Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Image et transmission des savoirs dans les mondes hispaniques et hispano-américains

 | 
Jean-Louis Guereña

I. Représentations et lieux de mémoire

Imagen devota: educación y resistencia. Barbastro, 1936

Jean-Marie Florès

A Miguel Gil Imirizaldu

Texte intégral

1Mi propósito es intentar hacer un estudio histórico y semiótico a propósito de la utilización y consecuencias de la imagen devota en la España de 1936 en el comportamiento de unos doscientos sacerdotes y seminaristas asesinados en la diócesis de Barbastro (provincia de Huesca en Aragón). Pero para comprender este episodio, es preciso hacer hincapié en la historia de la imagen y de su didactismo.

2La imagen devota siempre ha sido en España un medio pedagógico utilizado abundantemente por la Iglesia católica para completar la educación de los jóvenes, divulgar las ideas religiosas y fortalecer la fe cristiana. Va casi siempre acompañada por un mensaje escrito sacado de los textos bíblicos.

  • 1 Antonio Montero Moreno, Historia de la persecución religiosa en España, 1936-1939, Madrid, Bibliot (...)
  • 2 Jean-Marie Florès, Les Anarchistes aragonais et le pouvoir 1936-1937, Tesis de doctorado Universit (...)
  • 3 Miguel Gil Imirizaldu, Iban a la muerte como a una fiesta, Pamplona, Escuela gráfica Salesiana, 19 (...)

3En España, el tema de la persecución religiosa es muy recurrente1. Se ha atribuido exclusivamente a los anarquistas la responsabilidad de acciones horrorosas. En el caso de las víctimas de Barbastro, he analizado por mi parte los acontecimientos tales como se produjeron y demostrado que en realidad se trataba más bien de una ola anticlerical fomentada ya durante la Segunda República por el propio presidente Manuel Azaña2. Ola generalizada por todo el país en la zona republicana en la que anarquistas, socialistas y comunistas participaron de común acuerdo, ya que se trataba de erradicar todo lo que de cerca o de lejos tuviera algo que ver con la religión y más particularmente las imágenes religiosas de fuerte mensaje didáctico y moral. He tenido la oportunidad de proseguir mi reflexión al respecto gracias a una larga conversación en el monasterio de Leyre (Navarra) con el único superviviente y testigo de esta matanza, el padre benedictino Miguel Gil Imirizaldu3. Sus recuerdos me han sido muy valiosos para hacer este trabajo. A él se lo dedico.

4En una primera parte, evocaré la importancia que la imagen devota ha tenido en España y en una segunda parte analizaré por qué y cómo su impacto fue algo excepcional en la diócesis de Barbastro.

5"Por naturaleza, la imagen es polisémica", escribe R. Barthes. Por eso, se hace imprescincible para comunicar. Su historia es tan antigua como la historia del hombre. Está omnipresente en todas las civilizaciones. Es la base misma de toda antropología. Ya en el antiguo testamento, en la Génesis, se acude a ella para explicar la creación del hombre por Dios:

  • 4 Libro del Génesis, 1-26-27.

"Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza... Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó"4.

  • 5 Guy Gauthier, Vingt leçons sur l'image et le sens, Le havre, Ed. Edilio, 1982.

6Guy Gauthier, en su excelente estudio sobre la imagen, se refiere a tres fases distintas en el comportamiento del ser humano frente a5. Primero, uno ve la imagen. Segundo, conserva un recuerdo más o menos duradero. Por fin, esas imágenes no existen sino cuando las recuerda, cuando las vuelve a ver. De allí la importancia de conservarlas fielmente, hacer que formen parte de lo cotidiano. En la educación religiosa-pero podríamos aplicar esta teoría a cualquier otro modo de educación-estas imágenes a las que alude Gauthier son la medalla que el niño lleva al cuello, las estampas devotas que ilustran su misal o que recibe como recompensa de sus buenas obras, los rosarios, escapularios, estatuas, capillitas que se pasaban de una familia a otra, etc. Todas ellas alimentan el recuerdo de escenas precisas y concretas que se gravan en la memoria para siempre. De allí la importancia de los símbolos, de las formas, de los colores. Algunas son bendecidas por el papa, cardenal u obispo, otras conllevan trochos de tejido o de madera de objetos que han pertenecido al santo, otras como las medallas de Lourdes contienen algunas gotitas de agua milagrosa. Todo ello con el firme propósito de acentuar la piedad del que la recibe.

La imagen devota en la historia de la Iglesia

7Desde su creación, a finales del siglo XIV, la imagen devota ha tenido como principal hito el de catequizar y moralizar. Gracias a un lenguaje sencillo, comprensible para todos y expresivo, sirve para fomentar y orientar la vida espiritual de los niños y adolescentes sobre todo.

8Prohibida y perseguida en el siglo XVI por la Reforma, conoció un inmenso éxito en los países que resistieron a tal corriente, particularmente en España. Hemos escogido a dos grandes pedagogos, quienes, aunque lejos de nosotros, han influenciado mucho en la educación religiosa. Sus libros formaban parte con La imitación de Cristo, de las lecturas básicas.

9Santa Teresa de Avila, en Las moradas, alaba la importancia de la imagen devota y cree que en ciertas ocasiones excepcionales es capaz de alimentar la devoción de sus monjas:

  • 6 Santa Teresa de Jesús, La vida. Las moradas, Barcelona, Ed. Planeta, 1984, p. 386
  • 7 Ibid., p. 409.

"Aunque un pintor sea muy malo, no por eso se ha de dejar reverenciar la imagen que hace, si es de todo nuestro bien"6; "[...] Si ven una imagen devota u oyen un sermón u música... no se espantan de nada y gozan de tal compañía..."7.

  • 8 La Montee du Carmel, Bar-le Duc, Ed. Saint Paul, 1933.

10San Juan de la Cruz, otro místico español, escribe en Subida al Monte Carmelo que las imágenes devotas son medios pasajeros para ir subiendo por el camino de la perfección que conduce a Dios. Detengámonos un poco en sus teorías sobre esto8.

11Para él, las imágenes pueden desempeñar un papel importante en el culto divino. Con ellas la iglesia honora a los santos. Son imprescindibles para conmover el corazón e incitar a la devoción:

  • 9 Ibid., p. 401.

"Cuando cumplen estos dos fines, son muy útiles y su uso es necesario [...]. Debemos servimos de ellas para calentar nuestra tibieza [...]. Es bueno, lo confieso, guardar con placer algunas representaciones que excitan la devoción y hay que escoger aquéllas que más nos llevan a ella"9

12Pero advierte los inconvenientes de una devoción exagerada a las imágenes y subraya que mucha gente goza más con la pintura, los ornamentos que con el objeto que representan y pueden provocar vanidad y falso gozo. Critica el comportamiento de las personas que adornan las imágenes con indumentarias frivolas de moda y así convierten estas imágenes en muñecos:

  • 10 Ibid.

"Su devoción pasa a esta hermosura exterior de la representación, cuando deberían dirigirla espiritualmente al Santo invisible, sin pensar en la imagen que sólo sirve de medio"10.

13Y concluye que si las imágenes "despiertan nuestra devoción dormida y llevan a los fieles a la oración" no hay que servirse de ellas sino como medio, ya que la devoción está en el objeto invisible.

14Numerosos grandes pintores y escultores han dedicado una parte importante de su trabajo a la realización de lienzos de inspiración religiosa para adornar paredes, cúpulas y altares de iglesias: El Greco, Murillo, Zurbarán, Velázquez, Goya. Sus obras han sido copiadas, imitadas, fotografiadas y distribuidas con propósitos más pedagógicos que culturales.

15Durante la Segunda República, en Aragon, la ola de anticlericalismo hizo que colecciones enteras de imágenes, estandartes, cuadros célebres, fuesen destruidas precisamente porque contenían un mensaje que sólo servía, según los partidos de izquierda, a mantener a la gente en un oscurantismo peligroso para el progreso de la sociedad. Así se incendiaron conventos y seminarios, sin parar mientes en el valor artístico que tenían. Se prohibió la cruz en las escuelas y los colegios religiosos fueron vigilados, saqueados y a veces incendiados. Los de enseñanza primaria tuvieron que acudir a verdaderas estratagemas para seguir enseñando.

16Durante la guerra civil, este ambiente de hostilidad a la iglesia se acentuó. Todas las iglesias de la diócesis de Barbastro fueron saqueadas, las estatuas e imágenes devotas quemadas. Se transformaron los lugares de culto en depósitos, garajes y hasta salas de baile.

17Contrariamente al judaismo, al islam o al protestantismo, la Iglesia católica comprendió muy pronto la importancia que la imagen devota podía tener para evangelizar a los pueblos. En nombre de la Cruz y de la Virgen María, los misioneros se lanzaron a evangelizar el nuevo mundo e incluso las imágenes que los representaban fueron cambiadas a los indios por su oro y piedras preciosas.

18La imagen devota permitía vulgarizar con más facilidad los misterios de la fe, difíciles de explicar con la palabra a quienes tenían dificultad para entenderla. Las imágenes del Cristo ensangrentado o de María Dolorosa eran más significativas para los indios que los largos sermones.

19Al representar lo esencial de la vida de la Iglesia, la imagen encierra los principios fundamentales de su teología y propone con un lenguaje convincente una vida mística ejemplar. Suele hablar de amor, ternura, confianza, abandono a Dios. Pero también evoca las penosas realidades de la vida terrenal: padecimiento, sacrificio, cruz y muerte.

20¿Cómo realiza la iglesia este trabajo de vulgarización? En su liturgia, aprovecha los momentos claves de la vida cristiana para divulgar, recordar o confirmar sus mensajes: ceremonias en familia, bautizos, comuniones, confirmaciones, entierros, ordenación de sacerdotes con el objetivo evidente de suscitar nuevas vocaciones, ya que todas insisten en el favor inmenso que Jesucristo concedía a quienes respondían a su llamamiento para servirlo, misiones durante las cuales se daban imágenes en las cuales insistían en la necesidad de conversión, de mayor fervor, en el infierno o el paraíso, la Semana Santa, un tiempo privilegiado en el año para reflexionar sobre imágenes claves del mensaje cristiano: los pasos, los ejercicios espirituales que solían durar una semana. Se reunía a los fieles, esencialmente jóvenes, para hacerles reflexionar sobre su compromiso eclesial y porque temían que se alejaran de las prácticas religiosas. Eran momentos fuertes durante los cuales predicadores de misiones, venidos expresamente para ello, comentaban imágenes bíblicas que con su fuerza didáctica lograban inculcar en los asistentes. Tras estos momentos, gran parte de los jóvenes se alistaban en asociaciones y cofradías, Acción Católica, Adoración nocturna para los muchachos, Hijas de María para las muchachas. Estos ejercicios completaban la educación religiosa que habían recibido para la comunión. Ya no les distribuían imágenes devotas, se pasaba al grado superior que era el estandarte al que seguían en las procesiones o el brazalete con la imagen de Cristo o de María que ostentaban durante las ceremonias.

21Primero, hay que precisar que los que encabezaban estas cofradías religiosas de las que acabamos de hablar eran a menudo personas importantes del pueblo o de la ciudad. Por lo tanto, adherir a tales organismos era una posibilidad de ser bien visto y, a menudo, lograr un cargo, un trabajo. En el Aragón de los años de la dictadura de Primo de Ribera, el orden público pasaba desde luego por el solideo del cura que con el alcalde y el cacique formaban las fuerzas dirigentes. Las imágenes que repartían a los niños completaban la educación de sus padres añadiendo un matiz religioso: amor a Jesús y al trabajo (hijo del carpintero), obediencia a la Santa Iglesia (Cristo Rey), humildad (la Cruz): eran tres valores que garantizaban no sólo una vida religiosa conforme a los cánones de la Iglesia, sino sobre todo una vida social y política pacífica. La imagen de Cristo Rey se divulgó en la región de Las Cinco Villas y Navarra de donde surgieron los Requetés, quienes durante la guerra civil la hacían bordar en el lugar del corazón, persuadidos de que ella los protegería de las balas enemigas.

Barbastro: un ejemplo de resistencia pasiva

  • 11 Datos sacados de los Archivos de la diócesis de Barbastro, Expediente - Diócesis, julio de 1936.

22Esta diócesis está al noreste de la provincia de Huesca y comprende unos 3.000 km2. En 1936 tenía unos 38. 000 habitantes distribuidos en 153 parroquias, esencialmente rurales. Al empezar las hostilidades, había en esta diócesis 140 sacerdotes y unos veinte seminaristas. A los que había que añadir 17 benedictinos y 13 seminaristas, 23 misioneros claretianos y 37 seminaristas et 9 escolapios. O sea un total de 239 eclesiásticos. También había monjas de la caridad y franciscanas pero no hubo ninguna víctima entre ellas. A la cabeza de la diócesis se hallaba el obispo, Florentino Asensio Barroso, que había llegado a Barbastro el lunes 16 de marzo de 193611.

  • 12 Santos Lalueza Gil, Martirio de la Iglesia de Barbastro, Barbastro, Ed. Hecho, 1958, p. 11.

23Durante la República, la iglesia de Barbastro fue atacada por la masonería y los partidos de izquierda. El ayuntamiento republicano trató de apoderarse del seminario. Al no obtenerlo por vía legal, decidió tomarlo por la fuerza y destruyó una buena parte de él12. Algunas parroquias habían sido incendiadas y algunos párrocos se habían visto en la obligación de abandonar a sus feligreses pues los nuevos concejales elegidos en febrero del 36 les hacían la vida impossible. Los insultaban y los denunciaban por motivos nimios o inventados.

24El 18 de julio de 1936, la ciudad de Barbastro se convirtió en acuartelamiento de las milicias revolucionarias salidas de Barcelona para liberar Zaragoza. Ser sacerdote y llevar la sotana era un motivo suficiente para justificar la persecución y muerte inmediata sin el menor proceso. De los 140 sacerdotes que contaba la diócesis, 114, con su obispo en cabeza, fueron detenidos y ejecutados. Sólo 26 lograron salvarse por estar de vacaciones con su familia o en otras regiones del país o porque pudieron atravesar la frontera y hallar refugio en Francia tras verdaderas odiseas. Entre los 30 benedictinos, 18 fueron asesinados, entre los 60 claretianos, 51, y entre los piaristas 7. O sea en total 191 "mártires de la fe", es decir el 87,89% de los miembros de la diócesis, lo que coloca en porcentaje a Barbastro en cabeza delante de las diócesis de Barcelona, Huesca y Lérida.

25La mayor parte de los párrocos tuvieron un final trágico, muy comparable al de los mártires de los primeros tiempos del cristianismo. Fieles a la imagen que de ellos guardaban, se negaron a quitarse la sotana que se convirtió para todos un símbolo de resistencia. Todos conocían el fin que les esperaba. Ninguno de ellos se rebeló; al contrario, alzaban su rosario o la cruz, no para hacerles el menor reproche, sino para perdonar a sus verdugos en nombre de Cristo el acto que iban a cometer.

  • 13 En el museo que se ha abierto tras su beatificación por Juan Pablo II, se pueden ver expuestos tod (...)

26En cuanto a los religiosos, benedictinos, claretianos y escolapios de la ciudad, fueron detenidos y encarcelados en dos salas exiguas del colegio de los escolapios que se encontraba junto al ayuntamiento. El comité que dirigía la ciudad les prohibió decir misa y rezar. Pero los religiosos, gracias a los misales, breviarios y rosarios que habían podido esconder, vivieron aquellos días en un clima de oración. De estos días, nos han dejado unos cuantos testimonios valiosos que nos permiten analizar su estado de ánimo antes de su muerte: dos breviarios, varios devocionarios, imágenes devotas, rosarios13. Se pasaban las estampas devotas para rezar: eran las de los misioneros Ignacio de Loyola, Francisco Javier y Antonio María Claret, las de Francisco de Asís y Vicente de Paul, las de la Inmaculada Concepción y del Sagrado Corazón de Jesús. Para comprender mejor el impacto que las imágenes tuvieron en aquellos últimos días, es necesario hacer hincapié en su educación religiosa concebida a partir de las imágenes que acompañaban su vida espiritual.

27En primer lugar, apuntemos la práctica del rosario obligatorio todos los días así como la misa. A todo seminarista le era imprescincible un misal para seguir la misa y un devocionario para las distintas oraciones del día, entre las cuales el rosario. Estos libros eran ampliamente ilustrados con imágenes claves que había que inculcar en las mentes de los futuros sacerdotes. El rosario no era una sencilla recitación monótona de oraciones a María. Era un compendio de imágenes simbólicas. A cada decena correspondía un misterio de la vida de Cristo y de la Virgen que les permitía meditar sobre los tres aspectos de la vida: los misterios gozosos, dolorosos y gloriosos; alegría, dolor y resurrección. Su práctica era la mejor educación espiritual, tanto más necesaria cuanto que en Lourdes se había formulado su necesidad para salvar los pecados del mundo. Cuando los jóvenes seminaristas rezaban el rosario en los últimos momentos y a escondidas, esas imágenes eran las que recordaban y fortificaban su fe.

28También cabe aludir a la ceremonia del vía crucis que se celebraba todos los viernes de cuaresma con un comentario delante de cada una de las catorce imágenes que resumían la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Los seminaristas seguían tales comentarios fijándose en las ilustraciones de su libro o en los lienzos que se hallaban a ambos lados de las capillas. Estas prácticas les envolvían en una especie de mundo místico y misterioso, alejado de toda preocupación material. Y, cuando a su vez les llegó el momento de su pasión, el vigor de tales imágenes grabadas en su espíritu les permitió aguantar con inmensa alegría los sufrimientos físicos insoportables que no hubiesen podido soportar sin ese estado de ánimo y todos ofrecieron su vida perdonando a sus verdugos. Un ejemplo de este estado de ánimo lo hallamos en un taburete de madera que había en la sala donde vivieron y en el que el seminarista Jesús Sánchez Munarriz escribió con lápiz tres días antes de su muerte:

"Barbastro, 12 de agosto 1936. Con el corazón henchido de alegría santa, espero confiado el momento cumbre de mi vida, el martirio, que ofrezco por la salvación de los pobres moribundos que han de exhalar el último suspiro en el día en que yo derrame mi sangre por mantenerme fiel y leal al divino Capitán Cristo Jesús. Perdono de todo corazón a todos los que ya voluntaria o involuntariamente me hayan ofendido. Muero contento. Adiós y hasta el cielo. Juan Sánchez Munárriz".

29Varias veces, los miembros del comité de Barbastro propusieron a quienes todavía no habían sido ordenado sacerdotes abandonar su sotana y unirse al ejército liberador, prometiéndoles la libertad inmediata. 5 jóvenes seminaristas benedictinos lo hicieron, aconsejados por su director espiritual que no soportaba ver sufrir a los niños. Pero los 42 seminaristas claretianos (21-24 años) se negaron a hacerlo. Si no se rebelaron fue porque estaban inmersos en un estado de ánimo que la celebración del vía crucis les había infundido. Se identificaban con el sacrificado y su único deseo como lo demuestra el testimonio precedente era ofrecer su vida en holocausto par salvación de los hombres, imagen divulgada tradicionalmente por la iglesia.

30En tercer lugar, el martirologio o libro de la vida de los mártires, abundantemente ilustrado con dibujos en blanco y negro, era para ellos su libro de lectura durante las comidas pero también de reflexión. Todos los mártires, particularmente aquellos cuyas imágenes guardaban en sus libros, eran un excelente ejemplo de resistencia. Todas esas imágenes habían acabado apartándoles en cierto modo del mundo real y los colocaban en una especie de paraíso celestial en el que se veían entrar gracias a su ofrenda y desde el cual podrían proteger a los suyos.

31¿Eran inconscientes? No, si nos atenemos al documento de ofrenda que unos días antes de morir redactaron como ofrenda al futuro todos los que quedaban, sabiendo que sus padres espirituales ya habían muerto. En este documento, escrito a escondidas en el papel de envolver el chocolate, están sus últimos trazos, sus últimas imágenes. Un estudio grafológico sería interesantísimo para comprender mejor su comportamiento. Por nuestra parte, nos conformaremos con analizar sus invocaciones para descifrar las últimas imágenes marcadas en su memoria. Corresponden a la educación religiosa que habían recibido. De las 40 personas que lo firmaron, encontramos: 11 invocaciones al Inmaculado Corazón de María, 10 para la salvación del mundo obrero, una de las preocupaciones de su congregación, 8 a Cristo Rey y al Sagrado Corazón de Jesús, 5 para la España católica, 2 para el Padre Claret fundador de su orden.

32Analicemos dos de estas invocaciones que nos revelan las imágenes encerradas, la invocación a María y la invocación a Cristo Reyo. Es innegable que María ocupaba un puesto privilegiado en sus corazones. Era para todos ellos su Madre, su Consoladora ante la muerte. Era el pilar de su fe. A ella se dedicaban todos los esfuerzos educativos, además de las fiestas a lo largo del año del rosario que rezaban diariamente. Dos meses se le dedicaban enteramente a su homenaje: mayo y octubre. Hemos conseguido dos estampas que se distribuyeron en aquellos años a los seminaristas (números 34 y 43). En el centro de la imagen está María, Divina pastora de las almas. En el reverso hay la didáctica de la imagen con varias firmas, lo que indica que estas imágenes circulaban entre los seminaristas que las firmaban para mostrar su entera adhesión:

Intenciones: "Me abstendré de decir palabras picantes a los que no simpatizan conmigo" (34).
"Seré jovial y condescendiente en recreo" (43).

Jaculatorias: "Virgen María, bendice a los que me mortifican y me quieren mal" (34).
"¡Oh María, sed, después de Jesús, mi consuelo y guía!" (43).

Mortificaciones: "Rezar el rosario en las filas" (34).
"Seré todo para todos en recreo" (43).

33La imagen de Cristo Rey era reciente. Ahora bien, a la hora de morir todos gritaron la aclamación "¡Viva Cristo Rey!". No se trata, como algunos opinan, de una intrusión directa del poder político que deseaba así mantener el orden. De hecho, Pío XI acababa de instituir la fiesta de Cristo Rey que se celebraba solemnemente el último domingo de octubre. Era una especie de fortaleza frente a los totalitarismos de la época: por una parte el comunismo, por otra el nazismo y el fascismo. La imagen distribuida con ese motivo a los seminaristas de Barbastro que hemos hallado en uno de ambos misales representa a un rey todo poderoso a quien rinden homenaje todos los hombres de la tierra. En la parte baja de la imagen hay escrito el lema: "Regnum justiciae, amoris et pacis". En el anverso de ella, podemos leer: "Proclamemos la realeza de Cristo, la única que puede salvar a los pueblos, instaurando en el mundo el imperio de la justicia y de la caridad".

  • 14 Himno compuesto por el padre Agapito Ajuria Bilbao, misionero claretiano vasco publicado en Iris d (...)

34Los jóvenes claretianos soñaban, porque en ese contexto ideológico vivían, con un reino social inspirado por Jesucristo (alusión al capitán Cristo de que ya hemos hablado anteriormente), el único capaz, según ellos, de superar las divisiones y odios de clases. La agitación social de 1931-1936 era el resultado de evidentes injusticias sociales, agudizadas por la crisis económica de 1929 que golpeaba fuertemente al país con una tasa elevada de paro -un 13,59%- y salarios miserables para los más desvarorecidos. El padre Jaume Girón, uno de sus profesores, muy preocupado y al corriente de los problemas sociales de la época, había despertado y sensibilizado a sus alumnos a esa trágica realidad. Por eso, hasta el último instante de su vida, guardaron esa esperanza. Gritar "¡Viva Cristo Rey!" equivalía para ellos a una verdadera proclamación de fe, tal como aparece en el himno que cantaron mientras los conducían al lugar de su martirio14. Lo añadimos adjunto pues es un compendio de imágenes estereotipadas sobre el poder inmenso que en ellos tuvo.

35Podemos concluir que la imagen devota ha tenido en España un papel imprescindible en el sistema educativo y en la propagación de la fe, pero lo fue mayor en los terribles momentos de la represión desencadenada los primeros meses de la guerra civil. En tanto que sacerdotes, religiosos y laicos eran perseguidos por su fe. Aquellas imágenes tuvieron para los seminaristas encerrados, un símbolo mucho más fuerte e inesperado, el de fomentar su resistencia pasiva durante más de un mes de detención.

36Varias veces, el comité revolucionario de Barbastro les propuso abandonar la sotana y su estado de religiosos a cambio de su vida y libertad. Ninguno de los treinta y siete seminaristas renunció. Existen, no obstante, ejemplos de sacerdotes y seminaristas que siguieron las tropas republicanas. Uno de los compañeros cercanos a Durruti había sido seminarista. Podemos entonces preguntamos si no fueron víctimas directa o indirectamente de los mensajes que aquellas imágenes conllevaban. El Vaticano los ha beatificado a todos ellos que se han convertido a su vez en estampas que se reparten hoy entre los cristinos que visitan su museo-capilla ardiente de Barbastro.

Annexes

Anexo

Himno a Cristo Rey

Jesús, ya sabes, soy tu soldado
Siempre a tu lado
yo he de luchar
Contigo siempre y hasta que muera,
una bandera
y un ideal.
¿Y qué ideal?
Por Tí Rey mío, la sangre dar.

Desde que mi alma, los lazos rotos,
hizo sus votos
ante tu altar,
mi pecho siente sed infinita,
mi mente grita
gran ideal.
¿Y qué ideal?
Por Tí, Rey mío, la sangre dar.

Venga a mis miembros sagrada ropa;
soy de tu tropa,
mi Capitán;
venga a mis manos arma tajante;
voy adelante
al gran ideal.
¿Y qué ideal?
Por Tí, Rey mío, la sangre dar.

Si en mi camino hueste maldita
¡Atrás!, me grita,
¡Atrás! ¡Atrás!;
si me disparan sangrientas balas,
daráme alas
el ideal.
¿Y qué ideal?
Por Tí, Rey mío, la sangre dar.

Con tus auxilios será potente,
David valiente
contra Goliat;
sandré al combate, y herida honda
le haré con la onda
de mi ideal.
¿Y qué ideal?
Por Tí, Rey mío, la sangre dar.

Si el enemigo su fuerza agota
y en mi derrota
soñando está,
sabré pararle su golpe rudo
con el escudo
de mi ideal.
¿Y qué ideal?
Por Tí, Rey mío, la sangre dar.

Quizá en el campo, rotas las venas,
sin sangre apenas, me veas, ¡ay!
Mira aún entonces sobre mi frente
resplandeciente
el ideal.
¿Y qué ideal?
Por Tí, Rey mío, la sangre dar.

Acaso me oigas, solo y tendido,
dar un quejido,
mi postrer ¡ay!

Jesús, entonces habré vencido
y habré cumplido
con mi ideal.
¿Y qué ideal?
por Tí, Rey mío, la sangre dar.

Virgen María, Reina del cielo,
dulce consuelo
dígnate dar
cuando en la lucha tu fiel soldado
caiga abrazado
con su ideal.
¿Y qué ideal?
Por Tí, mi Reina, la sangre dar.

Notes

1 Antonio Montero Moreno, Historia de la persecución religiosa en España, 1936-1939, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1961.

2 Jean-Marie Florès, Les Anarchistes aragonais et le pouvoir 1936-1937, Tesis de doctorado Université de Bordeaux III, 1997.

3 Miguel Gil Imirizaldu, Iban a la muerte como a una fiesta, Pamplona, Escuela gráfica Salesiana, 1993.

4 Libro del Génesis, 1-26-27.

5 Guy Gauthier, Vingt leçons sur l'image et le sens, Le havre, Ed. Edilio, 1982.

6 Santa Teresa de Jesús, La vida. Las moradas, Barcelona, Ed. Planeta, 1984, p. 386

7 Ibid., p. 409.

8 La Montee du Carmel, Bar-le Duc, Ed. Saint Paul, 1933.

9 Ibid., p. 401.

10 Ibid.

11 Datos sacados de los Archivos de la diócesis de Barbastro, Expediente - Diócesis, julio de 1936.

12 Santos Lalueza Gil, Martirio de la Iglesia de Barbastro, Barbastro, Ed. Hecho, 1958, p. 11.

13 En el museo que se ha abierto tras su beatificación por Juan Pablo II, se pueden ver expuestos todos estos testimonios.

14 Himno compuesto por el padre Agapito Ajuria Bilbao, misionero claretiano vasco publicado en Iris de Paz, 21 de febrero de 1914, p. 392.

Auteur

Université de Pau, Andinica

© Presses universitaires François-Rabelais, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540