Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

II. Acteurs de la vie universitaire en Espagne et en Amérique coloniale (XVIIe-XVIIIe siècles)

La otra cara de la Universidad de Valladolid. La Infraestructura universitaria: Los que ni enseñan ni aprenden

Margarita Torremocha Hernández

Texte intégral

  • 1 M. Torremocha Hernandez, Ser estudiante en el siglo XVIII. La Universidad Vallisoletana de la Ilust (...)

1Alfonso X definió en las Partidas a la Universidad como un "ayuntamiento de escolares". Los alumnos eran y son, sin ninguna duda, el elemento fundamental para la existencia y desarrollo de una Universidad, pero no su única pieza. Su protagonismo lo compartían con el profesorado que debía encauzar el aprendizaje a través de la exposición de los contenidos de las distintas ciencias. Catedráticos y estudiantes desempeñaban una actividad que resumía los principales fines de la institución universitaria, aunque ésta se sustentaba en una sólida estructura que precisaba de un mayor contingente de individuos para su mantenimiento. El cuerpo de doctores y maestros, formado en su mayoría por catedráticos, realizaba - bajo las directrices del Rector - tareas docentes y otras de gestión y administración. Como integrantes del gremio universitario adquirían, con frecuencia gustosamente, una serie de responsabilidades y obligaciones necesarias para el buen funcionamiento del estudio. En consecuencia, se convertían temporalmente en jueces claustrales, síndicos, consiliarios, diputados, comisarios de rentas, comisarios de grano, obreros mayores, comisionados, etc. A estas tareas sé entregaban con desigual dedicación, aunque de ningún modo se les podía acusar de negligencia. No en vano defendían sus intereses; asuntos casi personales, como cuando se trataba de las rentas de la Universidad de las que cobraban sus salarios. Sin embargo, fueron numerosas las ocasiones en que, por atender estas empresas, los catedráticos descuidaron la docencia, dejándola en manos de sustitutos libres de tales ocupaciones1.

2Aún así, la diversidad de funciones que desempeñaban doctores y catedráticos no alcanzaba a cubrir las necesidades de esta institución que requería la colaboración de un personal específico, que llegaba a la Universidad sin intención de enseñar, ni tampoco de aprender. Este cuerpo se autodenominaba bien como criados o servidores de la Universidad o bien como ministros u oficiales suyos, dependiendo del papel que quisiera jugar en un determinado momento, y constituía la otra cara de la Universidad. Entre ellos había lógicamente diversidad de funciones y en consecuencia de categorías y de salarios, pero tenían también rasgos comunes derivados de su vinculación a la Universidad. Esta la establecían, como los estudiantes y catedráticos, a través de una matrícula que -según las disposiciones académicas - debía ser anual. Como veremos más adelante, todo oficial debía pasar una selección antes de acceder a su puesto, y superada ésta, realizar un juramento de obediencia al Rector, pero su condición de "universitario" se la transmitía la matrícula. Esta les confería a su vez una serie de obligaciones, pero también de privilegios.

  • 2 Dicho privilegio fue derogado por Juan I en 1379 y confirmado después por sus sucesores. En 1418 el (...)
  • 3 Novísima Recopilación, Libro VIII, tit. VI, ley VI, 4.IX.1770. En esta Real provisión se recogen la (...)

3Los ministros de la Universidad, así como sus doctores, maestros y estudiantes, tenían privilegio de alojamiento y, por tanto, los aposentadores reales no podían enviar soldados a sus casas o posadas donde residieran, ni tampoco a personas de distinción como caballeros o grandes que acompañasen a los Reyes2. Tal privilegio era sin duda apreciado pero, ninguno tanto, como el disfrute del fuero. Los oficiales se convertían en individuos aforados sometidos tan sólo al tribunal universitario del Rector, quedando eximidos de la jurisdicción ordinaria. Las condiciones en que se beneficiaban del fuero eran notoriamente más ventajosas que las disfrutadas en la Universidad de Salamanca por los mismos individuos. En primer lugar éste afectaba a todo el personal no docente, sin exclusión de ningún oficio y, además, sin limitaciones, ya que, al igual que los otros universitarios, disfrutaban de un fuero "ratio personae" activo y pasivo y, por consiguiente, podían llevar hasta el tribunal académico "en calidad de reos y demandados a los demás vasallos de la corona"3.

  • 4 Un ejemplo de ello puede ser el suceso que vivió el bedel que tras ganar un pleito en primera y seg (...)
  • 5 A.U.V., Libro de los claustros n° 15, fol. 256 v°, 23.VIII.1764.
  • 6 Ibid., fol. 106, 27. II.1762.

4El privilegio de pertenecer a una jurisdicción privativa fue disfrutado por los ministros de la Universidad de Valladolid sin más complicaciones que las que tales procesos solían provocar en cuestión de competencias4. Fueron los propios oficiales los que se encargaron en algunas ocasiones de extralimitarse en esta materia haciendo extensiva su condición de aforado a otros miembros de su familia de manera irregular. Así, en 1764 un hijo del relojero de la Universidad Manuel Arlanzón, llamado Andrés, quiso gozar de fuero cuando no le correspondía y, además, para servirse de él con inmediatez, ya que se encontraba preso por la justicia ordinaria mientras se hacían las diligencias pertinentes para comprobar si era o no cómplice de un robo que había sufrido el maestro de capilla de la catedral. En su memorial, instaba al Rector a que enviase letras inhibitorias para reclamarle a su tribunal, pero la Universidad no cedió a tales argucias5. Sin embargo, había otra vía para que los hijos disfrutasen de los privilegios paternos y consistía en vincularles también al servicio de la Universidad. De esta manera disfrutaban de éste y otros privilegios universitarios, estando especialmente interesados en la exención de quintas. El mismo Manuel Arlanzón buscó la exclusión del sorteo de su hijo Francisco Javier, pero en esta ocasión en virtud de su relación familiar. El asunto provocó debates internos y un conflicto de competencia con la Chancillería que se saldó con la decisión claustral de no librar de quintas a los descendientes de oficiales6.

5Los privilegios derivados de su vinculación universitaria eran los factores que más igualaban a los ministros cuya situación laboral y personal era muy distinta. No obstante, todos ellos mantenían una misma línea de comportamiento y relación con la institución para la que trabajaban. La exposición de estos fenómenos es nuestro objetivo en este artículo. Sin embargo, no podemos pretender efectuar un análisis profundo de todos y cada uno de los ministros de la Universidad de Valladolid a lo largo del Antiguo Régimen porque su extensión sobrepasaría nuestros límites. Por ello, hemos optado por posponer el estudio de todos aquellos relacionados con la hacienda universitaria -tesorero- y con el tribunal judicial -procurador, fiscal, receptores, escribano de la conservaduría, etc.- y centrarnos en algunos de los restantes oficios que regularmente existieron en la Universidad, excluyendo -por las mismas razones- al alguacil, ministros de vara, barrendero, cenero, repostero, estacionario, bibliotecario, agentes de negocios, ordinarios, capellanes, etc.

El bedel

  • 7 Partida 2, tit. 31, ley 10.
  • 8 Biblioteca A.U.V., 1183. Estatutos en Latin, art. 65; Estatutos en Romance, 1545, art. 130-142.
  • 9 En la Universidad de Orihuela esta tarea la realizaba el apuntador hasta que, en 1783, se le asignó (...)

6La existencia de este cargo aparece ya reflejada en las Partidas7 donde se analiza tanto la etimología del término como sus funciones. Los Estatutos de la Universidad de Valladolid describen también cuáles eran las ocupaciones de tan importante oficio8. El bedel debía controlar a los catedráticos en su actividad docente, comprobando si no daban sus clases o si no lo hacían en el horario que tenían marcado, acudiendo tarde o saliéndose antes de los previsto. Sus observaciones las debía presentar cada tres meses en claustro de Rector y Diputados, donde se señalaban las multas a los catedráticos. Esta obligación causaba el enojo del profesorado cuyo testimonio era preterido al del bedel, pues sólo su palabra tenía validez. Además éste anotaba todo lo que observaba mientras que los catedráticos pocas veces recordaban lo que había sucedido el día en que se les acusaba de incumplimiento9. Asimismo, el bedel debía "anunciar con su maza o cetro las fiestas establecidas por la Universidad, haciéndoselo saber públicamente a todos los catedráticos y sustitutos de los mismos en las horas de lección, según costumbre".

7Misión del bedel eran también las gestiones relacionadas con la convocatoria de un claustro. Una vez convocado por el Rector debía comunicárselo a todas las personas interesadas, llevando a cada una la cédula de llamamiento con la relación de temas a tratar. Cuando por fin el claustro se reunía, el bedel encendía los braseros y se colocaba a la puerta donde permanecía para no permitir la entrada a ningún individuo que no hubiese sido convocado, anunciar la llegada de personas que fuesen allí a exponer algún asunto o, simplemente, en espera de alguna orden del Rector. Su presencia era también inexcusable cuando se efectuaba la provisión de cátedras por votación estudiantil, pues mientras ésta se desarrollaba no podía abandonar su vigilancia desde la puerta.

8Para otros muchos actos se requería la figura del bedel, tanto si eran académicos como protocolarios. A los grados de licenciado, maestro o doctor, y a las repeticiones, debía asistir con sus mazas. En los casos de defunción de cualquier miembro del gremio universitario debía notificarlo por las aulas "para que sub poena praestiti todos los estudiantes y personas del dicho Estudio vayan a enterrarle".

9Debía el bedel cuidar de todo lo relacionado con la capilla y las capellanías del Estudio, anotando en un cuadrante las misas que se decían al mes para presentarlo a la hora de pagar a los capellanes. Los Estatutos también le asignaban la misión de "guardar todos los ornamentos, plata, libros de la Capilla, y de todas las cosas muebles del dicho Estudio", de las cuales había un inventario que se guardaba en el Arca de la Universidad. Además, costeaba la cera u oblata de las misas y la ropa limpia de la sacristía.

10En general el bedel debía realizar todo lo que el Rector le mandase -dentro de unos límites lógicos- puesto que cada año le hacía un juramento de obediencia. Igualmente, aunque con diferencias en la práctica debía honrar y acatar a todos los doctores, maestros y catedráticos.

  • 10 Ibid., Visita del Obispo Valtodano, art. 56; Visita del Licenciado Contreras, art. 8.
  • 11 A.U.V., Libro de claustros n° 12, fol. 123-124, 29. I.1728.
  • 12 A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 361, 6. V.1747.
  • 13 A.U.V., Libro de claustros n° 583, fol. 86 v°, 1770.

11En los Estatutos también se recogían otras obligaciones que pronto dejaron de ser propias del bedel tales como la de "tener las escuelas limpias", ya que con posterioridad se creó el oficio de barrendero. Por otra parte, la realidad cotidiana hizo que se le exigiesen otras atenciones no recogidas explícitamente en los Estatutos. En 1568 y en 1610 los Visitadores Valtodano y Contreras – respectivamente- insistieron en la obligación de que el bedel tuviera un libro de multas10. En 1728 se le instó que llamase a los graduados, estableciendo un turno para su participación en los actos académicos11. En 1747 se le pidió que cada año jurase que no daría certificados a ningún explicante de extraordinario si efectivamente no le veía leer en las aulas12. En estas fechas ya tenía el bedel un horario fijo, señalándose que "su oficio es el de asistir perennemente todos los días lectivos a la Universidad desde las ocho hasta las onze y desde las dos hasta las cinco" y en consecuencia era "incompatible con otro alguno, por la grabosa residenzia que tiene diariamentte a las escuelas públicas"13.

  • 14 A.U.V., Libro de claustros n° 546, fol. 69 v°.
  • 15 A.U.V., Libro de claustro n° 10, fol. 429 v°, 431, 4. V.1700.
  • 16 Rodriguez Guevara tuvo que pagar 4.000 reales a cuenta del alcanze y otros 7499 reales antes de fin (...)

12El cargo de bedel era importante en la Universidad y los claustrales eran los encargados de elegirle. Hasta 1473 esta elección debía ser confirmada por el Monarca, pero ese año Enrique IV concedió total libertad a la Universidad14. No existía ningún requisito específico para ocupar este cargo y, como en los otros, el punto de referencia principal de los aspirantes al puesto de bedel era el parentesco con el existente o recientemente fallecido. No obstante, este oficio, como el de tesorero, requería la entrega de fianzas a la Universidad, en razón de los bienes de ésta que custodiaba. La cantidad que el bedel depositaba para tomar posesión de su oficio osciló según los tiempos. El pretendiente al oficio le notificaba al claustro la cantidad que podía aportar y en éste se aceptaba o rechazaba la propuesta. Nos pueden servir como ejemplo los 4.000 ducados que en 1699 se le pidieron a Manuel Zenzano y que él se comprometió a pagar a razón de 200 al año. Dicho dinero servía también para compensar posibles fugas como la que él mismo protagonizó llevándose el dinero del Arca. Este era el nuevo marido de la viuda del anterior bedel, hija también de un bedel, y en virtud de tal relación la Universidad le había concedido el cargo, atendiendo asimismo a que ambos tenían una deuda con la institución de 2.417 reales que el nuevo bedel asumía. Zenzano debía desempeñar el oficio hasta que su hijastro, el hijo del difunto bedel Gerónimo Helguero, tuviese edad para hacerlo, pero no esperó tanto. Accedió al puesto en 1700 con el respaldo como fiador de Francisco Rodriguez Guevara, cura beneficiado de Santovenia15. Cuatro años más tarde se fugaba dejando a éste con graves cargas financieras16.

  • 17 A.U.V., Libro n° 583, fol. 68 v°, 1770.
  • 18 Novísima Recopilación, Libro VIII, tit. VIII, ley VII, 24. 1.1770.
  • 19 También se quejaban de que cada vez se daba posesión de menos cátedras y perdían asimismo propinas, (...)
  • 20 A.U.V., Libro de claustros n° 12, fol. 205-207,12. VI.1730.
  • 21 En 1786 esta distribución se mantenía atendiendo a su mucha familia. (A.U.V., Libro de claustros n° (...)
  • 22 A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 335-336, 21.XI.1746.
  • 23 A.U.V., Libro de claustros n° 20, fol. 583-586,1. V.1799.
  • 24 Cuando Pedro Antón de Aguilar se queja de su sueldo fijo 982 rs. y alega el mucho trabajo que tiene (...)

13No obstante, las fianzas no desanimaban a los que querían realizar este trabajo ya que los bedeles gozaban de unos saneados ingresos aunque ellos siempre los calificaban de insuficientes. Es difícil realizar un cálculo aproximado de lo que éstos podían alcanzar ya que el salario era una perfida más de los ingresos que se completaban con diversas propinas. Desconocemos cual era su renta anual hasta muy avanzado el Setecientos. En 1770 el claustro informó al Consejo que al bedel se le entregaban anualmente 900 reales17. En los años siguientes este sueldo se vió aumentado dado que las propinas más abundantes que recibía un bedel provenían de los grados de bachiller y las perdió cuando en 1770 se reformó su sistema de concesión18. En consecuencia, en 1776 el claustro acordó pagarle 200 ducados anualos19. A esta cantidad fija se sumaba otra variable proveniente de distintos conceptos. El bedel disfrutaba de una participación en las multas que se imponían a los catedráticos por negligencia. Esta partida tenía muy variadas aplicaciones. En 1730 sirvió para hacer obras en el General de los clérigos menores, comprar libros para la secretaría, unos cajones para guardar los ornamentos de la capilla, y aún quedaron 200 reales que se le entregaron al bedel20. No obstante, lo más aceptado fue que el bedel se quedara con una tercera parte de las multas, aunque nada se dijera al respecto en los Estatutos, atendiendo siempre a las necesidades que tenían estos oficiales21. Asimismo era frecuente que el bedel solicitase que se le pagase algún tipo de servicio que hubiese hecho a la Universidad y que no fuese de su obligación. En este caso dependía de la suerte pues si bien esisten testimonios de haber logrado este sobresueldo -en 1746 se le dieron 60 reales22- en otras ocasiones se le niega23 o se le concede como una limosna y no como dinero ganado con su trabajo24.

  • 25 Las "propinas" se fueron incrementando con el paso del tiempo. En 1568 el Visitador Valtodano fijó (...)

14Pero el bedel percibía gratificaciones por otra serie de actividades25:

– Por la asistencia de dos horas a cada acto menor y extender su partida en el libro correspondiente

8

rs.

– Por la asistencia de cuatro horas a cada acto menor y extender su partida en el libro correspondiente con expresión de los Doctores que habían asistido y argüido y con la para el Consejocertificación individual

10

rs.

– Por la asistencia a cada grado de bachiller, repartir las conclusiones a los Decanos y examinadores, hacer el depósito, etc.

18

rs.

– Por la posesión de cátedras de regencia

24

rs.

– Por la posesión de cátedras de propiedad

30

rs.

– Por cada grado de licenciado en Artes, Medicina, Cánones y Leyes:

 

 

– En la repetición

18

rs.

– En el grado

66

rs.

– Por cada grado de licenciado en Teología :

 

 

– En la repetición

33

rs.

– En el grado

66

rs.

– Por cada grado de Maestro o Doctor en Artes. Medicina Cánones, y Leyes

165

rs.

– Por cada grado de Maestro en Teología

145’5

rs.

– Por cada memorial para aspirantes a instituciones

4

rs.

– Por cada una de las cuatro fiestas generales de la Universidad

4

rs.

– Por asistir al claustro de S. Lucas y Sta. Catalina

4

rs.

  • 26 Β. Busto Marroquin, La Universidad, de Valladolid en el siglo XVIII a través de sus documentos cont (...)
  • 27 Este era bedel desde 1721 y disfrutaba de una casa a la que renunció en 1748. De inmediato otros mi (...)
  • 28 M. Alcocer, Op. cit., T. I, pág. 142.
  • 29 A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 168-170, 23.X.1753, fol. 358, 4.IIΙ.1758.

15Las estimaciones realizades por B. Busto Marroquín situan el salario del bedel en el curso 1793-1794 en unos 7.000 reales26, es decir, una cantidad superior a la que percibían algunos catedráticos de la Universidad. Además tenían otras ventajas económicas en relación con su oficio. Algunos bedeles residieron en casas de la propia Universidad. Joseph Antón Magaz vivió en una de ellas27 y aunque tenía que pagar un alquiler, sabía que la Universidad era benévola si por alguna razón se retrasaba en pagarlo. Asimismo los bedeles, como otros ministros de la Universidad disfrutaban desde 1529 de un uniforme para desempeñar sus tareas que les pagaba la Universidad28. Debían tener dos ropajes grandes de granada morada, con bonetes, hechos al modo de Italia. Pero éstos eran para asistir a los actos -grados de licenciado, doctores o maestros, fiestas y recibimientos- y no para vestirlos diariamente, ya que el claustro había estipulado que debían durarles seis años. No obstante, algunos bedeles rechazaron el modelo tradicional establecido y cambiaron la golilla por un traje militar. Esta petición hizo J. Antón Magaz en 1753 alegando problemas de salud (presentó incluso un certificado médico) y obtuvo aprobación del claustro, lo que debió contribuir a que su sucesor, Tomás de Santander, también lo pidiera. Este alegó el desabrigo que su traje le producía y consiguió también acudir a la Universidad "de militar"29.

  • 30 A.U.V., Libro de claustros n° 20, fol. 402-404, 8.X.1796; fol. 448-451, 4.II.1497.

16Las compensaciones económicas de un bedel no eran pues desdeñables, pero una sombra podía caer sobre ellos en el caso de que el claustro les obligase a pasar una jubilación al bedel anterior o a su familia. A veces eran ellos mismos los que aceptaban correr con esa carga para poder acceder al oficio pero después les pesaba como una losa. Cuando P. Antón Aguilar solicitó en 1796 la jubilación de su puesto, solicitó conservar todo el salario. El pretendía que el oficio pasase a su yerno, Francisco de Inés, que había solicitado el puesto en esas condiciones y que, en consecuencia, tan sólo percibiría los ingresos considerados como propinas. Un año más tarde, el segundo bedel hizo el mismo planteamiento al claustro cuando presentó sus intenciones de jubilación después de haber ocupado este oficio durante treinta años. El beneficiado con la vacante sería su hijo, Antonio Robles, servidor ya de la Universidad pues era ministro de vara30. Con este sistema se libraban de los competidores que también aspiraban a la plaza, resignándose a comenzar con cierta precariedad. No obstante, fue más frecuente que el claustro se comprometiese a favorecer a sus ministros y sus familias con ayudas, más que con rentas fijas, sin gravar a los que estaban en activo para no favorecer su negligencia.

  • 31 A.U.V., Libro n° 583, fol. 68 v° - 69, 1770.

17Muy inferior era la retribución económica de otro "criado" de la Universidad conocido como segundo bedel. Según el informe que el claustro vallisoletano envió al Consejo de Castilla en 1770, dicho oficio "no tiene sueldo alguno". Cobraba propinas por asistir a los grados de licenciado 15 reales, y 23,5 si era un doctorado o magisterio y, como sus compañeros, percibía cuatro reales por asistir a las cuatro fiestas de la Universidad31! No obstante, desde esa fecha hasta final del siglo XVIII se debieron introducir modificaciones, ya que cuando en 1797 pidió la jubilación el segundo bedel, José Miguel Robles, quiso -como ya hemos dicho- conservar sus 100 ducados de salario que unos años antes no tenía. Fue en 1792 cuando se registró porvez primera en las cuentas del Arca esta partida.

  • 32 A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 48-49, 21.IV.1750.
  • 33 A.U.V., Libro de claustros n° 10, fol. 432-438, 20.VIII.1700. En 1707 pidió dinero por haber llevad (...)

18Su misión era la de asistir a todas las fiestas y funciones públicas, a los grados mayores, y en caso de ausencia o enfermedad del primer bedel debía sustituirle realizando todos sus quehaceres aunque en la práctica esto no se producía. Cuando se ausentaba el primer bedel, le sustituía el maestro de ceremonias u otro individuo, como ocurrió en 1750 cuando pidió el primer bedel licencia al claustro para ausentarse a hacer unas diligencias en sus propiedades de Palencia y se le autorizó a poner a un sustituto, es decir que el segundo bedel no asumió su trabajo y tampoco sus ingresos32. No obstante, como su presencia era continua en la Universidad se le solicitaron también otros servicios por los que siempre el segundo bedel esperaba una compensación económica33.

El secretario

  • 34 "Item, por excusar las vexaciones que a los estudiantes y personas de la Universidad se les podía h (...)
  • 35 M. Alcocer, op. cit., T. I, p. 137.

19En la Universidad de Valladolid había dos secretarías34, y así se recoge en los Estatutos en los que no se hace, sin embargo, una diferenciación clara entre secretario del claustro y secretario de la conservaduría, ya que en el momento en que éstos se redactaron-1545 - no se había definido dichas categorías nítidamente. Fue a partir de 1595 cuando se empezó a hablar de dos secretarías distintas tras comprárselas la Universidad a Don Juan de Menchaca35. Nosotros en este apartado vamos a limitarnos a la descripción del papel que en la institución jugaba el secretario del claustro, ya que el de conservaduría tenía funciones en la administración de justicia escolástica.

  • 36 Visita del Obispo Valtodano, 1568, tit. 57.
  • 37 A.U.V., Libro de claustros n° 10, fol. 417-420, 22.IX.1699.

20El escribano o secretario era un individuo escogido por el Consejo en una lista de dos personas que se presentaba al Rector, Chanciller, y diputados. Los dos propuestos debían ser "personas sufficientes, fieles y legales", y el escogido tenía que realizar un exámen en el Consejo en un plazo de 30 días después de su elección36. Si lo superaba, el Rey le confirmaba su oficio siguiendo las normas que en 1596 había establecido Felipe II. En consecuencia todos los nombramientos seguían el mismo esquema. En 1699 se propusieron como escribanos a los hijos del secretario saliente, Diego Velazquez Bonifaz. Elegido Antonio Velazquez, el Rey solicitó al claustro: "...como lo teneís de uso y costumbre recyvais de él en persona el juramento y solemnidad que en este casso se acostumbra... y guardeis todas las normas, gracias, mercedes, franqueas y libertades, excepciones, preeminencias, prerrogatibas e inmunidades que por razon de él debiera haber y gazar y le debieren ser guardadas". Además señalaba algunas de sus obligaciones en las que más convenía insistir: "y por evitar los perjuros, fraudes, costas y daños que de los contratos hechos con juramento y de las sumisiones que se hacen cautelosamente se siguen, le mando que no signe contrato alguno echo con juramento ni en que se oblige a buena fe, sin mal engaño, ni por donde luego alguno se someta a la jurisdicción eclesiástica, pena que si lo signara, por el mismo caso pierda el dicho oficio". El último paso para tomar posesión era realizar el juramento dispuesto en los Estatutos y desde el siglo XVII, también el de la Purísima Concepción para finalmente, de forma simbólica, tomar asiento37.

  • 38 A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 266-270, 20.V.1745; fol. 270-271, 31.V.1745.

21En esta primera etapa se produjeron en ocasiones algunos problemas cuando uno de los dos propuestos para este oficio se consideraba relegado por el claustro y de partida tenía menos posibilidades. Así ocurrió en 1745 cuando de las doce propuestas llegadas al claustro, el Rector y los diputados seleccionaron a Eustaquio Díez Palomino y Gregorio Jaraba del Castillo. Pero este último consideraba que la carta enviada al Consejo contenía expresiones favorables a su oponente. Con su queja consiguió que se redactara el memorial de nuevo y, finalmente, su objetivo de ser nombrado secretario38.

  • 39 A.U.V., Libro de claustros n° 10, fol. 472, 25.XI.1701.
  • 40 A.U.V., Libro de claustros n° 11, fol. 197 v°-198, 6.VIII.1711.

22La tarea de un escribano del claustro era también copiosa. Debía estar presente en los claustros recogiendo con rigurosidad todo lo que en ellos se exponía, dado que lo que él registraba en los libros se consultaba después, pues las decisiones adoptadas en este órgano adquirían el valor de precedente y eran una referencia obligada en la vida universitaria. Esta misión estaba tan considerada que en ausencia del secretario la ejercía un claustral. En el claustro de 25 de noviembre de 1701 fue un catedrático el que tomó nota de todo lo dicho por enfermedad del secretario39. Aunque también era el secretario el ministro en que los claustrales delegaban algunas de sus ocupaciones como podía ser "optar por lugares", es decir, la elección de las localidades en las que la Universidad disponía de las tercias reales con las cuales se pagaba a los catedráticos de propiedad40.

  • 41 A.U.V., Libro de claustros n° 19, fol. 32 v° - 45, 29. IIΙ.1783; fol. 315-316, 31.X.1796; fol. 365- (...)

23En general, los Estatutos señalan que el secretario no podía poner sustituto y debía acudir personalmente tanto a los claustros como a los grados donde desempeñaba un importante papel, haciendo un seguimiento de cada uno de ellos desde el comienzo hasta el final. El debía controlar el proceso por el cual se le asignaba un tema al graduado conocido como sistema de "piques". Es decir, que de la obra asignada el estudiante, con una pequeña navaja, señalaba tres páginas que correspondían a tres apartados y capítulos concretos, entre los cuales debía escoger uno para presentar sobre él sus argumentos. El secretario era el que daba fe de tal procedimiento y lo siguió haciendo, aunque avanzado el Setecientos planteó una serie de modificaciones que le podían aliviar el trabajo. En 1784 surgieron los primeros problemas cuando el secretario Manuel Corbera informó al Consejo de la costumbre vallisoletana de dar los piques en casa de los Decanos de las respectivas Facultades. Se solicitaba que fuese este acto siempre en alguna sala de la Universidad, de manera que no tuviese que recorrer la ciudad de un extremo a otro, desafiando los rigurosos fríos e implacables calores que castigan a la meseta castellana. Las primeras resoluciones le fueron desfavorables ya que el Consejo no quiso imponer variaciones en el procedimiento tradicional, pero la persistencia del secretario llevó al Consejo a consultar a las Universidades de Alcalá y Salamanca donde los piques se daban respectivamente en la sala rectoral y en la secretaría. En consecuencia, en 1787 logró el secretario que la librería fuese el local asignado para dar los piques, consiguiendo así un triunfo que molestó mucho a los claustrales, que le acusaban de haber faltado a la subordinación y decoro que los debía tener, y de haber procedido contra el estilo y práctica habitual. Se inició una campaña del claustro ante el Consejo para lograr que éste se retractase de tal decisión, pagando todas las gestiones con los caudales del Arca de la Universidad, pero ni aún así consiguieron imponerse al secretario41.

24Este cambio no afectó para nada al seguimiento que el secretario bacía en las graduaciones, presenciando los ejercicios, recogiendo los resultados de las votaciones, anotándolo en los libros correspondientes y dando posteriormente las certificaciones pertinentes. Asimismo el escribano era el encargado de hacer las matrículas a todos los universitarios, registrándoles en los respectivos libros y dando certificados de dicha matrícula a los que después lo solicitaban. El debía también dar las cédulas de los exámenes de latinidad y los de "probanza" de curso siempre que los estudiantes contasen con un justificante del catedrático o su sustituto en el que afirmasen que tal alumno había acudido a sus explicaciones.

  • 42 A.U.V., Libro de claustros n° 11, fol. 258-261, 10.VII.1713.

25En las provisiones de cátedras, el secretario tenía abundantes ocupaciones, y debía seguir todos los pasos de principio a fin, empezando por revisar toda la documentación aportada por todos y cada uno de los opositores, y terminando por presenciar el juramento del graduado ganador. El secretario debía tomar los juramentos acostumbrados al personal universitario, e incluso al Chanciller, representante de la autoridad pontificia42.

  • 43 A.U.V., Libro de claustros n° 10, fol. 481, 25.X.1702.
  • 44 A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 376-377 v°, 9.VIII.1747; fol. 380-381, 22.VIIΙ.1741, fol. 41 (...)
  • 45 A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 205-207, 25.XI.1754.

26Con el tiempo, al secretario se le fue descargando de algunos de sus trabajos, aunque le sobrevinieron otros nuevos. Así, por ejemplo, en 1702 el claustro acordó que el secretario no estaba obligado a asistir con los representantes de la Universidad a las visitas que éstos hicieran. Tampoco debía actuar en los pleitos civiles y criminales en los que intervendrían solamente los oficiales de secretaría que eran notarios apostólicos43. Sin embargo, le surgían nuevas ocupaciones o se le perfilaban más las que ya tenía. En 1745, tras la muerte de Antonio Velazquez, los claustrales comprobaron los perjuicios que le derivaban a la Universidad de la mala gestión del secretario y entre las determinaciones prácticas que tomaron, acordaron que todos los papeles que pasasen por sus manos debían estar permanentemente en la Universidad, archivados en la sala alta vieja del claustro, sin que por ninguna razón los pudiera llevar el secretario a su casa, bajo pena de excomunión mayor reservada. Tras este debate se determinó que se prolongase el horario del secretario a la tarde, acudiendo a las tres en verano y a las cinco en invierno, con lo que se agilizaría el despacho de diligencias para bien de alumnos y profesores44. Unos años más tarde, en 1754, se le encargó también la realización de un inventario de los papeles de secretaría y del archivo45.

  • 46 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 175-179, 15.IV.1763.

27El trabajo del secretario requería un buen estado de salud, del que no siempre disfrutaban. Ello no hizo que dichos ministros fueran despedidos de su trabajo sino que se arbitraban fórmulas especiales, como se hizo con Gregorio Járaba al que se le autorizó a utilizar una estampilla cuando, por la edad, había perdido casi la vista, y a que le supliese un oficial en los claustros46.

  • 47 Visita del Licenciado Contreras, 1610, arts. 94-99.

28Como se informaba en 1770 al Consejo "el trabajo -del secretario- es mui considerable, de suerte que necesitta manttener a su costa uno o dos escrivientes, a quienes nada se les da por la Universidad". El mismo secretario no tenía una dotación fija de la Universidad sino que vivía de las propinas y tasas que cobraba por los trabajos que realizase. Estas fueron incrementando con el paso de los años. En 1610, el Visitador Contreras estableció el siguiente arancel47:

– Provisión de cátedras por votos

 

– Cátedra de propiedad

8 rs.

– Cátedra temporal

6 rs.

– Provisión de cátedras sin votación

 

– Cátedra de propiedad

24 rs.

– Cátedra temporal

12 rs.

– Por la "probanza" de cursos

1/2 rs.

– Por el testimonio del grado de licenciado

24 rs.

– Por el testimonio del grado de doctor

36 rs.

29En esta fecha el escribano no podía conservar para sí todo lo que le correspondía de las propinas ya que la Real provisión de 1596 determinaba que parte de ellas se dedicase a la ayuda de los gastos de cátedras y a otros que pudieran surgir. Fue en 1691 cuando el secretario comenzó a tener mayores ingresos. Coincidiendo con la jubilación de Diego Velazquez Bonifaz, se aceptó que éste había servido con mucho celo a la institución y que, sin embargo, por los cortos emolumentos que percibía y la crecida familia que tenía, tuvo que gastar su patrimonio para mantenerla con la decencia debida. En atención a ello se determinó que el secretario dejase de pagar los 3.000 mrs. que cada año pagaba de matrícula y que dispusiese de todas las propinas de los grados.

  • 48 A.U.V., Libro n° 583, fol. 67-68, 1770.

30En 1770 algunas de las tarifas que percibía eran48:

– Por cada grado menor de Leyes,
Cánones, Teología y Medicina

 

18 rs.

– Por cada grado menor de Artes ("sin entrar la certificación
de práctica legitimación y limpieza")

 

12 rs.

– Por cada grado de licenciado

26 rs.

– Por cada grado de doctor

64 rs.

  • 49 A.U.V., Libro de claustros n° 19, fol. 313-314, 31.X.1786.

31El arancel más completo que se conserva es sin ninguna duda el elaborado en 1786. Este se compuso porque en 1774 el secretario Manuel Corvera presentó un recurso al Consejo alegando que tras las reformas le había aumentado considerablemente su trabajo, disminuyendo sus ingresos por conceptos tales como grados o incorporaciones. Puesto que era evidente, se acordaron las siguientes tarifas49:

– Por matrícula

1 rs.

– Por anotar en la matrícula las pruebas de curso

2 rs.

– Por conmutar la matrícula de una Facultad en otra

2 rs.

– Por una certificación de matrícula
con fe de aprobación de los examinadores de latinidad

6 rs.

– Por una certificación de curso aprobado

6 rs.

– Por una certificación de haber leído oposición

6 rs.

– Por una certificación (con matrículas y probanzas)

para el grado de bachiller

6 rs.

– Por su trabajo en un grado de bachiller

27 rs.

– Por cada certificación de grado de bachiller

8 rs.

– Por una relación de méritos

8 rs.

– Por cada firma

1/2 rs.

– Por cada testimonio o certificación

2 rs.

– Por la posesión de cada cátedra de propiedad

150 rs.

– Por la posesión de cada cátedra de regencia

120 rs.

– Por la regulación y decreto que precede a cada petición

o memorial

4 rs.

  • 50 A.U.V., Libro de claustros n° 20, fol. 125-129 ν°, 28.VII.1792; fol. 134, 11.X.1792.
  • 51 Ibid., fol. 164-165, 18.IV.1793.
  • 52 Curiosamente el nuevo secretario dijo estar dispuesto a servir la secretaría por la mitad del sueld (...)

32Pero estas tasas tuvieron una corta vigencia pues, al año siguiente de implantarse, ya se hablaba de dar al secretario una dotación fija. El nuevo plan que se elaboró en la Universidad y se presentó a la aprobación del Consejo consideraba que se le debían pagar 800 ducados -200 cada trimestre- además de los derechos que le correspondían en las licenciaturas y doctorados, de escrituras, decretos de memoriales o peticiones presentadas al claustro, de relaciones impresas de méritos y las propinas que pagaba el Arca en los ajustes de cuentas. Para cobrar esto debían ir a la secretaría dos horas por la mañana y dos por la tarde, y del 1 de junio al 15 de julio, otras tres horas por la tarde, para agilizar todos los trámites de la colación de grados. El bedel vigilaba si cumplía o no con el horario, como lo hacía con los catedráticos, aplicándole multas y descuentos si no lo hacia50. Como el secretario aceptó este nuevo plan, a partir del curso 1792-1793 sus ingresos se modificaron creando un cierto malestar entre los claustrales del que ya había dado muestras cuando éste reclamó cantidades atrasadas que él decía se le adeudaban. Había pedido recientemente una compensación por gestiones que hizo en la corte siguiendo unos asuntos y por su tarea en el archivo. El asunto llegó al Consejo donde se acordó que no se le pagara nada por lo primero, pero se le dieran 6.000 rs. por lo segundo. Los catedráticos no podían comprender como le secretario se atrevía a pedir tanto cuando sabía que sus dotaciones eran tan cortas. Aun así, el asunto salió adelante porque los números se impusieron ya que anualmente la secretaría generaba 16.425 reales de los cuales 12.100 se destinaban a pagar al secretario, al oficial y una renta concedida a un antiguo oficial, disponiendo la Universidad de los 4.125 reales sobrantes51. En consecuencia, cuando se tuvo que nombrar un nuevo secretario que sustituyese a Corvera, se mantuvo este sistema de dotación52.

  • 53 A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 387, 6.IX.1747, fol. 390, 25.IX.1747, y S. Rivera Monescau, (...)
  • 54 A.U.V., Libro de claustros n° 11, fol. 212, 6.I.1712.

33Todos estos asuntos hicieron de Corvera un secretario difícil al que los claustrales controlaban férreamente acusándole en cualquier descuido -con sanciones de dos ducados de multa- para desprestigiarle. Pero el asunto más llamativo tuvo lugar con el secretario que le precedió, Gregorio Jaraba del Castillo, que entró en un claustro con la espada colgada del cinto y vió como se la quitaban. El consejo pidió explicaciones de este hecho y el claustro arguyó que "siendo comunidad tan respetable no parecía justo entrase con ella, maiormente cuando en otras de no tanta graduación obserbavan esta zeremonia". No obstante, el Consejo contestó que le debían permitir el uso de espadín "respectto haverse ejecuttado asi por sus anttezesores y hazerse lo mismo en otras Universidades en iguales circunstanzias"53. Menos benévolo fue el Consejo años atrás con su predecesor cuando en 1712, a raíz de unos alborotos escolares, cerró la Universidad y suspendió al secretario Antonio Velazquez en su cargo54, pero éste era otro asunto muy diferente.

  • 55 A.U.V., Libro de claustros n° 20, fol. 125-129, 28.VII.1792; fol. 545, 15.X.1798.

34En este análisis de la figura del secretario no podemos olvidar que éste no trabajaba sólo, sino que le asistía al menos un oficial. Como ya hemos visto, hasta el reinado de Carlos III era el secretario el que debía costear la existencia de uno o dos oficiales que le ayudaran en su trabajo. Sólo a finales del siglo XVIII cambió el sistema, coincidiendo con la implantación de un salario fijo para el secretario. En el plan de dotación propuesto por la Universidad se estableció que hubiese sólo un oficial pues "aun en el caso de haber habido en esta Universidad triplicado número de estudiantes no ha sido necesario otro y, cuando ocurre un trabajo extraordinario se remunera a quien se lo encarga". Este se elegía en el claustro por votación secreta, buscando entre los pretendientes al de mayor confianza o al distinguido por su buena conducta. El salario que se le asignó, a partir de 1792, fue de 200 ducados anuales, pagados en cuatro fracciones. Su horario de trabajo era el mismo que se le impuso al secretario, y su misión era, sobre todo, la de ayudarle aunque también se le exigieron tareas propias. En 1795 se hizo un arreglo para el mejor gobierno de secretaría y, entre otras cosas, se mandó que todas las certificaciones, memoriales y demás papeles que fuesen del despacho del Rector, en que hubiesen de recaer decretos, se reconociesen por el oficial para dar cuenta de ellos. De esta manera, los escolares se libraban de ir detrás del Rector y los catedráticos recabando sus firmas y éstos de las súplicas de aquellos55.

El maestro de ceremonias

  • 56 M. Alcocer, Op. cit., T. I, p. 144.
  • 57 A.U.V., Libro n° 583, fol. 69, 1770; Libro de claustros n° 12, fol. 123-124, 29-I-1720; Libro de cl (...)
  • 58 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 74, 15-VI-1761.

35El oficio de maestro de ceremonias tiene menor antigüedad que los anteriores y, por tanto, no aparece regulado en los Estatutos, ni lo contemplan las Visitas. M. Alcocer señala que en 1583 en un claustro de doctores y diputados se acordó fijar el cometido de este ministro y su salario, pero nada se recoge sobre este asunto en los libros de claustros56. Su misión consistía en acudir a todos los claustros y festividades ("con el cuidado de lo que se debe ejecutar en cada una de ellas"), entierros, exequias por los doctores difuntos o por personas reales, visitas de cumplimiento, rondas, grados mayores y menores, y funciones públicas y literarias. En todas ellas actuaba como jefe de protocolo cuidando la situación de cada uno de los asistentes y, sobre todo, que se respetase el criterio de antigüedad en el grado. Si no se atendía a la normativa sobre preeminencias se podía ocasionar una discusión en el acto que se estuviese desarrollando, promovida generalmente por el que se consideraba agraviado, lo que fue muy frecuente a lo largo de todo el Antiguo Régimen estaba57. Este oficio declarado "casi" incompatible con otros trabajos, y los que lo desempeñaron aseguraban que no dejaba tiempo para hacer otros trabajos. Tomás de Barcenilla, que era librero, tuvo que abandonar prácticamente este oficio porque no le quedaba tiempo para atenderlo58 y como consecuencia so quejó reiteradamente de su salario, que no era el propio de un trabajo con dedicación total.

  • 59 A.U.V., Libro n° 583, fol. 69, 1770; Libro de claustros n° 10, fol. 224-225, 27. VI.1692.

36En 1770 se decía que la renta del maestro de ceremonias era de 16 ducados y 17 maravedíes. Además percibía propinas59:

– Por cada grado menor

2 rs

– Por cada grado de licenciado

46 rs.

– Por cada grado de doctor

100 rs.

– Por cada acto menor

4 rs.

– Por la posesión de una cátedra de propiedad

8 rs.

– Por la posesión de una cátedra de regencia

4 rs.

  • 60 A.U.V., Libro de claustros n° 18, fol. 32,19-VII-1773.
  • 61 Ibid., fol. 356, 20-V-1777; libro n° 575, fol. 38.

37Los claustrales consideraban que gracias a estos ingresos, los ministros de la Universidad conseguían pingües ganancias y por ello a veces se molestaban cuando se quejaban por su salario, alegando siempre que era insuficiente para mantener a su familia con la decencia correspondiente al honor de su empleo. A Tomás Barcenilla se le llegó a decir "que sí no esttá conttentto con el empleo que tiene de maestro de zeremonias que le deje"60. Esto no hizo que el maestro de ceremonias dejase de quejarse y, por fin, en 1770 consiguió que se le duplicara casi el salario, pasando a cobrar treinta ducados anuales, estableciéndose además que percibiera cuatro reales por cada lección de oposición y ocho en la posesión de las cátedras "pro religione"61. De esta manera iban aumentando sus ingresos que según él en el concepto de propinas eran de cien ducados al quinquenio.

  • 62 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 388-389, 28-IV-1767, libro de claustros n° 16, fol. 396, 27- (...)

38El maestro de ceremonias gozó también de otro tipo de ayudas. Una de ellas fue el traje que con frecuencia solía conseguir de la Universidad aunque ésto no estuviese regulado y, por tanto, cuando se le hacía uno siempre se añadía " sin que sirva de exemplar para que no se tomase como precedente. También podía ocupar una de las casas de la Universidad en alquiler. Tomás Barconilla solicitó una, pues vivía en una del cabildo que le llevaba prácticamente todo su salario. La Universidad se la concedió por doce ducados anuales -cuando su salario era de dieciséis- y él, a pesar de ser una renta elevada, la aceptó. No tardó mucho en dejar de pagar el alquiler. En 1772 debía casi tres años y solicitó que se le perdonase. Aunque no lo consiguió, el claustro le dijo al tesorero que no le molestase pidiéndole el dinero. La relajación que había en el cobro le llevó a mantener los mismos hábitos de moroso62, aunque, en el fondo de todo, se encontraba la relación secular que existía entre esta familia y la Universidad.

Los caballeros conservadores

  • 63 Estatutos en latin, art. 63; Estatutos en romance 1545, art. 202; A.U.V. libro de claustros n° 5, f (...)

39Este oficio era uno de los más peculiares de la Universidad por las personas que solían ocuparlo. Su figura aparece recogida en los Estatutos en los que se decía: "su officio será mirar la honra de la Universidad y defenderla y amansar los escándalos y disensiones y tumultos que en ella oviere y procurar toda la quietud y tranquilidad, ansi en la provision de cáthedras, como en otras qualesquier cosas que acaescieren en dicha Universidad... Se han de hallar presentes en la repeticiones y grados de licenciamientos y doctoramientos y magisterios, con sus varas en las manos por insignias de conservadores, poniendo en orden los que fueren en las honras de los tales grados, señalando a cada uno su lugar y guiando a la gente. Y lo mismo han de hacer en recebimiento de Rey o principe, o Consejo o Chancilleria quando la Universidad saliera a tal recibimiento". En tal descripción de sus funciones se observa que en su principio los conservadores ejercían el papel asignado al maestro de ceremonias, del que ya nada se menciona en 1606 en un memorial elaborado al respecto63. Su cargo pasaba a ser fundamentalmente honorífico.

  • 64 A.U.V., Libro de claustros n° 12, fol. 53-57, 8-I-1725; fol. 62 v° - 64, 16-VI-1725; fol. 93 v° - 9 (...)

40El número de caballeros era, según los Estatutos, de dos, "y estos se pongan y quiten a voluntad de la Universidad". No obstante, aumentaron pronto. En principio se hablaba de dos caballeros y dos sustitutos aunque no tardó en aceptarse la idea de que eran cuatro, si bien sólo la mitad cobraban propina y, por tanto, tendían a alternar su asistencia. Durante el siglo XVIII su número se triplicó ya que hubo seis conservadores, e incluso más en determinados momentos. Tal incremento se debía sobre todo a que constituía un honor desempeñar tal cargo y con él se premiaban favores hechos a la Universidad o se trataba de establecer contactos con determinados individuos o instituciones. El análisis de los distintos nombramientos así lo revela, aunque se mantiene, como en otros oficios, la sucesión hereditaria. No obstante, destaca el nombramiento en 1736 de Joseph Luis de Vitoria Arguello -en ausencia- por solicitud de su abuelo, regidor perpetuo de la ciudad. En 1742 un regidor perpetuo, Manuel Vallejo Calderón, ocupa una de las plazas de caballero y en 1752 lo hará otro, José Mauricio Colmenares Barcena y Verdugo, dueño y señor de las jurisdicciones de Santa María de Bertoa, Villanueva del Oriente y El Coto, alguacil mayor de millones y regidor perpetuo de Tuy. Manuel Estefanía, regidor perpetuo, accedió como conservador en 1761, y no fue el último64.

41La mayoría de los caballeros conservadores eran miembros de alguna orden militar o de la nobleza que se orgullecían de poder tener este cargo. Al marqués de Lorenzana se le asignó este oficio en agradecimiento de los favores que había hecho a la Universidad en Trujillo, donde Luis I le había concedido la dehesa de Matabudiona. Pero en otros casos fueron los mismos nobles los que lo solicitaban como hizo el hijo del marqués de Ciadoncha imitando a su padre. A éste, por no aumentar el número de conservadores se le dió una plaza de supernumerario y, por lo tanto, sólo podía cobrar propinas si su padre por enfermedad no asistía al acto.

42También se le dió una plaza de caballero conservador supernumerario al ministro Antonio Velazquez que había sido secretario durante 30 años y en cuya familia estuvo la secretaría desde 1598. Esta compensación fue especial puesto que generalmente se saldaban las relaciones de los ministros con ayudas financieras pero no con nombramientos. No obstante, este secretario era también peculiar entre los criados de la Universidad porque era bachiller en ambos Derechos por Valladolid y licenciado en Leyes por Avila.

  • 65 A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 123-124, 28-VI-1752.

43La única condición que se les exigía a los caballeros era la de residir en la ciudad, por ello, cuando sus obligaciones les alejaban de la ciudad dejaban el cargo65. Puesto que los requisitos para conservar el oficio eran tan parcos, los caballeros tenían en consonancia una pobre compensación económica. Los Estatutos hablaban de un salario anual de 500 mrs. pero, dada la transformación que sufrió su cargo, pronto dejaron de percibirlo y se limitaron a recoger sus correspondientes propinas:

– Por las fiestas de San Nicolás y San Lucas

8 rs.

– Por la fiesta de Santo Tomás

4 rs.

– Por grado de licenciado o doctor

18 rs.

– Por grado de maestro en Teología

25’5 rs.

  • 66 M. Alcocer, Op. cit., T. I, p. 136.
  • 67 En Salamanca el oficio de conservador sufrió una transformación similar. En la Baja Edad Media exis (...)

44Otra de las principales compensaciones de estar vinculados a la Universidad era la de pertenecer a una jurisdicción privativa pero, en este asunto, el incremento del número de conservadores trajo problemas, ya que la Chancilleria consideraba que sólo dos de ellos -como establecían los Estatutos- podían estar aforados66. Para solucionar las tensiones que esto provocaba, se solicitó de Salamanca información sobre cómo procedía allí la Universidad. Aunque su respuesta fue favorable, en realidad no se podía servir de guía porque en la vecina Universidad había seis conservadores, dos de ellos recibían el apelativo de mayores y los restantes no67.

El relojero

45La función del relojero de la Universidad consistía en "llevar al corriente el relox y componer cualquiera pieza maior a menor si se desgracia" o, dicho de otra manera, "traer bien regido y arreglado el relox en los días lectibos". En el edificio de la Universidad se hizo una torre en 1580 en la que se colocó el reloj por el que se controlaba la duración de todos los actos académicos y se notificaba otro tipo de acontecimientos a través de las campanas.

  • 68 A.U.V., Libro de claustros n° 20, fol. 250, 23-VI-1794.

46La elección del relojero se hacía en claustro general, teniendo en cuenta, en principio, sus conocimientos de relojería, aunque éstos no eran imprescindibles para solicitar el cargo, como lo demuestran algunas peticiones. Cuando Miguel Sanz, maestro relojero, presentó al claustro un memorial en el que exponía lo que quería ganar para continuar en el oficio, puntualizó que de no dárselo a él deberían "nombrar otro reloxero de profesión para hazerle la entrega de las llaves, como que lo entiende, y no a otro rústico que tal vez eche a perder (el reloj) y el suplicante pierda la estimación"68.

  • 69 A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 197-198, 18-X-1754.

47Por su trabajo, el relojero cobraba 50 reales, dos cargas de trigo y dos de cebada, más las correspondientes propinas, que en su caso no eran muchas, y, además, algunas se le fueron retirando a lo largo del siglo XVIII. En 1791 se acordó retirar la compensación que recibía por realizar actividades tales como tocar a muerto por los señores graduados, o para notificar novedades como el parto de la reina, casamientos o llegadas de obispos, pues se consideraba que estaba suficientemente gratificado con su salario69. En 1754 hubo también problemas con el dinero que obtenía por actividades extraordinarias que realizaba en la Universidad. M. Arlanzón recibía propina en las lecciones de oposición por el cuidado del reloj, pero además -decía- "muchos le mandan de su espontánea voluntad llevar cédulas de combitte a las comunidades y teniendo en días de fríos, llubias, niebes y calor de verano que atravesar el campo, Puente Mayor, y muchas vezes el Prado, sin ser esta obligación de su empleo, como el hir a enseñar a los actuantes a las casas de los señores cathedráticos, ni pasantías, ni hir por los libros que nezesitan quando están de puntos ni otras mecánicas ocupaciones que como criado de cada uno executa, tomó la resolución de pedirles, al que voluntariamente le mandase hir a repartir cédulas, traer y llevar los libros que nezesittan quando estan de puntos, quatro reales de vellón, y los mismos a los que le mandasen hir a repartir conclusiones acompañándoles él o su hijo a pie del coche como un lacaio...". Si tales tareas no eran las propias de un relojero, los universitarios se las podían solicitar libremente, pero con la misma libertad él se las podía cobrar "pues no es razón los sirva a todos de balde". Tras oir estos razonamientos el claustro acordó que como relojero percibiera dos reales en cada lección de oposición, al margen de la propina que por otros conceptos le dieran los escolares (68).

48En 1756 surgieron de nuevo problemas porque el relojero como criado de la Universidad ayudaba en diversos menesteres pero nunca desinteresadamente. En esta ocasión pedía propina por colocar las mesas para el convite de los grados, como so le había dado anteriormente (69).

  • 70 Ibid., fol. 287, 1-IX-1756.

49Tantas ocupaciones desviaban al relojero de cumplir la que realmente era la suya. De hecho fue el obrero mayor -claustral- y no él el que expuso en 1768 la necesidad de obtener un reloj nuevo para la Universidad "pues el que tenía estava sin uso, viejo y sin provecho alguno". Andrés Arlanzón demostró poco cuidado con la maquinaria nueva y en el claustro se oyeron quejas por su negligencia, que llegaba a extremos de entregar la llave del reloj a personas inhábiles para tales menesteres. La familia Arlanzón que tradicionalmente ocupaba el cargo de relojero y barrendero, estuvo a punto de perder su empleo por incumplidora y la política de la Universidad cambió. A finales del siglo se contrataron los servicios de un relojero profesional sin establecer vínculos perpetuos con él. Miguel Sanz -el que construyó el reloj- comenzó a trabajar para la Universidad cuando después de retejar se le pidió que limpiase el reloj. Posteriormente estuvo cuatro años dándole cuerda y cuidándole y por todo le pagaron 320 reales. Para continuar con el trabajo pedía real y medio diario. Un contrato de cuatro años le mantuvo unido a la institución y cuando ésto finalizó se renovaron las condiciones. Miguel Sanz se compromotió a tener el reloj limpio y arreglado poniendo él el aceite para las "composturas", todo por 50 ducados, excluyendo, eso sí, alguna pieza mayor que se pudiera necesitar, lo que aceptó el claustro con la condición de poder rescindir la vinculación a voluntad70.

50Como es posible concluir, tras este breve análisis de algunos de los oficios universitarios, existen entre ellos diversidad de funciones y de emolumentos. No obstante, mantenían una homogeneidad por disfrutar de los mismos privilegios - aunque no de honras y preeminencias - y por comportarse, siguiendo férreamente unas pautas de conducta que son totalmente definitorias del grupo compuesto por los ministros de la Universidad.

Hereditariedad de los oficios

51Los individuos que trabajaban para la Universidad tenían conciencia de adquirir unos derechos sobre el oficio, lo que les hacía concebir las esperanzas - para algunos total seguridad - de que su cargo podía pasar tras su jubilación o muerte a otro miembro de su familia. Esta idea la compartían los familiares de los criados y, sobre todo, sus mujeres que lucharon siempre por que así fuera. El análisis de cualquiera de los oficios a lo largo de un siglo lo demuestra claramente. En el caso de la secretaría la vinculación de una familia al cargo supera con mucho este plazo, pero la tendencia era la misma en otros.

52El proceso más generalizado para vincular a un hijo o sobrino a la Universidad consistía en asociarle al oficio mientras el padre o el tío aún lo ejercía. En estos casos se les presentaba al claustro como suplentes que podían atender el oficio en sus "ausencias o enfermedades". Como tales concesiones no obligaban a nada a la Universidad, porque no debía pagar a estos individuos ningún salario, el claustro generalmente no ponía reparo en concederlas, explicando que no cobrarían más que las propinas de los actos a los que pidieran asistir. No obstante, en la petición se solía aventurar ya el deseo de que muerto el titular fuese ese suplente el que ocupara el cargo. Pero esa decisión so pospone forzosamente hasta que la plaza estuviese vacante y, por tanto, esta primera fase era un paso previo pero no el definitivo. Los ejemplos de esta forma de proceder se reiteraban generación tras generación. A comienzos del siglo XVIII el maestro de ceremonias, Francisco Barcenilla, pidió al claustro que le otorgara las suplencias a su hijo. Seis años más tarde pidió la sucesión, cuando muriera, para el mismo joven y, cuando se produjo la defunción, fue la propia viuda la que reiteró la petición, conservando ésta, en cierta manera, la titularidad del oficio, ya que se le asignó la mitad de la renta de éste. En 1735, siendo Felipe Barcenilla el maestro de ceremonias solicitó que sus suplencias las hiciese un sobrino suyo, aunque sólo un año más tarde pidió -y con éxito- su futura sucesión para su hijo. Tomás Barcenilla accedió así al cargo, puesto que su madre había muerto con la condición de cuidar a su hermana. Cuando éste llevaba 25 años sirviendo este oficio pidió su sustitución para Benito Barcenilla Suarez Infanzón.

53La vinculación familiar a un determinado oficio es innegable en la Universidad de Valladolid pues, como se desprende del ejemplo anterior, o de algunos señalados ya al hablar de los caballeros conservadores, era común que los oficios pasasen de padres a hijos o a yernos. El papel de las consortes en este mecanismo era fundamental. Cuando alguna enviudaba antes de que sus hijos pudieran ocupar su oficio, ella se encargaba de mantener la vinculación - siempre interesada - con la Universidad. Cuando M. Andrea del Campo, hija del bedel Pedro del Campo y mujer del también bedel Gerónimo Helguero quedó viuda y con hijos jóvenes, centró su atención en volverse a casar sin notificárselo a la Universidad ("y que avía delinquido en aver passado a segundas nupcias sin licencia de esta Universidad, que la perdonase en averio hecho"). Pero, después, acudió enseguida al claustro para que le dieran el oficio de bedel a su nuevo esposo hasta que su hijo pudiera ocuparlo. Como ya vimos, este bedel - M. Zenzano - se fugó, lo que no impidió a su hijastro solicitar el puesto cuando tuvo edad, aunque no se le concedió. Hacia mediados de siglo, la viuda de otro bedel, hija y nieta de bedeles solicitó el puesto para su hermano, Tomás de Santander, temporalmente. Seis años después el oficio pasó al descendiente de los anteriores bedeles, Pedro Antón Aguilar. La sucesión se hizo pacíficamente aunque su tío, que pasó a ser estacionario y después tesorero de la Universidad, pronto le denunció por realizar mal su trabajo.

  • 71 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 455, 24-V-1768, libro de claustros n° 20, fol. 250, 23-VI-17 (...)

54Entre los ministros de la Universidad se formaban verdaderas dinastías que dificultaban el acceso a un oficio a individuos ajenos a ellas. Es más, algunos de estos individuos se cambiaban de un oficio a otro, al igual que ciertas familias monopolizaron más de uno. Este ambiente hizo que no llegara a prosperar una propuesta presentada al claustro en 1766 en la que se pedía "que esttoss empleos (relojero y barrendero), los alguaciles, rezeptores y demás ministros a excepción de el escrivano de claustro y conservaduría se vacasen todos los años y preveiesen por la Universidad"71.

Movilidad interna entre los distintos oficios

55Algunos de los oficiales de la Universidad abandonaron o se vieron obligados a dejar sus oficios, pero con frecuencia esto no significaba despedirse de la institución. Pocos fueron los que la dejaron por voluntad propia. Uno de ellos fue un segundo bedel que, a pesar de ser hijo y nieto de bedeles, solicitó en 1735 cesar en su cargo porque iba a avecindarse en León. La mayoría dejaba su puesto para pasar a otro con mejores propinas o de menos trabajo. Es significativo que cuando en 1745 quedó vacante la plaza de barrendero de las cuatro solicitudes que se presentaron para acceder al cargo una fuese la del librero o estacionario, otra la del alguacil, otra del barrendero, y sólo una de un individuo ajeno a la Universidad. Otros ejemplos son los de los ya mencionados Tomás de Santander que pasó de bedel a estacionario y de ahí a la tesorería, o Antonio Velazquez al que tras jubilarse en secretaría se le nombró caballero conservador supernumerario.

  • 72 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 340-341, 4-IIΙ-1766.
  • 73 A.U.V., Libro de claustros n° 4, fol. 63, 23-IX-1580.
  • 74 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 231 v°, 25-XI-1763.

56Pero no siempre era necesario dejar un oficio para ocupar otro. En ocasiones la acumulación de cargos era temporal y fruto de la necesidad. Al bedel por ejemplo le sustituía en su oficio el maestro de ceremonias en el período de tiempo en que su plaza estuviese vacante, aunque el claustro no valoraba este pluriempleo, sobre todo a la hora de pagar el sueldo correspondiente. La Universidad actuaba de otra manera cuando ella misma pro piciaba la conjunción de dos oficios en la misma persona. De hecho, cuando en 1580 se hizo la torre del reloj, encargó su cuidado al bedel, asignándole una renta anual de 4.000 mrs. a cargo del Arca72. Asimismo, cuando se produjo la vacante de barrendero, citada anteriormente, el claustro optó por otorgársela al relojero Manuel Arlanzón. En consecuencia disfrutaba de dos salarios, y además se duplicaba el de barrendero en atención a que con la obra de fábrica efectuada también se duplicaron los patios. En contra de ésto no hubo nadie, aunque si que suscitó recelos y envidias que se polarizaron en el campo de las propinas, que también eran dobles. No obstante, el secretario anotaba en un cuadernillo un arancel en el cual se recogía todo lo que cada ministro debía cobrar, independientemente de si tenía uno o varios oficios, y si a él se debían de ceñir73. El resultado de acumular responsabilidades y ocupaciones en una sola persona se tradujo en la falta de atención a los trabajos. Los catedráticos se empezaron a quejar al Rector porque cuando iban a leer sus cátedras, éstas se hallaban con mucha inmundicia. Esta llamada de atención no fue suficiente o se olvidó pronto y unos años más tarde el obrero mayor denunció al barrendero por el poco aseo y limpieza de las aulas y se acordó que se le iba a supervisar su labor y sólo si recibía aprobación cobraría su sueldo y, de no ser así, se le privaría de su empleo74.

57Esta tendencia a la movilidad interna de los oficios o a la acumulación de ocupaciones no se mantenía cuando se trataba de compatibilizar un cargo universitario con uno que no lo era. En esta línea se emprendieron en 1741 acciones para librar al barrendero de la tarea de depositario del papel sellado de la ciudad por gozar de las prerrogativas y privilegios de los universitarios.

Aumentos de sueldo, adelantos y limosnas

  • 75 Ibid., fol. 45 ν°, 25-XI-1760; libro de claustros n° 18, fol. 445 v° - 446, 25-XI-1778.

58No existe ningún oficio, salvo el de caballero conservador, en que no se repitan estas tres constantes peticiones de aumento de sueldo, de adelantos y de limosna. Los ministros de la Universidad se consideraban muy mal pagados. Así lo reconocían los claustrales en el informe que enviaron al Consejo en 1770 donde habían expuesto también sus quejas por las cortas rentas de los catedráticos. En el decían: "Ygual forttuna corre por los precisos sirvienttes y ministros de esttos esttudios, a quienes tampoco se les puede precisar a que consuman su vida, su saluz y sus fattigas en un oficio que no da para susttenttar a su pobre familia". Sin embargo, no siempre eran tan comprensivos. El claustro rechazó en ocasiones quejas emitidas por los oficiales con el mismo cariz, que siempre llevaban parejas peticiones económicas. No obstante, éstas podían ser de muy distinto signo. Las menos gravosas para la Universidad eran los adelantos de sueldo, aunque también era la vía menos utilizada por los ministros por que difícilmente les solucionaba sus problemas. La trayectoria del bibliotecario, Agustín Arlanzón, así lo demuestra. A comienzos de 1780 pidió al claustro, por caridad o por adelanto de su sueldo, dinero y éste opto por la segunda posibilidad dándole lo correspondiente a los seis primeros meses. En noviembre de ese mismo año pidió el adelanto de ocho meses y el claustro, sabiendo que pasaba necesidad, también se lo concedió. Iniciaba así un proceso para él irreversible ya que no consiguió después regularizar el ritmo de sus pagas. En noviembre de 1783 volvió a pedir otro adelanto de medio año, otro en diciembre y otro en enero de 1789, en junio, en agosto y en noviembre del mismo año75.

59Más proclives fueron los criados de la Universidad a pedir aumentos de sueldo, aunque no con mucho éxito. Plantear sin más una subida alegando rentas cortas o la dureza de los tiempos, era insuficiente puesto que ambos males los sufrían también los catedráticos y no les podían buscar remedio. Debían enmascarar su petición alegando aumento de su trabajo o disminución de las propinas, sin descuidar la fórmula más segura que era la exposición de la circunstancia personal. Tomás Barcenilla pidió en 1796 un aumento de sueldo como maestro de ceremonias, de 30 a 100 ducados, dado que su mujer llevaba enferma cinco años, pero no lo consiguió.

60No obstante, cuando los ministros trataban de conmover a los claustrales era, sobre todo, para pedirles limosnas, es decir, ayudas esporádicas para un determinado momento de dificultad, que no influían en su salario. Por esta vía fue sin duda por la que obtuvieran mayores beneficios. A Felipe Barcenilla cuando se encontraba enfermo, sin poder trabajar, en 1730, se le dieron para su curación y remedio 120 reales. Su sucesor también acudió a este sistema en 1754, pero sin éxito, hasta que en 1772 volvió a plantear su mísera situación. De los 16 ducados que cobraba, 12 se los daba a la Universidad por la renta de su casa. Por tanto, aunque también trabajaba como librero, no tenía dinero para mantenerse y apelaba a la caridad del claustro, recordando ladinamente que antes la habían tenido con el bedel y el alcaide. De esta forma consiguió no sólo que se le perdonase la renta de la casa sino que se le dieran 150 reales.

61Esta práctica común también la siguió el relojero Manuel Arlanzón que en 1742 pedía limosna "...por aver estado gravemente enfermo y hallarse con dilatada familia, a que se añadía la carestía de los comestibles por la esterilidad de los tiempos...". Esto unido a sus 30 años de servicio le valieron 100 reales. Cinco años más tarde volvió a pedir limosna "...con el motibo de la abanzada hedad con que me allo y por lo mismo cansado de la bista para poder trabaxar en mi ofizio, y pobre, con crezida familia...", obteniendo 80 reales de la arquilla y otros 100 dos años más tarde.

Protección y asistencia universitaria a las familias de los ministros

  • 76 A.U.V., Libro de claustros n° 19, fol. 427, 2.IX.1788, fol. 447, 11-ΧII-1788; libro de claustros n° (...)

62La Universidad siempre se mostró protectora de todos sus hijos y entre ellos incluyó también a sus ministros y a sus familias, las cuales se cuidaron mucho de recordar al claustro que aceptaban gustosamente su cobijo. Este fenomeno es claramente perceptible ya que si cuantificamos el número de ayudas y limosnas solicitadas por los ministros y las promovidas por sus familiares, comprobamos que estas últimas eran superiores. Como ya hemos señalado, fueron las mujeres -madres, viudas, hijas, hermanas- de los oficiales las que mantuvieron la vinculación universitaria y las que más se prodigaron en solicitudes de ese tipo. En consecuencia, podemos decir que la mujer jugó un papel fundamental entre el personal no docente, aunque no ocupase directamente ningún cargo, salvo el de tesorera a finales del Antiguo Régimen, que estuvo en manos de Benita Chicarro76.

63Las viudas de los oficiales solían solicitar al claustro, bien una renta vitalicia, bien una limosna, sin que esto fuese en detrimento de la petición de la plaza para un hijo, sobrino o su nuevo marido. Había algunas solcitudes urgentes como las destinadas a costear los inminentes gastos del entierro y para ellos se le concedieron en 1734 a la viuda de un oficial de secretaría 500 reales. Más previsora fué la viuda del secretario Joaquín de la Reguera que a la muerte de éste reclamó una renta anual, o la viuda de Tomás Barcenilla que pidió la mitad del salario del nuevo maestro de ceremonias para ella. Los peticionarios eran Joseph Suarez y su hijo, y el claustro otorgó la plaza a éste para evitar problemas en el reparto de la renta. Esta mujer hizo después otra serie de peticiones al claustro, pero ya siempre a través de su hijo. Cuando la Universidad reformó su edificio provocó algún destrozo en su casa y ella no sólo exigió que se lo reparasen, sino que también pretendió que le dieran terreno para un pozo. Aún más atrevida fue la petición de la viuda del relojero Manuel Arlanzón, Lorenza de la Herva, que gozaba de una renta que quiso mantener cuando contrajo matrimonio con el nuevo relojero de la Universidad, Franciso Félix de la Peña.

  • 77 R. Davila Corona, "La quiebra de la tesoreria universitaria 1799-1801, signo precursor de la crisis (...)

64Las viudas se atribuían una serie de derechos que la Universidad no les negaba por su condición de desvalidas en esta sociedad. La mujer del bedel Santiago Izquierdo logró incluso a la muerte de su marido la devolución de lo que éste había entregado para contribuir a la reforma del edificio, concretamente 3.500 reales, más una renta de un real diario. Las hijas de los ministros tenían menos vinculación con la Universidad pero era frecuente también que solicitaran ayudas y limosnas esporádicas y que recibiesen buena atención. Cuando Tomás de Barcenilla imploró la plaza de maestro de ceremonias que ya ejercía como sustituto, el claustro se la concedió "encargando el cuidado de su hermana la maior, a quien tenga en su casa y compañía, y alimente ínterin que tomase estado, y que de no ejecutarlo así, el claustro probidenciaría lo que tuviese por combeniente"77.

65En definitiva, podemos decir que existe un patrón común para los ministros de la Universidad que, en su conjunto, se mantuvieron al margen de la principal función de la institución: enseñar y aprender ciencia.

Notes

1 M. Torremocha Hernandez, Ser estudiante en el siglo XVIII. La Universidad Vallisoletana de la Ilustración, Tesis doctoral, Valladolid, 1989.

2 Dicho privilegio fue derogado por Juan I en 1379 y confirmado después por sus sucesores. En 1418 el Papa Martín V ratificó con un bula enviada al obispo de Palencia este privilegio. (M. Alcocer, Anales Universitarios. Historia de la Universidad de Valladolid, T. I, Valladolid, 1918, p. 10).

3 Novísima Recopilación, Libro VIII, tit. VI, ley VI, 4.IX.1770. En esta Real provisión se recogen las condiciones ante el fuero de los ministros de la Universidad de Salamanca. Sobre este mismo tema en la Universidad de Valladolid, ver M. Torremocha Hernandez, Ser estudiante en el siglo XVIII, op. cit., y "Fuero y delincuencia estudiantil en Valladolid del siglo XVIII", Coloquio internacional Historia de las Universidades españolas y americonas en lo edad moderna, Valencia, 1987 (en prensa).

4 Un ejemplo de ello puede ser el suceso que vivió el bedel que tras ganar un pleito en primera y segunda instancia ante el tribunal académico recibió notificación de que el Nuncio de su Santidad quería conocer el caso (Archivo Universitario de Valladolid -A.U.V.-, Libro de claustros n° 13, fol. 84-86, 29. VIII.1740, fol. 91-95, 18.X.1740. Mayor resonancia tuvo el conflicto de competencia suscitado entre la jurisdicción ordinaria, la eclesiástica, y la universitaria, en torno al inventario de bienes del alcaide y alguacil de la Universidad, Matías Cortés (A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 266-267, 7.11.1756, fol. 369-372, 18.V.1758, fol 372-373, 15.VI.1758, fol. 376, 12.VIII.1758, fol. 388, 6.XI.1758).

5 A.U.V., Libro de los claustros n° 15, fol. 256 v°, 23.VIII.1764.

6 Ibid., fol. 106, 27. II.1762.

7 Partida 2, tit. 31, ley 10.

8 Biblioteca A.U.V., 1183. Estatutos en Latin, art. 65; Estatutos en Romance, 1545, art. 130-142.

9 En la Universidad de Orihuela esta tarea la realizaba el apuntador hasta que, en 1783, se le asignó al bedel. (M. Martinez Gomis, La Universidad de Oribuela 1610-1807), Alicante, 1987, pp. 271-272.

10 Ibid., Visita del Obispo Valtodano, art. 56; Visita del Licenciado Contreras, art. 8.

11 A.U.V., Libro de claustros n° 12, fol. 123-124, 29. I.1728.

12 A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 361, 6. V.1747.

13 A.U.V., Libro de claustros n° 583, fol. 86 v°, 1770.

14 A.U.V., Libro de claustros n° 546, fol. 69 v°.

15 A.U.V., Libro de claustro n° 10, fol. 429 v°, 431, 4. V.1700.

16 Rodriguez Guevara tuvo que pagar 4.000 reales a cuenta del alcanze y otros 7499 reales antes de finalizar el año, dejando aún deudas pendientes para el siguiente curso (A.U.V., Libro de claustros n° 11, fol. 20-21, 11.1.1704).

17 A.U.V., Libro n° 583, fol. 68 v°, 1770.

18 Novísima Recopilación, Libro VIII, tit. VIII, ley VII, 24. 1.1770.

19 También se quejaban de que cada vez se daba posesión de menos cátedras y perdían asimismo propinas, pero esto no parece tener una base real (A.U.V., Libro de claustros n° 18, fol. 348-349, 17.XII.1776).

20 A.U.V., Libro de claustros n° 12, fol. 205-207,12. VI.1730.

21 En 1786 esta distribución se mantenía atendiendo a su mucha familia. (A.U.V., Libro de claustros n° 19, fol. 317-318, 7.XI.1786).

22 A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 335-336, 21.XI.1746.

23 A.U.V., Libro de claustros n° 20, fol. 583-586,1. V.1799.

24 Cuando Pedro Antón de Aguilar se queja de su sueldo fijo 982 rs. y alega el mucho trabajo que tiene, en vez de subir su retribución le dieron 1.500 rs. en concepto de limosna (A.U.V., Libro de claustros n° 17, fol. 451-453, 1.XII.1772).

25 Las "propinas" se fueron incrementando con el paso del tiempo. En 1568 el Visitador Valtodano fijó para el bedel cuatro reales cada vez que asistiera a la toma de posesión de una cátedra de propiedad y dos si era de regencia. En 1610, el Visitador Contreras les asignaba 24 y 16 reales por las mismas tareas. (A.U.V., Visita del Obispo Valtodano, art. 80; Visita del Licenciado Contreras, art. 99; Libro de claustros n° 19, fol. 417-419, 28. VII.1788).

26 Β. Busto Marroquin, La Universidad, de Valladolid en el siglo XVIII a través de sus documentos contables, Tesis doctoral, Valladolid, 1988.

27 Este era bedel desde 1721 y disfrutaba de una casa a la que renunció en 1748. De inmediato otros ministros de la Universidad se la pidieron al claustro, que se la conceció al escribano de la conservaduría. (A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 428-430, 19.VI.1748).

28 M. Alcocer, Op. cit., T. I, pág. 142.

29 A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 168-170, 23.X.1753, fol. 358, 4.IIΙ.1758.

30 A.U.V., Libro de claustros n° 20, fol. 402-404, 8.X.1796; fol. 448-451, 4.II.1497.

31 A.U.V., Libro n° 583, fol. 68 v° - 69, 1770.

32 A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 48-49, 21.IV.1750.

33 A.U.V., Libro de claustros n° 10, fol. 432-438, 20.VIII.1700. En 1707 pidió dinero por haber llevado la intendencia de las otras en el General de Cánones y le concedieron 240 reales. Libro de claustros n° 11, fol. 68-69, 25.XI.1705.

34 "Item, por excusar las vexaciones que a los estudiantes y personas de la Universidad se les podía hazer... y por escusar los inconvenientes que se podrían seguir, statuymos que de aqui en adelante aya dos escrivanos..." (Estatutos en romance. 1545, art. 219).

35 M. Alcocer, op. cit., T. I, p. 137.

36 Visita del Obispo Valtodano, 1568, tit. 57.

37 A.U.V., Libro de claustros n° 10, fol. 417-420, 22.IX.1699.

38 A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 266-270, 20.V.1745; fol. 270-271, 31.V.1745.

39 A.U.V., Libro de claustros n° 10, fol. 472, 25.XI.1701.

40 A.U.V., Libro de claustros n° 11, fol. 197 v°-198, 6.VIII.1711.

41 A.U.V., Libro de claustros n° 19, fol. 32 v° - 45, 29. IIΙ.1783; fol. 315-316, 31.X.1796; fol. 365-366, 29.VIII.1787, Libro de claustros n° 20, fol. 69-71 v°, 11.III.1791.

42 A.U.V., Libro de claustros n° 11, fol. 258-261, 10.VII.1713.

43 A.U.V., Libro de claustros n° 10, fol. 481, 25.X.1702.

44 A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 376-377 v°, 9.VIII.1747; fol. 380-381, 22.VIIΙ.1741, fol. 411-413, 28.XI.1747.

45 A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 205-207, 25.XI.1754.

46 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 175-179, 15.IV.1763.

47 Visita del Licenciado Contreras, 1610, arts. 94-99.

48 A.U.V., Libro n° 583, fol. 67-68, 1770.

49 A.U.V., Libro de claustros n° 19, fol. 313-314, 31.X.1786.

50 A.U.V., Libro de claustros n° 20, fol. 125-129 ν°, 28.VII.1792; fol. 134, 11.X.1792.

51 Ibid., fol. 164-165, 18.IV.1793.

52 Curiosamente el nuevo secretario dijo estar dispuesto a servir la secretaría por la mitad del sueldo señalado, destinando la otra mitad a las necesidades que señalase la Universidad (Ibid., fol. 201-204, 5.IX.1793).

53 A.U.V., Libro de claustros n° 13, fol. 387, 6.IX.1747, fol. 390, 25.IX.1747, y S. Rivera Monescau, Tradiciones universitarias, Valladolid, 1948.

54 A.U.V., Libro de claustros n° 11, fol. 212, 6.I.1712.

55 A.U.V., Libro de claustros n° 20, fol. 125-129, 28.VII.1792; fol. 545, 15.X.1798.

56 M. Alcocer, Op. cit., T. I, p. 144.

57 A.U.V., Libro n° 583, fol. 69, 1770; Libro de claustros n° 12, fol. 123-124, 29-I-1720; Libro de claustros n° 18, fol. 356, 20.V.1777.

58 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 74, 15-VI-1761.

59 A.U.V., Libro n° 583, fol. 69, 1770; Libro de claustros n° 10, fol. 224-225, 27. VI.1692.

60 A.U.V., Libro de claustros n° 18, fol. 32,19-VII-1773.

61 Ibid., fol. 356, 20-V-1777; libro n° 575, fol. 38.

62 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 388-389, 28-IV-1767, libro de claustros n° 16, fol. 396, 27-VII-1767; libro de claustros n° 19, fol. 230-231, 21-I-1786.

63 Estatutos en latin, art. 63; Estatutos en romance 1545, art. 202; A.U.V. libro de claustros n° 5, fol. 213-214, 25-VIII-1606.

64 A.U.V., Libro de claustros n° 12, fol. 53-57, 8-I-1725; fol. 62 v° - 64, 16-VI-1725; fol. 93 v° - 95, 17-XII-1726; fol. 340-343, 21-ΙII-1736; libro de claustros n° 13, fol. 139-141, 9-VII-1742; libro de claustros n° 14, fol. 354-356, 17-II-1758; libro de claustros n° 15, fol. 67-75, 15-VI-1761.

65 A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 123-124, 28-VI-1752.

66 M. Alcocer, Op. cit., T. I, p. 136.

67 En Salamanca el oficio de conservador sufrió una transformación similar. En la Baja Edad Media existían conservadores reales seglares y conservadores apostólicos pero estos últimos desaparecieron en el siglo XVI por el aumento de la autoridad monárquica y quedaron sólo los vinculados a familias salmantinas prepotentes. El cargo recuperó parte de su sentido en las primeras décadas del siglo XVII. (L.E. Rodriguez-San Pedro Bezares, La Universidad salmantina del Baccoco, período 1598-1625, T. I, Salamanca, 1986, pp. 456-459).

68 A.U.V., Libro de claustros n° 20, fol. 250, 23-VI-1794.

69 A.U.V., Libro de claustros n° 14, fol. 197-198, 18-X-1754.

70 Ibid., fol. 287, 1-IX-1756.

71 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 455, 24-V-1768, libro de claustros n° 20, fol. 250, 23-VI-1794; fol. 256-257. 11-VII-1794, fol. 364-365; 5-IIΙ-1796.

72 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 340-341, 4-IIΙ-1766.

73 A.U.V., Libro de claustros n° 4, fol. 63, 23-IX-1580.

74 A.U.V., Libro de claustros n° 15, fol. 231 v°, 25-XI-1763.

75 Ibid., fol. 45 ν°, 25-XI-1760; libro de claustros n° 18, fol. 445 v° - 446, 25-XI-1778.

76 A.U.V., Libro de claustros n° 19, fol. 427, 2.IX.1788, fol. 447, 11-ΧII-1788; libro de claustros n° 20, fol. 4, 30. VIII.1789.

77 R. Davila Corona, "La quiebra de la tesoreria universitaria 1799-1801, signo precursor de la crisis del Antiguo Régimen en la Universidad de Valladolid", Investigaciones Históricas, n° 9, Valladolid (en prensa).

Auteur

Universidad de Valladolid

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540