Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

VII. L'Université dans la société latino-américaine contemporaine (Pérou et Chili)

La Universidad de San Marcos, una imagen del Perú contemporáneo

Wilfredo Kapsoli

Texte intégral

1El Perú ha sufrido transformaciones violentas en los últimos 25 años. Los antiguos grupos de poder, cuyo soporte económico era la tierra, se han desintegrado. Las viejas formas de la mecánica de la dominación interna se han trastocado. La sociedad se ha polarizado entre una inmensa y ancha base de sectores populares y una pequeña capa de acomodados. En esta brecha, que cada vez tiende a aumentar, la clase media prácticamente ha desaparecido (refundiéndose en el primer grupo), y se ha constituido por exclusión una gran masa de marginados sin posibilidades de acceso a los bienes de la sociedad. Aquí fermenta por añadidura el odio, la venganza y el desarraigo que se canalizan delictivamente. Si en la década del 60 se registraron alrededor de 35.000 delitos, en el 70 bordeaba los 50.000, en el 80 los 123.000 y actualmente se acercan a los 200.000. A todo esto se ha sumado la irrupción de un nuevo tormento social: el narcotráfico. Este fenómeno se ha acentuado desde los años 80 en que se detuvieron a cerca de 1.800 personas y actualmente a más de 6.000. Todo esto se produce en el marco de una población que crece considerablemente al punto de que, en este cuarto de siglo, ha aumentado más del doble. En el censo de 1961 se estaba cerca de los 10 millones de habitantes, en 1972 más de 19 millones, en 1981 superaba los 17 millones, en 1985 los 18 millones, y para este año de 1990 está proyectada a 21.384.000 habitantes (Cf. gráfico n° 1). De estas cifras, la gente se concentra fundamentalmente en los sectores urbanos de la costa motivando una migración aluvional cuyos inicios fueron incorporados a la literatura por José María Arguedas en su novela postuma El Zorro de arriba y el zorro de abajo que viene a constituir un documento etnográfico de primera mano para comprender la desestructuración mental y la construcción de las nuevas identidades políticas y religiosas.

2En el terreno político la crisis de la oligarquía, el gobierno de Juan Velazco Alvarado y los cambios de la dinámica internacional condicionaron el rebrote de la izquierda y reorientación de la iglesia peruana con la Teología de la Liberación. Y, desde los años 80, el nacimiento de Sendero Luminoso y su correlato de represión ha dado lugar no solamente a la guerra sucia sino a un tiempo de terror y de retorno a los viejos mitos diabólicos de desesperación y de pánico.

La crisis de la Universidad peruana

3La situación del Perú, descrita sumariamente líneas arriba, ¿cómo ha repercutido en la vida de la Universidad? Creemos que de manera directa. No sólo porque la Universidad es una vieja institución permeable y sensible a los problemas de la sociedad, sino porque en su seno se ubican todos los sectores sociales diferenciadamente. En los centros privados, que tienden a elitizarse cada vez más, asisten los hijos de los empresarios, de los banqueros y de los grandes comerciantes. En las universidades nacionales se nuclean los hijos del pueblo. Entre ambas hay una intermedia y está compuesta por los institutos y universidades particulares empobrecidos y masificados en las que se educan los hijos de la clase media en franco proceso de disolución.

4Con todo, la capacidad de absorción de la demanda universitaria es pequeña, toda vez que la sociedad peruana tiene un porcentaje elevado de población juvenil. Así, en 1960 postularon 14.665 e ingresaron 5.429; en 1970, 64.312 e ingresaron 23.914; en 1980, 239.485 y fueron admitidos 58.744 y para este año de 1990 se calcula 397.563 de los cuales estudiarán unos 79. 404 (Cf. gráfico n° 2). Como se vé un alto porcentaje de jóvenes se encuentran sin posibilidad de estudiar ni tampoco trabajar porque no existe un mercado laboral disponible. Ellos engrosan anualmente las filas de los desocupados, resentidos y sin esperanza inmediata de futuro.

5Pero la Universidad con la población que tiene no puede cumplir tampoco con los requerimientos de la eficacia científica, cultural y pedagógica porque se halla recortada en su presupuesto. No puede pagar buenos salarios a sus docentes y empleados, no está actualizada en la información bibliográfica y mucho menos en la adquisición de implementos y materiales para la práctica de los laboratorios y la formación profesional. Este fenómeno se agrava con la creciente politización donde el sectarismo y la ceguera imposibilita todo diálogo o debate creador y reflexivo.

6En estas condiciones muchos profesionales han emigrado al extranjero y a las entidades privadas. Las publicaciones y los coloquios se han reducido al mínimo. A su vez no existe ningún intercambio y comunicación interuniversitario. El desinterés del Estado se hace palpable con los recortes económicos en las subvenciones y falta de atención a los requerimientos de infraestructura. En suma, tanto por causas exógenas como endógenas, la universidad peruana se halla sumida en una profunda crisis institucional. Ni siquiera su imagen científico-cultural es respetada desde que se producen constantes agresiones policiales, violando su autonomía; se realizan prolongadas huelgas laborales y, por último, la universidad es considerada como el foco de la subversión y el "nido de los terroristas". Por todo esto, pasará mucho tiempo para que esta vieja institución democrática y creadora de ciencia y de cultura se recupere académicamente.

La Universidad de San Marcos

7San Marcos, la Universidad más antigua de América y por ende del Perú, no está exenta de la dinámica anterior. En los últimos años ha crecido enormemente en cuanto a su población estudiantil y laboral. Sin embargo, esto no se ha hecho ni planificada ni sistemáticamente. El ingreso a la institución se ha realizado anárquicamente. Los estudiantes se preparan en carreras o profesiones que el país no necesita o está saturada en su mercado ocupacional. Capas enteras de alumnos se refugian durante largos años sin egresar de ella, como una manera de disimular o encubrir la desocupación o falta de vivienda. Los docentes acceden a las cátedras sin concurso externo, sin preparación adecuada y escudan su mediocridad radicalizándose políticamente. Los más no pueden seguir cursos de perfeccionamiento y menos aún salir del país a tomar los postgrados, los seminarios altamente calificados o especializados. Sus trabajadores han logrado un puesto por múltiples recursos y mecanismos familiares y de compadrazgo. Aquí se observa una extraordinaria estrategia andina de sobrevivencia donde la familia, el parenteco y la paisanería adquieren un papel relevante. Ayllus enteros, distritos y aun departamentos de los más lejanos del país se encuentran ubicados en San Marcos. La situación es tan notoria que hasta los terrenos desocupados de la institución han sido tomados o para construir rústicas viviendas o parceladas para sembrar por surcos artículos de primera necesidad como son tubérculos, hortalizas y alfalfares.

8Por otro lado, las áreas libres han sido tomadas por los vendedores ambulantes de libros, comidas, bebidas, cigarros, etc., de modo que las aulas están rodeadas de verdaderos campos feriales. Por todo ello, si antes se decía que Lima era el Perú y Lima el jirón de La Unión, ahora podemos decir sin equivocarnos que el Perú y Lima son representados por San Marcos.

9Pero, ¿cómo funciona académica y administrativamente la Universidad? Étas constituida por 19 facultades que se agrupan por carreras profesionales como son Derecho, Psicología, Letras, Educación, Ciencias Sociales, Farmacia, Medicina, Física, Química, Veterinaria, etc. Estás son regentadas por un Decano que a su vez tiene dos secretarios (académico y administrativo) por los directores de las Escuelas, Institutos de Investigación, Centros de Proyección Social. Los profesores se agrupan en los Departamentos por categorías de principal, asociado y auxiliar. Más los alumnos de cada Escuela y Facultad. Todos ellos eligen a sus representantes que actúan a nivel del Consejo de Facultad, del Consejo Universitario y de la Asamblea Universitaria por separado; éstas son las unidades de gobierno de la Universidad que está representada por el Rector y los dos Vice-Rectores Académico y Administrativo. Los profesores a su vez tienen órgano gremial que participa con voz pero sin voto en los consejos y asamblea universitaria. Por su parte, existen oficinas administrativas centrales que funcionan en coordinación con las Facultades como son de Planificación, Bienestar, Publicaciones, Economía, Relaciones Públicas, etc. La Universidad tiene también servicios médicos, de transporte y de comedores. Los trabajadores se agrupan en un movimiento sindical que normalmente discute sus pliegos y reivindicaciones salariales. Los alumnos tienen sus centros federados y la Federación Universitaria de San Marcos que forma parte de la Federación de Estudiantes del Perú.

10Como se puede notar, tantas agrupaciones motivan tremendas pugnas políticas por colocar a sus afiliados disputándose el liderazgo entre las corrientes de la izquierda unida y los simpatizantes o miembros de Sendero Luminoso. En este marco político, la autoridad universitaria se ha relajado bastante. No sólo los que tienen cargos y responsabilidades de gobierno sino incluso los docentes en las aulas donde imperan las tachas o los cuestionamientos con criterio político y no pedagógico o de capacidad intelectual. Con todo la Universidad marcha con una óptica de insistencia por lo científico y académico en primer lugar y las opciones políticas en segundo plano o sin descuidar lo primero. Las últimas elecciones estudiantiles, donde ha ganado mayoritariamente una corriente democrática, hacen suponer cierto optimismo por el futuro de San Marcos que durante el presente mes de Enero de 1990 debe elegir a sus nuevas autoridades universitarias.

11Actualmente, la Universidad tiene más de 50.000 estudiantes, 3.500 profesores y unos 3.200 trabajadores no docentes. La mayor parte de sus actividades se llevan a cabo en la Ciudad Universitaria mientras que San Fernando (Facultad de Medicina) conserva su local en el Centro de Lima.

12La Universidad de San Marcos, por su antigüedad e importancia institucional, juega un papel singular en la vida del país. En ella se forman los futuros profesionales, se analizan los recursos y potencialidades naturales, humanos; y, sobre todo, asume una posición crítica y contestaría frente al orden social imperante. Desde sus aulas se construye la imagen nacional orientada a lo democrático y popular. Para ello se recurre a recoger las tradiciones y experiencias de los gobiernos locales sustentadas en la solidaridad y la democracia directa. Las ancestrales prácticas de la comunidad andina, las nuevas organizaciones barriales, las rondas de autodefensa y los gremios sindicales constituyen el emporio y los espacios de recreación que se intenta condensar para aquel proyecto de la nueva sociedad. En esta dirección la ruptura de la dependencia externa sustentada en el capital y la ideología foránea adquiere un nivel prioritario. Esta opción desde luego se enfrenta con varias dificultades. Por un lado, la posibilidad de la concreción del modelo, de su difusión y asimilación mayoritaria; y por otro, la voluntad política tanto de los partidos de oposición, cuanto del propio Estado. Sucede que, hasta la actualidad, quienes conducen los destinos del país están ajenos a aquella aspiración y, por el contrario, alimentan el viejo orden donde la injusticia, la dominación y el autoritarismo son sus ejes medulares de funcionamiento. Esta constituye la razón sustancial por la cual no sólo existe un divorcio entre la Universidad y el Estado sino una franca situación de antagonismo.

13Por otro lado, la universidad es un espacio democrático en disputa ideológica y de experimentación. Es un verdadero laboratorio social donde se cruzan todas las tendencias y las expresiones políticas y hasta religiosas del país. La extrema sensibilidad de sus miembros, acosados por la pobreza y la desesperación los ha llevado también a aceptar propuestas anárquicas y violentas, así como mensajes utópicos y milenaristas. Con todo, todavía estas orientaciones no se masifican ni se generalizan en su seno.

14La lección de los viejos maestros como Pedro Zulen (filósofoindigenista), de Julio C. Tello (arqueólogo) de Jorge Basadre (historiador), de Augusto Salazar Bondy (filósofo) y de José María Arguedas (antropólogoliterato) tiene su vigencia y utilidad para el estilo de trabajo, docencia y proyección social desde la universidad. Aquella herencia potenciada con la preservación de la identidad y la lucha por la vida desde los sectores excluidos viene a constituir la "riqueza espiritual" con lo cual es posible no sólo un rearme anímico y moral sino una verdadera opción de futuro. Los esfuerzos y los ejemplos construidos fuera de la universidad desde tiempos tempranos por Garcilaso de la Vega con sus Comentarios Reales, por Huamán Poma de Ayala con su Nueva Corónica y buen Gobierno, por José Carlos Mariátegui con sus Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana y por Emilio Choy con su Antropología e Historia son paradigmas y conductas arquetípicas que permiten aún creer y apostar por el Perú.

15Desde luego, estas líneas finales pecarían de chauvinismo o, peor todavía, de provincialismo, si no reconocemos y hacemos nuestros los avances modernos de la ciencia y de la cultura en general y, más específicamente, de los "Peruanistas Contemporáneos". Hombres y mujeres de diversas nacionalidades y disciplinas científicas y culturales han tomado al Perú no sólo como objeto de estudio, de reflexión y creatividad, sino también como un lugar en su memoria y, porqué no decirlo, en su sentimiento y cotidianidad. En suma, la historia regresiva y globalizante que se reelabora desde la Universidad y más puntualmente de San Marcos le permite con justicia ser la depositaria de la memoria e imagen del Perú.

Bibliographie

Bibliografía

Si bien esta comunicación tiene el carácter de ser, sobre todo, un testimonio personal de podemos dejar de mencionar algunos textos de referencia:

1. Jorge Basadre, La Historia y la Vida, Lima, 1982.

2. Enrique Bernales, Violencia y Pacificación, Lima, 1989.

3. José Carlos Mariátegui, Temas de Educación, Lima, 1964.

4. Augusto Salazar Bondy, Historia de las Ideas en el Perú Contemporáneo, Lima, 1969.

Annexes

GRAFICO 1 – CRECIMIENTO POBLACIONAL 1961 AL 2000 (*)

GRAFICO 1 – CRECIMIENTO POBLACIONAL 1961 AL 2000 (*)

GRAFICO 2 – POSTULANTES vs INGRESADOS (*)

GRAFICO 2 – POSTULANTES vs INGRESADOS (*)

Table des illustrations

Titre GRAFICO 1 – CRECIMIENTO POBLACIONAL 1961 AL 2000 (*)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5910/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 588k
Titre GRAFICO 2 – POSTULANTES vs INGRESADOS (*)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5910/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 895k

Auteur

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540