Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

I. Les universités en Espagne de l'époque médiévale à la fin de l'Ancien Régime. Origines et structures administratives

La Universidad de Alcalá de Henares en los comienzos del siglo XVI

Ramón González Navarro

Texte intégral

1Cuando se pretende estudiar la historia del Colegio-Universidad que Cisneros fundó en 1508 en Alcalá de Henares, deben analizarse las situaciones coyunturales que hicieron posible ese hecho en sí y su ubicación en esa villa castellana.

  • 1 La entonces provincia de Toledo era extensísima. Ocupaba grandes territorios de las provincias actu (...)

2Si Salamanca era la Universidad del Reino de León, y Valladolid la del Reino de Castilla, no es desdeñable armonizar la falta de Universidad en la archidiócesis de Toledo, la más rica de cuantas existían en España1, con los deseos de un arzobispo como Cisneros, inquieto, inteligente, culto, con afán reformador de una sociedad eclesial en estado de crisis y con posibilidades económicas para afrontar los grandes proyectos que albergaba en su mente, que comprometía su existencia con la fundación de un centro eclesiástico de estudios integral que se ordenaba según el siguiente esquema:

  • nivel inferior: estudios de gramática y lenguas.

  • nivel medio: estudios de Artes (súmulas, retórica, filosofía natural y principios de metafísica).

    • 2 Fernandez Majolero, Presentación del Acto de Nombramiento de la Universidad de Alcalá como miembro (...)

    nivel superior: teología y cánones. Más tarde en 1524 estudios de Medicina2.

  • 3 Angel Suquia, Prólogo a Joaquín Chalud Gomez Ramos, De los bienes empleados en la fundación de la U (...)
  • 4 La Ley de Las Siete Partidas, promulgada por Alfonso X, dice que las universidades se asentarán en (...)

3Pero es que Alcalá de Henares también tenía su propia coyuntura política y geográfica. De una parte el auge rural y urbano que hizo de Alcalá el centro de una peregrinación religiosa a la tumba de los Santos Niños Justo y Pastor. También fue lugar de residencia de los Principios de su Iglesia a la vera de este núcleo de fe cristiana y martirial que ellos mismos, en aras del justo reconocimiento debido, la convirtieron en mensa de los arzobispos de Toledo3. La coyuntura geográfica venía dada por ser Alcalá sede de la segunda vicaría toledana que atendía a aquellas tierras alejadas de la metrópoli y que sin embargo producían enormes beneficios, sin olvidar su emplazamiento en el centro del valle que regaba el Henares con ese carácter de villa "de buen ayre e de fermosas salidas", que las Partidas de Alfonso X El Sabio indicaban para la instalación de los estudios generales como condición previa al nacimiento de una petición razonable4.

  • 5 L. Cervera Vera, El Conjunto medieval de Alcalá de Henares y su calle mayor soportalada, Alcalá de (...)

4Había algunas peculiaridades más que jugaban en favor de Alcalá sobre otras posibles ciudades competidoras. Su carácter cosmopolita, ya que, no en balde, convivían entre sus muros tres culturas ancestrales, aisladas entre sí en sus respectivos barrios residenciales, pero dando vida singular en el entramado ciudadano y social5.

  • 6 Archivo Histórico Nacional, Sección de Universidades, Carpeta n° 1. Documento original con firma de (...)

5Quizá de esas peculiaridades, la más importante, en la que más insistió Cisneros en las Preces dirigidas al Papa Alejandro VI cuando le solicitaba permiso para la fundación de su Colegio-Universidad, fue en su tradición universitaria. Bien es verdad que, un poco por los pelos, el prelado toledano aseguraba que la antigüedad de sus pretensiones venía representada por la creación en el siglo XIII de unos Estudios Generales que el Arzobispo Gonzalo García Gudiel había conseguido por privilegio del rey Sancho IV y de los cuales ni entonces ni ahora se tiene certeza de su funcionamiento real6.

6Lo que comenzó siendo una concesión de aquel monarca pasó más tarde a ser fundación eclesiástica como testimonio de esa lucha establecida entre los poderes civiles y curiales en los que se trataba de afirmar cada uno de ellos su hegemonía particular. El Arzobispo Carrillo consiguió la autorización de Calisto III en 1456, y Pío II después, para la fundación de tres cátedras de Artes y su dotación económica en el convento franciscano de Santa María de Jesús, situado a las afueras de la villa. Este pequeño centro religioso estaba enclavado en el término parroquial de la famosa iglesia de Santa María, donde noventa años después sería bautizado el Príncipe de los Ingenios, Miguel de Cervantes.

  • 7 Angel Uribe, Colegio y Colegiales de San Pedro y San Pablo de Alcalá, Madrid, 1981, p. 11.
  • 8 Ibid., p. 13: "Siendo el guardián del citado convento el que regía los estudios, corregía y castiga (...)

7Aquellas cátedras se dedicaron a enseñar a los futuros religiosos de la orden seráfica y a otros estudiantes de Alcalá y de los pueblos de su alfoz los rudimentos de la gramática, "con una lición de filosofía natural", la lógica y las ciencias. El curso se iniciaba el 18 de octubre, San Lucas, hasta Santa María en el mes de Septiembre7. Pero además Carrillo estableció una modesta e incipiente organización que preservara el orden, nombrando al Guardián del convento director del Estudio, y máxima autoridad con capacidad para juzgar delitos o culpas, "por el traspasamiento de las buenas costumbres", reservándose el Arzobispo para sí la autoridad en los delitos graves8.

Personalidad de Cisneros y carácter de sus reformas

8Elegidos, pues, el sitio, Alcalá de Henares, y conocidas las intenciones de Cisneros, veamos cuáles eran las características que debía tener el centro a fundar en base a la planificación del fundador:

  1. Nombrado Cisneros Arzobispo de Toledo en 1495, se encuentra con una archidiócesis que es un señorío temporal con cuantiosas rentas que le hace parecer más un señor laico que un prelado.

  2. Sin embargo Cisneros, que tenía ima vocación apostólica y misionera, dejará de lado los asuntos administrativos y aplicará esas rentas a una misión pastoral que consistirá en una actividad sinodal de la que saldrán entre otras determinaciones el catecismo para niños y las normas teórico-prácticas de obligado cumplimento a sus clérigos para lleva las estadísticas parroquiales.

9Por lo tanto, en los principios de su prelatura, se puede aventurar un cuadro esquemático de sus más importantes actividades:

10Se desprende de cuanto exponemos más arriba que ese espíritu pastoral y reformador de Cisneros desembocaba en una concepción humanística y teológica de su más importante realización, el ColegioUniversidad, creado principalmente para elevar el nivel de conocimientos, de cultura, de lenguaje, a los clérigos de su diócesis, intentando solucionar la enorme crisis por la que atravesaban sus súbditos. Pero también, y con carácter más universal, debido fundamentalmente a la preponderancia del derecho, al abandono paulatino de los estudios de la Teología contemporánea, creaba esos Estudios integrales que servirían de foco de atracción para la revitalización de algo tan fundamental como los estudios de Artes y Teología, base y fundamento de todo clérigo que quisiese desarrollar con anténtico cientifísmo el proyecto pastoral de su elegida vocación.

ORGANIGRAMA DEL COLEGIO Y UNIVERSIDAD DE ALCALÁ DE HENARES

ORGANIGRAMA DEL COLEGIO Y UNIVERSIDAD DE ALCALÁ DE HENARES
  • 9 R. G. Villoslada, Historia de la Iglesia Española III, Madrid, 1960, p. 622; J. Oro García, Cisnero (...)

11Villoslada, en su historia de la Iglesia Católica, compara, según algunos acertadamente, el Colegio-Universidad de Alcalá con la universidad de Wittemberg fundada en 1502. La comparación puede referirse no sólo al método científico sino al influjo histórico de signo contrario9.

12A modo de conclusión, puede decirse que frente a la derivación mayoritaria de los Colegios y Universidades hacia los estudios de Derecho civil y canónico, el Colegio-Universidad de Alcalá sólo tendrá cátedras de Derecho Canónico junto a las de Teología y Medicina. Pero además, para mayor claridad del pensamiento de Cisneros, en el capítulo VII de las Constituciones dadas para el gobierno del Colegio, se indicaba las condiciones que habían de tener los que quisieran conseguirlas:

  • 10 R. González Navarro, Universidad Complutense. Constituciones originales cisnerianas, Alcalá de Hena (...)

"...haber cumplido veinte años, ser sumulista y competente lógico. No ser maestro en teología, ni canonista, ni médico... para que en él floreciesen principalmente los estudios de artes y de sagrada teología..."10.

El modelo elegido y su desarrollo

13Jiménez de Cisneros estableció en su proyecto universitario el modelo de Colegio-Universidad. Consistía en englobar a la Universidad dentro del Colegio Mayor, dotándola administrativa y económicamente con sus cuantiosas rentas. Este modelo gozaba de total independencia, se autogestionaba por sus propios recursos, y tan sólo admitía una supervisión por aquéllos a quienes él dió poder de patronazgo: el Rey, el Cabildo de San Justo y Pastor, y el Arzobispo de Toledo. Del primero emanaban las visitas extraordinarias que se traducían normalmente en reformas de mayor o menor envergadura. De los segundos, las visitas ordinarias anuales en las que un miembro de dicho Cabildo giraba una visita de inspección sobre los asuntos de orden colegial, económico y de acatamiento al texto constitucional. El tercero, más en la lejanía, la supervisión de los asuntos eclesiásticos.

14Eligió ese modelo como el más idóneo a diferencia de los utilizados en Salamanca y Valladolid, que se inspiraban en el modelo de Bolonia. La razón pudo haber estado en la necesidad de crear en un lugar de carácter rústico un núcleo unitario, de dotar a su Colegio Mayor de unos estudios universales por medio de unas cátedras integrales, y al mismo tiempo con pretensiones ecuménicas abrirse a todo el mundo, incluidas las tierras que acababan de descubrirse y colonizarse.

  • 11 E. Julia Martínez, La Universidad de Sigüenza y su fundador, Madrid, 1928, p. 127.

15Ese proyecto, de perspectivas diferentes a las ya existentes, fue inspirado en el que fundó el canónigo Juan López Medina en Sigüenza en el año de 1476 con el nombre de Colegio grande de San Antonio de Portaceli. Consistía definitivamente en la creación de una entidad colegial dotada de rentas suficientes para albergar en su seno a un numeroso grupo de estudiantes o prebendados a cuya cabeza estuviese un Rector elegido entre ellos y que reprentaba la máxima autoridad11. A ese Colegio de sus propias rentas se le dotaba de unas cátedras en las que se enseñasen las disciplinas de Artes, Teología, Derecho Canónico, Medicina, Gramática y Lenguas.

  • 12 R. González Navarro, op. cit., Constitución LXV, p. 333.

16Para manifestar la absoluta dependencia de esa Universidad al Colegio Mayor, el Rector de éste lo era a su vez de aquélla, y el equipo rectoral del Colegio formado por el Rector y tres Consiliarios eran los responsables de la elección de otros tres Consiliarios entre los estudiantes universitarios para regir con el Rector, y bajo su obediencia, los destinos académicos de la Universidad. Al asignar el Colegio una cantidad fija de dinero para el desarrollo de las actividades (pagos de cátedras y otros gastos), podemos hacernos una idea de cuál era el grado de dependencia de una hacia otra12.

17Pero es que además de todo esto, Cisneros consiguió establecer un complejo estudiantil por medio de la erección de algunos colegios menores para estudiantes pobres:

18Cisneros fundamentaba su acción en lo frecuente que muchos estudiantes carentes de medios tenían que abandonar sus estudios:

"...los muchísimos sacerdotes y otros escolares pobres acuden a nuestro Colegio y Universidad por el amor y deseo de la ciencia y por la pobreza de lo necesario desisten del estudio... y lo que es más de lamentar, dejan el comenzado camino de la virtud... "

19Por lo que les proporcionaba un cobijo, comida y maestros, al mismo tiempo que los recojía en un hogar que los preservara de los ambientes perniciosos que a menudo proliferaban por la villa de Alcalá. No es de extrañar esta encomiástica y caritativa decisión que también dependía de las arcas colegiales, pues el Cardenal estaba en la creencia, por otra parte muy pastoral, de que dar estudios a los más necesitados era una de las mayores obras de caridad que pudieran hacerse. Alcanza aquí su pensamiento y su deseo un humanismo abierto, lleno de realidad, consciente de la profunda necesidad de abordar ese problema con un planteamiento eficaz, una vez más con los recursos que los bienes de su Iglesia de Toledo le proporcionaban. Volvamos otra vez al texto de las Preces antes citadas:

  • 13 J. Chalud Gomez-Ramos, De los bienes empleados en la fundación de la Universidad Complutense, Alcal (...)

"que él (Cisneros) considerando qué frutos tan abundantes producen en la Iglesia los hombres de letras y doctos brillando como luceros en la mañana, y cuanto aprovechan para ellos y para los demás en orden a conducirse rectamente, y que por tanto entre las demás obras de caridad no es la más pequeña la de ayudar a su mantenimiento oportuno a aquellos que quieren dedicarse al estudio de las letras para que no se aparten de este propósito cuando los aprieta la pobreza..."13

  • 14 E. González, y V. Gutierrez, Las Universidades renacentistas, Madrid, Cuadernos de Historia 16, n° (...)

20De todos es sabido que el humanismo, aquí lo restringimos a su relación histórica con el renacimiento literario, tenía una finalidad ética: hacer del niño un ciudadano, convertir como ideal político la sociedad en un conjunto de personas renovadas por obra de lo que se consideraba la auténtica sabiduría, formando a los más como miembros activos y a otros pocos, para dirigentes sabios, pero también esa educación humanística llevaba consigo una tendencia laicista, como bien dicen Enrique González y Victor Gutiérrez de la Universidad Autónoma de México14, pues el humanismo con sus ideales educativos reivindicaba su plena ciudadanía, en tanto que el hombre como jefe de familia y, por lo mismo, núcleo de la sociedad, era la pieza fundamental de ese laicismo que reclamaba para sí su protagonismo espiritual.

21Sin embargo, con esa visión pastoral de un Príncipe de la Iglesia, establece Cisneros su propio humanismo religioso, contrario a lo expuesto anteriomente, ya que llega a los mismos resultados a través de una acción eclesiástica total. Crea una universidad porque en su conciencia religiosa existe la crencia que es una de las obras de caridad que él puede hacer en su apostolado. Así, cuando se dirige al pontífice Alejandro VI en las Preces, considera que los futuros alumnos de su universidad "como luceros en la mañana" brillarán a buen seguro con todo su esplendor si existe la garantía de una ayuda económica permanente.

  • 15 En enero de 1519 se le abonan a Pedro de Vega, "oficial de ciertas casas del Colegio", 29. 441 mrs. (...)

22Pero-Cisneros no acaba, con todo lo dicho, el montaje de su ColegioUniversidad. También crea una ciudad universitaria dotada de alojamientos "ex nihilo" para recibir a estudiantes no colegiales y gentes que servían a la universidad. Por medio de alquileres de casas en toda la "hoya" oriental que va desde la puerta de Guadalajara hasta la plaza del Mercado, doblando a la izquierda en esa línea hasta la calle llamada de Roma hasta la puerta de Aguadores o de las tenerías viejas. El famoso Luis de Vega15, que luego llegaría a ser arquitecto real, es uno de los maestros de obras que acomete semejante empeño. Esas casas, después, revertirían al Colegio pingües beneficios, y en ellas fue donde se albergaron los profesores o maestros que por medio de pupilajes, a la manera de los Halls o Hostals de Oxford, asistían a los alumnos en alimentación, estudios y control de sus vidas bajo la tutela del Colegio Mayor. Este, por medio de sus capellanes, inspeccionaba el buen fumcionamiento de dichos pupilajes, establecía relaciones con los padres de los alumnos a los que informaba de la marcha de su hijo, y determinaba los precios que debían cobrarse según la carestía de los tiempos. Citemos como ejemplo de uno de estos pupilajes el dirigido por Ambrosio de Morales a mitad del siglo XVI.

23Por tanto, ya no se trataba de dar de comer al hambiento, ni de beber al sediento, ni de cubrir de vestidos al desnudo, se trataba de mucho más, de otra dimensión, de dar a la sociedad indigente la posibilidad de su salvación por medio de la sabiduría. Era un misionerismo interior con la idea de alcanzar un grado lo más perfecto posible de sociedad culta, religiosa, bondadosa y justa. ¿Cuál fue realmente el alcance de esa idea de plena caridad? La historia va descubriendo que ese esfuerzo personal de Cisneros fue desechándose lentamente, abandonado por no deseable, transformado por la propia sociedad para que sólo los más poderosos, los menos necesitados, ocuparan los lugares creados para aquellos que la fortuna no les había sonreído. Esa transformación de la sociedad estudiantil pobre en una de mayor riqueza desvirtuó lamentablemente la idea cisneriana, aunque el esqueleto, el que perduró por tres siglos, ése siguió funcionando bajo los mismos esquemas científicos del primer día.

Órganos directivos y de representación

24Enunciaremos, someramente, los principales órganos de gobierno del Colegio y Universidad. Estas dos entidades, independientes en lo sustancial y cualitativo, pero dependiente esta última, económica y gubernativamente, del Colegio, estaban regidas ambas por el Rector que las dirigía desde la óptica e interés del Colegio Mayor de San lledefonso. Esta dependencia que tanto perjudicó a la Universidad permaneció hasta el año de 1777 cuando Carlos III hizo la reforma de los Colegios, a buen seguro que ambas hubieran podido subsistir si a esa reforma incompleta se le hubiera añadido una dotación económica suficiente de la que carecieron siempre hasta su práctica inanición.

El Rector

  • 16 A.H.N., Universidades, Libro 525-F, Constitución I, II, IIΙ.

25"Cabeza y Rector de todo el Colegio y Universidad", es el título que las Constituciones dan a la figura del Rector, en la que se descarga la responsabilidad del gobierno de las dos Instituciones, y "a cuyo arbitrio dejamos para ser moderadas casi todas las cosas en nuestro Colegio y Universidad"16.

  • 17 Ibid., Constitución IV.

26Su misión consistía en dirigir el Colegio y Universidad con órganos directivos diferentes. El encabezaba una administración complicada e independiente de cada uno de ellos, y debía representar a ambas en actos y ceremonias, significando su figura la encarnación más auténtica del espíritu jerárquico que distinguía a este centro. Debía asistir a toda clase de ceremonias, reuniones, elecciones, exámenes de grados y colaciones que la Universidad y el Colegio llevaran a cabo, y en los que tenía "principal lugar y voz". Existía la costumbre de entregar cantidades de dinero a los maestros y doctores que estaban presentes en los actos en los que había distribuciones de este tipo, y el Rector recibía una parte semejante a la de aquéllos Así, en los exámenes a bachiller en Derecho Canónico, el examinando debía entregar al Arca del Colegio cuatro florines, dos para el Rector y otros dos para el Canciller, al igual que entregaba la misma cantidad a los tres doctores diputados del tribunal17.

  • 18 Ibid., Constitución ΙII.

27Era elegido cada 17 de Octubre, víspera de San Lucas y comienzo de curso, y para ser candidato a dicho cargo debía reunir las siguientes condiciones: no haber sido Rector el año precedente18, ni Consiliario, ni estudiante de primer y último año. La elección era por mayoría simple y el sistema de votación empleado era por medio de cédulas secretas.

Los Consiliarios

28Ese mismo día señalado anteriormente se nombraban tres Consiliarios de entre los Colegiales con el fin de asistir al Rector como sus consejeros en aquellos asuntos que atañen al gobierno del Colegio y Universidad. La duración del cargo era anual como la del Rector.

29Los cuatro colegiales designados formaban un Consejo que se reunía cuantas veces fuera necesario, ya que la ingente actividad, tanto económica como administrativa, producía multitud de problemas que había que resolver con carácter de urgencia.

30Dentro del organigrama Colegio-Universidad existían otros tres Consiliarios para la Universidad. Estos eran elegidos el 15 de octubre, y la condición que exigían las Constituciones era que estos individuos vivieran fuera del Colegio, con el fin, es de suponer, de no sobrecargar de nombramientos a los colegiales. La elección debía hacerse por ese cuarteto colegial (Rector y tres Consiliarios). Su misión consistía en ocuparse con sus homónimos y el Rector a la cabeza, de la provisión de las cátedras, la inspección de los regentes y lectores en lo que se refiere tanto a la disciplina como al desarrollo de los planes de estudio. El período de vigencia del cargo era también anual.

La Capilla

  • 19 Ibid., Constitución XXI.

31Se denominaba así a la reunión de la cúpula directiva (Rector y Consiliarios) con el resto de los treinta y tres colegiales19, los doce capellanes, sin voz. En ella se trataban asuntos variados: directrices económicas, nombramientos, designación de fechas para las oposiciones a vacantes de colegiales, y otros aspectos muy variados de carácter administrativo. A su través puede entreverse el funcionamiento del Colegio, sus crisis, y los asuntos a los que ellos les daban un interés especial. Es como el latido humano de una comunidad reunida bajo el espíritu de Cisneros.

32Hablando o definiendo las Constituciones el fundamento de la Capilla dicen al respecto:'

"donde se proveerá acerca de las lecciones de los maestros y de la honestidad de los colegiales y capellanes y acerca de los réditos y expensas y otras cosas que competen a la utilidad y honestidad del Colegio".

33El Rector por medio del Bedel convocaba ordinariamente a dicha reunión los primeros viernes de cada mes en la cámara rectoral, una vez acabadas las reparaciones y cerrado el Colegio.

El Claustro

34"Cuando algún negocio árduo del mismo Colegio y Universidad surgiere de cualquier cualidad que sea el Rector y los Consiliarios del Colegio estén obligados entonces a congregar el Claustro y convocar a los Consiliarios de la Universidad para que entre ellos se trate el negocio". Por lo tanto en todo similar a la Capilla Colegial, pero esta reunión era mucho más numerosa que ésta, porque a ella asistían los maestros doctores de las facultades de Teología, Derecho Canónico, Medicina y Artes, encabezados por su Deán o Decano.

35Las Constituciones no especifican la periodicidad de esta reuniones. En la práctica, se ha visto que eran una vez al mes, pero de una manera desordenada.

36No obstante, analizando uno de los múltiples aspectos que pueden entresacarse de ese párrafo legislativo, se observa la radicalidad de la dependencia de la Universidad al Colegio, que ha de necesitar que sean Rector y Consiliarios los que ordenen las reuniones de un cuerpo diferente y que por sus propias características debería ser más independiente.

El Canciller o Cancelario

37Esta figura tenía una conexión con San Ildefonso puramente universitaria. Fue el Cardenal Cisneros el que designó al Abad de la Colegiata de San Justo, después Magistral, para que entregara los grados a los licenciandos y doctorandos de la Universidad. Con objeto de vincular de por vida a ambas instituciones, además de otras importantísimas decisiones, el prelado de Torrelaguna quiso que dicha ceremonia se realizase en la propia Iglesia de San Justo y Pastor. Dicha ceremonia era solemne y estaba presidida por el Canciller al que acompañaba, por supuesto, el Rector. Era el Canciller el que tomaba las cédulas de los licenciandos, y después de exigir juramento a los examinadores sobre la legalidad de sus calificaciones, les solicitaba le dieran el orden de las licenciaturas, de mayor a menor. Este a su vez las entregaba al Bedel que las leía en voz alta delante de toda la universidad, estudiantes y colegiales de San Ildefonso.

38El Canciller a continuación proponía la cuestión expectatoria a la cual respondía el segundo de los examinados. Acabada la respuesta a lo preguntado, el primero de la lista de licenciados, "en nombre de todos", hacía un elegante discurso en latín, solicitando al Canciller la licencia para el magisterio en aquella facultad para él y sus condiscípulos. A ello respondía la dignidad eclesiástica con otro discurso pronunciado en latín, "con elegante estilo" dicen las constituciones, alabando a aquella facultad y a los propios licenciados, confiriéndoles el título por la autoridad apostólica a él concedida.

39De igual manera, ocho días después, el Canciller presidía también la solemnidad de la concesión del título de Doctor a los maestros licenciados en la ceremonia anterior. Esta vez toda esta fiesta universitaria se celebraba en la Iglesia de San Ildefonso. A ella estaban invitados todos los regentes de las facultades, amigos y familiares de los doctorandos.

40En primer lugar, el Canciller proponía una cuestión política al doctorando que obtuvo el primer lugar en el rótulo de la licenciatura. Después era el propio Canciller quien pronunciaba un elegante discurso "en recomendación de las ciencias" y en alabanza a la calidad del doctorando. Finalmente le daba el grado, y el regente más antiguo de su facultad, el decano, era el que le imponía el birrete con las insignias de los magistrados, recibidas las cuales se sentaba junto al Rector y el Canciller en señal de la importancia que tenía el grado obtenido. Mientras esa ceremonia estaba ocurriendo, el bedel repartía entre las autoridades universitarias y los regentes presentes un birrete y guantes como regalo del doctorando.

41Esta costumbre ceremonial del reparto de prendas que entonces se usaban comúnmente, impidió a multitud de estudiantes ser protagonistas de ella, puesto que su pobreza no les permitía costear los gastos de la misma.

El Bedel

42Se trae aquí a colación este cargo por la importancia que tenía en aquel momento y la alta misión que desempeñaba en funciones de control y organización.

43Eran dos, y estaban encargados de la custodia de la biblioteca, vigilaban el orden en el discurrir diario de las clases, llevaban el control de las ausencias de los regentes (catedráticos) y lectores (sustitutos de los anteriores) para dar cuenta al Rector e imponer éste las correspondientes multas. Así mismo vigilaban a los estudiantes para que la única lengua que se hablara fuera el latín.

44También se encargaban de las labores de publicidad, puesto que eran los que debían poner en las puertas de las aulas y del Colegio las cédulas que comunicaban las vacantes de las prebendas, cátedras, y eran los encargados de distribuir las cédulas por las que se convocaban a los colegiales, maestros y doctores a las Capillas y Claustros, tanto del Colegio como de la Universidad.

45A modo de ejemplo de las mútiples facetas de este cargo, citemos un párrafo descriptivo de cómo era la toma de posesión de una cátedra en la década de 1520:

  • 20 A.H.N., Universidades, libro 3-F, p. 322.

"Diego Vázquez, bedel, tomó de la mano al dicho Maestro e le ayudó a subir a la cátedra del general de theología el qual se asentó en ella e leyó cierta parte de San Tomás e ansy dixo que tomaba e tomó la dicha posesyón a lo qual fueron testigos el maestro Cristobal de Linares e Iñigo de Alcaraz y el dicho Diego Vazquez, bedel, y otros muchos..."20

Marco jurídico

46No es excesivo denominar pomposamente marco jurídico a un documento aceptado unánimemente por los interesados para el desarrollo de la actividad universitaria como instrumento de entendimiento cotidiano. Constituye, además, la única via legal que se estableció en aquel momento por la cual se gobernaba un instituto universitario y a la que se acogían en su aspecto civil y penal todos los estudiantes y oficiales del ColegioUniversidad.

47La fecha de promulgación de ese documento jurídico y administrativo fue la del 22 de Enero de 1510 para el Colegio-Universidad, y el 17 de octubre de 1517 la de los Colegios menores para estudiantes pobres. Asistieron como testigos especiales en el primero los Obispos de Calahorra, Juan de Velasco, Rubicense, Pedro de Ayala y Sabastensi Antonio Garay, junto al Prefecto de Cazorla, García de Villarroel.

48Para la ejecución y desarrollo de la misma, se capacitaba al Rector concediéndole la autoridad apostólica, el poder omnímodo, la máxima autoridad que excluía a los colegiales y estudiantes de otra cualquier jurisdicción, tal como dice el capítulo LXI de las Constituciones originales, que estén obligados a acudir solamente al Rector del mismo Colegio y de toda la Universidad que es su juez ordinario y propio por la autoridad apostólica a él concedida, puesto que ellos estan exentos totalmente de otra cualquier jurisdicción.

49Pero también la autoridad del Rector tenía sus límites, y esto se regulaba por la norma establecida en las Constituciones por la cual el Rector no podía excederse en su gobierno. Tan explícito y significativo es el texto legal que no cabe la menor duda de ello. Así, en el texto en el que colegiales, escolares, capellanes, porcionistas y otros miembros de la comunidad universitaria debían jurar obediencia al Rector, se especificaba lo siguiente:

"...juro por Dios y estos Santos Evangelios de Dios que seré obediente a Vos señor Rector de este Colegio y Universidad y a todos vuestros mandatos lícitos y honestos que no se opongan a las Constituciones del reverendísimo en Cristo Padre y Señor nuestro Fray Francisco Jimenez de Cisneros..." (el subrayado es nuestro).

  • 21 R. González Navarro, Op. cit., p. 105 y siguientes.

50El texto Constitucional consta de 72 capítulos. Se comienza en ellos por definir el título o invocación del Colegio, denominado de San Ildefonso por estar dedicado a la advocación del patrono de la Archidiócesis toledana. Determina el número de colegiales, treinta y tres; de capellanes, doce sacerdotes seculares, "medianamente introducidos en las letras... al menos sumulistas"; un número indeterminado de Porcionistas, "honor para la casa y aumento del ejercicio de las letras"; doce criados que no tuvieran dependencia alguna con los prebendados; trece camaristas, un número no especificado de socios, y trece estudiante pobres de Artes que recibían las sobras del refectorio y un panecillo como todo salario por sus servicios21.

51Los veinte primeros capítulos refieren y detallan el modo en que han de elegirse todos estos habitantes del Colegio, su forma de ordenar la vida comunitaria, el orden que ha de guardarse en todos los actos públicos según el estamento colegial y su antigüedad, así como la distribución de las porciones y las penas por el incumplimiento de la norma.

  • 22 Ibid., p. 99.

52Del capítulo veintiuno en adelante hasta el treinta, se trata de los órganos de control y administración: claustro ordinario, receptor y oficiales del Colegio, así como de su misión específica. Cada año, se procedía delante del visitador a la revisión de las cuentas, reglamentando las constituciones el número de personas que debían llevar su control. Por último, en un capítulo muy singular, se establecía el calendario de las fiestas universitarias; las más solemnes eran celebradas tanto en el Colegio como en la Universidad, con un rigor y una ceremonia que constituía una cualidad distintiva de las demás universidades22.

53El capítulo treinta y tres es un anticipo de lo que más tarde Cisneros desarrollaría respecto de los colegios de pobres. De un proyecto inicial ambicioso de dieciocho colegios menores, quedaría reducido a siete, y ampliado posteriormente con el Colegio de gramáticos de San Leandro para cubrir la demanda que se producía en la década de los treinta.

54Uno de estos colegios, el de San Pedro y San Pablo, se fundó para trece franciscanos. Dependía por entero del Colegio Mayor, sus rentas eran las que éste le suministraba permanentemente, y puede presentarse la hipótesis de su fundación como la de un acuerdo entre Cisneros, franciscano, con sus hermanos de religión del convento próximo de Santa María de Jesús, cuando se decidió instalar "en los corrales de San Francisco" el edificio que albergase el Colegio Mayor y la Universidad. De las mismas palabras del texto constitucional se colige que este colegio menor de franciscanos se sitúa en el mismo edificio en el que se encontraba anteriormente instalado el estudio creado por Carrillo con las tres cátedras de Artes liberales:

"Finalmente, para que se deriven perpetuamente frutos más abundantes de nuestro colegio a la orden de nuestro seráfico Padre San Francisco, ordenamos que en el edificio del mismo colegio que está contíguo al monasterio del bienaventurado Francisco..."

55Los colegiales que en el futuro morasen en este colegio lo harían para estudiar teología, metafísica, lógica, filosofía y súmulas. Abierto a todas las naciones de España, era condición indispensable que fueran enviados allí por el vicario de su diócesis o el provincial de su custodia. En un posible problema de saturación del Colegio, tendrían preferencia las provincias de Castilla, Santiago, Bética y de Santoyo, y sobre todos ellos los religiosos de la custodia toledana. Por el hecho de ingresar en el Colegio, estos religiosos recibían anualmente doce fanegas de trigo, dieciséis florines y las "otras cosas necesarias", a saber dos sirvientes religiosos para el servicio de la casa, hábitos, túnicas, zapatos, cama, médico y medicinas. Además se les daba ocho florines más para el mantenimiento del hogar de la casa. Y todo este Colegio era regido por un Guardián elegido entre ellos.

56A partir del capítulo treinta y cinco hasta el final, el texto constitucional se dedica exclusivamente a desarrollar el modelo universitario. Cisneros plasma aquí su idea de cómo se debe elegir a los regentes y lectores, su salario, sus ausencias y las penas que se les deben aplicar por su mal comportamiento, el número y calidad de los ejercicios a realizar durante el curso lectivo. Posteriormente, se desarrollan por facultades los planes de estudio con las pruebas a las que han de someterse los alumnos para obtener los diferentes títulos que concedía la Universidad de Alcalá: Bachiller, licenciado y maestro en Artes, Bachiller, licenciado y doctor en Teología, Bachiller, licenciado y doctor en Medicina y Cánones.

57Se le daba especial énfasis al estudio de las lenguas (griego, hebreo y árabe), por la necesidad de utilizarlas correctamente para la traducción de los textos originales de la Biblia y de cualquier documento antiguo que sirviese para analizar la patrística. De ahí que el texto constitucional señale en un largo párrafo el porqué de su interés:

"Pero, porque algunas veces los varones religiosos y otras personas ardiendo por el celo de la fe y del amor de Dios para poder sembrar mejor la palabra de Dios suelen desear obtener la pericia de las lenguas, por eso establecemos que cuantas veces aconteciece que tales personas residan en esta nuestra universidad... puedan erigir e instituir cátedras de lenguas".

58No deja de tener importancia el capítulo cincuenta y seis en el que se establecen las posibilidades que tenían aquellos estudiantes de entonces de poder graduarse en Alcalá cuando éstos habían cursado estudios en Salamanca y Valladolid o en otra de las universidades fundadas en el reino. La magnanimidad de Cisneros en este sentido deja en entredicho a cuantos dijeron o escribieron de la posible rivalidad entre algunas de ellas:

"Pero los doctores y licenciados en Derecho Canónico que quieran recibir nuevamente el grado en esta nuestra universidad, si fueren graduados en la universidad salmanticense o en la vallisoletana, no estén obligados a sufrir de nuevo algún examen, ni a probar sus méritos en la misma facultad con algún acto o a hacer nada más, puesto que no se puede presumir que aquellos que han conseguido las insignias del grado en tan célebre conjunto de doctores lo hayan conseguido sin grandes prerrogativas de suficiencia para tal honor".

59Se habla corrientemente en todos los capítulos de la disciplina y de las penas por su incumplimiento. Una de las características de esa vida comunitaria en el Colegio-Universidad era que la lengua que debía usarse como medio de comunicación oral fuera el latín. Latín a todas horas. El capítulo setenta y dos especifica las penas para todos. Llegan en caso de rebeldía contumaz hasta la expulsión del Colegio, y para el control eficaz se imponía una fórmula que debió dar buen resultado por su extraordinaria movilidad en el cargo denominado Deputado anotador:

"Pero porque poco aprovecharía establecer constituciones, sino hubiese quienes las exigiesen, por eso queremos que por cada quince dias sean deputados anotadores que diligentemente exploren y anoten a los que vieren culpables".

60En la ocupación de este cargo, había un orden de menor a mayor antigüedad para los colegiales. En la universidad eran los regentes los que designaban estos anotadores y para el personal de servicio de entre ellos mismos se nombraba al que debía ejercer el cargo. Para todos ellos, la negativa al nombramiento suponía la expulsión inmediata.

Las Reformas y sus protagonistas

61Tenemos noticia que el Colegio se dirigió a la reina doña Juana solicitándole permiso para que se aprobaran las reformas presentadas. Esta a su vez en carta de 29 de Mayo de 1536 al Conde de Cifuentes, su embajador en Roma, le dice lo siguiente:

"En las constituciones del estudio e universidad de la villa de Alcalá de henares que es de nuestro patronazgo real se han añadido y mudado con parecer de los del nuestro consejo algunas cosas necesarias... y es necesario que su Santidad… mande confirmar e aprovar lo contenido en ellas..."

  • 23 Archivo General de Simancas, Patronato Real, Año 1533, Doc. 251.
  • 24 A.H.N., Universidades, libro 525-F. Un ejemplo, entre otros muchos que no se citan por falta de esp (...)

62No cabe la menor duda de que se trata de la reforma llevada a cabo por Francisco de Navarra23, Prior de Roncesvalles, en la que entre otras cosas, se denuncia "que en algunas cosas no se guardan las dichas constituciones y se exçede dellas asy en gastos esçesivos como en la regla, onestidad e clausura...". En el año de 1555, Carlos I, ante el deterioro existente en el Colegio-Universidad, encarga a Gaspar de Zúñiga, obispo de Segovia, que realice una visita y reforma de aquella. Se perciben en esta reforma dos aspectos fundamentales: el deterioro de la vida colegial y los problemas económicos. Se trata de resolver los problemas planteados por la avaricia de los colegiales en lo que se refiere a la consecución de los órganos de poder del Colegio24.

63No era menor el problema económico, para lo cual se ha de reducir el número de colegiales de 33 a 24. Pero también la reducción llegaba a los Porcionistas que deberían desaparecer a medida que se produjeran las vacantes sin que éstas fueran cubiertas.

64Un duro golpe para la vida colegial. No estaba lejano el año de 1513, y los siguientes en los que la afluencia de los Porcionistas fue de tal envergadura que el Colegio ingresó por ello al año hasta un cuarto de millón de maravedises.

65Pero será definitivamente en 1565(25) cuando se culmina el período reformador importante con la reforma de Juan de Obando. Su proximidad a la de Zúñiga nos hace sospechar que esta última no fue atendida. Es más, cabe la posibilidad de que los tiempos en que ésta fue hecha, siempre con la participación real, no eran los más oportunos para que Carlos I, en cuyo pensamiento ya predominaba la determinación de su abdicación, como Felipe II, sin ocupar definitivamente la dirección de los destinos de España, alentaran una toma de decisiones definitivas abriendo un paréntesis que se cerraría en 1565, la gran ocasión de la que estamos hablando.

66La justificación de la necesidad de esta reforma se aclara en el texto escrito al comienzo de la propia reforma:

"por aver gran multitud de mandatos e precetos...e grande la multitud de capítulos de reformación, estatutos e visitas, unos repitiendo lo que disponen constituciones, otros disponiendo contra ellas... an causado e caussan gran confusyon de manera que unos a otros se ynpiden que no se puedan executar, guardar ni cumplir..." (el subrayado es nuestro).

  • 25 A.H.N., Universidades, libro 525-F, pp. 94-100.

67En primer lugar, se estabiliza el número de colegiales del Colegio Mayor, veinticuatro25. En segundo lugar, se desarrolla ampliamente lo relativo a la elección de los Prebendados, tanto en la calidad como en la forma, elevándose de 25 a 50 florines los réditos anuales que pudiera tener el candidato electo como máximo para permitirle la entrada en el Colegio. Se establece un rigurosísimo cuestionario de preguntas para realizar una buena información de "moribus et genere" de los candidatos. Y, lo más importante, se establece el régimen de primera enseñanza en los Colegios Menores, atendiendo a las directrices marcadas por el Cardenal Cisneros en 1515 para ello, sin que se establezca la menor diferenciación sino es la de reducir el número de colegios, absorbiendo los unos en los otros agrupándose ante la escasez de medios y de alumnos.

68La verdadera novedad de esta reforma, lo que para nosotros tiene una muy sustancial novedad, y por ello definitiva importancia, es el capítulo treinta y tres que habla de los "bachilleres y maestros y de los porcionistas". Se trata de la reglamentación de una serie de alumnos externos al Colegio que en régimen de internado vivían en casas de bachilleres o maestros graduados de Universidad con las mismas obligaciones que aquellos que lo hacían en los Colegios menores. Estos bachilleres o maestros hacían las veces de vicerrectores y la disciplina que debía observarse era similar a la de estos colegios, de tal modo que los que residían en ellos tenían los mismos derechos que los colegiales menores y prioridad a la hora de alcanzar una plaza de colegial si existía vacante anunciada.

69El Colegio mayor tutelaba la vida de estos estudiantes que vivían en comunidad al amparo de un titulado académico que vigilaba no sólo los estudios sino también los pequeños detalles de la vida cotidiana. Dicen los estatutos de Obando, "estatuimos y hordenamos que ningun estudiante pueda bibir en casa de casado ni en casa donde obiere mujer de bibienda exceto en casa de padre, hermano o regente de gramática y el que lo contrario hiciere no gane curso no goze de los prebilegios perminencias y esenciones de estudiantes".

70A estos alumnos, llamados porcionistas, herederos de los que en principio se denominaban así y estaban alojados en el Colegio Mayor y que por escasez de medios hubieron de ser excluidos del mismo, se les aplicaba el mismo sistema disciplinario que se exigía a los que cursaban sus estudios y habitaban los colegios menores.

71Las personas que aceptaban este sistema de tutoría de alumnos, que ya hemos dicho debían ser al menos bachilleres de la Universidad, tenían que poseer licencia del Colegio concedida por el Rector y los Consiliarios, mediante cédula firmada por el escribano del mismo. Los Vicerrectores, como así se les denominaba, sufrían previamente a dicha denominación un examen de sus costumbres y saber. De este hecho dimanaba la obligación por parte del alumno de respetar con entera pulcritud a su Tutor universitario en razón de su sabiduría y comportamiento. Tal es así que el incumplimiento de esta clausula llevaba aparejado para el transgresor la pena de destierro durante diez años de la villa y de la Universidad, y un castigo pecuniario de veinte ducados.

72Se legisla también en la reforma de Obando el sistema de vida de estos pupilajes: estudio, disciplina, y un número determinado de alumnos que no podía sobrepasar el existente en los Colegios Menores; así, para los estudiantes de gramática y lenguas no podía sobre pasar de treinta, y en los de teología y artes veinticuatro.

73El "pupilero", bachiller o maestro, debía tener un libro de registro en el que asentar las entradas de los alumnos, los maravedís que recibía del padre o del propio alumno y los que se gastaba en su manutención. A los cuatro meses de haber recibido al inquilino, tenía la obligación de escribir al padre o tutor haciéndole saber su comportamiento y su estado económico así como las necesarias provisiones. Era detalle importante que tuviera inmediata respuesta, de tal modo que si esto no era así tenía la obligación de no tenerle por más tiempo en su casa. Se legislaban también las porciones diarias de alimento: una libra de carnero de 16 onzas, alguna fruta de principio y postre, vino si era consumidor, pan "lo que obiere menester".

74Para las horas de estudio nocturno, se le facilitaba una vela que le durase al menos tres horas. También entraba en las obligaciones del pupilero el lavado de la ropa, el arreglo de la cama y la limpieza de la estancia.

75El precio del pupilaje lo tasaba el Rector del Colegio Mayor cada año por San Lucas a tenor de la carestía de los tiempos y a las posibles fluctuaciones del dinero. Esta uniformidad obligatoria era un modo de controlar los abusos de aquellos que se relajasen en las atenciones a los jóvenes estudiantes.

***

76La incorporación del Colegio-Universidad de Alcalá de Henares al panorama universitario español supone un enriquecimiento por su novedad en cuanto a la configuración académico-administrativa así como la incorporación a las fuentes del conocimiento de todas las teorías teológicas al uso en las universidades europeas. Añado, además, que este foco de cultura integral marca un estilo de vida a través de un sistema educativo permanente. El seguimiento que hace desde su centro de poder en la educación integral del alumno, sea del tipo que sea, permite aventurar que es una escuela diversa para gentes diversas que acoge diferentes modalidades que encajan sin tensiones en la vida compleja de su comunidad. Aquí la universidad se hace un mundo, el mundo complejo, rutilante, conflictivo, crítico, que fue acogido en una villa castellana donde el sol sale por encima del Ecce Homo y se pone en la llanura que riega el rio Torote.

Notes

1 La entonces provincia de Toledo era extensísima. Ocupaba grandes territorios de las provincias actuales de Madrid, Guadalajara, Segovia, Cáceres, Cuenca y la propia de Toledo. Esto se puede apreciar tomando como base de datos el Censo de Población de las Provincias y Partidos de la Corona de Castilla en el siglo XVI (Facsímil de la obra publicada por Tomás González en la Imprenta Real de Madrid en 1829, I.N.E., 1982).

2 Fernandez Majolero, Presentación del Acto de Nombramiento de la Universidad de Alcalá como miembro de Honor de la Institución de Estudios Comtenses, 14 de Marzo de 1988, Alcalá de Henares; L. Alonso Muñoyerro, La Facultad de Medicina en la Universidad de Alcalá de Henares, Madrid, 1945. Aunque es evidente que quedó instituida desde el principio la facultad de Medicina la autorización reglamentaria no se tuvo hasta 1514 por medio de la bula del Papa León X. La documentación de la extraoficialidad de los estudios de Medicina desde 1508 se obtiene gracias a las relaciones de los salarios que se pagaban a los catedráticos. En ellas aparecen el Dr. Cartagena y el Dr. Tarragona que cobraban 22. 083 mrs. anuales cada uno. La cifra es correcta teniendo en cuenta que en las constituciones se les asigna un estipendio de 100 florines, que son 27. 500 mrs. La diferencia entre ambas cantidades puede referirse a multas por ausencias o artículos (trigo, cebada, etc.) tomados a cuenta.

3 Angel Suquia, Prólogo a Joaquín Chalud Gomez Ramos, De los bienes empleados en la fundación de la Universidad Complutense, Alcalá de Henares, Institución de Estudios Complutenses, 1986.

4 La Ley de Las Siete Partidas, promulgada por Alfonso X, dice que las universidades se asentarán en "logares con buen ayre e fermosas salidas" (Partida I, Tit. XXI, Ley II).

5 L. Cervera Vera, El Conjunto medieval de Alcalá de Henares y su calle mayor soportalada, Alcalá de Henares, Institución de Estudios Complutenses, 1987, p. 87.

6 Archivo Histórico Nacional, Sección de Universidades, Carpeta n° 1. Documento original con firma del rey Sancho IV de fecha 20 de Mayo de 1293.

7 Angel Uribe, Colegio y Colegiales de San Pedro y San Pablo de Alcalá, Madrid, 1981, p. 11.

8 Ibid., p. 13: "Siendo el guardián del citado convento el que regía los estudios, corregía y castigaba a los estudiantes y nombraba a los sugetos para que regentasen las cátedras...".

9 R. G. Villoslada, Historia de la Iglesia Española III, Madrid, 1960, p. 622; J. Oro García, Cisneros y la Reforma del Clero Español en tiempo de los Reyes Católicos, Madrid, 1971.

10 R. González Navarro, Universidad Complutense. Constituciones originales cisnerianas, Alcalá de Henares, 1984, p. 90.

11 E. Julia Martínez, La Universidad de Sigüenza y su fundador, Madrid, 1928, p. 127.

12 R. González Navarro, op. cit., Constitución LXV, p. 333.

13 J. Chalud Gomez-Ramos, De los bienes empleados en la fundación de la Universidad Complutense, Alcalá de Henares, Institución de Estudios Complutenses, 1986.

14 E. González, y V. Gutierrez, Las Universidades renacentistas, Madrid, Cuadernos de Historia 16, n° 196.

15 En enero de 1519 se le abonan a Pedro de Vega, "oficial de ciertas casas del Colegio", 29. 441 mrs. para cumplimento de pago 880. 930 mrs. que sumaba la obra que se había comprometido a hacer de veinticinco casas de 50 pies de frontal de edificio a razón de 1. 000 reales por casa. Con este dinero cobrado se completaba la cifra total al término de esta operación inmobiliaria de envergadura. Castillo Oreja en su obra del Colegio Mayor de San Ildefonso de Alcalá de Henares (Alcalá 1982), inserta dos dibujos que propone como modelo de las casas que se hicieron en la denominada "ciudad universitaria". Le faltaba a esos dibujos el documento que aportamos para señalar por medio de la coincidencia de ambos (plano y documento) los términos económicos de semejante e importantísima planificación urbana de Alcalá. Ya se puede medir económicamente el esfuerzo inversor y su planteamiento contractual con Pedro de Verga, así como también puede medirse por medio del contrato que el Colegio firma con Antón García Delgado y Luys de Vega, oficiales de casas, para realizar seis de ellas a razón de 23.575 mrs cada una. El contrato se firma por 150.000 mrs lo que indica claramente que las casas apenas estaban comenzadas. Lo curioso de este documento es que la forma de cobrar los maestros estas obras es la de ajustarse en su aquiler posterior del que ellos cobraran el 80% y el Colegio el 20% restante (A.H.N. Sección de Universidades, libro 744-F p. 382 y libro 3-F p. 4). Corrobando cuanto hasta ahora hemos dicho, insertamos un pequeño cuadro en el que aparecen las magnitudes económicas que el Colegio-Universidad destinó a a la compra de casas para los estudiantes:
Image 10000000000000F30000009464E03E5E.jpg

16 A.H.N., Universidades, Libro 525-F, Constitución I, II, IIΙ.

17 Ibid., Constitución IV.

18 Ibid., Constitución ΙII.

19 Ibid., Constitución XXI.

20 A.H.N., Universidades, libro 3-F, p. 322.

21 R. González Navarro, Op. cit., p. 105 y siguientes.

22 Ibid., p. 99.

23 Archivo General de Simancas, Patronato Real, Año 1533, Doc. 251.

24 A.H.N., Universidades, libro 525-F. Un ejemplo, entre otros muchos que no se citan por falta de espacio, define la riqueza de vida de los colegiales. En 1526 se le abonan a Juan Faraz, platero, cerca de cuatro mil maravedís para que éste dibujara en las tazas de bebida de los colegiales el escudo del Colegio. Así mismo en 1551 se compra paño de Perpiñán para los colegiales por valror de 63. 187 mrs. Cantidad considerable que demuestra el lujo y dispendio de los habitantes y a la vez administradores del Colegio.

25 A.H.N., Universidades, libro 525-F, pp. 94-100.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5845/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre ORGANIGRAMA DEL COLEGIO Y UNIVERSIDAD DE ALCALÁ DE HENARES
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5845/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 712k
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5845/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 64k

Auteur

Alcalá de Henares

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable