Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

I. Les universités en Espagne de l'époque médiévale à la fin de l'Ancien Régime. Origines et structures administratives

La estructura económico-administrativa de la Universidad de Valladolid al final del Antiguo Régimen (1800-1845)

Rosa María Davila Corona

Texte intégral

1En la etapa final del Antiguo Régimen, el entramado organizativo de la Universidad de Valladolid descansó sobre diversos órganos de decisión, encabezados por el rector, cada uno de los cuales tenía reservado un cometido y una misión específica. Incardinados entre sí de forma jerárquica, todos ellos presentaban en común la subordinación a la importante figura rectoral, cúspide de la autoridad y centro de gravedad en el que reposaba todo el poder de la institución.

2Aunque durante la Edad Moderna los órganos encargados de la administración habían sido tres (el claustro de diputados, el de catedráticos de propiedad y la Junta de Hacienda), al comenzar la centuria de 1800 estos órganos se habían reducido únicamente a dos, al desaparecer del esquema administrativo el claustro de diputados, y ser recogida por el claustro de propiedad su atribución económica concreta, la que le confería poder y capacidad para decidir sobre la venta o almacenamiento de la parte de las rentas decimales propiedad de la Universidad. La función específica de todos ellos era la de gestionar, administrar, recaudar y distribuir la fuente financiera por excelencia de la hacienda universitaria del Antiguo Régimen, centrada en los diezmos.

3Dada la importancia adquirida por este renglón de ingresos, el sistema administrativo estuvo enfocado prioritariamente hacia su gestión. De ahí que haya durante el primer cuarto del siglo XIX una correlación entre la evolución que sufren los órganos de la administración universitaria con la progresiva decadencia que afecta a estas rentas tradicionales. Este declive se percibió no sólo en la hacienda y arca universitaria, cuyos caudales conocen una profunda merma, sino en la pérdida de competencias que experimentó el claustro de propiedad, en favor de la junta de hacienda, cuyo auge va unido al fuerte crecimiento que experimentan las nuevas vías de la financiación universitaria, representadas por los derechos académicos.

4El análisis de toda la estructura administrativa va, por tanto, conectado doblemento al estudio de los órganos competentes en la administración de la hacienda universitaria, y al breve bosquejo de los métodos empleados en la explotación de las rentas decimales o tercias.

5Unidos con los entes gestores universitarios, aunque a diferentes niveles, se encontraban el Claustro General de Doctores, Maestros y Catedráticos, y la tesorería, cada uno con funciones definidas y de naturaleza muy concreta.

6Aunque con atribuciones más amplias que las específicas y propiamente incluidas dentro de la administración, estaba el Claustro General. Su condición de órgano de reunión y concentración de todo el cuerpo universitario, le permitía sancionar y ratificar en última instancia las decisiones tomadas por los órganos del poder económico.

7Como apéndice de toda la estructura de gestión, aunque con la importancia que le confería el ser el brazo ejecutor de las decisiones adoptadas en el terreno económico, se encontraba la tesorería, que actuaba como oficina de recaudación y distribución de las rentas y caudales universitarios, al tiempo que se convertía en el depósito financiero de la Institución.

8Todo este sistema administrativo quedó sometido desde comienzos del XIX a una doble crisis, la general y otra propiamente interna de la Universidad de Valladolid, que incidió fuertemente en la erosión que sufre, hasta casi llegar a su disolución, el entramado económico vallisoletano. Frenada la crisis interna y reconstruido el sistema administrativo, a partir de 1824 éste se vio sometido a un proceso gradual, cuya duración será casi de dos décadas, durante las cuales el control estatal, primero político y seguidamente económico disolverá definitivamente los antiguos mecanismos administrativos y económicos, reemplazándolos por unos de nuevo cuño, a tenor de la creciente y progresiva centralización que sufre la vida política y económica del país. En 1845, aparecen firmemente asentados ambos sobre la Universidad, apoyados en dos puntos fundamentales: el político en la figura del Rector como delegado del gobierno, y el económico conseguido un año antes con la centralización de los fondos de las universidades.

9La autonomía administrativa y económica, signo característico de la universidad del Antiguo Régimen, desapareció en favor de la universidad liberal estatal, provista de un nuevo sistema de gestión y financiación. El examen de cada uno de los órganos que intervienen y, a la vez, sobre los que descansa la administración universitaria, adopta la forma de una exposición jerarquizada de los mismos, iniciando la relación por la máxima jerarquía universitaria el rector hasta finalizar en la base, la tesorería, para finalmente pasar a considerar el sujeto administrativo por excelencia, las rentas decimales universitarias.

El rector, la máxima autoridad académica y administrativa

10El rector de la Universidad de Valladolid se nos muestra como la primera autoridad del cuerpo universitario y la cabeza de dicha comunidad, en lo referente al gobierno de la Institución, dirección de los estudios y administración de las rentas. No obstante, aunque representa el centro de poder de la Universidad, su capacidad de actuación y de ejecución queda limitada, en este período, por el claustro general, que preside, y por los demás órganos de la administración con los que actúa colegiadamente.

  • 1 La elección del Rector hasta principios del siglo XVIII se realizó de acuerdo al Estatuto I en lat (...)
  • 2 De los siete rectores que ocupan la silla rectoral entre 1800-1835, seis pertenecen al estamento c (...)

11Aunque las limitaciones para la elección del candidato a rector eran muchas hasta 17731, a partir de esta fecha quedaron reducidas a la simple pertenencia al cuerpo claustral universitario, dando acceso de este modo a que el rectorado quedase ocupado, durante todo este lapso de tiempo que analizamos, por miembros del estamento eclesiástico2. El plan ilustrado de 1807 introdujo el control gubernamental en la elección, primero como sanción de decisión claustral, y más tarde, desde 1845, como norma del gobierno en la designación.

12Dotado por los estatutos con amplias competencias, la figura del rector cobra cada vez mayor importancia dentro del ámbito universitario. Sus extensos poderes, y su reconocida capacidad de actuación, le convierten en el punto central de la vida universitaria, aspecto que se acentúa a medida que se agrava la crisis del Antiguo Régimen.

  • 3 Estatuto n° 6 en latin sobre la jurisdicción del Rector (Alcocer, op. cit., t. I, p. XV). Este asp (...)

13Su capacidad de actuación quedaba ampliada con la jurisdicción real y pontificia de que gozaba el rector de la Universidad de Valladolid sobre todo el cuerpo docente, estudiantes y dependientes acogidos al fuero académico. Ello le permitía convertirse en juez, y sustanciar ante su tribunal todos los pleitos civiles, criminales y apostólicos, incluyendo gran parte de los suscitados por motivos económicos, que se promoviesen dentro del área jurisdiccional universitaria. Hasta tal punto llegaba la autoridad del rector en este terreno, que incluso la misma Real Chancillería y los oidores de ella debían inhibirse en las causas presentadas ante en su tribunal, cuya resolución sólo competía a éste3.

  • 4 Las visitas realizadas a las que aludimos son las del Obispo Valtodano en el siglo XVI y la del Li (...)

14No obstante, ni los estatutos ni las visitas realizadas a la Universidad en los siglos XVI y XVII4, le permitían una actuación individual sino en estrecha colaboración con los órganos que presidía. Sin embargo, tanto en las decisiones adoptadas por el claustro general como en las que tomasen el de propiedad y la junta de hacienda, el peso de su autoridad era significativo, hasta tal punto de condicionar el resultado final de los acuerdos, sobre todo en los que giraban en torno a las cuestiones económicas, financieras o hacendísticas.

15Aunque desde 1824, con el último plan absolutista, el rector pierde su poder jurisdiccional en favor del brazo civil de la justicia, su importancia en el plano de la gestión administrativa se incrementará. En unión con la Junta de hacienda, se convertirán en los núcleos de poder en la vida económica universitaria, limitados exclusivamente por la necesaria aprobación del claustro general.

  • 5 R.D. 17 de Septiembre de 1845, art. 79 y siguientes (Colección Legislation de España, t. XLI).

16A partir de 1836, las atribuciones del rector cobran cada vez mayor amplitud, al convertirse en un representante del gobierno, sobre el que recae el control directo de la economía y administración universitaria. Este énfasis en la importancia del rector llegará a su punto más alto cuando en 1845 se le confiera por entero la responsabilidad de la administración directa de las antiguas rentas universitarias, el examen de los gastos de cada facultad, pero sobre todo el exacto cumplimiento de las órdenes gubernamentales que pudiesen afectar a cualquiera de las facetas de la vida universitaria, incluida la económica, de máxima relevancia en estos años5. Convertido en el único cauce de diálogo con el gobierno, el rector se transforma, al final del Antiguo Régimen, en la figura central y clave de todo el sistema administrativo universitario, cuyo último peldaño se halla en el gobierno, representado por el Ministerio de Gobernación.

17Pieza clave, las medidas adoptadas por algunos rectores durante estos años sirvieron para sanear y enderezar, hasta un cierto límite, la maltrecha y delicada salud financiera de la Universidad. Pero, también, su permisividad y la dejación que hicieron en sus funciones los demás órganos universitarios, la condujeron a la terrible crisis interna que se tradujo en la quiebra de la hacienda y de la administración de la Institución.

18Empero, a instancias de los sucesivos rectores, se propusieron medidas de ahorro con la finalidad de buscar un equilibrio en el alterado presupuesto universitario de ingresos y gastos, y asimismo, bajo su empuje, se revitalizaron los antiguos pleitos por débitos no cancelados, se potenciaron nuevas formas de gestión, y se intentaron corregir los desequilibrios y abusos de la actuación de la tesorería.

El Claustro de propiedad

  • 6 A.U.V., Datos recogidos del libro de Rector y catedráticos de propiedad, n° 29, 1778-1824.
  • 7 El análisis de todas estas actividades y funciones desempeñadas por el claustro de propiedad está (...)

19Este claustro, tras la desaparición del claustro de diputados, se transformó en el órgano gestor principal de toda la actividad económicoadministrativa universitaria hasta 18246. Presidido por el rector, llevaba sobre sí el peso fundamental de la vida económica, apoyada básicamente en la percepción de las rentas decimales también conocidas como tercias o novenos. Compuesto por los titulares propietarios de las cátedras obtenidas en propiedad (doce a comienzos de 1800), se reunía tres veces al año para deliberar sobre los asuntos que correspondían a cada una de estas sesiones. Las mismas estaban fijadas de modo permanente en los días del tres de Febrero, el tercer día de Pascua del Espíritu Santo, y el día de la Transfiguración o 6 de agosto, también denominado de Rentas u Opción de Lugares7. Como las reuniones del claustro en estas fechas tenían un carácter fijo, recibían el nombre de claustros de tabla y no precisaban convocatoria alguna previa a su celebración.

20En el claustro de San Blas se procedía con carácter bianual a elegir a los dos contadores, a los dos comisarios de rentas o "hacedores", a los dos "graneros" o comisarios de granos, y al obrero mayor, aparte de dedicar la sesión a la revisión de la contabilidad general de la Universidad.

21La sesión coincidente con el tercer día de Pascua del Espíritu Santo, fijaba la fecha en que se iba a dar comienzo al remate de los frutos decimales, que se habían decidido poner ese año en arrendamiento. Una vez determinado el día y la hora de tan importante actividad para la economía universitaria, el claustro sancionaba y daba por definitivas las multas que presentaba el bedel, impuestas durante el curso anterior al personal docente que hubiera incumplido con su cometido.

22Por último, en la Transfiguración o claustro de rentas, el rector, como cabeza y jerarquía universitaria, en nombre de ésta, y los catedráticos de propiedad, atendiendo a la categoría de cada cátedra, que se determinaba por la renta asignada sobre los novenos percibidos, decidían el importe que les había correspondido en el reparto de los diezmos.

23No obstante, desde comienzos de la centuria del XIX, las competencias del claustro de propiedad dejan de estar predeterminadas de acuerdo con la fecha de cada sesión, para dictaminar sobre los problemas que se fueran presentando durante el período intersesiones. Sólo hay en ello una excepción, que es el nombramiento de cargos que ya no se acumula en un solo claustro, sino que se reparte entre las tres sesiones.

24Sus actividades y cometidos principales sufrieron una evolución de carácter sustancial a lo largo del siglo XVIII, para recortarse y limitarse sus competencias durante la primera mitad del siglo XIX, en que las comparte y reparte con la junta de hacienda.

  • 8 A.U.V., Libro General de Claustros n° 12, Claustro de 10 de noviembre de 1727.

25Básicamente, durante el último siglo de la modernidad, la actividad del claustro de propiedad se vinculó directamente a toda la problemática derivada de la administración y gestión de las tercias reales. Empero, no se centraban únicamente en esta parcela las competencias de dicho órgano; de igual manera, las discusiones del claustro se encaminaban a debatir, bajo las directrices señaladas por la junta, el uso y destino que se podían dar a los caudales acumulados por la Universidad, optando en la mayoría de los casos por emplearlos en la colocación de contratos censuales. Su poder incluía la revisión salarial de los dependientes y empleados de la universidad, decretanto su subida o su merma, e indicando los fondos que se debían aplicar en el caso de que se optase por la primera de las decisiones. Asimismo entendía sobre la privación temporal o permanente de determinadas asignaciones hechas a alguno de los dependientes8.

26Al comenzar el siglo XIX, el cometido principal de este claustro se centró en la revisión, aprobación o rechazo de las cuentas que estrictamente caían bajo el ámbito de su jurisdicción, las conocidas con la denominación de millares en las que se recogían las rentas decimales proporcionadas por las tercias de los arciprestazgos de Cevico de la Torre y de Portillo, situados respectivamente en los obispados de Palencia y de Valladolid.

27En esta contabilidad de los millares, se registraban todos los ingresos recibidos en concepto de novenos, y que competían tanto a las cátedras de propiedad como a la propia Universidad, representada por el arca. No obstante, y dado que la gestión de las rentas percibidas por las primeras se llevaba a título personal e individual por cada uno de sus propietarios, la función prioritaria de este claustro se centró en la revisión del llamado "globo" que recogía los frutos que correspondían anualmente a la Universidad. Asimismo, y en relación con lo obtenido a través de los dos sistemas empleados en la gestión de los frutos, los arrendamientos y la administración, este organismo realizaba el examen del dinero total recaudado a través de ambos, para proceder a su reparto entre las cátedras de propiedad y el arca, teniendo muy presente este segundo aspecto.

28Lógicamente, era de su incumbencia, por tanto, determinar en cada año, y de acuerdo con la coyuntura existente, si los frutos decimales debían ser administrados o bien entregados en arriendo. En este último caso, parte de las competencias del claustro se delegaban en la junta de hacienda, y sobre todo en sus "hacedores de rentas" que determinaban las condiciones exigidas a cada arrendatario.

29En relación con la administración de los granos, el claustro de propiedad recibía las solicitudes y memoriales de aquellos particulares que deseaban tomar en administración los bienes universitarios no arrendados. Pero, igualmente admitía los de aquellos arrendatarios que no habían podido, por diversas circustancias, cumplir los plazos del arrendamiento estipulados tras el remate público de los novenos y que solicitaban una rebaja en la cantidad pendiente o algún tipo de moratoria.

30Sus responsabilidades se encaminaban también a establecer con los administradores de los novenos la correspondencia necesaria, mediante la cual el claustro expedía las órdenes pertinentes y recibía, sirviendo de intermediario el tesorero, la información precisa sobre los incidentes ocurridos durante la gestión administrativa. Todo el bagaje de noticias recibidas le permitía tomar las decisiones más oportunas respecto a la venta o almacenamiento de los granos en las paneras o edificios que poseía la Universidad en diversos pueblos y que le posibilitaban su custodia a la espera de su enajenación en la ocasión más propicia.

31En este ámbito debe incluirse también la correspondencia mantenida con los administradores de las fincas rústicas compradas por la Universidad a comienzos de siglo, y de los bienes que le fueron agregados a partir de 1807 por el plan ilustrado de Caballero. No obstante, gran parte de estas últimas tareas se desviaban hacia la junta de hacienda, donde se tomaban los acuerdos requeridos por cada situación y que asumía como propios el claustro de propiedad.

32Otra de las problemáticas que asumía el claustro de propiedad, era la de las deudas pendientes existentes a favor de la Universidad, para cuya solución solía recurrir a la vía ejecutiva ante el tribunal rectoral o ante los tribunales de provincias.

33Las multas a los catedráticos, las limosnas, gratificaciones o subidas del sueldo a los dependientes, las propinas por asistir a las funciones académicas y eclesiásticas, la presentación de las escrituras de arrendamiento de los novenos y del patrimonio urbano universitario, las fianzas de los cargos de los dependientes y empleados eran también motivo de reunión del claustro.

34Los nombramientos de los oficios, como el de orador del sermón de San Lucas, que daba comienzo al curso, la celebración de la función de "honras" por el profesorado difunto, la elección del Comisionado de Toros para los festejos que acompañaban a los grados mayores, tenían un día fijado de antemano para ser tratado por el claustro, lo mismo que el envío de los edictos para el remate de las rentas, que se efectuaba por San Bernabé en junio.

