Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

II. Acteurs de la vie universitaire en Espagne et en Amérique coloniale (XVIIe-XVIIIe siècles)

Polémicas de los catedráticos universitarios en Santa Fé de Bogotá (Siglo XVIII)

Diana E. Soto Arango

Texte intégral

  • 1 En la ciudad de Santa Fe de Bogotá en 1790 funcionaban cuatro instituciones educativas de educació (...)
  • 2 El sistema de informaciones establecía el origen de "blanco y noble" como requisito para obtener e (...)

1Los catedráticos de los estudios superiores1 en la ciudad de Santa Fe se caracterizaron por ser ex-alumnos de la institución educativa de lo más selecto de la élite criolla, hecho que se garantizaba por el sistema de informaciones que habían realizado cuando ingresaron en la institución2.

  • 3 Si hubiese que destacar una característica fundamental de este plan de Moreno, con relación a los (...)

2El primer intento de reglamentar la profesión docente bajo el control estatal en el virreineto de la Nueva Granada se inicia con el plan de estudios del fiscal Francisco Moreno y Escandón3.

3Por otra parte, un cambio importante que se da con este plan, además de las oposiciones públicas para optar a la cátedra, es el nombramiento de un Director de Estudios, quien controlaría la enseñanza y método de los catedráticos. La norma tuvo corta aplicación, pero el profesor Vallecilla intentó reivindicarla en el Colegio del Rosario en el curso 1790-1791, lo mismo que el profesor Vásquez Gallo en 1796, motivando une seria polémica con la administración del colegio. Esta controversia será motivo de análisis en el presente trabajo por plantearse principios académicos que tienen vigencia en la administración de las universidades colombianas.

Independencia académica propuesta de los catedráticos

4La reivindicación de la independencia académica frente a las autoridades administrativas, que en los actuales momentos defienden los docentes colombianos con el término de "libertad de cátedra", es una vieja aspiración del profesorado universitario, que data desde el siglo XVIII, en los colegios de estudios superiores en la ciudad de Santa Fe de Bogotá.

5En esa época las instituciones de educación superior del virreinato de la Nueva Granada se aseguraban, por medio de sus constituciones, que todo nuevo catedrático jurara obediencia a la doctrina del patrono que tuviese el colegio; de esta manera, la enseñanza de la filosofía escolástica quedaba garantizada en aquellos docentes que no fuesen de la orden religiosa de la institución educativa. Pero los avances de las ciencias naturales y la propagación de la filosofía ilustrada, que en el virreinato de la Nueva Granada se inició con Mutis y, posteriormente, con el plan de Moreno y Escandón, se dio un vuelco a la enseñanza, asestando un duro golpe a la filosofía escolástica. A la vista de esto, era de esperar -y así sucedió- que se levantara una gran polémica entre los adeptos y adversarios de la nueva filosofía ilustrada.

6En todo caso, no se trata en esta ponencia de poner de manifiesto dos modos distintos de entender la enseñanza. Se trata, más bien, de reabrir la discusión que se dio en la época entre catedráticos y rectores, al intentar algunos docentes introducir une nueva enseñanza y manejo de la academia en relación con la administración de estas instituciones de educación superior.

7La polémica que nos interesa reseñar aquí es precisamente la que asumió la "minoría selecta" de los docentes, quienes, conscientes de su responsabilidad, utilizaron la cátedra como vehículo de transmisión de los nuevos pensamientos.

  • 4 El profesor Vallecilla estudió en Popayán y luego culminó sus estudios en el Colegio del Rosario. (...)

8El profesor Manuel Santiago Vallecilla, educado bajo el método de estudios del fiscal Moreno y Escandón4, reabre en el Colegio del Rosario la discusión sobre la importancia del estudio de las matemáticas basadas en el método ecléctico y las teorías de Newton y las heliocéntricas, contraponiéndose de esta manera al espíritu de partido y al "método pernicioso de la escolástica".

  • 5 El director de estudios, señor Blaya, hizo público reconocimiento de la dedicación del profesor Va (...)
  • 6 Apelativo que le dio el rector Burgos al profesor Vallecilla.
  • 7 "El profesor Vallecilla solicita le contesten algunas preguntas dos colegiales y el anterior recto (...)

9Sin lugar a dudas, un caso especial lo constituye este joven profesor, que se había ganado el respeto y admiración de sus alumnos y rectores (Alarcón, primero y luego Burgos) por su dedicación a la labor docente, llegando en algunas ocasiones al extremo de quedarse en los "asuetos" a fin de instruir mejor a sus discípulos5; por este motivo, tanto el rector Alarcón como el rector Burgos se habían negado a aceptarle la renuncia del aula de gramática al profesor Vallecilla. Más aún, se decía que el "joven profesor"6 se había portado siempre con quietud y sin perturbar la paz y tranquilidad del colegio, y nunca se le había observado negligencia en sus obligaciones7.

  • 8 "Respuesta del rector del Colegio del Rosario, señor Burgos, al virrey, sobra las peticiones y acu (...)
  • 9 Ibid., folio 39.

10No obstante, las anteriores apreciaciones se vinieron abajo cuando el "joven profesor" se presentó a la oposición de la cátedra de Artes, en 1790, en el Colegio del Rosario y solicitó que los puntos del examen de su oposición se los sacaran "del texto de Jaquier y no por el del padre Goudin"8. Semejante atrevimiento no podía permitírselo el rector Burgos, y como es de suponer, le negó la petición ante el disgusto de Vallecilla, quien, según el rector, "vociferó entre los estudiantes varias proposiciones en desprecio a la enseñanza establecida y proponiendo que no la seguiría, aunque le pesara al rector en caso de obtener la cátedra como esperaba"9.

11Por tal motivo, el joven profesor "dedicado y diligente" pasó a ser el "soberbio y desobediente". El rector Burgos no permitió tal discrepancia ideológica, y enseguida se estableció abiertamente el enfrentamiento, iniciado en los exámenes de oposición a la cátedra, porque el profesor Vallecilla, ya como catedrático, no sólo reafirmaba su oposición al método escolástico, sino que también anunciaba que seguiría el método que había aprendido por el plan de estudios de Moreno y Escandón.

12Años más tarde, en 1796, el catedrático Juan Francisco Vásquez Gallo, pretendió enseñar los avances de las ciencias naturales defendiendo el sistema heliocéntrico, en sabatinas. Este hecho levantó una nueve polémica entre el rector Martínez Caso y el catedrático, al señalar éste la independencia académica de los profesores en relación con la administración rectoral. En esta ocasión, la rectoría del colegio del Rosario repetió un duro informe, contra el catedrático Vásquez Gallo, similar al del rector Burgos en 1791.

El profesor Vallecilla no reconoce la autoridad rectoral

  • 10 "El rector del Colegio del Rosario, don Santiago Gregorio Burgos, comunica al vicepatrono que el p (...)

13El énfasis que el joven profesor puso en la discrepancia con el rector, al negarle cualquier autoridad académica, hizo que éste sintiera desafiada su autoridad y el control que, según él, debía tener sobre los catedráticos para que éstos enseñasen la doctrina de Santo Tomás y utilizaran el método escolástico. Por lo tanto, se hizo pronto evidente que el rector le quitaría al catedrático la habitación que le valía dentro del colegio como profesor de filosofía, dándole a cambio una de inferiores condiciones para obligar posiblemente al joven profesor a "humillarse", o a vivir fuera del colegio, para luego acusarlo de "desobediente" y de "prácticas perniciosas para la juventud"10.

  • 11 "El rector señala los puntos de vista que alega el profesor Vallecilla, para negarle la autoridad (...)

14Lo previsto se cumplió; el profesor Vallecilla instaló su vivienda fuera del Colegio, explicando que lo hacía "porque el rector le había privado violentamente del cuarto que le correspondía como catedrático de filosofía"11.

  • 12 "El rector del Colegio del Rosario comunica al vice-patrono que el profesor de filosofía, don Manu (...)

15Como en "la muerte anunciada", los hechos se presentaron irreversiblemente, y el rector acusó ante el virrey al joven profesor por haber "introducido esta perjudicial novedad de vivir separado de sus discípulos"12.

  • 13 "El secretario, don Luis Ayala, notifica que habiéndosele comunicado al profesor Vallecilla la ord (...)
  • 14 "Carta del profesor Vallecilla al rector Burgos", Santa Fe, 30 de octubre 1790, A.H.N.C., Sección (...)

16Pero si Vallecilla había manifestado "no reconocer por superior al señor rector"13, en órdenes como la de vivir dentro del colegio, ahora ante la decisión rectoral de que él presidiera las sabatinas, el joven profesor señala que no son funciones del rector " ordenar quien presida las conclusiones, porque ésta era una competencia exclusiva del catedrático, según lo demostraba no sólo el plan de estudios de Moreno y algunos escritos del virrey Guirior, sino también consultas anteriores como la que había realizado el profesor Landete14.

17El profesor Vallecilla se oponía a celebrar las sabatinas porque sólo llevaban una semana de clases y sus alumnos todavía "no eran capaces de sustentar una disputa". Sin embargo, el rector, defendiendo su autoridad, ordenó que el pasante celebrara las sabatinas, ante la negativa de Vallecilla a presidirlas.

  • 15 "Respuesta del rector del Colegio del Rosario al virrey sobre las peticiones y acusaciones que hac (...)

18Mas, como puede suponerse, el joven profesor no estaba dispuesto a ceder en lo que consideraba era función de los catedráticos y, en lugar de acatar la orden rectoral, "se presentó allí y altercó delante de todo el colegio sobre que no se debía tener"15.

  • 16 "Instancia del profesor Vallecilla demostrando que el rector del Rosario no tiene jurisdicción sob (...)
  • 17 Ibid., folio 47. Véase también en "Carta al virrey, del profesor Vallecilla, donde solicita se le (...)

19La controversia estaba públicamente planteada y el rector le cerraba el cerco al joven profesor, no le permitió la lección inaugural del curso, que le correspondía al profesor de filosofía16, y en otras sabatinas le impidió su participación. Es decir, el rector no cedería terreno ni en lo ideológico ni en su autoridad y, por otra parte, el profesor Vallecilla, ya lo había anunciado, enseñaría y defendería lo que aprendió por el método del plan de Moreno, como era la filosofía útil, no estando dispuesto a acatar las órdenes que en este sentido le diera el rector Burgos, porque, según Vallecilla, "eran futiles los fundamentos del rector del Colegio del Rosario" de controlar las funciones de los catedráticos y "calificar las doctrinas que hayan de leer"17.

A los Rectores no les compete calificar las doctrinas que leen los catedráticos

  • 18 Plebe considera que los ilustrados en el Siglo XVIII vieron en el "rigor de los planteamientos cie (...)

20A los profesores Vallecilla y Vásquez Gallo los podemos considerar como agentes activos de progreso para su época, principalmente por las tesis ilustradas18, y por la concepción de la independencia académica con relación a la parte administrativa que defendían. Posición que, en su momento, era francamente novedosa y progresista. En la actualidad estos planteamientos siguen teniendo vigencia en nuestras universidades porque en algunas instituciones la academia y los docentes quedan al arbitrio de la administración de turno.

  • 19 "Solicitud del profesor Vallecilla para que el rector del Colegio del Rosario no intervenga en su (...)
  • 20 "El profesor Vallecilla solicita al virrey que le señale término al rector, para que evacúe el inf (...)
  • 21 "El rector del Colegio del Rosario, don Nicolás Martínez Caso, informa que el catedrático Vásquez (...)
  • 22 "El rector del Colegio del Rosario explica al virrey el comportamiento de desorden y desacato de a (...)

21El joven profesor Vallecilla argumentaba que a los rectores "no les competía inmiscuirse en los asuntos del aula y obligaciones de los catedráticos19, y por lo tanto no podían ordenar, examinar o calificar las doctrinas que leen los catedráticos, ni meterse en las funciones de éstos"20. En 1796, similares planteamientos asume el profesor Vásquez Gallo cuando "no quiso leer ni defender la suma doctrina del doctor Santo Tomás y del maestro Goudin"21. Debemos señalar que, en 1791, cuando el profesor Vallecilla polemiza con el rector Burgos, es muy posible que Vásquez Gallo, en ese momento vice-rector del Colegio del Rosario, tomara posición al lado de los planteamientos del joven profesor Vallecilla. Parece ser que, en 1796, el vice-rector, don Camilo Torres, apoyaba al profesor Vásquez Gallo y a los estudiantes en corrillos y asambleas, donde agitaban las banderas de la filosofía natural contraponiéndolas a las órdenes y deseos del rector Martínez Caso22.

  • 23 "Instancia de don Manuel Santiago Vallecilla, demostrando cómo el rector del Rosario no tiene juri (...)
  • 24 Ibid., f. 49 (se refiere al rector Gregorio Burgos).

22Para legitimar su posición de "desafío" al control rectoral, se apoyaba el profesor Vallecilla en los deseos reales que decía: "A los rectores no se les puede conceder la dirección de estudios porque ésta, según S.M., debe recaer en un ministro, y los rectores por lo regular son únicamente teólogos..." y no pueden cumplir "que se defiendan las regalías de la Corona"23. Pero, quizá, el aspecto que suscitaba en el rector la más viva polémica era la afirmación que bacía Vallecilla de "que si pudieran dirigir los estudios los rectores, a este rector debieran privársele por ser incapaz de poder cumplir con lo otro"24.

  • 25 Vallecilla sustentaba su alegato en la Real Cédula del 14 de marzo de 1769, que previene se señale (...)
  • 26 "El fiscal José Antonio Berrío reprende al rector por haber impedido las conclusiones del profesor (...)
  • 27 "El profesor Vallecilla informa al Director de Estudios, señor Blaya, sobre la oposición y veto qu (...)

23El profesor, apoyado en bases legales25 y en el fiscal José Antonio Berrío26, ratificaba la autonomía académica de los catedráticos con respecto al rector, señalando que las funciones de los rectores eran las de "encargarse del gobierno económico e interior del colegio", y sólo ayudarían al director de estudios a "darle cuentas de los defectos que observen a los catedráticos...", pero no apropiarse de sus facultades27.

  • 28 "El rector del Colegio del Rosario da respuesta al señor Vallecilla y le ordena que se someta al p (...)
  • 29 "El rector del Colegio del Rosario se queja ante el virrey del fiscal Blaya por haber declarado qu (...)

24Mas, como puede suponerse, este desafío al control rectoral no quedaría en los pasillos ni en el papel; el señor Burgos, en público enfrentamiento con el joven profesor, le niega consecutivamente el derecho a participar en las sabatinas y actos públicos, y le ordena que debe someterse el plan de estudios de la Junta de 1779, "dejándose de inútiles y nocivas novedades"28, y de actitudes de "libertinaje y falta de subordinación a los legítimos superiores"29.

25No deja de ser curioso el apoyo incondicional que el virrey Espeleta le da al rector Burgos el 30 de julio de 1791, al resolver que:

  1. Se obligue al catedrático a restituirse al colegio.
  2. Que continúe con la enseñanza bajo la subordinación del rector (dando apoyo tácito al plan de estudios de 1779).
  3. Que el profesor Vallecilla trate al rector con respeto y subordinación.
  4. Que debía dar aviso personal al rector de los actos que vaya a defender30.
  • 31 "Relación de mando del gobierno del virrey don José Espeleta", Santa Fe, 1796, Academia de la Hist (...)
  • 32 "Expediente de la polémica por los grados académicos en la ciudad de Santa Fe 1789-1795", en Archi (...)

26La anterior posición del virrey Espeleta riñe completamente con la adoptada en su informe de relación de mando, donde se queja del plan de estudios vigente, y señala que la Junta de Estudios no tiene la formación necesaria para realizar los cambios31. Espeleta puede considerarse como un virrey que se contradice entre lo que escribe y lo que realiza. En la polémica analizada, entre el rector Burgos y el joven profesor, el virrey, al legitimar la autoridad del rector, legitimó un plan de estudios que era contrario (según el informe de mando de 1796) a su pensamiento ilustrado. Otra contradicción manifiesta de este virrey se presenta cuando le devuelve el privilegio de los grados académicos a los dominicos32, y más tarde, en su informe de relación de mando, presenta un dictamen negativo contra esta comunidad.

27Las anteriores situaciones constituyen la piedra angular del problema ideología - autoridad: éste era el conflicto entre el principio de autoridad y el pensamiento ilustrado, por tal motivo consideramos que la Junta de Estudios reconoce la autoridad rectoral y ordena al profesor Vallecilla someterse no sólo a la obediencia administrativa, sino también a la académica.

28El hecho se repite en 1796, con el "caso" de Vásquez Gallo, donde una vez más la Junta de Estudios apoya al rector y a la filosofía escolástica y el virrey Espeleta vuelve a apoyar a un rector escolástico, no sólo confirmándolo en su cargo, sino también dándole mayores poderes, con la implantación de un reglamento más rígido en el colegio, llegándose al extremo de "prohibir hasta la música y tocar instrumentos musicales como el tiple, por considerarlos propios de la gente común".

29Resulta difícil comprender la posición del virrez Espeleta como funcionario de un "gobierno ilustrado" que decía seguir en la "filosofía ilustrada": toma posiciones al lado de la escolástica al apoyar en ocasiones diferentes a los rectores Burgos y Martínez Caso en polémicas que empeñaban toda la concepción de la enseñanza de los colegios de Santa Fe.

30Igualmente sorprende que negase el apoyo a catedráticos que defendían la "filosofía útil" y apoyara en cambio a los rectores escolásticos. Tampoco parece coherente que fuera de las aulas apoyara a la Expedición Botánica orientada precisamente por la explicación de las teorías y métodos que él como virrey impedía que se enseñaran en los colegios de Santa Fe.

***

31Los casos que hemos analizado aquí pueden ser representativos de la lucha mantenida por la minoría ilustrada del profesorado universitario por alcanzar la libertad de cátedra frente al poder administrativo. Dicha libertad de cátedra era imprescindible para introducir nuevas doctrinas que equilibraran el monopolio ideológico de la escolástica.

32Con la reforma del plan de estudios de Moreno y Escandón se dio el primer paso importante para que las cátedras y cargos administrativos pudiesen ser ocupados también por miembros del sector civil y no, como hasta entonces casi únicamente por eclesiásticos.

33Los catedráticos tenían en común ser ex-alumnos del colegio donde ocupaban la cátedra y, por lo tanto, tenían "jurada doctrina" y el estatus social de "blanco y noble", que ya habían tenido que probar en su época de estudiante.

34Como se ha analizado, la defensa realizada por ios nuevos catedráticos de la filosofía útil y de la independencia académica estaría llena de obstáculos, especialmente por parte de los rectores que exigían se antepusiera su autoridad, frecuentemente unida al apoyo de los intereses de la escolástica.

35Las polémicas de los catedráticos dentro de las aulas de los colegios, que hemos estudiado en esta ponencia, pueden considerarse como intento de institucionalizar las ideas ilustradas y el saber científico en los centros universitarios de Santa Fe. Aunque tales planteamientos no llegaron a cuajar en la etapa colonial, pueden ser interpretados como antecedentes significativos de la larga marcha hacia la libertad de cátedra que, en parte, hemos de continuar en la actualidad frente al sector administrativo que intenta controlar las actividades académicas de los docentes.

Notes

1 En la ciudad de Santa Fe de Bogotá en 1790 funcionaban cuatro instituciones educativas de educación superior. La Universidad de Santo Tomás, la Universidad de San Nicolás de Bari, el Colegio Mayor del Rosario y Colegio de San Bartolomé; los dos últimos se encargaban de la educación del sector civil.

2 El sistema de informaciones establecía el origen de "blanco y noble" como requisito para obtener el "status de colegial".

3 Si hubiese que destacar una característica fundamental de este plan de Moreno, con relación a los catedráticos, señalaríamos la "norma" de sacar las cátedras a concurso público, por ser éste un paso decisivo en la secularización de las cátedras: Véase en "Plan de estudios presentado por el fiscal Moreno y Escandón", Santa Fe, 1774, Archivo Jardin Botánico de Madrid (A. J.B.), Sección Mutis, Legajo 25, F. 20 (numeración nuestra).

4 El profesor Vallecilla estudió en Popayán y luego culminó sus estudios en el Colegio del Rosario. Afirmaba Vallecilla qu él sólo podía enseñar por el método que había aprendido, y ése era el del plan de estudios del fiscal Moreno y Escandón. En "Instancia de don Manuel Santiago Vallecilla, demostrando cómo el rector del Rosario no tenía jurisdicción sobre los catedráticos y sus lecturas", Santa Fe, 15 de enero 1791, Archivo Histórico Nacional de Colombia (A.H.N.C.), Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 54 (Doc. 10, numeración nuestra).

5 El director de estudios, señor Blaya, hizo público reconocimiento de la dedicación del profesor Vallecilla a su labor docente. Véase "informe del señor Blaya", Santa Fe, febrero de 1791, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 57 (Doc. n° 11, numeración nuestra).

6 Apelativo que le dio el rector Burgos al profesor Vallecilla.

7 "El profesor Vallecilla solicita le contesten algunas preguntas dos colegiales y el anterior rector del Colegio del Rosario", Santa Fe, 18 diciembre 1790, Doc. cit. n° 9, f. 45 y V.

8 "Respuesta del rector del Colegio del Rosario, señor Burgos, al virrey, sobra las peticiones y acusaciones que había realizado el profesor Vallecilla", Santa Fe, 7 de diciembre 1790, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 39 (Doc. n° 8, numeración nuestra).

9 Ibid., folio 39.

10 "El rector del Colegio del Rosario, don Santiago Gregorio Burgos, comunica al vicepatrono que el profesor de filosofía don Manuel Santiago Vallecilla vive fuera del colegio contrariando las normas del colegio", Santa Fe, 27 octubre 1790, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 31 y V (Doc. n° 1, numeración nuestra).

11 "El rector señala los puntos de vista que alega el profesor Vallecilla, para negarle la autoridad como rector", Santa Fe, 7 diciembre 1790, Doc. cit. n° 8.

12 "El rector del Colegio del Rosario comunica al vice-patrono que el profesor de filosofía, don Manuel Santiago Vallecilla, vive fuera del colegio Santa Fe, 27 de octubre de 1790, Doc. cit. n° 1, f. 31-V.

13 "El secretario, don Luis Ayala, notifica que habiéndosele comunicado al profesor Vallecilla la orden del rector, éste dijo que no se daba por notificado, "por no reconocer por superior al señor rector", Santa Fe, 28 de octubre 1790, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 3V (Doc. n° 2, numeración nuestra).

14 "Carta del profesor Vallecilla al rector Burgos", Santa Fe, 30 de octubre 1790, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 34 (Doc. n° 3, numeración nuestra).

15 "Respuesta del rector del Colegio del Rosario al virrey sobre las peticiones y acusaciones que hacía el profesor Vallecilla", Santa Fe, 7 de diciembre 1790, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 40 (Doc. n° 8, numeración nuestra).

16 "Instancia del profesor Vallecilla demostrando que el rector del Rosario no tiene jurisdicción sobre los catedráticos", Santa Fe, 15 de enero 1791, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 51-V (Doc. n° 10, numeración nuestra).

17 Ibid., folio 47. Véase también en "Carta al virrey, del profesor Vallecilla, donde solicita se le aclare al rector que a él no le pertenece calificar las doctrinas que leen los catedráticos, ni meterse en las funciones de éstos", Santa Fe, 27 de noviembre 1790, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, t. 31, f. 38 (Doc. n° 6, numeración nuestra).

18 Plebe considera que los ilustrados en el Siglo XVIII vieron en el "rigor de los planteamientos científicos un instrumento perfectamente apto para combatir el oscurantismo de los mitos de la teología y de tradición", en A. PLEBE, ¿Qué es verdaderamente la ilustración? Madrid, Editorial Donai, 1971, p. 117.

19 "Solicitud del profesor Vallecilla para que el rector del Colegio del Rosario no intervenga en su aula, ni imponga la filosofía escolástica", Santa Fe, 6 de noviembre 1790, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 29-V (Doc. n° 5 numeración nuestra).

20 "El profesor Vallecilla solicita al virrey que le señale término al rector, para que evacúe el informe que se le tiene pedido", Santa Fe, 27 de noviembre 1790, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 38 (Doc. n° 6 numeración nuestra).

21 "El rector del Colegio del Rosario, don Nicolás Martínez Caso, informa que el catedrático Vásquez Gallo no lee ni defiende la doctrina de Santo Tomás, ni la del padre Goudin", Santa Fe, 1795, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Colegios, t. 1, f. 475.

22 "El rector del Colegio del Rosario explica al virrey el comportamiento de desorden y desacato de algunos estudiantes y catedráticos", Santa Fe, 1796, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Colegios, T. 3, f. 237-V y en A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Milicias y Marina, T. 127, ff. 215 a 240.

23 "Instancia de don Manuel Santiago Vallecilla, demostrando cómo el rector del Rosario no tiene jurisdicción sobre los catedráticos y sus lectores", Santa Fe, 15 de enero 1791, Doc. cit. n° 10, f. 49.

24 Ibid., f. 49 (se refiere al rector Gregorio Burgos).

25 Vallecilla sustentaba su alegato en la Real Cédula del 14 de marzo de 1769, que previene se señale un Censor Regio. En la real determinación del 6 de septiembre de 1770, que mandó que los censores de estudio fuesen los mismos fiscales. En el plan de estudios del fiscal Moreno y Escandón que establecía el nombramiento de un Director y Censor Regio de Estudios, norma confirmada por el virrey-arzobispo Caballero y Góngora, quien el 19 de enero de 1786 había nombrado de Director General a don Estanislao Joaquín Andino.

26 "El fiscal José Antonio Berrío reprende al rector por haber impedido las conclusiones del profesor Vallecilla; dice que él está ejerciendo las funciones del Director General de Estudios don Estanislao Joaquín Andino, quien fue nombrado por decreto del virrey Caballero y Góngora el 19 de enero de 1786, y por lo tanto el rector ha debido obedecer", Santa Fe, 3 de diciembre 1790, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 68 y v (Doc. n° 21, numeración nuestra).

27 "El profesor Vallecilla informa al Director de Estudios, señor Blaya, sobre la oposición y veto que le ha puesto el rector a las conclusiones públicas que él iba a defender y que ya había sido aprobadas por el Director de Estudios Santa Fe, julio 1791, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 65v (Doc. n° 16, numeración nuestra).

28 "El rector del Colegio del Rosario da respuesta al señor Vallecilla y le ordena que se someta al plan de la Junta de estudios de 1799", Santa Fe, 2 de noviembre 1790, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 35 (Doc. n° 4, numeración nuestra).

29 "El rector del Colegio del Rosario se queja ante el virrey del fiscal Blaya por haber declarado que el señor Vallecilla podía leer las conclusiones cuando él por superior decreto del 30 de junio del virrey, tenía potestad para suprimirlas", Santa Fe, 12 de julio 1791, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 73v (Doc. n° 22, numeración nuestra).

30 El virrey Espeleta apoya al rector del Colegio del Rosario en sus desaveniencias con el profesor Vallecilla, Santa Fe, 30 de junio 1791, A.H.N.C., Sección Colonia, Fondo Miscelánea, T. 31, f. 64 y v (Doc. n° 15, numeración nuestra).

31 "Relación de mando del gobierno del virrey don José Espeleta", Santa Fe, 1796, Academia de la Historia de Madrid (A.H.M.)., Sección Papeles dedicados a José Celestino Mutis, Legajo 4102, documento n° 44, publicado en García y García, J.A., Relaciones de los virreyes del Nuevo Reino de Granada, Nueva York. Imprenta de Hallets, Breen, 1869, p. 336.

32 "Expediente de la polémica por los grados académicos en la ciudad de Santa Fe 1789-1795", en Archivo General de Indias (A.G.I.), Sección Quinta, Audiencia de Santa Fe legajo 559, documento n° 17, ff. 58-60.

Auteur

Universidad Pedagógica Nacional, Bogotá

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable