sobre la Facultad y la reforma de las Enseñanzas de Comercio, con la creación del Centro de Estudios Económicos25, en el que la Escuela de Zaragoza, según Monpeón, "tendrá que desempeñar un papel activo"26, aunque no se llegue a constituir definitivamente debido a los acontecimientos bélicos, no llegando a funcionar, como dice el Profesor Velarde Fuertes27. Paralelamente a estos acontecimientos, en la Facultad de Derecho de Madrid se organizaron unos cursos bajo el título de "Estudios Económicos, Políticos y Administrativos" durante los años académicos 1934-35 y 1935-36, y en lo que intervinieron Manuel de Torres, Agustín Viñuales, Enrique Rodríguez de la Mata, etc., todos ellos discípulos de Flores de Lemus28.

  • 29 Juan Velarde Fuertes, "Historia de los precursores", op. cit.

22El resultado de toda esta problemática sobre las enseñanzas económicas y la creación de una Facultad de Economía fue escaso hasta 1944, no hay que olvidar que el desarrollo de la actividad económica es escaso en el período republicano y el marco legislativo en materia económica tampoco va a cambiar sustancialmente, aunque si lo haga el político social. Unicamente cabe destacar la creación en la Universitat Autónoma de Barcelona, de corta existencia, de la Facultad de Dret y Cienças Economiques y Socials, aunque por otra parte y según el profesor Lluch la primera Facultad de Ciencias Políticas, Jurídicas y Económicas se creó durante la guerra civil en Valencia29.

La creación de las Facultades de Ciencias Económicas en España. Facultad de Económicas versus Escuela de Comercio

  • 30 El Instituto Sancho de Moneada era un organismo en el seno del Consejo Superior de Investigaciones (...)
  • 31 Pedro Rico, "La reforma de la Carrera Mercantil", Técnica Económica, Madrid, n° 78, Septiembre de (...)
  • 32 "Técnicos Industriales y Mercantiles", Técnica Económica, Madrid, n° 79, Octubre de 1942. Este tex (...)

23El interés por la "Economía" en Régimen anterior surge ya en sus primeros años, creándose el Instituto de Economía "Sancho de Moncada" que con un fin doctrinal en temas de economía y sociología agrupó a la intelectualidad falangista en la materia30. Existe, por otra parte, el sentimiento en las Escuelas de Comercio de la necesidad de reforma, reforma que subyace, como hemos visto, desde la aprobación del plan de 1922, todavía vigente, y reforma, a su vez, que debería conducir a una adecuación de las Escuelas a las necesidades de "Nuevo Estado": las Escuelas de Comercio deben de formar "Jefes de Empresa", hombres de confianza del Estado...31. Por otra parte, existe también, en los propios Titulares mercantiles, la crítica a la carrera, acusando a las Escuelas de no formar técnicos, sino hombres de negocios, quizás por la tendencia a organizar la carrera con un "criterio universitario" olvidándose de la práctica, base de la carrera mercantil, hecho al que "han contribuido, sin duda, la inhibición de las Cámaras de Comercio"32.

24El cambio de opinión con relación a la época anterior es sustancial, aunque entraríamos en una contradicción dentro de las Escuelas de Comercio, al rebajar su cualificación profesional a TÉCNICAS, es decir que no formarían a la segunda generación de empresarios que era lo que pretendían tanto en el plan de estudios de 1925 como en los proyectos de Antonio Mompeón, sino empleados de las mismas, los subalternos y dependientes que se decía en 1850. En definitiva, todos estos planteamientos conducentes a consolidar la necesidad de reforma de la carrera mercantil concluyeron en que, ya en Julio de 1942, se nombrará una comisión por el Ministerio para la organización de las Escuelas de Comercio. De las ideas que se desarrollaron en esta Comisión, Claro Allue Salvador, Director de la Escuela de Madrid, hizo una síntesis en Técnica Económica, revista de los Titulares mercantiles:

  • 33 Claro Allue Salvador, cit. por Ucieda Gavilanes, Hacia la fundación de la Universidad Comercial, B (...)

"para llegar a la implantación futura del Instituto Superior de Ciencias Económicas (...) a base de las Escuelas de Comercio actuales, deseosas de cumplir con el cometido para el que fueron creadas"33.

  • 34 Boletín Oficial del Estado (B.O.E.), Madrid, 31-VII-1943.
  • 35 Juan Damián Traveso, La libertad en la Ley General de Educación, Tesis Doctoral inédita cit. por M (...)

25A pesar de estos intentos de reforma y adecuación de las Escuelas de Comercio a las nuevas necesidades de la economía española, se establece como Facultad Universitaria la de Ciencias Políticas y Económicas, al amparo de la Ley de Ordenación Universitaria de 29 de Julio de 194334. Esta Ley calificada de "delirio legal" en cuanto que exalta los principios educativos falangistas carece de una justificación explícita para la aparición de las Facultades de Ciencias Políticas y Económicas en el sistema educativo español35. Ahora bien, si comparamos las facultades existentes antes de 1943, apreciamos que se mantienen en la nueva Ley de Ordenación Universitaria las tradicionales, elevándose de categoría, únicamente, las Escuelas de Veterinaria y estableciendo como nueva, exclusivamente, la antes aludida de Ciencias Políticas y Económicas.

  • 36 Mariano Peset Reig, "La Ley de Ordenación Universitaria", en Juan José Carreras Ares y Miguel Ange (...)
  • 37 Esto puede comprobarse en la película Raza cuyo guión fue escrito por Francisco Franco Bahamonde, (...)

26Esta Ley de 1943 merece una reflexión especial en lo referente a su génesis, en tanto que ahí pudiera estar la clave de la creación de las Facultades de Ciencias Políticas y Económicas36. La Falange pretendía tener mayores cotas de poder lo que restaba presencia a la Iglesia en las Universidades. No debía ser fácil acometer la reforma de la Universidad española en las postrimerías de la Guerra Civil, aunque si debía estar claro para el "Nuevo Estado" que había que reformarla puesto que en ella se había fraguado desde siempre el liberalismo. José Antonio Primo de Rivera demostró desconfianza hacia los intelectuales y los universitarios. Además las Facultades de Derecho habían sido el lugar tradicional de formación, José Antonio Primo de Rivera entre otros, de la clase política española, la que había gobernado en los periodos anteriores y a la que se le acusaba de los males de la "patria"37.

27¿Por qué no se transforman las Escuelas de Comercio en Facultad de Ciencias Comerciales como se había pretendido anteriormente? En mi opinión, quizás la razón se encuentre en los artífices de la propia Ley. Los intereses Falangistas de tener un centro de formación de sus propios cuadros dirigentes les llevó a organizar una Facultad propia en la que se conjugará la enseñanza de su doctrina política, Facultad de Ciencias Políticas, con unos conocimientos económicos que no podían ser impartidos por las Escuelas de Comercio, cuya estructura impedía, en principio, abrirlos a los criterios universitarios (Peritaje, Profesorado, Intendencia Mercantil) a la vez que la oposición, como se ha visto antes de los propios Titulares mercantiles que pretendían dar a la carrera un carácter meramente práctico, cuando la Ley de Ordenación Universitaria diferencia la formación universitaria de la formación profesional, dejando ésta a los Institutos, Escuelas Universitarias:

  • 38 "Ley de Ordenación de la Universidad Española de 29 de Julio de 1943", (B.O.E., 31-VII-1943), Expo (...)

"De suerte que los jóvenes universitarios salgan de las aulas, no ya sólo con los conocimientos científicos generales y propios de la Facultad, sino con los más concretos que habilitan para el ejercicio de las diversas actividades profesionales"38.

28Creo que había también una razón más, la economía que se quería impartir en la nueva Facultad era una "economía política" es decir dirigida a la administración pública, como complemento básico de la actividad política. Hay que conocer la realidad sobre la que se quiere actuar, después hay que conocer las relaciones que existen en ellas y el comportamiento de los agentes económicos y finalmente hay que tomar las medidas adecuadas que conduzcan al bien común, objetivo de gobernante; son los planteamientos de Petty, Quesnay y tantos otros. En definitiva, hay que enseñar Historia Económica, Estructura Económica, Teoría Económica, Hacienda Publica, Política Económica..., y no Contabilidad, Derecho Mercantil, Administración de Empresas, Calculo mercantil..., lo que se cursaba en las Escuelas de Comercio.

  • 39 J. Velarde, op. cit., p. 263. Sobre la evolución histórica de las Facultades de Ciencias Económica (...)
  • 40 Pedro Gual Villalbí es quizás el Titular Mercantil que ha ocupado un papel más relevante en la vid (...)

29Por tanto, consideramos que en la nueva estructuración de la Universidad española del año 1943 no se dejaba abierta la posibilidad a la integración en ella de Comercio, pues su función era asumida en la Universidad por Institutos, Escuelas, etc., que impartían las técnicas profesionales a los postgraduados. El 7 de Septiembre de 1943 fue creada la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas inagurándose el curso el 16 de Febrero de 194439. Este hecho, de gran significado para la enseñanza mercantil llevo a replantear la orientación de las Escuelas de Comercio. Quizás sea el Profesor Gual Villalbí40, el que con más profundidad haya tratado este tema; así en el discurso que pronunció en la inauguración del nuevo edificio de la Escuela Superior de Comercio de Barcelona se refirió a las diferencias que debían existir entre las Escuelas y las Facultades, basados fundamentalmente en que aquéllas se dedicaban a la técnica y éstas a la universitaria:

"Las escuelas técnicas deben enseñar el cómo (how) de las cosas y las universidades del porqué (why)".

  • 41 Pedro Gual Villalbi, Significado actual de las Enseñanzas Mercantiles, Barcelona, Escuela de Altos (...)

30Si bien entre ambas, la Facultad de Económicas y las Escuelas de Comercio, debe de existir "una armonía de la que resulta beneficiada la misión social que les incumbe"41. Esta idea puede que no sea original de Gual, ya que Carlos Camaño en el V Congreso Nacional de Profesores e Intendentes Mercantiles de Espña celebrado en Mayo de 1944, y ante la recientemente creada Facultad de Económicas y la existencia de las Escuelas de Comercio, manifestó los siguiente:

  • 42 Ucieda Gavilanes, op. cit., p. 62.

"Luego entonces no hay más que hacer la delimitación, en un lado la practica, de otro la teoría"42.

  • 43 Ministerio de Educación Nacional. Dirección General de Enseñanza Profesional y Técnica, Primera as (...)

31Esta polémica se saldó en 1953, como veremos mas adelante. Pero el sentido de complementariedad no fue comprendido por las Escuelas de Comercio que veían perder su misión en la estructura educativa del país; se transformaban en centros donde se debían impartir esas "carreras cortas" pero que en grado superior llevaba a una duplicidad de títulos, los Universitarios y los que no lo eran, puesto que en principio no existirán diferencias aparentes entre los licenciados en Económicas y los Intendentes mercantiles, aunque formativamente si que las existían. El tema era grave y en los diferentes foros de la profesión mercantil se habló del tema: había que encontrar una solución para la coexistencia de dos centros dedicados, en principio a una misma función: enseñar economía, mas economía que Contabilidad. En las Conclusiones de la Asamblea del Profesorado de Enseñanza Profesional y Técnica, de 1945, se propuso la creación de tres tipos de Escuelas "de Comercio", las Escuelas Técnicas Mercantiles y Administrativas, en las cuales se realizarían estudios conducentes al título de Técnico Mercantil tras seis cursos, la Escuelas Superiores de Estudios Mercantiles y Administrativos, que formarían jefes de empresa y de la administración pública y de los seguros, tras cuatro cursos mas y que con una tesis doctoral podrían ser Intendentes Mercantiles o Actuariales, el tercer tipo de Escuelas eran las de Vulgarización, escuelas elementales que facilitarían un diploma43. Todo ello es lógico. Era una forma de asumir las funciones que tenían en ese momento las Escuelas de Comercio, a la vez que dar en carácter practico a todos los estudios, incluso asumiendo otros nuevos inexistentes en el Sistema Educativo español, no el extranjero, como es el de Estudios Administrativos, lo que permitía, y así creemos que subyacía en los asistentes a Asamblea, que junto a las Facultades de Derecho y de Ciencias Económicas y Políticas, existieran unos estudios prácticos mas acordes con la demanda laboral y social, dejando a las Facultades el aspecto teórico, de tal forma que ya se diluía el tema Económicas-Comercio, con otras Facultades.

32En 1950, la Asociación Nacional de Intendentes Mercantiles, con motivo del primer Centenario de la creación de las Escuelas de Comercio, se dirigió al Ministro de Educación proponiendo la creación de una única Facultad que aglutine a las Escuelas de Comercio y a las Facultades de Económicas. Las cosas estaban cambiando, puesto que las Escuelas querían integrarse en la Universidad, en la facultad de Ciencias Políticas y Económicas, en mi opinión por el éxito que tenían y que era previsible que tuvieran después pues ya las primeras promociones se habían incorporado al mundo del trabajo, tanto en la empresa como en la Administración Pública, ademas de que algunos profesores de las escuelas de Comercio se incorporaban como docentes a la nueva Facultad llegando a alcanzar la Cátedra.

  • 44 Ley de 17 de Julio de 1953, (B.O.E., 18-VII-1953).

33La Ley de 17 de Julio de 1953 sobre la Ordenación de las Enseñanzas Económicas y Comerciales44, establece la diferencia entre las enseñanzas impartidas en las Escuelas de Comercio y las Facultades de Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales ya que lo conceptuado como "período técnico" se cursarán en las primeras mientras que en las segundas se cursará el grado universitario. La originalidad de la Ley estriba en la desaparición de las Escuelas de Altos Estudios Mercantiles puesto que los estudios superiores de Intendencia Mercantil y Actuariado de Seguros hasta entonces allí realizados se integran en la Facultad de ahí que se le añada a su nombre el título de Comerciales, que con el tiempo pasarán a llamarse de Empresariales, con lo que desaparece ya el problema de duplicidad de estudios al que nos hemos referido más arriba y se lleva a la práctica las ideas que aportó Antonio Mompeón, aunque queda la duda de si este quería que el Profesorado mercantil también se incorporara a la Universidad española en esa Facultad de Ciencias Comerciales.

  • 45 Decreto de 11 de Agosto de 1953, (B.O.E., 29-VIII-1953), y Decreto de 23 de Julio de 1953, (B.O.E. (...)
  • 46 Decreto de 23 de julio de 1953, (B.O.E., 15-VIII-1953).

34El resultado de esta Ley, que se justificaba en los progresos de la economía y la industria nacional y al que han contribuido "de modo eficaz los Titulares mercantiles con su preparación y conocimientos", fueron dos Decretos del Ministro de Educación Nacional Joaquín Ruiz Giménez el 11 de Agosto de 1953 estableciendo los planes de estudios de diversas Facultades Universitarias, entre ellas, naturalmente la de Ciencias Políticas Económicas y Comerciales, y el 23 de Julio de 1953, en el que se aprueba el plan de estudios de las Escuelas de Comercio45. En definitiva, en 1953 quedan consolidadas las enseñanzas económicas en un Centro propio con esa nueva Facultad de Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales, estableciéndose ya no sólo su ubicación administrativa clara en la Universidad, sino que elimina su competencia oficial, también social, la de las Escuelas de Comercio desde el momento en que "el Título de Profesor Mercantil habilita a sus poseedores el ingreso directo en la sección de Ciencias Económicas y Comerciales"46. En definitiva, la carrera mercantil desaparece como carrera "intermedia" para pasar a ser un Bachillerato especializado, lo que hoy llamamos Formación Profesional, junto con el Bachillerato Laboral que en 1949 surgió a instancias de Antonio Girón de Velasco.

35Es el final de las Escuelas de Comercio y la consolidación de las facultades de Economía, aunque legalemente desaparezcan con la Ley General de Educación, aunque ese final no sólo se deba argumentar con la creación de la Facultad de Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales, también por la división del profesorado, cuando una parte se incorpora a las Facultades, los que imparten docencia en Intendencia Mercantil, aunque hay otro detalle, desde 1944 ya pueden acceder a las Cátedras de las Escuelas Licenciados Universitarios, no Titulares Mercantiles, que contribuyen a romper su unidad, compacidad, y entre los licenciados que concurren a las Cátedras de las Escuelas de Comercio son los Licenciados en Económicas.

Notes

1 Ives Lequin, "El trabajo en la economía francesa desde la Revolución", en Historia Económica de Europa Universidad de Cambridge, Madrid, 1982, t. VII, Parte I.

2 Sobre este tema, ver los trabajos de Jean-Louis Guereña, por ejemplo "La formación técnica en la primera mitad del siglo XIX. El Conservatorio de Artes", en La Revolución Francesa y su influencia en la Educación en España, Madrid, Universidad nacional de Educación a Distancia, 1990, pp. 223-255.

3 A. Shumpeter, Teoría del desenvolvimiento económico, México, 1944.

4 El Código de Comercio español de 1885 establece la obligación para el comerciante de llevar registros contables; lo mismo ocurre con otra legislación económica dictada después.

5 Real Decreto de 8 de Septiembre de 1850, Exposición de motivos.

6 Es curioso contemplar como se unen ambos tipos de enseñanza, la economía teórica, con la economía aplicada a la empresa en unos únicos centros de enseñanza, cuando en la primera lo que prima es el bienestar de la sociedad, el buen funcionamiento de la economía con un justo reparto de la riqueza, mientras que en la segunda lo que interesas es obtener el máximo beneficio con el mínimo coste (Cf. Alfonso García Barbancho. Disparidades regionales y Ordenación del Territorio, Barcelona, 1979, p. 17).

7 Real Decreto sobre el Estatuto de la enseñanza mercantil, Gaceta de Madrid, 10-XII-1925.

8 Justo García Sánchez, "Creación de la Cátedra de Economía Política de las Universidades españolas a principios del siglo XIX (Proyecto de D. Simón de Villegas en 1802)", Moneda y Crédito, Madrid, n° 180, Marzo de 1987.

9 En el Plan de estudios de 1922 para las Escuelas de Comercio, el que más tiempo estuvo en vigor, se ingresaba a los 14 años tras aprobar el bachillerato elemental, y tras superar cuatro cursos, obtenía el título de Perito mercantil, más dos cursos Profesor Mercantil y dos más Intendente mercantil.

10 Sobre esta época, además de las obras clásicas, cf. Ramón Tamames y Fernando Becker, La formación económica y política de España, Madrid, 1991, pp. 131-137.

11 La dependencia de los Centros docentes ubicados en el País Vasco de Valladolid hasta los años sesenta, no se escapa de las razones políticas que evidenciaban la inexistencia de dependencias administrativas propias o delegadas del gobierno central en este territorio.

12 Citado por Juan Velarde Fuertes, Introducción a la Historia del pensamiento económico del siglo XX, Madrid, 1974.

13 Luis Chalbaud, S. J., Discurso solemne de apertura de la Universidad Comercial de Deusto el 2 de Octubre de 1916, Bilbao, 1916.

14 A partir de 1957 ya hay Ministros de la obra, Navarro Rubio, por ejemplo, no cumpliéndose aquella máxima de que siempre desde los años cuarenta había en el Consejo al menos un Ministro educado en Deusto.

15 La Ley Moyano establecía seis Facultades Universitarias: Ciencias, Derecho, Filosofía y Letras, Medicina, Teología y Farmacia.

16 Se pospuso su aplicación hasta el 1 de Octubre de 1928, derogándose definitivamente con anterioridad a esa fecha.

17 Real Decreto sobre el Estatuto de la Enseñanza Mercantil, Gaceta de Madrid, 10-XII-1925.

18 Manuel de Puelles Benítez, Educación e ideología en la España contemporánea, Barcelona, Labor, 1980.

19 Boletín del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, Madrid, Segundo Semestre de 1931, Vol. II, pp. 440, 441, 454, 456-457.

20 Archivo de la Diputación Provincial de Zaragoza.

21 Luis Orensanz, médico odontólogo, fue elegido Concejal en 1931 y se le designó Gestor de la Diputación Provincial de Zaragoza, primero, y Vicepresidente después. En 1932 fue Presidente de la Diputación.

22 En Octubre de 1933 se celebró en Zaragoza la Ia Conferencia Económica Aragonesa organizada por la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del Pais. En la Conferencia se hizo un análisis de la región incluidos los aspectos relacionados con la enseñanza. Entre otras cuestiones se propuso la creación de centros de enseñanzas agrarias, principal actividad económica de la región.

23 Libro de Actas de la Escuela de Comercio de Zaragoza.

24 El Catedrático Ricardo Bartolomé Más puede ser un ejemplo de ello.

25 Gaceta de Madrid, 13-II-1936.

26 Libro de Actas de la Escuela de Comercio de Zaragoza, Junta de la Escuela del 29 de Febrero de 1936.

27 Juan Velarde Fuertes, "Historia de los precursores de los estudios de Ciencias Económicas en España", Economistas, Madrid, 1983.

28 Jesús Prados Arrate, "Los primeros pasos de la Facultad de Ciencias Económicas", Economistas, Madrid, 1983.

29 Juan Velarde Fuertes, "Historia de los precursores", op. cit.

30 El Instituto Sancho de Moneada era un organismo en el seno del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que se mantuvo hasta 1976 en que el Instituto pasó a llamarse de "Economía Aplica".

31 Pedro Rico, "La reforma de la Carrera Mercantil", Técnica Económica, Madrid, n° 78, Septiembre de 1942. Este artículo fue publicado previamente en Arriba el 11 de Agosto de 1942.

32 "Técnicos Industriales y Mercantiles", Técnica Económica, Madrid, n° 79, Octubre de 1942. Este texto es reproducción del publicado en España Económica y Financiera, 29 de Agosto de 1942.

33 Claro Allue Salvador, cit. por Ucieda Gavilanes, Hacia la fundación de la Universidad Comercial, Badajoz, 1953.

34 Boletín Oficial del Estado (B.O.E.), Madrid, 31-VII-1943.

35 Juan Damián Traveso, La libertad en la Ley General de Educación, Tesis Doctoral inédita cit. por M. de Puelles, op. cit., p. 375.

36 Mariano Peset Reig, "La Ley de Ordenación Universitaria", en Juan José Carreras Ares y Miguel Angel Ruiz Carnicer (Eds.), La Universidad Española bajo el régimen de Franco, Zaragoza, 1991

37 Esto puede comprobarse en la película Raza cuyo guión fue escrito por Francisco Franco Bahamonde, anterior jefe del Estado.

38 "Ley de Ordenación de la Universidad Española de 29 de Julio de 1943", (B.O.E., 31-VII-1943), Exposición de motivos.

39 J. Velarde, op. cit., p. 263. Sobre la evolución histórica de las Facultades de Ciencias Económicas y Empresariales cf. A. Suárez Suárez, "Los estudios de Economía de la Empresa en la Universidad Española", Economistas, Madrid, n° 2, Julio de 1983 (texto de la conferencia pronunciada con ese título por el autor con motivo del XL Aniversario de la creación de la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas de Madrid).

40 Pedro Gual Villalbí es quizás el Titular Mercantil que ha ocupado un papel más relevante en la vida pública española pues además de ser Catedratico y Director de la Escuela de Barcelona fue presidente del Consejo de Economía Nacional y Ministro sin Cartera con el General Franco en los años cincuenta.

41 Pedro Gual Villalbi, Significado actual de las Enseñanzas Mercantiles, Barcelona, Escuela de Altos Estudios Mercantiles de Barcelona, 1962.

42 Ucieda Gavilanes, op. cit., p. 62.

43 Ministerio de Educación Nacional. Dirección General de Enseñanza Profesional y Técnica, Primera asamblea de profesorado de enseñanza profesional y técnica. Memoria redactada por el Gabinete Técnico de la Dirección General, Madrid, Octubre de 1945.

44 Ley de 17 de Julio de 1953, (B.O.E., 18-VII-1953).

45 Decreto de 11 de Agosto de 1953, (B.O.E., 29-VIII-1953), y Decreto de 23 de Julio de 1953, (B.O.E., 15-VIII-1953).

46 Decreto de 23 de julio de 1953, (B.O.E., 15-VIII-1953).

Auteur

Universidad de Zaragoza

© Presses universitaires François-Rabelais, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540