La Junta de Hacienda

  • 9 A.U.V., Libro General de Claustros n° 14, Claustro de 18 de enero de 1754.

35Intimamente conectada con el claustro de propiedad, se encontraba la junta de hacienda. Su existencia se registra desde el siglo XVIII. Aunque se desconoce la fecha exacta en que comenzó a funcionar, en 1727 se acordó en claustro la oportunidad de reunir este tipo de junta, con una periodicidad fija de quince días. Asimismo, en la sesión se determinó que estuviera compuesta por "tres o cuatro sujetos de los de vías antiguas y, con ellos, dos o tres modernos que vayan sucediéndose unos a otros", aparte del canciller o del vice-canciller, en su defecto, y del rector, a quien se facultaba para nombrar a cualquier otra persona que le pareciese conveniente según los asuntos a tratar. En 1754 se consideró que la periodicidad de reunión de la junta fuese mensual, iniciando sus sesiones el primer día de cada mes, previa notificación, antediem, del rector, nombrándose para ello a seis claustrales, entre los que debían de estar los dos síndicos de la Universidad9.

  • 10 A.U.V., Libro General de Claustros n° 15, Claustro de 9 de junio de 1778.
  • 11 La propuesta fue hecha por José Isidro de Torres Florez y se encuentra recogida y analizada por A. (...)

36Unos años más tarde en 1778 se tomó el acuerdo de reducir sus competencias, traspasándoselas al claustro de propiedad10. Como la solución no debió de ser ni eficaz ni idónea para la administración de las rentas, en 1790 se propuso nuevamente en formación, compuesta por cinco claustrales que, cada dos semanas, examinasen los caudales de la Universidad y los pleitos pendientes11. La propuesta se aceptó, y se constituyó inmediatamente la junta de hacienda, que a partir de ese momento quedó definitivamente integrada en el sistema de administración como un órgano más.

37A lo largo de la siguiente centuria sus funciones se regularizan y se sistematizan en un libro propio en el que se recogen sus reuniones y acuerdos, cobrando progresivamente importancia a medida que declinan las del claustro de propiedad, que periclita definitivamente como órgano administrativo desde 1824.

  • 12 La expresión por antiguo y por moderno tenía relación con el tiempo de permanencia y antigüedad en (...)
  • 13 A.U.V., Libro de Rector y catedráticos de propiedad, 1778-1824, n° 29.
  • 14 Ibid.

38Elegidos sus miembros por aquél, se componía, a partir de 1800, de seis catedráticos, tres de propiedad y tres de regencia, presididos por el rector. Sus miembros ocupaban diversos cargos, cuya elección se realizaba por el claustro de propietarios. El tercer día de Pascua del Espíritu Santo se escogían a los dos contadores, uno por antiguo y otro por moderno12, a los dos hacedores de rentas y al obrero mayor13; en el de la Transfiguración se procedía, por último, al nombramiento de los graneros14.

39Desde 1811, hay una coincidencia entre los componentes del claustro de propiedad y los miembros electos para la junta de hacienda. La función de estos cargos se expresa en los propios títulos. Los contadores examinaban las cuentas que presentaba el tesorero a la junta antes de elevarlas primero al claustro de propiedad, y después al general. Los hacedores de rentas, conjuntamente con el rector, asistían a los remates de las mismas, presenciaban los arrendamientos, y los conseguían en el caso de que no se consiguieran en pública subasta, y vigilaban el cumplimiento de las obligaciones estipuladas en las escrituras. Los graneros cuidaban de la llegada de los granos a las paneras, revisando la calidad y cantidad de cada especie, formalizando la cuenta de lo ingresado que debía entregarse al claustro al tiempo que se presentaban las cuentas del tesorero. Por último, el obrero mayor se encargaba de la realización, suspensión y ejecución de las obras llevadas a cabo en los edificios de la Universidad o en aquellos de su pertenencia.

40Las competencias de la junta de hacienda coincidían con las del claustro de propiedad, del que era, en principio, su extensión ejecutiva. Entre sus actividades se encontraban la recepción de memoriales con los distintos informes que le remitían los administradores de la Obra Pía de Peñafiel, Valderas y Langayo, la discusión por débitos y atrasos en el pago del capital mobiliario, y la gestión de los bienes agregados a Valladolid en 1807 procedentes de las extinguidas universidades de Osma y Oñate. En este último caso, la junta actúa como delegada del claustro general, al que informará de cuantos pasos se den para conseguir la consolidación efectiva de dichos bienes.

41En muchos asuntos, como los de arrendamiento de las paneras y del caserío de la universidad, correspondencia con los distintos administradores, presentación de las cuentas de la tesorería, nombramiento de comisionados, administración de los bienes adjudicados por ejecución y embargo de las deudas contraídas por los arrendatarios, etc., la junta procede con total independencia del claustro de propiedad, ajustando sus acciones a los acuerdos tomados en sus reuniones.

42En otras circustancias, la junta recibe los asuntos que le traslada el claustro de propiedad para que adopte los dictámenes pertinentes; es el caso de los acuerdos sobre la venta de granos, forma de realizar y formalizar las rentas universitarias. En estas ocasiones, las determinaciones tomadas se presentan al claustro para su ratificación.

43Desde 1817 las facultades de la junta en este terreno se van ampliando, absorbiendo parte de las funciones del claustro de propiedad. Ejemplo significativo es la recepción de memoriales de los arrendatarios solicitando una rebaja en las cantidades adeudadas.

44La colaboración con la tesorería le permitirá comprobar, mediante las certificaciones que ésta le presenta, la veracidad de lo afirmado en ellas. Igualmente se irá haciendo con las decisiones sobre los arrendamientos de los novenos, registrando los que quedaban por arrendar, y decidiendo cuáles debían ser administrados. El tesorero le servía de enlace con los encargados de estos pueblos, informándose sobre los precios y emitiendo órdenes acerca del momento más oportuno para su venta.

45En esta asunción de competencias, miembros de la junta de hacienda, cuando no ella misma, serán los responsables de las distintas directrices tomadas respecto al sistema de contabilidad utilizado en la formación de las cuentas, y de los nuevos sistemas empleados en la administración, adoptados desde 1827.

46La cada vez más amplia independencia que alcanza, a medida que transcurren los años cercanos a 1824, sólo se verá limitada por la presencia del claustro general, órgano de última instancia en la aprobación de todos los asuntos universitarios, a quien estaba obligada a informar sobre los diversos acuerdos tomados en sus sesiones, especialmente en el capítulo del nombramiento de administradores de bienes universitarios.

47La personalización de la junta de hacienda como el principal órgano de la administración económica se relanza con el plan de 1824. A través de sus disposiciones, la junta de hacienda se transforma en la máxima jerarquía universitaria, encargada exclusivement de recaudar, administrar y distribuir las rentas universitarias.

48Elegida por el claustro general, quien la renovará por mitad cada dos años, su composición no variará mucho de la que tradicionalmente había tenido en Valladolid desde 1818. El número de sus integrantes siguió siendo de siete, contando al tesorero, denominado en estos momentos por el plan contador. Como miembros de pleno derecho, se incorporan a la junta el síndico fiscal y dos doctores, en representación de la antiguas cátedras de regencia.

  • 15 "Habiendo desaparecido las principales causas por las que se creyó conveniente que en cada una de (...)

49La figura del síndico aglutinaba los poderes transferidos por la Universidad para la defensa de sus intereses y privilegios en cualquier asunto. Su inclusión en la constitución de la junta de hacienda se encauza hacia la defensa de cualquier asunto económico, encomendándole asimismo la rigurosa observancia de las leyes académicas. Su cargo duraba cuatro años, o, lo que es lo mismo, dos legislaturas de la junta. La permanencia de esta figura como miembro integrante de este organismo duró hasta 1843, en que fue suprimido por orden de la Regencia15, al carecer en aquellos momentos sus funciones y competencias de toda vigencia, siendo reemplazado por el secretario de la universidad.

50La participación de la relevante figura ideológica del absolutismo, defensor del altar y el Trono, el P. M. Manuel Martínez, antiguo catedrático de la Universidad de Valladolid, en la gestión económica de ésta durante muchos años, queda plasmada en las competencias y funciones que en el plan de 1824 se adjudican a dicho organismo, y que eran normas usuales en la junta vallisoletana.

  • 16 A.U.V., Libro de la Junta de Hacienda, n° 467.

51Baste como muestra la elevación a disposición de elevado cumplimiento de una de las decisiones voluntariamente adoptada por la junta de la Universidad de Valladolid en 1818. En este año se acordó que inexcusablemente el tesorero o contador debía concurrir a las sesiones de la junta, aunque sin voz ni voto, para exponer a requerimiento de ésta, las actividades y gestiones practicadas por la tesorería y llevar una supervisión de la contabilidad16. En este mismo sentido debe interpretarse la inclusión del síndico como miembro de pleno derecho, tal y como se había establecido en el siglo anterior.

  • 17 R.D. de 14 de octubre 1824, Título XIX (Colección legislativa de España, Temo VIII).

52Entre las atribuciones que se le señalaban a la nueva junta de hacienda, nacida en 1824, se hallaban la toma puntual del estado de las rentas, la información de su inversión o malversación, reflejada en el informe elevado al gobierno, que incluiría también la propuesta de los medios más eficaces para su mejor administración17.

53Con la creación de la junta de hacienda en 1824, desaparecen las funciones y competencias administrativo-económicas del claustro de propiedad, cuyo papel queda relegado al de simple órgano competente en el nombramiento de sustitutos para las clases, fijación de horarios y exámenes y de todo aquello que compitiese a la vida académica.

54Las actividades de la junta de hacienda se prolongaron sin modificación alguna, lo mismo que sus tareas, hasta 1845. Las primeras medidas centralizadoras con repercusión directa sobre la organización económica interna de la universidad, representadas por las medidas liberales de 1836 y 1838 ratificaron a la junta de hacienda en su categoría de único y máximo órgano dirigente de la economía universitaria en unión con la figura del rector. Las obligaciones que en ambos se fijan a este organismo son, salvo por algún pequeño detalle, muy semejantes a las que venían desempeñando.

  • 18 R.D. de 4 agosto de 1836 y 29 mayo de 1838, Artículos 108-109 y 60-61 (Colección de Decretos, Tomo (...)

55De su responsabilidad serían la vigilancia de los fondos universitarios, la formulación de los presupuestos, la formación de nuevos reglamentos de contabilidad, el examen de las cuentas y el asesoramiento al rector en cuantas dudas pudieran producirse en la administración económica18. Hasta la reforma de Pidal, la junta continuará desempeñando sus tareas administrativas, que progresivamente se verán constreñidas a funciones consultivas y organizativas con sujeción a la normativa emanada del gobierno, y plasmada en los planes de estudios y reglamentos de régimen interno correspondiente. Con la publicación del plan de 1845, la administración económica pasará integramente a las manos del rector, auxiliado en sus tareas por el secretario-interventor de la Universidad y por el depositario o antiguo tesorero.

La tesorería, brazo ejecutor de la administración

56Pieza clave en la administración de la hacienda universitaria, la tesorería es el órgano en el que confluye la gestión de las rentas de la Universidad, tanto por diezmos como por patrimonio y capitales mobiliarios. El núcleo básico de la administración se centra en dos cuentas principales, la llamada contabilidad de millares y la del arca. La primera, como ya vimos, recogía los ingresos de los diezmos, anualmente arrendados o administrados, de cuyos caudales se financiaban, al mismo tiempo, las cátedras de propiedad y la propia Universidad. Esta útima participaba en las rentas decimales a través de una porción proporcional que le estaba reservada en el momento del reparto de estos ingresos. Esta cantidad adjudicada a la Universidad iba a parar a manos de la tesorería que la contabilizaba, ingresándola en la segunda cuenta, la del arca. En esta contabilidad se ingresaban, aparte de lo obtenido por rentas decimales, otra serie de renglones de financiación de la hacienda universitaria constituidos por los capitales mobiliarios y las rentas del patrimonio urbano y rústico, más lo devengado por la matriculación de los estudiantes, expedición de grados de bachiller, licenciado y doctor, y demás derechos académicos expedidos por la secretaría. En este último aspecto, la tesorería se limitaba a recoger las relaciones que le presentaba el oficial del Secretario, cotejándolas con el importe global de los abonos recogidos en la tesorería por tasas académicas.

57Aunque llevaba conjuntamente la contabilidad de millares y la del arca, sin embargo ambas tenían que permanecer independientes entre sí, existiendo una prohibición estricta que impedía cualquier trasvase de fondos de una a otra. La presentación y aprobación de estas cuentas era consecutiva, y a año vencido, llevando la de millares uno de diferencia con la del arca. Tal separación en el tiempo era debida a que la contabilidad de millares no podía formarse hasta después de levantada la cosecha y recogidos los granos, a comienzos del otoño, momento en que principiaba el nuevo curso escolar, contabilizado económicamente de octubre a octubre, y con él se abría una nueva cuenta del arca.

58De forma secundaria, la tesorería gestionaba una cuenta menor e independiente de las dos anteriores, que recibía el nombre de cuenta del "arquilla", a la que iba a parar el 20% del importe de las matrículas y grados de bachiller. Estos fondos quedaban a disposición del claustro universitario para socorro de empleados y dependientes, y en casos extraordinarios de los propios catedráticos y doctores.

59Brazo ejecutor de la administración bajo la supervisión conjunta del claustro de propiedad y de la junta de hacienda, la responsabilidad de la tesorería abarcaba un campo más amplio que el representado por la formación de las cuentas. Este organismo gestionaba los arrendamientos de los diezmos en unión con los dos hacedores de rentas de la junta, vigilaba la recolección, almacenamiento y venta de los granos y menudos, conjuntamente con el granero o comisionado para estos frutos; cobraba los alquileres de las casas, los réditos del capital mobiliario y mantenía correspondencia con los administradores de los bienes universitarios, patrimoniales y los agregados por el plan de estudios de 1807.

60A su vez, procedía al pago puntual y exacto de las rentas o haberes de las cátedras de regencia, salarios de los dependientes y satisfacía las diversas obligaciones contraídas por la Universidad con los colectores de los diezmos, contribuciones por frutos civiles, municipales, empréstitos, etc.

  • 19 A.U.V., Estatutos de la Universidad de Valladolid de 1505 publicados en 1650, Estatuto n° 204, Rom (...)

61Su labor quedaba respaldada de cara a la Universidad por una serie de hipotecas que le eran exigidas. En este sentido y ante la responsabilidad que entrañaban sus tareas, los estatutos vallisoletanos prescribían para el desempeño del cargo de tesorero "una persona ábil y suficiente"19, de toda confianza, pues en el caso de que la tesorería padeciese la quiebra de sus fondos, con el consiguiente perjuicio económico que pudiese representar para la Universidad, la responsabilidad de la misma recaería sobre los componentes del claustro de propiedad. De ahí que las fianzas que se la requerían fuesen importantes, debiendo de ir respaldadas por un fuerte patrimonio, al que pudiese acudir la universidad para resarcirse de posibles pérdidas.

62Las actividades de la tesorería se marcaban explícitamente en los estatutos universitarios, encontrándose éstos reforzados por la visita realizada a la Universidad de Valladolid en 1602 por el Dr. Francisco Contreras. La evolución de la tesorería y las irregularidades que ésta padeció, obligaron con posterioridad a la junta de hacienda a puntualizar alguna de ellas y a encauzar bajo un rígido control sus labores.

  • 20 Ibid., Desde 1801 esta obligación impuesta por los estatutos y ratificada por la visita del Dr. Co (...)

63Elegido el tesorero por el claustro de propiedad y junta de hacienda, las obligaciones que se le señalaban comprendían la ya mencionada de formar y presentar a la aprobación de estos dos órganos la doble contabilidad, bajo las directrices que para ello se le indicaban. Esta contabilidad debía de reflejarse en un libro de cargo y data donde llevaría puntual y exacta información de cada una de las rentas, gastos y la causa que los provocaron, relación de las deudas a favor de la Universidad y en su contra, y a las multas impuestas a los catedráticos por ausencias injustificadas a sus cátedras, desacatos al rector o incomparecencia a algún acto académico o universitario20.

64Sobre él pesaba la prohibición de entregar fondos universitarios a persona alguna que los solicitase, aún teniendo derecho a ellos, incluso mediando el mandato del rector, sin que éste fuese acompañado del visto bueno y consentimiento del claustro. La prohibición alcanzaba al pago de los salarios de los dependientes y empleados y a los haberes de las cátedras de regencia, a no ser que se cumpliese la condición previa.

  • 21 Ibid., Estatuto n° 206. Sin embargo, y a pesar de la prohibición expresa, ninguno de los tesoreros (...)

65Sus responsabilidades se extendían a la defensa de los bienes universitarios, impidiendo cualquier fraude o intento de dolo en el arriendo de los diezmos, con la obligación de denunciar al claustro cualquier indicio de este tipo21.

66Su capacidad de actuación, aunque amplia, estaba limita por los órganos superiores de la administración económica, que establecían sobre el tesorero y la tesorería un doble control. Este se ejercía a través de la responsabilidad en el cobro de las rentas universitarias, fuera cual fuese su calidad y naturaleza, y mediante la incapacidad de vender cualquiera de los bienes administrados, sin una orden expresa y por escrito de uno de los órganos competentes en la administración.

  • 22 A.U.V., Pleitos ejecutivos no inventariados, Legajo 283, Condiciones estipuladas para el cargo de (...)

67Esto implicaba que el tesorero debía practicar cuantas diligencias judiciales y extrajudiciales fuesen necesarias para cobrar las deudas pendientes22, y para tomar las fianzas que ratificasen los arrendamientos de los frutos decimales. Su responsabilidad quedaba cubierta en ambos casos, dando parte al claustro de propiedad, quien tomaría las medidas que considerase más eficaces y convenientes para resguardar los bienes universitarios.

  • 23 Ibid.

68La formación de la contabilidad universitaria se ajustaba a una cuidadosa reglamentación. Cada año, antes del 25 de noviembre, se debían presentar las cuentas del fondo de millares y las del arca, con la cuantía de lo que hubiese entrado en su poder "según práctica, estilo y costumbre". Los contadores de la junta de hacienda las examinarían, poniendo cuantos reparos considerasen pertinentes. Con las cuentas se presentaban todos los recibos o papeles que sirviesen de justificantes de las mismas. Cualquier sobrante líquido a favor de la Universidad se pondría por el tesorero en su arca en presencia del rector y de los claveros, personas encargadas por los estatutos de custodiar sus llaves23.

69Terminada la revisión, las cuentas se elevaban, con todas las objeciones que les hubiesen sido puestas, al claustro de propiedad primero, y posteriormente al general, para su aprobación o rechazo definitivo.

  • 24 Ibid.

70Las estipulaciones eran más concretas y rigurosas en el caso de la cuenta de millares. La relación de lo percibido por este fondo en razón de granos mayores, vino y menudos, arrendados, debía presentarse a finales del mes de diciembre, para que tanto los catedráticos de propiedad como la propia Universidad pudiesen conocer lo que les había correspondido por rentas decimales. Los pagos de las mismas se efectuaban en dos fechas fijas: a comienzos del verano, el 24 de junio, y el 15 de agosto, pudiendo alargarse este segundo plazo hasta el 30 de noviembre24.

  • 25 Op. cit., El estatuto 22 en latín estipulaba que el opositor que "obtuviese la propiedad de una cá (...)
  • 26 Ibid.

71Para aquellos catedráticos no graduados como doctores o maestros en el plazo estipulado25 y que tuviesen en propiedad una de estas cátedras, los estatutos y la costumbre determinaban que sus rentas quedasen en depósito en la tesorería que las retendría a disposición del claustro hasta que éste determinase su pago26.

  • 27 Ibid.
  • 28 Op. cit.., Estatutos en romance, nos 204 al 212, y visita del Dr. Contreras, n° 1 al 6.

72Como empleado de la universidad y durante el tiempo que ejerciese su empleo por los días de su vida o "por el tiempo que fuese voluntad de la Universidad"27, el tesorero, conforme a lo dispuesto en los estatutos y en la visita del Dr. Contreras28 no podía tener renta alguna universitaria. Como compensación se le señalaba un salario anual de 4 000 reales, complementados con el 2% de lo ingresado en secretaría por las consignaciones de grados y matrículas.

73Con escasas modificaciones en sus responsabilidades y atribuciones, el papel preponderante de la tesorería se alarga hasta 1824. No obstante, a partir de 1816, se registra, ante las irregularidades y fraudes que se producen en ella, un acentuamiento del control de la junta de hacienda, sustrayendo a sus competencias la referente al cobro de los atrasos que pesaban sobre el capital mobiliario, fondo de millares y pensiones sobre las mitras concedidas por Fernando VII en 1816-1817.

74Al mismo tiempo que se refuerza el control sobre los fondos universitarios, la junta encabezó en 1819 una lista de proposiciones para sujetar a una mayor vigilancia el cumplimiento de las labores de su empleado. La mayor novedad que presentan las prescripciones estriba en una subordinación más rígida a la junta, eliminando la custodia del arca de la Universidad y limitando los fondos que en aquélla podía guardar para cubrir los gastos universitarios. Se subrayaban estas disposiciones con la obligación, establecida desde el año anterior, de que el tesorero concurriese a las sesiones de la junta a las que fuese convocado y en las que daría explicación exhaustiva de sus gestiones.

75Con la promulgación del plan de estudios de 1824 se produce, bajo la normativa gubernamental, una transformación sustancial en los papeles jugados por la tesorería y el tesorero. No sólo se cambian sus denominaciones por las de contaduría y contador, sino que su propia identidad se modifica, convirtiéndose en una simple oficina de recaudación y contabilidad, sin funciones administrativas, al recaer, por entero, éstas sobre la junta de hacienda. Así permanecerá hasta el año 1845, en que se puede dar por finalizado el sistema de administración tradicional imperante en el antiguo régimen económico, ante los empujes de la nueva normativa gubernamental impuesta por el régimen liberal, que sujetó a todas y cada una de las universidades a un estricto control.

76Como señalamos al principio, el sujeto administrativo y objeto de la labor desarrollada por los anteriores órganos, fueron las rentas que financiaban la hacienda de la universitaria, permitiéndola el desarrollo de las funciones docentes y académicas. Dichas rentas, en el caso de Valladolid, pueden distribuirse en tres capítulos las rentas decimales, principal soporte económico y objeto de la mayor preocupación gestora del claustro de propiedad; las rentas por patrimonio urbano y rural, muy reducido, y por capitales mobiliarios, de escasa cuantía, pues aunque los réditos anuales devengaban al arca casi 25 000 reales, lo que le permitía ocupar el segundo lugar entre las fuentes financieras, su crisis y quiebra, en la etapa final del Antiguo Régimen, han transformado esta fuente de ingresos en un cauce vacío por el que no se drena ningún caudal al arca. Por último, una vía de ingresos en monetario, que sin poderse considerar propiamente como una fuente de rentas exterior a la Universidad como las anteriores, devenga progresivamente a lo largo de este período final fuertes sumas al arca. Se trata de los derechos académicos generados por la actividad interna docente de la Universidad.

77Estos derechos y tasas extraídas por la tesorería junto con las rentas decimales son los contrapuntos que marcan alternativamente el fin de la etapa de antiguo régimen y el comienzo de la nueva época presidida por un entramado administrativo diferente, bajo los auspicios del gobierno liberal.

  • 29 El capital mobiliario estaba constituido por dos partes bien diferenciadas. La primera la integrab (...)
  • 30 El patrimonio urbano estaba cifrado en la posesión de un reducido número de inmuebles, situados en (...)

78Dejando al margen a las rentas por el capital mobiliario, cuya crisis evidente entre 1803 y 180629 repercutió en los caudales universitarios en forma de una marcada irregularidad en los pagos de los réditos y en una fuerte y continua acumulación de deudas, y a las muy escasas aportaciones proporcionadas por el menguado patriomonio rústico y urbano30, el único soporte económico que financió a la Universidad fueron las tercias o ingresos procedentes de las rentas decimales.

79Hasta 1824, fueron estas rentas, el único renglón, si exceptuamos los derechos académicos, que de forma regular devengó una cierta cuantía de caudales al arca universitaria. De ahí que, precisamente por la doble importancia que cobra esta fuente financiera, por su propia entidad y cuantía frente a las demás rentas, y por su transformación, durante casi veinticinco años, en el único punto de apoyo financiero, frente a la aletoriedad de los demás ingresos, centremos la última parte de esta comunicación en su análisis, y en los métodos empleados en su gestión y explotación.

  • 31 De todos los bienes que se agregaron a la Universidad por R. O. de 12 de julio de 1807, compuestas (...)

80En la misma participa, casi exclusiva y fundamentalmente, el claustro de catedráticos de propiedad vivamente interesado en su percepción, por cuanto era la vía de entrada de las rentas de las cátedras y del arca. La colaboración de la junta en su gestión se realizó a través de aquellos miembros que pertenecen conjuntamente a ambos organismos. Sin embargo, como tal junta de hacienda, su contribución era colateral, ya que la misión principal asignada a este organismo, hasta 1824, se centraba en la administración de las otras rentas, incluyendo en esta parcela a los bienes agregados a partir de 180731.

Las rentas antiguas y principales de la hacienda universitaria

81Los ingresos decimales, denominados asimismo tercias fueron, en los siglos que precedieron al siglo XIX, y desde luego durante éste hasta 1836, la base fundamental y clave para la financiación de la Universidad de Valladolid. Desde comienzos del siglo hasta el año señalado, los ingresos decimales conocieron dos fechas de enorme importancia en su evolución. La primera de ellas es la representada por el año de 1821, que presidió la primera medida liberal contra el diezmo, seguida del intento fracasado por parte de las Cortes de financiar estatalmente a la Instrucción pública. Este fracaso fue paliado parcialmente con la elevación de las tasas por derechos académicos en la educación secundaria y superior. El segundo hito cronológico estuvo en 1824, cuando tras la caída del Gobierno Constitucional se produce la segunda restauración absolutista. Fruto de ésta fue la promulgación del plan académico de Tadeo Calomarde, que consagró de forma definitiva la elevación de las tasas académicas, entronizando a estos ingresos como la nueva y primordial fuente de financiación de la hacienda universitaria, en relevo de las tradicionales rentas decimales. La abolición definitiva del diezmo en 1836-1837 las convertirán en el único y exclusivo cauce de la financiación.

82Pero hasta entonces, el sistema esencial que tuvo la hacienda vallisoletana descansó en la percepción de las rentas de las tercias, es decir de los 2/9 de los diezmos de los frutos mayores y menores devengados en los diferentes lugares que integraban los arciprestazgos de Cevico de la Torre y de Portillo, situados respectivamente en los obispados de Palencia y Valladolid. En el cuadro adjunto podemos ver el pesoo alcanzado por estas rentas dentro del conjunto total, durante el quinquenio 1802-1806.

PRODUCTO DE LAS RENTAS DE LA UNIVERSIDAD DE VALLADOLID MEDIA ANUAL DEL QUINQUENIO 1802-1806

IMPORTE %
INGRESOS TOTALES DEL ARCA 79.850 100
INGRESOS TOTALES TERCIAS DEL ARCA 35.310 44’2
INGRESOS JUROS Y CENSOS 14.150 17’7
INGRESOS CASAS Y FINCAS RUSTICAS 1.775 2’2
INGRESOS ACADEMICOS 16.444 20’5
INGRESOS VARIOS ALEATORIOS 12.297 15’4
  • 32 M. Alcocer, Op. cit., Tomo I, p. 204.
  • 33 Ibid., p. 205.
  • 34 Ibid., pp. 206-207.

83Concedidas en la época bajo medieval, concretamente por privilegio otorgado por Alfonso XI al Estudio vallisoletano, al que dotó para el mantenimiento de sus maestros con una renta de 20 000 maravedíes sobre las tercias de "Valladolid, Simancas y sus aldeas"32, disfrutó la Universidad de tal merced real hasta 1380. En ese año Juan I, al crear el monasterio de San Benito, adjudicó el privilegio de su predecesor a este monasterio para su sostenimiento. Enrique III ratificó la concesión, pero a cambio proporcionó al Estudio las tercias situadas en los dos arciprestazgos33. La nueva gracia real fue reafirmada por su hijo Juan II, mediante Real Provisión de 1407, y confirmada, posteriormente, por las bulas papales de Benedicto XIII y Martín V en los años 1415 y 1418 respectivamente34.

84Estas concesiones reales y pontificias se convirtieron en la base económica de la que la Universidad extrajo secularmente sus principales recursos hacendísticos. El producto líquido anual, reducido a dinero y descontados del mismo los diferentes gastos generados de administración, transporte, conservación de las especies, pagos a las colecturías, sirvió para financiar las cátedras de propiedad, copropietarias con la Universidad, representada por su arca, de estas rentas. La distribución de este líquido neto obtenido, teniendo en cuenta la variación anual que tenía en función del nivel de la cosecha y de los precios que podían alcanzar las especies en el mercado, se distribuía proporcionalmente sobre un monto conocido como los millares, y que estaba dividido en 23 partes. La proporcionalidad que se adjudicaba en el reparto de este total, atribuía 18 partes y media a las cátedras de propiedad (el 80,5% del total recogido), y las restante 4 y media partes (el 19,5%) a la Universidad. A su vez, esas 18 partes y media se repartían entre las cátedras de propiedad siguiendo, igualmente, un baremo de proporcionalidad que estaba en consonancia con su categoría e importancia, tal y como podemos ver en el esquema adjunto.

DISTRIBUCION DE LOS 23 MILLARES ENTRE LA UNIVERSIDAD Y LAS CATEDRAS DE PROPIEDAD

CATEDRAS DE LA UNIVERSIDAD : 18 1/2 millares  ARCA UNIVERSIDAD : 4’5 MILLARES MAS POR MILLARES POR CATEDRAS VACANTES Y POR ME DI AS ANATAS.
PRIMA CANONES 3 MILLARES
CONCILIOS 1’5 MILLARES
DECRETO 1’5 MILLARES
PRIMA DE LEYES 3 MILIARES
VISPERAS DE LEYES 1’6 MILIARES
VOLUMEN 1’5 MILLARES
PRIMA DE TEOLOGIA 2 MILLARES
VISPERAS DE TEOLOGIA 1 MILIAR
SAGRADA ESCRITURA 1 MILIAR
FISICA EXPERIMENTAL 1 MILLAR
PRIMA DE MEDICINA 1 MILLAR
INSTITUCIONES MEDICAS 0’5 MILIARES
TOTAL 18’5 MILLARES

85Dicha proporcionalidad, como se puede advertir, evidencia que no todas las cátedras cobraban rentas iguales, sino que ésta estaba en función de los millares que tuviese asignados cada una de ellas. La gestión de esta porción de las rentas decimales no estaba integrada dentro del sistema administrativo universitario, sino que se efectuaba a título personal por cada uno de sus propietarios. Por tanto, era este 19,5% de los diezmos el que se acogía dentro de la administración universitaria.

86Sobre esta parte que correspondía a la Universidad, ésta desarrolló una serie de mecanismos de explotación que pasamos a analizar.

La administración directa de las tercias

87El sistema que con más frecuencia empleó la Universidad en la explotación de esta fuente de ingresos, a través de los órganos de gestión universitarios, estuvo basado en la administración de los granos que no habían hallado acogida en las subastas, al no pujar por ellos licitador alguno.

  • 35 A comienzos de siglo la Junta de Hacienda hubo de admitir la presencia de cuatro administradores, (...)

88Normalmente en este caso, la Universidad, por medio del claustro de propiedad, encomendaba la administración, recogida y transporte de los frutos hasta las paneras de la Universidad a una persona o personas de su total confianza35, que se encargaban de las tareas de recogida de las certificaciones en las cillas de los arciprestazgos y de la comprobación de las cantidades ingresadas.

89Bajo la supervision de este administrador y a los dictados de las órdenes del claustro, representado por un miembro denominado "granero" con competencias específicas en este terreno, se formaba la llamada "cuenta de los granos no arrendados llegados a las paneras". En esta cuenta se exponía las fanegas ingresadas de cada especie y por cada pueblo, la suma de todas ellas conformaba el denominado "globo de los granos" o cantidad total de las especies percibidas directamente. A partir de la formación del "globo de granos" se procedía al reparto de estos frutos en especie o en dinero en metálico, si se enajenaba, entre las cátedras de propiedad y el arca universitaria.

90Antes de realizarlo, se iniciaba un procedimiento para conocer qué cantidad unitaria de referencia correspondía, en especie o en dinero, a cada millar. Para ello se dividía el total obtenido entre las 23 partes o millares, hallándose el valor de la unidad base del reparto, el millar. A continuación se iniciaba la distribución entre las dos partes participantes, multiplicándose la unidad base por el número de millares adjudicados a cada una. Normalmente la cantidad de frutos en especie que correspondía a la Universidad se enajenaba, casi inmediatamente, y su valor monetario se ingresaba en los fondos del arca.

91De igual forma este sistema de explotación directa se empleaba con algunos frutos menudos que no encontraban cauce a través del sistema de arrendamientos en pública subasta, utilizándose en el reparto del líquido devengado los mismos mecanismos expuestos.

El sistema de gestión indirecta o arrendamiento

  • 36 Las únicas noticias que se tienen actualmente sobre el funcionamiento del sistema de adjudicación (...)
  • 37 A. Marcos Martín, La hacienda de la Universidad de Valladolid en la época moderna, p. 36 (en prens (...)

92Con el resto de las especies no percibidas directamente, la Universidad ponía en marcha todo un dispositivo bien depurado y todo un acervo de normas que encauzaban y regulaban la percepción indirecta. Con este sistema, en lugar de percibirlos directamente en las cillas para su venta posterior en los momentos más convenientes y oportunos, la Universidad arrendaba tales productos en pública subasta, rematándolos en el mejor postor36. Dicho procedimiento obedecía a un propósito de racionalización al máximo de los beneficios obtenidos, puesto que resultaba más rentable por cuanto percibía a través de él una renta neta, librándose del mantenimiento de toda una infraestructura administrativa y de la serie de gastos que ésta comportaba, entre los que se encontraba la retribución del 4% sobre lo administrado; aparte de que, por la propia naturaleza perecedera de los frutos, granos y menudos, los márgenes de beneficio comercial no podían ser los mismos que los conseguidos con las especies mayores. Además, como señala el profesor Marcos Martín, con semejante procedimiento la Universidad se ponía a resguardo de cualquier eventualidad que se puediese producir en las fluctuaciones de los precios de los productos agrícolas y ganaderos37.

93Aún así, no se dejaba de correr con ciertos riesgos inherentes a dicho sistema que la Universidad trataba de disminuir al mínimo posible mediante toda una serie de mecanismos precautorios. Empero será muy frecuente en estas dos primeras décadas el recurso al fácil expediente de declararse en quiebra el arrendatario o la, más fácil aún, negativa al abono de toda o parte de la cantidad ajustada.

94De ahí que, para minimizar los riesgos el claustro adoptase durante el proceso que se iniciaba con los pregones de las rentas, toda una cadena de medidas de seguridad.

  • 38 La falta de continuidad en los datos de que se dispone para conocer el mecanismo de arrendamiento (...)

95Con el nombramiento en el claustro de la festividad de Santa Catalina de los dos "hacedores de rentas", ocupados de gestionar todo el proceso, aunque bajo la dirección y órdenes del claustro de propiedad, se inauguraba toda una sucesión de dispositivos y reglas, que tenían su continuación en la fijación de los edictos de arrendamiento y subasta de las rentas que se daban a conocer en los lugares diezmatorios y en la propia ciudad de Valladolid38. En estos edictos se hacía constar las rentas que se sacaban a subasta, los precios de salida en la puja, y el día y la hora en que se recibirían las posturas, que se realizaban en los primeros días del mes de mayo.

96Finalmente, en la festividad de San Bartolomé, el 11 de junio, se procedía al remate de las rentas. A este acto concurrían los hacedores de rentas de la junta de hacienda, el tesorero, el rector y el secretario del claustro, ante el que se formalizaban los remates.

97Por lo demás, las condiciones concretas del arrendamiento de las rentas se recogían en un cuaderno anual de "hacimientos" de rentas, en las correspondientes escrituras que debían extender los arrendatarios en presencia del tesorero y del secretario de la Universidad. Los primeros tomaban las rentas, corriendo de su parte todos los riesgos, sin que por ellos y por ningún imprevisto pudieran solicitar descuento y rebaja alguna en la cantidad en que se remataron y arrendaron las rentas. Si por cualquier circunstancia climatológica adversa, el arrendatario no pudiese cumplir con la obligación contraída de pago, la quiebra correría a su costa, reconociendo a la Universidad el derecho de proceder judicialmente contra él.

  • 39 A.U.V., Legajo de Varios, censos y juros, n° 912.
  • 40 Ibid.

98El tiempo de duración del contrato de arrendamiento era de un año, estableciéndose dos plazos de abono, fijados en el primer día de Pascua de Resurrección y en la festividad de San Juan de Junio. Para asegurar la cobranza, la Universidad obligaba a los arrendatarios, en el plazo de una semana, y a su costa, a presentar la fianza sobre la renta acompañada de las "hipotecas seguras e información de abono", aprobadas por la junta de hacienda, y a otorgar la correspondiente escritura, sacar copia de ella, y dar razón de la misma en el Oficio de Hipotecas del Partido Judicial al que perteneciesen los bienes afianzados39. En el caso de que se produjese el incumplimiento o retraso en el abono de los plazos, correría también a costa del arrendatario el salario del cobrador enviado por el claustro para saldar la deuda40.

  • 41 El coste de las propinas repartidas en San Bernabé era cuantioso, alcanzando los 246 r. que a comi (...)
  • 42 A los gastos tradicionales del pago del noveno y excusado, se añadieron a partir de 1814-1815 el d (...)

99Con el producto total obtenido de los arrendamientos, se seguía un procedimiento similar al practicado con lo recaudado a través de la administración de los frutos mayores. La cantidad ingresada, una vez descontados los pagos del subsidio en ambas diócesis, las propinas del día del remate de las rentas41, el salario del tesorero por llevar la contabilidad de los millares, los derechos de colecturía, etc., se repartía entre los 23 millares, siguiéndose la proporcionalidad descrita al hablar de la administración42.

100El siguiente paso en la evolución de las tercias viene marcado por la promulgación del plan de estudios absolutista debido al ministro Tadeo Calomarde. El plan de 1824 tenía como principal característica la de ser una normativa fundamentalmente académica, encaminada a reencauzar a la enseñanza universitaria en los antiguos senderos por la que había discurrido hasta 1821. Como tal plan académico puede parecer que guarda escasa relación con un sistema económico, sin embargo, la regulación que por primera vez se hace en una normativa semejante de las haciendas universitarias, modificó sustancialmente la casuística seguida en las rentas de las tercias.

101Dos disposiciones encerradas en él, una académica y otra económica, cambian el mecanismo tradicional seguido hasta entonces. La desaparición de toda distinción entre las categorías de las cátedras, eliminándose la secular diferenciación entre las de propiedad y las de regencia, limitándola simplemente a cátedras en activo o de jubilación, y la creación de un fondo monetario único, propiedad exclusiva de la Universidad, son las charnelas del cambio sobre las que girará, a partir de ahora, la percepción de las tercias, hasta su desaparición en 1836-1837.

102Consecuencia de la indiferenciación de las cátedras es la eliminación de las rentas atribuidas a las de propiedad, basadas en la porción de millares adjudicados a cada una de ellas, y por ende el punto final de la existencia de éstos. Resultado, asimismo, de la creación del fondo monetario es la conversión de la Universidad en titular exclusiva de estas rentas, finalizando el reparto proporcional entre las antiguas cátedras de propiedad y el arca. Desde 1824, las rentas de las tercias se ingresarán íntegramente en el fondo universitario, encargado de cubrir las cargas y obligaciones de la Institución, entre ellas los salarios de todas las cátedras, previamente fijados en el plan de estudios por el gobierno.

103A partir de estas disposiciones, el método empleado en la percepción de las tercias se basó, de forma mayoritaria, en la obtención indirecta de los beneficios, a través de los arrendamientos, quedando como sistema minoritario y residual, en determinados años y sobre frutos de escasa cuantía, la administración.

Notes

1 La elección del Rector hasta principios del siglo XVIII se realizó de acuerdo al Estatuto I en latín y al Estatuto 2 en romance de la Universidad de Valladolid, teniendo presentes ciertas condiciones restrictivas para el aspirante al cargo: no podían ser elegidos los religiosos, los casados o los que hubiesen desempeñado su cargo dos años antes. Quedaban asimismo excluidos los menores de 25 años y el Canciller y Vicecanciller. Con la provisión de Felipe V, estas condiciones desaparecen quedando limitadas únicamente a la pertenencia al gremio y claustro de la Universidad. A partir de 1773, tras la reforma de Carlos ΠΙ, y de acuerdo a lo dispuesto por el plan de estudios de 1771 y a la R. D. de 12 de noviembre de ese mismo año, los candidatos al rectorado podían ser todos los miembros del claustro universitario, incluidos los propietarios de las cátedras y los sustitutos. La única condición a requerimiento pedido era la titulación superior de doctor a en su defecto la de licenciado en una de las tres facultades mayores de Cánones, Leyes o Teología (Alcocer, Historia de la Universidad de Valladolid, t. 1, pp. 103 y 255).

2 De los siete rectores que ocupan la silla rectoral entre 1800-1835, seis pertenecen al estamento clerical, siendo dos canónigos y el resto clérigos (R. M. Dávila Corona, Los planes de estudio de la Universidad de Valladolid, 1807-1833, Memoria de la licenciatura, 1985).

3 Estatuto n° 6 en latin sobre la jurisdicción del Rector (Alcocer, op. cit., t. I, p. XV). Este aspecto de la jurisdicción rectoral está analizado por M. Torremocha en "Fuero y delincuencia estudiantil en Valladolid del XVIII", Coloquio internacional de las universidades españolas e iberoamoricanas, Valencia, 1987.

4 Las visitas realizadas a las que aludimos son las del Obispo Valtodano en el siglo XVI y la del Licenciado Francisco Contreras en 1602 (Archivo de la Universidad de Valladolid (A.U.V.), Libro de Estatutos y visitas n° 1183).

5 R.D. 17 de Septiembre de 1845, art. 79 y siguientes (Colección Legislation de España, t. XLI).

6 A.U.V., Datos recogidos del libro de Rector y catedráticos de propiedad, n° 29, 1778-1824.

7 El análisis de todas estas actividades y funciones desempeñadas por el claustro de propiedad está descrito en la tesis presentada por B. Bustos, La Universidad de Valladolid en el s. XVIII a través de sus documentos contables, 1967.

8 A.U.V., Libro General de Claustros n° 12, Claustro de 10 de noviembre de 1727.

9 A.U.V., Libro General de Claustros n° 14, Claustro de 18 de enero de 1754.

10 A.U.V., Libro General de Claustros n° 15, Claustro de 9 de junio de 1778.

11 La propuesta fue hecha por José Isidro de Torres Florez y se encuentra recogida y analizada por A. Marcos Martin, "La Hacienda de la Universidad de Valladolid en la Edad Moderna". Historia General de la Universidad de Valladolid.

12 La expresión por antiguo y por moderno tenía relación con el tiempo de permanencia y antigüedad en la cátedra, siendo igualmente válida tanto para las cátedras de propiedad como para las de regencia.

13 A.U.V., Libro de Rector y catedráticos de propiedad, 1778-1824, n° 29.

14 Ibid.

15 "Habiendo desaparecido las principales causas por las que se creyó conveniente que en cada una de las Universidades literarias se nombrase un síndico fiscal de entre los catedráticos, el Regente del Reino se ha servido resolver que se suprima este cargo en las Escuelas que en la actualidad se conserva" (Orden de la Regencia, 11 de marzo de 1843 - Colección de Decretos, Tomo XXX).

16 A.U.V., Libro de la Junta de Hacienda, n° 467.

17 R.D. de 14 de octubre 1824, Título XIX (Colección legislativa de España, Temo VIII).

18 R.D. de 4 agosto de 1836 y 29 mayo de 1838, Artículos 108-109 y 60-61 (Colección de Decretos, Tomos XXII y XXIV).

19 A.U.V., Estatutos de la Universidad de Valladolid de 1505 publicados en 1650, Estatuto n° 204, Romance n° 1183 (recogidos en Alcocer, op. cit., Tomo IV).

20 Ibid., Desde 1801 esta obligación impuesta por los estatutos y ratificada por la visita del Dr. Contreras no se cumple, encontrándose el libro interrumpido desde la fecha indicada. Las cuentas se anotan en cuadernillos, hallándose repartidas por numerosos legajos del Archivo Universitario, sin que en muy pocos casos se cumpliese con las fechas indicadas por los estatutos para su rendición.

21 Ibid., Estatuto n° 206. Sin embargo, y a pesar de la prohibición expresa, ninguno de los tesoreros de estos años hizo ante el claustro este tipo de denuncias, a pesar de tener la junta de hacienda conocimiento de ellos. Incluso en el caso de la primera tesorería, su titular fue protagonista directa de varios de ellos.

22 A.U.V., Pleitos ejecutivos no inventariados, Legajo 283, Condiciones estipuladas para el cargo de tesorero.

23 Ibid.

24 Ibid.

25 Op. cit., El estatuto 22 en latín estipulaba que el opositor que "obtuviese la propiedad de una cátedra estependiada por nuestra Universidad, queda obligado, en los dos años inmediatos, a partir del día en que recibió la colación de dicha cátedra, a graduarse de Doctor o Maestro en la Facultad a que pertenezca la cátedra obtenida. No haciendo eso sea privado por derecho de dicha cátedra. Entretanto y hasta que el tal catedrático se graduara como se dice, queremos y mandamos que si permanece Bachiller perciba las dos terceras partes de la renta de la cátedra; más si licenciado las tres cuartas partes, quedando la tercera o cuarta parte respectivamente para el erario o arca de la Universidad".

26 Ibid.

27 Ibid.

28 Op. cit.., Estatutos en romance, nos 204 al 212, y visita del Dr. Contreras, n° 1 al 6.

29 El capital mobiliario estaba constituido por dos partes bien diferenciadas. La primera la integraba la deuda pública del estado, totalizada por 4 juros, cuyos réditos anuales ascendían a 2 011 r. La segunda, la formaban los créditos existentes a favor de la Universidad, censos remidibles, tomados en su mayoría por la nobleza. El total de sus intereses anuales rondaba una cifra cercana a los 25 000 reales. Sin embargo, desde 1803, el arca de la Universidad dejó de percibir los intereses de la deuda y desde 1806, los de los censos, a excepción de una pequeña cantidad, 765 r. (A.U.V., Legajo de haberes en renta 1828-1829, n° 2949).

30 El patrimonio urbano estaba cifrado en la posesión de un reducido número de inmuebles, situados en el casco urbano de Valladolid. Concretamente siete, cedidos en arriendo, que aportaban anualmente a la hacienda universitaria una cantidad variable, que oscilaba en torno a los 1 718 r. Las posesiones rústicas eran solamente dos, la huerta de Trigueros con una renta de 2 fanegas y media de trigo y 2 y media de cebada, cuyos ingresos, por el valor variable que tomaban los frutos en el mercado, podían oscilar en este período entre los 95 reales y los 110-105. La mayor extensión la cubrían las tierras compradas en el pueblo de Langayo en 1805. Dadas en administración, estas fincas alcanzaron, en algunos años, los 20 000 reales netos (Ibid.).

31 De todos los bienes que se agregaron a la Universidad por R. O. de 12 de julio de 1807, compuestas por las extintas universidades menores de Osma, Oñate y Sigüenza y los colegios de Peñafiel y Valderas, sólo se consiguió adscribir los bienes de Osma, los del colegio de Valderas y los del estudio de Peñafiel, cuyas rentas sirvieron casi exclusivamente par seguir pagando al profesorado de estos centros extintos

32 M. Alcocer, Op. cit., Tomo I, p. 204.

33 Ibid., p. 205.

34 Ibid., pp. 206-207.

35 A comienzos de siglo la Junta de Hacienda hubo de admitir la presencia de cuatro administradores, uno oficial nombrado por ella, y tres más seleccionados por éste, para gestionar los frutos mayores de una parte importante del arciprestazgo palentino (A.U.V., Legajo de cuentas de cargo y data, 1805-1809, n° 1. 911).

36 Las únicas noticias que se tienen actualmente sobre el funcionamiento del sistema de adjudicación de los arrendamientos proceden de cuadernillo de subastas pertenecientes al año 1794, incluido en un legajo de abigarrada composición. En los pueblos que participan en las subastas salen a pública licitación la renta del vino, los menudos y las "tres especies" trigo, cebada y centeno, con un precio de puja fijado estimativamente sobre el alcanzado el año precedente. El mismo es mejorado en cada una de las pujas siguientes que se anotan junto con el nombre o nombres de los postores hasta conseguir la cifra más elevada, en la que se remataba el arrendamiento (A.U.V., Legajo de Varios, censos y juros, n° 812).

37 A. Marcos Martín, La hacienda de la Universidad de Valladolid en la época moderna, p. 36 (en prensa).

38 La falta de continuidad en los datos de que se dispone para conocer el mecanismo de arrendamiento de los frutos menudos, hace que para completarla tengamos que apoyarnos en el mencionado trabajo del Marcos Martin, en el que queda perfectamente dibujada la trayectoria seguida durante el s. XVIII y continuada en el XIX.

39 A.U.V., Legajo de Varios, censos y juros, n° 912.

40 Ibid.

41 El coste de las propinas repartidas en San Bernabé era cuantioso, alcanzando los 246 r. que a comienzos de siglo se distribuían de la siguiente manera: 150 para el rector y los dos hacedores de rentas; 80 reales para los dos doctores asistentes, tesorero, secretario y 6 dependientes, y el resto en dulces y refrescos. En 1825, el montante se elevó a 440 r. Las propinas repartidas en la toma de las cuentas generales de millares, tenían una cuantía fijada de 134 r.

42 A los gastos tradicionales del pago del noveno y excusado, se añadieron a partir de 1814-1815 el de las contribuciones exigidas por los ayuntamientos de los dos arciprestazgos. Fraccionada en tres pagos anuales, dicha contribución se recaudaba sobre el total recogido en cada cilla. Desconocemos, al carecer de datos, si la misma se cobra en el arciprestazgo de Cevico, aunque sí hemos constatado que está generalizada en el de Portillo. Durante el Trienio se sumaron las contribuciones sobre los predios urbanos, que se fijaba en el 10% sobre los 2/3 de la renta estimada por el ayuntamiento y la contribución territorial (A.U.V., Legajos de cuentas de millares y frutos, n° 1095 y 1096).

Auteur

Universidad de Valladolid

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable