Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. II

 | 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

I. Université, pouvoirs et contrepouvoirs

Vida universitaria: Arte y ceremonia en la Universidad de Valladolid en el reinado de Fernando VII

Concepción Ferrero Maeso

Texte intégral

Agitación política y agitación universitaria

1La Universidad que entra en el siglo XIX es la Universidad del Antiguo Régimen, pero en la que ya se percibe la penetración de las primeras ideas liberales nacidas al amparo de la Revolución Francesa. Como todo organismo enclavado en una sociedad, su evolución se irá acompasando a la misma, de este modo no quedará al margen de las convulsiones políticas que afectan al país y a la ciudad. Vemos así como la Universidad de Valladolid consigna en sus libros de Claustros los sucesos de la Granja, la abdicación de Carlos IV y la proclamación de su hijo Fernando VII como Rey.

  • 1 Rosa María Dávila Corona, Los Planes de Estudio en la Universidad de Valladolid 1807-1833, Memoria (...)

2Igualmente el Rector dará cuenta de un oficio que ha recibido enviado por el Ayuntamiento por el cual se le comunican las fiestas que programa la ciudad en honor del Monarca deseado, invitando a la Universidad a que engalane su fachada con colgaduras y la ilumine, a lo que la Institución accederá docilmente1.

Inicios del reinado

  • 2 Matías Sangrador Vítores, Historia de Valladolid, Ed. facsímil, Valladolid, 1979, Grupo Pinciano, (...)

3La inquietud popular que se percibe desde el momento en que se sabe el destronamiento de los Reyes culmina con un amotinamiento ante el Municipio vallisoletano el 1 de junio, pidiendo el alistamiento general, demanda que se repetirá delante de la Capitanía General cuyo representante era Gregorio de la Cuesta, rígido observador de la disciplina militar y mal avenido con las conmociones populares. El pueblo enardecido arrancó al viejo general al promesa de entregarle 250 fusiles, el correspondiente armamento y un jefe para su organización2.

  • 3 R. M. Dávila Corona, op. cit.
  • 4 Sólo en los Claustros de algunos meses más tarde se hace referencia a ciertos profesores que parti (...)

4Estas importantes noticias que indican el levantamiento de la ciudad en favor de sus Reyes no son reseñadas en los Claustros ni merecen comentario alguno3. Sí que se consigna en los Libros de la Universidad la famosa batalla de Cabezón, aunque no se especifica cuántos alumnos participaron, catedráticos que concurrieron ni las víctimas que se produjeron4.

  • 5 Todo el gremio y claustro de la Universidad se juntaban en la Sala Capitular y de allí salía en pr (...)

5Las perturbaciones que sufre la ciudad no interrumpen la vida académica. En octubre se abre el curso, aunque la gravedad de los sucesos del verano impidan que dicha apertura se haga con la solemnidad adecuada al no haberse nombrado al Doctor encargado en cada comienzo de leer la oración de San Lucas5. Esta dificultad se soslaya anunciándose por medio de repique de campanas, sim embargo, las clases tendrán que suspenderse ante la falta de escolares.

  • 6 R. Ma Dávila Corona, op. cit.

6A finales de octubre, la vida universitaria se ve conmocionada por un suceso político de gran trascendencia: la proclamación, una vez más, de Fernando VII como Rey. La Universidad es invitada a participar en la proclamación mediante una notificación que envía el Municipio, acordándose iluminación y adorno de fachada a lo que se añade, y ya como un acto de patriotismo que parte del propio Claustro, la iluminaciónn de la fachada del Colegio de Santa Cruz convertido en Biblioteca Universitaria6.

7La estancia de Napoleón en Valladolid no es recogida en los Libros de Claustros; sólo se anota una notificación que hace el Alcalde Mayor para que le visiten los Doctores, decidiendo el Claustro nombrar a dos de sus miembros para que le cumplimentasen.

  • 7 Archivo Histórico Provincial Universitario de Valladolid, LGC n° 22, Claustro 24-X-1808.

8Sorprende este desinterés por los acontecimientos de la ciudad. Incluso cuando se anota la petición del Intendente Francisco María de Urbina para que la Universidad asista a los festejos que se preparan para celebrar el cumpleaños del Rey José I, la única preocupación que parece desprenderse de la asistencia al acto consiste en el hecho de tener que ir cómo particulares y sin ceremonia al solemne Te Deum que se rezaría en la Catedral7.

9La resistencia a la aceptación de los franceses se manifiesta en el frio recibimiento que la Universidad dispensa a José I cuando, camino de Francia, pasa por Valladolid. No obstante, ante una nueva visita del Monarca el 10 de julio de 1811 la Institución universitaria, convenientemente prevenida de lo que se esperaba de ella se esmeró en el recibimiento, así vemos cómo el Claustro "deseando manifestar a S.M. los sentimientos sinceros de su amor y fidelidad" acordó que:

  • 8 AHPUV, LGC n° 23, Claustro 8-VIII-1811.

"salga una diputación compuesta por el Rector y cuatro doctores con las insignias a la puerta de Santa Clara para felicitar al Rey, según lo tienen determinado las demás corporaciones; que el Decano, el Vicecanciller y demás doctores le esperen en Palacio para presentar sus respetos y se cuelguen de la fachada de la Universidad, con seriedad y magnificencia, cuanto permite la notoria estrechez, se coloque bajo dosel el retrato del Rey y se ilumine la fachada todas las noches que lo hiciere el Ayuntamiento y, si fuese posible, se disponga de orquesta las noches de iluminación y que se franquee la entrada del Claustro a personas de distinción"8.

10El año 1812 es el principio del fin de la ocupación francesa del país y, lógicamente de la ciudad. Se producirán, de forma sucesiva las liberaciones de la ciudad por las tropas inglesas de Wellington y las recuperaciones por las francesas. Entre ambas se produce un hecho crucial, la proclamación de la Constitución española por las Cortes de Cádiz.

  • 9 LGC n° 23, Claustro 12-IX-1812.

11En los libros universitarios del periodo no se hace mención alguna de estas Cortes, excepto la comunicación del Intendente Corregidor interino dr. Temes en la que se indica el día y la hora de la proclamación de la Constitución y la obligada concurrencia al acto9.

  • 10 LGC n° 23, Claustro 23-IX-1812.

12El 13 de setiembre se produjo en Valladolid la jura solemne de la Constitución en la Catedral, concurriendo al acto la Universidad. Diez días más tarde se convocará a todos los miembros del Claustro para que se verifique el juramento en la forma dispuesta por la Constitución política de la Monarquía española, acordándose la celebración de Misa y Te Deum, con el aparato prescrito para las funciones reales10.

  • 11 LGC n° 23, Claustro 13-VIII-1813.

13Un año después la Universidad, siguiendo la iniciativa tomada por la de Salamanca envía una carta a las Cortes en la que se manifiestan al Rey sentimientos de gratitud, respeto y obediencia. En este escrito, que se envía a través del Intendente Corregidor interino -a pesar de que hay claustrales en desacuerdo- se declara partidaria de los derechos fundamentales del ciudadano, de la libertad de prensa y de la independencia del poder judicial, en el capítulo docente las consideraciones siguen las mismas pautas del pensamiento de Jovellanos en sus informes sobre la instrucción pública11. En definitiva, toda una declaración de principios liberales en la línea marcada por los doceañistas de Cádiz, de la que, un año más tarde se renegará ante la llegada del Rey al País.

Primera restauración fernandina

141814 representa el punto de partida de dos acontecimientos importantes: el retorno de Fernando VII y con él la anulación de las reformas realizadas por las Cortes de Cádiz y el hundimiento del Imperio francés en Leipzig que será rubricado en Waterloo al año siguiente.

15La postura de la Universidad en estos momentos delicados es de prudencia e indecisión. Hasta que no se confirma de forma fehaciente la llegada del Monarca no se pronunciará con una postura clara. No obstante, cuando dicha llegada se confirma se advierten los deseos de agasajar a Fernando VII nombrando una Comisión que acuda a recibirlo para felicitarle, esperando con ello ganarse la voluntad del Monarca por si se pudiera reprochar a la Universidad su actuación durante la guerra.

  • 12 LGC n° 23, Claustro 28-V-1814.

16Rápidamente se organizan fiestas en honor de la llegada del Rey a la Corte. El tono con que se recogen las disposiciones para ellas en el Claustro del día 28 de mayo es distinto: a pesar de la escasez de medios -que no se recatan nunca de airear- se disponen a participar con toda solemnidad, acordando colgar durante 3 días el retrato del Rey en la Fachada principal de la Universidad que se iluminaría adecuadamente, se ofrecerían refrescos y los Doctores acudirían a todas las ceremonias con sus máximas galas académicas: las Insignias Doctorales12.

  • 13 Cf. nota anterior.
  • 14 La estatua del Monarca creemos que no llegó a realizarse.

17En el Claustro de 24 de mayo de 1815 se anota una carta que se había remitido al Rey pidiéndole permiso para erigirle una estatua de mármol y solicitando el nombramiento del Infante Carlos como Protector de la Universidad igual que había hecho Alcalá con el Infante Antonio13. A ambas peticiones accede el Monarca. A partir de este momento se enviarán al Infante los guantes y propinas que les corresponden a todos los doctores por cada Grado mayor que conceda esta Universidad14.

18Los últimos años del periodo conocen una serie de pronunciamientos militares que culminarán con el del Capitán Riego -1820- anulando la etapa absolutista iniciada con el Golpe de Estado del 4 de mayo de 1814 dado por el Rey en Valencia.

Del trienio liberal al final del reinado

19Son escasas las referencias que de los acontecimientos de estos años se reflejan en los Libros de Claustro. Sin embargo, la agitación política que vive el país se refleja en el mundo universitario motivando el cierre de la Institución docente ante:

  • 15 LGC n° 23, Claustro 6-III-1820. El cierre se ordena por el Capitán General.

"el crecido número de tropas que es necesario se concentren en la ciudad (...) y siendo imposible que puedan encontrar casas en que acomodarse como corresponde (...) se sirva V.S. acordar la conclusión del curso literario, para que, marchándose inmediatamente a sus casas todos los concursantes en ella, puedan dejar expeditas sus habitaciones para los jefes y oficiales que quieran alquilarlas (...) saliendo yo garante de que el presente año les será considerado como concluido en la misma forma que si continuase hasta el próximo 24 de junio"15.

  • 16 Se trata de la Reina María Amalia de Sajonía, tercera esposa de Fernando VII.

20En el Claustro general de 13 de marzo de este mismo año se da cuenta de una carta de Vicente Díaz de la Quintana en la que se comunica que la Diputación vallisoletana había merecido la gracia de S.M. por la que se le otorgaba permiso para ir a Irún a la entrada de su nueva esposa nuestra soberana16, y así poder besar la mano de S.M. Y que para que se perpetuase esta distinción, la Diputación había previsto acuñar medallas de los tres metales: oro, plata y bellón rico, representando los bustos de SS. MM. y por el reverso una inscripción alusiva a la satisfación de la Diputación de pasar a Irún a besar la mano de la Reina y el día y año que lo realizaron y que:

  • 17 AHPUV, LGC n° 23, Claustro 13-III-1820.

"aunque en esta medalla faltan, para una perfecta oración algunas expresiones, fue culpa del artifice que hizo los troqueles y cuya falta no se notó hasta después de tiradas. De dos medallas que me han dado de plata ofrezco una a V.S.I. en prueba de lo mucho que aprecio sus constantes distinciones"17.

  • 18 El 10 de marzo había llegado a Valladolid la noticia de que el Rey prometía jurar la Constitución.
  • 19 LGC n° 23, Claustro 15-III-1820.

21El mismo 13 de marzo el Vicepresidente de la Junta de Gobierno avisa a la Universidad para que haga el juramento a la Constitución de la Monarquía18, éste se realiza delante del Rector, ante una mesa sobre la que estaban los Santos Evangelios, empleando la misma fórmula que se había utilizado en 181219.

  • 20 LGC n° 23, Claustro 15-VII-1820. Se pone como condición que estuviese libre durante las horas lect (...)

22Aunque de forma indirecta, la Universidad colaborará con uno de los motores del movimiento liberal La Sociedad Patriota de Amigos de la Constitución que se instala en el aula conocida con el nombre de General de Cánones20.

23Durante los arios que siguen a la caída del Gobierno Constitucional el control de la Universidad por parte del Estado se acentúa, se quiere borrar toda huella de liberalismo percibiéndose una creciente fuerza del sector apostólico que preconizaba una política de represalias aún más dura que la llevada a cabo por el Rey, circunstancia que va a determinar la posterior ruptura de algunos de ellos con Fernando VII.

  • 21 R. Ma Dávila Corona, op. cit.

24La influencia de la Iglesia estaba ya latente en el plan literario elaborado en 1824, en el que, no sólo se dispondrán las pautas de conducta académica, sino que se velará además por el comportamiento moral y el cumplimiento de las prácticas católicas: asistencia a Misa, a pláticas dadas por doctores presbíteros, confesión y comunión solemnes en la Inmaculada y en el último domingo de mayo y la práctica pascual21.

Solemnidades religiosas

  • 22 Miguel Artola, La Burguesía Revolucionaria, Madrid, Alianza Editorial, 1973.

25El resurgir de la influencia eclesiástica que se registra durante la segunda restauración fernandina va a tener también su reflejo en el ceremonial. La propaganda clerical se vuelca a favor del Monarca. La llamada década ominosa (1823-1833) va a reafirmar un principio básico del Antiguo Régimen: la coyunda del Trono y el Altar "para que los vasallos vivan prósperos y felices en una religión y un imperio estrechamente unidos en indisoluble lazo"22.

26Las arengas magnificando la unión Altar y Trono son numerosísimas. Ya desde los primeros meses de 1825 se produce una escisión del propio absolutismo entre los intransigentes (apostólicos) frente a los más moderados (fernandinos). A este respecto resulta revelador el sermón pronunciado por el predicador de San Benito el Real de Valladolid, qui -en presencia de la Corporación Municipal- dijo:

  • 23 Celso Almuina Fernández, Valladolid en el siglo XIX, Historia de Valladolid, Valladolid, t. VI, 19 (...)

"Yo se que andan recogiendo firmas para establecer un gobierno desconocido de nuestros padres y nuestros abuelos contra la voluntad del Monarca. Yo se que hay reuniones dia y noche para trastocar el gobierno y lo malo es que protegidas por (...) Ilustre Ayuntamiento, no dudo de vuestra lealtad y fidelidad"23.

  • 24 Archivo Municipal de Valladolid, Libro de Actas, 4-II-1825.

27Este sermón provocó cierta inquietud en el Municipio, nombrándose una Comisión para ir a ver al predicador pidiéndosele aclarase sus intenciones y sí tenía datos para lo que decía, a lo que el fraile respondió que lo dicho era cierto, que lo juraría in verbo sacerdotis y que tenía datos para decirlo24. No hemos hallado más información sobre este asunto, posiblemente no transcendió, pero es indicativo de la division que se estaba dando en el país y que se acrecentaría a lo largo del año hasta desembocar -ya en 1826- en abierta guerra civil: la de los malcontents o agraviados en Cataluña.

28En esta segunda etapa absolutista arrecia con más vigor la "pompa vacía", la ostentación y la propaganda se hacen necesarias, la Universidad, siempre con sus reacciones ambiguas, no quedará al margen de la tónica que le marcan los nuevos tiempos, así vemos en el Claustro de 6 de junio de 1826 cómo el Rector plantea la cuestión de si la Universidad habría de salir en Cuerpo a visitar las iglesias para ganar el Jubileo del Año Santo, pues señala que ya lo habían efectuado las Universidades de Salamanca, Oviedo y Santiago y en la propia ciudad de Valladolid lo habían realizado ya las autoridades y demás corporaciones.

29Esta manifestación externa de religiosidad era algo inusual en la Institución. La Universidad sí había acudido procesional y solemnemente a la iglesia de San Lorenzo "con motivo del nacimiento de principe, triunfo de las armas de S.M.", es decir siempre a solemnizar actos relacionados con la Familia Real, pero no había experiencia en procesiones relacionadas con el Jubileo del Año Santo como se desprendía de las consultas efectuadas en los libros de claustro del siglo anterior.

30El Claustro decidió que ese año (1826) se saliera en procesión. Este acuerdo se plasmó en los brillantes desfiles que se celebraron los días 17, 18, 20 y 21 de julio de dicho año 1826, cuyo desarrollo se recoge detalladamente en el libro de Claustros:

  • 25 No se conservan. Debían ser piezas de gran valor artístico. En los inventarios del siglo XVII se a (...)
  • 26 Constituía el principal distintivo del maestro de ceremonias. Era de madera de ébano y guarnición (...)
  • 27 Fue demolida a principios de este siglo. Sobre su construcción y vicisitudes, ver M. J. Redondo Ca (...)
  • 28 Consistía en un dedo del Santo.

"El día 17 a las cinco de la tarde en el Salón del Claustro Alto se reunieron los señores Rector, Vicecanciller, Doctores-en número de 27 -dos Caballeros Conservadores, el Catedrático de Instituciones Canónicas, el Catedrático de Filosofía y el Vicesecretario del Claustro para empezar la visita a las iglesias con objeto de ganar el Jubileo del Año Santo (...) y estando así juntos, vestidos los señores Doctores con las insignias doctorales, mucetas y borlas, los Caballeros Conservadores y yo el Vicesecretario con vestido negro de ceremonia y espada y los Bachilleres Catedráticos con hábitos y bonete, se formó el Claustro en dicha su Sala y bajó procesionalmente, formando delante los alguaciles con sus varas, los bedeles con sus mazas de plata25, y el maestro de ceremonias con bastón26 por los claustros a la Capilla27 la cual se hallaba llena de escolares en virtud de haber sido convocados por edictos del Señor Rector cuatro días antes, y habiendo ocupado el Claustro los doctorales y puesto de rodillas, salió desde la sacristía al altar de la Capilla que estaba con seis velas encendidas y estando de rodillas delante del altar seis ministros de la Santa Iglesia, a saber: cuatro voces y dos bajones, empezaron la letanía de los Santos, y el Dr. Casado tomó una reliquia de San Pedro Regalado, patrón de esta Ciudad28 que estaba sobre el Ara y se formó la procesión del modo siguiente:
"Rompía la procesión el Catedrático de Filosofía quien llevaba un guión de seda morado y las borlas las llevaban dos sustitutos de otras cátedras de Filosofía; después seguía un largo claro de escolares, que, a pesar de estar en vacaciones de verano, llegaría al número de 400 en dos filas y, en medio de ellas, para gobernar la procesión, dos doctores con sus mucetas y borlas".

