Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

VII. L'Université dans la société latino-américaine contemporaine (Pérou et Chili)

La Universidad Católica de Lima y la evolución de las universidades privadas en el Perú contemporáneo

Teodoro Hampe Martínez

Texte intégral

1Al comenzar el siglo XX existían en el Perú cuatro centros de enseñanza superior, todos estatales, que regían su funcionamiento por la Ley Orgánica de Instrucción promulgada el 9 de marzo de 1901. La Universidad Mayor de San Marcos de Lima, decana de la América meridional (creada en 1551), representaba el núcleo de dicho cuerpo educativo, que tenía como órganos subalternos a las Universidades del Cuzco (1692), Trujillo (1824) y Arequipa (1827). Pero esa misma Ley Orgánica contemplaba también la factibilidad de constituir centros superiores de "enseñanza libre", surgidos de la iniciativa privada, y fue en esta permisión en la cual se basaron los promotores -religiosos de los Sagrados Corazones y conservadores hombres de leyes- que en 1917 decidieron fundar la Universidad Católica de Lima. Las páginas siguientes se destinarán a analizar la evolución de la Universidad Católica, institución que ha gozado de un sostenido desarrollo a lo largo de siete décadas, llevando la conducción del movimiento de universidades particulares en el Perú y ejerciendo un rol de creciente magnitud en la vida social de este país.

La Católica: orígenes y primeros años de actividad

  • 1 Cf. Pedro Rodriguez Crespo, "Sobre la fundación de la Universidad Católica", Sinopis, Boletín de la (...)

2Un concilio general de los prelados latinoamericanos celebrado en Roma en 1899, adoptó la resolución de fortalecer la educación católica a todo nivel, procurando que en cada país hubiese un instituto superior regido por la Iglesia. Se trataba de combatir los "errores modernos" del liberalismo e indiferentismo, que estaban propagados en la mayoría de las universidades de este continente y originaban que muchos de los alumnos salidos de colegios religiosos se apartaran pronto de los principios cristianos. En el caso particular de Lima, en que la idea de crear una universidad confesional surgió en el seno de la congregación de los Sagrados Corazones, ejerció decisivo influjo la experiencia del Curso de Leyes que los sacerdotes de dicha orden tenían establecido en Valparaíso (Chile), donde se brindaba formación humanística y jurídica a los muchachos egresados del colegio de los Sagrados Corazones de esa ciudad1.

3El P. Jorge Dintilhac (1878-1947), laborioso sacerdote francés que ejercía la docencia en el Colegio de la Recoleta, fue el designado por los superiores de los Sagrados Corazones para efectuar las gestiones oficiales con miras a establecer una "universidad libre", exenta de la inmediata dependencia del Estado. Su proyecto recibió en seguida el apoyo de la jerarquía eclesiástica peruana, así como de muchas familias católicas y de las influyentes señoras que formaban la Unión Católica de Lima, incluyendo a la esposa del Presidente de la República, doña Carmen Heeren de Pardo. Como primera medida, Dintilhac solicitó a fines de 1916 autorización para establecer la Academia Universitaria, centro de estudios en humanidades donde se formaría a los jóvenes durante dos años, para que siguieran luego la carrera de jurisprudencia.

  • 2 El Archivo Central de la Universidad Católica en Lima conserva un interesante volumen de recortes d (...)

4El Gobierno autorizó la creación de dicha Academia, pero cedió al Consejo Universitario de San Marcos la opción de pronunciarse sobre la validez oficial de sus exámenes. Tal acuerdo desató la animadversión de muchos catedráticos sanmarquinos, que se oponían a la apertura del nuevo plantel, y dio lugar a una efervescente polémica en los periódicos limeños. La mayoría de los periodistas enfilaron su puntería contra la naciente institución. Daban como argumentos negativos que la Iglesia no debería intervenir en la educación más que para formar al clero; que el nuevo centro superior originaría una división ideológica en la juventud estudiantil; que surgiría una discriminación social entre los alumnos de la universidad del Estado y los de la privada; que era innecesario crear una fábrica más de abogados, destinada únicamente a fomentar el "burocratismo parasitario"...2

  • 3 En su valioso testimonio personal sobre la génesis y desarrollo de esta institución, el propio Dint (...)

5Sin intimidarse ante esas opiniones, Dintilhac tuvo el acierto de transformar su modesto proyecto originario de la Academia en el más ambicioso plan de la Universidad Católica del Perú, institución dotada de sendas Facultades de Letras y Derecho, que se adecuaba mejor al estatuto de "universidad libre" contemplado en la Ley Orgánica de Instrucción. El 18 de marzo de 1917 se formó el comité organizador de la Universidad Católica, oportunidad en la cual se asignaron los primeros cargos directivos: como rector se eligió al P. Jorge Dintilhac, como secretario al joven abogado Jorge G. Velaochaga, y como tesorero a Víctor González Olaechea, quien era relator de la Corte Superior de Lima. Bajo creciente expectativa transcurrieron las jornadas siguientes hasta que el 24 de marzo de 1917, por fin, se promulgó la resolución definitiva que autorizó la entrada en funciones de la Universidad Católica a partir del mes de abril3.

  • 4 Como anécdota curiosa, debe resaltarse la existencia de dos individuos que pagaron asimismo sus der (...)

6La institución fue amparada por el Colegio de la Recoleta, dirigido por religiosos franceses de los Sagrados Corazones, quienes cedieron un par de salones en su local de la Plaza Francia para la realización de las clases universitarias. En el año académico inaugural, 1917, se dictaron los cursos de Civilización Antigua, Literatura Antigua, Literatura Castellana, Psicología, Estética, Griego, Latín y Francés, correspondientes al primer año de Letras. Junto con el rector Dintilhac, actuaron como catedráticos Raimundo Morales de la Torre, José Leonidas Madueño, el P. Pedro Martínez Vélez, el P. Santiago Pérez Gonzalo, y Carlos Arenas y Loayza. Por el registro de matrículas de la Facultad de Letras consta que fueron en total veinte los estudiantes inscritos ese año fundacional; nueve de ellos eran alumnos oficiales y los restantes once pertenecían a la categoría de "libres", vale decir que eran simples oyentes de una o más asignaturas4.

7Venciendo obstáculos de todo género, la Universidad Católica logró llevar adelante su tarea. En 1919 empezaron las clases en la Facultad de Derecho y un año más tarde, al promulgarse una nueva Ley Orgánica de Enseñanza (30 de junio de 1920), quedó definitivamente oficializada su existencia. La incertidumbre en torno a la situación legal del plantel auspiciado por los Sagrados Corazones había mantenido fuera de sus aulas a la mayor parte de la juventud estudiosa de Lima, incentivando en cambio la concurrencia de estudiantes oriundos de provincias o de edad ya adulta. Pero dicha Ley Orgánica aseguró el funcionamiento de universidades no estatales en el Perú, regulando para ellas la conformación de unos jurados oficiales; ante estos jurados, compuestos con autoridades de la universidad y representantes del Ministerio de Instrucción, deberían rendirse los exámenes de grado y de promoción anual.

  • 5 Jeffrey L. Klaiber, S J., La Iglesia en el Perú. Su historia social desde la Independencia, Lima, P (...)

8Los dirigentes de la Iglesia, que al principio apoyaron la empresa "regeneradora" del P. Dintilhac, comenzaron sin embargo a causar embarazos luego de que monseñor Emilio Lissón Chaves asumiera el arzobispado de Lima (1918). Este metropolitano organizó -aunque sin éxito- una sutil campaña de hostigamiento, tratando de aprovechar la estructura académica ya existente para formar una nueva universidad de tipo confesional5. Además los mismos sacerdotes que dirigían el Colegio de la Recoleta, ante la falta de espacio disponible, se vieron precisados a demandar al rector que la Universidad desalojase los salones que ocupaba en su edificio. Entonces la institución tuvo que abandonar su sede primigenia de la Plaza Francia y tomar en alquiler una finca de la calle San Marcelo, en el centro de Lima, hecho que provocó la dimisión de Jorge Dintilhac al rectorado. Durante un breve intervalo que cubre desde junio de 1924 hasta enero de 1925, fue otro religioso de los Sagrados Corazones, monseñor Pedro Pablo Drinot y Piérola, quien desempeñó el máximo oficio institucional.

  • 6 Véase mi estudio "Vida académica en la Facultad de Derecho: 70 años de historia (1917-1987)", Thémi (...)

9Al cabo de ese intermedio, empero, la Universidad volvió a su sitio originario y el P. Jorge -amado de todos los profesores y estudiantes- tomó nuevamente las riendas del plantel. En una etapa inicial que llega hasta principios de los años 30, subsistieron como únicas ramas académicas las Facultades de Letras y Derecho. El número de alumnos matriculados en ambas unidades tendió a experimentar un progresivo aumento, sobre todo después que se instituyeron los jurados oficiales de exámenes y grados. A lo largo de este período temprano, el decanato de Letras fue ejercido por Raimundo Morales de la Torre, un distinguido orador, catedrático de Literatura y Estética, mientras que la plaza de decano en Derecho permaneció en manos de Carlos Arenas y Loayza, jurista y diplomático, quien al mismo tiempo sirvió como vicerrector de la Universidad (1918-1941)6.

10Diversos legados y donativos hechos por fieles católicos permitieron el sostenimiento de esta obra educativa. El primer balance de caja, de 1917, revela que las donaciones recibidas ese año sumaron 6. 465 soles, cantidad que representaba el 91,7% del conjunto de ingresos. ¿Cómo puede definirse, en síntesis, la labor docente de la Universidad Católica durante aquella primera etapa de desarrollo? La contestación está dada por el mismo fundador Dintilhac, quien en su memoria anual de 1923 dice:

  • 7 T. Hampe Martínez, Historia de la Universidad Católica, op. cit., p. 36.

"Lo que queremos ante todo es formar jóvenes según los principios de la verdadera filosofía y del derecho; queremos formar hombres que en la tribuna y en la prensa puedan defender las bases del orden social, hombres que no solamente puedan contrarrestar la acción de la impiedad y de la anarquía, sino también dirigir, encauzar a las fuerzas populares hacia la conquista del bienestar material y moral, de acuerdo con las normas trazadas por la Iglesia"7.

La Católica: desarrollo y consolidación institucional

11Las revueltas políticas que se'desataron a la caída del régimen dictatorial del Presidente Leguía (1930) dan lugar a una nueva etapa, de inusitado crecimiento, en la Universidad Católica. Por una parte, varios pensadores notables de la "generación del 900" -como Víctor Andrés Belaunde, José de la Riva Agüero y Juan Bautista de Lavalle- retornaron a la patria después de un largo exilio y decidieron incorporarse al claustro de la Plaza Francia, con el fin de divulgar su ideario cristiano, neohumanista y espiritualista, opuesto a los progresistas aires de reforma que por el mismo tiempo campeaban en San Marcos. De otro lado, cuando en mayo de 1932 el gobierno de Sánchez Cerro decretó el receso de la Universidad decana de Lima (por entonces auténtico hervidero de pasiones políticas), gran parte de la juventud estudiantil se volcó al otro centro superior qué existía en la capital, un sitio relativamente tranquilo y disciplinado, donde podrían comenzar o reemprender su formación profesional.

  • 8 Monseñor José Dammert Bellido, obispo de Cajamarca y ex secretario general de la Universidad Católi (...)

12La avalancha de nuevos estudiantes rebasó la capacidad de las aulas instaladas en la Recoleta y planteó serios desafíos a la marcha institucional. En breve lapso, el alumnado creció de un par de centenas a más de 2.000. Ante estas circunstancias, se requería la conducción de un hombre suficientemente enérgico y dinámico: ese hombre fue Javier Correa Elias, notario de profesión, quien en 1932 entró a servir los cargos de bibliotecario, tesorero y secretario general de la Universidad Católica, rodeándose para estas labores de un grupo selecto de muchachos que destacaban por su diligencia y su brillantez intelectual8.

  • 9 Cf. Ricardo Valencia Menegotto, "Fundación y primeros años de la Facultad de Ingeniería", Sinopsis, (...)

13Durante la gestión de Correa Elias ocurrió el brote incesante de nuevas unidades académicas, que se mantuvieron gracias a la favorable acogida del público capitalino. En 1933 se dictaron los primeros cursos tanto en la Facultad de Ciencias Económicas -cuyo decanato fue encargado a Víctor Andrés Belaunde- como en la Facultad de Ingeniería, la cual desde un comienzo se distinguió por el celo de sus catedráticos y la rigurosidad de su programa de estudios9. Además, se creó el Instituto Superior de Ciencias Comerciales (para la formación de contadores, tenedores de libros y secretarios), el Instituto Femenino de Estudios Superiores y el Instituto de Idiomas, y empezaron a funcionar las Escuelas de Pedagogía para varones y para mujeres, surgidas en virtud de la colaboración de los hermanos de La Salle y de las canonesas de la Cruz, respectivamente. Poco más tarde se iniciaban también las clases en la Academia de Arte Católico, creada por el maestro vienés Adolfo Winternitz (1939), en la Sección Superior de Pedagogía, incorporada a la Facultad de Letras (1942), y en la Escuela de Periodismo, fundada por Matilde Pérez Palacio (1945).

14Tal crecimiento implicó la utilización de nuevos espacios para la vida académica, así como la expansión en el ámbito de los servicios: surgieron el Departamento Médico, el Departamento de Educación Física, la Librería Studium, etc. En medio de estas condiciones se llegó a la celebración de las bodas de plata de la Universidad, en 1942. Lo más importante de dicha celebración fue la noticia comunicada por el Papa Pío XII, y refrendada por un decreto de la Sagrada Congregación de Seminarios y Universidades del 30 de setiembre de 1942, que dispuso la erección canónica del plantel limeño, con los derechos y privilegios correspondientes. De entonces data el título oficial de Pontificia Universidad Católica del Perú, que perdura hasta nuestros días.

  • 10 T. Hampe Martínez, Historia de la Universidad Católica, op. cit., p. 43.

15Un nuevo estatuto de la institución - aprobado por la Santa Sede en 1946 - delineó formalmente las responsabilidades del Gran Canciller, cargo ejercido de jure por el arzobispo de Lima, con la misión de tutelar espiritualmente la marcha de la Universidad y nombrar al rector. Ese mismo estatuto declara que el organismo "se propone dar a la juventud una educación profesional y una alta formación moral y religiosa inspirada en la doctrina católica y en un intenso sentido peruanista"10. A este punto de madurez había llegado el plantel amparado por los Sagrados Corazones cuando su fundador, el P. Jorge Dintilhac, falleció en Lima el 13 de abril de 1947, a los 68 años de edad; el piadoso sacerdote dejaba como herencia un centro de enseñanza superior sólidamente cimentado y contemplado con aprecio tanto en el Perú como en el extranjero.

  • 11 Felipe E. MacGregor, S. J., "Visión de la Universidad Católica del Perú", Sociedad, ley y universid (...)

16El Gran Canciller nombró como segundo rector de la Universidad Católica al jesuíta P. Rubén Vargas Ugarte, prolifico historiador y antiguo decano de la Facultad de Letras. Cuando el historiador jesuíta asumió el rectorado, la institución se hallaba en una situación de inferioridad legal, pues dependía de la Universidad de San Marcos y del Ministerio de Educación Pública en cuanto a exámenes de admisión, programas de estudio, pruebas finales, reconocimiento de grados y títulos y establecimiento de nuevas unidades académicas. Esta situación de dependencia cambiaría radicalmente a partir de la ley 11.003, del 17 de abril de 1949, que dio a la Católica la categoría de "universidad nacional", otorgándole plena autonomía en los aspectos académico, administrativo, económico y normativo11.

17Junto con esa consolidación en el régimen jurídico, se logró también el afianzamiento patrimonial. Esto fue debido especialmente a la generosidad de José de la Riva Agüero, hombre de letras y rico propietario limeño, quien por su testamento ordenó que la mayor parte de su fortuna pasara a poder del plantel universitario católico. El legado del académico benefactor comprendía varios inmuebles en el centro de Lima (incluida la virreinal casona natal de Riva Agüero) y el Fundo Pando, hacienda situada en los contornos del pueblo de Magdalena, donde posteriormente se levantaría el moderno campus de la Universidad. Para honrar la memoria del generoso intelectual limeño, en 1947 se creó el Instituto Riva Agüero, centro destinado a profundizar la enseñanza e investigación en las disciplinas humanísticas.

18Al concluir el mandato de Vargas Ugarte, en 1952, se nombró para sucederle en el oficio rectoral a monseñor Fidel Tubino, catedrático de Filosofía del Derecho, ex alumno del colegio jesuítico de la Inmaculada y luego vicario general de la arquidiócesis de Lima. Durante la administración de este rector se observa una decisiva participación de la Iglesia - sobre todo a través de la Compañía de Jesús - en la marcha del organismo que enfocamos. Más aún, el propio Tubino expresa en su mensaje de clausura del año lectivo de 1959:

  • 12 Revista de la Universidad Católica, XVII Lima, 1960, p. 158.

"Si la inspiración cristiana es el alma de la Universidad Católica, el impulso realizador le viene de la misión docente de la Iglesia. La Universidad viene a ser la empresa por cuyo intermedio la Iglesia cumple su rol de educar a las altas profesiones y llevar su inspiración a la cultura."12

19Casi desde los comienzos de su tarea, existió en la Universidad el propósito de favorecer la asistencia de estudiantes de modestos recursos económicos. Así, apreciamos que por los años 50 estaba institucionalizada la práctica de beneficiar con becas de matrícula y enseñanza al 8% del alumnado, para lo cual existía un Fondo denominado "Jorge Dintilhac". También por esta época se da un firme crecimiento de las actividades lectivas, con la puesta en funciones de la Escuela Social (1956), dedicada a capacitar personal en educación familiar y labores asistenciales de la convivencia humana, y con la posterior iniciación de la Escuela de Estudios Religiosos y del Instituto de Estudios Sociales (1959), dirigidos ambos por el jesuíta P. Ulpiano López.

20El claro espíritu jurídico del rector Tubino ayudó a consolidar las relaciones internacionales de esta casa, que adquirió categoría de miembro en la Federación Internacional de Universidades Católicas, en la Asociación Internacional de Universidades y en algunas organizaciones interuniversitarias de América Latina. ¿Cuáles eran los logros fundamentales que podía exhibir allí el plantel limeño? Los propios dirigentes de la Universidad ofrecen la respuesta en un memorándum de 1964, sintetizando su aporte en estos cuatro puntos:

  1. la institución ha formado un grupo numeroso de profesionales que intervienen activamente en la vida peruana;

  2. ha contribuido a mejorar la calidad de los estudios universitarios;

  3. ha formado una generación joven de catedráticos;

    • 13 Memorándum a la Fundación Ford, recogido en el libro Una universidad que crece, Lima, PUCP, 1965, p (...)

    ha sentado la aptitud de la iniciativa privada para dirigir centros de enseñanza superior en el Perú13.

Popular y Comunal: dos experiencias de universidad "alternativa"

  • 14 F. MacGregor, Sociedad, ley y universidad peruana, op. cit., p. 110.

21Los años fundacionales de la Universidad Católica de Lima coinciden con el vigoroso y progresista movimiento de la Reforma universitaria, llevado adelante por las juventudes de clases medias, que desde Córdoba hasta México conmocionaron profundamente a la sociedad latinoamericana. Ajena a esta sacudida reformista, encerrada en sus conservadores principios morales, la casa de estudios regida por el P. Dintilhac se mantuvo como un "epicentro de serena vida intelectual", según lo ha apuntado uno de sus dirigentes más importantes14. En tanto que experimento característico de aquella Reforma, promotor de una universidad alternativa (desligada del sistema oficial de Facultades, planes de estudio y títulos profesionales), merece la pena que consideremos brevemente la trayectoria de las Universidades Populares, creadas por acuerdo del primer Congreso Nacional de Estudiantes peruanos, en 1920.

  • 15 Luis Alberto Sánchez (comp.), Haya de la Torre o el politico. Crónica de una vida sin tregua Santia (...)

22La figura central de las Universidades Populares -bautizadas algo más tarde con el nombre de González Prada- es, sin duda, su mentor y rector inicial Víctor Raúl Haya de la Torre. Gracias a su empuje organizativo fue posible celebrar el 21 de enero de 1921, en el Palacio de la Exposición de Lima, la inauguración de la primera de dichas Universidades. Su propósito original era brindar a las masas populares de obreros y campesinos el acceso a la cultura, más allá de cualquier partidismo o dogmatismo; el único objetivo político que se impuso al principio fue la defensa de la justicia social15.

23Claro está que esas Universidades diferían sustancialmente de los planteles de enseñanza superior de tipo convencional: no ofrecían grados académicos, no exigían derechos de matrícula, y dependían por entero de la buena voluntad de sus maestros y estudiantes. La mayor parte de los "catedráticos" que laboraban en dicha sede de Lima eran alumnos o jóvenes profesores de la Universidad de San Marcos, reclutados en virtud del carisma personal de Haya de la Torre. Aunque se enseñaban materias tradicionales de las humanidades (literatura, historia, geografía), hubo la intención de fomentar especialmente un apego a los valores de la civilización andina y se enfatizó, además, la capacitación de los trabajadores en habilidades prácticas; por ejemplo, lectura y escritura, primeros auxilios, higiene corporal, pintura, música, cerámica, tejido, etc. Tan buena acogida mereció esta obra educativa que a comienzos de 1922 se instalaron nuevas sedes en Arequipa y en el pueblo de Vitarte, centro de manufactura textil en las afueras, de Lima, y durante los meses siguientes las Universidades Populares se extendieron a Trujillo, Huaraz, Cuzco, Puno, Ica y otras provincias del país.

  • 16 Cf. Klaiber, "The Popular Universities and the origine of Aprismo, 1921-1924", Hispanic American Hi (...)

24El P. Jeffrey L. Klaiber, que ha investigado con detalle este fenómeno de masas, refiere cómo ocurrió su transformación de mera "cruzada cultural" en revolucionaria plataforma política, al intervenir las Universidades Populares en el movimiento de protesta contra la consagración del Perú al Sagrado Corazón de Jesús, en mayo de 192316. A consecuencia de este hecho, Haya de la Torre fue perseguido por el gobierno de Leguía y enviado algunos meses después al destierro. Las Universidades por él creadas permanecieron en actividad hasta 1924, bajo el rectorado del profesor de ciencias naturales Oscar Herrera, pero no tardaron en sucumbir igualmente ante la represión de la dictadura leguiísta. Tras la caída de este régimen las células universitarias "González Prada" volvieron a ponerse en funcionamiento, aunque ya sólo como elementos al servicio del aparato partidario del APRA, como escuelaas de acción política dentro de la estrategia del "frente popular de trabajadores manuales e intelectuales".

25Similar afiliación a la ideología aprista se halla en otro experimento de universidad alternativa que floreció a finales de los años 50, merced al impulso del abogado y geógrafo Javier Pulgar Vidal. Concebida como una entidad académica en sentido estricto (aunque también libre de la inmediata pertenencia al Estado), la Universidad Comunal del Centro del Perú quedó formalizada por escritura pública del 15 de setiembre de 1959. Tenía su sede matriz en Huancayo, y debía contar en su gobierno con la participación de las comunidades indígenas, los sindicatos obreros y los pueblos de la región central.

26Un decreto supremo de 16 de diciembre de 1959 autorizó el funcionamiento de la Universidad Comunal a partir del año siguiente. En la base principal de Huancayo se constituyó una ambiciosa y peculiar estructura académica de doce Facultades, que comprendía las ramas de Administración Pública y Privada; Agricultura; Arquitectura Social; Ciencias Forestales; Ciencias Geográficas y Planeamiento de Recursos Naturales; Ciencias Sociales y Seguridad Social; Contabilidad, Comercio y Cálculo Actuarial; Economía; Educación Comunal; Estadística y Finanzas; Ingeniería Industrial; y Zootecnia. Además, se instaló una escuela de Ingeniería Pesquera en el puerto de Huacho, y en otra dependencia ubicada en la ciudad de Huánuco se establecieron secciones de Agronomía y Educación.

  • 17 Datos tomados del boletín estadístico n° 9 del Consejo Nacional de la Universidad Peruana, Universi (...)

27Consta que en 1960 la Universidad Comunal del Centro inscribió a 898 estudiantes, distribuidos en las sedes de Huancayo (832) y Huacho (66), y que en 1961 la población matriculada ascendió a 1.020 alumnos, repartidos entre los locales de Huancayo (907), Huánuco (94) y Huacho (19)17. Sin embargo, el proyecto de hacer intervenir a las comunidades de la región demostró ser inviable, motivo por el cual las propias colectividades que habían auspiciado su establecimiento promovieron la nacionalización de la Universidad. Javier Pulgar Vidal declinó al cargo de rector y la ley 13.827, del 2 de enero de 1962, sancionó la creación de la Universidad Nacional del Centro del Perú, con asiento principal en Huancayo y secciones filiales en Huacho, Huánuco, Cerro de Pasco y Lima. Al cabo de poco tiempo todas estas filiales se emanciparían para formar universidades estatales con autoridades propias.

La explosión de las universidades privadas: cifras y realidad

  • 18 F. MacGregor, "La Universidad en las disposiciones legislativas peruanas de los últimos 20 años", e (...)

28Un instrumento normativo de honda repercusión, la Ley de Bases de la Universidad Peruana (n° 13.417), entró en vigencia el 8 de abril de 1960. Este dispositivo introduce el tercio estudiantil en la composición de los órganos de gobierno universitarios y reconoce el derecho de los alumnos a pedir la separación de los catedráticos. Establece el Consejo Interuniversitario, compuesto por los rectores de todos los institutos superiores de la República, como organismo de estudio y compulsa de los problemas universitarios a nivel nacional. Una de las características más importantes de dicha Ley es el apoyo que brinda a la fundación de nuevas universidades particulares, autorizándolas para otorgar grados y títulos a nombre de la Nación18.

  • 19 Cf. Klaiber, La Iglesia en el Perú, p. 470.

29Fue justamente al amparo de esa licencia como, durante la década de 1960, se produjo una verdadera explosión de centros privados de enseñanza superior en el Perú. Las razones que explican tal fenómeno son diversas: la expansión demográfica en muchas regiones del país, el surgimiento de nuevas clases medias ávidas de títulos profesionales, la falta de centros adecuados para la formación en ciertas especialidades, la creciente politización y desorden interno de las universidades estatales. Distintos grupos privados, entre empresarios y congregaciones o asociaciones religiosas, se lanzaron entonces a la obra de fundar nuevas universidades, dedicadas en su mayoría originalmente a las ciencias económicas y a las preparación de los maestros19. Esas nacientes instituciones pudieron beneficiarse de las ventajas -autonomía organizativa, validez oficial de exámenes y grados, variedad en la captación de recursos económicos- que la Universidad Católica de Lima, como pionera, había conquistado en una esforzada labor de varios decenios.

30Presento a continuación un esquema de las universidades particulares que se crearon en el Perú durante los años 60:

  1. UNIVERSIDAD CAYETANO HEREDIA. Establecida en Lima, autorizada oficialmente el 22 de setiembre de 1961. Su promotor y primer rector fue el psiquiatra arequipeño Honorio Delgado. Se ha concentrado en el fomento de las ciencias médicas y biológicas, ramas en las cuales ha logrado un sólido prestigio. Sus primeras unidades académicas fueron las de Medicina, Ciencias y Humanidades, Biología y Tecnología Médica.

  2. UNIVERSIDAD CATÓLICA SANTA MARIA. Establecida en Arequipa, autorizada oficialmente el 6 de diciembre de 1961. Fundada por el P. William Morris, sacerdote norteamericano de la congregación Marianista. Contó inicialmente con una Facultad de Educación, a la que se añadieron luego las especialidades de Derecho, Economía, Enfermería, Odontología, Periodismo y Servicio Social.

  3. UNIVERSIDAD DEL PACÍFICO. Establecida en Lima, autorizada oficialmente el 28 de febrero de 1962. Creada por iniciativa de la Unión Nacional de Dirigentes y Empresarios Católicos, con asesoramiento de los padres jesuítas. Su primer rector fue Juan Ignacio Elguera. Ha cultivado desde su inicio la enseñanza e investigación en las ramas de Economía y Administración, dentro de una amplia concepción intelectual y una orientación moral cristiana.

  4. UNIVERSIDAD DE LIMA. Establecida en Lima, autorizada oficialmente el 25 de abril de 1962. Promovida por el filósofo y educador Antonio Pinilla, que fue su rector inicial. Instaló su campus en un terreno propio en la zona de Monterrico. Sus primeras unidades académicas fueron la de Artes y Ciencias y la de Ciencias Económicas (Administración, Economía, Mercadotecnia, Relaciones Laborales, Relaciones Públicas).

  5. UNIVERSIDAD SAN MARTÍN DE PORRES. Establecida en Lima, autorizada oficialmente el 16 de mayo de 1962. Creada por la Orden de Santo Domingo y vinculada en sus primeros años al convento principal de esta comunidad. Poseyó originalmente las Facultades de Letras y Luego de la reorganización que sufrió en 1969, se le añadieron las especialidades de Cooperativismo, Derecho, Economía, Periodismo, Relaciones Industriales y Servicio Social.

  6. UNIVERSIDAD FEMENINA DEL SAGRADO CORAZÓN. Establecida en Lima, autorizada oficialmente el 24 de diciembre de 1962. Fundada por la congregación de los Sagrados Corazones y abierta exclusivamente al estudiantado femenil. Enseñó en su inicio las carreras de Educación, Psicología, Sociología, Traducción e Interpretación.

  7. UNIVERSIDAD INCA GARCILASO DE LA VEGA.. Establecida en Lima, autorizada oficialmente el 21 de diciembre de 1964. Se concentró al principio en la rama de Educación. Después incorporó las especialidades de Administración, Contabilidad, Economía, Psicología y Sociología.

  8. UNIVERSIDAD RICARDO PALMA. Establecida en Lima, autorizada oficialmente el 26 de abril de 1966 bajo el nombre de Universidad Peruana de Ciencias y Tecnología. Inició su vida académica con estas seis Facultades: Educación; Humanidades, Ciencias y Artes; Ciencias Económicas y Comerciales; Ciencias Biológicas; Ciencias Matemáticas y Físicas; Ingeniería. Fue reorganizada y cambió de denominación en 1969.

  9. UNIVERSIDAD DE PIURA. Establecida en Piura, autorizada oficialmente el 12 de junio de 1968. Promovida por la asociación católica del Opus Dei, con la participación de varios profesionales españoles. Contó originalmente con las secciones básicas de Artes Liberales y Ciencias de la Ingeniería, a las cuales se agregaron después las ramas especializadas de Administración, Ciencias de la Información e Ingeniería Industrial.

  10. UNIVERSIDAD SAN MARTÍN DE TARAPOTO. Fundada en 1963. Brindó enseñanza en las Facultades de Biología y Educación; fue declarada en evaluación y suspendida en 1969.

  11. UNIVERSIDAD VÍCTOR ANDRÉS BELAUNDE DE AYACUCHO. Creada en 1968; contó con Programas Académicos de Administración, Contabilidad, Economía, Derecho, Educación y Servicio Social; fue clausurada por orden gubernamental en 1977.

  • 20 F. MacGregor, Sociedad, ley y universidad peruana, op. cit., p. 33.

31Ese crecimiento desmesurado recibió al fin un freno y un control más estricto por intermedio de la Ley Orgánica de la Universidad Peruana (n° 17.437), de 18 de febrero de 1969, que innovó radicalmente el sistema de la educación superior en el país. El P. Felipe E. MacGregor, haciendo un análisis de la legislación universitaria de los últimos decenios, observa que dicha Ley se aleja de la corriente tradicional e incorpora numerosos elementos de concepciones educativas modernas, sobre todo del mundo anglo-sajón20. Se formalizó entonces el Sistema de la Universidad Peruana, integrado por el conjunto de planteles estatales y particulares de la República y dotado de unos organismos de dirección y coordinación a nivel tanto regional como nacional. Quedó desmantelado el esquema convencional de las Facultades, con omnipotentes decanos que intervenían directamente en el gobierno universitario. En su lugar se crearon los Programas Académicos, entidades coordinadoras de los cursos pertenecientes a una determinada carrera, y para ejercer el gobierno institucional se instauraron las Direcciones Universitarias, cuyos respectivos titulares debían servir como asesores del rector en la determinación de las medidas administrativas más importantes.

  • 21 Cf. Carlos Daniel Valcárcel, Breve historia de la educación peruana, Lima, Editorial Educación, 197 (...)

32Asimismo, la Ley Orgánica de 1969 estableció la semestralidad de los cursos, con un curriculum flexible regulado por el sistema de créditos, e implantó evaluaciones periódicas para el cuerpo docente, que debía integrarse en Departamentos Académicos según afinidad de disciplinas21. La nueva regulación oficial dispuso que ningún centro de enseñanza superior podía depender de una institución externa, como por ejemplo una congregación religiosa. Esta norma repercutió explícitamente sobre la Universidad San Martín de Porres, de Lima, en la cual los frailes de la Orden de Santo Domingo resolvieron abandonar la responsabilidad directiva, y sobre la Universidad Católica Santa María, de Arequipa, donde la comunidad Marianista transfirió la conducción a manos de laicos.

33El Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas no llegó a expedir, como prometía, otro estatuto general para el sistema universitario. Pero en 1977 ordenó efectuar una renovación de autoridades en todos los institutos superiores. Aparte del grupo de universidades privadas que ya conocemos, funcionaban en esa fecha las Universidades Nacionales del Cuzco, Trujillo, Arequipa, Ica, Ayacucho, Huancayo, Iquitos, Puno, Piura, Cajamarca, Tingo María, Huánuco, Cerro de Pasco, Callao, Huacho, Lambayeque y Tacna, por lo que respecta a provincias, y en Lima existían las Universidades Nacionales de San Marcos, Ingeniería, Educación, Federico Villarreal y Agraria.

  • 22 Los datos expuestos en los cuadros 1, 2 y 3 provienen, en su mayoría, del ya citado boletín estadís (...)

34Conforme puede suponerse, no había realmente una infraestructura adecuada - ni en lo material ni en lo humano - para atender a los millares de estudiantes que poblaron todas esas nuevas instituciones a partir de los años 60. Respecto a la situación de las universidades particulares, el cuadro 1° muestra en detalle cómo el número de alumnos se multiplicó por 16 veces entre 1960 y 1976. Hay que tener en cuenta que este incremento no se dio sólo en las cifras globales sino también en los términos relativos, pues frente al total nacional de estudiantes universitarios el conjunto de alumnos matriculados en centros particulares ascendió del 10,6% al 27,7% durante ese mismo espacio de tiempo22. Lo cual significa que las universidades privadas sirvieron en realidad para franquear el acceso a grados y títulos profesionales a un estrato relativamente extenso de la población peruana, sobre todo a nuevas capas medias urbanas, modificando así las fronteras sociales de un privilegio reservado antes sólo a las clases pudientes.

  • 23 D. Valcárcel, Breve historia de la educación peruana, op. cit., p. 223. El problema de la masificac (...)

35Pero, ¿se produjo a la vez un incremento en la calidad académica de los estudios? Carlos Daniel Valcárcel se pronuncia negativamente y señala con acierto que ese "rapidísimo crecimiento inorgánico" de los centros superiores trajo consigo una crisis en el nivel de la docencia23. Salvo tres o cuatro de las nuevas universidades particulares que han encauzado su labor con seriedad y conciencia, la mayoría de las restantes han caído en una lamentable inopia y mediocridad intelectual. Más aún, los datos del cuadro 2 revelan cuáles eran las especialidades preferidas de los alumnos inscritos en dichos planteles en 1976: Contabilidad, Economía, Psicología, Administración, Derecho; vale decir, ninguna carrera orientada verdaderamente al desarrollo productivo o el avance tecnológico que tanto requiere el Perú.

La Católica en el sistema universitario contemporáneo

36La Pontificia Universidad Católica del Perú experimentó también una fase de modernización y reforma mientras ocurría el surgimiento de las nuevas universidades, especialmente bajo el mandato (1963-1977) de su cuarto rector, el jesuíta P. Felipe E. MacGregor, catedrático de Filosofía y director del Colegio de la Inmaculada. En esta época tuvo lugar la progresiva mudanza de la Universidad fuera del centro de Lima, al edificarse los modernos pabellones del campus del Fundo Pando, en una superficie de 55 hectáreas ubicada en el distrito de San Miguel. Las primeras aulas en instalarse allí fueron las de la Facultad de Agronomía, que comenzó sus labores en 1960 gracias al impulso de una comisión organizadora presidida por Rómulo A. Ferrero; en seguida se construyó también en Pando un edificio para la Facultad de Ingeniería (1961), y se levantaron unas casetas para la Facultad de Ciencias Sociales (1966).

37El P. MacGregor diseñó un ambicioso plan de reformas en la estructura académica, administrativa y financiera de la Universidad, para cuya realización se hizo necesario contar con ayuda económica del extranjero. Esta ayuda se consiguió a través de la Fundación Ford, que luego de hacer una evaluación del estado y perspectivas de la Universidad Católica se determinó a suscribir un acuerdo de cooperación, en agosto de 1965. Dicho acuerdo supuso la inversión de 515.000 dólares por parte de los empresarios norteamericanos, a fin de implementar cuatro programas de modernización: revisión de currículos, métodos de enseñanza y organización académica; establecimiento de un Departamento de Ciencias Básicas; reorganización de la administración central; y creación de una Oficina de Promoción y Desarrollo, indispensable para captar recursos de variada procedencia.

  • 24 T. Hampe Martínez, Historia de la Universidad Católica, op. cit., p. 58.

38Un nuevo reglamento general promulgado en la Católica en 1970, en concordancia con la ya mencionada Ley Orgánica de la Universidad Peruana, revela además ciertos cambios en su escala de valores y un deseo de mayor acercamiento a la comunidad en general. Se indica que son fines esenciales del organismo dar "formación humana y cristiana, educación profesional, docencia e investigación teológica, investigación científica interdisciplinar y en diálogo con la teología, servicio a la comunidad y estudio de la realidad nacional para alcanzar una sociedad justa, promoviendo la transformación de las estructuras en el Perú". Para cumplir estos fines se proponía desarrollar en los alumnos valores éticos y vocación de servicio a la colectividad24.

39En cuanto a lo académico, uno de los aspectos más importantes de la modernización fue el reforzamiento de las especialidades científicas y tecnológicas. Así la otrora pequeña rama de los ingenieros civiles se convirtió en el nutrido Programa de Ciencias e Ingeniería, uno de los de mayor población estudiantil, donde comenzaron a formarse profesionales en Matemáticas, Estadística, Física y Química, así como en Ingeniería Civil, Industrial, Mecánica y de Minas. También surgieron por entonces (1972) las secciones de Letras y Ciencias del Programa de Estudios Generales, destinado a brindar nociones de cultura general a los estudiantes recién ingresados, ayudándolos a hacer una conveniente elección profesional antes de iniciar los cursos de especialización. Algunas unidades de antigua data, como la Escuela de Artes Plásticas y la Escuela Social, fueron elevadas a la categoría de Programa Académico.

40En medio de ese avance, sin embargo, resultó inevitable la clausura de algunas viejas dependencias, cuya misión perdió sentido a causa de las transformaciones impuestas en la sociedad peruana. En el curso de los años 70 dejaron de existir el Instituto Femenino de Estudios Superiores, la Escuela de Pedagogía, la Escuela de Periodismo y la Facultad de Agronomía.

41Los recursos de financiación utilizados por la Universidad Católica en las últimas décadas han provenido de diversas fuentes. Ante todo hay que mencionar los derechos académicos ordinarios y extraordinarios abonados por los estudiantes, en concepto de examen de ingreso, matrícula de cursos, expedición de certificados y títulos, etc. Después está la subvención del Estado peruano, que fue otorgada por primera vez al celebrarse las bodas de oro de la institución, en 1967, como un donativo para el fomento de la Biblioteca Central; posteriormente ha crecido la ayuda estatal hasta cubrir, en algunos años, más del 50% del presupuesto de la Universidad. Por añadidura, han sido muy beneficiosos los convenios suscritos con fundaciones extranjeras -norteamericanas, alemanas, holandesas, japonesas- y con organismos científicos del hemisferio norte, que han aportado recursos materiales y humanos para el desarrollo de ramas u obras específicas.

42Tras la renovación general de autoridades universitarias que ordenó el gobierno de Morales Bermúdez en 1977, el plantel limeño se ha mantenido bajo la conducción de profesores (laicos) del Departamento Académico de Ciencias. El ingeniero José Tola Pasquel, doctor en matemáticas y catedrático por largos años en las Universidades Nacionales de San Marcos e Ingeniería, fue elegido para desempeñar el rectorado de la Católica el 26 de octubre de 1977. En la misma oportunidad se designó para el cargo de vice-rector a otro ingeniero y matemático limeño, Hugo Sarabia Swett, quien hasta entonces había ejercido las funciones de jefe del Departamento de Ciencias y director universitario del Régimen Académico de los Profesores. En virtud de las últimas elecciones realizadas en la Asamblea Universitaria, el ingeniero Sarabia Swett se ha convertido desde 1989 en el sexto rector de esta Universidad.

43Hoy en día el sistema de educación superior en el Perú se rige por la Ley Universitaria (n° 23.733) de 9 de diciembre de 1983. Esta detiene a los organismos universitarios como agrupaciones de profesores, estudiantes y graduados que se dedican al estudio, investigación, enseñanza y difusión del saber y de la cultura y a su extensión y proyección en la sociedad; tales organismos gozan de autonomía académica, normativa y administrativa dentro de la ley. En la Universidad Católica, en particular, tiene vigencia el estatuto promulgado el 7 de junio de 1984, que reconoce a la Iglesia el derecho de participar en el gobierno de la institución, mantiene el oficio de Gran Canciller para el arzobispo de Lima y otorga a la Conferencia Episcopal la prerrogativa de nombrar tres delegados ante la Asamblea Universitaria, máximo foro interno.

44Han vuelto a instaurarse las Facultades como entes fundamentales de la organización y formación académica. Actualmente la Universidad cuenta con las ocho Facultades de Arte, Ciencias e Ingeniería, Ciencias Administrativas, Ciencias Sociales, Derecho, Educación, Letras y Ciencias Humanas, y Trabajo Social, las cuales satisfacen sus requisitos de docencia con el concurso de más de 1.160 profesores, asistentes y ayudantes de cátedra. Los estudiantes tienen la opción de escoger entre muy diversas carreras, ya que el claustro otorga títulos profesionales en Arte, Estadística, Física, Matemáticas, Química, Ingeniería Civil, Industrial, Mecánica y de Minas, Administración, Contabilidad, Antropología, Economía, Sociología, Derecho, Educación, Arqueología, Bibliotecología, Filosofía, Geografía, Historia, Lingüística y Literatura, Psicología y Trabajo Social.

  • 25 A manera de complemento, véase las informaciones estadísticas que ofrece el trabajo de Enrique Quev (...)

45Sin cesar ha proseguido el crecimiento del Fundo Pando, con la edificación de nuevas oficinas, salones de clase, laboratorios, campos deportivos, capilla... La modesta institución que naciera en la Plaza Francia con sólo veinte alumnos alberga hoy una población estudiantil de más de diez millares. El cuadro 3 permite apreciar en cifras exactas el incremento en el alumnado de esta Universidad, según unidades académicas, durante el lapso que va de 1935 (fecha representativa de su "despegue") hasta 1987, año en que se celebraron siete décadas de la fundación por el P. Jorge Dintilhac25. De esta manera queda en claro el aporte que la Universidad Católica de Lima -como pionera y abanderada de las universidades privadas en el Perú- ha brindado a la formación de varias generaciones de este país; una obra educativa de sostenido progreso, basado en la capacidad de sus dirigentes para reformar sus estructuras de funcionamiento y poner continuamente al día su nivel de enseñanza.

Annexes

CUADRO 1. CRECIMIENTO DEL ALUMNADO EN LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS (1960-1976)

CUADRO 1. CRECIMIENTO DEL ALUMNADO EN LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS (1960-1976)

CUADRO 2. DISTRIBUCION DEL ALUMNADO EN LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS (1976)

CUADRO 2. DISTRIBUCION DEL ALUMNADO EN LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS (1976)

CUADRO 3. CRECIMIENTO DEL ALUMNADO EN LAS UNIVERSIDAD CATOLICA SEGUN UNIDADES ACADEMICAS (1935-1987)

CUADRO 3. CRECIMIENTO DEL ALUMNADO EN LAS UNIVERSIDAD CATOLICA SEGUN UNIDADES ACADEMICAS (1935-1987)

Notes

1 Cf. Pedro Rodriguez Crespo, "Sobre la fundación de la Universidad Católica", Sinopis, Boletín de la Universidad Católica, n° 2, Lima, 1982, p. 3.

2 El Archivo Central de la Universidad Católica en Lima conserva un interesante volumen de recortes de periódicos (1914-1926) formado por el P. Plácido Ayala, SS. CC. Tales extractos de la prensa limeña, así como la mayoría de los datos relativos a la evolución de esta Universidad, se encuentran en mi libro Historia de la Pontificia Universidad Católica del Perú, 1917-1987, Lima, PUCP, 1989, 220 p.

3 En su valioso testimonio personal sobre la génesis y desarrollo de esta institución, el propio Dintilhac comenta que aquel decreto "fue el que dio la vida a la Universidad Católica, el que llenó de júbilo nuestros corazones y sembró el desaliento en las filas de los contrarios". Véase "Cómo nació y se desarrolló la Universidad Católica del Perú", Homenaje de la Universidad Católica a su fundador, P. Jorge Dintilhac, SS.CC., Lima, PUCP, 1960, p. x.

4 Como anécdota curiosa, debe resaltarse la existencia de dos individuos que pagaron asimismo sus derechos de matrícula de 40 soles, aunque luego dejaron de acudir a clases y se abstuvieron de rendir exámenes. Tales alumnos fueron los famosos César Falcón y José Carlos Mariátegui, que andando el tiempo -como sabemos- se harían dirigentes políticos de primera línea, en las filas del republicanismo español y del socialismo peruano. Ambos laboraban entonces en la redacción del diario El Tiempo, precisamente uno de los periódicos que atacó con más virulencia al naciente plantel. No hay certificación de que ninguno de ambos haya participado activamente en la marcha de la Universidad Católica, y es seguro que estaban mucho más atraídos por el periodismo que por la vida académica, pues en 1918 fundaron como codirectores la revista Nuestra Epoca. Cf. Jesús Chavarria, José Carlos Mariátegui and the rise of modern Peru, 1890-1930, Albuquerque, University of New Mexico Press, 1979, pp. 53-55.

5 Jeffrey L. Klaiber, S J., La Iglesia en el Perú. Su historia social desde la Independencia, Lima, PUCP, 1988, p. 314.

6 Véase mi estudio "Vida académica en la Facultad de Derecho: 70 años de historia (1917-1987)", Thémis, n° 12 y 13, Lima, 1988.

7 T. Hampe Martínez, Historia de la Universidad Católica, op. cit., p. 36.

8 Monseñor José Dammert Bellido, obispo de Cajamarca y ex secretario general de la Universidad Católica, haciendo remembranzas de aquella época de "despegue" institucional, apunta: "Tiempos heroicos pero hermosos porque formaron el espíritu de la Universidad debido a la tenacidad visionaria del P. Jorge y a las dotes organizadoras de Correa, en quien existía una buena dosis de comprensión humana y habilidad política". Véase su ensayo "Javier Correa Elias en la Universidad Católica", Revista de la Universidad Católica, nueva serie, n° 4, Lima, 1978, p. 10.

9 Cf. Ricardo Valencia Menegotto, "Fundación y primeros años de la Facultad de Ingeniería", Sinopsis, n° 4, Lima, 1983, pp. 13-14.

10 T. Hampe Martínez, Historia de la Universidad Católica, op. cit., p. 43.

11 Felipe E. MacGregor, S. J., "Visión de la Universidad Católica del Perú", Sociedad, ley y universidad peruana, Lima, PUCP, 1981, pp. 108-109.

12 Revista de la Universidad Católica, XVII Lima, 1960, p. 158.

13 Memorándum a la Fundación Ford, recogido en el libro Una universidad que crece, Lima, PUCP, 1965, pp. 34 y ss.

14 F. MacGregor, Sociedad, ley y universidad peruana, op. cit., p. 110.

15 Luis Alberto Sánchez (comp.), Haya de la Torre o el politico. Crónica de una vida sin tregua Santiago de Chile, Ercilla, 1936, pp. 67-69, y Peter F. Klaren, Modernization, dislocation, and Aprismo. Origins of the Peruvian Aprista Party, 1870-1932, Austin, University of Texas Press, 1973, pp. 99-100.

16 Cf. Klaiber, "The Popular Universities and the origine of Aprismo, 1921-1924", Hispanic American Historical Review, 55, n° 4, Durham, noviembre 1975, pp. 707-710.

17 Datos tomados del boletín estadístico n° 9 del Consejo Nacional de la Universidad Peruana, Universidad Peruana: población matriculada, 1960-1977, Lima, CONUP, Dirección de Planificación Universitaria, 1978, pp. 15 y 17.

18 F. MacGregor, "La Universidad en las disposiciones legislativas peruanas de los últimos 20 años", en su Sociedad, ley y universidad peruana, op. cit., pp. 29-31.

19 Cf. Klaiber, La Iglesia en el Perú, p. 470.

20 F. MacGregor, Sociedad, ley y universidad peruana, op. cit., p. 33.

21 Cf. Carlos Daniel Valcárcel, Breve historia de la educación peruana, Lima, Editorial Educación, 1975, pp. 225-226. Véase también la postura crítica de Alberto Escobar, "El problema universitario o el vacío ideológico", Perú hoy, México, Siglo XXI, 1971, pp. 262-270.

22 Los datos expuestos en los cuadros 1, 2 y 3 provienen, en su mayoría, del ya citado boletín estadístico n° 9 del CONUP, Universidad Peruana: población matriculada, 1960-1977.

23 D. Valcárcel, Breve historia de la educación peruana, op. cit., p. 223. El problema de la masificación universitaria queda en evidencia simplemente al compulsar el número de estudiantes matriculados en el Perú: 30.000 en 1960, 200.000 en 1977, 400.000 en 1986; y la tendencia al aumento sigue con vigoroso empuje en la actualidad. Cf. las referencias generales de Oscar Castillo y Javier Alarcón, "Universidad en la subregión andina", Universidad y Sociedad Abierta, n° 1, Lima, agosto 1988, pp. 8-10.

24 T. Hampe Martínez, Historia de la Universidad Católica, op. cit., p. 58.

25 A manera de complemento, véase las informaciones estadísticas que ofrece el trabajo de Enrique Quevedo Aldecoa, Exito en el ingreso a la Universidad según colegio de procedencia. Postulantes e ingresados a la Universidad Católica durante 14 años, 1975-1988, Lima, PUCP, Oficina de Ingreso, 1989,155 pp. En líneas generales, las encuestas más recientes señalan que el 45% de los alumnos de esta Universidad proviene de colegios particulares laicos, el 30% de colegios estatales y el 25% de colegios particulares laicos. Además, consta que la gran mayoría de ellos (72 por ciento) son naturales de Lima metropolitana y que sólo una cuarta parte (25 por ciento) son oriundos de provincias.

Table des illustrations

Titre CUADRO 1. CRECIMIENTO DEL ALUMNADO EN LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS (1960-1976)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5908/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 620k
Titre CUADRO 2. DISTRIBUCION DEL ALUMNADO EN LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS (1976)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5908/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 816k
Titre CUADRO 3. CRECIMIENTO DEL ALUMNADO EN LAS UNIVERSIDAD CATOLICA SEGUN UNIDADES ACADEMICAS (1935-1987)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5908/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 413k

Auteur

Universidad Católica del Perú, Lima

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540