Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

III. Universités et universitaires espagnols au XIXe et au début du XXe siècle

Las asambleas universitarias españolas de comienzos del siglo XX (1902-1915)

Francisco Canes Garrido

Texte intégral

1Al igual que en otros países, a finales del siglo XIX y comienzos del XX, se celebran en España numerosas asambleas y congresos pedagógicos donde los profesionales de la enseñanza tratan los asuntos que más les preocupan. En ellos se denuncia la difícil situación de la enseñanza y se proponen posibles alternativas de cambio. La mayor atención de la enseñanza y se proponen posibles alterbatiuvas de cambio. La mayor atención la acapara la enseñanza primaria, a causa de las continuas reformas escolares, con el fin de que sea universal, gratuita y obligatoria. La enseñanza superior, considerada generalmente como más privilegiada, también atraviesa momento críticos. Dos congresos, celebrados en España en 1892 y 1900, de carácter internacional, se ocupan de la enseñanza superior junto a los demás niveles educativos.

  • 1 Cf. Actas del Congreso Pedagógico de 1892, Madrid, Vda. de Hernando, 1894; R. M. de Labra, El Cong (...)

2El primero de ellos es el hispano-portugués-americano, celebrado en Madrid, del 12 al 27 de octubre de 1892, y en el que se debaten temas de los diferentes grados de la instrucción pública1. La sección cuarta con el tema "Bases fundamentales de la organización universitaria" consta de nueve puntos:

  1. Carácter de los estudios universitarios. Relación entre las enseñanzas facultativas y profesionales;
  2. ¿Debe existir separación entre Facultades de Letras y de Ciencias?
  3. Modos como pueden contribuir las Universidades a la cultura general;
  4. Organización del trabajo científico. Clases prácticas y establecimientos auxiliares;
  5. Pensiones y Asociaciones escolares;
  6. Juicio acerca del sistema general de exámenes;
  7. Procedimientos más adecuados para la formación y la elección del Profesorado de la enseñanza superior;
  8. La educación física en relación con este grado de la enseñanza. Ejercicios corporales más a propósito. Información acerca de los juegos propios de este grado, en los países que concurren al congreso;
  9. Relación internacional de las Universidades. Validez de los estudios y grados académicos2. El noveno no tuvo ponencia, discusión ni conclusiones3.
  • 4 Ibid., p. 28. Labra considera que el número de congresistas es el más elevado de cuantos congresos (...)
  • 5 Ibid., pp. 25-26.

3Entre los más de dos mil congresistas se encuentra una importante representación del profesorado universitario español y, en menor proporción, portugués y latinoamericano4. Forman parte de la mesa de la sección cuarta los españoles José Rodríguez Carracido, Manuel Torres Campos, Rafael Altamira, Adolfo Posada y Aniceto Sela5. Las conclusiones aprobadas en el congreso son 7 de carácter general, 14 de enseñanza primaria, 7 de enseñanza secundaria, 11 de enseñanza técnica, 6 de enseñanza superior y 12 de la enseñanza de la mujer.

4Las conclusiones de carácter general aprueban:

51) que en todos los grados, la enseñanza no se limite a instruir, pero debe, además, educar y ser práctica;

62) y 3) la obligatoriedad de la educación física y condiciones higiénicas en locales, mobiliario y material científico;

74) dotar a todos los centros de recursos para conseguir la enseñanza práctica, educativa, intuitiva y experimental;

85) crear un Ministerio de Instrucción pública;

96) pasar las conclusiones a los Poderes públicos para que las tengan presentes en las reformas educativas;

10y 7) celebrar asambleas periódicas por el profesorado de cada grado de la enseñanza.

11Las conclusiones de la enseñanza superior acuerdan por su parte:

  1. la universalidad de las enseñanzas de la ciencia pura con carácter de alta investigación;
  2. una enseñanza intuitiva y realista con limitación del número de alumnos por clase;
  3. la autonomía universitaria;
  4. la sustitución de los exámenes;
  5. ejercicios para las pruebas de aptitud de los alumnos no oficiales;
  6. "El Profesorado de las Universidades se formará en el período del Doctorado que al efecto se organizará, a la vez que como Escuela de altos estudios, como Escuela Normal, con lecciones y prácticas de carácter pedagógico e ingresándose en él por oposición"6. Aunque en su momento, estas conclusiones tuvieron nula repercusión práctica, son tenidas en cuenta en las posteriores asambleas universitarias.
  • 7 Congreso Social y Económico Hispano-Americano, T.I, Madrid, Hijos de M.G. Hernández, 1902, pp. 9-1 (...)
  • 8 Ibid., pp. 451-452.

12El segundo es el Congreso social y económico hispano-americano, celebrado en Madrid del 9 al 18 de noviembre de 1900, en el que la enseñanza superior pasa casi desapercibida. De los 11 temas a estudiar y debatir, el sexto, dedicado a la enseñanza, lleva por título "Unificación de los planes de enseñanza, recíproca validez de los títulos profesionales en España, Portugal y Estados américo-latinos y creación de Museos pedagógicos internacionales de ciencias, letras, artes y oficios"7. La Comisión informadora de enseñanza propuso 14 conclusiones de primera enseñanza, 5 de enseñanza normal y de segunda enseñanza, 6 de enseñanza superior, 3 de enseñanzas técnicas, 1 adicional acerca de la unificación de planes de enseñanza, 5 de recíproca validez de los estudios y títulos académicos, 7 de Museos pedagógicos, 2 de Instituto Pedagógico Iberoamericano, 2 de Centros de Enseñanza Superior Internacional Iberoamericana y 3 de Círculos escolares8.

13El elevado número de conclusiones y el escaso tiempo de las sesiones sólo permitió el debate de las primeras, acaparando la máxima atención la primera enseñanza. Finalmente sólo se aprobaron ocho conclusiones:

  1. celebrar una asamblea pedagógica bispano-americana para redactar bases comunes y unificar lo más posible los planes de enseñanza;
  2. frecuente comunicación de gobiernos y profesores de distintos órdenes y grados de enseñanza para cooperar a la enseñanza y educación fisica y moral de los pueblos, con intercambio de los alumnos más aventajados que hayan terminado su carrera;
  3. celebrar congresos en las capitales de los países hispano-americanos;
  4. reconocer los estudios y títulos profesionales legalmente autorizados por cualquiera de los Estados hispano-americanos;
  5. crear Museos pedagógicos internacionales en todas las naciones hispano-americanas;
  6. crear un Instituto pedagógico para la formación de maestros para la enseñanza en las naciones hispano-americanas;
  7. establecer une enseñanza superior internacional iberoamericana;
  8. crear Círculos escolares con carácter internacional para crear lazos de fraternidad entre los estudiantes de los diferentes países hispanoamericanos9.

La primera asamblea universitaria (1902)

14En el Congreso hispano-portugués-americano de 1892 se propuso celebrar, cada dos años, reuniones universitarias, eligiendo, para tal fin, una Comisión permanente. Sin embargo, la primera Asambles universitaria no tendrá lugar hasta finales de octubre de 1902.

  • 10 Archivo de la Universidad de Valencia, Legajo 454, Acias de la Junta organizadora del Centenario, (...)
  • 11 Ibid., Actas de la Junta organizadora del Centenario, Sesión del 2 de junio de 1902.
  • 12 Ibid., Actas de la Junta organizadora del Centenario, Sesión del 16 de junio de 1902.

15El principal promotor es el Dr. Manuel Candela, rector de la universidad de Valencia, que en reunión de la Junta organizadora del IV Centenario de la Universidad de Valencia, del 16 de mayo de 1902, propone se celebre, como uno más de los numerosos actos conmemorativos, una Asamblea de Catedráticos con el fin de estudiar las reformas que deben introducirse en los planes de enseñanza superior, teniendo en cuenta el actual progreso científico10 En su viaje a Madrid para participar en el solemne Festival Académico, con motivo de la entrada en la mayor de edad de S.M. el Rey D. Alfonso XIII, comunica a los demás rectores de las Universidades españolas su proyecto. Estos los aprueban11 y, poco más tarde, ofrecen su cooperación los rectores de las Universidades de Valladolid, Barcelona, Granada, Sevilla, Zaragoza y Oviedo12.

16Los días fijados para su celebración son los comprendidos entre el 27 y el 31 de octubre de 1902, y el Reglamento de la misma lleva fecha del 20 del mismo. En él aparecen los cinco temas que se reparten diez ponentes, uno por cada una de las diez universidades españolas:

  • "Fin y organización de las Universidades y autonomía que conviene conceder a las Facultades o Escuelas especiales que las constituyen", Manuel Torres Campas (Granada) y Aniceto Sela y Sampil (Oviedo).
  • "Formación e ingreso, derechos y deberes del profesorado numerario y auxiliar de las Universidades", por Patricio Borovio y Díez (Zaragoza) y José Gascón Marín (Sevilla).
  • "Conveniencia de seleccionar los alumnos a su ingreso en Facultad, y condiciones generales de un buen régimen escolar universitario", por Lorenzo Benito y Endara (Barcelona) y Antonio Simonena Zabalegui (Valladolid).
  • "Medios que pueden emplearse para dar mayor alcance e intensidad al trabajo del profesorado oficial de las Universidades", por Miguel de Unamuno y Jugo (Salamanca) y José Ventura Traveset (Santiago).
  • "Condiciones jurídicas de la libertad de enseñanza", por Ismael Calvo y Madroño (Madrid) y Rafael Oloriz y Martínez (Valencia)13.
  • 14 El Mercantil Valenciano, del n° 12181 al n° 12185 (1902), p. 1.

17Además de los ponentes, a excepción de Unamuno, y de los profesores de la Universidad de Valencia estuvieron presentes, los rectores de las Universidades de Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valladolid, Granada y Sevilla; Amalio Jimeno, Julián Calleja, el marqués de Valle Ameno, Juan Antonio Izquierdo, Minuesa, Sanmartín, Salcedo, Jordán, Batlle, Bonet, Saltori, González, Prat, Villanueva, Rodríguez Carracido, León, Lozano, Murlo y Rivas14.

  • 15 El Mercantil Valenciano, del n° 12184 al n° 12188 (1902), pp. 1-2.

18El día 27 de octubre, con gran afluencia de público, tiene lugar la sesión de apertura en la que Melquíades Alvarez pronuncia un discurso inaugural de claro espíritu regeracionista. Las demás sesiones de trabajo se desarrollan del 28 al 31, bajo la presidencia de los rectores de Zaragoza, Valladolid y Barcelona. La ponencia enviada por Unamuno fue leída por Tormo, y al carecer de conclusiones es Sela el encargado de redactarlas. Del 28 ai 30 se discuten las ponencias y se aprueban las conclusiones, siendo uno de los temas más polémicos el de ingreso y selección de los alumnos. El día 31, en la jornada de trabajo de las secciones, mientras unos piden la transformación radical de la organización de los estudios, otros solicitan reformas en el plan vigente como objetivo más inmediato hasta conseguir la reforma completa. Por la tarde, tras la exposición de las secciones, el rector Candela pronuncia el discurso de clausura dando por finalizado el acto15.

  • 16 Conclusiones aprobadas por la Asamblea universitaria celebrada en Valencia en los días 27 al 31 de (...)

19Entre las numerosas conclusiones aprobadas tenemos las siguientes: cultivar la ciencia, siguiendo de cerca el movimiento científico; preparar a los alumnos para el ejercicio profesional; elevar el nivel moral e intelectual del país por medio de la educación completa de los alumnos; autonomía universitaria; que en las facultades de las distintas universidades concedan el doctorado con la misma categoría; que los partidos gubernamentales formen un programa común de reformas y se dicte una ley general sobre la reorganización de la enseñanza superior y leyes especiales sobre cada una de las facultades; que se concedan a los profesores todos los elementos indispensables para la enseñanza objetiva y la investigación científica; enviar profesores al extranjero; mejorar la situación económica del personal administrativo y subalterno; el profesorado universitario se comprondrá de catedráticos numerarios, profesores auxiliares, profesores agregados y profesores extraordinarios; selección de los alumnos a su ingreso en Facultad; no más de cincuenta alumnos por clase; implantar la Extensión universitaria; enseñanza realista y lo más práctica posible; establecer la disciplina escolar; verificar excursiones científicas; libertad de enseñanza para el profesorado; etc.16.

La segunda asamblea universitaria (1905)

  • 17 A. Sela, "La Segunda Asamblea Universitaria", n° 540 (31-III-1905), Boletín de la Institución Libr (...)

20En la última sesión de la anterior Asamblea se aprobó, por unanimidad, que cada dos años se celebrara una asamblea universitaria y que la próxima fuese en 1904 en Barcelona. El Rector de esta Universidad, que se hallaba presente en aquel momento, dió su confirmación después de consultar a la Diputación y al Ayuntamiento barcelonés. Inmediatamente se nombró una Comisión organizadora compuesta por el rector Rodríguez Méndez como presidente, y Rivas Mateo, en sustitución de Marzal, como secretario. El 1° de enero de 1904 se dirige una circular a los rectores de todas las Universidades para recordarles los acuerdos tomados en la Asamblea de 1902 y celebrar la próxima a comienzos de 1905, durante las vacaciones navideñas, con el fin de no interrumpir el curso académico. También se pide la colaboración y asistencia del profesorado. Después de la satisfactoria respuesta de las Universidades, se acuerda se verifique del 2 al 7 de enero de 1905. Se invita, además, al profesorado de segunda enseñanza, de Escuelas normales y de Escuelas especiales, ampliando de este modo la temática de la anterior asamblea que fue exclusivamente universitaria17.

21Se acordaron los siguientes temas y ponentes:

22Temas generales

  1. "Autonomía universitaria", por Gumersindo de Azcárate (Madrid).
  2. "Enseñanza universitaria" por Miguel de Unamuno (Salamanca).
  3. "El profesorado" por Blas Lázaro (Madrid).

23Temas especiales

  1. "Reorganización de la Facultad de Ciencias", por Miguel Marzal y Simón Vila (Barcelona) y Salvador Calderón (Madrid).
  2. "Reorganización de la Facultad de Medicina", por Antonio Simonena (Madrid) y Carlos Calleja (Barcelona).
  3. "Reorganización de la Facultad de Farmacia" por José Casares Gil (Barcelona).
  4. "Reorganización de la Facultad de Derecho", por Aniceto Sela (Oviedo).
  5. "Reorganización de la Facultad de Filosofía y Letras", por Julián Ribera Tarrago (Madrid) y Eduardo Ibarra Rodríguez (Zaragoza).
  6. "Las Escuelas Normales", por Augusto Vidal Perera (Barcelona).
  7. "La enseñanza de las artes industriales en España", por Rafael Doménech (Madrid).
  8. "Las Escuelas de Comercio", por Esteban de San José (Barcelona).
  • 18 Ibid., pp. 70-71.
  • 19 Ibid., p. 71.

24Las ponencias se distribuyeron entre los asambleístas con el tiempo suficiente para ser estudiadas antes de las sesiones18 De los doscientos cuarenta inscritos asistieron con asiduidad a las sesiones alrededor de los cien. Entre los que participaron más activamente tenemos a Rafael Rodríguez Méndez, Fargas Roca, Calleja y Borja, Rodríguez Ruiz, Pi y Suñer, Pi y Morell, Benito y de Endara, Benítez Galán, Martínez Vargas, Casares Gil, Esteban de San José, Fontseré, Vidal Ferrera, Gali, Nacente, Tudela, Angela Vallés, Hipólita Fernández, Arenzadi, Subirá, Mir y Miró, Hermenegildo Giner de los Ríos, San Clemente, Mundi, De Buen, Vila y Vendrell, Sanchez Dierma, Requejo y Alonso, Batet, García y Molina Martell, Martín Navarro, Machí, Moliner, López Martínez, Bartual, Gómez Reig, Mollá, Castell, Prats y Aymerich, Jordi, Doménech Gallisá, Lázaro, Recasene, León y Ortiz, Rivas Mateo, Tarazona, Schwartz, Bonet y Bonet, Castells y Agulló. Algunos asambleístas anunciaron su retirada por creer que no podían autorizar una conclusión, relativa al Concordato con la Santa Sede y a la ley de Instrucción Pública de 1887, de la ponencia redactada por Unamuno. Se adhirieron a la asamblea todas las Universidades, varios Institutos de segunda enseñanza, Escuelas de comercio, Escuelas Normales de maestros y maestras, Escuelas Industriales y la Escuela de Ingenieros Industriales de Madrid19.

  • 20 Ibid., pp. 72-74.

25La sesión inaugural se lleva a cabo el día 2 de enero, a las doce horas, en uno de los salones de la Universidad. El rector Rafael Rodríguez Méndez, presidente de la Comisión organizadora, abre la sesión y el secretario Nacente lee la "Memoria" con los trabajos de preparación de la Asamblea, la lista de inscritos y de las Corporaciones adheridas. Se nombra una Comisión nominadora, que, aprobada por la Mesa, se encarga de la buena organización y desarrollo de la Asamblea. De los trabajos se encargan las sesiones generales y las secciones. En estas últimas los congresistas se agrupan, según la Facultad u orden de estudios a que pertenecen, dando cuenta de sus deliberaciones en la sesión plenaria. Se discuten todos los temas especiales y se acuerdan les conclusiones que luego son aprobadas por la Asamblea. Las sesiones se realizan los días 3, 4, 5 y 7 de enero, por la mañana y por la tarde, en distintas horas señaladas para las secciones. En ellas se tratan las ponencias de los temas especiales propuestas por las secciones, y otros asuntos de los asambleístas. Aunque Azcárate y Unamuno no estuvieron presentes, sus ponencias fueron debatidas. La ponencia sobre "El profesorado" fue la más discutida ocupando toda la sesión del día 4 y gran parte del 5. Debido al limitado tiempo y a la gran cantidad de temas no todos los especiales pudieron ser debatidos. En la sesión de clausura, del día 7, se acuerda que la próxima se celebre en Madrid durante las vacaciones de Semana Santa de 190720.

  • 21 Ibid., pp. 74-75.

26Entre las conclusiones aprobadas, se repiten las del Congreso de 1892 y las de la Asamblea de 1902: autonomía universitaria; consignar en los presupuestos cantidades destinadas a subvencionar revistas o boletines; aumentar los derechos de matrícula en las clases prácticas de la Facultad de Ciencias hasta 30 pesetas por alumno y asignatura experimental; modificar el calendario escolar para disminuir los días festivos en las vacaciones de Navidad y del verano; suprimir el preparatorio de Derecho, e ingreso en esta Facultad y en la de Ciencias, mediante examen comparativo; nombrar una Comisión que traduzca al castellano y publique les obras clásicas publicadas en el extranjero en las diferentes ramas de la Facultad de Ciencias; suprimir los exámenes por asignaturas; crear una Cátedra de Derecho forai y otra de Derecho marítimo en la Universidad de Barcelona; crear Cátedras de Derecho industrial en las Universidades de Barcelona, Madrid y Oviedo; separar los estudios elementales del Magisterio, de los Institutos donde se hallan establecidos; unificar el título de maestro de primera enseñanza; organizar exposiciones nacionales de arte decorativo; mejorar la situación económica del personal facultativo administrativo y subalterno de las Universidades; e incorporar al Ministerio de Instrucción pública, el Colegio de San Clemente de Bolonia y la Academia de Bellas Artes de Roma21.

La tercera asamblea universitaria (1915)

  • 22 Asamblea Universitaria de 1915 celebrada en Madrid del 22 al 26 de noviembre, Zaragoza, Tipografía (...)
  • 23 Ibid., pp. 75-88.

27Después de la Segunda asamblea universitaria surge una nueva organización denominada Cuerpo de Catedráticos de Universidad con el fin de relacionar a los universitarios y trabajar por las reivindicaciones de la Universidad. En 1915 se reúnen varios profesores de la Universidad de Zaragoza y forman une Comisión para que se encargue de organizar una asamblea universitaria. En la reunión de Madrid, del 30 de junio de 1915, se acuerda se celebre en esta ciudad. Se pretende que asistan un delegado por Facultad o sección, un profesor auxiliar numerario y otro interino por cada una de las Universidades. Se invita, además, a los rectores y representantes de las Universidades en el Senado22 La Comisión organizadora la preside Ricardo Royo Villanova y actúa de secretario Inocencio Jiménez Vicente. Colaboran en la realización de la Asamblea Rafael Conde y Luque, rector de la Universidad Central, y Francisco Castro y Pascual, secretario general de la misma23.

28En la selección de los temas se tienen en cuenta los problemas más importantes del momento, tanto docentes como administrativos:

  • "Organización administrativa de la enseñanza".
  • "Planes de estudio".
  • "Intensificación de la vida universitaria".
  • "Disciplina escolar".
  • "Exámenes de ingreso".
  • "Oposiciones a cátedras"24
  • 25 Ibid., p. 6.
  • 26 Ibid., pp. 108-109; Aquí aparecen los nombres y apellidos de los asambleístas, Universidad a la qu (...)

29Cada Claustro o Junta de Facultad formula propuestas de conclusiones, sobre los temas, para ser debatidos en las sesiones25 El total de asambleísta es de setenta y dos. Sesenta delegados de los cuales cuarenta y siete catedrátidos, seis profesores auxiliares numerarios, y siete profesores auxiliares interinos; tres de la Universidad de Barcelona, seis de la de Salamanca, tres de la de Santiago, siete de la de Sevilla de los cuales dos corresponden a Cádiz, seis de la de Valencia, seis de la de Valladolid y ocho de la de Zaragoza. Los doce asambleístas sin delegación son rectores, senadores y catedráticos de las Universidades de Madrid, Oviedo, Valencia, Granada, Valladolid, Barcelona y Zaragoza26.

  • 27 Ibid., pp. 75-88.

30La sesión inaugural tiene lugar a las quince y veinte horas del día 22 de noviembre de 1915, en el salón rectoral de la Universidad de Madrid, bajo la presidencia del subsecretario de Instrucción pública Jorge Silvela. En el reglamento interior, aprobado en esta sesión, se conceden quince minutos como máximo para hablar; se decide respetar el orden de los temas en los debates; se acuerda que las votaciones sean siempre nominales y por orden inverso de antigüedad y se acepte un voto de cada delegado, por cada Facultad o Sección, de cada una de las Universidades y un profesor auxiliar numerario y otro interino, por cada Universidad, designados previamente por sus representantes. Los temas de la Asamblea son debatidos en siete sesiones, de mañana y tarde, durante los días 23, 24 y 25. Rafael Andrade, Ministro de Instrucción pública y Bellas Artes, interviene en la sesión de clausura, del día 26, en la que se acuerda constituir una Comisión permanente para que publique los acuerdos tomados y organice la próxima Asamblea a celebrar en Madrid dentro de dos años27.

  • 28 Ibid., pp. 88-93.

31En total se aprobaron 57 conclusiones: 5 sobre organización administrativa de la enseñanza, 2 sobre planes de estudios, 14 sobre intensificación de la vida universitaria, 3 sobre disciplina escolar, 15 sobre exámenes de preparación e ingreso en la Universidad, 5 sobre oposiciones a cátedras, 3 sobre organización del profesorado, 3 sobre exámenes de fin de curso y grados, 3 sobre jubilación, 3 sobre gracias y pensiones, y una sobre bibliotecas universitarias. En los acuerdos adicionales se designa una Comisión permanente formada por José Rodriguez Carracido, Antonio Simonena, Ricardo Roya Villanova, Pascual Téstor, Elias Tormo Monzó y Blas Cabrera, para que gestione todo lo necesario, con el fin de llevar a la práctica los acuerdos votados en la Asamblea, y fije el lugar y fecha de las reuniones que han de celebrarse cada dos años. De entre las conclusiones aprobadas señalamos las siguientes: autonomía universitaria; crear en cada Universidad una Junta de decanos y delegados de las distintas Facultades presidida por el Rector; planes de estudios a cargo de cada Facultad; cursar el Doctorado en todas las Universidades; instalar las Facultades en edificios apropiados con aulas, con despachos confortables, laboratorios, museos, material de trabajo, colecciones, salas de estudios, de lectura, de conversación y de recreo para los alumnos; establecer mayor relación entre profesor y alumnado, subvencionando con fondos universitarios las fiestas de carácter literario, científico, artístico o de cultura física; establecer residencias de estudiantes; asignar a cada Facultad una cantidad para material científico, y dar a la enseñanza mayor, carácter práctico; adjudicar pensiones a profesores y alumnos para la Península y el extranjero; aumentar la consignación para publicaciones; establecer colaboración científica entre Facultades análogas y todos los centros similares; precisar las disposiciones que rigen sobre disciplina escolar; no perdonar las sanciones impuestas a los alumnos; someter las peticiones de los escolares a informe de la respectiva Facultad; que el curso preparatorio conste de dos años; no permitir el ingreso en él de menores de 15 años y en las Facultades a los menores de 18; que la enseñansa en el curso preparatorio sea esencialmente práctica, reduciendo al mínimo la exposición magistral; que las oposiciones se realicen durante les vacaciones y en ellas se supriman los ejercicios memorísticos y se dé preferencia a los que puedan tener por objeto la labor personal de investigación científica y de práctica pedagógica de los opositores; disminuir lo más posible el número de exámenes y sustituirlos por exámenes de asignaturas homogéneas; jubilación a los sesenta años, con posibilidad de impartir cursos especiales de algunas de las materias que hayan sido titulares y pertenecer a los Claustros como catedráticos honorarios, pudiendo desempeñar el cargo de Decano pero no el de Rector; y que las bibliotecas universitarias servidas por el Cuerpo de archiveros se hallen bajo la regulación inmediata de las Universidades28

***

32Como podemos observar, por la repetición de las conclusiones aprobadas, en las distintas Asambleas, les resultados prácticos fueron más bien escasos. No obstante, hay que reconocer su positiva aportación por el intercambio de ideas entre los asistentes, la propaganda que se desarrolló durante su celebración, y la sucesiva aplicación de algunas de sus conclusiones que fueron tenidas en cuenta en la posterior legislación universitaria.

Notes

1 Cf. Actas del Congreso Pedagógico de 1892, Madrid, Vda. de Hernando, 1894; R. M. de Labra, El Congreso Pedagógico Hispano-portugués-amaricano de 1892, Madrid Vda. de Hernando, 1893.

2 R.M. de Labra, op. cit., pp. 19-20.

3 Ibid., p. 215.

4 Ibid., p. 28. Labra considera que el número de congresistas es el más elevado de cuantos congresos se han celebrado anteriormente: 30 funcionarios públicos, 93 catedráticos de Universidad, 107 de Instituto, 78 de Escuelas Especiales, 153 normalistas, 976 maestros, 60 inspectores y representantes de Juntas de Instrucción pública, 138 representantes de sociedades, 153 escritores y 480 personas de profesiones varias (civiles, militares, literarios industriales, etc.).

5 Ibid., pp. 25-26.

6 DArchivo Central del Ministerio de Educación y Ciencias, Legajo 6679, Conclusiones enviadas por R. M. Labra el 1 de julio de 1893 al Ministro de Fomento, Segismundo Moret.

7 Congreso Social y Económico Hispano-Americano, T.I, Madrid, Hijos de M.G. Hernández, 1902, pp. 9-11.

8 Ibid., pp. 451-452.

9 Ibid., pp. 890-892.

10 Archivo de la Universidad de Valencia, Legajo 454, Acias de la Junta organizadora del Centenario, Sesión del 16 de mayo de 1902.

11 Ibid., Actas de la Junta organizadora del Centenario, Sesión del 2 de junio de 1902.

12 Ibid., Actas de la Junta organizadora del Centenario, Sesión del 16 de junio de 1902.

13 Reglamento para la Asamblea de Enseñanza Universitaria que ha de celebrarse con motivo del IV Centenario de la Fundación de la Universidad de Valencia, Valencia, Imp. Doménech, 1902.

14 El Mercantil Valenciano, del n° 12181 al n° 12185 (1902), p. 1.

15 El Mercantil Valenciano, del n° 12184 al n° 12188 (1902), pp. 1-2.

16 Conclusiones aprobadas por la Asamblea universitaria celebrada en Valencia en los días 27 al 31 de octubre de 1902, Valencia, Establecimiento tipográfico Doménech, 1902.

17 A. Sela, "La Segunda Asamblea Universitaria", n° 540 (31-III-1905), Boletín de la Institución Libre de Enseñanza pp. 69-70.

18 Ibid., pp. 70-71.

19 Ibid., p. 71.

20 Ibid., pp. 72-74.

21 Ibid., pp. 74-75.

22 Asamblea Universitaria de 1915 celebrada en Madrid del 22 al 26 de noviembre, Zaragoza, Tipografía del Heraldo de Aragón, 1918, pp. 3-5.

23 Ibid., pp. 75-88.

24 Ibid., pp. 6-8.

25 Ibid., p. 6.

26 Ibid., pp. 108-109; Aquí aparecen los nombres y apellidos de los asambleístas, Universidad a la que pertenecen, enseñanza que tienen a su cargo y entitad que representan.

27 Ibid., pp. 75-88.

28 Ibid., pp. 88-93.

Auteur

Universidad Complutense - Madrid

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540