Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Image et transmission des savoirs dans les mondes hispaniques et hispano-américains

 | 
Jean-Louis Guereña

II. Du manuscrit au livre. Symboliques et emblématiques

Iconología y educación: notas sobre las representaciones iconográficas de la educación y otros términos afines

Antonio Viñao Frago

Texte intégral

  • 1 Régis Debray, Vida y muerte de la imagen. Historia de la mirada en Occidente, Barcelona, Paidós, 19 (...)
  • 2 Italo Calvino, Seis propuestas para el nuevo milenio, Madrid, Siruela, 1989, p. 101.

1La historia de las imágenes va unida a la de las maneras de mirar1. La primera abarca, como mínimo, dos aspectos relacionados entre sí: la de sus modos de producción y conservación y la de sus modos de transmisión. La de la mirada o maneras de ver viene determinada por ambos aspectos, así como por otros dos, asimismo relacionados: la educación visual y "la imaginería de cada época": es decir, los modos en los que los seres humanos han sido mentalmente formados para conocer y leer las imágenes y signos gráficos y el conjunto de imágenes y signos a su disposición en cada momento2. Dado que el pensamiento es siempre, en una parte importante, pensamiento visual -no hay modo de pensar sin que la mente evoque, en algún momento, algún tipo de imagen-, este conjunto de imágenes disponibles constituirá el repertorio de las que serán inevitablemente pensadas. De ahí la importancia educativa de la imagen, su poder conformador de la mente.

  • 3 Serge Gruzinski, La guerre des images de Christophe Colomb à Blade Runner (1492-2019), Paris CNRS 1 (...)
  • 4 Por ejemplo, la educación de la Virgen cuya representación iconográfica, popularizada a partir del (...)

2Pese a ello, los historiadores de la educación, con unas pocas excepciones, no nos hemos preocupado ni por los usos educativos de la imagen en las sociedades no alfabetizadas, de alfabetización restringida o de alfabetización generalizada -es decir, por la interacción entre oralidad, escritura e imagen-, ni por la "guerra de las imágenes"3, o sea, por los intentos de imposición de una imagen o representación sobre otra en relación con un hecho o cuestión, los conflictos originados, los sincretismos producidos y el uso propagandístico y colonizador de las mismas. Este doble poder signifícador -que dice algo- y conformador de la imagen es el que explica los intentos de regular e imponer unos determinados criterios en relación con las representaciones iconográficas de determinados objetos, personajes e ideas. Estas regulaciones e imposiciones pueden producirse por vía de hecho -la exposición continua y repetida de una imagen termina por admitirse como el modo más adecuado de representación- o por medio de textos en los que se establece cuáles son los modos correctos e incorrectos de representación a los que deben sujetarse aquellos que producen imágenes. Tanto en uno como en otro caso, el resultado es el mismo: el establecimiento de unas pautas iconográficas, alegorías o símbolos cuya significación compartida se difunde e impone frente a otras posibles. Estas pautas iconográficas establecen no sólo cómo representar determinados personajes o escenas de su vida4, sino también qué objetos, personajes o símbolos utilizar para representar determinados sentimientos, virtudes, vicios, pecados, artes liberales o disciplinas académicas, por citar algunos de los aspectos más usuales o significativos desde la perspectiva educativa. En este trabajo, daré cuenta, primero, de aquellos personajes y objetos más comúnmente propuestos y utilizados para representar conceptos e ideas relacionadas con la educación, y, después, de aquellos otros asimismo propuestos y utilizados para representar la palabra "educación". Con ello, trataré de mostrar no sólo las pautas iconográficas relativas a ambos aspectos, sino también las diferentes concepciones que están detrás de unas y otras representaciones.

Iconografía y educación: personajes y objetos

3¿Qué personajes y qué objetos han sido propuestos y utilizados por pintores, escultores y dibujantes para representar la sabiduría, la ciencia y, por extensión, otras habilidades y saberes?

  • 5 Sobre los orígenes y fuentes de la cultura simbólica en Occidente durante los siglos XVI y XVII (la (...)
  • 6 Guy de Tervarent, Attributs et symboles dans l'art profane, 1450-1600. Dictionnaire d'un langage pe (...)

4Durante el Renacimiento, por ejemplo, destacan dos personajes procedentes de la mitología clásica5: Mercurio y Minerva. Mercurio, "el más ingenioso de los dioses", representa en la iconografía renacentista unas veces la habilidad, otras la elocuencia -el dios de la palabra-, otras la razón y otras, por último, la guía de las almas. El motivo de estas dos últimas atribuciones se halla en su consideración, en la antigüedad clásica, como educador y legislador ("Mercurio, tú que modificas las costumbres feroces de los hombres y les das nuestra civilización": Horacio, Odas, I, 10, versos 2-3). Minerva representa, asimismo, la prudencia y la sabiduría y, por extensión, la virtud y la filosofía, bien por ella misma, bien por medio de alguno de sus atributos (la lanza, el escudo, la rama de olivo, el carro tirado por unicornios, la lechuza o la serpiente)6.

  • 7 Ibid., pp. 128-129.
  • 8 Ibid., p. 356.
  • 9 Ibid., pp. 372-373.
  • 10 Ibid, pp. 84-85 y 389-391.

5Los objetos tenían su origen en la mitología y literatura clásicas o en la Biblia. Los ya mencionados (la lanza, el escudo, la rama de olivo, el carro tirado por unicornios) adquieren su significación simbólica no por sí mismos, sino por su relación con Minerva, diosa de la sabiduría. Otros (la corona de laurel) por ser atributo de Apolo y, por extensión, de los poetas y de la virtud7. El sol y, con él, la luz del día van unidos a la verdad, la claridad y la sabiduría en la literatura clásica (Ovidio). De ahí su utilización, con este significado, por los artistas del Renacimiento8. El recurso a la cabeza de hombre con cuatro orejas para representar la sabiduría procede también del mundo clásico. Su origen se halla en un proverbio griego -"Escucha aquel que tiene cuatro orejas"-, retomado por Erasmo en sus Adagios, que indica cuan conveniente es escuchar a las personas con experiencia y, en especial, a los viejos9. Otras representaciones simbólicas de este mismo concepto son una buena muestra del sincretismo religioso entre el mundo clásico y el cristiano. El carro de la sabiduría de Minerva podía convertirse en el carro de la Iglesia, depositaría de la misma, con sólo poner en manos de su portadora las llaves de San Pedro, y el tronco quebrado en el que reverdece una rama cuyo origen lejano puede encontrarse en la parábola de la higuera estéril (Mateo, 21, 19), se convierte en el Renacimiento en "un elemento constante en las alegorías que exaltan el culto a la virtud, la sabiduría y las satisfacciones del espíritu por contraposición a los placeres vulgares" tras ser utilizado, junto con la figura de Minerva, para simbolizar a la justicia que en la iconografía medieval se había representado con una figura femenina entre un árbol floreciente y otro seco10.

  • 11 Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de símbolos, Barcelona, Herder, 1986, p. 644.
  • 12 Louis Réau, Iconographie de l'art chrétien, Paris, P. U. F., 1959, t. IIΙ-III, p. 1517.
  • 13 Sobre las representaciones iconográficas del libro y la lectura en los siglos XVI al XVIII, cf. Rog (...)
  • 14 Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de símbolos, op. cit., p. 645.

6No obstante, el objeto que, por excelencia, representa la ciencia y la sabiduría, tanto en el arte sacro como en el profano, es el libro11. Pero el libro, como atributo o como símbolo, posee diversos usos y significados. Unas veces, en el arte cristiano, es un atributo que acompaña a Dios-padre o hijo (un libro con las letras griegas alfa y omega), a la figura de Cristo enseñando, a los evangelistas, a algunos apóstoles, a Pablo de Tarso, a los Padres y Doctores de la Iglesia y a personajes destacados por su erudición y escritos12. En el arte profano el libro es también utilizado, unas veces, como objeto de referencia o contextual que acompaña, en los retratos, a los hombres de ciencia, literatos, profesores, abogados, altos funcionarios, clérigos o personas profesionalmente relacionadas con el mundo de la cultura escrita, y, en otros casos, como objeto de ostentación que indica un determinado status social o nivel de riqueza13. El libro o los libros, fuente de sabiduría y símbolo del universo y de la revelación o mensaje divino, puede ser también, junto a la calavera y el reloj, símbolo de vanidad, del pasado y de la muerte: por ejemplo, en la casi totalidad de los cuadros que con el título de "Vanitas" se pintaron durante el siglo XVII. El libro, como objeto simbólico ofrece, en sí mismo, diversas posibilidades y significados. El libro cerrado, que "conserva su secreto", significa "la materia virgen"; si "está abierto, la materia fecundada" a disposición de quien lo "escruta"14. Dos libros contrapuestos, uno al lado del otro, pueden representar dos mundos en oposición. En la disputa entre los escribas y Jesús en el templo, los primeros tienen un "rotulus" o libro en forma de rollo y el adolescente (12 años) un códice o libro manuscrito. El rollo significa el orden y saber antiguos -la antigua ley- y el códice el orden nuevo -los Evangelios-. Asimismo, en el cuadro de Van Gogh titulado "La Biblia" (Van Gogh Museum, Amsterdam), el motivo aparente son dos libros sobre una mesa. Uno, en folio mayor, la Biblia abierta por Isaías, 59, que ocupa todo el centro y la mayor parte del cuadro, representa el mundo de su padre, un pastor protestante. El otro, en una esquina de la mesa, cerrado, de tamaño 4 °, ajado por el uso, "La joie de vivre" de Émile Zola, es su mundo, el del pintor.

  • 15 Guy de Tervarent, Attributs et symboles dans l'art profane, 1450-1600, op. cit., pp. 248-252.
  • 16 Edward A. Maser (éd.), Cesare Ripa. Baroque and Rococo Pictorial Imaginery. The 1758-1760 Hertel Ed (...)

7El libro por último -ya desde la Edad Media y, en todo caso, desde el Renacimiento- es un atributo y símbolo utilizado en la representación de ciertas virtudes -la sabiduría, la prudencia, la justicia, la verdad-, del saber en general, de buena parte de las disciplinas académicas y artes liberales -la gramática, la retórica, la elocuencia, la filosofía, la música, la historia-, de sus musas -Calíope, musa de la poesía épica, y Clio, de la historia-, o incluso de ciertos sentimientos como la melancolía15. De ahí, por ejemplo, que en la edición de la Iconología de Ripa, realizada por Hertel en 1758-1760 en Augsburg, con ilustraciones del pintor Gottfried Eichler el joven, el libro figurara, junto a otros objetos, en las representaciones alegóricas de la Academia, la Doctrina, la Fe, la Historia, la Memoria, la Lógica, la Reflexión, la Invención, el Saber, la Imitación, la Gramática, la Música, la Medicina, la Geometría, la Mecánica, la Astrología, la Pintura y la Filosofía16.

Iconografía y educación (II): representaciones de la palabra educación y otros términos afines

  • 17 Horapolo, Hieroglyphica, Edición a cargo de Jesús Ma González de Zárate, Madrid, Akal, 1991, p. 114

"[Los egipcios] para escribir'educación', pintan un cielo que deja caer rocío, indicando que, como el rocío al caer se extiende a todas las plantas y hace tiernas a las que pueden enternecerse por naturaleza, y a las que por su propia naturaleza permanecen duras es imposible que les suceda lo mismo que a las demás, así también respecto a los hombres se presenta la educación, que el bien dotado toma rápidamente y el inepto es imposible que haga lo mismo"17 (figura 1).

  • 18 Jesús Ma González de Zárate, "Introducción", en Horapolo, Hieroglyphica, op. cit., pp. 7-8.
  • 19 Ibid., pp. 30-34.
  • 20 Julián Gállego, Visión y símbolos en la literatura española del Siglo de Oro, op. cit., pp. 37-42.

8El original de los Hieroglyphica de Horapolo, del que procede este texto, se desconoce. Se discute, asimismo, la autoría y fecha de composición de la versión griega, descubierta en 1419, aunque lo más probable es que su autor fuera Horapolo, el filósofo, que vivió en tiempos de Zenón, es decir en la segunda mitad del siglo V d. C.18. Su primera impresión, por Aldo Manucio, en Venecia en 1505 fue seguida de otras -se conocen 18 ediciones y reimpresiones, con traducciones al francés, alemán e italiano, durante el siglo XVI, otras tres ediciones del siglo XVII, una del XVIII y dos del XIX-19, entre las que destacan las de Basilea por J. Frobenius, en 1518, con ilustraciones al estilo de Holbein, y la greco-latina de Paris de 1551, con estampas a la manera de Durero. Esta obra, breve y elemental, en la que se "explica el sentido oculto" de 189 jeroglíficos -en aquella época considerados expresión de "la oculta sabiduría de los faraones" y objeto, por tanto, de "interpretaciones esotéricas"- "entusiasmó a Florencia, luego a Italia, por fin a Europa entera", e influyó, entre otros textos, en los Emblemata de Alciato (1531) y los Hieroglyphica de Pierio Valeriano (1556), dos de los libros más conocidos y utilizados en el arte y en la literatura emblemática y simbólica20.

  • 21 Guy de Tervarent, Attributs et symboles dans l'art profane, op. cit., p. 325.
  • 22 Cesare Ripa, Iconología, Milano, TEA, 1992, pp. 109-110 (edición a cargo de Piero Buscaroli que rep (...)
  • 23 Jesús M a Gonzalez de Zárate, comentarios al jeroglífico "educación" de los Hieroglyphica de op. ci (...)

9No importa que la significación atribuida por Horapolo al rocío, entre los egipcios, no fuera históricamente correcta. Lo que importa es la significación simbólica que él le atribuyó, el uso posterior de este simbolismo-por ejemplo, en el grabado de Durero, "El arco del triunfo de Maximiliano I", en el que el rocío desciende sobre el emperador21, o en la representación de la Doctrina en la primera edición ilustrada de la Iconología de Ripa, la de 1603 (figura 2), o en la de Hertel de 1758-1760 (figura 3), con expresa referencia a Horapolo como fuente inspiradora de esta interpretación del uso iconográfico del rocío entre los egipcios22-, o de la comparación entre el rocío y la educación -por ejemplo, en obras clásicas de la literatura emblemática como las de Horozco (1589), Covarrubias (1610), Saavedra Fajardo (1642) o Carnerario (1668)23-, y, sobre todo, la concepción o idea de la educación que reflejaba. Una concepción-interpretación en la que bajo el manto de la igualdad formal -el rocío desciende para todas las plantas por igual- asigna la responsabilidad de sus efectos a las diferentes dotes o disposiciones naturales de los seres humanos, en unos casos maleables, es decir, educables y, en otros, rígidos y endurecidos, o sea, incapaces por naturaleza de aprovechar los beneficiosos efectos de la educación o, si se prefiere, no educables.

  • 24 Juan Eduardo Cirlot, Diccionario de símbolos, Barcelona, Editorial Labor, 1969, pp. 401-402.
  • 25 Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de símbolos, op. cit., pp. 52-60, de las que procede (...)

10El uso simbólico del rocío para representar la educación no precisaba, sin embargo, tales versiones anticipativas de la ideología de los dones naturales. El rocío, en efecto, como "todo lo que desciende del cielo", tiene, en la cultura simbólica, un "carácter sagrado", además de estar asociado, en su condición de "precursor de la aurora y del día", a "la idea de la luz" y a "la iluminación espiritual"24. El rocío también es agua. Y el agua es, en diferentes culturas, "fuente de la vida, medio de purificación y centro de regeneración", símbolo de "fecundidad y fertilidad", "signo y símbolo de bendición", así como de "la vida espiritual y del Espíritu". El rocío, en cuanto agua, posee además una naturaleza distinta a la de la lluvia. Esta última es "semilla uránica que viene a fecundar la tierra: masculina, pues, y asociada al fuego del cielo". El "agua primera", el rocío, "que nace de la tierra y del alba blanca, es femenina: la tierra está aquí asociada a la luna como símbolo de fecundidad consumada, tierra preñada de la que sale el agua para que, iniciada la fecundación, la germinación tenga lugar"25.

11Esta referencia a la naturaleza femenina del rocío no es extemporánea. Guarda, por el contrario, una relación estrecha con la representación iconográfica de la educación, y otros términos afines, mediante su personificación en una figura humana. La educación, y dichos términos, se representan, casi siempre, mediante un personaje femenino, una mujer joven o madura, pero de buen porte y cierta belleza. Esta pauta general posee, sin embargo, sus excepciones en ambos sentidos. Así, por ejemplo, la Ignorancia de Ripa está también representada por "una mujer bastante vieja y fea con una cara gruesa y deforme, vestida con una tela de oro y gemas, que lleva en su cabello una corona de amapola", y la Instrucción (figura 4) -no exactamente la educación- por:

"Un hombre de aspecto grave y venerable con largas togas académicas adornadas de piel: un erudito que enseña las cosas sabias que conducen a la virtud. El espejo que sostiene significa que un hombre debe observar sus propias acciones para que estas sean acordes con las de sus colegas. El lema que está encima dice:'Mira en el espejo y serás feliz' -en otras palabras: conócete a ti mismo-".

  • 26 Edward A. Maser (éd.), Cesare Ripa. Baroque and Rococo Pictorial Imaginery, op. cit., láminas 142 y (...)

12El acontecimiento -"fatto"-, tomado de Diógenes Laercio y escenificado al fondo de la lámina, tras el personaje que representa la Instrucción, muestra a Antigono II de Macedonia "en una biblioteca principesca con corona y turbante, sentado junto a una mesa, en profunda discusión con dos sabios vestidos con túnicas. El coronado de laurel es sin duda el gran filósofo estoico Zenón de Citia". La escena incluye un texto en su parte superior -"Inspice cautus eris": "Observa y serás cauto"- y otros dos, fuera de ella. Uno en latín en la parte superior de la página -"Tam rerum causas quam quid natura docebat, instructus Musis percipit Antigonus": "Antigono, enseñado por las Musas, estudia no sólo las causas de las cosas, sino también lo que la naturaleza enseña"-, y otro, en aleman, en su parte inferior -"Antigonus aus lehr begier, Zenonis Unterricht sucht tur": "Antigono, por ansia de saber, busca la enseñanza de Zenón"-26.

  • 27 Ibid., lámina 182.

13Lo mismo sucede con la Inteligencia o Intelecto, representado por "un guapo joven de pelo rubio rizado, vestido con una tela de oro" tras el cual, en altos pedestales, se hallan los bustos de Apolo y Minerva, cuyo acontecimiento muestra a Demócrito conversando con Protágoras27.

  • 28 Alciato, Emblemas, Madrid, Akal, 1985, pp. 220-230.
  • 29 Jesús María González de Zarate (ed.), Emblemas regio-políticos de Juan de Solórzano, op. cit., pp. (...)

14No siempre, pues, se acudía a personajes femeninos para representar la educación u otros términos afines. En los emblemas dedicados por Alciato (1531) a la ciencia (emblemas 179 a 186), son personajes masculinos tomados de la mitología clásica (Hércules, Mercurio) los que representan la elocuencia28. En los de Solórzano Pereira (1653), relativos a la educación del príncipe, los personajes a los que se recurre o a los que se alude por medio de objetos -simismo tomados del mundo y mitología clásica- son, salvo Minerva, masculinos (Licurgo, Júpiter, Hércules, Mercurio, Apolo)29. No podemos decir, en estos casos, que estos personajes sean representaciones de la educación, pero sí que son aquellos utilizados para hablar, por medio del lenguaje emblemático, de la educación.

  • 30 Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de símbolos, op. cit., pp. 148-149.
  • 31 Esta relación reproduce, por orden alfabético, todos aquellos términos que, según el Diccionario de (...)
  • 32 Ibid., p. 589.

15Teniendo en cuenta estas excepciones -u otras similares que pudieran hallarse- puede decirse que la educación -y otros términos o ideas afínes- se representa por lo general mediante un personaje femenino. Son varias las fuentes e influencias que explican esta personificación femenina de un espacio social, el educativo, exclusivamente masculino hasta nuestro siglo (cabría hacer una indagación similar en otros espacios sociales, como la política o la justicia, también exclusivamente masculinos hasta este siglo, pero representados por figuras femeninas, o sobre el predominio de lo femenino en las representaciones alegóricas). Una, ya mencionada, es la figura de Atenea-Minerva, hermana de Apolo y diosa de la "fecundidad", la "sabiduría", la "fertilidad", el "ingenio", la "verdad" y la "inteligencia activa e industriosa", e "inspiradora de las artes civiles, agrícolas, domésticas y militares"30. Otra, de índole general, está asociada a la cadena o red de términos relacionados entre sí y con lo femenino (agua, alas, aliento, árbol, concha, fuente o manantial, leche, lechuza, luna, luz, lluvia, madre, mar, matriz, miel, olivo, paloma, perla, placenta, plata, rocío, seno, tierra, trigo, vaca, virginidad)31, que representan o están relacionados con las ideas de luz, iluminación, transparencia, purificación, regeneración, curación, transformación, crecimiento, iniciación, nacimiento, alumbramiento, fecundidad, fertilidad, alimento espiritual, espíritu y pureza, todas ellas con connotaciones educativas. Unas connotaciones que explican, asimismo, el que la Iglesia, "Mater et magistra" y "esposa de Cristo", fuera representada o vista como una mujer32, y que reflejan, en todo caso, una concepción espiritual, transformadora, iluminativa y regeneradora de la educación.

  • 33 Edward A. Maser (éd.), Cesare Ripa. Baroque and Rococo Pictorial Imaginery, op. cit.
  • 34 Ibid., lámina 7.

16Esta preferencia por la personificación femenina, en sus diferentes modalidades, se aprecia en toda su amplitud en la ya citada edición, de 1758-1760, de la Iconología de Ripa, en especial en lo que a las disciplinas académicas se refiere33. La vestimenta, aderezo y objetos que acompañan a cada figura se corresponden con la idea que representan y muestran, en ocasiones, la red o cadena de símbolos de naturaleza predominantemente femenina antes descrita. Por ejemplo, en el caso del Agua personificada por "una bella mujer con ropajes azules transparentes que caen plegándose como olas, perlas en su cabello y muñecas y un collar de conchas y coral alrededor del cuello"34.

  • 35 Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de símbolos, op. cit., p. 192.
  • 36 Ibid, láminas 23, 83, 84, 122, 136 y 182 a 198, respectivamente.

17Las referencias a la vestimenta apropiada prueban el predominio y generalización, en la iconografía educativa, de una figura de mujer, casi siempre joven, vestida con un amplio y largo traje luminoso -con preferencia blanco, un color vinculado a la iluminación y los ritos de iniciación35- de corte clásico. La Academia es representada por "una mujer joven, ricamente vestida, que lleva una corona y está sentada sobre un trono levantado sobre un estrado". En este caso "su ropaje multicolor representa las diversas ciencias y ramas del saber estudiadas en una academia" (figura 5). La Doctrina está personificada por "una mujer sentada, de edad madura, vestida de púrpura iridiscente (como un pavo real) con un libro abierto en su regazo" (figura 3). La Fe es "una mujer vestida de blanco que lleva un yelmo y está de pie sobre un pedestal bajo leyendo un libro que mantiene en una mano". La Historia es "una mujer vestida de blanco que, erguida, descansa un pie sobre un bloque cuadrado de piedra y mira hacia atrás". La Sabiduría "es una bella mujer vestida con ropajes de blanco y turquesa, con el símbolo del sol en el pecho" (figura 6). La Poesía está representada por "una figura femenina de amplios pechos" sentada "sobre un elaborado trono rococó" y "vestida con ropajes clásicos cuya tela es azul y está cubierta de estrellas". La Lógica es "una figura femenina (...) vestida de blanco con un manto de muchos colores". La Imaginación, "una bella mujer ricamente vestida, con alas, que lleva una pluma en su cabello". La Reflexión o Meditación, "una mujer madura de apariencia seria, vestida sombría y simplemente con una larga túnica y pensativamente sentada sobre un montón de libros". La Invención, "una guapa mujer vestida de blanco, con alas en las sienes que está sentada sosteniendo un lápiz mientras, con la otra mano, señala el'fatto'". El Saber o Ciencia "es una mujer de aspecto serio que lleva ropajes majestuosos y una diadema con alas en su cabeza, sentada sosteniendo un espejo". La Física "es una mujer con ropaje clásico sentada junto a una mesa en la que hay varios aparatos para hacer experimentos". La Imitación "es una mujer con ropaje clásico que lleva una diadema dentada, y que está de pie sosteniendo una máscara y un pincel con una mano mientras señala una clase de arte al natural con la otra". La Gramática "es una mujer descalza con largos ropajes" que "mantiene una espuela y una lima de hierro en una mano mientras riega unas plantas con una jarra que sujeta con la otra". La Música "es una mujer joven y bella, ricamente vestida, que está leyendo un partitura que ha estado escribiendo con una pluma de ave que tiene en su mano". La Medicina "es una hermosa mujer con una vestimenta clásica de color verde y una corona de laurel en su cabeza". La Geometría "es una figura femenina sentada con un ropaje amplio que lleva una funda con lápices colgada de su cinturón y mira un plano topográfico que le mantiene un niño". La Mecánica "es una mujer alta, de edad madura, vestida con ropajes largos y amplios, que se apoya en unos bloques de construcción y descansa su codo en un libro que está sobre ellos". La Astrología "es una mujer alada, vestida de azul con una corona de estrellas en la cabeza que está sentada junto a una mesa sobre un estrado". La Pintura "es una mujer muy bella vestida con ropajes multicolores". La Filosofía, por último, "es una mujer de noble y venerable aspecto, que está de pie sobre el globo del mundo, y que lleva en su cabeza alas y un globo del universo"36.

  • 37 Adita Allo Manero, "Introducción", en Cesare Ripa, Iconología, Madrid, Akal, 1996, pp. 17-19 (graba (...)
  • 38 Ibid., pp. 24. 34, donde se mencionan 14 ediciones del siglo XVII y 7 del XVIII
  • 39 Ibid., p. 19.

18Esta personificación femenina de la educación -y de otros términos con ella relacionados- terminaría imponiéndose bien a través de los manuales o tratados de iconología, bien, por vía de hecho, como una pauta generalmente admitida. En este sentido, la obra de Ripa ejerció una notable influencia en la pintura, la escultura y la medallística de los siglos XVII y XVIII, así como en el mundo de la fiesta efímera -política, religiosa, popular- y el teatro37. Fue profusamente editada y reimpresa durante dichos siglos en su idioma original, en italiano, así como en francés, alemán, inglés y holandés, si bien con adiciones y variantes38. Influyó, además, en otros libros posteriores escritos asimismo para servir de guía a artistas y escritores en sus representaciones alegóricas, tales como, en el siglo XVII, los Jeroglíficos Morales (1626) del P. Vicenzo Ricci o la Bibliothecae Alexandrinae Icones Simbolicae (1626-1628) de Cristóforo Giardi39 o incluso, en el siglo XVIII, en el Dictionnaire iconologique (1779) de Honoré Lacombe de Prezel o la Iconologie (1791) de Gravelot y Cochin. Es justamente a través de estos dos últimos libros, elaborados en un contexto diferente, el de la Ilustración, como pueden seguirse las huellas de la influencia de la Iconología de Ripa hasta al menos el siglo XIX.

  • 40 M. M. Gravelot y Cochin, Iconologie par Figures ou Traité complet des Allégories, Emblemes & c. Ouv (...)
  • 41 Adita Allo Manero, "Introducción", op. cit. p. 21.

19La publicación, en 1791, de la Iconologie de Gravelot y Cochin40 significó, en efecto, el predominio de la intención moralizante -educadora- en las representaciones alegóricas, así como del deseo de claridad frente a "las imágenes misteriosas" de significado impenetrable. Ello supuso, asimismo, el predominio de las representaciones "fáciles de entender" que convirtieron "la alegoría... en una pictografía estereotipada en forma de insípidas mujeres con vestidos blancos luciendo algún atributo convencional"41. Dicha intención moralizante estaba ya presente, sin embargo, en algunas de las traducciones o versiones del Ripa. En una de ellas, la llevada a cabo por Jean Baudoin, impresa en París en 1664, se añadía una representación específica de la Educación que no figuraba en las primeras ediciones del Ripa, y que tampoco figuraría en otras versiones posteriores, por ejemplo en la ya mencionada de Hertel de 1758-1760. Frente a la Instrucción y el Intelecto representados, respectivamente, a la manera de Ripa, por un anciano sabio, con el conocido lema "Inspice cautus eris", y un hombre joven -como el Estudio (figura 7)-, "la fuerza de la Educación", en opinión de Baudoin,

  • 42 Jean Baudoin, Iconologie, ou, explication nouvelle des plusieurs images, emblemes, et autres figure (...)

"Se muestra mediante una dama de alcurnia y edad madura. Iluminada por un rayo celeste, tiene el seno descubierto, instruye a un niño y tiene en una mano unas varas y en la otra una joven planta. La madurez de su edad significa que se precisa tiempo para adquirirla; el rayo que viene a ella desde lo alto, que para este mismo fin es necesaria la gracia de Dios; el seno descubierto, que la persona que educa a un nifio no le debe ocultar la verdad; las varas, que a la instrucción es preciso añadir el castigo; y la planta que esta mujer lleva en la mano, que la educación debe comenzar desde la infancia; con lo cual se relaciona el proverbio que dice que es necesario doblar el mimbre mientras está tierno"42 (figura 8).

  • 43 M. de Prezel, Dictionnaire iconologique, ou Introduction a la connoissance des peintures, sculpture (...)

20Esta representación alegórica se mantendría, con ligeras variantes, tanto en el Dictionnaire iconologique de Lacombe de Prezel, publicado en 1779, como en la Iconologie de Gravelot y Cochin, editada en 1791, que sería, sin duda, uno de los libros más utilizados y que más influencia tuvo en otros libros de iconología posteriores. Así, mientras que para Lacombe de Prezel y Gravelot y Cochin -como para Baudoin- el Estudio era representado por un joven (figura 9), la Educación (figura 10) lo era por una mujer de edad madura, de cuyo seno descubierto mana leche -"emblema del alimento espiritual", para Gravelot y Cochin-, que mantiene o abraza un joven árbol sostenido por una estaca o apoyo para enderezarlo y que está acompañada por un niño al que hace o enseña a leer. Su atributo es una vara, que lleva en la mano, en la que, según estos últimos, se lee "este proverbio de Salomón: "Virga atque correctio tribuit sapientiam" ("La vara y la corrección conceden la sabiduría")43.

21Dos ejemplos posteriores, uno de mediados del siglo XIX y otro de fines de dicho siglo o, a lo sumo, de los primeros años del XX, ilustran tanto la influencia, en el primer caso, de los dos libros anteriores, como, en los dos casos, la representación generalizada de la Educación mediante un personaje femenino, mostrando, al mismo tiempo, la continuidad de algunas de las pautas alegóricas establecidas y los cambios acaecidos en las mismas, en función de sus contextos de producción y de su intencionalidad.

  • 44 Basilio S. Castellanos de Losada, Iconología cristiana y gentílica. Compendio del sistema alegórico (...)
  • 45 Ibid, p. 19.
  • 46 Ibid., pp. 251-252 y 259.

22En 1850, se publicaba en Madrid la Iconología cristiana y gentílica de la que era autor un anticuario, bibliotecario y arqueólogo, Castellanos de Losada44. En el capítulo I de este libro destinado a los literatos y artistas -pintores y escultores- se definía la Iconología como "el arte de personificar las pasiones, las virtudes, los vicios y los diferentes estados de la vida", así como "de hacer hablar, por así decirlo, a las imágenes"45. En capítulos posteriores, indicaba no sólo qué figuras resultaban más apropiadas en los "establecimientos científicos y literarios" y en "las escuelas, estudios y universidades"46, sino también cómo había que representar una serie de personajes o términos, cincuenta y ocho de los cuales correspondían al mundo de la educación o guardaban una relación estrecha con el mismo. Su lectura revela la influencia y conocimiento de otros tratados anteriores -el de Ripa y buena parte de la literatura emblemática, pero, sobre todo, en lo que a las figuras de la Educación, la Instrucción y el Estudio se refiere, los de Lacombe de Prezel y Gravelot y Cochin-, o sea, la existencia de unas pautas iconográficas ya consolidadas y el intento del autor, en algunos casos, de moralizarlas.

  • 47 Ibid, pp. 399-400.

23Las personificaciones masculinas quedaban circunscritas, una vez más, a la Instrucción personificada, siguiendo a Ripa, por "un venerable anciano vestido de color violeta, símbolo de la gravedad, teniendo en una mano el espejo de la prudencia y un papel en el que se leen estas palabras: "Inspice, cautus eris"47. El Estudio -siguiendo a Lacombe de Prezel y Gravelot y Cochin- estaba representado por un:

  • 48 Ibid., pp. 357-358.

"Mancebo sentado leyendo en un libro que tiene abierto sobre una mesa y una pluma indicando que la ventaja de la ciencia es comunicarla a los demás. Una lámpara y un gallo son los emblemas de la vigilia y vigilancia que exige el deseo de aprender. En el fondo puede colocarse un estante con libros para indicar el origen en que se apoya la ciencia, y una puerta cerrada para expresar la tranquilidad y recogimiento que necesita el estudio"48.

  • 49 Ibid., p. 296.

24Las Artes Mecánicas quedaban representadas, a diferencia de otras, por un "hombre robusto apoyado sobre cabrestante, con una palanca en una mano y una llama en la otra, lo que significa que la destreza de la mano debe corresponder a la inteligencia"49. El resto de los 58 términos citados debían representarse en su totalidad con figuras femeninas. Como debía también hacerse con aquel término -Educación- que constituía el núcleo central del campo semántico analizado.

25La Educación era, en efecto, como ya se decía en los tratados de Lacombe de Prezel y de Gravelot y Cochin:

  • 50 Ibid., p. 344.

"[Una] Matrona de cuyos descubiertos pechos sale leche, emblema del alimento espiritual; en una mano tiene la vara para castigar, y con la otra sostiene un arbolito nuevo rodeado de palos para hacerle llevar buena dirección. A su lado un niño aprendiendo a leer en un libro. Debe hacerse bajar sobre ella un rayo celeste, y se puede muy bien suprimir los pechos vertiendo leche"50.

  • 51 Ibid., pp. 344-345.

26Como complemento de la representación iconográfica de la Educación, Castellanos de Losada indicaba su lema ("Naturam Minerva perficit": "Minerva perfecciona la naturaleza"), así como otros seis lemas posibles junto, en la mayoría de ellos, con su representación por medio de Minerva "mostrando a un joven el templo del Saber" ("Accipe quae peragenda prius": "Aprended lo necesario para llegar allí"), enseñando a un joven ("Tali se Dea jactat alumno": "Esta diosa se gloria con tal discípulo"), "subiendo a un niño al templo de la fama" ("Mea mecum ascendes in altum": "Subirás conmigo hasta la cumbre"), y "conduciendo a un niño al templo de las ciencias, letras y artes" ("Tria limina pandit": "Las tres puertas están abiertas")51.

27Adviértase como en estas representaciones iconográficas ideadas por hombres, la mujer no aparece como un ser a educar. Minerva conduce niños, no niñas. En las dos ilustraciones a las que luego me referiré, son también niños y hombres los que aparecen como destinatarios del alimento espiritual, de la educación, junto a las representaciones femeninas de la educación o las virtudes. Para representar la Instmcción o el Estudio se acude a personajes masculinos, pero cuando se trata de las disciplinas académicas, de determinadas facultades mentales o de la educación en sí misma se recurre, bien por influencia de una tradición clásica, bien por una concepción espiritual, iluminativa y regeneradora de la misma a una figura femenina.

28El segundo ejemplo -dos litografías en color de finales del siglo XIX o primeros años del XX- muestra asimismo la aceptación general de las pautas iconográficas descritas, y explica o aclara la diferencia indicada entre la representación masculina de los términos Instrucción y Estudio y la femenina de la Educación.

29En la primera de ellas (figura 11) una mujer joven -la Educación-, con aureola de santidad y vestida al modo clásico con un largo traje rojo, "pone al niño bajo el influjo y dirección" de otras dos figuras femeninas -las Virtudes- vestidas, de rojo y blanco, con trajes de corte clásicos. Una de ellas lleva en una mano una brújula y en la otra un ramo de flores y frutos, y la otra un bastón que finaliza con dos manos enlazadas.

30Como se indica en el texto que acompaña a la ilustración, "la educación aquí simbolizada no es la simple instrucción" -en tal caso se hubiera representado con un anciano de aspecto grave y venerable-, sino "el arte de hacer al individuo habitualmente justo y bueno para los demás y para sí mismo, o sean los procedimientos con que se forman su carácter y su espíritu para que, en la lucha de la vida, siga siempre con firmeza el camino de la virtud".

31La educación, así entendida, no es pues la instrucción académica o escolar en una materia determinada, sino "la formación del carácter y del espíritu", una actividad u operación espiritual, relacionada con la bondad y la justicia, que constituye "la madre de todas las virtudes", es decir, algo de naturaleza femenina.

32En la segunda ilustración (figura 12), la educación no está representada. Las que aparecen son las Virtudes tal y como fueron personificadas en la litografía anterior, con la adición, en la mano de una de ellas, de una placa con el lema "Ama y serás amado". Sin embargo, la Educación está presente a través de las Virtudes, como "madre" de todas ellas, y en el texto explicativo.

33El texto comenta y explica lo que las imágenes muestran: la reconciliación entre los ricos y la clase trabajadora, los burgueses y los proletarios, representados, a ambos lados, por dos parejas de hombres, uno de cada clase social, que en un caso se acercan para abrazarse y, en el otro, para intercambiar, como muestra de buen avenimiento, las flores y los frutos que en la escena anterior llevaba en la mano una de las Virtudes. Éstas, se dice, "hacen a los hombres buenos hermanos. Y por la mejor educación que todos recibirán otro día en su ñiñez, les moverán de continuo a amarse y favorecerse recíprocamente". Es la educación, sólo en apariencia ausente de la composición, la que traerá la " armonía ", la " paz ", la " fraternidad ", la "mutua ayuda" y el "incremento de los demás beneficios y bienes materiales", así como "el orden y la felicidad dentro y fuera del hogar". La educación, al hacer "comprender a los niños" en las escuelas "TODAS las razones por las cuales los ricos deben estimar como hermanos suyos a los pobres y TODAS las circunstancias que hacen consistir la verdadera felicidad del individuo más en las ventajas del amor, del favor y la ayuda de sus semejantes que en el dinero o la riqueza" que sólo atraen la "malevolencia", el "odio" y la "envidia", cuando no "amargas contrariedades, sinsabores, disgustos, peligros, intranquilidad, etc., por lo común no evitables con el dinero hará cesar por completo las muy nocivas luchas entre el capital y el trabajo", luchas entre hombres y para hombres en las que sólo una mujer, aureolada e idealizada, podía mediar.

Dos conclusiones incuestionables y otra provisional

34Las páginas anteriores muestran tanto el predominio y continuidad de las figuras femeninas para representar la educación y otros términos afines desde el siglo XV al XIX, como la relación existente entre dicho predominio y continuidad con una concepción de la educación -no de la instrucción- como actividad espiritual, regeneradora, transformadora, iluminativa y nutritiva; es decir, con un mundo femenino -representado e imaginado- en un mundo social-no imaginado, sino realmasculino. Tal continuidad parece, sin embargo, ofrecer matices diferentes según los contextos y épocas. Así, frente a la ideología de la desigualdad de los dotes naturales, más puesta de relieve por el humanismo elitista del Renacimiento, durante el Barroco y la Ilustración parece ponerse el acento en los aspectos disciplinarios -muy presentes en la literatura emblemática- y moralizantes. Por último, será en los años finales del siglo XIX y primeros del XX cuando surjan las primeras representaciones de la educación como una actividad reformista, mediadora y armonizadora en los conflictos sociales entre el capital y el trabajo.

1. Horapolo, Hieroglyphica, Madrid, Akal, 1991, p. 114

2. Cesare Ripa, Iconología, Milano, Tea, 1992, p. 110

3-6. A. Maser (ed.), Cesare Ripa. Baroque and Rococo Pictorial Imagery. The 1758-1760 Hertel Edition of Ripa's Iconologia with 200 Engraved Illustrayions, New York, Publications Inc., 1971, láminas 83, 22, 23 y 136

7-8. Jean Baudoin, Iconologie, ou, explication nouvelle de plusieurs images, emblems et autres figures hyerogluphiques des Vertus, des Vices des Arts, des Sciences, des causes naturelles, des humeurs différents & des passions humaines, Paris, chez Mathieu Guillemot, 1644,1. 1, p. 62 y t. II, p. 120

9-10. Gravelot et Cochin, Iconologiepar des Figures ou Traité complet des Allégories, Emblèmes & c. Ouvrage utile aux Artistes aux Amateurs et pouvant servir à l'éducation des jeunes personnes, Paris, chez Le Pan, 1791, t. II, p. 7 y 27

11. Ilustración propiedad del autor

12. Ilustración propiedad del autor

Notes

1 Régis Debray, Vida y muerte de la imagen. Historia de la mirada en Occidente, Barcelona, Paidós, 1994.

2 Italo Calvino, Seis propuestas para el nuevo milenio, Madrid, Siruela, 1989, p. 101.

3 Serge Gruzinski, La guerre des images de Christophe Colomb à Blade Runner (1492-2019), Paris CNRS 1982, pp. 93-101.

4 Por ejemplo, la educación de la Virgen cuya representación iconográfica, popularizada a partir del siglo XVI, se basa en La leyenda aurea de Jacobo de la Vorágine que a su vez bebe en los evangelios apócrifos (James Hall, Diccionario de temas y símbolos artísticos, Madrid, Alianza, 1987, p. 124).

5 Sobre los orígenes y fuentes de la cultura simbólica en Occidente durante los siglos XVI y XVII (la mitología, la literatura clásica, las historias del mundo natural, la Biblia y los escritos de los Padres de la Iglesia, las leyendas y narraciones históricas, los libros de emblemas y la literatura medieval y libros de viajes), cf. Julián Gállego, Visión y símbolos en la pintura española del Siglo de Oro, Madrid, Aguilar, 1972, pp. 26-48, y Jesús María González de Zárate, "La emblemática. Una cultura visual y filosófica", en Jesús María González de Zárate (ed.), Emblemas regio-políticos de Juan de Solórzano, Madrid, Ediciones Tuero, 1987, pp. 11-22.

6 Guy de Tervarent, Attributs et symboles dans l'art profane, 1450-1600. Dictionnaire d'un langage perdu, Genève, Librairie E. Droz, 1958, pp. 96,268-271,290 y 342.

7 Ibid., pp. 128-129.

8 Ibid., p. 356.

9 Ibid., pp. 372-373.

10 Ibid, pp. 84-85 y 389-391.

11 Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de símbolos, Barcelona, Herder, 1986, p. 644.

12 Louis Réau, Iconographie de l'art chrétien, Paris, P. U. F., 1959, t. IIΙ-III, p. 1517.

13 Sobre las representaciones iconográficas del libro y la lectura en los siglos XVI al XVIII, cf. Roger Chartier, "Las prácticas de lo escrito", en Roger Chartier (dir.), Historia de la vida privada, t. 5. El proceso de cambio en la sociedad del siglo XVI al siglo XVIII, Madrid, Altea/Taurus/Alfaguara, 1987, pp. 110-161.

14 Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de símbolos, op. cit., p. 645.

15 Guy de Tervarent, Attributs et symboles dans l'art profane, 1450-1600, op. cit., pp. 248-252.

16 Edward A. Maser (éd.), Cesare Ripa. Baroque and Rococo Pictorial Imaginery. The 1758-1760 Hertel Edition of Ripa's Iconología with 200 Engraved Illustrations, New York, Dover Publications Inc., 1971. La edición de Hertel, sin fecha, pero efectuada entre 1758 y 1760, prescindía de los textos o explicaciones que acompañaban a los grabados en la 1603. De esta forma, un libro que en su primera edición, la de 1593, carecía de ilustraciones, se convirtió en otro libro en el que estas últimas -fuente de inspiración para numerosos artistas- habían desplazado al texto inicial.

17 Horapolo, Hieroglyphica, Edición a cargo de Jesús Ma González de Zárate, Madrid, Akal, 1991, p. 114.

18 Jesús Ma González de Zárate, "Introducción", en Horapolo, Hieroglyphica, op. cit., pp. 7-8.

19 Ibid., pp. 30-34.

20 Julián Gállego, Visión y símbolos en la literatura española del Siglo de Oro, op. cit., pp. 37-42.

21 Guy de Tervarent, Attributs et symboles dans l'art profane, op. cit., p. 325.

22 Cesare Ripa, Iconología, Milano, TEA, 1992, pp. 109-110 (edición a cargo de Piero Buscaroli que reproduce las ilustraciones de la de 1603, así como los textos explicativos), y Edwar A. Maser (ed.), Cesare Ripa. Baroque and Rococo Pictorial Imaginero, op. cit., lamina 83.

23 Jesús M a Gonzalez de Zárate, comentarios al jeroglífico "educación" de los Hieroglyphica de op. cit., pp. 114-116.

24 Juan Eduardo Cirlot, Diccionario de símbolos, Barcelona, Editorial Labor, 1969, pp. 401-402.

25 Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de símbolos, op. cit., pp. 52-60, de las que proceden las citas, y Juan Eduardo Cirlot, Diccionario de símbolos, op. cit., pp. 62-64.

26 Edward A. Maser (éd.), Cesare Ripa. Baroque and Rococo Pictorial Imaginery, op. cit., láminas 142 y 22, respectivamente (los párrafos entrecomillados corresponden a los textos que, en cada caso, acompañan a las láminas).

27 Ibid., lámina 182.

28 Alciato, Emblemas, Madrid, Akal, 1985, pp. 220-230.

29 Jesús María González de Zarate (ed.), Emblemas regio-políticos de Juan de Solórzano, op. cit., pp. 72-84.

30 Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de símbolos, op. cit., pp. 148-149.

31 Esta relación reproduce, por orden alfabético, todos aquellos términos que, según el Diccionario de símbolos de Chevalier y Gheerbrant, mantienen, en su interpretación o uso simbólico en diferentes culturas, una relación más o menos estrecha con lo femenino.

32 Ibid., p. 589.

33 Edward A. Maser (éd.), Cesare Ripa. Baroque and Rococo Pictorial Imaginery, op. cit.

34 Ibid., lámina 7.

35 Jean Chevalier y Alain Gheerbrant, Diccionario de símbolos, op. cit., p. 192.

36 Ibid, láminas 23, 83, 84, 122, 136 y 182 a 198, respectivamente.

37 Adita Allo Manero, "Introducción", en Cesare Ripa, Iconología, Madrid, Akal, 1996, pp. 17-19 (grabados y textos de la edición de 1613).

38 Ibid., pp. 24. 34, donde se mencionan 14 ediciones del siglo XVII y 7 del XVIII

39 Ibid., p. 19.

40 M. M. Gravelot y Cochin, Iconologie par Figures ou Traité complet des Allégories, Emblemes & c. Ouvrage utile aux Artistes aux Amateurs, et pouvant servir a l'éducation des jeunes personnes, Paris, Chez Le Pan, 4 t., s. a. pero 1791.

41 Adita Allo Manero, "Introducción", op. cit. p. 21.

42 Jean Baudoin, Iconologie, ou, explication nouvelle des plusieurs images, emblemes, et autres figures hyerogliphiques des Vertus, des Vices, des Arts, ds Sciences, des causes naturelles, des humeurs différentes, & des posions humaines. Oeuvre augmentée d'une seconde partie; necessaire a toute sorte d'esprits, et particulierment a ceux qui aspirent a estre, ou qui son en effet orateurs, poêtes, sculpteurs, peintres, ingenieurs, autheurs des médailles, des devises, des ballets, & des poêmes dramatiques. Tiré des recherches et des figures de CESARE RIPA, moralisées par Jean Baudoin, Paris, Chez Mathieu Guillemot, 1644, 2a parte, pp. 120-121 (las representaciones de la Instrucción y el Intelecto se hallan en las pp. 128-129).

43 M. de Prezel, Dictionnaire iconologique, ou Introduction a la connoissance des peintures, sculptures, estampes, médailles, pierres gravées, emblemes, devises & c. Avec des descriptions tirés de Poètes anciens & modernes par M. de Prezel. Nouvelle édition revue & considerablement augmentée, Paris, Chez Hardouin, 1779, 2 t., p. 199 (edición facsímil, Genève, Minkof Reprint, 1972), y M. M. Gravelot y Cochin, Iconologie par Figures, op. cit., t. II, p. 7.

44 Basilio S. Castellanos de Losada, Iconología cristiana y gentílica. Compendio del sistema alegórico y diccionario manual de la iconología universal. En el que se da razón de cuanto puede interesar al literato y al artista para describir, pintar o esculpir las imágenes del culto cristiano y las principales del gentílico; expresar simbólicamente las ideas antiguas y modernas, personificar artísticamente las virtudes, los vicios y las pasiones, y designar todo lo perteneciente a la formación de emblemas, divisas, empresas, atributos, símbolos y alegorías en general, Madrid, Imprenta de D. B. González, 1850.

45 Ibid, p. 19.

46 Ibid., pp. 251-252 y 259.

47 Ibid, pp. 399-400.

48 Ibid., pp. 357-358.

49 Ibid., p. 296.

50 Ibid., p. 344.

51 Ibid., pp. 344-345.

Table des illustrations

Légende 1. Horapolo, Hieroglyphica, Madrid, Akal, 1991, p. 114
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5678/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 304k
Légende 2. Cesare Ripa, Iconología, Milano, Tea, 1992, p. 110
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5678/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Légende 3-6. A. Maser (ed.), Cesare Ripa. Baroque and Rococo Pictorial Imagery. The 1758-1760 Hertel Edition of Ripa's Iconologia with 200 Engraved Illustrayions, New York, Publications Inc., 1971, láminas 83, 22, 23 y 136
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5678/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 672k
Légende 7-8. Jean Baudoin, Iconologie, ou, explication nouvelle de plusieurs images, emblems et autres figures hyerogluphiques des Vertus, des Vices des Arts, des Sciences, des causes naturelles, des humeurs différents & des passions humaines, Paris, chez Mathieu Guillemot, 1644,1. 1, p. 62 y t. II, p. 120
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5678/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 444k
Légende 9-10. Gravelot et Cochin, Iconologiepar des Figures ou Traité complet des Allégories, Emblèmes & c. Ouvrage utile aux Artistes aux Amateurs et pouvant servir à l'éducation des jeunes personnes, Paris, chez Le Pan, 1791, t. II, p. 7 y 27
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5678/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 428k
Légende 11. Ilustración propiedad del autor
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5678/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 684k
Légende 12. Ilustración propiedad del autor
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5678/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 338k

Auteur

Universidad de Murcia

© Presses universitaires François-Rabelais, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable