Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. II

 | 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

I. Université, pouvoirs et contrepouvoirs

Hacia la formación universitaria del maestro. Zamora (1931-1936)

Leoncio Vega Gil

Texte intégral

Introducción

1El panorama cultural y educativo de la sociedad española en 1931 era, cuando menos, insuficiente en comparación con el desarrollo de otros países y lo avanzado del siglo XX; después de casi cien años en que se decretara la obligatoriedad escolar, la creación generalizada de escuelas, la formación del maestro en instituciones específicas, la financiación pública del ramo de la instrucción pública y otras medidas, buena parte de la población infantil sigue sin cobertura escolar y casi la mitad de los colectivos sociales sin las estrategias básicas de acceso a la cultura, al conocimiento y a la integración plena en la sociedad democrática. Es igualmente cierto que la historia cultural y educativa dibujada por los republicanos ahora es más pesimista y caricaturesca que la propia realidad escolar; nación semianalfabeta; maestros sin estímulos, motivación, dignificación y condiciones de vida y de trabajo (presos del caciquismo y la institución eclesiástica); inspectores olvidados unas veces y maltratados por el régimen otras; en suma, una escuela tradicional para una sociedad atrasada, inculta, ignorante y rutinaria, la que se encuentra la República al iniciar su andadura. Por ello, su actualización y modernización pasa necesariamente por una reestructuración global de toda la instrucción pública. Los principios de la nueva escuela los diseñaría L. Luzuriaga cuando elabora las bases del anteproyecto de ley; la educación pública es función de estado; pedagógicamente ha de ser activa, creadora y social; atender la cultura de los adultos; organizativamente se hará conforme el principio de la coeducación. En definitiva, se pretende establecer la escuela única.

  • 1 Cf; R. Llopis, La revolución en la escuela, Madrid, Aguilar, 1933, y Hacia una escuela más humana,(...)
  • 2 Cf. entre otros: A. Jiménez Eguizabal, La Inspección de Primera Enseñanza en ¡a Segunda República (...)

2Ahora bien, una cosa son las propuestas, los proyectos, la política educativa1, y otra las realidades, las consecuencias, lo conseguido y que, en términos generales, no fue tanto ni tan bien dotado como se pretendía2 aunque, eso sí, supuso un giro de ciento ochenta grados en las funciones encomendadas tanto a la nueva institución normalista como a los celectivos docentes y discentes en ella presentes. Este giro crearía nuevas expectativas socio-profesionales y bastantes problemas organizativos y políticos que convierten a la Normal en núcleo de reivindicación, descontento, tensiones entre distintos grupos de formación y, en buena medida, incertidumbre. Decir también que la Normal zamorana se convierte en instrumento de confrontación política dado que es el epicentro de la Federación de Estudiantes.

3Es en esta dinámica en la que pensamos situarnos en el presente trabajo de investigación. No obstante, nuestra oferta se concentra en el estudio del modelo republicano para la formación del colectivo docente de enseñanza primaria y su concreción al marco social y geográfico de Zamora que, por otro lado, creemos fue un reflejo de la política central y por tanto no arroja especiales diferencias respecto de lo ocurrido en otras geografías.

  • 3 El centro institucional de catolicismo y antirrepublicanismo zamorano por excelencia será el Círcu (...)
  • 4 Cf. M.A. Mateos Rodríguez, "Elecciones municipales en Zamora, año 1931", El pasado histórico de Ca (...)

4Una Zamora que en estos momentos se debatía entre el apoyo explícito al nuevo régimen por parte de algunos políticos, intelectuales, docentes y buena parte del colectivo social y, por otra, un progresivo distanciamiento (cuando no rechazo tácito desde el principio) de la república protagonizado por sectores liberales, todo el grueso del carlismo zamorano, la institución eclesiástica, algunos docentes y reducidos círculos sociales con una gran capacidad de organización y propaganda3. Una confrontación que tiene sus precedentes inmediatos en 19314.

5Ahora bien, en esa concreción a la que hacíamos referencia, no exenta de problemas y tensiones, tratamos de comprobar si el sesgo universitario de la nueva formación fue algo más que mero acatamiento de la política ministerial y actuación formal en cuestiones pedagógicas.

La formación básica. Cultura y profesionalización

Reforma y contrarreforma

  • 5 Cf. R. Llopis, La revolución en la escuela, op. cit., p. 86.

6La reforma de la escuela se convierte en una obsesión para la República; pero, reformar la escuela suponía comenzar por el núcleo central de la misma, el maestro. "Sin buenos maestros todo lo que se haga en beneficio de la escuela resultará estéril", escribe R. Llopis5, profesor normalista, director de la Revista de Escuelas Normales desde 1927, destacado militante socialista y primer Director General de Primera Enseñanza. Y, dado que la nueva escuela necesitaba nuevos maestros y que estos se formaban en las Normales, se concentra el primer esfuerzo reformador en la transformación del carácter, organización y proyección social y cultural de los establecimientos normalistas.

  • 6 Medida bien vista por la sociedad zamorana, cf. Heraldo de Zamora, 1 de septiembre de 1931, n° 11. (...)
  • 7 Sobre la reforma contenida en el Plan Profesional pueden verse algunos documentos: R. Llopis, La r (...)
  • 8 Cf. P. Loperena, Del gobernar "nuevo estilo". La jubilación forzosa de 33 profesores de escuelas n (...)

7Esta profunda transformación de la vida normalista española se opera mediante el decreto de 29 de septiembre de 1931 (Gaceta del 30). Una reforma que se inscribe en un marco general de reordenamiento de toda la instrucción pública y que venia siendo demandada tanto desde sectores intelectuales y políticos como de los propiamente académicos e internos. Los principios que inspiran el nuevo modelo formativo de los colectivos de la enseñanza primaria podríamos resumirlos en los siguientes: la fusión de las viejas normales de maestros y maestras en un sólo establecimiento, la Escuela Normal del Magisterio Primario; la coeducación, consecuencia del primero, y que suponía la educación y formación en común de alumnos y alumnas. El desarrollo de estos principios era consecuencia de una mayor racionalización de los recursos pero también expresan el impacto de las nuevas corrientes pedagógicas tanto nacionales como internacionales que confluyen en la República. Algunos grupos académicos, políticos, intelectuales y sociales reaccionarán contra estas medidas que interpretaban como corruptoras de la moral pública. Junto a los principios anteriores aparecen otros como la limitación de alumnos de entrada y la garantía de colocación al terminar (se piensa en un máximo de 40, pero en 1932 se fija que no podrán matricularse más de 20 alumnos por Escuela Normal; tal vez la experiencia de la larga y problemática duración del primer cursillo de selección profesional exigía más cautela y limitaciones); la supresión de exámenes se deja a juicio de los Claustros; el nuevo carácter de la Normal será esencialmente pedagógico (profesional), ya no se habla de formación de maestros sino de "formación profesional del Magisterio primario"; una mayor exigencia cultural de ingreso6 y una mayor colaboración institucional (maestros, inspección, Instituto, Universidad), que provocaría, en principio, algunos roces y tensiones ya que se cuestionaba el tradicional peso específico académico del instituto en favor de la Normal7. Ahora bien, la reforma exigía esfuerzos por parte del personal docente, el instrumento clave de todo proceso de modernización. Una reducción institucional conllevaba una merma del colectivo docente; el ministerio dudaría entre las excedencias y las jubilaciones y finalmente se decidió por aplicar esta segunda fórmula que provocaría una fuerte protesta del grupo de profesores afectado8.

  • 9 Puede verse este decreto en Historia de la Educación en España, op. cit., pp. 155-162.

8En base a los principios anteriores el Plan Profesional reorganizaba la formación de maestros en tres bloques: el primero de cultura general, a realizar en los Institutos nacionales; el segundo de formación profesional, en las Normales (tres cursos) y el tercero, de práctica docente, en las escuelas nacionales (un curso) con sueldo de entrada. A pesar de que la primera parte debía desarrollarse en los Institutos, dado que cuando se promulga el decreto ya están algunos alumnos matriculados en la Normal, y que, en cualquier caso, la mayoría de aspirantes a maestros no reúnen las condiciones exigidas para ingresar en el grado profesional, se arbitra la fórmula transitoria del programa cultural. En cuanto al acceso a los estudios profesionales, la genuina formación básica republicana, decir que se exige un examen-oposición (ejercicios de letras, ciencias y redacción en torno a un tema libre), tener diez y seis afios, no padecer defectos físicos y haber realizado los estudios de bachillerato. Las disciplinas conducentes a la formación profesional abarcaban tres grupos de estudios: conocimientos filosóficos, pedagógicos y sociales; metodologías especiales y materias artísticas y prácticas. También las Normales debían organizar las enseñanzas especiales (párvulos, retrasados, etc..) para que el alumno pudiera hacer alguna especialidad9.

  • 10 El Reglamento se publicaría en el Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas A (...)

9La reforma se completa con el Reglamento de Escuelas Normales (O. M. de 27 de abril de 1933) regulando la vida interna de estos nuevos establecimientos. Un farragoso y extenso documento que constaba de ciento cuarenta y nueve artículos agrupados en veintidós capítulos: fines de las Normales; ingreso; matrícula; estudios; prácticas pedagógicas; colocación provisional de los alumnos en prácticas; colocación definitiva; profesorado; Claustro y Junta de gobierno; director; secretario y personal de adiminstración; habilitado; personal subalterno; alumnos; disciplina; asociaciones de estudiantes; biblioteca, laboratorio, museos y talleres; escuelas anejas; becas, bolsas de viaje y excursiones; residencias; labor complementaria y de extensión docente10.

  • 11 La reforma Villalobos de la segunda enseñanza y la recepción de la misma en algunos colectivos soc (...)

10La derechización de la República en 1934 vendría a cuestionar algunas de las reformas de las Normales, es decir, una especie de "contrarreforma" (A. Motero Pintado). El paso por el ministerio del médico salmantino Filiberto Villalobos González11 va a simbolizar ese sesgo conservador aplicado al desarrollo de los estudios de formación de maestros iniciado en 1931. La supresión de la coeducación en la escuela (O. M. de 1 de agosto de 1934); en realidad no había llegado a implantarse. Los grupos conservadores presentan en el parlamento una modificación del plan de estudios de las Normales que suponía retomar el de 1914 y suprimir la coeducación, el principio más polémico de la reforma republicana. De momento no prospera esta discusión pero a finales de año la CEDA presenta un proyecto de ley que pretendía la supresión de la Normal única y una vuelta al pasado. Ante esta embestida se produce una fuerte reacción social, política, intelectual y docente que impedirá su éxito. No obstante, la cuestión de la interpretación conservadora respecto de la figura del maestro, como un docente de tercera categoría sin rango universitario y las condiciones tradicionales de su formación, está servida y será retomada inmediatamente a partir del 18 de julio de 1936.

  • 12 Cf. A. Molero Pintado, "Estudio preliminar", en Historia de la Educación, op. cit., pp. 70-75.
  • 13 Cf. L. Vega Gil, Las Escuelas Normales en Castilla y León (1838-1900), Salamanca, Amarú Ediciones, (...)

11Otras reformas se sumarían a esa corriente de menoscabo de la nueva formación de maestros. Este es el caso del nuevo plan de bachillerato que Villalobos logra sacar adelante; un plan "clásico y conservador" (A. Molero Pintado) pero que sustituía al permanente estado de reformas. Para Molero Pintado dos medidas contenidas en el referido plan afectaban directamente al Plan Profesional. Por un lado, la edad de ingreso fijada en diez años, que suponía la superposición educativa del niño. Por otro, se especifica que aquellos alumnos que piensen realizar los estudios de magisterio, una vez aprobado el quinto curso, se le expediría un certificado de estudios elementales de segunda enseñanza que le permitiría incorporarse a los estudios profesionales del maestro. Esto supone un fuerte retroceso puesto que aparta los estudios de magisterio del resto de los estudios universitarios en cuanto a las condiciones de ingreso12, en contra del sentir de la reforma republicana del primer bienio. Se pretende, por tanto, evitar que los estudios magisteriales compitan con los del Instituto y también dejar clara la proyección social del magisterio, como estudios superiores para las clases populares, el perfil social que habían mantenido desde su mismo nacimiento13.

Instrumentos de formación en Zamora

  • 14 Cf. J.F. Cerezo Manrique, op. cit., p. 269.
  • 15 Los estudiantes en huelga solicitan, además de la amnistía, la dimisión del director de la Normal, (...)
  • 16 "Escuela Normal del Magisterio Primario. Examen de ingreso conforme el nuevo plan", Heraldo de Zam (...)
  • 17 Heraldo de Zamora, 1 de junio de 1933, n° 11.833, p. 3.
  • 18 "Del magisterio. Relación de los alumnos y alumnas del primer curso de cultura general aprobados p (...)

12En Zamora, esta transición del modelo de formación de 1914 al de 1931 le tocó efectuarla al profesor numerario de pedagogía Marceliano Escudero Lera que desempeñaba la dirección de la Normal de maestros desde 1915. Un hombre de amplia formación pedagógica como lo prueban las obras publicadas sobre cuestiones educativas14, una figura de la restauración pero en modo alguno proclive a los vientos republicanos15. Adaptación que trató de hacerla lo mejor y más pronto posible y así a primeros de noviembre de 1931 convoca el examen de ingreso conforme el nuevo plan16. La incorporación al grado profesional ahora es reducida, en torno a ocho alumnos estudiarán primero durante el curso de 1931-32. En el siguiente ya se aprueban en primero a 2517. El grueso del colectivo normalista se centra en el programa cultural, en torno al centenar cursarán primero, los cuales pasarán a segundo por acuerdo del claustro sin necesidad de realizar exámenes18, en aplicación de la más pura pedagogía republicana, heredera directa del institucionismo.

  • 19 Proceso iniciado en septiembre de 1932, cuando una Comisión del Ayuntamiento visita el centro norm (...)
  • 20 Esta afecta a los alumnos del grado profesional y del plan de 1914. "Para nadie que lea diariament (...)
  • 21 La huelga planteada en marzo de 1934 por los estudiantes del Plan de 1914 tan sólo se mantendrá en (...)

13Por consiguiente, tenemos en la nueva Normal zamorana que, por otra parte, sigue instalada en el viejo y ruinoso edificio en el que estuviera también el Instituto, hoy Casa de Cultura, en espera de iniciarse el proceso de construcción del nuevo19 (ahora más necesitado dada la fusión de Normales que permite abandonar el ocupado por la de maestras que poseía en renta, ya que pertenecía a la Sociedad Económica) tres planes de estudios dasarrollándose de forma paralela; el de 1914, el cultural y el profesional; convergencia que organizativamente será muy compleja y provocaría rivalidades entre alumnos de unos y otros grados, como en otros marcos geográficos. Una pugna que no sólo se debe a cuestiones profesionales20 sino que, también intervienen elementos ideológicos21.

  • 22 Heraldo de Zamora, 3 de febrero de 1932, n° 11.453, p. 1.

14Ahora bien, la persona que debía regir los destinos del nuevo modelo de formación de maestros en Zamora debía ser un hombre de capacidad, mérito, plenamente convencido de la reforma que se pretendía aplicar y afín a los planteamientos ideológicos republicanos. Estas condiciones recaían en el que fuera profesor numerario de matemáticas José Datas Gutiérrez, miembro de Agrupación Republicana. El relevo formal se produce en un sencillo acto el 3 de febrero de 1932 en el que intervendrá el director saliente, Sr. Escudero, elogiando las dotes para la dirección del Sr. Datas, y el entrante para agradecer a su antecesor los servicios prestados y pedir que las relaciones entre profesorado y alumnado discurrieran por un clima de cordialidad y respeto22.

  • 23 "Asociación profesional de Estudiantes. Conferencia de don Ricardo Rubio", Heraldo de Zamora, 19 d (...)
  • 24 "Anoche en el Instituto Viejo. La conferencia de don Mariano Quintanilla", Heraldo de Zamora, 11 d (...)
  • 25 "El estudiante se manifiesta como político en los momentos de grandes crisis; rechazando los parti (...)
  • 26 Heraldo de Zamora, 9 de febrero de 1933, n° 11.742, p. 5.
  • 27 Esta y la anterior pueden cotejarse en: Heraldo de Zamora, 6 y 12 de mayo de 1932, n° s 11.526 y 1 (...)
  • 28 "En la Normal. Conferencia del señor Datas", Heraldo de Zamora, 25 de octubre de 1932, n° 11.654, (...)
  • 29 Heraldo de Zamora, 30 de marzo de 1933, n° 11.784, p. 5. Debemos dejar constancia también de que l (...)

15No obstante, la preparación reglada tiene en estos momentos un instrumento complementario que también aporta contenidos, estrategias, ideas y métodos en la formación básica de los normalistas; son los actos culturales y pedagógicos desarrollados en el seno de la Normal y que concentran a la casi totalidad del colectivo estudiantil. Actos organizados por la Asociación Profesional de Estudiantes de Zamora (engloba a estudiantes de la Normal, el. Instituto y Universidad) motorizada por Antonio Alonso en su sección normalista. Actividades centradas en el desarrollo periódico por cursos escolares de ciclos de conferencias en las que intervienen las figuras más destacadas de la renovación pedagógica y científica de la educación; en este sentido estas figuras son los pilares educativos y académicos de la República en Zamora. Haremos breve referencia a los que consideramos más sobresalientes. Ricardo Rubio Sacristán, ingeniero23; Mariano Quintanilla, actual Gobernador Civil, catedrático de filosofía del Instituto y miembro de Agrupación Republicana, que hablará sobre "los valores humanos" destacando que uno de ellos presente en la juventud es la rebeldía24; Fausto Martínez Castillejos, profesor de ciencias en la Normal, desarrollará los temas de "la juventud y la política25" y "la psicología animal"26; Rafael Asensio, secretario de la Normal, disertará sobre "el caudal de las ideas ante el panorama del mundo contemporáneo"; Marcelino Pestajo Seseña sobre "el maestro en el pueblo"27; José Datas Gutiérrez sobre "modificaciones introducidas en los conceptos clásicos de magnitud y número28"; Pedro Sanz, director del Instituto a partir de febrero de 1933, sobre Rousseau29.

  • 30 Hemos de significar la amplia cobertura periodística dedicada a este cursillo, Cf. Heraldo de Zamo (...)

16Al lado de estas conferencias abiertas y esporádicas se celebran algunos cursillos intensivos de formación cultural complementaria cuyo epicentro se sitúa en la Normal, aunque en la organización colabora la inspección provincial. Debemos resaltar, en esta línea, el "cursillo de información cultural" desarrollado entre el 10 y el 25 de mayo de 1933. Un encuentro dirigido tanto a los alumnos normalistas en formación como a los maestros de la zona. En cuestiones de contenido es de carácter netamente ecléctico tanto por los temas desarrollados, como por las personas que participan (Medardo Riera, inspector provincial de higiene; Santiago Taboada, coronel del ejército; Fabriciano Cid, ingeniero; Victoriano Velasco, abogado; Felipe Andones, médico de la beneficencia provincial; Dictino Alvarez, prof. de la Normal; Bartolomé Chillón, canónigo; Rafael Asensio, prof. de la Normal, etc.; algunas de estas personas serán elementos fundamentales en el asentamiento y difusión del levantamiento militar franquista en Zamora) e, incluso, por las actividades complementarias (visitas al Cuartel Viriato)30. Es un reflejo de que la organización de este evento se le ha dejado a los elementos normalistas más tradicionales que interpretan la formación básica del maestro como eminentemente cultural y humanista y por otro lado, supone una puesta a punto de este grupo respecto de lo que ocurrirá a partir del 19 de julio de 1936. Un eclecticismo que interpretamos se refiere tanto a cuestiones ideológicas como a las estrictamente profesionales.

  • 31 "Las clases de la Universidad Popular. Clausuradas", Heraldo de Zamora, 15 de noviembre de 1933, n (...)

17No podemos cerrar este apartado sin hacer una breve referencia al intento de crear la Universidad Popular en Zamora. Lo único que sabemos sobre este tema es que el Gobernador Civil clausura unas clases que se venían impartiendose desde hacía unos días en la Escuela Normal con esa denominación. La supresión de las mismas obedecía a una denuncia presentada según la cual en la U.P. se reunían "dando enseñanzas no desprovistas de cierto matiz político"31.

El modelo de selección profesional

18En primer lugar hemos de hacer referencia al sistema de selección profesional de los cursillos como una estrategia transitoria hasta que el desarrollo del decreto de 1931 permitiera aplicar el específico modelo de selección previsto en su articulado y en el reglamento de 1933. No obstante, dada la efímera vida de la coyuntura republicana, el modelo provisional se convertirá en norma relativamente habitual; fórmula que sustituirá al tradicional, irracional y contrario a toda norma pedagógica, sistema de oposiciones. La sensibilidad republicana en torno a la problemática socio-profesional del magisterio se expresa en el hecho de que el primer cursillo de selección se aplica antes que la reforma estructural de la formación de maestros. El problema urgente que había que resolver era el heredado de las oposiciones del año de 1928; los aprobados que aún no disponían de plaza.

19La selección tiene por objeto dar cobertura docente a las escuelas creadas y proyectadas; es, por tanto, la otra cara de la moneda en relación al programa de creación de escuelas.

20Significar también que la Normal se convierte en la coyuntura republicana en el organismo central del proceso de selección asumiendo una función que tan sólo había desempeñado de forma tangencial en el desarrollo histórico. Esto es, toda la estrategia de formación, selección y perfeccionamiento del colectivo docente de enseñanza primaria debía pasar necesariamente por la Norma, 1 con la que colaborarán la inspección y el magisterio en ejercicio y, en menor medida, Instituto y Universidad.

21Destacar tambien la tuerte dimensión formativa (cultural y pedagógica) que encierra el modelo de selección propuesto. No es una estricta selección, sino más bien una estrategia de selección formativa a la que también se pretende darle sentido y contenido universitarios.

Los cursillos de 1931. Choque entre ideas e intereses

22La normativa que regula los cursillos de selección profesional para ingreso en el magisterio, en sustitución de las oposiciones, está contenida en dos decretos y una orden ministerial; el primero tiene fecha de 3 de julio de 1931 (Gaceta de 28 de agosto del mismo año); el segundo, intentando resolver la situación de los maestros que tomaron parte en las oposiciones del año 1928, es de 24 de julio de 1931 (Gaceta de 28 de agosto del mismo año). El primero está destinado a cubrir 4000 plazas y el segundo 1000. La orden que establece la convocatoria y las normas para ejecución del primero tiene fecha de 25 de agosto de 1931.

23Resumiremos los puntos fundamentales de esta reforma. Las Escuelas Normales son los organismos natos para la realización de esa misión selectiva. La función calificadora se confía a tribunales provinciales formados por profesores de la Normal, inspectores y maestros nacionales de la provincia, designados por los claustros, el Consejo provincial y por las agrupaciones, respectivamente. Estos actuarán en las dos primeras fases y para la tercera se constituirá el tribunal de distrito, incluye un catedrático de universidad, uno de instituto y lo presidirá el rector. De todas formas, en esta primera convocatoria los tribunales los nombrará directamente el ministerio. Los cursillos constarán de tres partes: clases de pedagogía, letras, ciencias, enseñanzas auxiliares, y de organziación y metodología, se verificarán en las Normales; prácticas de enseñanza, en las escuelas nacionales; lecciones de orientación cultural y pedagógica, en la universidad. Cada una de esas partes durará un mes. Los aspirantes deben tener entre 19 y 40 años; además de los maestros/as podrán participar los licenciados en ciencias o letras que hayan aprobado en la Normal Pedagogía e Historia de la Pedagogía.

  • 32 "Cursillos de selección profesional. Convocatoria e instrucciones", Heraldo de Zamora, 16 de novie (...)

24Después de unos meses de conflictos en que los aspirantes se organizan al objeto de conseguir algunas modificaciones, presiones de las que más tarde hablaremos, se convoca a los cursillistas de Zamora (grupos A y B, primera tanda) para el día 23 de noviembre, en las aulas de la Normal (es la tercera convocatoria) y "se previene a los interesados que de no asistir a esta última convocatoria serán eliminados definitivamente del cursillo"; respecto de los de la segunda tanda (otros dos grupos) se dice que no podrán comenzar hasta el 25 de diciembre (finalmente se les convoca para comenzar el 2 de enero de 1932). Al finalizar cada una de las tres partes los opositores realizarán colectivamente una prueba de suficiencia, será eliminatoria; la referida a la primera consistirá en contestar por escrito a un tema de la sección de letras, a otro de ciencias y a otro de pedagogía de los explicados en días sucesivos. Los cursillistas presentados son algo más de 30032.

  • 33 "Los cursillos del magisterio. Relación de maestros y maestras aprobados en la primera parte", Her (...)

25En cuanto a su desarrollo decir que la primera fase se prolonga excesivamente; razones organizativas (volumen de aspirantes, espacios, recursos,...), administrativas (las formas burocráticas nuevas que exigía la aplicación de la política educativa republicana) y pedagógicas (el carácter novedoso de la experiencia o el hecho de que los tribunales exigían que los aspirantes fueran leyendo ante ellos los respectivos ejercicios escritos realizados, lo que supondría revisar en torno a ocho diários) vendrían a conjugarse en ese retraso. Finalmente, la lista de aprobados en esta primera fase arroja el resultado de 93 maestras y 83 maestros a los cuales se les convoca para los días 28 y 29 de abril al objeto de iniciar la segunda parte, las prácticas en las escuelas nacionales. Unas prácticas realizadas en escuelas de la capital y de los pueblos cercanos a la ciudad33.

  • 34 El tribunal de distrito queda conformado de la siguiente manera: presidente, Serafín Pierna, cated (...)
  • 35 Estos son: Teodoro Andrés, cat. de derecho; José García Isidro, cat. de ciencias; Luis D. Guilarte (...)

26Una vez superada esa segunda fase han de desplazarse a Salamanca para recibir en las aulas y laboratorios universitarios la tercera y definitiva conforme el plan de trabajo diseñado por el tribunal de distrito nombrado por la Dirección general34; tribunales que además de sus funciones superviseras y evaluadoras imparten conferencias en las distintas fases de la selección. Salamanca concentra los cursillistas de las cuatro provincias del distrito (Cáceres, Avila, Zamora y Salamanca) por lo que se dividen en dos grupos; Cáceres y Avila actuarán en primer lugar y cuando termien éstos lo harán los de Zamora y Salamanca. El día en esta tercera fase se dedica en la mañana al desarrollo de dos conferencias y la tarde a la realización de prácticas en los gabinetes y laboratorios de las facultades de ciencias y medicina y también a girar visitas a monumentos y museos de la ciudad, fábricas, comercios, etc... Los bloques temáticos de las intervenciones podríamos agruparlos en: derecho (la mayoría de historia), 8 conferencias; ciencias (física, química, astronomía, biología, mineralogía, etc..), 11; didácticas especiales (idiomas, dibujo) 3; medicina (enfermedades, salud, etc...), 9; orientación profesional, 1; filosofía-moral, 3; lengua y literatura, 2 y pedagogía social, 2. En el desarrollo de este plan de trabajo participa un buen plantel de profesores de la universidad35, pronunciando la mayoría de ellos 2 conferencias.

  • 36 "Esta mañana a las nueve se produjo un alboroto frente a la Escuela Normal de maestros entre los o (...)
  • 37 ¿Deben celebrarse los cursillos generales? Ni una sola palabra de protesta, ni hacer mención siqui (...)
  • 38 Junto a las dos reivindicaciones generales se incluye ésta en una reunión de la Asociación de Aspi (...)
  • 39 "El magisterio está adquiriendo dentro de la República una categoría social que no tenía. Va a ser (...)
  • 40 "Ante la anomalía y sucesos lamentables de estos días en que se ha ejercido una coacción de los me (...)
  • 41 En torno a M. Domingo escribe una potencial cursillista: "surge un hombre inteligente, activo y de (...)

27Ahora bien, estos cursillos de selección no se celebraron sin cierta polémica y conflictos tanto previos como posteriores, o sea, una vez concluidos. Una conflictividad previa que se centra en los meses de septiembre-octubre de 1931. Los cursillistas solicitan más plazas de las convocadas36 (incluso ilimitadas), cursillo de perfeccionamiento y no de selección37 y que no se permita a los licenciados presentarse hasta que no cursen dos años de prácticas ("nada de aprobar")38. Se constituyen asociaciones para reivindicar estas mejoras y se niegan a entrar en las aulas hasta que no las consigan. De ahí que en Zamora tenga que anunciarse una tercera y última convocatoria; la lucha se plantea a nivel nacional pero, dada la actitud inamovible del ministerio, justificada tanto por cuestiones presupuestarias como pedagógicas por el propio ministro39, algunas provincias abandonan y aceptan las estrategias de selección. Zamora es una de las que se resiste hasta el último momento y además aquí la tensión ha llegado a rozar la violencia indiscriminada40. Estaban en juego los intereses socio-profesionales de un colectivo que expresan y simbolizan los de una clase frente a las ideas republicanas de modernización racional, posibilista y de carácter universitario aunque la selección, como no, escondía cuestiones ideológicas. No obstante, también existe un colectivo de apoyo a los cursillos tal y como se han diseñado, aunque permanece bastante en la sombra41.

28Una vez que concluye el desarrollo de estos primeros cursillos de selección el colectivo que no ha pasado la tercera fase, habiendo aprobado las dos primeras, se moviliza defendiendo el peso específico pedagógica de las dos primeras, las "esenciales"; alegan la gran cantidad de escuelas cubiertas de manera interina o la existencia en Zamora capital de unos mil quinientos niños sin escolarizar y que habían solicitado escuela. Por todo ello solicitan que se le concedan derechos de ocupar escuelas cuando queden vacantes, reinvindicación que será tenida en cuenta en 1934 cuando se comiencen a proveer escuelas interinas, y si esto no es posible ofrecen someterse a un cursillo rápido de perfeccionamiento de la fase no aprobada cuando se convoquen los nuevos.

  • 42 "Que en vista de que la mayoría de los cursillistas que pasamos a la tercera y última parte, perte (...)
  • 43 "Para los cursillistas zamoranos que no obtuvieron plaza", Heraldo de Zamora, 14 de febrero de 193 (...)

29Pero la argumentación que nos parece más fuerte es la referida al tema social; estos cursillistas reconocen su procedencia social modesta y que finalmente la selección vendría a beneficiar a unos pocos quedando los demás sin medios para seguir inmersos en los procesos selectivos42. Una cuestión en la que se insistirá a partir 1933 con motivo de la convocatoria de la segunda tanda y ahora sí que se atenderán estas peticiones. Peticiones que en Madrid se intentan canalizar a través del diputado zamorano Quirino Salvadores, presidente de la Casa del Pueblo de Zamora43.

  • 44 Boletín Oficial de la Provincia de Zamora (BOPZ), 20 de marzo de 1933, n° 34, p. 1.

30Después del largo preceso de selección se promulga una orden el 18 de febrero de 1933 que faculta a los Consejos Provinciales de Primera Enseñanza para proveer interinamente las escuelas para los que habían aprobado las oposiciones del 28 o los curillistas de la selección últimamente celebrada44. No se asumen las peticiones del colectivo de no aprobados en la tercera fase. Lo colocación definitiva se convierte en un proceso lento y lleno de obstáculos.

El cursillo de 1933. La readaptación social

  • 45 "Desconocemos aún la fecha exacta en que darán comienzo... así como la modificación derivada del f (...)
  • 46 Puede verse la lista completa de aspirantes en B.O.P.Z., 4 de agosto de 1933, n° 93, pp. 2-3.
  • 47 En la Gaceta del 24 de agosto se incluían los tribunales; para el caso de Zamora serían: el primer (...)

31El periódico zamorano el Heraldo anuncia que el Consejo de Ministros del 2 de junio de 1933 había autorizado la convocatoria de un nuevo cursillo de selección profesional para maestros de escuelas nacionales en el que hace referencia al fracaso de los anteriores por su ineficacia, duración y excesivos costes económicos45. El decreto finalmente tiene fecha de 7 dejunio de 1933 e introduce algunas modificaciones con respecto al de 1931. La estructura general se mantiene y se modifican aspectos como la duración que había sido tan criticada (15 días la primera y tercera fases y 30 la de prácticas), la proporción de aprobados por partes (en la primera no podrán aprobar más del doble de las plazas asignadas a la provincia, en el caso de Zamora 282; el segundo no podrán aprobarlo más de las dos terceras partes del total que haya actuado en ella, o sea, como máximo para Zamora 184 y en la tercera el número de aprobados no superará el de plazas previsto; Zamora 141, para un volumen de aspirantes que se cifra en 46646), el nombramiento de tribunales (ahora se fija que será la Dirección General la que los nombrará directamente47) y el espacio físico en el que se desarrollará la tercera fase (se determina que sea en la respectiva Escuela Normal). Se percibe en esta segunda hornada un mayor ordenancismo desde el ministerio al objeto de superar las deficiencias detectadas en el desarrollo de los primeros.

  • 48 En un artículo el diputado Riera escribe: "La Dirección, reconociendo el esfuerzo del cursillista, (...)

32Estas modificaciones significaban que la República había actuado de forma ingenua, como si la profesión de maestro no tuviera una clara vinculación social, desoyendo la realidad histórica y centrando sus esfuerzos en una alta cualificación profesional del maestro, no siempre entendida y menos aceptada. En esta segunda remesa parece rectificar y asumir, muy a su pesar, que al maestro no podemos separarlo de sus condiciones socioeconómicas que determinan sus actitudes, expectativas, necesidades y los límites a su propia preparación. En este marco, la realidad socio-económica del colectivo docente de la enseñanza primaria se impone a los proyectos reformadores, a las ideas y principios de la pedagogía republicana, en definitiva, a la utopía; justamente el deseo de los grupos más burgueses y conservadores. Se retoma la cuestión social no resuelta previamente48 y, como podemos ver, casi todas las modificaciones efectuadas son, en última instancia, concesiones socioeconómicas; creemos que en términos pedagógicos y culturales se ha sufrido un retroceso de importancia pero que encaja mejor dentro de las actitudes contrarreformistas propias del segundo bienio y se adapta más a las exigencias del colectivo docente de enseñanza primaria. Es, por tanto, un retroceso en ese camino hacia la formación universitaria del maestro.

  • 49 B.O.P.Z., 28 de junio de 1933, n° 77, p. 1.

33Una Orden de la Dirección General de 20 de junio del mismo año (Gaceta de 22) realizaba la convocatoria, fijaba el número de plazas a proveer (7000 en total) y toda la reglamentación burocrática. En cumplimiento de esta Orden el Consejo Provincial de Primera Enseñanza de Zamora promulga una circular con los requisitos exigidos para tomar parte en estos cursillos49.

34Los temas desarrollados se adaptan perfectamente en el tiempo y el contenido a la normativa general. "La escuela de ayer, de hoy y de mañana" (Federico Micó), "evolución de la psicología" (Sr. Jiménez), "Corrientes inducidas" (clase práctica de la tarde, Jacinto García), "la geografía en los tiempos medievales" (Rafael Asensio), "la intuición en la enseñanza del cálculo" (Sr. Maza), "desarrollo del niño en los 6 primeros años" (Sr. Jiménez), "fuentes para el conocimiento del idioma español" (Sra. Almendral), "las medidas de volumen" (clase práctica, F. Rodríguez), "nuevas ideas sobre educación moral y disciplina escolar" (M. Datas), son algunos de los temas desarrollados en esta primera fase. Una vez concluido el mes de prácticas se inicia la tercera etapa el 1 de diciembre de 1933 con un desarrollo semejante al de la primera, volviendo a insistir en la temática planteada previamente.

  • 50 Heraldo de Zamora, 14 de noviembre de 1933, n° 11.972, p. 1.
  • 51 El ministro Villalobos ya había afirmado en Zamora su compromiso de colocar a los cursillistas del (...)

35En torno a este cursillo queremos hacer algunas referencias. Por una parte el número de aprobados finalmente no se adapta a los criterios fijados en el decreto de convocatoria; en Zamora aprueban la segunda parte 232 cursillistas y los tres ejercicios, 216. Esto tiene relación con el movimiento desencadenado al concluir la primera fase en que los aprobados se movilizan al objeto de que sólo sea selectivo el que ya han superado y considerar la segunda y tercera partes como de perfeccionamiento. "Los cursillistas zamoranos aprobados en el primer ejercicio han dirigido al ministro del ramo y Director General sendos telegramas solicitando, al igual que en otras provincias, quede la calificación de los ejercicios segundo y tercero del cursillo a la discreción de los tribunales"50; ante estas peticiones los tribunales demoran la publicación de las listas del segundo ejercicio y finalmente la Dirección General suspende la califiacación y confección de listas hasta que el ministerio resuelva. A tenor de los resultados consideramos admitidas las peticiones de los cursillistas, lo que provocaría un número de aprobados muy superior al previsto y en cualquier caso superior al de escuelas vacantes existentes, con el consiguiente retraso en el acceso al ejercicio docente hasta que se promulga el decreto de colocación de este colectivo51.

  • 52 "Una denuncia grave. Un maestro, padre de un cursillista, amenaza al presidente de uno de los trib (...)

36Ahora bien, las expectativas puestas ahora en el acceso definitivo al ejercicio profesional de la enseñanza primaria llevan incluso a provocar tensión social y actuaciones judiciales. El presidente del segundo tribunal, Rafael Asensio, se ve amenazado "de muerte" por el padre de una cursillista, Clodoaldo Rodríguez, maestro de la escuela graduada aneja a la Normal y miembro que ha sido del Consejo Provincial, en el caso de que su hija no obtuviera plaza. Una denuncia que pasaría al juzgado de Instrucción52. La cursillista en cuestión no superará más que la primera fase de la selección, pero pone de manifiesto la conflictividad existente en el seno del colectivo docente vinculado a la Normal zamorana.

Cursillo especial de 1935. Concluye la provisionalidad

  • 53 En total, la República ha convocado 17.000 plazas para cubrir en cinco años a través del modelo de (...)
  • 54 B.O.P.Z., 9 de agosto de 1935, n° 95, pp. 2-3.

37Se convoca este cursillo especial al objeto de cerrar el paréntesis de transitoriedad abierto en 1931. Así nos lo confirman los requisitos exigidos para participar, expresión directa del colectivo al que van destinados. Se requiere tener entre 35 y 50 años de edad; haber prestado a la fecha de la convocatoria un mínimo de dos años de servicios en interinidad o sustitución y tener aprobado algún ejercicio de las oposiciones o cursillos celebrados en 1928, 31 y 33. Por lo demas, la estructura, contenidos, tiempos y desarrollo son los fijados en los anteriores. Ahora se convocan 2000 plazas para todo el pais53. Un decreto de 2 de julio de 1935 y la Orden de 12 de julio del mismo año (Gaceta del 13), para su ejecución, regulaban esta última oferta. Un total de 71 maestros (para cubrir 17 plazas) y 80 maestras (para 18) conforman el colectivo de aspirantes en Zamora54.

  • 55 "Los del plan profesional, hombres poderosos bajo el punto de vista monetario, nos absorben las va (...)

38Una vez más los cursillos y actuaciones selectivas en Zamora vienen rodeados de cierta polémica, tensión y procedimientos judiciales. En cuanto a la primera decir que los maestros del plan de 1914, un reducido colectivo presente en este cursillo, solicita prelación para colocarse sobre los del grado profesional y mientras este problema no estuviera resuelto proponen el cierre de las Normales55.

  • 56 Heraldo de Zamora, 26 de septiembre de 1935, n° 12.512, p. 1.
  • 57 Ibid., 30 de septiembre de 1935, n° 12.515, p. l.
  • 58 Ibid., 1 de octubre de 1935, n° 12.516; p. l; 2 de octubre de 1935, n° 12.517, p. 1 y 4 de octubre (...)

39La problemática socio-profesional que acaba en actuaciones judiciales la destapa el periódico zamorano el Heraldo cuando publica en primera página y a grandes titulares "el escándaloso asunto de los cursillos" refiriéndose a la supuesta compra-vente de plazas al precio «módico» de 5.000 pesetas; según esta información periodística un policía se hizo pasar por tío de un cursillista y consiguó que José Rodríguez Peral le ofreciera las referidas plazas con la consiguiente detención del referido ciudadano. Al parecer se trataba de plazas para la incorporación al grado profesional y por ello el presidente del tribunal de ingresooposición, Marceliano Escudero Lera, anterior director de la Normal de maestros, se querella contra el citado diário56 a la vez que pone el asunto en manos de la superioridad y abribuye los hechos a "maquinaciones" orquestadas. También está supuestamente implicado Augusto Paz y Paz y ambos ingresan en prisión. Al parecer han aparecido pruebas de esa compra-venta (recibos de entregas económicas a cambio de plazas)57. La actuación judicial incluye el procesamiento del ex-director de la Normal por revelación de secreto y la apertura de expediente administrativo al objeto de depurar las irregularidades cometidas como presidente de tribunal; en estas condiciones el Claustro del centro se reune y decide sustituir al referido profesor por Fausto M. Castillejos al frente del referido tribunal. Sendos edictos judiciales emplazan a todos los opositores al ingreso-oposición, a los matriculados en el cursillo especial, a sus padres y representantes legales a prestar declaración en la causa seguida58. Podrían interpretarse estos acontecimientos, relacionados con lo ocurrido en 1933, como reacción de ciertos sectores educativos zamoranos en un intento de socabar, desprestigiar y corromper el sistema de selección profesional republicano tanto por cuestiones ideológicas como estrictamente corporativas.

Actualización del maestro en ejercicio. El perfeccionamiento

40La política educativa republicana conlleva también un apoyo explícito al maestro en ejercicio; no sólo se pretende mejorar su dignidad, condiciones socio-económicas y de trabajo, sino también que su quehacer diario fuera el reflejo de su actualización teórica y metodológica en el marco de la nueva educación. A cubrir este objetivo se encaminan los encuentros comarcales que sucesivamente se organizan en la provincia de Zamora. Estos son los llamados cursillos de perfeccionamiento que concitan una colaboración institucional a tres bandas: inspección, Normal y colectivos y asociaciones de maestros en ejercicio, aunque el peso de la organización recae en los respectivos inspectores conscientes de su misión de enlace entre el diseño político y la realidad de la escuela primaria. El plan de trabajo planteado, los contenidos desarrollados, el colectivo de docentes que colabora y la extensa (en contenido y espacio) cobertura periodística van a ser comunes a los cuatro que tenemos computados. Encuentros marcados por su rigurosa profesionalización, por la difusión de la escuela nueva y unificada y por el apoyo explícito a la reforma educativa republicana.

  • 59 Haremos referencia de las expuestas en Sanabria; "metodología de las ciencias físicas"(2), Fausto (...)
  • 60 Heraldo de Zamora, 6 de Octubre de 1932, n° 11.638, p. 1; también los días 4 y 7 de 1932, n° s 11. (...)

41El primero de estos eventos es el desarrollado en Puebla de Sanabria celebrado entre el 18 y el 24 de septiembre de 1932 al que prometió asistir R. Llopis para la inauguración, por cuestiones de trabajo se escusa y promete estar en la sesión de clausura pero tampoco aparecerá por Sanabria al final. Tanto éste como el inmediatamente posterior celebrado en Benavente son obra organizativa del inspector Juan F. García y García. Esta semana de reciclaje incluye entre 8 y 10 conferencias generales59 y variadas sesiones de trabajo de carácter práctico en torno a conversaciones, lecciones y trabajos referidas a cuestiones prácticas y metodológicas de la escuela ("números concretos", "experiencia de física", "cómo superar el absentismo escolar", "manera de llevar el cuaderno diário", "proyecto de dibujo", "relaciones con el vecindario", "lectura comentada", "cómo suplir la falta de material escolar", etc...). La semana pedagógica de Benavente se celebra entre el 3 y el 9 de octubre de ese año y podríamos destacar la intervención de la inspectora Datas, hermana del director de la Normal, en torno al tema "el respeto a la conciencia del niño en la Constitución del Estado" expresando que "el respeto a la conciencia del niño es la conquista espiritual del acttual momento histórico que tiende a desterrar en la formación de la conciencia el principio dogmático, producto de la fe que es antítesis de la ciencia"60.

  • 61 Cf el programa completo en: "Semana pedagógica en Fuentesauco", Heraldo de Zamora, 21 de marzo de (...)

42Otra semana pedagógica de características similares se celebra en el sureste provincial, en Fuentesaúco concretamente, entre el 26 de marzo y el 1 de abril de 1933. Destacar del programa las dos conferencias sobre la Escuela Nueva que pronuncia el inspector Juan F. García García61.

  • 62 El Heraldo de Zamora, 12, 21 y 23 de junio de 1934, n° 12.137 a 12.147, p. 3, y también 3 de julio (...)

43El último de estos encuentros del que tenemos constancia es el celebrado en Toro para todos los maestros de la comarca, cuya organización ha corrido a cargo de la Asociación de maestros del partido y se desarrollo entre el 17 y el 23 de junio de 1934. Se mantiene la estructura general y el estudio de la nueva educación se centra en temas como "los centros de interés" (Nicolás Escanilla, prof. de la Normal de Salamanca), "pedagogía experimental", "el niño en la escuela activa y unificada" (Estanislao García, Umiliano Seco), y otros62.

44Las zonas del oeste zamorano quedaron sin esta vía de perfeccionamiento ya que a partir de este año no tenemos noticias de continuar celebrando este tipo de encuentros profesionales; no creemos que sea ajeno a este fenómeno el declive en el esfuerzo y dedicación a las cuestiones educativas sufrido en el segundo bienio republicano, como tampoco cuestiones políticas e ideológicas, ya que el Este zamorano se ha caracterizado por la polémica política entre las dos grandes tendencias tradicionales enfrentadas mientras que el Oeste era el feudo tradicional del liberalismo.

Conclusiones

45En este valoración final hemos de poner de manifiesto en primer lugar el acatamiento estricto de la normativa política central reguladora tanto de los estudios básicos de magisterio como de las estrategias de selección profesional. La inspección de Zamora y la Normal, en colaboración con el Instituto, serán los instrumentos institucionales de interpretación, traducción y aplicación al medio escolar.

46La Normal se convierte ahora en centro cultural, pedagógico y político de irradiación republicana; incrementa el colectivo estudiantil; un amplio despliegue de conferencias y actividades culturales organizadas por la A.P.E.Z; la pretendida Universidad Popular parte también de la Normal; el desarrollo de la selección profesional parte de las aulas y colectivos normalistas. En este sentido, la Normal recobra peso específico en su intervención en el medio escolar (como la función de selección profesional, el movimiento estudiantil, la proyección socio-cultural, etc..).

47La pretendida categorización universitaria del modelo de formación de maestros, concretada en algunas medidas como los requisitos de ingreso, la colaboración institucional (tribunales, conferencias, cursillos de selección,...) o la pretensión de convertir (profesional y socialmente) al maestro en un docente de primera clase, como los demás, y otras, comenzarán a desvirtuasrse y cuestionarse en el segundo bienio. La tercera parte de los segundos cursillos de selección profesional (1933) ya no se dearrollan en el recinto universitario salmantino sino en el ruinoso edificio normalista zamorano; la universidad viene a la Normal; son más cortos; se prescinde de buena parte del profesorado y del ambiente universitarios. Actitud que no presenta ventajas académicas o pedagógicas sino socio-económicas, pero responde a una fuerte demanda de los colectivos aspirantes al ejercicio profesional en propiedad dada la escasez de medios puesto que forman parte de las clases populares. Sus demandas son las de un colectivo pero simbolizan y expresan las de una clase. La República dejaría de ser menos teórica y sería más práctica y social.

48Hemos de hacer una referencia especial a la proyección socio-económica de la selección profesional del magisterio que condiciona y concentra las reivindicadiones de los colectivos interesados en el acceso defintivo al ejercicio laboral y que luchan con todas sus fuerzas para aprovechar esta oportunidad. También significar que es esta derivación la que justificaría la mayoría de las reformas operadas en la fórmula en su segunda puesta en escena, en 1933; la República reconsidera su aséptico y pedagógico planteamiento inicial y reorienta socialmente las fórmulas selectivas.

49La tensión y conflictividad que envuelven las estrategias de selección como reacción de ciertos sectores educativos que intentan desprestigiar y corromper las fórmulas selectivas de carácter republicano. Vicios que han de salir fuera del estricto marco educativo y reclaman la intervención judicial; esto muestra las divergencias internas en el seno tanto del colectivo docente como del estudiantil.

50En definitiva, el modelo de formación y selección profesional del magisterio aplicado a lo largo de la coyuntura republicana es un reflejo directo del discurrir político, social y económico de la República. Es un claro exponente de las reivindicaciones estudiantiles y docentes, concentra la tensión socio-política del momento, sufre permanentes embestidas de los grupos ideológicos conservadores en un intento de liquidar el incipiente proyecto reformista y, como no, la institución eclesiástica inicia una "cruzada" desde 1931, en distintos frentes, pero que se hace más virulenta a partir de 1934; una vez más, las Normales resumen y expresan las contradiciones sociales, políticas y culturales de la sociedad española aunque, en este ciclo, la polarización fue más enconada que en ocasiones anteriores. En último término, el modelo definitivo de formación básica y permanente del maestro apenas tendría ocasión de iniciar su andadura.

Notes

1 Cf; R. Llopis, La revolución en la escuela, Madrid, Aguilar, 1933, y Hacia una escuela más humana, Madrid, Editorial España, 1934; M. Domingo, La escuela en la Repúbica, Madrid, Aguilar, 1932; A. Molero Pintado, La reforma educativa de la Segunda República. Primer Bienio, Madrid, Santillana, 1977; M. Pérez Galán, La enseñanza en la Segunda República Española, Madrid, Cuadernos para el Diálogo, 1977 (2a éd.); M. Puelles Benítez, Educación e ideología en la España contemporánea, Barcelona, Labor, 1980; C. Lozano Seijas, La educación republicana (1931-1939), Barcelona. Universidad, 1980; L. Luzuriaga, La escueta única. Madrid, Revista de Pedagogía, 1931.

2 Cf. entre otros: A. Jiménez Eguizabal, La Inspección de Primera Enseñanza en ¡a Segunda República Española. Salamanca, Universidad, 1984; C. Palmero Cámara, Educación y sociedad en la Riojana República (1931-1936). La Rioja, Instituto de Estudios Riojanos, 1990; X.M. Cid Fernández, Educación e Ideoloxía en Ourense na IIa República, Santiago de Compostela, Universidad, 1989; E. Ortega Berenguer; La Enseñanza pública en la II República, Málaga, Diputación, 1982.

3 El centro institucional de catolicismo y antirrepublicanismo zamorano por excelencia será el Círculo Católico Obrero. Esta es la plataforma de lanzamiento de algunas asociaciones creadas ahora como la Asociación Femenina de Educación Ciudadana (1932) y la Federación de Estudiantes Católicos (1933) que pretendían contrarrestar la tuerte influencia y presencia de la Asociación Profesional de Estudiantes de Zamora (1931) en la Normal y el Instituto.

4 Cf. M.A. Mateos Rodríguez, "Elecciones municipales en Zamora, año 1931", El pasado histórico de Castilla y León, Vol 3, Burgos, Junta de Castilla y León, 1983, pp. 513-533.

5 Cf. R. Llopis, La revolución en la escuela, op. cit., p. 86.

6 Medida bien vista por la sociedad zamorana, cf. Heraldo de Zamora, 1 de septiembre de 1931, n° 11.328, p. 2. Durante este mes la prensa zamorana dedica varios espacios a difundir las reformas propuestas por el ministerio en orden a la reordenación de las Normales; la polémica cuestión de la coeducación y unificación de Normales aparece, junto a otros principios fundamentales de la reforma, excluyendo toda posible valoración, con motivo de la orden telegráfica recibida por los directores de las Normales de la Dirección General para que suspendan la matrícula y el examen de ingreso dada la inminente promulgación del decreto de reforma; cf. "Reforma en las Escuelas Normales", Heraldo de Zamora, 3 de septiembre de 1931, n° 11.330, p. 5. Cf. también un resumen del decreto en "Organización sobre nuevos métodos de la preparación del Magisterio", Heraldo de Zamora, 2 de octubre de 1931, n° 11.354, p. 2.

7 Sobre la reforma contenida en el Plan Profesional pueden verse algunos documentos: R. Llopis, La revolución, op. cit., cf. Historia de la Educación en España (estudio preliminar y coordinación de A. Molero Pintado); T. IV, Madrid, MEC, 1991; J.F. Cerezo Manrique, La formación de maestros en Castilla y León (1900-1936), Salamanca, Diputación, 1991, pp. 56-63.

8 Cf. P. Loperena, Del gobernar "nuevo estilo". La jubilación forzosa de 33 profesores de escuelas normales, Tarragona, Imp. De José Pijoán, 1933.

9 Puede verse este decreto en Historia de la Educación en España, op. cit., pp. 155-162.

10 El Reglamento se publicaría en el Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes el 4 de mayo de 1933. El periódico profesional El Magisterio Zamorano, segunda época, órgano de la asociación del magisterio, se complace en poder ofrecer en primicia este documento completo al colectivo docente zamorano; cf. n° 6 (11 de mayo de 1933), pp. 1-13.

11 La reforma Villalobos de la segunda enseñanza y la recepción de la misma en algunos colectivos sociales puede ampliarse en el siguiente estudio: A. Rodríguez de las Heras, Filiberto Villalobos. Su obra social y política (1900-1936), Salamanca, Centro de Estudios Salmantinos, 1985, pp. 204-213.

12 Cf. A. Molero Pintado, "Estudio preliminar", en Historia de la Educación, op. cit., pp. 70-75.

13 Cf. L. Vega Gil, Las Escuelas Normales en Castilla y León (1838-1900), Salamanca, Amarú Ediciones, 1988.

14 Cf. J.F. Cerezo Manrique, op. cit., p. 269.

15 Los estudiantes en huelga solicitan, además de la amnistía, la dimisión del director de la Normal, cf. Heraldo de Zamora, 28 de marzo de 1931, n° 11.205, p. 2.

16 "Escuela Normal del Magisterio Primario. Examen de ingreso conforme el nuevo plan", Heraldo de Zamora, 7 de noviembre de 1931, n° 11.384, p. 3.

17 Heraldo de Zamora, 1 de junio de 1933, n° 11.833, p. 3.

18 "Del magisterio. Relación de los alumnos y alumnas del primer curso de cultura general aprobados por unanimidad en el orden relativo siguiente"; total: 55 alumnas y 32 alumnos; Heraldo de Zamora, 16 de junio de 1932, n° 11.559, p. 3.

19 Proceso iniciado en septiembre de 1932, cuando una Comisión del Ayuntamiento visita el centro normalista para comprobar su lamentable estado y los problemas añadidos con la reforma; Cf. "gestiones para la construcción de la nueva Normal", Heraldo de Zamora, 5 de septiembre de 1932, n° 11.616, p. 1. Obras autorizadas por el Ayuntamiento de Zamora y adjudicadas por la dirección General de Primera Enseñanza al constructor zamorano Gregorio Prieto Gato por un importe de 1.065.300 ptas; Cf. Heraldo de Zamora, 14 de diciembre de 1933, n° 11.997, p. 2. El acto oficial de la entrega de terrenos se verifica el 23 de febrero del 34 y corre a cargo del Director General de Ganadería, Raimundo Alvarez, a las autoridades políticas y académicas de Zamora. Los terrenos son los de la explanada de la plaza de toros y en ellos también se construirá el Instituto Provincial de Higiene; Heraldo de Zamora, 24 de febrero de 1934, n° 12.054, p. 2

20 Esta afecta a los alumnos del grado profesional y del plan de 1914. "Para nadie que lea diariamente la prensa zamorana, habrá pasado inadvertida la lucha que entre dos sectores normalistas se ha desencadenado", escribe el alumno de Cultura Sebastián Fuentes solicitando que se calmen los ánimos y que se eviten los enfrentamientos entre colectivos pedagógicos. Heraldo de Zamora, 6 de diciembre de 1933, n° 11.991, p. 2.

21 La huelga planteada en marzo de 1934 por los estudiantes del Plan de 1914 tan sólo se mantendrá en Zamora dos días, ya que. además de spmocotar 4.000 ptas de salario de entrada, reconocimiento de quinquenios y otras reivindicaciones profesionales se incluye también la sustitución inmediata de las órdenes religiosas al objeto de conseguir más plazas de maestros y a esta última se opone tanjantemente la Asociación de Estudiantes Católicos (AEC) que cuando se entera de la inclusión de este tema en la tabla abandona la luchan, acusa a la comisión de haberlos utilizado y publica un comunicado justificando su negativa a secundar una huelga que atenta contra sus principios ideológicos y sus intereses; que "no se diga que es la forma de dar empleo a todos los maestros, ya lo estarían si en el Ministerio de Instrucción Pública no se hubieran albergado los dos primeros años de la República, «el favoritismo, la intransigencia y la desvergüenza política» (no son palabras nuestras)", cf. Heraldo de Zamora, 15 de marzo de 1934, n° 12.070, p. 4; además, 10 de marzo de 1934, n° 12.066, p. 1; 14 de marzo de 1934, n° 12.690, p. 3. Actitud que es simultánea a una fuete ofensiva que lanza la Junta Central de Acción Católica, a través de sus respectivas secciones provinciales, titulada "Pro eclesia et Patria" en aras de recuperar la conciencia y moral religiosas, cf. Boletín Oficial del Obispado de Zamora, n° 6 (abril, 1934), pp. 80-85.

22 Heraldo de Zamora, 3 de febrero de 1932, n° 11.453, p. 1.

23 "Asociación profesional de Estudiantes. Conferencia de don Ricardo Rubio", Heraldo de Zamora, 19 de agosto de 1931, n° 11.317, p. 1.

24 "Anoche en el Instituto Viejo. La conferencia de don Mariano Quintanilla", Heraldo de Zamora, 11 de noviembre de 1931, n° 113.387, p. 1.

25 "El estudiante se manifiesta como político en los momentos de grandes crisis; rechazando los partidos porque están enfrente de toda realidad concreta y definida, tendiendo a la individualidad. Hay que realizar en la Escuela trabajos de cooperación conociendo la psicología de la juventud y dando el sentimiento de la responsabilidad y del derecho para llegar al sentimiento de la justicia. Comprender y saber para después crear"; Cf. "Anoche en la Escuela Normal. La conferencia del señor Castillejos", Heraldo de Zamora, 5 de febrero de 1932, n° 11.455, p. 3.

26 Heraldo de Zamora, 9 de febrero de 1933, n° 11.742, p. 5.

27 Esta y la anterior pueden cotejarse en: Heraldo de Zamora, 6 y 12 de mayo de 1932, n° s 11.526 y 11.530, p. 1.

28 "En la Normal. Conferencia del señor Datas", Heraldo de Zamora, 25 de octubre de 1932, n° 11.654, p. 1.

29 Heraldo de Zamora, 30 de marzo de 1933, n° 11.784, p. 5. Debemos dejar constancia también de que los profesores Quintanilla, Datas y P. Sanz serán depurados en el verano del 36, las primeras víctimas académicas del franquismo; no tenemos noticia más que de sus ceses aunque, dada su significación política sospechamos algo peor, pero no estamos todavía en condiciones de poder demostrarlo documentalmente. Puede ampliarse esta problemática en nuestro trabajo: "Nacional-catolicismo y educación en Zamora (1936-39). El fin de la escuela", La escuela primaria en la historia de Castilla y León, Salamanca, Amarú Ediciones, 1992 (en prensa).

30 Hemos de significar la amplia cobertura periodística dedicada a este cursillo, Cf. Heraldo de Zamora, 10 de mayo de 1933, n° 11.814, p. 3; 12 de mayo de 1933, n° 11.816, p. 1; 15, 16, 17, 18, 19, 22, 24 y 25 de mayo de 1933, n°s 11.818 a 11.827, p. 1.

31 "Las clases de la Universidad Popular. Clausuradas", Heraldo de Zamora, 15 de noviembre de 1933, n° 11.973, p. 2.

32 "Cursillos de selección profesional. Convocatoria e instrucciones", Heraldo de Zamora, 16 de noviembre de 1931, n° 11.391, p. 3. Cf. también el resumen del decreto recientemente aprobado en el Consejo de ministros, Heraldo de Zamora, 6 de julio de 1931, n° 11.281, p. 3.

33 "Los cursillos del magisterio. Relación de maestros y maestras aprobados en la primera parte", Heraldo de Zamora, 23 de abril de 1932, n° 11.516, p. 2; también 29 de abril de 1932, n° 11.521, p. 3.

34 El tribunal de distrito queda conformado de la siguiente manera: presidente, Serafín Pierna, catedrático de Higiene de la Universidad; vocales: Jeremías Altamira Anguera, catedrático de Agricultura del Instituto de Salamanca; Rafael Asensio Asensio, profesor de Geografía de la Normal de Zamora, ha sido el presidente del tribunal provincial en Zamora; Sixto Menéndez, profesor de Historia Natural de Salamanca; José Martínez Linares, profesor de Geografía de Avila; secretario, Eduardo Málaga, profesor de Gramática de la Normal de Cáceres, cf. Heraldo de Zamora, 7 de junio de 1932, n° 11.550, p. 3.

35 Estos son: Teodoro Andrés, cat. de derecho; José García Isidro, cat. de ciencias; Luis D. Guilarte, cat. de derecho: Rafael Asensio, prof. de Normal; Eduardo Málaga, prof. de Normal; Jerónimo Barroso, prof. de Instituto; José M. Linares, prof. de Normal; Tomás Martín, inspector; Serafín Pierna, cat. de medicina; Dimas Ledesma, prof. de la Escuela del Trabajo; Antonio Polo, cat. de derecho; E. Risueño, cat. de ciencias; Sixto Menéndez, prof. de Normal; Adolfo Núñez, cat. de medicina; Gonzalo García, prof. de medicina; Antonio García Boiza, cat. de filosofía y letras; Antonio Olguera, prof. de Instituto; Agustín Iscar, cat. de derecho y Nicolás Escanilla, prof. de Normal; Cf. Heraldo de Zamora, 25 de junio de 1932, n° 11.565, p. 1; 4 de julio de 1932, p. 3; 9 de julio de 1932, p. 2; 16 de julio de 1932, p. 3 y 20 de julio de 1932, p. 2. Hemos de significar que este programa es el desarrollado para los cursillistas de Cáceres y Avila y que los de Zamora y Salamanca comenzarían después del verano, el 8 de octubre, y que estas sesiones se desarrollarán en el aula de Fray Luis de León, plan de trabajo que es similar y por ello prescindiremos de reseñarlo.

36 "Esta mañana a las nueve se produjo un alboroto frente a la Escuela Normal de maestros entre los opositores a escuelas del año 1928. Los opositores que en total son 120, predominando las mejores -más de 80- promovieron una discusión violentísima por si debían o no entrar en las aulas, como protesta a la limitación de plazas de la convocatoria". En esas circunstancias el primer conferenciante, Sr. Castillejo, presenta su dimisión alegando que ha impartido clases particulares a los opositores, Heraldo de Zamora, 15 de septiembre de 1931, n° 11.339, p. 2. En cuanto a los maestros del cursillo general la actitud es la misma; se reunen y nombran una Comisión que se dirige a visitar al Gobernador Civil y consiguen que éste envíe el siguiente telegrama al ministro: "Visitado comisión maestros cursillistas. Solicitan: destitución director general primera enseñanza; supresión de la selección y eliminación de los cursillos y en su lugar perfeccionamiento; ¡limitación de plazas otorgables", Heraldo de Zamora, 10 de noviembre de 1931, n° 11.386, p. 2. Esta lucha continuará a lo largo del cursillo; los de Zamora envían una petición al ministro: "la ampliación de plazas hasta el número que estime conveniente y justo", aunque se han suavizado sus pretensiones, Heraldo de Zamora, 5 de febrero de 1932, n° 11.455, p. 3.

37 ¿Deben celebrarse los cursillos generales? Ni una sola palabra de protesta, ni hacer mención siquiera de organismos, tener reuniones para tratar estos asuntos ¿Es qué estáis conformes con el decreto que organiza estos cursillos? ¿Os parece bien? A mi no creo que a ninguno, puesto que, a mi juicio, esto no es más que un remedio de las odiosas oposiciones, de las que se valían muchos para pasar empleando como medios el favoritismo y las recomendaciones... Las oposiciones y cursillos de selección huelgan, los que tenemos el título de maestro debemos tener la puerta abierta para ir directamente a una escuela en propiedad. ¿Cursillos? Sí esta bien; pero no de selección y sí de perfeccionamiento", Alfonso Pastor Hernández, Heraldo de Zamora, 16 de octubre de 1931, n° 11.365, p. 2.

38 Junto a las dos reivindicaciones generales se incluye ésta en una reunión de la Asociación de Aspirantes a ingreso en el Magisterio, cf. Heraldo de Zamora, 2 de noviembre de 1931.

39 "El magisterio está adquiriendo dentro de la República una categoría social que no tenía. Va a ser una carrera universitaria. Se le va a dotar de un sueldo que permita una absoluta independencia económica... La República ha de ofrecer las máximas seguridades de que el sacrificio económico es congruente con la eficacia pedagógica. El ministro considera el problema de los cursillistas definitivamente resuelto", Heraldo de Zamora, 19 de noviembre de 1931, n° l 1.394, p. 5.

40 "Ante la anomalía y sucesos lamentables de estos días en que se ha ejercido una coacción de los menos sobre la mayoría y suguiendo también indicaciones de las autoridades académicas, este tribunal da todo género de facilidades para aquellos opositores que aún no tienen completo el expediente... Las palabras persuasivas del excelentísimo Sr. Gobernador Civil, los cordiales consejos de esta primera autoridad de la provincia tan encariñada con la población estudiantil de la que es maestro cultísimo, los actos todos de este tribunal que no repara en sacrificio alguno para colaborar sin descanso en la obra cultural y de selección del Magisterio emprendida desde el Ministerio de Instrucción Pública, de este tribunal que con peligro de su vida fue primer testigo de los hechos vandálicos del anochecer del día 12, habrá llegado a los más íntimo de los opositores, de los que han ofrecido a este tribunal, pos escrito, que quieren colaborar por el engrandecimiento de España y por el bien de la República...", Zamora 14 de noviembre de 1931, el presidente, Rafael Asensio, Heraldo de Zamora, 16 de noviembre de 1931, n° 11.391, p. 3. Esta era la argumentación del presidente en la última oportunidad para entrar en las aulas dada a los cursillistas.

41 En torno a M. Domingo escribe una potencial cursillista: "surge un hombre inteligente, activo y de carácter que con miras altruistas pretende sacudir a nuestra patria de la modorra en que parecía haberse sumido; ve con alteza de miras que el problema social está en la escuela y multiplica con avaricia santa los elementos para resolverlo, siendo nosotros los maestros, encargados de tan ardua labor... Soñemos mucho, amemos más y podremos todo", J. Astudillo, cf. Heraldo de Zamora, 8 de octubre de 1931, n° 11.358, p. 4.

42 "Que en vista de que la mayoría de los cursillistas que pasamos a la tercera y última parte, pertenecemos a familias muy modestas, a las que hemos obligado a «empeñarse» para siempre e inclusive «hipotecar» todos sus bienes, por los excesivos gastos que se nos han originado para aguantar la actuación de las tres partes y, por tanto, vernos privados económicamente de acudir a los primeros cursillos que se convoquen", Zamora, 22 de enero de 1933. Por los cursillistas zamoranos. La Comisión Organizadora. Es parte de un documento dirigido al ministro, Heraldo de Zamora, 24 de enero de 1933, n° 11.728, p. 3.

43 "Para los cursillistas zamoranos que no obtuvieron plaza", Heraldo de Zamora, 14 de febrero de 1933 n° 11.745, p. 2.

44 Boletín Oficial de la Provincia de Zamora (BOPZ), 20 de marzo de 1933, n° 34, p. 1.

45 "Desconocemos aún la fecha exacta en que darán comienzo... así como la modificación derivada del fracaso de los anteriores... lo que deben tener en cuenta los maestros que actuarán en los próximos cursillos es la modalidad de los mismos y el tiempo que dure el período de pruebas con objeto de que no se vuelva a repetir el caso lamentable de la ineficacia que revistieron los anteriores, juntamente con su duración, tan absurda y anteconómica", cf. "Los próximos cursillos de selección", Heraldo de Zamora, 3 de junio de 1933, n° 11.835, p. 3.

46 Puede verse la lista completa de aspirantes en B.O.P.Z., 4 de agosto de 1933, n° 93, pp. 2-3.

47 En la Gaceta del 24 de agosto se incluían los tribunales; para el caso de Zamora serían: el primero compuesto por José Datas Gutiérrez y Aurora Prado Maza, profesores; José Salgado Luengo y Marcelo Jiménez Jiménez, inspectores y Federico Mico, maestro; el segundo lo formarían Rafael Asensio Asensio y Patrocinio Esteban Pérez, profesores; Luis González Mazas (presidente también del Consejo Provincial de Primera Enseñanza) y María Datas Gutiérrez, inspectores y Ramón Zapatero Toca, maestro. Cf. Heraldo de Zamora, 24 de agosto de 1931, n° 11.903, p. 1.

48 En un artículo el diputado Riera escribe: "La Dirección, reconociendo el esfuerzo del cursillista, limita ahora el tiempo, disminuyendo su duración en un mes, y con alto sentido humano y pedagógico, limita el espacio también. Los nuevos cursillistas no tendrán que desplazarse a las capitales de distrito universitario. Señor ministro: hay 2000 cursillistas de la convocatoria anterior que aprobaron las dos primeras partes... y por designio de dicha convocatoria, sucumbieron en la tercera, la de menos importancia, en la que menos dice... y esos cursillistas, de lamillas modestas, que agotaron sus fuerzas físicas y su capacidad económica en una lucha absurda y desigual que tienen los nervios rotos..., no pueden acudir en condiciones a una nueva lucha", Heraldo de Zamora, 1 de julio de 1933, n° 11.857, p. 2.

49 B.O.P.Z., 28 de junio de 1933, n° 77, p. 1.

50 Heraldo de Zamora, 14 de noviembre de 1933, n° 11.972, p. 1.

51 El ministro Villalobos ya había afirmado en Zamora su compromiso de colocar a los cursillistas del año 1933 cuando visita esta ciudad el 21 de agosto de 1934. Ell decreto de referencia tiene fecha de 23 de octubre de 1934. A pesar de todo los Consejos Provinciales habían ido colocando de manera interina a estos cursillistas; el de Zamora, en las normas para proveer las interinidades, realiza el siguiente ordenamiento: excedentes que hayan solicitado reingreso; opositores de 1928 y cursillistas de 1931; cursillistas de 1933; cursillistas que tengan dos ejercicios aprobados y otros aspirantes. Cf. Heraldo de Zamora, 17 de enero de 1934, n° 12.023, p. 2.

52 "Una denuncia grave. Un maestro, padre de un cursillista, amenaza al presidente de uno de los tribunales si no obtiene plaza su hija", Heraldo de Zamora, 9 de octubre de 1933, n° 11.942, p. 3.

53 En total, la República ha convocado 17.000 plazas para cubrir en cinco años a través del modelo de selección profesional; a las que hay que añadir la colocación de los primeros alumnos del grado profesional que han concluido su formación ahora en el curso 1934-35 y que mediante decreto se garantiza y regula su acceso al ejercicio profesional; Cf. Heraldo de Zamora, 6 de julio de 1935, n° 12.444, p. 2.

54 B.O.P.Z., 9 de agosto de 1935, n° 95, pp. 2-3.

55 "Los del plan profesional, hombres poderosos bajo el punto de vista monetario, nos absorben las vacantes; y, hablando castellanamente, nos colocan el garbanzo a más altura que la estrella polar. Pidamos a los poderes públicos la anulación de los cursillos especiales, el cierre de las Escuelas Normales, y que se convoque un Curso General de Ordenación y en tanto no estemos colocados todos los maestros del plan de 1914, no vuelvan a funcionar las Normales", La Comisión Organizadora. Cf. "A los maestros del plan de 1914 y del cursillo especial", Heraldo de Zamora, 16 de agosto de 1935, n° 12.477, p. 2.

56 Heraldo de Zamora, 26 de septiembre de 1935, n° 12.512, p. 1.

57 Ibid., 30 de septiembre de 1935, n° 12.515, p. l.

58 Ibid., 1 de octubre de 1935, n° 12.516; p. l; 2 de octubre de 1935, n° 12.517, p. 1 y 4 de octubre de 1935, n° 12.519, p. 1.

59 Haremos referencia de las expuestas en Sanabria; "metodología de las ciencias físicas"(2), Fausto Castillejo, prof. de Normal; "concepto de escuela única. Notas que la caracterizan", Luis G. Maza, inspector; "qué ha de entenderse por el laicismo en la escuela", María Datas, inspectora; "metodología del lenguaje", "metodología de la geografía natural", Rafael Asensio, prof. de Normal; "bases de clasificación del alumnado", Sr. Diez, regente de la aneja. Cf. Heraldo de Zamora, 6, 10, 19, 20, 22, 23, 24 y 26 de septiembre de 1932, n° s 11.618 a 11.630, p. 1.

60 Heraldo de Zamora, 6 de Octubre de 1932, n° 11.638, p. 1; también los días 4 y 7 de 1932, n° s 11.637 y 11.369, pp. 1 y 2.

61 Cf el programa completo en: "Semana pedagógica en Fuentesauco", Heraldo de Zamora, 21 de marzo de 1933, n° 11.776, p. 2.

62 El Heraldo de Zamora, 12, 21 y 23 de junio de 1934, n° 12.137 a 12.147, p. 3, y también 3 de julio de 1934, n° 12.153, p. 3.

Auteur

Universidad de Salamanca

© Presses universitaires François-Rabelais, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable