Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

V. Professeurs et étudiants dans l'université espagnole après 1939

Actitudes politicas, sociales y sindicales de los estudiantes universitarios españoles (1939-1960)

Miguel Angel Ruiz Carnicer

Texte intégral

  • 1 Tesis doctoral en avanzado estado de elaboración, realizada en el Departamento de Historia Moderna (...)

1Desarrollar el ambicioso proyecto de investigación que conlleva el título es el objetivo que nos hemos planteado en nuestra tesis doctoral1 de la que esta comunicación es, en cierta forma, un avance parcial, centrándonos en aspectos sociológicos y de comportamiento político estudiantil. Sirva pues el presente trabajo como índice de sugerencias, ensayo de un marco global y avance de las conclusiones que se pueden ya esbozar, sin perjuicio de que sólo el resultado definitivo de la investigación establezca con propiedad los términos de los que aquí tratamos.

2Quizá se ha abusado en demasía a la hora de analizar el papel histórico de los estudiantes y del movimiento estudiantil, de los momentos en que éste alcanza una significación histórica de relieve (el caso más evidente es el mayo del 68). Sin embargo, nos olvidamos de las circunstancias que han hecho posible ese estallido, esa irrupción pública casi siempre traumática. Por ello, creemos que es imposible establecer un adecuado estudio de la juventud en general y de la juventud universitaria más particularmente si no se abordan lo que fueron los procesos de socialización política en Europa en el período posterior a la guerra mundial y, en el caso español, tras el fin de la guerra civil con el triunfo del bando franquista. Este proceso de socialización cobra gran importancia cuando nos referimos a regímenes que por su estructura establecían un fuerte control sobre la juventud. Así los regímenes fascistas "clásicos" como Italia, Alemania o España, sin olvidar tampoco Portugal a pesar de sus elementos diferenciales.

El fascismo español y la socialización de la juventud universitaria

  • 2 Gino Germani, "La socializzazione politica dei giovani nei regimi fascisti: Italia e Spagna", Quad (...)

3Esta juventud, teóricamente mimada por los fascismos, tendrá indudable protagonismo en la caída de estos regímenes, especialmente en el caso italiano y español (aunque en el caso español difícilmente se puede hablar de caída en el sentido italiano o alemán, es evidente que los estudiantes, desde los inicios de los años sesenta suponen - juntamente con los obreros - el grupo que más claramente muestra su rechazo a la dictadura franquista y más lleva adelante la ruptura con el establishment político y social). Este protagonismo no se puede explicar sin contemplar cuál fue el proyecto de socialización fascista de la juventud en España, su contexto y sus resultados negativos para el régimen. En este sentido, a pesar de estas diferencias, y el peso de componentes como la Iglesia o el Ejército en la formación y mantenimiento del régimen español (que es producto, no lo olvidemos, de una guerra civil) el comportamiento de España junto a Italia o Alemania - en especial el primero - es muy similar, por no decir idéntico2.

4Las diferencias del fascismo español -aparte del peculiar modo de fraguar el estado franquista- radican en las circunstancias exteriores. Mientras los restantes fascismos en el poder adoctrinan a sus juventudes en plena crisis de las democracias, la mayor parte de los jóvenes educados en el franquismo la harán en unas circunstancias contrarias, en un país sumido en el aislamiento político y con una ausencia de referencias exteriores. De ahí nace el sentimiento europeísta en España al identificar esta realidad exterior con un régimen distinto.

5En este pequeño estudio nos ceñiremos al periodo comprendido entre 1939, como inicio del régimen franquista, y finales de los años cincuenta, por ser en este momento cuando se da un cambio cualitativo tanto en la evolución política española, como en el funcionamiento y planteamiento de la Universidad y en los mismos componentes estudiantiles. Políticamente, es el momento en el que los estudiantes se desligan del régimen y del Sindicato impuesto para empezar a mostrar abiertamente su rebeldía ante las estructuras políticas y sociales. 1956 es la fecha de referencia del inicio de este proceso de cambio, que sólo madurará a lo largo de los años sesenta.

  • 3 Sobre la composición social del bloque de poder triunfante en la guerra civil, se hace un buen res (...)

6La Universidad española, desde 1939, será un buen reflejo de las incidencias de la vida política y social del régimen. Allí se cebará la represión en los momentos iniciales y allí también se dará el primer movimiento de rechazo, en un determinado momento. Siguiendo la lógica fascista, la Universidad no constituía una entidad autónoma como cultivadora de la ciencia, sino que se constituía en uno de los instrumentos del régimen en la tarea de preservar y consolidar la nueva estructura de poder implantada por los grupos sociales vencedores de la guerra civil, esto es, la vieja oligarquía terrateniente, unas incipientes clases medias urbanas no ilustradas y las clásicas fuerzas reaccionarias que habían actuado a lo largo de la República3.

7La institución universitaria se verá influenciada no sólo por el marco político legal, sino por las organizaciones falangistas y los grupos de presión de extracción conservadora y ligados a la jerarquía eclesiástica, decididos a controlar políticamente la enseñanza superior, aprovechando la suma debilidad del partido que representaba la componente genuinamente fascista del régimen, progresivamente reducido en su protagonismo por el propio equilibrio interno de fuerzas y por la evolución bélica de la guerra mundial. A pesar de todo, FET-JONS no renunciará a intentar controlar el mundo universitario. Así, tenemos al Sindicato Español Universitario, sección para estudiantes de enseñanza superior de FET-JONS (en un principio, antes de la creación del Frente de Juventudes en 1940, agrupaba también a los estudiantes de enseñanza secundaria) e instrumento del Partido único para el encuadramiento de los estudiantes y control del profesorado. El Servicio Español del Profesorado de Enseñanza Superior (SEPES), creado para encuadrar asimismo al profesorado, fracasará desde sus inicios, debido, en gran medida, al escaso calado que la doctrina falangista (más allá de los gestos epidérmicos, los uniformes, las consignas, las militancias obligadas) tuvo entre un profesorado básicamente constituido por conservadores de procedencia católica cuando no reaccionarios sociales.

  • 4 En ningún caso se superará la barrera del 2-3% de porcentaje de presencia de población obrera en l (...)

8Otra realidad de la que debemos partir a la hora de analizar este período es la composición social del estudiantado español, clara muestra del predominio de las clases acomodadas (alta y media-alta) en detrimento de las clases obreras, sin presencia significativa en los medios universitarios4. Asimismo, el número global de estudiantes será muy escaso, en comparación con el desarrollo ulterior de los años sesenta, lo que implicaba evidentes consecuencias políticas y sindicales.

Tres etapas

9Atendiendo a esta mezcla de factores estructurales y políticos, y teniendo también en cuenta la circunstancia exterior (mucho más importante para el franquismo de lo que daba a entender su "política de dignidad" ante el acoso exterior posteriormente), se puede hablar, en este período, de tres etapas. En primer lugar, la correspondiente a la etapa más "totalitaria" del régimen, 1939-1945, en la que los regímenes nazi y fascista italiano tienen un peso importante en la política interior y explican la predominancia (también en gran medida formal) de Falange en esos momentos. La solidaridad con el proyecto europeo del Eje aparecía como clara, y ello se trasladaba lógicamente al terreno educativo. Sin embargo, no todo será tan monolítico como se nos ha presentado. El segundo período (1946-51) es el correspondiente a la etapa de aislamiento internacional y de apartamiento de Falange de la fachada del régimen; un momento en el que se cierran filas en torno a Franco en el terreno político, mientras que en la Universidad ganan terreno los grupos confesionales en el contexto de una enseñanza mediocre y de escasa altura científica, salvo excepciones. El tercer período sería el que se extiende entre 1951 y 1956-57. Esto es, un momento en el que el franquismo logra cierto equilibrio interno y externo. En el interior, se han superado las luchas guerrilleras características de años anteriores y parcialmente las estrecheces económicas de la posguerra. En el exterior, el aislamiento está dando paso a una normalización diplomática. En el terreno universitario, Joaquín Ruiz-Giménez, como nuevo Ministro de Educación formará un equipo que intentará una ampliación de horizontes. Aparecen en este momento las primeras reacciones críticas públicas por parte de una minoría estudiantil, pero que irá calando en el ánimo del estudiantado. La etapa que sigue a la crisis de 1956, se caracteriza por la presencia de miembros del Opus Dei en el gobierno y en el mundo educativo. Los años sesenta servirán para que este estudiantado liquide definitivamente al SEU y venza claramente los intentos de control del régimen, hasta convertir a la Universidad en una isla de libertad " dentro de la sociedad española.

1939-1945

  • 5 Se ha repetido hasta la saciedad el episodio del Rector Miguel de Unamuno en su enfrentamiento con (...)

10La Universidad que queda tras la guerra civil es una Universidad minada no sólo en sus aspectos materiales o personales sino, sobre todo, moralmente. Un enfrentamiento de las dimensiones del realizado significaba una absoluta derrota de la razón y de los postulados científicos de todo género. Aún más cuando los vencedores de la contienda proclamaban su antiintelectualismo como signo de identidad5.

  • 6 Así lo testimonia Antonio Fontán en Los católicos en la Universidad española actual. Madrid, 1961.

11Y así, ya durante la guerra civil, las Universidades españolas situadas geográficamente en el bando franquista estuvieron sometidas a la directa autoridad militar, colaborando con las tropas rebeldes en los menesteres de la guerra, y cerrando los ojos ante la depuración que enseguida se inició, y que produjo el transtierro, cuando no eliminación física de algunos de los profesores más destacados de la etapa anterior. Así lo demuestra el número de cátedras renovadas entre 1940 y 1944, que asciende al 55,75% de las plazas6. Junto a ello, el clima había cambiado, y profesores que antes eran meros conservadores se habían transfigurado en adictos falangistas amantes del uniforme y de la disciplina.

12La depuración del alumnado la había dado el mismo desarrollo de la guerra. Tras la destrucción de las organizaciones estudiantiles de la República, los estudiantes que ahora volvían a las aulas o iban a ellas por primera vez, o bien habían quedado del lado de los vencedores o no habían estado significados políticamente entre los vencidos. En efecto, una de las primeras medidas será la integración de la antiguamente poderosa Federación de Estudiantes Católicos y de la combativa AET (Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas) en el SEU, por orden de 23 de septiembre de 1939. Los fueístas supervivientes quedaban en las catacumbas.

  • 7 El mejor estudio del Frente de Juventudes - y casi el único - es el publicado por Juan Sáez Marín, (...)

13A partir de este momento, el SEU predicará el establecimiento de la "revolución nacionalsindicalista" en todo el país, empezando por la Universidad. Una idea que enseguida iba a chocar con lo que era ya una realidad a los pocos meses de iniciada la guerra civil: la debilidad de Falange dentro del entramado de fuerzas triunfadoras y su alejamiento de muchos mecanismos de control del poder político, a pesar de su protagonismo externo. Los recelos ante las fuerzas conservadoras y derechizantes estarán presentes a lo largo de la guerra civil en la revista Haz. Recelos que aumentarán cuando fracasa el objetivo del SEU de crear un Frente de la Juventud que agrupara a estudiantes, obreros y campesinos, y que actuara como "vanguardia revolucionaria", creándose en diciembre de 1940 en cambio un Frente de Juventudes burocratizado, infantilizado y que pronto demostrará su ineficacia en el terreno del adoctrinamiento y, por supuesto, sin ningun afán "revolucionario" más allá de la retórica que se inculcaba7. A partir de este momento, los falangistas asumirán la necesidad de luchar dentro del régimen por el control de la Universidad, especialmente frente a los sectores clerical-conservadores.

  • 8 Sobre este periodo de Sáinz Rodríguez como Ministro es imprescindible consultar a Alicia Alted Vig (...)

14Esta predominancia clerical-conservadora se plasma en el Ministerio de Educación Nacional. Tras la etapa del monárquico Pedro Sáinz Rodríguez8, es promovido al cargo José Ibáñez Martín, hombre procedente del ala más reaccionaria de la CEDA, miembro de la Asociación Nacional de Propagandistas (ACNdP) y ligado al catolicismo militante. Ibáñez Martín será el hombre encargado de mantener el equilibrio entre las fuerzas católicas, cuyo objetivo era seguir manteniendo el control de la enseñanza media y aumentar su presencia en la Universidad (lo que incluía la creación de una Universidad de la Iglesia), y los falangistas, decididos a no perder el formidable trampolín de propaganda y adoctrinamiento que era la enseñanza superior.

  • 9 Así se pone de manifiesto en el IV Consejo Nacional del SEU celebrado en El Escorial en enero de 1 (...)
  • 10 Este proceso se puede seguir de forma detallada en Gregorio Camera Villar, Nacional-catolicismo y (...)

15Desde este momento, la lucha por el control de las cátedras, la inclusión de nuevas asignaturas y la imposición de "nuevos" criterios presidirán los primeros años de vida escolar del régimen, precisamente los más marcados por la influencia de las potencias del Eje. Esta influencia explica que Falange - a través sobre todo del SEU - mantuviera una fuerte presencia en la Universidad y unos claros deseos de intervención y control de la vida académica9. La lucha entre falangistas y clerical-conservadores se saldará con un pacto final expresado en la Ley de Ordenación Universitaria del año 1943, formalizándose de alguna forma la presencia de Falange en la vida universitaria, a la par que se reconocía la presencia del mundo católico. Sin embargo, los años siguientes, a pesar de esta teórica presencia falangista en la Universidad, darán lugar a un definitivo triunfo de las posiciones católicas, al hilo del declive de las fuerzas fascistas en la contienda mundial10.

16En cualquier caso, la Ley de Ordenación Universitaria daba al SEU una posición predominante en relación con los estudiantes, ya que se consagraba su papel no sólo de único Sindicato estudiantil, sino también la obligatoriedad de todos los estudiantes de pertenecer a éste. Este paso suponía el encuadramiento de todo el alumnado, pero también supuso una pérdida de contenidos políticos del Sindicato y el inicio de la antipatía generalizada entre el estudiantado que toda coacción genera, dando lugar a una burocratización y alejamiento de la realidad estudiantil. Esta situación fue captada por el propio SEU, que expresó su insatisfacción y temor, consciente de los riesgos de la obligatoriedad. La nueva Ley también consagraba una Universidad jerarquizada y sometida al interés político del Nuevo estado. Como novedad, se daba carta de existencia a una vieja reclamación del SEU: la implantación obligatoria de la Educación Física, y de la Religiosa y Política como asignaturas "complementarias".

17Sin embargo, pronto la realidad corrigió la letra de la Ley. Las enseñanzas "complementarias" derivaron en apéndices académicos sin interés y objeto de desprecio y burla por parte de los estudiantes, mientras que las minorías intelectuales falangistas se veían impotentes para acceder a unas cátedras copadas por propagandistas u opusdeístas. Asimismo, el artículo en que se declaraba que el Rector de la Universidad sería un militante de FET-JONS, resultó en la práctica realizarse a la inversa: el designado para ser Rector se convertía en militante de Falange si no lo era antes. No era una condición previa, sino una consecuencia formal del nombramiento.

18A partir de 1944, el SEU va perdiendo fuerza (de hecho se le integra dentro del Frente de Juventudes, como una sección más) y Falange contempla cómo va perdiendo su batalla por el control de la Universidad, a la par que los puestos de privilegio político y social en el Estado franquista. Al final de la guerra mundial, Falange estaba en abierto retroceso, mientras que en la Universidad se habían sentado las bases de una mediocridad que caracterizaría la Universidad franquista durante buena parte de su existencia.

  • 11 Esta idea se expresa en numerosas publicaciones del momento. Por ejemplo en "Nuestro Colegio Mayor (...)

19En esta primera etapa se pondrán los cimientos del aparato de aislamiento y control del estudiante universitario, aparato que se mantendrá hasta bien entrados los años cincuenta. En este sentido, la infraestructura del SEU cumplía un importante papel. Del Sindicato dependían Comedores escolares, Albergues Juveniles, Milicia Universitaria (hasta 1943, concebida como Milicia del Partido y con competencias de mantenimiento del orden público dentro de los campus), etc. A esto se sumaban los Colegios Mayores Universitarios, recreación inspirada en la tradición imperial alcalaína y cuya misión era formar élites estudiantiles que constituyeran el futuro recambio político de los hombres del régimen11. Sin embargo, la reducción del SEU a estas meras tareas encuadradoras y asistenciales llevará precisamente a un empobrecimiento político del Sindicato y a una pérdida de fuerza ante los estudiantes.

1945-1951

  • 12 Un buen análisis del acoso al régimen franquista en la obra de Florentino Portero, Franco aislado. (...)

20La segunda etapa, que coincide con el aislamiento, son considerados como años grises, de "travesía del desierto" para Falange, tras dejar vacante la Secretaría General del Movimiento en el cambio de Gobierno de 1945, situación que se prolongará basta 1951 (aunque ya en 1949 se dota "a tiempo parcial" este puesto). Son años de mantenimiento de la misma política en lo esencial, pero prescindiendo de todo la parafernalia fascista anterior, como medio de hacer más creíble una "liberalización" o "apertura" que en realidad está muy lejos de la mente de Franco. Pasos en ese sentido son la celebración de un referéndum sobre la sucesión del Estado que daba forma monárquica al país, la celebración de elecciones municipales controladas y el mantenimiento de una política contemporizadora frente a las presiones de las potencias extranjeras, representada por el ministro "católico" Martín Artajo12.

  • 13 Camara Villar, op. cit., pp. 232-234.

21La Universidad de la segunda mitad de los años cuarenta sugiere, sobre todo, mediocridad. SEU y Falange se hallan en pleno retroceso, y el Ministerio, una vez forjadas sus bases principales, no tendrá especial interés en el reforzamiento y mejora de la educación superior. Se mantiene en estos años, aunque con menor intensidad, la lucha que entre sectores católicos y Falange se había dado en la etapa anterior, especialmente en lo que concierne al establecimiento de Universidades de la Iglesia, sin que estos sectores lograran imponer sus tesis a un Estado celoso de cualquier remedo de autonomía en instituciones13. Sí tendrán en cambio éxito fuerzas como ACNdP y Opus Dei a la hora de apoderarse de las cátedras universitarias, frente a una Falange que se enfrentaba a un hostil mundo académico.

22Por su parte, este SEU presenta rasgos diferenciados respecto a la etapa anterior. En primer lugar, ha habido una renovación generacional, sustituyendo jóvenes ya formados en el Frente de Juventudes a la vieja guardia procedente del escuadrismo pre-bélico. Además, las limitaciones políticas sobre Falange hacían que el SEU tuviera que ceñirse prácticamente a una labor asistencial (que en este momento sufre un impulso, especialmente en lo tocante a Colegios Mayores) y a asumir un papel de "guardián de la ortodoxia falangista" cara a un hipotético futuro. El SEU también se resiente en estos momentos de una excesiva dependencia respecto al Frente de Juventudes.

  • 14 Este carácter tiene sin duda la huelga de tranvías de Barcelona en marzo de 1951, y en la que los (...)

23Sin embargo, lo más significativo es la pérdida de credibilidad del Sindicato en la Universidad. Ante el alumnado, porque la afiliación obligatoria no ha supuesto que se dejara el control por parte del SEU de la adjudicación de becas y ayudas, ni que cesaran las labores de encuadramiento y represión, importantes aunque selectivas según distritos universitarios. La única concesión fue la reforma en 1944 del sistema representativo, pidiéndose celebrar elecciones anuales de delegados de curso, aunque con muchas limitaciones como la imposición de listas previas, control de cualquier iniciativa política o académica, etc. En estos años se dan también las primeras reacciones de los estudiantes ante problemas como la carestía de la vida14, la acción de los estraperlistas o el escaso nivel moral y académico de la Universidad.

24Frente al profesorado, el SEU ya no tenía fuerza política. Ser falangista es ostentar el registro político menos valorado dentro del Estado franquista en un momento en el que la situación interior hacía recaer la mayor parte de las responsabilidades en los grupos católicos y monárquicos. De esta forma, los profesores que otrora colaboraban en las iniciativas políticas y académicas seuístas, le negarán ahora todo auxilio. Sólo la minoría falangista mantendrá esta colaboración.

25Esta situación de deterioro del Sindicato había venido también propiciada por el bajo nivel de la vida universitaria en los aspectos de calidad, nivel científico, etc. Consciente el SEU de que el grado de adhesión de los estudiantes al régimen y al Sindicato dependía en buena medida de ese nivel, no perdían ocasión en fustigar defectos del profesorado como el absentismo, la rutina, la falta de espíritu investigador y la desconexión con el alumnado. De esta manera se pretendía también recuperar algo de terreno.

1951-1957

26La etapa que se inicia en 1951 está marcada por el nombramiento de Joaquín Ruiz-Giménez Cortés como Ministro de Educación Nacional. Es el momento en que Falange vuelve a aparecer como fuerza política, una vez superada la presión exterior. A lo largo de los años siguientes, se dará un proceso de apertura del régimen hacia los foros internacionales, y ello da pie también al inicio de unos movimientos de apertura, protagonizados por los católicos más abiertos y los denominados "falangistas liberales". El nuevo equipo instalado por Ruiz-Giménez en Educación tenía el proyecto no sólo de impulsar un aumento de la calidad de enseñanza en España, intentando atender sus numerosos problemas de infraestructura, sino también lograr una apertura de horizontes culturales, mediante la incorporación de, al menos, parte del profesorado exiliado, y una asunción - siquiera parcial - del patrimonio cultural de los vencidos. También se pretendía brindar al medio estudiantil oportunidades para expresarse y tomar iniciativas.

27Esta política encontrará desde el primer momento la hostilidad de parte del mismo gobierno -los sectores más reaccionarios- y de los grupos católico-integristas, ligados al Opus Dei y atrincherados en el CSIC. En esta oposición coincidirán también los sectores falangistas más cerriles, a pesar del gran prestigio falangista del nuevo equipo de Ruiz-Giménez (Laín Entralgo, Rector de la Universidad de Madrid; A. Tovar, Rector de Salamanca; Carlos Ma Rodríguez de Valcárcel, antiguo Jefe Nacional del SEU, Director General de Enseñanzas Técnicas, etc.), sin perjuicio de que parte de Secretaría General del Movimiento - por ejemplo el MinistroSecretario Fernández Cuesta - de su apoyo a esta iniciativa, como se puede rastrear en la prensa seuísta perfectamente. Es el momento de la polémica entre "comprensivos" y "excluyentes", que enfrenta a los partidarios de una liberalización que lleve a la ampliación de la base política y cultural del régimen, y los sectores que desean el mantenimiento de la situación, aferrándose a las interpretaciones más reaccionarias de la historia y la cultura españolas. El fracaso final de los "comprensivos" supuso también la evidencia de la imposibilidad de todo proyecto de transformación política o cultural en el seno del régimen.

28En cualquier caso, en estos años se pondrán en marcha mecanismos de racionalidad académica, al implantarse cierto automatismo en los tribunales de cátedras, y se dará una importante renovación de rectores y una mejora en la dotación material de los centros. La celebración de la Asamblea de Universidades españolas en 1953 es el mejor testimonio de este interés.

29Por su parte, el SEU vive en estos años un periodo de auténtico despliegue. Bajo la protección del Ministro, decidido a dinamizar la vida asociativa universitaria, se desarrollarán una serie de iniciativas destinadas a hacer más presente al Sindicato no sólo en la vida académica sino también en todos los aspectos de la vida estudiantil: vacaciones, ocio, cultura, inquietudes sociales, etc. De esta forma, el SEU intentaba recuperar un lugar político entre los estudiantes. Sin embargo, la importancia de estas iniciativas radicó en lo que supusieron de aporte a la evolución mental y política de los estudiantes españoles. En efecto, la Oficina de Viajes del SEU creada para facilitar al estudiante medio la posibilidad de salir al extranjero por poco dinero, la amplia autonomía de los distintos TEU que permitía representar obras de autores heterodoxos, el clima de inquietud social que se desarrolla en los Campos de Trabajo del Servicio Universitario del Trabajo, el contacto de los estudiantes con el mundo obrero mediante la Bolsa de Trabajo, la labor de las Academias Profesionales, son hitos de un impulso a la vida del SEU, pero también son elementos de doble acción ya que, al aumentar la percepción del mundo exterior al estudiante, en realidad estaban obrando en contra de la tarea del SEU y del régimen, al romper el aislamiento a que se había sometido al universitario. Hitos de este proceso de renacimiento del SEU son la celebración del Congreso Nacional de Estudiantes (1953), magno repaso a los principales temas relacionados con el mundo estudiantil, y cuya consecución material más clara fue la implantación - parcial - del Seguro Escolar.

  • 15 Dos libros básicos para seguir los acontecimientos y sus valoracioens son los de Pablo Lizcano, La (...)

30Todas estas acciones sólo fueron posibles merced al apoyo ministerial. Pero la buena relación existente entre el SEU y Ruiz-Giménez empezará a enfriarse a partir de los primeros sucesos violentos de la Universidad española, la manifestación por la devolución de Gibraltar en enero de 1954, que muestra a los jerarcas del SEU la existencia de un descontento estudiantil y de una inquietud político-social muy difusa pero real. El SEU, al contrario de lo que él mismo creía, estaba perdiendo definitivamente su lugar en la vida española. Desde este momento, el SEU se distanciará de las posiciones aperturistas del Ministerio a las que antes se había adherido. La situación de deterioro se profundizará hasta desembocar en los acontecimientos de febrero de 195615, que marcan el inicio de un movimiento estudiantil que se había ido gestando en años anteriores.

31En los meses y años inmediatamente siguientes, el SEU adoptará un papel mucho más "técnico" y despolitizado como vía de aproximación a los estudiantes, convirtiéndose progresivamente en un organismo burocratizado, cada vez más constreñido por su papel de sostén del régimen en la Universidad. Las medidas tomadas en 1957-58, democratizando la elección de los niveles de representación sindical inferiores, no lograron evitar que otros grupos, primeros de una forma confusa y tímida, y después mucho más ampliamente, se fueran adueñando de las aulas, incluyendo la infiltración dentro de la propia estructura del SEU.

Contradicciones y fracaso del SEU

32La explicación del proceso que media entre una clase estudiantil despojada de sus líderes naturales y de toda potencialidad contestaría tras la guerra civil, y este panorama final de abierta rebeldía, precoz además en el contexto de la sociedad española, sólo puede entenderse si nos acercamos a la evolución política, social y religiosa del estudiantado español a lo largo de las dos primeras décadas de la dictadura franquista así como al proyecto que el régimen tenía para esta juventud.

  • 16 Sáez Marín, op. cit., especialmente p. 481 y ss.
  • 17 Ibid., p. 487.

33Como muy bien establece Juan Sáez Marín en su estudio sobre el Frente de Juventudes16, no existió prácticamente una política de juventud definida por parte del franquismo. Esto se puede apreciar desde el primer momento con lo que se supone era el instrumento esencial para esta política, y que incluía al SEU teóricamente, el Frente de Juventudes. La situación de postergación política de éste, la falta de una coordinación mínima, y la inadecuación radical entre la estructura de la organización y su objetivo hicieron de este organismo un promotor precisamente de la evolución contraria a la deseada por el establishment franquista. La visión de la realidad suministrada por el Frente de Juventudes constituía "un negativo del mundo que estaba creciendo a su alrededor y se situaba cada día a más distancia de él"17. Es decir, se contraponía la utopía nacionalsindicalista, común en el adoctrinamiento juvenil, con la realidad de un régimen cada vez más prosaicamente conservador en lo social, raccionario en lo político e integrista en lo religioso.

  • 18 Ricardo Chueca, El fascismo en los comienzos del régimen de Franco. Un estudio sobre FET-JONS, Mad (...)

34En el caso del Sindicato Español Universitario, se mantendrán las mismas miserias y contradicciones que en el Frente de Juventudes, pero mucho más acentuadas. En primer lugar el SEU no era, como el Frente de Juventudes, un producto netamente franquista, sino que hundía sus raíces históricas en la Falange prebélica, por lo que el régimen se encontraba con una mística forjada con anterioridad, y también con unos mandos fogueados en el escuadrismo, por lo tanto, con unos componentes mucho más radicales que un Frente de Juventudes hecho a la medida de la burocracia franquista de los primeros momentos. Por ello mismo, el SEU será, como dice Ricardo Chueca18, un "elemento heterodoxo" dentro del franquismo inicial debido a su afán por hacer realidad ya desde la guerra civil la implantación de un Estado nacional sindicalista siguiendo las pautas joseantonianas. En cualquier caso, y a pesar de este potencial radical, el SEU nunca hará otra cosa a lo largo del régimen que apoyar la consolidación y luego mantenimiento de éste a pesar de las denuncias, quejas y manifestaciones de crítica a lo establecido.