31Concluido el claro de estudiantes seguían dos bedeles con sus mazas de plata y el maestro de ceremonias con bastón y todos los tres de golilla y luego el Vicesecretario y Caballeros Conservadores y los Sres. Dres. por el orden de su antigüedad en dos filas, presidiendo la procesión el Sr. Rector y el Sr. Vicecanciller y en medio de los dos el Dr. Casado, vestido con capa pluvial, que llevaba la reliquia y en la cabeza un bonete sin borla y junto a la reliquia iban alumbrando con achas de cera cuatro colegiales seminarios cursantes en esta real Universidad y detrás del Sr. Rector y Canciller iba el Receptor vestido de ceremonia y espada, el Capellán y alguaciles del Tribunal Real Académico éstos vestidos de golilla y su vara en la mano.

  • 29 Con esta designación fue conocida desde el siglo XII por hallarse allí la Catedral -en su origen C (...)
  • 30 El edificio actual se proyectó como una ampliación de la Colegiata románica que en el siglo XI man (...)

32Y en esta forma se dirigió la procesión a la Capilla de esta Real Universidad, tocando el relox suelto en todo este acto, por la plazuela de Santa María29, a la Santa Iglesia Catedral30 donde echaron toda la clave desde que vieron la procesión hasta que la perdieron de vista.

  • 31 Esta calle -que hoy ya no existe- debía su nombre a una columna o rollo de piedra que, procedente (...)
  • 32 Hoy se conoce esta calle con el nombre de Fray Luis de León, por creerse que éste había sufrido al (...)
  • 33 Actualmente se conserva esta denominación que se debe a que allí estuvo la galera o cárcel de muje (...)
  • 34 Es obra de mediados del XVI debida al arquitecto Juan Sanz de Escalante. Su fachada, a modo de ret (...)
  • 35 Este nombre se debe a una ilustre dama portuguesa que vivió en esta calle a finales del siglo XIII (...)
  • 36 Actualmante ha variado su trazado y nomenclatura. Debía su nombre a los comercios de sortijas y jo (...)
  • 37 La plaza Mayor de Valladolid fue proyectada en 1561 por el Arquitecto Francisco de Salamanca a raí (...)
  • 38 Adquirió esta calle su título por estar en ella la iglesia de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús N (...)
  • 39 Este lugar, durante la Edad Moderna, estuvo destinado a la venta de pescado, convirtiéndose -ya en (...)
  • 40 El primitivo Monasterio se levantó sobre los restos del Alcazar Real que fue donado a los monjes p (...)

33En la Santa Iglesia, puesta la Reliquia en el Altar Mayor, se rezaron las oraciones prevenidas por el Ilmo. Prelado de esta Diócesis conforme al escrito del Papa León XII que felizmente gobierna y rije la Iglesia. Concluido y tomada la reliquia, continuó la procesión en la misma forma, dirigiéndose por la puerta principal al León de la Catedral31, a la calle del Obispo32, Galera Vieja33, a la iglesia parroquial del Salvador donde estaban para recibir al Claustro y darle Agua Bendita el cura económo de dicha iglesia y demás clerecía de la Parroquia, todos con pelliz, y habiéndose puesto la Reliquia en el Altar Mayor, bajó a la Capilla de San Pedro Regalado el Dr. Casado que la llevaba y donde se formó el Claustro en dos filas, y habiéndose rezado las mismas oraciones que en la Santa Iglesia y vuelto a tomar la Reliquia, salió la procesión despidiéndose en los mismos términos en que fue recibida, siguiendo por la calle del Salvador34, la de Teresa Gil35, la de la Sortija36, Acera de San Francisco, atravesando la Plaza37 a la calle Jesús38, Rinconada39 al Real Monasterio de San Benito40 donde estaba formada la Comunidad y un monje, con capa pluvial morada para dar agua bendita, quien, luego que entró toda la procesión se puso a la izquierda del Dr. Casado que llevaba la Reliquia y le acompañó hasta el Altar Mayor permaneciendo todo el tiempo que duró rezar las oraciones insinuadas.

  • 41 Se tituló "desde antiguo" calle de San Benito. Agapito Revilla, en su nomenclator histórico de las (...)
  • 42 Es una de las más antiguas de la ciudad. Su primitivo nombre fue de San Julián por hallarse allí l (...)
  • 43 Recibe el nombre por el convento de Religiosas titulado de la Concepción. Valladolid albergó nucho (...)
  • 44 En la Edad Media constituía el centro geográfico de la Villa, perdiendo parte de su importancia al (...)
  • 45 Su nombre puede deberse a que en las proximidades estuvo "la casa de los leones" donde se guardaba (...)
  • 46 La Iglesia del Convento Dominico de San Pablo constituye un gran ejemplo del denominado arte Hispa (...)
  • 47 Las antiguas calle del Correo, Plazuela Vieja, calle de las Angustias y plazuela del Almirante se (...)
  • 48 Existieron aquí -ya desde la Edad Media- unos baños de los que no se tienen noticias claras sobre (...)
  • 49 Probablemente esta denominación se deba a la existencia de unas casas modestas -"cabañuelas"- que (...)

34Y tomando la Reliquia, salió la procesión en la misma forma, la que despidió la Comunidad a quien los Sres. Rector y Canciller hicieron la misma venia que a los clérigos del Salvador y se dirigió la procesión por la calle de la Costanilla41, la de San Ignacio42, calle de la Concepción43 plazuela de San Miguel44, calle del León45 a San Pablo46 donde estaba formada la Comunidad para recibir al Claustro, un religioso con capa pluvial morada y otro con el isopo para dar agua bendita repitiéndose las oraciones igual que en las iglesias anteriores. Concluidas éstas salió la procesión en los mismos términos y se dirigió por la calle del Correo, plazuela vieja, calle de las Angustias, plazuela del Almirante47, calle de los Baños48, calle de Cabañuelas49, plaza de Santa María a la Capilla de esta Real Universidad donde, colocada la Reliquia sobre el Altar Mayor se echó la Antífona y oración del Santo y concluyó la procesión siendo las nueve de la noche (...) y se advierte que la víspera se echó el relox suelto en la Universidad a la hora de las doce, y lo mismo hicieron en la Santa Iglesia echando toda la clave en la Parroquia del Salvador, Real Monasterio de San Benito y San Pablo y después todos los cuatro días a la misma hora; y cuando pasó la procesión tocaron en San Felipe Neri, San Francisco, Jesús Nazareno, San Miguel, Angustias y la Antigua".

35Este ceremonial se inscribe plenamente en las costumbres de la sacralizada sociedad vallisoletana del Antiguo Régimen con una gran tradición de procesiones y celebraciones solemnes de carácter religioso en las que se veía implicada la ciudad sirviendo de comparsa a esta pompa universitaria que vuelve a ocupar las calles de la Ciudad poniendo de relieve el reverdecer de un poder, el eclesiástico, que se había visto reducido durante el ilustrado siglo anterior. Las fuerzas religiosas encumbradas ahora por el Monarca absolutista adquieren gran preeminencia en Valladolid, donde se va a configurar un nuevo orden social que frena las tendencias liberales que se habían esbozado en el trienio liberal.

36Continuando con el clima de represión que vive la ciudad, se lee en el Ayuntamiento una Real Orden de 30 de diciembre de 1825 en la que se informa como el Embajador de Francia señala una cantidad de libros obscenos, revolucionarios o impíos que se expiden desde París a España y América y a fin de mover los obstáculos que se opondrían a su entrada se sustituye su verdadero título por el de alguna obra de devoción. Y habiéndose dado cuenta al Rey, se ha servido resolver que se tomen las medidas convenientes para que se corten estosabusos, se acompañase la lista y se dispusiere su circulación.

Solemnidades civiles

37Las tensiones que se producen entre el sector más ultramontano del clero y el gobierno fernandino se van a acrecentar con la revuelta de los agraviados de Cataluña haciendo temer incluso por la propia Monarquía si esta no se aviene a planteamientos propugnados desde el sector más recalcitrante del clero, los cuales, llevados de un exceso de fanatismo en favor del príncipe Carlos alzaron osadamente el grito contra Fernando VII que, temeroso de que la revuelta catalana se propagase a las demás provincias del Reino, partió a Tarragona desde El Escorial el 22 de setiembre de 1827 consiguiendo así acallar las revueltas.

  • 50 La razón de esta visita estaba motivada por la entronización de la imagen de Ntra. Sra. de la Vuln (...)

38El Rey, acompañado de su esposa Maria Josefa Amalia, tras visitar el reino de Aragón, las provincias Vascongadas y las ciudades de Burgos y Palencia, vinieron a Valladolid. En las numerosas ocasiones que durante la Edad Moderna los Monarcas habían visitado Valladolid nunca se habían personado en la Universidad si exceptuamos la visita efectuada por Felipe III y su piadosa esposa Margarita de Austria en Agosto de 160050.

39Fernando VII llegó el 21 de julio de 1828. La ciudad había preparado con esmero el recibimiento. El Municipio, dada la penuria de fondos reinante solicitó al Rector ayuda económica para preparar el recibimiento. El Claustro se excusa elegantemente como vemos reflejado en la sesión de 1 de abril, pero, en sesión de 27 de mayo la Universidad responde al Ayuntamiento y le manifiesta que:

  • 51 Para distinguirse de otras Corporaciones locales seguramente el Claustro pensaría ya solicitar del (...)

"no obstante la penuria de fondos con que se halla, guiado siempre por sentimientos de amor y fidelidad para con SS. MM. hará en su obsequio, y dentro del mismo edificio, todo lo más que pueda porque cualquier cosa que haga nunca se contundirá con la de otras Corporaciones, sin perjuicio de poner en noticia de V.S.I. lo que disponga para su satisfacción"51.

40La visita de Fernando VII a las diferentes ciudades españolas parecía haber sido aprovechada para solemnizar con su presencia la colación de un Grado de Doctor. La Institución vallisoletana no quiere ser una excepción; así vemos cómo envía al Monarca su petición para que asista a la toma de grado de Lorenzo Arrazola. Como carecía de experiencia en este tipo de Actos, solicitará a las Universidades literarias de Cervera y Zaragoza información sobre el ceremonial que había de seguirse en este acto que ellos ya habían celebrado. Para esta solemnidad era conveniente una adecuada preparación. El Claustro nombrará, de entre sus miembros, una Comisión que lo prepare adecuadamente.

41Esta Comisión elabora a tal fin un informe detallado que se concreta en 20 puntos:

"Primeramente el Claustro asistiría al solemne besamanos al que estaban invitadas todas las Corporaciones y Autoridades de la Ciudad; allí solicitarían al Rey se dignase honrar la colación del Grado de Doctor que se pensaba celebrar. En caso de que S.M. se dignase acceder al honor solicitado se colocará a la testera de la capilla y bajo un dosel carmesí, el solio o trono de S.M. elevado dos gradas sobre el piso de las doctorales; a la izquierda se construirá una tribuna para la Reina, se blanquearán las paredes de la capilla, así como los patios y pasillo, la antesala del claustro y sus escaleras; se pintarán las puertas principales del establecimiento como también la de los gimnasios y demás que se hallan en los patios, cuidando de reponer los rótulos con las formas y adicciones que exige el estado actual de las asignaturas. Se repararán los generales con especialidad los que se dicen de Theología, Cánones y Medicina, habilitando uno a elección del Catedrático de Física Experimental de acuerdo con el Sr. Rector para colocar las máquinas del gabinete con los demás útiles de dicha cátedra. También se acuerda que un claustral enterado de los índices, dé el orden conveniente a los libros de la biblioteca y extraiga los sobrantes y menos útiles colocándolos en un general retirado, se pintarán ventanas y puertas vidrieras poniendo los cristales que faltan; se barnizarán los cajones de la antesala de claustro reponiendo los canceles de la misma.

Se alfombrará sala y escaleras y se construirá un nuevo Trono bajo dosel... Considerando lo difícil que será el proporcionarse otro retrato de S.M. y lo poco decente que es el que actualmente posee la Universidad, la Comisión cree podrá retocarse o hacerse de nuevo". También se disponen colgaduras en la fachada y una completa orquesta en sus balcones que anunciará la venida de SS. MM., la cual se trasladará enseguida al lugar que se le haya destinado en la capilla "para alternar, como es costumbre, con los discursos, que deberán ser cortos, a excepción del elogio del Rey y que se sancionarán previamente por el Claustro".

  • 52 AHPUV, leg. 983. La descripción de los arreglos que seria necesario efectuar constituye todo un in (...)

42En las tres noches que dure la iluminación se duplicará el número de achas de cera y se colocará sobre el primer cuerpo de la fábrica un transparente vistoso con alguna inscripción latina alusiva a las circunstancias. Terminado el acto académico, se cantará un solmene Te Deum en acción de gracias por tal singular honra"52.

  • 53 Ante la falta de consignaciones el Vicecanciller propone que los gastos que se originasen en los o (...)

43La Comisión de claustrales que elabora el informe lamenta no poder ofrecer un presupuesto exacto de su importe, pero señala que "aún consultando toda la economía que pide la penuria de medios, no podrán llevarse a efecto sin desembolsar, al menos mil pesos fuertes"53.

  • 54 M. Sangrador y Vítores, op. cit., p. 585.

44El ceremonial, tan cuidadosamente preparado, se pasmó con gran éxito en la solemne toma de Grado de Doctor en Leyes de Lorenzo Arrazola. La brillante ceremonia, que ha sido descrita con detalle por diferentes historiadores resultó de una gran brillantez a lo que contribuyeron las extraordinarias dotes de oratoria y aplomo que presentó el doctorando54.

  • 55 LGC n° 24, Claustro 9-VIII-1828. Este monumento conmemorativo no pasó del proyecto. Tenemos notici (...)

45El 26 de julio, una Comisión de claustrales acudió a los aposentos del Ministro de Gracia y Justicia a dar las gracias, "manifestando el Rector lo satisfactorio que sería para todo el Claustro el poder perpetuar la memoria de un suceso tan honroso para la Universidad y tan ventajoso para que progresen las ciencias, con un monumento digno de tan sublime objeto, a lo que S.E. respondió encantado, diciéndoles lo presentasen con un mermorial a S.M. de quien merecería la aprobación"55.

46También los hechos luctuosos relacionados con la familia Real eran objeto de algún ceremonial por parte de la Universidads, así vemos cómo, en mayo del año 1829, con motivo del fallecimiento de la Reina se reune el Claustro para preparar los actos conmemorativos. Se proyectan:

"vigilia, sermón, solemne Misa de Honras, más cuatro misas rezadas por las comunidades de San Francisco y Santo Domingo, todas en el Altar Mayor para evitar gastos enlutándose las doctorales con su balconaje y escaleras del Altar Mayor".

47Además de estos actos de carácter religioso se proyectan los de índole más temporal previniéndose que para las necesidades de celebrantes y asistentes se dispondría un servicio de chocolate y azúcar rosado para los celebrantes y una libra de dulces a los señores del Claustro que se vistan para la Misa de Honras y predicar y "se tendrá en la Sacristía una libra de bizcochos de pan y otra de canela con dos botellas de vino bueno, por si los señores asistentes al Altar tuviesen necesidad de tomar alimento". Todo lo cual se calcula que supondría un gasto de 1700 reales con el gasto de los obreros que debían armar y desarmar el túmulo.

  • 56 J. Ortega Zapata, Solaces de un vallisoletano setenton: el Valladolid de 1830 a 1847, Ed. crítica (...)

48Un aspecto importante del boato universitario era el traje, la vestimenta habitai, que aparece regulada en los Estatutos que disponían cómo los estudiantes deberían andar "honestos en el vestir y traje" y que "ninguno pueda traer ropa de seda, ni gorra ni copa, ni sombrero de seda ni lana, sino loba o manteo y bonete castellano". Los estudiantes tenían prohibido salir a la calle vestidos de paisano debiendo acudir a los actos con capisayos escolares56, si bien las vestiduras que día a díaportaban los escolares no siempre se ajustaba a las disposiciones estatutarias. La insistencia en sucesivas reglamentaciones nos hace sospechar un cierto relajamiento.

49El 11 de diciembre de 1829 se celebra en Aranjuez la boda de Fernando VII con MarÍa Cristina de Borbón. Ya en setiembre se había visto un escrito de la Casa Real comunicándo al Rector la conclusión de capitulaciones y contratos necesarios para dicho matrimonio. La Universidad no proyecta ahora procesiones ni vistosas luminarias. Se acuerda simplemente felicitar al Monarca y cumplimentar a SS. MM. al arribo de la nueva Reina a Madrid por una comisión de individuos de este Claustro que se hallen en Madrid.

50La noticia del embarazo de la Reina constituyó todo un acontecimiento político. El sector más moderado del gobierno tenía una gran preocupación por la falta de heredero real. A la Universidad vallisoletana llega un escrito pidiendo salga la Institución en pública rogativa para lograr el buen fin del real embarazo. En este caso, la decisión del Claustro no es de unánime aceptación y debe someterse a votación. Finalmente se hará la rogativa, repitiéndose este acto el 15 de setiembre al hallarse la Reina "en el noveno mes de su preñado".

  • 57 AHPUV, LGC n° 23, Claustro 25-X-1830.

51Por último, hacer constar que el nacimiento de la que luego había de reinar con el nombre de Isabel II se celebró en la Universidad con una solemne Misa Cantada con Te Deum en la Capilla57.

Ceremonias académicas

52Exigían la participación de todo el Claustro y demás personas dependientes de la Universidad. Estos se reunían solemnemente en numerosas ocasiones: aperturas de curso, honras por el fallecimiento de algún claustral..., pero no siempre se anotan en los libros, sólo en las grandes ocasiones aparecen reflejadas.

  • 58 M. Torremocha Hernández, La Universidad vallisoletana de la Ilustración, op. cit.; Historia de la (...)

53Un hecho que la Universidad solemnizaba y que constituía algo fundamental en su razón de ser era la concesión de Grados. La concesión de los mismos y ceremonias a que ésto daba lugar ha sido expuesta por los historiadores vallisoletanos en obras de reciente publicación a las cuales remitimos58. Los Grados se dividían en Menores y Mayores. Los exámenes para el Grado de Bachiller no revestían especial ceremonial y se hacían una vez concluido el curso académico.

54Entre los grados mayores la Universidad distingue entre los de Licenciado y Doctor. La tendencia en el ceremonial desplegado en estos actos se conducía hacía la supresión de gastos debido a los abusos cometidos en los desembolsos que el doctorando tenía que realizar.

55No obstante, a pesar del sucesivo recorte en la Pompa y Ceremonial de los Grados, un doctorado era una gran fiesta universitaria que se compartía con los habitantes de la ciudad que engalanaban los balcones con colgaduras y presenciaban complacidos el paso del cortejo universitario precedido por la música que, con riguroso traje académico, se formaba desde el domicilio del aspirante al del Padrino, dirigiéndose luego al del Canciller que era el encargado de otorgar los Grados Mayores.

56En el ceremonial desplegado por la Universidad durante el periodo analizado, sobre todo a partir de la segunda restauración fernandina, podemos apreciar como éste contribuirá sin resistencia a exaltar Altar y Trono, aunque a través de esta Pompa se puede vislumbrar una Institución celosa de sus privilegios y prerrogativas, con una fuerte crisis económica pero que, aun con viejos resaabios, camina hacía una nueva fase liberal en la que entrará a partir de 1833 siendo, desde esa fecha cuando se repliegue a su estricto ámbito académico para celebrar sus solemnidades, prescindiendo de hacer partícipe a la ciudad del boato que había caracterizado el periodo del Antiguo Régimen y que se había vuelto a instaurar durante el régimen absolutista.

Notes

1 Rosa María Dávila Corona, Los Planes de Estudio en la Universidad de Valladolid 1807-1833, Memoria de Licenciatura, Universidad de Valladolid, 1985.

2 Matías Sangrador Vítores, Historia de Valladolid, Ed. facsímil, Valladolid, 1979, Grupo Pinciano, t. I, p. 526.

3 R. M. Dávila Corona, op. cit.

4 Sólo en los Claustros de algunos meses más tarde se hace referencia a ciertos profesores que participaron en la contienda incluyendo los que mueren en ella.

5 Todo el gremio y claustro de la Universidad se juntaban en la Sala Capitular y de allí salía en procesión formando dos filas hacía la Capilla, donde se escuchaba "La Oración Latina" que había elaborado el Catedrático de Teología, pero no era él quien exponía, sino que preparaba a un estudiante, generalmente un gramático al que enseñaba a representarlo (cf. Margarita Torremocha Hernández, La Universidad Vallisoletana de la Ilustración, Valladolid, 1991).

6 R. Ma Dávila Corona, op. cit.

7 Archivo Histórico Provincial Universitario de Valladolid, LGC n° 22, Claustro 24-X-1808.

8 AHPUV, LGC n° 23, Claustro 8-VIII-1811.

9 LGC n° 23, Claustro 12-IX-1812.

10 LGC n° 23, Claustro 23-IX-1812.

11 LGC n° 23, Claustro 13-VIII-1813.

12 LGC n° 23, Claustro 28-V-1814.

13 Cf. nota anterior.

14 La estatua del Monarca creemos que no llegó a realizarse.

15 LGC n° 23, Claustro 6-III-1820. El cierre se ordena por el Capitán General.

16 Se trata de la Reina María Amalia de Sajonía, tercera esposa de Fernando VII.

17 AHPUV, LGC n° 23, Claustro 13-III-1820.

18 El 10 de marzo había llegado a Valladolid la noticia de que el Rey prometía jurar la Constitución.

19 LGC n° 23, Claustro 15-III-1820.

20 LGC n° 23, Claustro 15-VII-1820. Se pone como condición que estuviese libre durante las horas lectivas y demás actos literarios.

21 R. Ma Dávila Corona, op. cit.

22 Miguel Artola, La Burguesía Revolucionaria, Madrid, Alianza Editorial, 1973.

23 Celso Almuina Fernández, Valladolid en el siglo XIX, Historia de Valladolid, Valladolid, t. VI, 1985.

24 Archivo Municipal de Valladolid, Libro de Actas, 4-II-1825.

25 No se conservan. Debían ser piezas de gran valor artístico. En los inventarios del siglo XVII se anotan: "dos mazas de plata y bronce con cuatro bichas cada una, que pesan ambas diez y nueve libras". En otra descripción se dice que eran de lata y plata sobredorada con cuatro figuras y sobre ellas un vástago con las armas de la Universidad (G. Ramos de Castro, Historia de la Universidad de Valladolid, Valladolid, t. II, 1991).

26 Constituía el principal distintivo del maestro de ceremonias. Era de madera de ébano y guarnición o casco de Plata con las armas de la Universidad.

27 Fue demolida a principios de este siglo. Sobre su construcción y vicisitudes, ver M. J. Redondo Cantera, en Historia de la Universidad de Valladolid.

28 Consistía en un dedo del Santo.

29 Con esta designación fue conocida desde el siglo XII por hallarse allí la Catedral -en su origen Colegiata de Santa María-. A principios de este siglo se cambio su denominación por la de Plaza de la Universidad que ahora ostenta (J. Agapito y Revilla, Las Calles de Valladolid, ed. facsímil, Valladolid, Grupo Pinciano, 1982).

30 El edificio actual se proyectó como una ampliación de la Colegiata románica que en el siglo XI mandara edificar el Conde Ansúrez. La traza fue dada por Juan de Herrera en 1580 aunque sus obras continuaron hasta el siglo XVIII. En la actualidad no se ha terminado su fábrica.

31 Esta calle -que hoy ya no existe- debía su nombre a una columna o rollo de piedra que, procedente de la puerta principal de la antigua Colegiata se instaló en el atrio de la Catedral herreriana y que tenia un león con un rey moro a sus pies (J. Agapito y Revilla, op. cit., p. 494).

32 Hoy se conoce esta calle con el nombre de Fray Luis de León, por creerse que éste había sufrido allí su reclusión en las cárceles del Santo Oficio.

33 Actualmente se conserva esta denominación que se debe a que allí estuvo la galera o cárcel de mujeres de la ciudad.

34 Es obra de mediados del XVI debida al arquitecto Juan Sanz de Escalante. Su fachada, a modo de retablo en piedra, conserva cierto resabio manierista que no consigue disimular la escasa habilidad detecto en el manejo del lenguaje clasicista. Desde su beatificación en 1683, San Pedro Regalado comerecibir culto en esta iglesia, donde había sido bautizado (J. J. Martín González y J. Urrea, Catálogo Monumental de Valladolid, t. XIV, Parte Ia).

35 Este nombre se debe a una ilustre dama portuguesa que vivió en esta calle a finales del siglo XIII. Aquí se encontraba la famosa "Casa de las Aldabas", cuna de Enrique IV.

36 Actualmante ha variado su trazado y nomenclatura. Debía su nombre a los comercios de sortijas y joyas que en ella existían.

37 La plaza Mayor de Valladolid fue proyectada en 1561 por el Arquitecto Francisco de Salamanca a raíz del pavoroso incendio que sufrió la ciudad. El nuevo diseño significa la aparición del clasicismo en Valladolid y sirvió de modelo para otras plazas españolas, exportándose incluso su trazado al Nuevo Continente. Fue centro de las principales actividades políticas durante el siglo XIX (J. Agapito y Revilla, Arquitectura y Urbanismo del antiguo Vallado/id, Valladolid, 1991).

38 Adquirió esta calle su título por estar en ella la iglesia de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno

39 Este lugar, durante la Edad Moderna, estuvo destinado a la venta de pescado, convirtiéndose -ya en el siglo XIX- en auténtico mercado donde se vendían toda clase de productos frescos.

40 El primitivo Monasterio se levantó sobre los restos del Alcazar Real que fue donado a los monjes por Juan I en 1388 cuando el edificio estaba abandonado. Sobre este Alcázar se levantó la iglesia gótica en 1499 que fue magnificada con un imponente pórtico construido en el siglo XVI por Rodrigo Gil de Hontañón. Durante la guerra de la Independencia fue ocupada por las tropas francesas.

41 Se tituló "desde antiguo" calle de San Benito. Agapito Revilla, en su nomenclator histórico de las calles de Valladolid supone una equivocación el haberla rotulado "costanilla" en el plano de Valladolid de 1738. No obstante, debió conocerse con este nombre ya que, como vemos, también la designan así los Libros Universitarios.

42 Es una de las más antiguas de la ciudad. Su primitivo nombre fue de San Julián por hallarse allí la igia de esta advocación (una de las dos que tuvo el Valladolid del siglo XI antes de su engrandecimiento por el Conde Ansúrez). Al terminarse en el siglo XVII la Casa rofesa de los Jesuítas cuya iglesia se llamó de San Ignacio, comenzó a denominarsele con el título que hoy ostenta.

43 Recibe el nombre por el convento de Religiosas titulado de la Concepción. Valladolid albergó nuchos conventos durante la Edad Moderna lo que le valió el calificativo de "ciudad conventual".

44 En la Edad Media constituía el centro geográfico de la Villa, perdiendo parte de su importancia al trasladarse las actividades más importantes a la parte más meridional, es decir hacia la actual plaza Mayor.

45 Su nombre puede deberse a que en las proximidades estuvo "la casa de los leones" donde se guardaban las fieras que servían de distracción a Felipe III durante el periodo en que estuvo ubicada la Corte en Valladolid.

46 La Iglesia del Convento Dominico de San Pablo constituye un gran ejemplo del denominado arte Hispano Flamenco, fue realizada por Juan de Colonia en el año de 1500 y modificada en 1601 bajo el patronazgo del Duque de Lerma.

47 Las antiguas calle del Correo, Plazuela Vieja, calle de las Angustias y plazuela del Almirante se han unido en un sólo título: calle de las Angustias, poniendo de relieve la importancia de la iglesia Penitencial del mismo nombre, hermoso ejemplo de arquitectura clasicista que fue trazado en 1604 por el arquitecto Juan de Nates.

48 Existieron aquí -ya desde la Edad Media- unos baños de los que no se tienen noticias claras sobre su funcionamiento.

49 Probablemente esta denominación se deba a la existencia de unas casas modestas -"cabañuelas"- que se hicieron bajo la protección del Cabildo de la antiguas Colegiata. Modernamente se conoce como calle Gandasegui.

50 La razón de esta visita estaba motivada por la entronización de la imagen de Ntra. Sra. de la Vulnerata en el Colegio de Ingleses de Valladolid, más que en problemas de índole estrictamente académicos (I. González Gallego, en Historia de la Universidad de Valladolid, Valladolid, 1991, t. I).

51 Para distinguirse de otras Corporaciones locales seguramente el Claustro pensaría ya solicitar del Monarca su presencia en la Universidad para solemnizar un Grado de Pompa, como efectivamente se hace con Lorenzo Arrazola (AHPUV, leg. 983, Claustro 27-V-1828).

52 AHPUV, leg. 983. La descripción de los arreglos que seria necesario efectuar constituye todo un inventario del lamentable estado en que se hallaba la Institución.

53 Ante la falta de consignaciones el Vicecanciller propone que los gastos que se originasen en los obsequios acordados se podrían satisfacer el importe de las propinas que correspondiesen a los señores doctores en los grados de Pompa

54 M. Sangrador y Vítores, op. cit., p. 585.

55 LGC n° 24, Claustro 9-VIII-1828. Este monumento conmemorativo no pasó del proyecto. Tenemos noticias de algún bosquejo para erigir una estatua al Monarca que, posiblemente, corresponda a este acuerdo.

56 J. Ortega Zapata, Solaces de un vallisoletano setenton: el Valladolid de 1830 a 1847, Ed. crítica de Lorenzo Rubio, Valladolid, 1984.

57 AHPUV, LGC n° 23, Claustro 25-X-1830.

58 M. Torremocha Hernández, La Universidad vallisoletana de la Ilustración, op. cit.; Historia de la Universidad de Valladolid, Valladolid, 1991; Ma Rosa Dávila Corona, Los Planes de Estudio de la Universidad de Valladolid 1807-1833, Memoria de licenciatura, Universidad de Valladolid, 1985.

Auteur

Universidad de Valladolid

© Presses universitaires François-Rabelais, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540