Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

VI. Réformes institutionnelles et démocratisation universitaire dans les pays de l'Amérique latine (XIXe-XXe siècles)

Universidad y Sociedad: La Reforma Universitaria en Argentina (1910-1930)

Raoul Veiga

Texte intégral

1La Reforma Universitaria constituye una expresión original y peculiar de la evolución de las ideas de la juventud latinoamericana del siglo XX.

2Surgido en Argentina, el movimiento universitario reformista desempeñará un papel primordial en la historia de ese país durante tres décadas. Sus postulados ostentan una inspiración renovadora que le erige en paladín de las libertades públicas, de la democratización de la Universidad y de las instituciones impregnadas por la hegemonía de la oligarquía.

3La Reforma Universitaría, al trascender sus fronteras iniciales, se convierte en modelo de acción de los jóvenes universitarios de otras naciones del continente.

  • 1 En 1928, José Carlos Mariategui sostenía en un ensayo que el movimiento reformista animado de "nue (...)

4En los pasillos de las facultades, en las asambleas y en la oratoria de las contiendas reformistas, se formaron gran parte de los hombres que se convertirían en dirigentes políticos latinoamericanos, se forjaron diversos partidos y corrientes ideológicas de "nuevo" espíritu, enunciándose las primeras protestas contra el imperialismo "yankee"1

Antecedentes

5Las exteriorizaciones de la agitación estudiantil muestran antecedentes bastante remotos en Argentina y en Uruguay en relación con su reciente organización nacional; aunque comprensibles en el contexto de cambio sociocultural generado por la incorporación de esos países al mercado mundial y la llegada de la inmigración masiva.

  • 2 Entre 1855 y 1914 la ciudad creció a un ritmo anual vertiginoso de 4,7 por ciento, que generó la s (...)

6En efecto, ya en el Buenos Aires de 1871, cuya población se acercaba a los 200.000 habitantes2, se agitaban los estudiantes liderados por José María Ramos Mejía. Mientras que en el interior, Agustín Alvarez encabezaba las expresiones de rebeldía de los alumnos del Colegio Nacional de la ciudad de Mendoza.

7Pero el acontecimiento que más llama la atención es el movimiento de los estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires que exigían en 1905 la autorización de la docencia libre y la renovación periódica de los cuerpos académicos dirigentes.

8El primer Congreso Americano de Estudiantes, reunido en Montevideo en 1908, aprueba por unanimidad una moción que propiciaba la representación de los alumnos en los consejos directivos de las universidades y de las facultades. Reivindicación que será ratificada con insistencia por los futuros congresos celebrados en Buenos Aires en 1910 y en Lima en 1912.

  • 3 Cit. por Enrique Cornejo Koster, Crónica del movimiento estudiantil peruano, Lima, 1926.

9En 1909, año en que tiene lugar la primera huelga de la juventud universitaria en el Cuzco, Carlos Paz Soldán reclamaba en una conferencia sobre la reforma de los estudios de medicina, pronunciada en el Centro Universitario de Lima3 :

"... Los estudiantes debemos intervenir en los actos directivos de la Universidad y nuestros ideales pedagógicos deben influir en las orientaciones de la enseñanza superior".

  • 4 En México, en 1910, comienza a admitirse en el Consejo Directivo, un estudiante elegido que partic (...)

10La primera conquista se obtiene en Uruguay aunque en forma limitada. Una ley sancionada en 1908 establece que en los consejos de las facultades, integrados por diez miembros presididos por el decano, uno de éstos tenía que representar a los estudiantes. Debía tratarse de un egresado (diplomado) elegido por los alumnos y que no fuera docente de la facultad respectiva4

El gremialismo universitario argentino

11Durante la década de 1910 se va desarrollando el gremialismo universitario y progresa la corriente universitaria que propugnaba la democratización de los cuerpos directivos contra el exclusivismo totalitario practicado por las "academias vitalicias", mediante el acceso de todos los docentes al gobierno de universidades y de facultades.

12Hacia mediados de la década, los estudiantes universitarios intensifican la creación de centros y de federaciones.

13En 1913, el movimiento estudiantil de la Universidad del Litoral (más tarde nacionalizada) proclama como objetivo fundamental la constitución de un frente unido de estudiantes y de trabajadores. Y en 1915 se realiza en la ciudad de Paraná el Primer Congreso de Estudiantes del Litoral.

  • 5 En efecto, las estadísticas disponibles muestran un aumento considerable del alumnado de las unive (...)

14Hacia mediados de la década, los estudiantes universitarios en rápido aumento5, con la creación de centros y de federaciones. El auge del gremialismo estaba en correlación con las transformaciones sociales.

15Por entonces, el crecimiento que vive la Argentina como país agroexportador dependiente de la división intercnacional del trabajo, genera rasgos singulares :

  • La persistencia del régimen de concentración latifundista de la propiedad de la tierra, que empuja un fuerte proceso de aglutinamiento de la población en las grande ciudades del litoral ;
  • La urbanización, más rápida que la industrialización incipiente, da lugar al desarrollo de un sector terciario sobredimensionado que ocupa el 35,9 por ciento de la población activa, mientras que el sector primario sólo representa el 28 por ciento, proporciones que Francia alcanzará sólo en 1954 ;
  • Esa terciarización excesiva de las actividades provoca, según Gino Germani, una sobre-expansión de las capas medias6, compuestas esencialmente por categorías dependientes del sistema socio-económico que están en oposición consciente a las capas dominantes tradicionales (oligarquía terrateniente agro-exportadora) y tienen una voluntad de transformación social ;
  • Esos sectores medios abundantes tienen un apego decisivo por la democratización de las instituciones para obtener participación y ascenso social, en particular a través de la universidad que constituye un medio de profesionalización y de adquisición de prestigio social.

16Lógico es entonces que los estudiantes universitarios - provenientes en su gran mayoría, de los nuevos sectores medios - se movilizaran en pos de la democratización y de la renovación de las universidades.

17Asi, el 11 de abril de 1918 se funda la Federación Universitaria Argentina (F.U.A.) en medio del fragor de la guerra mundial, de la repercusión de la Revolución Rusa, de las resonancias de la Revolución Mexicana y del entusiasmo que provoca el reciente ascenso al poder de la Unión Cívica Radical en elecciones nacionales por sufragio universal.

18En esa misma fecha, el presidente Hipólito Yrigoyen decreta la intervención de la Universidad Nacional de Córdoba, paralizada por una huelga general declarada por los estudiantes de sus tres facultades, organizados en un Comité Pro-Reforma.

19Mientras que en las universidades de Buenos Aires y de la Plata se habían introducido ciertos cambios que apaciguaban los ímpetus reformistas estudiantiles, en Córdoba subsistían incólumes la conformación colonial y las tradiciones eclesiásticas más reaccionarias:

  • 7 Juan B. Justo, Discursos y escritos políticos, Buenos Aires, s. f., p. 280.

"Entrar en la vetusta casa en que funciona la Universidad de Córdoba es caer bajo la obsesión de imágenes eclesiásticas. En medio del patio nos encontramos con una estatua de fray Trejo y Sanabria, estatua bastante pesada para que pudiera ser volteada a lazo en la última revuelta estudiantil. En el salón de grados nos encontramos a la cabecera con un enorme cuadro al óleo que representa al mismo obispo Trejo y Sanabria. En el otro extremo del salón una alegoría que representa, según me dijeron, a San Carlos, porque aquella universidad se llama Universidad de San Carlos (fundada en 1613). Y en el cielorraso otra alegoría que representa también, en traje griego y distruibuyendo ciencia a manos llenas, al mismo obispo Trejo y Sanabria. La tribuna del salón de grados ha tomado la forma más parecida posible a un púlpito y no tengo dudas de que en parte lo es. No han de descender de aquella alta tribuna - porque es tan alta como un púlpito - sino palabras de unción católica y de retórica eclesiástica"7.

20Este virulento testimonio proviene de una visita del diputado nacional y líder socialista Juan B. Justo, primer traductor al español de El capital en 1898.

La explosión reformista

  • 8 Primer documento del movimiento reformista argentino en que se convoca a la huelga general, dado a (...)

21Debido a su autoritarismo tradicional y a su obcecada intransigencia, el clan patricio cordobés había equivocado su camino, obligando a los estudiantes a reafirmar sus propósitos, intuyendo, sin duda, que la atmósfera política en que vivía la nación favorecía sus posibilidades8:

"La Universidad Nacional de Córdoba amenaza ruina, sus cimientos seculares han sido minados por la acción encubierta de falsos apóstoles; ha llegado al borde del precipicio impulsada por la fuerza del propio desprestigio, por la labor anticientífica de sus academias, por la ineptitud de sus dirigentes, por su horror al progreso y a la cultura; por la inmoralidad de sus procedimientos, por lo anticuado de sus planes de estudio, por la mentira de sus reformas, por sus mal entendidos prestigios y por carecer de autoridad moral".

22Buscaba, además, el apoyo de la opinión pública progresista:

"Toda la República conoce en estos momentos la situación de fuerza que se nos ha creado, con intereses mal entendidos, con ceguera fatalmente suicida. Hemos llegado a lo que no queríamos, a la huelga general, ya que considerábamos como una realidad indiscutible la necesidad imperativa del progreso oportuno y eficaz en la casa de estudios; progreso que nos hiciera posible el vivir a la altura de nuestra propia época, a la que tenemos un derecho sagrado".

23La huelga general que había motivado la intervención había sido proclamada considerando:

  • 9 Ibid.

"Que el actual estado de cosas imperante en la Universidad Nacional de Córdoba, tanto en lo relativo a los planes de estudio, como a la organización docente y disciplinaria que en la misma existe, dista en exceso de lo que debe constituir el ideal de la universidad argentina; que la amplia y liberal reforma universitaria -impuesta por las circunstancias- debe ser propiciada por los estudiantes cuando no encuentra eco ni sanción en las corporaciones llamadas a establecerlas, valiéndose para ello de todos los medios a su alcance; que en todo momento las gestiones encaminadas a tal objeto se han estrellado con la intransigencia deliberada en que se mantienen los cuerpos directivos de la universidad, según aparece por el silencio obtenido como única respuesta a los memoriales presentados y reiterados en diversas oportunidades; que se han agotado los medios pacíficos y conciliatorios para obtener del honorable Consejo Superior la sanción de las reformas solicitadas por los diversos centros estudiantiles, resuelve: Declarar la huelga general de estudiantes universitarios y mantenerla hasta tanto se proceda por quien corresponda a la implantación de las reformas solicitadas"9.

24La prosecución del conflicto de Córdoba multiplicó las manifestaciones y la intervención de oradores notables procedentes de todos los ámbitos. Los acontecimientos generaron la represión policial, desbordaron las fronteras y despertaron la solidaridad de otros sectores.

  • 10 Ese manifiesto, redactado por Deodoro Roca y conocido como "Manifiesto liminar de la reforma unive (...)

25En corto tiempo, se había profundizado el movimiento, tal como aparece en el documento publicado el 21 de junio de 1918 en una edición extraordinaria de La Gaceta Universitaria de Córdoba y dirigido "A los hombres libres de Sudamérica"10:

"Hombres de una república libre, acabamos de romper la última cadena que, en pleno siglo XX, nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica. Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten; estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana".

26Se trataba de destruir los resabios del pasado colonial. Pero, en especial, resaltaba la vocación americanista (latinoamericanista), tanto al dirigirse "a los hombres libres de sudamérica" como al vivir esa "revolución" como un momento de un continente desbordante de posibilidades. Y de libertades por conquistar, como podemos derivar del saludo final del manifiesto liminar:

"La juventud universitaria de Córdoba, por intermedio de su federación, saluda a los compañeros de la América toda y les incita a colaborar en la obra de libertad que inicia".

27La gran guerra había desilusionado con sus horrores y Europa aparecía entonces, incapacitada para continuar actuando como modelo - guía del mundo. Sirvan de ilustración las reflexiones de Saúl Alejandro Taborda, uno de los protagonistas de los sucesos de Córdoba e importante ideólogo de la Reforma Universitaria:

"Europa ha fracasado. Ya no ha de guiar al mundo. América que conoce su proceso evolutivo y así también las causas de su derrota, puede y debe encender el fuego sagrado de la civilización con las enseñanzas de la historia. Es urgente hacer de modo que la manía furiosa de europeización que nos domina, no nos impida ser originales, esto es, americanos, por la creación de instituciones civiles y políticas que guarden relación con nuestra idiosincrasia. Que América no esté circunceñida a pensar, a sentir y a querer, como piensa, siente y quiere Europa".

28Concluye formulando un llamamiento:

  • 11 Saúl Alejandro Taborda, Reflexiones sobre el ideal político de América, Córdoba 1918.

"Puestos en condiciones de crear una cultura genuinamente nuestra, por obra de la gesta que cortó de un tajo el cordón umbilical que nos ligara al capricho de los conquistadores, dependemos todavía de la civilización transitoria elaborada por Europa. A cien años de distancia del heroico gesto de nuestros antecesores, el homenaje más grande que podemos tributarles es confirmarlo, y de modo indestructible, en esta hora de suprema incertidumbre, de augustia universal. Cien años hace que nos dijimos libres; ¡comencemos a serlo! Seamos americanos. Seamos americanos por la obra y por la idea. O simples factorías, o pueblos independientes al servicio del ideal"11.

  • 12 Deodoro Roca, "La nueva generación americana", en Federación Universitaria de Buenos Aires (comp.) (...)

29En sentido coincidente, el autor del "Manifiesto liminar" sostenía en un discurso pronunciado en esos convulsionados momentos12:

"Pertenecemos a esa misma generación que podemos llamar la de 1914 y cuya pavorosa responsabilidad alumbra el incendio de Europa".

30Y terminaba Deodoro Roca apelando a una toma de conciencia de la idiosincracia y de la problemática propias, nacional y americana:

"Andamos entonces por la tierra de América, sin vivir en ella. Las nuevas generaciones empiezan a vivir en América, a preocuparse por nuestros problemas, a interesarse por el conocimiento menudo de todas las fuerzas que nos agitan y nos limitan, a renegar de literaturas exóticas, a medir su propio dolor, a suprimir los obstáculos que se oponen a la expansión de la vida en esta tierra".

31Otro aspecto primordial del "Manifiesto liminar" es el concepto de demos universitario que se apoya sobre la soberanía de los estudiantes:

"Nuestro régimen universitario -aun el más reciente- es anacrónico. Está fundado sobre una especie de derecho divino; el derecho divino del profesorado universitario. Se crea a sí mismo. En él nace y en él muere. Mantiene un alejamiento olímpico. La Federación Universitaria de Córdoba se alza para luchar contra este régimen y entiende que en ello le va la vida. Reclama un gobierno estrictamente democrático y sostiene que el demos universitario, la soberanía, el derecho a darse el gobierno propio radica principalmente en los estudiantes. El concepto de autoridad que corresponde y acompaña a un director o a un maestro en un hogar de estudiantes universitarios no puede apoyarse en la fuerza de disciplinas extrañas a la sustancia misma de los estudios. La autoridad, en un hogar de estudiantes, no se ejercita mandando, sino sugiriendo y amando; enseñando".

32En pasajes esenciales, el documento se pronuncia por la renovación de métodos y de fundamentos de la enseñanza mediante una pedagogía liberadora -"contra todas las formas de oprimir"-; expresando sin ambages un profundo anticlericalismo y el repudio de la autoridad tiránica:

"No podemos dejar librada nuestra suerte a la tiranía de una secta religiosa, ni al juego de intereses egoístas. A ellos se nos quiere sacrificar. El que se titula rector de la Universidad de San Carlos ha dicho su primera palabra: "Prefiero antes de renunciar que quede el tendal de cadáveres de los estudiantes". Palabras llenas de piedad y de amor, de respeto reverencioso a la disciplina: palabras dignas del jefe de una casa de altos estudios. No invoca ideales ni propósitos de acción cultural. Se siente custodiado por la fuerza y se alza soberbio y amenazador. ¡Armoniosa lección que acaba de dar a la juventud el primer ciudadano de una democracia universitaria! Recojamos la lección, compañeros de toda América; acaso tenga el sentido de un presagio glorioso, la virtud de un llamamiento a la lucha suprema por la libertad; ella nos muestra el verdadero carácter de la autoridad universitaria, tiránica y obcecada, que ve en cada petición un agravio y en cada pensamiento una semilla de rebelión".

33En corto tiempo, el movimiento había perfilado sus propósitos para construir una universidad autónoma del poder estabal; gobernada democráticamente por profesores (elegidos en concursos públicos) y estudiantes; puesta al servicio del pueblo y orientada hacia la alianza fraternal latinoamericana contra el imperialismo.

34Los estudiantes universitarios de Córdoba salieron victoriosos del conflicto que desencadenó la Reforma. Habían recibido importante apoyo de fuerzas en expansión: socialismo y otros grupos de izquierda, sindicalismo obrero (sobre todo, anarquista), como asimismo, de los sectores medios liberales. La intervención de la universidad, por el poder central, había favorecido las posiciones del alumnado, siendo el conflicto utilizado por el presidente radical como un medio para distraer a la opinión pública y para disimular los reclamos insatisfechos de cambios estructurales, no previstos en su vago programa populista.

35Desde Córdoba, la Reforma Universitaria se extiende y triunfa en otras altas casas de estudio nacionales existentes - y en Tucumán y Litoral que serán nacionalizadas. En 1921, sus principios rigen en todas ellas: cogobierno estudiantil, docencia libre, asistencia libre de los alumnos a los cursos, concursos.

36La ola reformista, ganó otros países americanos donde se manifestaba la coincidencia de amplios sectores sociales que pugnaban por una mayor participación política, cultural, económica y social; o donde se librabran luchas por las libertades fundamentales contra regímenes totalitarios, como los de Gómez en Venezuela o de Leguía en Perú. Pero las complejas particularidades de la difusión americana de la Reforma Universitaria escapan a nuestros modestos propósitos.

La contrarreforma

37El triunfo de la Reforma Universitaria fue parcial y efímero. En 1922, otro presidente radical, Marcelo T. de Alvear, sucede al régimen populista de Yrigoyen. Para contrabalancear el peso dominante y personalista del caudillo en el seno del partido oficial (la Unión Cívica Radical), Alvear se apoyaba sobre elementos conservadores extrapartidarios.

38Por entonces, la coyuntura internacional favorecía el comercio exterior y el crecimiento económico de Argentina, permitiendo a los estratos medios mejorar su situación. Pero la inestabilidad de la post-guerra favorecía la afirmación del fascismo, cuya defensa del orden y de la seguridad atraía a vastos sectores sociales que temían perder las posiciones adquiridas.

39Al mismo tiempo, la consolidación de la Revolución Rusa, la proliferación mundial de los partidos comunistas y la mayor combatividad del movimiento obrero, generaban un "miedo de clase" que aumentaba las filas de los defensores del statu quo y de las soluciones autoritarias.

40En esas condiciones, gran parte de los sectores medios acomodados y en ascenso, habiendo alcanzado cierto grado de participación y de prosperidad, abandonaron su agresividad para buscar un compromiso, un modus vivendi, con los grupos dominantes.

41Esa recomposición de fuerzas sociales debilitó al movimiento reformista, jaqueado por un poder político que se proponía restabler el orden jerárquico en el gobierno de las universidades, con el apoyo de la opinión pública "bienpensante" y de los grandes medios de prensa.

42En corto tiempo, se perdieron las conquistas de la Reforma a través de sucesivas intervenciones federales y de modificaciones de los estatutos de las universidades, que restringieron la participación estudiantil y restauraron el predominio del cuerpo profesoral.

43Aunque esa contrareforma iba a ser bloqueada parcialmente por el retorno de Yrigoyen al poder en 1928, la crisis del año 1930 y el golpe de estado fascista del 6 de setiembre destruyeron la joven república democrática, borrando de un plumazo las innovaciones universitarias subsistentes, mediante drásticas intervenciones y violenta represión.

Los "límites infranqueables"

44Los mejores momentos de la Reforma Universitaria habían quedado en el recuerdo. El movimiento reformista, despojado de su euforia y de su pujanza iniciales, sobrevivirá dividido en dos corrientes ideológicas principales que se habían insinuado desde sus albores.

45En efecto, en el Primer Congreso Nacional de estudiantes, convocado por la F.U.A. a fines de julio de 1918, al considerarse la codificación de los principios de la Reforma, surgieron dos tendencias que ponían en evidencia las contradicciones existentes:

  • Una que propugnaba cambios restringidos al ámbito universitario;
  • Otra que suponía que una auténtica Reforma Universitaire debía apoyarse sobre una reforma social.

46El tono predominante del Congreso se desprende del discurso inaugural del presidente de la F.U.A., Osvaldo Loudet:

"Este es un congreso universitario y ha de estudiar los problemas con espíritu universitario. Quiero decir que todo es ajeno a él menos las cuestiones de pedagogía superior y que todas ellas han de ser resueltas con espíritu científico. Después del entusiasmo inicial que arrancó a las almas de la indiferencia enfermiza y perniciosa; después del convulsivo movimiento que irguió los espíritus soberbiamente y les hizo vislumbrar la aurora de un nuevo día; después de la inmensa agitación que aceleró el ritmo de los corazones y los encaró a la luz y a la esperanza, ha llegado la hora de la meditación".

47Deslindaba después la problemática volviendo estrictamente al plano universitario:

"De las universidades no deben salir únicamente médicos, abogados, ingenieros; deben salir hombres, deben salir caballeros como los que se forman en las universidades inglesas".

48Paulatinamente, la evolución - ya señalada - del comportamiento de los sectores medios, aportaba adeptos a esta línea mayoritaria que circunscribía la acción a los recintos académicos. El movimiento se distanciaba de otras fuerzas extrauniversitarias, limitaba su operatividad y perdía los aliados externos que le habían respaldado en su apogeo.

49En consecuencia, la Reforma Universitaria no pudo ir más allá de la democratización interna, de la renovación de métodos y contenidos de la enseñanza, de la autonomía frente al Estado.

50Aunque la plataforma planteara la extensión universitaria, sólo se logró construir una "isla democrática", gobernada en su cénit por los sectores medios excluidos, entonces, del poder político.

51La intención de ir a buscar al pueblo estaba animada por una filantropía, propia de la época, y por una óptica de los problemas sociales que llevó a los cabecillas reformistas a erigirse en dirigentes políticos de la masa popular desorganizada.

52En cuanto al anti-imperialismo y a la fraternidad latinoamericana, éstos pasaron a ser slogans de partidos que desde entonces no superaron el mero plano formal-declarativo. Sirvan de ejemplo los reiterados fracasos de los intentos de creación de organismos de cooperación continental o regional.

  • 13 En respuesta a una encuesta del periódico Flecha, de Córdoba, 15 de junio de 1936.

53Deodoro Roca, autor del "Manifiesto liminar", luchador de la causa por la unión latinoamericana y militante del socialismo de vanguardia decía en 193613:

"La reforma comenzó siendo una discusión en torno a la penuria docente de unos cuantos maestros pintorescos, pedantes y dogmáticos, que cobraban remontada expresión en la universidad colonial de Córdoba. En la universidad de 1918 atizaba el fuego un fraile. En la de 1936, la sección especial de la Policía de Buenos Aires, la ojrana argentina.
El estudiante de 1918 tenía frente a sí las "cóleras divinas": excomunión y anatema. Entonces herían, estremecidas, las campanas. El estudiante de 1936 tiene frente a sí la sección especial y la cárcel de Villa Devoto".

54Proseguía:

"La reforma fue todo lo que pudo ser. No pudo ser más de lo que fue, en drama y actores. ¡Dió de sí, todo! Dió pronto con sus límites infranqueables. Y realizó un magnífico descubrimiento. Esto sólo la salvaría: al descubrir la raíz de su vaciedad y de su infecundidad notoria dió con este hallazgo: "reforma universitaria" es lo mismo que "reforma social".

55La universidad reformista había tratado de ir más allá de los límites de un país periférico, dependiente de la división internacional capitalista del trabajo y dominado por la oligarquía agroexportadora.

  • 14 Ibid.

56Sin reforma social no pudo realizarse la Reforma Universitaria. Los jóvenes reformistas de vanguardia, debieron advertir que "estado, sociedad y universidad, se alimentaban de la misma amarga raíz"14.

Notes

1 En 1928, José Carlos Mariategui sostenía en un ensayo que el movimiento reformista animado de "nuevo espíritu" había engendrado la "nueva generación latinoamericana". El mismo año, Víctor Raúl Haya de la Torre atribuía las primeras protestas contra el imperialismo a las clases medias universitarias por ser las primeras víctimas de su opresión ("La Reforma Universitaria", Revista de Filosofía, Buenos Aires, año XIV, n° 5.

2 Entre 1855 y 1914 la ciudad creció a un ritmo anual vertiginoso de 4,7 por ciento, que generó la siguiente progresión de habitantes - 92.000 (1855), 178.000 (1869), 404.000 (1887), 665.000 (1895), 1.230.000 (1909) y 1.576.000 (1914), que la convirtió en una gran urbe.

3 Cit. por Enrique Cornejo Koster, Crónica del movimiento estudiantil peruano, Lima, 1926.

4 En México, en 1910, comienza a admitirse en el Consejo Directivo, un estudiante elegido que participa con voz pero sin roto.

5 En efecto, las estadísticas disponibles muestran un aumento considerable del alumnado de las universidades nacionales; indícanse respectivamente, a continuación, número de alumnos y año, por universidad nacional: Buenos Aires: 1.942 (1906), 4.730 (1910), 6.308 (1915) y 7.769 (1919); Córdoba: 425 (1906), 543 (1911), 868 (1914) y 1.337 (1919); La Plata (nacionalizada en 1905/1906): 1.090 (1912) y 1.324 (1919). Suponemos que una tendencia similar debía observarse en las universidades provinciales (sin información disponible), pues en 1927 encontramos la flamante Universidad Nacional del Litoral con 3.039 alumnos (Datos extraídos de Memorias presentadas al H. Congreso Nacional por el Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, Argentina, años 1912 a 1920).

6 Gino Germani, Política y sociedad en una época de transición, Buenos Aires, Editorial Paidos, 1962.

7 Juan B. Justo, Discursos y escritos políticos, Buenos Aires, s. f., p. 280.

8 Primer documento del movimiento reformista argentino en que se convoca a la huelga general, dado a conocer el 14 de marzo de 1918 por el Comité Pro-Reforma Universitaria de Córdoba.

9 Ibid.

10 Ese manifiesto, redactado por Deodoro Roca y conocido como "Manifiesto liminar de la reforma universitaria", fue ampliamente difundido en los centros universitarios del país y de las naciones vecinas.

11 Saúl Alejandro Taborda, Reflexiones sobre el ideal político de América, Córdoba 1918.

12 Deodoro Roca, "La nueva generación americana", en Federación Universitaria de Buenos Aires (comp.), La Reforma Universitaria 1918-1958, Buenos Aires, 1959, p. 35.

13 En respuesta a una encuesta del periódico Flecha, de Córdoba, 15 de junio de 1936.

14 Ibid.

Auteur

Université François-Rabelais, Tours

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540