Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Image et transmission des savoirs dans les mondes hispaniques et hispano-américains

 | 
Jean-Louis Guereña

III. L'imagerie scolaire

El proceso de incorporación de la imagen en los libros escolares de urbanidad. Análisis de modelos

Carmen Benso et Carmen Pereira

Texte intégral

  • 1 Pilar Vélez i Vicente, "La ilustración del libro en España en los siglos XIX y XX", en Historia il (...)
  • 2 Cf. Antonio Petras Rotger, "Tecnología del libro escolar tradicional: diseño, iconografía y artes (...)

1A pesar de que se ha calificado al siglo XIX globalmente como "el gran siglo de la imagen impresa" o "el siglo de la ilustración por excelencia"1, ello no es aplicable en modo alguno al particular sector del material impreso escolar, que sólo se abre plenamente a los beneficios estéticos y didácticos del elemento icónico hacia el final de la pasada centuria, cuando aflora una nueva y moderna generación de libros escolares2.

  • 3 Cf. Juan Carrete Larrondo, "El nuevo arte gráfico. Del grabado de reproducción al grabado libre", (...)

2En efecto, la ilustración -no sólo la decoración más propia del barrocopenetró, con profusión, en los distintos géneros literarios, tanto de carácter culto como popular, desde las primeras décadas del siglo XIX. Ello dio lugar a un fenómeno característico de la época romántica, la invasión de imágenes en el medio impreso, fenómeno magníficamente estudiado por los historiadores del arte gráfico contemporáneo3. No obstante, la ilustración apenas enriqueció aún el libro escolar.

La penetración de la imagen en los libros de texto en el siglo XIX

3Desde esta premisa, cabe preguntarse, ¿a qué factores obedece la tardía y escasa presencia de imágenes en los manuales de uso escolar? ¿No se había proclamado ya, desde el siglo XVII, con el gran Comenio, los beneficios didácticos de la imagen en la enseñanza? ¿Acaso la ilustración de los textos no iba en consonancia con el procedimiento pestalozziano del aprendizaje por intuición? El tardío y lento empleo de la imagen con intención didáctica en los textos escolares obedece a razones múltiples.

4La inserción de ilustraciones encarece el producto editorial, y no olvidemos que el libro de texto, instrumento de obligado uso en las escuelas, necesariamente debe ser un material barato al alcance de todos los alumnos. No obstante, a medida que las nuevas técnicas aplicadas a las artes gráficas rebajan el coste de impresión, aumentan las posibilidades de uso de las mismas en los pequeños textos escolares. Previamente, el librero o editor había adoptado distintas estrategias para conseguir reducir el precio de las publicaciones escolares: formatos sumamente reducidos, tipos de letra pequeña y densa y un soporte material de escasa calidad. El resultado era un libro poco atractivo y escasamente motivador en el que el tejido literario, muy concentrado y apenas enriquecido con ilustraciones, invade los márgenes sin apenas dejar espacios libres.

  • 4 Aunque en todo momento apuesta Carderera por la intuición, especialmente en lo que se refiere a lo (...)

5Aunque las corrientes pedagógicas de raíz comeniana enfatizan el valor pedagógico de la imagen y el método pestalozziano, basado en la intuición, encumbra a la realidad, y en su defecto a la representación de la misma, la imagen o icono, al epicentro de la nueva y renovada pedagogía, en España, los representantes más notables e influyentes de la pedagogía oficial, entre los que se encuentra Mariano Carderera, no se hacen eco -o, al menos, el eco suficiente- del valor didáctico del elemento icónico en los libritos destinados a las escuelas primarias. Precisamente, el citado Carderera que con sus obras tanto influyó en la formación del magisterio primario del siglo pasado, cuando indica las características que a su juicio deben reunir los libros destinados a las escuelas primarias, olvida aludir expresamente al valor didáctico de la imagen en el material impreso escolar4.

6Además, es un hecho constatado la larga presencia de textos de vieja factura procedentes de la primera mitad del siglo XIX, e incluso de finales del XVIII, en las escuelas españolas mediante continuas reediciones que muy raramente introducen variaciones significativas, tanto en lo que se refiere al contenido como a los elementos formales, respecto a los que presenta el texto original.

  • 5 Agustín Escolano, "Texto e iconografía. Viejas y nuevas imágenes", op. cit., p. 124.

7A pesar de lo expuesto anteriormente, desde mediados del siglo pasado algunos manuales exhiben ilustraciones, por lo general de escasa calidad, multiplicando su presencia a medida que avanza el siglo hasta los albores de la presente centuria, momento en el que, si bien no se generaliza todavía la presencia de la imagen en los libros escolares, se incrementa notablemente el número de los que la incorporan como un elemento didáctico -y un instrumento ideológico- clave, hasta acabar constituyendo un componente identificativo del libro escolar empezando por la propia cubierta, aunque, como indica Agustín Escolano, "serán sobre todo la maqueta y la forma de asociar en el diseño las imágenes al corpus literario los elementos determinantes de la diferenciación aludida"5.

  • 6 Cf. Bernat Sureda García, "La producción y difusión de los manuales escolares", en Historia ilustr (...)

8Lo cierto es que hasta la aparición, hacia la época de entresiglos, de los textos escolares ilustrados de "nueva generación" impulsados por el buen hacer de algunas editoriales especializadas en el sector del libro infantil y escolar (Paluzíe, Calleja, Hernando, Bastinos...6) e influidos por las tendencias pedagógicas de la época, los manuales que insertan láminas en el texto impreso o intercalan imágenes en el mismo, o, más raramente, presentan algún grabado en sus cubiertas o portadas, lo hacen esencialmente con el fin de adornar el libro, constituyendo por ello la imagen un mero motivo ornamental o decorativo (de hecho, en algunas ediciones ilustradas se lee: "adornadas con...") que a lo sumo hará más atractivo este poderoso material escolar. Está todavía lejos del libro escolar una intención didáctica clara -entendiendo por ello la imagen al servicio del texto literario y de la acción escolar- que por lo general queda reservada a los "nuevos" libros escolares. Se entiende que estas primeras ilustraciones sean, salvo excepciones, de escasa calidad y que, dada la poca importancia que se les concede en el conjunto de la obra, omitan la referencia al autor.

El elemento técnico: del uso de viejas técnicas de ilustración ligadas a la imprenta a las innovaciones tecnológicas del arte gráfico

  • 7 Juan Carrete, "El nuevo arte gráfico. Del grabado de reproducción al grabado libre", op. cit., p. (...)

9Algunos de los factores que hemos señalado anteriormente están en la base de las técnicas de ilustración más utilizadas en los textos escolares tradicionales. Precisamente, es muy significativo que, pese a que el grabado había quedado obsoleto como técnica de reproducción de imágenes seriadas en el siglo XIX7, siga constituyendo en ese siglo el procedimiento más utilizado en la ilustración del libro escolar.

  • 8 Yolanda Barriocanal López, El grabado compostelano del siglo XVIII, A Corufla, Fundación Pedro Bar (...)
  • 9 Cf. Valeriano Bozal, "El grabado popular en el siglo XIX", op. cit. Según este autor, en torno a l (...)

10Como se sabe, el grabado aparece como un procedimiento íntimamente ligado a la imprenta, por cuanto no sólo comprende un proceso sujeto a una serie de técnicas, sino que también exige un resultado cuyo fin es producir, mediante su estampación, imágenes o signos repetibles con exactitud, dando lugar a un original múltiple. De este modo, el grabado pasó pronto a ser parte sustancial del material impreso como enriquecimiento visual del mismo, obrando las imágenes plásticas sobre el lector distintos efectos paralelos y/o complementarios a los del propio texto8. Todo un repertorio de adornos tipográficos, en mayor o menor profusión, acompañan la portada y el interior del texto. Igualmente, hacen acto de presencia en algunos géneros literarios impresos los elementos ilustrativos, de manera que las láminas con grabados pasan a formar parte integrante de la información que se transcribe. Ya en el siglo XVIII es en los libros de carácter científico o militar donde la estampa juega un papel fundamental como apoyo gráfico al texto, usándose el grabado calcográfico -el grabado sobre una plancha de metal, generalmente de zinc y cobre- mientras la Xilografía -el grabado en madera- persiste en la decoración de impresos menores y en hojas sueltas, y más adelante, ya en el siglo XIX, favorecida por las innovaciones técnicas que introducen el uso de maderas duras, como el boj, trabajadas a contrafibra con instrumentos semejantes a los que se emplean para el metal -el buril- que permiten logros artísticos mayores -por ejemplo, la dimensión de profundidad- se seguirá empleando en la literatura popular9 y, como veremos, en la producción impresa escolar.

  • 10 Juan Carrete, "El nuevo arte gráfico. Del grabado de reproducción al grabado libre", op. cit. p. 9

11No obstante, los cambios más significativos en la historia del arte gráfico se producen en el transcurso del siglo XIX, de manera que puede decirse que con el mencionado siglo queda clausurada una época que tuvo su origen en el Renacimiento y se inicia otra de la cual nosotros somos aún los protagonistas. Según Juan Carrete, este punto de inflexión tiene su fundamento al quedar obsoleto el grabado como técnica de reproducción de imágenes seriadas, dado que la amplia gama de funciones que cubría el grabado, tanto el calcográfico como el Xilográfico, fireron absorbidas en el transcurso del siglo por otras técnicas de reproducción, primero la litografía, y más tarde las técnicas de reproducción fotomecánica -el fotograbado, la fototipia o el lito-offset-, que eran a la vez más rápidas y más económicas. De este modo, era posible reproducir directamente los dibujos creados por el artista, sin necesidad del paso previo del grabado10. Pero al tiempo que se ganaba en realismo e inmediatez, también se cayó en la vulgaridad, refugiándose la impresión de calidad en las viejas técnicas manuales.

  • 11 Yolanda Barriocanal, op. cit., p. 14.

12Como indicábamos anteriormente, los primeros libros de texto ilustrados utilizaron el grabado en madera (la Xilografía), técnica que persistió, raramente suplida o complementada por estampas biográficas, a lo largo del siglo pasado. La adopción del grabado en madera para la decoración e ilustración de los textos escolares obedece a una serie de factores de diversa índole. Por un lado, constituye un procedimiento de estampación económico para un producto que exige, como hemos indicado, rigurosas limitaciones en el precio, ya que las planchas Xilográficas talladas en alto relieve permiten la impresión simultánea de texto e imagen. Por otro lado, el grabado en madera había dado sobradas pruebas de su idoneidad para la representación de arquetipos y de elementos iconográficos consagrados de sencilla ejecución, en la más pura tradición medieval11. Generalmente, se venían usando maderas suaves, nogal, peral.... El dibujo resultante era bastante simple, algo tosco, limitado a los contornos sin posibilidad de ofrecer matices y sombreados cercanos a los efectos pictóricos. De todos modos, los nuevos procedimientos que se introdujeron en la talla de planchas de madera (usando maderas duras, como el boj, cortadas en sentido contrario a la fibra y usando los útiles del cobre, el buril) enriquecieron técnicamente las posibilidades del grabado en madera, aunque en principio no trascendió más que a la ilustración del libro minoritario. De las limitaciones de la propia técnica usada, en su versión más tradicional, a lo que se suma la mayor o menor pericia del artista-grabador y la mala calidad de los soportes empleados, se debe el resultado de unos elementos ornamentales e ilustrativos que no siempre son de la calidad que cabría esperar -y desear- para los textos escolares.

  • 12 A diferencia de la ilustración gráfica de carácter popular, en la que, según Valeriano Bozal ("El (...)

13Además, hay que tener en cuenta que la ilustración de los manuales mediante la técnica del grabado comporta un largo proceso que exige un trabajo colectivo con el riesgo de un resultado incierto y muy variable: el impresor-editorautor impone las pautas que el dibujante, a tenor del contenido literario, tendrá que traducir en imágenes, el grabador las traslada a la madera trabajando a contrafibra, a veces en partes segmentadas, y posteriormente se incluyen en un conjunto tipográfico, la página, que puede introducir elementos imprevistos en el diseño original. Por último, se imprime en un soporte de muy distinta calidad, dosificando la tinta... Si además se considera que la calidad de los "artistas" que intervienen en este proceso es muy variable, generalmente cobijados en el anonimato de la obra colectiva, se explicará que en el libro de texto raramente se logren ilustraciones de calidad, resultando una mera trasposición o traducción de los textos literarios sin que se consigan auténticas creaciones capaces de ofrecer una mirada diferente de la realidad12.

  • 13 En el siglo XIX, el grabado en madera, la Xilografía, recala en los temas costumbristas y satírico (...)
  • 14 Cf. Pilar Vélez, op. cit., p. 214.

14La ilustración que acompaña al texto tipográfico elaborada mediante la estampación de planchas de madera o de metal, implicaba, como hemos indicado, un grave problema dado que significaba transcribir la obra de un dibujante o de un artista mediante un grabador. Con los nuevos descubrimientos se gana en inmediatez y en fidelidad reproductora reduciendo, o eliminando, los intermediarios entre la imagen original, matriz, y la reproducida. Primero con la litografía, sistema de reproducción de base química y no mecánica, después la cromolitografía añadirá a la imagen los beneficios del color y potenciará las posibilidades de esta técnica gráfica para la imprenta, aunque queden reservadas para las publicaciones más cuidadas destinadas a un público minoritario y selecto13. Por último, la fotografía conseguirá las representaciones más directas y verosímiles potenciando la finalidad informativa y didáctica de las imágenes así como su capacidad de entretenimiento. Eliminados definitivamente los intermediarios, el dibujante podrá dar rienda suelta a sus trazos sin temor a no ser bien reproducido, y por tanto la ilustración será más libre, más espontánea14. Sin duda el gran progreso técnico en el campo de las artes gráficas del siglo XIX es la invención y aplicación de la fotografía.

15Con los procedimientos fotomecánicos de reproducción se abandonan los métodos tradicionales. El fotograbado, con sus distintas aplicaciones, significa el fin del grabado artesano empleado desde el siglo XVI. La Xilografía se refugia en el libro de "calidad", un tipo de libro artesano que se potencia como reacción a los efectos negativos que en la calidad de las imágenes provocaron los nuevos procedimientos gráficos.

16En la literatura escolar persiste el grabado en madera hasta el final del siglo pasado; escasamente se hace uso de la litografía, la cromolitografía se reserva para las cubiertas de los más cuidados y atractivos libritos escolares publicados por las más importantes editoriales especializadas en libros escolares aparecidas a finales del diecinueve y principios del veinte, y, ya avanzado el siglo actual, el color, aplicado tanto al texto como a las imágenes, inundará el material impreso escolar. Con frecuencia las técnicas aparecen combinadas en una misma publicación.

La incorporación de la imagen en los textos de urbanidad

  • 15 Carmen Benso Calvo realiza un detallado análisis del contenido de la urbanidad y de la funcionalid (...)

17La hipótesis de partida de nuestro trabajo la podemos formular del siguiente modo: La reconstrucción del proceso que experimenta el progresivo enriquecimiento visual de los manuales de urbanidad, o más exactamente el análisis del proceso de incorporación de la imagen a los libros escolares de esta disciplina, así como el protagonismo que adquiere el elemento icónico en los mismos, nos permite aproximamos a conocer y valorar algunos de los cambios más significativos que se han introducido en el aprendizaje del código social, una disciplina que reclamaba por la naturaleza de su contenido, y por los objetivos que se proponía, el autocontrol de las conductas individuales, la interiorización de las normas -y de los valores a ellas asociados- del código social15, un aprendizaje vicario que en parte se lo proporcionan los modelos visuales insertados en el texto literario. Ciertamente, alguno de los libros que vehiculan y transmiten el código social en el espacio escolar -nos referimos a los libros de lectura-presentan modelos literarios -y/o visuales- que permiten la identificación de los escolares con el niño/niña protagonista del relato, lo que llevará no sólo a imitar su comportamiento sino a interiorizar los valores y principios que fundamentan las normas que rigen en la sociedad, hasta llegar a considerar "naturales" tanto las reglas, que son fruto de la convención, como las diferencias y jerarquías sociales que las justifican. A veces, también se presenta un anti-modelo, con intención de disuadir al alumno de la conducta manifestada por él, al presentarse asociada a un sinfín de efectos negativos. El resto de los libritos en los que se aprende la urbanidad -cartillas, tratados, manuales...- presenta los contenidos de la disciplina bien por el sistema de preguntas-respuestas, bien a modo de máximas o preceptos, o en algunos casos de manera versificada, siempre con el fin de provocar -facilitándola a veces- la respuesta memorística del escolar.

18Pero si lo que pretende, en última instancia, la inclusión de esta disciplina en el curriculum escolar es la inculcación de valores, actitudes y conductas en los alumnos, de modo que el aprendizaje escolar de la urbanidad pueda transferirse al contexto familiar y social del alumno, bueno será acompañar los consejos, preceptos o máximas del texto literario con abundantes imágenes que representen escenas relativas al contenido que se quiere transmitir, con objeto de facilitar el aprendizaje vicario de los estudiantes. Potenciar la motivación del alumno e inducir a la imitación del modelo, son dos de las funciones más importantes, que atribuimos a la ilustración de los libros de urbanidad a tenor de los efectos comprobados que en las primeras edades produce la imagen, en este caso, como es obvio, la imagen fija, estática, que en mutuo diálogo con el texto literario, salpica -no siempre- los contenidos de la urbanidad.

19Ahora bien, no siempre la imagen ha desempeñado esta función didáctica e ideológica. En un principio, el elemento icónico tiene más bien una mera función decorativa, embellecedora del libro. Será significativo el paso hacia una ilustración, más o menos profusa, en consonancia con el texto. De todos modos, el proceso de incorporación de la imagen a los textos de urbanidad hay que decir que no es uniforme en cuanto que sólo una parte de los mismos llevan insertadas imágenes, en cantidad y calidad muy variable. Ni siquiera cuando la imagen invade la práctica totalidad de la producción impresa escolar está presente en todos los tratados de urbanidad. Siempre habrá escolares que aprendan estos contenidos sin el mero apoyo visual. De aquí que nos interese detectar, más que la presencia de la ilustración, o la profusión de ilustraciones, en algunos textos elegidos al azar con el riesgo de que no tuvieran una amplia circulación por las escuelas, la progresiva incorporación de la imagen a este material escolar a través del análisis de una muestra de los manuales más representativos, de los que nos consta su extensa y dilatada utilización en las escuelas del siglo XIX y hasta del XX, así como las características -plásticas y didácticas- que presenta el elemento icónico al servicio del aprendizaje de la urbanidad.

Análisis de algunos modelos de amplia circulación por las escuelas

  • 16 Jean-Louis Guerefia, "Los manuales de urbanidad", en Agustín Escolano Benito (ed.) Historia ilustr (...)
  • 17 María del Carmen Simón Palmer y Jean-Louis Guerefia, "Manuels de civilité espagnols. XVIII-XXe siè (...)

20Como indica Jean-Louis Guereña, el mercado de los manuales de urbanidad en la España contemporánea se caracteriza, más que por el número de títulos distintos, por las numerosas ediciones que alcanzan la mayor parte de ellos16. La bibliografía incompleta, que el citado autor y Ma Carmen Simón Palmer han elaborado de los tratados de urbanidad17, evidencia que algunos de los manuales que ven la luz a principios del siglo XIX -muchos de ellos simples traducciones y adaptaciones de textos en francés- se siguen reeditando pasado el umbral del siglo XX. Igualmente, se constata la larga vida de otros textos que se publican en la segunda mitad del siglo pasado, los cuales continúan reeditándose a lo largo de la primera mitad del presente siglo e incluso, en algunos casos, llegan a circular por las escuelas de la época franquista mediante "nuevas" ediciones.

21Una diferencia clara encontramos entre la difusión de los viejos manuales y la de los que se publican hacia la época de entresiglos: mientras los primeros, que aparecen llenando poco a poco el vacío de material impreso escolar que sufría el país, se reeditan por toda la geografía española a cargo de imprentas locales, los libritos que constituyen la "segunda generación de manuales" son ya editados por alguna -o algunas- de las empresas editoriales que han surgido en las últimas décadas de siglo especializadas en el libro de texto escolar, dándoles, como es lógico, la impronta de la propia editorial. Son estas editoriales -Paluzíe, Hernando, Calleja, Bastinos... -, apoyadas en un nuevo sistema de distribución y de comercio del libro, las que llevarán tales títulos, e incluso algunos de los anteriores, a todos los mercados de la geografía española.

22Tanto la variedad de imprentas o casas editoriales que han intervenido en la reedición de estos manuales marcando su propio sello distintivo, como el dilatado período -a menudo sobrepasa ampliamente el siglo- de circulación de tales libritos en el que se ven obligados a atravesar distintas modas de reproducción gráfica y variadas concepciones pedagógicas -con su repercusión en la concepción y uso de los materiales escolares-, induce a esperar cambios, tanto formales como de contenido, importantes en los textos, incluidos, por supuesto, el elemento plástico. Es por ello que, siguiendo la larga trayectoria de una muestra de los más representativos manuales de urbanidad, podremos dar cuenta del proceso de incorporación de la imagen a los textos más utilizados en esta disciplina escolar, de la mayor o menor utilización del recurso visual en el aprendizaje de la urbanidad y de las funciones que ha tenido la imagen en este género textual. En definitiva, dispondremos de un elemento más de análisis para conocer cómo se ha llevado a cabo el aprendizaje escolar del código social.

El amigo de los niños del Abate Sabatier

  • 18 Ante la falta de libros para las escuelas de primeras letras en España a finales del siglo XVIII, (...)
  • 19 En opinión de Julio Ruiz Berrio (op. cit., p. 215), a finales del siglo XVIII se produce una irrup (...)
  • 20 Nos referimos a la 15a edición, "adicionada en verso, y adornada con viñetas para su completo real (...)

23Desde que el librito El amigo de los niños, escrito en francés por el abate Sabatier, fue traducido y corregido por Juan Escoiquiz18, y publicado en Madrid por la Imprenta Real en 1795, vieron la luz numerosas ediciones hasta, al menos, principios del siglo XX (1905, Burgos, Santiago Rodríguez). Un total de 36 ediciones, muchas de ellas "corregidas", "aumentadas", "perfeccionadas" han registrado Ma Carmen Simón Palmer y Jean-Louis Guereña de este manual. Se trata de un libro de lectura con destino a las escuelas que incorpora un tratadito de urbanidad19. El libro viaja por toda la geografía española de la mano de muy variadas imprentas locales que se encargan de ponerlo a la disposición de las escuelas de la respectiva localidad: Madrid, Tarragona, Barcelona, Reus, Mallorca, Valencia, París, Cuenca, Palma, Logroño, Lérida, Valladolid, Teruel, Barcelona, Burgos... son algunas de las ciudades donde se reedita la obra de Sabatier. Incluso, hacia finales del siglo XIX, el libro figura en el catálogo de algunas de las editoriales más importantes de la época especializadas en la impresión y comercio del libro escolar: Juan Bastinos, Faustino Paluzíe, Santiago Rodríguez, Saturnino Calleja... Muy pocas de estas ediciones-sólo tres, dos fechadas a mediados del siglo pasado, en 1854 y 1856, y otra en 1868-acreditan en su portada estar "dornadas" con viñetas o grabados "para su completo realce"20.

  • 21 Con relativa frecuencia se observa que un mismo grabado se emplea para el enriquecimiento visual d (...)

24Hemos podido revisar cinco ediciones correspondientes a distintas épocas (Tarragona, 1838; Madrid, 1844; Valladolid, 1863; Teruel, 1868; Madrid, s. f.), con muy distinta calidad de impresión y en las que se ha prestado muy variada atención y cuidado a los elementos formales del libro. Limitándonos a los recursos visuales que presentan estos ejemplares, se observa una gran diferencia. Las dos primeras ediciones se limitan a incluir un solo grabado, uno en una página interior entre el índice y la introducción, en negro y a toda página; otro, un grabado minúsculo a un solo color, en la portada, entre las letras que identifican el texto y que vemos repetido en otros libritos escolares de la época21. Las ediciones de Teruel y Valladolid insertan imágenes en su interior de escasa calidad plástica que evidencian una descuidada impresión, salpicadas entre el corpus literario del libro ilustrando las ocho fábulas intercaladas en el mismo. El editado en Madrid (nueva edición corregida e ilustrada con viñetas, Librería de Calixto G. de la Parra, s. f.) que debe corresponder a final del siglo XIX, presenta rasgos de mayor calidad como corresponde al cuidado general de los productos editoriales del momento: cubierta en cartoné con una bonita litografía a dos colores, azul y oro, con referencia, en letras diminutas, al artista; portada con un grabado entre las letras que identifican al libro; una página inicial con dos viñetas a color, representando, respectivamente, un modelo de joven hacendoso, y otro de joven perezoso, el modelo y el antimodelo que tanto se ha usado como recurso didáctico en algunos libritos -entre los que priman los de moral y urbanidad-, con las siguientes leyendas a pie de imagen: Actividad, campo fértil / Holganza, campo estéril. En la cabecera de los capítulos e intercalados en el texto, se observan algunos grabados de distinta calidad, pero siempre cuidados; además, se recurre a otros pequeños elementos decorativos que van salpicando el texto. Ninguna de las tres ediciones que incorpora imágenes ilustra los contenidos expresos de urbanidad. A lo sumo, en esta última edición, se introduce el breve tratado de urbanidad con un elemento decorativo en la cabecera de capítulo (fig. 1 y fig. 2).

25Los primeros son sumamente densos, áridos y aunque combinan varios tipos de letras e incluso la edición de Tarragona incorpora algún que otro pequeño motivo ornamental, resultan escasamente atractivos. Las ediciones de Teruel y Valladolid no varían mucho debido a la escasa calidad del soporte material utilizado y a las deficiencias comentadas de los grabados. Sólo la última edición responde a un libro atractivo y motivador aunque la imagen no juega todavía una función vicarial en los contenidos de urbanidad.

El Tratado de las obligaciones del hombre de Juan Escoiquiz

  • 22 En la edición de Hernando (1926) se lee la siguiente advertencia del traductor (Juan Escoiquiz) qu (...)
  • 23 En la actualidad ha sido reeditado por la Editorial Plaza-Janés, con prólogo de Luis Carandel (Bar (...)

26Al mencionado Juan Escoiquiz, Canónigo de Zaragoza, se atribuye una de las obras de lectura22 que más circulan por las escuelas españolas a lo largo del siglo XIX y principios del XX titulada Tratado de las obligaciones del hombre (Madrid, Imprenta Real, 1805), una obra de la que Escoiquiz admite que es la traducción y adaptación de otra extranjera, que incluye contenidos afines a los propios de los tratados de urbanidad, incluso alguna edición contempla un apartado propio relativo a "Reglas de urbanidad". El tratado, convenientemente corregido y adicionado, conoció continuas reediciones por toda la geografía española (Valladolid, Granada, Córdoba, Zaragoza, Madrid, Barcelona, Málaga, Segovia, Toledo, Valencia...) y a principios del siglo XX fue editado por la Editorial Hernando23. En total hemos registrado 29 reediciones y reimpresiones de la obra.

27Ninguna de las ediciones que hemos manejado inserta ilustraciones. Ni siquiera la Casa Hernando hace el necesario esfuerzo editorial para sacar al mercado un texto con las características formales que ya van siendo usuales en la producción impresa escolar. La nueva edición, corregida y aumentada con una pequeña composición en verso en cada capítulo, correspondiente a su narración (Madrid, Librería y Casa Editorial Hernando (S. A.), 1926), presenta una portada en papel fino (similar al de las hojas interiores), poco atractiva, con un diseño gráfico que no responde a las tendencias artísticas -ni didácticas- de la época; en ella figura un pequeño grabado con dos medallones y otros elementos enlazados por hojas vegetales. Algo más cuidados están los caracteres tipográficos del libro; la letra es clara y usa la cursiva para enfatizar alguna frase.

El Tratado de urbanidad para los niños de Esteban Paluzíe

  • 24 Agustín Escolano pone de relieve que los primeros editores en el mundo impreso escolar son, al mis (...)

28Esteban Paluzíe y Cantalozella representa un ejemplo del llamado editorautor, esto es un profesional de la educación, en este caso maestro y director de un colegio en las primeras décadas del pasado siglo, que elabora, imprime y vende sus propias obras escolares24. En 1839, Paluzíe publica en Valencia un breve Tratado de Urbanidad para los niños (Valencia, 24 p.) destinado en primera instancia a servir de texto para la enseñanza de la urbanidad en la institución escolar que el autor dirige siguiendo, como era usual en la época, el método de pregunta-respuesta, un manual que, en función de las ediciones alcanzadas hasta los años sesenta, pronto debió circular por otras escuelas de primera instrucción. El texto sufrió modificaciones considerables, pero siempre conservando la forma sintética de presentar a los escolares las normas básicas de la convención social. En 1842 aparece otra obra del autor con el título Tratadito de Urbanidad para los niños, en Barcelona (Imprenta del Colejio (sic) de Paluzíe).

  • 25 Ma del Carmen Simón Palmer y Jean-Louis Guereña han adoptado el criterio de diferenciar ambos text (...)

29Ambos textos (posiblemente no haya más diferencias entre ellos que el diminutivo del título de la segunda publicación aludiendo a su carácter de síntesis), surgidos con intención de servir de texto para el alumnado del colegio del propio autor, tuvieron gran aceptación a tenor de las continuas reediciones y reimpresiones que se hicieron de ambos manuales a lo largo del siglo XIX a cargo de varias imprentas y casas editoriales, entre ellas de la propia editorial de Faustino Paluzíe. Más tarde, se volvió a reeditar en el franquismo (1956 y 1958) por la Imprenta Elzeviriana y Librería Camí de Barcelona. Aunque el librito -refiriéndonos al Tratadito25- experimentó modificaciones, siempre conservó su pequeño formato y un reducidísimo contenido textual.

  • 26 Jean-Louis Guereña menciona una edición previa, de 1859, ya enriquecida con viñetas en su trabajo (...)
  • 27 Nos referimos concretamente al Breve tratado de urbanidad para las niñas de Pilar Pascual de Sanju (...)

30Aunque la mencionada bibliografía elaborada por Simón Palmer y Guereña sólo registra cuatro ediciones para el Tratado y dos para el Tratadito, nosotros hemos localizado doce más en la Biblioteca Nacional. La mayor parte de estas reediciones no contienen ilustraciones. La primera edición conocida que inserta viñetas con profusión de imágenes está fechada en 186926. Se trata de una "nueva" edición corregida, realizada en Barcelona (únicamente se lee: Gracia, Litografía del autor). El formato del librito, sin apenas introducir diferencias respecto al original a excepción de ampliar en dos centímetros su longitud, es muy similar al que presentan otros trataditos de la misma época procedentes de esta imprenta catalana27.

31La morfología que presenta el libro es la siguiente: cubierta en papel rosáceo con el título y un grabado en negro; portada sin ilustración, enmarcada por un trazo fino que adopta formas geométricas en los vértices; las páginas interiores, todas ellas enmarcadas con un fino motivo vegetal, presentan el mismo esquema en cuanto a maquetación: pequeña y detallada ilustración en la cabecera de la página que transcribe a lenguaje plástico el contenido literario de la misma. Se trata de grabados estampados en papel de baja calidad que dificulta la nitidez de las imágenes. El elemento visual tiene una triple función didáctica, ideológica y estética. Al tiempo que sirve para decorar las páginas interiores supliendo uno de los elementos ornamentales más usados, la greca, en la cabecera del texto escrito, escenifica las conductas que se adaptan al código social, proponiendo modelos a imitar por el alumno-sólo ocasionalmente se recurre al antimodelo-. Se trata, por tanto, de uno de los primeros manuales de urbanidad en que las imágenes, siempre asociadas al contenido, responden claramente a un objetivo didáctico, induciendo al alumno a reproducir los comportamientos del código social burgués y, sobre todo, colaborando a interiorizar en los escolares los valores y principios hegemónicos en la sociedad, sin duda el principal objetivo de esta disciplina escolar (fíg. 3 y fig. 4).

  • 28 Agustín Escolano Benito, "Texto e iconografía. Viejas y nuevas imágenes", op. cit., p. 128.

32La otra edición con viñetas es la de 1958 (tal vez también la del 56). Sigue la misma pauta que la edición ilustrada de 1868, insertando ilustraciones en la cabecera de página que representan escenas sociales en consonancia con el corpus textual. El resultado es una réplica, actualizada en lo plástico y anacrónica en el contenido, de la edición de 1868. Respondiendo a una moda de diseño gráfico más elemental, en la edición del 58 se eliminan los motivos decorativos que adornaban la edición del XIX y los dibujos, de trazos más lineales y sencillos, muestran unos comportamientos sociales desfasados, fiel reflejo de los valores tradicionales que se quieren trasmitir. Esta reedición es un claro ejemplo de la regresión manualística que se observa en la primera etapa franquista recurriendo a viejas obras didácticas que responden en sus aspectos materiales e iconográficos a los modelos tradicionales reproducidos sobre soportes de muy baja calidad28 y cuya intención es trasmitir, dando un salto atrás en el tiempo, los valores, principios y estereotipos sociales que subyacen en la estructura social española más tradicional.

El Tratado completo de urbanidad en verso para uso de los jóvenes ·, La niña cortés o lecciones de urbanidad y decoro para los colegios de señoritas; Ramillete de felicitaciones adaptadas a las principales ocurrencias de la vida social de José Codina

  • 29 Esta adaptación fue editada en Barcelona por la Librería de Juan y Antonio Bastinos, Editores en 1 (...)

33El presbítero y profesor de instrucción pública D. José Codina redactó en la primera mitad del siglo XIX varios textos de urbanidad adoptando la forma versificada, un procedimiento didáctico muy adecuado para la memorización del texto, que gozaron de una gran aceptación para el estudio de esta disciplina a lo largo de muchas décadas. El primero en ver la luz fue el Tratado completo de urbanidad en verso para uso de los jóvenes, ilustrado con notas sobre el modo de producirse cortésmente (Barcelona, 1838). Conocemos numerosas reediciones del manual que se prolongan hasta los años treinta del siglo XX (incluso la décimotercera edición aparece adaptada para uso de las niñas29). En 1925, el tratado iba por la vigésimo sexta edición (Barcelona, Imprenta Elzeviriana) y, posteriormente, en 1938 se volvía a reeditar igualmente en Barcelona. Como ocurre con otros libritos escolares en la difusión del manual, intervienen primero las imprentas locales esparcidas por todo el país hasta que las primeras empresas editoriales, con sistemas de distribución y comercialización más modernos, se encargan de hacer tiradas mayores y distribuir los productos editoriales que salen de sus talleres por todo el país.

34Además, el autor redacta otros manuales destinados expresamente al sexo femenino, sirviéndose igualmente de la composición en verso. Uno, con un título muy expresivo del objetivo que persigue: Ramillete de felicitaciones adaptadas a las principales ocurrencias de la vida social (Barcelona, Imprenta de Don Manuel Saurí, 1847), reeditado en 1850 -y notablemente aumentado- por la misma imprenta catalana y más tarde en 1865. Otro, más breve que los anteriores, titulado La niña cortés o lecciones de urbanidad y decoro, para los colegios de señoritas editado en Madrid por la Imprenta de Victoriano Hernando, casa que lo vuelve a reeditar -al menos- en 1863, 1870, 1874, 1882 y 1887.

35Ninguna edición de estos manuales -a excepción del Ramillete de felicitaciones- anuncia en la portada, como era usual, insertar ilustraciones.

36Confirma la ausencia de imágenes, tanto en portada como en el interior, el análisis de una gran parte de estas ediciones que hemos tenido ocasión de revisar en la Biblioteca Nacional. Es también fácil deducirlo por el número de páginas que apenas oscila respecto del original. A lo sumo, alguna edición, como la de 1850 del Tratado [...] para uso de los jóvenes, incluye detalles ornamentales -diversas grecas en las cabeceras de los capítulos, motivos vegetales, distintos tipos de letras...-.

  • 30 Con relativa frecuencia en cubiertas e interiores se recurre a imágenes con claras referencias y a (...)

37El único texto de Codina mimado por el editor que cuida al detalle todos los elementos tipográficos -texto, adornos, imágenes- y utiliza un soporte de calidad, es el Ramillete. El librito se enriquece con una fina decoración ornamental que enmarca todas las páginas y juega con varios tipos de letra; también inserta en la cabecera unos pequeños y variados grabados, casi en miniatura, elaborados con minuciosidad y detalle que delatan la calidad técnica del artista grabador que queda en el anonimato. Un total de 54 grabados preceden a las composiciones poéticas de varios tipos: odas, quintillas, décimas, octavas, cuartetas, romances... La cubierta, sin ilustración, está ribeteada por un fino trazo ondulado. La portada presenta entre los contenidos que identifican el libro, una imagen alegórica representada por una figura femenina, reminiscencia de la cultura simbólica de épocas anteriores30. En definitiva, el Ramillete de felicitaciones representa un prototipo de libro, no habitual para uso de los escolares, que recuerda al libro barroco en cuanto a la simbología de la ilustración y a la profusión del elemento decorativo.

38Reproducimos, como composición curiosa, una Oda compuesta "para dar las gracias al Concurso después de unos exámenes públicos de Instrucción Primaria" y que va precedida de un grabado que representa un conjunto de elementos -bien alegóricos, bien simplemente decorativos-: una careta veneciana, libros, una rama con hojas, nubes...:

"Al ver yo la indulgencia
Con que nuestros errores,
Benévolos Censores,
Sapisteis [sic ] dispensar
Dejad que en nombre mío
Y el de mis comitentes
Las gracias más fervientes
Os venga a tributar.
Y a las demás personas
Que nos han distinguido
Al acto ya finido
Sirviéndose asistir
Este plantel hermoso
De tiernos ciudadanos
Los frutos más lozanos
Un día ostentará".

Y al noble Ayuntamiento
Que le dieron fomento
La gloria tocará.
Nuestro agradecimiento
Humildes les rendimos
Y el gozo que sentimos
No es dado, no, esprimir [sic].
¿Quién mal vosotros digno
De elogios etemales
Celosos Concejales
Ε Ilustre Comisión
¡Loor a vuestro nombre
Por los faustos auspicios
Qué derramais propicios
Sobre la educación!

El Manual de Urbanidad y buenas maneras, para uso de la juventud de ambos sexos y el Compendio del Manual de Urbanidad y buenas maneras de Manuel Antonio Carreño

  • 31 La tirada de esta edición es de 4.000 ejemplares, más sobrantes para reproducción.

39El Manual de Urbanidad y buenas maneras, para uso de la juventud de ambos sexos; en el cual se encuentran las principales reglas de civilidad y etiqueta que deben observarse en las diversas situaciones sociales; precedido de un breve tratado sobre los deberes morales del hombre, fue redactado por un escritor y político venezolano del siglo XIX [1812-1874] y publicado por primera vez en 1853 (Caracas, Imprenta de Carreño Hermanos). Conoce este minucioso manual -no destinado en esta versión amplia al alumnado de las escuelas primarias- numerosas reediciones en castellano a cargo de distintas empresas editoras extranjeras -Caracas, Nueva York, París, México...- hasta la de 1979 que corresponde a la trigésima cuarta edición (Editorial Patria)31. En general, son ediciones cuidadas (nosotros hemos analizado seis ejemplares relativos a distintas ediciones); las cubiertas emplean el color exhibiendo bellas cromolitografías con motivos ornamentales o ilustraciones; las páginas interiores están embellecidas con algunos motivos decorativos en cabeceras y colofones de capítulos, pero no se enriquecen con ilustraciones (fig. 5 y fig. 6).

40El Manual de Carreño pronto fue adaptado por el mismo autor para el uso en las escuelas de ambos sexos con el título de Compendio de urbanidad y buenas maneras, sufriendo una sensible reducción -de las más de trescientas páginas que tenía el Manual quedó limitado a las 121 que tenía la edición de 1867 del Compendio-. La circulación del Compendio de urbanidad de Carreño se extendió hasta casi los años treinta; la última edición registrada es la de 1927 (Barcelona, Hijo de Paluzíe). Conocemos las ediciones de 1903 (Madrid), 1910 (Madrid, Librería de los Sucesores de Hernando), 1923 (Barcelona, Hijo de Paluzíe), 1925 (Segunda edición, Madrid, Librería y Casa Editorial Hernando) y 1927 (Barcelona, Hijo de Paluzíe).

41Mientras la editorial Hernando sólo incorpora alguna pequeña decoración salpicada por el texto-motivos vegetales o figurativos en la cabecera y colofón de los capítulos, la editorial Paluzíe saca al mercado un libro más cuidado; para las cubiertas, en pasta dura, se usan cromolitografías jugando con dos colores y aplicando una bonita y profusa decoración vegetal; el interior se enriquece con 58 cuidados grabados insertados entre el texto, representando, en su mayor parte, escenas de la vida social o privada en consonancia con el contenido literario. Una particularidad de esta edición de Paluzíe es que el elemento plástico está más fundido con el tejido literario que en otros manuales de la misma editorial. Además, en las ilustraciones, tanto en la litografía de la cubierta como en los grabados del interior, figura la firma del ilustrador (un tal Vehil) sacando del anonimato la figura del artista. El final de cada capítulo se decora con pequeños grabados a modo de cul de lampe.

  • 32 Cf. Valeriano Bozal, "Las imágenes de la enseñanza. La enseñanza de la imagen", Revista de Educaci (...)

42Como en otros textos de la editorial Paluzíe, la ilustración juega un papel didáctico de primer orden, complementario al del texto, ya que las imágenes elaboradas (por cierto, ¿quién selecciona los contenidos que se tienen que traducir a imágenes visuales?) para ofrecer en lenguaje plástico ciertas conductas que debe adoptar el niño o la niña, inducen, primero, a la observación detenida del modelo, y luego, a la reproducción de la conducta en situaciones similares o afínes. Y como hemos indicado anteriormente, estas sencillas imágenes son un instrumento muy efectivo para formar sensibilidades y transmitir ideología32.

El Breve tratado de urbanidad para las niñas de Pilar Pascual de Sanjuán

43Una de las pocas autoras de tratados escolares de urbanidad es Pilar de Sanjuán, maestra de primera enseñanza superior y Regente de la Escuela práctica agregada a las Normales de Barcelona, profesional de la enseñanza que tiene en su haber un nutrido número de libros escolares destinados al sexo femenino. Pilar Pascual escribe un Breve tratado de urbanidad para las niñas, publicado por la Imprenta y Librería de Faustino Paluzíe de 39 páginas en formato muy pequeño. La misma empresa editorial lo reedita -al menos- en 1887, 1888, 1918, 1920, 1923 y después, la Imprenta y Editorial Elzeviriana continuará reeditándolo en 1927, 1934 (con el título Nociones de Urbanidad para las niñas, en edición reformada por Faustino Paluzíe), 1941, 1943 y 1954 (Tratadito de urbanidad para las niñas) (fig. 7 y fig. 8).

44Como cabe esperar, el texto ofrece las características formales que adopta para este tipo de obritas la editorial Paluzíe. Todas las ediciones insertan bonitas viñetas en la cabecera de cada página, siguiendo el mismo diseño adoptado para el manual de urbanidad destinado a los niños del propio autor-editor. El tratadido de Pilar Pascual se convierte en una réplica casi exacta, para niñas, del mencionado librito de Paluzíe: formato muy pequeño, las páginas interiores enmarcadas en un suave y fino detalle vegetal, las ilustraciones, de gran belleza plástica, presiden igualmente las cabeceras de las páginas y enriquecen el contenido del texto presentando un eficaz apoyo visual para el aprendizaje de la urbanidad.

45También la vida de ambos manualitos sigue destinos paralelos, prolongándose durante el mismo tiempo en versiones similares en cuanto a formato, texto -con la particularidad propia de cada uno en función de sus destinatarios- e imágenes. Centrándonos en las ilustraciones, las primeras ediciones presentan, con clara intención ejemplarizante, escenas del comportamiento social manifestado por gentes de la alta sociedad, que es la clase social que mejor exhibe, y con más naturalidad, las normas de conducta que se quieren transmitir a los escolares. Las ediciones aparecidas en el franquismo reproducen fielmente, con un estilo gráfico adaptado a los nuevos tiempos, los mismos usos y costumbres, vehículo y reflejo de los valores "tradicionales" que se pretende inculcar a la juventud.

Conclusiones

  • 33 En las sociedades rurales, tradicionalmente la socialización se ha venido haciendo a través de la (...)

46A pesar de que la imagen se puede entender como un elemento básico, o al menos muy importante, para la internalización de las normas del comportamiento social, un aprendizaje que, como hemos indicado, se apoya esencialmente en la observación e imitación de los modelos de referencia que tenga a disposición el sujeto, en este caso el escolar, no llegó a unlversalizarse el aprendizaje escolar de esta disciplina en textos con imágenes. Es más, a tenor de las pocas ediciones de los libros analizados que insertan ilustraciones, podemos afirmar que los escolares del siglo XIX y de principios del XX aprendieron, mayoritariamente, las normas de urbanidad en textos sin apoyo visual, tendencia que fue decreciendo a medida que se avanza en el tiempo. Ello actuó, sin duda, en perjuicio del aprendizaje del código social que se quiere transmitir a los alumnos de primera enseñanza, en su mayor parte procedentes de una clase sociocultural baja, en la que la socialización -la incorporación de las pautas del comportamiento social en el individuo- se ha adquirido tradicionalmente por imitación, mediante el ver, el mirar33 (fig. 10 y fig. 11).

  • 34 Se trata de la Cartilla moderna de urbanidad, editada en Barcelona por la Editorial F. T. D. en 19 (...)

47Es cierto que a medida que pasa el tiempo el elemento icónico adquiere mayor protagonismo en los textos de urbanidad, pero sólo excepcionalmente la imagen juega un papel dominante sobre el texto literario de modo que materiales como la cartilla moderna de los años veinte elaborada a base de viñetas con un escueto texto a pie de imagen citada por varios autores34 -nos recuerda las aleluyas populares- no dejan de ser una excepción. Son muchos los tratados de urbanidad que entrado el siglo XX no insertan todavía ilustraciones (irnos, reediciones de antiguos manuales, otros, libros de nueva factura), o si lo hacen ocupan un lugar muy secundario en el texto y sólo ocasionalmente traducen en imágenes algún contenido literario.

48Podemos establecer dos amplias fases en función del predominio de textos sin y con ilustraciones. Se trata de dos etapas con límites imprecisos dado que el proceso de penetración de imágenes en las obras escolares es progresivo de manera que desde las últimas décadas del siglo pasado se observa una clara tendencia a la producción y uso de libros enriquecidos con imágenes con fines didácticos:

49Una abarca el siglo XIX. En ella proliferan los textos de urbanidad en los que domina el contenido literario, libros que se caracterizan por su aridez y monotonía, propios de la forma catequética que generalmente adoptan. En efecto, lo normal es que en el siglo XIX se estudien los contenidos de urbanidad mecánicamente sin apoyo visual, o aun cuando los tratados incorporen ilustraciones, éstas constituyan un recurso ocasional, sólo empleado en algunos apartados con un fin más decorativo que didáctico. Ello es comprensible en una época en la que el trabajo escolar no implicaba el recurso habitual a la imagen. Sólo la lectura y la escritura reforzaban el aprendizaje, generalmente memorístico, de las normas de urbanidad sin apenas buscar apoyo en la ilustración. Cuando, excepcionalmente, se incorpora el elemento plástico, éste adquiere un protagonismo más bien estético o se limita, a lo sumo, a traducir, escasa y esporádicamente, el contenido literario en imágenes; incluso a veces, ni siquiera existe asociación directa entre la imagen y el texto, clara expresión de la función decorativa que adquiere el elemento icónico en el libro.

50Otra fase se extiende a lo largo del siglo XX. Desde sus inicios -tal vez algo antes-, la imagen adquiere un claro protagonismo en el libro escolar de urbanidad, sin que, a no ser excepcionalmente, adquiera un absoluto predominio sobre el texto literario. Aunque hay que tener en cuenta que siempre se siguen elaborando manuales o trataditos sin ilustraciones -bien como material autónomo, bien formando parte de compendios escolares conocidos como enciclopedias-, la tendencia dominante es a emplear el elemento plástico con mayor profusión, siempre con clara intencionalidad didáctica, pero sin que tampoco el editor olvide su alto valor como motivo decorativo y enriquecedor del libro escolar, un producto editorial cada vez más cuidado en todos los elementos formales tanto en la cubierta como en el interior.

51Podemos avanzar una secuencia en el proceso seguido en la ilustración del manual de urbanidad, según el predominio, nunca la exclusividad, de unas tendencias u otras: marcada presencia del elemento literario; la imagen penetra tímidamente en la producción impresa escolar, adquiriendo una función esencialmente decorativa y motivadora (imágenes extratextuales, elementos decorativos alegóricos, geométricos, vegetales... que enriquecen y embellecen el libro recordando la factura de los libros más antiguos); empleo ocasional de la ilustración al servicio de la transcripción selectiva del contenido literario; el elemento icónico, recurriendo con frecuencia al color, invade cubiertas y portadas de los textos en soportes de alta calidad. El libro se enriquece y se hace más duradero; la imagen, unas veces en negro, otras en color, invade con más frecuencia, el interior del manual, reforzando su valor didáctico.

52Por último apuntemos que la presencia o no de la ilustración en los manuales de urbanidad, en contra de otras opiniones, no se asocia a la brevedad de los mismos. Abundan los ejemplos de escuetos trataditos de urbanidad que incorporan imágenes y de extensos tratados sin ilustraciones; la iconografía se va especializando en el público infantil al que van destinados los textos. Si antes no siempre aparecía la figura infantil en las ilustraciones, más tarde su presencia es obligada para lograr una mayor identificación. Las imágenes no suelen contener texto explicativo, un recurso empleado para orientar la lectura que se tiene que hacer de la imagen o resaltar aquellos elementos, que a juicio del autor, interesa especialmente captar; es muy común, por otra parte, que los modelos visuales que se presentan en los tratados de urbanidad correspondan a la clase social alta puesto que subyace el convencimiento que las buenas maneras deben observarse en las gentes más distinguidas. Desde este punto de vista cabe preguntarse: ¿podrá el niño o la niña de las clases populares identificarse con el modelo que se le ofrece?, ¿las situaciones sociales que se plasman plásticamente son las habituales en esta clase social? Al menos, nos quedan dudas.

1. et 2. Las ilustraciones corresponden a la edición de Teruel (1868). Se comprueba que la portada es sencilla, a un solo color, sin imágenes, si bien se anuncia "el adorno" interior del libro con 26 láminas en las fábulas

3. La mayor parte de las reediciones del Tratadito de Urbanidad para los niños de Esteban Paluzíe y Cantalozella no incorporan ilustraciones. Los únicos elementos decorativos de la primera edición de 1842 son el sello del Colegio propiedad del autor y un pequeño grabado en la cabecera del primer capitulo

4. Algunas ediciones posteriores del Tratadito de Urbanidad de Paluzíe, como la de 1869, insertan bonitas viñetas con profusión de imágenes

5 et 6. La editorial Paluzíe cuida con esmero la ilustración del Compendio de urbanidad y buenas maneras de Carreño. Para la cubierta se usa la técnica litográfica jugando con dos colores. El interior está enriquecido con 58 cuidados grabados insertados entre el texto literario

7. et 8. El «Breve tratado de Urbanidad para las niñas» de Pilar Pascual de Sanjuán, publicado por la Imprenta Paluzíe (1923), inserta bonitas viñetas asociadas al texto en la cabecera de todas las páginas.

9a, 9b et 10. En los aflos veinte, mientras unos textos de urbanidad presentan gran profusión de imágenes (como la Cartilla moderna de urbanidad de la editorial F. T. D., cuya primera edición es de 1927), otros se resisten a incorporar ilustraciones, como es el caso de las Nociones de urbanidad de José Martínez Aguiló (el ejemplar reproducido corresponde a la décimo tercera edición reformada, Barcelona 1923)

Notes

1 Pilar Vélez i Vicente, "La ilustración del libro en España en los siglos XIX y XX", en Historia ilustrada del libro del libro español. La edición moderna. Siglos XIX y XX, ed. por Hipólito Escolar, Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipére, 1996, p. 195.

2 Cf. Antonio Petras Rotger, "Tecnología del libro escolar tradicional: diseño, iconografía y artes gráficas", en Historia ilustrada del libro escolar en España. Del Antiguo Régimen a la Segunda República, ed. por Agustín Escolano Benito, Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 1997, pp. 101-122, y Agustín Escolano Benito, "Texto e iconografía. Viejas y nuevas imágenes", en Historia ilustrada del libro escolar en España. De la posguerra a la reforma educativa, ed. por Agustín Escolano Benito, Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 1998, pp. 125-147.

3 Cf. Juan Carrete Larrondo, "El nuevo arte gráfico. Del grabado de reproducción al grabado libre", en Summa Artis. Historia general del arte, vol. XXXII. El grabado en España (Siglos XIX y XX), Madrid, Espasa Calpe, S. Α., 1988, pp. 7-20; Jesusa Vega González, "I-a estampa culta en el siglo XIX", ibid., pp. 21-243; Valeriano Bozal, "El grabado popular en el siglo XIX", ibid., pp. 245-426; del mismo autor, "Grabado y obra gráfica en el siglo XX", ibid., pp. 609-845; y Francesc Fontbona, "La ilustración gráfica. Las técnicas fotomecánicas", ibid., pp. 427-607.

4 Aunque en todo momento apuesta Carderera por la intuición, especialmente en lo que se refiere a los libros destinados a los más pequeños, insistiendo en que las primeras nociones han de versar principalmente sobre los objetos sensibles que impresionen los sentidos de los niños, no indica todavía la necesidad, ni siquiera la conveniencia, de que los libros incorporen ilustraciones, olvidando la función didáctica de la imagen ya prevista por Comenio. La única alusión al elemento icónico la refiere Carderera a los catecismos, ya que opina que "las verdades abstractas que contienen los catecismos son improporcionadas para atraer y conservar la afición de los niños, y conviene amenizarlas con algunos hechos, y aun poniendo a la vista hechos por medio de estampas" (en Mariano Carderera, voz "Libros escolares", en Diccionario de educación y Métodos de enseñanza, t. III, Madrid, Librería de D. Gregorio Hernando, 3a edición corregida y considerablemente aumentada, p. 475). Carmen Benso ha analizado los criterios generales que Carderera recomienda para la elección y uso de los libros de texto en las escuelas por parte del magisterio en "El libro en los inicios del sistema escolar contemporáneo", Sarmiento. Anuario Galego de Historia da Educación, n° 1, 1977, pp. 77-109.

5 Agustín Escolano, "Texto e iconografía. Viejas y nuevas imágenes", op. cit., p. 124.

6 Cf. Bernat Sureda García, "La producción y difusión de los manuales escolares", en Historia ilustrada del libro escolar en España. Del Antiguo Régimen a la Segunda República, op. cit., pp. 69-100.

7 Juan Carrete, "El nuevo arte gráfico. Del grabado de reproducción al grabado libre", op. cit., p. 9.

8 Yolanda Barriocanal López, El grabado compostelano del siglo XVIII, A Corufla, Fundación Pedro Barrió de la Maza, 1996, p. 21.

9 Cf. Valeriano Bozal, "El grabado popular en el siglo XIX", op. cit. Según este autor, en torno a los cuarenta la actividad editorial que se identifica con el costumbrismo romántico adquiere mayor auge; son los años de la Sociedad Literaria y del editor I. Boix, que publicó algunas de las obras costumbristas más notables enriquecidas con magníficas ilustraciones realizadas mediante la Xilografía a contrafibra, entre las que figuran: Los niños pintados por ellos mismos (1841) Los españoles pintados por sí mismos (1843), la cuarta edición de Escenas matritenses (1845), Doce españoles de brocha gorda (1846) y, en 1859, en Valencia, Los valencianos pintados por sí mismos.

10 Juan Carrete, "El nuevo arte gráfico. Del grabado de reproducción al grabado libre", op. cit. p. 9.

11 Yolanda Barriocanal, op. cit., p. 14.

12 A diferencia de la ilustración gráfica de carácter popular, en la que, según Valeriano Bozal ("El grabado popular en el siglo XIX", op. cit., p. 289), "el ilustrador no es un mero traductor", adquiere su propia "autonomía" de modo que "en la ilustración se crea un género nuevo, capaz de enseñamos a ver el mundo de manera distinta, con otros ojos, con una mirada diferente" como ocurre, por ejemplo, en Los españoles pintados por ellos mismos.

13 En el siglo XIX, el grabado en madera, la Xilografía, recala en los temas costumbristas y satíricos, consiguiendo a veces bellas y sugerentes creaciones plásticas como en Los españoles pintados por sí mismos y Los niños pintados por si mismos, ambos de la editorial Boix, mientras que la litografía difunde la imagen romántica burguesa (cf. Pilar Vélez, op. cit., p. 202). En temas educativos, las láminas cromolitográficas enriquecen algunas publicaciones -muy escasas-, destinadas a un público minoritario con capacidad de adquirir un producto editorial caro, como puede ser el caso de los tres tomos de La educación de la mujer según los más ilustres moralistas e higienistas de ambos sexos del doctor José Panadés y Poblet, editado en Barcelona por la editorial de D. Jaime Seix y Compañía (s/d).

14 Cf. Pilar Vélez, op. cit., p. 214.

15 Carmen Benso Calvo realiza un detallado análisis del contenido de la urbanidad y de la funcionalidad de esta disciplina en el curriculum escolar del siglo XIX y de principios del XX Controlar y distinguir. La enseñanza de la urbanidad en las escuelas del siglo XIX, Vigo, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Vigo, 1997.

16 Jean-Louis Guerefia, "Los manuales de urbanidad", en Agustín Escolano Benito (ed.) Historia ilustrada del libro escolar en España. Del Antiguo Régimen a la Segunda República, op. cit., p. 482.

17 María del Carmen Simón Palmer y Jean-Louis Guerefia, "Manuels de civilité espagnols. XVIII-XXe siècles", Bibliographie des traités de savoir-vivre en Europe, vol. 2, Italie-Espagne-Portugal-Roumanie-Norvège-Pays tchèque et slovaque-Pologne, ed. por A. Montandon, Clermont-Ferrand, Centre de Recherche sur les Littératures Modernes et Contemporaines, Association des Publications de la Faculté des Lettres et Sciences Humaines de Clermont-Ferrand, 1995, pp. 129-188.

18 Ante la falta de libros para las escuelas de primeras letras en España a finales del siglo XVIII, los maestros del grupo de San Ildefonso, protegidos desde la Corte por el Conde de Floridablanca, llevaron a cabo un auténtico programa de elaboración de textos didácticos y libros de lectura, contando entre sus colaboradores con el ilustre canónigo de Zaragoza D. Juan Escoiquiz. Cf. Julio Ruiz Berrio, "La enseñanza de la lectura de la Ilustración al Liberalismo. Métodos, libros y materiales", en Agustín Escolano (ed.) Historia ilustrada del libro escolar en España. Del Antiguo Régimen a la Segunda República, op. cit., p. 215.

19 En opinión de Julio Ruiz Berrio (op. cit., p. 215), a finales del siglo XVIII se produce una irrupción notable de libros de lectura con destino a las escuelas, de los que el libro más frecuente fue el relativo a la urbanidad.

20 Nos referimos a la 15a edición, "adicionada en verso, y adornada con viñetas para su completo realce" (Valladolid, Imprenta de J. M. Lezcano y Roldán; Cuenca, Imprenta de Pedro Mariana, 1854, 240 p.), a una "nueva edición corregida y adornada con grabados" (Málaga, Imprenta y Librería de Martínez Aguilar, 182 p.), a la edición de 1868 (Teruel) "adornada con 16 láminas en las fábulas" y a otra "nueva edición corregida e ilustrada con viñetas", Madrid, s. f. Cf. María del Carmen Simón Palmer y Jean-Louis Guereña, "Manuels de civilité espagnols XVIII-XXe siècles", op. cit., pp. 137-138. La edición que corresponde a Madrid la hemos localizado en la Biblioteca Nacional.

21 Con relativa frecuencia se observa que un mismo grabado se emplea para el enriquecimiento visual de libros distintos, lo que prueba el mercado de los tacos grabados por un artista al servicio de distintas imprentas locales. Queda lejos aún el artista asociado a una determinada imprenta o casa editorial. Este fenómeno también ha sido constatado por Yolanda Barriocanal (El grabado compostelano del siglo XVIII, op. cit.) en relación con la literatura popular en Galicia.

22 En la edición de Hernando (1926) se lee la siguiente advertencia del traductor (Juan Escoiquiz) que nos indica los objetivos con los que se elabora y publica esta obra: "La suma falta que hace en nuestras escuelas de primeras letras un buen libro de lectura, me ha movido a traducir esta obrita, que para el mismo fin se usa con aplauso en otro Reino católico; pero las circunstancias de la Nación y de los tiempos no son las mismas, he añadido y omitido muchos capítulos, y variado infinito el original para acomodarse a ellas...".

23 En la actualidad ha sido reeditado por la Editorial Plaza-Janés, con prólogo de Luis Carandel (Barcelona, Plaza & Janés Editores, 1998).

24 Agustín Escolano pone de relieve que los primeros editores en el mundo impreso escolar son, al mismo tiempo, autores, impresores y libreros, hasta surgir más tarde las modernas empresas editoriales de carácter familiar especializadas en el libro escolar (cf. Agustín Escolano, "El libro escolar en la Restauración", en Historia ilustrada del libro español. La edición moderna. Siglos XIX y XX, ed. por Hipólito Escobar, Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Editorial Pirámide, 1996, pp. 364-367).

25 Ma del Carmen Simón Palmer y Jean-Louis Guereña han adoptado el criterio de diferenciar ambos textos registrándolo por separado ("Manuels de civilité espagnols. XVIIIe-XXe siècles", op. cit., pp. 146-147). Nosotros no hemos tenido oportunidad de contrastarlos puesto que sólo hemos localizado varias ediciones del Tratadito. No obstante, el que ambos tengan la misma extensión -sobre treinta páginas- nos hace pensar que se trata del mismo manual.

26 Jean-Louis Guereña menciona una edición previa, de 1859, ya enriquecida con viñetas en su trabajo "Los manuales de urbanidad" (op. cit., p. 488).

27 Nos referimos concretamente al Breve tratado de urbanidad para las niñas de Pilar Pascual de Sanjuán editado por la misma Imprenta de Paluzíe que, como se indicará más adelante, tuvo igualmente una gran aceptación entre los colegios de niñas.

28 Agustín Escolano Benito, "Texto e iconografía. Viejas y nuevas imágenes", op. cit., p. 128.

29 Esta adaptación fue editada en Barcelona por la Librería de Juan y Antonio Bastinos, Editores en 1889. Cf. Ma del Carmen Simón Palmer y Jean-Louis Guereña, op. cit., p. 146. Actualmente, la editorial Plaza y Janés ha sacado al mercado una edición de este manual -siguiendo la edición de 1898- con prólogo de Amando de Miguel (Barcelona, 1998).

30 Con relativa frecuencia en cubiertas e interiores se recurre a imágenes con claras referencias y alusiones simbólicas, reflejo de una cultura que va siendo abandonada paulatinamente. Sobre este tema remitimos a dos trabajos presentados en este Coloquio por Federico Gómez, "El laberinto: emblema de educación" y Antonio Viñao, "Iconografía y educación: las representaciones iconográficas del término educación y otros afines".

31 La tirada de esta edición es de 4.000 ejemplares, más sobrantes para reproducción.

32 Cf. Valeriano Bozal, "Las imágenes de la enseñanza. La enseñanza de la imagen", Revista de Educación, Madrid, n° 296, 1991, p. 217.

33 En las sociedades rurales, tradicionalmente la socialización se ha venido haciendo a través de la imitación. Como indica Josette Borderies Guerefia ("Niños y niñas en familia", en Historia de la infancia en la España contemporánea 1834-1936, ed. por José María Borrás Llop, Madrid, Ministerio de Asuntos sociales - Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 1996, p. 53), "en las familias se hablaba poco entre padres e hijos, casi todo el aprendizaje de las técnicas se basaba en la mirada y en la imitación de los ademanes. Ese silencio explicaba la importancia del papel de los abuelos que servían de mediadores privilegiados en los conflictos entre padres e hijos". Sin olvidar que más tarde tuvo también un papel importante la transmisión oral en el modelo de familia troncal o nuclear.

34 Se trata de la Cartilla moderna de urbanidad, editada en Barcelona por la Editorial F. T. D. en 1927 (primera edición), de la que se hacen eco Jean-Louis Guereña ("Los manuales de urbanidad", op. cit., pp. 486-487) y Agustín Escolano ("El libro escolar en la Restauración", op. cit., p. 359). Recientemente se dispone de una edición facsímil (Edelvives, 1999) de la destinada a niños.

Table des illustrations

Légende 1. et 2. Las ilustraciones corresponden a la edición de Teruel (1868). Se comprueba que la portada es sencilla, a un solo color, sin imágenes, si bien se anuncia "el adorno" interior del libro con 26 láminas en las fábulas
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5691/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 226k
Légende 3. La mayor parte de las reediciones del Tratadito de Urbanidad para los niños de Esteban Paluzíe y Cantalozella no incorporan ilustraciones. Los únicos elementos decorativos de la primera edición de 1842 son el sello del Colegio propiedad del autor y un pequeño grabado en la cabecera del primer capitulo
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5691/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
Légende 4. Algunas ediciones posteriores del Tratadito de Urbanidad de Paluzíe, como la de 1869, insertan bonitas viñetas con profusión de imágenes
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5691/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 401k
Légende 5 et 6. La editorial Paluzíe cuida con esmero la ilustración del Compendio de urbanidad y buenas maneras de Carreño. Para la cubierta se usa la técnica litográfica jugando con dos colores. El interior está enriquecido con 58 cuidados grabados insertados entre el texto literario
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5691/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 843k
Légende 7. et 8. El «Breve tratado de Urbanidad para las niñas» de Pilar Pascual de Sanjuán, publicado por la Imprenta Paluzíe (1923), inserta bonitas viñetas asociadas al texto en la cabecera de todas las páginas.
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5691/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 848k
Légende 9a, 9b et 10. En los aflos veinte, mientras unos textos de urbanidad presentan gran profusión de imágenes (como la Cartilla moderna de urbanidad de la editorial F. T. D., cuya primera edición es de 1927), otros se resisten a incorporar ilustraciones, como es el caso de las Nociones de urbanidad de José Martínez Aguiló (el ejemplar reproducido corresponde a la décimo tercera edición reformada, Barcelona 1923)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5691/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 998k

Auteurs

Universidad de Vigo

Universidad de Vigo

© Presses universitaires François-Rabelais, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540