35La contradicción que este hecho producía se agravaba también porque los militantes del SEU y luego su forzada masa de afiliados estaba formada por las personas que teóricamente estaban llamadas a ser los recambios de las clases dirigentes, las élites que debían dirigir en un futuro el país. Y ello hacía que no se pudiesen eludir ciertos aspectos ideológicos y políticos cuyo debate era necesario ya que, en cierta medida, estos universitarios debían de ser los futuros garantes del mantenimiento de estos contenidos en el adoctrinamiento del resto de la sociedad. Por ello, se debía de admitir un mayor sentido crítico y unas manifestaciones culturales en buena forma ajenas a la realidad de una España oprimida culturalmente de una forma feroz. Así, la inexistencia de censura más allá de la ejercida por los propios mandos del SEU (pero siempre ajena a la tosquedad de la censura convencional), la permisividad a la hora de proyectar películas o representar textos teatrales, e incluso la existencia de un ambiente crítico dentro de los mandos del SEU, hace que en el SEU se dieran los elementos contradictorios ya mostrados en el Frente de Juventudes, pero en proporciones mucho mayores.

36Esta dialéctica no es exclusiva del franquismo, sino que es rasgo común de todos los fascismos. Sin embargo, las especiales circunstancias políticas, el origen del Nuevo Estado en una guerra civil, el aislamiento respecto al exterior, harán que este proceso adquiera connotaciones especiales, reforzándolo en cierto sentido y diluyéndolo en otro. Reforzándolo porque la situación singular española dentro del contexto de una Europa democrática, hace que el adoctrinamiento se intensifique y tienda al nacionalismo. Cuando las puertas se abran mínimamente, las salidas al exterior constituirán uno de los principales elementos de desgaste interno. Asimismo, la guerra civil había alejado a las masas obreras de cualquier connivencia siquiera fuera parcial con el fascismo, por lo que cuando se producen los contactos entre obreros y estudiantes, se romperá el aislamiento de clase al que estaban sometidos estos últimos. Diluyéndolo también porque la larga duración del régimen y la ineficacia de sus propios medios de socialización, lograrán que sea más bien la apatía y la despolitización lo que al final caracterice a amplias capas de la sociedad y, por supuesto, a los universitarios españoles. Esta desmovilización se contradecía también con las pretensiones del SEU, que como sus homólogos de los países del Eje, pretendía una politización general de la vida estudiantil, pero en favor del proyecto nacionalsindicalista.

37Entre esta generalizada apatía existía una minoría dinamizadora y vertebradora del resto, que es la que tenderá a la rebeldía frente a los valores que se le pretende imponer como consecuencia de la política de socialización del régimen:

  • 19 Dioniso Ridruejo, Escrito en España, Buenos Aires, Losada, 1964, citado por José Luis Alcocer, Rad (...)

[...] Otra[razón para ser rebelde] se impone por la suma de coerciones, tutelas, prohibiciones y dirigismos - clima de escuela de párvulos - en que consiste la educación de la juventud de España, en vivo contraste con aquella otra no menos constante apelación a las "virtudes" futuristas y hasta mesiánicas de esa misma juventud19.

38De ahí que esa minoría que había creído o se le había hecho creer en una revolución nacional y que había sido educada en un esquema totalitario evolucione en el sentido de sustituir una revolución "pendiente" o "traicionada" o imposible por una revolución más real; de signo opuesto o indefinido, o incluso rescate la "vieja revolución traicionada", dándole un nuevo sentido. En cualquier caso, en una actitud de abierta rebeldía respecto a su original ambiente formativo.

  • 20 En este punto seguimos el análisis que Dionisio Ridruejo elabora en la obra ya citada, y que concu (...)
  • 21 Ridruejo, en Alcocer, op. cit., p. 256.
  • 22 Y ello es puesto de manifiesto por Germani, especialmente el paralelismo con la sucedido en Italia (...)

39Es evidente pues el papel del falangismo y del adoctrinamiento de varias generaciones en la ortodoxia nacionalsindicalista a la hora de explicar el alejamiento de los estudiantes de las filas del régimen. En este sentido, con anterioridad a 195620, "todas las manifestaciones juveniles que han podido significar incomodidades para el Gobierno brotaban de las filas del falangismo juvenil o se han servido de plataformas por él administradas21. Y en este capítulo debemos incluir a las revistas del Sindicato que como Haz(2° época), La Hora(2° época), Alcalá, Presencia, Acento, 24, etc., mantenían un tono de crítica radical desde una posición falangista, pero daban cabida a opiniones que por heterodoxas no hubieran tenido opción en otros medios y menos oficiales. En este sentido, las revistas del SEU jugaron un papel muy importante en la formación de una conciencia marcadamente distinta de la propugnada por el régimen al dar lugar al debate y a la autoreflexión sobre cuestiones ideológicas y políticas22. Si en un primer momento se mostraban partidarias de un régimen de tipo nazi-fascista, atacando a los sectores "burgueses" y clericales, posteriormente, con el desarrollo económico y la llegada de los hombres del Opus Dei a los puestos claves del gobierno, se atacaba el incipiente y salvaje capitalismo que empezaba a implantarse, en nombre también de los viejos ideales. En cualquier caso, su influencia fue muy grande en la evolución ideológica de las minorías más inquietas políticamente.

40Junto a las revistas, hay que destacar otras secciones del Sindicato que ya hemos comentado con anterioridad. En el aspecto cultural, se puede destacar la labor del Teatro Español Universitario, tanto el central como el de los distritos en distintas épocas de su evolución. El TEU, dada su estructura de aficionados, lo efímero de sus representaciones y la falta de control directo por parte de la censura, auspició a autores "malditos" como Sartre, Camus, Federico García Lorca o Bertold Brecht, autor introducido en España por el TEU. También los Cine-Clubes del SEU jugaron un importante papel en la recepción en España de filmografías alejadas de los circuitos comerciales al uso y de las preferencias oficiales. Un ejemplo de esto es el intento de proyectar a principios de los años cuarenta El acorazado Potemkín. Por otra parte, libros prohibidos o censurados circulaban más o menos libremente por las sedes del SEU.

41Mención aparte merece el Servicio Universitario del Trabajo, creado por el Padre Llanos a principios de los cincuenta y asumido posteriormente por el SEU. Consistía en la asistencia del estudiante a unos Campos de Trabajo situados en industrias, empresas, construcciones o tareas agrícolas, en igualdad de condiciones con el resto de los trabajadores. De esta forma se atendía la curiosidad estudiantil por el tema social, por la vida de los obreros y se intentaba a la par, por parte del régimen, que éste apareciera como preocupado por sus "productores", aprovechando para intentar influir sobre los criterios políticos de los obreros. El SUT tuvo mucho de revulsivo en la minoría de estudiantes inquietos, siendo un importante foco de radicalización e incluso de paso posterior a la militancia en partidos de izquierda. El establecimiento de un contacto -si bien precario- entre estudiantes y masa obrera será una constante en los años siguientes, pero pasando ya la iniciativa a las filas del sindicalismo estudiantil alternativo, que cuidará de hallar una conexión con el también naciente movimiento obrero de oposición. La demagogia obrerista del falangismo contenía en cierta medida las semillas de esta evolución. No olvidemos que el inicial Frente de Juventudes planeado por el SEU incluía una convergencia de juventudes obreras, campesinas y estudiantiles.

  • 23 La existencia de esta idea de conciencia de grupo y su operatividad quedó reflejada en una serie d (...)

42Otros aspectos de la vida del SEU que coadyuvaron a este proceso fueron la apertura al exterior o el establecimiento de un mecanismo de funcionamiento sindical que sirvió posteriormente a los grupos contrarios al SEU para no partir de cero a la hora de poner en marcha una estructura sindical alternativa. Ligado a esto, es imposible no admitir la influencia de un Sindicato que insistía en la existencia de una clase estudiantil e indicaba una tarea común de tipo político y social para todos los estudiantes universitarios, como elemento que impulsó la existencia de una conciencia de grupo, de un sentido de unidad y solidaridad entre los estudiantes23.

  • 24 El mejor ejemplo de esta postura es la revista Alférez y las posiciones defendidas por el Padre Ll (...)

43Junto a estos factores de evolución, no se puede olvidar tampoco el gran peso de la Iglesia y, en general, de la vivencia religiosa en la formación intelectual y sentimental de los universitarios. La reflexión religiosa desde una postura exigente y crítica, más allá del burdo nacional-catolicismo al uso marcó también su huella en estas promociones24. Veamos cómo todos estos factores inciden en la realidad estudiantil.

44Tras la guerra civil nos encontramos, como ya hemos dicho, con una Universidad desarbolada científica y moralmente. El mismo efecto se contempla entre los estudiantes, como natural reflejo de lo sucedido con la población en general, pero aquí acentuado por el interés del nuevo régimen en la Universidad como semillero del futuro recambio político. Este interés convirtió a las aulas en campo de batalla de la lucha entre Falange y los clerical-autoritarios, siendo víctima de refilón la juventud estudiosa de esos primeros años del régimen. Poco se puede decir sobre el estado moral y anímico de la juventud de un país que acaba de desangrarse en una guerra interna. Todo se llena con las consignas seuístas y con los intentos del régimen por "recristianizar" y "reespañolizar" una Universidad, un mundo intelectual al que se le achaca la responsabilidad de los desmanes que dieron lugar a la guerra, como se repite constantemente dentro del propio SEU.

45Frente al viejo modelo de estudiante, tanto el juerguista y bohemio, como el "intelectual empollón" o el "rojo" han de quedar alejados de un nuevo tipo de estudiante, cuya máxima misión debe ser servir al Nuevo Estado. Para conseguir este nuevo estudiante era necesaria una correcta educación física, intelectual y política. Especial entusiasmo pone en ello el SEU que se lanza a intentar anticipar esa Universidad nacionalsindicalista que las circunstancias de posguerra y sobre todo la composición mayoritaria conservadora y reaccionaria del profesorado no iba a dejar poner en marcha.

46De hecho las ilusiones del SEU empezarán a truncarse muy pronto, en primer lugar, cuando se compruebe el escaso eco de las propuestas falangistas dentro de un mundo académico hostil a cualquier intervención ajena al viejo gremialismo de los claustros (hasta 1943 no se le reconocerá al SEU el derecho de tener representación en los órganos de gobierno de la Universidad, con el consiguiente deterioro político de la organización ante los propios estudiantes); en segundo lugar, la crisis de los regímenes fascistas no ayudaba a que las secciones de Falange tuvieran el lugar que les correspondía en el Nuevo Estado, sino todo lo contrario a partir de 1944-45, la hostilidad hacia el SEU o, al menos, la indiferencia entre el profesorado se irá extendiendo progresivamente. Respecto al alumnado, recibe al SEU como un producto más de la victoria franco-falangista, al igual que podía recibir al Frente de Juventudes. La Universidad, desde ese momento, intentará ser una formidable campana de aislamiento social para así poder desarrollar a la perfección la tarea de socialización de la élite de la juventud en los valores del régimen.

47El SEU manejará desde la misma guerra civil el concepto de "generación" central a la hora de entender la postura política del SEU. La lectura de la dialéctica social como una lucha generacional sustituye a la lucha de clases y es característica de los fascismos europeos. La nueva generación, la que había hecho la guerra civil, era la llamada a edificar un nuevo Estado a partir de nuevos presupuestos. Es la formulación clásica de los fascismos, en su exaltación del papel juvenil que lleva a ofrecer a éstos la posibilidad de recrear toda la realidad social y política. El problema surge cuando no hay posibilidades de construcción de esa realidad alternativas ofertada. Cuando a la nueva generación, la llamada "Quinta del 36", no se le ceden los puestos políticos prometidos y se le empieza a contentar con buenas palabras y puestos burocráticos, mientras los viejos sectores del conservadurismo al uso ganaban terreno en el plano político, ya que en el social nunca lo habían perdido.

  • 25 Las muestras son numerosas. Se habla de la frialdad de los estudiantes, de la ausencia de compromi (...)

48La desilusión empieza a cundir ya desde los momentos iniciales, y se irá profundizando a la vez que se va comprobando el escaso peso de Falange en la sociedad española. Empieza a dibujarse un panorama sombrío para la generación de la guerra procedente del falangismo histórico. Los estudiantes, como se denuncia en las mismas revistas del SEU, sólo piensan ahora en estudiar, en terminar los estudios interrumpidos por la guerra y procurarse un lugar dentro de la sociedad, sin mayores ambiciones políticas. La realidad de la sórdida posguerra había cortado muchas ambiciones, especialmente las políticas. Para un grupo que pretendía una movilización juvenil en el sentido nacionalsindicalista, el triunfo de la apatía y la indiferencia, el predominio de unos estudiantes que prefieren el baile o la diversión cuando no estudian, significa un fracaso y de ello se dolerán constantemente25. Empiezan a discurrir en sentidos opuestos el concepto falangista de estudiante y la realidad social española. Las dos líneas ya nunca se encontrarían.

El progresirvo distanciamiento del régimen de los estudiantes

49Con el giro de la segunda guerra mundial, surgen entre los estudiantes, al igual que en otros círculos, las primeras muestras de oposición moderada al predominio falangista, especialmente de los "juanitos", los jóvenes monárquicos que daban su apoyo a D. Juan. Son momentos de gran tensión en todo el país y también, por supuesto, en la Universidad, en donde se dan hechos de violencia por parte de los seuístas.

50Tras la derrota definitiva del Eje, se acentúan las tendencias ya evidenciadas en los meses anteriores. El SEU se había burocratizado y sus líderes o habían muerto en la División Azul (en la que el SEU participó activamente) o se habían dejado ganar por un escepticismo cada vez mayor sin perjuicio de que un número importante de mandos entraran en el peculiar engranaje de la política franquista, que les llevaría por gobiernos civiles y cargos del Movimiento hasta su jubilación en algún puesto burocrático. El ánimo estudiantil general estaba también sumido en el desánimo ante una perspectiva política nula, ganado por un ambiente de estraperlo, mercado negro y ausencia de ilusiones. Unas ilusiones que no era posible encontrar precisamente en la Universidad, condicionada por una enseñanza rutinaria y un aislamiento entre profesorado y alumnado, salvando excepciones concretas.

51A pesar de esta pérdida de ilusiones políticas y sociales, esta generación de 1936 no se resignará al fin de su protagonismo social y aguantará muy mal la presencia de nuevas generaciones de seuístas - procedentes ya del Frente de Juventudes - que venían a renovar la organización. Así, desde las revistas del SEU controladas por la vieja guardia (como La Hora en su primera época) se proyectarán dudas sobre el carácter de las nuevas hornadas de universitarios, los "hermanos pequeños" de los que lucharon en los frentes. Así nacerá un fenómeno también característico de los fascismos residuales: el temor de la primera generación "escuadrista" a sus sucesores, como consecuencia de la frustración de sus proyectos políticos iniciales.

  • 26 Así lo atestigua el trabajo de Manuel Fraga Iribarne y Joaquín Tena Artigas, "Una encuesta a los e (...)
  • 27 Este mundo está bien retratado por Juan Benet en Otoño en Madrid hacia 1950, Madrid, Alianza Edito (...)

52La Universidad de los años siguientes es una Universidad copada por las "clases medias"26, predominantemente masculina (no llegaría al 4% de mujeres en 1947) y con una población escolar concentrada fundamentalmente en Madrid y, en menor medida, en Barcelona. La vida escolar se desarrolla muchas veces en un ambiente de depauperación, con problemas de alimentación y alojamiento de un número significativo de estudiantes. Se puede hablar incluso de cierta "proletarización" de la vida escolar. El problema para el SEU es que esta situación se daba con un régimen teóricamente nacionalsindicalista, no con anterioridad a la toma del poder por el fascismo, como sucedió en Alemania e Italia. En ese contexto, los Comedores Universitarios del SEU y los Colegios Mayores (si bien habían sido creados para cumplir una misión específica de formación de élites) jugarán un papel importante. Se nos dibuja a estos estudiantes de la primera década de los cuarenta como una juventud apática, deslavazada, sin ilusiones, y sin alternativa, lo que hacía la situación más angustiosa27. Unos se dedicaban a divertirse sin más mientras otros se aplicaban en la tarea de terminar brillantemente su carrera; sólo una minoría inquieta buscaba nuevos horizontes. Todo ello con unas inciertas perspectivas de futuro.

  • 28 La preocupación por este tema es constante. Cf. por ejemplo, José M° de Llanos. "Mapa espiritual d (...)
  • 29 Juan Triguero, "La generación de Fraga y su destino", Cuadernos de Ruedo Ibérico n° l (1965), pp. (...)

53En este contexto, los estudiantes, estos "hermanos menores" se refugian en la religión28 o en temas como la hispanidad y el americanismo, ya sin las marcadas referencias fascistas de años anteriores. Junto a esto, un ascetismo emocional, un espíritu de contención y un rechazo tanto del fanatismo político inicial como del catolicismo de escaparate. El intimismo, la reflexión, el intelectualismo católico moderado triunfan. Ideológicamente, se sigue valorando a José Antonio y casi ninguno se atreve a criticar al régimen. Se puede hablar más de actitudes que de posiciones claras. Esta mentalidad tiene un reflejo plástico casi perfecto en la revista Alférez, símbolo de una minoría generacional tan bien retratada en otro lugar29.

  • 30 Este negro retrato hace el Padre José M° de Llanos en "Balance de una generación", Alférez n° 2, 3 (...)
  • 31 Informe que presenta el Jefe Nacional del SEU al Vicesecretario de Secciones del Movimiendo sobre (...)
  • 32 Sáez Marín, op. cit., pp. 243-244, también nos ofrece un análisis crítico sobre la juventud afilia (...)

54Esta promoción suponía el relevo de la anterior, marcada por la experiencia de la guerra, y que ya empezaba a ser dibujada como fracasada, incapaz de haber cambiado una sociedad cada vez más ganada por la rutina, la desilusión y la vulgaridad30. Frente a ésta, se perfila la nueva promoción, que participa parcialmente de la formación y el ambiente que ha rodeado a los escuadristas, pero que no han vivido directamente la guerra civil y que, sobre todo, habían sido preparados para distinta realidad que la presente. De esta forma se iniciaba el proceso de desafección de la realidad impuesta por el régimen a los jóvenes. Esta evolución aparece en los informes elaborados por la misma cúpula del SEU que, si bien hacen hincapié en la existencia de una importante minoría falangista en la Universidad, ponen de relieve aspectos como la ausencia de magisterio de estos universitarios, de líderes a los que seguir (Laín Entralgo será el más ansiado maestro), el interés por el mundo popular y obrero, la vivencia de un catolicismo militante y ascético y, sobre todo, el rechazo a la "palabrería" del régimen, un desprecio hacia el mundo oficial y su propaganda. En uno de los informes de la Jefatura Nacional del SEU se llega a hablar de "un divorcio absoluto con la evolución paulatina del régimen"31, siendo ésta una "postura como generación". Políticamente - de forma interesada, claro está - se los sitúa alejados de cualquier idea de restauración monárquica, al igual que rechazan la mediocridad existente, y se les presenta como revolucionarios redicales a la hora de manifestar un "anticapitalismo rabioso". Todo esto les lleva a una "postura antigubernamental", aunque dejando constancia -eso sí- de su adhesión personal a Franco y de su disponibilidad para con el régimen en caso de emergencia. Independientemente de las correcciones oficialistas de este análisis, lo que parece indudable es la existencia de un inconformismo juvenil que bebe tanto del falangismo radical prebélico, como de las vivencias religiosas y del rechazo del legado de fracasos de la generación anterior32.

  • 33 Como excepción se podría comentar la recreación de la Federación Universitaria Escolar (FUE) repub (...)
  • 34 "Declaración personal e informe político sobre los sucesos universitarios de Madrid, de Dionisio R (...)

55Sin embargo, de esta situación no se derivará, como sucederá con la promoción siguiente, unos resultados de separación del régimen, sino de simple inconformismo, pero no de rechazo abierto33. Esto es explicable por varias razones, captadas por otra parte con acierto por Dionisio Ridruejo34. En primer lugar, por el hecho mismo de la guerra civil, cuyas consecuencias, a sólo cinco o diez años vista, seguían siendo demasiado rotundas como para modificar la estructura mental de estos jóvenes formados en los valores bélicos. El Estado producto del 18 de julio seguía siendo difícilmente discutible. Incluso para los más críticos, no existía la percepción de que el régimen se estuviese acabando y, por lo tanto, se aceptaba como un hecho la existencia del marco político franquista, dentro de cuyos límites había que actuar; el entusiasmo de los participantes en la guerra y sus ideologías aún eran lo suficientemente poderosas y aún tenían influencia, tendiéndose a ver por algunos esta etapa como un paréntesis; en estos años, aún no habían madurado los resultados de una educación "paupérrima, monótona, rutinaria" y el fracaso del proyecto de socialización aún no se había hecho totalmente realidad; finalmente, no existía para estos jóvenes difusamente disconformes ningún canal político de expresión y menos de operatividad donde proyectar sus anhelos. En defmtiva, aunque la aberrante contradicción depositada en estos jóvenes por el fascismo empezaba a florecer y se proyectaba en este inconformismo, no existían aún condiciones políticas, sociales ni materiales para que ello pudiera derivar en una crítica de la ideología y luego de la existencia misma del régimen. El destino de esta generación será también el de la resignación o la frustración, con el consiguiente refugio en la vida civil. Ere la segunda hornada juvenil sacrificada por el franquismo, después de la que vivió o murió en la guerra.

56La conciencia de generación, y de tener unos rasgos propios también caracterizarán a los jóvenes que poblarán la Universidad en los años cincuenta. En este momento irá saliendo a la luz este inconformismo que hasta el momento había permanecido larvado o se había manifestado en ocasiones muy puntuales. Es el momento también en que las contradicciones desarrolladas tendrán una vía de expresión propiciada por la apertura en el Ministerio de Educación Nacional y por la nueva etapa del SEU. Un SEU que se quiere erigir en portavoz de la juventud y brindarle unos medios de expresión y apertura mental impensables hasta el momento en la sociedad española. Estos elementos serán fundamentales para que se obre la definitiva evolución que se plasmará en los sucesos de 1956.

57Este progresivo alejamiento del régimen hay que tener en cuenta que se realiza de una forma muy confusa y, en muchos casos, sin consciencia de su envergadura. No podemos olvidar que la formación de esta generación se realizó también íntegramente bajo la disciplina del Frente de Juventudes, entre Albergues, ejercicios espirituales y culto al Caudillo y al Fundador de la Falange. Apenas existían (salvo en el caso de familias afectadas directamente por la represión del régimen o de procedencia y tradición republicana) elementos políticos con los que contrarrestar la educación recibida. Por lo tanto, la inquietud que se observa en· los años cincuenta parte de la propia evolución juvenil a partir de los datos políticos que ya tiene y de la realidad social que le rodea. Una inquietud que no iba dirigida contra nada específicamente pero que traslucía el desacuerdo con las estructuras vigentes, para cuya transformación se reclamaban medios. El alejamiento generacional de la vivencia de la guerra civil era importante en este proceso. En ese sentido, uno de los permanentes objetivos del régimen fue el mantenimiento de la dialéctica de guerra civil el mayor tiempo posible.

  • 35 Una muestra de este optimismo sobre la acción del Movimiento sobre las masas estudiantiles en Jorg (...)

58Sin embargo, en los tres primeros años de la década de los cincuenta, al hilo de esa corriente "comprensiva" auspiciada desde el Ministerio de Educación y a la que se suma con entusiasmo el SEU, se asiste a una visión optimista del SEU como eficaz prolongación del viejo espíritu seuísta, y se habla de confianza en la juventud universitaria como continuadora de la tarea del Estado en un futuro. Es decir, el SEU vuelve a cultivar la esperanza de ser el semillero de los futuros dirigentes del régimen. La existencia de una inquietud e inconformismo se explicaba como signos de la "buena salud" de la juventud universitaria, adscribiéndola siempre al "espíritu" del Movimiento" en el que había sido formada. La mejor prueba de este optimismo es la celebración del Congreso Nacional de Estudiantes en 1953, que además de suponer un gran montaje favorable a la acción del SEU, es presentado como la manifestación de la existencia de cauces de expresión y operatividad para los estudiantes dentro del régimen acaudillado por Franco35.

59A pesar de este optimismo oficial, los signos de inquietud cada vez eran más claros. En Alcalá se publicarán con cierta frecuencia artículos que denuncian el negro futuro de una juventud sin salidas profesionales (sigue siendo importante el paro entre los licenciados) y sin ilusiones políticas, condicionada por un Estado construido por las generaciones anteriores, y en el que no se les deja tomar parte. De esta forma, va tomando cuerpo una conciencia de diferenciación generacional de las nuevas promociones, cada vez más profunda conforme se comprueba que la sociedad del 18 de julio es una sociedad profundamente desigual, con muchos problemas y sin perspectivas reales de transformación.

  • 36 Antonio Castro Villacañas, "De inquietud y competencia", Alcalá n° 59,10/11/54, pp. 1 y 12.
  • 37 José Luis Pinillos, "Actitudes sociales primarias. Su estructura y medida en una muestra universit (...)

60Este proceso será captado desde dentro del Movimiento, demandándose una acción política que ilusione a la juventud como único seguro de la continuidad de lo establecido: "Una sociedad que no ofrezca a su juventud posibilidades de acción tiene limitado el tiempo de pervivencia"36. Un importante indicio de esta inquietud es la publicación en 1953 de un estudio sobre las actitudes sociales primarias en la Universidad de Madrid37, que arroja un índice inusitadamente alto de elementos "radicales", aunque siguieran predominando los conservadores; y en ese índice de radicalismo destacan precisamente los centros ligados al SEU como el Colegio Mayor para opositores "César Carlos".

  • 38 José Luis Pinillos, "Las actitudes sociales en la Universidad de Madrid, 1955. Avance del estudio (...)

61Más adelante, otro trabajo del mismo autor38 da referencias más concretas de esta actitud potencialmente radical. Según estos datos, un 70% de los estudiantes estarían contra la estructuración socioeconómica de España, un 80% admiten la existencia de odio de clases, de los que un 55% piensan que está motivado por la "explotación capitalista"; un 60% desea un cambio político "que les permita actuar con libertad". El estudio concluye que este estado de disconformidad es difuso y aún no tiene estructuración, pero deja constancia de la potencialidad en este sentido. La encuesta será recibida con hostilidad por parte del régimen.

  • 39 Informe de Don Pedro Laín Entralgo respecto a la situación espiritual de la juventud española (9 d (...)

62Otro importante aviso para el gobierno del estado de la juventud lo protagoniza el Rector de la Universidad de Madrid, y gran valedor de la política de apertura de Ruiz-Giménez, Pedro Laín Entralgo39. Laín elabora un informe en el que confirma la existencia de inquietud entre los universitarios, además de trazar un amplio cuadro de la vida universitaria del momento. El Rector de la Universidad de Madrid dibuja el siguiente panorama: en primer lugar, un predomino en el interés de los universitarios de la "profesión" y de la "diversión"; una vida moral y religiosa más satisfactoria que en el pasado, pero en gran parte rutinaria; una actitud de apetencia intelectual y política que le hace estar disponible para cualquier propuesta política sugerente:

  • 40 Ibid., p. 47.

La inquietud política consiste, ante todo, en una viva desazón por el futuro de España y en la crítica acuciosa de falta de brío de nuestro Estado para resolver con justicia y eficacia los problemas de la vida española, sobre todo los de orden social y administrativo. Cualesquiera que sean las tendencias hoy perceptibles dentro de la minoría estudiantil [...] todos sus grupos comulgan en la desazón y en la crítica antes señalada40.

63En estas circunstancias, el autor no descarta la aparición de una pujante opinión marxista. Las causas que Laín enumera como agentes de esta inquietud son un retrato de las deficiencias del Estado en su política de juventud: la psicología propia del joven universitario y su interés por las cuestiones sociales no canalizado; el alejamiento vital de los hechos de la guerra; la estrechez del horizonte profesional; el contacto en el mundo exterior al régimen, tan distinto y plural; la "escasa ejemplaridad de muchos sectores de la actual sociedad española"; el paternalismo prohibitivo y condenatorio, no razonado; y el halago verbal a los jóvenes practicado desde 1939. Sólo la ejemplaridad política y el aumento de horizontes de crítica y acción para estos jóvenes podría frenar un proceso cada vez más claro. La acogida de este informe fue también nula por parte de las autoridades.

64Estos avisos se irían acentuando en las revistas del SEU conforme se acerque 1956. Con anterioridad, los sucesos de Gibraltar en 1954 también habían supuesto un primer aviso. Lo cierto es que la demagogia del régimen, mantenida por el SEU, ya no tenía eficacia alguna, sino al contrario, hastiaba más a esta juventud:

  • 41 Gonzalo Sáenz de Buruaga, "Algo más de la juventud española", Alcalá n° 67 10/3/55, p. 16.

[...] Acaso en 1946 y hasta en 1950, se pudiera hablar a la juventud una y otra vez sobre los acontecimientos que hicieron desembocar a España en el 18 de julio de 1936, de una manera determinada. En 1955, hablar así, con las mismas palabras, la misma insistencia, la misma rutina periódica, no conduce a nada. Esto demuestra claramente este hombre de actualidad y de sólida claridad que la juventud española clama sin saberla41.

65En estas circunstancias, el estallido de febrero de 1956, el rechazo del SEU y la presencia ostensible de un sentimiento de hostilidad a lo establecido no podían ser ninguna sorpresa para los que estuvieran en contacto con la juventud. Sin embargo, este movimiento del 56 era también muy poco estructurado, ya que en este momento no existen organizaciones políticas ni sindicales que conecten con las aspiraciones estudiantiles: el PCE, único grupo con una infraestructura mínima en la Universidad, levantaba temores y suspicacias en amplios sectores del estudiantado educados en el anticomunismo, y el camino de la ruptura radical con el régimen era muy difícil. Sobre todo, si tenemos en cuenta que esta inquietud se daba en una minoría, como sucedía en Madrid (en Bilbao y Barcelona contaban con un componente nacionalista que procuraba una mayor base a la protesta).

  • 42 Este importante tema ha sido desarrollado en el libro de José Ma Maravall. Dictadura y disentimien (...)

66En este sentido, hay que tener en cuenta que el surgimiento de los líderes del movimiento estudiantil alternativo estuvo fuertemente condicionado por su procedencia social, contexto familiar, tipo de educación, experiencias recibidas, etc., especialmente en los momentos iniciales. Posteriormente, la misma dinámica del movimiento llevó a la captación de cuadros y líderes42. El desarrollo de la contestación estuvo condicionado por los mismos elementos estructurales que habían frenado el desarrollo político e intelectual de esta juventud.

67A lo largo de los últimos años de la década de los cincuenta, irán formándose grupos de oposición que se sumarían a la ya existente sección universitaria del PCE, dispuestos a desarrollar un frente anti-SEU. Así surge la Agrupación Socialista Universitaria (ASU) y el Frente de Liberación Popular (FLP), de inspiración cristiano-marxista. Pronto la lucha contra el Sindicato oficial llevará a la constitución de organismos conjuntos como la Federación Universitaria Escolar (FUDE) en el caso de Madrid o el Comité de Coordinación Universitaria (CCU) o el INTER en el caso de Barcelona. A partir de este momento, estos grupos empezarán a utilizar las transformadas estructuras del SEU para de esta forma lograr una presencia y un acceso a los estudiantes que de otra forma les hubiera sido imposible.

68El SEU, por su parte, hace una importante intento de adaptación a la nueva realidad política estudiantil, pero siempre a la zaga del movimiento alternativo. En este sentido, los Consejos Representativos celebrados por el Sindicato en los años sesenta apuestan por la democratización como única forma de supervivencia de la organización. Sin embargo, todos estos intentos vendrán demasiado tarde para unos estudiantes -cada vez más- que ya no creían en unas expectativas totalmente defraudadas. El desastre que constituyó la política de socialización del franquismo se pone de manifiesto en la existencia de una generación completamente desarraigada del régimen. Unos, los menos, seguían ligados a los viejos presupuestos joseantonianos desde posiciones distanciadas del régimen; otros se hallaban imbuidos en un proceso de radicalización creciente y de lucha abierta frente a una dictadura para la que la Universidad se había convertido en un problema de orden público. Finalmente, quedaba una juventud que al amparo de los aires de tecnocracia y desarrollo económico, prefirió labrarse una prometedora carrera profesional. En el fondo de todos quedaba un legado de carencias culturales, deformaciones políticas y frustración social, como pone de manifiesto este estudiante, ya en 1960:

  • 43 José Ma López Sánchez, "Nosotros, los amargados", Actualidad Universitaria (3° ep.), n° 15,11/60, (...)

[...] Estamos hartos de palabras vacías, hastiados de juegos sucios, asqueados de política, saturados de ideales nobles y ahogados en horrorosa vulgaridad. Debajo de Dios, en la lista de nuestras creencias (y no respondo de todos) se podrá encontrar bastante poco [...]. Se cree en poco porque nos hemos enseñado a no creer. Las muchas veces que jugamos a los "altos ideales" no se hizo con nosotros sino un negocio43.

Notes

1 Tesis doctoral en avanzado estado de elaboración, realizada en el Departamento de Historia Moderna y Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, bajo la dirección del Dr. Juan José Carreras Ares, y que se centra en el proceso de socialización política de la juventud universitaria española, partiendo del seguimiento y evolución del Sindicato Español Universitario (SEU) en el período franquista.

2 Gino Germani, "La socializzazione politica dei giovani nei regimi fascisti: Italia e Spagna", Quaderni di Sociologia, vol. XVIII, nos 1-2, Gennaio-giugno 1969, pp. 11-58. En este trabajo se pone de manifiesto el paralelismo profundo entre los dos regímenes en particular en lo tocante a los mecanismos de adoctrinamiento de la juventud. Esta similitud entre el fascismo italiano y el franquismo español ha sido puesta de manifiesto incluso por autores tan poco dispuestos a caracterizar al franquismo como "fascismo" como Javier Tusell, en La dictadura de Franco. Madrid, Alianza Editorial, 1988. Establecer el hilo de la polémica sobre la naturaleza del franquismo necesitaría un trabajo específico. Citaremos aquí simplemente algunos de los libros más recientes en donde se aborda el tema. Junto a los trabajos anteriores, se puede destacar el n° extraordinario de la revista Papers, dedicado al régimen franquista (1978), en donde se recogen las principies posturas, incluida la de Juan José Linz, la conocida teoría del "rágimen autoritario". Para una visión más reciente del problema, Josep Fontana, "Reflexiones sobre la naturaleza y las consecuencias del franquismo", en Josep Fontana (ed), España bajo el franquismo, Barcelona, Crítica, 1986.

3 Sobre la composición social del bloque de poder triunfante en la guerra civil, se hace un buen resumen del punto de vista aquí expuesto en Paul Preston, "La naturaleza del fascismo en España", en Las derechas españolas en el siglo XX: autoritarismo, fascismo y golpismo. Madrid, Editorial Sistema, 1986. Sobre la tradicción reaccionaria en la política española, que adopta algunes veces un cariz intelectual, es inexcusable el libro de Raúl Morodo, Acción Española. Orígenes ideológicos del franquismo. Madrid, Júcar, 1980.

4 En ningún caso se superará la barrera del 2-3% de porcentaje de presencia de población obrera en la Universidad a lo largo del período que estudiamos, según las distintas encuestas y autores. En cualquier caso, la representación de las clases bajas en la Universidad era mínima. Durante el franquismo se incorporarán fundamentalmente importantes sectores de las capas medias.

5 Se ha repetido hasta la saciedad el episodio del Rector Miguel de Unamuno en su enfrentamiento con Millán Astray: E. Diaz, "Unamuno y el alzamiento militar" en Julio Aróstegui (ed), Historia y Memoria de la guerra civil. Encuentro en Castilla y León, Vol. I, Valladolid, Junta de Castilla y León, 1988, pp. 331-349. Sobre el carácter "intelectual del falangismo", citaremos tan sólo a José Carlos Mainer, Falange y Literatura, Barcelona, Labor, 1971.

6 Así lo testimonia Antonio Fontán en Los católicos en la Universidad española actual. Madrid, 1961.

7 El mejor estudio del Frente de Juventudes - y casi el único - es el publicado por Juan Sáez Marín, El Frente de Juventudes. Política de juventud en la España de la postguerra (1937-1960), Madrid, Siglo XXI, 1988.

8 Sobre este periodo de Sáinz Rodríguez como Ministro es imprescindible consultar a Alicia Alted Vigil Política del Nuevo Estado sobre el patrimonio cultural y la educación durante la guerra civil española, Madrid, Ministerio de Cultura, 1984.

9 Así se pone de manifiesto en el IV Consejo Nacional del SEU celebrado en El Escorial en enero de 1940 y, especialmente en el V Consejo, celebrado en Alcalá de Henares en diciembre de 1942. Cf. un resumen del IV Consejo Nacional en Boletín de información SEU, n° 3,1/40, pp. 1-56. Cf. también, La Falange ante la Universidad. Discursos y conferencias del V Consejo Nacional del SEU, Madrid, 1942. De especial interés son las conferencias de Antonio Tovar, "Misión del estudiante en la revolución nacionalsindicalista" y de Pedro Laín Entralgo, "Medios de captación del Universitario" en donde se pone de manifiesto la necesidad de Falange de llegar a un control en la dotación de cátedras. Cada vez se hacía más evidente que el Partido sólo lograría una orientación nacionalsindicalista de la Universidad cuando un nuevo profesorado adoctrinado en el falangismo sustituyera a un profesorado ajeno por lo general a estos "afanes revolucionarios".

10 Este proceso se puede seguir de forma detallada en Gregorio Camera Villar, Nacional-catolicismo y escuela. La socialización política del franquismo (1936-1951), Jaén, Hesperia, 1984.

11 Esta idea se expresa en numerosas publicaciones del momento. Por ejemplo en "Nuestro Colegio Mayor", Cisneros, n° 1, enero de 1943, pp. 57-63.

12 Un buen análisis del acoso al régimen franquista en la obra de Florentino Portero, Franco aislado. La cuestión española (1945-1950), Madrid, Aguilar, 1989.

13 Camara Villar, op. cit., pp. 232-234.

14 Este carácter tiene sin duda la huelga de tranvías de Barcelona en marzo de 1951, y en la que los estudiantes tienen un papel destacado. Cf. Félix Fanés, La vaga de les tramvies de 1951, Barcelona, 1977. Un resumen de los hechos en Josep M° Colomeri Calsina, Els estudiants de Barcelona sota el franquisme (volum primer), Barcelona, Curial, 1978, pp. 85-90.

15 Dos libros básicos para seguir los acontecimientos y sus valoracioens son los de Pablo Lizcano, La generación del 56. La Universidad contra Franco, Barcelona, Grijalbo, 1981, y de Roberto Mesa (ed), Jaraneros y alborotadores. Documentos sobre los sucesos estudiantiles de febrero de 1956 en la Universidad Complutense de Madrid, Madrid, Editorial de la Universidad. Complutense, 1982.

16 Sáez Marín, op. cit., especialmente p. 481 y ss.

17 Ibid., p. 487.

18 Ricardo Chueca, El fascismo en los comienzos del régimen de Franco. Un estudio sobre FET-JONS, Madrid, Centro de Investigaciones Sociológicas, 1983, p. 326 y ss.

19 Dioniso Ridruejo, Escrito en España, Buenos Aires, Losada, 1964, citado por José Luis Alcocer, Radiografia de un fraude. Notas para una historia del Frente de Juventudes Barcelona, Planeta, 1978.

20 En este punto seguimos el análisis que Dionisio Ridruejo elabora en la obra ya citada, y que concuerda perfectamente con la teoría defendida por el profesor Germani en el artículo también citado.

21 Ridruejo, en Alcocer, op. cit., p. 256.

22 Y ello es puesto de manifiesto por Germani, especialmente el paralelismo con la sucedido en Italia con la prensa del GUF(Gruppi Universitari Fas cisti): "I temi piú importanti discussi nella stampa giovanile falangista sono esattamente gli stessi che troviamo nell'equivalente italiano: diagnosi pessimistica sulla situazione della gioventù spagnola, caratterizzata da apatia, edonismo e indifferenza, carrierismo; il bisogno di critica ma nello stesso tempo la struttura di controllo ufficiale e il dilemma tra critica e disciplina; gli sforzi per ricuperare le ideologie originali della Falange, ridotte a due principli problemi: rivendicazione di libertá e diritti individuali, da una parte, e di giustizi sociale e di un ordene sociale veramente nuovo dall'altra; la noia e il disgusto deglo stereotipio della propaganda ufficiale, il contrasto scioccante tra l'immagine ufficiale e l'orribile realtá" (Germani, art. cit., p. 51). En esta reflexión sobre el papel de la prensa seuísta, no puede faltar una referencia al libro de Juan Francisco Marsal. Pensar bajo el franquismo. Intelectuales y política en la generación de los años cincuenta, Barcelona, Península, 1979.

23 La existencia de esta idea de conciencia de grupo y su operatividad quedó reflejada en una serie de trabajos sociológicos a lo largo del periodo que aquí evaluamos. Así, Luis Sánchez Agesta, "La conciencia de grupo en la Universidad", Revista Internacional de Sociología n° 39 (1951); Francisco Murillo Ferrol y José Jiménez Blanco, La conciencia de grupo en los escolares de la Universidad de Valencia, Madrid, Instituto Balmes de Sociología, Madrid, 1958; Antonio Perpiñá Rodríguez, Encuesta universitaria sobre clases sociales, Madrid, Instituto Balmes de Sociología, 1963.

24 El mejor ejemplo de esta postura es la revista Alférez y las posiciones defendidas por el Padre Llanos desde las páginas de las revistas del SEU, en especial La Hora (2° época).

25 Las muestras son numerosas. Se habla de la frialdad de los estudiantes, de la ausencia de compromiso, denunciándose las modas "swing" (al igual que sucedía paralelamente en Alemania) y la frivolidad estudiantil. Frente a ello sólo están las grandes palabras huecas de la fraseología del régimen. Un ejemplo de este tipo de admoniciones, Carlos Méndez Domínguez. "Misión inaplazable", Juventud, n° 35, 17/12/42, p. 3. También se nos brinda un diagnóstico en este sentido en el artículo de José M° de Llanos, "El Universitario. Madrid 1944. Notas para un estudio acerca de su estilo", Juventud (2° ep.), n° 68, 24/1/45, p. 3. El padre Llanos nos muestra una juventud estudiosa y "serenamente religiosa" pero muy poco emotiva y apasionada.

26 Así lo atestigua el trabajo de Manuel Fraga Iribarne y Joaquín Tena Artigas, "Una encuesta a los estudiantes universitarios de Madrid", Revista Internacional de Sociología, nos 28, 29 y 30 (1949-50). Los autores sostienen que precisamente de esta predominancia derivan múltiples problemas por el sentido materialista de este grupo social y la ausencia de vocación, nivel espiritual, etc. Las revistas del Sindicato y en artículos sobre el tema siempre se refieren a que la clase media copa las aulas. Los propios alumnos, en un estudio realizado mucho más tardíamente, se autoclasificaban en un 85% dentro de la clase media. Cf. Antonio Perpiñá Rodríguez, op. cit.

27 Este mundo está bien retratado por Juan Benet en Otoño en Madrid hacia 1950, Madrid, Alianza Editorial, 1987.

28 La preocupación por este tema es constante. Cf. por ejemplo, José M° de Llanos. "Mapa espiritual de la juventud universitaria", La Hora (2° ep.), n° 1, 5/11/48, p. 3. El Padre Llanos señala un panorama en el que predomina una vivencia religiosa moderada o de costumbre, existiendo una minoría ferviente y otra minoría más pequeña aún claramente no sintonizada con los contenidos religiosos. Concretamente, hace una clasificación de los universitarios madrileños en: heterodoxos (2%); laicistas (25%); distraídos (35%); fariseos (15%); débiles (17%) y ascetas (6%).

29 Juan Triguero, "La generación de Fraga y su destino", Cuadernos de Ruedo Ibérico n° l (1965), pp. 5-16.

30 Este negro retrato hace el Padre José M° de Llanos en "Balance de una generación", Alférez n° 2, 31/3/47, pp. 1-2.

31 Informe que presenta el Jefe Nacional del SEU al Vicesecretario de Secciones del Movimiendo sobre la actual juventud universitaria, 24/11/48,14 pp.

32 Sáez Marín, op. cit., pp. 243-244, también nos ofrece un análisis crítico sobre la juventud afiliada al Frente de Juventudes, esta vez elaborada por los propios miembros de la Academia de Mandos José Antonio, semillero de los instructores del FJ. En esta promoción se verificaría una "desilusión política", une "desmoralización política", une "paulatina pérdida de fe en el mando"; un "recelo contra las generaciones anteriores. Vieja guardia y excombatientes" y un "afán de sinceridad rabiosa y en casos agresiva". Como vemos, el comportamiento es similar en este terreno.

33 Como excepción se podría comentar la recreación de la Federación Universitaria Escolar (FUE) republicana en el Liceo francés de Madrid, en torno a un grupo de jóvenes entre los que se contaban hijos o familiares de importantes figuras de la República. Otra FUE paralela se pondría en marcha en París. Estos sucesos suponen más un coletazo de la vieja organización estudiantil que no un anuncio de lo que será luego el movimiento estudiantil de oposición.

34 "Declaración personal e informe político sobre los sucesos universitarios de Madrid, de Dionisio Ridruejo, dirigido a los miembros de la Junta Política de FET y de las JONS encargados de dictaminar sobre aquellos sucesos (1 abril 1956)" en Roberto Mesa (ed), op. cit., pp. 278-308.

35 Una muestra de este optimismo sobre la acción del Movimiento sobre las masas estudiantiles en Jorge Jordana Fuentes, "Congreso de Estudiantes", Alcalá n° 31, 25/4/53, pp. 1-2.

36 Antonio Castro Villacañas, "De inquietud y competencia", Alcalá n° 59,10/11/54, pp. 1 y 12.

37 José Luis Pinillos, "Actitudes sociales primarias. Su estructura y medida en una muestra universitaria española", Revista de la Universidad de Madrid, n° 7 (1953).

38 José Luis Pinillos, "Las actitudes sociales en la Universidad de Madrid, 1955. Avance del estudio que presentará en breve José Luis Pinillos a la Junta de Estudios Jurídicos, Sociales y Económicos, d. el C. SIC", en R. Mesa (ed), op. cit., pp. 58-64.

39 Informe de Don Pedro Laín Entralgo respecto a la situación espiritual de la juventud española (9 diciembre de 1955) en R. Mesa (ed), op. cit., pp. 45-53.

40 Ibid., p. 47.

41 Gonzalo Sáenz de Buruaga, "Algo más de la juventud española", Alcalá n° 67 10/3/55, p. 16.

42 Este importante tema ha sido desarrollado en el libro de José Ma Maravall. Dictadura y disentimiendo politico. Obreros y estudiantes bajo el franquismo Madrid Alfaguara, 1978.

43 José Ma López Sánchez, "Nosotros, los amargados", Actualidad Universitaria (3° ep.), n° 15,11/60, p. 4.

Auteur

Universidad de Zaragoza

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable