Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'Université en Espagne et en Amérique Latine du Moyen Âge à nos jours. I

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

I. Les universités en Espagne de l'époque médiévale à la fin de l'Ancien Régime. Origines et structures administratives

Orígenes de la Universidad en España: Palencia. Del Estudio General a la Universidad

Luis F. Martinez-Arconada

Texte intégral

Las escuelas en la ciudad de Palencia hasta el último cuarto del siglo XII

  • 1 Rafael Floranes, Origen de los Estudios de Castilla, especialmente los de Valladolid. Palencia y Sa (...)
  • 2 Diodoro Sículo, Libro V, Cap. 34, Edición Wesseling, Amsterdam, 1746, p. 357.
  • 3 Jesús San Martín, La antigua Universidad de Palencia, Madrid, 1942, p. 2.
  • 4 P. Aldama, El símbolo Toledano, I, Roma (Analecta Gregoriana, Vol. II), 1934.
  • 5 Lucas De Tuy, Chronicon Mundi en Hispaniae Illustratae, Francofurti, 1603-1608, Vol. 4, p. 109.
  • 6 Vicente De La Fuente, Historia de las universidades, colegios y demás establecimientos de enseñanza (...)

1El primer documento escrito que da fe de la vida cultural en tierras palentinas, al cual alude Rafael Floranes para hablar de los orígenes de los Estudios en Palencia1, nos ha llegado de la mano de Diodoro Siculo. El pasaje mencionado por éste señala que el pueblo vaceo era el más culto de España: "Inter finítimas illas gentes cultissima est vaccaeorum natio"2. Etimológicamente, vaceo significa "ir a lo bajo", y esto es lo que hicieron al dejar los montes cantábricos para establecerse en Castilla la Vieja, pasando de la montaña a la meseta palentina. Los vaceos llamaron a la ciudad "Pallantia" o "Pallancia" que quiere decir "ciudad científica y literaria", según el Alexandrino, y allí debieron establecer su centro de estudio. Es una pena que no tengamos más informaciones sobre este pueblo para poder corroborar lo dicho por estos historiadores. El primer jalón, para Jesús San Martín3, habría que buscarlo en la persona del obispo Pastor, que vivió a mediados del siglo V, y del cual el padre Aldama4 dice haber sido un buen teólogo. Nos falta averiguar si tal obispo lo fue de la diócesis de Palencia, y si así fuera, nada nos prueba que enseñara su ciencia. Lo que sí podemos afirmar es que los romanos establecieron los famosos "Lietterarum Ludi", escuelas primarias en las que se cursaban, con toda seguridad, la Gramática y la Retórica, ya que la lengua latina era alma y arma del Imperio. Otro cimiento en que estriba y sobre el que se funda la antigüedad de los estudios de Palencia, es el refrán "En Palencia armas y ciencia". ¿De cuándo data este adagio? La primera vez que aparece escrito es en el Chronicon Mundi de Lucas de Tuy, quien, después de un grandioso elogio a la ciudad, termina diciendo "Ut antiquitas refert, semper ibi viguit scholastica sapienta, viguit et militias"5. No podemos saber la antigüedad a la que se refiere El Tudense, pero Vicente de la Fuente piensa que se refiere al siglo XI, época de la restauración de la ciudad, ya que cuando escribe estas palabras, dice: "habían pasado doscientos años, período suficiente para hablar de antigüedad en aquellos tiempos"6.

  • 7 "Conantius post Murillanem Ecclesiae Palentinae sedem adeptus est, vir tam pondere mentis, quam hab (...)
  • 8 San Valerio, Vida de San Fructuoso en Florez, España Sagrada, t. XV, p. 451.

2La primera noticia segura que tenemos de una Escuela Episcopal en Palencia data del siglo VII, bajo el imperio visigodo. Dos nombres ban llegado hasta nuestros días: el obispo Conancio y San Fructuoso. Del obispo, hace gran elogio San Ildefonso de Toledo en su De viris Illustribus7. Dada la fama del sabio obispo, San Fructuoso acudió a Palencia para instruirse en la Escuela Episcopal. Conancio fue su maestro, pero según se deduce de la frase utilizada por San Valerio - "in spiritualibus disciplinis"8, parece que no fue más que su maestro espiritual. Se ha querido decir que puesto que vivió bajo su tutela, algo le tuvo que enseñar, pero, fuera lo que fuere, no sería nada comparable con la educación que recibió el Papa Silvestre del Obispo de Vich.

  • 9 Ramón Menendez Pidal, La España del Cid, I, p. 92.
  • 10 "Confirmamos et roboramus... et tibí Raymundo Episcoco, Magistro nostro, viro nobili et deum timent (...)

3Del siglo VII, y por falta de documentación con datos fidedignos, tenemos que dar un salto hasta el siglo XI en el que con la restauración de la ciudad, realizada por Sancho el Mayor, se debió de restaurar (quizá reconstruir) la escuela de la ciudad. Los responsables de esta renovación fueron los obispos Ponce y Bernardo, que actuaron a expensas del rey. Éste tenía como meta reedificar la ciudad junto con su iglesia y civilizar a sus habitantes, ya que Palencia era entonces un montón de escombros. Ponce y Bernardo, de origen francés, pertenecían probablemente a la congregación borgoñesa de Cluny. Por este motivo, Menéndez Pidal9 pone en tela de juicio la reasunción de las escuelas aduciendo para ello que los cluniacenses no tenían fama de interesarse por las ciencias. Nosotros pensamos que algo tenía que haber ya que a finales del siglo XI Palencia era la metrópolis, y esto hasta la reconquista de Toledo en 1085. Es más, el rey Alfonso VI llama al obispo de Palencia, Raimundo I, su maestro (magister)10, y los obispos que se suceden en Palencia son todos hombres de letras: Pedro II, sobrino del obispo de Segovia, Raimundo II, sobrino de Alfonso VIII, entre otros.

4Estas son las informaciones más seguras que hemos podido encontrar acerca de la escuela episcopal de Palencia, verdadero pilar de su futura universidad. No podemos dudar de que en el siglo XII hubo escuelas episcopales importantes, ya que el nacimiento del Estudio General lo exigía.

5Antes de seguir adelante, nos detendremos en el origen de la palabra Universidad, Del latín "universitas", que significaba "corporación", la palabra universidad vino a emplearse para designar un gremio. De esta forma, el único rasgo que la hacía diferente de las otras escuelas contemporáneas, fue su organización como corporación, a la manera del gremio, en lo que se dió en llamar "Studium Generale", que es donde se cursaban los estudios superiores: el trivium y el cuadrivium. Por eso, al hablar de Estudio General o de universidad no se está hablando sino de un solo centro.

El Estudio General: florecimiento de las escuelas palentinas

6Antes de lanzarnos en la problemática sobre las fechas de la fundación de la universidad, nos ha parecido interesante ver el ambiente cultural del último cuarto de siglo a través de los testimonios que nos han dejado cinco estudiantes de lo que para nosotros constituye ya la universidad.

  • 11 Jordán Von Sachses, Vita B. Dominici (Quetif-Echard Scripto res Ordinis Praedicatorum), T. I, p. 3.
  • 12 Mamachio, Annales Ordinis Predicatorum.
  • 13 "Postmodum autem missus Palentiam, ut ibi liberalibus informaretur scientiis, quarum studium es tem (...)

7El primero de ellos y más importante, por tratarse del fundador de la orden de los Predicadores, es Santo Domingo de Guzmán. El beato Jordán, que conoció y trató familiarmente a Santo Domingo, escribió la vida del fundador de la Orden, gozando su obra de gran autoridad entre los críticos ya que fue escrita antes de 124211. Aunque toda la vida de aquel santo español es muy interesante, nosotros sólo nos ocuparemos aquí de su período de formación científica en Palencia. Según Mamachio12, este hecho tuvo lugar durante los años 1184-1194, o sea, de los catorce a los veinticuatro años de la vida de Santo Domingo. Dice el beato Jordan que Santo Domingo acudió a Palencia para formarse en las artes liberales que se enseñaban en aquella ciudad. Después de haberse formado en ellas lo suficiente, pasó a estudiar Teología, en lo cual empleó cuatro años13.

  • 14 Mamachio, op. cit., tomo I, Apéndice CLII, p. 314, num. II.

8Rodrigo de Cerrato, conocido como el Cerratense, también nos habla de la vida del santo, diciéndonos que fue a Palencia, donde entonces florecía un Estudio General. Llegado allá, comenzó a darse de lleno al estudio, huyendo de la frivolidad propia de los mozos, y para que con mayor libertad pudiera entregarse al estudio de las ciencias, mortificó su carne, absteniéndose de vino por espacio de diez años, llegando así a superar a sus contemporáneos en el conocimiento de las artes liberales14.

  • 15 Emana Sagorda, t. ΧΧΙΠ, ap. 5, "Incipit legenda Β Petri Confi Ord Praed.", pp. 246-247.
  • 16 H. Denifle, Die Universitaten des Mittelahers bis 1400, t. 1, (único publicado), Berlin, 1815, p. 4 (...)

9Otra de las figuras que acudió al estudio palentino fue Pedro González15, conocido por el nombre de San Telmo. Los estudios de este otro Santo corresponden aproximadamente a los años de 1195-1205; siendo sobrino del obispo de Palencia, cargo que ocupaba Don Arderico, es casi seguro que dichos estudios los hizo en la Escuela palentina. Es corriente también afirmar, por la mayoría de los que han escrito sobre la universidad de Palencia, que estudió en esta ciudad San Julián, obispo de Cuenca, pero en su vida, como observa Denifle16, nada se dice sobre este particular.

  • 17 Severino Rodríguez, Memorias de Don Tello Tellez De Meneses, obispo de Palencia, en Publicaciones T (...)

10Severino Rodríguez, biógrafo de Don Tello Téllez, que será obispo de Palencia, cree probable que con el objeto de capacitarse para el desempeño de altos cargos, a los que era llamado por su posición familiar, cursará Artes en la acreditada Escuela episcopal de Palencia17. De ser así, esto sería hacia los años 1195-1208.

  • 18 Archivo Histórico Nacional, Becerro de Sahagún, I, fol. 75, y carp. 876, doc. 21.

11Por fin, otro alumno debió de ser un presbítero de Frómista puesto que contestó en un interrogatorio que él sabía lo que era "prescripción" porque había ido a las escuelas, cosa que no supo contestar el alcalde ni otro presbítero18. Como el primero tenía 45 años, pudo ir a la escuela palentina con 15 años, hacia 1190.

12Con estos testimonios, vemos que el período en que se sitúan los hechos es bastante fecundo, y sobre todo sabemos que en aquel entonces se enseñaban en Palencia las Artes liberales, es decir el trivium y el cuadrivium, y Teología.

La universidad

13¿Cuáles son los años gloriosos que habría que escribir con letras de oro en los anales de la historia por corresponder al gran acontecimiento de la fundación de la universidad de Palencia? Las opiniones son tan variopintas que nos hemos visto obligados a hacer una selección de las más coherentes, agrupándolas en dos tendencias: la primera afirma que la universidad fue creada por los años 1208-1214, y la segunda nos propone como fecha el año 1200.

14En el primer grupo podemos citar los nombres de Felipe Calvo, Vicente de la Fuente, Julio González, Alberto Jiménez o Jesús San Martín que dedica parte de su tesis doctoral a probar esta opinión. Los testimonios en los que se apoyan son dos y ambos coetáneos de la fundación.

  • 19 "...ipsi satagentes reformare studium a clare memorie Adefunso Rege Castelle in civitate Palentie i (...)

15Nos referimos, como saben todos cuantos han escrito sobre la universidad de Palencia, a Don Rodrigo Jiménez de Rada, arzobispo de Toledo, y a Don Lucas de Tuy, obispo de Tuy, conocido como el Tudense. El primero termina su crónica Rerum in Hispania gestarum hacia 1243, y el segundo acaba su Chronicon Mundi por los años 1236. Los dos coinciden en afirmar que Alfonso VIII llamó a muchos maestros y les congregó en Palencia para que allí enseñaran sus conocimientos. Si a esto añadimos otro testimonio, si no anterior, por lo menos de la misma época - 30 de octubre de 1220 - y sin duda el más autorizado por su alto origen, ya que su autor es el Papa Honorio III, podremos afirmar que la universidad fue fundada durante el reinado de Alfonso VIII, es decir entre 1161 y 1214, ya que este documento habla de reformar el Estudio creado en Palencia por dicho Rey19.

16¿Cómo llegan estos escritores a las fechas de 1208-1214? De los tres testimonios anteriores, uno de ellos, el del Tudense, es más explícito que los otros, ya que nos habla de Don Tello, obispo de Palencia, como copartícipe del Rey en la fundación de la universidad: "Eo Tempore rex Adefousus evocami magistros... procurante reverendissimo et nobilissimo viro Tellione ejusdem civitatis episcopo". Es decir que la primera universidad empezó con la protección Real y el entusiasmo del obispo Don Tello.

  • 20 Para su biografía vease la obra de S. Rodríguez.
  • 21 F. Fita, "Testamento del Rey Don Alfonso VIII", Boletín de la Real Academia de la Historia, 8,1886, (...)

17Si tenemos en cuenta que Alfonso VIII muere el 7 de octubre de 1214, la fecha no puede retrasarse más. Ahora bien puesto que el Tudense alude a su participación en la empresa. ¿quién es Don Tello, y cuándo tomó posesión de su obispado? Don Tello Tellez de Meneses era un descendiente de la línea real de los Reyes de León, y uno de los partícipes en la batalla de las Navas de Tolosa. De su elección para el episcopado palentino en el año 1208, no hay duda, y muchos son los documentos que lo prueban20. Alfonso VIII hizo un juramento en Burgos sobre su testamento el 23 de septiembre de 1208, y en este acto firmó Don Tello en séptimo lugar de este modo: Tellius Palentinus episcopus confirmat21. Documentalmente consta que Don Tello era obispo en 1208, pero veamos algunas suscripciones hechas por Don Tello en este período:

Burgos, 29 de marzo de 1208, Teillus Palentinus electus, cf.

Burgos, 27 de mayo de 1209, Teillus Palentinus electus, cf.

Burgos, 15 de julio de 1209, Tellius Palentinus electus, cf.

Alarcón, 29 de noviembre de 1211, Tellius Palentinus episcopus, cf.

  • 22 A. Rodríguez, El Real monasterio de las Huelgas, t. I, Burgos, 1907, pp. 345 346 347, 350 y 352.

Alarcón, 26 de noviembre de 1212, Tellius Palentinus electus, cf.22.

  • 23 P. Fernandez del Pulgar, Historia secular y eclesiástica de la ciudad de Palencia Madrid, 1679, ΙII
  • 24 A. Rodriguez, op. cit., p. 351.

18Es más, en 1208 aparece un tal Adán como obispo palentino; el 5 de febrero de 1209, un incógnito Rodrigo firma como obispo palentino un privilegio real fechado en San Esteban23, y otro documento fechado en Burgos el 15 de mayo de 1212 está firmado por un tal Thadeus como palentinos electus24.

19Se ha supuesto que a pesar del favor cortesano, parte del cabildo se opuso tenázmente a la designación de don Tello para la prelatura, porque éste carecía de condiciones canónicas para ocupar dicho puesto. Sin duda no era sacerdote. Nos incita aún más a pensar en ello el sencillo dibujo que hizo que se grabara en el primer sello episcopal orlado con la leyenda siguiente: "Sigillum Telili Palentini Electi", y que representa la persona de un eclesiástico revestido con un extraño uniforme, lo cual lo mismo cabe decirse traje monacal que hábito de monaguillo, desprovisto de todo aditamento simbólico. En tal supuesto, tendría que recibir antes de su consagración las tres órdenes mayores, y quién sabe si completar la cultura religiosa que poseía. Esto nos situaría su consagración en 1213 por lo menos, y, si como dice el Tudense, la Universidad fue obra del rey y del obispo, esto no pudo ser hasta pasado 1213, después de verificada la consagración de don Tello, ya que antes sería poco probable por la falta de estabilidad de la prelacia y las críticas circunstancias de la Nación ante los Moros.

  • 25 Jesús San Martín, op. cit., p. 30.

20Ahora bien, los mismos que afirman estas fechas para la fundación de la Universidad, concuerdan en que pasó como un meteoro, y el más docto de ellos, Jesús San Martín, afirma en su tesis que con la muerte de Alfonso VIII llegó el primer declive de la Universidad, ya que el ambicioso Regente, Don Alvaro Núñez de Lara, usurpó las tercias eclesiásticas y las rentas que el Rey había dispuesto para salario de profesores. "La recién fundada universidad, dice, Don Jesús, tenía que llevar una vida lánguida e infecunda"25.

21Ante esta evidencia, nosotros nos preguntamos: ¿Puede una Universidad cuya fama atravesó todas las fronteras, ser fundada y organizada, alcanzar su época de oro y venirse abajo en tan sólo un año? Este hecho nos ha llevado a estudiar más detalladamente los documentos antes citados, y en particular el del mencionado Tudense, que corroborará, como veremos, la fecha que nosotros defenderemos.

  • 26 ANNODOMINI MCC.
    ALPHONSVS VIII CASTELLAE REX PALLENTIAE.
    UNTVERSITATEM EREXIT: CVTVS AEMVLATIONE.
    ALPH
    (...)
  • 27 El clero en la Historia de Palencia.
  • 28 C. Valverde, "Introducción" a la Historia de la universidad de Valladolid, por Mariano Alcocer, t. (...)

22Otro grupo de escritores ha tomado como base de partida para datar la fundación de la Universidad, la inscripción que hay en el claustro de la universidad de Salamanca que dice así: "En el año 1200 del señor, Alfondo VIII, Rey de Castilla, erigió la universidad de Palencia a cuya emulación Alfonso IX, Rey de León constituyó también Academia en Salamanca: Aquélla faltó, faltando los estipendios; pero ésta floreció continuamente, favoreciéndola principalmente Alfonso X"26. Son muchos los que apoyándose en esta inscripción afirman que la Universidad de Palencia fue fundada o en 1200, o un poco más tarde. Así piensan los señores Vielva Ramos en la Silva Palentina, Pelaez Ortiz que llama a la inscripción autorizadísimo testimonio, Sangrador en su Historia de la muy noble y leal Valladolid, y Valverde que, para demostrar que Salamanca no heredó la universidad de Palencia, dice que esto se deduce de la inscripción esculpida en piedra puesta en el claustro de la Universidad y que si bien no consta en documento alguno, tiene valor histórico no sólo porque su redacción es antigua, a mediados del siglo XVI, sino además porque consigna la tradición vulgar de esta época27. Desgraciadamente esta inscripción no tiene ningún valor histórico. Su autor, Fernán Perez de Oliva la esculpió tres siglos después de los acontecimientos, y como sugiere Esperabé y Arteaga28, debiera de estar borrada desde hace tiempo en razón a que no procede consignar en forma tan rotunda lo que encierra probada inexactitud.

  • 29 E. Esperabé y Arteaga, Historia pragmática e interna de la universidad de Salamanca.

23Pero volvamos a nuestros tres personajes: El Tudense, Jiménez de Rada y Honorio III. El obispo de Tuy alude a la fundación del estudio palentino después de haberse referido a la fundación del monasterio de las huelgas y del hospital de peregrinos de Burgos. Más aún, afirma expresamente la simultaneidad de las tres fundaciones al decir "eo tempore" (al mismo tiempo). Esta expresión hace referencia a los años 1180-1187 en que se realizaron las obras de dichos edificios. Pero entonces ¿qué sentido puede tener la claúsula: "procurante reverendissimo y nobilissimo viro Fellione ejusdem civitatis episcopo"?29, ya que, como hemos visto, éste no fue obispo hasta 1213. Creer que un historiador ha cometido un anacronismo es poco probable, y si cita a don Tello como partícipe de la fundación, sus razones tendrá, puesto que ha sido coetáneo suyo. Esto nos hace pensar en la posible explicación por una transposición muy común a historiadores y muy usada incluso en el lenguaje corriente, a saber don Tello pudo muy bien colaborar en el progreso de la universidad una vez fundada, como íntimo del Rey, antes de su pontificado, luego el tudense hará la cita con la dignidad episcopal con que se le conocía cuando escribió su "Chronicon Mundi".

24Es más, si el obispo don Tello participó en la fundación de la universidad, ¿por qué Jiménez de Rada, tan coetáneo como el Tudense y que trató a don Tello personalmente, no le cita en su crónica de España? Y, sabiendo la importancia que tal acontecimiento cultural suponía para la Iglesia ¿por qué Honorio III, al referirse a la paternidad de la universidad omite el nombre del obispo palentino, relegándole como mero reformador junto a Fernando III y acordando ésta a Alfonso VIII?

  • 30 Op. cit.
  • 31 Arguleta, Vida del venerable fundador de la Orden de Santiago, Madrid, 1713 p. 163.

25Resulta de forma evidente que la Universidad con fórmula regia era anterior al pontificado Tellón. Sin embargo, no creyendo en la ausencia de la Iglesia ante tal acontecimiento, pues hemos visto que se estudia teología, hemos tenido que orientarnos hacia otras eminencias. Buscando aquí y allá, descubrimos que en Uclés se había hecho un ensayo modesto de Universidad, pero que no fraguó. El intento se debió a la exaltación del sentimiento patrio de los hispanos, molestos por la creciente invasión de extranjeros en las profesiones liberales, en la alta administración y en el clero. Así pues en 1177, en una reunión de magnates y prelados en el cerco de Cuenca, don Pedro Fernández, fundador de la orden militar de Santiago propuso la creación de una escuela en la que los hijos de caballeros estudiasen las artes liberales, y se propuso como centro Uclés, donde residía aquella orden militar. El erudito Arguleta, en la vida del fundador de los santiaguistas, añade que quedándose pequeño el campo de Uclés y aprovechando que el Rey pasaba allí la semana santa en 1185, se dieron las providencias de poner escuelas más generales en Palencia, ciudad capaz, situada entre los reinos de Castilla y León y cuyos estudios iban a más30. Se tenga o no por credible el aserto de Arguleta, es cierto, como hemos visto, por referirse en otros testimonios, que hacia 1185 funcionaba en Palencia un Estudio General, en nada inferior por el número de facultades, calidad de profesores y concurrencia de alumnos, a los más florecientes del extranjero. La Universidad fue pues institución real y según las palabras de Jiménez de Rada contaba con maestros nacionales y extranjeros de primera calidad y que estaban dotados espléndidamente: "Sapientes a Galliis et Italia (Adefonsus) convocavit ut sapientiae disciplina a regno suo nunquam abaset et magistros omnium facultatum Palentiae congregavit, quivus et magna stipendia est largitus, ut omni studium cupenti, quasi manna aliquando in os influeret sapienta cujuslibet facultatis"31.

26Como dijimos antes que la Iglesia no tenía que estar muy lejos, nos dirigimos hacia una persona que, sin motivo, ha sido olvidada en hecho tan significante. Arguleta enumera, con fundamento discutible, al obispo Arderico, como profesor de Uclés. El nombre de este obispo va unido a toda empresa cultural de la época, y, coincidencia singular, en 1184 es nombrado obispo de Palencia, cargo que ocupará hasta sus últimos días en 1207. Si tenemos en cuenta que el principio del esplendor de la vida académica de Palencia comienza en 1185, sólo nos queda atar los dos cabos y vincular la dirección del Estudio General, por voluntad del Rey Alfonso VIII, a nuestro obispo Arderico. Entonces, ¿sería aventurado pensar que en el texto del tudense se deslizó un nombre por otro, rezando el de Tello por el de su antecesor? Esta suposición no es una solución de dificultad, sino una constatación de hechos históricos.

27¿Qué fecha, pues, debemos asignar a la fundación de la universidad de Palencia? Es muy difícil fijar una fecha concreta ya que hasta ahora no ha aparecido ningún documento que nos lo confirme, pero desde luego, ninguna de las que se han asignado hasta ahora, porque a su favor no llevan ninguna prueba definitiva. Puestos a proponer una, y teniendo en cuenta lo dicho hasta ahora, nos inclinaremos por el período situado entre 1185, en que empieza a hablarse de la fama de los estudios, y 1187, en que se termina la construcción del hospital y monasterio de Burgos, y que el Tudense considera como simultáneos de la universidad.

La vida universitaria

  • 32 R. Jiménez de Rada, De Rebus Hispaniae, l.VII, C. XXXIV en Hispaniae Illustrate t. II, p. 128.
  • 33 Op. cit.

28Precisada ya la fecha de fundación y conocidos los nombres de los fundadores, demos un paso más y veamos qué estudios comprendía la Universidad Palentina. El arzobispo de Toledo dice, en el texto ya citado que Alfonso VIII reunió en Palencia a profesores de todas las facultades: "Magistros omuivum facultatum Pallentiae congregauit"32. El tudense afirma, por su parte, que llamó a maestros en teología y en las otras artes liberales: "Evocanit magistros theologicos et aliarum artium liberalium"33. El beato Jordán cuenta también que Santo Domingo estudió las artes liberales y la teología.

29Es por tanto un hecho innegable que en la Universidad hubo cátedras de todas las artes liberales y de teología. ¿En qué consistían las artes liberales? Eran éstas un conjunto de disciplinas formado en el curso de los siglos y que contenía, bajo una forma elemental y adaptada a las necesidades de la enseñanza, las letras y las ciencias griegas, reducidas a sistema por los gramáticos y retóricos, por los maestros de las escuelas romanas y que se conocían con el nombre de trivium y cuadrivium, las tres vías y las cuatro vías. El trivium estaba compuesto de gramática, retórica, y lógica o dialéctica. El cuadrivium lo formaban la aritmética, la geografía, la astronomía, y la música. Cuando las escuelas del desaparecido Imperio Romano fueron sustituidas por las escuelas episcopales y monacales, las Artes Liberales fueron también el fundamento de su enseñanza, pero con una diferencia esencial: mientras que en la antigüedad las artes se enseñaban y estudiaban por las artes, pues era el fin de esos estudios, en la Edad Media no fueron sino la base preparatoria para las grandes profesiones de legistas, canonistas, médicos y teólogos.

30Como consecuencia, el clero tuvo que emplearse, por el imperio de las circunstancias, en una multitud de cuestiones y aceptar una multitud de cargos y empleos civiles en aquella nueva sociedad. Por otra parte, el principal estudio del clero tenía que ser la lectura de las Sagradas Escrituras. El medio indispensable para ello era el conocimiento de la gramática, y por eso la antigua gramática romana de Donato y Quintiliano llegó a ser la disciplina principal entre las artes. Después de las grandes reformas culturales de Carlomagno, la dialéctica pasó a ocupar el primer puesto entre las artes liberales como medio para llegar a una cultura filosófica, y de aquí que el Organon, la Psicología y otras obras de Aristóteles constituyeran el centro de las artes liberales.

31Se debía pues dominar absolutamente el idioma latín (gramática), poder expresar sus ideas claramente (retórica), y más importante aún, saber cómo pensar y razonar correctamente (dialéctica). La astronomía y la aritmética no servían más que para aprender a hacer el cómputo, el cálculo de las tablas pascuales.

32Si Alfonso VIII convocó a maestros italianos, seguramente sería para enseñar leyes. Sin duda se trabajaría sobre el Digesto de Justiniano, sobre la ley romana, y sobre el Decretum de Graciano, que era una codificación de la ley canónica.

33En cuanto a la facultad teológica de la universidad, ésta debió de ser una prerrogativa extraordinaria, ya que los Papas, queriendo conservar una especie de monopolio teológico para la Universidad de París, se mostraron reacios para la concesión de facultades teológicas en las universidades españolas.

34Sobre la Medicina, no hay testimonio de que se enseñara, a pesar de que la ciudad contaba con un hospital muy conocido, y que en Castilla, poco después, hubo cirujanos capaces de hacer una trepanación, lo mismo en la cabeza de un niño que en la de un gañán.

35Por fin, hacia el año 1225, se habla de un maestro judío converso llamado Andrés y que enseñaba en Palencia. De él se dice que su ciencia era verdaderamente portentosa: poseía a la perfección las Siete Artes Liberales y dominaba completamente las lenguas hebrea, caldea, árabe y latina. No es de extrañar, pues, que se empezaran a estudiar las lenguas orientales, adelantándose así en un siglo a las demás universidades que fueron escogidas para la erección de cátedras de las lenguas hebreas, griegas, árabes y caldea.

  • 34 Op. cit.

36¿Dónde estuvo situada la Universidad? Ningún recuerdo ha quedado sobre este particular. Ninguna de las grandes universidades de la época tuvo edificio propio. Dado que Palencia era una ciudad pequeña con respecto a París o Bolonia por ejemplo, es menos aventurado pensar que el lugar gi rara en torno a la catedral. Viene a confirmar esta suposición lo que dice Alfonso X sobre el lugar de los estudios: de buen aspecto, con muchas salidas, y al lado de río y parques, para que los maestros y alumnos puedan descansar cuando terminaran sus estudios34. Todo el que conoce Palencia sabe que la ciudad vieja se situaba a orillas del río Carrión. Era Palencia tierra llana, perfectamente repoblada desde los primeros siglos de la reconquista, careciendo de espesos bosques donde por aquellos tiempos solían guarecerse los forajidos, y lejos de las continuas irrupciones de la morisma. La única carretera bien organizada, con alberguerías en todo su recorrido y guardia policiaca, que entonces existía en estos reinos era el Camino de Santiago. A ésta afluían otras de menor importancia: una de Toledo, otra de Soria, otra de Asturias y León y otra de Santander.

37La crónica de los peregrinos de Santiago califica al territorio palentino de más rico, mejor cultivado y más provisto de subsistencias de toda clase que cuantos atravesaban por España. Pocas tierras igualaban Palencia en las condiciones requeridas para proveer de subsistencias a tal aglomeración de gente formada por la cohorte del gremio universitario. Hay indicios, pues, para conjeturar que debió situarse hacia lo que se llamaba "Ronda de Estudios", pues en el Acta Capitular del 15 de noviembre de 1540 se dice: "Después del tiempo antiquísimo del bienaventurado Santo Domingo, quando en esta cibdad de Palencia floreció el estudio general... estaba en merca viejo, en la calle que viene de la puerta de Santa Marina al Alcázar". El Alcázar, sería, a nuestro entender, el sitio donde está hoy el Palacio Episcopal, a pocos metros de la Catedral.

***

38Estos son los datos más seguros que poseemos acerca de lo que fuera la primera Universidad española, la cual pasó como un espejismo ante el ansia del saber de aquellos rudos castellanos. Lo único que, a duras penas, consiguieron conservar fue la Escuela de Gramática, la cual se prolongó durante varios siglos, y en la que, a ciencia cierta, se forjaría lo que se dió en llamar la lengua castellana.

  • 35 Alfonso X Libro de las siete partidas por Gregorio Lopez, p. 114.

39Búscanse varias causas para la desaparición de la Universidad. Unos lo achacan a la falta de rentas para pagar los salarios de los maestros, otros a la existencia de la Universidad de Salamanca, otros a los disturbios que hubo en la población durante muchos años sobre el dominio temporal de ella, y otros dicen que, de resultas de un adulterio cometido por un estudiante, los vecinos de Palencia mataron en una noche a muchos de ellos y los demás huyeron de los lugares.35

Notes

1 Rafael Floranes, Origen de los Estudios de Castilla, especialmente los de Valladolid. Palencia y Salamanca, en que se vindica su mayor antigüedad. Se fecha su composición en 1793.

2 Diodoro Sículo, Libro V, Cap. 34, Edición Wesseling, Amsterdam, 1746, p. 357.

3 Jesús San Martín, La antigua Universidad de Palencia, Madrid, 1942, p. 2.

4 P. Aldama, El símbolo Toledano, I, Roma (Analecta Gregoriana, Vol. II), 1934.

5 Lucas De Tuy, Chronicon Mundi en Hispaniae Illustratae, Francofurti, 1603-1608, Vol. 4, p. 109.

6 Vicente De La Fuente, Historia de las universidades, colegios y demás establecimientos de enseñanza en España, Madrid, 1884, p. 79.

7 "Conantius post Murillanem Ecclesiae Palentinae sedem adeptus est, vir tam pondere mentis, quam habittudine speciei gravis, communi eloquio facundus, et gravis Ecclesiasticorum officiorum ordinibus intentus, et providus, nam melodías soni multas noviter edidit. Orationum quoque libellum de onmium decenter conscripsit propîetate Psalmorum. Vixit in Portificatu conscripsit propietate Psalmorum. Vixit in Portificatu amplius triginta annos...". En Florez España Sagrada, t. V, p. 479, n° XI. Según Florez murió hacia el 638.

8 San Valerio, Vida de San Fructuoso en Florez, España Sagrada, t. XV, p. 451.

9 Ramón Menendez Pidal, La España del Cid, I, p. 92.

10 "Confirmamos et roboramus... et tibí Raymundo Episcoco, Magistro nostro, viro nobili et deum timenti" en Gil Gonzalez Dávila, Iglesia de Palencia, p. 150.

11 Jordán Von Sachses, Vita B. Dominici (Quetif-Echard Scripto res Ordinis Praedicatorum), T. I, p. 3.

12 Mamachio, Annales Ordinis Predicatorum.

13 "Postmodum autem missus Palentiam, ut ibi liberalibus informaretur scientiis, quarum studium es tempore vigebat ibidem; postquam eas, ut ssibi nidebatur, satis edidicit, relictis fis studiis, tamquam in quibus temporis hujus angustias minus fructuose vereretur expendere, ad theologiae studium convolavit, coepitque divinis vehementer inhiare eloquiis utpote dulcioribus super mel ori suo. Itaque iniis studiis annos transegit quator... " (en AA. SS., Tomo I, Augusti D. 4, p. 546).

14 Mamachio, op. cit., tomo I, Apéndice CLII, p. 314, num. II.

15 Emana Sagorda, t. ΧΧΙΠ, ap. 5, "Incipit legenda Β Petri Confi Ord Praed.", pp. 246-247.

16 H. Denifle, Die Universitaten des Mittelahers bis 1400, t. 1, (único publicado), Berlin, 1815, p. 472, nota 1029.

17 Severino Rodríguez, Memorias de Don Tello Tellez De Meneses, obispo de Palencia, en Publicaciones Tello Tellez, n° 1.

18 Archivo Histórico Nacional, Becerro de Sahagún, I, fol. 75, y carp. 876, doc. 21.

19 "...ipsi satagentes reformare studium a clare memorie Adefunso Rege Castelle in civitate Palentie institutum Cf. CUH, n° I y III.

20 Para su biografía vease la obra de S. Rodríguez.

21 F. Fita, "Testamento del Rey Don Alfonso VIII", Boletín de la Real Academia de la Historia, 8,1886, pp. 229 y sigs.

22 A. Rodríguez, El Real monasterio de las Huelgas, t. I, Burgos, 1907, pp. 345 346 347, 350 y 352.

23 P. Fernandez del Pulgar, Historia secular y eclesiástica de la ciudad de Palencia Madrid, 1679, ΙII.

24 A. Rodriguez, op. cit., p. 351.

25 Jesús San Martín, op. cit., p. 30.

26 ANNODOMINI MCC.
ALPHONSVS VIII CASTELLAE REX PALLENTIAE.
UNTVERSITATEM EREXIT: CVTVS AEMVLATIONE.
ALPHONSVS IX LEGIONENSIS REX.
SALAMANTICAE ITIDEM ACADEMIAM CONSTIVIT:
ILLA DEFICIENTIEVS STIPENDIIS, DEFICIT:
HAEC VERO IN DIES FLORVIT.
FAVENTE PRAECIPVE ALPHONSO REGE X.
A QUO ACCITIS HVJVS ACADEMIAE VIRIS.
ET PATRIAS LEGES ET ASTRONOMIAE TABULAE.
DEMVN CONDITAE.
Su fecha se fija hacia finales del siglo XVI como de F. Pérez de Oliva; puesta en el claustro de la Universidad de Salamanca, ha sido muchas veces reproducida con diferentes grafías.

27 El clero en la Historia de Palencia.

28 C. Valverde, "Introducción" a la Historia de la universidad de Valladolid, por Mariano Alcocer, t. I, Valladolid, 1918, p. XII.

29 E. Esperabé y Arteaga, Historia pragmática e interna de la universidad de Salamanca.

30 Op. cit.

31 Arguleta, Vida del venerable fundador de la Orden de Santiago, Madrid, 1713 p. 163.

32 R. Jiménez de Rada, De Rebus Hispaniae, l.VII, C. XXXIV en Hispaniae Illustrate t. II, p. 128.

33 Op. cit.

34 Op. cit.

35 Alfonso X Libro de las siete partidas por Gregorio Lopez, p. 114.

Auteur

Université François-Rabelais (Tours)

© Presses universitaires François-Rabelais, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540