Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

École et Église en Espagne et en Amérique Latine

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

VII. Enjeux éducatifs en Amérique Latine

La pedagogia del protestante

Wilfredo Kapsoli Escudero

Texte intégral

INTRODUCCION

1El fenómeno del protestantismo surge en el Perú a inicios del siglo principalmente en Puno, Callao y Ancash. La elección de estos lugares al parecer no fue casual. En Ancash y Puno la Iglesia Católica había perdido su función religiosa para privilegiar más bien el fortalecimiento de los poderes locales sustentados por el gamonalismo andino. En el Callao la presencia de una población itinerante despertaba curiosidades y recepcionaba mensajes de fenómenos ideológicos foráneos. Pero, es en Puno, a pesar de haber sido perseguido violentamente por la Iglesia Católica, donde lograron formar un núcleo importante a través de las escuelas asociadas a la actividad productiva, como la Escuela de la Platería de Chucuito y otros, bajo el liderazgo del norteamericano Fernando Stahl y el punefio Manuel Zúñiga Camacho.

2Este fenómeno llegó a adquirir una singularidad sociológica hasta recibir el elogio de Uriel García en su libro El Nuevo Indio, según el cual los fieles recuperan su personalidad dejando de mascar la coca, tomar alcohol y abandonando los atuendos tradicionales al punto de convertirse en «indios altaneros». Sin embargo, esta nueva situación se lograba a expensas de la solidaridad y la democracia comunal, porque los evangelistas acentuaban el individualismo y lo ahistórico, como lo advirtió oportunamente José Carlos Mariátegui: «El protestantismo en Puno había que recepcionarlo como la avanzada del imperialismo anglosajón».

3De los años 30 hasta la década del 70 la «nueva Iglesia» permaneció estancada. Las pocas historias de las denominaciones que hemos podido ubicar muestran su escasa capacidad de expansión y más bien hacen notar divisiones y conflictos internos. Pero, en estos últimos tiempos, el protestantismo adquiere una fuerza envolvente y comienza a crecer prácticamente, inundando todo el espacio peruano, haciéndose muy visible y tomándose alarmante en los departamentos de Lima, Arequipa, Puno y La Libertad.

4Dentro de aquel contexto aparecieron también sectas fanáticas que generaron escándalos sociales, relacionadas con la drogadicción y la pornografía como en el caso de «Los Hijos de Dios», «Hare Krishnas» y otros que asumen un origen nacional e exhibicionista como los «Israelitas del Nuevo Pacto Universal».

5Explicar el porqué de este fenómeno ha motivado algunas reflexiones que llevan a pensar en una variedad de causas. Así, unos afirman que: en épocas de crisis económico-social los hombres buscan o recrean sus propias estrategias de sobrevivencia, catarsis o refugio, siendo este fenómeno más intenso y creciente en los sectores subalternos del país. Algunas sectas protestantes aprovechan de esta situación dando paso, a través de una serie de medidas y técnicas subliminales, a un verdadero secuestro ideológico.

6Otros afirman que es una contraofensiva ideológica del imperialismo Norteamericano, contra La Teología de la Liberación y el avance de los partidos políticos de izquierda. Finalmente, hay los que consideran que la iglesia católica ha sido desbordada por la dinámica de los acontecimientos y con su inmovilismo ha cancelado las expectativas inmediatas de sus fieles.

7Sea como fuere, lo cierto es que el protestantismo crece aluvionalmente, organiza y moviliza a grandes masas humanas que provienen mayormente de los sectores populares y de los barrios marginales (Cf. Anexo gráfico). Sobre ellos derraman una sobrecarga ideológica fundamentalista que los anula social y gremialmente haciéndoles perder aún su conciencia nacional.

8Si bien, la historia de los partidos políticos no puede disociarse de los grupos y tendencias religiosas, donde habría una suerte de correspondencia entre multipartidismo y unidad religiosa, y entre unidad partidista y multi-religión, esto no siempre es mecánico ni permanente. Así, a diferencia de Europa y EE.UU., donde hay una correspondencia inversamente proporcional entre variedad de partidos políticos y unidad religiosa, en el Perú se presenta una situación peculiar, esto es, hay correspondencia lineal entre la dispersión política y la diversidad religiosa. Esta situación demanda de una explicación y análisis específico que se podría lograr elaborando una tipología que precisara la orientación conservadora o progresista de esas instituciones.

9A su vez la religión, como Ideología, presenta varios problemas:

  • Cómo se transforma de concepción del mundo en norma de conducta práctica, asumida vitalmente por los conversos.

  • Cómo controla a varios grupos sociales (unidad intelectual-masa) a pesar de su heterogeneidad.

  • Cómo supera la contradicción entre materialismo práctico e idealismo teórico que lo asemejan a las doctrinas utópicas.

10En suma, cómo conciben la relación entre el hombre y la naturaleza, presentándolo bajo una forma dual: Naturaleza-Mundo externo y hombre-espíritu, independiente del mundo material. De tal modo rechazan la dialéctica y la historia humana que es «la historia de las relaciones activas orgánicas entre los hombres y entre el hombre y la naturaleza».

11La religión es la utopía más gigantesca que conoce la Historia puesto que es la tentativa más grandiosa de conciliar de manera mitológica las contradicciones reales de la vida social.

12La Pedagogía.

13Los evangélicos tienen la peculiaridad de «educar con el ejemplo». Cuando uno ingresa a una de sus iglesias, la primera sensación que se recibe es una extremada cordialidad tanto del Pastor como de los creyentes. No hacen ningún distingo ni de edad, de sexo, raza o del status social del visitante. Esto hecho de conferirle importancia a uno reconforta anímicamente y permite una rápida legitimación. Seguidamente se «interesan» por sus problemas que le aquejan y de este modo dan la sensación de que se preocupan por uno actuando paternalmente o maternalmente. La «terapia» normalmente empieza por la oración colectiva sea por la salud o por el bienestar del nuevo miembro. Tienen la idea de que todos somos pecadores, que estamos poseídos por el diablo y, por tanto, la misión es salvar y purificar el alma para el goce eterno en el paraíso de los elegidos. El resto se encauza por la práctica cotidiana que agrade al Señor y marche acorde a su voluntad y a su palabra escrita en la Biblia.

14En general, se transita por un largo proceso de evangelización que va desde las prédicas casa por casa, pasando por las campañas al aire libre en las plazas o parques públicos, hasta las charlas dominicales y los ritos y avivamientos. Entre estos, son fundamentales, el bautizo por inmersión al agua corriente con la seguridad de que «lavan» los pecados; las vigilias que son sesiones de oración y canto de los fines de semana y de amanecida (11 p.m. a 5 a.m.) y la Santa Cena, de principios de cada mes, donde comparten el pan y el vino, es decir, el cuerpo y la sangre de El Señor. Todo esto se canaliza con una sólida organización y división del trabajo, así como una férrea disciplina con castigos que implica amonestación, suspensión de asistir a la iglesia y la expulsión del gremio.

I - La Evangelización

15Los evangélicos están seguros de ser los hijos de Dios y como tal tienen por misión «ganar personas para Cristo» que resucitarán, para la vida eterna, durante su segunda venida. Como ellos, al recibir al Señor, mueren para el mundo, la muerte corporal no tiene connotaciones dramáticas por cuanto creen ciegamente en la persistencia eterna del espíritu. De ese modo, la Evangelización no es otra cosa que «el anuncio del reino, encarnado en Jesucristo. Es un llamado a entraren el reino por medio de un discipulado radical».

16El proceso en sí tiene 5 pasos sucesivos:

  1. «Abrir sus ojos» implica que los que no están con Cristo son cegados por el dios de este mundo que les incita a la lascivia, el egoísmo y a la dipsomanía.

  2. «Sacarlos de las tinieblas a la luz», esto les permite ver a Cristo cara a cara y reconocerlo como a su verdadero redentor.

  3. «Salvarlos de la potestad de Satanás», este mandato tiene prioridad toda vez que se acerca el fin del mundo y urge el rescate de las almas.

  4. «Recibir, por la fe en Cristo, el perdón de los pecados» con lo cual se produce una renovación del espíritu que va acompañado de paz, felicidad y paciencia al servicio de Dios.

  5. «Recibir, por lafe en Cristo, herencia entre los santificados» con lo cual se tiene el privilegio del reino tanto entre nosotros como del más allá.

17Para realizar la evangelización, el Pastor prepara un plan detallado. Lo hace conocer a sus discípulos en varias sesiones previas siendo las partes más significativas:

  • La preparación, donde «el Espíritu Santo sólo puede obrar y revelarse a través de vasos limpios y llenos de El». Atendiendo a esta indicación los fíeles, antes de salir a predicar practican «la oración del justo puede mucho», con gestos y gemidos francamente contagiantes.

  • La elaboración de un plan (manejo de la Biblia, de la literatura, horario, etc.), de la apariencia personal, de la correcta actitud mental con el propósito de atraer al individuo «cara a cara con la persona de Cristo para que haga su decisión por EL».

  • La conversación guiada, sin entrar en el terreno de la vida privada de su interlocutor, debe memorizar:

18«Toque la puerta del candidato, espere a una distanciaprudente a que lo abran. A veces la reacción del dueño puede ser desfavorable. Ten una sonrisa que ilumina tu rostro. Así debemos revelar a Cristo. Luego, introdúcete de esta forma: «Muy buenas tardes, señor o señora, nosotrosvenimos de la Iglesia tal. Mi nombre es... (también el de tu compañero). Estamos llevando una campaña de Visitación y tenemos un regalo para Ud».

19Se enfatiza en la frase precedente porque «despertará curiosidad en el oyente» la cual será satisfecha con los folletos o con las hojas de propaganda que distribuimos. Las preguntas que siguen serán memorizadas para mayor eficacia:

  • »¿Hapensado Ud. alguna vez en la importancia de las cosas espirituales?»

  • ¿Ha pensado seriamente en ser un verdadero cristiano?

  • ¿Si alguien le pregunta ¿qué es ser un verdadero cristiano?, ¿qué le diría Ud. ?

  • ¿Aceptaría Ud. a Cristo como a su Salvador?».

20Si la persona acepta el diálogo recurra ahora al auxilio de la Biblia. Es conveniente que todo «obrero» copie, en la parte interior de la cubierta el número de la página donde está el primer versículo de romanos 3: 23 («Por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios»). En la parte superior de esta página anota el número de la próxima escritura que va a leer, es decir, de Romanos 6: 23 («Porque la paga del pecado es la muerte; más la dádiva de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús, Señor Nuestro»), y así sucesivamente. Esta modalidad evitará ponerse a hojear la Biblia y dar la sensación de desconocimientos.

21Se nota aquí claramente una manipulación psicológica que empieza por infundir miedo a la persona y luego darle la salida feliz prometiendo «la vida eterna». El acoso es intenso. La cita siguiente es: «Si alguno oyere mi voz y abriere la puerta yo entraré en él». Pregunte: «¿Quisiera abrir la puerta de su corazón en este momento para recibir a Cristo?» Mientras espera su respuesta ore silenciosamente «Dios mío, Espíritu Santo, ayúdame a obrar».

22Mediante estos mecanismos de captación, algunos logran su objetivo en una sola entrevista, otros dejan literaturas, prometen volver a la casa o, en general, invitana asistir a la Iglesia. para los que los han rechazado dicen que es problema de ellos, por cuanto han cumplido con anunciarles la nueva Vida y la oportunidad de salvarse, y al resistirse están condenados a ir «al lago del fuego eterno».

23Los conversos son bombardeados sistemáticamente con mensajes fundamentalistas y escatológicos. Estos se suministran particularmente en las Iglesias donde la labor del pastor adquiere un papel decisivo. Su autoridad es unánimamente reconocida. No hay duda o cuestionamiento a sus opiniones y mandatos. Por momentos es autoritario y normalmente es machista. Las mujeres sólo acceden a cargos menores.

II - Las 7 Leyes de la Enseñanza

24Todo cristiano verdadero debe comunicar y enseñar a los demás las virtudes de la salvación y las penurias de la condenación. El fundamento de la pedagogía es el mismo Cristo puesto que es el creador de la naturaleza humana y «en El están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento» (Colosenses 2:3).

1. El Maestro

25Él es una persona que conoce las verdades y posee el arte de trasmitir mensajes.

26Él tiene que poseer conocimientos amplios de la materia que trasmite. Vivir en el Evangelio, esto es, ser un creyente convencido de que La Biblia es la palabra de Dios y ser reconocido como cristiano. Ser ameno y atractivo y aceptar que «en la vida espiritual no se llega nunca a terminar la tarea de enseñar».

2. El alumno

27Es aquel que atiende con interés la lección y en quien debemos producir la transformación. La atención puede ser momentánea o prolongada y esto depende de la edad de los alumnos. El maestro puede suscitar la atracción cuando prepara bien sus clases e invita a los participantes a desarrollar el tema.

3. El Lenguaje

28La forma de hablar debe ser clara y entendible a los demás. Se evitará la monotonía y es necesario acompañar la voz con gestos y movimientos propiciatorios. El vocabulario estará al nivel de la cultura de los oyentes y las palabras no comprendidas serán clarificadas.

4. La Lección

29Debe ser presentada secuencialmente, conectándolo con el pasado: «Todos aprendemos mejor cuando lo nuevo está vinculado con lo antiguo». La pizarra, la tinta y demás materiales didácticos servirá como soportes o auxiliares del maestro. Se recomienda las ilustraciones (afiches, láminas, slides y videos) porque constituyen «una ventana para la mente».

5. De la Enseñanza

30Buscará despertar el interés y la curiosidad del alumno. Que comprenda la utilidad de las cosas que aprende para su vida cotidiana. El maestro tiene que prever la materia prima (los datos) para que el discípulo piense. Formular preguntas bien hechas «provoca como un apetito». Hay que estimular la investigación y el descubrimiento paulatino de los problemas.

6. El aprendizaje

31Consiste en comprender y adquirir un pensamiento nuevo. Retener los conocimientos de memoria, interpretarlos en caso necesario, siendo el fin último, de todo ello, «cambiar la vida del incrédulo, convertirlo a creyente». Para lo cual es conveniente también que «tenga buen testimonio de los de afuera,para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo» (Timoteo, 3:7).

7. El Repaso

32Fijar bien los conocimientos, reforzar lo aprendido perfeccionándolo con tareas y actividades permanentes. Buscar cómo aplicar lo aprendido convocando y ganando almas para rechazar el mal y las tentaciones. Cristo tuvo que enseñar y formar discípulos. Lo hizo con autoridad y entusiasmo. Con perseverancia y corazón limpio, por eso es el «Maestro perfecto» cuyo ejemplo debemos seguir.

33Premunidos de estas normas y creencias los evangélicos pululan por los barrios más pobres de Lima tocando las casas, hablando públicamente, marchando en desfiles. Se autoeducan en sus iglesias y Escuelas Dominicales donde taladran la mente de los niños y adolescentes hasta despojarlos de toda la tradición y memoria colectiva, dispensarles de toda preocupación o iniciativa que tenga que ver con la Historia, la Sociedad y la política inmediata que en nuestro país se halla revuelta y convulsa dramáticamente.

34Esta pedagogía del protestante ¿atiza o tiende a apagar «los hervores del Perú»? Carecemos aún de una respuesta definitiva.

Bibliographie

BIBLIOGRAFIA

GOICOCHEA, Antonio, Las Sectas Protestantes, Lima, Ed. Tau, 1981.

KESSLER, Juan, Historia de la Evangelización en el Perú, Lima, Lib. El Inca, 1987.

PAREDES, Tito, Lapresencia evangélica en Lima: un diagnóstico de las Iglesias, Lima, III Consulta sobre la Misión Urbana, Concilio Nacional Evangélico del Perú, 1987.

PORTELLI, Hugues, Gramsci y la Cuestión Religiosa, Barcelona, Ed. Laia, 1974.

SMITH, Douglas, Teología Bíblica de la Misión, Lima, Instituto Superior de las Asambleas de Dios.

Documentos Básicos

– Cuadernos de Apuntes del Pastor de la Iglesia Evangélica Pentecostal del Perú.

– Observación y entrevista personal.

– Plan de Evangelización, Lima, Mss. 10 pp. Inédito.

– Charlas Públicas en las Iglesias Protestantes.

Annexes

ANEXO GRAFICO

Los Adventistas del Septimo dia en el Peru

Los Adventistas del Septimo dia en el Peru

Fuente: Kessler, Juan, Historia de la Evangelización en el Perú, Lima, 1987

La Alianza cristiana y misionera en el Peru

La Alianza cristiana y misionera en el Peru

Fuente: Kessler, Juan, Historia de la Evangelización en el Perú, Lima, 1987

La Iglesia metodista en el Peru

La Iglesia metodista en el Peru

Fuente: Kessler, Juan, Historia de la Evangelización en el Perú, Lima, 1987.

Table des illustrations

Titre Los Adventistas del Septimo dia en el Peru
Légende Fuente: Kessler, Juan, Historia de la Evangelización en el Perú, Lima, 1987
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5369/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Titre La Alianza cristiana y misionera en el Peru
Légende Fuente: Kessler, Juan, Historia de la Evangelización en el Perú, Lima, 1987
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5369/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Titre La Iglesia metodista en el Peru
Légende Fuente: Kessler, Juan, Historia de la Evangelización en el Perú, Lima, 1987.
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5369/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 348k

Auteur

Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima

© Presses universitaires François-Rabelais, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540