Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

IV. L'espace universitaire dans la société espagnole au XXe siècle

Las relaciones Universidad/Sociedad en Cantabria (1925-1989). Distanclamiento y actitud de la sociedad regional

Fidel Gómez Ochoa

Texte intégral

1Las relaciones entre la Universidad y la Sociedad constituyen uno de los temas de mayor actualidad en España dentro del ámbito de la educación superior. El interés puesto por los especialistas y los sectores implicados en el estudio de esta cuestión está directamente relacionado con el reciente proceso de reforma de la enseñanza superior española, que no sólo ha supuesto la acomodación de la Universidad a las pautas del Estado democrático instaurado en 1978, sino que ha intendado poner remedio a una de las principales deficiencias de la educación superior en España, el considerable distanciamiento existente entra la vida universitaria y el resto de la sociedad. El debate en torno al papel de la Universidad en el complejo campo social no es privativo de España; se trata de una preocupación común en todos los países desarrollados. Sin embargo, la pretensión de estrechar las relaciones entre la Universidad y las necesidades y demandas de la población parte de realidades diferentes en cada país. En este sentido se puede decir que el problema ha alcanzado en España una dimensión mayor que en el resto de Occidente, pues Universidad y Sociedad han vivido prácticamente divorciadas.

La relación Universidad/Sociedad

2El propósito de esta ponencia no es confirmar la veracidad de un fenómeno evidente que muchos estudios ya han analizado. En estos tiempos en los que se está procediendo a la renovación de la función universitaria, parece más oportuno hacer una aproximación al conocimiento de la naturaleza de los problemas que atañen a la relación Universidad/Sociedad. Abundan en España generalizaciones y simplificaciones que hacen pertinentes análisis más contrastados. En primer lugar, el debate en torno a la falta de correlación existente entre la evolución de la enseñanza superior y la dinámica social ha sido realizado en la mayor parte de las ocasiones para establecer qué es lo que la Universidad debe hacer para acomodarse a los cambios sociales y convertirse en instrumento de progreso socioeconómico. Al parecer, la sociedad ofrece sistemáticamente interesantes expectativas a las que una Universidad cada vez más burocratizada y falta de entusiasmo no ha sabido responder. Hablar de Universidad y Sociedad en la mayor parte de las ocasiones es hablar solamente de qué es y cómo funciona la Universidad.

3En segundo lugar, las consideraciones fundamentales en torno a la brecha existente entre la educación superior y la sociedad se han obtenido a partir de análisis de ámbito estatal. Sin embargo, dentro de la Universidad española existen distintos tipos de Universidad, y por lo tanto realidades universitarias diferentes cuya agregación uniformizadora oculta importantes aspectos. Por otra parte, lo que se suele entender como "demanda social" -y lo que la Universidad asume como tal- no son sino valoraciones bastante abstractas -por mucho que se cuantifiquen- de problemas de la vida social y económica nacional ante los que parece que la Universidad tiene algo que hacer. Los dos elementos del binomio precisan de una comparación realizada a partir de perfiles más definidos y de realidades más concretas. Además, la Universidad realiza funciones sociales a distintos niveles, no sólo ni principalmente a nivel estatal. El término "Sociedad" se presenta muy indefinido y confuso.

4Por último, la relaciones Universidad/Sociedad han sido estudiadas en la mayor parte de los casos desde un punto de vista sociológico y estadístico. Es conveniente abordar la cuestión de forma más interdisciplinar, incorporando otras perspectivas científicas y aspectos cualitativos. El actual interés por establecer el papel social de la Universidad moderna debe ir acompañado de estudios con perspectiva histórica sobre la evolución de la enseñanza superior y de su relación con el cuerpo social correspondiente.

  • 1 En esta ponencia se usan en sentido general los términos Universidad y Sociedad de Cantabria para (...)

5Esta ponencia trata de abordar esta situación estudiando las relaciones Universidad/Sociedad en Cantabria1 desde que se inició el proceso de creación de la Universidad hasta prácticamente la actualidad. Estudiar desde un punto de vista histórico esta cuestión no es caer en un presentismo acrítico; la Universidad es una entidad social por su naturaleza -la Universidad existe y ha existido por el servicio a la comunidad- y, tanto en conjunto como individualmente, ha dialogado con el hábitat que la ha rodeado y, a escala mayor, con la sociedad.

6El ámbito regional de análisis tiene una doble justificación; primeramente, en España, como en casi todos los demás países occidentales, las funciones sociales de la Universidad han tenido un alcance multidimensional, habiendo correspondido un lugar importante dentro de las mismas a la relación entre cada distrito universitario y la región o entidad territorial circundante. No se persigue evaluar el conjunto de las relaciones Universidad/Sociedad, sino la dimensión regional, en la que es posible establecer una comparación de los componentes sobre bases más definidas, sobre todo por lo que a la sociedad se refiere. En este caso, se entenderá por sociedad regional a la correspondiente administración pública con su clase política, al mundo empresarial y a los sectores sociales de la región más interesados o relacionados con la enseñanza superior.

7La segunda razón que justifica este tipo de análisis es, utilizando la taxinomía de Manuel Sigüenza, la existencia de distintos "modos de ser" universitarios dentro de cada modelo; en este caso, dentro del modelo universitario que se puede calificar como "latino-napoleónico" y que se ha aplicado en España desde hace dos siglos, se han desarrollado distintos "modos de ser" que vienen determinados por las limitaciones impuestas por dicho modelo, la evolución global de la enseñanza superior, la fase histórica de creación y desarrollo de cada sede universitaria y las relaciones mantenidas entre ésta y el entorno circundante. La Universidad de Cantabria, creada en 1972 -años de fuerte expansión educativa a todos los niveles en aplicación de la "Teoría del Capital Humano", cuestión a la que nos referiremos con más detenimiento posteriormente-, es representativa de un subgrupo conocido como la "universidad joven y pequeña", - frente a los grandes distritos histórica y cuantitativamente considerados y las universidades de muy reciente creación - y presenta una especificidad que la ha diferenciado de otras universidades similares: el desinterés de la sociedad regional.

8Por último, este trabajo otorga una especial importancia al estudio de la actitud social hacia la Universidad, factor marginado u olvidado a pesar de su importante trascendencia en el problema que nos ocupa. La comunidad social de las distintas regiones o territorios ha estado dotada de cierta capacidad y de medios para actuar en favor de sus respectivas universidades -lo que además han hecho- y, en cualquier caso, la respuesta, dentro de un tono general bajo, no ha sido siempre igual. Estudiar cómo se ha entendido en cada territorio regional del Estado español el hecho universitario puede ser un ejercicio muy útil para tener un conocimiento más profundo de la naturaleza de las relaciones Universidad/Sociedad y es una forma de contribuir a establecer cómo puede la Universidad vivir conscientemente y con provecho la sociedad de la que ella misma es parte constitutiva.

El distanciamiento entre la Universidad de Cantabria y la Región

9Parece fuera de toda duda de que existe una considerable desconexión en España entra la Universidad y la Sociedad. Teniendo en cuenta la naturaleza y los objetivos de este trabajo, es preciso hacer referencia a la manifestación y percepción de este fenómeno en Cantabria. La estimación de la representatividad social de la Universidad y del grado de adecuación entre las carreras que oferta y la economía regional son dos buenos indicadores de la relación Universidad/Sociedad existente.

  • 2 Por lo que a la evolución del alumnado universitario se referier, entre el curso 1972-73 y el curs (...)

10Por lo que atañe a la representatividad social de la Universidad de Cantabria, puede decirse que, al igual que sucede en todo el Estado, existe una considerable desigualdad por motivos sociales en el acceso a los estudios superiores a pesar del fuerte crecimiento del número de alumnos. En 1987, el 19% de los alumnos del distrito eran hijos de asalariados, cuando esté grupo supone el 40% de la población activa de la región; en cambio, de los cuadros profesionales y empresariales superiores -9,8% de la población activa- procedía el 24% del alumnado2 La procedencia geográfica del alumnado pone también de manifiesto la falta de correspondencia y con una magnitud mayor, como muestra el siguiente cuadro (datos de 1987):

  • 3 Datos de elaboración propia a partir de Bases de Datos del Centro de Cálculo de la Universidad de (...)

11A pesar de que la demanda que el distrito universitario satisface es eminentemente regional -el 80,2%-, la población de una parte considerable de Cantabria - los habitantes de zonas rurales y semiurbanas - está presente en aquél muy por debajo de su peso demográfico relativo y ocupa una posición marginal en la Universidad3.

  • 4 Elaboración propia a partir de Aspiraciones académicas de los alumnos del Curso de Orientación Uni (...)

12La Universidad de Cantabria no parece ser muy representativa del conjunto de la población regional, pero ¿en qué medida satisface las aspiraciones de los alumnos de la región dispuestos a iniciar estudios superiores, quienes constituyen el subgrupo social más directamente afectado por la configuración del distrito? Es éste un aspecto de difícil valoración, por cuanto si bien en la actualidad el índice de "expulsión" de alumnos se sitúa en unos niveles que cabe considerar aceptables -10 al 15%-, la capacidad de absorción de los mismos ha sido bastante deficiente hasta bien entrada la década -sólo a partir de 1982 se superó el 50%-4. En cualquier caso, teniendo en cuenta el conjunto de magnitudes expuestas, se puede considerar que el grado de representatividad social de la Universidad de Cantabria ha sido escaso y aún lo es en buena medida, al igual que sucede en el conjunto de la Universidad española.

  • 5 En la actualidad, de los 15 títulos ofertados por la Universidad de Cantabria, 11 corresponden a l (...)

13La correspondencia entre la Universidad y la comunidad regional en el ámbito de la actividad económica presenta asimismo importantes distorsiones. Es bastante complicado establecer las relaciones existentes entre la enseñanza impartida en la Universidad y la estructura ocupacional de la población; en esta ponencia sólo se hace aproximación a la cuestión, que precisa análisis más específicos5 Véase el siguiente cuadro:

(*) Datos de 1989.
(**) Datos de 1985.
(***) Datos de enero de 1987 correspondientes al municipio de Santander.

  • 6 El cuadro y los demás datos y consideraciones de este apartado han sido extraídos de Ana Yabar Ste (...)

14A grandes rasgos, la oferta universitaria parece corresponderse con la estructura de la economía regional. Sin embargo, existen notables disfunciones y no sólo por lo que se deduce de la situación del mercado laboral. Así, en la Universidad de Cantabria, no hay estudios ligados al sector primario; éste, a pesar de la desactivación de los últimos diez años, juega un papel nada desdeñable dentro de la economía regional y presenta un alto grado de especialización, pues el 88% de su producción final procede de la actividad ganadera. Por otra parte, no es mucha la correspondencia entre las titulaciones relacionadas con las actividades industriales y el importante e igualmente muy especializado sector secundario de la región. La Universidad de Cantabria ha ofertado durante la mayor parte de su existencia titulaciones superiores en Ingeniería de Caminos, Ciencias Físicas y Matemáticas, cuando las industrias de mayor volumen son las Metálicas básicas y de transformación, Químicas y Alimentación-Bebidas, que en conjunto suponían en 1985 casi las tres cuartas partes de la industria regional. La relación más directa establecida es la que hay entre el subsector de la construcción y la Ingeniería de Caminos, relación reciente y coyuntural que obedece más a criterios de proximidad que de idoneidad. El sector servicios es el que encuentra actualmente una mejor respuesta a sus necesidades en la enseñanza universitaria6.

  • 7 Juan Carlos Zubieta Irún, "La imagen social de la Universidad de Cantabria", comunicación presenta (...)

15El notable distanciamiento que existe entre la Universidad de Cantabria y la sociedad de la región es percibido por la población de forma significativa. Destaca en principio el escaso conocimiento que la mayor parte de la sociedad regional tiene de la Universidad de Cantabria -en noviembre de 1987, el 70% de una muestra representativa encuestada manifestó conocer "poco", "muy poco" o "nada" de su funcionamiento- y la incidencia que este aspecto presenta entre los jóvenes de la región, una tercera parte de los cuales tenía a finales de 1986 un desconocimiento absoluto. Sin embargo, a pesar de ello ha alcanzado una enorme difusión la consideración de la Universidad como una institución desinteresada por las necesidades de la sociedad. Casi dos terceras partes de la población rechazó en 1987 la afirmación de que la Universidad se preocupa por los problemas de la región, tanto sociales como económicos. Para el sociólogo Juan Carlos Zubieta, la sociedad de Cantabria tiene una imagen "bastante negativa" de la Universidad y considera que "es una organización encerrada en sí misma y alejada de los problemas que afectan a la comunidad"7.

16La constatación del distanciamiento no debe suponer la aceptación de los criterios más extendidos acerca de la génesis del fenómeno -la Universidad como "torre de marfil"- ni debe llevar a plantear automáticamente una reorientación de la actividad universitaria que persiga el acercamiento a la sociedad. Por el contrario, el reconocimiento de la situación debiera llevar a tratar de establecer qué factores han intervenido en el proceso que ha desembocado en la situación actual, haciéndose una especial incidencia en la actitud hacia la Universidad del medio social en el que está llamada a actuar más estrechamente. Así podría resultar más factible conocer de qué manera debe realizar la aproximación e incluso hasta qué punto es posible o compatible con la propia naturaleza de la institución en cada distrito.

  • 8 J. R. Saiz Viadero, "Una Universidad creada hace trece años", Alerta, 30-V-1985; Zubieta Irún, op. (...)

17El caso específico de Cantabria muestra que la génesis del distanciamiento entre las instituciones universitarias y la comunidad de los distintos territorios y regiones del Estado español es bastante compleja y debe presentar en cada caso singulares peculiaridades. Al respecto cabe decir que un factor que ha venido incidiendo de forma negativa en la integración de la sociedad de Cantabria en la vida de su distrito universitario, aunque resulta difícil calibrar en qué medida, es la "competencia" de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), prestigioso centro que ha impartido cursos de verano en Santander desde 1933. La existencia previa de la UIMP a la creación de los primeros centros de educación superior contribuyó a la propagación en la ciudadanía de la idea de que Cantabria ya tenía Universidad, y en la percepción de la población regional la identificación de ambas ha existido siempre. Además, la UIMP ha despertado mucho más interés, especialmente en los grupos sociales dominantes - entre ellos la clase política y empresarial de la región -, captando aportaciones económicas que, en cambio, llegaron de forma bastante escasa y mucho más tardía a la Universidad de Cantabria. Es muy importante estudiar el aspecto de la Universidad como símbolo para una sociedad8. Los factores de naturaleza peculiar no deben ser despreciados, pero los análisis deben realizarse principalmente a partir de elementos de verificación más general. Se puede considerar que en todas las Universidades se deben estimar los efectos del modelo estatal de enseñanza superior, la evolución del distrito dentro del ámbito nacional y la especial interacción Universidad/Sociedad en la comunidad respectiva.

  • 9 Manuel De Puelles Benitez, Educación e ideología en la España Contemporánea, Barcelona, 1980, pp. (...)

18Para los especialistas en la historia de la educación en España, es un lugar común calificar como centralista el sistema universitario existente desde 1857. El modelo establecido por la Ley Moyano dió paso a una administración fuertemente centralizada y bastante burocratizada; ésta apenas experimentó alteraciones durante las etapas liberal y republicana y, con motivo de la reforma franquista de la enseñanza superior (1943) vió intensificada su naturaleza centralista. La Universidad se mantendría prácticamente intacta hasta la aprobación en 1983 de la Ley de Reforma Universitaria (LRU), ley que ha introducido importantes dosis de autonomía universitaria, pero no ha puesto fin al centralismo9. Dentro de este marco global, hay que situar y entender el desenvolvimiento histórico de la enseñanza superior en Cantabria. El persistente centralismo de la administración ha tenido en esta región la negativa virtualidad de dar paso a una Universidad cuya configuración apenas ha tenido en cuenta ios intereses expresados por sectores sociales de la región, aspecto que ha perjudicado notoriamente la capacidad de la Universidad para resultar atractiva a la sociedad regional. No se trata de cuestionar la validez de los criterios aplicados desde Madrid, sino poner de manifiesto la incapacidad o el desinterés mostrado por hacer compatibles los intereses regionales con las necesidades nacionales.

La creación de la Universidad de Santander (1972)

  • 10 Benito Valbuena, Celia y Madariaga de la Campa, La Universidad de Verano de Santander, Madrid, 198 (...)
  • 11 Alerta (Diario del Movimiento Nacional), 4, 6-VIII, 7,8, 12-XII-1963, 26-IX, 8, 9-X1966; Entrevist (...)

19La creación de la Universidad tuvo lugar en Cantabria después de un largo proceso. Fue entre 1925 y 1936, años de notable desarrollo cultural en la ciudad de Santander, cuando comenzó en Cantabria la demanda de centros universitarios. Se trató de iniciativas de destacadas figuras del mundo intelectual local que apoyaban su petición en la existencia de instituciones de gran calidad, como la prestigiosa Biblioteca Menéndez y Pelayo y el moderno hospital "Casa de Salud Valdecilla". La demanda de centros universitarios tuvo relación con el importante movimiento cultural veraniego iniciado en 1921. Este dinamismo fue atendido por las autoridades republicanas, pero no en la forma deseada por los promotores del Santander universitario. En 1932 se creó una Universidad en Santander, si bien de Verano e Internacional, lo que frustró las expectativas locales10. La Guerra Civil introduciría un paréntesis en el proceso: la petición de estudios universitarios no se volvió a plantear sino hasta la década de los sesenta. Durante estos años comenzaron a funcionar en Cantabria algunos centros superiores que resultaron de la aplicación de políticas educativas estatales de carácter expansivo y que no tenían relación con la especial configuración económica o cultural de la provincia ni con los intereses expresados. La creación en 1963 de una Escuela de Ingenieros de Caminos y en 1968 de una Facultad de Ciencias respondió a la política ministerial de desarrollo de la enseñanza superior -sobre todo las ciencias experimentales-, política concebida al servicio del fuerte crecimiento y expansión económica experimentados por España durante aquella década11.

  • 12 ADGES, carpeta "Facultad de Medicina de Valladolid" (Informe de la Comisión Técnica de la Facultad (...)
  • 13 Gómez Ochoa y Hoyo Aparicio, op. cit., pp. 249-250, 254-255, 258-262, 276-278, 287-288, 289-291, 3 (...)
  • 14 Entrevista con J. M. Ortiz Melón (Rector de la Universidad de Cantabria de Julio de 1980 a junio d (...)

20Las expectativas universitarias fueron en parte satisfechas cuando en 1972 se creó la Universidad de Santander, creación que supuso asimismo la apertura de la muchos años esperada Facultad de Medicina12. A partir de entonces, la demanda de nuevos estudios adquirió una dinámica distinta, pero la política estatal de creación de centros superiores siguió actuando muchas veces en detrimento de un posible acercamiento entre la sociedad regional y la Universidad. Desde entondes hasta la actualidad, tanto durante los años finales del franquismo como durante la transición y la normalización democrática, la Universidad de Santander ha intentado promover las expectativas regionales de estudios superiores, tratando de configurar el distrito en correspondencia con las condiciones socioeconómicas de Cantabria y con las demandas de los estudiantes de la región13. Con todo, la consecución de estos objetivos sólo ha sido posible de forma parcial. Se pudo satisfacer a muchos aspirantes a universitario del distrito gracias a la apertura de los centros más demandados -Filosofía y letras (1978) y Derecho (1982)-, pero los estudios más relacionados con la vida económica apenas han sido conseguidos ante la prevalencia de criterios de alcance suprarregional. Un significativo ejemplo - y no el único - fue la creación en Cantabria en 1978 de una Sección de Ciencias Exactas porque, a juicio del MEC, el Estado estaba más necesitado de este tipo de estudios y no necesitaba más Facultades de Químicas, que era la petición de Cantabria. En los últimos años, el distrito ha redoblado esfuerzos para incorporar su oferta de titulaciones principalmente al ámbito del sector primario de la economía sin resultados satisfactorios14. En definitiva, no es irracional establecer la virtualidad negativa que la política de creación de centros del MEC ha tenido para facilitar la aproximación entre el distrito de Cantabria y la sociedad circundante.

21Otros factores que han intervenido en la configuración de las relaciones Universidad/Sociedad en Cantabria, como en la de las demás comunidades regionales, pueden ser derivados del influjo que en la evolución de cada distrito ha tenido la evolución global de la enseñanza superior en todo el Estado. La Universidad de Santander fue creada en 1972, cuando en España estaba en pleno desarrollo la "Teoría del Capital Humano" y se procedía a una expansión sin precedentes de la educación a todos los niveles por considerar que era la mejor forma de contribuir al desarrollo económico del país. Por otra parte, en 1970 había sido aprobada la Ley General de Educación (LGE), con la que se pretendió modernizar todo el sistema educativo español. La LGE, al incluir una reestructuración de la enseñanza superior, inició el ciclo de la reforma universitaria en España, ciclo que, mediatizado por la transformación del Estado a partir de 1975, no encontró salida hasta 1983 - aprobación de la LRU -. El devenir de la Universidad española durante estos años -expansión y reforma- condicionó notablemente a la Universidad de Cantabria, y este condicionamiento se hizo sentir en el ámbito de las relaciones con la sociedad de la región.

  • 15 Entrevista con Ezequiel Bengoa, 27-VI-1987; Alerta, 6-VHI-1972, 17-IX-1972 y 21-1-1973.
  • 16 Entrevista con José Miguel Ortiz Melón, 3-IV-1989; datos de elaboración propia a partir de: Univer (...)
  • 17 Datos de elaboración propia a partir de Relación de personal..., op. cit.; Hoja del Lunes (Santand (...)

22Por una parte, la expansión se hizo sin previsión, de forma descontrolada y con muy elevadas dosis de improvisación. La falta de medios que presidió el incremento de distritos y facultades universitarias se convirtió en penuria a finales de la década debido a la austeridad presupuestaria aplicada en toda la administración pública para afrontar la crisis económica. Las deficiencias que acompañaron la creación de la Universidad de Cantabria -el distrito fue constituido bajo mínimos en número de centros e infraestructuras, y con un elevado grado de provisionalidad15- contribuyeron principalmente, además de restar atractivo a la institución, a configurarla como un "ghetto", a vivir muy aislada del resto de la sociedad al menos durante una década. Así, en una decisión que manifiesta la desidia de la administración pública - sobre todo la local y provincial - la Universidad fue situada en una parte de la capital de la región muy apartada y mal comunicada, cuando existían otros emplazamientos más aconsejables. Esta zona tardó diez años en ser completamente urbanizada y su orografía ha hecho muy difícil la expansión del "campus", unificado en 1986. El aislamiento se vió considerablemente impulsado por la condición del profesorado. Los docentes que se incorporaron a la Universidad tras su creación habían desarrollado su carrera profesional en otras universidades y llegaron a una ciudad donde carecían de vínculo alguno con la sociedad y, en muchas ocasiones, ni tan siquiera pretendían enraizarse. Sólo el 12% de la plantilla docente de los centros superiores durante el curso 1977-1978 -el de la consolidación del distrito- era oriunda de Cantabria16. Hay que hacer asimismo referencia al bajo índice de permanencia del profesorado en el distrito: únicamente el 44% de los docentes de centros superiores durante el curso 1977-1978 sigue ejerciendo sus funciones en la actualidad. Este fenómeno no puede ser desligado de la inestabilidad laboral existente entonces en toda la Universidad española. Tampoco de la consideración por parte de muchos profesores de su estancia en Santander como una forma de conseguir un lanzamiento a otro distrito, de la penuria de la vida académica y de las escasas expectativas profesionales17. La forma en que la familia universitaria estuvo presente en Santander hasta hace pocos años ha dificultado sensiblemente la integración de la Universidad en la vida social de la región.

  • 18 Entrevista con Salvador Bracho del Pino, 3-VII-1987; El Diario Montañés, 3-II-1978; La Hoja del Lu (...)

23Por otra parte, el proceso de reforma universitaria fue tortuoso y difícil, manteniendo a toda la Universidad española a la expectativa en condiciones casi de interinidad, desde 1977 hasta 1983. En la Universidad de Cantabria las consecuencias fueron bastante negativas. En aplicación de las disposiciones de la LGE, bajo las cuales tuvo lugar su creación y desarrollo inicial, se procedió a elaborar unos Estatutos con los cuales se esperaba adquirir cierta personalidad propia y la consolidación como distrito. El reconocimiento del fracaso de la LGE a partir de 1976 sumió a la Universidad española en un vacío legal, y cundió la desorientación. Cuando en 1978 la Universidad de Cantabria acometía en firme la aprobación de unos Estatutos propios, el anuncio de la preparación de un nuevo ordenamiento legal -lo que sería la multifaz y nonnata Ley de Autonomía Universitaria- abolió el proceso anterior18. La provisionalidad en la que se vió obligado a desarrollar la mayor parte de su existencia ha impedido hasta 1986 la potenciación institucional de un distrito muy poco capacitado por ello para dialogar con el medio social.

24Todos los factores enumerados hasta el momento han dificultado la aproximación entre la Universidad y la Sociedad en Cantabria y en todas las demás Universidades jóvenes y pequeñas de España. Sin embargo, la trascendencia que han tenido ha sido la creación de condiciones desfavorables para el acercamiento, pero no, al menos en Cantabria, el desaliento de unas fuerzas sociales "volcadas" en la potenciación de su Universidad o avidas por la rentabilización económica de sus centros superiores. Por el contrario, las fuerzas sociales de Cantabria han mostrado por su Universidad un escaso interés o, como mucho, una preocupación coyuntural. Este desinterés es la pieza que encaja y cierra la compleja figura del conjunto de factores que han intervenido en el distanciamiento. La dependencia con respecto al MEC fue tan determinante en esta parte del Estado español por la debilidad de la articulación de los intereses territoriales de cara a la Universidad. Este factor ha condicionado notablemente el desarrollo del distrito y ha sido el principal causante de la brecha existente entre éste y la comunidad regional. La forma como se ha desarrollado la interacción entre la Universidad y el entorno social más próximo es un factor fundamental en la explicación del fenómeno que nos ocupa.

  • 19 Para la historia social y económica de Cantabria véase Tomás Martinez Vara, Santander, de villa a (...)
  • 20 Entrevista con Ezquiel Bengoa, 27-VI-1987. En 1960, la ciudad aducía ser "la única capital del Nor (...)

25La actitud de escaso y episódico interés hacia la Universidad ha sido una constante de la sociedad de Cantabria, actitud manifestada tanto durante el período previo a la creación del distrito como en el posterior, se ha hecho patente en el comportamiento de la clase política regional, en las relaciones Universidad-Empresa y en las manifestaciones de distintos grupos sociales. La cuestión a analizar atañe al ámbito de la mentalidad de los grupos sociales, la cual está en buena parte determinada por las actividades económicas y las condiciones del medio natural. En este sentido, la actitud de las clases acomodadas de Cantabria debe ser puesta en relación con el histórico aislamiento territorial ante las dificultades para acceder desde la región al resto del territorio nacional, con el alto índice de minifundismo y atraso tecnológico en la explotación agraria y con la reconversión durante este siglo de la activa e innovadora burguesía de los negocios santanderina del siglo XIX en un conjunto de subgrupos dedicados al pequeño comercio urbano, al turismo estacional y a la inversión en un importante sector industrial de base proteccionista y con fuerte presencia de empresas multinacionales19. El cuerpo social de Cantabria no era el idóneo para la instalación de una Universidad concebida como algo más que una institución expedidora de habilitaciones profesionales. Las élites dominantes y clases acomodadas han visto en la Universidad poco más que una cuestión de rango ciudadano -Santander debía tener centros universitarios para no ser menos que otras provincias limítrofes _ y una forma más cómoda y barata de dar estudios superiores a los jóvenes. Así se explica la fijación de la capacidad social de movilización en la creación de los centros más demandados por los preuniversitarios y en el rechazo ante la aplicación de medidas de selectividad, mientras el distrito ha sobresalido siempre por la penuria de sus medios materiales e infraestructuras20. En cualquier caso, la actitud de la sociedad regional hacia la Universidad es la misma que aquélla ha manifestado hacia otros aspectos más transcendentales de su desarrollo socioeconómico, actitud que ha tenido traducción en la incapacidad para mantener la privilegiada posicición ocupada por Cantabria dentro de la economía española hasta finales de la década de los sesenta.

  • 21 Alerta, 4, 6-VIII-1963, 3, 23-V-1968, 14-XI-1971; El Diario Montañés, 30-V-1968, 21-I, 18-XI-1971. (...)

26Durante la primera fase del proceso de creación de la Universidad (1925-1936), el movimiento en favor de la creación de centros superiores contó con apoyos muy reducidos; fundamentalmente, la élite cultural local. Entonces ya se pusieron de manifiesto dos de los aspectos más característicos del proceso: la falta de un auténtico movimiento social de apoyo a la instalación de una Universidad y la carencia de cooperación entre los distintos grupos sociales, políticos, etc., de la región. En aquella ocasión faltó el acompañamiento de las entidades públicas locales y provinciales. Desde entonces hasta la década de los sesenta apenas se volvieron a oir voces en favor de la Universidad y durante los años inmediatamente anteriores a la creación del distrito la demanda fue discontinua e igualmente minoritaria y descoordinada. La petición de estudios universitarios fue impulsada sobre todo por las autoridades políticas, que se limitaron a acudir con las peticiones de Santander a Madrid sólo después de que el ministro de Educación hiciese pública una futura expansión de la enseñanza superior -lo que hicieron en agosto de 1963, en mayo de 1968 y en junio 1971 - y al envío de alguna carta reinvindicativa a Madrid21.

  • 22 El Diario Montañés, 31-XII-1971. En octubre de ese mismo año, Fuente Alonso, alcalde de Santander, (...)

27Las dificultades en la formación de un frente reivindicativo común resultaron asimismo decisivas para el retraso de la creación de la Universidad y la concesión de centros distintos a los demandados. Las iniciativas de los políticos, además de poco coordinadas, apenas estuvieron acompañadas del apoyo o del compromiso de otras entidades o grupos sociales, culturales o económicos. El carácter decisivo que tuvo la falta de espíritu de asociación se percibe mejor aún teniendo en cuenta que, en la única ocasión en la que se aunaron esfuerzos, los logros fueron evidentes. Así ocurrió en 1971-1972, cuando la coordinación entre la mayor parte de los organismos y corporaciones de la región culminó en la creación del distrito. Con todo, aquella fue una acción coyuntural22.

De 1972 a 1982

28A partir de 1972, Cantabria ha presenciado los esfuerzos de la Universidad por comprometer a las fuerzas sociales de la región en el desarrollo del distrito y por contribuir al desarrollo de la comunidad por un lado, y, por otro, la indiferencia de una sociedad que sólo en contadas ocasiones ha parecido despertar de su letargo. Si durante el proceso de creación la fragilidad de las iniciativas regionales tuvo su reflejo en la postergación de las expectativas universitarias de la región y en la penuria material que acompañó a la creación de la Universidad, la toma de la iniciativa del acercamiento Universidad/Sociedad regional por parte de la primera a partir de 1972 no ha conseguido alterar sustancialmente la actitud de la segunda.

  • 23 La evolución de las relaciones Universidad/Sociedad en Cantabria entre 1972 y 1982 se ha elaborado (...)

29En el desarrollo de las relaciones entre la sociedad y la Universidad de Cantabria se pueden distinguir dos fases como resultado del influjo de los grandes tendencias de la enseñanza superior y sus últimas orientaciones en el distrito universitario de Cantabria. Entre 1972 y 1982, la Universidad de Cantabria trató de comprometer a la sociedad de la región en la puesta en marcha y desarrollo del distrito, mostrando ya entonces su voluntad de potenciar la dimensión regional de la institución. Los esfuerzos en favor de una aproximación Universidad/Sociedad en Cantabria se apoyaron en las entonces muy extendidas y predominantes consideraciones acerca de la relación directa que existía entre la potenciación de la educación superior y el desarrollo socioeconómico, y estuvieron asimismo concebidas como remedio frente a la penuria de medios humanos y materiales del distrito resultante de la política ministerial. Las iniciativas de la Universidad no sólo procuraron obtener la colaboración de las entidades de la región, sino igualmente el estrechamiento de relaciones con las astividades económicas, fundamentalmente la gran industria y, en menor medida, el sector agropecuario. Sin embargo, en la sociedad cundió el conformismo después de la creación de la Universidad, por lo que su actitud, poco dada a compromisos de aquel tipo, fue incluso de menos interés que en etapas anteriores y tuvo consecuencias bastantes negativas. Muestras relevantes de esta falta de capacidad de respuesta a las iniciativas de la Universidad fueron, entre otras, la corta e inoperante existencia de la Asociación de Amigos de la Universidad -creada en 1973 para movilizar a la ciudadanía en torno a la potenciación del distrito- o la disolución oficial en 1983- en realidad no funcionaba desde 1981 -del Centro de Investigación y Desarrollo, creado en 1976 para fomentar la investigación aplicada a las necesidades de la región y clausurado ante el deficiente funcionamiento del mismo por el desinterés de las entidades sociales y económicas23

De 1982 a 1986

  • 24 E. M. Meijer, "La empresa, compromiso vivo con la cultura de hoy", Boletín del Círculo del Empresa (...)

30En 1982 se inició una nueva etapa en las relaciones entre la Universidad y la Sociedad en Cantabria. La crisis económica iniciada en 1973 y la necesidad de una reconversión industrial apoyada en la aplicación de nuevas tecnologías supuso en todo Occidente el inicio de un cambio de mentalidad y actitud con respecto al papel que la Universidad debe jugar en el desarrollo integral de la Sociedad; este cambio de actitud se manifestó en dos consideraciones: la de la Universidad y su potencial investigador como un factor indispensable de desarrollo económico, y la de la empresa como "un elemento receptor y creador de cultura" según definición de Enrique M. Meijer, presidente de Philips España. Estas ideas han ido allanando el camino hacia un mayor acercamiento entre la Universidad y la sociedad en su conjunto24. El cambio de mentalidad alcanzó al mundo universitario español y se hizo sentir en el espíritu de la LRU (1983); en Cantabria comenzó a manifestarse con nitidez en 1982. Desde entonces hasta la actualidad, ha habido un acercamiento Universidad/Sociedad propiciado fundamentalmente por el dinamismo de la primera, mientras que el cambio de mentalidad en el mundo empresarial y la clase política de la región ha sido mucho menos apreciable.

  • 25 J. M. Ortiz Melon, "¿Aprovecha la región todo el potencial intelectual de su Universidad?", Direcc (...)

31A partir de 1982, la Universidad de Cantabria, imbuida del nuevo espíritu de la enseñanza superior - concebida fundamentalmente como una institución de servicio a toda la comunidad - ha centrado una buena parte de su labor en el estrechamiento de las relaciones con la Sociedad, llevando a cabo un conjunto de acciones encaminadas a convertir el distrito en instrumento de desarrollo regional, a fomentar el aprovechamiento por parte de la región del potencial universitario con que cuenta y a acomodar adecuadamente la Universidad a las necesidades de la región. Los efectos de esta política aperturista se dejaron sentir inmediatamente: en 1982 se aprobó el primer proyecto de un departamento de la Universidad concebido para su aplicación en una empresa de la región. En el ámbito de las relaciones con los organismos políticos destacó el acercamiento a la Diputación Regional, con la que en 1983 se firmó un importante acuerdo. Los convenios con todo tipo de entidades de la región se incrementaron sensiblemente en los años siguientes, consolidando la política de colaboración25.

  • 26 Alerta, 18-V-1983, 30-IX-1984, 29-I, 10-X-1985, 2-II-1986; El Diario Montañés, 2-X1984, 23-II, 8-V (...)

32Del nuevo clima de las relaciones Universidad/Sociedad en Cantabria resultó un incremento de las actividades científicas e investigadoras aplicadas al medio regional. Sin embargo, el consiguiente acercamiento Universidad/Sociedad no tuvo lugar de forma armónica ni supuso una inflexión cualitativa en el comportamiento de la sociedad de Cantabria. La Universidad puso más énfasis en la innovación que las empresas e instituciones públicas de la región; no sólo por el volumen y la calidad de sus iniciativas en favor de la utilización por parte de la región de su potencial -líneas de investigación, cursos de especialización, encuentros-, sino por el establecimiento de relaciones mucho más allá de los ámbitos ordinarios. Fruto de ello fue la colocación de la Universidad de Cantabria en los primeros lugares nacionales en cuanto a calidad de la docencia y, sobre todo, de la investigación. Entre los aspectos más destacados de la apertura está la presencia de dos departamentos de la Universidad en proyectos del Laboratorio Europeo de Partículas y en la Agencia Europea del Espacio. Por el contrario, la participación de la sociedad regional estuvo muy por debajo de sus posibilidades, lo que puede deducirse de la comparación con la presencia de entidades extrarregionales y con los recursos disponibles. Así, de los 21 proyectos por valor de 280 millones de pesetas a que ascendía el conjunto de la investigación de la Universidad en 1983, sólo 9 proyectos por valor de 33 millones -11,8%- procedían de conciertos con organismos y empresas, 3 de ellos de la región. Muchos otros aspectos confirman la superficialidad del cambio de actitud de la sociedad cántabra hacia su Universidad; desde el revelador poco interés mostrado por las entidades regionales para nombrar sus representantes en el Consejo Social de la Universidad en 1985, hasta las numerosas evidencias de infrautilización del potencial de la Universidad por parte de las empresas de la Cantabria, pero no de las de otras regiones26.

A partir de 1986

  • 27 Alerta, 29-IV, 17, 20-VI-1986, 2-X-1986; El Diario Montañés, 17, 22-VI, 2-X-1986; El País, 3-XII-1 (...)

33En 1986 finalizó el proceso constituyente de la Universidad de Cantabria de acuerdo con el nuevo ordenamiento de la enseñanza universitaria española. Sin embargo, las relaciones con la sociedad regional no se han intensificado con respecto a la etapa iniciada en 1982. Cuando la Universidad de Cantabria ha comenzado a estar mínimamente configurada para ejercer con solidez su función de servicio a la comunidad, la respuesta de la sociedad a las propuestas de colaboración hai sido débil e incluso, en algunos y significativos casos, ha empeorado con respecto a etapas anteriores. Esto ha llevado a la Universidad a realizar todo tipo de acciones para superar las limitaciones inherentes a la escasa colaboración de la sociedad puesto que, por otra parte, la dependencia financiera del MEC restringe sustancialmente su capacidad de investigación. Desde 1986, La Universidad de Cantabria se ha incorporado a la dinámica impuesta por la realidad social española en los últimos años; así, ante la escasa propensión de la sociedad a acudir a la Universidad y a establecer compromisos, aquélla ha asumido la iniciativa de salir a la sociedad a vender su producto y captar nuevas formas de financiación, situándose por ello en posiciones de vanguardia dentro del contexto nacional27.

  • 28 José Antonio Rojo, "La investigación en las Comunidades Autónomas: El caso de Aragón", Arbor, núm. (...)
  • 29 El gobierno regional manifestó asimismo su escasa voluntad de compromiso con motivo de la demanda (...)

34La insuficiente respuesta de la sociedad regional ha tenido importantes manifestaciones en todos los ámbitos. Destaca sobre todo la actitud de la Administración autonómica, llamada en los últimos años a desarrollar una función clave en la potenciación de la investigación científica y tecnológica. En todos los Estatutos de Autonomía se contemplan, con diversos matices, amplias competencias en investigación. Tras la aprobación en 1986 de la llamada Ley de Ciencia, las Comunidades Autónomas, cuya actuación no queda en ella muy definida, han encontrado un medio de incorporación a ese esfuerzo de movilización y modernización científica y tecnológica, con respuestas desiguales en cada caso28. En este sentido, la actitud de la Comunidad de Cantabria, mucho menos atenta a este proceso que otras del resto del Estado español, ha confirmado la trayectoria previa de escaso interés, con las consiguientes repercusiones en la vida universitaria de la región. No sólo por el descenso en valores absolutos y relativos de la contribución de la Diputación Regional a la financiación de las actividades universitarias -el 2,1% de 1986 cayó hasta el 1,3% de 1988- sino sobre todo por el incumplimiento de compromisos suscritos con la Universidad -100 millones de pesetas de deuda-, que supuso la ruptura de relaciones a finales de 1988. En otras Comunidades Autónomas, como la de Aragón por ejemplo, la Administración regional ha impulsado la investigación en todos los ámbitos de forma significativa -complementándose con las instituciones estatales- con una política específica de promoción científica y tecnológica29.

  • 30 Liquidación de Presupuesto..., op. cit.; prensa regional (Alerta y El Diario Montañés) entre abril (...)

35El mundo empresarial tampoco ha estado a la altura del dinamismo demandado por el distrito a partir de 1986, si bien entre 1984 y 1988 la participación de la empresa privada en la financiación de la Universidad casi se ha duplicado en términos porcentuales -del 0,6% al 1,03%-. El interés, efectivamente, ha aumentado, pero sin alcanzar una envergadura significativa. El termómetro de la relación puede venir dado por el grado de desarrollo del Centro Universidad-Empresa. Desde su creación en 1984, este organismo ha contribuido al establecimiento de canales adecuados para el encuentro entre empresarios y universitarios. Sin embargo, a través suyo tampoco ha sido posible atraer grandes aportaciones de las empresas de la región; la mayor parte de los recursos proceden de programas sufragados por la Comunidad Europea. De hecho, las manifestaciones de infrautilización por parte de las entidades de la región siguen siendo considerables. Al respecto puede decirse que, corno en el caso de la Administración regional, una comparación con los resultados de las actividades de los Centros Universidad-Empresa radicados en otras zonas del Estado español muestra que la propensión del empresariado de Cantabria a establecer relaciones con la Universidad -dentro de un contexto nacional caracterizado todavía por una fuerte desconfianza mutua- es sensiblemente inferior a la de otras regiones a pesar del dinamismo del citado centro y de la existencia de puntos de encuentro con una potencialidad de rentabilización importante30.

  • 31 Acta de la Junta de Gobierno de la Universidad de Cantabria, 18-XI-1986; El Diario Montañés, 14-XI (...)

36Por su parte, la Universidad ha desarrollado una intensa actividad orientada a tratar de superar las limitaciones señaladas. Para aumentar la oferta de estudios y titulaciones, se recurrió en 1986 a la creación de dos titulaciones propias para posgraduados y a la firma de un convenio con la Universidad de Oviedo que permite a los estudiantes del distrito realizar en Cantabria los primeros cursos de Biología y Química. La potenciación de la dimensión europea de la Universidad, vista por muchos especialistas como la única forma de que la Universidad siga ocupando en el mundo Occidental un papel destacado, ha sido uno de los principales recursos utilizados por la Universidad de Cantabria para aumentar su potencial como centro de innovación tecnológica y mejorar las posibilidades de formación de sus investigadores. Para ello la Universidad firmó un acuerdo de cooperación científica con la Universidade de la Alta Normandia (Francia) -concebido sobre todo como puesta en marcha de un modelo de transferencia internacional de tecnología- y promovió la constitución de un grupo universitario europeo definitivamente denominado Grupo Santander. El aspecto más novedoso de la nueva orientación de la Universidad de Cantabria ha sido la formación en julio de 1989 por iniciativa suya de una sociedad de capital riesgo, fórmula concebida como sucedáneo de autofinanciación y medio de acercamiento Universidad-Empresa. La idea nació como reacción ante la escasa valoración de la Universidad por parte de la sociedad regional. Por último, ha creado en diciembre del mismo año la Sociedad de Transferencia de Tecnología de la Universidad de Cantabria en colaboración con el Centro Universidad-Empresa y la Cámara de Comercio de Cantabria, a lo largo de todos estos años la institución civil más sensible al acercamiento entre el mundo de la actividad económica y el universitario. Su creación ha resultado en buena parte de una toma de conciencia acerca de la inexistencia de reindustrialización en Cantabria y de las fundadas expectativas de recesión económica a corto plazo de proseguir las actitudes dominantes. El presidente de la Cámara de Comercio, en expresión que puede servir como colofón al tema central de este trabajo, se refirió recientemente a la situación de las relaciones Universidad-Empresa en la región. Según Jesús de las Cuevas, "la empresa cántabra aún no considera imprescindible la ayuda del investigador en su gestión empresarial"31.

***

37Como conclusiónes finales, puede decirse que las relaciones Universidad/Sociedad constituyen un complejo problema en cuya génesis han influido factores de muy diversa condición. La necesidad de superar los tópicos al uso para tener un conocimiento mejor de la naturaleza del problema puede encontrar en los análisis de tipo regional una buena perspectiva de estudio, sobre todo en países en los que la evolución de la enseñanza superior ha dado paso a la existencia de sensibles diferencias internas. La proyección del entorno social circundante hacia las intituciones de enseñanza superior ha jugado siempre un importante papel. Por lo que se refiere a la situación respectiva de la Universidad española, extensible en buena parte a todos los países con modelos similares de enseñanza superior, el importante distanciamiento existente entre la Universidad y la Sociedad no parece presentarse de forma uniforme en todos los distritos, en los que un conjunto de factores comunes -el centralismo, la evolución general de la Universidad, el interés de la respectiva sociedad regional- han tenido efectos disímiles al menos en magnitud. En el caso concreto de la Universidad de Cantabria, representante del tipo "universidad joven y pequeña", el desinterés del contexto regional, determinado en buena parte por las condiciones socioeconómicas, ha tenido un protagonismo destacado en el proceso de interacción, contribuyendo sobremanera, más que ningún otro factor, a la situación actual. La Universidad de Cantabria, que se ha ido acomodando a los cambios generales de la institución, ha pasado de buscar la colaboración a reconocer el inmovilismo del medio social y a utilizar la autonomía que la LRU le confiere para proceder a su potenciación. Esta potenciación supone su conformación como servicio al conjunto de la comunidad y sobre todo al entorno más próximo. La dimensión europea de la vida universitaria ha sido una de sus principales apuestas hacia el futuro, muy lógica si se tiene en cuenta la internacionalización que cada vez predomina más en los grandes procesos de conocimiento científico. Puede que la sociedad de Cantabria no sea la idónea para el desarrollo de un modelo universitario basado en la colaboración estrecha con la región y que el reconocimiento de este aspecto sirva para plantear el porvenir con más propiedad. Pero no se debe olvidar que es probable que determinados cuerpos sociales manifiesten con su escaso interés por utilizar los servicios que la Universidad proporciona el papel secundario que esta institución ocupa hoy en día frente a otro tipo de entidades -grandes empresas multinacionales, institutos especializados- en el campo del conocimiento científico de vanguardia.

Notes

1 En esta ponencia se usan en sentido general los términos Universidad y Sociedad de Cantabria para facilitar la comprensión del lector. Hay que decir que las actuales región y Universidad de Cantabria fueron administrativamente provincia y Universidad de Santander hasta 1982 y 1986 respectivamente.

2 Por lo que a la evolución del alumnado universitario se referier, entre el curso 1972-73 y el curso 1983-84, el de Cantabria se multiplicó por 2,6, mientras el del conjunto del Estado español lo hizo por 2,1. Elaboración propia a partir del Anuario Estadístico de España del Instituto Nacional de Estadística (I.N.E.), Madrid, años 1973-1975, y de la Estadística Universitaria Española, 1970-71/1981-82, Madrid, 1983. Para la extracción socioeconómica, elaboración propia a partir de las Bases de Datos del Centro de Cálculo de la Universidad de Cantabria sobre matrículas de alumnos (Código: situación socioeconómica de los padres), años 1983-1987, y del Anuario Estadístico de España, Madrid, años 1975-1983 (Estadísticas de población activa, Cantabria).

3 Datos de elaboración propia a partir de Bases de Datos del Centro de Cálculo de la Universidad de Cantabria sobre matrículas de alumnos (Código: procedencia geográfica del alumno), años 1983-1987. Véase Fidel Gómez Ochoa y Andrés Hoyo Aparicio, Universidad y Sociedad. Quince años de la Universidad de Cantabria, Santander, 1987, pp. 139-140 208-209.

4 Elaboración propia a partir de Aspiraciones académicas de los alumnos del Curso de Orientación Universitaria, 1973-1982, Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cantabria, Santander, 1984, y Bases de Datos del Centro de Cálculo de la Universidad de Cantabria sobre matrículas de alumnos (Centro o Facultad), años 1983-1987.

5 En la actualidad, de los 15 títulos ofertados por la Universidad de Cantabria, 11 corresponden a las ciencias experimentales.

6 El cuadro y los demás datos y consideraciones de este apartado han sido extraídos de Ana Yabar Sterling, La economía de Cantabria. Estructura actual y perspectiva de futuro, Consejería de Economía, Hacienda y Comercio del Gobierno de Cantabria, Santander, 1985, pp. 20, 28, 31, 67-69; Boletín de Estadística Económica de Cantabria, Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Cantabria, II Trimestre 1989, p. 25, 74-75; Pedro Gómez Portilla y Rogelio Olavarri, "La industria en la Comunidad Autónoma de Cantabria", Economía Industrial, núms. 263-264, septiembre-diciembre 1988, pp. 89-97. La relación titulaciones/empleo es de elaboración propia a partir de información proporcionada por el Instituto Nacional de Empleo en Santander correspondientes a enero de 1987.

7 Juan Carlos Zubieta Irún, "La imagen social de la Universidad de Cantabria", comunicación presentada en el I Encuentro Regional de Investigación Educativa, Santander, 23 de abril de 1988, pp. 5-22.

8 J. R. Saiz Viadero, "Una Universidad creada hace trece años", Alerta, 30-V-1985; Zubieta Irún, op. cit., p. 17; Entrevista con José Miguel Ortiz Melón, 3-IV-1989. Véase asimismo la prensa regional (Alerta y El Diario Montañés) de los últimos años, donde se pone en evidencia, por la cantidad y la calidad del tratamiento periodístico recibido, la mayor concitación del interés de la región por la UIMP.

9 Manuel De Puelles Benitez, Educación e ideología en la España Contemporánea, Barcelona, 1980, pp. 345-393; Víctor García de la Hoz, La Educación en la España del siglo XX, Madrid, 1980, pp. 80-87; José Luis Peset, "Una herencia secular" en AA. VV. Pasado, presente y futuro de la Universidad española, Madrid, 1985, pp. 11-21; Elena Hernandez Sandoica, "La Universidad Central", Ibid., pp. 48-49; Salvador Giner de San Julian, "Libertad y poder político en la Universidad española" en AA. VV. España en crisis. La evolución y decadencia del régimen de Franco, Madrid, 1978, pp. 303-355.

10 Benito Valbuena, Celia y Madariaga de la Campa, La Universidad de Verano de Santander, Madrid, 1981, pp. 28, 33; El Diario Montañés, 23-VII-1925; Miguel Artigas, "Iniciativas de La Región La Facultad de Filosofía y Letras para Santander", La Región, 24VII-1925; Benito Madariaga, Santander y la Universidad Internacional de Verano, Santander, 1983, pp. 24-32, 71-74, 90-96; Miguel Artigas, "Los cursos de verano en Santander", Revista de Santander, núm. extra. 1930, pp. 311-312; Wenceslao Lopez Albo, "Porvenir de Santander como ciudad universitaria", El Cantábrico, 17-VII-1936; Enrique Noreña, "La ciudad universitaria de Santander", El Cantábrico, 27-XI-1936.

11 Alerta (Diario del Movimiento Nacional), 4, 6-VIII, 7,8, 12-XII-1963, 26-IX, 8, 9-X1966; Entrevista con Ezequiel Bengoa (primer Secretario de la ETS de Caminos de Santander), 27-VI-1987; Archivo de la Dirección General de Enseñanza Superior (ADGES), carpeta "Facultad de Medicina de la Universidad de Santander" (Carta del Ayuntamiento de Santander al ministro de Educación solicitando las Facultades de Medicina y Filosofía, 11-X1966); Entrevistas con Eugenio Villar y Salvador Brocho (primeros Decano y Secretario de la Facultad de Ciencias), 26-VI y 3-VII-1987; Alerta, 20-IV, 26-V, 8-VI-1968; El Diario Montañés, 30-V, 12-VI, 27-VII-1968.

12 ADGES, carpeta "Facultad de Medicina de Valladolid" (Informe de la Comisión Técnica de la Facultad de Medicina de Valladolid referente a un posible convenio entre esta Universidad y la Fundación Marqués de Valdecilla para el establecimiento en Santander de los estudios de Medicina, 9-VI-1971), carpeta "Facultad de Medicina de la Universidad de Santander" (Solicitud de creación de la Facultad de Medicina de Santander, 31-VI-1971); J. M. Freixenet, "Así se gestó la Facultad de Medicina de Santander", Alerta, 16-X-1975.

13 Gómez Ochoa y Hoyo Aparicio, op. cit., pp. 249-250, 254-255, 258-262, 276-278, 287-288, 289-291, 305-306, 313-315.

14 Entrevista con J. M. Ortiz Melón (Rector de la Universidad de Cantabria de Julio de 1980 a junio de 1984), 13-IV-1988; Alerta, 17-X-1975; Entrevista con Salvador Bracho del Pino, 3-VIII-1987. Prensa regional (Alerta y El Diario Montañés) de abril de 1987 a marzo de 1988.

15 Entrevista con Ezequiel Bengoa, 27-VI-1987; Alerta, 6-VHI-1972, 17-IX-1972 y 21-1-1973.

16 Entrevista con José Miguel Ortiz Melón, 3-IV-1989; datos de elaboración propia a partir de: Universidad de Santander. Memorias de los años académicos 1976-1977, 1977-1978 y 1978-1979, Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Santander, 1977 (pp. 48-151), 1978 (pp. 48-151) y 1979 (pp. 46-164); Relación de personal de la Universidad de Cantabria, Rectorado de la Universidad de Cantabria, Sección de Personal, agosto 1988.

17 Datos de elaboración propia a partir de Relación de personal..., op. cit.; Hoja del Lunes (Santander), 17-ΙΠ-1975; La Gaceta del Norte (Santander), 26-IX-1976. Francisco González de Posada, rector de la Universidad de 1984 a 1986, declaró en 1984 que fue "uno de los primeros profesores de la Universidad que dejaron de venir de Madrid para conseguir un lanzamiento a otro centro". Su incorporación tuvo lugar en 1977. Véase Alerta, 14-X-1984.

18 Entrevista con Salvador Bracho del Pino, 3-VII-1987; El Diario Montañés, 3-II-1978; La Hoja del Lunes (Santander), 3-IV, 8-V-1978; Actas de la Junta de Gobierno de la Universidad de Santander, 21-II, 6-VI, 17-VII, 13-XI-1978.

19 Para la historia social y económica de Cantabria véase Tomás Martinez Vara, Santander, de villa a ciudad (Un siglo de esplendor y crisis), Santander, 1983; José Ortega Valcarcel, Cantabria, 1886-1986. Formación y desarrollo de una economía moderna, Santander, 1986.

20 Entrevista con Ezquiel Bengoa, 27-VI-1987. En 1960, la ciudad aducía ser "la única capital del Norte que carece de estudios universitarios". Véase Alerta, 3-IX-1960. Acerca de la movilización social en contra de la selectividad, véase Gómez Ochoa y Hoyo Aparicio, op. cit., pp. 264-265, 268-270. Las manifestaciones más recientes contra la limitación del acceso a la Universidad tuvieron lugar en julio de 1989, con sendas cartas del alcalde de Santander y del portavoz municipal del Partido Nacionalista de Cantabria. Véase El Diario Montañés 1, 10-VII-1989.

21 Alerta, 4, 6-VIII-1963, 3, 23-V-1968, 14-XI-1971; El Diario Montañés, 30-V-1968, 21-I, 18-XI-1971. Véase nota 17.

22 El Diario Montañés, 31-XII-1971. En octubre de ese mismo año, Fuente Alonso, alcalde de Santander, declaró que para conseguir los objetivos universitarios de Santander "hace falta más coordinación de esfuerzos" (Alerto, 6-X-1971). Para la precariedad que caracerizó la creación del distrito, véase El Diario Montañés, 29-ΙII-1973 (declaraciones de Carlos de Miguel, rector de la Universidad de Cantabria de enero de 1973 a octubre de 1984). Muestras de la falta de sensibilización de la sociedad son el informe de 1971 del alcalde de Santander - dentro de los proyectos educativos municipales, la enseñanza superior ocupaba un lugar muy marginal - y una serie de entrevistas realizadas por la prensa afecta al franquismo a los procuradores a Cortes por la provincia de Santander, que no hacían referencia a la Universidad entre sus objetivos. Véase Alerta, 1-VIII, 2, 6 y 7-X-1971; Saiz Viadero, op. cit. Con Motivo de la apertura del primer centro superior en 1963 ya hubo muestras de desinterés. La ETS de Caminos no pudo iniciar sus actividades hasta 1966 ante las dificultades de todo tipo encontradas; finalmente, el tercer equipo encargado de la puesta en marcha del centro consiguió abrir la escuela tras aceptar aportaciones económicas personales de sus miembros (Entrevista con Ezequiel Bengoa, 27-VI-1987).

23 La evolución de las relaciones Universidad/Sociedad en Cantabria entre 1972 y 1982 se ha elaborado a partir de la prensa regional (Alerta, El Diario Montañés, La Hoja del Lunes), las Actas de la Junta de Gobierno de la Universidad de Santander y las Memorias de los cursos académicos.

24 E. M. Meijer, "La empresa, compromiso vivo con la cultura de hoy", Boletín del Círculo del Empresario, núm. 37 (1987), p. 110; J. Larrañaga, "Compromiso o mecenazgo social", Ibid., p. 105; "Universidad y empleo", El País Educación, 16-VI-1987.

25 J. M. Ortiz Melon, "¿Aprovecha la región todo el potencial intelectual de su Universidad?", Dirección y Progreso, núm. 57 (mayo-junio de 1981); Actas de la Junta de Gobierno de la Universidad de Santander, 23-II, 2-XII-1981, 7-IX, 1-X, 3, 5-XII-1982 (apertura de relaciones con organismos); Archivo del Rectorado de la Universidad de Cantabria, caja "Relación otras instituciones" (s/c); "Protocolo de cooperación entre la Universidad de Santander y la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Santander", El Consejo Social de la Universidad según la Ley de Reforma Universitaria, Universidad de Santander, Textos institucionales, núm. 6 (anexo I), 1985.

26 Alerta, 18-V-1983, 30-IX-1984, 29-I, 10-X-1985, 2-II-1986; El Diario Montañés, 2-X1984, 23-II, 8-VIII-1985; La Hoja del Lunes (Santander), 29-VIH-1983; "Las Universidades españolas: Santander, una situación de privilegio", El País Educación, 2-VI-1985; Jesús Pindado, "Contar con la Universidad", El Diario Montañés, 3-V-1985.

27 Alerta, 29-IV, 17, 20-VI-1986, 2-X-1986; El Diario Montañés, 17, 22-VI, 2-X-1986; El País, 3-XII-1987; José María Ureña Francés, "Un foco de desarrollo social y cultural", Alerta 24-III-1988.

28 José Antonio Rojo, "La investigación en las Comunidades Autónomas: El caso de Aragón", Arbor, núm. 497, mayo 1987, pp. 25, 39-40.

29 El gobierno regional manifestó asimismo su escasa voluntad de compromiso con motivo de la demanda de creación de una Facultad de Ciencias Biológicas, cuya viabilidad dependía de la actitud que tomase. El ente autónomo no quiso aportar 150 millones de pesetas anuales para Biológicas, pero se mostró dispuesto a desembolsar 1000 millones en un edificio destinado a los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid. Véase la prensa regional (Alerta y El Diario Montañés) entre abril de 1988 y julio de 1989 y Liquidación del Presupuesto de la Universidad de Cantabria, 1984-1988, datos elaborados por la Sección "Presupuesto y Patrimonio" del Rectorado de la Universidad de Cantabria, octubre 1989. En otras Comunidades Autónomas, como Aragón, de la iniciativa de la Administración regional ha derivado no sólo un notable incremento de las investigaciones básicas y aplicadas, sino también la creación de al menos tres institutos universitarios. Véase, Juan Antonio Rojo, La investigación en..., op. cit., pp. 25-40.

30 Liquidación de Presupuesto..., op. cit.; prensa regional (Alerta y El Diario Montañés) entre abril de 1988 y octubre de 1989; Memorias de actividades de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Cantabria, años 1984 a 1988, Santander, 1985-1989, pp. 38-41, 28-31, 25-27 y 42-44; Jesús De Las Cuevas Pombo, "Relaciones Universidad-Empresa", Alerta, 14-III-1988; Juan M. Hurlé González, "Investigación, Universidad y Sociedad" Alerta, 17-ΙII1988; Enrique Manuel Ambrosio Orizaola, "Ciencia, tecnología y sociedad", Alerta, 20-ΙII-1988; Carlos Sanchez Lopez, Antonio Rueda Seron, y Francisco Jaque Rechea, "Un análisis de la realidad de la colaboración Universidad-Empresa en investigación y desarrollo", Arbor, núm. 513, septiembre 1988, pp. 63-102; Julio R. Villanueva, "Relaciones científicas entre la Universidad y las Empresas", Arbor, núm. 505, pp. 27-63.

31 Acta de la Junta de Gobierno de la Universidad de Cantabria, 18-XI-1986; El Diario Montañés, 14-XI-1986; Alerta, 20-XI-1986, 1-IV-1987 y 11-IIΙ-1989. Acerca de la sociedad de capital riesgo, véase Alerta, 31-ΙII-1988; 22-VII, 28-XII-1989; El Diario Montañés, 19, 31-VII-1989; Jesús De Las Cuevas Pombo, "Relación Universidad-Empresa en Cantabria", Alerta, 28-ΧΠ-1989.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5880/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 71k
Légende (*) Datos de 1989.(**) Datos de 1985.(***) Datos de enero de 1987 correspondientes al municipio de Santander.
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5880/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 399k

Auteur

Universidad de Cantabria, Santander

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable